You are on page 1of 6

Abundemos en la Gracia de Dios: Por medio de Comunicarnos en amor

La Gracia es el favor inmerecido de Dios, todas las bendiciones espirituales nos han sido dadas
por la gracia de Dios. Por la gracia de Dios es posible moverse de duda, preocupaciones miedo
y condenación. Dios nos ha dado Su gracia de comunicarnos estas verdades a nosotros de una
manera amorosa y tierna. Dios nos alienta a nosotros, El comunicó Su Palabra para edificarnos
a nosotros. ¡Qué maravilloso es esto! Dios nos dio Su gracia para compartirla y esto es muy
emocionante vivir esta gracia sabiendo que la podemos compartir con otros. Esto es nuestro
regocijo y responsabilidad.

La gracia de Dios ha sido dada libremente a nosotros por amor. Nosotros tenemos el privilegio
y la responsabilidad de compartir esta gracia con otros con el amor de Dios en nuestros
corazones viviendo libre de duda, preocupaciones miedo y condenación. Nosotros deseamos
compartir la gracia de Dios por medio de una comunicación amorosa con palabras amorosas
que nos edifican y nos alientan. Compartir la gracia de Dios son puertas abiertas de liberación
para la gente. Con una amorosa comunicación podemos dar de lo que Dios nos ha dado a
nosotros. Compartir la gracia por medio de comunicarnos con amor.

Una definición para comunicación es transferir información, pensamientos o sentimientos


satisfactoriamente entendible, se podría decir de otra forma que esas informaciones,
pensamientos o sentimientos son transferidos con amor.

Vamos a ver en la Palabra, como Dios, Jesucristo y otros compartieron la gracia por medio de
una comunicación amorosa.

Vamos a ver que una comunicación amorosa es importante y útil para ayudar a otros a vivir la
gracia de Dios. Nosotros también veremos tres (3) claves que nos ayudarán efectivamente a
comunicar la gracia de Dios con amor.

Dios, Jesucristo y otros comunicaron con amor la Palabra de Dios.

Veamos el ejemplo de Dios comunicando Su gracia con amor. La Palabra de Dios es verdad
cuando leemos Su Palabra vemos que Su comunicación es amorosa, honesta, nos eleva, Dios
nos alienta. Su Palabra es confiable, segura en lo que dice.

Vamos a leer unos pocos registros de la comunicación de Dios para Su gente.

Josué 1, Moisés lideró a los hijos de Israel sacándolos de la esclavitud de Egipto. Este libro de
Josué comienza con que Moisés había muerto y Josué recibió el llamado de guía a la gente de
Dios. Josué tenía por delante un gran trabajo. Vamos a ver como Dios se comunica con Josué
de una manera amorosa alentándole y edificándole.

Josué 1:3, 5, 6-9

Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de
vuestro pie.
5
Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés,
estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.
6
Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la
cual juré a sus padres que la daría a ellos.
7
Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley
que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que
seas prosperado en todas las cosas que emprendas.
8
Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás
en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque
entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
9
Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque
Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

¡Qué gran aliento, que gracia tan extraordinaria! Dios nos alienta y nos edifica y Dios
extiende Su gracia a nosotros con el nuevo nacimiento.

Vamos a Efesios 2, Dios planeó nuestra liberación cuando nosotros estábamos muertos
en delitos y pecados para que fuésemos Sus hijos, Dios amorosamente le comunicó al
Apóstol Pablo acerca del nuevo nacimiento.

Efesios 2:1-10:
1
Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, 2en
los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al
príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de
desobediencia, 3entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los
deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y
éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. 4Pero Dios, que es rico en
misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5aun estando nosotros muertos en
pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), 6y juntamente con
él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,
7
para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad
para con nosotros en Cristo Jesús. 8Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y
esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9no por obras, para que nadie se gloríe.
10
Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales
Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Dios extendió Su gracia a nosotros para que podamos ser renacidos de nuevo.

Ahora vamos a ver como Jesucristo compartió la gracia por medio de una comunicación
amorosa.

Por favor vayan al libro de Hechos capítulo 1, Jesucristo ante de su ascensión estaba
reunido con los 12 apóstoles, él le dio instrucciones finales preparándolos para lo que
pronto vendría.
Hechos 1:4,6-8:
4
Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la
promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.
6
Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el
reino a Israel en este tiempo? 7Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las
sazones, que el Padre puso en su sola potestad; 8pero recibiréis poder, cuando haya
venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Jesús les está dando información importante, pues ellos tenían preguntas y él se las
estaba respondiendo. Jesús fue tierno y amoroso con ellos, sus palabras les edificaron y
les alentaron a tener anticipación por el futuro.

Otros en la Palabra que tuvieron una comunicación amorosa así como Josué en el
Antiguo Testamento o los creyentes en la iglesia del primer siglo en el libro de Hechos.

Por favor vayan a Génesis 45, José hijo de Jacob fue vendido por sus hermanos como
esclavo cuando apenas tenía 17 años, este registro ocurre muchos años después cuando
José vino a ser el segundo en mando en Egipto y este era el hombre al cual sus
hermanos necesitaban, ellos realmente no sabían quién era él, hasta que José se los hizo
saber a ellos.

Génesis 45:4-8:
4
Entonces dijo José a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron. Y él
dijo: Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto. 5Ahora, pues, no os
entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me
envió Dios delante de vosotros. 6Pues ya ha habido dos años de hambre en medio de la
tierra, y aún quedan cinco años en los cuales ni habrá arada ni siega. 7Y Dios me envió
delante de vosotros, para preservaros posteridad sobre la tierra, y para daros vida por
medio de gran liberación. 8Así, pues, no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me
ha puesto por padre de Faraón y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la
tierra de Egipto.

José se comunicó de una manera amorosa con sus hermanos, cuando él les revelo acerca
de él fue honesto y amoroso, él compartió la gracia de Dios por medio de una
comunicación amorosa en esta situación, él estuvo listo para compartir la gracia y
perdonarlos.

Vamos a ver los inicios de la iglesia del primer siglo como ellos se comunicaron con
amor vamos al libro de Hechos.

Hechos 2:42-47:
42
Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el
partimiento del pan y en las oraciones.
43
Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los
apóstoles. 44Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las
cosas; 45y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la
necesidad de cada uno. 46Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el
pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, 47alabando a Dios, y
teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían
de ser salvos.

Teniendo favor, la palabra teniendo es tener el poder o la habilidad para hacer. La


palabra favor es gracia. Dios le da al creyente el poder o la habilidad para operar,
utilizar, compartir, dar y vivir Su inmerecido favor divino. Seamos agradecidos unos
con otros, la comunicación unos con otros debe ser completa, abierta, honesta. El amor
de los creyentes y entre unos y otros con alegría y sencillez de corazón abundó a medida
que ellos compartieron la gracia de Dios.

Ahora, ¿Cómo nosotros nos comunicamos? Dios preparó el camino para que
recibiéramos las grandes verdades de esta gracia. La comunicación con otras personas
nos afectan positivamente o negativamente, cuando nosotros nos comunicamos
debemos mantenernos en el camino de alentarnos y edificarnos, la comunicación de una
manera amable es importante porque la comunicación es de un corazón a otro. Una
buena comunicación nos ayuda a apoyar a otros. Nos ayuda a compartir información,
pensamientos y sentimientos satisfactoriamente.

Colosenses 4:6:

Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonadas con sal, para que sepas cómo debes
responder a cada uno.

“Yo trabajé en el Departamento de Comunicación y el corazón del Consejo de


Administración es que cada llamada sea atendida con el amor de Dios, nosotros
hacemos sentir a cada persona que llama importante y especial, hacemos un esfuerzo en
la manera como atendemos el teléfono para ser amables, amorosos. Hace algunos años
teníamos una persona que llamaba una vez a la semana todas las semanas solamente
para escuchar a la operadora, otras personas de otras empresa le habían respondido
hostilmente, pero él había percibido que fielmente se le respondía amablemente y con
amor, una vez por el mes de diciembre el llamó y pidió hablar con la operadora y le dijo
que él disfrutaba hablar con la operadora y la conversación consistía en: Dios le
bendiga, El Camino Internacional es:, En qué podemos ayudarlo. Esas palabras él las
disfrutaba la manera como ella las decía esas palabras. Solamente con el saludo él había
tenido una mañana muy difícil así que decidió llamar a la central porque sabía que sería
bendecido con el saludo. Tremendo yo pensé qué poder, esas palabras amables hicieron
un impacto. La comunicación con amor y amabilidad hacen un impacto.
Cómo nos comuniquemos plenamente las personas recibirán con impacto, por ejemplo
cuando usted viene a un servicio de Domingo o a una comunión de casa a recibir la
Palabra le recibimos con una sonrisa, las canciones y las oraciones nos edifican.

Me gustaría compartir un registro del libro La Iglesia Cristiana del Primer Siglo, es
relacionado a los creyentes de la primera sección del libro de Hechos “Ellos trabajaron
con alegría y sencillez de corazón para compartir la gracia manifestada a medida que se
movían en esa realidad”.

Ustedes se pueden imaginar la liberación que ellos experimentaban diariamente Los


creyentes, nosotros podemos manifestar la gracia individualmente y colectivamente
como casa creyente.

Me gustaría compartir tres claves prácticas para comunicarse con amor ellas son:

1. Sea positivo. Habla palabras positivas.


2. Escuche.
3. Comuníquese claramente.

1.- Sea positivo y use palabras positivas, como les dije anteriormente la comunicación
unos con otros afecta positivamente o negativamente, porque nosotros nos
comunicamos con todo lo que somos con nuestra mente, nuestra personalidad, nuestras
emociones y con nuestra actitud porque no es impersonal, nosotros somos afectados por
lo que alguien diga y como lo diga, una comunicación positiva es útil y alentadora,
respetuosa, amable ayuda a otros a elevarse y ser edificados.

Una comunicación negativa es odiosa, por favor vayan a Efesios, capítulo 4, versículo
25.

Efesios 4:25, 29:

Por lo cual, desechando la mentira hablad verdad cada uno con su prójimo; porque
somos miembros los unos de los otros.

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la
necesaria edificación, a fin de dar gracias a los oyentes.

Nosotros escogemos hablar palabra de verdad que nos edifiquen unos a otros, nosotros
decidimos edificar a otros.

Proverbios 16:24 un bello versículo:

Panal de miel son los dichos suaves; suavidad al alma y medicina para los huesos.

Las palabras que decimos pueden bendecir a otros en una gran manera.
Vayamos por favor a el libro de Job 16, al tiempo de este capítulo Job había perdido
todo, él estaba miserable física y mentalmente afligido, y estuvieron con él personas no
muy alentadoras veamos.

Job 16:1-5:

Respondió Job, y dijo

Muchas veces he oído cosas como estas, consoladores molestos sois todos vosotros.

¿Tendrán fin las palabras vacías? ¿O que te anima a responder?

También yo podría hablar como vosotros, si vuestra alma estuviera en lugar de la mía;
Yo podría hilvanar contra vosotros palabras y sobre vosotros mover mi cabeza.

Pero yo os alentaría con mis palabras, y la consolación de mis labios apaciguaría


vuestro dolor.

Las palabras negativas no levantaría a Job. Las palabras positivas son honestas, nos
alientan y nos recuerdan la gracia de Dios en nuestras vidas.

La segunda clave práctica es escuchar. Escuchar es una parte importante de la


comunicación, escuchar nos ayuda a alentar a otros, edifica confianza hace sentir a las
personas que sus vidas son importantes, escuchar a alguien y cuando la persona sabe
que la están escuchando se siente alentada y se sienten amados, importantes en los
detalles de la vida. Nosotros podemos hacer mucho por otros cuando les escuchamos.

Vamos a Santiago 1:19

Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar,
tardo para airarse.

Se pronto para escuchar.

Vamos a considerar la tercera clave práctica comuníquese claramente, cuando nosotros


compartimos con otros nosotros deseamos que nos entiendan así que nosotros queremos
estar seguros de que la comunicación es clara, precisa para evitar confusión. Nosotros
compartimos la gracia de Dios por medio de comunicarnos en amor usando palabras
que alienten, así que podemos ayudar a otros a vivir la de Dios. Comunicarse con amor
es más efectivo para ayudar a la gente a recibir la verdad que Dios ha hecho disponible.
Compartir la gracia de Dios abre puertas de liberación para la gente. Nuestra
comunicación amorosa nos ayuda a manifestar la gracia que Dios nos ha dado a
nosotros. A medida que compartimos la gracia de Dios por medio de comunicarnos con
amor veremos gran liberación y gozo en la casa creyente.