You are on page 1of 1

La motivación del trabajador dentro del ambiente laboral

La empresa necesita personas para que funcione de forma normal, pero si lo que desea es
que funcione de forma excelente esas personas necesitan estar motivadas.
Se puede definir motivación laboral como aquella acción de estimular a los empleados con
el objetivo de que obtengan un mejor rendimiento en el logro de los objetivos de la empresa,
el fin principal es lograr trabajadores satisfechos y por ende motivados, con la capacidad
para contagiar de motivación a los compañeros de trabajo y ofrecer un mejor servicio a los
clientes de la empresa.

Uno de los mayores problemas con el que se encuentran las empresas hoy en día con
respecto a sus trabajadores es la falta de motivación laboral. Los motivos que llevan al
trabajador a una situación de desmotivación laboral son diversos. Entre ellos se puede
incluir la rutina, el estancamiento profesional o el mal entendimiento con el equipo, bajo este
contexto ambos salen perjudicados: tanto la empresa, como el trabajador.

El resultado es un estancamiento productivo ya que el trabajador rinde menos, la empresa


es menos productiva. No se crean nuevos proyectos, nuevas ideas y se llegan a perder los
métodos de trabajo.

Hablemos sobre uno de los principales puntos que llevan a una desmotivación laboral, el
clima o ambiente en el trabajo.
Todo consejo que te dirán es renuncia, sin embargo, trabajar en un ambiente laboral
negativo es manejable si sabes cómo actuar y desarrollas algunas habilidades necesarias
para evitar te afecte a modo personal.
- Leer a los compañeros de trabajo: Si la relación con los colegas es difícil, y no se logra
culminar con éxito los proyectos, hay que evaluar que personalidad tiene cada miembro de
su equipo de trabajo, de esta manera entender el patrón de comportamiento de los
compañeros y las acciones a seguir.
- Mantenerse ocupado: Es una de las mejores formas de enfocarse en el trabajo y la labor
designada que, si como valor agregado es del agrado del trabajador hacerlo, va a ser mucho
más productivo satisfactorio.
- Manejar una comunicación asertiva. Es sano para el equipo y para sus integrantes
mantener un dialogo abierto y cordial. Pero hay que ser claro y directo cuando se necesario
decir ‘no’, cuando se vea como otros afectan el trabajo o están delegando sus funciones y
responsabilidades, hay que hacerlo saber al jefe. Hay que saber limitar el trabajo.
- Evitar al máximo relacionarse con elementos tóxicos. Las actitudes y acciones de
estas personas sin duda afectarán a quien esté cerca. Si es estrictamente necesaria la
relación, mantenerla en términos profesionales y con los límites y funciones claramente
definidas.
- En lo posible no quejarse. Más allá de dar quejas a los superiores hay que entrar en
acción, tomar decisiones o sugerir soluciones.