You are on page 1of 12

UNIVERSIDAD DE LAS FUERZAS ARMADAS

ESPE-LATACUNGA
PETROQUÍMICA II

Nombre: Janine Molina


Curso: 8vo
Fecha: 28/06/2019

FERTILIZANTES PETROQUÍMICOS
Un fertilizante o abono es cualquier tipo
de sustancia orgánica o inorgánica que
contiene nutrientes en formas asimilables
por las plantas, para mantener o
incrementar el contenido de estos
elementos en el suelo, mejorar la calidad
del sustrato a nivel nutricional, estimular
el crecimiento vegetativo de las plantas,
etc.

Además, un fertilizante puede ser: “Cualquier material natural o industrializado, que


contenga al menos cinco por ciento de uno o más de los tres nutrientes primarios (N, P 2O5,
K2O).

Un fertilizante mineral es un producto de origen inorgánico, que contiene, por lo menos, un


elemento químico que la planta necesita para su ciclo vital. La característica más importante
de cualquier fertilizante es que debe tener una solubilidad máxima en agua, para que, de este
modo pueda disolverse en el agua de riego, ya que los nutrientes entran en forma pasiva y
activa en la planta, a través del flujo del agua.

Estos elementos químicos o nutrientes pueden clasificarse en: macroelementos y


microelementos.

 Los macroelementos son aquellos que se expresan como:


𝑔
% 𝑒𝑛 𝑙𝑎 𝑝𝑙𝑎𝑛𝑡𝑎 𝑜
100𝑔
Los principales son: N – P – K – Ca – Mg - S.

 Los microelementos se expresan como:


𝑚𝑔 𝑚𝑔
𝑝𝑎𝑟𝑡𝑒 𝑝𝑜𝑟 𝑚𝑖𝑙𝑙ó𝑛 = =
𝑘𝑔 1000𝑔
Los principales son: Fe – Zn – Cu – Mn – Mo- B – Cl.

FERTILIZANTES PRINCIPALES

 Nutrientes primarios: nitrógeno (N), fósforo (P), potasio (K). Se habla de abonos
de tipo NPK si los tres están asociados juntos. Si no se habla igualmente de
fertilizantes de N, P, K, NP, NK o PK.
 Nutrientes secundarios: calcio (Ca), azufre (S), magnesio (Mg).
 Oligonutrientes o micronutrientes: hierro (Fe), el manganeso (Mn), el molibdeno
(Mo), el cobre (Cu), el boro (B), el zinc (Zn), el cloro (Cl), el sodio (Na), el cobalto
(Co), el vanadio (V) y el silicio (Si).

CLASIFICACIÓN DE LOS FERTILIZANTES

 ORGÁNICOS
Los abonos orgánicos son generalmente de origen animal o vegetal. Pueden ser
también de síntesis (aminoácidos, urea...). Los primeros son típicamente desechos
industriales tales como desechos de matadero (sangre desecada, cuerno tostado,
desechos de pescado, lodos de depuración de aguas). Son interesantes por su aporte
de nitrógeno de descomposición relativamente lenta, y por su acción favorecedora de
la multiplicación rápida de la microflora del suelo, pero enriquecen poco el suelo de
humus estable.
Los segundos pueden ser desechos vegetales (residuos verdes), compostados o no. Su
composición química depende del vegetal de que proceda y del momento de
desarrollo de éste. Además de sustancia orgánica contiene gran cantidad de elementos
como nitrógeno, fósforo y calcio, así como un alto porcentaje de oligoelementos.
También puede utilizarse el purín pero su preparación adecuada es costosa.

 INORGÁNICOS
Los abonos inorgánicos son sustancias de origen mineral, producidas bien por
la industria química, bien por la explotación de yacimientos naturales
(fosfatos, potasa)
La industria química interviene sobre todo en la producción de abonos nitrogenados,
que pasan por la síntesis del amoníaco a partir del nitrógeno del aire. Del amoníaco
se derivan la urea y el nitrato. También interviene en la fabricación de abonos
complejos. Los abonos compuestos pueden ser simples mezclas, a veces realizadas
por los distribuidores (cooperativas o intermediarios).
Existen muchas variedades de abonos que se denominan según sus componentes. El
nombre de los abonos minerales está normalizado, en referencia a sus tres principales
componentes (NPK): Se pueden clasificar según el estado físico en el que se
comercializan:

Sólidos: Muchos fertilizantes NPK, ureas, etc. Pueden presentarse en polvo,


granulados, macro-granulados, pastillas y bastones.

Líquidos: Algunos fertilizantes


NPK, aminoácidos, ácidos húmicos. Alcanzan un
gran rendimiento y uniformidad en la aplicación
en el terreno. Pueden ser aplicados directamente o
disueltos en agua. Tienen efecto inmediato por que
las plantas lo absorben fácilmente. Se pueden aplicar al cultivo antes o después de la
siembra y tienen su origen en materiales químicos u orgánicos.

Además, encontramos otra clasificación en función de cuantos elementos nutritivos tenga la


formulación del fertilizante

 ABONOS SIMPLES

Son abonos formulados con un solo nutriente. Pueden ser nitrogenados, fosfatados,
potásicos. Destacan:

1. Urea: (NH2)2CO).
2. Correctores de carencias simples: Fertilizantes de un determinado nutriente para
corregir una carencia determinada. También se llaman enmiendas minerales. Se
emplean para la corrección de problemas importantes derivados de la escasez o
ausencia de un determinado elemento en el suelo, desequilibrios nutricionales,
corrección de problemas de acidez, etc.

PRINCIPALES FERTILIZANTES MINERALES


PRODUCCIÓN DE FERTILIZANTES

La producción de fertilizantes requiere la fabricación de compuestos que proporcionan los


nutrientes para las plantas: nitrógeno, fósforo y potasio, sea individualmente (simples) o en
combinación (mixto)

El amoniaco constituye la base para la producción de los fertilizantes nitrogenados, y la gran


mayoría de las fábricas contienen instalaciones que lo proporcionan, son considerar la
naturaleza del producto final. La materia prima preferida para producir amoniaco es el
petróleo y el gas natural; sin embargo, también se utiliza carbón, nafta y aceite
combustible.

Los fertilizantes nitrogenados más comunes son: amoniaco anhidro, urea (producida con
amoniaco y dióxido de carbono), nitrato de amonio (producida con amoniaco y ácido nítrico),
sulfato de amonio (fabricado en base a amoniaco y ácido sulfúrico), nitrato de calcio y
amonio, o nitrato de amonio y caliza el resultado de agregar caliza al nitrato de amonio.

 AMONIACO ANHIDRO
El amoniaco anhidro, es el amoníaco puro, sin agua, presentado en estado líquido a
temperatura ambiente. Se le añade el término anhidro para distinguirlo de otros
productos a los que se les denomina impropiamente amoniaco ya que, a las soluciones
amoniacales, soluciones de amoniaco en agua, se les llama, comúnmente, amoniaco
en vez de agua amoniacal o hidróxido amónico. El amoníaco ha sido utilizado en la
agricultura desde principios del siglo XX. En 2004, el 83% del amoníaco producido
industrialmente en el mundo se usaba como base para fertilizantes agrícolas, lo que
supone un consumo de más del 1% del total de la energía que produce la humanidad.
En líneas generales el amoniaco anhidro llega a los centros de distribución mediante
cisternas ferroviarias o de camión. Estos centros representan los puntos de partida del
amoniaco para su utilización agrícola.
Desde estos centros se suministra a los depósitos nodriza fijos o móviles situados en
las fincas y desde estos se reposta a las abonadoras que llamamos aplicadores. Estos
aplicadores inyectan el amoniaco agrícola en el suelo donde gasifica totalmente
difundiéndose de una a otra parte de la zona de inyección.
Se componen fundamentalmente de las partes siguientes:
Un tanque de acero, para contener el amoniaco.
Un dispositivo que regula la cantidad de amoniaco que sale del depósito.
Un divisor de flujo que distribuye equitativamente el amoniaco entre los
inyectores.
Una serie de inyectores que depositan el amoniaco dentro del terreno.

 UREA
La urea es un compuesto químico cristalino e incoloro. Como principales
características se pueden destacar que es fácil de granular y se suele transportar
fácilmente a granel o en bolsas, sin ningún tipo de explosión. Otra característica
importante es que se disuelve fácilmente en agua y no deja residuos de sales después
de su uso. Tiene el máximo contenido disponible en un fertilizante sólido.

Reacción de Síntesis
La reacción de síntesis para la producción de urea consiste en combinar amoniaco
con CO2 a presión para formar carbamato de amonio, que se descompone en urea y
agua. El CO2 sin reaccionar se recircula.
𝑁𝐻3 + 𝐶𝑂2 → 𝐶𝑂(𝑁𝐻2 )2 + 𝐻2 𝑂
Existen diversos procesos para la producción de urea. Las diferencias se basan
principalmente en los métodos empleados para manejar el efluente del convertidor,
en la forma de descomponer el carbamato, en como recuperar la urea o el CO2, etc.

Tipos de procesos para la producción de urea


Entre los principales procesos se pueden destacar los siguientes:
Stamicarbon
Utiliza el CO2 para recuperar el NH3 del efluente del reactor de forma
continua. El carbonato se descompone a medida que el NH3 es extraído por el
CO2. La reacción se suele producir a unos 140 bar aproximadamente. Los
gases separados avanzan hacia el reactor junto con el NH3. La mayor parte del
gas de salida del reactor se condensa y, los gases inertes son purgados del
sistema antes de regresar el condensado al reactor.
Thermo-Urea
Se usan compresores centrífugos que recirculan el CO2, el NH3 y el vapor de
agua al reactor. El efluente líquido en la primera unidad de descomposición
entra a la segunda unidad de descomposición de baja presión. En ella se
separan las últimas trazas de CO2, NH3 y gases inertes.
El amoniaco y el CO2 se absorben en agua para ser recirculados al compresor.
El gas inerte se extrae por la parte superior del absorvedor. La urea en solución
acuosa, se extrae de la última unidad de descomposición a baja presión.
A continuación, se muestra el diagrama de flujo de dicho proceso:

Acabado final del producto

La solución acuosa de urea obtenida debe procesarse para obtener el producto final.
Para conseguir dicha forma, los glóbulos se consiguen extrayendo el agua de la
solución. Para ello se deja caer la urea a través de los rociadores de una torre con aire
en contracorriente. Los glóbulos de urea solidifican antes de caer al fondo, se enfrían
posteriormente y se embolsan.
La fácil aglomeración que tiene la urea, hace que sea difícil de manejar. Para evitar
esta desventaja se suele utilizar diversas técnicas como la siguientes:
Se puede recubrir con azúcar.
Mezclado con aditivos como por ejemplo sulfato de amonio o carbonato de
amonio.
Tratamiento térmico. Se suelen pasar los glóbulos por temperaturas superiores
al punto de fusión de la urea.

 NITRATO DE AMONIO
El nitrato de amonio o nitrato amónico es una sal formada por iones nitrato y amonio.
Su fórmula es NH4NO3.
Se trata de un compuesto incoloro e higroscópico, altamente soluble en agua.
El nitrato de amonio es un producto no inflamable, por lo que un fuego a partir de
éste es altamente improbable. Bajo circunstancias de calor extremo (por ejemplo, un
soplete) tenderá a descomponerse térmicamente.

Reacción de Síntesis
El nitrato de amonio se obtiene por neutralización de ácido nítrico con hidróxido de
amonio tras la evaporación del agua:
𝑁𝐻4 𝑂𝐻 + 𝐻𝑁𝑂3 → 𝑁𝐻4 𝑁𝑂3 + 𝐻2 𝑂
El nitrato de amonio se utiliza sobre todo como fertilizante por su buen contenido en
nitrógeno. El nitrato es aprovechado directamente por las plantas mientras que el
amonio es oxidado por los microorganismos presentes en el suelo a nitrito
(nitrosomonas) o nitrato (nitrobacter) y sirve de abono de más larga duración. La sal
altamente soluble en agua es la fuente preferida de nitrógeno en fertilizantes. La
mayor parte del nitrato de amonio producido termina por lo tanto en la producción de
fertilizantes. Sin embargo, la salida de exceso del nitrato de amonio es una fuente
principal de la basura ambiental.

Proceso de fabricación
La reacción entre el amoníaco y el ácido nítrico es irreversible, completa, instantánea,
exotérmica y admite cualquier termodinámica o discusión cinética. El calor de
reacción depende de la concentración de ácido nítrico usado y de la solución
producida de nitrato de amonio, pues la disolución cuanto más concentrada está,
mayor es el calor de reacción. Dicho calor de reacción se puede utilizar para producir
la evaporación del agua de la solución de nitrato de amonio y además para producir
vapor.
El nitrato de amonio puro sufre una descomposición endotérmica a 169 °C y tiene un
punto de ebullición de 230 °C. La concentración del ácido nítrico usado normalmente
es de 55 a 65 %, mientras su punto de ebullición a presión atmosférica es de 120 °C,
más bajo por tanto que la solución producida de nitrato de amonio, soluciones
altamente concentradas manifiestan altos puntos de ebullición y de congelación. Lo
primero puede causar altas temperaturas y por tanto operaciones peligrosas y lo
segundo bloqueo de las tuberías.
El nitrato de amonio conservado a 100 °C por un largo periodo de tiempo sufre una
descomposición termal hacia amoníaco y ácido nítrico, descomposición que a más de
185 °C puede producir una explosión peligrosa. La solubilidad de amoníaco en agua
decrece rápidamente cuando aumenta la temperatura y la alta volatilidad de los
componentes y la descomposición de la sal producida conduce fácilmente a pérdidas
ambientales y problemas de corrosión. El control de las variables de la reacción
(temperatura, presión, calor utilizado y concentraciones de ácido nítrico y nitrato de
amonio) y los detalles de construcción, logran la utilización del máximo calor,
generándose una mezcla fundida sin adición de calor externo que al mismo tiempo
asegura unas condiciones, todo con el mismo equipo y consumo de energía, en las
que se consigue la mayor producción posible y una alta calidad del producto.
El proceso de obtención de nitrato de amonio básicamente consta de los siguientes
pasos:
1. La neutralización del amoníaco con el ácido nítrico.
2. La evaporación de la solución neutralizada.
3. El control del tamaño de las partículas en la cristalización y las características
del producto seco.
 SULFATO DE AMONIO
Es un fertilizante químico ampliamente utilizado. Es una de las fuentes de nitrógeno
más comúnmente usadas en las fórmulas de fertilización (mezclas físicas). El SAM
es un producto muy versátil para ser utilizado en mezclas con otros fertilizantes, esto
debido a su amplia compatibilidad con todos los mono-productos y complejos.
Contiene amonio (NH4) y azufre en forma de sulfato (SO4-2) es un producto de pH
ácido y que se recomienda aplicar en suelos calizos y alcalinos por su fuerte efecto
acidificante.
Las materias primas para su producción son:
1. Amoniaco (2NH3)
2. Ácido sulfúrico (H2SO4)

Los insumos utilizados son:

1. Aire de servicio
2. Agua potable
3. Agua de enfriamiento
4. Aditivo anti-apelmazante

El sulfato de amonio se realiza mediante la reacción de amoniaco con ácido sulfúrico,


en un reactor donde se realiza la síntesis de este producto. Posteriormente pasa a un
cristalizador en el cual a partir del germen cristalino se hacen crecer los cristales.
Posteriormente del cristal ya formado, se pasa la solución a una centrifuga la que
realizara la separación de los cristales (PRODUCTOS) y el líquido (AGUAS
MADRES).
A la descarga de los sólidos provenientes de la centrifuga, serán transportados por un
transportado helicoidal, pasando a su última etapa de elaboración del sulfato de
amino, que es el secado, que se lleva a cabo en un secador del tipo horizontal. En la
descarga del secador una banda recoge el producto para llevarlo hasta el almacén de
producto.
Producción del Sulfato de Amonio
Para su producción existen distintos procedimientos, todos los cuales se fundan
mayoritariamente en la reacción:
2𝑁𝐻3 + 𝐻2 𝑆𝑂4 → (𝑁𝐻4 )2 𝑆𝑂4
De esta manera se hace pasar amoniaco gaseoso mezclado con vapor de agua por un
saturador, provisto con un agitador, que contiene una disolución saturada de sulfato
de amonio y en la que se mantiene un 2% de ácido sulfúrico libre. Con esto de manera
continua. Según otro procedimiento, en una cámara a 100ºC se pulveriza ácido
sulfúrico concentrado y gas NH3, con lo que el agua se evapora y la sal seca se
deposita en el fondo. Otra vía posible es mediante la reacción de sulfato cálcico con
el bicarbonato de amonio para precipitar el carbonato cálcico, liberar dióxido de
carbono:
𝐶𝑎𝑆𝑂4 + 2(𝑁𝐻4 )𝐻𝐶𝑂3 → 𝐶𝑎𝐶𝑂3 + (𝑁𝐻4 )2 𝑆𝑂4 + 𝐶𝑂2 + 𝐻2 𝑂
BIBLIOGRAFÍA

 Tisdale, S. L., Nelson, W. L., Balasch, J., & Piña, C. (1991). Fertilidad de los suelos
y fertilizantes (No. S633. T5718 1988.). Uteha.
 Rodríguez, S. F. (1982). Fertilizantes. Nutrición Vegetal. AGT Editor, SA, 97.
 Barrios, M., García, J., & Basso, C. (2012). Efecto de la fertilización nitrogenada
sobre el contenido de nitrato y amonio en el suelo y la planta de maíz. Bioagro, 24(3),
213-220.
 Kiss, S., & Simihaian, M. (2002). Improving efficiency of urea fertilizers by
inhibition of soil urease activity. Springer Science & Business Media.
 Jan, M. T., Shah, M., & Khan, S. (2002). Type of N-fertilizer, rate and timing effect
on wheat production. Sarhad Journal of Agriculture (Pakistan).