You are on page 1of 6

ESGUINCE

Podemos definir el esguince como el desplazamiento momentáneo de las superficies articulares.


A grandes rasgos, es una luxación que, sin llegar a perder la congruencia de las caras articulares, sí
presenta un mínimo desplazamiento de la unión articular durante un breve espacio de tiempo,
retornando inmediatamente a su posición original. Se trataría de una torcedura articular
traumática, que es dolorosa y produce inflamación en la zona afectada (tobillo, rodilla, dedos…).
El esguince de tobillo es el más frecuente.

Durante esta fracción de segundo, en la que el arco de movilidad articular se ve superado más allá
de los límites de su rango, los ligamentos y estructuras de fijación de la articulación sufren un
sobreesfuerzo que se traduce en distensión, rotura e incluso arrancamiento.

Por su parte, el sistema vascular y el tejido conectivo también se verán afectados, en mayor o
menor medida, dando como resultado posibles derrames internos y edemas, respectivamente.
Por tanto, la gravedad y consecuencias del esguince van a depender de la energía del
traumatismo y de la fuerza o consistencia que tuviera dicha articulación.

Es un tipo de lesión muy frecuente, sobre todo en gente joven por la práctica deportiva debido a
una mala pisada, mal movimiento o al uso de calzado inadecuado; pero también se observa en
otras épocas de la vida donde la menor agilidad o la debilidad de las articulaciones pueden
originar riesgo para padecerlo. Ocasiona un buen número de consultas médicas y, aunque no son
un trastorno grave, suele generar costes sociosanitarios por el absentismo laboral que provocan.

TIPOS MÁS COMUNES

Esguince de tobillo

1. Causas: normalmente el esguince de tobillo es una lesión que se produce de manera


fortuita por un mal movimiento o un accidente a la hora de hacer la pisada en el suelo. La
esencia del esguince de tobillo es el estiramiento del ligamento por encima de su límite de
elasticidad, lo que provoca su distensión, desgarro o rotura, según la violencia con la que
se sobrepase ese límite.

Factores como un calzado inadecuado con suela alta o poco ajustado, terreno irregular, debilidad
de los grupos musculares protectores de la articulación o fatiga pueden propiciar la aparición del
esguince de tobillo.

2. Síntomas: suelen ser inconfundibles, el propio movimiento de torcedura de tobillo al


lesionarnos y la posterior posición de dolor y protección son los primeros síntomas. A
nivel de diagnóstico los síntomas son:

 Dolor intenso de la articulación con la consecuente limitación funcional, no poder apoyar


el pie, andar o no poder hacer ligeros movimientos. A más grave la lesión más dolor e
imposibilidad funcional conllevará.
 Inflamación de la zona afectada: suele ser lo más llamativo de esta lesión. Tal hinchazón
no conlleva deformidad o desplazamiento de partes óseas de la articulación, es lo que
diferencia el esguince de una luxación o fractura.
 Aparición de hematomas: es menos frecuente, pero se suele dar en los casos en los que
se rompe algún vaso sanguíneo. Este hematoma puede desplazarse y extenderse a otras
zonas del pie a causa del movimiento de los efluidos de la lesión por el tejido conectivo.
Por eso es normal que el primer día el hematoma ocupe sólo la zona lesionada y a los 2-4
días se haya extendido por parte del pie. También el color irá cambiando de morado a
tonos más amarillos y verdosos conforme el hematoma vaya desapareciendo.
 Calor local: la zona lesionada está caliente como consecuencia de la inflamación y la
mayor afluencia de sangre a la zona.
 Alteración de la sensibilidad localizada en la zona del ligamento lesionado.

3. Primeros auxilios para esguinces

 Apoya la extremidad lesionada. Tu médico te recomendaría no poner ningún peso sobre


la zona lesionada durante 48 horas. Sin embargo, no evites todas las actividades. Incluso
con un esguince de tobillo todavía podrás ejercitar otros músculos para minimizar la
pérdida de tus condiciones físicas. Por ejemplo, puedes utilizar una bicicleta de ejercicios
donde se puedan realizar ejercicios de brazos, trabajando tanto con los brazos como con
la pierna no lesionada, mientras que tu tobillo lesionado puede estar descansando en la
otra parte de la máquina. De esa forma, consigues realizar un ejercicio para estas tres
extremidades y mantener una buena forma cardiovascular.
 Pon hielo en el área. Usa una compresa fría, un baño de lodo o de una funda de
compresión llena de agua fría para ayudar a limitar la hinchazón después de una lesión.
Trata de enfriar la zona tan pronto como sea posible tras la lesión y continua con el hielo
de 15 a 20 minutos, de cuatro a ocho veces al día durante las primeras 48 horas o hasta
que mejore la inflamación. Si utilizas hielo, ten cuidado de no utilizarlo demasiado
tiempo, ya que esto podría causar daño a los tejidos.
 Comprime la zona con una venda elástica o un vendaje. Las envolturas o los manguitos de
compresión fabricados con neopreno elástico son los mejores.
 Eleva la extremidad lesionada por encima del corazón si es posible para ayudar a prevenir
o limitar la hinchazón.

Después de dos días, empieza a usar el área lesionada poco a poco y sin hacer esfuerzos. Debes
sentir una mejora gradual y progresiva. Sobre los analgésicos como el ibuprofeno y el
paracetamol, pueden ser útiles para controlar el dolor durante el proceso de curación.

4. Diagnostico

Los esguinces de tobillo se pueden diagnosticar de manera bastante sencilla dado que son
lesiones comunes. Es muy sugestiva la ubicación del dolor en la parte externa del tobillo con
sensibilidad e hinchazón en un paciente que tiene inversión del tobillo. En estos pacientes, las
radiografías normales también sugieren que el hueso no se ha quebrado y, en cambio, los
ligamentos del tobillo se han desgarrado o esguinzado.

No obstante, es muy importante no considerar cualquier lesión como un esguince de tobillo


porque también pueden ocurrir otras lesiones. Por ejemplo, se pueden desgarrar los tendones
peroneos mencionados. También puede haber fracturas en otros huesos en torno al tobillo, como
el quinto metatarsiano y la parte anterior del calcáneo. En casos muy graves, se puede justificar
una resonancia magnética (RM) para descartar otros problemas en el tobillo, como daño al
cartílago. Una RM normalmente no es necesaria para diagnosticar un esguince.

Esguince del pulgar

1. causas

La razón principal por la violación de la integridad del dedo es directamente trauma, este
mecanismo se llama el daño directo. mecanismo de fractura indirecta no sucede tan a menudo, es
decir, cuando las diferentes partes de la falange, las fuerzas hacen que la lesión no sucede en un
lugar de la presión y la espina central.

2. síntomas

probable:

• Aparece en el sitio de la lesión edema local

• dolor

• preservación del miembro está en posición

• colocar lesión enrojecida

• incapacidad para mover un dedo

• el lugar de la piel lesionada está caliente

fiable:

• piel sobre el sitio de la lesión agrietada

• la forma del hueso alterado visualmente

• las extremidades dañadas manos rotas visualmente más cortos

3. Primeros auxilios

Descansa el pulgar durante al menos 48 horas. Un esguince ocurre cuando un músculo se estira y
desgarra, así que los músculos del pulgar necesitan tiempo para sanar. Levantar objetos pesados
o doblar el dedo pulgar puede agravar la lesión.

Aplica una bolsa de hielo inmediatamente después de la lesión. Pon el pulgar en hielo durante 20
minutos, quita la bolsa de hielo durante 20 minutos, luego vuelva a aplicarla. Continúa con este
régimen de terapia de frío durante las primeras 48 horas de la lesión. La terapia de la bolsa de
hielo reduce la temperatura en el sitio de la lesión y reduce la hinchazón.

Usa una envoltura o un aparato ortopédico en el pulgar lesionado. Aplica compresión alrededor
de los músculos lesionados para estabilizar e inmovilizar el pulgar. Esto cura el esguince, al limitar
el movimiento y reducir la acumulación de líquido. Un vendaje envolvente suele ser suficiente
para un esguince en el pulgar, pero si el esguince es grave, tu médico podría recomendarte una
férula en espiga, que inmoviliza el pulgar completamente.
Eleva el dedo pulgar. Esto reducirá la dolorosa hinchazón al permitir que el líquido drene lejos de
la lesión.

Toma un analgésico antiinflamatorio. El ibuprofeno o naproxeno reduce la hinchazón y la


inflamación y ayuda a los músculos a sanar más rápido.

4. Diagnostico

• Exploración física

• Radiografías para detectar fracturas

Para determinar si el ligamento está roto, y determinar la gravedad de la rotura, el médico pide a
la persona afectada que mueva el pulgar lesionado de varias maneras. A continuación, realiza
varias maniobras de exploración. A veces, antes de explorar el pulgar, inyecta un anestésico local
cerca del pulgar lesionado para que el examen sea menos doloroso. También puede examinar el
pulgar sano para compararlo con el pulgar lesionado.

Se toman radiografías desde distintos ángulos para detectar fracturas. Las radiografías se pueden
hacer a la vez que el médico aplica presión sobre el pulgar lesionado (técnica denominada
radiografía de estrés).

Esguince de muñeca

1. Causas

Las causas por las que se puede producir un esguince de muñeca son variadas, pero por lo
general, suele ser consecuencia de alguna caída, torceduras o contusiones que pueden llegar a
desplazar la articulación de su posición normal. Como resultado, los ligamentos que mantienen la
articulación de la muñeca pueden distenderse o romperse. Las causas del esguince de rodilla
suelen ser:

• Movimientos bruscos y excesivos. Es el más común cuando el esguince se produce


realizando deporte o un ejercicio físico en el que la persona cae y apoya su mano ejerciendo más
presión de la que puede soportar la articulación.

• Contusiones en la articulación de la muñeca. Se produce un golpe directo sobre la muñeca


que provoca los daños.

2. síntomas

• Dolor en la muñeca que puede variar.

• Dolor en la mano.

• Inflamación de la mano como consecuencia de la lesión en el ligamento.

• Hematomas que aparecen como consecuencia del golpe.

• Pérdida de movilidad por la inflamación y el dolor.

• Sensación de calor en la articulación.

• Entumecimiento en la mano y muñeca.


3. Primeros auxilios
 Evaluar la piel para detectar signos de moretones o sangrado, que pueden requerir
atención primaria o atención al asistir a la distorsión.
 Elevar la muñeca por encima del corazón del paciente. Esto reducirá el área de circulación
y, por lo tanto, comenzar a reducir la hinchazón. Esto es importante en caso de una
compresa fría no está disponible para ayudar en la reducción de la inflamación en la zona.
 Pida al paciente para mantener la muñeca inmóvil. A medida que la lesión en la muñeca
se encuentra todavía en la fase aguda es altamente susceptible a daño adicional y posible
rotura. Además, antes de que se determinó que no hay otras lesiones están presentes, es
importante no asumir que hay más lesiones o una posible ruptura presentes.
 Evaluar las acciones disponibles para materiales fríos, lo que conduciría a un efecto
antiinflamatorio tópico. Trate de encontrar un tejido exterior suave como una camisa, una
toalla o una toalla de papel. No use nada que pueda absorber rápidamente y se disuelve
en agua.
4. Diagnostico

El esguince de muñeca tiene fácil diagnóstico y este puede detectarse rápidamente acudiendo a
un centro médico. El médico observará la muñeca con el fin de detectar problemas de movilidad,
evaluar la intensidad del dolor y el grado de hinchazón que el paciente presenta. También se
podrá realizar una radiografía de la zona si fuera necesario para descartar cualquier rotura ósea.
Además, también puede realizarse una resonancia magnética en caso de sospechar que puede
haberse dañado otras partes de la mano.

Esguince de rodilla

1. Causas
 Realizar Movimientos bruscos en la rodilla.
 Golpes directos.
 Exceso o aumento repentino de ejercicio.
 Correr, saltar, parar o cambiar de dirección de forma repentina.
 Realizar actividades en donde la rodilla se extiende más de lo normal.
 Tropezar y caer sobre las rodillas mientras están dobladas.
 Ser lanzado violentamente al suelo.
 No calentar o realizar los ejercicios de estiramiento previos al ejercicio.
 No utilizar el equipo de protección adecuado para determinados deportes.
2. Síntomas
 Dolor continuo al caminar y/o al tacto que aparece en el momento del accidente.
 Disminución de la capacidad funcional (disminuye la movilidad articular provocando la
rigidez de esta).
 Inflamación y enrojecimiento de la zona.
 Hemorragia interna que causa la aparición de un hematoma (según el grado del
esguince).
3. Primeros auxilios
 Protege tu rodilla. Tan pronto como te lesiones la rodilla necesitas protegerla de un
daño mayor. Cuando ocurra el esguince, no muevas tu rodilla ni continúes con la
actividad que estabas realizando cuando te lastimaste. Esto solo hará que tu esguince
empeore. Si es posible, siéntate inmediatamente y alivia la presión de tu rodilla.
 Reposa tu rodilla. Dentro de las primeras 48 horas, lo más importante que puedes
hacer por tu rodilla es descansar. Esto le dará al ligamento tiempo para que sane y se
repare a sí mismo. Tu médico probablemente te dirá que te abstengas de cualquier
actividad tanto como sea posible en los días posteriores a tu lesión. Para lograrlo, es
posible que te dé muletas.
 Aplica hielo a tu rodilla. En los primeros días, debes aplicar hielo a tu rodilla para
ayudar a aliviar la inflamación y el dolor. Pon cubos de hielo o hielo picado en una
bolsa de plástico sellada. Envuelve la bolsa en una toalla o un paño. Luego, colócala
en tu rodilla durante 20 minutos a la vez. Puedes repetir este procedimiento de 4 a 8
veces al día.
 Venda tu rodilla. Para ayudar a reducir la hinchazón debes vendar tu rodilla los días
después de tu lesión. ¡Necesitas envolver tu rodilla con una venda elástica o una
banda! Sin embargo, asegúrate no hacerlo tan ajustado que cortes la circulación.

4. Diagnostico

 Prueba de estrés

 En algunas ocasiones, resonancia magnética nuclear

El médico sospecha un esguince de rodilla cuando el paciente presenta los síntomas


típicos (como hinchazón) y ha sufrido una lesión en la que sea probable que se produzca
un esguince.

A continuación, el médico comprueba la rotura de los ligamentos de la rodilla al mover la


pierna de cierta manera (lo que se denominan maniobras de exploración o pruebas de
estrés). Si las pruebas de estrés son demasiado dolorosas, el médico puede inyectar un
anestésico local en la articulación o administrar al paciente un sedante y/o un analgésico.
O pueden esperar unos días hasta que el dolor y la hinchazón disminuyen. Si la rodilla si es
muy dolorosa o rígida, se puede solicitar radiografías antes de las pruebas de estrés para
descartar que existan fracturas.

Algunas veces es necesario realizar una resonancia magnética nuclear (RMN).