You are on page 1of 12

Flora y Fauna de Inglaterra

En las características de la flora y la fauna de Inglaterra se debe aclarar que le factor


fundamental para el desarrollo de las especies tanto vegetales como animales, por las
diferentes condiciones de terreno las Highlands y Lowlands hay diferentes ecosistemas en
donde predominan los bosques templados, los pantanos y marismas.

La vegetación de Inglaterra en muy diversa esto se debe a que Inglaterra posee un clima
templado oceánico, lo cual convierte a este país en un espacio propicio para dar vida a una
gran diversidad de flora y fauna terrestre y acuática. Este abanico de flora y fauna hace de
Inglaterra un sitio único en el mundo.

Fuente: foto

Algunas de las especies características de Inglaterra en lo que se refiere a su flora son


roble, el olmo y el haya, se dice que antes en las Isla británicas había una gran cantidad de
bosques en donde predominaban estas especies, pero en el año 2000 tras un alarmante
estudio se estableció que solo quedaba el 10% del patrimonio de flora, según se concluyo
las causas es la tala descontrolada y el crecimiento de las ciudades.
La fauna en el Reino Unido es también muy variado se caracterizan con la presencia de
algunos mamíferos como: zorros, conejos, ciervos y erizos, pero no abundan ni los reptiles
ni los anfibios, también las especies de aves son muy importantes ya que en Inglaterra se
han descubierto 230 especies diferentes, aunque también se encuentran amenazadas por la
costumbre británica de la caza, así como también con la destrucción de los ecosistemas en
donde residen.

Contenidos [Ocultar]

 1 Flora de Inglaterra
 2 Fauna de Inglaterra
o 2.1 Fauna acuífera de Inglaterra
 3 Preservación del hábitat de la fauna de Inglaterra
o 3.1 Compártelo:
o 3.2 Relacionado

Flora de Inglaterra

Actualmente, se estima que la flora de Inglaterra está compuesta por casi tres mil
especies de plantas; de este total se calcula que 250 son de naturaleza casual, esto significa
que no son propias del lugar y que tampoco fueron implantadas, sino que su origen fue de
índole esporádica. Por otro lado, más de mil cuatrocientas especies son propias de la región
y el resto se considera que fueron introducidas entre el siglo XV y siglo XVI en Inglaterra.
El origen de la flora inglesa ha dado como resultado una gran variedad de especies que se
encuentra dispersa a lo largo de todo el país.

La flora de Inglaterra se conforma principalmente por cinco áreas naturales: las praderas
de montaña, las turberas, los páramos verdes, los bosques y las landas. En el suroeste
de Inglaterra, se preservan la mayoría de bosques; algunos de estos paisajes naturales (las
landas, las praderas de montaña y las turberas) se extienden a otras naciones del Reino
Unido como Escocia y Gales. Las landas son la formación vegetal más común en
Inglaterra, esto se debe a la humedad del suelo, por eso es frecuente ver campos repletos de
arándanos y brezos; estos paisajes únicos de Inglaterra han servido de inspiración para
grandes escritores ingleses como William Shakespeare.
Las regiones costeras occidentales del Reino Unido y las Lowlands, parte esencial del
relieve de Inglaterra, acogen principalmente a las turberas, estas cuencas están repletas de
vegetación y, en tiempos donde la humedad aumenta llega a tener un espesor de casi seis
metros; las turberas no son un paisaje único de Inglaterra, también se encuentra en Escocia
e Irlanda del Norte.

El clima templado que predomina en todo el Reino Unido ha influido a que haya una gran
variedad de flora al interior de Inglaterra, el ecosistema se compone principalmente de tres
áreas: ciénagas, bosques templados y pantanos. Los árboles más comunes en estas
regiones con el alerce, abedul, haya, pino, olmo, abeto, fresno y roble. Las colinas
inglesas están conformadas principalmente por setos de arbustos y bosques de hayas;
asimismo, la presencia de especies como la lavanda de mar son muy comunes en estas
zonas. Las especies dominantes de árboles en Inglaterra son el roble y el haya.
Tras las especies más famosas como el haya y el roble, sobresalen los bosques repletos de
árboles considerados de rápido crecimiento como el pino y alerce. Estos árboles también se
utilizan en los campos agrícolas para cercar las zonas de los plantíos, se suelen utilizar estas
especies porque no absorben demasiada agua y sus raíces no dañan los cultivos.

Cabe señalar que, al inicio del siglo XXI, muchos bosques donde yacía una gran cantidad
de coníferas y árboles caducifolios, sólo ocupaban el 10 por ciento del total del territorio
inglés. Esta situación fue causada por el crecimiento urbano desmesurado, la deforestación
y la tala descontrolada de árboles. Por esta razón, actualmente, grandes metrópolis de
Inglaterra como York, Manchester, Oxford y Liverpool sólo están rodeadas por plantas con
flores y pasto. Algunos ejemplares de árboles han sido plantados en algunos parques
públicos para fungir como pulmones verdes en las grandes ciudades.
Ante esta preocupante situación, el gobierno Inglés ha puesto en marcha diversos
programas para rescatar y conservar diversos ecosistemas; para aumentar la flora en
Inglaterra se ha previsto reforestar los campos que antes eran utilizados para fines agrícolas
y reimplantar la vegetación autóctona de los diversos condados de Inglaterra. Para
aumentar la presencia de la flora cerca de las ciudades más importantes de Inglaterra, se ha
enfatizado en el cultivo de más especies en parques y jardines públicos como el Chelsea
Physic Garden (jardín dedicado al cultivo de plantas medicinales), el Jardín de la Real
Sociedad de Horticultura en Wisley y el Sheffield Park Garden.

Fauna de Inglaterra

Como resultado del cambio climático y del rápido proceso de urbanización que ha sufrido
Inglaterra desde la Revolución Industrial, el ecosistema de la fauna silvestre ha sufrido
cambios drásticos que han mermado seriamente el número de especies y, en ocasiones,
han provocado la extinción de algunos ejemplares. Lamentablemente, sobrevive en
Inglaterra una cantidad reducida de mamíferos de gran tamaño como el oso pardo y el
ciervo rojo.
La fauna terrestre más popular de Inglaterra se encuentra presente en los parques, en
estos lugares es común observar puercoespines, topos, cernícalos, tejón, comadreja,
carboneros, ardillas, ciervos, tejones, paros, gamos y alionines. Los gamos se localizan
especialmente en el distrito de Trafford (al Noroeste de Inglaterra). Los mamíferos que
están presentes en la mayoría del territorio inglés son los erizos, musarañas, conejos,
comadrejas, ratones, zorros y ciervos.

En tanto, los lobos y linces son especies que se han extinguido de las tierras inglesas, ya no
queda un solo ejemplar, aunque el gobierno está trabajando para reintroducirlos en áreas
controladas y lejos de los cazadores furtivos. Las proyecciones al respecto son positivas, ya
que hace un par de años, aves como las águilas y roedores acuáticos como los castores
fueron reinsertados en nuevos ecosistemas vigilados tras ser erradicados de Inglaterra. La
esperanza de vida para estas especies es cada vez más positiva, ya que los refugios
construidos para estos animales cuentan con las políticas necesarias para preservarlas.
No todos los animales en Inglaterra viven en reservas naturales, hay algunas especies que
se han adaptado satisfactoriamente al entorno citadino, un claro ejemplo de ello es el zorro
rojo. Estos mamíferos son fácilmente localizables en la capital de Inglaterra, Londres, en
esta metrópoli la población de zorros se estima en 10,000 ejemplares.

Por otro lado, la fauna de Inglaterra también incluye aves costeras como verderones,
ostreros y gaviotas. Estas especies se encuentran principalmente en los puertos de Poole,
Liverpool (la ciudad de The Beatles), Londres y Portland; asimismo esta fauna es un
distintivo especial de ciudades como Dover y Portsmouth.
Hoy día, se estima que en Inglaterra existen, aproximadamente, 230 especies aviarias y 22
000 tipos de insectos que mantienen el equilibrio ecológico en el país. Los insectos
ingleses más populares son la mariposa del abedul, el abejorro común, el caballito del
diablo azul y la mariquita de dos puntos. Sin embargo, la población de insectos ha reducido
considerablemente debido a la destrucción de bosques y la tala inmoderada; se espera que
esta situación mejore con los programas de reforestación en zonas aledañas a las ciudades
más importantes de Inglaterra.

Fauna acuífera de Inglaterra

La última glaciación (Würm), que provocó la creación del Canal de la Mancha y que divide
a Inglaterra de Francia, fue por mucho tiempo el hábitat de muchas especies acuáticas. Las
aguas del Mar del Norte, el Canal de la Mancha y del Océano Atlántico rodean a Inglaterra,
en estas zonas acuíferas la fauna es muy diversa, podemos encontrar muchas especies
marinas como la raya con aguijones, la alcotana, el bacalao, la raya lija (también
llamada raya espinosa), la barbada, el pez-espada, el arenque, el merlán, la lobina, el
rodaballo, el múgil, el mero, la velona, el lenguado, el escombro, la platija, la anguila de
arena, el hipogloso, el rebenque, el gobio moteado, el róbalo y el tiburón.
En tanto, los ríos ingleses más famosos de Inglaterra como el Támesis y Mersey,
representan el hogar de diversas especies que conforman la fauna de este país inglés. Estas
corrientes de agua son el hábitat de aves acuáticas, anfibios y reptiles (serpientes, ranas y
sapos,); así como de más de 40 peces de agua dulce.

Al igual que la fauna terrestre de Inglaterra, la fauna de agua dulce y salina ha sufrido
daños en su hábitat. A raíz de la explotación de yacimientos de petróleo en algunas zonas
del Mar del Norte, a la contaminación de las aguas, las construcciones subacuáticas como el
Eurotúnel que conecta a Inglaterra con Francia y la extracción de arena; algunas especias
han mermado su número de ejemplares como es el caso del tiburón y la foca gris.
Los expertos en el cuidado del medio ambiente, advierten que la explotación de los
recursos naturales debe hacerse de manera sostenible, de lo contrario, esto podría conllevar
a la desaparición de más especies animales y generar un severo daño ecológico.

Preservación del hábitat de la fauna de Inglaterra

Recientemente, el Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales


del Reino Unido (DEFRA), realizó una investigación sobre los animales que se han
extinto en Inglaterra durante el siglo XX y XXI, los resultados arrojados afirman que 100
especies animales han sido exterminadas. Las especies que han desaparecido,
principalmente, a causa de la cacería furtiva y de la pérdida de su hábitat son los
Passeriformes (pájaros cantores). Por dicha razón, el gobierno ha enfatizado en la
reforestación de bosques.
Por otro lado, existen programas dedicados a reintroducir especies a los bosques y parques
reforestados. El Wild Otter Trust es un programa que se puso en práctica en Inglaterra hace
un par de años, el objetivo es reintroducir a las nutrias en los cauces ingleses. Este
proyecto busca generar consciencia ambiental en los habitantes del condado de Durh,
para ello se apela a la participación, información y educación ciudadana.

El gobierno inglés ha aprovechado las virtudes del Distrito de los Lagos para reintroducir
aves populares de Inglaterra como las golondrinas. Este espacio es propicio para dicho
objetivo, ya que cuenta con lagos y montañas que sirven como residencia de una gran
variedad de aves, insectos y roedores.
A nivel terrestre, el ser humano ha cazado de manera indiscriminada diversas especies
animales que obstruían el desarrollo urbano de alguna zonas en Inglaterra, esta situación
provocó la extinción de animales como el jabalí, el lobo y oso pardo. En los últimos
años, se han puesto en práctica diversos programas de biodiversidad para reintroducir en
aéreas protegidas al jabalí.

Si bien, otras especies animales no están en peligro de extinción, sí han tenido que
adaptarse a los nuevos entornos construidos por el hombre. Las palomas torcaz, las ratas
de campo y los zorros han migrado a los alrededores de las grandes urbes para poder
sobrevivir.