You are on page 1of 3

TÉCNICAS Y RECURSOS LlNGÜÍSTlCOS

DE LOS TEXTOS CIENTÍFICO-TÉCNICOS


La lengua común constituye la fuente esencial de las exposiciones de carácter
científico y técnico.

A ello ha contribuido:

1. La divulgación que se hace constantemente a través de la publicación de artículos


científicos en los medios de información general.
2. La preparación cultural de los ciudadanos y la difusión del inglés como lengua que
aporta una amplia terminología a las innovaciones técnicas y científicas.
3. El conocimiento, por parte de los consumidores, del funcionamiento de las nuevas
máquinas y de otros componentes tecnológicos.

A pesar de todo, los textos científicos se caracterizan por estar dotados de unos recursos
que determinan la singularidad y la especificidad del lenguaje científico y técnico.

Suelen utilizarse las siguientes TÉCNICAS:

• El enfoque y el tono de los textos científicos es objetivo, denotativo y enunciativo. Es


decir, exponen simplemente que es o no es, o que ocurre o no ocurre la cosa de que se trata,
pero sin condicionarla o matizar afectivamente la expresión. Son las expresiones que se
constituyen con el modo indicativo del verbo.
• Abundan todas las oraciones, pero sobre todo dominan los enunciados de carácter
objetivo:
Oraciones enunciativas (aseverativas o asertivas).
Coordinación explicativa. Se aplica específicamente a las conjunciones que
unen oraciones mediante coordinación):
o Conjunción: palabra cuyo papel es enlazar dos oraciones, o dos
elementos de una oración, que realizan la misma función con respecto
al verbo o con respecto a cualquier otra palabra. Ejemplos: pero, y,
porque…
o Polisíndeton: figura retórica que consiste en repetir la conjunción delante
de cada término de una enumeración. Ejemplo: “No me gustan los
guisantes, ni las coliflores, ni la remolacha…”
Yuxtaposición. Se usa para designar las oraciones que están unidas sin
conjunción o expresión conjuntiva:
o Asíndeton: figura retórica que consiste en suprimir en una oración los
elementos de enlace o conjunciones, que pueden sobreentenderse; la
supresión de la conjunción es especialmente frecuente cuando a una
serie de nombres sigue una palabra que los condensa: “Grandes,
pequeños, viejos, todos se divierten”.
Oraciones impersonales formadas con se (se dice que, se demuestra que…) y
oraciones pasivas perifrásticas (ha sido contrastado, fue demostrado…) y
pasivas reflejas (se buscan los leucocitos) para dotar al texto de
generalización.
Explicaciones y proposiciones adverbiales de lugar, modo, tiempo, causa,
comparación, consecuencia, finalidad y contraste.
Oraciones fórmula o ecuacionales para presentar ecuaciones, fórmulas o

1
problemas.
• Se requiere una sintaxis lógica, objetiva y clara.
• Tendencia a las construcciones integradas de nombre + complementación (las
moléculas de lípidos, las moléculas de proteínas, las moléculas de hidrocarburos…).
• Nominalización de las formas verbales por el influjo periodístico: el sol naciente o la
salida del sol por amanece.
• Dominio del presente de indicativo con valor atemporal para las explicaciones
(tomamos X como referencia, y cogemos la fórmula X para…); el condicional, el futuro y el
subjuntivo para las hipótesis y condiciones (si tenemos X, obtendremos Y; si cogiésemos X
obtendríamos Y).
• El uso de las terceras personas de los verbos para dar objetividad (esto demuestra, X
muestra que Y…). También se emplea la primera del plural pero con valor de modestia (con
esto demostramos que...).
• La utilización del imperativo con valor didáctico: pensemos ahora, vayamos a otro
punto, téngase presente ...
• Para cubrir la necesidad de términos que requiere la investigación y divulgación de
temas científicos, se recurre a muchas fuentes y procedimientos de creación e innovación
léxica. Por ello, el vocabulario científico se surte de:
Cultismos (palabras o expresiones con raíces del griego y latín): anorexia
hematología, cardiopatía, endocrinología, pluricelular ...
Neologismos (palabra o expresión recién introducida en una lengua). Son, en
general, considerados legítimos, sin necesidad de que estén sancionados por la
Real Academia, los tecnicismos necesarios para denominar conceptos nuevos,
así como las designaciones científicas formadas con una raíz culta para atender
una nueva necesidad, de acuerdo con las normas generales de la derivación:
enzima, satélite, cauterizar, regenerar, catéter...
Tecnicismos (palabra o expresión propias de cierta ciencia, arte profesión, etc.):
entropía, electro, sulfamida, radioterapia, quimioterapia.
Préstamos, en especial anglicismos (feed-back, input, output, trade mark,
leasing, hardware, software, container, standard, jet…) y galicismos (cassette,
escáner, rendez-vous, mouse, reprise, soufflée…).
Calcos léxicos (classified: documentos clasificados) y sintácticos (cassette a
pilas, avión a reacción).
Acrónimos (palabras formadas por las iniciales, y a veces por más letras, de
varias palabras: ofi(cina infor)mática, Ban(co) es(pañol) (de) (crédi)to) y siglas
(letra inicial empleada como abreviatura de cada palabra de las que constituyen
un nombre: ONU (Organización de las Naciones Unidas), CSIC (Centro Superior
de Investigaciones Científicas), LÁSER (light amplification by stimulated
emission of radiation), RADAR (radio detection and ranking), OVNI (objeto
volador no identificado), SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida)…).
Derivación (sufijos en -itis, -ato, -era, -ión, -opia, -metría, -ica, -isis, -asis…) y
composición de palabras: faringitis, refracción, carbonato, estratosfera,
absorción, optimización, calidoscopia, angioscopia, termodinámica,
aerodinámica, parálisis, metástasis,...
Composición: termodinámica, núcleo-proteínico…
Composición sintagmática: sistema de rotación, cálculo vectorial, caballo de
vapor, frenos hidráulicos, hidrato de carbono…
Adopción de nombres de marcas: Tipex, Danone, Pilot, Bic, Sony ...
Nombres de descubridores: hercio (unidad de frecuencia del Sistema
Internacional de Unidades, procedente del apellido del físico alemán Heinrich

2
Rudolf Hertz, descubridor de la transmisión de las ondas electromagnéticas;
amperio (unidad de intensidad de corriente eléctrica, cuyo nombre se puso en
honor a André Marie Ampère); vatio (unidad eléctrica que recibe su nombre de
James Watt, por las contribuciones de este al desarrollo de la máquina de
vapor)...
Trasvase de palabras de la lengua común al lenguaje científico: un ratón, un
coche de 250 caballos...
• Hay una tendencia a la generalización y a operar con términos abstractos y
simbólicos. Se pretende, con ellos, transmitir conocimientos unívocos, objetivos y universales.
• Los medios de expresión más apropiados son la exposición y la argumentación,
ambos con una marcada función referencial y, como métodos científicos, utilizan el deductivo y
el inductivo.
• Se usan las técnicas más variadas que tengan como finalidad la transmisión de los
conocimientos de manera universal, objetiva, clara, precisa y rigurosa. Es decir, son textos en
que los se exponen, con rigor léxico y gramatical, un tema, con el objeto de que las ideas puedan
contrastarse y verificarse.