You are on page 1of 19

Odisea

Humanidad de mis ojos

El cantor con el sol y el sombrero


Bronces

La odisea

La corona y el orto
-Ignacio Lazan Luis vaz

andy sanchez ferrin

.
Garcilaso de la Vega
Poeta
Garci Lasso de la Vega, más conocido como Garcilaso de la Vega, fue un poeta y
militar español del Siglo de Oro. Wikipedia
Fecha de nacimiento: 1501, Toledo, España
Fallecimiento: 14 de octubre de 1536, Niza, Francia
Padres: Sancha de Guzmán, Pedro Suárez de Figueroa
Juan Pablo Forner

juan Bautista Pablo Forner y Segarra, escritor ilustrado español. Fecha de


nacimiento: 23 de febrero de 1756, Mérida, España
Fallecimiento: 7 de marzo de 1799, Madrid, España
Educación: Universidad de Salamanca
Libros: Exequias de la lengua castellana

Lope de vega
Lope Félix de Vega Carpio fue uno de los poetas y dramaturgos más importantes del
Siglo de Oro español y, por la extensión de su obra, uno de los autores más prolíficos
de la literatura universal.
La épica busca llegar a cada persona en el mundo para
darle a conocer su valentía ,valores de cada escrito que
tiene una historia muy importante de algún pueblo ciudad
leyendas narradas atravesó de un poema lirico.
Cuando los hombres comenzaron a tener
conciencia de sí mismos, no como individuos
sino como pueblo, posiblemente surgió la
necesidad de contar lo más significativo de su
existencia. La total ausencia de la escritura, que
tardaría aún algunos siglos en aparecer,
obligaba a confiar a la memoria el acervo cultural
del pueblo, que de este modo reafirmaba su
identidad. Empezó hace muchos siglos y hasta hora
sigue vigente y recordada.
Objetivos
La épica busca recordara cada uno de sus
escritos recordar siempre los valores su
lealtad y sacrificio en cada uno de sus
libros.

Objetivos generales
la épica busca quedar plasmada en el
mundo con todos y cada uno de sus libros
para que sus autores y escritos sean
recordados en el futuro.
Épica en
el
universo
Canto Épico.
Es la narración poética de un determinado suceso notable y heroico, que reviste interés
para un pueblo o nación. Por sus reducidas proporciones y corto aliento se ha llamado
al canto épico epopeya fragmentaria o en miniatura.

El término épico, del latín épicas, se refiere a aquello perteneciente o relativo a la


epopeya o a la poesía heroica. Este género poético presenta hechos legendarios o
ficticios que se desarrollan en un tiempo y espacio determinados.

Esto quiere decir que la épica puede basarse en hechos verídicos o inventados. Los
poetas épicos alternan la narración (en tiempo pasado) y la descripción. Los textos
pueden desarrollarse en prosa o verso largo, con el narrador presente o ausente.

El género épico suele presenta una extensión importante ya que incluye elementos
de otros géneros (como el drama o la lírica). Por este motivo presenta divisiones en
capítulos o similares.

Existen varios subgéneros dentro de la épica. Las epopeyas presentan las hazañas
de un héroe arquetípico que representa los valores colectivos de una nación. El
cantar de gesta (con menos elementos fantásticos que la epopeya), las sagas, las
novelas picarescas, los libros de caballerías, el mito, el cuento tradicional, las
baladas y las leyendas también pueden incluir elementos propios de la épica.

El héroe épico suele ser un personaje guerrero que logra superar todo tipo de
obstáculos para alcanzar sus objetivos. Su caracterización lo convierte en un ser de
gran fuerza física, inteligente y noble.
Unidad educativa fiscal tosagua
siglo XIX
Tema
Epica en el universo
Autor
Andy Xavier Sanchez Ferrin
Catedratico
Carlos Quinto
Curso
Tercero en Ciencias ´´B´´
Año Lectivo
2018-2019.
Poemas antiguos de la épica

El poema épico es un subgénero narrativo que consiste en un relato extenso que en general trata
sobre grandes hazañas heroicas, en el cual el autor intenta presentar de manera objetiva sucesos
reales o ficticios que acontecieron en un escenario espacial y temporal específico. Aunque hay
una gran presencia de poemas épicos físicamente escritos, la épica fue originalmente narrada
oralmente y en muchos casos cantada junto con un acompañamiento musical o representada
teatralmente. Relacionado con formas textuales populares, traspasadas oralmente y de estilo
mítico y legendario, el poema épico se caracteriza generalmente por:
 Estar escrito o cantado en un tono elevado y excelso que en muchos casos utiliza
elementos del lenguaje poético.
 Tener la presencia de un héroe muy idealizado; con gran fuerza y coraje, sentido del
honor, rectitud, etc.
 Aunque la narración puede ser sobre acontecimientos reales o inventados por el
autor, generalmente la acción está en relación con una época del pasado que se intenta
realzar o enaltecer. Es por esto, además, que, en la mayoría de los casos, la narración
se realiza en tiempo pasado.
 Algunos elementos presentes frecuentemente en épica son los viajes y sus obstáculos,
el destino, las intervenciones y relación con lo divino, factores sobrenaturales y
mágicos, etc.
 El poema épico es generalmente de larga extensión debido a que en muchos casos
integra a otros géneros literarios (lírico y dramático)
 Se relaciona con el cuento popular, el mito y la leyenda.
 Estructuralmente, puede dividirse internamente a través de cantos, capítulos, etc.
Los orígenes de la épica responden a la épica latina del siglo III a,C con manifestaciones como La
Eneida de Virgilio y La Odisea de Homero. Sin embargo, es un género que se ha mantenido en el
tiempo gracias a distintos autores que intentan inmortalizar y ensalzar ciertos acontecimientos
o etapas de la historia. Un ejemplo de esto es el poema épico La Araucana, redactado por Alonso
de Ercilla, como manera de relatar la Guerra de Arauco entre españoles y mapuches en Chile en
el siglo XVI.
La araucana (fragmento) de Alonso de Ercilla y Zúñiga
épica en el universo
La épica es el género literario en que alguien cuenta algo a alguien, igual que en
otros subgéneros como el cuento o la novela. Definir la épica implica las
dificultades propias de toda definición en literatura. Aun así, además de
definiciones que intentan etiquetarla como un modo tipo o fundamental de
poesía, hay definiciones basadas en sus características estructurales y formales.
1. TEORÍA CLÁSICA.
Las definiciones clásicas, como las clasicistas, son formales y caracterizan a la
épica como una forma de narración.
1.1. Platón, en La República III, separa claramente la tragedia y la epopeya por el
modo de intervención del autor: en la tragedia son los personajes quienes hablan
y actúan, por lo que es más imitativa que la epopeya. Pero Platón,
posteriormente (República X, 595c), al calificar a Homero como el mejor poeta
trágico, evidencia la asimilación que había en la época entre temas de tragedia
y epopeya. La poesía épica y la dramática mantienen coincidencias porque
ambas recurren a la mímesis, y la tragedia, tal y como señala Platón, utiliza los
mitos épicos en su contenido. Platón dice en Las Leyes que la epopeya es el
género que más gusta a los ancianos (la comedia a los niños mayores y la
tragedia a las mujeres cultivadas y a la mayoría).
1.2. Aristóteles dice que la epopeya es un tipo especial de imitación, porque en
ella el autor puede ocultarse detrás de los personajes.
Respecto a la poesía narrativa [sin acción] y que imita en verso es evidente que las
fábulas se componen dramáticamente, como en las tragedias, sobre una única acción
entera y completa, con un principio, (20) unas partes del medio y un final, para que,
como un ser vivo completo, [el poema] cause el placer que le es propio ( Arist. Poét.,
1459a, 15)
Acepta los tipos de imitación platónicos que clasifican la épica como un tipo
mixto, lo que explica que hable de la épica homérica como origen de la tragedia
y compare ambos géneros. Para Aristóteles, en los poemas homéricos se
encuentran los primeros esbozos de los dramas (cuando Homero cede la palabra
a los personajes), pero también de las comedias

Y así como Homero era el poeta más importante en lo que se refiere a los asuntos
elevados (pues es el único que hizo obras no sólo bien, sino que además eran
imitaciones dramáticas), también fue el primero que mostró las formas de la
comedia, al presentar en acción no una invectiva, sino lo ridículo” (1448b)
Épica y tragedia tienen en común el objeto de imitación (hombres esforzados) y
los medios (verso y la fábula). Pero hay diferencias entre ambos géneros:
-el tipo de verso (el hexámetro es constante en la épica, pero el drama utiliza
distintos metros),

-la forma de imitación (narrativa frente a activa),

-la mayor extensión temporal de la épica, y


-la tragedia tiene dos partes más que la épica (las partes esenciales son la
elocución, la fábula, los caracteres y los pensamientos, pero, además, la tragedia
tiene el canto –o melopeya- y el espectáculo).

La fábula de la epopeya –la imitación de las acciones y la


estructuración de los hechos–, tiene peripecia (cambio de la acción
del infortunio a la dicha o al revés), agnición (paso de la ignorancia al
conocimiento) y lance patético (acción destructora o dolorosa). Los
pensamientos y la elocución deben ser brillantes, y ésta debe estar
más trabajada en aquellas partes carentes de acción. El poeta épico
puede “presentar muchas partes realizándose simultáneamente, gracias
a las cuales, si son apropiadas, aumenta la amplitud del poema” (1459 b),
de manera que es más variada que la tragedia.

Aristóteles proclama en su Poética la unidad de acción, pero no habla


de la unidad de tiempo que, posteriormente, fue fijada en 1549 por
Agnolo Segni (un año después, Maggi definió la unidad de lugar y en
1570 Castelvetro fijó la norma del teatro de las tres reglas).
Aristóteles también trata sobre las clases de las epopeyas, que
pueden ser simples o complejas, de carácter o patéticas.
Explica que el elemento maravilloso, cuya causa es lo irracional,
está más presente en la epopeya que en la tragedia, porque no se ve
al que actúa, y se pueden decir cosas falsas, si se hace
adecuadamente. Según Platón, la epopeya se dirige a
un público menos distinguido que el de la tragedia, y en ese sentido
es inferior, pero Aristóteles replica que, en todo caso, estos defectos
serán imputables al actor, porque también los rapsodas, al recitar,
exageran al declamar; y, además, la tragedia sin representación
“produce su propio efecto, igual que la epopeya, pues sólo con leerlo se
puede ver su calidad”, con lo que las cualidades artísticas de la
tragedia son independientes de su representación.
“Alguien puede preguntarse si la epopeya es una imitación mejor que la
tragedia. Porque, si la mejor es la menos vulgar y ésta es la que siempre
se dirige a los mejores espectadores, parece demasiado evidente que la
poesía que imita toda clase de cosas, la tragedia, es vulgar. En efecto,
como creen que [el público] no comprende [la obra] si no se añade
alguna [aclaración], [los actores] realizan muchos
movimientos (Arist. Poét., 1461 b)
“En efecto, se afirma que la épica se dirige a unos espectadores elevados
que no necesitan de gestos, mientras que la tragedia es para
espectadores vulgares. Según eso, evidentemente, se deduce que la vulgar
será inferior. […] la tragedia, incluso sin movimiento, causa [el efecto]
que le es propio, como la épica, pues a través de la lectura se puede ver
claro qué calidad tiene. (Arist. Poét., 1462a).
Así pues, Aristóteles compara ambos géneros, tragedia y epopeya,
porque ambos cuentan con el elemento de la fábula; la tragedia
aventaja a la epopeya porque tiene música y espectáculo; porque
tanto en la lectura como en la representación puede verse; porque la
tragedia es menos extensa; y porque tiene mayor unidad de acción,
y la prueba es que de una epopeya pueden salir varias tragedias.

Ánfora griega. Aquiles y Ayax jugando. Detalle de pintura de


Exequias. Museos vaticanos.
2. TEORÍAS CLASICISTAS.
2.1. Alonso López Pinciano (Philosophía antigua poética, 1596) refleja
la vigencia de la poética clásica en las teorías clasicistas, a las que
incorpora las nuevas formas literarias surgidas en las literaturas
nacionales, como los libros de caballerías. Califica la épica como
“imitación de acción grave […] narrativa”. Habla de las partes
cuantitativas del poema épico: prólogo o proposición, invocación y
narración.
2.2. Luzán estudia la épica en su libro IV, que ha de ser “ilustre,
grande, maravillosa, verosímil, entera, de justa grandeza, una y de un
héroe” (Poética, 1737), e incluye referencias a la estructura del poema
épico en partes cualitativas y cuantitativas:
– las partes de la fábula y sus cualidades: los episodios, las
costumbres, el héroe y los demás personajes, la intervención de las
deidades;

– las partes cuantitativas necesarias (título, proposición, invocación,


y narración) y no necesarias (dedicación y epílogo).
Contexto
Los hombres comenzaron a tener conciencia de sí mismos, no
como individuos sino como pueblo, posiblemente surgió la
necesidad de contar lo más significativo de su existencia. La total
ausencia de la escritura, que tardaría aún algunos siglos en
aparecer, obligaba a confiar a la memoria el acervo cultural del
pueblo, que de este modo reafirmaba su identidad.
Tales debieron de ser los orígenes de la épica, pero su
configuración como género literario no tendrá lugar hasta mucho
tiempo después.
Un poema épico es una composición extensa de carácter
narrativo, en un número indeterminado de versos sin división
estrófica; en estilo majestuoso cuenta las proezas y aventuras de
uno o varios héroes sobrehumanos o humanos y dotados de unas
excepcionales cualidades, entre las que destacan la fuerza, el
coraje y un alto sentido del honor.
El tema central suele estar relacionado con el mito, la leyenda,
la historia o el cuento popular. Se sitúa en una remota edad heroica,
o en los inicios históricos de un pueblo o nación, cuyos
acontecimientos ponen a prueba las cualidades del héroe, por lo
que son frecuentes las batallas, los viajes arriesgados o el trato
injusto o abusivo de personajes con más poder.
El narrador es omnisciente, objetivo y da fe de la veracidad de
lo que cuenta. Por su afán narrativo, el poeta suele hacer
descripciones detalladas del mundo que rodea a la acción: las
armas, el vestuario, los barcos, etc. Contexto Histórico
La primera muestra de poesía épica en Ecuador data de la época
de la Colonia, con el poema "Conquista de Menorca" de jesuita
riobambeño José Orozco, obra que fue escrita en España por tratar
un asunto extraño no tiene mayor interés para el pueblo
ecuatoriano. la historia literaria ecuatoriana no registra ningún otro
representante de valor en el género épico en este periodo.
En los primeros años de la vida republicana del Ecuador emerge la
pluma de José Joaquín de Olmedo, convirtiéndose en la figura de
este género en Hispanoamérica.
Manabí busca que los cantos y poemas épicos sean parte del futuro
para que no sean olvidados textos tan impresionantes creados tanto
en nuestro país como del mundo