You are on page 1of 4

2

El Señorío
Por lo tanto, que todos en Israel sepan sin lugar a dudas, que

¡Dios lo ha hecho tanto Señor como Mesías!

Hechos 2:36

Jesús es mencionado como “Señor” 92 veces en el libro de


Hechos y 747 veces en todo el Nuevo Testamento, mientras
que es mencionado como “Salvador” solamente dos veces en
Hechos y 24 veces en el Nuevo Testamento. El énfasis bíblico
15
es más fuerte y superior en el concepto del Señorío. Señor

Aceptar el señorío es esencial para la salvación

El comienzo de la salvación es el reconocimiento del señorío


de Cristo. Confesar que Jesús es el Señor implica una sumisión
a su señorío en cada área de la vida. Si Jesús no es Señor de
todo, entonces Él no es Señor de nada. No tenemos la opción
de recibirlo como Salvador si no lo aceptamos como Señor. La
Salvación es una propuesta de todo o nada.

Romanos 10:9

es el Señor y crees en tu corazón que


Dios lo levantó de los muertos, serás salvo.

EL SEÑORÍO EXIGE OBEDIENCIA

Cualquiera que proclama que Cristo es su Señor, debe hacer


lo que Cristo dice. La fe mental y la confesión vacía no son

Lucas 6:46

Así que, ¿por qué siguen llamándome


“¡Señor, Señor!” cuando no hacen lo que digo?

16
Mateo 7:21

No todo el que me llama: “¡Señor,


Señor!” entrará en el reino del cielo.
Sólo entrarán aquellos que verdaderamente
hacen la voluntad de mi Padre que está
en el cielo.

EL SEÑORÍO SE INICIA EN EL CORAZÓN

leyes religiosas y tradiciones. El Señorío es algo del corazón,


comienza como una sumisión interna del corazón. Si esto es
genuino, eventualmente se manifestará en una obediencia
visible.

1 Pedro 3:15a

En cambio, adoren a Cristo


como el Señor de su vida.

EL SEÑORÍO ES UN ANDAR CONTINUO

Nosotros empezamos nuestra vida cristiana reconociendo


que Jesús es Señor. Debemos de continuar caminando bajo su
Señorío por el resto de nuestras vidas. El señorío no es tener
una sola experiencia con Dios, sino desarrollar un caminar con
Dios para toda la vida. Cuanto más lo conocemos, más nos
sometemos a Él.

17
Colosenses 2:6

Por lo tanto, de la manera que recibieron a Cristo Jesús como


Señor, ahora deben seguir sus pasos.

APLICACIÓN PERSONAL:

• ¿Qué áreas de tu vida no has sometido todavía al Señorío de


Dios?

• ¿Tus relaciones están bajo su Señorío?

• ¿Tu tiempo está sometido a su Señorío?