You are on page 1of 8

En el reto de construir una central hidroeléctrica hay que franquear muchos obstáculos.

A mi modo de ver, el conocimiento es pilar


básico para tal efecto, aunque siendo condición necesaria no es suficiente (disposición de recursos económicos).

A grandes rasgos, las variables que participan a la hora de decidir el diseño y construcción de una central hidroeléctrica se
deducen de un análisis económico de la inversión y de un análisis técnico-administrativo de la instalación.
Definir los costes de la instalación y de su explotación, así como los ingresos por la venta de la energía eléctrica producida, que a
su vez dependen del precio del kWh generado, de las horas equivalentes de la instalación (factor de carga y definición de régimen
de explotación) para valorar las variables de financieras de la inversión (TIR, VAN, etc.). De otro lado, el análisis administrativo de
la instalación, con la normativa del sector eléctrico y de medio ambiente (concesiones hidráulicas, declaraciones de impacto
ambiental, etc.).

Fijándonos exclusivamente en la productividad de la instalación y en un primer análisis, la energía generada va a depender


principalmente del caudal disponible a turbinar y del salto neto ofrecido. Pues bien, definido el emplazamiento de la instalación y el
salto neto de la misma (potencial hidroeléctrico del lugar), es importante conocer la disponibilidad del caudal a turbinar. De alguna
forma, el ingeniero proyectista ha de conocer el volumen anual de agua disponible para su instalación.
El origen de este conocimiento está en la curva de caudales medios diarios en un punto determinado del rio (la toma de caudal
de nuestra instalación) y para un año hidrológico. Es decir, la información de los caudales medios para cada día del año a lo largo
de toda una serie de años de los que se cuenta información.
La información de esta curva se representa de otra forma mas interesante para nuestro objetivo. Es la llamada curva de caudales
medios clasificados (CCC). Ahora ordenamos de mayor a menor la curva de caudales medios diarios para permitir conocer el
número de días al año en los que se supera un determinado caudal.
El área bajo la curva CCC y el eje de abscisas representa el volumen de agua que la naturaleza ofrece en todo un año en el lugar
del rió donde se va realizar la toma de agua (captación) para la central hidroeléctrica a diseñar.

Pero existen unos volúmenes de agua dados en unas condiciones de caudal que no serán de interés a turbinar desde el punto de
vista técnico. Estos volúmenes tienen un doble origen principalmente. De una lado, caudales ofrecidos por encima de un caudal
de diseño (de equipamiento, nominal en una primera aproximación del diseño) no son interesantes o deseables pues se turbinaria
fuera de unas condiciones ideales de rendimiento de la instalación, desaprovechando el volumen turbinado o con productividad
baja. Estos caudales son vertidos por exceso (centrales de agua embalsada) o simplemente no recogidos del río (centrales de
agua fluyente). También, caudales por debajo de un mínimo técnico (que dependen del grupo turbo alternador elegido en
primera aproximación para nuestra instalación) que inducen a problemas técnicos y discriminados por el fabricante suministrador
del grupo turbo-alternador.
De otro lado, existen unos caudales o volúmenes de agua que desde el punto de vista de la legislación medioambiental hay que
respetar y no ser tomados para turbinar (salvo que sea una central de agua fluyente donde devolvemos el agua al río en el mismo
punto donde la hemos tomado). Son los llamados caudales mínimos ecológicos. En otros casos, también a nivel administrativo,
las concesiones hidráulicas ya nos dictan un caudal de servidumbre (regadíos y otros usos del agua) que igualmente se ha de
respetar y no turbinar dado el caso.
Como conclusión, no todo el volumen / caudal de agua existente en la captaciones es susceptible de ser turbinado. Dependerá de
cada caso y será merecedor de una análisis riguroso ya que este volumen anual de agua no disponible a turbinar participa en la
toma de la decisión de la inversión. Hay que tener en cuenta que son instalaciones diseñadas para una larga vida útil (decenas de
años).

Los volúmenes / caudales (disponibles o no para turbinar) se identifican en la curva CCC . El caudal máximo (o de crecida) y
el caudal mínimo ( o de estiaje), el caudal ecológico y/o de servidumbre, el caudal de equipamiento o de diseño (en una
primera aproximación) y caudal mínimo técnico. Estos dos últimos definidos por criterios técnicos y económicos principalmente.
Para la elección de un caudal de equipamiento se cuenta en primera aproximación con criterios como:
.- El caudal medio correspondiente a dos caudales de la curva CCC como son el caudal superado en 80 días al año y el caudal
superado en 100 días al año.

.- El caudal que permita un cierto número de horas de funcionamiento al año bajo un factor de carga definido.

.- El caudal que hace máximo el volumen turbinado al año descontando volúmenes no permitidos administrativamente.

.- El caudal que ofrezca mayor rentabilidad (ratio costes / beneficios de la instalación)

Como resumen, gráficamente se puede obtener la energía anual hidráulica producida(bruta, exenta de rendimientos de la
instalación) a partir de la definición del caudal de equipamiento y de la curva CCC en un emplazamiento ya definido de la
instalación.

NOTA:
CURVA DURACION DE CAUDALES EXCEL YOTUBE.