You are on page 1of 4

El Plan de Dios Para La Salvación

1 Juan 5:11-12 Y el testimonio es éste, que Dios nos ha dado vida eterna, y su vida esta en
su Hijo. Aquel que tiene al Hijo tiene la vida; aquel que no tiene al Hijo de Dios no tiene la
vida.

A pesar de que la 1 Juan 5:11-12 esta escrita para darle a los Cristianos convicción de su
salvación basados en el testimonio de la Palabra de Dios, este pasaje también destaca el
punto clave en la salvación.

Declaración del Hombre a Dios: “Y el testimonio es este, que Dios nos ha dado vida
eterna, y esta vida está en Su Hijo.” (Versículo 11.

El Asunto Importante: “Aquel que tiene al Hijo tiene la vida; aquel que no tiene al Hijo
de Dios no tiene la vida.” (Versículo 12.

Este pasaje enseña:

 Dios nos ha dado vida eterna y esta vida está en Su Hijo Jesucristo.
 La manera de poseer la vida eterna es poseer al Hijo de Dios
 Dos asuntos importantes deben ser preguntados y respondidos:
 ¿Porque es necesario poseer al Hijo de Dios para tener vida eterna?
 ¿Cómo puede una persona poseer o tener al Hijo de Dios?

El Problema de
La Separación del Hombre de Dios

De acuerdo a Romanos 5:8, Dios demostró Su amor por nosotros a través de la muerte de
Su Hijo. ¿Porque Cristo tuvo que morir por nosotros? Porque la Escritura declara a todos
los hombres como pecadores. Todos somos pecadores. “Pecar” quiere decir errar en el
blanco. La Biblia declara que todos hemos pecado y no podemos alcanzar la Gloria de
Dios. En otras palabras, nuestro pecado nos separa de Dios quien es perfecta santidad
(rectitud y justicia) y Dios debe por lo tanto juzgar al hombre pecador.

Romanos 5:8 Pero Dios demostró Su amor hacia nosotros, en que siendo aun pecadores,
Cristo murió por nosotros.

Romanos 3:23 porque todos han pecado y no pueden alcanzar la Gloria de Dios...

Habacuc 1:13a Tus ojos son demasiado puros para aprobar la maldad, Y Tú no puedes ver
la maldad favorablemente.

Isaías 59:2 Pero tus iniquidades han hecho separación entre tú y tu Dios, y tus pecados han
Escondido Su rostro de ti, para que El no escuche.
El Problema de la
Inutilidad de las Obras del Hombre

Le Escritura también enseña que ninguna cantidad de bondad humana, esfuerzo humano,
moralidad humana, o actividad religiosa puede ganarse la aceptación de Dios o llevar a
alguien al Cielo. El hombre moral, el hombre religioso, y el inmoral y el no-religioso están
todos en el mismo bote. Todos están caídos de la Gloria de Dios (de la Perfecta Justicia de
Dios.) Después de discutir sobre el hombre inmoral, el hombre moral, y el hombre religioso
en Romanos 1:18-3:8, el apóstol Pablo declara que tanto Judíos como Griegos están bajo
pecado, que, “no hay ningún justo, ni uno siquiera” (Ro. 3:9-10), y que “todos han pecado y
caído de la Gloria de Dios” (Ro. 3:23.

Además de esto están las declaraciones de los siguientes versículos de la Escritura:

Efesios 2:8-9 Por gracia han sido hechos salvos a través de la fe; y esto no de ustedes, es el
regalo de Dios; 9 no como resultado de las obras, para que nadie se jacte.

Tito 3:5-7 Él nos salvó, no sobre la base de obras que hayamos hecho justamente, sino de
acuerdo a Su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el
Espíritu Santo, 6 el cual Él derramó ricamente sobre nosotros a través de Jesucristo nuestro
Salvador, 7 para que habiendo sido justificados por Su gracia podamos ser hechos
herederos de acuerdo a la esperanza de la vida eterna.

Romanos 4:1-5 ¿Qué podríamos decir que Abraham, nuestro progenitor según la carne, ha
encontrado? 2 Porque si Abraham fue justificado por obras, tiene de que jactarse, pero no
delante de Dios. 3 Por qué, ¿qué dice la Escritura? “Y Abraham creyó a Dios, y se le fue
contado por justicia.” 4 Ahora a aquel que obra, su salario no se le cuenta como favor, sino
como deuda. 5 Pero a aquel que no obra, sino que cree en El que justifica al impío, su fe le
es contada como justicia,
Ninguna cantidad de bondad humana es tan Buena como Dios. Dos es infinito o justicia
perfecta. A causa de esto, Habacuc 1:13 nos dice que El no puede tener comunión con
nadie que no posea perfecta justicia. A fin de ser aceptado por Dios, debemos ser tan
buenos como Dios es. Delante de Dios, todos estamos desnudos, indefensos, y sin
esperanza en nosotros mismos. Ninguna cantidad de una buena vida nos lleva al cielo o nos
da la vida eterna. ¿Cuál es entonces la solución?

La Solución de Dios para el Problema del Hombre

Dios no es solamente perfecta santidad (cuyo carácter santo nosotros nunca podremos
alcanzar por nosotros mismos o por medio de nuestras obras de justicia) sino que Él es
también perfecto amor y todo gracia y misericordia. Debido a Su amor y gracia, El no nos
ha dejado sin esperanza y solución.

Romanos 5:8 Pero Dios demuestra Su amor hacia nosotros, en que aunque nosotros éramos
pecadores, Cristo murió por nosotros.

Estas son las Buenas Nuevas de la Biblia—el mensaje del evangelio. Es el mensaje del
regalo del propio Hijo de Dios quien se hizo hombre (el Dios-hombre), vivió sin pecado,
murió en la cruz por nuestro pecado, y fue levantado de la tumba probando tanto que Él es
el Hijo de Dios como asimismo el valor de Su muerte por nosotros como nuestro sustituto.

Romanos 1:4 quien fue declarado Hijo de Dios con poder por la resurrección de los
muertos, de acuerdo al Espíritu de Santidad, Jesucristo nuestro Señor. ,

Romanos 4:25 El cual fue entregado por nuestras transgresiones, y levantado para nuestra
justificación.

2 Corintios 5:21 Él hizo lo a Él, quien no conoció pecado el ser pecado a favor de nosotros,
para que nosotros podamos llegar a ser justicia de Dios en Él.
1 Pedro 3:18 Porque Cristo también murió por los pecados de una sola vez, el justo por lo
injusto, a fin de que Él nos lleve a Dios, habiendo sido colocado a muerte en la carne, pero
vivificado en Espíritu.

La Pregunta más Importante

¿Cómo entonces recibimos al Hijo de Dios para que podamos cruzar el abismo y tener la
vida eterna que Dios nos ha prometido? ¿Cuál es el punto para nosotros ahora?

Juan 1:12 Pero a los que lo recibieron, a ellos les dio el derecho de ser hijos de Dios, {aún}
a aquellos que creen en Su nombre.

Juan 3:16-18 Porque Dios amó tanto al mundo, que dio Su único Hijo engendrado, para que
cualquiera que crea en El no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió al
Hijo al mundo a juzgar el mundo, sino para que el mundo sea salvo a través de Él. El que
en él cree no es juzgado; el que no cree ya ha sido juzgado, porque no han creído en el
nombre del único Hijo de Dios.

Debido a lo que Jesucristo logro por nosotros en la cruz, la Biblia dice “El que tiene el hijo
tiene la vida.” Nosotros podemos recibir al Hijo, Jesucristo, como nuestro Salvador por
nuestra fe personal, confiando en la persona de Cristo y en Su muerte por nuestros pecados.

Esto significa que todos nosotros debemos venir a Dios del mismo modo— como
pecadores que reconocen su pecaminosidad, que repudian cualquier forma de obras
humanas para la salvación, y confían totalmente en Cristo únicamente por fe de una manera
total para nuestra salvación. Si le gustaría recibir y confiar en Cristo como su personal
Salvador, puede expresar su fe en Cristo por medio de una simple oración como esta:

Querido Dios, sé que soy un pecador y que nada de lo que hago puede hacerme ganar el
cielo o la vida eterna. Creo que Jesucristo murió por mí y se levantó de la tumba. Ahora
mismo lo recibo como mi Salvador personal confiando solamente en El como mi único
camino al cielo. Gracias por darme la vida eterna a través de la fe en tu Hijo. Amen