You are on page 1of 23
) GOBIERNO DE PUERTO RICO Stender epartamento de Justicia eerie ORDEN ADMINISTRATIVA NUM. 2019 -04 a {TODOS 105 FISCALES DE DISTRITO, DIRECTORES DE UNIDADES ESPECIALIZADAS; DIRECTOR DEL CENTRO METROPOLITANO DE INVESTIGACIONES Y DENUNCIAS; FISCALES —AUXILIARES; FISCALES ESPECIALES; Y PERSONAL DE APOYO QUE ASISTE EN LA INVESTIGACION Y PROCESAMIENTO DE LAS CAUSAS QUE SURGEN POR VIOLENCIA DOMESTICA, DELITOS SEXUALES Y MALTRATO A MENORES ASUNTOS: PROTOCOLO PARA LA ATENCION DE LOS ASUNTOS BAJO LA. COMPETENCIA. DE LA DIVISION DE COORDINACION DE. LAS UNIDADES ESPECIALIZADAS DE VIOLENCIA DOMESTICA, DELITOS SEXUALES ¥ MALTRATO A MENORES, 1. BASELEGAL Esta Orden Administraiva se adopta en virtud de los poderes de Ia Secretaria de Justicia (en adelante la “Secretaria”),recogidos en la Ley Num. 205-2004, conocida como la “Ley Orgénica del Departamento de Justicia” (en adelante la “Ley Nim, 205°), segén enmendada por el Plan de Reorganizacién Nim. 5-201, conocido como el “Plan de Reorganizacién del Departamento de Justicia de 2011, que estable que la Secretaries la principal funcionara de ley y orden con la fcultad para disponer el funcionamiento, organizacin y procedimientos internos del Departamento de Justicia (en adelante el “Departamento”). Asimismo, el Articulo 18 (b) de la Ley Nam, 205, faculta a la Secretaria a adoptar las reglas y reglamentos que estime necesarios para implementar los propésitos de la Ley y de las demés responsabilidades que le impone el estatuto, De oir pute ol Artcule 45 de I Ley Nam. 205, establowe que el Jefe de Fiscules de Puerto Rico ~quien responde en orden jerinquica al Secretario de Justicia~ seri responsable de la ssupervisin de las Fiscalias de Distrito y de todas las divisiones especializadus, unidades de trabajo y programas que estén bajo su supervisién directa, ‘Ademis, se establece que las normas administativas aqul adoptadas son e6nsoaas con la Ley ‘Nim. 146-2012, segin enmendada, conocida como el “Cédigo Penal de Puerto Rico” (en adelante el “Cédigo Penal”), y oon la politica piblica del Gobiemo de Puerto Rico vizente, recogida tanto en la Ley Niim, 54 de 15 de agosto de 1989, sean enmendada, conocida como Ia “Lay para la Prevencién ¢ Interveneién eon la Violencia Doméstica” (en adelante “Ley Nim, 54°), como en Ia Ley Nim. 246-2011, segiin enmendada, conocida como la “Ley para la Seguridad, Bienestary Proteccién de Menores” (en adelante “Ley Nim, 246"), I PROPOSITO Y DECLARACION DE POLITICA PUBLICA La violencia doméstica es un comportamiento antisocial que constituye un sero problema para la familia puertorriquefay Ia sociedad en general. La misma se manifesta de varias formas. La vemos en It violencia verbal, gritos, insults, amenazas, chantajes, humillaciones y Ia ridiculizaci6n hacia la pareja. También esté la modalidad de violencia emocional, cuando el interés del agresor es desvalorar, humillaryrestarautoestima a la vietima. La violencia es fisiea cuando vemos golpes, empujones y/o traumas que pueden 0 no requerir atencién médica, rientras que Ia violencia sexual es cuando media Ie fuerza fisia 0 coaceién para mantener © sostenerrelacionesintimas o prcticas sexuales forzadas Como evestin de umbral, reonacemos que la violencia doméstica se manifesta tanto contra la ‘mujer como contra el hombre. Ciertamente, estas expresiones de violencia no diseriminan por 1az6n de sexo, edad, raza, condicién social, religion, orientacion sexual entre otras, No obstante, ‘un hocho elerto que el 82% de las vietmias de violencia doméstica ~en todas sus modalidades~ ‘son mujeres. La Organizacién de las Naciones Unidas ha declarado que Ia violencia contra la mujeres una violucién de derechos humanos. Fsa violencia es eonsecuencia del diserimen que 4éstas suften debido a la persstencia de desigualdades por nzin de género. Incluso, la misma _afocta su desarrollo ¢ impide el avance en diversas éreas como la educacién, salud, adguisicion de una vivienda adecuada, incursién en las posiciones que conllevan la toma de decisiones y ‘otras dreas, El costo de la violezcia domaéstica en los Estados Unidos supera los 5.8 millones de dlares anuales, de los cuales 4.1 millones de délares corresponden a servicios médicos y sanitarios, A Ia vez, las pérdidas de productividad en el drea laboral suponen cerca de 18 ‘millones de dolares. Se estima que alguna forma de violencia fisien ocurre en el 50 0 60% de las parejas en Estados Unidos y que sélo 25% de los incidentes de violencia son reportados a las autoridades'. Ademés, los investigadores caleulan que en Puerto Rico un 60% de las mujeres ‘easadas son vetimas de maltrato conyugal En Puerto Rico, los actos de violencia doméstica se definen y distinguen en tres @) clasificaciones, @ saber: (1) violencia fisica, que consiste en agresiones en forma de golpes, ‘paladas,halar el egbello, no tiene que ser corporel, puede ser eualquier contacto que £0 realice ‘in el consentimiento de la vietima en fin, agresiones fisicas de todo tipo y gravedad; 2) violencia sexual, que consiste en actos de violacién y sodomia mediante el uso de I fuerza y lt intimidacién 0 en otros actos sexuales no consentidos, y (3) violencia emocional, que incluye la inimidacion, uso de palabras ofensivas, degradacién, Soledad obligada,esclavizacion y coercion. San Vicente ». Policia, 142 D.P.R. 1 (1996). Los incidentes de violencia doméstica no son aislados, sino que aumentan en frecuencia e intensidad; el riesgo de que se repita la agresiOn es ‘muy alto, Pueblo v. Esmueria Rosado, 117 DPR. 884 (1986). En Pueblo v. Figueroa Santana, ° G, Caey, The Batered Woman's Syndrome Defense, 4 (Nim. 2) U. Kan L, Rev. 337 (1 Pulow Gonrles Roman, (29 DBR. 933 (192), 2 Exporcdn de Motivor de a Lay Nes. 5a 5-198, cad cs 154 DPR. 717 (200), el Tribunal Supremo apunt6 que a politica pabliew tas la Ley Nim, 54 cs lograr que las agresiones entre parejas, por insignificantes que parezcan, mo pasen desapereibidas y que no sean consideradas como crimenes pequefios 0 de menor importaneia. Por el contario, al primer aviso o asomo de violencia, la vitima debe tomar las medidas necesarias para lograr que la situacién no vuelva a repetitse, y asf evitar tragedias rayores I Gobiemo de Puerto Rico ha reafirmado su compromiso constitucional de proteger Ia vida, seguridad y dignidad de hombres y mujeres, a través de In promulpacién de Ia Ley Nim. 54 Pueblo v. Rodriguez Veldzquez, 132 DPR. 192 (1992). Como cuestion de politica pablica, ‘nuestro Gobierno repudia enérgicamente la violencia doméstica, or ser contaria 2 los valores de paz, dignidad y respeto que este Pueblo quiere mantener para los individuos, familias y ‘comunided en general A través de esta politica piblica se popicia el desarrollo, establecimiento ¥y fartalecimiento de remedios eficaces para ofrecer proteccién y ayuda a las vietimas, Alterativas para la rehabilitacién de los ofensores y ofensoras, y estrategias para la prevencién dela violencia doméstica? El Departamento de Justicia, como parte integral del sistema de justcia criminal, rechaza cenérgicamente los actos consttutives de violencia domestica y reitera su compromiso de atender 4 cada victima en forma sensible y responsable, velando por el respeto a su dignidad y promoviendo su seguridad fisca. Le eoresponde nuestro Departamento promover que los ‘empleados y fumcionarios de I agencia desplieguen actitudesdirigidas a proteper y haver valer el derecho de los ciudadanios a reeibit un trato justo, digno y respetuoso, y que velen por el ccumplimiento de las leyes en proteccién a las vitimas de delito. Po tal razén es indispensible {que los Fiseales conozcane implementen de manera adecuada y rigurosa las disposiciones de ley en Ia investigacion y procesamiento de los casos de violencia doméstica. Ademds, se requiere aque puedan reconocer las staciones de la violencia doméstica durante el manejo deestos casos. Por otto lado, Ia violencia también tiene sus tristes manifestaciones en los menores, y est tipificada en la Ley Nam. 246. F1 maltrato @ menores, que incluye la violencia fisica, emovional ¥ sexual, std definido en la referida ley como todo acto w omision intencional en el que incurre padre, madre o persona responsable del menor de tal naturaleza que ocasione o ponga a éste en seago de sui dao o peruicto a su salud e integridad fsica, mental yo emocional,incluyendo ‘abuso sexual. También, se considerara maltrato cl incurrir en conducta obseena y/o la utlizacién do un menor para ejecuter conducta obscena; permitir que otra persona ocasione o ponga en resgo de suftir dao 0 perjuicio a la salud e integridadfIsiea, mental y/o emocional de un menor; sbondono voluntario de un menor; gis ol padro, madre o persona responsable del manor explote ‘8 éste 0 permita que otro Io haga obligaadolo o peemitiéndole realizar cualquier acto, incluyendo pero sin limitarse a, utilizar al menor para ejecutur conducta obscena, con el fin de Iuerarse 0 de tecibie algiin ott ‘beneficio; incurir en conducta que, de procesarse por la via criminal, ceonstituiria delito conta la salud c integridad fisica, mental, emociona, incluyendo abuso sexual el menor. Asimismo, se considerard que un menor es vietims de malirato si el padre, madre © persona responsable del menor ha incurrido ea fa eonducta descrita © ha incurrido en conducta constitutiva de violencia doméstica en presencia de los menores,sextin definido en la Ley Ném. 54, * patelo 2 de a Ley Nam. $4 8 LP.RA. se. 6