You are on page 1of 2

I.C.E.B.I.

T
INSTITUTO CENTRO DE ESTUDIOS BIBLICOS Y TEOLOGICOS

Pastor Maestro: Fabián Baeza

JESUS ENSEÑA SOBRE EL HOGAR


Marcos 10:6–9

El hogar tiene su origen en Dios, en su estado de inocencia.


El hogar es antes que la escuela, la iglesia y los gobiernos.
De ahí que todo dependa del hogar. El origen de todo estriba ahí.
Santos cual Noé, Job, Pedro, incluso obispos, fueron casados. (1 Timoteo
3:1).
Jesús dignificó y santificó el hogar en Caná de Galilea.
Pablo lo compara a la relación entre iglesia y Cristo. (Efesios 5:21-31).

I. SU ORIGEN (v. 6)
Principio en la creación (Génesis 1:27, 28) (Juan 1:1). Así es el hogar.
La obra predilecta del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo fue el varón y
la mujer.
Siendo de origen divino escapa de lo común y se eleva a lo sublime.
Para el Señor no debe haber intereses creados en el hogar.
Caprichos, posesiones o motivos subalternos. Es algo sublime.

II. SU SIGNIFICADO (v. 7)


Dejará no significa abandonará, sino no dependerá. (Salmo 45:16).
Fue el día que no debía depender más de sus padres. (Cantares 3:11).
CASARSE es vivir en la misma casa; CONYUGE, bajo el mismo yugo.
MATRIMONIO significa “manus” oficio y “mater” madre, “oficio de
madre”.
Es pues el hogar la obligación maternal de uno con el otro.
HOGAR, es hoguera, lugar donde hay lumbre, todos allí reunidos.
Los padres no pierden a sus hijos, sino que ganan otros.

III. SU INDISOLUBILIDAD (v. 8)


Serán una sola carne, “Nadie se aborrece a sí mismo”. (Efesios 5:29).
Dos barcas juntas se destrozarán, pero fundidas se soportarán.
Un contrato puede disolverse, pero el hogar no es un contrato.
Son dos almas que sin confundirse se complementan en una sola.
Dos espejos de frente se hacen sombra. Con una luz en medio no habrá
sombra.
Los dos discípulos (Emaús), Jesús al centro, ardían sus corazones.

IV. SU SEGURIDAD (v. 9)


No lo aparte el hombre; lo que une el hombre Dios lo aparta.
PIEDAD es un credo religioso que nos une a Dios.
CARIDAD es una obligación que nos une al prójimo.
AMOR es un sentir que nos lleva a la familia. Ahí el hogar.
Tener en poco el hogar afecta la felicidad temporal y la eterna.
Que sea la antesala del cielo; allí hay orden, gozo y confianza.1

1
Campderros, D. (2003). Bosquejos Biblicos: Tomo II (p. 28). El Paso, TX: Casa Bautista de
Publicaciones.