You are on page 1of 7

Capitalismo *

Podríamos empezar por una definición clásica: “El capitalismo es un sistema económico
fundado en la propiedad privada de los medios de producción y de intercambio, en la
libertad de mercado y en el salariado.” Quienes poseen la empresa (medio de producción),
que son los capitalistas (accionistas), harán trabajar, sobre la base de un contrato
“voluntario” y a cambio de un salario, a quienes no la poseen o no poseen ningún otro medio
de producción. Los capitalistas (accionistas en muchos casos) sólo tienen interés porque
los trabajadores produzcan más valor del que reciben (el salario): es lo que Marx llamaba
la plusvalía. Esto sigue siendo verdadero incluso en los países comunistas. Es necesario,
siempre, que los que trabajen produzcan más valor del que consumen, porque no todo el
mundo produce, mientras que todos, incluidos los niños, los jubilados, los enfermos…
consumen, además hay que invertir y asumir los gastos no productivos (por ejemplo la
justicia, el ejército).

Lo característico del capitalismo no es la producción de plusvalía por los trabajadores,


sino su apropiación, al menos parcial, por aquellos que poseen los medios de producción,
es decir, los capitalistas. La empresa está, pues, al servicio del capitalista, no olvidemos
eso. Porque desde la ideología capitalista se nos está haciéndonos creer constantemente
que las empresas o cualquiera otros medios de producción están al servicio del cliente o
(incluso) de sus empleados. Por supuesto que la empresa está al servicio de sus clientes.
Pero ¿por qué razón? Porque la única forma de satisfacer al capitalista es satisfacer al
cliente. Y eso se hace incluso vendiéndole productos que le causan perjuicio: tabaco,
alcohol, programas de televisión, etc. Por supuesto que la empresa también está al servicio
de sus empleados. Pero, de nuevo nos preguntamos, ¿por qué razón? Porque la única
forma de satisfacer al cliente y por tanto al capitalista (accionista), consiste en satisfacer, al
menos en parte, a sus empleados. En un régimen capitalista los empleados están al servicio
de los clientes, que se ponen al servicio del capitalista. A eso es a lo que se debe llamar
comercio.

Probemos ahora una definición funcional: “El capitalismo es un sistema económico que
sirve para producir mediante la riqueza, más riqueza.” De hecho ésta no es más que una
de las definiciones canónicas de capital: riqueza creadora de riqueza. Si tenemos un millón
de euros escondidos en el colchón no somos capitalistas, en todo caso seremos ricos
además de un poco imbéciles. Si nuestra riqueza no produce riqueza no somos capitalistas.
Pero si ese millón de euros lo tenemos en acciones sí podemos decir que somos
capitalistas. En realidad lo que estamos diciendo es que el dinero no se comporta
moralmente, no va a parar a las manos de los más necesitados (los más pobres) que sería
lo deseable (al menos desde el punto de vista moral), sino a quienes tienen menos
necesidad. “Dinero llama a dinero” se dice vulgarmente. Parecería que se trata del efecto
Mateo llevado a toda una sociedad. Pero no es tan fácil. Porque el efecto Mateo tiene claras
connotaciones morales, sin embargo, ¿podemos calificar de moral o inmoral el
capitalismo? Parece que todo el mundo estaría de acuerdo en considerar que el segundo
calificativo sería el más apropiado. voluntad.
Características del Capitalismo

Libertad de mercado

Mínima intervención estatal

Respeto por la propiedad privada


Libre formación de precios

Libre empresa y contratación del trabajo


Desigualdad social

Clases socioeconómicas
Movilidad social

Crecimiento económico
Obtención de utilidades

Tipos de capitalismo