You are on page 1of 3

Guitarra

Música en la educación
Estudios científicos señalan que la música tiene efectos positivos en el desarrollo cognitivo,
creativo, intelectual y psicológico de los niños. Incluso se ha demostrado que la música estimula
el hemisferio izquierdo del cerebro, el encargado del aprendizaje del lenguaje, los números y el
uso de la lógica. Para conocer cómo se lleva esto al terreno práctico, hemos entrevistado a Anna
Díez Bereziartua, dedicada hace más de treinta años a la enseñanza musical con niños,
adolescentes y adultos.
«Que la música aumenta la capacidad de memoria, atención y concentración de los niños no es
nada nuevo. Como tampoco lo es la relación existente entre música y matemáticas» nos dice.
Pero vayamos por partes. «El trabajo melódico favorece la memorización de textos y la correcta
acentuación de las palabras e incluso mejora la dicción. El trabajo auditivo con melodía y timbre
beneficia la capacidad de concentración y el aprendizaje de otras lenguas.
Música en la salud
Mejora de habilidades visuales y verbales
Varios estudios concuerdan en que la música puede estimular el cerebro de los niños y ayuda a
mejorar sus habilidades comunicativas, específicamente las visuales y verbales.
Se ha identificado que los niños que participan en lecciones interactivas de música:
 ganan mayor confianza
 su comunicación es mucho más eficiente
 sonríen más
 su cerebro da respuestas más sofisticadas que en la media de niños de su edad
Disminuye el desgaste del cerebro
escuchar música es un ejercicio para la mente y, como tal, ayuda a mantenerla en forma. Incluso
personas que ya presentan un cierto daño cerebral pueden recuperar parcial o totalmente algunos
recuerdos y procesos neurológicos aprendidos con ayuda sonidos o música muy rítmica.
Ayuda a tu corazón
Se ha visto que la música puede facilitar la recuperación de pacientes que sufren problemas
del corazón.
Independientemente del tipo de música que te guste, escucharla provoca la producción de endorfinas
en el cerebro y estas mejoran la salud vascular.
También se ha comprobado que los pacientes que han pasado por un cirugía cardíaca pueden
disminuir sus niveles de ansiedad y dolor gracias a la música.
Mejora la calidad del sueño
El estrés y la ansiedad son los enemigos más grandes de un sueño reparador y de calidad. Pero
podemos escuchar música para cambiar esta situación.
Lo más recomendable es escuchar música tranquila y alegre unos 30 minutos antes de ir a
dormir, aunque si puedes implementarla a lo largo de tu día, será mejor.
Beneficios al sistema inmune y reduce el dolor
hay que recordar que este debilitamiento nos hace más propensos a sufrir problemas del corazón,
problemas de aprendizaje, baja densidad ósea y el aumento de presión sanguínea.
De acuerdo con los estudios realizados, escuchar 50 minutos de música energética aumenta la
producción de anticuerpos de nuestro cuerpo.
Si eres de los que no escuchan mucha música, puede ser un buen momento para
comenzar. Prueba a escuchar nuevos géneros musicales y analiza la reacción de tu cuerpo.
Música como Arte
El arte de organizar sensible y lógicamente una combinación coherente
de sonidos y silencios respetando los principios fundamentales de la melodía, la armonía y el ritmo,
mediante la intervención de complejos procesos psicoanímicos. El concepto de música ha ido
evolucionando desde su origen en la Antigua Grecia, en que se reunía sin distinción a la poesía, la
música y la danza como arte unitario. Desde hace varias décadas se ha vuelto más compleja la
definición de qué es y qué no es la música, ya que destacados compositores, en el marco de diversas
experiencias artísticas fronterizas, han realizado obras que, si bien podrían considerarse musicales,
expanden los límites de la definición de este arte.
La música, como toda manifestación artística, es un producto cultural con múltiples finalidades, entre
otras, la de suscitar una experiencia estética en el oyente, la de expresar sentimientos, emociones,
circunstancias, pensamientos o ideas, y cada vez más, cumplir una importante función terapéutica a
través de la musicoterapia.

Música como Cultura


La música es uno de los elementos culturales mas importantes, por tanto para entender por completo
a la sociedad de determinada civilización, debe estudiarse también a la música como fenómeno social
y cultural, el objetivo promover es dar a conocer la importancia de la música a través de los tiempos.
La música ha sido a través del tiempo una forma de mostrar quien eres, , que te gusta, en que crees,
partiendo de sentimientos y emociones para expresarse y conectarse con el medio. Desde sus inicios
y hasta la actualidad esto no ha cambiado, y se refleja en los distintos géneros que existen, cada
uno, diciendo algo singular que no se puede decir solo con palabras.
Desde las primeras civilizaciones, la música ha sido una forma de representar la cultura propia y los
sentimientos y emociones de la humanidad de una manera armoniosa y profunda, acompañando las
letras con melodías que varían en ritmo e intensidad, convirtiendo a la música en una forma de
expresión con variantes ilimitadas.
Los primeros instrumentos fueron rustico, pero cumplían con la función básica de generar el sonido
melódico característico de la música, con el tiempo dichos instrumentos así como las estructuras
musicales, se fueron puliendo dando lugar a géneros mas concretos y armoniosos.

Música como Elemento Comunicativo


La música, si bien, es un calmante en el alma y lleva consigo a modificar la emocionalidad de los
oyentes, es importante conocer sobre su influencia en nuestro comportamiento, ya que aparte de ser
un elemento de distracción y relajación causa también alteración en las emociones y sume en un
mundo de individualismo y de egocentrismo en el cual ya no miramos a quien tenemos al lado,
dejamos de ser solidarios, nos sumimos en actitudes de apatía e indiferencia hacia las personas que
nos rodean, pero también, es necesario comprender que la música es una expresión comunicativa
que imprime emociones, estados de ánimo y posibilita la sana convivencia, la armonía, y la seguridad.
La música es un elemento de identificación entre distintos grupos, permite prolongar la identidad
cultural de una raza, también comunica un mensaje aun cuando éste no sea explícito. Estudios
afirman que el ritmo cardiaco es acelerado al estar expuesto a la música Rock, Pop, Rock and roll, o
heavy metal por un tiempo prolongado, hay producción de movimientos nerviosos, crece la ansiedad
y suben los estados de ánimo, desencadenando especialmente en los jóvenes una conducta agresiva
y rebelde y si es escuchada a un alto nivel puede llegar a atrofiar los tímpanos por sus sonidos
agudos. Algunos estudios afirman que éste estilo de música así como el reggaetón o el Rap influyen
en la conducta sexual de los adolescentes haciéndolos más permisivos y vulnerables frente a la
presión de grupo y conductas de otros chicos tratando de ganar aprobación y aceptación en su
comunidad.

Música como producto de Consumo


En los últimos cincuenta años la industria musical ha tenido un gran auge y ha desarrollado todo un
contexto mercantil el cual posiblemente nunca pudo haber sido imaginado por los músicos del
pasado, el papel de la música en la sociedad actual va más allá del disfrute de la experiencia estética
al escucharla, ya que conlleva todo un cumulo de asociaciones como lo es el sentido de identidad a
ciertos grupos o clases, de igual manera el propiciar ciertas conductas en la gente como sucede con
la música de fondo por ejemplo en los supermercados, también el motivar a la activación como
sucede en los gimnasios entre otras asociaciones milenarias como la música de actividades religiosas
hasta las contemporáneas como las que se encuentran en el género de rock u otros géneros.

Pongamos un ejemplo al momento de generar un festival de música como Coachella o Glatonbury


en donde aproximadamente asisten 200,000 personas dejan una derrama económica de entre 80 y
100 millones de dólares. Solamente durante los 3 o 4 días del festival, teniendo en cuenta los miles
de festivales musicales que se realizan en todo el mundo durante todo el año la cantidades de dinero
que generan los festivales son exorbitantes. De igual manera las plataformas virtuales donde se
puede escuchar música y la venta de aparatos los cuales tienen por objeto o por algunas de sus
funciones el reproducir música generan millones de dólares diariamente. En otras instancias inclusive
la ilegalidad también se aprovecha de este híper-consumo relacionado a la música con millones de
descargas de música de manera ilegal y en su momento la piratería de discos, que llevó a la industria
disquera al borde de la quiebra y que propició que esta industria se tuviera que renovar con nuevas
alternativas tecnológicas como el generar sitios legales de descarga de música.