You are on page 1of 5

I.

COHECHO ACTIVO GENÉRICO

Señala en el artículo 397 del Código Penal, lo siguiente:

“El que, bajo cualquier modalidad, ofrece, da o promete a un

funcionario o servidor público donativo, promesa, ventaja o beneficio

para que realice u omita actos en violación de sus obligaciones, será

reprimido con pena privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor

de seis años, inhabilitación, según corresponda, conforme a los incisos

1, 2 y 8 del artículo 36; y, con trecientos sesenta y cinco a setecientos

treinta días-multa.

El que bajo cualquier modalidad, ofrece, da o promete donativo,

ventaja o beneficio para que el funcionario o servidor público realice u

omita actos propios del cargo o empleo, sin faltar a su obligación, será

reprimido con pena privativa de libertad no menor de tres ni mayor de

cinco años; inhabilitación, según corresponda, conforme a los incisos

1, 2 y 8 del artículo 36; y, con trescientos sesenta y cinco a setecientos

treinta días-multa”.

Esta figura penal es la que históricamente se ha conocido con el nombre

de “delito de soborno”, además es designada así en otras legislaciones.

Es de carácter genérico ya que el sujeto activo del delito es indeterminado,

así también los destinatarios de la acción sobornante. Por lo tanto, no es

un delito especial propio o impropio, “ya que quien lo comete no es

necesariamente el funcionario o servidor, sino un sujeto indeterminado”.

Podemos asegurar que se trata de un delito común, porque “cualquier

persona puede ser autor de este hecho punible. No se exige alguna

condición especial o cualidad personal en el agente”. (Salinas, 2016, pág.


594) . La finalidad del agente con su actuar es trascedente para tipificar el

delito. El centro de la atención de la norma penal está colocado en la

conducta de un sujeto indeterminado que trata o soborna, y no en la

conducta del funcionario o servidor público. Se tipifica el cohecho activo

propio y activo impropio en su modalidad de comisión u omisión.

Este delito admite el cohecho activo propio (primer párrafo del artículo

397) y el cohecho activo impropio (segundo párrafo del artículo 397). En

ambos casos los verbos rectores que configuran comportamientos típicos

son ofrecer, dar o prometer al funcionario o servidor uno o varios

mecanismos corruptores para que haga u omita algo en violación de sus

obligaciones (cohecho activo propio) o para que haga u omita un acto

propio de sus funciones (cohecho activo impropio). Es decir, este delito se

configura cuando el sujeto activo, “bajo cualquier modalidad o medio,

ofrece, da o promete a un funcionario o servidor público donativo,

promesa, ventaja o beneficio con la finalidad que realice u omita actos en

violación de sus obligaciones funcionales normales”. (Salinas, 2016, pág.

595). Así también, se configura cuando el sujeto activo, con la finalidad

que el funcionario o servidor público sin faltar a sus obligaciones normales,

realice u omita actos propios de su cargo o empleo, sin faltar a su

obligación, bajo cualquier modalidad o medio le ofrece, da o promete

donativo, ventaja o beneficio.

El cohecho activo “se halla caracterizada por la existencia de una

específica relación de complementariedad entre el sujeto activo y su

contraparte, el funcionario o servidor público que acepta el mecanismo

corruptor y que, como consecuencia de ello, configura también la


existencia del delito de cohecho pasivo” (Rojas, 2017, pág. 369) . El

objetivo del actuar del sujeto activo es ser favorecido en el desarrollo de

los actos funcionales.

I.1 BIEN JURIDICO PROTEGIDO

El bien jurídico genérico es el correcto y normal funcionamiento de la

administración pública. En cambio, el bien jurídico especifico radica en la

protección al ejercicio regular de las funciones públicas contra los actos

de sujetos diversos que intentan corromper a los sujetos públicos, es

decir, garantizar a través de la amenaza penal, el respeto que se debe al

desarrollo funcional de la administración pública. De ello deriva la

protección de los deberes que nacen del cargo, función o atribuciones con

la consiguiente fidelidad hacia la administración pública a la que están

obligados funcionarios y servidores públicos con la evidente finalidad que

al momento de desarrollar sus funciones lo realicen con toda

imparcialidad. (Salinas, 2016, pág. 605)

I.2 TIPICIDAD OBJETIVA Y SUBJETIVA

I.2.1 SUJETO ACTIVO

El delito de cohecho activo genérico es un delito común. Puede ser

perfeccionada por cualquier persona (persona indeterminada) un

particular, otro funcionario o servidor público, un representante de persona

jurídica. En caso del “funcionario o servidor público que trata de corromper

a otro funcionario o servidor no ha sido expresamente previsto por el

Código Penal, pero resulta subsumible también en la redacción del

artículo 397 Código Penal, que para referirse al sujeto activo emplea el
indeterminado “el que””. (Rojas, 2017, pág. 371) En suma no se exige

que el agente tenga alguna calidad o cualidad especial. El sujeto activo

puede actuar en su calidad de autor directo, autor mediato o coautor.

I.2.2 SUJETO PASIVO

El sujeto pasivo es el Estado por ser el único titular del bien jurídico

protegido tanto a nivel genérico como especifico.

Este delito de estricta naturaleza comisiva es netamente doloso. El sujeto

activo debe obrar con voluntad propia y conociendo que está

corrompiendo o intentando corromper al funcionario o servidor a fin de que

le favorezca en sus actos o decisiones funcionales. “La finalidad puede

ser para que actué, realice u omita o prescinda de un acto oficial al que

está obligado en violación de los deberes del cargo o función, o con la

finalidad que realice u omita actos propios de su cargo o empleo sin faltar

a su obligación funcional”. (Salinas, 2016, pág. 605) Todo bajo los efectos

corruptores del donativo, promesa, ventaja o beneficio. Solo es posible el

dolo directo, no es posible que alguna conducta de cohecho activo

genérico se materialice con dolo eventual.

I.3 CONSUMACION Y TENTATIVA

Tal como ya lo dejamos expresado al desarrollar los comportamientos

delictivos del cohecho activo genérico, todos los supuestos o hipótesis

delictivas que tipifica como delito el artículo 397 del Código Penal, son de

mera o simple actividad. Se consuman o perfeccionan en el mismo

momento que el agente, con la finalidad de corromper al sujeto público,

directa o indirectamente, le ofrece, entrega o promete donativo, promesa,


ventaja o beneficio. Se consuman instantáneamente. (Salinas, 2016, pág.

607) Basta que la acción típica llegue a conocimiento del sujeto público

para dar por perfeccionado el delito. Que el sujeto público no acepte o

acepte el medio corruptor es irrelevante a efectos de afirmar o descartar

la corrupción activa, pero si es importante para calificar la conducta del

funcionario o servidor y determinar que es ajustada a derecho o

reconducible por el tipo penal de cohecho pasivo mediante aceptación. La

tentativa resulta factible sin dificultades en la modalidad de resultado

material de cohecho activo, que se expresa con el verbo rector “da”

(Rojas, 2017)

I.4 PENALIDAD

El cohecho activo propio: 4 a 6 años de pena privativa de libertad más

inhabilitación, conforme a lo dispuesto por el articulo 36 (incisos 1,2 y 8)

del Código Penal. Asimismo, se ha previsto una pena de multa de 365 a

730 días- multa para quienes cometan este delito. El cohecho activo

impropio: 3 a 5 años de pena privativa de libertad, más pena de

inhabilitación. Asimismo, se ha previsto una pena de multa de 365 a 730

días-multa para los que cometan este delito.

BIBLIOGRAFÍA

 Rojas, F. (2017). Delitos contra la administración pública cometidos por

los funcionarios públicos. Lima: Nomos y Thesis.

 Salinas, R. (2016). Delitos contra la administracion pública. Lima: Iustitia.