You are on page 1of 5

Período 3.

Comienza la República

Neoclasicismo multiplicador del "arte moderno" con la tilo neorromano, con el "arco de los Virreyes"
radicación del arquitecto romano Joaquín implantado con sentido triunfal, al Centro de las
y romanticismo en la Toesca (1780), una de las máximas figuras de la dos alas de arquerías, de sencillo pero fuerte
arquitectura argentina arquitectura sudamericana de esa época. En el ritmo, enfatizado por las pilastras de orden
Real Cuerpo de Ingenieros Militares el toscano nítidamente acusadas.
Alberto S. J. de Paula, arq. neoclasicismo se armonizó naturalmente con la
pragmática formación profesional de sus La Revolución de Mayo y el neoclasicismo
El fin del mundo barroco en Europa, hacia la miembros, quienes lo difundieron por las
segunda mitad del siglo XVIII, coincidió con provincias hispanoamericanas, principalmente el El contexto cultural correspondiente a la
cambios científicos, tecnológicos y culturales, Río de la Plata, donde alcanzaron relevancia no Revolución de Mayo fue neoclásico y esto se
como las nuevas corrientes filosóf icas del solo en obras castrenses sino también en percibe en la literatura (especialmente la poesía
Enciclopedismo y el Racionalismo; en el proceso arquitectura civil e incluso en la gestión guber- épica) y hasta en la actitud de aplicar el insulto
de diseño se produjo un alejamiento de las nativa. de godos a los adversarios de la Revolución
actitudes intuitivas y se abandonaron los (nada más antagónico del neoclasicismo que lo
En 1784 asumió el gobierno de Córdoba del gótico o "bárbaro") cuyo primer monumento fue
efectismos espaciales y ornamentales así como Tucumán (que incluía Cuyo) el marqués de
la plasticidad volumétrica, en busca de un un obelisco bautizado como "pirámide" de Mayo,
Sobremonte, cuya progresista acción contó con que documenta la influencia del estilo "neo
proceso más inte-lectualizado y de una el apoyo del ingeniero voluntario Juan Manuel
expresividad ordenada con nitidez en los egipcio", en boga al principio de la época
López (1812) autor en ese mismo año de la bonapartista.
elementos de diseño, ornamentación escasa, reconstrucción de la Recova de la capital
regularmente distribuida, muros planos y cordobesa y, además, de su Cabildo (1786/89) e
volumetría rigurosa. A la influencia española continuó la de algunos
iglesias de San Francisco (1794/1813) y Nuestra artitas franceses llegados durante el gobierno de
Señora de la Merced (1807/26) entre otras obras Pueyrredón, que acentuaron la tendencia
Los elementos ornamentales y los criterios muy influidas por la estética neoclásica.
compositivos del neoclasicismo, provinieron de neoclásica, especialmente en los niveles
También en 1784 llegaron a Buenos Aires los oficiales. En 1817 al consultarse sobre una obra
las obras grecorromanas, cuyo conocimiento hermanos Ramón y Jaime Roquer, catalanes.
directo aumentaba en la medida de los a construir frente al costado sur de la Plaza de
Estos se establecieron en Mendoza, donde Mayo, al ingeniero Jacobo Boudier, criticó este
progresos arqueológicos, muy importantes también se radicaron los arquitectos Cayetano y
durante los siglos XV III y XIX. Esta orientación el remate de las pilastras toscanas con
Santiago Ayroldi (respectivamente suizo y copones afirmando que estos pertenecen al
hacia la temática histo-ricista tenía varias lombardo) afirmándose hacia 1802 que dicha
causas, entre otras: estilo morisco y cuando las instituciones
ciudad tenía buena edificación por ejercer en ella del país tienen tendencia a borrar los últimos
, el autoritarismo de las Academias, que logró esos cuatro arquitectos bajo cuya dirección se
frenar la libertad creativa del barroco e rastros del vasallaje español, los edificios pú-
han construido y se continúan formando, de blicos deben manifestar otro estilo que el de
imponer modelos a imitar; nuevo, otros edificios y templos, al estilo
, el enciclopedismo racionalista, que pretendía los godos, porque, como monumentos, han
moderno, de la más bella arquitectura, con de llevar el tipo del ánimo público en el
formulaciones claras intelectualmen-te, aun en el preciosas portadas, cornisas y antepechos
proceso de diseño, sin márgenes para la libre tiempo adonde son edificados, esto no es el
("El Telégrafo Mercantil", Buenos Aires, 31 de dictamen del buen gusto, que puede errar,
inspiración intuitiva; el desarrollo de la ingeniería enero de 1802).
civil, la resistencia de materiales y el cálculo pero sí bien de las conveniencias que suelen
estructural, basados precisamente en fórmulas En el Río de la Plata el mejor representante del ser más acertadas.
científicas y, consecuentemente, la delimitación estilo moderno fue el español Tomás Toribio
de incumbencias entre el ingeniero (1756-1810) arquitecto graduado en la Real Durante la década 1820/1830 actuó en Buenos
estructuralista sujeto a normas técnicas y el Academia de San Fernando, donde fue alumno Aires un grupo de arquitectos franceses, entre
arquitecto decorador sujeto a normas de Juan de Vi-llanueva y condiscípulo de Manuel quienes cabe destacar a Próspero Catelin, Pedro
académicas; Tolsá; se lo nombró Maestro Mayor de las Benoit y Juan Pons; las obras más
□ el connotación democrática y republicana que Reales Obras de Fortificación de Montevideo y representativas de esta época —que
la cultura grecorromana adquirió en la época de en 1799 arribó a dicha ciudad donde fue autor, subsisten— son la fachada de la Catedral de
la Revolución Francesa, frente a un arte barroco entre otras obras, del Cabildo (1804/12) y la Buenos Aires (1821/27) y el hemiciclo para la
que simbolizaba la ideología de las Recova (1804). En Buenos Aires proyectó la Sala de Representantes (1821/22) en la
monarquías absolutas. remodelación neoclásica del frente de San "manzana de las luces", ambas inspiradas en el
Francisco (totalmente transformado a principios frente y en la sala de sesiones del Palacio
El neoclasicismo en el Río de la Plata del presente siglo). Borbón de París, a las cuales hay que agregar la
Catedral Anglicana de Buenos Aires (1831/32)
El neoclasicismo penetró en España desde La "Recova Vieja" de la Plaza de Mayo, en de estilo neodórico muy puro en su fachada,
Francia, a través —especialmente— de la Real Buenos Aires (1802/4, Agustín Conde, Juan obra del arquitecto escocés Ricardo Adams.
Academia de Nobles Artes de San Fernando Bautista Segismundo y Juan Antonio Ze-laya,
(1752) cuyos alumnos lo difundieron mediante maestros alarifes, demolida en 1883) fue una La época de Rosas y el romanticismo
obras de alta jerarquía, en tanto se establecían obra neoclásica significativa por su
similares en ciudades de provincias e incluso en emplazamiento, destino (galería comercial para El neoclasicismo fue una expresión estética del
México, donde se erigió la Real Academia de internar los puestos dispersos por la plaza) y liberalismo revolucionario, pero, a me-
San Carlos (1783); Santiago de Chile se sumó al por su monumentalidad y es-
efecto
dida que este se institucionalizaba mediante las estilos neomedievales alcanzarían enorme En similar tesitura de un "mediano neocla-
constituciones políticas de los estados y, en lo difusión en nuestro país. sicismo" podemos situar a varios arquitectos de
económico, evolucionaba hacia el capitalismo, el la época de Rosas, principalmente a Felipe
impulso revolucionario derivaba en Europa hacia También durante la época de Rosas, e in- Senillosa (1790-1858), valenciano, ingeniero
un nuevo proceso cultural, el Romanticismo, que dependientemente del "rev¡val" transcultu-rado, militar que llegó en 1815 y cuya obra
con sentido contestatario contrapuso el se producía en la cultura bonaerense un arquitectónica se inició tres lustros después con
nacionalismo de raíz medievalista al alejamiento de la severidad neoclásica y su la iglesia antigua de San José de Flores, donde
internacionalismo neoclásico y las tendencias grandilocuencia, optándose por actitudes evidenció un fuerte sentido neoclásico que
socializantes frente al capitalismo emanado de la intimistas y temáticas folklóricas, en la literatura y evolucionaría hacia formas de mayor tradición
Revolución Industrial que se intentó contrarrestar la pintura especialmente, como lo ejemplifican pampeana, como en las iglesias parroquiales de
con el imposible retorno a las artesanías y re- Esteban Echeverría y Prilidiano Pueyrredón Chascomús y de Mercedes (demolida hacia
valorando las normas sociales y gremiales de la respectivamente; la pintura y la literatura 1903), o acusaría influencias palladianas como
Edad Media, antes denostadas. En ese contexto, gauchescas desarrollarían en las décadas en su quinta particular de Barracas (demolida), o
la estética historicista produjo un nuevo siguientes este proceso cultural vernaculista, que más lejanamente serlianas como en el palacio de
fenómeno expresivo: el neomedieva-lismo no tuvo una expresión de igual fuerza en el ám- Rosas en Palermo (1836/38, demolido en 1899)
(neorromántico y neogótíco) contrapuesto a la bito de la arquitectura, pese a que llegó a enorme casa de patio central y volumetría chata,
temática grecorromana de las Academias, pero insinuarse una actitud análoga por parte de rodeada de arquerías romanas que aligeraban su
igualmente basado en la historia como fuente de algunos diseñadores. masa, al abrirla hacia los vastos parques que la
inspiración para el diseño. rodeaban, en una búsqueda de integración con el
¿Neoclasicismo popular? entorno que también tiene mucho de actitud
En el Río de la Plata el neomedievalismo no romántica.
podía ser un símbolo nacionalista como en Gran Si bien el neoclasicismo fue esencialmente un
Bretaña, Alemania o Francia, pero se transculturó movimiento académico "culto", sus pautas de En la década de 1850/60 la obra de los
a través de obras realizadas en Buenos Aires por diseño, aunque bien reflejadas en algunas arquitectos Pedro Fossatti, Eduardo Taylor y
miembros de esas colectividades, como la capilla grandes obras oficiales a las que nos hemos Carlos Enrique Pellegrini acusaba aún
del Cementerio Protestante (1833, Richard referido, influyeron también sobre la arquitectura expresiones en esa misma línea de neo-
Adams, arq.) en la actual plaza 1º de Mayo, que popular argentina de la primera mitad del siglo clasicismo "blando"; pero desde la llegada, en
fue no solo el primer ejemplo de neogó-tico sino XIX, advirtiéndose un abandono de la decoración 1854, de los arquitectos genoveses Nicolás
también de pintoresquismo en cuanto a criterio barroca y una tendencia a la desornamenta-cíón Canale y su joven hijo José Ca-nale, se inicia una
de emplazamiento; el mismo estilo apareció en la de los edificios, cuya volumetría se endurecía con tendencia hacia el neo-rrenacimiento italiano.
decoración de algunas viviendas del período la supresión de los tejados y la adopción de
rosista, como la del arquitecto Pedro Benoit Después de 1860 el fenómeno notorio será la
techos planos o azoteas bordeadas con
(Bolívar e Independencia). También es neogótica intensificación del clasicismo historicista en la
parapetos de hierro entre pilares de
la iglesia de la Congregación Evangélica Ale- manipostería; en cambio la popularización de los arquitectura popular y, en el nivel profesional, la
mana (1850/51, Eduard Taylor, arq.); después órdenes clásicos recién ocurriría después de coexistencia en paralelo de estudios re-
de 1870, en pleno eclecticismo, los 1850, sobre todo por influencia de la llegada de presentativos de las más diversas corrientes
numerosos al-bañiles italianos. estilísticas.
Iglesia de San Francisco, Córdoba
(1794/1813, Juan Manuel López, ing.). Un
solo orden monumental dé pilastras toscanas,
soporta un sencillo entablamento; es uno de
los ejemplos más tempranos de arquitectura
neoclásica en la Argentina.

2
Basílica de San Francisco, Buenos Aires.
Los campanarios neoclásicos y la cúpula, antes de
ser remodelados en el estilo neobarroco alemán que
aún se conservan (1903, Esneste Sackamann,
arq.)

3
Quinta del arquitecto Felipe Senillosa en Barracas,
Buenos Aires. Proyecto original de la fachada.
Acusa una fuerte influencia de Palladio, que se
generalizaría en la arquitectura suburbana de esa
época

4
Catedral de Buenos Aires. El pórtico neoclásico
y su entorno hacia fines del siglo XIX; la
transformación edilicia del área, ha restado
a la fachada la monumentalidad que
originalmente tuvo y de la cual carece
en nuestros días.

El Palacio Borbón, París, frente hacia el


Sena que habría servido de modelo al pórtico
dodecástilo y corintio de la Catedral
porteña.

6
Iglesia de Nuestra Señora de la Merced,
Chascomús (1831/47, Felipe Senillosa, arq.).
Tendencia hacia las formas prismáticas,
ausencia casi total de ornamentación y expresión
mamposteril, son los rasgos principales de esta obra
que reúne un concepto herreriano del neoclasicismo,
con las tradiciones constructivas bonaerenses,
documentando cómo era el gusto arquitectónico general
en el interior de la provincia, antes de la
transformación masiva que originó la
influencia posterior de otros estilos
europeos.

7
Iglesia de San José de Flores (1830/31, Felipe
Senillosa, arq., demolida en 1879). Aquí
se manifiesta el problema de cómo
incorporarle campanarios a una pretendida réplica de
templo clásico. Carlos Enrique Pellegrini ponderó
esta obra como modelo de iglesia para pueblo
pequeño y señaló: "es un pequeño reflejo del estilo
antiguo griego-romano, con los agregados
pintorescos que el cristianismo supo idear".
Estanislao S. Zeballos opinó en cambio que
"respondía al plano vulgar de los arquitectos
de pueblos pobres..." extendiéndose en
comentarios que traslucían el profundo desprecio
de la generación ecléctica para con las obras
neoclásicas de la primera mitad de su misma
centuria.

8
Recova Nueva, Buenos Aires (1817/19,
Francisco
Cañete, maestro alarife). Los pináculos de
remate de las pilastras causaron el
repudio
del francés Boudier, que los calificó
como "stylo moresco".
Palacio de Rosas en Palermo, Buenos Aires
(1836/38, Felipe Senillosa, arq. y Santos Sartorio.
const., demolido en 1899). Vista parcial de
las arquerías que circundaban la casa.

10
Capilla del Cementerio Protestante
Aires (1833. Richard Adams. arq.).
ejemplo de arquitectura neogótica
Argentina.

11
Cementerio Protestante. Buenos Aires. Planta
general. Se adviere un concepto pintoresquista
en el emplazamiento de la capilla, a 45'' respecto de los
ejes de manzana.

12
Iglesia de la Congregación Evangélica
Alemana. Buenos Aires (1850'51. Eduard Tayor.
arq.). Diseño original. Con esta obra llegó el
estilo neogótico al centro urbano de Buenos
Aires para cobrar, en pocos años, enorme
difusión en el país. El interior de esta
iglesia, muy alterado actualmente, tuvo un
techo de madera que. a su calidad de
ejecución, unia el interesante diseño de
las cerchas en el estilo "naval" tradicionalmente
británico.

13
Iglesia de la Congregación Evangélica
Alemana. Buenos Aires Fachada actual.