Proclive al amor

Mayo - Julio 2008

7

7

7

Proclive al amor

Armadura Española del Siglo XVI fotografía Oscar Salamanca
Excepción de responsabilidad: Los artículos publicados en esta revista, no dan fe del pensamiento o de la opinión necesariamente de la facultad de Bellas Artes ni del comité editorial del semillero DECI-DEPU de la Universidad Tecnológica de Pereira.

Fotógrafo de agua
Oscar Salamanca y Gladys Méndez en Efrain y Maria, Hacienda el Paraíso, escenario de la novela "Maria" escrita en (1867), de Jorge Isaacs, Valle del Cauca, Colombia.

Sandra Johana Silva - Silvia

Museo Tecmit

decidepu@hotmail.com salsalamanca@gmail.com www.oscarsalamanca.net www.lacoctelera.com/libidoherida

Alejandro Patiño Milena Henao Álvaro Acevedo Tarazona Fredy Clavijo Anónima Fingida Álvaro García Ordóñez Francisca Lita Sáez Gabriel Castro Neryth Yamile Manrique Mendoza Oscar Salamanca Sandra Johana Silva - Silvia Hugo Fernando Tangarife Hugo N. Sierra Julián Andrés Martínez A.

Libardo Archila Sanabria Laura Puerta Barco Madeline García Manuel Silvestre Manuel A. Zúñiga M. Milena Gutiérrez Margarita Calle Alejandro Quintero Andrés Cardona Sabina Ocampo Serna Sean Igor Acosta Victor Hugo Garavito Yorlady Ruíz Gladys Méndez Mulet

Markho Longho

7

Pies Pablo Sigi Colima - Mexico Fotografía - 2008

03 Alejandro Patiño 00 Milena Henao 06 Fredy Clavijo 07 Anónima Fingida

04 Álvaro Acevedo Tarazona 08 Álvaro García Ordóñez

12 Francisca Lita Sáez

14 Gabriel Castro 16 Oscar Salamanca 15 Neryth Yamile Manrique Mendoza 20 Sandra Johana Silva - Silvia 19 Hugo Fernando Tangarife 21 Hugo N. Sierra 22 Julián Andrés Martínez A. 24 Libardo Archila Sanabria 23 Laura Puerta Barco 26 Madeline García 28 Manuel Silvestre 33 Milena Gutiérrez 30 Manuel A. Zúñiga M. 34 Margarita Calle 40 Andrés Cardona 42 Sean Igor Acosta 44 Yorlady Ruíz

39 Alejandro Quintero

41 Sabina Ocampo Serna 43 Victor Hugo Garavito

45 Gladys Méndez Mulet

“Creen en el amor es, pues, creer en un Dios implicado” Andrés Ortiz-Osés

“Que todos amamos es una realidad objetiva, una cotidianidad necesaria para existir y supervivir” Carlos Gurméndez

El animal del hombre, en medio de su racionalidad, está dotado de emociones1 que muchas veces atropellan su inteligencia. Ejemplo de ello son la rabia, los celos, la pasión, la agresividad, la ternura, la compasión, entre otras emociones inmersas casi inherentemente en la más fuerte de todas, el amor.

1.Entendamos por emoción: Reacción que implica determinados cambios fisiológicos, tales como la aceleración o la disminución del ritmo del pulso, la disminución o el incremento de la actividad de ciertas glándulas, o un cambio de la temperatura corporal. Tomado de: Microsoft ® Encarta ® 2008. © 19932007 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

Amor es ... irracionalidad

Vivir sin el amor, sin amor parece imposible a la luz de la psiquis del hombre, porque: “La necesidad más profunda del hombre es, entonces, la necesidad de superar su separatidad, de abandonar la prisión de su soledad.”2 Esta especie está (estoy y estamos) hambrienta de amor, por ello realiza acciones hasta en contra de su raciocinio, del cual tanto se alardea a la hora de compararse con otras especies (como si no fuéramos hermanos de hábitat: vivimos en el mismo planeta, en la misma vía láctea), cuántos no han matado o se han matado en nombre del amor. Además el amor no solamente es de pareja. Fromm clasifica los diferentes tipos de amor: fraternal, materno, erótico, a sí mismo y a dios, pero también se puede hablar del amor a la naturaleza, al conocimiento, a las pasiones, a la tecnología, a la cerveza y de ahí en delante de todo lo que se pueda llegar a amar. Así podemos decir, que el amor y todo lo que se relaciona con él se respira en todo el aire, el amor es un universal: las telenovelas se basan en éste, el cine, la literatura, la música y en ocasiones la ciencia presentan situaciones amorosas. El amor resulta un mal necesario para el hombre y, aunque suene ridículo, desde mi perspectiva, para algunas especies que muy decididamente aman3 a su pareja monogámicamente hasta la muerte como halcones, águilas y pingüinos. Entrar a definir ¿Qué es amor? Es como cuestionarse sobre la presencia de un dios o de la vida misma. En el documental francés Génesis4, nos presentan el amor como el simple hecho de la reproducción donde 1+1= 3. Pero ¿si no me quiero reproducir, no tengo

2.FROMM, Erich. El arte de amar. Una investigación sobre la naturaleza del amor. Buenos Aires, Paidos. Pag. 24. 3.Evidentemente este término resulta muy inexacto en la medida que estas especies son monogámicas porque solo se aparean con su pareja para reproducirse y estar juntos en el momento de la crianza. El sexo no implica necesariamente amor en el caso de los hombres y sobre todo en los hombres como género, pues al fin de cuentas soy mujer.. 4.Hablando de este documental recomendado, como siempre de manera subjetiva.

Milena Henao

SI ME QUIERE

derecho a amar? Son definiciones contextuales, muy diversas expresadas por diferentes autores. Como sea escribir sobre el amor requiere más que 2.000 palabras, entonces solo puedo decir que el amor no necesita de una teoría sino de una práctica que es manifestada de diversas maneras por los diferentes corazones de los usuarios de este planeta. Puedo concluir afirmando, que en ocasiones se ama tanto que se hace necesario odiar para poder descansar de este sentimiento tan intenso, porque el amor necesariamente es desamor.

Bibliografía FROMM, Erich. El arte de amar. Una investigación sobre la naturaleza del amor. Buenos Aires, Paidos. 115 p. GURMENDEZ, Carlos. Estudios sobre el amor. Santa fe de Bogotá: Siglo del Hombre, 1994. 223 p. ORTIZ-OSÉS. Amor y Sentido: Una hermenéutica simbólica. Barcelona: Anthropos Editorial, 2003. 255 p. Microsoft ® Encarta ® 2008. © 1993-2007 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

Ni aún te dialogo y ya sexuada más allá de las estrellas ungida de ojos invisibles te comprendo saliva en evolución te asimilo sombra de obsesiva claridad oscura cadera se derrama a través de cansado sol lejos de mí ¿Acaso he violado el mandamiento del improbable deseo?: ¡Cualquiera que mira con deseo a una mujer, ya cometió adulterio con ella en su corazón!: la lujuria es una soledad irreversible ¿Siento te amo - a ella? ¿A qué se reduce el corazón y la fe en el tedio? ¿Quién eres?: dejar lengua derrotada en cada suicidio íntimo tuyo en búsqueda del enigma ancestral del amor y de la palabra generación post-tele-mitológica autoexilio de la desnudez conciente ¿Es posible una lógica coherente entre la emancipación del cuerpo y la sordera del espíritu?

sobrevivir al circulo íntimo – público a la masa dialéctica soledad – mundo procesión a dúo – vano círculo urbano ¿Qué queda dentro después de agotar todo afuera? ¿Tanto tu sexo – de ella? y duele tu vientre cifrado figurado a la prohibición y al pecado original ¿Dónde abren audibles tus palabras?: habitar tu silencio con este esperma gastado traga sueños busca tierra dentro de ella tan solo ficcionado más no de ti ¿No sé? la eternidad es obviar el presente ¿También me amarás – ella? otra que es la misma irrepetible devorar tu materialidad sedentaria te sexuo a través de ella de su ausencia de su silencio sucesión ilógica de la especie y apenas logro entender dónde conservas tu nombre.

Alejandro Patiño 2008

Divulgacion del cuerpo

NO ME QUIERE

“El matrimonio es una institución criminal”
Ricardo Piglia Siempre, casi siempre me he preguntado qué hubiese sido de mí, de ella. ¿A ustedes no les ha pasado? A mí, casi a diario. En la cama, aún de madrugada, cuando siento su respiración caliente, confundiéndose con la mía como dos fraguas alimentando la caldera de un tren que no va a ninguna parte. A mi amigo R. le sucede lo mismo. Tiene la esposa más encantadora, la más comprensiva, la amiga, pero ha decidido vivir solo. Habitar solo en la madriguera. Sin nadie que lo espere en la noche. Ir de calle en calle sin la preocupación por alguien que dejó intacto los platos en la mesa porque él no llegó. Husmear por los bares hasta la madrugada y saber que no hay nadie en casa, en el computador, en el Internet, y que al final ella se durmió con un libro abierto, ¡el libro que él le recomendó! Que cuando llegue no encuentre la pantalla del televisor chispeando, murmurando, ardiendo lo único que ya puede arder en el cuarto, la lamparita de noche. Mi compañera también es perfecta. A veces salimos los cuatro, la pasamos de maravilla, hasta hemos hecho cosas inverosímiles: bañarnos en las aguas heladas del lago Calima, hacer un picnic en la nieve del Ruiz, en vestido de baño y gafas de sol. Pero de pronto R. y yo nos miramos. ¡¿Por qué seguimos con ellas?! Lo mejor es que vengan los hijos. Sí, es lo mejor. ¿Será cierto? ¿O acaso la prolongación de una existencia en tonos de blancos y grises? Casi siempre me he preguntado: ¿qué sería de mí, de ella, si nunca hubiese ido a ese bar, si en aquella discusión nos hubiésemos dejado, como ella me lo exigió, como después yo lo sugerí? ¿A ustedes no les ha pasado? Ese sentimiento es más fuerte cuando despierto y la siento respirar, tan cerca de mí. Yo la quiero, claro que la quiero. ¡Ya no quiero estar con ella! En otras ocasiones, cuando vamos a un cine, leemos una revista, disfrutamos de un programa de televisión, creo que fue lo mejor, que permanecer juntos ha sido lo mejor.

Cordon umbilical

Ella debe sentir lo mismo. Lo que pasa es que somos cobardes. Ella menos que yo. No tenemos las garras de R. –¡en la última salida él lo anunció!–. Nos asusta mirarnos de frente. No de esas miradas de mimos y abrazos, no, de esas miradas que desnudan lo poco que somos; esas miradas asustan, ¡claro que asustan! Otras veces, cuando abro los ojos y la presiento a mi lado antes de encender la lamparita, imagino ser un rumiante, ¡sí, quiero ser un rumiante!, vagar por los pastizales como una vaca ladrona salteadora de cercas. ¿Verdad no les ha pasado? ¿Qué habría sido de mí si...? ¿...Ah... si hubiese saboreado esa natilla blanca, blanca, en cuadritos y olorosa a canela que de pelao no tuve las suficientes monedas para comprar? ¿Si mis padres no hubiesen cambiado de ciudad? ¿Si hubiese nacido aquí, tal vez allá? ¿Respirado otros aires? ¿Si tal vez no hubiese terminado con A., con C.? ¿Estudiado disestesia de pollos, vasectomía de ranas? ¿Qué tal si hubiese llegado solo... solo a los cuarenta? Pero no, ¡estoy aquí! Desojado por la penumbra de la lamparita. Entonces cierro los ojos y sueño que voy con ella en un tobogán, impulsado por una fuerza inercial, en el vagón de un tren que no va a ninguna parte, ¡y me siento terrible! Sobre todo cuando vamos en el carro y la miro. ¡No, yo soy el que debe morir! ¡No, no, lo mejor es que ella muera! Sí, para qué lo voy a negar, la he imaginado rodando por las escaleras, confirmándome que fue la única víctima fatal de un accidente, que tiene un cáncer, una enfermedad terminal, que en unas cuantas semanas ya no estará. ¡Ahogada por la almohada! ¿Qué estoy pensado? ¿Qué estoy pensando? ¿No les ha pasado? Así es como apago la lamparita y me arruncho en la cama, aferrándome a ella, como una sanguijuela, dos masas que ya jamás se podrán desatar, impulsadas por esa poderosa fuerza inercial hasta regresar al vientre materno, alimentándose del mismo cordón umbilical. *** ¡No, no, la almohada...! No, no, no...

Álvaro Acevedo Tarazona Profesor Universidad Tecnológica de Pereira

SI ME QUIERE

Fredy Clavijo Poesía visual - 2008

Tu- Yo

Hola, me has preguntado si te amaba y quizás fue grande tu sorpresa cuando no supe que responder; la verdad es que no entendía a que te referías. Hoy he salido decidida a encontrar en cualquier lugar el significado del amor para poder darte una respuesta; lo primero que ví desde la buseta fue un enorme letrero que decía "el amor sabe a Parmalat", así que por fin tenía un primer argumento que comparar con lo que siento por ti, entonces cerré los ojos para recordar tu sabor dulce, también salado, a veces amoniacado y que solo debe saber a ti; nada parecido a la lactosa, de hecho sí así fuera, seria posible que me recordara a mi madre, sublimando así el acto de saborearte. Siguiendo mi pesquisa encontré en el fondo de mi libretita la frase "el amor llega cuando menos lo esperamos"; en este caso no fue así, yo estaba ahí esperándote y cuando llegaste, quizás yo cansada de esperar y tu cansado de correr; nos hemos mirado con rabia, las nubes crujieron nuestro encuentro y en ese instante, el mundo, ante nosotros mostrándonos las encorvadas evidencias de la larga espera, no nos dio otra opción diferente a la de seguir corriendo. Entonces intenté con Negri, "amor es lo contrario de naturaleza"; pero cuando me sumerjo en ti creo entrar en mi, en mi verdadera naturaleza, es como si a fuerza de romperlo todo por fin encontrara el punto de partida, como atravesar la entraña que me muestra mi principio y quizás mi fin; es un lugar verdadero pero que duele, porque ahora no caben las verdades en el reflejo de las ficciones. Creí que Miguel Hernández me daría una respuesta y he leído "solo quien ama vuela"; en mi caso no fue así porque justo desde el día en que te conocí, mis alas que reposaban en mi vientre, lentamente se fueron tornando de un extraño color emparentado con el ocre, yo no las quería ver pues siempre he pensado que tengo demasiadas y a veces pesan; sin embargo, hoy, cuando intento extenderlas siento que se han debilitado, que ya no me dejan levantar y atravesar los muros para verte. Y yo que pensaba que el amor, este amor era uno solo, éste. No podría haber una significación salida de otros amores, hoy me he dado cuenta que nunca te he amado que esta hermosa violencia que me florece cuando te miro es simplemente eso "violencia" y que quizás sea cierto lo que mi padre siempre me repitió: hija para vivir bien el corazón estorba.

Anónima Fingida

Respuesta para un proclive de amor

NO ME QUIERE

Rio Neckar Heidelberg Alemania Instalación

Tres de amor y una de agua: Amor al agua, amor a Dios, amor de ausencia

Entrega inmediata 1

Los tres bloques que presento en esta oportunidad bajo el nombre de TRES DE AMOR Y UNA DE AGUA forman parte de OBRA EN AGUA, un proyecto que propone una serie de preguntas e inquietudes sobre temas vivenciales relacionados con el dolor de la guerra y las consecuencias generacionales de vivir en medio de esta. El agua es un elemento mediatizador de los dolores, ausencias y escarnios de la guerra. He encontrado en el quehacer de los montajes y en los archivos de mis imágenes, unos dolores de amor a mujer, de amor a hijos y familiares, y amor a un Dios, todos traspasados y hundidos en el agua y en plena ausencia. Son simplemente amores vistos amores sentidos amores vividos. Recorto pedazos de imágenes, las acomodo en charcos recientes de agua lluvia, para que tal vez esta ayude a mitigar el dolor. Es esa ausencia que se sueña presente, pero que solo la vemos tangiblemente húmeda. En AMOR AL AGUA, es una historia de la ausencia del cariño, del abrazo físico y mental y por que no sentimental. El amplio espacio y el océano son el contexto de distancia de ese amor, pero a la vez la cercanía se funda en la imagen flotante, por que esta ahí ante los ojos, viendo flotar un deseo a la intemperie pero también a la deriva, los elementos visuales están dentro y con el agua. En AMOR A DIOS, es algo especial, por el contexto que este amerita en un país repleto de oraciones dirigidas a un ser poderoso al que se le suplica en medio del dolor que lo calme, en medio de la hazaña que lo mantenga, en medio de la abundancia que la aumente. A diario se le pide a ese ser para solicitar ese espacio, ese momento digno. Por momentos ese ser siente cerca, mira y se va, o tal vez nunca vino, o mucho menos ha estado o ya se ha ido, por que no sabemos donde esta; estamos solos con nosotros mismos. AMOR DE AUSENCIA, este bloque trata de las familias que tienen personas retenidas, por alguno de los actores del conflicto y que llevan esperando la vuelta de su amor desde hace ya más de 10 años, niños y niñas, padres, hermanos, amigos aferrados a una esperanza amarrada a unos poderes. Son imágenes de fotografías realizadas en las manifestaciones de los familiares tanto de policías y soldados como de civiles, cuya fuerza conmueve y aterriza todo discurso volátil y despectivo. El agua las moja lentamente y las varia casi hasta desintegrarlas, recreándose en otra imagen; la de las ausencias de amores, ya casi intangibles e intocables por la debilidad que han alcanzado. Juego de poderes que se juegan el amor de los otros.

Álvaro García Ordóñez www.alvaro-garcia-ordonez.org

SI ME QUIERE

Rio Neckar Heidelberg Alemania Instalación

Entrega inmediata 2

ALVARO GARCIA ORDOÑEZ explora los dolores, sentimientos y símbolos que extrae de las experiencias del conflicto armado, de sus víctimas y los desplazamientos que genera la guerra. Indaga dentro de los territorios con quienes viven en medio de los conflictos: una mirada al alma de estos seres. Alvaro acude al elemento agua, como medio natural y mediatizador de estas crudas realidades, en una serie de actos, de instalaciones y de performances que llevan en sí como fin el sanar y calmar. Los objetos, los símbolos y las imágenes que se refieren a distintos sucesos dentro del marco de la guerra son colocados en el agua, y sobre ella flotan, viajan y se sumergen, en un proceso que pareciera pederse en sus mismas profundidades. El agua hecha río, laguna o lago es quien delimita la obra, la lleva a su albedrío, la transforma y decide sus movimientos, dirección y duración. La Peňa, en la región de Gualivá, Cundinamarca, su lugar de origen, es un pueblo pequeño incrustado en la cordillera central de Los Andes, y de allí nace la noción del agua. Vio en ella un elemento ancestral y vital para OBRA EN AGUA, que surge en primera instancia en el río Neckar en Heidelberg, Alemania, con el performance Entrega inmediata, unos costales en fibra natural flotando en aguas europeas. Fotos páginas 8 y 10. Realiza entonces una serie de montajes en distintas aguas que tratan temas de dolor y de guerra, influenciado por las historias y cuerpos inertes flotantes que vio en el río Negro, que atraviesa su origen territorial, lanzados por la acción directa de la violencia para borrar las huellas de los sacrificios, pero más de los sacrificadores. Otras instalaciones y performances que ha realizado en lugares apartados y en donde se han sucedido los hechos. Los montajes dentro del agua son realizados con fotografías de prensa, Internet e inéditas, recreadas para que se vayan perdiendo o deshaciendo por la acción del agua. El video, la fotografía son los testigos de todo aquello que en el agua acontece. Así, el impacto ocasionado por la violencia que ha marcado a la sociedad durante varias generaciones, genera propuestas basadas en la fuerza y creencia en la vida, dando lugar a una temática del conflicto. Por eso el agua, para él, brinda la posibilidad natural de limpiar y lavar los absurdos en los que él quisiera sumergirse. Además, denuncia un silencio que permite que estos deplorables hechos sigan sucediendo al ritmo de las corrientes de los ríos, como si fuéramos personas inertes y adormiladas por tanta saturación de lo mismo y en la que el agua pareciera no despertarnos aun con su natural frío, para ocasionar por lo menos un grito en medio de una jungla de risas.

Álvaro García Ordóñez www.alvaro-garcia-ordonez.org

NO ME QUIERE

Francisca Lita Sáez Acrílico, pastel y lápices grasos 100X70 cm - 2008

Mujeres olvidadas

Del amor al olvido Cuando comenzamos a conocer y practicar el amor como símbolo de pureza, encontramos amor, fuego y pasión en un principio, y, su dulce gesto de alegría y felicidad, se torna en ocasiones, en desoladora mueca con el tiempo. Cuando los pilares del amor se quiebran en partes desiguales rompiéndose este amor, olvidando la magia de su inicio, y, sin compasión, es abandonado el ser amado, dejando a su paso un mar de dolor y lágrimas en el campo de batalla del olvido. Tórridas, tristes y compungidas imágenes las que el amor deja en el camino. Abandono de ilusiones, pérdidas de esperanzas, ……. Cuando volvemos a la vida, cuando nuestras emociones se tranquilizan y reencontramos otra vez nuestros sentimientos no dependientes, menos tristes, menos irreales, menos resentidos, encontramos nuevas formas de disfrutar, nuevos sentimientos por experimentar, eso sí, con una trayectoria ya, marcada por la nostalgia.

Francisca Lita Sáez Nace en Valencia en 1948, Doctora en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia. Profesora Titular de la Facultad de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, perteneciente a la Universidad Politécnica de Valencia., impartiendo la materia de Grabado Calcográfico. Ha realizado numerosos cursos de Grabado y Fotograbado en Instituciones públicas y privadas. Ha obtenido varios premios en concursos y certámenes, ha realizado numerosas exposiciones Individuales y Colectivas de Pintura, Dibujo y Grabado en diversas Galerías Nacionales e Internacionales. Ha participado en diferentes Centros Universitarios en Conferencias, Charlas y Coloquios.

flitasa@dib.upv.es

SI ME QUIERE

El amor es proclive a oscilar en formas extrañas para comprenderlas en su totalidad. El amor es proclive a convertirse, transfigurarse y renacer cada vez que quiere. El amor es proclive a vestirse con ropas color obsesión y un sombrero estilo pasión. El amor es proclive a hilar finos hilos cuando hasta los fuertes lazos se rompen. El amor es proclive a enamorarse de sí mismo, indemnidad. El amor es proclive a volverse tan fuerte y cómodo como una camioneta 4 x 4. El amor es proclive a admirar a la mujer y a desearte cuando te esperaban. El amor es proclive a sonrojarse cuando recuerda que viene de la criatura más indefensa y frágil. Y es que tu misma eres proclive a convertirte en el amor. Por que fue él mismo quien te trajo a tus padres esa noche...

Gabriel Castro Maestro Artes Plásticas U.P .J Dibujo sobre papel - 2008

Lo proclive del amor

por favor continúe rayando la hoja

Neryth Yamile Manrique Mendoza Dibujo sobre papel - 2008

Carta de amor

NO ME QUIERE

Oscar Salamanca Fotografía - 2008

proclive al amor Nueva York

Es más o menos la una de la mañana, voy en un estado somnoliento arrullado por el vaivén del tren en las duras líneas férreas del metro subterráneo; a mi alrededor, quiero decir, junto a mi, no hay nadie, sólo una mujer negra de avanzada edad al final del vagón. Ella duerme placidamente, quizás éste recorrido de ida y regreso del metro atravesando la ciudad entera, sea, en realidad, su hogar, su protección, frente a la frialdad de la calle, del pavimento. He comprado en descuento un par de zapatos Bally; no conocía la marca y ahora, cuando ya los llevo puestos como una ganancia del viaje, reconozco en ellos una sensación de comodidad diferente. Entonces me pregunto si un buen par de zapatos son importantes en una ciudad grande y sui géneris, tan cargada de peso físico y desplazamientos del ser. Ayer, huyendo de la presión de las risas cínicas de mi hermano y su amante homosexual, he buscado sin mucho entusiasmo un trabajo. Las ofertas del periódico latino no son muy alentadoras para un recién graduado de artista plástico que busca ser famoso y triunfar en la metrópoli: se requieren meseros, barmans y porteros de parking con experiencia. No servía para el juego de la supervivencia mi experiencia en el arte, en el dibujo academicista, en otros dibujos, en la mirada crítica del arte contemporáneo. No lo intenté más ese día, me sentí tranquilo porque aún me quedaba un buen ahorro en dólares de la venta de un cuerpo de obra a una galería de Bogotá. Me acuerdo, ahora que ha pasado más de 15 años, la sensación embargadora del ser artista, capaz de vivir de mi trabajo plástico y viajar por países extraños, exóticos, sin necesidad de gastar mi tiempo y mi concentración en trabajos diferentes a la creación. Como una prueba el hecho de asistir sin razón a una academia con profesores que intentaron, sin éxito, aparecer en la historia del arte universal. Desistí prematuramente de la academia para internarme en las Salas solitarias del Museo Metropolitano. Mi hermano, pintor enamorado de la cultura de la publicidad y el diseño gráfico, trazó en su camino del ser artista vivir en la ciudad; un sueño sencillo pero doloroso. Él vivía en un pequeño apartamento al otro lado del rió, en Queens, fuera de la ciudad que a pesar de no estar ubicado en la ciudad, representó para nosotros el mejor escenario para madurar y permitir el flujo de la creación y el arte. Su tamaño fue la excusa para la decoración a bajo costo con exquisito gusto: paredes con ladrillo a la vista, acuario marino, colección de arte y música de todos los géneros, alfombras y tapices de la India y Europa, cubertería de diseño, entre tantas cosas esplendidas de su mundo. Yo vine a vivir en medio de una relación de pareja homosexual de artistas plásticos sobreviviendo en el ambiente más voraz y exigente. La apuesta era dos en contra de un mundo de negaciones, no tanto por su condición homosexual, sino por un ideal nostálgico propio del artista desconocido y por demás talentoso. Nunca nos buscarán las galerías ni los museos, les repetía una y otra vez: ¡nunca! Nosotros tampoco nos entregaremos al sistema cruel de la farándula y despotismo del mundo del arte.

Vida panoramica desde un bus turistico

SI ME QUIERE

La idea era reservarnos para el “gran arte” alejados de la inmundicia de la alcantarilla del mundo del arte; esta mirada nos daba un espacio para la dignidad que nunca he vuelto a sentir. Mirar con desprecio al mundo del arte era nuestra salida y nuestra esperanza. Pero esperanza traicionada por la evidencia de lo inútil del esfuerzo compartido y la indiferencia, cada vez más dramática, hacia nuestro trabajo: nos sentíamos puros por estar al margen, pero soñábamos todos los días en exponer y salir en las revistas especializadas. Yo sospechaba que algo no funcionaba como queríamos, pues la estrategia del bohemio y el esteta sin más no estaba dando resultado. Hacia falta una estrategia de avanzada que nos vendiera, no sólo los cuadros, sino también nuestras pequeñas historias. Mi propuesta era comer arroz blanco y pechuga asada una vez por día y mandar a cuanto chuzo de galería, eso sí bien ubicada aunque desconocida, imágenes de las obras. Sin duda lo hice y busqué con desespero la oportunidad. Mis ahorros no pudieron más, tampoco mis Bally ya cansados de atravesar diariamente el puente de camino a la academia y los museos y luego al apartamento, y tuve que, a pesar de mis terribles sueños premonitorios, regresar al país. Luego, pasados 6 meses, mi hermano me llamó y me dijo que algunas galerías querían exponer mis telas, también, me dijo, llamaron de la televisión latina porque yo hacia parte de una curaduría importante. Le insinúe que él fuera en mi lugar a esas cosas, a esas entrevistas y por otro lado que, finalizadas las exposiciones, recogiera mis trabajos y viera a ver que hacia con ellos. Después, cuando mi hermano renunció a la ciudad, al apartamento, a sus cosas bellas, a los peces de mar y vino a morir a Colombia, me confesó que a mi me había faltado tiempo en la ciudad; pero, ¿pero a qué tiempo se refería? si mi carácter y ansiedad no hablaron nunca el lenguaje del tiempo a pesar que el inmigrante es el único que entiende y sabe de tiempos, porque el tiempo en el inmigrante es una sensación de tejido lento y silencioso, como el mismo exilio y la no pertenencia. Quizás me faltó tiempo para habituarme a la perdida y el desconcierto en la sensación colectiva de una nación desfigurada e inútil. Toda mi experiencia quedó consignada en fotografías. Me acuerdo que con la certidumbre de dejar la ciudad, intenté a bajo costo y largas caminatas recorrer los sitios emblemáticos para el turista y así, ese divagar de vagabundo se confundió con el camino apresurado y preocupado del turista pobre en el registro de mi propia constatación visible en el monumento. Hoy, pasados varios años recurro, como en ese entonces, a la fotografía; son fotografías de evidencias tomadas y perseguidas desde la ventana panorámica de un bus turístico que, cruelmente y sin saberlo, recorre las mismas calles y los viscosos recuerdos enrevesados de mi adolescencia artística en la Nueva York de la proclividad periódica al amor.

Oscar Salamanca profesor Universidad Tecnológica de Pereira

Proclive a las sombras oscuras impuestas por sensaciones que dominan los impulsos, agudizan los intervalos del tiempo y ocultan los posibles acercamientos consigo mismo. Las calles producen un leve olor a ausencia y los tranceuntes representan el inmenso hastío de seguir viviendo.

Hugo Fernando Tangarife Fotografía - 2008

proclive a las sombras

NO ME QUIERE

Sandra Johana Silva - Silvia Fotografía- 2008

Destiempos

Amor luz, oscuridad Me alumbras, todo lo veo Todo es claro, irradias amor Calientas mi ser Te apagas, no veo nada todo es oscuro Se enfría mi alma. Te enciendes, llenas mi espacio Resplandeces, me iluminas, me guías, me llevas al clímax. Te apagas, me enfrió, mi alma queda en Penumbras Océano oscuro, desamor. Amor estrella universal energía creadora abrázame con tus rayos Quiero volar hacia ti Derrite mis alas. Amor puro, amor blanco Amor obsceno, amor negro De tu seno dame tu savia.

Hugo N. Sierra Fotografía - 2008

Claroscuro

SI ME QUIERE

El entender tus silencios, cercena mi realidad. ¿El por qué estuve en tu vida? Nunca lo sabré… ¿Por qué me enseñaste tus paisajes de papel? Mis ojos sollozan el funeral de tu sonrisa… ¿Te acuerdas cuando pintaba mis palabras en tu cuerpo en noches calladas, y cómo tus ojos desaparecían en el abismo de tus sueños para someterse a la crueldad del deseo? ¿No te acuerdas? ¿Acaso no ves que mi laxitud incinera tu amor, quemando tan estúpidamente esta máscara de ilusión? Los vasos están vacíos… N o s v i m o s c r e c e r, n o s sentimos sin sentir, y todo lo que viví en sueños inefables y kimeras a tu lado durante años, era para construir esta inevitable partida...

Julián Andrés Martínez A Tinta sobre papel - 2008

Kimera

Cuando la vergüenza enciende el color del rostro y, carente de toda sutileza, expone el amor que hace abandonarse, desestimando la entereza que a él corresponde.

Laura Puerta Barco Dibujo - 2008

Sonrojada

NO ME QUIERE

Dibujo sobre papel - 2008

La silla vacia

Después de darle muchas vueltas a un tema con el que normalmente no me permito reflexionar, como es el amor... Me di cuenta que ya había amado varias veces, y que en esos encuentros casi nunca había reflexionado acerca de mí mismo, a pesar de la intimidad o la vulnerabilidad: mis amores han sido extraños, dentro de la extrañeza del otro o respecto a mi propia naturaleza de extrañamiento. Esta mañana salí a solucionar un asunto con una empresa de gas domiciliario y para resolverlo, la funcionaria debió desaparecer de su escritorio… era un asunto complicado; esperé con paciencia, mi interlocutora llevaba ausente media hora o más, tanto, que por la ansiedad de la espera, el tedio y la molestia que me significaba estar solo en ese cubículo, tomé uno de los formatos de sugerencias y el esfero abandonado por la funcionaria, en su huida, sobre el escritorio, y comencé a dibujar la silla vacía, la cual, ansiaba, fuera nuevamente ocupada por su bella usuaria, toda una proclividad al amor por la ausencia, por el rastro, por el humor, pero también por burla y el desamparo que esperaba no fuera mi caso, sino producto de las vicisitudes del trámite. Al regresar la funcionaria pensaba dejar el dibujo ahí… era el resultado de mi espera y rastro de mi ser artístico, y así, procurárselo, secretamente, a ella en calidad de recompensa por volver; o bien dejar parte de esta memoria, ahora gráfica al siguiente cliente o a alguien que desprevenidamente quisiera dialogar de nuevo entre la soledad de la silla vacía y la urgencia del amor devuelto. Mi dibujo, hay que aclararlo, es un dibujo en perspectiva, y esto es importante puesto que no implica una distancia, un estar por fuera de la situación, lejos y de alguna manera protegido: mi dibujo es la mirada de quien espera. De pronto todo adquirió sentido y supe el titulo de ese dibujo, algo que me causó gracia debido a las múltiples lecturas que podría crear; en unas se utilizaría definir el amor o un estado transitorio de amor, pienso en las sillas de Frida Khalo, Colunga o Mendive, amor y arte. Pero se presentó con fuerza el amor profesado por los honorables senadores ante la virtud de su corporación que apoyó públicamente la propuesta de la silla vacía; propuesta que no encontró su aprobación precisamente por la falta de quórum ante tantas sillas vacías. Alguien dibujará en perspectiva el ausentismo burocrático como lo hice yo y será la proclividad al amor egoísta del desinterés político de la continua crisis de nuestro país.

Libardo Archila Sanabria Maestro en Artes Plásticas Universidad Nacional - Bogotá

SI ME QUIERE

Madeleine García Fotografía - 2008

Espiral

Qué seres te habitan? ¡Haces perceptible su luz! y ellos……? reclaman acaso tu oscuridad? Qué seres te habitan? me atrapa su magia. ellos me hacen presa de su danza pasean mi cuerpo en noches de vigilia. se enredan en mis párpados y siento tu lengua.

dibujan una galaxia en mi ombligo y me siento dueña y poseída. se pierden en mi bosque primigenio y me siento sometida a tus encantos …y a mis instintos. Resbalan por mis piernas Y siento el misterio delirante de mi génesis. Todo es incandescencia Vapores cósmicos El fuego original Quiere darme forma Soy la forma que me das Soy parida al amor El mismo que me abortó Hace algún tiempo.

Se cuelan por mi nariz y siento tu aliento. se posan en mis labios y siento tus besos. murmullan en mis oídos y siento tu respiración. se deslizan por mi cuello y siento tu fuerza. Escalan hasta mis pezones y me siento mujer.

Madeleine García 2008

Soy la forma que te das

NO ME QUIERE

Técnica: Grabado-aguafuerte, buril eléctrico Mancha: 18 x 22 cm.

Papel: Super Alfa Matrices: 2 Tirada: 10 ejemplares

Manuel Silvestre 2007

Beso 1

El beso representa una manifestación externa del amor, así lo confirmábamos en las películas de los años 60. Exentas de cualquier escena en la que se mostrará una relación “amorosa” de mayor profundidad, el desenlace positivo se representaba en una imagen en la que los protagonistas se abrazaban y juntaban sus rostros y labios en un apasionado, dulce o delicado beso, que el efecto de la cámara acentuaba con un plano fijo y prolongado sobre el que aparecía el rótulo: The End.

Manuel Silvestre Valencia, 1949 Estudios de Pintura y Grabado. Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, 1965-70. Doctor en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia. Catedrático de Serigrafía en la Facultad de Bellas Artes de Valencia msilvest@.dib.upv.es

SI ME QUIERE

Instructivo para enseñar arte contemporáneo a

estudiantes zombies
¿Qué objeto tiene el arte?
Manuel A. Zúñiga M.

Es frecuente que el estudiante artista presente dificultades en la presentación plástica de su temática, posiblemente por una insuficiente interacción con el Medio, entendido este como espacio sociocultural que caracteriza su temática, como también con la plástica consecuente que comúnmente decae ante la dificultad de comunicar desde la sugestión y el análisis divergente. Se hace necesario entender el acto creativo como un proceso flexible que se nutre de la interacción con el contexto; de estas vivencias se deducen que los procedimientos técnicos dependen de la temática y no previa a esta. Pero entonces, que conviene más al proceso creativo ¿partir del concepto o del objeto? Entendiendo a este último como materia manufacturada o elementos plásticos cargados de significado. La siguiente propuesta pretende ofrecer una experiencia desde el objeto y una confrontación con ciertos parámetros propios de la presentación de propuestas contemporáneas para una materialización no convencional. Pasos a seguir: 1.Objeto: Trata de la asignación de un objeto por parte del profesor tomado de una lista elaborada por el estudiante compuesta de distintos elementos relacionados con la problemática / contexto que caracteriza el tema de su interés. Es fundamental que el estudiante ubique un tema previo. 2. Contexto: Se trata de aquel lugar al cual debe ir el estudiante para obtener el objeto asignado, sea cual fuere. Este lugar puede ser convenido entre el artista estudiante y el profesor. El lugar debe ofrecer intriga y novedad, representar algún tipo de reto a nivel de gestión, aproximación, discurso, etc. Artista Investigador / Curador Docente programa de Bellas Artes

3. Acción: Tan pronto el estudiante consiga el objeto debe cargarlo por 12 horas consigo mismo generando con él algún tipo de interacción creativa. El objeto debe estar siempre visible, puede intervenirse más no ocultarse completamente. Esta acción debe documentarse mediante anotaciones, registros audiovisuales, dibujos, etc., durante y después de la acción de 12 horas. La acción de cargar el objeto se debe desarrollar durante un día normal, preferiblemente durante la jornada académica cotidiana universitaria no dejando de hacer lo que comúnmente hacen. El estudiante debe estar atento a las reacciones que genera en los demás su presencia, de lo que piensa y siente el mismo y a qué cree se debe: timidez, intencionalidad, cuestiones culturales, emocionales, radicalismos, dogmatismo, éxito o fracaso. 4. Propuesta: Como producto de la vivencia y en sesión posterior a la acción, el estudiante debe presentar evidencias documentales de su experiencia (búsqueda del objeto, jornada de 12 horas e interacción durante una jornada cotidiana) y atender a las observaciones del docente, a demás de presentar una lista de aspectos emocionales y psicológicos (agradables o no agradables, lo extraño, reacciones propias y de otros) junto con una lista de materiales, colores, olores, palabras, ideas, imágenes derivados(as) de esta. Durante esta sesión el estudiante deberá escoger uno o dos parámetros artísticos contemporáneos anotados abajo como estrategia para la materialización y desarrollo de una idea particular de interés derivada de la acción. Es prudente que entre el docente y el estudiante se analice y se ubiquen maneras originales y no convencionales de utilizar plásticamente los materiales escogidos derivados de la experiencia a partir de lo que sugiere el parámetro escogido. Pulverizar – Encajar – Contraer – Ablandar Fusionar – Serializar - Yuxtaponer - Ritualizar Reconstruir -- Instalar – Diluir - Apropiar Universidad Jorge Tadeo Lozano Seccional Caribe

NO ME QUIERE

En próxima sesión el estudiante debe presentar estos materiales y herramientas varias para configurar su propuesta de manera presencial en el taller. Mapa Conceptual Objeto Temática Sensibilización Previa Concepto Parámetros del Arte Contemporáneo Presentacion Materiales y Aspectos Emotivos y/o Psicológicos Obra Propuesta Final

¿Usted es zombie, que aparenta estar vivo cuando en realidad está muerto?

Primer premio a la mejor fotografía DECI-DEPU 2008

Milena Gutiérrez Fotografía - 2008

Invitacion a un viaje lisonjero

SI ME QUIERE

… es que el amor se toca con la boca.

Imagen Regional VI – Eje Cafetero Disonancias de un encuentro
Margarita Calle Desde el 6 de junio fue inaugurada la VI versión de Imagen Regional en varias ciudades del país. Este espacio, promovido por el Banco de la República y sus agencias culturales, se ha convertido en una de los escenarios más importantes para la investigación de los procesos estético-artísticos desarrollados desde las regiones y para la visibilización de los jóvenes creadores del país. La novedad del proyecto radica en la posibilidad que tienen los curadores -en su mayoría curadores independientes-, de poder discernir el tema de lo regional a partir de proyectos y experiencias artísticas en las que perviven polaridades todavía en conflicto: Estéticas reguladas, cargadas de referentes icónicos y metafóricos preocupadas por la centralidad de sus procedimientos, frente a prácticas desreguladas y provocadoras que buscan movilizar la mirada hacia el problema del sentido, la inestabilidad de los discursos y la des-composición/re-composición de los relatos que tradicionalmente han configurado los recursos de la memoria. Frente al problema de lo regional estos salones se convierten en campos abonados para abordar la complejidad del debate entre la centralidad y lo periférico, así como entre concepciones de lo nacional y lo local en las que, consecuentemente, aflora el conflicto de los regionalismos, de las identidades y las diferencias. Y es, tal vez, por las disonancias que se manifiestan en el «encuentro» de las regiones y por las realidades que desentrañan los curadores en la indagación de los procesos artísticos de cada zona, que estos escenarios nos permiten reflexionar sobre nuestra particularidades culturales y sobre problemas más planetarios, como el de la globalización, por ejemplo. La cuestión que nos inquieta entender es cómo los fenómenos globales del arte de masas, de la moda, de la gastronomía, de los media o de la tecnología, logran atravesarnos transformando todos nuestros imaginarios y nuestro mundo entorno, pero en cambio, como regiones, seguimos ponderando el aislamiento como práctica para afianzar los regionalismos y ciertas valoraciones de «lo propio», que no son más que entelequias y banalizaciones de los patrimonios simbólicos y culturales de cada territorio. Profesora de la Facultad de Bellas Artes y Humanidades Universidad Tecnológica de Pereira

Una de las muestras de esta versión de Imagen Regional que mejor exhibe este conflicto de miradas, dada la cercanía de los departamentos convocados, es la del Eje Cafeter,o curada por la artista Viviana Ángel. Sin duda alguna, el mayor mérito de este proyecto curatorial es el de lograr confrontarnos con la singularidad y la disparidad de tres regiones, cuya cercanía y articulación territorial en nada parece afectar el orden de los procesos artísticos y culturales adelantados en cada ámbito. A riesgo de no caer en valoraciones homogeneizantes, pensadas en función de una sobredeterminación de lo regional, la curaduría propuesta pone en evidencia las “excepciones culturales” de cada zona, las soluciones de continuidad con procesos previos, así como los matices académicos y críticos que los cohesionan, para enfatizar, precisamente, cómo es de estrecha la relación entre arte, educación, cultura y política, y por qué es necesario romper las barreras y los límites de los regionalismos, en beneficio de miradas en las que, por lo menos, los recursos de la cultura, como lo señala George Judice, se reconozcan en su performatividad y en su multiplicidad, y sean usados críticamente para contrarrestar el carácter instrumental de las políticas culturales de hoy. La mayoría de los procesos estéticos adelantados en el Quindío y presentados en este salón, han ocupado de afianzar una relación estrecha con el entorno paisajístico y el medio ambiente local, desde miradas bucólicas y recurrentes, y desde técnicas tradicionales en las que se arriesga poco, desde lo conceptual y desde lo experimental. La producción más representativa de esta zona corresponde en su mayoría a obra de caballete y obra gráfica, desarrollada desde estándares tradicionales de la pintura y el grabado, con recurrencia en temáticas ligadas a la subjetividad, al ensimismamiento con el paisaje, como es el caso de la obra de Henry Villada y José Vicente Ordóñez, o a ejercicios experimentales en los que no se evidencia, todavía, una apropiación de los dispositivos mediadores en relación con sus implicaciones simbólicas y procedimentales; nos referimos a la obra de Mildred Eugenia Gutiérrez, Nathaly Rubio, Álvaro Julián Cardona, Cesar Martínez, Yilber Linares y Adriana Idárraga.

Candidata a doctora en Humanidades Universidad del Valle

NO ME QUIERE

Los factores que más han incidido en la identidad de este contexto y en el afianzamiento de los particularismos locales como marca distintiva de la práctica artística, tienen que ver con la falta de un programa de educación formal que contribuya a la profesionalización de los artistas, la carencia de espacios públicos para la circulación y apreciación del arte que estimulen la mirada crítica y la confrontación de públicos y artistas con otros referentes estéticos, y la poca coherencia de las políticas culturales oficiales, las cuales han degenerado en una instrumentalización de los valores culturales y los patrimonios simbólicos, convirtiendo el arte y la cultura en una actividad marginal, que no logra movilizar ni visibilizar transformaciones significativas en la región. Como señala la curadora Viviana Ángel “el panorama deja entrever la procesualidad de proyectos en construcción, que tienen fortalezas para consolidar una escena más compleja y reflexiva sobre el momento de hoy en las regiones, y que a largo plazo podrá dialogar con otros contextos y prácticas contemporáneas, en coherencia con los desenvolvimientos y las dinámicas que la misma cultura va evidenciando”. Caldas por su parte, nos coloca frente a una escena más diversificada y sistemática, si se quiere, resultado de una tradición académica que supera siete décadas, en las que se han decantado los programas de formación en el campo específico del arte, ampliando la oferta a disciplinas afines como el diseño visual, la arquitectura y la gestión cultural. El panorama de este salón se conjuga de fragmentaciones y procesos yuxtapuestos en los que perviven prácticas tradicionales reconfiguradas con una generación emergente, preocupada por nuevos lenguajes y nuevas experiencias de producción de sentido y de significatividad, desde la escenificación de memorias individuales y colectivas, el despliegue de nuevos dispositivos técnicos, y el reconocimiento de un entorno cambiante, que genera provocaciones y concita nuevas actitudes artísticas y conceptuales. Los desplazamientos que se reconocen en esta zona obedecen, básicamente, a la dinámica propia de un contexto que ha gozado de la apertura y la capacidad reflexiva que estimulan la crítica, los procesos curatoriales serios, las publicaciones culturales periódicas, y consolidación de un pequeño circuito de espacios

expositivos en los que se visibiliza y confronta permanentemente la práctica del arte con otras miradas y otros referentes. El grupo que articula la muestra de Pereira es, sin duda, el más sólido de la zona. Las razones que explican esta suerte de sintonía colectiva obedecen, particularmente, a la procedencia de los trabajos, la mayoría de ellos de estudiantes, egresados y docentes de la Escuela de artes Visuales de la Universidad Tecnológica que han logrado subvertir el límite impuesto por la retórica de la academia, encarando la responsabilidad de marcar el contrapunto crítico y reflexivo sobre lo que significa hacer arte en el momento de hoy. Desde la exploración de tecnologías mediales y visuales, a la expansión de técnicas tradicionales como el dibujo y la fotografía, la penetración de cuerpos de significados ligados a la memoria individual y colectiva, la apropiación relacional y el ocupamiento simbólico de los espacios institucionales y escenarios urbanos, este grupo de artistas intentan trastocar los «marcos» establecidos por la tradición, para mostrar que es posible lograr niveles de eficacia simbólica que, efectivamente, activen y pongan en escena la dimensión religante –política en sentido estricto–, que se le reclama al arte en el presente. La obra de Fredy Clavijo, Daniel Fernando Gómez, Juan Carlos Salcedo, Johana Andrea Gutiérrez, el colectivo 700 Repart, pero muy especialmente la obra Museo TECMIT del colectivo DECI-DEPU y Oscar Salamanca, dan cuenta de una nueva comprensión de lo expresivo en cuanto despliegue de «saber hacer» del arte, que indaga en lo cotidiano, dialoga con los lenguajes contemporáneos y diseña visualidades que devienen experiencias de sentido renovadoras. La reflexión que se desprende de este balance nos permite identificar una de las paradojas que parece ganar fuerza en la contemporaneidad y que tiene que ver con la intensificación de las relaciones con el entorno y la edificación de límites simbólicos particularizantes, a medida que se acelera el desdibujamiento de las fronteras culturales por la incidencia mediática global y la preponderancia de las fuerzas centralistas que dictaminan el orden de la Cultura. Como resultado de esto los artistas se repliegan en sus propias ciudades, ocupados de intereses individuales, sin posibilidad para articular un

SI ME QUIERE

sentido de lo regional más complejo desde lo cultural, que supere la expresión de necesidades vitales, inmediatistas y emotivas. Lo que, en efecto, evidencia la poca cohesión de las instituciones culturales, públicas y privadas, la carencia de espacios alternos de formación y de circulación del arte, que favorezcan una educación crítica y visual que anime el desarrollo de un arte más investigativo y vinculante, en el que las relaciones entre prácticas artísticas y cultura se enriquezcan, retribuyan y renueven permanentemente.

Museo Tecmit cráneo de niño ciclope hallado junto a la facultad de bellas artes y humanidades de la Universidad Tecnológica de Pereira en el año 2006 Margarita Calle margcalle@gmail.com

Alejandro Quintero Fotografía - 2008

Nueva Naturaleza

NO ME QUIERE

plantillazo guerra a uribe

Desde la ventana, La mujer observó la calle durante una hora, Casi sin moverse, Parada y acariciando el velo en ocasiones Con su lenta y delicada mano. Caminó luego unos pasos, Recogió la manta que tenía dispuesta en la mesa, Y abrió la puerta. Las miró un rato; Se dio cuenta de que desde hacía un

tiempo las veía como unas hijas. “Hijas mías”, susurró mientras las cobijaba con la manta, “Shhhhhhh, No se me despierten, Sé que tienen frío; Por eso vengo; Buena noche, mis amores”, Dijo finalmente, Dándole un sonoro beso a una de las uvas. Cerró la nevera, Y volvió a la ventana.

Andrés Cardona Poema - 2008

Amor maternal

Sabina Ocampo Serna estudiante de 8° semestre de medicina Universidad Tecnológica de Pereira Fotografía - 2008

Manos

SI ME QUIERE

Sean Igor Acosta Profesor Politécnico Jaime Isaza Cadavid - Medellín Fotografía digitalizada - 2008

¿ Amor y matrimonio?

Victor Hugo Garavito Obra digital - 2008

Proclive al amor

NO ME QUIERE

Este afiche que me encontré en Bogotá y mi amuleto contra manes hechizos, sugirió un sistema de congelamiento del amor, en el momento en que su temperatura baja, es porque decides arriesgarlo todo y empieza el calentamiento. Mi sistema de congelamiento permite la durabilidad del amor, no tiene fecha de vencimiento exacta.

Yorlady Ruíz Fotografía - 2008

Amor congeladisimo

Gladys Méndez Mulet Fotografía - 2008

Nueva York

SI ME QUIERE

Gladys Méndez Mulet Fotografía - 2008

louis bourgeois guggenheim 2008

Proyecto Museo Tecmit es una creación del Grupo L`H y Semillero DECI-DEPU de la Universidad Tecnológica de Pereira, seleccionado en el evento Imagen Regional VI del Banco de la República, Pereira.
http://museotecmit.blogspot.com/

7

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful