You are on page 1of 3

Tomando como base el texto de Pérez Gómez, “Las funciones sociales de la

escuela”, se acusa a la pedagogía tradicional de ser conservadora y


reproductora, de olvidar el componente de cambio y renovación necesarios
para mantener el delicado equilibrio de las sociedades, de reafirmar y
reproducir las diferencias sociales de origen en individuos y grupos, de
sustentarse en ideologías del individualismo, la insolidaridad y la
competitividad, de educar para el consumo, de inculcar el conformismo social,
de clasificar las minorías y ubicar diferenciadamente a los alumnos para el
mundo del trabajo y de la participación social, de promover la incorporación
sumisa y disciplinada al mundo del trabajo asalariado, de la determinación
social del desarrollo del sujeto como consecuencia de las profundas
diferencias de origen, bajo la apariencia de una supuesta movilidad individual,
de imponer la ideología dominante mediante un proceso de transmisión de
ideas, comunicación de mensajes, selección de contenidos de aprendizaje,
estructurado en el curriculum,

de socializar sutil, sumisa y subterráneamente por medio de las prácticas


sociales para construir en los alumnos un cuerpo de ideas y representación
subjetivos que haga que acepten el orden establecido como real, natural e
inevitable, de organizar el curriculum a tales fines, eligiendo y omitiendo
contenidos, decidiendo el grado de participación de los alumnos, ordenando el
tiempo y el espacio, eligiendo modo de evaluar y distribuir recompensas,
promoviendo relaciones sociales no colaborativas ni solidarias, de no
compensar la desigualdad, de no provocar ni facilitar el pensamiento crítico ni
la actuación democrática,

de ser una educación bancaria ,como dice Freire y finalmente de no cumplir


la función social debida en relación a la marginalidad ( como explica Saviani).
Según Saviani, también se la acusa de responder solamente a los intereses de
la burguesía, de no lograr resolver el tema de la marginalidad para lo cual
surgió, de proponer una actividad centrada en el docente y dejar al alumno
solamente el papel de asimilador, de desconocer las determinantes sociales del
fenómeno educativo y la diferencia social marcada entre grupos o clases
antagónicas, de no entender la marginalidad como un fenómeno inherente a la

1
propia estructura de la sociedad , de reforzar y legitimar la marginación y de
ser , como sostiene Althusser, parte del aparato ideológico del estado.

Por todo esto, y teniendo en cuenta algunos pocos puntos positivos de dicha
pedagogía, esta fiscalía solicita al jurado que declare a la educación tradicional
culpable de todos los cargos que se le adjudican y que se la condene a:

1) reconocer públicamente los errores cometidos hasta el día de la fecha.

2) a modo de provation, desempeñarse adecuadamente de ahora en más,


cumpliendo con los preceptos abajo detallados.

-desarrollar un discurso pedagógico critico superador.

-Posibilitar la resistencia y transformación de la realidad

-Construir nuevos significados en su contexto.

-Permitir un aprendizaje como reflexión crítica para modificar ideas y


prejuicios.

-Superar concepciones ideológicas previas.

-Fomentar el compromiso del sujeto.

-Poner énfasis en la autorreflexión y el dialogo democrático.

-No discriminar.

-Tomar decisiones por consenso.

-Formar educadores facilitadores del dialogo.

-Construir conocimiento desde una concepción problematizadora.

-Entender a la realidad como diverso compleja y conflictiva.

-Promover la conciencia ética y critica, el dialogo la relación horizontal y la


producción de conocimientos a partir de la experiencia.

-Romper con la visión antropocéntrica.

2
-Cuestionar las relaciones de poder que generan asimetrías entre seres
humanos.

-Superar la visión estática que produce pasividad y la lectura fragmentada de


la realidad.

-Ser antiautoritaria y sobre todo tener una alta exigencia ética con
reconocimiento y respeto a la diversidad y superación de las desigualdades.

Será justicia……..