You are on page 1of 17

66.1.

Introducción: la morfología como el estudio de la estructura de la palabr¿


Cada parte de la gramática tiene como objeto de estudio la estructura de un
rlcterminado componente o subsistema y, como objetivos, delimitar, definir y clasi-
licar las unidades de dicho componente, así como describir la naturaleza de las
Penna, J. (2000) "Partes de la morfología". Las unidades de ¡claciones que conlraen tales unidades. En este sentido, el componente morfológico
análisis morfológico". En Bosque y Demonte (eds.), Gramática rlcl español consta de una serie de unidades de distinto rango (palabra, base, tema
v morfema) y de tipos específicos dc ¡elaciones sintagmálicas, constitutivas y para-
descriptiva de la lengua española, cap. 66, § 66.1-66.4. iligmáticas.
La'palabra', unidad de rango superior objeto de estudio de la morfología, pre-
\cnta unas propiedades formales específicas que atañen a su constitución interna.
'l'ales propicdades dependen de la naturaleza de las unidades que la integran y de
krs tipos de relaciones que cstas unidades guardan entre sí, como co-constituyentes
cscalonados en sucesivos niveles de constitución (eje sintagmático o de la combi-
nlción de las unidades copresentes), y con las unidades de la misma clase formal
ylr funcional (eje paradigmático o de la selección).
La morfología tiene, pues, como objeto de estudio la estructura interna de la
¡ralabra y como objetivos: a) delimitar, definir y clasificar las unidades del compo-
rrcnte morfológico, b) describir cómo tales unidades se agrupan en sus respectivos
p;rradigmas y c) explicitar el modo en que las unidades integrantes de la palabra se
r'omhinan y constituyen confo¡mando su estructura interna,
Concebida la gramática como un sistema organizado de unidades y de reglas,
cl objetivo de la morfología consistirá en describir las unidades básicas o necesarias
¡rirracl análisis y en formular las reglas que, combinando tales unidades, permiten
ei¡rstrui¡ los distintos tipos de palabras posibles en español y analizar la estructura
rlc las palabras ya existentes [- § 67.2].'

6l).1.1. Partes de la morfología

El ámbito de estudio de la morfología comprende dos grandes paÍes: la 'mor-


lirlogía flexiva' y la 'morfología léxica'. Esta división está en correspondencia con
hrs tipos de palabras establecidos scgún la naturaleza de los mo¡femas que las in-
t('gran y la estructura que configuran tales morfemas como elementos constitutivos
rlc las palabras. De momento, iDteresa destacar tres tipos: palabfas 'monomorfémi-
§rs y 'polimorfémicas' (cf. ¿,r'er frente a á/anc-o-s). pahbras 'variables' o 'tlexivas'e
'irrvariables' (cf. blant<4 -¿, .o-.r, -c-J frenlc a uyer o untetyer\ \, por último, palabras
'sinrples' y 'complejas' (ct. uver y blanco frente a anleayer, blancuzco y blanquinegro).
lrr primera clasificación permite distinguir entre las palabras en su versión reducida,
(onstitu¡das por un solo morfema, y las palabras integradas por más de un morfema

' l)rra la morli)logi¡ estruclural cl:isica. pucdcn consullarsc, cntrc olros, &xquc I982á, Rod.ígucz Adúdos 1969:caps.
lll y lV, Nidl y Mallhcws 1974. Por lo quc rcspccla al csl¡¡lo aclual dc l¡s inlcsligacioDes en morfologí¡, k)s csludios
1949
, (,,r ¡¡¡uv dist¡rlcs tctuicameóte y.onn\rDran, por t¡nt,). un campo de invcfigacntr muy hclurogénco. Hay, sin sÍ¡bargo.
¡llllra lr¡hahs donde s. ahordan l¡s cueri,)rcs mís centralcs y sc prcsenta und visión dt mnjunlo dc l¿ disciplin¡. En
V rrh lrltl(l sc pucdc cncontrar una brcvc cxposición de l(x ¡speclos morid(igicos nás rslcv¡nlcs: lambién en More¡o
Lln.nr 1994, dondc hay, adcmis, un¿ oricntacia,r biblnrg¡át'ic¡ con comcrlarios muy úrilcs sohr( bs cfudbs mits rccicn-
r,\ l l ¡, dc lr)s lraba¡s más coDplei¡» cs c l dc Spencer ( 991 ). Hay quc mcnci¡)nar, por ú1r imo. la rcvisra v¿¿lDok ol
1

lr,r,/,,/.,si (cdilada por &})ij y Van Marle. (luc s!'pulrlica desde l9tl8). pan üDa visntn panorimica dcl cuñ quc sigucn
r.A ¡tr(\liBrci(,ncs cn morlolo8í¡.
66.1.1 PARTES pE LA MoRFoLocíA. LAS UNTpApES pEL ANÁL|srs... 4308 4309 Inlroducción: la morfología como el esludio de la esrructura de la palabra 66,1.2

y, por tanto, con estructura interna. La segunda clasificación hace relerencia al he- nuevas palabras, mientras que el de la morfología flexiva es el análisis o la formación
cho de que una misma palabra pueda variar formalmentc o no según las construc- de las distintas fo¡mas de las palabras construidas sobre el mismo tema. Baste de
ciones sintácticas de que forn:e parte. La lercera alude a palabras diferenles en momento mn esta diferenciación aproximativa, que se irá perfilando a lo largo del
cuanto á su estructura, pero relacionadas formal y semánticamente. capítulo a medida que se introduzcan nuevas nociones pertinentes en el análisis
Desde el punto de vista de la morfología, la justificación para afirmar que morfológico.
blanco y blanca son tbrmas de una misma palabra mientras qluc hlanco y blancuzco
son formas de palabras distintas se basa en Ia noción de 'tema', que definiremos
provisionalmente como 66.1.2. La morfología en relación con otras partes de la gramática
"la unidad constante o abstracta r¡ue resulta de elimina¡ en
la palabra los nrorfemas flexivos". Si el tema es estructuralmente diferente, hab¡á
formas de diferentes palabras; si el tema es estructuralmente el mismo, habrá ltrrmas La morfologÍa, definida como el estudio de las unidades y de las reglas que
flexivas de una misma palabra. Así, blanco y blancuzco son dos palabras distintas rigen la estructura interna de la palabra (en la formación de nuevos temas y en la
porque los temas respectivos, rcpresentados por blanc- y blancuzc-, son estructural- flexión del mismo tema), da cuenta del componente morfológico de una lengua
mente distintos: cl primero es simple pucs está integrado por un solo mortéma; el como el español y eslá suficientemente perfilada respecto a las otras partes de la
segundo es complejo, ya que está constituido por dos morfemas.: Por el contrario, gramática. Sin embargo, no todo lo concerniente a la unidad 'palabra' es competen-
blanco y blanca son formas de la misma palabra porque comparten el mismo tema cia de la morfología. La mayoría de las palabras de nuestra lengua tienen significado
(blanc-),lo mismo que bhncuzc'o y blancuzca (blancuzc-). Por otro lado, las formas lúxico, cuyo objeto de estudio corresponde a la lexicología y a la lexicografía. Por
flexivas de una misma palabra, que expresan propiedades gramaticales rclevaDles rlro lado, las palabras se combinan entre sí constituyendo la unidad de rango su-
para la sintixis, se integran en series cerradas denominadas paradigmas tlexivos' pcrior, el sintagma, de cuyo estudio se ocupa la sint¿xis. Ahora bien, Ios subsistemas
(véase el § 66.5.2). l integrantes de una lengua (concebida como un sistema mmplejo) se entrecruzan o
El 'tema', como entidad abstracta, es una unidad virtual que no se manifiesta superponen de modo también complejo [--. § 67.31; la gramática, por tanto, debe
como tal en las coDstrucciones sintácticas, sino como palabra flexiva. Sc trata, como plasmar los modos como se inte¡relacionan tales subsistemas. Por lo que respecta a
veremos en el § 6ó.2.2, de una unidad necesaria en el análisis morlblógico del es- l;r morlología, sabenros que las unidades léxicas, sobre las que operan las reglas
pañol, cuya naturaleza y estructura resultan, en principio, sintácticamente irrele- rrrortblógicas, tiener determinadas propiedades (fonológicas, semánticas, morfológi-
vantes. c¡rs y sintácticas) que resultan pertinentes para el funcionamiento de tales reglas.
t-rs palabras monomorfémicas son necesariamente simples e invariables. Por Vcamos brevemente algunos de los aspectos en los que la morfología se relaciona
consiguicnte, las distinciones'palabra variablc/invariable' y 'palabra simple/compleja' con las otras partes de la gramática.
afcctan sólo a las palabras polimorfémicas. Como se ve, ambas distinciones se en- La morfología, al igual que Ia lexicología y la lexicografía, también se ocupa
trecruzan: Ia flexión o no tlexión atañe tanto a las palabras simples como a las rlcl componente léxico de una lengua y, en este sentido, aquella y estas se comple-
complejas; la distinción entre palabra simple y compleja alecta igualmente a palabras nr0ntan en varios aspectos. Las reglas morfológicas, y más concretamente, las'reglas
flexivas y no flexivas. tlc tbrmación de palabras'(RFP) t¡enen como posibles bases de de¡ivación todas las
De acuerdo con las observaciones precedentes, la morfología léxica se ocupa niccs de significado léxico de una lengua. El español, como las demás lenguas del
de la formación de nuevas palabras, y la morfología flexiva de las variaciones de rlisnto tipo mortblógico, no utiliza las raíces desnudas, sino que las codifica cate-
una misma palabra. Si consideramos la unidad 'tema', tal como acabamos de defi- ¡¡orizándolas en las llamadas'clases de palabras'. Ciñéndonos a las tres clases léxicas
nirla, podemos decir que el objeto de estudio de la morfología léxica es el análisis rlc palabras (sustantivo, adjetivo y verbo), toda raíz es susceptible de categorizarse
de los temas complejos de las palabras ya existentes y la formación de temas de l)¡rio tales clases. Así, si una raíz es originariamente verbal, se calegoriza primaria-
r»c»le crrmo velbo y secunda¡iamenle como suslanlivo y adjetivo (creur ----> creación
I Como sc puede a¡..ciar, ln distincnin cnlrc pnlahra sr¡¡rle y complcj¿ dcpende d§ 1a cst.ucrura simplc o.ompleja rt tl'a<l<tr y creablc o creativo); si originariamente es nominal, se calegoriza prima-
dcl 1em¡ dc l¡ pdlnbra. Srn cmbargo. hay aulües quc basan l¿ oposición 'simple/compleja cn el hccho de que l¡ palabra
(no cl tuma dc l¡ palabr¡) consrc de un solo morl¡ma o dc nrás dc uno. Así á1¿n«,r, por cjcnrpkr, scrí¿ una palabra
rirnrcnte como sustantivo y secundariamente como adjetivo y verbo (línea --
lineal
complcji norque co¡sra ¡lc tres morfcmas lár?".-¿'s). S.gún csle critcrio, l¡nro b¿¡¡¡.os como ¡luntuzco:i y blanquin¿g¡trt
y tlinw); si originariamente es adjetiva, se categoriza primariamente como adjetivo
son palab, s complejas. E¡ definitiva. l¡ oNsic¡ón 'palabr¡ simple/comp¡qú' * correspond0 crnr la difercnci¡ Jquí jndi;
c¿dr 'Blahru monomorl¿ n¡i(¡/poiinori¡n'ica . Nor'oiros, siguicndo l¡ rradicirid grumrlic¿1. h¡hlaremor dc nlllrhrd simpl€
y se crrndariamente como verbt¡ y sustantivo (blanco -
blanquear y blancura), Hay
r¡rrc subrayar, a €ste resp€cto, que las RFP constituyen fa gramática o, mejor dicho,
y compltj¿ (dcriva¡-la, coñpursta y p¡r¡s;nt¿tica) scgún la cfructura. simpl. o.omplcja, ¡lcl rc.na (!érsc cl § óó.2.2).
r Es muy frecucntc distinguh. vrbrc tddo en la lingüísrica ingle§a, trcs ¡spcrtos o scntidos cn la unid¡¡l'palabra'a lrr primera gramática del léxico, ya que son las que categorizan de manera inmediata
propi^ir(, dc ltr palabra flcxiva: l) la palabra como iorma dc la palabra lvold-fonn) o'palal, Íonológica' lphonological t'l significado léxico de una lengua, es decir, imponen el primer 'cómo' o 'modo de
ro¡./), quc equivrle a l¡ rcp.csentacií¡n r¡Dolósica de la palahra, 2) la 'paláhrá sramrlical (stamnotiul wrd), gt9 * r'igrrilicar' al significado léxico de la raí2. Sobre esta primera categorización, las reglas
correspoDdc .r,n la reprcscnr,ujón gram¡ric¡|. 3) c¡ lexema l/¿r¿,¡¿) o palabra dcl léxico' /,¿r¿á¡¡l¿n ,orl). comd unidad
;nv¿¡irn¡e a udid¿¡J thstrác& qu. s. ¡nllnificsl! br¡) disrinrns 'Lrm¿J c¡) Jás tlrruc¡uras sin,ácti.as. Pode¡D,rs ej.Dplificar llrxivrrs (RF) operan superponiendo un segundo fillro o categorizacitin más refinada
los tres scnridos, coD hs convencioncs ripográficas usualcs cn ra¡cs disrinci(¡ñ¿s, diciendo qúc lx palabra i¡n(frigica ¿¿nrr
{vcirse cl § ó6.2.4.1).
reprcslJnta la pllabra gra¡r¡ticrl MASCULINO, PLURAL d¿l (|¿r¡drgm¿) d(l l(\umd NlÑu. 1,tr rrcs senlidos d.l término
rcspondon a trcs perspectivas de esludio distintas de l¡ misma uni{hd: la palabrá cn l¡ fonologia, cn la sramálica y cn el l.as RFP no agotan su papel en esta primera etapa de derivación. Cualquiera
lóxico rcspectilamcnlc Esla lriplc disrinción, con scr útil. cs úilicable cn !¡rn)s aspcctos (v¡asc Pena l$l¿). rlt' l¡rs trcs categorías léxicas obtenidas en la primera fase de derivación puede servir
66.1.2 PARTES DE LA MoRFoLoGÍA. LAS UNTDADES DEL ANÁLrsrs... 4310 4311 Intr<xlucción: la morfologÍa como el estudio de la estructura de la pulahrr 66.1.2

de base para la formación de nuevas clases y subclases de palabras en etapas descrihirk)s mediante uD lipo cspecial de rcglas: las'reglas de reajusle'. Independientcmcntc dc quc
sucesivas, ct. crcar ---- t?crcat ----> re< rao o r¿crcaciott; ueación t rcocionis- se incluyan en la morfología o sean objelo dc estudio aut(inomo por parte de la morfonok)gía, ll)
-
mo o creacioniJt(ti creativo ----> creatividad; blanco ----, blanquecino o blancuzco; blan- cierlo es que cl estudio de las difercncias fonémicas entrc los alomorfos y de los distintos tipos dc
contcxt(is en que aparcccn constituye un capíiulo de suma importancia en la descripci(in dc la
¡s --'-> blanquecer ---> emblanquecer ----,. emblanquecimien o, etc. Obsérvese que las estructura mórfica de la palabra.
RFP, a diferencia de las RF, al tiempo que categorizan distintas clases y subclases
de palabras, también pueden cambiar el significado léxico de la palabra base de
derivación (véase el § óó.3). [¿s refaciones entre la morfología y la sintaxis son evidentes f- Cap. 67]¡.
Dentro de la jerarquía de unidades gramaticales, la palabra es la unidad que cons-
El léxico de una lengua, t¿l como se conf¡gura en la lexicokrgía y en la lcx¡cografía, rcsulta de
igual modo rclcva¡te para la morfologÍa en otros aspectos más concrctos. Por ejemplo, un proc€so
tituye la zona de transición en la que tales p¿rtes de la gramática establecen sus
derivativo puede quedar bloqucado porque ya existe en el léxico de la lcngua una palabra con el respeclivos dominios de investigación autónomos, pero también complementarios,
mismo significado: en la serie de derivación ¿rrar ---.> crcaciór l----> § 69.2.91 qucda bloqucada la inevitables puntos oe
con los rngvltaDles de encuentro y casos de solapam¡ento.
solapamiento.
derivaci¡in ve¡bal sobre cn:aciótt (*crcadonar) porque ya cxisle el verbo r¡¿z¡ cr>mo base de deri- morfología y sintax¡s está suficientemente justi-
En español, la distinc¡ón enlre morfblogía
vación, guard¡ndo verho y sustantivo una rcl¿ción fbrmal y scmántica en todas sus acepciones. El licada. [¿ gramática de la'palabra'[- § ó7.2] corresponde a ambas disciplinas,
prcfijo negativo ¡)¡- [-t § 76.5.3] se añadc a bases de la clas'c ¿djetivo (ct. tlcccntc ""> itulccenu, de- pcro desde perspectivas diferentes: la sintaxis estudia la palabra en cuanto a su
¡cabla ----> indcseabla\, pcro queda bk4ueada la prefrjaci(rn con ra- cn l¿ rlcrivación bclk, ""> +imfulb
rclación con elementos externos a ellá, esto es, en cuanto unidad constituyente de
por la cxistencia del adjct¡vo antónimo /ro.
()tra unidad más amplia; la morfología estudia la palabra en cuanto a su constitución
Por otro l¡¡do. l¡ palahra base de dcrivacirin puede tcncr miis de una accpc¡rin y, cn este sentido,
son infrecoentes los casos en que la palabra deriv¡dr se corrcsponde con Ia palahra basc de deri- inlerna.
vación en todas l¿s acepciones de esta. Si se consulta ur diccionario se verá, por ejemplo, que Existsn, no obstante, aspectos de la palabra cuya consideración globalsobrepasa
bautizo sólo s,elecciona una de las ¿cepciones de bautizat, g..]e casafiienlo o caM¿1¿¡o scleccionan cl /rmbito
Ímbito morfologia y en los que ambas disciplinas se complementan para
nbito de la morfología
sólo partc de las acepciones de casa¡. Ocurre, además, que sobre la misma palabra base de deri- lograr una descripción completa. Uno de los objetivos de la morfología es delimitar
vación se puedcn formar palahras adscritas a la misma clase, pero con alijos quc normalmente krs tipos y
k)s v subtipos de unidades morfolósicas. bien. la morfología
morfológicas. Pues bien, morfolosía por
oor sí sola
seleccionan ¿cepciones dislintas: ¿p¡rl¡¡do y bo¡dorl¡¡r¿ seleccionan la misma accpción de boftlat,pero
hotc y botalura eligcn acepc¡ones distintas de áotar, Io mismo que a/tcza, iltú¿ y oltitu¿ con respeafo ¡ucde dar cuenta de los distintos tipos
tipos de morfemas, afijos temas, y de algunos
afiios y temas,
a aho; aclarar. clarear y clailicar con respecto a claro, o aclaración y arlarclo con respecto a l¡pos de palabras de acuerdo con determinados criterios: la distinción entre palabras
aclara¡.0 El significado de las palabras resulta, pues, pert¡nentc para la morfobgía, concrctamente Ilcxivas y no flexivas o entre palabras simples y complejas; pero se complementa con
para las RFP. lrr sintaxis para clasificar las palabras como sustantivos, adjetivos, verbos, etc. Hay
plopiedadcs morfológicas de la palabra que permiten distinguir las llamadas'clases
Las relaciones de la morfología con la fonología son evidentes [--+ Cap. 68]. rlc palabras', pero sólo hasta cie o punto. Así, hay afijos derivativos que son pri-
Las reglas morfológicas operan con material lbnokigico en cuanto significante de virtivos de una determinada clase (-ura o -cü¡¡ son privativos del sustantivo, cf.
un determinado morfema. Así como en el componente fonológico el fonema puede
ln'utrru, animación: -oso o -ble son específicos de la clase adjetiNo, cf. famoso, jus-
realizarse bajo dos o más variantes denominadas 'alófonos', en el componente mor- tiliruhlel pero otros son compartidos por más de una clase, como los aumentativos
fológico el morfema, unidad mínima del análisis morfológico, puede estar represen- v rliminulivos (ci. cast, casona, cosita con fdcil, facilón, facilito) o determinados pre-
tado bajo dos o más varianles denominadas 'alomorfos' (cl. rog- y rueg- en rogamos liios (cl. desventuja con desiguul y desorular\.
y ruegas o -s y -cr en casa-s y córcel-es). El objetivo en uno y otro caso es delimitar La presencia o ausencia de las propiedadcs flexivas permite establecer una pri-
los contextos en que aparecen las variantes de una misma invariante. nrcrir distinción (sustantivo, adjetivo, verbo, etc., frente a adverbio, preposición, con-
Por lo que respecta al estudio de los alomorfos, además de delimitar Ia distinta
irrnci(rn); la presencia de propiedades flexivas específicas permite afinar un poco más
naturaleza del contexto (fonológica, gramatical o léxica), hay que describir y agrupar l¡r distinción (por ejemplo, sustantivo y adjetivo frente a verbo), y el carácter inhe-
las diferencias fonémicas existcntes entre los alomorfos del mismo morfema y ob- r!,)lc o cDncordante de las mismas propierJatlcs flexivas permite diferenciar, por
servar si una diferencia fonémica dada se repite o no entre Ios alomorfos de otros cientplo, el sustantivo del adjetivo. Aun así, las propiedades formales internas de la
morfemas (véase el § 6ó.ó.2). Esta etapa del análisis morfémico constituye, en ¿fecto,
un lugar de encuentro entre ambas disciplinas hasta el punto de que, por parte de ¡tirlabra no son suficientes para definir la totalidad de las clases de palabras. Hay
t¡rrc acudir también a las propiedades sintácticas o combinatorias de la palabra en
algunos estructuralistas, se ha creado una disciplina puente conocida como'mor- cl nritrco de las unidades superiores e incluso, en una fase posterior, a determinadas
fo(fo)nología' o 'morfofonémica', que tiene como objeto de estudio las diferencias (rr¡rclcríslicas de tipo semántico. Nociones como 'sustantivo' o 'verbo' son nociones
fonémicas existentes entre los alomorfos de un mortema, denoninadas 'alternancias e¡rlcgoriales y, como tales, se identifican con la relación 'es un': decimos de blanco
alomórficas' o'morfofonémicas'. (lrrr 'cs un adjetivo'; pero también decimos dc bltnco. en cl sintagma pcpel blanco,
Actualmente hay cierta tendeícia a incluir los hechos de alomorfia en la morfología (concre- r¡rrc lunciona como 'modificador' de papel, lo cual es una aseveración funcional y,
lamente los que afectan a morfemas y se sitúan en el conlexto inmediato de otros morfemas) y a lxI lirnto. sintáctica. Las aseveraciones categoriales y funcionales confirman la com-
¡r|:lrc»tación de ambas perspectivas para caracterizar las denominadas 'clases de
l-¡ mplor I',ñddu\ d lrdrú(r((h'r l']71. P(n¿ leTo] B,$qu( lq¡2h. ¡lrIrhras', que son ¿rl tiempo unidades morlblógicas y unidades sintácticas.
66.2 PARTES pE rA MoRFoLociA. r-As uNrpApES pEL ANÁLISIS... 4312 4313 L¿s unidades del ¡náli\is morfológ¡co óó,r,t

Otro fenómeno de inferconexión, ampliamcnte dcbatido, es la flexión. [¡ cuestión que se plan- cuyos elementos integrantes comparten determinadas propiedades. L¿rs unitlntlu¡
tea es si la morfología pcrmitc dcscribir la lbrmación de (temas de) palabras y la flcxión (del tema) propias del componente morfológico son las siguientes: 'palabra', 'temtt', 'hnxr" y
de una misma palabra, o sólo la formación dc (tcmas de) palabras. De acuerdo con la primcra 'morfema' ('raíz' o 'afijo'). A ellas dedicaremos las distintas secciones de cltlc npllJ.
tesis, las reglas sintácticas no hacen referencia a ningún aspecto dc la estructura inte¡na de la
palabra; de acucrdo con la segunda, las reglas sintácticas debcn prxler referirse a las propiedades tirdo. Pero antes, a modo de introducción, haremos algunas consideracitlncs dc c¡t'
flexivas dc la palabra, pues son relevantes para las estructuras sintácticas. riicter general sobre la necesidad de contar con las unidades mencionadnt y unl
Es obvio quc la flcxión constituye un dominio común a la morfología y a la sint¿xis, pero ello brcve descripción de la estructura de la palabra para comprobar la pertincncltt dtl
no implica que haya que mantencr posturas antitéticas c()mo las mencionadas. Para cl cspañol se lales unidades cn el análisis.
puede defender que ambas d¡sciplinas estudian aspccbs complement¿rios de la flex¡ón, dando como
resultado una visión global dc la misma. Una palabra como xr¡o posec una cstructura interna
formada por la fiiz niñ- y Ia dcsinencia -(r. Como tal palabra, se opone, por un lado, a fiuchacho r)6.2.1. Unidades pertineotes cn el análisis estructural de la palabra
y a a¿ulto en cuanto miembros de un mismo paradigma lóxico y, por otro, a niria, ttiñt't y niñ,^ cn
cuanb miembros de un mismo paradigma flexivo. l,as oposiciones del primer lipo son objcto de En una lengua como el español, la distinción entre 'palabra' y 'morf r:mn' r'r
cstudio dc la lexicología; las oposiciones del segundo l¡po son ohjcto dc estudio de la morfohgía. li¡ndamental, dado que Ia mayoría de las palabras, existentes o posibles, son'ptlli'
En uno y otro caso las oposiciones las contraen las palabr¿s como unidadcs ind¡viduales delsistema nrorfémicas'. La palabra polimorfémica, como toda unidad compleja, puede scr ttntt'
léxico y gramatical dc la lcngua, respectivamente. Consideremos ahora cl sintagma ¿1rrao d/¡o: una
Iizada cn unidades menores, que son sus elementos integrantes. Analizar una pal¡lllr¡l
vez elegida la opción /¡i,io, con la marca flcxiva dc'masculino singul¿r'dentro dcl paradigma del
que es miembro, csa misma opción es exigida en el artículo y en ol adjctivo. Sc trata dc la con- cs descomponerla en sus constituyentes inmediatos en sucesivas etapas hasta llcg¡lr
cordancia o señalamiento cn dos o más palabras de las mismas propiedades y cs csa idcntidad de rr dclimitar las unidades gramaticales mínimas denominadas 'morfemas' [""r §
marca la que señala la relación sintáctica entrc las palabras combinadas enlre si como mostituycntcs 67.2.1.1]. Así, en cl análisis de blancuzcos obtenemos los morfemas á/arc-uzc'o-si ctr
del sintagma. ln concordancia es un fenómeno que atañc a las estructur¿s sintácticas, sean sintag- cl rrnálisis de niñitos, los morfemas niñ-it-o-s. l-¡ts mortemas están representados por
ma§ u oraciones. Resulta, pues, que la flexión coi¡cordada cs rclevante para las estructl¡ras sintác- scgmcntos fonémicos o significantes denominados 'morfos'. Un morfema puede eslitr
ticas y cs objcto de estudio de la sint¿¡xis; pero los procedimientos dc flexi(¡n del lema ¡le una
r c¡rresentado siempre bajo la misma forma fonémica o rnofio (cf. ante- en anlehruzo
palabra, así como el cstudio dc las oposiciones que las formas flexivas plasman cn cl interior de
un paradigma flexivo sor¡ compctcncia de la morfología (véase el § 66.5.2).
y a teojo) o bajo distintas formas fonémicas o 'alomo¡fos' (ci. con' y co- ert «)n'
ttñudo y coautor).5 Los morfemas, en cuanto constituyentes de la palabra polimor'
Hay que referirse, por último, a otro aspecto donde la morfología léxica y la ltmica son 'morfemas ligados', esto es, morfemas no utilizables separadamente como
sintaxis pueden complementarse. Las RFP permiten crear nueyas palabras y cate-
¡rirlabras. l-os'morfemas libres' constituyen necesariamente palabras monomorfó-
gorizarlas en determinadas clases y subclases. Así, sobre el verbo a'prr0r se crcan rrricas (véase el § 66.2.4.2).
los nombres uspttación y aspirante. Pero el cometitlo de las RFP no acaba ahí. De La palabra y el morfema son dos unidades imprescindibles en el análisis mor'
lo que se trata ahora es de contrastar las construcciones sintácticas de la palabra lirkigico del español: la palabra, como constituto o unidad de rango superior objcto
base con las de las palabras derivadas. Así, el verbo aspirat (et la acepción «pre- rlc estudio de la morfología; el morfema, como constituyente último de la palahrtt
tender o desear algo») rige un complemento prepos¡cional (ci. aspirar a un cargo) o unidad gramatical mínima.
y este mmplemento lo mantienen ('heredan') I- § 67.2.3.21las palabras derivadas Ambas unidades, palabra y morfema, son unidades morfológicas necesarias cn
respectivas (cf- aspirución a un cat\o, aspirunte a un cargo), Por otro lado, en el cl análisis, pero no suficientes. La estructum interna de la palabra se conforma cn
complemento preposicional de aspirar pueden alternar como términos de la prepo- (lislintos niveles de constitüción o estructura jerárquica, de los que el análisis nrr
sición tanto un sintagma nominal como una oración: aspirar a un cargo I a desem-
peílar un catgo. Es preciso comprobar, entonces, si tal alternancia la permiten las ¡rtrcde dar cuenta cabal recur¡iendo sólo a la unidad morfema. Hay otras unidadcs
tirnrbién pertinentes en el análisis estructural de la palabra: 'raíz', 'afijo', 'tema'y
palabras derivadas aspiración y aspirante. Hay aquí todo un campo de investigación 'lllrsc'. Por ello resulta conveniente describir, aunque sea brevemente, la estructur
consistente en comparar la estructura argumental y sintáctica de la palabra base con
rlc la palabra para mmprobar precisamente la necesidad de contar en el análisis
la de las palabras derivadas correspondientes y describir con qué grado de regula-
nrorfológico con las únidades mencionadas.
ridad las palabras derivadas heredan las propiedades combinatorias de la palabra
La palabra polimodémica presenta una estructura interna, que se plasma en
base en cuanto a la estructura argumental, tipos de complementos, y naturaleza
una determinada relación secuencial de los morfos (o significantes de los morfemas)
categorial y semántica (rasgos selectivos) de las unidades que aparecen como com-
como constituyentes últimos del significante de 1a palabra. Pero tal estructura intcrn¡l
plementos, ci. admitíeron {la solicitu¿lque presentara la solicüudJ frenfe a readmitieron
(a solicitudl*que presentara La solicitud]; el río desemboca en el marlla desembocsdura ro se reduce a la simple concatenación o relación secuencial de los morfos. Asf, l¡t
cstructura de rebuscamientos no consiste simplemente en la distribución dc los mor'
del río en el msr lrenfe a ls discusión desembocó en una peleal*la desembocadura de
la dkcusión en una pelea. l¡s re-+-busca-+-miento-+-s, sino en un molde más complejo, donde los clcmcnl(lr
constituyentes se conforman en distinto nivel de estructu¡a jerárquica:
66.2. Las unidades del análisis morfológico
' I,¡r¡ denominar el significanrc ¡lcl morfema se uiilizan tamhión olros términosr 'formantc, li)mnfivo'. 'rllrrlt¡rllh,'
Como queda indicado, uno de los objetivos de la morfología es delimitar las v cl¡nrcnte'. Aquí ernplearemos indi§tinramcnlc cudlquiera de clbs. Tamhión u§aremos cl tÚrmim s¡j8mcrfo §¡rlrÍlo rl'
unidades con las que opera el análisis morfológico y agruparlas en tipos y subtipos l),rA¡ retrencia a la uni¡lad rcsultantc dc segmenlar el significante de ona palabra.
66.2.2 PARTES DE tA. MORFOI-OGÍA.IAS ( ]NIDAT,F]S DEI- ANÁI,ISIS... 4314 4315 Las u¡idades del análisis mortblógico ó6J,1

(1) [[[re- [[busc-]-a-ll -mientol -sl Si las analizamos en los mortlmas que las integran. observaremos quc t(rdnr
tienen un significante parcial común portador de un signiticado parcial tamhión co.
Analizada la palabra en sus constituyentes sucesivos, resulta que los constitu- mún; esa parte común está representada por el significante /blankr. Sc tr¡¡ttt dol
yentes inmediatos eslán representados por el tema rcbuscqmientt y el afijo flexivo segmento básico y constante en el significante de cualquier palabra que, comu ru,
-s; a su vez, el segmento reóurcu m¡enb- es¡á integrado por la hase reáuscz- y el afijo sultado de eliminar en tales significantes todos los afios derivativos y/o llexivor, §i
derivativo -miento; rebusca-, por el prefijo r¿- más la base áusc«-; y busca-, por la irreductible o no susceptible de ulterior análisis o, desde otra perspectiva, h unklurl
raíz busc- más la vocal del tema verbal -¿-. (lue constituye el punto de partida de cualquier construcción morfológica. Al ludo
La palahra polimorfémica tiene, pues. una estruclura inlerna que se conforma dc ese significante común. hay otros que se adjuntan a él determinándolo do ul¡rin
según el distinto nivel de constitución jerárquíca de sus elementos integrantes y que rnodo. Cabe hacer, pues, una distinción inicial entre ese significante común c irrc.
no tiene por qué coincidir con las relaciones secuenciales de los significantes o rluctible y los significantes que, directa o indircctamente, a él se adjuntan: cl primcrrr
morfos de los constituyentes últimos obtenidos en el análisis. Veamos otros ejem- sc denomina 'raíz'; los otros,'afijos'.
plos, los de las palabras inrunJesuble e ingratituLl: Si observamos más de cerca los afijos que constituyen el signilicantc dc l¡¡t
¡alabras cjenrplificadas, vemos que hay unos que se ad.iuDtan directa o indiruclü.
(2) a. [in- [[[confes-]-a-l -blell mcnte a la raíz y que constituyen con ella el tema de las distintas clases de palahrrrs
b. [[in- [grarll -itud] (cf. -azc- en blanc-uzctt, -ot- eÍ blanc-ot-e, etc.), y otros que se adjuntan al tem¿t y[
constituido y lo adaptan para la expresión de las categorías gramaticales que cadlt
El prefijo rn- [....> § 7ó.5.3] aparece en distinto nivel de cstructura jerárquica clase de palabras flexivas soporta (cf. los morfos -o- de'masculino'y -s de'plurul'
en uno y otro caso porque, como prefijo que se adjunta a bases de la clase adjetivo cn b[anc-uzc-o-s). Según que los afijos formen parte del tema o se adjunten a é1. sc
y no de la clase verbo (*in-confesar) o sustantivo (*im-beatitutl), tiene que figurar habla de 'afijos derivativos'y de 'afrjos flexivos' o 'desinencias'.7
como co-constituyente de una base adjetiva. Una vez más se comprueba que el El 'tema'en el significante de una palabra flexiva es aquel segmento quc pcr-
orden estrüctural difiere del orden secuencial. nri¡ncce estable en todas las formas flexivas o, en otras palabras, la unidad quc
Otro ejemplo claro que subraya las diferencias exislentes entre el ordeD estruc- rcsulta dc restar los afijos llexivos. * Es, pues, la forma que sirve de base para la
tural y el orden lineal es el del adjetivo ¡nutilizable, que tiene dos signiñcados: (a) llcxión de la palabra.
nque no puede ser utilizado» y (b) «que puede ser inutilizado". " La ambigiiedad se En español, la distinción entre alijos derivativos y afijos flexivos es una distin.
resuelve teniendo en cuenta las dos estructuras distintas plasmadas en la misma cirin a la vez distribucional y funcional: los primeros forman parte del tema y sirvcn
relación secuenciaf de los morfos o significantes parciales in-util-iza-ble:
l)lra crear (temas de) palabras relacionadas fbrmal y semániicamente; los segundos
sc adjuntan extemamente al tema y crean diferentes fbrmas de la misma palabra.
(3) a. [in- [[[util-] -izal -blell = «que no puede ser utilizado».
r¡ue sirven para expresar las distintas propiedades o categorías gramaticales exigidas
b. [[[in- [util-]l -izal -blel = «que puede ser inutilizado,.
en las const¡ucciones sintáct¡cas.
En este caso. la doble posibilidad de análisis es también una consecuencia de
La serie de palabras formadas con afijos flexivos sobre un mismo tcml
la existencia de estructura interna en la palabra.
( palabras flexivas) se integra en un conjunto ccrrado denominado 'paradigma flexivo'
(vúase el § 66.5.2). El paradigma de blancuru- consta de dos formas flexivas: á/¿r¡.
tuu y blancuray el paradigma de blancuzt:- consta de c:uatro:. blencuzc.o, blancwt u,
66.2.2. R.aí2, afijo, tema y base lluncuzc-o-s, blancuzc-u-s. La distinción entre 'tema' y 'palabra', así como la nockin
tlc 'paradigma flexivo', resulta pertinente en el análisis de la palabra flexiva, no cn
Hechas estas breves consideraciones sobre la estructura de la palabra, pasemos cl de la palabra no tlexiva o invariable. Las palabras invariables son al tiempo temas
a describir las unidades 'raíz'. 'afijo', 'tema' y 'base', pertinentes en el análisis de la y palabras, y no dan lugar a paradigmas flexivos. Como queda indicado, lo atincntc
palabra. Tomemos una serie de palabras de la misma familia léxica en sus distintas ir las distintas formas flexivas de un mismo tema pertenece a la morfologÍa flexiva¡
formas flexivas: k) que atañe a la formación de nuevos temas de palabras correspondc a la morli¡
lrgía léxica.
(4) blanc-o, -a, -o-s, -a-s blancura, -s La unidad 'tema' presenta distintos grados y/o tipos de complejidad en su clr.
blancuzc-o, -a.., blanquea-r, -mos, -is... lructura interna de acuerdo con el número y la naturaleza de los morfemas quc ltr
blancol-e, -a... blanqueadura. -s
blancaz-o, -a... blanqueo, -s ¡.
tin¡ disrif i(ir, ¡pli.xblc ¿lcsplri(¡1, ei g{n.ralizabl..n tarminos d¿ ¿¡rrdgii lingüi\r¡.r r! (ll( t,.(\xtinx (lt1
blanquecin-o, -a... emblanquece-r, -mos, -is... l.i ll(ri(')n es sicmpr. exlcrna al lcm¿ y. por lo lxnlo, exlcrna h d.ri!üción. En (fr¡s lcnguas, ln ll(ri,1n Iue(lc r$ lnl(,fit¡t
,l re ¡¡. hicn por modificaci(tn. 0r. lat. ¿s-i¡le&r, hicn por inlijackln, cf. l¡r. rump-¿r¡r.A¿ (vé sc el § ó6,2,4 J),
'L¡ primcr¿ detinicnin.csuha válidr pnra ¡as l¡rr¡acioncs re8ularcs. Pcro hay quc t.ncr en Lucnl¡r h'§ hsrh(tr rh'
" Ejcmph romado d! varcl¡ 1990: ll.
Olros cjcmplos: innonaliz¿bh. innorili.ublc. it$.nsibiLi ble, ¿tt .'l,rnorli (¡ipo ¡¡¡ÍH¿-r, rosa-,(» para la flcxnin dcl vcrtx) rq¿¡) y dc suplencia (rno nlr,,r, n!a,.¡r,x. cl!., lnrr l¡r
inform¡ción Dás comp)crti. vuinse Thnrl 1976 o Corbi¡ 1980h: 85-90. ll,\,Ljn ¡lcl vcrho rr). En cslc úhim(r ca$ la Ucxtrtn opcra sobru lc¡¡ras distiÍ«rs (v¡¿su cl § ór).6..1).
66.2.2 PARTES pE LA MoRFoLoGÍA. r,As uNrpApEs pEL
ANÁLrsrs... 4316 4311 L.rs unid¡dc\ del Jnális¡s morf)logic¡r 66.2.2

integran. fuí, el tema puede. estar constituido solo por la raíz (cf. blanc_
en blanc_o),
en cuyo caso.tema y raíz coinciden. o puede e.star constituido por raíz y afrjo(s)
genovés, feliz, nacfunal, y los de tema en vocal tónica, tipo rubí, tabú). Tambi('» rrquí
(cí. la presencia o ausencia de la vocal temática resulta relevante: señala la pertcncncia
b,tsn-cuzr en bloncu:co). En el primer caso se habla de .fema simple.;
eá el iegunüo, del nonrb¡e (sustantivo o adjetivo) a distintas clases flexivas en cuanto a la firrmacirin
de 'tema derivado. A su vez. el significante de una palahra pueáe erta, consiituido
dcl 'plural': plural en -s (cas-a-s, ttistez-a-s, florecimient-o-s, libr-o-s, dient-c-s, ctc.\,
por un único tema lsimple o derivado) o por la combinación de dos o
(-tema compuesto l. En oguaral el tema es compuesto, pues resulta
más lemas en -as (cúrcel-es, genov(s-as, felic-as, etc.) y en -r - -es (rubís - rubíes, tsbús - tu-
de la combina_ búes).t"
cfon oe tos temas tgua y sol,
Como queda indicado, el tema de una palabra tlexiva es una entidad abslr¿cta,
Porotra_parte, los temas integrantes del tema compuesto
[_--+ § 73.1] pueden que necesita de los afijos tlexivos para figurar como palabra. Sucede, sin embargo,
ser simpfes, derivados o compuestós. En aguasal los dos miemL¡os del tema
com- que el tema solo, sin desinencias. puede aparecer también como palabra, en cuyo
puesto son simples, pero en aguamarina ei segundo miembro,
mar_in-(a), es deri_ caso tema y palabra coincidcn. Así, en los sustantivos y adjetivos sin moción genérica
uado; en limpiapantánsas el .segundo miembro áel tema compuesto, p rioiíiror,
su yez un.Iema compuesto.', ta tipología estructural de lcma, aqui indicada
e, u la ti¡rma dc 'singular' coincide con el tema [-
§ 7a.3]: casu cot, casu-, ulegre con
es la ulegrc-, nlción con nación-, Jbliz con lcliz-. En la flexión verbal ei tema aparece
que permite,clasificar las palahras. flexivas y no flexivas. en .simpLc
ple).-'dcr¡vadas' (= temu derivado¡ y.mmpueslas. 1. tema sim_ normalmente como forma ligada, pero en algunas formas del paradigma figura tam-
1
t.mo cnmpr.,,to).
I-os temas verbales terminan en vocal icunro_r, temc_r, pun_i)1, que álterra
bién como palabra o fbrma libre sin desinencia: en la tiexión de cortor, la formit
como corta- (con alternancia en el esquema acenlral cotla- - co¡fd-), que es el tema verbal,
tónica o dfona a lo largo del paradigma flerivo (ct ,.rnlu.bu^rr'- tr"nr" o ,on,o_
tigura sin desinencias como palabra en cortu <<tercera persona singular del presen¿e
,Í_y.tl-l- _§ 75.21. Dicha vocal se denomina ,vocal temática, o ,vocal del tema,
de indicativo, y cr.rÍa «segunda persona singular del imperativo".
(v I ) [+ § 75.2.31. En los temas verbales, como temas vocálicos que son, podemos Se trata dc casos de homoninria parcial, donde una misma forma puede ser
deslindar la vocal del tema del segmento precedente, en este caJo h
ruí): cant_a, ambiguamente tema o palabra. Pero este fenómeno no invalida la distinción entre
lem-e, Wrt-i. Los lemas nominales, en cambio, pueden terminar
en consonante, en tema y palabra. El tema corta- cstá en Ia base de la mayoría de las formas flexivas
vocal tónica o en vocal átona. En estos temas iesulta pertinente la r.listinción ,pre_
(cortas, corlabas, coftarús, elc.) Además, si comparamos palabras como cozarzos,
sencia/ ausencia' de una vocal átona como elemento final del tema, pues sólb
la cotladura y cortapt¿lo.$, vemos que el segmento cotla- aparece recurrententente en la
vocal final álona se comporta como vocal temática formando temas
nominales vo_ llexión, en Ia derivación y en la composición, y en los tres casos el papel de la vocal
i?lli:-.
(ii f-. dicnti libm. (/egre). Antes, a propósito det anátisis de ta patabra final -¡r es el mismo: adscribir formalmente el tema a la clase flexiva llamada'pri-
¡¡1a¿co.. dec¡a mos que en á/a c- ¡ema y raíz coinciden. Dicha
afirmación debe ser mera conjugación'. Del mismo modo, en la flexión nominal un tema como rcciór,-
En b.lanc-. tema y raíz coinciden por tratarse de un tema integrado
:il¡1r9r,úol,
solo por la raiz. que tcrmina cn con5onante: pcro en /óros o aft,gres los Lemas"lihru_
es Ia unidad que subyace a las fbrmas flexivas de'singular'y 'plwal' (nación, nacio'
nes) o a tbrmas como naciones y nacionuL (flexión y derivación). Sería incoherente
y a/egre., obtenidos mediante sustrlcción dei afrjo -r Oe .pturati son temas
termi_ afirmar que en la base del 'plural' nadones o de la palabra derivada nocional está
n¡rtlos en vocal árona y pucden ser anali¿ados. aÍ igual qui los
temas verhales sim_ la tbrma de sir,gular nación. I-o que se flexiona como 'plural' es el 'tema', no Ia
prcs. en una raiz mas una vocal temáticl: lihr_o. ulegr_e. por consiguientr.
en los forma de 'singufar'; lo que se deriva como adjetivo nacional no es el 'singular'na-
nominales simples tema y rarz coincidcn si. como rerultado de icstar los afijos
:cmls ciólr, sino el'Íema' nación-. t¿ flexión se construye sobre temas. no sobre formas
tlexlvos, la un¡dad resultante es una raíz que no termina en yocal átona. Si
termína flexivas. El tema en la flexión es la parte común o neutra con relación a cualquier
en vocal-átona, es posible delimitar Ia raíi y la vocaf del tema.
fbrma flexiv¿ del paradigma. Por consiguiente, los casos donde tema y forma flexiva
La distinción entre temas con y sin vocár temática y la consiguiente derimitación
coinciden responden a homonimias parciales y la ambigüedad se resuelve precisa-
de la vocal temática en los temas vocdlicos afectan a ío,los tur"t"Án., sea cual
sea mente recurriendo ¿ Ia distinción entre [ema y palabra tlexiva.
:lnecesanas o grado,de sy complejidad estrucrural. Tales disrincionei ion operaciones El tema, conforme queda caracterizado, puede considerarse como la unidad
-tipo rn el ¿nálisis, ya quc dicha vocal resulta relcvante €n la cónstitución hásica en Ia descripción de Ia flexión y de Ia formación de palabras en español pues,
Iormal üe-ta patabra en cuanlo a la flexión. Así, en la flexión verbal, la vocal
del como unidad, es el constituyente o elemento constructivo morfológico intermedio
tema señala la pertenencia del verbo a determinada ,clase flexiva, o ,conjugación,
cnlre la raíz y Ia forma flexiva considerada globalmenle. De un lado, los distintos
(-a- a.la primera, -e- a la segunda e -i a la tcrcera, cl. cunt_a_r y i.¡citplificlair, tem_
tipos y/o grados de complejidad en la estructura del tema permiten clasificar las
e-r y tlorac-e-r part-i-r). En la flexión nominal hay remas vocáliíoi
ltos rre lema en palabras el simples, derivadas, compuestas y parasintéticas; de otro, la ausencia/
-o,-. -o- y -e- átonas. cf. cas-a y tristez-a, libr-o y-fktrccimient_o,
diei-e, almeriens-e, presencia de la vocal temática y la presencia de distintas vocales como vocales te-
utegr-e y ttmdtrt-e) y temas no vocálicos (los de tema en consonanle,
lipo cán:al, máticas permite adscribir el tema de la palabra a distintas clases flexivas.

' (i4\,1tu nr\r rn LustJ. flasta ahora hemos ejemplific¿do con temas de palabras existentes. Pero puede haber temas
, f,¡tr,,rn, txLl,r.,tuc ut ltnr c,,mpu(sl,, J( unJ prtabrJ ¡u(d( conn u ti hd{ Ju (lue, como tales, no son temas de pnlabras existentci, sino que figuran oecesariamenlc c()mo c'o-
:::,Tlll.j_".:'-l:Ii1.,,. l"rroú rur h¡J.E,r,rl,,ru.,..n, u,um i,. (n \uñrd¡r¿,. r;,nd( (r $,rij,, .? r,,mJ c,,m,.
n¡\c.oe oeflv,,cx,n rl t(ma rompuLn,, vrr/¡ñn¡l. S, \c c,,nrr¡nr \.,¿r¡rdlz !,.n ¿¡¡,r,rr"r,... .,,.f,,,i,"r,
qúr l¿ mnn¡ rcla.njn scr(cncüt pt¡sma un, ,., .r,
distinras configur¿cioncs cnructurntes. ' En cl { ó6.6.2 sc descrihefl coñ delall. los tipos dc distrihucion dc I(x ak,moÁ's dc dur¡l r y ¡5.
66.23 PARTES pE t-{ MoRFoLoGÍA. LAS uNrpApES pEL ANÁLtsts... 4318 4319 Las unidades del análiris morfológico 66.2.3

constituyenles de temas de pali¡bras derivadas o compuestas. Dicho de otro modo, son lemas que l-a definición del morfcma como signo mínimo es sencilla y cohercnte, pcro pucdc rcsultilr
nunca aparece, solos como temas de palabras, §ino er¡ combinación con un afio o con dro lema, inadecuada cuando en el análisis de la palabra se delimilan unidades granraticales mrnintirs qur: n,r
ct- onir(o)- cn o¡títico. o irisrno <t en oniraanális¡r, ott¡nnuncia, oniúEano: fiaga- eñ fragdnre, Íra- §icmpre son sigros o unidades significalivas mínimas. dotadas de significanlc y signilicado. En cl
gancia: -sipid- en insípitlo; -fiI(o)- en filosoviérito y francófilo; filo- y ¡of(o) cn Jihisolo; fil(o)- y a¡álisis de /r1o¿cuzc¿,,s cabc dcl¡mitar los segmentos á1d,¡c uz.-¿)-.r como morfos asociados n süs sig-
-ánlropk» cn fthintrcpo, etc. [¡s dos temas que conslituyen las palahr¿s compuestas ejempl¡ficadas é.: n¡t'icados respectivos: I)ldnc- ap¡recc con el mismo s¡gnificado téxico eo blanco, blancuro tt hluu¡rcur;
-¿rz¿- rcaparece con el mismo significado de gradación «qasi,' (blancuzttt = cn ¡¿'
pueden ser temas de palabras, inexistentes como palabras de tema simple. k)s temas de palabras
It§ "casi blanco»)
i¡existentes coinciden con los anteriores en ser formas sin flexión que, como tales, no pueden gruz.co o blaaluzco; -¿¡- y -.r vuelven a aparecer con los significados respectivos «masculiuo» y
aparecer en la cadena sintáclica. La diferencia está en que, mientras un tcma como bhnc- sólo 7' «plural» en bla colblafica, blanlolblancos o negtohrcgra, negrolnegros, Del mismo modo, rc- ticnc
neccsit¿ de l¡i flexión para co[¡pletar su forma conn) pal¿bra y podcr nsí utilizarse en el componente cl signif¡cado aspectual iteralivo .volver a» en n:-lccr. quc se repitc en rraparccer, re-elcgir, elc.
sintáclico, un lema mmo orir(o/- no puede flexio,rarse directamcnlc como *oniro, *oniñ)1, sino que l----r §§ 4ó.2..3 y 76.5.5.2]; pcro cse mismo s€gmento /s', quc cnconlramos lamhién en re-cot:cr, r(
necesita del proceso previo de derivaciirn (o i,i!:-o, -a, -o-t, -a4) o de compos¡ción (»tiruigcno, -a). lL,ncr t\ rc1ktar, y¿ no cJ pnrrfrascablc por «volvcr r" más el vcrho base dc la prefijación con rr-r
el prcfüo rcaparece adjunt¡do á bases que no e'(isten
Llamaremos a estos últimos'lemas de palabras incxistentes'. rrr'oger no cquivale a
"volver a coger"; es más,
como palabrasr ct rcducir y rcfcrir «t existen como pirlabras las bases -d!«t7 y -/¿/r7. En estos últimos
Al lado de las unidades 'raíz' y 'tema', es necesa o distinguir otra unidad mor- casos, el prcñi) r¿- ya no está asociado dc manera regular o constantc a un mismo significado y se
fológica: la 'base'. Podemos definirla como aquel constituyente de la palabra, en convierte en una unidad distintiv¡ simplemcnte (cf. rrcogrr frentc a c(EeÍ, ocogc\ encogcr o eroger;
cualquier nivel de consiitución o estructura jerárquica, sobre el que puede operar ,'.¿/uclr frcnle a u-, c¡¡n-, de-. in-, ittto- y tfti-¿uc¡t o rcfcrir lrcnfe a con-, ¿i-, it-, lrtc-, pro- y lro Í-

un proceso morfológico (flexión, derivación, composición, etc.). Definida así, la /¡,i/). Se lrala tlc unidatles quc ya no t¡enen ur signif¡cado (constanlc), pcro que permitcn diferen-
ri¡r Jr)s sign¡fjcrdos dc las palahras cn que figuritn I* § 76.5.5].
'base' es una unidad más genérica que las unidades'raíz'y 'tema', de modo que En ctlclo, las unidadcs grilnraticales mínimas t¡cnden a 'descmant¡z¡rse'convirtiéndose en sim-
cualquiera de estas puede denominarse también'base'. La unidad'base'es necesaria plcmente distintivas [- §§oq.t.¿ y 76.4], y a vec.es ni siquiera ticncn como func¡ón dislinguir
para el análisis, pues de contar sólo con 'raíz'y'tema', no se podrían abarcar todas significados, sino quc juegan un papel formal o clasificador en la construcción mórfica del signifi-
las posibles referencias a entidades susceptibles de un proceso de formación o, en c ntc de la palabÉ. Considcrcmos las vocales -a- y 'e- dc las formas vcrbales cdrú-a-lroit «irdicativo
otras palabras, a todos los niveles de constitución en el interior de una palabra. Así, prcscnte» y .r¡rrf-¿-n¡o§ pre§ente". Cahría pensar quc tienen un dctcrminado s¡gnificado:
"subjuntivo
r/- ui¡dicalivo, y -c- pero, si contraslamos csa misma d¡lirencia en cuanto al 'modo'
en inconfesable, con raíz y tema hacemos referencia a confas- e inconJesublc respec- "subjuolivo":
c¡ l¿ llexión dc un verbo dc tcma en -d y cn olr) de lema cn -c (tatutmoslcanttmos ¡rc:nle a
tivamente, pero no a confesa-, base de la sufijación con -ble, ni a «tnfesable, base tonta»¡o¡ltt»namos), vemos que la difcrcncir se convi§(c cn puramcnte dis(intiva (= sin coffes-
de la prefijación con iz-. pondencia hiunívoca entrc s¡gn¡ticante y significado). Es más, si observamos el conjunto dc h flexión
dc un m¡smo verbo e¡ los d¡stinbs 'tiempos' y 'modos', comprobaremos que d¡cha vocal suele
ó6.2.3. El morfema milntencrse constante a lo largo de l¡ tlexi()n (ca tanos, cantábaños, carlrir¿rnoJ, ctc.) y, por tanto,
su papel sc rcducc ¡ la construcción formal de los lemas verbales: perrDite clasifica¡ formalmente
El 'morfema' es la unidad mínima del análisis morfológico y, en definitiva, del los tcmirs cn clascs flcxivas denonrinadas 'conjugaciones', c{,. cont-a+, tem-(r y pdÍ ,-/ [- § 75.3].

análisis gramatical (o, si se prefiere, del análisis de la primera articulación). Son


varias las definiciones propuestas para esta unidad. Podemos agruparlas en torno a Otro ejemplo claro de unidades obtenidas en el análisis gramatical que no son
las dos s¡guientes: 'unidad significativa mínima'(o, más exactamente, 'signo mÍnimo') ni 'significativas' ni 'distintivas', sino meros tbrmantes o elementos formativos en la
y'unidad gramatical mÍnima'. En estc apartado vamos a comprobar que, para la constituci(in mórfica de la palabra, es el de los 'interfijos' [---+ § 77.1], caracterizados
morfología del español, la definición adecuada es la segunda pues no siempre es prccisamente pof ser unidades carentcs de significado: al contrastar alamecla cofJ
posible atribuir un signilicado determinado a las unidades mínimas obtenidas en el
¡xlvoretlu, el análisis permite aislar un segmento -ar-, al que no cabe asignar un
análisis formal de la palabra. Al final propondremos una definición del mo¡fema significado, ni una distinci(rn de significados en la palabra de la que forma parte
c<¡mo noción compleja integrada por varias propiedades, qu€ p€rmita c¿rücle¡izar como constituyente mórfico (véase el § 6ó-2.4.3).
con más precisión el término 'morfema' entendido comt¡'unidad gramatical mínima'.
Vamos a partir de l¿ definición del morfema como 'signo mínimo'. Delinirlo como
signo mínimo quiere decir que no es descomponible o analizable en otros signos. Así, In¡ \il¡ba cs sctmentable cn l¡ncnr¡s, pcr) un fi)ncma cs dcsc,'mF,nible en sus ¡asgos f(inicos dislintivos, nosegmcnlablc.
l)cl nisnnr m(x]o, significado l¡xico de ,rio o cl gramalical de.¿rráb¿¡tror. considcr¡dos como siSnificados compleiG
cl
en el análisis morfológio de niñas, delimitamos los tres significantes niñ-, -o- y -s aso- dcrcompnibles, y nd scgmentnhlcs, cn sus r¡slos s¿micos dirinrivos. t2 difcrcncia enlre 'scgnrcnrd y
ciados con los significados respectivos «niño", «masculino" y '(inNncnrc, o cntrc 'scgmentai y dNü¡mponea t¡cn! quc v., ron cl caráclcr linc¿l o no lineal cn el modo dr m¿ni-
"plural', [---' §§ 74.2 y l
l(niús. lr\ r!l¡cir)ncs sinlagmátic¡s cnrrc h» conriluycntc\ dc unnl¡d supcrir¡r Así, !'l lonsma /t/, fúr cjcmflr,. csr,
74.31. Eslos tres morfemas, como signos mfuimos, son inanalizables por definición en rnrrrr l,r r,dr l¡ ü)mhin¡ci(in simul¡in(¡. Do liDcal. dc los rdsAo§ "no lÍquido. l¡bial. ¡o nrs.rl y $nor',i ¡Bú¡lmcnlc. rl
otros signos. I-o que sí es posible analizar separadamente es el signitic¿rnte o el signi \iAniri.r¡o rrum¡rical dc ¿,fl¿ha»k'\ c.¡ú inlcgr¡do po. los sisnific¡dos parci¡les .indicnrivo, Fasado. ímperit.r(', prim(r¡
ficado de un morfema. Por ejemplo, se puede analizar el significante ¿in- o elsignificado |cr!)n¡ y tlur¡I". Tanro cn el tonrrna /hi como en el signiii.¿¿o gr¡matical dc.¿n¿á¿r¡¿r, {l ordcn o ln tuc.sllin de l¡s
rnnl dcs que l(,s inlcgran no es perincntc. Se trata dc una co.nhinacnin simuhánca, no suc.sala. Pe(), por k) qÍe (cspccla
«niño»; pero las unidades obtenidas en el análisis stln ya de otro tipo, pertenecen a ,r los lontcnid,ñ gramaticales parcialts de la f$n1t cuttáhano\, rcsulta ¡jue, al as6iars! a sigrrific¿nru\ I'Jr,r c.nv(rriM
otros componentes de la lengua, y, como tales, son objeto de estudio de la fonología y flr \i8 ilic¡dos ¡-lc signos, l$ signilic¿ntcs asociados sc manifiestan cD un¡ succsii,n: cn ct tábtno! el *-gnlenlo rr(¡
de la lexicología, respectivamente.'r irce& ¡l scgncn«) l)¿ y cstc a la vo¡jl ¡icl lcma -¡r . Tcocmos. pucs, quc cn ld corrcspn¡lcnci¡ signilic nle'signil'icado
Ll{l\i8no, l combinacni¡ simuháncá dc l,rs significados sc tlásm¡ cn üna combin¡cirin sulcsiva dc sisnilic nlc\ Enele
\.,rrnh) h¡y {tr¡c cnl!'ndcr la di(inción unlrE scgmenhs y compontntcs. De todo\ m,)dos. aquí prescindirDmd\ dc c\ta
" to ¡l8unai corricntes Je h lingüi(ic¡ cfn¡ctuntlsc ¡(on(mhrr a dining!r.ntrc \cgmen¿.s y t.m¡oncnrci. A§i ,li\ri,)ci¡)n Inr inn0üus rja y no genemlrz¡da un cl an,ilisis morfol(,gico acrual
{;
66.2.3
66.2.3 pARTEs DE t-A MoRFoLoGÍA. L"AS UNTpADES DEL ANÁLISIS... 4320 Las unidades del análisis mt)rfológico

pcro cl) i¡¡grt.


Ejemplos como los indicados muestran que el análisis formal de Ia palabra recu¡¡e¡cia e¡ el significado léxico «cantar» y en cl significanlc asociado c¿¡¡f_i
puede dar también como resultado unidades gramaticales mínimas carentes de sig- luoobo". tupo"tr'. ¿l irrrrrro sixnifir¿do lcxic., ic c.rrrctpondell §ignill(¿ntc! parci¡lnrc lc Jr'lrll«r'
rlcl vcrho -scr" 5c 'r\'r\iir
nificado. [¡ que quiere decir que la definición del morfema como 'signo mínimo' ilr,*- iiigli. y "r.,r. r, rr.,r,:'¡¿,ndr. lx¡,nor. ctc.. cl signifrcr'lo conrtantcfenómeno
.i'"iiríf¡'."'n t",' t,,trfr. n tc ,listintos enirc sí (s, so', er y lu'). Sc trata del
conocidr) conro
o 'unidad significativa mínima' resulta inadecuada por ser demasiado restrictiva y 'ruolcnci¡
"' [+ §§68.1..] Y 69.1.-1.11.
no poder así caracterizar la totalidad de las unidades obtenidas en el análisis formal ii i"ti,, y ,ii¡onr"r'troy, comi, hemos visto, recurrcncia cn el significado. iterativo nv<rlver a"
v en ef sipnificantc rc_; sin cmhargo, en ¡¿l¡¡ cir, rcfcir o en atlucir, conducir y teducir hay
rcanrcncia
de la palabra, relevantes en su estructura o constitución morfológica. La descripción quc
morfológica debe ser exhaustiva y adecuada a la realidad de los hechos de la lengua á" foi .iinif¡*n". tt'y'.lucir r;\pcctivamcrte, pcro no de los sigrilicados corrcspondicntes'
ni siuuicia son d(termin¡blcs porqu. nu e, p,'.iüle tlclimitar en cl signilicadr' Sluhal de rt,d'¡c¡r )
objeto de estudio. En este sentido, descartaremos la definición de morfema como ',¡,rir.,t
A" adurit v niuti¡. quc pir¡e del signilicadu correspondc a cad¡ unu rlc los scgmenlos o
signo mínimo y optaremos por la segunda de las definiciones propuestas al comienzo
ni,rto. *"prr,l"."nt" comh¡ni,hl.'r y conmuiablcs en cl signific¡nte de tale§ palabr¿s -r' En
'a'¡7§en
y
del apartado: el morfema como'unidad gramatical mínima'. Esta definición es ade- ,i,rr", f,ry, vimos, rccurrencia tlel §ignificado 'plurxl- y dtl signili(antc asoc¡ado pero
cuada pues, al no incluir la propiedad nsignificativa" como parte de la definición, ,nn, el silnilicadr) r(currcnlc 'sin;ular- no ticne sigirilierntc l'morfo ccrti) En rohhdo y
, ,,.r,"o.u
resulta lo suficientemente amplia como para poder aplicarse a toda unidad mínima, )"",Li, ¡ry i".iii.n.¡n 'let \iSnific¿do -¿Íu¡'ioncrr dÉ" v 'lel s¡gnil¡ca¡¡t( tla' peto en poltamlu
(
con y sin significado. iiriir"rti ¡^y un signilicanti recurrentc -dr-' al qúe no aparece asociado un s¡Snific¿&) morfo
Las unidades gramaticales mínimas carentes de significado dcben ser recono- vacío').
cidas igualmente en el análisis morfológico porque también forman parte de la cons-
tísten los cjcmplos ¡ntcriores par¿ ct)mpr)h¿r quc, rtl l¿J" dc las corrcspt)ndencias s¡mples o
."grfui"i, t"y cii..".pon,1"ncia. complcjas o irregulaics, tlc lus que tambicn lr dcscripc¡(in morfo-
trucción formal de la palabra. Al igual que las que tienen significado, son unidades hríicu tluhe án, l,r quc intsrcra .lcrtacai rqui c\ kr iiguiL'nlc: 'c surlc alirmur que para
morfológicas o gramaticales, no unidades fonológicas, pues son el resultado de ana- i"lr.¡,¡"r"ntr.
,,,r""-f',"ri entrc d,,'",, mi. prluhras 1rr entic f'rrm:rs llexivas dc una mi'ma f'al¿hr¿)' ¡ül
lizar la palabra como unidad gramatical o unidad de la primera articulación. Así, ,"J""],ií ¡"t" :.", f,rrmal y .cm:rntic¡. ya quc ie lrata dc rrl¡ci,'nes cntre signo\. Pues hirn. cnlrr
las dos hay
existen a¡¡bas rclaciones, y cl opueslu' rJonde n(r ocurre ninguna dc
por ejemplo, el segmento -ar- resulta de analizar la unidad polvureda como palabra. A-¿"
"n (ttros po\lhlcs'
De conside¡a¡la como unidad fonológica (o unidad de la segunda articulación), ten- loda"*ti"Án.
una grarlación en ta que cahe situar l,rs cusos ejem¡lificadrx y
dríamos un 'grupo acentual' integrado por 'sílabas', po1-va -re-tlu, con la división si- Hablindo cn tórminos dc recurrencia, i'xisle una rrlaciorl rcgular o prototipica cuando h¡y una
.,rrr"lo"ión u biunívoca entre s¡gnificanlc y signiticarlo' y además una scrie gradual
lábic¿ errtre -a- y -r ['-> § 77.-5.11. Sin embargo, en el análisis morfológico -ar- se v¡rL dcgradando- Pa¡ticndo rJcl sigDificanlc y llcva¡do en par¡lelo la corrc-
"o,r".pundcncia
¡.i".i" r" ..""¡^"¡.i,i
constituye una unidad como segmento parcial integrante del significante de la pa- f".¡,)n p".i¡rc cntrc s¡gnifican"te y significado, ta gradación de lo regular a lo irrcgular
podríi¡ es'
labra polvureda. Unidades como 'palabra' y 'morfema' son entidades formales de tablecerse aproximádtmeñle así:
naturaleza distinta a la de las unidades'grupo acentual' y 'sílaba', pues se obtienen
(r¿_ en rclcer' rcaParcce|) '
en dos componentes o articulaciones diferentes. a) Un morfo recurrentc ¿Ísociado a un significado recuÍrcnte
Los mortemas carentes de significado son también, como los morfemas con h) Dos o más alomorfos parcialmentc difcrentes asociados a un significado recurrente Ú'r8-
significado, unidades formales recurentes y, por tanto, separadamente combinables y jug- en iucSo Y iugamos)
y/o conmutables, cf- re- y con- en re-ducir, «tn-ducir y re-tbir, con-ferir, o -ar' en
polv-ar-cda, viv-ur-acho; espum-ur-ajo y espum-ajo; lengu-ar-az y lcngu-tz; liry-ar-um y
c) Dos o mÁs alomorf()s totalmente difcrentcs asociados a un significado recurrente (er'yso-
et éramos y somos).
fog-atu, efc. Delimitar tales unidades facilita la descripc¡ón morfológica pues, por un
lado, permite reducir el inventario de unidades morfológicas y, pDr otro, evita tener d) Un morfo rccurreDle c(rl función distinlivil' no «rn significado rccurrente lB_ cn 'rrlu'i¡
henle a con¡lucir tt cn rctoir ¡renlc a Lo ferir).
que multiplicar innecesariamente los hechos de alomorfia; así, de no segmentar -4r-
en las palabras mencionadas, tcndríamos los alomorfos -eda y -aredu en alameda y e) Un mortb recurrente con significado cero (-ar el humutc¿a' polvarcdd)-
polvareda, -ajo y -arajo en espumujo y espumamjo, -az y -araz ei lenguaz y len4uaraz,
gradación, qúe pretende sólo ser aproximadr' n'rdrla justificarse a parlrr de l'r roción de
Esta .com;
-ata y -arata en Íogata y fbgarata.
...f;; nocia'n cd.pte¡a o multirliminsional qrre reúne varias propiedades: (l) ser consti-
ruvcnte mórfico mrnimo dei significantc de la palabra, (2) lener función distintiva'
(3) asocia$e a
biunívoca
El análisis morfémico dc Ia palabra. como cl de cualquicr unidad complcja, sc basa en el ,íá"r.áir.¿" tig"¡t*do y, en-.ste último caso; (4) presenor recurrencia o corespondenciagtamatical
principio de la recurrencia de las unidades. En ese scnt¡do, la definición del mo ema como signo ;;;;,s.iilil y significááo l-a propiedad hásica ó ind¡Tensahle Pa'o .qye. ul: unidad
mínimo presupone una asociacia)n enlre significante y sign¡ficado que, en su versión más regular, ,ir-"'puJ *,iti¿Jtane morfemá, érá la de ser constituyente mórfiqr del signiñcánte de la Palabra
\cgunda
es una asoci¿ción simultánea y recurrenle de sign¡ficantcs y significados: cl si8nificante dc un mor- .umo ,ieno lcn co¡tlr¿posicitin c §er conslituyen¡e funológicI dc las unidadc\ propias de la
¡
panrr ¡hi, ejemplar de mofema gradualmenle mas rcgular' si\lemalico' pro-
fcma es un segmento fonológico rccurrcDlc quc tiene un determinado signilicado y el significado ,n"rf""i¿"1. de ct 'erá
de un morfcma cs un significado recurrente que corrcsponde a un dclerminndo sig¡rificante. Pero, .ii"r;ro, -rntut.ás pn,pied;des deñnito¡i¿s dcl morfema Pose4 hasta ac€rcarse al prolotipo' que
como hemos comprob¿do, cstn correlnción o recurreocia simultánea de siSnificantes y significados ' -
L::i r:¡ uuc"n.,
raune t(üas h\ Drorriedades.
s(il() se da en los casos de máxima rcgularidad. Al lado de las correspondencias regulares o simé' eil iriui"fo es¡i cllsiticacion gradual de los morfemas' discurriendo de lo rñirs r§gular a
tricas, están las irregulares, complejas o tsimétricas. En casas y n¡ños. ¿l rismo significado «plural,' cstá el m¿yor o menór grarJo de ¿nalizrhilid¿d de la palabra en mofcmus' cuyo
lo menol regular,"on
significante
corresponde el mismo significante -s: hay recurrencia en el significantc y cn cl sig¡ificado; pcro en limite consilirá en aislar elementos que siitplemente liencn la propiedad de mt)strar un
i""ur."n,". E.to quiere decir que eí análisis morfologico en el estudio sincrdnico dc una lcngua
casds y contas el significantc recurrente -s rcprcscnta dos significados distintos: hay 'homonimia' (lo
mismo que en coñpr¡ts, forma flexiva del nonrbre y del verbo). En ca k$, cantabas, cantasle hay ricn( su\ limilacionc\ (vease el § b6.7 2).
-T
66.2.4 PARTES DE r-A MoRFoLoGÍA. LA.s uNrpApES pEL ANÁLrsrs... 4322 4323 Las unidades del análisis morfológico 66.2.4.t

La concepción del morfema como noción compleja no invalida la definición de tanto, no sicmpre habrá correspondencia regular entre significante y signific¡do (cl. la cxprcsi(in d0
esta unidad como'unidad gramatical mínima', asumida anteriormente y que segui- la oposición de género en iñohtiiio, Ballolgallina, poctalpoctisa, etc.).
remos utilizando por necesidades de economía en la expresión; sin embargo, permite
hacer una caracterización más precisa de los distiotos tipos de unidades gramatical€s La distinción entre morfemas léxicos y gramaticales se corresponde gnr.»u nrr,rrlo
mínimas obtenidas en el análisis en cuanto al grado de correspondencia formal y con la distinción entre raíz y afijos flexivos o desinencias. Hay, claro estii, las cx-
semántica. cepciones consabidas: el significado de la raíz en las llamadas 'palabras gramaticalcs'
como ef artículo, los deícticos. los posesivos, los verbos haber o ser, etc. Por otra
partc, acabamos de ver que el significado Bramatical no siempre es del mismo tipo:
66.2.4. Clases de morfemas el signíficado «género» [-, § 74.2] es distinto en los sustantivos con oposición gs-
nérica, en los sustantivos sin oposición genérica y en determinativos y calificativos
En la clasificación de los morfemas se han utilizado fundamentalmente tres (significado con función reprcsentativa, clasificatoria y relacional respectivarnente).
criterios: el semántict¡, el sintáctico y el distribucional. Hay que señalar que no Algo parecido ocurre, por cjemplo, con el 'número' [- § 74.3] en el sustantivo
siempre talcs criterios aparecen delimitados; de ahí que prolifere la confusión ter- liente al 'número' en determin¿tivos, calificativos y verbos.
minológica, producto precisamente de utilizar los dos o tres criterios superpuestos. Pero, aun admitiendo la correspondencia aproximada 'raíz-significado léxico'y
Aquí realizaremos las tres clasificaciones separadamente y utilizaremos, por tanto, 'afijo flexivo-significado gramatical', quedan los afijos derivativos, que se sitúan pre-
un únim criterio en cada una de ellas. cisamente en una zona de transición entre lo léxico y lo gramatical, al participar en
cierto nlt¡do de las propiedades de los dos significados situados a ambos extremos.
Si recurrimos r algunos de los parámetros indicados anteriornrents para dité¡enciar
ó6.2.4.1 . Ctuer¡o semóntko lo léxico de lo gramatical, se podrá comprobar de hecho su situación intermcdia.

En correspondencia con la distinción entre significado léxico y significado gra- Por k) que rcspecta a la distinción'significado espccífico/significado gencral', krs significados
matical. cabe distinguir entre 'morfemas léxicos' y 'morfemas gramaticales' según el (lc la irfijirción derivativa suclen ser mcnos espccífiqos qúe los léxicos y más que los gramalicales,
tipo de significado expresado. Siguiendo a Coseriu (1978: 50-79), diremos que irunquc no sicmpre; por cjemplo, se pueden pluralizar objetos dcsignados por nombrcs y proccsos
(lcsignados por vcrhos, pero esa pluralidad se codifica mediantc flexií¡n en el nombre y mediante
el significado léxico representa y estructura la realidad extralingüística, mientras que (lcrivación cn el verho (cf. rcJeer, guc indica pluralidád de la acción en intervalos de tiernpo dis-
el significado gramalical estructura a su vez el signilicado léxico en cuanto que es cr)ntinuos, o g.r/p'oa-r, qüe indic¡ pluralidad de actos en un mismo proceso de duración interna
el molde o forma bajo el que este se organiza: el significado léxico resulta deter- ilinrit¿da: véase Pena. 1993: 237). El propio significado
"plural" en el nomhre no es menos
concreto
minado por el significado gramatical. El significado léxico corresponde a qué sig úfua o pirrticular que cl de .posib¡l¡d.rd pasiva" en los adjctivos deverbafes ¿n -bte (lustifrcar -> ¡usti-
una palabra, el gramatical al cómo de la significación (Coseriu, 1978: 56). Ahora l¡t\tbl() f-> §§ 6ti.8.a.3 y 10.2.2.2-31y, por otro lado, si la atijación de -ál¿ tienc sus restnccrones
bien, la dicotomía 'significado léxico/significado gramatical', con ser útil y manejada (irfroxim¿damcnte, aplicablc sólo ¿ verbos transitivos) también las tiene la formación dc'plural'
por casi todos los autores, no viene a representar más que los dos polos opuestos (nplicablc sólo a nomhres contablcs o recategori¿ables como contablcs) [ --t § 74.3.21.
Iln cuarto a la o¡rsición 'sig¡iticado opcioDi¡l/significado obligatori(1, los afijos deriv¡tivos sc
en cuyo inter¡o¡ cabe toda una gradación. cspecialmente en lo que sc refiere al tipo (lc(xrlan dcl lado del significado léxico pues son también opciorales, fren(e a los significados g.a-
de determinación del significado léxico, o a los 'cómos' o 'modos de significar'den- N¡licillcs. Si se rccurre al criter¡o de la prüluclividad, csta es aütomátic¿ efl la flexiór mientras
tro del significado gramatical. (luc c0 la dcrivación admite grados y hay, por tanto, lagunas en las scries de derivación: en la
(lcrivación cabc distinguir entrc 'p¡labra existenlc'y'palahra posible pero no existente', no así en
Frenlc ¡ k)s signific¡dos léxicos, cu¡ lunción represcnl¡tiva, se hallan los sign¡ficados con [un- lu llcxir'rn. Obsérvese. sin cmbargo, hasta qué punlo es c¡erto eslo en algunos casos: ioténtcse buscar,
ció¡l cxpresiva y/o apc¡¡tiva, quc cn unos aasos sc dec¿n(an dcl lado gramrticnl (cf. el 'mod(i o la (irro hahlante, un verbo en -¡.¿ (t) lMcionoli:dt, t:.rtabilizar, floibilizar. etc.) quc no sea aulomáli-
'modalidad oracional' [- §49.11) y en otros dcl lado léxico (ct. Ia sufijacitin ¡prcciativu). Un cxr¡cnte nominaliznblc en -ción o ¡djetivable en -bl¿.
mismo significado obligatorio, como el ticne en unos casos funci(in representativa, mar- Si se tiene en cucnta la distinción'sistemxs abiertos/sistcmas cerradt¡s', los afijos derivativos
"góncro»,
cando la diferencia de se\o ( inolniiio. tatolgata), cn otros una función simplcmente clasif¡cadora \( r)rgirnizan también en sistcmas cerrados, aunquc con un margcn de amplitud y variabilidad que
(en los sustantivos dc genero fto lipo casa, libro) y en otros es u¡ hecho de concordancia que rrr ird»itc¡ los sislcmas en que se organizan krs morfemas flerivos, pues en csbs la presencia de
plasma una ¡elación enlre los consliluyentes dcl sinlagma (cl cl 'géne¡o'en los ¡djetivos dc¡crrDi- lll ta'rn)ino cxclDye aulomáticamenlc la presencia de otro _y. además. no cabe incluir u¡ Duevo
nativos y calificativos dentro del sint2gma nominal). l(irnrin() (lentro dcl sisiema.
Son varios los parámetros utilizados para difereociar lo léxico de Io gramaticaly s¡cmpre plan- En cuanto a la 'rccurrcncia/no recurrencia'de las diferenci¡rs u oposiciones entrc significados,
teados en oposición binaria: significado 'especifico/gcncral' (o significado 'concrct(rabstr¿cto'), sig- crr la rierivación no se da el grado miiximo de sistematicidad qÚe sc da en la flexión, pero hay un
nificado 'opcional/obligalorio', significados diferenciados mcdianle oposiciones 'no recurrentes / re- rrlto grado de recurrencia: la difere»cia entre 'acción' y 'ageDle de la acción ixurrentc en or¡rmd,i
cl¡rrentes', signific¿dos nrganizados en sistemas 'abierlos lcerr¿dos'. etc. Y siempre ¡parcccn sitnr- ttt »ttior sc repite en gonar, Banatlor; nadar, nadador, eÍc. [____, § 69.2.30].
ficados siluudos en zonas intermedias. Por último, en cu¿nto a la rcgularidad con que las opos¡ciones entre significados present¡n una
l,as ditlcultades en l¡ clasificación de los significados son trasladables automáticamente a la ¡r|oporcionalidad con las diferencias de sus significantes, esti claro que el grado máximo de regu-
clasificaciti¡ de los morfemas cn cuanto al tipo de significado expresado, con la dificultad sobre- lnr¡(la(l se prcse¡ta en la flexión, pero también aparece en la deriváción: si en casalcosas, mesol
añadida dc que ahora sc trata de clasiticar unidades formalcs, no contenidt)s en cuanto tales, y. por rrrrrrrrs. hay recurrencia en el significante y en el significado, lambién la hay en an¡ma animadot,
r
66.2.4.2 PARTES DE LA MoRFoLoGÍA. LAS UNIDADES DEL ANÁLISIS... 4324. 4325 Ins unidades del análisis morfológico 66.2.4.3

úadarlnadador, y los hechos de alomorfia aparecen, aunque en di§tinto grado, en la flexión y en solos un enunciado. Son morfemas ligados los afijos, así como las preposiciones y
la derivación, cf. cas¿lc asas, cordellcordeles; animorla imadot, co¡tduci conductor (vé^se el § 66,6.2'\' conjunciones y, en general, las formas clÍticas. Los morfemas libres son, al mismo
tiempo, palabras (la palabra se define como «la forma lingüística libre mínima"),
[¡s morfemas derivativos constituyen un tipo intermedio entre los morfemas frente a los mo¡femas ligados. Cabe también la posibilidad de que un mismo mor-
léxicos y gramaticales, si bien, por los parámetros descritos, parecen aproximarse tema pueda aparecer como libre o ligado (cf. mar frente a mar-in-o, llor frente a
más a los-gramaticales que a los léxicoÁ. I-os morfemas derivativos son funcional-
.flor-al).
mente diferentes de los flexivos: aquellos constituyen el tema de la palabra, sin La distinción bipa ita de Bloomfield ha sido ampliada por Mattoso Cámara
repercusión directa en el componente sintáctico; estos se adjuntan al tema de una (1941: ti8-89) al distinguir, dentro de los mortemas no libres, entre 'morfemas li-
misma palabra para expresar las categorías gramaticales que cada clase de palabras gados' y 'morlemas dependientes'. Al observar los signos que, me, b en una se-
soporta, y así aéaptarla para poder figurar en las distintas combinaciones sintácticas. cuencia como Quiero que me lo des [--] § 19.5.61 y compararlos con los integrantes
Podríamós caract¿rizar los morfemas derivativos como 'morfemas léxicos gramati- de una pafabra como des-em-barc-a-der-o-s, verificamos que son todos no autóno-
calizados': en cuanto léxicos, coinciden en parte con los morfemas léxicos y, en mos, pero en distinto grado. Los primeros son morlemas dependientes o clítims; los
cuanto gramaticalizados, coinciden en parte con los gramaticales. Consituirían así la segundos, morfemas ligados.
primeri gramaticalización del léxico, ya que funcionarían como la categorización o Son dos las propiedades que permiten diferenciarlos. En primer lugar, los mor-
tlasificacón primaria rle los significados léxicos. Su peculiaridad consistiría en co- l'cmas ligados sólo se unen a otros morfemas también ligados, constituyendo con
dificar mediantc un significante propio, individualizado y recurrcntc determinados cllos palabras. Los morfemas dependientes se unen, ya a mo¡femas también depen-
contenidos o parcelas del contenido léxico. dientes, ya a morfemas libres, constituyendo en ambos casos unidades superiores a
Ahora bien, dentro del propio subsistema dc dcrivación, también hay distintos grados cn cuanto
lir palabra: sintagmas u oraciones. En segundo lugar, los morfemas ligados se pre-
al caráctcr más o menos léxicó o gramatical del significado codificarlo. Así, si comparamos l¡s scntan en un orden inalterable dentro del significante de la palabra, que sólo per-
palabras de una serie de derivación como ico, iquezo, cnriqueter y cnriquccimicnb. tcncmos un rnite la adición o inserción de otros morfemas también ligados (cf. anch-o y anch-
significado léxico común; pero el significado diferentc que soportan los afijos dcrivativos es de il-o). Por el contrario, los morfemas dependientes con frecuencia pueden cambiar
na-turaleza puramcnte categorial, pues su función cons¡stc siñpleme¡tc cn categorizar cl mismo tlc distribución (cf. No quieres respondermelNo me quieres respondcr, DámeloslNo me
significado iéxico cn las disiintas clases de palahras: represcntan distintos'modos de signif¡car'res- k¡s das, CómeteloslNo le los comus) y permiten la inserción de otros morfemas de-
pócto dcl mismo significado léxico. Pcro, a su vez es1á k) diferencial entrc k) derivativo y
L flexivo-, cstos significados categoriales quc soportan-y aquí
los af¡os derivativos resuhan dctcrminados ¡rcndientes (cómelos, cómetelos; dijérab, dijéramcb, tlijértsemelo) y/o libres (cf. e/
obligatoriamente po-r las catcgorías o propiedades morfosintácticas privativas dc cada clase de pa- y da en el libro de Pedro, el gran libro tle Pedro, el gran libro blunco de mi amigo
labñs, expresadai mediantc flcxión: el 'númcro' en riqucza(s) o úriquacimie nb(s) cl 'ticmpo', el l\dro, etc.) [--+ § 19.5].
'motld, cÍ 'número' y la 'persona' cn cnriqueccr, enriquccía¡ en¡iqwcicst' etc. EI mismo signiticado
léxico rcsulta determinado cn dos fases succsivas, o recibc §ucesivamcntc dos modos de significar.
Si examinamos csta lransición continu¿ dentro del subsistcma de dcrivaci(rn, nos encontramos bó.2.4.3. Citerio distibucional
con significados coclificados dc mancra asistemiticil, unos miis gr¡maticales, otros m;is léxicos: está
más códificado el agentc dc la acción (cf. iot o -nte cn nadu¿or, concursantc [---+ §§69.2 13 y
70.2.1.1-21) que el paciente, el instrumental o cl dcstinalario; sc codifica el tamaño de bs objetos En el § 66.2.2 hemos definido las unidades 'raíz','afijo', 'tema'y'base', y hemos
(casi-ta, cis'ina), piro no la forma, y se pueden coditicar significados léxicos quc no están cstruc- tlistinguido entre afijos derivativos y flexivos. El criterio distribucional atañe a los
turados en la ptopio lengua, sino que son simples nomenclaturas; cf. bs nombres de profesiones irlijos que, por definición, son morfemas adjuntos a otras unidades morfológicas y,
u oficios y krs-nomhres de krs lugatcs donde se dcsarroll¡n talcs actividades (rdoj' rektjcro, rcloie'
r1a), los gentilici<rs (coruñés, oreriarut, fldlaSuctio, etc.), cl sufijo 'itl't (apendir:itis, luinSitis) de la lnrr tanto, morfemas ligados.
terminolrrgía médica, o bs -ismos e'istas (atcbmo, ateísta; fclipiffio, faliPbtu: tcffoñsmo, tcffotista)
Tanto los afijos derivativos como los flexivos son susceptibles de un mismo tipo
rlc clasificación desde el punto de vista de su modo de adjunción. Dos son las pautas
[ + §§ 69.2.24-251, que dcnotan doctrinas, sectas, sistem¡s, etc. y krs miembros intcgrantes, rcs-
pectivamente. r¡uc sc tienen en cuenta: (a) si el afijo segmenta la raíz o no, (b) si el afijo es un
scgmento continuo o discontinuo. De acuerdo con ello, cabe distinguir cuatro tipos
rlc lfijos: 'confijos', 'infijos', 'circunfijos' y 'transfijos' y, dentro de los confijos, tres
66.2.4.2. Critero sintáctico suhtipos: 'prefijos', 'sufijos' e 'interfijos'. '': De esta tipología de afijos, el sistema
rnortblógico de la lengua española dispone de los confijos, en sus ttes variantes
Es el criterio establecido inicialmente por Bloomfield (1926: 155)' al distinguir
entre'morfemas libres' (free forms) y'morfemas ligados' (bountl fonns), según tengan
l'n la clasificación de los alijos mc ba$ furdamenla¡mente en Melóuk (1982: 82'87)- El rranstÜo es un afro
o no autonomía en las construcciones sirltácticas. Son morfemas libres los que pue- ¡Ai!)ril o que d¡vide la raíz, y es rípico dc las lenguas semíticas. En estas le¡guas, la .aíz esrá consliluidn por fonemas
den aparecer aisladamente en el habla constituyendo un enunciado y morfemas li- ,,(6.fiinricos cuyo número. naturaleza y dist¡ibución son conranlesi dicha raíz discontinua ncccsila dc la inserción de
gados los que nunca aparecen sino asociados a otros morfemas también ligados. v,r.,lcs (r.onrpánadd a vcccs dc otras adiciones y/o mdificacnrncs) para conformarsc como pa¡abra, de donde resuha quc
rnuri, h r¡íz coño las vocalos insrtadas aparecen como morfos dhcontinuos- Ejemp¡iticando con el árabe. tenemos la raíz
§egún este-criterio, en español son morfemas libres la mayoría de los adverbios, ti¡ "cscrihió,r enel nomhr€ i{d:¡¡:.1,1!tr) «oficinista, aparece el transJijo '¿r'¡- con cl significado de "ngente, (ci ¡¿.r,r,¡
6{o sí, no, hoy, ayer, etc., pues en determinados contextos pueden constituir por sí I r,) .dibujantc», .níz ¡-r'n "dihujnor. Para este tipo dc afijos. véase Pena l99lb: 74-78.
66.2.4.3 PARTES DE LA MoRFoLoGÍA. LAS UNTDADES DEL ANÁLISIS... 4326 Las unidades del análisis morfológico 66.2.5

distribucionales, del infijo y del circunfijo, con un rendimiento desigual como iremos 66.2.5. La palabra
viendo en este apartado y, sobre todo, en los §§ 66.4 y 66.-5.
tos'inñjos' son morfos continuos que se insertan dentro de otro morfo, nor- [-a 'palabra', como unidad de rango intermedio ent¡e el sintagma y el morfema
malmente la raí2, convirtiéndola así en una raíz discontinua. Un ejemplo claro lo (dentro de la jerarquía de unidades gramaticales), no es una unidad general a todas
tenemos en latín dentro de la flexión verbal, cf. la nasal que aparece en las formas las lenguas, como tampoco son generales las propiedades que la distinguen de las
de infectum de algunos verbos mmo ru-m-pitlru:pi¡ fu-n-ditlfu:dit, ui-n-cilluí:cit. En otras unidades [- § 67.2]. Su existencia como unidad diferenciada de otras, así
español, los infijos aparecen marginalmente en el campo de la derivación apreciativa: como sus propiedades, dependen de los tipos morfológicos de lenguas. En español
el afüo -if-, por ejemplo, figura normalmente como sufijo (libr-it-o), pero en deter- y, cn general en las lenguas de la familia indoeuropea, existe la palabra como unidad
minados contextos como infijo (Carl-it-os, lej-it-os, azuqu-ít-or). con entidad propia y diferenciada del sintagma, por un lado, y del morfema. por
trs 'confijos' son segmentos continuos que no dividen la raí2. Se clasifican en otro.ra
tres tipos de acuerdo con su distribución: 'prefijos', 'sufijos' e'interfijos'. Son'pre-
fijos derivativos' los que, dentro del tema, preceden a la raíz o a otro prefijo deri- La detinición de la 'palabra' propucsta por Bloomf¡cld (1926: 156), como "forma libre míninta»
vativo (cf. con- y re- cn con-centrar, rc-ron-centrar); son 'prefijos flexivos' los que (miintún1 fr¡:c forút), sc considera ya clásica dentro de la lingüística actual y da cuenta de una
preceden al tema o a olro prehjo flexivo (cf. en gr. cl pretijo r- en el imperfecto e-fi- propiedad húsica de l¿r palahra, pero no suficiente. Dc ¡cuerdo con esta única propiedad dcfinitoria
ere, «desatábais», frente al presente /y-ete, «desatáis»); el español no dispone de la pre- -l¿ dc que puede ap¿recer aislada un el habla constituycndo un cnunci¿do-, en cspañol serían
tijación para la flexión. Son 'sufijos derivativos' los que. dentro del tema, suceden a la fr¡l¡hr¿s l¿¡s llaniadts 'cl¿scs léxicas dc palabr¿s', pcro no gr¡n parle dc los elcme¡tos clficosl el
al,tículo, las firrmüs átonas dcl pronomhre personal, del poscsivo, las pteposiciones y las conjunaio-
raíz o a otro sufijo (cf. -az e -idtd en viv-az y viv-ac-idad); son 'sulijos flexivos' los que
CS. CtC.
suceden al tema o a otro suÍrjo flexivo (ct. -ba- y -mos en la to¡ma flexjva cantó-ba-
mr»). Por último, son 'interfijos' los ahjos que se ins€rtan entre las dos bases (raíces y/
Es evidente que la caracterización de la palabra necesita de más propiedades
o temas) integrantes de un tema compuesto. Un ejemplo lo tenemos en las denomi-
nadas'vocales de enlace'que funcionan como elementos m(rrficos de transición, o rlcfinitorias. Consideraremos, primero, las características de Ia palabra en cuanto
elementos pu€nte, entre Ia consonante linal de Ia primera base y la consonante ¡nlcgrante tle una unidad mírs amplia y, luego. las que atañen a su constitución
inicial de la segunda. En español aparece la vocal -l- cn compuestos del tipo car-i- itltcrna.
Son trcs las características dc la palabra dctectables desde la primera perspec-
[...* § 73.ó.3]. Cuando son compuestos cuyo segun-
ancho, pel-i-rrojo, anqu-i-boyuno
riva [---] § ó7.31'
do miembro o ambos son bases de palabras inexistentes, la vocal, por lo general, es
-i- u -a- según que el segundo miembro o ambos sean de origen latino o griego, cf.
insecti-cicla, parr-i-cida; cam-í-vorc, pisc-í-t'oro; plum-í-fero, ign-iferO: frenfe a lir-ó- l) Posibilidad de cambiar su posición en la secuencia, esto es, de mantener distin-
fttro, melan-ó-fom; music-ó-logo, antrop-ó-logo: german-o-filia, necr-o-filia. lris rclaciones secuenciales con otros elementos, cf. Él siempre ,,, o ,rsa, Él ,o o
t¿ definición presentada de 'inrerfijo' es la normal en la tipología lingüística r«w .;iemprc, Siampre va él u cuso, A casa sienprc ttt é1, etc.
[- §77.1]. En el estudio de la morfología española. el término 'interfüo' está J) La separabilidad: entre dos palabras es posible insertar otra u otras unidades,
acuñado para designar otro tipo de afijo que, según su introductor, Malkiel, se tl. El niño es de Juanitu, El hermoso niño es de.luanita, El. niño que ves ahí es de
define así: «el segmento siempre átono y falto dc significado propio, entre cl radical
y el sufijo de ciertos derivados, p. ej., el elemento -ar- cn hum-ar-eda, polv-ar-edn,
ni lrcrmana Juanita. En el ejemplo del párrafo anterior, E/ siempre va a casa, la
prcposición u, de a casa, precede necesariamente a c¿zJ¿; pero entre a y casa cabe
(Malkiel, 1958: 107) [+
§ 77.21. Dada esta situación anómala de la tradición mor- ¡nscrtar otras unidades: o tu «tsu, a tu otra cosq, a esta nuevu casq. elc.
fológica española dent¡o del contexto de la teoría y tipología morfológicas actuales,
quizá sea conveniente incluir ambos casos (el de -i-, de pel-i-rrojo, y cl de -rzr-, de .l) La pausa potencial: en la emisión de un enunciado, el hablante puede hacer
polv-ar-eda\ como dos tipos de interfi.¡os tal como propone Dressler (1986), quien una pausa antes y/o después de una dcterminada palabra.
los denomina 'interfijos interradicales' (tipo car-i-ancho) e 'interfijos antesufijales'
(tipo hum-ar-eda), respectivamente. Estas son las características de la palabra en cuanto a su relación con elementos
El 'circunfijo'es un afijo discontinuo que rodea la base. Está formado por la cxtcrnos a ella en el marco de la unidad superior de la que es co¡lstituyente. Veanos
combinación de un prefijo y un sufijo mutuamcnte dependientes: ¿mbos elementos rrhora las propiedades relativas a su estructura interna [---+ §67.2.1]. Nos referire-
se exigen mutuamente en la constitución del significante de Ia palabra en cueslión. rr¡os, claro está, a las palabras polimorfémicas:
En español puede interpretarse como 'circunfijo' el utilizado en la fo¡nración de las
llamadas 'palabras parasintéticas', tipo sombra ----> en-sombr-ec-er; roj-o, cn- t- tlat)nres los intenros dc $lución condueenlcs a prc$Nar la hifxite\is mcncionada y ninguno cxen«r dc objeciones;v¿¡nse,
roj-ec-er l---- § 72.1.21. R {,r,,¡ or(,s, los rrabaps dc Corbin 11980a), Alcoba (1987), Serhat (198e). Rainer (l'}93d) y S.rrano (1995). Aquí utiliza
r.nrtr k)s términos circunfijo'y cncuifi,aci(in'¡dmiliendo ld Fsibilidad de inrerpretar la parasíntesis como afij¡cnin
''tf, ci.cuntijación, con{rid¡ tr dicionalmcntc como purasíntcsis, cs objen' dc un {mplio dehatc sn la lcoría mo¡ .l^.,irrinu1. trÍ,,. in\i\l;mu\. hdy ,,rr. ,nl(rprclr i,,nEr quirá má\,,'n!inr(nl(\.
folóAica acru,l. pues consliluyc uD scrio obslácub a l¡ 'hipórcsjs dc la ramific¿cnh binari¡'o'hipólcsis dc uD ¡fiio. una
L

Lr mDjnr caraclcrización dc púl¡hra como unidad gramarical cn los manu¡les de lingüísrica es lá qu€ lAurr u,)
rugl¡'. scgí¡n 1¡ cuál l¡ csrrucrüra inrcrn¡ dc üná palahra compluja eslá jcrulquiz¡üi bi¡rarit¡mcnle. H¡n sido varbs y Itrl)iir\ 1164r § 5.1. El crudi(, mis complcr(, dc esta unid¿Ll grdm¡t)cal us cl dc [4elaul (]991).
ó6.2.5 PARTES pE r"A. MoRFoLoGÍA. r-A.s uNlpApES pEL ANÁLrsrs... 4328 4329 Derivar:ión Y flexi(rn 66'3

1) El orden fijo de los morfemas que la integran o constituyen: frente a la palabra Como ya hemos expuesto en otros casos, por ejcmplo a propósito del morfenla
que, como unidad, admite distintas relaciones secuenciales en el interior de la uni- la cucstión de si una unidad es o no palabra no.puede plantearse cn
(§ 66.2.3),
dad superior de que forma parte, los morfemas que la integran tienen un orden fijo iérminoí de'sí o no', si¡o en términos de'más o menos'según cumpla un número
y no admiten, por tanto, una reordenación: en anchos la raíz anch- precede al morfo mayor o menor dc las propiedades definitorias de la unidad palabra.
-o- y -o- al morfo -s; no cabe reordenarlos de ol¡o modo.
2) ta palabra no admite más adiciones que las de morfemas ligados, ct. bfunc-o,
-ote, etc.
blanc - uzc - o, blanc 66.3. Derivación y flexión
3) k inseparabilidad de los morfemas integrantes de la palabra: no es posible
extraer fa desinencia -rds o el sufijo -miento y decir *cantaré y rás, o *estanca y Son varias las propiedades (algunas ya apuntadas a lo largo del capítulo,.es-
empobrecimienlo, sin,o cqnlaré y canlsrú:;, estancontiento y empobredmienb. Hay, Ío pccialmcnte en el § Ofi.z.+¡ r¡ue pcrmitcn diferenciar la'flexión'dc la'derivaci(rn'
obstante, algunos casrs de separabilidad en la derivación, concretamente con algunos ir, si se preficrc, la flcxión dé tcmas tie la formación de nuevos Icnas de palabras
(sca por r.lcrivrción, comptrsición, etc.). Dichas propiedades son dc diferentes tipos:
15
prefijos antónimos en relación de coo¡dinación, cf. becas pre- y posdoctorales. Algo
similar ocurre con el sufijo -mente l----> §§ a.4.6.3 y 11.1.2.1], que se elide en el formal, funcional, scmintico, grudo tlu productividad, etc. [ -'
§ 68.1.3]. Veamos
primer elemento coo¡dinado: lisa y llanamente. Son casos marginales que muestran las más importantes:
sus peculiaridades en la constitución formal de tales palabras, pero que no invalidan
el criterio de la 'ligazón'como propiedad rcgular o sistemátic¡ de los morfemas en l) La sufijacirín flexiva cs más cxtcrna quc la derivativa, cf. l¿b-r¡s-o-s' esu¡l'ur-iz-
el interior de la palabra. á-ba-mos.
4) La palabra no puede ser interrumpida por ninguna pausa en la conversación 2) La clcrivación puede camhiar la clase o subclase de palabras (cf. nuá¿, nombre,
normal. -- nub-t,s<t, adjcivo; maestro, nombre concrcto de persona, '> tnaast-ía' nomllre
-{t, -.»s' -o-s.
irbstracto dc cualidad), no así la flexi(r¡, cf. nubos't¡,
Como cabe observar, prácticamente las mismas propiedades que marcan posi-
tivamente la palabra en cuanto constituyente de una unidad superior, la marcan 3) En rclación con el punto antcrior, los procesos dc afijación derivativa pueden
negativamente en cuanto a su eslructura inte¡na: en cuanto integrada o constituida rcpctirsc <lando lugar a sucesivos nucvos tcmas rJc palabras (ct..nubc "'- nuboso
por morfemas. En resumen, la palabra en español se caracte¡iza por la inseparabi- - ttubositlutl, Euitptt'-", europeo -'> europeizar u
europeización), mientras.que
lidad y el orden fijo de los morfemas que la integran. los procesos de afi.ia¿ión flexiva, necesarios para construir la forma flexiva comPleta,
Si ahora aplicamos las propiedades que definen la palabra, en cuanto a su no puetJcn rcpetiric: en (untá-ba-mos o canló-se'mo\ por ejemplo' no cabe rcpetir
relación con elementos externos a ella (libertad distribucional. separabilidad y pausa lir afijación ds -bu- (*cunttí-bu'bu'nt») ni contbinar 'hq- con 're- en una misnla
potencial), a las distintas clases dc palabras en español, se podrá comprobar que lrrrma flcxiva (*cantl-ba-se-mos ).

estas las cumplen en distinto grado. Concretamente, los elementos clíticos (prepo- ,l) Los significados expresados en los afijos derivativos son inherentes al significado
siciones, conjunciones, formas átonas del pronombre personal, formas reducidas del
do la palalra, sin relevancia para cl significado de las unidades sintácticas como
posesivo o del verbo haber, eic.), así como los determinativos dentro del sintagma
tales (iintagmas y oraciones), mientras que los expresados por los afijos flexivos son
de que forman parte, no las satisfaccn cn su totalidad. contenidos-obl¡gátorit¡s dcsde el punto de vista dcl componcnte -síntáctico, impres-
Ya hcmos visto en el § 66.2.4 la rclativa scparabil¡dad y libertad d¡stribucional de las formas cinrlibles para ionstruir las unidades gramaticales sintácticas. Si contrastamos las
átonas del pronombre personal y, en este, acabamos de ver que las preposiciones son separablcs, sccuenciai de (5), nos encontramos con cuatro ejemplares dc una misma unidad,
pero carecen dc libertad distribucional. Si ahora ejemplif¡camos con bs delerminativos, ohseNare- oración, donde la rtistinción entre los temas rluchach- y muchachil- o apreto- y opre-
mos lambién que sólo cumplen parcialmcDlc tales propicdades. e incluso cn distinto grado unos y ,rjr.¡- no es relevantc para la estructr¡ra sintáctica y, por tanto, lampoco Pára el
o(ros- Asi el artículo y los numerales cardinales no pueden ir cn posición posnominal l¿¿r /¡á,?.r significado de la oración como unidad sintáctica. Sin embargo, todas las palabras,
dos lib¡os, ¡o 'libros los, *libros ¿os); pero los demás determinativos pucdcn ir en posici,)n pre- o una determinada forma flexiva para
posnominal, si bien en posicióo posnominal exigen nomralmente el requisito de la copresenc¡a de
qic aquÍ son variables. tienen que aparecer bajo
otro determinativo en posición prenominal (cf. ¿rtos l¡brosllos l¡bro¡ estos, mis libroslestos libros míos).
poder figurar en cada uno de csos ejemplares de oración:
Por olfo lado, cuando concurren dos o más determinativos en posición prenominal guardan un
orden iijo: en una secuencia como eitos mis otros libros no cabe alterar el orden [--+ § 5 2l no es (s) a. El flaco muchacho a¡.rrrlaba los dientes.
posible decir *mis estos otros libros, *otros cstos mis libtu\. clc. Por últ¡mo, el arlícl¡k) aún liene otra b. El flaco muchtchito oprclujaba los dientes.
restricción más, ya que cn pr»ición prenominal es incompatible con dcmostrativos y pos.sivos (los c. Los flacor muchachos apretabarl lo¡ dientes.
libros estos, los libros míos, no +ro.r ¿stos libros, *los mis ¿óros), pcro es compatiblc con los cuanti
d. I-os flacos muchachito.s apretujabal los dientqr.
ficadorcs precisos (cf. /os dos libros, los pimeros /¡árrs) y con algunos dc los cuantificadorcs impre-
cisos o indefinidos (ci. los vaios libros, pero *los algun¡¡s /iálos), lo cual le pcrmite cumplir el
requisito de la separabilidad. ''Sobrll¡diitincia)ncnl¡cdcriv¿cninyfltxnin,vÚ¡nse.cntrcolro\'Andersonl985h.Scalscl9{lSvvrrel¡lr)s8
4330 .l.l3 t La lbrmación dc pal¿hras 66-4
66.3 PARTES DE t.A. MORFOLOGÍA. LAS UNIDADES DEL ANÁLISIS...

l-os contenidos de la flexión o no al significado de la palabra- -tirirfmofeno", (cf. ro./b > rojear) y tambié|d no¡c¡ur(sa) (cf. uzul ----> azu[or(sc)), anorcut(tc)
¿

son gramaticales y obligatorios, por -inherentes


tanto, en la construcción de las unidades sin- lcl. .Ít:o >
aicur(sc)). annnrcnar(sc) (cf. njo ----> earcjur(sa)\ o cnmorcnecaÍ(sc) (cl. rojo -- >
ni?dt4sc)) con cl significado ¿proximado «po¡er moreno a alguien (ponerse morcno)», poro no
tácticas [---+ § 74.1]. En el sintagma nominal el llaco muchacho, el 'género' y el tnnniúcacr porq\tc el sufüo -¿.1- sóh es productivo actualmcntc cn comhinación con c¡¡-.
'número' del s\s¡ar,tivo muchacho son categorías o propiedades inherentes, mientras
que en el artículo e/ y en el adjetivo /aco son propiedades relacionales qüe remiten,
mediante la concordancia, al 'género'y al 'número' del sustantivo muchacho. Pero,
66.4. La formación de palabras
en uno y otro caso, son propiedades gramaticales relevantes para la sintaxis: una
vez que se elige en el sustantivo determinada opción en cuanto al 'número' y/o
'género', esta se impone mediante concordancia en determinativos y calificativos, cf. Las reglas dc tbrmación de palabras (RFP) no sólo permiten crear nuevas pa-
labras, sino también analizar la cstructura de las ya existentes. En el § 66.2.1, a
el llaco muchacho, kts fhcos muchachos, etc. Las categorías expresadas en la flexión
se pueden caracterizar como propiedades morfosintácticas en cuanto que, por un ¡»opósito def análisis de la palabra rebuscumr¿rl(rr, dclimitábamos su cstructura des-
lado, afectan a las construcciones sintácticas y, por otro, la adjunción de los afijos rlc una concepción cstática dc la lengua y en términos analíticos; esto es, tomábamos
flexivos se hace por medio de reglas morfológicas y las propiedades expresadas se la pafabra rebuscumienk¡s como dada ya en la lengua y la analizábamos en sus su-
agrupan en paradigmas flexivos. ccsivos constituycntss inmediatos hasta llegar a los constituyentes últimos. Pero hay
()trl manera de concebir la dcscripción morlblógica, c¡ue se corresponde con una
5) El significado de una forma flexiva es siempre predecible o regular, mientras vis¡(in sintética y dinámica de la lengua, según la cual las distintas palabras rclacio-
que el de una palabra derivada puede adquirir significados irregulares hasta llegar lxrtlas son el resultado de determinados procesos gramaticales, en este caso, procesos
a desaparecer la relación semántica con la palabra base de derivación (cf. instruir, rrorlblógicos. Dc acuerdo con esta concepción, Ia manera de tratar formaciones
instrumento o meter, misión). Además, en la derivación no hay una regularidad en rclacionadas formal y semánticamente consistc cn tomar una forma como punto de
la correlación entre las acepciones de la palabra base y las de la palabra derivada l)irrtida o forma básica y describir las distintas fbrmacioncs rcl¿cionadas como el
(cf. fos casos mencionados en el § 6ó.i.2, tipo buutizar, bautizo), q,ue sí hay en las rcsultado de aplicar diferentes procesos a la forma básica.
correlaciones marcadas por flexión tipo nsingular,/«plural,, nmasculino"/"femeni
no», nindicativo"/"subjunt¡vo», etc. Podcmos contrastar las dos maneras de describir a propósito dc la palabra, ya cjcmpl¡ficada,
rl¡u¡camicnkts. Si, según una conccpci(')n cstática, dicha palabr¿ es analizahle en sus constituyentes
6) En la flcxión, salvo en algunos casos fijados de paradigmas defectivos en \r¡ccsivos, comprobando cl modo como sus morfemas integr ntes cstín conformados cn distintos
la flexión nominal (cf. los denominados 'singularia tan¡rm': cenit, tez, sed rrivelcs de estructura jerárquica, según una concepcitin di¡ámica, d¡cha palabra vic¡e a ser cl rc-

[---+ §74.3.2.1] y 'pluralia tantrm': víveres, enlendedera¡ eregaras [---- §§ 1.3 y rrrltrrclo clc aplicar cn un dctcrminado ordcn sucesivos procesos, de afijaci(in en esle caso, a la forma
lfiisic¡, cl tcma bu«:a-. busta- > rebusca- > rchuscam¡cnb- ----> rebuscamienk¡s. En realidad.
7a3.2.11\ y veúal (cf. los ve¡bos unipersonales, que se conjugan sólo en la tercera
,lll]hrs descripcioncs (h estálica o analítica y la dinámica o sintética) suponen recorrer el mismo
persona, tipo atañer, concemir o acaecer [*
§§ 27.3 y 32.2.1.21), la productividad itirrcrario cn scntido invcrso: del conslitr¡to a los constituyentcs, con la finalidad dc cstablecer sus
es automática por el carácter obligatorio de las categorías o propiedades morfosin- (l\tintos nivclcs dc constiluci(in. y de los constituyentes ¿l constituto. con cl propósito de determinar
tácticas expresadas. En la derivación, sin embargo, la productividad es cuestión de rl ordcn de aplicacií)n de los proccsos morfolírgicos a partir de una forma hásica.
grado y una noción compleja en la que intervienen múlt¡ples factores. Además, las
reglas de formación de palabras no suelen actuar libremente sobre las bases a que Tomando como punto de partida en la descripción de los procesos morfológicos
se aplican sin más requisito que el de que la base se adscriba a una determinada lir lirrma básica o, simplemente, la base (que, como punto inicial, coincidirá con el
clase de palabras, sino que, en mayor o menot grado, imponen algún tipo de res- temii simplc), sc pueden distinguir dos tipos generales de procesos: 'adición'y'mo-
tricción tanto a la palabra base como a la palabra derivada. Por ejemplo, si se quiere rlilicación'. Mediante el proceso de adición, la base resulta incrementada con ele-
crear un verbo soúe frágil o táctil, sólo puede ser codificado mediante el sufijo -iz-a- Ircntos cxternos a ella; mediante el proceso de modificación, es la basc misma la
(fragilizqr, tactilimr), pero no con otro sufijo verbalizador: no son posibles verbos t¡rrc resulta alterada de algún modo.
como *fragilar, *fragilear, *fragilificar o Yragilecer {-..- § 72.1.11. Ambos tipos generales de procesos admiten subtipos. Así, dentro de la adición,
cirhe distinguir entrc 'afijación' y 'composición' [* § 73.t], según que el segmento
Por otro lado, al ser las RFP reglas opcionales, hay lagunas en las series de derivación; por
tanh, en la morfología lóxica, además de la difere¡ciación entre 'palabra posible' y 'palahra im- ¡uurditlo sea un afijo (leer ----. releer, ejemplo ----:. ejcmplfrcar) u otra base (áoca 1
posiblc', resulta también pertinente la distinció¡ entre 'palabra existcnte' y 'palabra posible pero tuutÍlu ----> bocamanga, pelo t rojo, a -> pelirrojo, -¿) y, dentro de la modificación,
inexistente', distinció¡¡ que resulta irrelevante en la flexió¡ o en la formación de sintagmas u ora- t'rrlrc'repetición'y'sustitución', según que la modificación consista en reproducir la
ciones. Ahora bien, por lo que afccla a las lagunas en las series dc derivación, conviene distinguir l)rsc o parte de la base (sudanés nzme «estar alegre» ----> ramerame «estar muy
al menos dos tipos: las lagunas 'sistemáticas' y las lagunas 'accideotales' (véase Corbin, 1980b). tas ;tlegre", guyon «bromearr, ----> guguyon «bromear repetidamente») o en conmutar
primeras son lagunas predecibles pues corresponden a reglas de formación improductivas; las se-
irlglin segmento o suprasegmento (como el esquema acentual o tonal) de la base
gundas responden a palabras no documentadas pero posibles pues responden a reglas de formación
productivas. No parcce estar docllmentado un verbo sobre el adjetivo rrlol¿ro, pero se puede crear lttltt(u-r ----> atraco, cesa-r ----> cese', ing. importfim'portl"importar» -+ imponlim-
morenear cor't los significados aspectuales 'estativo', «tener color moreno", o 'de fase inminente', ¡rort/"importación»).
66.4.1 PARTES pE LA MoRFoLocÍA. r-AS uNrpApES pELANÁLlsrs... 4332 ¡ -ir lbrmación de palahra§ 66.4.1

Caben otras dos opciones, ya no tan básicas por estar menos generalizadas en Por otro lado, la formacitin de nuevos temas puede conllevar un camhio cn lir
los diversos tipos de lenguas: la 'sustracción', que opera en sentido inverso a la clirseo subclase de palabras ('derivación heterogénea') o no ('derivacitin honrogó-
adiciÓn (perulona-r ----> perdón, deslim-r ---- desliz), y la'conversión', que opera no nca'). En español, la prefijación se circunscribe generalmente a la derivaci(rn ho-
diferenciando formalmente la base como tal (compra-r + compra, lija '> lija+) y nrogénea, la circuntijación a la derivación hctcrogénea y la sufijación opcra on am-
que, por tanto, se opone directanrente a los dos tipos básicos de procesos (adición hos subsistemr¡s.
y modificación). '" El español dispone de todos los procedimientos o procesos. salvo La prefijación. aparte de dcrivar palabras perlenecientes a la misma clasc
el de la repetición, pero con desigual rentabilidad, como iremos viendo. r¡rc la de la palahra basc, normalmcnte no selecciona la clase de la palabra basc
Los tipos de procesos morfológicos constituyen un número limitado, dada la l- § 7ó.1.t1, cf. ante- en prc)'cct, ----> anteprot-tdo, penúltimo --+ a tepenúltimo,
naturaleza del material utilizado como significante por las lenguas naturales. Pero ||.t/:ar '> u tepagar, ayer ----> dfileayer o conlra- er rcJbrma - contrurreforma, na-
en la formación de palabras existe Ia posibilidad de repetir un mismo proceso (ancfto Iutul ----> cotttronuturuL, atacar + contraaltcar.
---- anchura --". anchuroso) y/o combinar un tipo de proceso con otro (mar ---->
marino, -a; qgta + maina ----> aguamarina),I-o que hace cada lengua en este sen- Elkr no quicrc dccir que no haya ¡lgÍ¡n gr¿do dc irrcgul¡¡idad cn Llnr o cn amh¡s dc las dos
tido es seleccionar tipos y combinaciones de tipos de procesos morfológicos. Pase- I)rop¡cdadcs indicadas. Así. algunos prcfi¡)s. muy pocos. allcrnan ocasionalmcnte lir derivirción he-
mos a describir cada uno de los procedimientos de formación de palabras produc- t( rogénea con Ia hom()génea (usarcmos S p¡rit tustantivo y A ptrt tdjttivtt). Cf. ¿/t/i-: S S en
tivos en español.r7 ,«ltjn -'> anti<:i<'kin, A ----> A cn tr¡ral +
onlitrit)tll. pcroS +
Aenrlnga -"> u tidr(Ea, -
(t\üúldño d ti¿toga), gali ""> a tigti\ (ñ^cara aúigás), kokll( + aulilu,tqk, (pt'ttt"cct¡l anlitan'
,lu); bi¡--bi. S- Scn uhrch¡ > hitabucl¡¡, A Acn luuul '> bilulcrul. pcro S -.> A
66.4.1. Afiiación L¡ tok¡r > bi«lor (: ulor > tialr), ftcntc + -biltut|tc. Por otro hdo, hay prefijos quc rcstrin-
¡ten su aplicación ¡ sustantivori y adjet¡vos. c incluso vikr ¿ sustil¡rtivos (c[. d- cn nú¡i\ttu + L^mi-
ttitt,o, (autiNo --> cruufivo; oÍtra- cn nt¿b ----> utrarralio, cuDicular - > Lldrauticilot: *m| en
Si en la adición el elemento añadido es un afijo, hablaremos de afijación, pro- tt»t§onunle + t(ni«)t¡,\ofiunle, fran§ltÍt'ttlc --> tttrli|-to§Pan:nlr': uhra- cn (oficc¿¿)n + ultru(otec-
ceso que en español puede dividirse por el modo de adjunción en prefijación [---- t trit njo + ttltmmri) o sitt- cn sút¡r '> ¡iL¡ah»\.
Cap. 761, sut¡ación [-...> Cap. 69 y Cap. 70] y circunfijación Cap. 121. La f- Sllvo en cl caso dc ¿rli. dondc sc ohscñi¡ c¿da vcz más sr¡ lcDdcncia a funci()n¡r lamhión en
mayoría de las lenguas util¡z¿rn la prefijación y la sufijación, aunque la importancia lir (lcrivlci(in hctcrogónca S ---, l()s dcmás prcfi.jos apeuus luncionun en lx dcriv¡ción helero-
relativa de una y otra varía en gran medida según los tipos de lenguas. En español, ^.
ll¡ncir. pucs lls ft)rnr¿lcioncs son .sporiidic¡s y eD la mayrrria dc k)s c¿sos hcrcdrdirs dcl l¡tÍn (cf.
como en latín y en las lenguas románicas, la sufijación se utiliza en la derivación y t,knlt dmc k'; fit ulín: númaro intinkro, -o,l¿t. Útct¡s, 'lit + ¿c: ¡ncns, 1is; fi: ¡tis, -¡:t ""> afr:
t¡i\, -( nuncrus. -i > in unlcrus, -a, -uzl), lcngua cn la que sÍ cs bastantc rcntable la formac¡ón
en Ia flexión, mientras que la prefijación y la circunfijación quedan limitadas a la (lr aLljetivos dcnominalos (S -+ A) mediante prcfijac¡ón (Írons, -tis ""> biÍrons, 1is; ars, tis >
derivación. ,,¡r,,,r, 'lir), espcc¡almcntc cn combinaci(» simultánea con cambio cn la vocal del tema (y con altcr
Por regla general, cuando concurren en una misma palabra afijos derivativos y rr¡ncia ¿ vcccs cn la voc¿l r¿d¡cal, producto dc la a¡xrfonía de dicha vocal cuando pirs¡ de sílaba
flexivos, los flexivos son más exlernos que los derivalivos (anch-ur-os-o-s, ascol-ar-k- iriciirl a síl¡b¿ ¡Dlcr¡or), cf. /bm¿, -ut, + bi-formit¡, -c, an-lonnit -e, de formis, -c, i¡-fonn¡s, -t:;
rÍ-ba-mos). Este carácter nrás externo de I¿ flexión en la combinación r.le afijos, Itu.r¡uo, -ut ""> bí-li¡Nui», -c; m¿n¡brunt, -i ""> bimt¡nbri¡, -r: ttt»tüo. -oe ""> c tut nt\ i, nmv,
traducido en términos de procesos morfológicos, quiere decir que los afijos deriva- ttt + in-tn¡is, c; barba, -uc ""> inbcrbi¡, -c: damat»\ -i "'> irulcntnis, -c: l)()L',td, uL + itn-
tivos no se pueden adjuntar a palabras flexionadas sin<¡ a temas o, en otros términos, ¡tttnis, c; to»uu'i, -i ----> insomnis. -¿, etc. Dc hccho, irruahxs dc estas formaciones continú¿n cn
r\l)irñol y c¿si siemprc rclac¡onadas formal y semántic¿mettc'. licttlt bifrunlc, arta ittn4 Ji»mu {bi
que los procesos de derivación operan antes que los procesos de flexión.
lin-ttt confonn. dclormt informc] (adjctivo, no cl sustantivo informe dcriva'Jo dc inlirmur\, lcngua
A diferencia de lo que ocurre en la afijación flexiva, los procesos de afijación l¡iluryüc, mitmb¡t¡ bimctnbrc, norma cnormc, a na itlcmc, burbd iml,crbq ¿uño ittdennt, ¡,,tu in¡unc',
derivativa pueden repetirse dando lugar a sucesivos nuevos temas de palabras. Ejem- \tkt1o insomnc. Par¡ mi¡s info¡macirin sohrc cada uno de esk)s prcfijos véasc la rc¡acirin del § 76.6.
plos de aplicación repetitiva de sufijación, prefijación y de combinación prefijación-
súijaciín: [.uropo ----> europeo europeizar ----> ewopeíznción; (ctnto
- cantrat) + La circunfijación, circunscrita a la derivación hcicrogérca, es especialments pro-
-> co ce trar ----> reco¡t« trar; (pueblo pblu4 -u repobLrr ---- repoblación.
- (luctiva cn la formación de verbos y presenta sus peculiaridades: sólo intervienen de
nrodo productivo los prefijos a- y cn- l---> §72.1.2.11y fundamentalmente en com-
"'Para una tiFlogía ¡lc proccsos mori (igicos, !éas! S¿pir l92l:clrt¡.4, Marchnnd 1969. Marhcws 1974r cap.7, lrinación ccrn la vocal del tema -¿- o con el sufijo -¿c-e- (bisagru --- abíxtgrar, bodega
Mcl¿uk l9il2r 7l-80, Andür$n l9li5a y Pera l99lb. Oucdan l'ucra dc est! c¿pítulr¡ otros rx»ibles pr)(.sos dc tormación
de pal¡h.as: cl rcort¡micnto (ptof. de wkrt), cl '.orccruzanricnr(t (,r¡rrr()/ dc «xl¿nl¿ + ¿ /.»J y l¡ 'rcn)nimin' o
, embodegar; noche ---- anochecer, sombra -
ensombrecer)l los demás sufijos
vcrbales actúan aütónomamente o, si se prefiere, excluyen la circunfijación o para-
' No meree h plna proporchrar una hihli(Urafía, ri siquicra mÍnim¡. sobre speclos parcialcs dc la lbrm¡ció¡ de sintesis (cf. -e-a- en burbuja ----> hurbujear, -iz-a- en tranquilo > tranquilizar, -ifu:-
palabras cn clp¡ñol. E¡iren ya rcpef ri(x bihli,)gráficos como los dc Bosqoc y M¡yoral (197c) y R¡inlr (¡993b), csle
úlrimo a)n uná scleccr(tD hihln8rilic¡ comcntada. Adc¡ris, cn Raincr l99l!: 7¡l 7ó6 tisur un¡ bihlioArr,ío conrplcrísima, - en ejemplo ---- ejemplilicur). Además, la vocal del tema -¿- también puede actuar
ranto $hr. ¿stccros ¡((i(icos conr ¿c{ripti!os. Indic¡rsmos s,ilo k¡ rr.rh¡Jos d. c(r¡jun«): Al.ñrny 1q1,, SFR I98ó, tnng itr¡t(inomamente en Ia formación de ve¡bos (abanico ---- abaniLur) [""> § 72.1.1.11.
lSl0. y, esfxcialmcnie. G¿rcía tnzano la89 y Rnincr l99la. krs únicoi qúc rupcrnfl cl dc Alemr¡v 1911. Mcnción cspecial
merece cl rrrlr i(' dc Rainer pucs cs. coi n¡uch(, cl trlbajo más r¡gu«rso, complclo y aclualizado sobrc la formación de
La sufijación opera en ambos subsistemas. Teniendo en cuenta la clase de la
p¡labras en csn¡ñol. Hay quc haccr referuncia, por último, a V¡rela (cd.) 1993, antdogia dc traha¡,s sobrc distinlos ¡rirlabra derivada y la de palabra base de derivación, las posibilidades en la derivación
procssos ¡-ic l¡rm¡ci¿Jn de palahras cn cspañol hcterogénea son las siguientes:
,t135 La tbrmación cie palahrns 66.4.2
PARTES DE tA. MORFOLOGÍA. LAS UNIDADES DEL ANÁLISIS...

+ u¡u¡tcjo, lugurto ""> luganijq matu ""> n¡dojo, W1o -> {utulit L:¡ blando --> blu¡-
(6) V .- S animar, animación; discrepar, discrepancia [.- §§ 69.2.9 twnk¡
¡¿lrr, clc. Se lÍ¡la dc camhios vociilicos. quc cn uros casos cur¡plcn función distintivil (sú vc rlü,
v 69.2.281 rrmcntc cn ¿/t- f¡cntc a {r- c -11-. y probablcmcntc lrnthién enlrc cstos dos), pcro cD r)lros n{). En
A -.- S amarillo, amarillez; alto, altura [- §§ó9.2.19 y cslc scgtlnd(l c¿so, cl vocalismd no puede caractcr¡zar al sufijo apreciativo porquc prcci\.lnt,iflt§ \c
69.2.3t1 rcpitc cn kx distink)s sufijos. Sc tr¿ta dc procesos tle irlternancia vociilicl (véase Pena 199-1: l6u-
S -= S reloj, relojero; viña, viñedo I---' § 69.2.181 175).
V = A agradar, agradable; casar, casadero [-..* § 70.2] Otra propiedad gencral dc Ia sufijaci(in homogénea es la dc no scr carircter¡zab¡e bajo una sola
S ---- A comarca, comarcal; aceite, aceitoso [-+ § 70.3] Iocia)n. Sc cnlrccruzan o solapan variis dimcnsiones, lundamontalmcntc dos: una atañc a la funci(in

ADV .' A lejos, lejano: delante, delantero [* § 70.1]


'cxpresiva' dcl lc¡guajc, la 'vak)raci(in melior¿tivi¡ o peyorat¡va'; otra, ir la [unción 'represenlativ¡.
(luc cn cl sDst¡nliv() sc pucdc lr¿ducir por'tañaño' (.aro¡nkasitu), cn cl adjetivo como'alenu¡,
S ----' V alcohol. alcoholizar; ejemplo. ejemplificar [.- § 72.1.1] ci(in' o iotcnsific¿rckin' de una propiedad (gtutult:uLklgran¿ón, gko¡LlotL'), y cn el verh<r cr)mo
A -- V tranquilo. tranquilizar; denso, densificar [-..- § 72.1.1] ¡cci(i¡ iltr¿tivir', 'frccucntativa' o 'intensiv¡' (cf. Lurttcur = "lav¡r + itaratividad + acción ate-
A ----' ADV dulce, dulcemente [---+ § I l.l.2l] lruada", p,t¿¡(«¡ = +
"pisar itcratividad
+ ácción ú¡tcnsiv¿». r¡pl¿ttior : <ap¡etú + accií)n ¡nten-
siva". aritur = «¡rar + acción ¿rtcnuada», ctc. (vóasc Pcoa 1993: 26lt-275).
Como se puede observar, en la derivación S ---.' S la sufijación no cambia la Por últinn), otr¿ c¿tuctcríst¡ca difcrcncial enlre la sufüitc¡ón hcteft)g¿t¡ea y h m¡\É(in('a es que
cst¡ cs más cxlerna quc aquclla. Un tórminos dc proccsos morfológicos, la sufijacirin homogénca o
cfase tle palabras, pero sí la subclase: en rahl -"'> relojero hay un cambio de 'nombre
rfrcci¿rtivir opcri¡ dcspuós dc la sufijacirin hctemgóne¡ (fuha ----> baboso --> boh¡suelo, ulicntc
de objeto' a 'nomLre de pcrsona'; en viño ""> viñedo hay, entrc otros cambios, el .+ t tnntnt > r'dk t¡t¡tin, » ¡ti( ----> tr¡uñüo + ntotlttuclo). T¿ml¡iír¡ i(¡uí posihlcmente hava
de'n<imbre de objeto individual'a'nontbre de lugar colectivo'. [¡ mismo cabe decir r¡rc hahlar dc un¡ tendcnci¡ mÍs quc <lc un¡ rcgh sin cxcepcioncs. pucs hay scrir:r qu< *lp(rnen
de otros casos coÍto moeslro -'> maestría, con cambio de 'nombre concreto de el orcfen rlc prrrccsos invcrso ¡tallc + ullcjn ----> t-allcjcur: «tmpa d -,> ctmpanilh ----> tam
persona' a'nombre abstracto de cualidad', en hombre -. h<¡mbruda, con cambio rynillcar, unpunillaro; gucÍtu "", guuri a - > ¡¿Lrtttillaar, gtorilluo). Sin embargo, estos casos
áe 'nombre de persona' a 'nombre de acto', etc. [- § 69.1'a]. Deben incluirse, por l)irreccn cst¡r .iust ificados cn cl scntido dc quc las ti¡rmacior¡cs tliminrfivas cstán ffal o parcialmcnte
tanto, también in la sufijación heterogénea los cambios de subclase en el interior lcxicalizadas.

de la misma clase de palabras.


Dentro de la sufijación homogénea se encuentran los sufijos denominados {16..1.2. C'omposición
'apreciativos' (diminutivos, aumentativos, melio¡ativos y despectivos)- Estas son las
[-
posibilidades Cap. 7l ]: Si el elcmento añadido a la hase es otra base, hablamos del proceso de com-
(7) S ' -> S: casa > casona, golpc > golpazo, amigo ) amigote, ¡rosición (ár.rca I manga ----> hocamanga) [.- Cap.73]. Al igual que los procesos
> amiguito, grano > dc afijación, los de composición también pueden repetirsc; de donde resulta que un
amigo > anriguete, amigo gra-
tcma compucsto devicne constituyente de otro tema compuesto. En español, conro
nujo, casa > casuca, libro > libraco, etc.
cn latín y en las demás lenguas románicas, la repetición en la conrposición es ex-
A - A: cobarde > cobardón, bueno > buenazo' ancho > an-
chote, redondo > redondete¡ tonto > tontito, blando
ccpcional (cf. el ejemplo citado pc rabrisas limpiaparabrists). pero sí es frecuente,
-
por cjenrplo, en las lenguas germánicas.16
> blandujo, feo > teúco, ctc. También es posiblc combinar en una misma formación el proceso de afijación
ADV -- ADV: abajo > abajote, antaño > antañazo, cerca > cer-
con el de composición. El orden entre ambos procesos tiende a ser, primero, la
quita, etc. +
y > > alijación y, luego, la composiciín (mar'---> moriru¡ -a, agua + marind uguu-
---+ V: bailar bailotear, clavar clavetear, apretar >
murina; buc.v b(ryuno, -a, atrca + btryuno, t
----> unquiboyuno, -a,), aunque hay
aPretujar, arar > aricar, etc. -
ssrics dondc el orden dc pr(xcsos es el inverso (sonlo *
mudo --- > .yorulomudo ->
Aparte de caracterizarse por no cambiar la clase o subclase de la palabra base, *tdonu«kz, astro + -nuutu +
astronaulu ----, artronóutico).
Las posibilidades de divcrsidad tbrmal que permiten los procesos de composi-
los sufijos apreciativos se singularizan también por no seleccionar la clase de pala-
cirin son más limitadas que las de la afijación. Son las siguientes [---- § 73.1.3]: (a)
bras a (ue pertenece la base. En español, como en las demás lenguas románicas, la
número de bases que se pueden combinar, (b) clase formal de las bases constitu-
segundá caiacterización vale de modo general para Ia lengua como sistema de po-
sibilidades: pero, de hecho, tales lenguas rentabilizan mucho más la sufijación ho-
ycntes y del compuesto resultante (tipo AA +
A: ugrio, -a + dulce > agridul(a;
mogénea en la derivación nominal que en la verbal (tanto en el número de sufijos
SA A: pckt + rojo, -a paliroj<t, -rl, (c) tipo de conexitln existente entre las
--
-
hases inte€irantes del tema compuesto: coordinación (blanquiazul, agndulce) o su-
dis¡ionibles como en el grado de productividad de los mismos) y, dentro de la no-
minal, más en la derivación sobre sustantivos que sobre adjetivos. lx¡rdinación (bocumanga, tltavoz), (rJ) orden contrastivo entre los constituyentes del

Otra característica, esta dc caráctcr fornal, es que en los sufijos de la derivación homogé' ' lr afirnr¡cntn dc quc cn tspañol l rcpclicia)n dcl p()ccso dc composicnin cs cxcepcn)nal siwe par carrclcriz¡r cl
nea hay un segmento conslante (el segmento o los scgmentos consooánticos) -y otro variable (la l(rico scncral de la lcngua, no cl l¿xico du especial¡dad. En la hrnraci(tn dc t¿rminos (- !(,caLrk)s lá;nicos y cicnrÍliros)
\ocal).'cl. 1al;lü- en cieho ---+ ce alo, gotro ""> gotetel cabollt ""> caballito; '(aliluk- en li' s,,l)rc h¡scs [ricgr\ y latin¿s sí que es rcmahlu h repetición dc .qe pr)cc$. cf. ¿r¡l¿ti9 lio "--> &),to?stra¡iyaÍa;l¡ro)thtft¿
+ ('tlsuca; '(oleliloht)j' e¡ t¿tmino ""> '> .to,ñ.lrqrdíu. nnt,funttituJí¿: lhr»¡inntb -- > o».nb¿nú,¡r dro; ldoot¡,cu,¡t + oú)lo@moción, etc.
bro ---+ libroco, ángel --+ ongclico, casa lcntinajo.
66.4.3 pARTt,s pE LA MoRFoLociA. LAS UNIDADES pEL ANÁLISIS... 4336 413'7 Lü ti)rmación dc palabras 66.4-3

compuesto, cl. agusrdiente (SA) frente a altavoz (AS), y (e) tema simple o derivado que relaciona palabras formalmente idénticas y que difieren cn cuanto a la claso o
de uno de fos constituyentes del compuesto (cf. bocacalle frente a limpiubotas). subclase de palabras a la que se adscriben. El fenómeno es frecuente en las lenguas
Como siempre. cada lengua o tipo de lenguas dispone de un número limitado gcrmánicas, para las que precisamente se ha delimitado este tipo dc proceso (c[.
de posibilidades. Las lenguas indoeuropeas, por ejemplo, reslringen bastante las po' ing. (to) (loubt (V) .dudar, doubt (S) «duda», gmap (S) .grupo" "'> (to) gnrup
sibilidades de composición y algunos grupos de la familia aún más que otros. (V) nagrupar,). También está - presentc cn cspañol y en las demás lenguas r()mánicirs
\esp. compra-r ----> u)mpra, lija ----> lijt-r'; tt. purya-re ""> purgo, pitturo pinttu-
Ya heños visto quc en espa¡iol (como en lalín y en las le»guas ro¡ránica§ restantes) la apli_ r( port. ll(ga-r -'--> po4a, armu -
omtu-r), aunque los estudios de lingüística ro-
caci(in lecursiva dc la composicirín en u¡a mis rn formación ocurrc sób esporádicamcntc-
mánica suelen interpretarlo de otro - modo (véase Pena l99lb: 104)-
En cuanto a la posibilidad (h), el españd, c(nn() el resto de las lenguas indcreuropcas, reduce
el proceso de comptisici(rn a la composici¿)n nominal: la composición verhal es práclicamcnte des- Para poder comparar y contrastar los tres tipos de tilrnlaciones, no estará de
conocida. f)cntr<l de la composición nominal, se conlb¡nan s(ilo las categorías S y A, con m᧠más comprobar el tratam¡ento quc recihe la vocal dcl tema en la sufijación. En
posibilidades de comhin¿ción e¡¡ la composición de sust¿ntivos que de adjctivos (sustantivos: SS líneas gcnerales, la vocal del tcma mucstra distinto comportanlicnto en la sufijación
+ S(ctlsatie ¿tt) I---+ §73.21, SA""> S (aguardicntc) [ +
§ 73.6.41, AS ----] S l¿r1lr¡r.rz); ad- según que el sufijo comicnce por consonante o por vocal: en el primer caso se
mantiene, cn el segundo se elide. Y Io r¡ue ocurre, de hecho, es quc cn la sutijación
En b que atañc a la posibilidad (c), tipo de concxi¿)n entre bs temas dcl compuesto, en las
dcnominal hay siemprc clisión de la vocal del tema porquc Ia totalidad de los sufijos
combinaciones heterocategoriales S,\ (a1uotdientc) y AS (alavo¿) ocurre, claro est¡, la subordina-
ci(rn; en las combinaciones homocategorialcs (SS, AA) cabc la coordinación y la subordinación, con
que derivan palabras sobre bascs dc las clases sustantivo y adjetivo com¡enzan por
un rcpark, desigüal predornina la subordinación cn la comh¡nacií)n SS (tipo c¿¡salr"nd¿, bocamanga vocal, tanto cn la dcrivación homogénea como heterogénea (cl. caso r'os-it-tt,
frenté a coliflor, roritoche\ y existe sólo la coordinación en la combinación AA (ripo agidulce'
-
t:as-on-u; coburde ---- cobarul-ón: obispo - obisp-ul, obisp-ado; esbque ----> estoc-
ttrdifieqro\. atlu; «¡btrde - > cobard-ío; burbuju '-- burbuj-e-u-r; ejempb ejempl-il¡c-a-r). En
En cuanlo a (d), orden contrastivo entre las bascs, cn las coDrhinaciones homocategoriale§ l¡ derivación deverbal, sin embargo, alternan sufijos con consonante - inicial y con
*negi'
coordinadas la pernrulabilidad ¡o es pertinente y de hecho n() aparccc (cf. veñinagro, no vocal inicial; de ahí que en cl pr¡mer citso sc mantenga la vocal del lema (al¡ma-r
veftlc)l pcrt\ sí es perliDenle en ¡as combinacioncs homo_ y hclcroc¿legori¡lcs relacionadas por ---+ ul¡rma-ción, alirmu-tivo, ulinnu-ble: ogoto-r ----> agola-mitnb, ugotu-clor) y en el
subo¡clinación. pues es el elcmcnlo delerminado o nuclcar cl que deci¡lc la clasc a que §e adscribe
la palabra compuesta. Hay tendcnci¡, sin emhargo, :r marcilr un orden fijo entre los mienlbros segundo sc elirdit. (apagt-r > upog-ón; tbuv-r , ubus-ivo; borru-r -"'> borr-os-o).
determin¡nte (De) y dcterminado (Do): en español (y en lxs dcmás lenguas rominicas, a diferencia Ante ssries de derivación como ánim<t unim-u-r uni¡n-rcio¡t, Qempl-o ---->
del latín) prcdon¡n¿ el ordcn Do-De (fipo bocaulfu lrette r vrupalo).|"
- -
<'jcmpl-iJic-a-r ----> ejetnpl-iJict-ckin o moh<t ----> en-moh-et el""- en-moh-ec-i-
Por úllimo. cn cuanto a l¿ posibilidad (c), cstructura simplc o derivada de k)s temas del com- níanb. parcce que el comportamicnto de la vocal del tema es diterente en la de-
puesto, la distinci¡)n se establece entrc compuestos cuyo constituycnte determinado o nuclear es rivación denominal y deverbal. Pero la diferencia es sólo aparente. Basta contrastar
una base simple (susl¿ntivo o adjetivo) y compuestos cuyo coristiluyentc nuclear es una base deri_
firrmaciones denominales y deverbales ante la misma forma del sufijo con vocal
vada (sustaotivos y ¡djetivos devcrbales). Se habla así de'compuestos primarios' y 'compuestos
sintéticos'. Son compuestos primarios á¿raa(" lla y camposanto; son sintóticos los compucsk)s del tipo inicial: casc-rl ----> casqu-¡j-o; u('qt-a-r ----> acen-¡j-o; albard-a ""> alburl-(tn; apag-a-r
liñp¡abotas, abrctaias. El español, como las dcmás lenguas románicas (y a diferencia dcl latín), + upag<in; barri¡4-a barig-ón, -a; acus-u-r ----> acus<in, -o; titm-a ---- fam-
desarrnlla casi exclusivamcnte la composición primaria, salvo cn el fipo liñpilbotas (cÍ. if. pofalet'
-
¡ts-t¡, -u; bon-u-r ----> borrust, -«, elc.
rcrc, [r. coupcl»apitr. ctc.) [----] § 73.31. Podemos ahora idcntificar mejor los trcs procesos que nos ocupan (sustitución,
sustraccirin y conversión) «rmpalando y contrastando ac¡uellas parejas de'formacio-
Des cuya diferencia formal afccta estrictamentc a la vocal del tema. Oompárense las
66.4.1. Sustitución. suslracc¡ón y conversión series siguientes:

Trataremos conjuntamcnte estos proccsos porque en español los tres inciden (8) a. V + S: atracar > alraco, cambiar > cambio, cesar > cese.
en el tratamiento que experimenta la vocal del tema de la Palabra que se toma S -, V: abanico > abanicar. al¿mhre > alitntrrar.
como base de formación. Como queda indicado, la 'sustitución' es un tipo de mo- A
dificación consistente en conmutar algo en el interior de la base (pasa-r ""> paso, b. V - V:
----
aparente > aparentar.
S: deslizar > desliz, perdonar > perdón.
-. ab«nica-r). El proceso morfológico de la 'sustracción', que también es V - A: cansar > canso. -a.
sbanico
un tipo de modificación de la base, supone la operación inversa a la de la adición c. S --+ V: almidón > almidonar, cincel > cincelar.
@f . ágrupa-r + awpa-ción con perdona-r
""> perdÓn). La 'conversión', también A + V: azul > azular, igual > igualar.
denominada 'de¡ivación cero'o'camb¡o funcional', se define como aqüel proceso d. S ---. V: ficha > fichar, lija > lijar.
V -+ S: ayudar ) ayuda, comprar > compra.
'' Lrs prcpicdrd.s ¡quí dcscrit¡s ¡lect¡n a la conrF¡sici(in del léxico B!ncr.rl. normalnrenrc «)nstruido r)bre ba§cs dc
forma popul¡r. La conrposicii)n culla dc l¡ terminología, forma¡la s1)brc ba§ls greco-lalinas, ohc¡]ccc t paulas dislinra§, al En cada scrie interviene un proceso de formación distinto y, sin embargo, siem-
menos farci¡lmcñre. Asi. !n (uanto a la posibiliddd (d), la comlxicnin cul¡¡ dcsarroll¿ casicxclusivamcnlc elor¡lcn De-
Do. cl. hidtut¿r¿riu "curaci(ir Dor mcdio del asüa,, ¿¿¡ arolercpio "cúr'¿c;i¡¡ ne h P;cl" h¡dto¡obia .horror al agua' pre es el mismo constituyenle nórfico el afectado en cada uno de los procesos: la
d.tl¡.trln¡¡¿ "cuhilo d. espccics icuitica$,, /r¡.írop o ¡.r¿ilaSo "qut sc ol'nrcnl¡ de peccs», clc. (Véase la nola arlcriü ) v¡rcal del tema. En (8a) opera el proceso de sustitución, en (8b) el de sustracción y
66.5 PARTES pE LA MoRFoLoGÍA. LAs uNrpApES DELANÁr-¡srs... 4338

en (8c) el de adición; en (8d), por el contra o, no hay sustitución, ni sustracción,


ni adición de la vocal del tema: el tema es el mismo cn el verbo y en el sustantivo.
En compra-r y comprü, por ejemplo, el tema es compra (con alternancia en el es-
quema acentual en el paradigma verbal, cf. compraslcompramos) y no debe llevar
a equívocos el hecho de que, como 'forma de cita'o'lema', se utilice la forma
llexiva del 'infinitivo' para el verbo y la de'(masculino) singular'para el sustantivo;
para salir de dudas, basta comparar dos formas flexivas como antpras,'plwal' del
sustantivo y corrrpl¿s, 'segunda persona de singular del presente de indicativo'dcl verbo.
Las dos vocales -¿-, Ia nominal y la verbal, son homónimas pues determinan distintas
clases flexivas: la propia de la clase nombre y la propia dc la clase verbo. Sólo en
(8d), por tanto, ocurre el proceso morfológico de la conversión tal como queda
definido. r"
Para terminar con este apartado, podemos concl¡ir diciendo que el español
utiliza la mayoría de los procesos disponibles por las lcnguas nxturales: afiiación,
composición, sustitución, conversión y sustracción, pertr con desigual rentabilidad.
Utiliza predominantemente la afijación bajo las modalidades de prefijación, sufija-
ción y circunfijación; de los tres subtipos, la sufijación es el modo de adjunción más
rentable, pues se utiliza tanto en Ia formacitin de (temas de) palabras, como en la
flexión de (temas de) palabras. Por otro lado. la formación de nuevos temas puede
conlleva¡ o no un cambio en la clase o subclase de palabras (derivación hetcrogé-
nea / derivación homogénea); la sufijación opera en ambos subsistemas, mientras
que la prefijación se circunscribe casi sienrprc a la derivación homogénea, y la cir-
cunfijación o parasíntesis a la derivación het€rogénea. Utiliza en menor escala la
mmposición, que sólo resulta productiva en la tbrmación de nombres (sustantivos
o adjetivos). I-os otros tres procesos (sustitución, sustracción y conversión) tienen
ya un ámbito de aplicación muy restringido: prácticamente opcran sólo con la vocal
del tema, fundamentalmcnte en la formación de verbos denominales y nombres
deverbales.

6ó.5. I¿ flexión de la palabra


Los dos apartados anteriores han estado dedicados a la dislinción entre for-
mación de p¿labras y flexión, y a la for¡nación dc palabras. respectivamente. Pasamos
ahora a exponer la estructura o constitución de una ft¡rma flexiva y el modcl en que
las diversas formas flexivas de una misma palabra se organizan en sistemas cerrados
denominados paradigmas flexivos'.

66.5.1. Estructura y formación de las palabras flexivas

Como ya queda indicado (§ 6fi.3), una de las propiedades que perm¡te diferen-
ciar los atijos derivativos de los t'lexivos consiste en que los afijos derivativos forman
parte del tema y son opcionales frente a los afijos llexivos, que se adjuntan al tema

I tj conver\¡,)n, definida como proce$ morlo¡ógico rtue relacn,na temás fr)rmalmenr. idénl¡cos t'iro ¡irwilos a
¿isrinrfls clases dc p¿lahras, p,rnlca algunas cu.ri,)n€s de difícil r)lu.ión: su Ímbiro dc apli.act-¡n dcnlro dclcomponcnr.
morfdógico. cl scntido de l¡ deri!acnin cnlre lar f(trmaciones rchionadas lf)r.onlc¡snin y la raturalez¡ de la conversión
como prúeso mo¡tblógico. Vóase Pena l99lb: I05-!12 y l99l:52'5?.