You are on page 1of 5

Procedimiento de la Limpieza Facial

Los pasos de esta técnica pueden variar de un lugar a otro dependiendo de los
tratamientos adicionales que se quieran realizar o del método empleado por el
esteticista. No obstante, en general sucede lo siguiente:

1. Se limpia la piel retirando impurezas y suciedad del ambiente o maquillaje


si es mujer. Esto es necesario para poder observar y evaluar la piel en su
estado natural.

2. Se realiza un diagnóstico del estado de la piel y del tipo de cutis para


poder seleccionar la línea de productos más apropiada a aplicar. El estado de
la piel puede ser reactiva, deshidratada, manchada, fotoenvejecida, con falta
de elasticidad o con acné.

3. Se realiza una exfoliación que retira las células muertas de la superficie.


Para esto se puede utilizar una exfoliante con gránulos o perlas o un
tratamiento químico como el peeling. Este último tiene un procedimiento
aparte.

4. Se tonifica la piel al mismo tiempo que se realizan ligeros golpecitos que la


regulan y la preparan para la vaporización.

5. Se aplica vapor de agua o vaporizono, que es vapor más ozono, durante


aproximadamente 15 minutos para abrir los poros de la piel, oxigenarla,
ablandar la grasa y dilatar los vasos.

6. Se realiza la extracción manual de puntos negros, comedones, barros o


espinillas. Si la piel tiene cebos o grasa cristalizada, es posible que se
requiera el uso de una aguja diminuta para abrir el poro y poder extraer el
cebo. Este paso es el único doloroso de todo el procedimiento.

7. Se aplican productos regeneradores y se realiza un masaje relajante en el


rostro, cuello y escote.

8. Se aplica una mascarilla hidratante, relajante, desinflamatoria y


bactericida. Dependiendo de la mascarilla se deja hacer efecto durante
aproximadamente 20 minutos.
9. Se cierran los poros utilizando luz de alta frecuencia con el fin de evitar
que se taponen con impurezas en poco tiempo. También para evitar bacterias
y cauterizar.

10. Por último, se aplica una hidratante con filtro solar que genera una
barrera protectora contra la contaminación y los rayos UVB y UVA.

Después de tomar el facial, te recomiendo evitar el sol y descansar lo suficiente.


Esto permite que la piel se regenere y recupere de la intervención, la cual puede
ser dolorosa dependiendo de la cantidad de comedones que la piel tenga.
Vaporizaciones Faciales

Las vaporizaciones faciales a base de hierbas, flores y aceites esenciales,


suavizan y relajan tu piel.

Son ideales para abrir los poros de tu cutis antes de la exfoliación. De esta manera
logras un mejor aprovechamiento del exfoliante, dado que penetra con mayor
profundidad en tu piel obteniendo mejores resultados.

Desde la antigüedad, el vapor ha sido utilizado como tratamiento de salud y


belleza.

El vapor en altas temperaturas y concentrado en tinas y baños turcos, siempre ha


sido apetecido por nuestros antepasados gracias a los beneficios que proporciona,
tanto a nivel corporal como facial.

Hoy en día las vaporizaciones son muy utilizadas en centros de belleza y estética
como técnica de relajación, limpieza de impurezas del cuerpo y mejora de la
textura de la piel. Sin embargo, no siempre necesitas ir a un spa para consentir tu
piel con esta valiosa técnica. A continuación, te voy a contar algunos de sus
beneficios y cómo puedes realizarla en tu casa.

Beneficios de las Vaporizaciones

El uso del vapor es una forma muy económica y eficaz de limpiar tu piel. Ayuda a
mejorar la circulación en tus tejidos cutáneos, razón por la cual tu rostro luce más
radiante. Si te realizas una limpieza facial profunda, la vaporización normalmente
se realiza antes de la exfoliación y extracción de impurezas, porque al abrir los
poros se facilita la limpieza del cutis sin maltratar tanto tu piel.

Adicionalmente, la combinación del calor del vapor con las hierbas, flores y aceites
esenciales, humectan intensamente tu cutis, generan un efecto antibacterial y
estimulan los procesos nerviosos y de secreción de tu piel.

Cuando te realizas una vaporización facial no solamente tu rostro se beneficia,


sino también tu cuerpo. Esto sucede debido a que la inhalación de los vapores en
posición recta, abre tus pulmones despejando tu sistema respiratorio.

Estos baños de vapor son muy apropiados para pieles grasas o con tendencia al
acné. No son muy recomendados para pieles secas o sensibles que presenten
enrojecimiento o venas rotas, porque el calor puede irritarlas o secarlas más. Si
tienes una piel normal o grasa puedes realizarte vaporizaciones 1 o 2 veces por
semana. Si tienes piel seca es preferible 1 vez cada 2 semanas.

¿Cómo Realizar la Vaporización Facial?

 1. Para hacerlo en casa primero debes limpiar tu rostro con tu rutina normal.
Luego, colocas a hervir aproximadamente 1,5 litros de agua, la retiras del fuego y la
colocas en un recipiente agregando las hierbas que desees (también lo puedes hacer
solo con agua).

 2. Debes proteger tus ojos, labios y áreas sensibles de tu cara con una crema
protectora o hidrante. Verificas que el vapor no se encuentre muy caliente y te inclinas
sobre el recipiente con la cara a una distancia de 20 centímetros del agua caliente. Te
colocas una toalla sobre la cabeza y el recipiente para recoger todo el vapor
ascendente.
 Vaporiza tu cutis entre 3 a 8 minutos máximo. Evita permanecer mucho tiempo en
el vapor porque podrías deshidratar tu piel. Si lo tienes, puedes utilizar el aparato
vaporizador.

 3. Al retirarte, enjuaga tu rostro con agua tibia y luego fría. Sécate con suavidad.

 4. En este momento puedes aplicarte un exfoliante, una mascarilla o simplemente


finalizar con una crema hidratante.
¿Qué pasa si no puedo respirar bien?

Si tienes dificultades para respirar relajadamente, toma una compresa, caliéntala


en el agua y colócala sobre tu espalda, cuello y hombros. Respira lentamente por
la nariz y bota el aire por la boca a tu propio ritmo. Es clave que te relajes, si es
necesario puedes respirar profundo e ir alternando.

Receta Natural para Vaporizaciones o Sauna Herbal

Este estimulante baño de vapor herbal relaja y suaviza tu piel.

Cuando tengas el agua hervida (entre 1,5 y 2 litros), mezcla los siguientes
ingredientes: 1 cucharadita de romero deshidratado, 1 de hojas de menta
deshidratada, 1 de semillas de hinojo deshidratadas y molidas, 1 de albahaca
dulce deshidratada. ¡Deja reposar 5 minutos y listo!

Alternativa: piel sensible o si no puedes inhalar el vapor

Si tienes piel muy sensible o definitivamente no logras sentarte con la cara directo
hacia el vapor porque tienes dificultades respiratorias, puedes utilizar esta
compresa facial.

Coloca 4 tazas de manzanilla fresca en una olla y llénala de agua únicamente


hasta cubrirla. Hierve a fuego bajo hasta que las hojas se conviertan en una pasta
espesa. Cuando esté tibia, esparce la manzanilla sobre un trozo de tela fina y
colócala sobre tu cara boca arriba. Evita el área de tus ojos y boca, para esto
previamente corta los agujeros para dejarlos por fuera.

Deja actuar la compresa facial durante 10 o 15 minutos y enjuaga con agua tibia.

Related Interests