You are on page 1of 3

Normas básicas de respeto a la

naturaleza
CUIDEMOS LA VEGETACIÓN
Hay que respetar y cuidar las plantas del campo. No tenemos que
enseñar a arrancar flores y/o ramas. Si tenemos plantas en casa se pueden
regar o plantar algunas semillas; o si vamos a dar un paseo por la
naturaleza podemos conocer los tipos de flores y de árboles que tenemos
alrededor. Los paseos por los jardines o por el campo, son una estupenda
oportunidad para acercarnos a la flora y hacer que los niños
interactúen con ella.

NO MOLESTEMOS A LOS ANIMALES


Los animales necesitan cariño, atención y respeto. Tanto nuestras
mascotas, como el resto de los animales. Hay que educar a los niños en
este aspecto y hacerles entender que, además de a las personas, también
tenemos que respetar a los animales y no hacerles daño. De hecho, hay
muchas terapias educacionales con animales, ya que estos aportan a los
niños una serie de comportamientos y valores muy positivos para su
crecimiento. También hay que concienciar sobre el respeto a los animales
en peligro de extinción, que podemos conocer a través de dibujos, o en el
zoo. Y, como todos sabemos, a los niños les encantan los animales, por
lo que ir de excursión a algún bosque, safari o campo, para que puedan ver
animales que no han visto nunca, es una estupenda excursión en familia y
una aventura para el niño o niña.

LA BASURA AL CONTENEDOR
Desde pequeños tenemos que enseñar a tirar los desperdicios a la basura.
Pero no sólo en casa, sino también fuera, y especialmente en lugares de
naturaleza. Por supuesto, ellos van a seguir nuestro ejemplo como
padres, constantemente. Por lo que esta acción tiene que ver con
nuestra educación en los niños. No se abandona la basura en el campo ni
se entierra para que se degrade (pues pasarán muchos años y siempre
quedará su rastro). Si hacemos una excursión, siempre hay que llevar
bolsas de plástico para almacenar los desperdicios y luego depositarlos en
el contenedor.

SEGUIR EL SENDERO
Cuando vayamos de ‘aventura’ con niños al campo o al bosque, hay que
procurar no salirse del sendero marcado. Respetar el trazado y no tomar los
atajos, que estropean el camino original, deterioran el suelo aumentando la
erosión y son más peligrosos y agotadores por su pendiente. Además así
también estamos fomentando en nuestros hijos el hecho de saber respetar
una norma.

SALUDAR A LA GENTE
No olvidemos dar los buenas días y saludar a la gente que nos crucemos
en el campo. Debemos recordar que en el campo todo el mundo se saluda.
Así pues, no rompamos esa cordialidad y buenas prácticas de convivencia.
Y por supuesto, que los niños también lo hagan y se acostumbren a ello,
pues cuando sean más mayores denotarán en ellos la buena
educación inculcada.

CUIDAR EL AGUA
Y qué sería de la naturaleza sin agua… bueno, ¡y de nosotros! Por eso es
una de los elementos que más tenemos que cuidar y respetar en el
campo. Respetemos las fuentes, los cursos de agua, los riachuelos, ríos,
lagos… Nunca hay que echar en ellos jabones, detergentes, productos
contaminantes o residuos. ¡Pero ello no quiere decir que no nos
podamos divertir con nuestros hijos en el agua!

HACER CAMPING
Acampar es una de las aventuras que más ilusión le puede hacer a un
niño. Para ellos es algo inolvidable y lleno de diversión. Romper con la
rutina diaria e irse con sus padres de aventura, para los niñoses una de las
cosas más emocionantes que pueden vivir. Ahora bien, no se puede
acampar por libre. Hay que respetar los lugares de acampada, las señales
existentes y a los agentes que velan por la naturaleza y la seguridad de
todos.

Related Interests