You are on page 1of 9

Coleccion: Gaceta Civil - Tomo 24 - Numero 46 - Mes-Ano: 6_2015

No puede inscribirse la renuncia del único liquidador si es


que no se nombró a su reemplazante

[-]

SUMILLA

Si bien es cierto que no se puede obligar a persona alguna a ejercer un cargo que no
puede o no quiere desempeñar, también lo cierto es que tratándose de la renuncia del
liquidador de una persona jurídica, el presupuesto para la inscripción de la renuncia es
la inscripción conjunta del nombramiento del reemplazante. El sustento de ello es
porque la designación de forma conjunta a la renuncia de los reemplazantes, favorece
el proceso de liquidación. En caso de no efectuarse el nombramiento del o los
reemplazantes, no será posible cumplir con la finalidad del proceso de liquidación, lo
cual generaría que la sociedad quede sin representación.

JURISPRUDENCIA

TRIBUNAL REGISTRAL

RESOLUCIÓN Nº 633-2015-SUNARP-TR-L

Lima, 31 de marzo de 2015

Apelante : Tomás Gabriel Denegri Vargas

Título : N° 1003609 del 03/10/2014

Recurso : H.T.D. N° 402 del 05/01/2015

Registro : Sociedades de Lima

Acto : Renuncia de liquidador

Sumilla :
RENUNCIA DEL ÚNICO LIQUIDADOR DE UNA SOCIEDAD

“Para inscribir la renuncia del único liquidador de una sociedad es necesario que
conjuntamente se inscriba el nombramiento de su reemplazante”.

I. ACTO CUYA INSCRIPCIÓN SE SOLICI-TA Y DOCUMENTACIÓN


PRESENTADA

Mediante el título venido en grado de apelación se solicita la inscripción de la renuncia


de Mario Habaue Shinohara como liquidador de “Minera Victoria S.A.C. en liquidación”
inscrita la Partida Electrónica N° 11350998 del Registro de Sociedades de Lima, en
mérito de los siguientes documentos:

- Solicitud de inscripción de renuncia suscrita por Mario Habaue Shinohara, cuya


firma es certificada por el notario de Lima Isaac Higa Nakamura el 02/09/2014.

- Carta notarial de renuncia del 26/08/2014 diligenciada por el notario de Lima


Isaac Higa Nakamura.

- Copia simple de consulta del RUC en la página web de la Sunat.

- Escrito de subsanación suscrito por Tomás Gabriel Denegri Vargas.

II. DECISIÓN IMPUGNADA

El Registrador Público del Registro de Sociedades de Lima, Tomás John Bocanegra


Velásquez, denegó la inscripción formulando la siguiente observación:

(Se enumera para mejor resolver)

Subsiste la observación por cuanto:

1) Vista la certificación de la Carta Notarial consta que se procedió a dejar debajo


de la puerta el documento en donde consta la renuncia al cargo de liquidador,
contraviniendo lo dispuesto por el artículo 15 de la LGS: “Toda persona cuyo
nombramiento ha sido inscrito tiene derecho a que el Registro inscriba su renuncia
mediante solicitud con firma notarialmente legalizada, acompañada de copia de la
carta de renuncia con constancia notarial de haber sido entregada a la sociedad”.

2) Asimismo de conformidad con lo dispuesto por el artículo 415 de la LGS la


función de los liquidadores termina: 2. Por remoción acordada por la junta general o
por renuncia. Para que la remoción o la renuncia surta efectos, conjuntamente con ella
debe designarse nuevos liquidadores; siendo que en el presente no consta el acuerdo
de nombramiento.

* El documento presentado en el reingreso no subsana los defectos antes advertidos;


toda vez que no se acredita que la sociedad haya recibido la carta notarial de renuncia
conforme lo señala expresamente el artículo 15 de la Ley General de Sociedades.

Asimismo en cuanto a la designación del liquidador cabe precisar que el artículo 414
de la Ley General de Sociedades señala igualmente que al declararse la disolución
debe designarse a los liquidadores; es decir que durante todo el proceso de liquidación
la sociedad debe contar con liquidador designado; por ello lo previsto en el artículo 415
de la Ley al indicar que para que la remoción o la renuncia surta efectos,
conjuntamente con ella debe designarse nuevos liquidadores.

III. FUNDAMENTOS DE LA APELACIÓN

El apelante sustenta su recurso en los siguientes términos:

- Respecto del punto 1 de la observación, se indica que exigir que la sociedad


deje constancia de la recepción de la comunicación atenta contra la finalidad del
artículo 15 de la LGS, pues con ello se pone nuevamente en manos de la sociedad el
permitir la inscripción de la renuncia, cuando por el contrario dicho artículo justamente
busca: permitir una inscripción a pesar de la inactividad de la sociedad. Asimismo,
se atenta contra la fe notarial, pues precisamente se exige la constancia notarial de
entrega porque la sociedad puede omitir expedir la constancia de recepción por
negligencia o dolo; por lo que la notificación dirigida al domicilio que consta en el RUC
de la sociedad, es una notificación válida.

- Con relación al punto 2 de la observación, se sostiene que los artículos 15 y


415 de la LGS deben ser interpretados en forma sistemática; así, el artículo 15 de la
LGS es una norma a favor del representante (en este caso el liquidador) que quiere
inscribir su renuncia, por lo que no puede estar condicionada en forma alguna a una
actividad de la sociedad.

- Por el contrario, el artículo 415 de la LGS impone una carga para la


sociedad: cuando se inscriba la remoción del liquidador (por acuerdo adoptado por la
sociedad) o se inscriba la renuncia del liquidador pero por aceptación de la renuncia
por parte la sociedad (forma usual de inscribir las renuncias), la sociedad deberá
también nombrar el reemplazo de este. Ello constituye una carga para la sociedad y de
ninguna manera limita lo dispuesto por el artículo 15 de la LGS.
IV. ANTECEDENTE REGISTRAL

“Minera Victoria S.A.C.” se encuentra inscrita en la Partida Electrónica N° 11350998


del Registro de Sociedades de Lima.

El estado actual de la empresa es el de liquidación, al haber sido acordada en junta


general de accionistas del 07/06/2007, en la que se nombró como liquidador a Víctor
Sakaguchi Utano. Posteriormente, en junta general de accionistas del 28/01/2008 se
acordó aceptar la renuncia efectuada por Víctor Sakaguchi Utano al cargo de
liquidador de la sociedad y en su lugar se designó a Mario Habaue Shinohara. Estos
acuerdos corren inscritos en los Asientos D00001 y D00002 de la partida de la
sociedad, respectivamente.

V. PLANTEAMIENTO DE LAS CUESTIONES

Interviene como ponente el Vocal Luis Alberto Aliaga Huaripata.

De lo expuesto y del análisis del caso, las cuestiones a determinar son las siguientes:

- ¿Procede la inscripción de la renuncia del único liquidador de la sociedad sin


que se haya nombrado a su reemplazante?

VI. ANÁLISIS

1. La disolución de una sociedad es el acto jurídico que produce la cesación del


pacto social y por tanto de las relaciones entre los socios, ya que desde que esta se
da, los socios no están obligados a la realización del objeto social.

La liquidación que sobreviene a la disolución, no es un solo acto sino una serie de


actos por lo que los efectos de la disolución no se cumplen en el momento en que se
produce la causal que la motiva o cuando así lo acuerda la junta general. Al respecto,
Ulises Montoya Manfredi señala: “(...) la vida de la sociedad no se paraliza de golpe.
Existen negocios en curso, créditos por hacer efectivos, deudas por pagar, cargas por
satisfacer, procedimientos judiciales en trámite, etc. Solo cuando todo esté concluido y
el activo se haya transformado en dinero, o esté en condiciones de repartirse, se
llegará a la fase de extinción total del ente jurídico”1.
2. La sociedad disuelta conserva su personalidad jurídica mientras dure el
proceso de liquidación y hasta que se inscriba la extinción en el Registro.

Al acordarse la disolución de una sociedad, cesan las funciones de sus


representantes. Es en esta fase de la liquidación que se nombra a los liquidadores con
la finalidad de que se encarguen del manejo de los estados financieros de la sociedad
a efectos de pagar las cuentas pendientes, así como la distribución del haber social
remanente entre los socios si lo hubiera, hasta que sobreviene la extinción. Es aquí
donde los liquidadores tienen a su cargo el proceso de liquidación.

3. En el presente caso, se solicita la inscripción de la renuncia de Mario Habaue


Shinohara como liquidador de “Minera Victoria S.A.C.” inscrita en la Partida Electrónica
N° 11350998 del Registro de Sociedades de Lima; adjuntando a dicho efecto, solicitud
de inscripción de renuncia con firma certificada notarialmente el 02/09/2014 y carta
notarial de renuncia del 26/08/2014 diligenciada por el notario de Lima Isaac Higa
Nakamura.

De la revisión de la Partida Electrónica N° 11350998 del Registro de Sociedades de


Lima correspondiente a la sociedad “Minera Victoria S.A.C.”, podemos apreciar que
actualmente se encuentra en liquidación, al haberse acordado su disolución por la
causal contenida en el inciso 82 del artículo 407 de la Ley General de Sociedades, y
que conforme consta inscrito en el Asiento D00002, mediante junta general de
accionistas del 28/01/2008 se acordó entre otros, designar a Mario Habaue Shinohara
en el cargo de liquidador.

4. Ahora bien, la renuncia es definida como el acto unilateral por el cual la


persona que desempeña el encargo conferido pone fin a este manifestando su
apartamiento del cargo, bastando de ese modo su sola voluntad para hacerlo.

Lo expuesto encuentra fundamento en el segundo párrafo del artículo 15 de la Ley


General de Sociedades, que dispone:

“Toda persona cuyo nombramiento ha sido inscrito tiene derecho a que el Registro
inscriba su renuncia mediante solicitud con firma notarialmente legalizada,
acompañada de copia de la carta de renuncia con constancia notarial de haber sido
entregada a la sociedad”.

De acuerdo a ello, basta la sola manifestación de voluntad puesta en conocimiento de


la sociedad para inscribir una renuncia.

5. Por otro lado, el Título II de la Sección Cuarta de la Ley General de Sociedades


regula la disolución, liquidación y extinción de sociedades; así, tratándose de las
causales que ponen términos a las funciones de los liquidadores de una sociedad, el
artículo 415 de la citada Ley, prevé entre otras, lo siguiente:

“2. Por remoción acordada por la junta general o por renuncia. Para que la remoción o
la renuncia surta efectos, conjuntamente con ella deben designarse nuevos
liquidadores”.

Conforme al inciso en mención, se contempla como causal la renuncia; sin embargo,


se indica que para que esta surta efectos, esto es, que sea eficaz, se requiere que
conjuntamente se designe a los nuevos liquidadores.

6. El sustento de lo expuesto es porque la designación de forma conjunta a la


renuncia de los reemplazantes, favorece el proceso de liquidación. En caso de no
efectuarse el nombramiento del o los reemplazantes, no será posible cumplir con la
finalidad del proceso de liquidación, lo cual originaría que la sociedad se quede sin
representación.

De ese modo, se ha sujetado los efectos de la renuncia al hecho de que se nombre


conjuntamente a los nuevos liquidadores reemplazantes.

7. En consecuencia, si bien es cierto no se puede obligar a persona alguna a


desempeñar cargo que no puede o no quiere desempeñar, también lo cierto es que
tratándose de la renuncia del liquidador de una persona jurídica, el presupuesto para la
inscripción de la renuncia es la inscripción conjunta del nombramiento del
reemplazante, tal como lo establecen las normas que regulan el tema de la disolución
y liquidación de una sociedad.

Y si el liquidador no quiere o no puede ejercer el cargo, atendiendo a las facultades


con las que ostenta, podrá convocar a junta general para poner en conocimiento su
renuncia y que este órgano nombre a su reemplazante.

8. Consecuentemente, vemos que para efectos de registrar la renuncia del


liquidador de una sociedad, corresponde la aplicación conjunta del artículo 15 de la
Ley General de Sociedades, que contempla la renuncia de cualquier representante de
la sociedad, ya que en efecto, su renuncia podrá ser registrada en mérito a la solicitud
con firma notarialmente legalizada, acompañada de copia de la carta de renuncia con
constancia notarial de haber sido entregada a la sociedad, y adicionalmente, de
acuerdo al artículo 415 de la Ley General de Sociedades, norma especial que prevé la
renuncia del liquidador, se requiere del nombramiento conjunto de su reemplazante;
esto es, conforme a este último dispositivo de carácter especial, se sujeta la eficacia de
la renuncia del liquidador al nombramiento conjunto del reemplazante, siendo además
que el Registro no publicita actos que no puedan ser eficaces.

Adicionalmente, debemos tener en consideración que en el presente caso primará la


aplicación de la norma especial como es el artículo 415 de la Ley General de
Sociedades.

Se deja constancia que en similar sentido se ha pronunciado este Tribunal mediante la


Resolución N° 1453-2012-SUNARP-TR-L del 05/10/2012.

Por las consideraciones expuestas, corresponde confirmar el punto 2 de la


observación.

9. Respecto del punto 1 de la observación, en el que se señala que la certificación


de haberse dejado debajo de la puerta la carta notarial en la que se informe de la
renuncia al cargo de liquidador, contraviene lo dispuesto por el artículo 15 de la Ley
General de Sociedades, pues con ello no se acredita que la sociedad haya recibido el
referido documento.
Al respecto, se aprecia que la renuncia al cargo de liquidador ha sido formulada por
Mario Habaue Shinohara, mediante carta notarial del 26/08/2014, diligenciada por el
notario de Lima Isaac Higa Nakamura, a la siguiente dirección: Calle Ernesto
Krumdieck N° 311, Urb. Santa Catalina, distrito de La Victoria, la misma que aparece
en la información oficial de la Sunat (www.sunat.gob.pe), bajo el número de RUC
20251828980 y a nombre de “Minera Victoria S.A.C. en liquidación”.

En esta carta el notario certifica que el original de la misma ha sido diligencia en la


dirección consignada, Calle Ernesto Krumdieck N° 311, Urb. Santa Catalina, distrito de
La Victoria y que en razón de no encontrar persona alguna para recepcionarla, se
procedió a dejarla bajo puerta, señalando además la descripción del inmueble.

10. “En el Decreto Legislativo del Notariado - Decreto Legislativo N° 1049, se


establece en el artículo 94 literal c), que una de las actas extraprotocolares es la de
ENTREGA, de lo cual se concluye que la misma tiene por finalidad la constatación
notarial de tal hecho.

En concordancia con la norma precitada, la certificación de entrega de cartas


notariales, regulada en el artículo 100 del mismo Decreto Legislativo del Notariado
dispone que “el notario certificará la entrega de cartas e instrumentos que los
interesados le soliciten, a la dirección del destinatario, dentro de los límites de su
jurisdicción, dejando constancia de su entrega o de las circunstancias de su
diligenciamiento en el duplicado que devolverá a los interesados”.

11. En tal sentido, el artículo 100 antes referido, precisa dos posibles situaciones: i)
el hacer constar la entrega –finalidad del acta extraprotocolar–, o ii) el hacer constar
las circunstancias del diligenciamiento, entendidas estas, como aquellas ocurrencias
que informan la no ocurrencia del primer supuesto.

En la situación planteada con el recurso de alzada, se debe determinar si la


certificación del Notario del segundo supuesto normativo, puede ser valorado como
una circunstancia que no afecta al acto unilateral de renuncia manifestado con la carta
notarial dejada bajo la puerta del domicilio social y si ello no pone en riesgo la
actuación de la sociedad quien no tomaría conocimiento del apartamiento de las
responsabilidades societarias del órgano a cargo de la administración.

12. El artículo 15 de la Ley General de Sociedades, cuando se refiere a que la


carta notarial deba ser entregada a la sociedad, debe entenderse que las actuaciones
encaminadas a tener efecto para la sociedad se verificará en el domicilio que para tal
efecto tiene identificado. La imposibilidad de atención personal de la sociedad en su
domicilio societario no puede entenderse que la sociedad no pueda ser vinculada bajo
los alcances de la ENTREGA notarial a que se refiere la norma precitada, pues
resultan aplicables las normas que rigen la entrega de cartas notariales.

13. Tal como se establece en la normativa que rige la actuación del notario en la
entrega de cartas notariales, la función de este profesional consiste en diligenciar los
documentos que les son entregados por los interesados, al domicilio señalado en ellos,
dejando constancia de las actuaciones realizadas; si se trata de su jurisdicción, la
constancia es “de su entrega” o “de las circunstancias de su diligenciamiento” que se
consigna en el duplicado que devuelve a los interesados.
En tal sentido, es posible que la función del notario concluya sin éxito, lo que puede
ocurrir por diversos motivos, como la negativa a recibirla, la circunstancia de
encontrarse ante imposibilidad material de entrega por estar cerrada la puerta de
acceso y sin persona alguna que la reciba, circunstancias de las cuales deberá dejar
constancia.

En este último caso, si el notario opta por dejar bajo puerta la carta, es válido que esta
actuación tenga los efectos de una verdadera notificación. En este sentido, el artículo
21 de la Ley del Procedimiento Administrativo General establece la posibilidad de la
notificación bajo puerta, igualmente el Código Procesal Civil, artículo 161.

14. De la documentación presentada, se concluye que el interesado ha cumplido


con el trámite requerido por el segundo párrafo del artículo 15 de la Ley General de
Sociedades, mediante la presentación de la constancia notarial del diligenciamiento de
la carta respectiva al domicilio de la sociedad, no siendo procedente por tanto, exigir
que adicionalmente a ello, el interesado acredite que la sociedad ha tomado
conocimiento de dicha renuncia; más aún cuando en el presente caso, fluye de la
certificación notarial, la verificación de imposibilidad material de realizar la entrega de
la carta a la sociedad.

Consecuentemente, corresponde revocar el punto 1 de la observación formulada


por el Registrador.

15. Finalmente, en cuanto a lo referido por el apelante en el sentido de que en


circunstancias idénticas a las solicitadas en el presente título se ha efectuado la
inscripción de la renuncia del liquidador de la empresa “Exploraciones Victoria S.A.C.
en liquidación” como consta en el Asiento D00004 de la Partida Electrónica N°
11378604 del Registro de Sociedades de Lima, que constituye un precedente a ser
considerado; debe señalarse que una de las garantías del Sistema Nacional de los
Registros Públicos es la autonomía de sus funcionarios, por lo que el criterio asumido
por un Registrador no vincula al resto de los funcionarios registrales y mucho menos a
la segunda instancia.

Con la intervención de la Vocal (s) Beatriz Cruz Peñaherrera, autorizada mediante


Resolución Nº 55-2015-SUNARP/PT del 10/03/2015.

Estando a lo acordado por unanimidad;

VII. RESOLUCIÓN

REVOCAR el punto 1 y CONFIRMAR el punto 2 de la observación formulada por el


Registrador del Registro de Sociedades de Lima al título referido en el
encabezamiento, conforme a los fundamentos expuestos en el análisis de la presente
resolución.
Regístrese y comuníquese.

ROSARIO DEL CARMEN GUERRA MACEDO

Presidenta de la Primera Sala del Tribunal Registral

LUIS ALBERTO ALIAGA HUARIPATA

Vocal del Tribunal Registral

BEATRIZ CRUZ PEÑAHERRERA

Vocal (s) del Tribunal Registral

___________________________

1. En: Derecho Comercial. Tomo I, Grijley, 1998, p. 707.

2 “Artículo 407.- Causas de disolución

La sociedad se disuelve por las siguientes causas:

(…)

8. Acuerdo de la junta general, sin mediar causa legal o estatuaria”.

Gaceta Jurídica- Servicio Integral de Información Jurídica


Contáctenos en: informatica@gacetajuridica.com.pe