You are on page 1of 5

LA EVICCIÓN

La evicción es una situación jurídica que se caracteriza por la privación total o


parcial de una cosa, sufrida por su adquirente, a virtud de una sentencia judicial o
administrativa, "esta puede ser derivada de una acción reivindicatoria" dictada sobre
la base de derechos alegados por terceros cuya causas son anteriores al título de
adquisición del primero.

ELEMENTOS DE LA EVICCIÓN
A) hay una persona que a título oneroso adquiere una cosa de otra persona.
B) que es privado de todo o parte de ella.
C) por sentencia judicial que cause ejecutoria.
D) mediante la acción ejercitada en su contra por un tercero, en razón de tener un
derecho sobre la misma cosa, anterior a la adquisición.

EL SANEAMIENTO
Es la necesidad de reparar los daños y perjuicios causados al adquiriente de la
cosa, cuando es privado en juicio de evicción. También cuando pide la cosa por
vicios ocultos.

SANEAMIENTO EVICCION
El artículo 1.504 del Código Civil establece que “aunque en el contrato de venta
no se haya estipulado el saneamiento, el vendedor responderá al comprador de la
evicción que le prive del todo o parte de la cosa vendida, y de las cargas con que se
pretenda gravarla, que no hayan sido declaradas en el contrato”.

Consecuencias:
Conforme a la norma transcrita, el hecho generador de la obligación de
saneamiento que corresponde al vendedor es la evicción, es decir, la perturbación de
derecho que prive al comprador del todo o parte de la cosa vendida, en virtud de una
causa anterior a la adquisición del bien.
Consumada la evicción deben concurrir los siguientes requisitos:
1) Que se ha impedido entrar en posesión o que se le ha privado de ella.
2) Que tal efecto derivó del ejercicio de un derecho real por parte de un tercero.
3) Que dicho derecho correspondía al tercero.
4) Que ese derecho del tercero lo facultaba para producir aquel efecto.
5) Que la causa que la produjo sea anterior al contrato de venta.
6) Que la privación se haya establecido mediante una sentencia firme. La manera
más evidente de comprobar esto es producir una sentencia pasada por autoridad de
cosa juzgada entre el comprador y el tercero.
La concurrencia de tales requisitos tiene como propósito demostrar, que el
vendedor es responsable por la perturbación de derecho causada al comprador, pues
la exigencia de una sentencia definitiva que establezca que un tercero tiene un
derecho preferente o uno mejor que el que ostenta el adquirente del bien, implica que
ya ha ocurrido la privación total o parcial del derecho sobre la cosa vendida, por una
causa anterior a la celebración del negocio jurídico.

Del análisis del artículo 1504 del Código Civil


Se desprende que aunque en el contrato de venta no se haya estipulado el
saneamiento, el vendedor responderá al comprador de la evicción que le prive del
todo o parte de la cosa vendida, y de las cargas con que se pretenda gravarla, que no
hayan sido declaradas en el contrato.
Así tenemos, que el saneamiento es la obligación del vendedor de garantizar al
comprador la posesión pacífica y útil de la propiedad o derecho vendido; el
saneamiento comprende 2 obligaciones:
Garantizar la posesión pacífica, es decir, el saneamiento o garantía en caso de
evicción o contra la evicción y garantizar la posesión útil, vale decir, saneamiento o
garantía por defectos o vicios ocultos
El saneamiento en caso de evicción, es la obligación del vendedor de asegurar al
comprador la posesión pacífica de la propiedad o derecho vendido.
En este sentido, el saneamiento en caso de evicción, se define como la obligación
del vendedor de asegurar al comprador la posesión pacífica de la propiedad o derecho
vendido y ella comprende 3 obligaciones para el vendedor, como son:
1) La obligación de abstenerse de perturbar la posesión del comprador;
2) La obligación de defender en juicio al comprador contra las amenazas de
evicción provenientes de terceros;
3) La obligación de reparar al comprador los daños y perjuicios que le cause la
evicción.
La evicción, no radica sólo en la circunstancia de que el adquiriente de una cosa se ve
privado del todo o parte de la misma. Ello no es más que una de las condiciones para
la procedencia de la evicción, pues tal requisito debe concurrir además con la
circunstancia de que la privación del todo o parte de la cosa provenga de una causa
anterior al contrato y con la circunstancia de que el adquiriente se viere privado de la
cosa mediante sentencia firme.

VICIOS OCULTOS
Del Saneamiento por los Vicios o Defectos Ocultos de la Cosa Vendida

Artículo 1.518
El vendedor está obligado al saneamiento de la cosa vendida por los vicios o
defectos ocultos que le hagan impropia para el uso a que esté destinada, o que
disminuya el uso de ella de tal manera que si el comprador los hubiera conocido, no
la habría comprado o hubiera ofrecido un precio menor.
El vendedor está obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviere la
cosa vendida si la hacen impropia para el uso a que se la destina, o disminuyen de tal
modo este uso que, de haberlos conocido el comprador, no la habría adquirido o
habría dado menos precio por ella; pero no será responsable de los defectos
manifiestos o que estuvieren a la vista, ni tampoco de los que no lo estén, si el
comprador es un perito que, por razón de su oficio o profesión, debía fácilmente
conocerlos.
El comprador podrá optar por desistir del contrato, abonándosele los gastos que
pago, o rebajar una cantidad proporcional del precio, a juicio de peritos. Además, si el
vendedor conocía los vicios y no se los comunicó al comprador, podrá este pedir una
indemnización de los daños y perjuicios si optase por la rescisión.
Si la cosa vendida con algún vicio oculto se pierde después por caso fortuito o por
culpa del comprador, podrá este reclamar el precio que pagó, con la rebaja del valor
que la cosa tenía al tiempo de perderse más daños y perjuicios si el vendedor obró de
mala fe.
Estas acciones se extinguirán a los seis meses, contados desde la entrega de la cosa
vendida.
Ley prohíbe la acción deducida por los demandantes; que al pretender los
demandantes el pago de los vicios ocultos y no la reducción del precio de venta han
ejercido la acción de saneamiento por una causal no admitida por el Artículo 1.521
del Código Civil
El Artículo 1.518 del Código Civil consagra lo siguiente: 'El vendedor está
obligado al Saneamiento de la cosa vendida por los vicios ocultos o defectos ocultos
que la hagan impropia para el uso a que esté destinada, o que disminuya el uso de ella
de tal manera que si el comprador los hubiera conocido, no la habría comprado o
hubiera ofrecido un precio menor'.

Por su parte el Artículo 1.521 del Código Civil dispone lo siguiente:


En los casos de los Artículos 1.518 y 1.520, el comprador puede escoger entre
devolver la cosa haciéndose restituir el precio, o retenerla haciéndose restituir parte
del precio que se determine por expertos'.
Y el Artículo 1.520 del Código Civil sanciona lo siguiente:
'Es responsable el vendedor por los vicios ocultos, aunque él no los conociera, a
menos que hubiese estipulado no quedar obligado en este caso al saneamiento'.
Entonces, para que se trate de la acción quanti minoris se requiere lo siguiente:
1) Que se alegue la existencia de vicios ocultos en la cosa vendida que la haga
impropia para el uso a que esté destinada, o que disminuya el uso de ella de tal
manera que si el comprador los hubiera conocido, no lo habría comprado o hubiera
ofrecido un precio menor.
2) Que los vicios sean desconocidos por el comprador en el momento de la venta.
3) Que se decida retener la cosa, haciéndose restituir la parte del precio que
determinen los expertos.
Por su parte, Luís Aguilar Gorrondona, en su obra “Contratos y Garantías”
Novena Edición, página 143, Vicios ocultos. Son los defectos internos de la cosa,
de difícil percepción, anteriores a su adquisición. Saneamiento por vicios ocultos.
Consiste en la obligación de pagar al adquiriente la indemnización.

Características de los Vicios Ocultos


1) El vendedor está obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviere la
cosa vendida.
2) Si la hacen impropio el uso a que se la destina.
3) Los Vicios Ocultos que se han conocido por el comprador.
4) Lo adquirido por menos precio que el de la venta inicial.
5) Comprador, podrá pedir una indemnización de los daños y perjuicios si optase
por la rescisión de la compra, ante inspección de un perito experto que califique el
vicio oculto.
6) Si la cosa vendida con algún vicio oculto se pierde después por caso fortuito o
por culpa del comprador, podrá este reclamar el precio que pagó, con la rebaja del
valor que la cosa tenía al tiempo de perderse más daños y perjuicios si el vendedor
obró de mala fe.