ESCO 3001- Profesora Ruth X. Vargas Scuotri – Universidad de Puerto Rico en Humacao Evaluación: Modalidad discursiva demostración.

Tema asignado. Público determinado. Puntuación: 160 puntos. Fecha por sorteo.

DEMOSTRACIÓN
Es una técnica donde se combinan la acción de mostrar y la expresión de la palabra. El que ejecuta la demostración, al mismo tiempo que explica, realiza la actividad que pretende enseñar. Es eficiente por ser una vía audiovisual, el público puede obtener una visión dinámica del asunto y crea motivación, indispensable para la comprensión del tema.

Fases de la Demostración:

1. Introducción. FINALIDAD: captar la atención del público. (máximo 2 minutos)
a. Uno de los/las ponente(s) pone en consideración el objetivo y anuncia el tema de la presentación. Se podría hacer un poco de historia acerca de lo que se va a demostrar y resaltar la importancia del mismo. VALERSE DE UNA ESTRATEGIA DE APERTURA (ver material de apoyo). b. Se explica brevemente en qué consiste la actividad a fin de provocar la motivación del auditorio y presenta a los ponentes a cargo de la demostración. c. Uno de los/las ponentes da las instrucciones sobre las normas que regulan la participación de los asistentes e indica la secuencia de la actividad. 2.

Desarrollo. FINALIDAD: explicar el asunto (máximo de 10 minutos)
a. El o los conferenciantes debe(n) estar situado(s) durante toda la actividad donde pueda(n) ser visto(s) por todos/as, y jamás dará(n) la espalda al público. Hablará(n) con claridad, en voz alta para que todos/as lo/la escuchen. Matizarán sus palabras (énfasis, cambios de voz, pausas). b. Cada conferenciante ofrecerá una parte del tema (contenido teórico, con explicación y con su respectiva ejecución e ilustración en vivo, con su paso a paso.)

3.

Conclusión. FINALIDAD: motivar (máximo de 1 minuto)
a. Uno de los conferenciantes cierra lo expuesto (lo dicho y hecho). VALERSE DE UNA ESTRATEGIA DE CIERRE EFECTIVA (ver material de apoyo).

4.

Sesión de preguntas y respuestas. FINALIDAD: interactuar con el público (máximo de 2 minutos). Nota: la interacción con el público pudiera darse durante el paso a paso.
a. Una vez terminada la conferencia, se inicia la interacción con el público a fin de contestar preguntas.

¿Cómo abre usted los períodos de preguntas y respuestas? Por lo general, el aplauso sigue inmediatamente a la presentación. Entonces es sencillamente cuestión de decir “¿Quién tiene la primera pregunta?” Su petición dice que espera preguntas y ahora es el momento de que le hagan la primera. La mirada expectante en su rostro y su mano levantada, comunican a la audiencia lo que sigue a continuación. Mire hacia la persona que plantee la pregunta, indicándole así que la está escuchando con toda atención. Mantenga una expresión facial tan agradable que sea una especie de bienvenida para la pregunta. Una vez que la haya escuchado y entendido, vuélvase hacia el resto del auditorio y parafrasee la pregunta. Al hacerlo ganará tiempo para ordenar sus pensamientos y asegurarse de que todos hayan escuchado la pregunta. Sin embargo, lo más importante, es que usted permanezca controlado mientras esté convirtiendo la pregunta en algo suyo. Al estar repitiendo la pregunta, se da la oportunidad de quitarle la carga aguda o irónica, si ésta hubiera sido la intención de algún miembro hostil del auditorio.

Cuando nadie tiene preguntas
¿Qué hace cuando nadie hace una pregunta? Algunas veces después de que el presentador pide que le hagan preguntas, el auditorio no responde. Hágase una pregunta usted mismo que pueda estimular el pensamiento

de éste. Por ejemplo, podría decir: “Con frecuencia me preguntan…” y luego conteste su pregunta. Luego diga, ¿Quién tiene la siguiente pregunta? Con ésta generalmente se da pie a más preguntas. No sienta demasiado temor por unos segundos de silencio. Si el auditorio permanece en silencio, hágase otra pregunta y contéstela. Dos veces es suficiente. b. Por último, agradezca al auditorio su atención, o repita el cierre de su presentación formal. 5.

Evaluación. ( máximo 2 minutos)

NOTA: En esta modalidad discursiva no se puede usar apoyo audiovisual para la demostración como tal, todo el proceso debe ser realizado delante de los asistentes, con los materiales, equipo o ingredientes verdaderos. Sugerencias prácticas:
• • • •

Paso 1: Defina el objetivo o propósito del discurso. Paso 2: Póngale un título interesante. Paso 3: Decida cómo terminará de hablar. Paso 4: Ordene la secuencia o desarrollo de los puntos principales. Formato
Apertura Explicación con Demostración (instrucciones, paso a paso, proceso) Cierre Preguntas Agradecimiento o Cierre del cierre PRESENTE LA OPERACIÓN:

1. • DIGA, DEMUESTRE, ILUSTRE. Decir y demostrar no es suficiente. El método correcto combina decir, demostrar e ilustrar al mismo tiempo. Por ilustrar entendemos el uso de ejemplos y auxiliares visuales o palabras que "pinten el cuadro" del proceso exacto. 2. • PRESENTE EL MATERIAL PASO A PASO. Esto permite una secuencia ordenada en la mente de los/las asistentes. 3. • SUBRAYE LOS PUNTOS CLAVES. No sólo mencione los detalles importantes, sino enfatícelos. Usted debe estar seguro que el asistente comprendió perfectamente esta parte. 4. • RESUMA Y REPASE LA OPERACIÓN. Ésta es la parte más valiosa del método. Nunca debemos omitir el repaso. El repaso deberá seguir el mismo orden de pasos y puntos claves para poder formar un patrón en la memoria de los/las asistentes, lo cual reduce el tiempo de aprendizaje.

Paso 5: Planifique sus primeras palabras, cómo comenzará. Paso 6: Practique muchas veces. Paso 7: Informe, impacte, llegue al corazón de sus oyentes y disfrute el placer de tomar la palabra en cualquier momento. Los miembros de la Demostración deben seguir la guía que contiene las fases de la presentación, deben aplicar las explicaciones dadas por la profesora durante las clases así como el material de apoyo distribuido al inicio de la unidad de Oratoria.

• •

Un orador eficaz :
Prepara notas breves de las cosas interesantes que quisiera mencionar Las notas breves son fáciles de recordar. Solo sirven para ayudar a la mente y corazón a producir las emociones, sensaciones y sentimientos que se necesitan para comunicar el mensaje de modo que sus oyentes lo recuerden para siempre.

No escribe sus discursos Escribir el discurso palabra por palabra obliga a la persona a repetirlo textualmente, lo cual le roba el estilo conversacional que requiere para sonar persuasiva. Al esforzarse por decir cada frase

exactamente como estaba escrita, tiende a perder el hilo y atascarse. Si se confunde de línea, la tensión pudiera aumentar en un instante, como un fuego, y hacerle perder la estabilidad emocional que requiere para continuar. Por eso prefiere hablar con el corazón en la mano a partir de un bosquejo sencillo.

Jamás memoriza sus discursos palabra por palabra Memorizar el discurso es casi una garantía de que olvidará alguna sección. Incluso si lo reconstruyera completamente, sonaría como un robot, en vez de como un ser humano, y su mirada y voz estarían perdidos en el espacio infinito. Pocos le prestarían atención o se dejarían convencer. En actuación, la memorización del papel sí es muy importante, especialmente cuando el director requiere que el actor se ajuste estrictamente al guión o libreto; pero en oratoria, las cualidades histriónicas, aunque pudieran sonar impresionantes, muchas veces resulta en una pésima actuación y el discurso fracasa. La razón es que en la oratoria moderna se espera sinceridad y honradez de parte del orador, no un simple despliegue actoral. Tengamos en cuenta que una actuación está asociada con un papel que el actor representa para los efectos de una obra; los espectadores saben que no representa necesariamente la realidad. Por eso, como reza el dicho: "Si quieres ser un buen actor, que no te sorprendan actuando". Es mejor no memorizarlo todo palabra por palabra, sino hablar con el corazón a partir de apuntes breves.

Tiene 40 veces más conocimiento del que suele transmitir en sus discursos Saber mucho más de lo que se dice se asemeja a un generador de energía, cuyo poder supera por mucho a la energía que viaja por los conductores. Su conocimiento organizado le otorga la confianza, claridad y pasión controlada que necesita para disparar la flecha de la eficacia.

Ensaya el discurso por medio de traer a colación el contenido al conversar con sus amigos En vez de ensayar gestos y ademanes frente a un espejo, mecánicamente, sin vida ni naturalidad, prefiere ensayar durante una conversación natural con sus amigos, dejando brotar los movimientos más espontáneos posibles, teniendo en cuenta que de la misma manera se manifestarán durante la exposición.

En vez de angustiarse por su discurso, averigua la causa de su ansiedad y reajusta su actitud Aunque antes hubiera practicado alguna técnica vocal, de respiración, gestos, postura o énfasis, durante la presentación se olvida de esas cosas y concentra su mente en la idea principal como en sus ensayos. Piensa en los gatos, que de ninguna manera requieren la condecoración de Gato Experimentado para maullar en el vecindario.

Evita imitar a otros: Procura ser él mismo Un secreto indispensable del éxito en cualquier campo consiste en ser uno mismo, no una combinación de otras personas.