You are on page 1of 12

Genero Dramático

Es aquél género literario y teatral que se enfoca en algún suceso que distinga la
tragedia, el conflicto o algún episodio lleno de emociones erráticas y radicales,
basándose en la vida cotidiana de los seres humanos o quizá haciendo parodias de
sucesos de la historia con más emotividad e impulsividad, todo lo que conlleve la
palabra dramático se lleva de la mano con la exageración. Quizá este ejemplo es
una de las mejores maneras de explicar lo que el drama es y lo que este conlleva,
no obstante, cuando hablamos de género dramático nos referimos ya a el grupo de
cosas asociadas a la primera denominación, la cual es el drama, todo lo que forme
parte de esta y se incluya en el grupo de género dramático.

La Tragedia
La tragedia es una forma literaria teatral o dramática del lenguaje solemne
cuyos personajes protagónicos son ilustres y se ven enfrentados de manera
misteriosa, invencible e inevitable, a causa de un error fatal o condición de carácter
(la llamada hamartia) contra un destino fatal (fatum, hado o sino) o los dioses,
generando un conflicto cuyo final es irremediablemente triste: la destrucción
del héroe protagonista, quien muere o enloquece. Las tragedias acaban
generalmente en la muerte, el exilio o en la destrucción física, moral y económica
del personaje principal, quien se enfrenta a un conflicto insoluble que le obliga a
cometer un error fatal o hamartia al intentar
"hacer lo correcto" en una situación en la
que lo correcto simplemente no puede
hacerse. El héroe trágico es sacrificado así
a esa fuerza que se le impone, y contra la
cual se rebela con orgullo insolente
o hybris.
La Comedia
La comedia es el género dramático opuesto a la tragedia y, por lo tanto, relacionado
casi siempre con historias con final feliz. Esa lectura epicúrea, placentera y
optimista, tuvo su origen en los primitivos cultos de la fertilidad en honor del
dios Dionisos y se desarrolló como género derivado del griego ditirambo, asociado
a los dramas satíricos y al mimo. De las personificaciones o representaciones
iconográficas de la comedia, y más allá de las diferentes versiones de la
musa Talía (una mujer con una careta en la mano y en ocasiones primitivos
instrumentos musicales a sus pies), José Luis Morales y Martín en su Diccionario
de iconología y simbología (1984), describe una antigua personificación de la
Comedia como "una matrona con túnica y manto recogido debajo del brazo,
llevando una flecha en una mano; junto a ella hay un mono que le ofrece una
canastilla llena de víboras.

La Farsa
La farsa (del latín farcire, “rellenar”) es una forma dramática en la que los
personajes se desenvuelven de manera caricaturesca o de situaciones no realistas.
La farsa no existe en estado puro, ni es un género propiamente dicho;1 es más bien
un proceso de simbolización que puede sufrir cualquier género dramático, en una
relación similar a la existente entre la palabra y la metáfora. La principal diferencia
entre comedia y farsa está en sus afanes primarios.
Mientras la comedia intenta reconciliar al espectador
con sus propios vicios humanos (y de esa manera
mantenerlos bajo control en sociedad), la farsa
pretende denunciar una realidad oculta, ignorada o
controlada.1 A diferencia de la comedia, la farsa no
siempre moverá a la risa, pero siempre conmoverá
la vergüenza del espectador.
Sainete
Sainete es una pieza dramática jocosa en un acto, de carácter costumbrista y
popular, representado en España durante el intermedio o al final de una función.
Sustituyó al entremés en los siglos XVIII, XIX y XX. Entre los principales cultivadores
de este subgénero cómico en el siglo XVIII se encuentran los gaditanos Luis
Moncín y Juan Ignacio González del Castillo, y los madrileños Ramón de la
Cruz y Sebastián Vázquez; otros autores menos conocidos fueron, entre muchos
otros, Antonio Pablo Fernández, Antonio Furmento Bazo, Diego Ventura Rejón de
Silva y Lucas, Antonio Vidaurre, José López de Sedano, Antonio Valladares de
Sotomayor y Gaspar Zavala y Zamora. A finales del siglo XIX fue materia frecuente
del llamado género chico y del teatro por horas, con autores especializados
como Tomás Luceño y Javier de Burgos, y revitalizaron el género en el siglo
XX Carlos Arniches con su colección de sainetes Del Madrid castizo y los hermanos
Serafín y Joaquín Álvarez Quintero.

El Paso
Pieza dramática de breve duración, asunto sencillo y tratamiento cómico, que
antiguamente se intercalaba entre las partes de las comedias. El paso, denominado
así por Lope de Rueda en el siglo XVI, está considerado como el precursor del
entremés y se caracteriza por su lenguaje realista.
El Misterio
El subgénero dramático del “Misterio”, en el contexto teatral europeo, hace
referencia a un tipo de drama religioso medieval que, por lo general, ponía en
escena pasajes de las Sagradas Escrituras y, con preferencia, de la vida, pasión y
muerte de Jesucristo. El significado del término “misterio” (del latín mysterium,
“ceremonia”) remite tanto a la ceremonia religiosa de donde proceden en origen las
representaciones como al propio espectáculo, una “ceremonia” popular de la que
se responsabilizaban determinados gremios profesionales de las principales
ciudades medievales. El misterio puede considerarse el punto final de la evolución
autónoma delteatro medieval religioso al margen de la tradición grecorromana.

La Moralidad
Se llama moralidad a la correspondencia de nuestras palabras y acciones con los
dictados de la moral. La palabra proviene del latín moralĭtas, moralitātis. La moral
está constituida por el conjunto de normas y valores que representan el modelo de
conducta que debe ser seguido por los individuos en su vida social.
El Auto Sacramental
Un auto sacramental es una pieza de teatro religioso, más en concreto una clase
de drama litúrgico, de estructura alegórica y por lo general en un acto, con tema
preferentemente eucarístico, que se representaba el día del Corpus entre los siglos
XVI y XVIII hasta la prohibición del género en 1765. Usaba un gran
aparato escenográfico y las representaciones comprendían en general episodios
bíblicos, misterios de la religión o conflictos de carácter moral y teológico.
Inicialmente eran representados en los templos o pórticos de las iglesias. El más
antiguo testimonio del género es el denominado auto o, más
exactamente, Representación de los Reyes Magos, de 1145. Después del Concilio
de Trento, numerosos autores, especialmente del Siglo de Oro español (siglos XVI
y XVII), escribieron autos destinados a consolidar el ideario de la Contrarreforma;
entre ellos se destacan: Pedro Calderón de la Barca, Tirso de Molina, Lope de
Vega, etc... La Ilustración más activa del siglo XVIII los combatió y consiguió
prohibirlos.

La Tragicomedia
Una tragicomedia es una gran obra dramática en la que se mezclan los
elementos trágicos y cómicos, aunque también hay lugar para
el sarcasmo y parodia. También se le conoce como pieza, porque se parece a dicho
concepto; generalmente en estos están sintetizadas las características de una clase
social, por lo que también se le denomina género psicológico. Una pieza es
una obra literaria del tipo realista, en donde la
situación y los personajes están claramente
presentados. Si bien en lo que se relata y expone hay
cambios inesperados, ellos son lógicos y explicables,
y el suspenso va en continuo aumento, llegando por
momentos a clímax con intensas emociones. La
resolución o conclusión de la obra es consecuencia
de los actos y de las situaciones planteadas con
bastante claridad y sin ambigüedades, donde los
actos de los personajes son verosímiles.
Genero Lirico
La lírica es un género literario en el que el autor transmite sentimientos, emociones
o sensaciones subjetivas respecto a una persona u objeto de inspiración.2 La
expresión habitual del género lírico es el poema. Aunque los textos líricos suelen
utilizar como forma de expresión el verso, hay también textos líricos en prosa (prosa
poética).

Oda
La oda (del canto griego) es un subgénero lírico y una composición poética de tono
elevado o cantado, que trata asuntos diversos entre los que se recoge una reflexión
del poeta. Según el tema que se trata, puede ser religiosa, heroica, filosófica o
amorosa. En general se aplica a todo poema destinado a ser cantado. Se utiliza
también para hacer alabanzas a cualidades que poseen personas u objetos que el
poeta quiere destacar positivamente. Antiguamente se cantaba con el
acompañamiento de un instrumento musical. En la Antigua Grecia donde tiene sus
principios, existían dos tipos de odas: las corales y las cantadas por una sola voz
(monodia). Píndaro compuso odas a los dioses, héroes y atletas.
Himno
Un himno, es un canto o un texto lírico que expresa sentimientos positivos, de
alegría y celebración. En la antigüedad era una composición coral en honor a una
divinidad y es retomado con pleno valor litúrgico en la literatura latina cristiana de
la Edad Media (por ejemplo, el Pange lingua escrito por Tomás de Aquino para
conmemorar el día del Corpus). El vocablo deriva del idioma griego ὕμνος (hymnos)
y pasó a casi todas las lenguas de Europa en un mismo sentido o significación. Es,
además, la representación musical o literaria de un acontecimiento tan elevado que
produce la necesidad de plasmarlo en música o texto.

La poesía
La poesía (del griego ποίησις 'acción, creación; adopción; fabricación; composición,
poesía; poema' < ποιέω 'hacer, fabricar; engendrar, dar a luz; obtener; causar;
crear') es un género literario considerado como una manifestación de la belleza o
del sentimiento estético por medio de la palabra, en verso o en prosa.1 Los griegos
entendían que podría haber tres tipos de poesía, la lírica o canción, cantada con
acompañamiento de lira o arpa de mano, que es el significado que luego se
generalizó para la palabra, incluso sin música; la dramática o teatral y la épica o
narrativa. Por eso se suele entender generalmente hoy como poesía la poesía lírica.
También es encuadrable como una «modalidad
textual» (esto es, como un tipo de texto).2 Es
frecuente, en la actualidad, utilizar el término
«poesía» como sinónimo de «poesía lírica» o
de «lírica», aunque, desde un punto de vista
histórico y cultural, esta es un subgénero o
subtipo de la poesía.
Bucólica
Aunque el género pastoril tiene origen en los clásicos grecolatinos, y tuvo
prolongación en la Edad Media a través de las pastorelas y vaqueras de los
trovadores provenzales, se desarrolló sobre todo durante el Renacimiento; suponía
una de las vías de escape al paganismo desde la teocéntrica Edad
Media al Renacimiento. A consecuencia del acusado cambio ideológico que tiene
lugar a principios del siglo XV, el paisaje natural del mundo empieza a aparecer en
los cuadros como entorno de la figura humana y a tomar un interés y una
importancia de la que carecía en el pasado y se lo suele asociar con las deidades
paganas y la mitología, por las que se siente gran curiosidad.

La Elegía
Modernamente, la elegía es un subgénero de la poesía lírica que designa
un poema de lamentación. La actitud elegíaca consiste en lamentar cualquier cosa
que se pierde: la ilusión, la vida, el tiempo, un ser querido, un sentimiento, etc. En
la antigüedad grecolatina, sin embargo, el verso elegíaco hacía referencia
exclusivamente al tipo de metro empleado, el llamado dístico elegiaco. La elegía
funeral (también llamada endecha o planto en la Edad Media) adopta la forma de
un poema de duelo por la muerte de un personaje público o un ser querido, y no ha
de confundirse con el epitafio o epicedio, que son inscripciones ingeniosas y
lapidarias que se grababan en los monumentos funerarios, más emparentados con
el epigrama, otro género lírico.
Endecha
El planto (o llanto), también llamado endecha, es un tipo de elegía, en que
el poeta lamenta el fallecimiento de un ser querido. Si es de carácter popular y
surgido de la lírica tradicional, se denomina endecha; si el autor es de carácter
culto, planto. Aunque se registran endechas desde tiempos bíblicos se hizo más
popular en la Edad Media, el libro de Lamentaciones, atribuido al profeta Jeremías
es por ejemplo, en sí mismo una endecha.

El Lamento
Lamento o lamentación2 es la expresión de un sentimiento humano fuertemente
negativo (el dolor, la pena,3 el desconsuelo, la tristeza, la culpa, la vergüenza,
la nostalgia) que artísticamente se refleja de forma apasionada. Puede provenir
del duelo por una pérdida (la muerte, el desamor, el alejamiento del ser o de la tierra
querida), o del arrepentimiento. Se da como tema tanto en literatura (especialmente
en poesía)4 como en música y en los artes plásticas. Con el
término canción ("canción triste" para los lamentos) se designan tanto poesías sin
música como piezas musicales con letra: en su origen la poesía lírica era la que se
cantaba acompañada de instrumentos musicales (como la lira o, en el caso de
las canciones fúnebres, el autos griego u otro tipo de instrumentos de viento).
Epitafio
Un epitafio es el texto que honra al difunto, normalmente inscrito en una lápida o
placa sobre su tumba. Tradicionalmente un epitafio está escrito en verso, pero hay
excepciones. Se han conocido muchos poetas que han compuesto su propio
epitafio. El nombre Epitafio, epitaphium en latín, es compuesto de dos voces
griegas epi, sobre, y taphos, tumba, es decir inscripción puesta sobre una tumba,
inscripción sepulcral.1 En la antigua grecia, hacía referencia a la oración dicha
respecto a los ciudadanos atenienses muertos en batalla.

Madrigal
El madrigal1 es una composición de tres a seis voces sobre un texto secular, a
menudo en italiano. Tuvo su máximo auge en el Renacimiento y primer Barroco.
Musicalmente reconoce orígenes en la frottola, posee una letra profana, armonía
contrapuntística, y lenguaje popular. Generalmente el nombre se asocia al Madrigal
de fines del siglo XII y principios del siglo XIV en Italia, compuestos en su mayoría
para voces a capella, y en algunos casos con instrumentos doblando las partes
vocales.
Epitalamio
El epitalamio es un poema lírico, de origen griego imitado después por los romanos,
consistente en un canto de boda. El nombre epitalamio es griego,
compuesto sobre y tálamo (en griego θάλαμος) lecho nupcial. Se cantaba
regularmente a la puerta de la habitación de los novios por coros de jóvenes
y doncellas acompañados de flautas o de otros instrumentos suaves y armónicos.
Y sollozos a la vez que se acompañaban de liras o arpas.
Entre quienes compusieron epitalamios en la antigüedad, se encuentra los poetas
griegos Safo y Calímaco y el romano Catulo.

La Sátira
La sátira es un género literario que expresa indignación hacia alguien o algo, con
propósito moralizador, lúdico o meramente burlesco. Se puede escribir
en prosa, verso o alternando ambas formas (sátira menipea). Se inspira en
la yámbica griega y se desarrolló sobre todo en la literatura latina.
Estrictamente la sátira es un género literario, pero también es un recurso que
encontramos en las artes gráficas y escénicas.
En la sátira los vicios individuales o colectivos, las
locuras, los abusos o las deficiencias se ponen de
manifiesto por medio de la ridiculización, la farsa,
la ironía y otros métodos; ideados todos ellos
para lograr una mejora de la sociedad.
Epigrama
Es una composición poética breve que expresa un solo pensamiento principal
festivo o satírico de forma ingeniosa. e pueden rastrear las raíces del género hasta
muy atrás, en la lírica arcaica (no por nada incluye Meleagro en
su Corona o Guirnalda a Arquíloco y a Simónides), aunque es más propio hablar
del epigrama como un género netamente helenístico, pues caracteriza, tanto por su
contenido como por su extensión y por su forma, a esa época. Los epigramas
helenísticos constituyen un verdadero crisol de aquellas sociedades, vemos desfilar
a heteras, navegantes, carpinteros, tejedoras con su vida simple y ardua, también
al amor heterosexual y lésbico, las fiestas, la religiosidad, el cortejo, la sexualidad,
la inocencia, las artes plásticas, la crítica literaria, hasta las mascotas; todo esto,
pasado por el filtro de erudición y cultura (pues portadores de tales eran los poetas).

Pastorela
La pastorela es una forma musical de origen pastoril de ritmo sencillo y alegre.
Como composición poética, tuvo especial desarrollo entre
los trovadores provenzales en Occitania , Cataluña y Galicia.1 En Latinoamérica
sin embargo se desarrolló a partir del siglo XVI como un género dramático religioso,
similar a los autos de Navidad, arraigando especialmente en México. La palabra
proviene de la voz francesa «pastourelle».

Related Interests