You are on page 1of 6

MEDICIÓN DE LA CONTAMINACIÓN DE SUELO

INTRODUCCIÓN
El suelo es un recurso finito, lo que significa que su pérdida y degradación no es
recuperable en el transcurso de una vida humana. Los suelos afectan a los alimentos
que comemos, al agua que bebemos, al aire que respiramos, a nuestra salud y la de
todos los organismos del planeta. Sin suelos sanos no podríamos producir nuestros
alimentos. De hecho, se calcula que el 95% de nuestros alimentos se producen directa
o indirectamente en los suelos.
Unos suelos sanos son la clave para la seguridad alimentaria y para un futuro sostenible.
Ayudan a mantener la producción de alimentos, a mitigar y adaptarse al cambio
climático, filtrar el agua, mejorar la resiliencia ante inundaciones y sequías y mucho más.
Sin embargo, una amenaza invisible está poniendo en peligro los suelos y todo lo que
nos ofrecen.
La contaminación del suelo provoca una reacción en cadena. Altera la biodiversidad del
suelo, reduciendo la materia orgánica que contiene y su capacidad para actuar como
filtro. También se contamina el agua almacenada en el suelo y el agua subterránea,
provocando un desequilibrio de sus nutrientes. Entre los contaminantes del suelo más
comunes se encuentran los metales pesados, los contaminantes orgánicos persistentes
y los contaminantes emergentes, como los productos farmacéuticos y los destinados al
cuidado personal.
La contaminación del suelo es devastadora para el medio ambiente y tiene
consecuencias para todas las formas de vida a las que afecta. Las prácticas agrícolas
insostenibles reducen la materia orgánica del suelo y pueden facilitar la transferencia de
contaminantes a la cadena alimentaria. Por ejemplo, el suelo contaminado puede liberar
contaminantes en las aguas subterráneas que luego se acumulan en los tejidos de las
plantas y pasan a los animales que pastan, a las aves y finalmente a los humanos que se
alimentan de las plantas y los animales. Los contaminantes en el suelo, aguas
subterráneas y en la cadena alimentaria pueden causar diversas enfermedades y una
excesiva mortalidad en la población, desde efectos agudos a corto plazo –como
intoxicaciones o diarrea–, hasta otros crónicos a largo plazo, como el cáncer.
Más allá del impacto en el medio ambiente, la contaminación del suelo tiene también
un elevado coste económico, debido a la reducción de los rendimientos y la calidad de
los cultivos. La prevención esta contaminación debería ser una prioridad en todo el
mundo. El hecho de que la gran mayoría de los contaminantes sean resultado de la
acción humana significa que somos directamente responsables de realizar los cambios
necesarios para garantizar un futuro con menos contaminación y más seguro. (1)
ANTECEDENTES
La contaminación se define como un desequilibrio entre la entrada
(producción) y la salida (descomposición) de los ecosistemas como
consecuencia de una perturbación en el transporte (horizontal) de una
materia que no ha sido asimilada por la evolución. En la época romana,
muchas de las más acaudaladas morían de saturnismo (ingestión de plomo)
y, en parte, el declive del Imperio Romano pudo deberse a la psicosis que
originaba en los emperadores romanos estas muertes. Sin embargo, los
problemas de la contaminación surgen con la Revolución Industrial. De
modo gradual se fueron generando residuos inorgánicos, tales como el
plomo y el mercurio, y en el siglo XX comenzó a generarse gran cantidad de
productos orgánicos sintéticos Al principio, las políticas gubernamentales
no prestaban interés por estos residuos, casi no se tomaron medidas
porque se confiaba en la capacidad del medio ambiente para asimilarlos, o,
simplemente, se desconocían sus efectos devastadores Con el desarrollo de
la Química, la Epidemiología y la Toxicología, se empezó a comprender los
efectos, a cono y largo plazos y a escalas individual y ecosistémica, de los
compuestos tóxicos. Sirvan los ejemplos siguientes:
1) DDT (diclorodifeniltricloroetano). En 1962 se hizo pública la presencia de
este del fondo marino, en pingüinos de la Antártida y en plaguicida en
calamares tejidos grasos del hombre. En aves acuáticas, los efectos del DDT
se asociaron con infertilidad y en el caso del hombre se asoció con el
incremento de la aparición de cánceres.
2) Mercurio. En estado liquido se utilizaba para curar resfriados, ya que no
se conocían sus efectos colaterales negativos. Las sales de mercurio se
emplearon en la industria textil de los Paises Bajos para hacer sombreros
(locura del sombrero). El mercurio inorgánico es metilado en los
sedimentos y después es ingerido por crustáceos, pasando a la cadena
alimenticia hasta llegar a los humanos. El metilmercurio produce parálisis y
pérdidas sensoriales.
3) PCB (policlorobifenilos). Su uso como insecticidas fue extensivo durante
los años 60 y 70. Además, se utilizaron en la industria de los refrigerantes,
de plastificantes, y en la producción de papel sin carbono. Los efectos sobre
la población son un aumento en abortos y defectos de nacimiento. A partir
de los anos 60 se empezó a tener conciencia colectiva del problema de los
contaminantes. La mitad del presupuesto gastado por los Estados Unidos
destina do a asuntos medioambientales ha sido a partir de los años 90 para
la gestión de residuos sólidos.
Principales fuentes de contaminación de suelos
Las principales fuentes contaminantes tienen su origen en una amplia gama
de actividades industriales, agrícolas, comerciales o domésticas. El suelo
generalmente se contamina de diversas formas: cuando se rompen tanques
de almacenamiento subterráneo, cuando se aplican pesticidas, por
filtraciones del alcantarillado y pozos ciegos, o por acumulación directa de
productos industriales o radioactivos.
a) Los residuos industriales.
Son de origen muy diverso y comprenden: materias primas ya
agotadas, mate rial procesado sin uso alguno, material proveniente
de lodos procesados (tratamientos de aguas residuales, recuperación
de otros residuos tóxicos, etc) y productos químicos comerciales.
b) Los generados en pequeñas cantidades.
En este grupo se encuentran los servicios de limpieza en seco,
mantenimiento de automóviles, laboratorios fotográficos y
laboratorios de análisis.
c) Residuos tóxicos generados en el ámbito doméstico.
Este grupo comprende productos relacionados con pinturas,
productos de limpieza, plaguicidas y compuestos químicos utilizados
para el automóvil,etc.
Los productos químicos más comunes incluyen derivados del petróleo,
solventes, pesticidas y otros metales pesados. Este fenómeno está
estrechamente relacionado con el grado de industrialización e intensidad
del uso de productos químicos.
Los principales causantes de la contaminación del suelo son: los plásticos
arrojados sin control, vertidos incontrolados de materia orgánica
proveniente de depuradoras o actividades agropecuarias, aplicación de
plaguicidas (insecticidas, herbicidas, fungicidas) sin seguir las instrucciones
de seguridad o sustancias radioactivas provenientes de ensayos nucleares
o de instalaciones industriales que contaminan el suelo natural o artificial.
La presencia de contaminantes en un suelo supone la existencia de
potenciales efectos nocivos para el hombre, la fauna en general y la
vegetación. Estos efectos tóxicos dependerán de las características
toxicológicas de cada contaminante y de la concentración del mismo.
En general, la presencia de contaminantes en el suelo se refleja de forma
directa sobre la vegetación llevándola a su degradación, a la reducción de
las especies presentes, y también a la acumulación de contaminantes en las
plantas, sin que generen daños notables en estas.4En el hombre, los efectos
se restringen a la ingestión y contacto dérmico, que en algunos casos ha
desembocado en intoxicaciones por metales pesados y más fácilmente por
compuestos orgánicos volátiles o semivolátiles.
Indirectamente, a través de la cadena trófica, la incidencia de un suelo
contaminado puede ser más relevante. Absorbidos y acumulados por la
vegetación, los contaminantes del suelo pasan a la fauna en dosis muy
superiores a las que podrían hacerlo por ingestión de tierra.
Cuando estas sustancias son bioacumulables, el riesgo se amplifica al
incrementarse las concentraciones de contaminantes a medida que
ascendemos en la cadena trófica, en cuya cima se encuentra el hombre.
Las precipitaciones ácidas sobre determinados suelos originan, gracias a la
capacidad intercambiadora del medio edáfico, la liberación del ion
aluminio, desplazándose hasta ser absorbido en exceso por las raíces de las
plantas, afectando a su normal desarrollo.
En otros casos, se produce una disminución de la presencia de las sustancias
químicas en el estado favorables para la asimilación por las plantas. Así
pues, al modificarse el pH del suelo, pasando de básico a ácido, el ion
manganeso que está disuelto en el medio acuoso del suelo se oxida,
volviéndose insoluble e inmovilizándose.
A este hecho hay que añadir que cuando el pH es bajo, las partículas
coloidales como los óxidos de hierro, titanio, zinc, etc. que puedan estar
presentes en el medio hídrico, favorecen la oxidación del ion manganeso.
Esta oxidación se favorece aún más en suelos acidificados bajo la incidencia
de la luz solar en las capas superficiales de los mismos, produciéndose una
actividad fotoquímica de las partículas coloidales anteriormente citadas, ya
que tienen propiedades semiconductoras.
Otro proceso es el de la biometilización, que es un proceso por el cual
reaccionan los iones metálicos y determinadas sustancias orgánicas
naturales, cambiando radicalmente las propiedades físico-químicas del
metal. Es el principal mecanismo de movilización natural de los cationes de
metales pesados.5
Los metales que ofrecen más afinidad para este proceso son: mercurio,
plomo, arsénico y cromo. Los compuestos organometálicos así formados
suelen ser muy liposolubles y salvo casos muy puntuales, las consecuencias
de la biometilización natural son irrelevantes, cuando los mentales son
añadidos externamente en forma de vertidos incontrolados, convirtiéndose
realmente en un problema.
https://tendenzias.com/eco/fotos-de-contaminacion-del-suelo/

Contaminación del suelo por arsénico en Collstrop, contaminado entre


1963-2007, ubicado en Hillerod, Brabrand, Aarhus Kommune, región de
Midtjylland, Dinamarca. Lugar de estudio de remediación para la
estabilización de suelos semicontaminados con arsénico y cromo, utilizando
residuos de tratamiento de agua.
Guadalajara, Jalisco.— De acuerdo con un memorando elaborado por la
dirección de Ecología del municipio de Zapopan, Jalisco, el terreno de 450
mil metros cuadrados que hasta 2012 albergó la planta de Kodak en
Zapopan donde actualmente se proyecta construir en próximos meses una
miniciudad está contaminado con cromo, mercurio, plata, plomo y cadmio.