You are on page 1of 4

TITULO V

DE LAS GARANTIAS CONSTITUCIONALES

Artículo 200°. Son garantías constitucionales:

1. La Acción de Hábeas Corpus, que procede ante el hecho u omisión, por


parte de cualquier autoridad, funcionario o persona, que vulnera o amenaza
la libertad individual o los derechos constitucionales conexos.
Hábeas corpus, es una expresión latina que significa “traedme el cuerpo”, tiene como finalidad
proteger el derecho a la vida y a la libertad individual. Evita las detenciones arbitrarias, obligando al
acusado a presentarlo ante un juez Penal para que determine la procedencia o no del pedido. No
proceden cuando existe un proceso judicial iniciado, el solicitantes es prófugo de la justicia, desertor
de las Fuerzas Armadas o de la Policía Nacional.

También procede el hábeas corpus en defensa de los derechos constitucionales conexos con la libertad
individual, especialmente cuando se trata del debido proceso y la inviolabilidad del domicilio

en términos de la Corte [Interamericana de Derechos Humanos]— es esencial "…para controlar


el respeto a la vida e integridad de la persona, para impedir su desaparición o la indeterminación de su
lugar de detención, así como para protegerla contra la tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos
o degradantes"

5.1. Hábeas Corpus Reparador.-


Se dirige contra detenciones calificadas de arbitrarias y se da bajo tres supuestos: Primero: Las
producidas fuera de los supuestos del Mandato Judicial (escrito y motivado) o de flagrante delito, o
también de la llamada “Cuasiflagrancia”. Segundo: La que pese a producirse dentro del Mandato
judicial o flagrante delito se prolonguen por encima de las 24 horas más el término de la distancia en
el caso de delitos comunes o de 15 días más el término de la distancia en el caso
de delitos calificados, y; Tercero: Las ordenadas por funcionarios distintos a los jueces o por jueces
que carecen de competencia y las que se ejecutan por personas distintas a la policía.
5.2.- Hábeas Corpus Restringido.-
Procede cuando se trata de actos restrictivos que sin implicar detención afectan la libertad de
manera continua, pues esta se ve restringida. Acá no se aprecia privación de libertad, pero
si entorpecimiento.
5.3.- Hábeas Corpus Correctivo.-
Se postula a fin de suprimir las condiciones de maltrato o mejorar la situación de aquella
persona cuya libertad está ya restringida, por ejemplo, cuando a través de este medio, los internos
en establecimientos penitenciarios pretenden mejorar su nivel de permanencia denunciando
condiciones infrahumanas.
5.4.- Hábeas Corpus Preventivo.-
Se postula de esta manera cuando existe amenaza a la libertad individual, debiendo merituarse
conforme a los requisitos de probabilidad o certeza y de inminencia. Cesar Landa señala que procede
esta figura: “cuando se amenace de manera cierta y concreta la libertad personal, la libertad de
tránsito o la integridad personal”. Asimismo, señala que “La amenaza real es un asunto de casuística,
que debe valorar el juez, en base al principio constitucional de la presunción de inocencia, a la
interpretación extensiva de la presunción de la defensa de la libertad y a la interpretación restrictiva
de la limitación de la misma”.
5.5.- Hábeas Corpus Traslativo
Procede ante la demora en la tramitación de los procesos judiciales o a fin de excarcelar a quien se le
mantiene indebidamente detenido no obstante haber cumplido su condena.
5.6.- Hábeas Corpus Innovativo
Permite tutelar residualmente el derecho reclamado, no obstante haberse convertido en
aparentemente irreparable. Se trataría no precisamente de una reparación total sino más bien de una
de carácter parcial.
5.7.- Hábeas Corpus Instructivo
Cuando una persona detenida y desaparecida por una autoridad o particular que niega la
detención y por ello es imposible ubicarla, se ocasiona a la persona afectada la violación de sus
derechos a la libertad, a la comunicación, defensa, integridad física e incluso derecho a la vida.
Tiene como objeto individualizar al presunto responsable para proceder a denunciarlo.

2. La Acción de Amparo, que procede contra el hecho u omisión, por parte de


cualquier autoridad, funcionario o persona, que vulnera o amenaza los
demás derechos reconocidos por la Constitución. No procede contra normas
legales ni contra resoluciones judiciales emanadas de procedimiento
regular.

Ya que recordemos que los procesos constitucionales en nuestro


país ya se trate de un hábeas corpus o amparo solo proceden
cuando exista una amenaza real o se viole los derechos
constitucionales por alguna acción u omisión de actos de estricto
cumplimiento obligatorio de parte de cualquier autoridad,
funcionario, o persona natural o jurídica.
El amparo procede en defensa de los siguientes derechos como son de igualdad y de no ser
discriminado por razón de origen, sexo, raza, orientación sexual, religión, opinión, condición
económica, social, idioma, o de cualquier otra índole, este artículo es correlato del artículo 2.2
CP en el que se establece que toda persona tiene derecho "[a la igualdad ante la ley.
Ninguna persona puede ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión,
opinión, condición económica o de cualquiera otra índole".
A diferencia de lo que ocurría en el proceso constitucional del hábeas corpus en el que se
permitía que la demanda fuese interpuesta no sólo por el afectado en su derecho
constitucional o por su representante sino también por cualquier otra persona sin acreditar
representación ni interés alguno; en el amparo la regla general-con el matiz que se comentará
más adelante acerca de los llamados derechos difusos-la demanda constitucional sólo puede ser
interpuesta por la persona natural o persona jurídica afectadas en su derecho constitucional, ya
sea él mismo o a través de su representante. De esta manera, la legitimación para demandar y
seguir un proceso se basa en la titularidad del derecho en que se sustenta la pretensión
(Iegitimatio ad causam). La competencia para conocer de la acción de amparo corresponde a
los Jueces Especializados en lo Civil -o, en su caso, a los Jueces de Trabajo cuando la acción
versa sobre un derecho de naturaleza laboral

3. La Acción de Hábeas Data, que procede contra el hecho u omisión, por parte
de cualquier autoridad, funcionario o persona, que vulnera o amenaza los
derechos a que se refiere el Artículo 2°, incisos 5), 6) y 7) de la Constitución.
La competencia para conocer la acción de hábeas data corresponde, a elección del
demandante, al Juez Especializado en lo Civil:

5.A solicitar sin expresión de causa la información que requiera y a recibirla de cualquier
entidad pública, en el plazo legal, con el costo que suponga el pedido. Se exceptúan las
informaciones que afectan la intimidad personal y las que expresamente se excluyan por
ley o por razones de seguridad nacional. 2 El secreto bancario y la reserva tributaria pueden
levantarse a pedido del juez, del Fiscal de la Nación, o de una comisión investigadora del
Congreso con arreglo a ley y siempre que se refieran al caso investigado.

6. A que los servicios informáticos, computarizados o no, públicos o privados, no


suministren informaciones que afecten la intimidad personal y familiar.

7. Al honor y a la buena reputación, a la intimidad personal y familiar así como a la voz y a


la imagen propias. Toda persona afectada por afirmaciones inexactas o agraviada en
cualquier medio de comunicación social tiene derecho a que éste se rectifique en forma
gratuita, inmediata y proporcional, sin perjuicio de las responsabilidades de ley.

4. La Acción de Inconstitucionalidad, que procede contra las normas que


tienen rango de ley: leyes, decretos legislativos, decretos de urgencia,
tratados, reglamentos del Congreso, normas regionales de carácter general
y ordenanzas municipales que contravengan la Constitución en la forma o
en el fondo.
con la finalidad de que, en tal caso, la norma inconstitucional quede sin efecto para el
futuro (irretroactivamente) y con alcances generales, garantizando de este modo la
primacía de la Constitución.

La competencia para conocer la acción de inconstitucionalidad corresponde


exclusivamente al Tribunal Constitucional, en instancia única, por lo que la sentencia
recaída en este proceso tiene autoridad de cosa juzgada y contra ella no cabe recurso
alguno

5. La Acción Popular, que procede, por infracción de la Constitución y de la


ley, contra los reglamentos, normas administrativas y resoluciones y
decretos de carácter general, cualquiera sea la autoridad de la que emanen.
con la finalidad de hacer efectivo el control de la constitucionalidad y legalidad, por lo
que en tal caso, la norma impugnada quedará sin efecto para el futuro
(irretroactivamente) y con alcances generales

6. La Acción de Cumplimiento, que procede contra cualquier autoridad o


funcionario renuente a acatar una norma legal o un acto administrativo, sin
perjuicio de las responsabilidades de ley.
Es a elección del demandante, al Juez Especializado en lo Civil:

Una ley orgánica regula el ejercicio de estas garantías y los efectos de la


declaración de inconstitucionalidad o ilegalidad de las normas.

El ejercicio de las acciones de hábeas corpus y de amparo no se suspende durante


la vigencia de los regímenes de excepción a que se refiere el artículo 137 de la
Constitución.

Cuando se interponen acciones de esta naturaleza en relación con derechos


restringidos o suspendidos, el órgano jurisdiccional competente examina la
razonabilidad y la proporcionalidad del acto restrictivo. No corresponde al juez
cuestionar la declaración del estado de emergencia ni de sitio.