You are on page 1of 12

DESARROLLO SOBRE CASO DE UN PROBLEMA DE LOS ODS

Altos volúmenes de desechos plásticos en México

La producción de plástico ha aumentado de forma continua en los últimos


años, lo que ha hecho que se convierta en uno de los materiales principales en la
industria para muchos propósitos, incluso superando a otros materiales, como lo es
el acero (Martín, 2010). Esto responde a que este material posee muchos beneficios
para la industria y para el consumidor del mismo, debido a que es barato, liviano y
muy fácil de producir, lo que ha motivado, evidentemente, a que la producción de
productos de plástico esté muy presente en la actualidad (ONU, 2018). Sin
embargo, esta producción en gran medida tiene efectos muy negativos en el medio
ambiente, debido a que los desechos que se producen por plásticos que no se
reciclan son bastante elevados, lo que afecta al medio ambiente en general. México,
por ejemplo, está en el décimo lugar en producción de basura, donde los más de 30
millones de toneladas anuales, 5.8% corresponde a plástico, es decir, un
aproximado de un millón ochocientas mil toneladas anuales. Así, ¿cuál es la
contextualización de este problema en medio de las consideraciones de desarrollo
de un mundo sostenible? ¿Cómo se contextualiza en México?

Producción de desechos plásticos en relación a los ODS

La producción de desechos plásticos tiene cabida directa en varios de los 17


objetivos de desarrollo sostenible que se plantearon en las Naciones Unidas, debido
a que su presencia responde a varias carencias que pueden ser cubiertas
considerando justamente estos objetivos en un corto plazo.

 Objetivo 9 (Industria, innovación e infraestructura): Este objetivo puede


tener incidencia directa en la forma en la que se manejan los desechos a
nivel mundial, debido a que esta meta tiene como finalidad alcanzar las
potencialidades en la industria en los países, para lo cual se enuncia que, por
ejemplo, cada empleo que se genera en una nueva empresa, genera 2,2
empleos en otros sectores (ONU, 2015). Es decir, si se estimula la creación

PAOLA AMAN 1
de empresas recicladoras, un campo muy poco aprovechado a nivel
mundial, se podría no solamente obtener más empleos para la sociedad, sino
mejorar los índices de contaminación por plástico que actualmente existen.
 Objetivo 11 (Ciudades y comunidades sostenibles): la necesidad de manejar
los desechos plásticos de una mejor manera va de la mano con la meta 11.4
del objetivo 11 del Desarrollo Sostenible, debido a que el mismo enuncia la
necesidad de preservar el patrimonio natural del mundo (ONU, 2015), el
cual, evidentemente, está siendo atacado muy directamente por los
desperdicios plásticos que se generan año tras año.
 Objetivo 12 (Producción y consumo responsable): El tema de los desechos
plásticos está totalmente enmarcado en el numeral 12.4 del objetivo 12 de
Desarrollo Sostenible, debido a que el mismo reza que se desea, para el
2020, “lograr la gestión ecológicamente racional de los productos químicos
y de todos los desechos a lo largo de su ciclo de vida, de conformidad con
los marcos internacionales convenidos, y reducir significativamente su
liberación…” (ONU, 2015), por lo que el correcto procesamiento y gestión
de estos desperdicios es vital.
 Objetivo 14 (Vida submarina): Este es tal vez el objetivo que directamente
es más claro en relación con la necesidad de gestionar y controlar los
desechos plásticos en el mundo, debido a que los mismos, como se ha visto
infinidad de veces en documentales y demás, representan una gran amenaza
a la vida marina, debido a que afecta su desenvolvimiento en los mares, crea
sistemas fuera de lo común y provoca la muerte de especies que quedan
atrapadas en estos desechos (ONU, 2015).
 Objetivo 17 (Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible):
tal vez no tenga una mención directa en el objetivo, pero está claro que es
necesaria la unión de esfuerzos para que se pueda mejorar los índices de
desechos plásticos en el mundo, debido a que no se puede suponer que el
esfuerzo individual, sin el apoyo de la sociedad, economía y política, logrará
realizar por sí solo una campaña o acción que pueda influir de forma radical
en las conductas de creación de desechos plásticos que actualmente se dan
en el mundo entero.

PAOLA AMAN 2
Problema global

El problema del desecho de plásticos es algo global, algo que se vive en


todos los ámbitos: desde la clase baja, pasando por la clase media y hasta la clase
alta. Todos por igual la sufren y son motivadores propios de este problema. Para
contextualizar con números este problema, “Cada año, ocho millones de toneladas
de plástico llegan al mar, principalmente en forma de material de embalaje, botellas
y colillas.” (DW, 2017), lo cual puede parecer un número pequeño en comparación
con el tamaño propio de los mares, pero la realidad responde a que este tipo de
contaminación representa el 80% de la contaminación total de los mares, dejando
en apenas un 20% de la contaminación propia que se genera de los ecosistemas
marinos (Elías, 2015).

Problema regional

Latinoamérica no escapa de la realidad de los problemas propios de los


desechos plásticos, debido a que en esta región, la mayoría de los desperdicios
resultantes de este material suelen destinarse a ocupar un enorme espacio en los
rellenos sanitarios, en el caso que el ambiente tenga “suerte”, o simplemente los
mismos son desechados a los mares de manera indiscriminada, aumentando, en
ambos casos, las consecuencias negativas medio ambientales del exceso de creación
de desechos plásticos en las diferentes poblaciones (Vasquez, y otros, 2016).

Problema en México

La problemática en México es igual de grave que en el resto de países, en


incluso más fuerte, debido al gran nivel de industrialización que el Estado Mexicano
posee y la potencia que su sector plástico representa dentro de las producciones de
este material a nivel mundial. Según datos que se recolectaron para el año 2007, se
sabe que en México apenas se recolecta el 12% de plástico desechado para su
reutilización en otros propósitos, en comparación al 30% que otras zonas del mundo
exhiben al momento de presentar sus aportes al reciclaje de este material (Espín,
2007).

PAOLA AMAN 3
Por supuesto, la problemática en México a evolucionado a través de los
años, debido a que, apenas al inicio del siglo 21, en el país no se tenían condiciones
que permitiesen un control efectivo y un manejo adecuado en lo que respecta a
educación, infraestructura y políticas públicas respecto a los desechos que se
producían de plástico y mucho menos a la recolección de los mismos para su
reciclaje (ECOCE, 2017), pero ahora, este país ha demostrado buenos avances en
este sentido y se perfila, a futuro, como uno de los principales estandartes del
reciclaje y control de desechos plásticos en la región.

Causas

El principal factor motivador de que el plástico esté actualmente en unos


niveles de producción tan elevados responde a la facilidad que la materia prima trae
a la hora de ser manejada en las empresas, y, sobre todo, al tema de la economía
que genera su procesamiento. Evidentemente, todas las compañías miran al futuro
con la intención de maximizar sus ganancias y mejorar eficientemente los productos
que ofrecen, y el plástico ha sido la clave para muchas empresas, debido a que, en
primer lugar, la materia prima para la producción de productos plásticos es muy
económica (ONU, 2018), lo que genera que pueda ser adquirida a altos volúmenes,
incluso por empresas pequeñas, lo que provoca que su producción se dispare, y
evidentemente, cada vez más productos y soluciones sean hechas con este material.

Pero no solamente lo económico representa un factor determinante para que


las industrias lo consideren para la realización de sus productos, sino que, además,
el procesamiento del mismo es relativamente sencillo (ONU, 2018), lo que hace
que se puedan fabricar diversos productos de este material en una misma fábrica,
en tiempos muy cortos y en volúmenes altos.

No es difícil inferir entonces que esta facilidad económica y de producción


sea el principal motivador de que existan tantos productos plásticos en el mundo, y
debido a que muchos de ellos se contemplan para un único uso (envases, fundas…),
terminan teniendo una vida útil corta y engrosan la estadística de desechos en el
ecosistema muy rápido.

PAOLA AMAN 4
Consecuencias

Las consecuencias de los desechos plásticos originarios del consumo de


productos y de los propios desperdicios de la fabricación de estos tienen varias
dimensiones. En este sentido, los plásticos traen consecuencias al medio ambiente
por varias de sus características: la principal es por su origen, debido a que el mismo
proviene del tratamiento de combustibles fósiles, lo que evidentemente trae como
consecuencia la desforestación, la contaminación de los suelos, agua y atmósfera,
entre otros efectos (Vásque, Villavicencio, Espinosa, & Velasco, 2016).

Pero, junto a lo anterior, otra de las consecuencias de los desechos plásticos


es su presencia duradera en los ecosistemas, ya que estos productos no tienen
tiempos breves de degradación, por lo contrario, suelen tardar un tiempo demasiado
elevado en degradarse, lo que afecta a los ecosistemas de los animales, la limpieza,
la toxicidad acuática, la acidificación de los suelos, entre otros (Vásque,
Villavicencio, Espinosa, & Velasco, 2016).

Dimensión económica

Si bien no se han encontrado estudios que indiquen con exactitud las


repercusiones económicas de los desechos plásticos en el medio ambiente, se
pueden determinar algunas consecuencias negativas que este tipo de contaminación
genera a las economías a nivel mundial. En este sentido, la recolección de plásticos
en ciudades, campos y mares por parte de las diferentes jurisdicciones de diferentes
países representan un gasto considerable anualmente, sobre todo cuando en estos
países los métodos de recolección de plásticos no están arraigados en la sociedad,
y esta suele descartarlos directamente en su entorno.

Por otro lado, el desperdicio de los plásticos como instrumento de vida útil
muy corta en las manos de los humanos, representa también una pérdida
considerable, debido a que, al ser el plástico desechado muy rápidamente, exige
cada vez mayor desarrollo y producción de las materias primas para fabricar
productos en base al plástico, lo que convierte a este sector en un área ineficiente,

PAOLA AMAN 5
donde sus productos se utilizan muy brevemente para el tiempo e implicaciones
económicas que los mismos tienen.

Dimensión social

El exceso de producción de plástico y la consecuencia propia de los


desechos que de ella se origina, trae varias consecuencias a nivel social. La primera,
es que la sociedad se ha vuelto dependiente no solamente del plástico como
producto cotidiano, sino del uso erróneo que se le ha dado al mismo. Es decir, las
personas ya conciben a los productos plásticos como algo sencillamente temporal,
que no deben preocuparse por cuidar, reciclar o aprovechar más tiempo, sino que
pueden desechar en un instante muy corto, lo cual ha traído como consecuencia que
la sociedad no interiorice la necesidad de aprovechar al máximo el plástico, y lo
haya convertido en un problema mayúsculo. De ello se desprende el hecho de que
“tanto ha sido el impacto de los desechos al medio ambiente que los moradores del
planeta ya llaman contaminación a cualquier manifestación de objetos arrojados en
vertederos, caminos y calles.” (Perdomo, 2002)

Por otro lado, la gran cantidad de contaminación por parte de plásticos en


distintos ecosistemas, terminará por dañarlos y hacerlos inaccesibles para la
sociedad, esto debido a que hay especies animales que pueden extinguirse por culpa
de los desechos plásticos, y si estas especies desaparecen, puede causar que el
correcto funcionamiento de ecosistemas tales como playas y bosques se vea
seriamente alterado, afectando directamente a la sociedad también.

Dimensión ambiental

Se podría creer que la contaminación que produce el plástico es simplemente


visual, que no repercute directamente en el ambiente porque el mismo tarda
demasiado en descomponerse, pero en realidad, esto no es así, debido a que el
plástico, cuando entra en contacto con el medio ambiente, puede contaminarlo no
solamente en el aspecto visual, que ya de por sí es un mal bastante grave, sino que
se pueden desprender agentes propios de los polímeros en la tierra, en el agua y

PAOLA AMAN 6
otras áreas que pueden repercutir directamente en estos, causando un mal al medio
ambiente que puede ser irreparable (Lazzari & López, 2005).

Por otro lado, afecta al correcto desenvolvimiento de la vida de la fauna


natural de los ecosistemas, debido a que la permanencia muy larga de los plásticos,
sobre todo en mares, puede causar que estos desechos se alojen en los hábitats
naturales de muchos animales, estos pueden morir por quedar atrapados en fundas,
sujetadores y amarras, o por la ingesta de productos plásticos que dañan su
organismo, lo que los pone en peligro inminente (Greenpeace, 2016).

Dimensión cultural

El problema afecta a la cultura de las sociedades, porque, como ya se


comentó un poco antes, las personas tienden a asociar al plástico como algo
temporal y que eso está bien, que es el ciclo natural de este material, y no sienten
remordimiento al usar una funda una sola vez y desecharla al aseo, o botar un vaso
plástico cuando apenas se usó una vez en el día, y luego de botarlo, se toma otro
indiscriminadamente para volver a tomar agua sólo unos minutos después. Este tipo
de problemas culturales son los que se alojan en las personas por la tremenda
rotación que los productos plásticos tienen en sus vidas, lo que dificulta el
entendimiento de la necesidad de soluciones que pasan indefectiblemente por el
reciclaje de estos materiales.

Gravedad del problema en el ámbito global

Tal vez el problema más grave que se le pueda atribuir a la aparición masiva
de desechos plásticos, sea el efecto que esta tiene en la vida marina, que sin duda
es la más afectada. En este sentido, si se tiene en consideración que el crecimiento
de la producción de plásticos ha aumentado de forma progresiva al menos un 5%
por año desde 1907 (Rojo & Montono, 2017), lo que se puede prever es que estas
consecuencias sólo seguirán incrementando a lo largo del tiempo. Estas
consecuencias responden a diversos tipos, entre los que se destacan la mortalidad
de animales marinos por efectos del desplazamiento de los micro plásticos, la

PAOLA AMAN 7
sedimentación en playas que impiden el desenvolvimiento de la vida animal que se
ubica en esas zonas para, por ejemplo, desovar, por culpa esto último
principalmente de los macro plásticos (Rojo & Montono, 2017).

Por supuesto, todos estos problemas terminan exponiendo lo vulnerable que


se encuentran los seres marinos a la contaminación por desechos plásticos, lo que
puede acarrear la extinción de diversas especies por alteraciones en su entorno
natural, y no solamente por la ingesta de plásticos, sino que también puede alterar
sus procesos reproductivos y de alimentación, lo que influiría directamente en los
porcentajes poblacionales de las especies afectadas.

Gravedad del problema en el ámbito mexicano

México no es un país aislado a este problema y tampoco un caso particular


que deba estudiarse aparte por las consecuencias diversas que en este país se pueden
producir por los desechos plásticos en él. Al contrario, México, al igual que
cualquier otro país, sufre de la misma manera los efectos propios de la
contaminación por desechos plásticos, más allá que estos puedan ser de mayor o
menor magnitud por el volumen propio de producción y desperdicio en este país.

¿Quién es el más afectado en todo esto?

Al final, el más afectado de la producción en masa y sin control de desechos


plásticos termina siendo todo el planeta, ya que cualquier alteración de su
desenvolvimiento natural en mares, bosques y demás hábitats naturales, repercute
directamente en él, en la calidad de sus aguas, en la purificación de su aire, en el
equilibrio entre las especies, en la fortaleza de su capa de ozono… El mundo es el
más afectado en general, y que los pequeños habitantes que en él hacen vida
también puedan verse afectados de formas particulares, es simplemente una
causalidad específica de un problema que destruye lentamente al planeta, que lo
apuñala y lo deja desangrándose lentamente si no se hace algo al respecto.

PAOLA AMAN 8
¿Qué se está haciendo para resolver el problema?

Decenas de organizaciones están cada vez más activas en la lucha por la


reducción en la producción de plásticos y en la concientización a las personas para
que no empleen el plástico de manera irresponsable, realizando acciones, desde
pequeñas hasta grandes, que por lo general van relacionadas al reciclaje y a la
enseñanza de métodos amigables para el uso y reutilización de los plásticos para
que estos no sean desechados al medio ambiente en períodos tan cortos.

En este sentido, se promueven acciones tan diversas como campañas para


que los supermercados dejen de ofrecer fundas plásticas para transportar la compra
de insumos por parte de sus clientes, la promulgación de prácticas en restaurantes
y cafeterías que lleven al uso de implementos de larga duración, dejando de lado el
uso de plásticos de un solo uso que terminan desechándose de forma muy rápida y
en volúmenes elevados (Greenpeace, 2018), así como la estimulación de nuevas
empresas emprendedoras que se dedican a atacar este problema, como aquellas que
de oficio ven en el reciclaje como la mejor alternativa para combatir el uso
indiscriminado de los plásticos en el mundo, ofreciendo ideas innovadoras que
permitan sacar un mayor provecho de los plásticos descartados prontamente
(Ecoembes, 2016).

Conclusiones

Los desechos plásticos tienen muchas consecuencias negativas, no


solamente a nivel ambiental, sino también en ámbitos sociales y económicos, por
lo que resulta de imperiosa necesidad abordar esta problemática con inteligencia y
seriedad, dando prioridad a las necesidades del ambiente, que es el que resulta a la
final más afectado, y entendiendo que, para acabar con este problema, es necesario
un mundo consciente de este particular, que sepa manejar mejor al plástico como
un material que puede aprovecharse por un tiempo más prolongado, y que permita
crear una cultura extendida en la sociedad que abra las puertas a emprendedores e
iniciativas modernas que permitan, en un mediano y largo plazo, parar y empezar a
reducir la producción de desechos plásticos a nivel mundial.

PAOLA AMAN 9
BIBLIOGRAFÍA

DW. (2017). Residuos plásticos y su impacto ambiental. DW Economía y


Ciencia, Global Ideas, Berlin. Recuperado el 4 de Febrero de 2019, de
https://m.dw.com/downloads/42980566/180306-dw-global-ideas-
cuaderno-1-download.pdf

ECOCE. (2017). Nuestros Orígenes. En ECOCE, 15 años (pág. 13). México.


Recuperado el 4 de Febrero de 2019, de https://ecoce.mx/files/Informe-
ECOCE-2017.pdf

Ecoembes. (2016). Conectados, concienciados, sostenibles. Plan estratégico,


Ecoembes, 17. Recuperado el 4 de Febrero de 2019, de
https://www.ecoembes.com/sites/default/files/plan-estrategico-2016-
2020.pdf

Elías, R. (2015). Mar de plástico: Una revisión del plástico en el mar. Revista de
Investigación y Desarrollo Pesquero, XXVII, 83-105. Recuperado el 4 de
Febrero de 2019, de
https://www.oceandocs.org/bitstream/handle/1834/10964/RevINIDEP27_
83.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Espín, G. (24 de Septiembre de 2007). Plásticos y contaminación ambiental.


Academia de Ciencias de Morelos, A.C, pág. 1. Recuperado el 4 de
Febrero de 2019, de http://acmor.org.mx/descargas/24sep07.pdf

Greenpeace. (2016). Plásticos en los océanos: Datos, comparativas e impactos.


Dosier de Prensa, Greenpeace. Recuperado el 4 de Febrero de 2019, de
http://archivo-
es.greenpeace.org/espana/Global/espana/2016/report/plasticos/plasticos_e
n_los_oceanos_LR.pdf

Greenpeace. (2018). Un millón de acciones contra el plástico. Greenpeace.


Recuperado el 4 de Febrero de 2019, de https://es.greenpeace.org/es/wp-
content/uploads/sites/3/2018/04/TOOLKIT-PLASTICOS-v3.pdf

PAOLA AMAN 10
Lazzari, M., & López, M. (Abril-Junio de 2005). Plásticos y medio ambiente:
aspectos químicos del reciclaje de plásticos. Anales de la Real Sociedad
Española de Química, 57-62. Recuperado el 4 de Febrero de 2019, de
https://www.researchgate.net/publication/28204912_Plasticos_y_medio_a
mbiente_aspectos_quimicos_del_reciclaje_de_plasticos

Martín, A. (2010). La contribución de los materiales plásticos al desarrollo


sostenible. Informe empresarial, Plastics Europe, Alicante. Recuperado el
4 de Febrero de 2019, de
https://web.ua.es/es/ecocampus/documentos/consejos-
ambientales/plasticseurope.pdf

ONU. (2015). Objetivos de Desarrollo Sostenible. 17 objetivos para transformar


nuestro mundo. Recuperado el 4 de Febrero de 2019, de
https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/

ONU. (2018). El Estado de los Plásticos. Artículo informativo, Organización de


Naciones Unidas, Medio Ambiente, India. Recuperado el 4 de Febrero de
2019, de
https://wedocs.unep.org/bitstream/handle/20.500.11822/25513/state_plasti
cs_WED_SP.pdf?isAllowed=y&sequence=5

Perdomo, G. (Abril de 2002). Plásticos y medio ambiente. Revista


Iberoamericana Polímeros Perdomo, III(2), 1-13. Recuperado el 4 de
Febrero de 2019, de http://www.ehu.eus/reviberpol/pdf/abr/perdomo.pdf

Rojo, E., & Montono, T. (2017). Basuras marinas, plásticos y microplásticos:


orígenes, impactos y consecuencias de una amenaza global. Ecologistas
en Acción. Ecologistas en Acción. Recuperado el 4 de Febrero de 2019, de
https://www.ecologistasenaccion.org/IMG/pdf/informe-basuras-
marinas.pdf

Vásque, A., Villavicencio, M., Espinosa, R., & Velasco, M. (2016). El origen de
los plásticos y su impacto en el ambiente . Universidad Autónoma
Metropolitana. Anipac. doi:10.13140/RG.2.1.3260.5047

PAOLA AMAN 11
Vasquez, A., Velasco, M., Espinosa, R., Morales, M., Hernández, S., Ordaz, M.,
& Almeida, H. (2016). Generación, legislación y valorización de residuos
plásticos en iberoamérica. Rev. Int. Contam. Ambie, XXXII, 63-76.
doi:10.20937/RICA.2016.32.05.05

PAOLA AMAN 12