You are on page 1of 2

TALLER DERECHOS COLECTIVOS Y DEL MEDIO AMBIENTE

1. ¿Para usted que son los derechos Colectivos y del Medio ambiente?
Los derechos colectivos van dirigidos a un conjunto colectivo o grupo social con la finalidad
de proteger y garantizar sus intereses o identidad. Estos derechos se caracterizan por ser tipos
declarativo en su mayoría, por estar constantemente en formación y estar abiertos a
modificaciones o cambios dependiendo su desarrollo, por no ser objetos de conciliación; ya
que no se puede renunciar a una parte de ellos la protección es en su totalidad y son
multilaterales.
2. ¿Cree usted, que, en Colombia, se está llevando a cabo una verdadera Gestión
Ambiental, comparada con las medidas adoptadas internacionalmente?
No, pienso que en materia de gestión del medio ambiente Colombia aunque cuenta con las
herramientas necesarias, los múltiples factores de interés político, social e individual, así
como el bajo control y supervisión por parte de las organizaciones reguladores, ocasionan
que es nuestro país no se respete la naturaleza, no se garantice la supervivencia y la
conservación de la población de las especies de fauna y flora, así como el aprovechamiento
de los recursos naturales de tal manera que no pongan en peligro la existencia de otros
ecosistemas o hábitats, utilizando los recursos con mesura y procurando que no se
desperdicien. Así como aspectos más amplios y complicados como el conflicto armado en
nuestro país que conlleva a la descarga de sustancias contaminantes en los sistemas naturales
y las actividades militares que perjudican a la naturaleza.
3. ¿Considera usted, que existe una protección Constitucional y legal del Medio
Ambiente y los recursos naturales en Colombia y que medidas adicionales, propone
para la eficacia en el desarrollo sostenible?
No, porque considero que los esfuerzos se están quedando muy cortos y simplemente en el
papel a pesar que Colombia cuenta con una legislación que se ha desarrollado y
complementado ampliamente en las últimas tres décadas. El Artículo 79 de nuestra
constitución, donde “Todas las personas tienen derecho a gozar de un ambiente sano. La ley
garantizará la participación de la comunidad en las decisiones que puedan afectarlo. Es deber
del Estado proteger la diversidad e integridad del ambiente, conservar las áreas de especial
importancia ecológica y fomentar la educación para el logro de esos fines". Las primeras
leyes de defensa ambiental fueron promulgadas por el Instituto Nacional de Recursos
Naturales (Inderena), mediante el Código de Recursos Naturales Renovables y de Protección
al Medio Ambiente (Decreto Ley 2811 de 1974). Luego en 1991, como resultado de la nueva
constitución política, se reestructuro la protección medioambiental elevándola a la categoría
de “derecho colectivo” y fijando para su custodia mecanismos de conservación que
involucran tanto al Estado como a la ciudadanía en general, especialmente a las comunidades
con tradición en el cuidado de la naturaleza, como las indígenas y afrodescendientes. En
desarrollo de los nuevos principios constitucionales y de acuerdo con la declaración emanada
de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Rio de
Janeiro 1992), se expidió la ley 99 de 1993 que organizo el Sistema Nacional Ambiental
(SINA) o conjunto de orientaciones, actividades, normas, programas e instituciones con la
intención de unificar criterios en el manejo ambiental, y para supervisar y coordinar el
cuidado del medio ambiente se creó el Ministerio del Medio Ambiente. Con esta ley quiso
dársele a la gestión ambiental en Colombia una dimensión sistémica, descentralizada,
participativa, multiétnica y pluricultural. El SINA, como sistema de información, le ha
reportado inmensos beneficios al país en materia de cuidado ambiental, puesto que ha
facilitado el desarrollo coherente y coordinado de políticas ambientales, en beneficio de toda
la sociedad. No obstante, para lograr estas loables metas estatales, es necesario cimentar entre
la ciudadanía y demás instituciones del Estado una cultura que estime la importancia de la
investigación ambiental científica, valore la correcta administración de los recursos naturales
de la nación e involucre decididamente a todos en la protección de las reservas naturales. A
lo largo de nuestro territorio se viene presentando una disminución significativa de la riqueza
natural que tanto nos caracteriza, siendo disminuida notoriamente debido a múltiples causales
que han incidido negativamente en la conservación de sus bosques, selvas, flora, fauna, y
recursos hídricos e incluso amenazan con destrucción y daños irreparables a las áreas
naturales protegidas por el Estado. Esta situación de grave riesgo ambiental que actualmente
enfrenta nuestro país se debe a una unión de variables, todas ellas generadas por la acción
humana, que involucran causales de orden político, económico y social.

4. ¿Con que acciones legales contamos en Colombia para preservar y hacer valer
nuestros derechos del medio ambiente y que acciones individuales diarias propone
tenemos que realizar para esos fines?
La ecología y la conservación del medio ambiente son temas que cada día interesan a más
colombianos y colombianas gracias a las distintas campañas de sensibilización y educación
ambiental que se han venido realizando en nuestro país. Por esta razón, la ciudadanía ha
adquirido una mayor conciencia del hecho de que la naturaleza es la más grande maravilla a
la que tiene acceso y que el equilibrio ecológico es imprescindible para la preservación de la
biodiversidad o totalidad de la diversidad de vida. En nuestra constitución, es los artículos
80 y 88 de la norma superior estipula como mecanismo de protección hacia nuestros derechos
del medio ambiente, la acción popular y la acción de grupo. La primera ostenta un carácter
preventivo, mientras que la acción de grupo es de contenido patrimonial, en la medida en que
busca la indemnización de un perjuicio. Para interponer la acción de grupo se requiere de por
lo menos 25 personas interesadas, mientras que para la acción popular no se exige una
pluralidad de personas determinada y tampoco se requiere acreditar un interés particular por
parte del que alega la protección.