You are on page 1of 1

Alumno: Brian Nuñez Huertas

Digestión en los caballos

Boca: Aprehender, coger el alimento, romperlo, masticarlo y mezclarlo con la saliva producida solo por el hecho de
la masticación.

Esófago: Termina en una válvula muy poderosa que se llama cardias que sólo se abre en dirección hacia el estómago
y no al contrario. Esta particularidad hace que los caballos no puedan eructar, ni vomitar, por lo que están
predispuestos a una distensión gástrica y cólico.

Estomago: El estómago almacena, mezcla, digiere y propulsa la alimentación al intestino delgado. Muy pocos de los
nutrientes del alimento se absorben en el estómago. Las proteínas e hidratos de carbono son sólo parcialmente
digeridos en el estómago, y las grasas son sólo ligeramente hidrolizada antes de que el alimento pasa al intestino. El
estómago del caballo tiene aproximadamente el 10% de la capacidad del tracto intestinal en comparación con
alrededor del 70% para los rumiantes. Esto significa que el estómago del caballo tiene sólo el 14% de la capacidad
para la comida que el rumiante adulto y no puede manejar grandes cantidades de alimento al mismo tiempo. Por
otro lado, si el estómago queda vacío, el exceso de gas producido puede causar que el estómago se rompa, lo que
conduce a la muerte. Por lo tanto, el caballo debe comer porciones pequeñas con frecuencia para evitar la sobrecarga
y prevenir enfermedades como cólicos, infosura y otras lesiones en el estómago.

Intestino Delgado: El sistema digestivo del caballo está diseñado para que los hidratos de carbono solubles y las
proteínas de los granos sean digeridos y absorbidos en el intestino delgado. El intestino delgado del caballo también
sirve como un conducto para mover una gran cantidad de hidratos de carbono no digeridos insolubles de los forrajes
al intestino grueso. La velocidad de paso del alimento a través del estómago y el intestino delgado es muy rápida.
Moler la comida aumenta la velocidad de paso y disminuye la absorción de nutrientes. Debido a que el intestino
delgado y el estómago suponen sólo el 40% del tracto digestivo y los alimentos se desplazan a través de ellos con
rapidez, es relativamente fácil desbordar la capacidad digestiva de los mismos. Si grandes cantidades de carbohidratos
solubles llegan al intestino grueso, serán rápidamente fermentados. Esto puede resultar en exceso de gas y
producción de ácido láctico, que conduce a cólico o infosura.

Intestino Grueso: El intestino grueso del caballo está diseñado para utilizar la fibra de las plantas. Los carbohidratos
insolubles, tales como la celulosa y la hemicelulosa de los forrajes, así como el almidón y otros hidratos de carbono
solubles que no fueron digeridos en el intestino delgado, desembocan en el intestino grueso. Cuando el alimento sale
del intestino delgado entra primero en el ciego. Aquí, los nutrientes no digeridos se fermentan en un proceso similar
al que ocurre en la panza de los rumiantes. Después de la fermentación, el alimento entra en el colon para la digestión
y absorción. La fermentación microbiana en el intestino grueso da lugar a la producción de ácidos grasos volátiles que
son una fuente importante de nutrientes para el caballo. El intestino grueso también sirve como un reservorio de
agua y electrolitos que son vitales para mantener el rendimiento durante el ejercicio.