You are on page 1of 2

Un país en luto: El proceso de duelo ante la desaparición forzada.

INTRODUCCIÓN.

Se entiende por desaparición forzada “el arresto, la detención, el secuestro


o cualquier otra forma de privación de libertad que sean obra de agentes
del Estado o por personas o grupos de personas que actúan con la
autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado, seguida de la negativa
a reconocer dicha privación de libertad o del ocultamiento de la suerte o el
paradero de la persona desaparecida, sustrayéndola a la protección de la
ley.”
La desaparición forzada se ha usado a menudo como estrategia para
infundir el terror en los ciudadanos. La sensación de inseguridad que esa
práctica genera no se limita a los parientes próximos del desaparecido, sino
que afecta a su comunidad y al conjunto de la sociedad.
La desaparición forzada se ha convertido en un problema mundial que no
afecta únicamente a una región concreta del mundo. Las desapariciones
forzadas, que en su día fueron principalmente el producto de las dictaduras
militares, pueden perpetrarse hoy día en situaciones complejas de conflicto
interno, especialmente como método de represión política de los
oponentes. Es motivo de especial preocupación:
el acoso de los defensores de los derechos humanos, los parientes de las
víctimas, los testigos y los abogados que se ocupan de los casos de
desaparición forzada;
el uso por los Estados de la lucha contra el terrorismo como excusa para el
incumplimiento de sus obligaciones;
y la todavía generalizada impunidad por la práctica de la desaparición
forzada.
En México entre 2007 y 2014, según datos oficiales de este gobier- no, han
desaparecido 23 272 personas, desaparece un mexicano cada dos horas,
13 cada día y 1 cada hora con 52 minutos. El 40% de ellos son jóvenes
entre 15 y 24 ańos que vivos se los llevaron y vivos se les quiere de regreso
(Morales, Psicoanálisis con arte. Lenguaje, goce y topología, 2015, pág.
364)

DESARROLLO.

Con la creación de víctimas nacen personas que buscan ese resguardo,


posiblemente sin poder dimensionar nuestra realidad social; “en otras
palabras, apelan al Estado en busca de protección, pero el Estado es,
precisamente, aque- llo contra lo que necesitan protegerse” (Butler, 2010,
págs. 46-47.
En estos tiempos no se puede tener una voz y pensamiento como se supone
esta estipulado en nuestras leyes, ya que el propio gobierno (quien se tendría
que encargar de que esto suceda) no lo hace, son ellos mismos los que nos
callan, los que nos quieren decir como pensar, actuar, hablar, etc. Nuestros
propios representantes son quienes nos han hecho esto, y si no haces lo que
ellos quieren o necesitan simplemente es mejor callar la boca de las
personas que son un riesgo para ellos, prefieren vernos siendo un pueblo
ignorante a un pueblo conocedor, que sabe alzar la voz, que sabe opinar,
estudioso, en lugar de eso tenemos estudiantes muertos, que por querer algo
mejor y alzar su voz, el gobierno simplemente decidio desaparecerlos,
periodistas que por decir la verdad acerca de la situación en el país han
sido desaparecidos.
El gobierno no necesita que preguntes, ellos necesitan que obedescas.
Cuando ocurre la desaparición forzada se entra en una etapa de duelo, ya
que no sabes si el objeto perdido esta vivo o muerto y por consiguiente no
sabes que es lo que te falta, si llorar porque esta muerto o ser un tanto feliz
porque esta vivo y regresara.
Las familias de estas personas merecen una explicación y también necesitan
justicia para sus familiares desaparecidos.
Afortunada o desafortunadamente el pueblo a reaccionado más, ya
pedimos explicaciones por aquellos que han sido desaparecidos, por
aquellos que no se sabe de su paradero, el país los recuerda, ya no es como
antes que se dejaba pasar por alto y mejor ni hacias preguntas, ahora ya
hay más gente con sed de resepuestas por parte del gobierno, ¿dónde
están todos aquellos a los que hemos perdido? Ya buscamos respuestas, si
los mataron, ¿Quién lo hizo, por qué, quién pagara?, ahora no solo son las
madres y familiares de aquellos estudiantes, periodistas, etc. Que han
desaparecido ahora es un duelo público, donde más gente opina, más
gente se entera, más gente quiere respuestas, aún si las respuestas que
optenemos no son las que queriamos escuchar.

Ahora que vemos el problema, que ya lo estamos enferentando no


podemos desistir de esta constante lucha, debemos seguir, no
conformarnos, no solo unos cuantos sino todo el pueblo, no pueden callar a
todo el pueblo, y no hay que dejar que la lucha de aquellos que han
desaparecidos sea en vano.
Es importante tener empatía entre todos, ya que si comprendemos a los que
nos rodean y más allá de eso ayudamos a lo que necesitan seremos un país
mejor, ya que ahora hay tanta deshumanización, donde no nos interesa que
es lo que le pasa al otro si no nos afecta, y de esta manera no llegaremos a
ningún punto, ya que la unión hace la fuerza.