You are on page 1of 1

Para realizar una clasificación cuantitativa de la distribución de los tamaños de las partículas

de un suelo se realizan dos procesos, un proceso inicial denominado tamizado, el cual aplica
para partículas con un diámetro superior 75 μm (retenidas en el tamiz No. 200) y un proceso
de sedimentación empleando un hidrómetro, utilizado con partículas que poseen un diámetro
menor a 75 μm (limos y arcillas).

El proceso inicial o tamizado consistente en la clasificación de una muestra de suelo


(previamente secada y pesada) mediante un juego de tamices de malla cuadrada el cual
permite separar las partículas de la muestra del suelo en tamaños determinados de acuerdo a
la curva granulométrica.

El proceso de sedimentación empleando un hidrómetro consiste en determinar la gravedad


específica de las partículas de suelo que se observan suspendidas o los gramos por libro de
suspensión, para esta prueba se deben tener en cuenta la escala en que se encuentra gravado
el hidrómetro y la temperatura de inmersión.
En la práctica de laboratorio se realizara el análisis de una muestra de suelo previamente secado y
pesado, el cual será sometido a un proceso de tamizado con el fin de evaluar 2 porciones de la
muestra del suelo, la porción 1 correspondiente a las partículas que son retenidas sobre el tamiz
No. 10 (partículas con un tamaño superior a 2mm) y la porción 2 correspondiente a las partículas
de suelo que superan dicho tamiz. Al obtener las porciones correspondiente se procede a:

Para la porción 1, muestra retenida en el tamiz de 2.0 mm (No. 10), se separa en una serie de
fracciones, usando los tamices de 75 mm (3"), 50 mm (2"), 37.5 mm (1 ½"), 25.0 mm (1"), 19.0
mm (3/4"), 9.5 mm (3/8"), 4.75 mm (No. 4) y 2.00 mm (No. 10). Con el fin de determina la
masa de cada fracción y de este modo el porcentaje retenido en cada una de ellas.

Para la porción 2, muestra de suelo que pasa el tamiz de 2.0 mm (No. 10), se realiza un
proceso de sedimentación en el cual se calibran los hidrómetros a 20 ºC, para luego realizar la
dispersión de la muestra suelo, la cual consiste en depositar una muestra del suelo en un vaso
de vidrio de 250 ml y se cubre con 125 ml de solución de hexametafosfato de sodio (40
g/litro). Se agita con la varilla de vidrio hasta que el suelo esté humedecido completamente y
se permite su saturación durante 16 horas, como mínimo. Terminado el período de
saturación, se dispersa nuevamente la muestra utilizando uno de los aparatos agitadores
dispersando de este modo el suelo según su plasticidad.

Terminada la dispersión, se toma la muestra de suelo dispersada para sedimentación y se


añade a un cilindro con agua destilada o desmineralizada, hasta que el volumen total sea 1000
ml, luego se procede a agitar durante un minuto y al términar, se coloca el cilindro sobre una
superficie plana y se hacen lecturas a los siguientes intervalos de tiempo, medidos desde el
instante en el cual se inicia la sedimentación: 2, 5, 15, 30, 60, 250 y 1440 minutos

Luego de cada lectura, se inserta un termómetro dentro de la suspensión y se mide la


temperatura y se procede a realizar los cálculos