Serie Documentos de Memorias Trabajo VII

Líneas de gestión sobre sistemas productivos sostenibles en un contexto de paisaje, que apoyen la conservación de biodiversidad y áreas protegidas, articulados a proceso de ordenamiento territorial.

Líneas de gestión sobre sistemas productivos sostenibles en un contexto de paisaje, que apoyen la conservación de biodiversidad y áreas protegidas, articulados a proceso de ordenamiento territorial.
Consultor: JOSE ALBERTO ROJAS ALBARRACIN

Con el apoyo de:

Embajada del Reino de los Países Bajos

Serie Documentos de Trabajo VII Noviembre de 2007

PATRIMONIO NATURAL ­ FONDO PARA LA        BIODIVERSIDAD Y ÁREAS PROTEGIDAS­      FONDO BIOCOMERCIO   
 

CONSULTORIA    Líneas de gestión sobre sistemas productivos sostenibles  en un contexto de paisaje, que apoyen la conservación de  biodiversidad y áreas protegidas, articulados a proceso de  ordenamiento territorial.      Presentado por:  JOSE ALBERTO ROJAS ALBARACIN       
Bogotá, Septiembre 10 de 2007

 

INDICE

INTRODUCCION 1. 1.1 MARCO DE POLITICA LA POLÍTICA DE PARTICIPACIÓN SOCIAL PARA LA CONSERVACIÓN DEL SISTEMA DE PARAQUES NACIONALES NATUARALES DE COLOMBIA 1.2 ELEMENTOS DE POLÍTICA AGRARIA

2.

RELACION ENTRE CONSERVACION DE LA BIODIVERSIDAD Y LOS SISTEMAS DE PRODUCCIÓN SOSTENIBLE ENFOQUES SOBRE CONSERVACION CONSIDERACIONES SOBRE LOS IMPACTOS A LA BIODIVERSIDAD LOS SISTEMAS DE PRODUCCION Y LA AGROBIODIVERSIDAD ELEMENTOS CONCEPTUALES SOBRE SISTEMAS DE PRODUCCIÓN RURALES – SPRRELACIÓN DE LA ESTRUCTURA DE LOS SISTEMAS DE PRODUCCIÓN CON LA BIODIVERSIDAD IMPORTANCIA DE LOS SISTEMAS DE PRODUCCIÓN Y SUS DINAMICAS DESDE EL PUNTO DE VISTA DE BIENES Y SERVICIOS AMBIENTALES

2.1. 2.2. 2.3. 2.3.1. 2.3.2. 2.3.3.

3.

PRINCIPALES SISTEMAS DE PRODUCCIÓN A NIVEL NACIONAL Y SU IMPACTO A NIVEL DE LA BIODIVERSIDAD Y ÁREAS PROTEGIDAS EVOLUCIÓN Y ESTADO ACTUAL DE LOS SISTEMAS DE PRODUCCIÓN RURALES EN EL PAÍS PANORAMA DE USO DEL SUELO POR REGIONES REVISION DE EXPERIENCIAS INSTITUCIONALES RELACIONADAS CON SISTEMAS DE PRODUCCIÓN SOSTENIBLES. METODOLOGIA DE TRABAJO REVISION DE EXPERIENCIAS

3.1. 3.2. 4.

4.1. 4.2.

4.2.1. CONSIDERACIONES RESPECTO A LA REVISION REALIZADA 4.3 SECTOR AGRARIO COLOMBIANAO, GREMIOS DE LA PRODUCCION Y SU IMPACTO EN EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL.

4.3.1. COYUNTURA SECTOR AGRARIO COLOMBIANO 4.3.2. OPORTUNIDADES Y PROYECCIONES CON EL SECTOR AGRARIO NACIONAL

 

5.
5.1. 5.2.

SISTEMAS SOSTENIBLES DE PRODUCCIÓN COMO ESTRATEGIA DE CONSERVACIÓN DE BIODIVERSIDAD Y ÁREAS PROTEGIDAS
MARCO CONCEPTUAL OBJETIVOS

5.2.1 OBJETIVO GENERAL 5.2.2 5.2.3 5.3 5.4 5.5 OBJETIVOS ESPECÍFICOS. METAS E INDICADORES PRINCIPIOS CRITERIOS LINEAS ESTRATEGICAS

5.5.1. INVESTIGACIÓN Y DIFUSIÓN DE TECNOLOGÍAS PARA LA PRODUCCIÓN Y CONSERVACION 5.5.2 5.5.3 5.5.4 5.5.5 5.6 5.7 SEGURIDAD ALIMENTARIA FORTALECIMIENTO INSTITUCIONAL Y DE LAS ORGANIZACIONES COMERCIALIZACIÓN Y ENCADENAMIENTOS AGROAMBIENTALES PLANIFICACIÓN TERRITORIAL Y PREDIAL CONSIDERACIONES GENERALES ESTRUCTURA ADMINISTRTIVA

6 RELACION DEL PROGRAMA DE SISTEMAS SOSTENIBLES DE PRODUCCIÓN RURAL
CON LA PROPUESTA DE MOZAICOS DE CONSERVACIÓN

7

PROYECCIÓN PRESUPUESTAL PARA LA IMPLEMENTACIÓN DEL PROGRAMA DE SISTEMAS SOSTENIBLES DE PRODUCCIÓN RUTAL

 

INDICE DE CUADROS

Cuadro No 1. Tipos de Biodiversidad (Con base en MADR, 2004, Op.cit.) Cuadro 2. Tipo de afectación sobre ecosistemas terrestres, suelo, la biota de los agroecosistemas y la cultura de las comunidades raizales, debido a prácticas agropecuarias inadecuadas dentro del proceso de producción Cuadro 3. Evolución en el uso de la tierra en Colombia durante el periodo 1970 -2002 (millones de hectáreas) tomado de León (2007) Cuadro 4. Coberturas de uso agrícola más relevantes a nivel nacional Cuadro 5. Presiones ejercidas sobre los objetos valores de conservación del PNN Sanquianga Cuadro 6 Resumen del uso del suelo por regiones Cuadro 7 Sistemas de producción localizados en las zonas de amortiguación de Parques Nacionales Naturales de Colombia. Cuadro 8 Clasificación de entidades relacionadas con sistemas sostenibles de producción rural Cuadro 9 Actividades y líneas de trabajo implementadas por las instituciones relacionadas con sistemas sostenibles de producción Cuadro 10 Costos para la Fase I del programa de SSPR Cuadro 11 Costos Equipo de coordinación

 

INTRODUCCION

Dentro de la acepción de área protegida1 se comprometen todas las categorías que se orientan a regular el uso y ocupación de un territorio a favor de la conservación, preservación, recuperación, manejo y control del aprovechamiento de los recursos naturales y culturales como forma de garantizar, entre otros aspectos, bienes y servicios ambientales y ecosistémicos que posibiliten el logro de esquemas de desarrollo sostenible. La tarea de la conservación vista desde un planteamiento de manejo, uso, aprovechamiento y protección de recursos naturales y culturales contempla la necesidad de comprender las dinámica social, cultural, política, económica y técnico productiva de los espacios territoriales (locales, regionales y nacionales) en que se encuentran inmersas las áreas protegidas, teniendo en cuenta que ellas se ubican en contextos socioculturales complejos, donde se generan presiones que limitan su funcionamiento y reducen las posibilidades de lograr objetivos de protección, razón que implica una búsqueda de estrategias de conservación que puedan implementarse. Dentro de este marco se hace imprescindible comprender la dinámica de los sistemas de producción localizados en zonas de influencia de dichas áreas, teniendo en cuenta que estos son uno de los principales factores de presión sobre los recursos de las áreas protegidas. De su comprensión y entendimiento surge la posibilidad de desarrollar, innovar, apropiar y transferir alternativas tecnológicas que propendan por la conservación de la base natural y la biodiversidad, así como de estrategias de manejo y políticas que permitan regular su funcionamiento y relacionamiento con las áreas protegidas Se considera que a partir de la valoración de sistemas de producción sostenibles surge la posibilidad de encontrar un uso adecuado de la biodiversidad y de los demás recursos naturales , como acción complementaria a la generación de excedentes económicos, que permita obtener beneficios directos a las comunidades locales y a la vez de servir de estrategia de conservación, en la medida que se evite la transformación fuerte de los paisajes que se quieren proteger, permitiendo la implementación de proyectos y procesos productivos sostenibles, aprovechando de manera adecuada especies, ecosistemas o recursos genéticos, hídricos o edáficos, de forma que logren realmente convertirse en una alternativa viable y se cumplan, con ello, los objetivos básicos del planteamiento sobre la conservación Esta acción es una oportunidad para plantear alternativas o modelos productivos que eviten, o al menos reduzcan, las presiones que sobre las áreas protegidas y sus zonas de influencia se vienen ejerciendo De otra parte, la planificación de sistemas de producción contribuye directamente al ordenamiento ambiental del territorio, considerando que es en estos espacios socio culturales y técnico productivos donde se realiza el ejercicio efectivo del ordenamiento del                                                             
La Ley ha dado el nombre genérico de áreas de manejo especial a estas categorías. Entre ellas podemos encontrar las siguientes: -zonas de reserva forestal;- Áreas del Sistema de Parques Nacionales Naturales;-Zonas de protección, estudio y propagación de fauna silvestre;-Distritos de manejo integrado de recursos naturales;-Zonas hídricas de protección especial;-áreas especiales de manejo integrado de especies hidrobiológicas;-zonas de preservación paisajística;-Distritos de conservación de suelos. (Tomado de Rojas, A.J. 2005. Territorio y ordenamiento ambiental. En: Conceptos y Metodología. Proyecto Desarrollo Sostenible Ecoandino. Tomo I. Parques Nacionales Naturales de Colombia. Programa Mundial de alimentos –PMA- )
1

 

paisaje rural, dentro de un mosaico de lógicas e intereses individuales y colectivos de apropiación y uso de los recursos de un territorio, posibilitando o no la funcionalidad de las muestras ecosistémicas que se pretenden conservar en las áreas protegidas. El desarrollo del presente documento tiene como propósito contribuir a generar insumos que orienten el desarrollo de una línea de trabajo o programa sobre sistemas sostenibles de producción para el Fondo de Biodiversidad y Áreas Protegidas, a partir de una revisión preliminar del marco de política, las visiones sobre conservación y el papel de la agrobiodiversidad en la conservación, así como la experiencias relacionadas con procesos productivos sostenibles y la identificación de actores sociales que orientan su gestión y se relacionan con la implementación de modelos de desarrollo a partir de la introducción, rescate o apropiación de sistemas sostenibles de producción dentro de una lógica de lectura del paisaje y ordenamiento territorial que promuevan la conservación de la biodiversidad y las áreas protegidas.

1. MARCO DE POLITICA A continuación se esbozan algunas consideraciones de política, que permiten pensar la pertinencia de la intervención en sistemas sostenibles de producción en zonas de influencia de áreas protegidas, a partir de: 1.1 LA POLÍTICA DE PARTICIPACIÓN SOCIAL PARA LA CONSERVACIÓN DEL SISTEMA DE PARQUES NACIONALES NATURALES DE COLOMBIA El concepto clásico de conservación se ha basado en la separación entre el hombre y la naturaleza, donde la presencia humana es vista como un agente perturbador que no permite la noble tarea de la perpetuación de la biodiversidad. Sin embargo, la política de participación social para la conservación de Parques Nacionales Naturales de Colombia formulada en el año 1999 plantea que es necesario entender la conservación de la naturaleza como una tarea de manejo antes que de aislamiento absoluto. (Política de participación social. UAESPNN, 1999)2 Dentro de este marco de política la visión de la conservación de las áreas protegidas de la nación cobra una dimensión no solo desde planteamientos de la biología, sino que introduce consideraciones de tipo social, político y económico, teniendo en cuenta la importancia estratégica de las áreas del sistema de Parques Nacionales Naturales para la nación en cuanto a la oferta de bienes y servicios ambientales, entre otros aspectos. Esta política reconoce que la Pobreza, la marginalidad, la pérdida de la identidad cultural y deterioro de los ecosistemas se conjugan dificultando la tarea de conservación del patrimonio natural de los colombianos. Igualmente reconoce que la dispersión y ubicación geográfica de las áreas del sistema de Parques Nacionales coincide con las fronteras de colonización y desplazamiento de bastos sectores de la población movilizados por la crisis agraria y por la disputa territorial que protagonizan los diferentes actores del conflicto armado. Considera que las características del desarrollo han conducido a la fragmentación de los ecosistemas y amenaza la conservación de la biodiversidad por ocupación territorial, ampliación de la frontera agrícola, cultivos con                                                             
2

PARQUES NACIONALES DE COLOMBIA. 2001. Política de participación social en la conservación. Unidad Administrativa Especial del sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia. Ministerio de Medio Ambiente. Bogotá, 2001.

 

fines ilícitos, macroproyectos, instalación de modelos productivos y de ordenamiento ambientales inadecuados, entre otros aspectos Dentro de estos planteamientos se concibe la conservación como una responsabilidad pública que debe ser compartida por los estamentos sociales e institucionales, convocando esfuerzos de participación para coordinar el establecimiento de prioridades y políticas. Se reconoce que existen diversos tipos de autoridad o formas de regulación ambiental como los pueblos indígenas y las comunidades afrocolombianas, con lo que se plantea la necesidad para la institución de entender la diversidad de sistemas de control sobre los recursos naturales. Por lo tanto la conservación se concibe como “un ejercicio de interacción social dentro de un proceso de concertación de intereses y percepciones, orientado por el análisis y la comprensión de las relaciones entre la sociedad y la naturaleza”, asunto que plantea involucrar a las personas, sus organizaciones e instituciones, como sujetos activos y no objetos pasivos de la conservación Esta política plantea que para los Parques Nacionales Naturales la protección de ecosistemas estratégicos y el logro de los objetivos institucionales en materia de investigación, educación, recreación, cultura, conservación y recuperación, están asociados al uso adecuado de sus zonas de amortiguación. La conservación del Sistema de Parques Nacionales Naturales -SPNN- no puede ser ajena entonces a la problemática de sus áreas de influencia, por ello se debe trabajar con las comunidades allí asentadas, considerando sus condiciones socioeconómicas y su relación con el entorno natural. El sistema de Parques Nacionales Naturales dentro de su mandato institucional y como parte del que hacer para el cumplimiento de su misión tiene entre otras directrices la de coordinar el proceso de reglamentación y aprovechamiento dentro de las zonas de amortiguación (Decreto 216 de 2003). En este marco conceptual se concibió la estrategia de sistemas sostenibles para la conservación, que ha buscado transformar el modelo agrario impulsado históricamente en el país y que guarda una estrecha relación con el deterioro de los ecosistemas. Con esta estrategia se han diseñado procesos productivos o extractivos compatibles con la conservación, que han permitido reducir presiones sobre las áreas protegidas y satisfacer simultáneamente algunas de las necesidades de las comunidades con las que la estrategia ha interactuado El marco de esta política hace necesario considerar la intervención institucional a partir de la articulación en la gestión con actores sociales e institucionales para el desarrollo de ejercicios de planificación predial con miras al ordenamiento ambiental del territorio con la finalidad de disminuir, mitigar o prevenir presiones sobre las áreas protegidas del Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia. Con ello se ha pretendido contribuir a la solución de conflictos por uso y ocupación de las áreas protegidas y sus zonas de influencia, a través de la búsqueda de alternativas productivas compatibles con la conservación por medio de la instauración de sistemas de producción con características de sostenibilidad, los cuales contribuyen a generar procesos de ordenamiento ambiental del territorio a partir de una lectura intercultural del mismo. Dentro de los planes de manejo presentado por las áreas protegidas del SPNN, se encuentra que 32 de ellas plantean como parte de los objetivos estratégicos la necesidad de abordar los sistemas sostenibles para la conservación como una prioridad que permitiría cumplir con los objetivos de conservación de las áreas, manifestando de esta

 

manera la importancia que cobra para la institución el desarrollo de dicha estrategia de intervención con comunidades.

1.2 ELEMENTOS DE POLÍTICA AGRARIA Visión 2019 El documento “Visión Colombia, II Centenario”3 es un esfuerzo institucional por poner un derrotero de largo plazo al desarrollo económico y social del país. Esta perfilado como la carta de navegación de los sucesivos gobiernos de aquí hasta el 2019, y al mismo tiempo es referente obligado de toda la institucionalidad de gobierno que piense en proyectar su gestión en las diferentes administraciones. En este sentido, cobran mayor importancia las orientaciones que en él se definen para el sector rural y agrario. Las propuestas del sector rural y agrario se encuentran consignadas en el aparte: Aprovechar las potencialidades del campo, dentro del capítulo: Una Economía que Garantice Mayor Nivel de Bienestar. Las metas que se plantean están orientadas a desarrollar el potencial productivo y diversificar las exportaciones del país. Llama la atención que el plan propone incrementar el área forestal y agrícola de 188.752 has y 3.945.579 has a 1.251.000 has y 4.987.512 has, respectivamente. Sin embargo propone reducir el área dedicada al sector pecuario de 41.704.810 a 23.008.285 has, lo cual liberaría en mas de 18 millones de hectáreas el área dedicada a la ganadería, y aumentando su productividad promedio.

Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010 Los planes de desarrollo son los derroteros de inversión y de política más importantes con los que cuentan las administraciones de gobierno. En la actualidad se encuentra para sanción presidencial el plan de desarrollo del presente gobierno. La propuesta del plan se titula Estado Comunitario: Desarrollo para Todos. El texto conciliado al proyecto de Ley No.199/07 Senado – 201/07 presentado por la Cámara “POR LA CUAL SE EXPIDE EL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO 20062010” del actual Gobierno considera prioritario “que el desarrollo de Colombia deberá sustentarse en una articulación adecuada de las dimensiones económica, social y ambiental, que permita sentar las bases para avanzar hacia el desarrollo sostenible. Esto exige la integración de consideraciones ambientales en los procesos de planificación del desarrollo, de manera que se promuevan modalidades sostenibles de producción y consumo, se prevenga la degradación ambiental y sus costos y se aseguren oportunidades de desarrollo a las generaciones futuras. Para ello, la gestión de los actores públicos y privados del sistema nacional ambiental (SINA) se orientará al desarrollo de las siguientes estrategias:                                                             
Departamento Nacional de Planeación, 2005. Visión Colombia II Centenario: 2019, Editorial Planeta Colombia
3

 

- Promoción de procesos productivos competitivos y sostenibles que mejoren el desempeño ambiental y faciliten el acceso a los Mercados Nacionales e Internacionales. - Para desarrollar la estrategia de conservación y uso sostenible de la biodiversidad, el estado garantizará que se respete y adopten las disposiciones del Convenio de Diversidad Biológica, ratificado por Colombia mediante la ley 165 de 1994. Para cumplir con los anteriores objetivos es necesario desarrollar disposiciones que aseguren prioritariamente la protección de ecosistemas estratégicos para la conservación, regulación y utilización del recurso hídrico, de forma tal que se garantice el abastecimiento a mediano y largo plazo para consumo humano y para las actividades económicas”, aspectos todos relacionados con la dinámica de los sistemas de producción implementados en el sector rural, que afectan de una u otra manera la conservación del recurso a nivel de cuenca. “En desarrollo de la estrategia de planificación ambiental en la gestión territorial y en particular en lo referido a la incorporación de determinantes ambientales y culturales en las decisiones de uso y ocupación de territorio se promocionará y consolidarán procesos de planificación y gestión que convoquen y cohesionen la voluntad de los actores y autoridades étnicas, locales, regionales y nacionales, en regiones estratégicas priorizadas por las entidades del SINA.”(Plan de Desarrollo , 2006-2007) Como se recoge del documento Visión 2019, el sector agropecuario se constituye en uno de los ejes primordiales de crecimiento y desarrollo del país en el largo plazo. El plan de desarrollo recoge las metas allí planteadas y, partiendo de un diagnóstico detallado, las proyecta para estos cuatro años. Se parte de comprobar un mayor dinamismo del sector agropecuario expresado en las cifras de los últimos cinco años, que muestran un mayor dinamismo y una recuperación del sector, expresado en el número de hectáreas, toneladas producidas y empleos generados. Lo anterior se expresa también en una recomposición de la producción agropecuaria. Lo que se evidencia en el comportamiento de las exportaciones, con un incremento importante de la participación de nuevos productos (high value products) principalmente frutas, hortalizas, peces y crustáceos y cafés especiales. El plan enfoca la apertura de nuevos mercados a aquellos productos incluidos en la Apuesta Exportadora Agropecuaria4, siendo estos en los que se focalizarán los mayores esfuerzos gubernamentales, dentro de los que se encuentran instrumentos tales como: líneas preferenciales de crédito, desarrollo de nuevos rubros de ICR, desarrollo de agendas de investigación incluyendo estudios de mercado, estímulo al uso de Buenas Prácticas Agrícolas, Ganaderas, etc. y el estímulo al desarrollo de núcleos productivos (“clusters”). El plan propone aumentar el número de hectáreas sembradas de 4.609.173 has en el 2006 a 5.170.410 has en el 2010, donde la reforestación comercial y la palma de aceite aportan el mayor número de hectáreas sembradas.

                                                            
4

Programa del Ministerio de Agricultura.

 

A partir de estas directrices es donde se vislumbra la posibilidad para el FAP de diseñar y considerar un programa de sistemas sostenibles de producción el cual en su primera fase organiza sus planteamientos alrededor de los siguientes temas: Análisis de las experiencias nacionales relacionadas con producción sostenible en paisajes rurales. Con ello se permite identificar fortalezas, debilidades, aciertos y desaciertos en la implementación de alternativas tecnológicas dentro de dinámicas de los sistemas de producción, así como fortalezas y debilidades de las instituciones que implementan estrategias relacionadas con el tema a nivel tanto operativo, como técnico y económico e institucional en la puesta en marcha de instrumentos y herramientas para el fomento de actividades agropecuaria sostenibles dentro del enfoque de sistemas de producción dentro de parámetros de ordenamiento territorial y conservación de la biodiversidad. Análisis del procesos productivos bajo el enfoque de sistemas sostenibles de producción que implica procesos de reconversión-producción sostenible a través de una estructura que permita la innovación, apropiación y transferencia de tecnología Procesos de comercialización (interna y externa), mercadeo y consumo dentro de parámetros que van más allá de lo considerado como producción clásica del medio rural Estudio de incentivos hacia procesos de reconversión productiva sostenible Desarrollo investigativo de tecnologías para el medio rural y modelos de sistemas sostenibles de producción

 

2. RELACION ENTRE CONSERVACION DE LA BIODIVERSIDAD Y LOS SISTEMAS DE PRODUCCIÓN SOSTENIBLES A continuación se presentan algunas consideraciones conceptuales respecto al enfoque sobre la conservación de la biodiversidad, una revisión sobre impactos sobre la biodiversidad que permitan observar y relacionar en una discusión posterior sus posibles interdependencias con la dinámica de los sistemas de producción y el manejo de agroecosistemas, con la finalidad de aportar elementos en la comprensión de los modelos productivos que se desarrollan actualmente en el país en el medio rural y su relación con las áreas protegidas, como insumos a tener en cuenta en el diseño de un programa de sistemas sostenibles de producción.

2.1. ENFOQUES SOBRE CONSERVACION Existen diferentes enfoques sobre la conservación, que corresponden a concepciones filosóficas asociadas a percepciones sobre la naturaleza y la sociedad, algunas de las cuales dieron origen a la figura de áreas protegidas, con la finalidad de tener la mayor representatividad biológica con fines de autorregulación ecológica (Castaño, 1996)5 y asegurar bienes y servicios ambientales. De la visión que se tenga de la conservación se pautan políticas, se trazan programas y se diseñan estrategias de intervención que de una u otra manera afecta a la sociedad en su conjunto y en particular y de manera más relevante a los grupos humanos localizados dentro o aledaños a las áreas destinadas para dicha tarea. A partir de la definición de la conservación de la biodiversidad adoptada por la Estrategia Mundial de Conservación en el marco de la Conferencia de Río, según la cual corresponde a “la gestión de la utilización de la biosfera por el ser humano, de tal suerte que produzca el mayor beneficio sostenido para las generaciones actuales, pero que mantenga su potencialidad para satisfacer las necesidades y aspiraciones de las generaciones futuras”, se observa que la conservación implica la integración de dos conceptos fundamentales: preservación y uso. Con la conservación de áreas protegidas se ha pretendido mantener muestras representativas y funcionales de la biodiversidad, a nivel de paisajes, ecosistemas, comunidades bióticas, poblaciones y genes, así como de las prácticas y visiones culturales asociadas a ella.” (Camargo, 2005)6 De acuerdo con Camargo, la tarea de la conservación de la biodiversidad debe ser vista desde una lectura integracionista, donde se tiene en cuenta el desarrollo de modelos de uso y ocupación humana armónicos con el mantenimiento de determinados valores asociados a los elementos o dinámicas de los ecosistemas.

                                                            
Castaño, U. 1996. Experiencias De Participación comunitaria en el aprovechamiento y manejo sostenible de los ecosistemas boscosos. Una contribución metodológica al desarrollo humano sostenible. Ministerio de Medio Ambiente. Unidad Administrativa del sistema de Parques Nacionales Naturales –UAESPNN- Programa Nacional d Ecosistemas Estratégicos. Santa fe de Bogota. Colombia. Pg 75-85 6 Camargo, G. 2005. LINEAMIENTOS TÉCNICOS PARA LA CONSERVACIÓN. Documento Interno. Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales. Bogotá. Colombia
5

 

Para Zambrano (2004)7 “la conservación de la biodiversidad se convierte entonces en un objetivo más de los que debe procurar un sistema de áreas protegidas, necesario de mirar a la luz de los intereses que la sociedad humana establece para una región geográfica, de forma tal que este anhelo se complemente e integre a la necesidad y oportunidad que la cultura, la estructura y organización social y el desarrollo económico definen en un territorio”. Así las cosas, conservar la biodiversidad sigue teniendo vigencia como objetivo, pero es fundamental que se entienda que esto implica no solamente la protección a ultranza de los sistemas biológicos, sino también aquellas relaciones culturales, económicas o de cualquier otra índole que ancestralmente o de forma actual se hayan generado entre hombre y naturaleza. Conservar la biodiversidad implica entonces no solamente mantener la riqueza natural de organismos, sino además mantener las relaciones que estos mantienen entre sí y con el entorno biofísico y con aquellos aspectos que atañen a lo humano, dentro del cual lo cultural juega un papel importante. Como señala Escudero (2002)8 en el nivel de comunidad, la ciencia de la conservación también esta explorando nuevas direcciones. El debate se sitúa en decidir cuál es el tipo de comunidad que requiere ser conservado y señala que parece ilusorio encontrar una muestra representativa en un ecosistema complejo para conservar. Desde esta óptica igualmente se presentan enfoques de la conservación basados en especies, ecosistemas o bioregiones, planteando dentro del marco del Convenio de Biodiversidad, como una estrategia de manejo integrado de la tierra, el agua y los recursos vivos, que promueve de manera equitativa la conservación y el uso sostenible (UNEP/CBD/SBSTTA/5/11, P1), que permite integrar desde un punto de vista funcional la relación desde especie hasta la mirada bioregional en la conservación. Otros autores ponen en consideración que la Diversidad de especies de una comunidad o de una región sólo puede ser explicada si los factores abióticos, las interrelaciones biológicas, los elementos indirectos, los procesos eco sistémicos, la variabilidad temporal y espacial y las constricciones históricas son consideradas de manera apropiada. Se cuestiona la necesidad de establecer reservas para conservar diferentes niveles de organización biológica, a partir de paradigmas de la ciencia de la conservación y consideran a la vez, la posibilidad de involucrar zonas no protegidas, a partir del papel de los agro sistemas, y otros factores de perturbación antrópica que inciden de manera especial en la biodiversidad, fundamentalmente en ambientes tropicales (Soulé y Sanjayan, 1998, citados por Escudero, 2002/3) Teniendo en cuenta las observaciones de H. Janzen (2000)9 se plantea la necesidad de responder a la vez a dos preguntas ¿Qué lugares quiere restaurar la sociedad o conservar en su estado silvestre? Y ¿Cómo convertimos un área silvestre en un miembro feliz y productivo de la sociedad local, nacional y global, para que sobreviva a perpetuidad? Genéricamente en la comunidad académica, los biólogos de la conservación y los científicos de la biodiversidad se han enfocado a responder la primera,                                                             
Zambrano, H (2004). Elementos para integrar acciones de conservación de la biodiversidad en los Sistemas Sostenibles para la conservación. Documento Interno. Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales – 8 Escudero, A., Et all. 2002. Biología de conservación, nuevas estrategias bajo diferentes perspectivas. www.aeet.org/ecosistemas/023/documentos/revisiones.dov
9
7

Janzen, H. 2000. Ingredientes esenciales de un enfoque por ecosistemas para la conservación de la biodiversidad de las áreas silvestres tropicales. Department of Biology. University of Pennsylvania. Philadelphia, P.A 19104. Consulta a correo electrónico: djanzen@sas.upenn.edu.

 

abocando desde hace algunos años recientes, la necesidad de responder con mayor énfasis a la segunda. Este último aspecto necesariamente propone involucrar en la tarea de la conservación a los actores sociales – comunidades e instituciones - desde el nivel local, hasta el nacional, si se quieren resultados reales y efectivos. Para ello es necesario abocar la tarea de la conservación especificando las funciones de la biodiversidad, la distribución justa y equitativa de sus beneficios, lograr una integración entre los agro paisajes y las áreas declaradas para la conservación y recobrar desde lo cultural los referentes simbólicos e instrumentales de la biodiversidad como elemento fundamental para la circulación de la vida. Ello implica validar discursos y conocimientos que no necesariamente están sustentados en los paradigmas de la ciencia y replantear algunos principios de la conservación sustentado en preceptos de la preservación, a partir de considerar de manera general que todo ecosistema puede ser intervenido (usado), reconociendo practicas ancestrales o apropiadas que han permitido la permanencia y la dinámica de los procesos ecológicos esenciales10 y de esta manera la funcionalidad de los ecosistemas. 2.2 CONSIDERACIONES SOBRE LOS IMPACTOS A LA BIODIVERSIDAD Según el Convenio de Diversidad Biológica la biodiversidad comprende la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otras cosas, los ecosistemas terrestres y marinos y otros ecosistemas acuáticos, y los complejos ecológicos de los que forman parte; incluye la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los ecosistemas (Convenio de Diversidad Biológica 1992)11. En general se puede considerar la biodiversidad como la propiedad que tienen los seres vivos de ser diversos, en cada uno de los niveles jerárquicos de organización de la naturaleza biológica, dese las moléculas hasta los ecosistemas (Solpring, 1991, citado por Andrade, G. 1992)12, siendo sus manifestaciones espaciales variadas, dando lugar al concepto de diversidad de Regiones Biogeografías, que se manifiesta en grandes biomas o macroecosistemas, como resultado de la distribución geográfica de las especies. Dentro de esta diversidad se puede diferenciar dentro de un contexto biogeográfico, la diversidad gamma, a nivel ecológico la diversidad alfa y la diversidad beta, así como la variabilidad genética. A continuación se presentan los principales atributos de cada una de estas.

                                                            
10

Según el PNUMA, WWF, UICN, 1980, citados por Camargo G , los procesos esenciales son aquellas redes de flujos y relaciones dentro del funcionamiento de los ecosistemas, responsables por la capacidad de automantenimiento y autoregeneración de los mismos (homeostasis) y el sostenimiento de la biodiversidad.
Convenio de diversidad Biológica. 1992.

11

Andrade G.; Ruiz J.P.; Gómez R. 1992. Biodiversidad, conservación y uso de recursos naturales. Colombia en el contexto internacional. Editores CEREC - FESCOL, Bogotá, 1992.

12

 

Cuadro No 1. Tipos de Biodiversidad (Con base en MADR, 2004)13

TIPO DE BIODIVERSIDAD

CARACTERÍSTICAS Dada por la diversidad de ecosistemas de una región determinada. Es una función de la cantidad de especies presentes en un mismo hábitat, y es el componente de la diversidad más importante (y más comúnmente citado) de las selvas tropicales húmedas y de los arrecifes coralinos, por ejemplo (Halffer G. 1992) 14.

Diversidad gamma

La diversidad presente en un sitio. Es una función de la cantidad de especies presentes en un mismo hábitat, siendo el Diversidad alfa componente de diversidad más importante en las selvas tropicales húmedas Heterogeneidad espacial La diversidad beta es una medida del grado de partición del ambiente en parches o mosaicos biológicos, es decir, mide la contigüidad de hábitats diferentes en el espacio. Este componente de la biodiversidad es particularmente importante en el manejo de policultivos y en sistemas agrosilvícolas de uso múltiple. En estos sistemas manejados se busca compensar la menor diversidad alfa de los cultivos con un incremento de la heterogeneidad espacial o diversidad beta. Variedad manifiesta en los contenidos genéticos de las poblaciones que conforman una especie (Andrade, 1992)15. En forma general es el bien o el medio potencial (recurso), que se encuentra en los genes (genético), cuyo valor y potencial económico y de uso, es igual a cualquier recursos, como los energéticos, mineros, etc La diversidad genética es un componente muy importante de la biodiversidad, principalmente cuando se trata de plantas cultivadas y animales domésticos, ya que sin variación genética, la transformación de la especie a través de la selección no es posible

Diversidad beta

Diversidad Genética

A nivel de diversidad ecosistemíca (diversidad gamma), los impactos negativos inmediatos se asocian con la ampliación de la frontera agrícola (fragmentación) y destrucción de hábitats (diversidad beta), mientras que los impactos mediatos se                                                             
13

MINISTERIO DE AGRICULTURA Y DESARROLLO RURAL, 2004. Proyecto: Diseño del Marco regulatorio nacional para la implementación de un sistema de incentivos a la agricultura ecológica –ECOS –Segunda Fase. Con la participación de Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura -IICA -; Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt. Bogotá, febrero 2004
14

Halffer, G. & E. Ezcurra. 1992. (compiladores) La diversidad biológica de Iberoamérica. Acta Zoológica Mexicana, Instituto de Ecología A.C., México.. 15 Andrade, G. 1992. Op. Cit.

 

relacionan con desequilibrios climáticos, erosión, inestabilidad geológica, entre otros (INSB, 1998)16. Igualmente, el incremento en abundancia de algunas especies y la disminución de otra puede cambiar o afectar la diversidad de especies (diversidad alfa), de esta manera el manejo de agroquímicos dentro de un agroecosistema puede variar el número de individuos de una población de insectos, sin que la especie se extinga, pero su abundancia se verá afectada y, con ella, la biodiversidad de la comunidad (Margalef, R. 1986)17. De la misma manera la variabilidad genética se puede alterar cuando se alteran los tamaños de la población, afectando con ello la posibilidad de recursos genéticos para la agricultura afectando la posibilidad de obtener nuevas variedades de especies cultivadas. Sin embargo, en los ecosistemas cuando los cambios son de origen natural, generalmente existe suficiente biodiversidad como para que los desequilibrios sean compensados por la presencia de otras especies que cubren el nicho ecológico de la especie impactada, es decir adaptan sus funciones, dentro de un proceso natural de alteraciones y fluctuaciones en el tiempo y en el espacio (Tyller Miller, 1998)18. En contraste los ecosistemas modificados por el hombre, no pierden necesariamente productividad en biomasa, pero prácticamente en todas las ocasiones pierden biodiversidad. Con estos ejemplos solo se pone de manifiesto los múltiples efectos de la intervención antrópica a nivel de las relaciones entre las especies, poblaciones y comunidades dentro de ecosistemas y la posibilidad de mantener bienes y servicios ambientales para la sociedad en su conjunto, a través de afectar por ejemplo las cadenas alimenticias o las relaciones de interacción entre especies, o rompiendo los limites de resiliencia y homeóstasis. El punto crítico, es poder determinar hasta donde los ecosistemas que componen un territorio determinado mantiene sus características con respecto a su diversidad y estabilidad propias, de tal forma que su equilibrio cambiante proporcione, por ejemplo los servicios ambientales y ecosistémicos,19 o la relación cultural por los que se les valora en un territorio.

                                                            
Informe Nacional Sobre el Estado de la Biodiversidad – INSB-. 1997 - Colombia. Instituto Alexander von Humboldt, PNUMA, Ministerio del Medio Ambiente. 1998. 3 vol. Bogotá. 17 Margalef, R.1986. Ecología. Ediciones Omega. Barcelona. 951p. 18 Adapatado de Tyler Miller, G. 1985. Ecología y medio ambiente. Editorial Iberoamericana S.A. México, 876 p. 19   De acuerdo con De Groot et al 2002, citado por Piñeros (2006) “ los bienes ecosistémicos son definidos como los productos materiales que son obtenidos de los sistemas naturales para uso humano, como por ejemplo la madera, fibras, etc y los servicios ecosistémicos como dispersión de semillas, polinización, control biológico, etc, representan beneficios directos o indirectos para la población humana derivados del funcionamiento de los ecosistemas. Los bienes y servicios ecosistémicos son confundidos y muchas veces nombrados como bienes y servicios ambientales, éstos últimos son las actividades (servicios) encaminadas a mejorar la calidad ambiental y los productos (bienes) que tienen consideraciones ambientales y sociales en sus formas de extracción, producción, comercialización y consumo (p.e consultoría ambiental, ecoturismo, educación ambiental, entre otros). Se puede considerar que los bienes y servicios ecosistémcios son aquellos que se derivan de los proceos y funcionamiento de los ecosistemas. Este funcionamiento, a su vez, está determinado y condicionado por las interacciones complejas entre los organismos y el entorno, a diferentes escalas espacio-temporales. El concepto de bien y servicio ecosistémico hace evidente la relación crucial entre los humanos y ecosistemas”. (Piñeros, G, A. 2006. Los bienes y servicios ecosistémicos. Informe Final Programa de Jovenes investigadores. Colciencias. Facultad de Estudios Ambientales y Rurales. Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá, 129 pp.). 
16

 

En los últimos años la pérdida de biodiversidad se da especialmente por la simplificación de los ecosistemas debido principalmente a la intervención antrópica en su funcionamiento y estructura, aspectos que tienen múltiples causas relacionados con aspectos políticos, sociales, económicos, culturales y ecológicos. Según Fandiño y Palacios (2006)20, dichas causa pueden ser de dos tipos: directas e indirectas. A las primeras hace alusión aquellas actividades o prácticas que tienen relación con la transformación de hábitats y ecosistemas naturales asociados al cambio de las coberturas y el uso del suelo; la sobreexplotación de los recursos biológicos; la introducción de especies; la contaminación y el cambio climático. A su vez el desconocimiento del potencial estratégico de la biodiversidad; la expansión de la frontera agrícola y de la colonización; la débil capacidad institucional para reducir el impacto de las actividades negativas sobre la biodiversidad; los cultivos de uso ilícito, el orden público y los conflictos armados corresponden el grupo de las indirectas. Igualmente se puede considerar las condiciones de inequidad social, que incluyen la tenencia de la tierra. Geist y Lambin, 2001, citados por Fandiño y Palacios han propuesto un tercer grupo de pérdida de biodiversidad relacionado con factores ambientales, como las características de la tierra, las condiciones biofísicas del ambiente, los factores naturales (p.e. incendios, terremotos) y los eventos sociales detonantes de cambios en el comportamiento (p.e. desplazamientos, conflictos sociales, cambios abruptos de política). La existencia de una red de las anteriores causalidades con todos sus componentes e interacciones, es la verdadera condición que genera la desaparición de la diversidad biológica (adaptado de Ortiz, 1998, citado por Fandiño y Palacios, 2006)21. La biodiversidad es quizá el principal parámetro para medir el efecto directo o indirecto de las actividades humanas en los ecosistemas. La más llamativa transformación provocada por el hombre es la simplificación de la estructura biótica y la mejor manera de medirla es a través del análisis de la biodiversidad (Ministerio de Agricultura –MADR-, 2004)22 De otra parte se habla de impactos positivos a nivel de diversidad cuando disminuyen o desaparecen la presión antrópica sobre los ecosistemas que han sufrido perturbaciones. Cuando los ecosistemas no han sido totalmente alterados, pueden bajo ciertas condiciones, comenzar un proceso de sucesión y lograr naturalmente su recuperación (proceso de restauración natural). Sin embargo, la mayoría de los ecosistemas impactados no logran alcanzar los estados serales avanzados originales de los cuales partieron, especialmente aquellos ecosistemas que han podido evolucionar imperturbados por millones de años. (Adaptado de Gunderson, 2000, citado por MADR, 2004)23. “En la medida que se dan impactos positivos en biodiversidad a nivel ecosistémico, así mismo se beneficia la diversidad de especies. Dado que la recuperación de ecosistemas está relacionada con una expansión y mejoramiento de los hábitats de muchas especies, sus poblaciones naturales podrán recuperarse a la par con la ampliación de las fronteras ecosistémicas. Esto requiere, sin embargo, de la presencia de remanentes del

                                                            
Fandiño Orozco, M,C y Palacios-Lozano, M,T. 2006. Capitulo 2. Causas de pérdida de biodiversidad. En: Chaves, M.E. y Santamaria, M (eds). 2006. Tomo II pg 145. Informe sobre el avance en el conocimiento de la biodiversidad. 1998 -2004. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Bogotá, D.C. Colombia 2 Tomos 21 Fandiño Orozco, M,C y Palacios-Lozano, M,T. 2006. Op cit. 22 MINISTERIO DE AGRICULTURA Y DESARROLLO RURAL, 2004. Op. Cti.
23
20

Ibíd.

 

ecosistema en buenas condiciones que sirvan de punto de partida para la expansión y posterior recuperación del ecosistema” (INSEB, 1998, citado por MADR, 2004)24.

2.3 LOS SISTEMAS DE PRODUCCION Y LA AGROBIODIVERSIDAD Los países están enfrentados a la disyuntiva del desarrollo. Las presiones políticas e intereses económicos a corto plazo rigen los patrones de crecimiento, los cuales se fundamentan en el incremento de la utilización de insumos materiales y de energía (Ramírez y Martínez, 1995)25. Estos aspectos marcan enfoques en la actividad de la agricultura, contribuyendo de mayor o menor forma a procesos de contaminación y alteración en el funcionamiento de los ecosistemas. La agricultura, entendida de manera amplia (no solo la actividad agrícola) se puede definir como un conjunto de procesos ligados en el tiempo y en el espacio, mediante los cuales una superficie de tierra (paisaje) es artificializada o intervenida con el objetivo de obtener un producto y aumentar su productividad en aquellos rubros que son interesantes para el hombre. De esta manera la agricultura representa per se una alteración del ecosistema, la cual puede llegar a ser en mayor o menor grado negativa para el medio ambiente, por la degradación, contaminación y agotamiento de recursos naturales (erosión, salinización y acidificación de suelos, acumulación de desechos químicos y orgánicos y extinción de especies vegetales y animales, entre otros efectos). El resultado final de dicha artificialización o intervención depende de la intensidad de ésta y de la fragilidad del ecosistema26. Con la intensión de contribuir a la compresión de los procesos desarrollados a través de la agricultura y el entendimiento de los efectos que esta genera a nivel de los paisajes y territorios rurales y por lo tanto sobre los recursos naturales, con especial énfasis sobre la biodiversidad y los ecosistemas, se plantea el enfoque de sistemas, como ejercicio conceptual y practico que permite una aproximación explicativa y analítica de los modelos de producción, extracción o conservación que se presentan en el medio rural. Se ha argumentado (Berdagué, 1993ª, 1993b, citado por Berdegué y Escobar, 1995) 27 que el marco conceptual del enfoque de sistemas tiene ventajas comparativas para la interpretación de realidades complejas, como las del mundo rural, teniendo en cuenta que las interacciones y las dinámicas de los componentes de un sistema, no se expresan aditivamente en la definición del resultado final de un proceso, y la idea que los sistemas están jerárquicamente relacionados “hacia arriba” y “hacia abajo”28, de tal forma que los                                                             
INSEB, 1998, Op cit. Ramírez, E. y Matínez, H. 1995. Evaluación de la sustentabilidad de sistemas de producción campesinos en relación a la erosión del suelo. Pp39 – 65. En: Operacionalización del concepto de sistemas de producción sostenibles. Berdagué, J y Ramírez, E. (Compiladores). Red Internacional de Metodología de Investigación de sistemas de producción. – RIMSIP-. Santiago de Chile, julio 1995. 26 La dinámica de un agroecosistema en un lugar dado siempre beneficiará algunas de las especies presentes en los ecosistemas aledaños, mientras que irá en detrimento de otras (Altieri M. 1999. Dimensiones Multifuncionales de la Agricultura Ecológica en América Latina. En: Naturaleza y función de la biodiversidad en la agricultura, http://www.ciedperu.org/bae/b66a.htm.).  27 Berdegué, J.A. y Escobar, G. 1995. Nuevas direcciones del enfoque de sistemas para la modernización de la agricultura campesina de América latina. En: Investigaciones con enfoque de sistemas en la agricultura y el desarrollo rural. Berdagué, J y Ramírez, E. (compiladores). Red Internacional de Metodología de Investigación de sistemas de producción – RIMSIP- Santiago de Chile, mayo 1995. Pg 28. 28 “Desde la perspectiva general de la teoría general de sistemas, todo sistema hace parte de otro, en una interminable red de relaciones que determinan de una u otra manera su existencia. Acercarse a este análisis jerárquico de los sistemas nos ayuda a localizar a los sistemas de producción en relación con las áreas protegidas y su entorno y definir
25 24

 

procesos resultado de la interacción de los componentes de los sistemas y de estos con el medio que los contiene, como en el caso de los sistemas de producción rurales, tienen manifestaciones globales (regionales) y locales, enfoque pertinente para la comprensión de las dinámicas del sector agrario y su relación con la conservación de áreas protegidas. 2.3.1 ELEMENTOS RURALES –SPRCONCEPTUALES SOBRE SISTEMAS DE PRODUCCIÓN

A partir de este enfoque a continuación se presentan consideraciones de tipo conceptual que nos permite abordar la temática de sistemas de producción en el medio rural y la relación de estos con su contexto social y la biodiversidad. Los sistemas de producción rurales –SPR- se definen como unidades funcionales espacio-temporales de producción del sector rural, asimilables al concepto predio o “finca” o “empresa agropecuaria”, cuya base es el manejo de ecosistemas transformados –llamados agroecosistemas- o la extracción de recursos de áreas silvestres o de baja intervención (Adaptado de Rojas, J. A. 2005)29. Sin embargo el SPR conceptualmente puede o no corresponder al sistema finca, puesto que fundamentalmente hace relación a toda la actividad y sus interacciones que despliega una unidad familiar o agroempresarial dentro de un territorio determinado, con la finalidad de satisfacer sus necesidades o alcanzar sus expectativas e intereses. De esta manera un sistema de producción rural representa un modelo, o tipo de intervención antrópica, que bajo una racionalidad cultural y económica y unas condiciones sociales, políticas y biofísicas intervienen o afectan de una manera particular un paisaje determinado, a través de su interrelación con el medio circundante con el cual realiza intercambio de materia, energía e información -flujos de entradas y salidas- .30 Por lo tanto un SPR representa a un número determinado de tipos de predios (fincas), agroempresas, o unidades familiares con características similares, distribuidas dentro de un área geográfica determinada. El limite(es) espacial –físico- de un sistema de producción rural esta dado por las unidades que lo conforman (componentes), denominadas parcelas o agroecosistemas, incluidas áreas silvestres, -paisajes no transformados o de baja intervención como bosques, esteros, rastrojos, entre otros31,32, que pueden o no ser colindantes. Sin embargo el campo funcional de los sistemas de producción va más allá de los límites geográficos de la finca y sus componentes, abarcando los espacios donde se realizan                                                                                                                                                                               
factores de interacción que permitan determinar presiones y procesos de conservación”. (adaptado de Rojas, A.J. 2005. Op cit.) 29 Rojas, A.J. 2005. Op. cit. 30 Un sistema de producción se determina de acuerdo a sus características biofísicas, tecnológicas, culturales y socioeconómicas, que interactúan permanentemente definiendo la dinámica y funcionalidad del sistema (Figura 2); dichas características están definidas por una serie de variables, que interrelacionan entre si, definiendo un tipo de manejo y uso de los recursos del sistema de producción, así como su estado de conservación o deterioro, al igual que determinan flujos económicos, formas de acumulación o de ahorro, fuentes de generación de ingresos, relación con los mercados, alteración del medio natural, entre otros. 31 Como en el caso de las chagras indígenas (asimiladas al concepto de agroecosistema), cuya distribución espacial se presenta disgregada o separada dentro de un territorio de propiedad colectiva (resguardo). Una o más chagras y su interrelación componen el predio indígena manejado de manera autónoma por cada unidad familiar. 32 Adaptado de “Bases para un Plan de Desarrollo Regional de las Provincias de Norte y Gutiérrez -Boyacá-” Baptiste, L. et all. 1993. En: Rev. Ambiente y Desarrollo. Año 1. No 1. 1993. Instituto de Estudios Ambientales para el Desarrollo -IDEADE-. Pontificia Universidad Javeriana. Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas.

 

actividades extra predial o agro empresariales, contempladas como complemento o acciones principales dentro de la actividad familiar. Dichas actividades se relacionan con la dinámica social, económica, cultural, política y productiva, que desarrollan los miembros de la unidad familiar, razón por la cual comprende todas aquellas prácticas que hacen parte de la dinámica de la unidad familiar, como por ejemplo comercialización, jornaleo intra y extrapredial, producción en terrenos diferentes al propio, bajo diversas formas de tenencia –arrendamiento, aparcería, etc-, o acciones de cacería o pesca, entre otras. De acuerdo a lo anterior un sistema de producción rural puede estar conformado por una o más fincas o predios, colindantes o no, propios o bajo otras figuras de tenencia, en los cuales los miembros de la unidad familiar desarrollan parte o la totalidad de sus actividades. De otra parte, las estructura de los sistemas de producción esta dada por el número y composición de los agroecosistemas, los cuales se asemejan al concepto de parcela o lote, donde se desarrollan actividades productivas agropecuarias durante un periodo de tiempo; presentan patrones de homogeneidad en términos de cobertura vegetal (distribución espacial de la vegetación determinada por el tipo de arreglos productivos), geoforma (relacionada con características edáficas), y tecnología utilizada en el proceso productivo, que los hace reconocibles y diferenciables de otras áreas circundantes (Etter, A: 1994)33. Cada agroecosistema genera flujos -entradas y salidasdeterminados, de acuerdo, además, con la dinámica del sistema de producción del cual hacen parte. Figura 2.Flujo de Hart sobre sistema de producción identificado en la vereda en la vereda Bellavista (zona de influencia PNN Alto Fragua Indiwasi)

                                                            
Etter, A. 1994. Consideraciones acerca de la agricultura sostenible. En: Rev. Ambiente y Desarrollo. Año 2. No 2 y 3. Instituto de Estudios ambientales Para el Desarrollo –IDEADE- Pontificia Universidad Javeriana. Facultad de ciencias Económicas y Administrativa. Bogotá, Colombia. P 39-59.
33

 

Al interior de los agroecosistemas se encuentran los sistemas de cultivo, que corresponden a la unidad básica de manejo del sistema de producción y definen su particularidad productiva agropecuaria y su agrobiodiversidad34 . Se pueden asimilar al concepto de arreglo productivo, (agrícola o pecuario) y no productivos, el cual tiene la particularidad de distribuir en el espacio y el tiempo sus componentes de manera diferencial (principalmente especies vegetales y animales). Desde ésta perspectiva, cobra relevancia mayúscula, dentro del proceso de ordenamiento ambiental del territorio, el diseño e implementación de arreglos productivos                                                             
34  La  agrobiodiversidad    según  el  Manual  del  Convenio  de  Diversidad  Biológica  (CD­  2001),)  incluye  todos  los  componentes de la diversidad biológica que tengan relevancia en la producción de alimentos y la agricultura en  general  y  todos  los  componentes  de  la  diversidad  biológica  que  constituyen  los  agrosistemas  (  Gonzalez    J.G.  .2002.  Agrobiodiversidad.  Proyecto  estrategia  regional  de  biodiversidad  para  los  países  del  trópico  andino.  Convenio  de  Cooperación  técnica  no  reembolsable.  ATN/JF/RG  CAN­BID.  Maracay  –  Venezuela,  2002.  (http://www.comunidadandina.org/desarrollo7te.3.PDF)  Se  refiere  a  la  variedad  y  variabilidad  sobre  la  tierra  de  animales,  plantas  y  microorganismos  considerados  importantes para la alimentación y la agricultura. Constituye un importante subcomponente de la biodiversidad  dado que conforma la base de la seguridad alimentaría (Convenio de Diversidad Biológica 2001).  La agrobiodiversidad incluye todas las especies utilizadas directa o indirectamente para la alimentación y la agricultura: nutrición humana, alimentación de animales domésticos así como las provisiones en materia prima y servicios esenciales tales como fibras, fertilizantes, combustibles y usos farmacéuticos. Cubre entre otras: variedades de cultivos, incluyendo forrajeras, plantas y árboles forrajeros, animales de cría, incluyendo peces, moluscos, especies de aves e insectos, así como hongos, levaduras y microorganismos tales como algas y diferentes bacterias (Tomado de MADR, 2004, Op.cit).

 

y no productivos, entendidos como la combinación y distribución espacial y temporal de especies animales y vegetales de diferente porte (árboles, arbustos, hierbas y rastreras) y período vegetativo (permanentes, semipermanentes, anuales, semestrales y de ciclo corto) en un espacio geográfico determinado, de acuerdo al potencial biofísico de la zona o lugar, los conocimientos de la población y la representación material y simbólica del espacio para los pobladores. En ese sentido, los arreglos retoman especial importancia, en la medida que éstos permiten hacer efectivo el ordenamiento ambiental del territorio. Corresponde de esta manera que del tipo de arreglo que se diseñe e implemente depende la integralidad en el manejo de prácticas agrícolas, pecuarias, artesanales, forestales o extractivas, y por lo tanto el tipo de uso, manejo e impacto que se genere sobre los recursos del paisaje. Igualmente se puede considerar de manera amplia que los arreglos son el reflejo de las formas de apropiación que una cultura realiza de su entorno natural y de sus recursos, así como del grado de conocimiento que tiene de los mismos. (Rojas, J. A. 2005)35 2.3.2. RELACIÓN DE LA ESTRUCTURA DE LOS SISTEMAS DE PRODUCCIÓN CON LA BIODIVERSIDAD Teniendo en cuenta la importancia de los agroecosistemas dentro de la funcionalidad del sistema de producción y su entorno, tanto desde el punto de vista ecosistémico, como socio económico, nos detendremos en el análisis en algunos de sus aspectos relevantes, principalmente aquellos referidos a la relación con la biodiversidad. Dentro de los agroecosistemas se pueden reconocer dos tipos de componentes de la biodiversidad. El primer componente, biodiversidad planificada o productiva, incluye los cultivos y animales incluidos en el agroecosistema por el agricultor y la cual variará de acuerdo al manejo y los arreglos de cultivos. El segundo componente, la biodiversidad asociada, incluye la flora y fauna del suelo, los herbívoros, descomponedores y depredadores, que colonizan al agroecosistemas desde los ambientes circundantes y que permanecerán en el agroecosistema dependiendo del tipo de manejo adoptado. (Nicholls. C y M. Altieri- 2001, citado por MADR, 2004)36, lo cual implica que dentro de los arreglos de cultivo se da tanto el manejo de especies cultivadas (domesticadas) y de especies silvestres , así como también los parientes silvestres de las plantas cultivadas y los animales domésticos. Los agroecosistemas son sistemas simples, en comparación con ecosistemas no intervenidos y la creación de los mismos está condicionada por el ser humano. En relación con las variaciones a nivel de diversidad en agroecosistemas, los impactos posibles de las políticas se relacionan con el fomento de algunos tipos de cultivos y/o el desestimulo de otros. En la medida que se estimule mayor variedad de cultivos aparecerá una mayor variedad de agroecosistemas y viceversa. Sin embargo, la pérdida de algún tipo de agro ecosistema no representa una pérdida irreversible y su recuperación o reaparición depende, por lo general, de la voluntad humana y de las condiciones cambiantes del mercado, salvo que algunas de las variedades desaparezcan (erosión genética) (Altieri, 1999, citado por MADR, 2004). Dependiendo del tipo del grado de artificialización o transformación de los ecosistemas a través de los diseños de los arreglos de cultivos, abra un aumento o disminución de la biodiversidad, tanto agrícola como natural.                                                             
35

Rojas, A.J. 2005. Op cit.

36

MADR. Op cit.

 

Igualmente las prácticas asociadas al manejo de los cultivos (preparación del suelo, fertilización, controles fitosanitarios, uso de riego, manejo post cosecha, entre otras) tendrán mayor o menor impacto negativo o positivo sobre la biodiversidad, dependiendo del uso o no de maquinaria pesada, laboreo intensivo del suelo, uso de agroquímicos, practicas de quema y tala indiscriminada, principalmente. De acuerdo a la diversidad y composición de los agroecosistemas, los sistemas de producción pueden ser complejos o simples, en relación al número de especies manejadas en los agroecosistemas y su distribución espacial y temporal dentro de la estructura general del sistema finca, aspecto que afecta directamente la matriz del paisaje desde el nivel local hasta el regional. De esta manera la cobertura de los paisajes rurales depende del tipo de sistemas de producción que se desarrollen, aspecto que influye en el funcionamiento de los ecosistemas. Altieri (1999)37 afirma que en algunas partes de América Latina, donde predomina la agricultura comercial de exportación, el uso intensivo de agroquímicos, la tecnología mecánica, las variedades genéticamente homogéneas y la irrigación sobre áreas grandes se han originado paisajes relativamente homogéneos, generalmente asociadas a la producción de un solo cultivo. Esta composición sobre los paisajes genera los siguientes efectos: -Fragmentación de los ecosistemas silvestres e importantes enlaces ecológicos pueden verse alterados o desligados. -La fragmentación aumenta los efectos de borde, incrementando la proporción de área que está cerca del mismo. Esto trae como resultado un aumento en los impactos de la agricultura adyacente, especialmente si ésta es intensiva. -Pérdida absoluta de áreas silvestres “generalmente significa que las parcelas restantes son cada vez más distantes unas de otras, así cada remanente toma más y más las propiedades de islas oceánicas, en el sentido que son muy distantes de áreas de recolonización, por lo que los procesos de extinción local para especies y genes son incapaces de ser equilibrados por recolonización o flujos de genes. Estas parcelas remanentes de ecosistemas silvestres son muy vulnerables a la invasión por animales y plantas desde tierras agrícolas circundantes y también a las perturbaciones creadas por las prácticas agrícolas” (Fry, 1995 en Altieri 1999, citado por Baptiste y Piñeros, 2006). Por el contrario en las áreas donde predominan culturas raizales se han creado paisajes altamente variados y heterogéneos. “En tales ambientes heterogéneos, las parcelas remanentes de ecosistemas silvestres y semi-naturales incluidas en el paisaje pueden convertirse en un recurso para los agroecosistemas. Un área de hábitat no cultivado adyacente a un campo de cultivo, por ejemplo, puede albergar como se mencionó anteriormente, poblaciones de enemigos naturales, los cuales pueden parasitar o consumir a las poblaciones de plagas. Un corredor compuesto por especies de plantas nativas puede filtrar nutrientes disueltos provenientes de los campos cultivados, promover

                                                            
37

Altieri M. 1999. Op.cit.

 

la presencia de especies benéficas y permitir el movimiento de especies animales nativas entre los componentes agrícolas del paisaje” (Altieri 1994)38. Se considera que dentro de los sistemas de producción más tradicionales (comunidades raizales, campesinas e indígenas) se observa una tendencia a realizar un uso y manejo más integrado con la biodiversidad en sus territorios, manejando un mayor número de especies incorporadas en los arreglos productivos y una relación más estrecha con la base de germoplasma silvestre, a partir del cual las comunidades han hecho una domesticación hasta obtener una amplia gama de materiales y variedades para la agricultura, al igual que un manejo espacial y temporal del suelo (manejo de barbechos, rotación y arreglos de cultivos) que permite su recuperación y mantenimiento de la fertilidad , aspectos que paulatinamente se han ido transformando en la medida que estas comunidades tienen mayor relación con el mercado, el cual dentro de sus exigencias plantea condiciones de uniformidad de los productos agrícolas y pecuarios que demanda y a la fragmentación cada vez mayor de sus parcelas debido principalmente a las condiciones de inequidad manifiestas en el país en cuanto a la tenencia de la tierra, aspecto que repercute en el uso cada vez más intensivo de la tierra, con la consecuente disminución y en algunos casos no existencia de periodos de descanso del suelo. Mientras en los ecosistemas silvestres la regulación interna de su funcionamiento es producto de la biodiversidad, por medio de flujos de energía y nutrientes y a través de sinergismos biológicos, esta forma de control se pierde progresivamente bajo la intensificación y simplificación agrícola, de tal manera que los monocultivos, para funcionar, deben ser subsidiados de manera intensiva con insumos químicos (Swift et al., 1996 en Altieri, 1999, citados Piñeros) 39 “Todos los agroecosistemas son dinámicos y están sujetos a diferentes tipos de manejo, de manera que los arreglos de cultivos en el tiempo y en el espacio están cambiando continuamente de acuerdo con factores biológicos, socioeconómicos y ambientales”. De la misma manera entre más biodiversos sean los agroecosistemas y estén diseñados de manera articulada a la vegetación natural, la necesidad de subsidios externos al sistema (fertilizantes, riego, plaguicidas, etc) se hace menor y el sistema tiende a mantener una mayor estabilidad en el tiempo y en el espacio, debido a su conexión con procesos ecológicos ligados a la biodiversidad del sistema. (adaptado de Nicholls. C y M. Altierri2001, citado por MDR, 2004). Las investigaciones sugieren que mientras en los ecosistemas silvestres la regulación interna de su funcionamiento es producto de la biodiversidad, por medio de flujos de energía y nutrientes y a través de sinergismos biológicos, esta forma de control se pierde progresivamente bajo la intensificación y simplificación agrícola, de manera tal que los monocultivos, para funcionar, deben ser predominantemente subsidiados con insumos químicos (Swift et al, 1996 en Altieri 1999, citados por Piñeros, 2007)40. Dichos autores consideran que el grado de biodiversidad en los agroecosistemas depende de la diversidad de vegetación dentro y alrededor del agroecosistema, la durabilidad de varios cultivos dentro del agroecosistema, la intensidad del manejo y la distancia de separación del agroecosistema con la vegetación silvestre. Por lo tanto el                                                             
Altieri, M.A., 1994. Curso sobre Agroecología, Modulo 2 y 3. Agroecología y Desarrollo Rural en América Latina. Consorcio Latinoamericano sobre Agroecología y Desarrollo (CLADES). Primera edición.
39 40
38

Piñeros. G.A. 2006. Op. cit. Op. cit.

 

tipo y abundancia de biodiversidad en la agricultura difiere en los agroecosistemas de acuerdo a características como la edad, diversidad, estructura y manejo de éstos. De la misma manera investigaciones realizadas en diversas regiones agrícolas del mundo, indican que las condiciones micro climáticas puede modificarse (patrones de radiación, flujos del viento, agua y nutrientes a través del paisaje, etc) al modificarse las coberturas vegetales de amplias áreas silvestres. (Baudry 1989; Risser 1990; Sauders et al 1991; Hobbs 1992 en Lamberck 1999, citados por Piñeros, 2006)41. 2.3.3. IMPORTANCIA DE LOS SISTEMAS DE PRODUCCIÓN Y SUS DINAMICAS DESDE EL PUNTO DE VISTA DE BIENES Y SERVICIOS AMBIENTALES Por la importancia del tema de bienes y servicios ecosistémico y ambientales se transcribe a continuación de manera literal apartes del texto de Baptiste y Piñeros donde desarrollan conceptos centrales para ser tenidos en cuenta en la propuesta de programa sobre sistemas sostenibles de producción, los cuales apuntan a la generación de procesos de ordenamiento ambiental del territorio y por lo tanto de cultura. “Las prácticas de manejo han sustituido las funciones atribuidas a la biodiversidad y han sido implementadas de manera aislada de las condiciones ecológicas y socio – económicas del territorio, desaprovechándose el potencial que representa la biodiversidad en la provisión de bienes y servicios ecosistémicos. Por otro lado resulta indispensable reconocer, que son los productores quienes tienen una mayor dependencia y relación con los bienes y servicios ecosistémicos y una mayor vulnerabilidad ante los cambios que se produzcan en ellos. Para el proceso de ordenamiento territorial, se reconoce la importancia de considerar el concepto de bien y servicio ecosistémico como principal articulador de la biodiversidad y el ordenamiento territorial y la necesidad de relacionar los procesos y funciones ecosistémicas con la lógica productiva de los espacios rurales. El concepto de bien y servicio ecosistémico hace evidente la relación crucial entre los humanos y los ecosistemas. Solamente aquellos procesos que son traducidos o percibidos como beneficios (ecológicos, culturales, económicos) directos para el humano, que satisfacen y sustentan sus necesidades, son los que se reconocen y denominan como servicios ecosistémicos. Por esto, puede decirse que este concepto es netamente antropocéntrico, debido a que solamente aquellos procesos y funciones que implican una atribución o reconocimiento de valor por los humanos son los que se reconceptualizan como bienes y servicios, siendo posible que se desconozcan y no sean estudiados otros procesos que no implican beneficios para la humanidad, pero que resultan esenciales para el mantenimiento de la estabilidad de los ecosistemas y la supervivencia de las especies”. Existe una tendencia entre los diferentes autores, de referirse a la generación de bienes y servicios ecosistémicos, como una condición exclusiva de los ecosistemas “naturales” o “silvestres”. Este es el caso de Daily (1997)42, quien afirma que son los ecosistemas naturales y las especies que hacen parte de estos, los que ayudan a sostener la vida humana, por medio de la generación de servicios, desconociendo que los ecosistemas                                                             
41 42

Op. cit. Daily, G.C. 1997. Nature´s services: societal dependence on natural ecosystems. Ed Island Press. 392 pp.

 

intervenidos o transformados tienen la capacidad de proporcionar bienes y servicios que no son tenidos en cuenta como importantes, debido a su condición de artificialidad e intervención antrópica. De acuerdo con Piñeros (2006)43, “la mayoría de autores coincide, sin embargo, en que más importante que la diversidad o riqueza de especies, es indispensable conocer la composición de especies y los ensamblajes que garantizan la provisión de ciertos servicios ecosistémicos. El conocimiento de estos ensamblajes, sumado al análisis estructural y funcional del paisaje y a la implementación de estrategias de manejo, permitirán el diseño de paisajes, en los que se garantice el mantenimiento de ciertas características o rasgos que favorezcan la generación de bienes y servicios ecosistémicos. Si bien, es necesario reconocer la importancia de mantener y conservar los ecosistemas silvestres para el soporte de la vida en el planeta, no debe desconocerse el papel de los ecosistemas modificados antrópicamente, como es el caso de los agroecosistemas, en la provisión de servicios de gran relevancia, como por ejemplo, la seguridad alimentaria, el mantenimiento de la vida y suministro de hábitat para especies, entre otros. En ambientes heterogéneos, por el contrario, las parcelas remanentes de ecosistemas silvestres incluidas en el paisaje pueden convertirse en un recurso e insumo para los agroecosistemas, albergando por ejemplo, poblaciones de enemigos naturales, los cuales pueden parasitar o consumir a las poblaciones de plagas del cultivo. Un corredor compuesto por especies de plantas nativas puede filtrar nutrientes disueltos provenientes de los campos cultivados, promover la presencia de especies benéficas y permitir el movimiento de especies animales nativas entre los componentes agrícolas del paisaje (Altieri 1994)”. “En los agroecosistemas se ha analizado la relación entre biodiversidad y funcionamiento ecosistémico para servicios como control de plagas, productividad y utilización de nutrientes, encontrándose una relación positiva entre estas dos variables. La mayoría de autores coincide, sin embargo, en que más importante que la diversidad o riqueza de especies, es indispensable conocer la composición de especies y los ensamblajes que garantizan la provisión de ciertos servicios ecosistémicos. El conocimiento de estos emsamblajes de especies, sumado al análisis estructural y funcional del paisaje y la implementación de estrategias de manejo, conducirán al diseño de paisajes, con el fin de garantizar el mantenimiento de ciertas características o rasgos que favorezcan la generación de bienes y servicios ecosistémicos. El diseño de paisajes puede considerarse como una estrategia encaminada a evitar los efectos de la transformación del paisaje en las propiedades, procesos y características ecosistémicas.” De esta manera aspectos manifiestos en agroecosistemas manejados de manera sostenible, como la presencia de polinizadores, de organismos que contribuyen al control de poblaciones, o procesos tecnológicos que pueden contribuir al mantenimiento de la fertilidad del suelo, o el establecimientos de nichos que pueden ser usados por fauna silvestre, o mantenimiento de microorganismos y entomofauna benéfica del suelo, son algunos atributos que pueden ser tomados como referentes para lograr conectividades funcionales con áreas protegidas o sistemas silvestres.

                                                            
43

Piñeros Q. 2006. Op. Cit.

 

Por lo tanto uno de los mayores desafíos para los agroecólogos y planificadores territoriales, entre otros actores, es diseñar una zonificación predial que repercuta a nivel de paisajes de cuenca y región, que permitan incorporar componentes de la biodiversidad de las áreas silvestres en los arreglos productivos y no productivos (p.e. de conservación) dentro de los sistemas de producción, que rendirán resultados favorables tales como regulación de plagas, conectividades biológicas, entre otras. El desafío de diseñar tales arquitecturas se podrá enfrentar teniendo en cuenta aspectos como las relaciones entre la diversificación de la vegetación y la dinámica poblacional de herbívoros y sus reguladores naturales asociados en agroecosistemas particulares, entre otros aspectos (Nicholls. C y M. Altierri- 2001)44. El incorporar dentro del diseño de los agroecosistemas especies vegetales provenientes de áreas silvestres o con baja intervención antrópica, posibilita establecer relaciones funcionales dentro de un mosaico de paisaje a partir de establecer conectividades entre fauna – vegetación, a partir de una visión predio - región, donde cobra importancia elementos conceptuales y metodológicos provenientes de la ciencia de la restauración ecológica y hace necesario contar con estudios de los estados serales . Para ello es clave identificar el tipo de biodiversidad que es deseable mantener o incrementar de manera que se puedan llevar a cabo las funciones (o servicios) ecológicos, y determinar cuales son las mejores prácticas de manejo para incrementar la biodiversidad deseada”. Lo importante es utilizar las prácticas que incrementen la biodiversidad y que ésta a su vez tenga la capacidad de subsidiar la sostenibilidad del agroecosistema al proveer servicios ecológicos como el control biológico, el reciclaje de nutrientes, la conservación de suelo y agua, etc. (Nicholls. C y M. Altieri, M, 2001) De otra parte el estudiar, revalorar y apropiar los conocimientos de comunidades raizales es fundamental, teniendo en cuenta, que en ellas se encuentra gran parte de la clave que puede contribuir a armar estructuras ecológicas apropiadas a los paisajes locales, además de realizarlo como un reconocimiento y respeto a su derecho de contribuir en el ensamblaje armónico de sus territorios con criterios de equidad, solidaridad, respeto y autonomía entre culturas y pueblos, a partir del reconocimiento y la complemetariedad de diferentes sistemas de entender lo ambiental y de regulación y relación con los recursos naturales. Ellos representan una población potencial para desarrollar procesos de manejo ambiental, aspecto que desafortunadamnte no han sido siempre tenidos en cuenta para el diseño de sistemas de regulación y protección (Adaptado de UAESPNN, 2001)45. Un aspecto de igual relevancia es el papel de estos sistemas agrícolas en el mantenimiento de la soberanía y seguridad alimentaria, así como de flora de importancia desde un punto de vista amplio de salud ecosistémica y humana, donde posiblemente existe la clave para muchas de las necesidades a problemas que aún no se vislumbra solución desde la mirada del mundo científico. Todos estos roles son conocidos como multifuncionalidad de la agricultura, la cual es posible en sistemas complejos que mantienene la diversidad a partir de diversas pracitcas tecnológicas, las cuales con por lo general más comunes en comuinidades que mantienen conocimientos tradicionales (indígenas, campesinos, comunidades negras) y en bajo esquemas de producción a pequeña escala

                                                            
44
45

MDR. Op.cit.
Política de participación social en la conservación. Op cit.

 

Los impactos de las prácticas agropecuarias pueden clasificarse también según el lugar donde surten efecto. Por un lado, los impactos pueden suceder directamente en el área donde se realizan las prácticas, es decir, en el agroecosistema. Dentro de esta categoría se pueden delimitar tres subcategorías: (a) prácticas que impactan los factores abióticos, (b) prácticas que impactan los factores bióticos y (c) prácticas que impactan factores culturales. Por otro lado, las prácticas agropecuarias pueden tener impactos en áreas donde se ubican ecosistemas naturales. Así mismo, dichas prácticas se pueden clasificar en aquellas que afectan ecosistemas acuáticos y en prácticas que afectan ecosistemas terrestres (MADR, 2004). Manejar paisajes agrícolas desde el punto de vista de la conservación de la biodiversidad, así como también de la producción sostenible, puede incrementar la capacidad de uso múltiple de la agricultura proveyendo así varios beneficios en forma simultánea. El desconocimiento de las relaciones, procesos y funciones ecosistémicas de los sistemas productivos, ha llevado a que no se considere la importancia y el valor de los bienes y servicios ecosistémicos indispensables para el sustento de las actividades productivas. En el planteamiento de las estrategias de manejo de los sistemas productivos, no se le ha dado suficiente importancia al entendimiento de las interrelaciones entre estos y los demás ecosistemas.

 

Cuadro 2. Tipo de afectación sobre ecosistemas terrestres, suelo, la biota de los agroecosistemas y la cultura de las comunidades raizales, debido a prácticas agropecuarias inadecuadas dentro del proceso de producción.
VARIABLE AFECTADA SOBRE ECOSISTEMAS TERRESTRES TIPO DE IMPACTO Destrucción de hábitats, relacionado con la expansión de la frontera agrícola y/o pecuaria. Esto puede incluir combinaciones de prácticas como tala y quema. Contaminación por agroquímicos dentro del ecosistema. Acumulación de partículas de suelo dentro del ecosistema. Introducción de especies exóticas Alteración de la abundancia de especies móviles favorecidas por el agroecosistema (plagas) SOBRE EL SUELO Erosión Pérdida de materia orgánica y desequilibrio en poblaciones edáficas Compactación de las capas arables Pérdida de la estructura del suelo Alteración de los niveles de nutrientes y equilibrios iónicos por aplicación de fertilizantes Disminución o, en algunos casos, eliminación de componentes de la biota edáfica y contaminación de suelos (persistencia de subproductos tóxicos) por aplicaciones de plaguicidas. Alteración de las funciones reguladoras del suelo en la regulación de diferentes ciclos biogeoquímicos Eliminación o reducción de plantas arvenses por aplicaciones de herbicidas Reducción y/o eliminación de biota aérea y terrestre como consecuencia de aplicaciones de plaguicidas (insecticidas, fungicidas). Reducción y/o pérdida de especies debido a la práctica continua del monocultivo Alteración de la composición y estructura composición de comunidades vegetales y sus sistemas regulatorios Erosión genética y cultural por la introducción de variedades y material genético foráneo Perdida de relaciones solidarias de producción, con la introducción de practicas mediadas por la monetización Ruptura de identidad territorial a partir de perdida de patrones técnico culturales adecuados al medio Perdida de valores respecto al medio natural y de relaciones sociales basadas en equidad

SOBRE LA BIOTA DE LOS AGROECOSISTEMAS

SOBRE ASPECTOS CULTURALES

Como consideraciones generales respecto a los aspectos que deberían cumplir los sistemas de producción rurales respecto a una actividad sostenible que propenda por la conservación de la biodiversidad se considera que estos deberían cumplir con los siguientes preceptos: Utilización adecuada de los recursos locales, permitiendo su reproducción y permanencia Abundante biomasa y uso eficiente de la energía desde un punto de vista ecológico

 

Establecimiento de corredores biológicos o mantenimiento de áreas silvestres o de baja intervención que contribuyan a la funcionalidad ecosistémica regional Uso eficiente de desechos orgánicos, aportando al ciclaje de nutrientes y condiciones de fertilidad del suelo Mínima generación de procesos contaminantes, especialmente a partir de la utilización de agroquímicos, siendo condición óptima su no utilización Diversidad de hábitats Mayor diversidad genética a partir del manejo y uso adecuado de recursos locales y foráneos vegetales y animales Diseño de arreglos que potencien las cadenas tróficas y el control natural Manejo apropiado de praderas, principalmente bajo arreglos silvopastoriles En el caso de actividades de extracción de recursos del medio natural, respeto a su capacidad de reproducción y repoblamiento. Distribución equitativa de beneficios económicos entre los miembros de la unidad familiar Establecimiento de procesos de comercialización y mercadeo bajo parámetros de equidad social Articulación social, económica y cultural con el contexto regional dentro de los parámetros de desarrollo sostenible Apropiación y rescate de conocimientos y prácticas que propendan por la identidad territorial y cultural Implementación de principios, valores y capacidades que propicien el respeto, la convivencia y el fortalecimiento integral del ser humano y el respeto a todas las formas de vida. Integración y diversificación de actividades productivas Mínima dependencia de insumos externos

El diseño de sistemas sostenibles de producción debe propender por generar mayor producción por unidad de área, a partir de obtener el máximo de productos con el mínimo de esfuerzo invertido (energético y /o económico) y lograr la maximización de la producción a lo largo del tiempo, es decir, de forma sostenida. Estos aspectos tienen su base en la integración de cultivos, variedad de tipos de cultivo, y manejo de cultivos de elevado valor económico, los cuales se deben corresponder con un mayor compromiso con la conservación de recursos naturales y una mayor eficiencia en el uso de los diferentes factores involucrados en la producción (tierra, fuerza de trabajo, insumos, capital, etc) con la intención de impactar las dinámicas económicas a nivel local y regional  

En general se considera que un sistema agrícola de producción basado en la multifuncionalidad debe abarcar tres funciones básicas desempeñadas por la agricultura sostenible: económica; de ordenación y ocupación del territorio; y de conservación del ambiente y el paisaje rural, sin abandonar los objetivos de incremento de la productividad, mejora de la competitividad y propender por el bien estar de las poblaciones rurales. Los anteriores aspectos dependen de la capacidad para reconocer y aprovechar las condiciones naturales o la forma de apropiar por medio de la producción la naturaleza, esto se consigue si se logra que coincidan las leyes ecológicas con la producción y si la generación de valores ambientales son apropiadas por el productor, la familia y comunidades, a partir de reconocer las características físicas, químicas y biológicas del ecosistema en el que se encuentra inmerso su sistema productivo y el potencial humano que existe en el medio social. Toledo afirma que “una producción que permita y aproveche la continua renovabilidad de su base material y yo agregaría la base social, será una producción autosostenida e intermitente. Finalmente se considera que “el grado de autonomía de los sistemas de producción es relativo, dependiendo en buena medida su existencia de las relaciones con su contexto (local, regional, nacional e internacional), el cual pauta estilos de vida, comportamientos, hábitos de consumo, dinámicas comerciales y flujos económicos de acuerdo a modelos de desarrollo y conceptos de bienestar. Por lo tanto los sistemas de Producción no son autárquicos y dependen en mayor o menor grado de los flujos de información, materia y energía con su entorno natural y social.” (Rojas, J. A. 2005)46

                                                            
46

Rojas, J. A. 2005. Op cit.

 

3. PRINCIPALES SISTEMAS DE PRODUCCIÓN A NIVEL NACIONAL Y SU IMPACTO A NIVEL DE LA BIODIVERSIDAD Y ÁREAS PROTEGIDAS El desarrollo del sector productivo en Colombia ha estado enfocado a la productividad y competitividad lo cual ha incidido en la aparición de procesos de degradación de ecosistemas, marginalidad rural y desigualdad rural (león, 2007)47 que han afectado notablemente este sector. La formulación de políticas rurales que tengan en cuenta procesos coevolutivos de conservación y producción no se evidencia de manera importante, pese a la creciente degradación de recursos ocasionados por el uso del territorio para actividades productivas. Aparentemente existe una brecha entre conservación-ordenamiento ambiental del territorio y la políticas rurales que dan impulso a los programas para el uso del espacio rural a partir de actividades agropecuarias. Baptiste (2006) considera que para en el proceso de ordenamiento del territorio se debe reconocer la importancia de considerar el concepto de bien y servicio ecosistémico como principal articulador con la biodiversidad y la necesidad de relacionar los procesos y funciones ecosistémicos con la lógica productiva de los espacios rurales. Por lo tanto no se puede pensar el territorio de manera fragmentada y aislada de los procesos naturales que dan el soporte para que las actividades humanas se puedan desarrollar adecuadamente. Baptiste y Piñeros (2006)48, afirman que por otro lado es indispensable reconocer, que son los productores quienes tienen una mayor dependencia y relación con los bienes y servicios ecosistémicos y una mayor vulnerabilidad ante los cambios que se produzcan en ellos. En el caso de áreas protegidas el uso y aprovechamiento de coberturas naturales y transformadas están definidos por los procesos productivos que se desarrollan tanto al interior como en su periferia. La intensidad, magnitud, cobertura y frecuencia del uso de estas tierras define el nivel de amenaza que el área protegida reciba, de acuerdo a las dinámicas de los sistemas de producción con que se relacionan, encontrando que en algunos casos estos sistemas toman como parte constitutiva de su actividad las zonas declaradas para conservación, aspecto que genera conflictos por uso y ocupación. La relación entre cultura y economía, entre otros aspectos, afectan directamente la toma de decisiones y el uso de un territorio, determinando de esta manera la intensidad de la actividad productiva dentro del sistema, implicando mayor o menor impacto y amenaza para la conservación de la biodiversidad y el bienestar de una población determinada. Bajo las anteriores consideraciones, se presenta a continuación una revisión general a partir de fuentes secundarias con la intensión de aportar elementos de la realidad en el medio rural partir de un panorama del uso del territorio por acciones enmarcadas                                                             
León, T. 2007. Medio ambiente, tecnología y modelos de agricultura en Colombia. Hombre y arcilla. Instituto de Estudios Ambientales –IDEA- Universidad Nacional de Colombia. Ecoe Ediciones, 2007. 48 Baptiste, L yPiñeros. Op. cit
47

 

dentro de propuestas de desarrollo rural y una panorámica general sobre el uso actual del suelo que permite identificar conflictos por uso de la tierra, con énfasis en zonas aledañas a áreas protegidas.

3.1. EVOLUCIÓN Y ESTADO ACTUAL DE LOS SISTEMAS DE PRODUCCIÓN RURALES EN EL PAÍS La conformación actual del paisaje es una expresión de los procesos de cambio que han sufrido las diferentes regiones a partir de procesos de colonización, decisiones políticas y la dinámica económica internacional así como políticas que favorecen el establecimiento de grandes propietarios llevando a la modificación del paisaje e impactado los recursos naturales de manera significativa. Los cambios en el uso del suelo se incrementan de forma sustancial a partir de la entrada del modelo de revolución verde – RV –la cual basa su éxito en el aumento de la producción a partir del desarrollo de tecnología química, mecanización, modificación genética e impulso de capital. En Colombia el modelo RV encontró las condiciones políticas adecuadas49 para su desarrollo pero con una base tecnológica extremadamente débil, se desconocía las potencialidades biofisicas y el funcionamiento de los sistemas tropicales por lo que este modelo si bien logro incrementar rendimientos y áreas de cultivo su éxito disminuye debido a factores ambientales. En la medida en que la modernización agrícola avanza, la relación entre la agricultura y la ecología fue quebrada en la medida en que los principios ecológicos fueron ignorados y/o sobrepasados. De hecho, muchos científicos agrícolas han llegado al consenso de que la agricultura moderna confronta una crisis ambiental. Un gran número de personas está preocupándose acerca de la sostenibilidad a largo plazo de los actuales sistemas de producción agrícolas. Se ha acumulado evidencia que muestra que aunque el actual sistema agrícola intensivo de capital y tecnología ha sido extremadamente productivo y competitivo, éste también trae consigo una serie de problemas económicos, sociales y ambientales (Conway y Pretty 1991 citado por Altieri 2002).

Cuadro 3. Evolución en el uso de la tierra en Colombia durante el periodo 1970 -2002 (millones de hectáreas) tomado de León (2007)

ACTIVIDAD Agricultura Pastos Bosques y otros

1970 3,5 20,8 89,9

1980 4,1 25,2 84,9

1987 5,3 40,1 56

1999 4,4 41,2 56

2002 4,2 41,7 57,8

En el corto lapso de 17 años, entre 1970 y 1987, las hectáreas dedicadas a la agricultura pasaron de 3,5 millones, a ser 5,3 millones (cuadro 3). En la siguiente                                                             
49

Ley de baldíos, apoyo los grandes propietarios, impulso de cultivos agroindustriales como caña de azúcar

 

década, estas hectáreas disminuyeron a 4,4, en 1999. Mientras tanto el área en pastos aumento. La actividad ganadera actual es el resultado de un proceso histórico de colonización donde la ocupación bovina está vinculada al derecho de propiedad sobre la tierra. “La ocupación ganadera de la tierra se constituye en el mayor transformador de ecosistemas en la historia del país a través de la destrucción de enormes extensiones de bosques y el desecamiento de innumerables humedales para convertirlos en pastizales.” Yepes (2001)50 En el cuadro 3 se observa cómo en un periodo de diecisiete años (17) se duplica la extensión en pastos. En el año 1987, el porcentaje de tierra dedicada a pastos era considerablemente alto: 35% del territorio, 40 millones de hectáreas, en comparación con el potencial de tierras aptas para este uso: 16,8%. En el 2002, las tierras en pastos presentaban una superficie de 41.669.796 hectáreas, que correspondían al 36,7% del área del país (León y Rodríguez, 2002) 51 Yepes (2001)52 comenta que en la actualidad la ganadería está ocupando el 39% más del área que debería ocupar. Por otra parte la actividad agrícola aumenta en un millón ochocientas hectáreas en 17 años luego disminuye en un millón cien mil hectáreas Mientras que hay una sobreutilización en pastos, se presenta un déficit en bosques. En 1987 se registro un déficit de 11 millones de hectáreas en bosques, encontrando un área en bosques primarios de 51.220.000 hectáreas (44,9% del territorio) que sumada a la superficie con bosques intervenidos y plantados, arroja un total de 56 millones de hectáreas con cobertura arbórea (49%). Este modelo al buscar incrementar producción y rentabilidad desconoce las interacciones biológicas que se dan en un cultivo e impulsa el control de plagas a través del uso de pesticidas generando desbalance de los sistemas ecológicos. León (2007)53 cita un dato interesante acerca del impacto del uso de agroquímicos de la agricultura moderna sobre sistemas ecológicos de gran importancia para el país como la cuenca del río Magdalena y el Cauca. Comenta que en 1998 se utilizaron alrededor de 44.437.000 kg de ingrediente activo que dividido por el total del área agrícola de la cuenca (2.749.602 ha) genera un índice de 16 Kg de ingredientes activo por hectárea uno de los mayores del mundo si se compara con valores de 6,8 Kg/ha en USA para zonas consideradas de alta demanda de plaguicidas. En el 2002 las tierras para conservación presentan una cobertura de 49.652.300 hectáreas, correspondiendo al 43.6% de la superficie del país.

                                                            
Yepes G. J. 2001. Ganadería y transformaciones de ecosistemas: una análisis ambiental de la política de apropiación territorial. En: Ensayos de Historia Ambiental de Colombia 1850 – 1995. Germá Palacio (Editor). Universidad Nacional de Colombia. Facultad de Derecho, ciencias Políticas y Sociales. Unibiblos. pg. 117-172. 51 León, T. y Rodríguez L. 2002. Ciencia, tecnología y ambiente en la agricultura colombiana. En: Cuadernos Tierra y Justicia. No 5. Ed. Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos – ILSA- . 52 Yepes G. J. Op.cit. 53 León, T. Op, cit.
50

 

Las anteriores cifras señalan en consideración de León (2002) que el país cuenta con suficientes tierras para garantizar la seguridad alimentaria y para evitar la colonización de los bosques húmedos y de otros territorios no aptos para la agricultura. El problema agrario de país no se refiere entonces a la capacidad de uso de sus tierras, sino a que hay sobreutilización o subutilización de estas. Según el IGAC (2002) una de las principales causas del conflicto de usos del suelo radica en la muy alta concentración de la tierra en pocas manos, encontrando que solamente el 0,4% de los propietarios (15.273) poseen el 61.2% del área predial rural registrada en Colombia, equivalente a 47.147.680 Has, las que en su totalidad corresponde a predios mayores a 500 Has, mientras que el 24,2% del área predial rural nacional (18.646.473 has)se encuentran en manos del 97% de los propietarios registrados en el Catastro, dentro de los cuales son predominantes aquellos predios menores de 3 Ha (57%).

3.2. PANORAMA DE USO DEL SUELO POR REGIONES El estudio de IGAC – CORPOICA54 indica que EL 48,8% de la superficie terrestre no presenta intervención o es muy ligera, el 30,8 % con tierras intensamente intervenidas y el 20,4 % parcialmente intervenidas. Así mismo, las tierras ocupadas actualmente con usos predominantemente agrícolas ocupan 4.166.034 ha (3,6% del territorio nacional)55. Cuadro 4. Coberturas de uso agrícola más relevantes a nivel nacional Clase Cultivos transitorios Caña panelera Caña de azúcar Plantaciones de banano y plátano Café Palma Africana Frutales Asociaciones de cultivos con otras coberturas Asociaciones de café con otras coberturas Total Área 711.678 99.399 271.786 63.967 1.137.108 161.461 12.759 2.816.704 599.068 5.873.920 % del total nacional 12,1 1,7 4,6 1,1 19,4 2,7 0,2 48,0 10,2 100

Tomado de: IGAC- CORPOICA Uso actual de las tierras en Colombia 2002

                                                            
54 Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Corporación Colombiana de Investigación Agropecuria. 2002. Zonificación de los conflictos de uso de las tierras en Colombia. CD-2 Cobertura y uso actual de las tierras de Colombia; CD-3 Vocación de uso de las tierras de Colombia. 55 La metodología para determinar la cobertura actual del territorio esta basada en la interpretación visual de imágenes landsat TM de los años 1994, 1995, 1996 y 2000 , el mapa de cobertura y uso de Colombia 1987 además

información detallada de cultivos obtenida en la Federación de Cafeteros, DANE, Fedepalma, UNIBAN y ministerio de agricultura. IGAC

 

Región Caribe Esta región comprende la llanura que se inicia al sur en las estribaciones de la cordillera occidental y central (región de la mojana) limitada al oriente por la cordillera oriental (serranía de Perijá) y al occidente y norte por el mar Caribe.

En esta región se encuentra la sierra nevada de Santa Marta que se considera un sistema montañoso aislado junto con la Serranía de la Macarena. La región tiene una extensión aproximada de 13 millones de hectáreas (11,4% del territorio nacional). Las cobertura y usos predominantes en la llanura Caribe están representados por pastos (69%), cuerpos de agua y ciénagas (10%), utilizadas actualmente por algunas actividades agropecuarias y de conservación de los recursos naturales, bosques (4%) y tierras para agricultura que representan el 4% del total regional. La región Caribe presenta el mayor porcentaje (40,2%) de tierras aptas para agricultura en Colombia. Alrededor de 4.180.000 ha de tierra que constituyen algo así como un tercio de la región, tienen vocación para usos agrícolas de diversa índole. Esta cantidad es equiparable a la totalidad de los suelos que hoy se usan en agricultura. La región Caribe se destaca por tener cultivos como Palma africana, Banano, Algodón, plátano, arroz secano, Maíz tecnificado, Maíz tradicional De acuerdo con IGAC – CORPOICA 56 2.966.017 ha (32,3%) intervenidas en el Caribe no presentan conflicto de uso57 sin embargo 4.346.665 ha (40,6%) se encuentran subutilizadas debido a que tierras con vocación agrícola y agroforestal son dedicadas a ganadería extensiva y semiintensiva. Este estudio indica que se usa el 4% del territorio en agricultura mientras que el 22% es apta para ganadería y se usa el 69 % del área total de la región. El 17,2% de la región presenta conflictos de uso por sobreutilización especialmente en las estribaciones de la Sierra nevada de Santa Marta, Serranía del Perijá, piedemonte de la serranía de San Lucas y Sur de Bolívar.                                                             
IGAC – CORPOICA, 2002. Op.cit Los conflictos de uso están determinados por la calificación de las zonas de acuerdo a la coherencia entre la vocación de las tierras y la cobertura y uso actual. Para determinar la vocación de las tierras se establecen zonas agroecológicas homogéneas y se califica el uso principal con criterios como clima, relieve (pendiente), inundaciones y suelos, con características tales como sus materiales parentales, profundidad efectiva, drenaje natural, pedregosidad, disponibilidad de nutrientes, expresados en términos de fertilidad natural. Además se tienen en cuenta las normas legales para la conservación del medio ambiente. IGAC – CORPOICA (2002). Op. Cit.
57

56

 

Algunos de los sistemas productivos que se localizan en las zonas relacionadas con áreas protegidas como la sierra Nevada de Santa Marta y que ocasionan conflicto de uso y cambios en el paisaje son: • Sistema de producción de pequeños y medianos propietarios campesinos de zona andina y andina tropical que desarrollan una actividad productiva con énfasis en ganadería bovina de clima medio: Afecta biomas de tipo higrofítico tropical, andino y subxerofítico se observa en alturas que van desde el nivel del mar hasta 150 msnm en algunos sectores alcanza 1000 msnm. Sistema de producción de pequeños y medianos propietarios campesinos y comunidades indígenas de zona subandina y andina y andina tropical con actividad productiva principalmente cafetera. Sistema de producción de propietarios de campesinos y colonos de la zona andina tropical con actividad productiva de pequeños cultivos de coca, cultivos permanentes y ganadería bovina. Sistema de producción de propietarios de campesinos de la zona andina y subandina con actividad productiva desarrollada con base en el manejo de policultivos transitorios Sistema de producción de pequeños y medianos propietarios de campesinos de la zona andina tropical con actividad productiva desarrollada con base en cultivos transitorios. Sistema de producción de pequeños y medianos propietarios poseedores y arrendatarios de campesinos y comunidad indígena de la zona andina tropical con énfasis en el desarrollo de agricultura diversificada de cultivos transitorios y perennes. Sistema de producción de medianos propietarios campesinos de la zona andina tropical productores de cacao y ganadería bovina. Sistemas de áreas en conservación (reservas) de propietarios ausentistas en la zona andina tropical con actividades productivas extraprediales.

• •

En la parte baja de la Sierra Nevada de Santa Marta se encuentran explotaciónes agroindustriales de banano, palma africana y fincas de ganadería extensiva, sistemas que demandan grandes cantidades de agua, la cual es regulada desde las partes altas y medias de las cuencas de la Sierra, donde se encuentran comunidades indígenas y campesinas. Algunas áreas cubiertas por pantanos y ciénagas son pastoreadas transitoriamente en épocas de verano, debido a la buena oferta de pastos nativos en éstas zonas y ausencia de biomasa en las partes altas, situación que obliga al desplazamiento de los ganados entre éstas, fenómeno conocido como trashumancia. IGAC - CORPOICA, 200558

                                                            
58

IGAC – CORPOICA, 2002. Op.cit

 

La región caribe es una de las más transformadas apenas el 2,3 % no ha sido alterado, sin embargo los impactos a las zonas de bosques y áreas de conservación continúan por efecto de los sistemas productivos que han causado: procesos severos de erosión y compactación de suelos, pérdida de biodiversidad, perdida de cobertura forestal, bosques fragmentados, inestabilidad ecológica y aprovechamiento indiscriminado de fauna. Por lo cual es una región de especial atención para mantener la conectividad y estabilidad de los ecosistemas que aún subsisten.

Transformación (%) Menos de 1 1 a 10 10 – 30 30 – 50 50 -70 70 – 90 más de 90 

Fuente: Fandiño y Wyngaarden 200559 En la región caribe existen 8 áreas protegidas Parque Nacional Natural Macuira, Santuario de fauna y flora Flamencos, P.N.N. Sierra Nevada de Santa Marta, P.N.N Tayrona, Vía Parque Isla Salamanca, PNN Cienaga Grande, PNN Corales del Rosario, SFF Los colorados, SFF Mono Hernandez. Sin embargo es necesario tener en cuenta otras áreas prioritarias para la conservación. Según el estudio de Fandiño y                                                             

Tomado y Modificado de Fandiño y Wyngaarden 2005

El grado de transformación está expresado en porentaje de la extensión original potencial de los ecosistemas, el cual fue reconstruido a partir evaluar los ecosistemas con diversos métodos que se modelan espacialmente. FandiñoLozano, M & W. van Wyngaarden, 2005. “Prioridades de conservación biológica para Colombia. Grupo ARCO, Bogotá 188 p.

59

 

Wyngaarden 200560 proponen además de los parques las siguientes zonas para ser conservadas61:
PNN Sierra Nevada de Santa Marta PNN Macuira

PNN Tayrona Vía parque Isla de Salamanca

Áreas protegidas Zonas prioritarias de conservación Zonas de desarrollo rural         

Corales del Rosario

Existen tres áreas de desarrollo definidas por el Instituto de Desarrollo Rural INCODER que están cercanas a zonas prioritarias para conservación: sur del magdalena, sur del Atlántico y noroccidente del Cesar en las cuales se realizaron estudios de las condiciones agroecológicas y económicas; de este estudio se concluye que dichas zonas son adecuadas para el establecimiento de cultivos, sin embargo a la luz del análisis de áreas prioritarias de conservación estas zonas son de vital importancia para la conectividad y transito de especies hacia otras zonas.

Región Andina Esta es una región donde se concentra la mayor actividad socio económica de Colombia, a nivel biofísico es la de mayor transformación del paisaje ocasionado por actividades productivas. Según el Instituto Von Humboldt los ecosistemas presentes en la región andina son 19962 En la región andina se diferencias 3 tipos de paisajes fisiográficos: Páramo, altiplano y laderas montañosas. Lo cual da un conjunto diverso de suelos y topografías que influyen en la vocación de uso de estas tierras. Las coberturas y usos predominantes son pastos (44%), para actividades ganaderas intensivas y                                                             
60
61

Op. Cit.

“La focalización de prioridades de conservación biológica para Colombia… complementa el sistema de parques Nacionales con los arreglos topológicos y corológicos faltantes hasta lograr satisfacer las metas mínimas de representatividad” Fandiño y Wyngaarden (2005). Op. Cit. 62 Instituto Alexander von Humboldt (2004). Mapa de ecosistemas de los Andes colombianos, año 2000, escala 1:500.000. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt (IAvH). Información geográfica digital en formato shapefile. Bogotá, Colombia.

 

extensivas, bosques fragmentados y relictos 37% y tierras en agricultura 8%. La región andina en su conjunto posee el 31,8% (3.307.000 ha) de las tierras potencialmente aptas para actividades agrícolas de acuerdo al estudio del IGAC – CORPOICA que ascienden en el país a 10.398.000 has (9,1% del territorio nacional). Del porcentaje regional el 80% de las tierras tienen vocación para cultivos permanentes y semipermanentes, 15 % para transitorios semiintensivos y 5% para transitorios intensivos. Alrededor de 3.889.000 ha tienen vocación para usos agroforestales y para ganadería las zonas potenciales son el 8,5% (872.000 ha) |Los conflictos de uso están determinados principalmente por la actividad ganadera. El análisis que se hace del uso de la tierra indica que se produjo un cambio hacia la producción ganadera, triplicando el área destinada a agricultura. Las áreas que requieren especial protección y que debieran preservarse en actividades de conservación de recursos naturales suma 15.690.000 ha. La región andina es una de las regiones con mayor transformación de los ecosistemas, las actividades humanas han logrado fragmentar el paisaje de una manera importante “se estima que en la región andina se ha perdido más del 74% de la cobertura forestal y de los bosques secos tropicales tan solo queda el 1.5% de la extensión original las causas a las que se le atribuye la deforestación son en orden de importancia expansión de frontera agropecuaria y colonización 73,3%, producción maderera 11,8%, consumo de leña 11%, incendios forestales 2% y cultivos ilícitos 2%”
(Fandiño, MC citado por Corrales 2002)
63

Paramos: Colombia y Ecuador poseen el 92% de los páramos del mundo, en Colombia alcanza una extensión de 1.304.000 ha equivalente al 1.1% del territorio nacional. Los páramos en Colombia están distribuidos en la cordillera oriental con 49%, cordillera central 33% y 18 % entre los páramos del sur y la sierra nevada de Santa Marta. (León 2007)64 Los páramos cumplen varias funciones la más importante es la regulación hídrica. A pesar de reconocer la importancia biológica y estratégica de estos ecosistemas las presiones a las cuales están sometidos son principalmente el desarrollo de sistemas productivos donde predominan actividades como el cultivo de papa y la ganadería. Peña (2004)65, reporta que en el PNN Pisba se realizan prácticas como pastoreo y tumba y quema del bosque para la adecuación de potreros. La quema para                                                              63   Corrales, E. 2002. Transformaciones socio económicas y situación de la biodiversidad en los andes colombianos,
desde el periodo prehispanico. En: Cuadernos de desarrollo Rural No. 49 Pontificia Universidad Javeriana. Facultad de estudios ambientales y rurales. Pag 85 – 163 
64 65

León T. Op.cit.

Transformación (%) 1 a 10 10 – 30 30 – 50 50 -70 70 – 90 más de 90 

Peña, G. 2004. Informe Sistemas sostenibles para la conservación. Parque Nacional Natural Pisba. Proyecto GEF Andes. UAESPNN. Menos de 1

 

rebrote se desarrolla en el páramo con el fin de obtener alimento para el ganado que pastorean en la zona comunal o sabana. El páramo es considerado como una zona extensa de potrero y es usual desde la época de colonización del territorio cuando el Estado permitió el uso comunal, lo cual genero a la hora de declaración de las áreas protegidas conflictos por el uso de estas zonas. En la mayoría de los casos estas quemas se salen de control causando impacto en la cobertura vegetal y en las condiciones físicas del suelo que genera perdida en la capacidad de retención y regulación de agua. El cultivo de la papa en zonas de páramo (alturas mayores de 3000 msnm) se hace principalmente por sus favorables condiciones frente a problemas fitosanitarios que permiten obtener semilla libre de virus y patógenos. En muchos casos desde la investigación se desarrollan variedades que se adaptan a condiciones de gran altura motivando el uso del suelo de páramo para el desarrollo de grandes extensiones. La lógica del gran productor de papa es un manejo exclusivamente químico con más de 2 aplicaciones semanales y mezclando más de tres agroquímicos para una aplicación66. En Colombia no existen estudios concluyentes sobre el efecto y la magnitud de los plaguicidas sobre la biodiversidad. Si bien los impactos sobre el ecosistema páramo ocasionado por los sistemas productivos son ampliación de frontera agrícola, destrucción de vegetación, leñateo, pastoreo, hay efectos colaterales que pueden estar afectando la función de los organismos y por lo tanto alteran la estabilidad de los ecosistemas. La destrucción de la vegetación (páramo, bosque altoandino), estructura del suelo por mecanización y el pastoreo intensivo, alteran la capacidad de retención hídrica incrementando la sequia durante el verano y durante la época de lluvias intensificando la erosión y las inundaciones en las zonas más bajas. Las cuencas hidrográficas han ido perdiendo su capacidad de regulación ocasionando inundaciones de zonas aptas para el desarrollo de la actividad agropecuaria y grandes pérdidas económicas y sociales. Este fenómeno se ha incrementado en el país en los últimos años. Por otro lado estos ecosistemas contienen lagunas de origen glaciar que hacen parte del sistema de captación y regulación hídrica las cuales están en un proceso de colmatación acelerada así como los nacimientos de agua, y la desecación de humedales. El parque Nacional Natural Cocuy que está ubicado en la parte oriental de la cordillera oriental a través de la estrategia de sistemas sostenibles para la conservación de Parques Nacionales Naturales de Colombia identifica algunas causas de deterioro como consecuencia de los sistemas productivos. Los habitantes de estas zonas son campesinos y su relación con el territorio es ancestral. Suescun (2004) 67: anota que una de las consecuencias del modelo de revolución verde para estas zonas fue “pérdida del banco genético producto de la sustitución de las variedades nativas por                                                             
66

Los ingredientes activos más utilizados para el cultivo de la papa son metamidafos y carbofuran que tienen acción sistémica y un largo efecto residual . Estudios realizados con anfibios indican una alta susceptibilidad a los ingredientes activos mencionados y concluyen que son tóxicos para la vida silvestre principalmente aves, peces e invertebrados. Sandoval Maria Teresa. (2005). Efectos producidos por el biocida carbofuran sobre larvas de Physalaemus biligoniferus. Resultados preliminares. Facultad de ciencias exactas, naturales y agrimensura. Argentina. 67 Suescún 2004. Informe final de actividades. PNN El Cocuy. Estrategia de Sistemas sostenibles para la Conservación.

 

variedades exóticas y suelos pobres y erosionados por la utilización irracional de abonos químicos, plaguicidas y usos inadecuados del riego además la gran presión de las casas comerciales de insumos para su uso intensivo, produjo en los agricultores una marcada erosión cultural, manifiesta en la degradación total de patrones de conservación y la dependencia total de insumos externos; Define dos sistemas de producción: 1) Ganadería semi-intensiva en kikuyo y agricultura de pancoger en economía campesina y 2) Ganadería extensiva y semi intensiva de bovinos y ovinos, con agricultura de pancoger (papa) bajo sistema de micro- verticalidad, lo impactos generados son

 

ASPECTOS Biofísico:

Social: Técnico productivo

IMPACTOS ∼ Procesos de tala y quema para potrerización, ampliando la frontera hacia el área protegida ∼ Compactación del suelo por sobre-laboreo ∼ Disminución de la biodiversidad por destrucción de corredores biológicos. y ecosistemas frágiles (cojines, fraylejonales y parches nativos.) ∼ Desecación de nacientes de agua. ∼ No se tiene cultura del agua. ∼ Extracción de leña y madera para cercas. ∼ Presencia de bosques exóticos. ∼ Persecución de fauna silvestre (puma, venado, guartinajos, guache y truchas ). ∼ Destrucción de bosques para ampliar los potreros dedicados a la alimentación del ganado. Desabastecimiento alimentario a partir de productos de la finca ∼ Dependencia total de la agricultura química. ∼ Sistemas de monocultivo ∼ Cero mejoramiento de praderas ∼ No se practica ningún tipo de labor encaminada a la recuperación de suelos. ∼ Practica de agricultura en zonas de alta pendiente. ∼ No se tiene infraestructura productiva sistema de riego, equipo de bombeo.

Estos sistemas productivos presentan algunas potencialidades desde el punto de vista biofísico como el presentar sistemas de pastoreo que contribuyen al abonamiento, conservan algunos corredores y humedales, así como presencia de algunas zonas con buena cobertura vegetal, se conservan algunos nacientes de agua y presencia de fauna acui –dulce. Igualmente desde el punto de vista de aspectos Técnico – Productivos se presentan el uso de prácticas adecuadas, como arado tracción animal, semillas nativas sistemas de descanso del suelo, presencia de gran variedad de tubérculos, curubas, y tallos comestibles propios de la zona, mejoramiento de las razas criollas por cruces con ganado normando En la parte occidental del PNN Cocuy se encuentran explotaciones campesinas en donde los medios ambientales natural y transformado, se convierten en un complejo paisaje que aparece como un mosaico en que cultivos agrícolas, barbechos, bosques secundarios, jardines domésticos, pastos y corrientes de agua son segmentos del sistema de producción que si bien ocasionan impactos a los ecosistemas, han rescatado y generado practicas que permiten la conservación. En la región Andina, además de paramos se encuentran Laderas de Montaña: Ocupan el 23,37% del territorio nacional68 se desarrolla la actividad cafetera dadas las condiciones biofísicas de suelos profundos con aportes de cenizas volcánicas. El café ocupa una extensión de 1.137.000 ha en diferentes arreglos que producen o armonizan con el medio natural. Los sistemas multiestrata cafeteros (agroforestal) han permitido la utilización sostenida por más de un siglo, en tanto que los cultivos a plena exposición cambia radicalmente el paisaje y no permiten el transito de especies y la conectividad de los parches de vegetación natural.                                                             
68

Cálculos realizados por León 2007 con base en el estudio IGAC CORPOICA 2002. Op. cit

 

“Además de la producción cafetera, en esta zona se ha establecido los principales centros de cultivo de la caña panelera (Santander, Cundinamarca, Boyacá y Antioquia), cacao (clima medio Santander), papa (en la zonas frías de cundinamarca, Boyacá Nariño y Antioquia), Trigo (Nariño Cundinamarca, Boyacá) piña (Santander) y frutales como mora y lulo (Cundinamarca)” León (2007)69. En la cordillera oriental existen experiencias cercanas a áreas protegidas o ecoregiones estratégicas que es interesante mencionar dados los impactos generados por la acción antrópica: Fundación natura realiza un proceso de planificación para el desarrollo sostenible del corredor de Guantiva la Rusia Iguaque el cual forma parte de las siguientes ecoregiones: 1) Bosques montanos de la cordillera oriental, 2) Bosques montanos del Valle del Magdalena, 3) Bosques secos del Magdalena 4) Páramos de los Andes del Norte. Este corredor es de gran importancia ecológica ya que contiene gran representación de ecosistemas de alta montaña, tiene tres centros de endemismos así como gran diversidad de plantas y fauna silvestre esta última representa el 10,2% de la diversidad del país. Dentro del corredor La Rusia - Guantiva - Iguaque se identificaron objetos de conservación y analizaron las presiones que son resultado de la acción antrópica, para los sistemas naturales esto fue lo encontrado: OBJETO Enclaves secos Bosque subandino Bosque andino asociado a roble Páramo PRESION Pérdida de especies clave, disminución de heterogeneidad vegetal, erosión inducida, destrucción de micro hábitat Fragmentación, disminución o pérdida de especies clave. Incremento en el índice de fragmentación, pérdida de conectividad, reducción del tamaño mínimo de los fragmentos Cambio en la fisionomía de la vegetación, reducción de la riqueza de Espeletiinae, aumento de los regímenes de suelo Pérdida de la conectividad entre comunidades y ecosistemas, alteración de la arquitectura de la comunidad, disminución de la amplitud del corredor ripario relativo a la amplitud del cauce, aumento en las fluctuaciones del nivel del agua, aumento de los sólidos sedimentables en el agua Aumento de tasas de sedimentación, deterioro hidrológico de la cuenca, destrucción de la vegetación original (cambio de la cobertura) artificialización de la matriz, contaminación (niveles de nitrógeno y fósforo en el suelo). Contaminación, cambio en la cobertura de la cuenca cambio en la capacidad de regulación de los niveles de agua Destrucción de la vegetación original, contaminación, ampliación de la frontera agrícola

Bosques ribereños

Complejo Fúquene – Cucunuba – Palacio Humedales riparios del Chicamocha Sistemas lacustres /palustres de
69

                                                            
León T. 2007. Op. cit

 

páramo Agua

Disminución de caudal, contaminación

Tomado de: Estrategia de desarrollo sostenible corredor de conservación Guantiva, La Rusia – Iguaque. Fundación Natura70

Los municipios del corredor tienen una marcada vocación agropecuaria predominantemente de economía campesina, poco tecnificada y articulada con un sector comercial local con crecientes niveles de informalidad debido especialmente a las dificultades de acceso y comunicación lo que genera cierta desarticulación económica entre estas economías locales y las economías regionales. (Fundación natura, 2004). Las áreas protegidas tienen agudos problemas por la tenencia de las tierras, en muchos casos la declaratoria de área protegida ha vulnerado los derechos sobre el uso de las tierras a sus propietarios sin generar alternativas que permitan compensar la “pérdida” de sus tierras para la producción. En la región andina se evidencia como el proceso de colonización ubica a los grandes propietarios, con los corredores agroindustriales en los valles interandinos es decir en las mejores tierras para el desarrollo de la producción agropecuaria y agroindustrial, y los campesinos se ven avocados a utilizar tierras que no son aptas para la producción y al desarrollo de agriculturas marginales, como resultado de esto han ocasionado en algunos casos procesos de deterioro y en otros adaptando algunas prácticas adecuadas para el medio donde subsisten. A esto se suma la política de productividad y competitividad del sector agropecuario que destina sus recursos al apoyo de cadenas productivas que cumplan estos requisitos. En la actualidad no existe una política de apoyo a la conservación de la cultura campesina y al pequeño productor por el contrario es cada vez mas lejana la posibilidad que tiene de acceder a recursos del estado, necesariamente debe entrar en la visión de competitividad y productividad. La investigación (básica, adaptativa, participativa), transferencia de tecnología, inversión en infraestructura productiva, desarrollo de tecnologías apropiadas para el medio y de bajo impacto ambiental no llegan a las comunidades cercanas a áreas protegidas de manera coherente porque el Estado no tiene una estructura operativa que permita destinar recursos para procesos de ordenamiento territorial ambiental efectivo. Por lo tanto las comunidades que se encuentran aledañas a áreas protegidas bajo el modelo económico y de globalización ven disminuidas las oportunidades para que desarrollen su bienestar. La región andina en diferentes ecorregiones posee una extensión de 11.654.393 ha en áreas protegidas71 en las categorías de Parques, reservas especiales, reservas forestales y resguardos indígenas. Sin embargo de acuerdo al estudio realizado por Fandiño y Wyngaarden, las áreas de parques nacionales no son suficientes para establecer un arreglo corológico72 que permita la conectividad y por lo tanto la                                                             
Solano, C., Roa, C., Calle, Z. 2004. Estrategia de desarrollo sostenible corredor de conservación Guantiva, La Rusia – Iguaque. Fundación Natura. The Nature Conservancy. 91 p. 71 Corrales 2002. basado en base de datos de la WWF. Op. Cti. 72 Los patrones corológicos se definen como grupos de ecosistemas que se ralcionan de una manera especial, más que con otros. Se espera que en cada uno de estos arreglos la flora y la fauna encuentren la forma de satisfacer cada uno sus requerimientos (Fandiño y Wyngaarden 2005)
70

 

pervivencia de las especies y los ecosistemas.73 En el mapa se observa en color amarillo las áreas prioritarias para la conservación y que garanticen la estabilidad de los ecosistemas
Catatumbo

Estoraques Paramillo Orquideas Tama

Cocuy Pisba Guanenta Iguaque Chingaza Sumapaz

Tatama Nevados Otum Quimbaya Hermosas Farallones Nevado del Huila Munchique Purace Guacharos Galeras Alto Fragua Corota

Áreas protegidas Zonas prioritarias de conservación Zonas de desarrollo rural         

La conservación de áreas protegidas en zonas como la región andina, que tienen un grado de transformación tal alto, debe hacer énfasis en potenciar las actividades humanas que han permitido que algunos ecosistemas se mantengan, orientar la investigación a solucionar las problemáticas que permitan el bienestar de las comunidades en sus territorios y tejer redes que permitan vincular las economías locales a las regiones. Los bienes y servicios ambientales no son unidireccionales de los ecosistemas hacia los sistemas productivos, se dan en doble vía y en mayor magnitud en zonas de alta transformación.

Región Pacífica La región pacífica colombiana hace parte de un complejo ecoregional que va desde la serranía del Darien en Panamá pasando por Colombia y hasta el cabo Pasado en la provincia de Manabí Ecuador. Es una de las regiones de mayor diversidad del planeta, elevado endemismo de especies74 y alta diversidad biológica, especialmente para plantas (Gentry 1982a), aves (Terborgh & Winter 1982) y mariposas, por lo cual esta región fue incluida dentro

                                                            
73

Actualmente existen reportes de zonas con especies aisladas genéticamente como es el caso del agraz Vaccinium meridionale en la zona de noroccidente antioqueño CORPOICA C.I La selva. El Choco biogeográfico cuenta con 62 especies endémicas, ocupando el segundo lugar mundial en endemismo luego del grupo de las islas Salomón con 79 especies.
74

 

de las ecoregiones de máxima prioridad para la conservación a nivel global (Dinerstein et al. 1995)75. Se pueden reconocer los siguientes tipos de cobertura dominante: Manglares, matorrales, pastizales húmedos, humedales y bosques aluviales, bosque húmedo de tierras bajas (bosque húmedo tropical), bosques montanos, páramos y bosques secos. Castañeda destaca las siguientes peculiaridades de la región: • • • Ubicación en la zona de transición entre los continentes sur y norteamericano, comunicados en la región a través del istmo de Panamá. Localización entre el Ecuador geográfico y el Ecuador climático, o sea la faja de las calmas ecuatoriales donde se presenta la mayor precipitación de todo el hemisferio. La rápida transición de zonas de vida desde los ecosistemas litorales hasta las formaciones subandinas y andinas en una franja no mayor de 60 km. La confluencia de factores climáticos, físicos y biológicos que determinan la presencia de un ciclo hídrico que a su vez define la permanencia de los ecosistemas y de las especies. La presencia de la cordillera Occidental como factor de aislamiento de la región76.

El uso del suelo en esta región es bajo (0,08%) comparado con otras regiones naturales. Dentro de esta se encuentran intensamente transformadas 290.085 ha (4,9%) destinadas a ganadería extensiva y cultivos asociados para autoconsumo y 41% del área esta parcialmente intervenida en bosques fragmentados, cuerpos de agua, pantanos y vegetación de manglar. (IGAC – CORPOICA 2002) A pesar de estos reportes de uso del suelo es objeto de una acelerada destrucción, debido a la deforestación con fines comerciales y la introducción de prácticas agropecuarias insostenibles. Castañeda reporta una tasa de desforestación de 2% y además comenta que para el año 2020 la región quedaría convertida en un desierto pantanoso.77 Esta región se ve amenazada por las políticas económicas que planean dos mega proyectos: la realización del tramo faltante de la carretera panamericana entre Colombia y Panamá que implica atravesar el llamado Tapón del Darién, una región que ha sido declarada Patrimonio Mundial debido a su riqueza natural y el canal                                                             
75

http://www.natureserve.org/latinamerica/prioritySites/chocodarien.jsp

  Leyva, P ( Profesor Asociado: Instituto de Ciencias Naturales, Instituto de Estudios Ambientales, Universidad Nacional de Colombia). PROYECTO: BIOPACIFICO ( INDERENA - DNP -GEF- PNUD – COL/92/G31; Fondo para la Protección del Medio Ambiente “José Celestino Mutis”; FEN COLOMBIA) Publicación digital en la página web de la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República. http://www.lablaa.org/blaavirtual/letra-v/viajes/indice.htm 77 Leyva, P. Idem.  

76

interoceánico que aprovecharía el Río Atrato y se destinaría al tránsito de barcos de mayor calado que los que permite el canal de Panamá. Esta región se caracteriza por ser habitada por poblaciones indígenas y afroamericanos que han desarrollado a través de sus culturas una relación hombre – naturaleza armónica que les permite mediante prácticas y técnicas de producción hacer uso de sus recursos conservando la biodiversidad y los ecosistemas.

“Dentro del eje de relacionamiento y dinámicas de poblamiento se mencionan las dinámicas económicas extractivas, que desde la invasión española, han determinado el poblamiento del territorio” y “las políticas gubernamentales sobre el territorio y el aprovechamiento de los recursos naturales desde mediados del siglo XX”, entendidas como elementos que determinaron la tendencia de ocupación y aprovechamiento de los territorios del Pacifico Colombiano, que dieron como resultado el poblamiento de la subregión y los sistemas de producción basados en practicas tradicionales de producción pero fuertemente influenciados por actividades como la comercialización de maderas, la pesca comercial y más recientemente el establecimiento de cultivos de uso ilícito.” Erazo (2006)78

Erazo menciona que los cambios en los sistemas tradicionales fueron influenciados por la declaración de “Reserva forestal del Pacifico, que considera al Pacifico como territorio baldío (ley 2 /59)”, desconociendo que en estos lugares ya habitaban comunidades afrodescendientes, mestizas e indígenas, y que propicio la extracción incontrolada y desmedida de las maderas durante varias décadas”, además los mega proyectos (Canal Naranjo)79, y desastres naturales que provocaron perdida de capa cultivable, erosión, cambio en el nivel freático y por lo tanto desplazamiento de las poblaciones.

En la región que corresponde al PNN Sanquianga, Erazo (2006) destaca tres sistemas de producción asociados a comunidades afrodescendientes y mestizas: SPF1: Pescadores tradicionales artesanales que asocian actividades como el piangüeo y la agricultura de pancoger en la subregión Sanquianga. SPF2 agricultores tradicionales que asocian actividades de pesca y recolección en la subregión Sanquianga. SPF3: Aprovechadores forestales persistentes que asocian actividades como pequeñas huertas familiares y la cría de espacies menores.

Estos sistemas de producción hacen aprovechamiento de recursos hidro biológicos y forestales que en algunos casos pueden generar impactos negativos, sin embargo las propuestas de manejo y las concertaciones logran ajustar los procesos productivos – extractivos para que sean sostenibles y generen recuperación de conocimiento                                                              78   Erazo, C. 2006. Informe de proceso en el Parque Nacional Natural Sanquianga. Proyecto “Consolidación de la
efectividad, legitimidad, visibilidad y sostenibilidad de manejo de los parques nacionales, como estrategia de prevención de la expansión de cultivos ilícitos en las áreas”. UAESPNN.  79 Trasvase del río Patía al Sanquianga.

 

tradicional y uso adecuado de recursos. La siguiente tabla muestra el análisis de amenazas realizado por Erazo, (2006)

 

Cuadro 5. Presiones ejercidas sobre los objetos valores de conservación del PNN Sanquianga
OBJETO O VALOR DE CONSERVACIÓN ∼ ∼ ∼ Ecosistema de manglar y las relaciones sociales y culturales ligadas a su conservación. Ecosistema de guandal y las relaciones sociales y culturales ligadas a su conservación. Ecosistema de playas arenosas y las relaciones sociales y culturales ligadas a su conservación. Ecosistema de estuarios y las relaciones sociales y culturales ligadas a su conservación. Especies asociadas a los ecosistemas del parque ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ Las relaciones sociales y culturales ligadas a la conservación y manejo de los ecosistemas de manglar, guandal, playas arenosas y estuarios. ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ ∼ PRESION IDENTIFICADA Sedimentación de los esteros, pozas y ríos Incremento del nivel de las aguas Erosión de las riveras de ríos y quebradas Endulzamiento de las aguas Cacería indiscriminada Tala indiscriminada de los bosques Practicas de pesca insostenibles Pesca industrial de arrastre y bolicheo Sustitución de artes tradicionales de pesca por artes de pesca irreglamentarias e ilegales Introducción de especies domesticas y exóticas. Efectos nocivos de las fumigaciones aéreas Uso inadecuado de agroquímicos Tsunami, terremoto y maremotos y cambios provocados por el fenómeno del niño. Incremento del nivel de las aguas Erosión de las riveras de ríos y quebradas Cacería indiscriminada Tala indiscriminada de los bosques Practicas de pesca insostenibles Pesca industrial de arrastre y bolicheo Sustitución de artes tradicionales de pesca por artes de pesca irreglamentarias e ilegales Introducción de especies domesticas y exóticas. Efectos nocivos de las fumigaciones aéreas Uso inadecuado de agroquímicos Cacería indiscriminada Tala indiscriminada de los bosques Practicas de pesca insostenibles Pesca industrial de arrastre y bolicheo Sustitución de artes tradicionales de pesca por artes de pesca irreglamentarias e ilegales Introducción de especies domesticas y exóticas. Efectos nocivos de las fumigaciones aéreas Uso inadecuado de agroquímicos. Políticas inadecuadas de manejo de los recursos naturales, los daños ecológicos provocados por el canal naranjo, la perdida de la cultura local la identidad y tradiciones, la expansión de las áreas de uso ilícito, el desplazamiento forzado de la población civil

∼ ∼

Especies migratorias asociadas a los ecosistemas del parque

En la región pacífica igualmente existe problemas relacionados con la tenencia de la tierra, al parecer acrecentada por el establecimiento de grandes propiedades de palma africana, y grandes proyectos de infraestructura, viales y energéticos, y los proyectos de extracción de recursos naturales, conocidos como mega proyectos, los cuales están transformando paulatinamente el mapa social, político y ecológico regional.(Fajardo, D, 2002)80                                                             
Fajardo, D. 2002. Tierra, Poder Político y Reformas Agraria y Rural. En: Cuadernos Tierra y Justicia. No 5. Ed. Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos –ILSA- .
80

 

Región Orinoquia

Las coberturas y usos predominantes están representaos por vegetación de sabana (52%), tierras en pastos (30%) bosques (13%) y agricultura 1 % El 30, 3% del área regional (5.337.784 ha) presenta tierras intensamente transformadas, principalmente en el piedemonte de los departamentos del Meta y Casanare con pastos introducidos y naturalizados y actividades agrícolas con cultivos de arroz, maíz, palma africana y frutales. El departamento del meta posee las zonas de arroz secano mecanizado con el 39% de la producción nacional, seguido por Casanare (25% de la producción nacional) al igual que las regiones más productoras de soya del país que generan el 53% de la producción nacional y de palma africana con el 27% de la producción nacional
Cuadro 6 Resumen del uso del suelo por regiones
REGIONES Actividad agrícola Actividad ganadera Usos Agroforest ales Bosques Áreas protegida s ha Áreas que deben destinarse a conservación

Caribe

Aptas 4.346.665 Ha (40,2%) En uso 520.000 (4%) Aptas 3.307.000 (31,8%) En uso (8%) 18% 2% En uso 1%

Aptas 22% En uso 69 %

4%

Andina

Aptas 872.000 ha. (8,5%) En uso (44%) 64% 3% Sabanas 53% Pastos 30% 12,5 %

Aptas 3.889.000 Ha.

37%

11.654.3 93 ha

15.690.000 Ha

Depresiones interandinas Pacífico Orinoquía

6% 85% 13%

Amazonía

9,1%

55,7%

Las áreas destinadas a plantaciones forestales son 167.533 ha. según IGAC – CORPOICA 2002 esto indica que el aprovechamiento forestal en Colombia depende

 

de las masas de bosques implicando esto un alto riesgo para la estabilidad de los ecosistemas que aún se conservan.

De la sorprendente diversidad encontrada en el arreglo natural colombiano, solo 86 de los 337 ecosistemas y 7 de los 63 tipos corológicos se conservan intactos. Es una realidad que la población humana tiene que utilizar la naturaleza para diferentes propósitos; pero si los sistemas de áreas de conservación biológica no están completos, o si no se mantienen en al condición requerida, la transformación conduce a la extinción de muchas especies. Fandiño y Wyngaarden 2005 Comparando estos mapas, zonas prioritarias para conservación y áreas piloto de desarrollo rural observamos que algunas se cruzan con parques nacionales y otras con zonas que si se destinan a conservación pueden hacer viables los ecosistemas y las especies que contienen, esto indica que se pueden presentar conflictos entre las políticas desarrollo rural y la conservación. Es necesario generar propuestas que no rompan con la conformación ecosistémica de Colombia porque de ello depende la estabilidad para desarrollar adecuadamente el país

3.4. SISTEMAS DE PRODUCCION IDENTIFICADOS EN ZONAS DE INFLUENCIA DE LOS PARQUES NACIONALES NATURALES DE COLOMBIA. Con base en los resultados del proyecto Desarrollo Sostenible Ecoandino, desarrollado por Parques Nacionales Naturales y el Programa Mundial de Alimentos se presenta a continuación un perfil de los sistemas de producción identificados en 16 áreas protegidas del sistema de parques Nacionales Naturales de Colombia, así como

 

algunas consideraciones respecto al impacto de dichos sistemas en aspectos relacionados con el medio natural y social, principalmente. En el marco del “Proyecto Ecoandino” se identificaron 86 Sistemas de Producción, resultado del trabajo en 16 áreas protegidas. Estos sistemas se agruparon desde una perspectiva y escala más amplia de carácter nacional en 19 modelos de sistemas de producción rurales, como se indica en el cuadro 7.  
Cuadro 7. Sistemas de producción localizados en las zonas de amortiguación de Parques Nacionales Naturales de Colombia. Nombre SP1. Sistema de producción de propietarios campesinos minifundistas localizados en la zona andina y subandina con cultivos de papa, maíz y trigo Características Generales Afecta especialmente biomas de tipo Psicrofítico e Higrofítico andinos y subandinos, localizados entre los 2200 m.s.n.m. y los 3200 m.s.n.m.

Lo constituyen comunidades campesinas, habitantes de la zona amortiguadora de los SFF de Iguaque, Galeras y el PNN Puracé. Presenta predios con una extensión que va desde menos de 1 Ha hasta 5 Ha.
Afecta especialmente biomas de tipo Psicrofítico e Higrofítico andinos y subnadinos en alturas entre los 2200 y los 3400 msnm (Psicrofítico.) Por lo general corresponden a comunidades campesinas e indígenas (de la etnia Yanacona y Nasa) que han involucrado fuertemente prácticas campesinas. Se observan en zonas amortiguadoras de los PNN Puracé, El cocuy, Pisba, Nevado del Huila y los SFF de Iguaque y Galeras. Afecta biomas de tipo Higrofítico subandino en alturas que varían entre los 1500 a 2500. Corresponden a comunidades campesinas e indígenas de la etnia Nasa, observándose éste sistema en el PNN Munchique.

SP2. Sistema de producción de pequeños y medianos productores campesinos y comunidades indígenas de zona andina y subandina con énfasis en ganadería bovina

SP3. Sistema de producción propietarios campesinos minifundistas y comunidades indígenas de zona sub andina, con énfasis en ganadería bovina de clima templado muy húmedo. SP4. Sistema de producción de pequeños y medianos propietarios campesinos de zona andina y andina tropical, que desarrollan una actividad productiva con énfasis en ganadería bovina de clima cálido. SP5. Sistema de producción de pequeños y medianos propietarios campesinos y comunidades indígenas de zona subandina y andina tropical con actividad productiva principalmente cafetera

Afecta biomas de tipo Higrofítico tropical y andino y Subxerofítico . Se observa en alturas que van desde el nivel del mar hasta 150 metros, sin embargo en algunos sectores alcanza alturas de 1000 msnm. Este sistema se caracteriza por corresponder a comunidades campesinas. Se observa en parques como Sierra Nevada de Santa Marta, La Paya y Cordillera los Picachos. Ubicado en alturas que van desde los 1000 msnm hasta los 1800 msnm en biomas de tipo Higrofítico subandino y tropical. Como caso particular se observa este sistema en alturas entre los 600 y 800 msnm, en microclimas propios de la Sierra Nevada de Santa Marta. El tipo de población que desarrolla este sistema es tanto campesina como indígena (Nasa y Arhuaca), localizados en la zonas de amortiguación de los PNN Nevado del Huila, Sierra Nevada de Santa Marta, Guacharos, Cordillera de los Picachos, Puracé y el SFF Galeras, caracterizados por propietarios en el caso campesino y comunal en el caso indígena, donde se asignan una parcela a cada familia.

 

Nombre SP 6. Sistema de producción indígena de zona andina y subandina con practicas productivas y socioculturales representadas por el “Tul “ y actividades de ganaderia bovina, café y cultivos diversificados.

Características Generales Se localiza en alturas que va desde los 1400 hasta 2400 msnm, sin embargo dadas las condiciones de ésta forma tradicional de producción, propia de familias indígenas (etnia nasa,) involucra otras actividades en pisos térmicos que van hasta 2800 msnm. Afecta biomas del tipo Higrofítico andino y subandino. Se observa en los PNN Munchique y Nevado del Huila. Incide en bosque muy húmedo premontano y, por corresponderse con población indígena, el tipo de tenencia se basa en tierras comunales. Se localiza en piso térmico cálido a alturas que van desde 80 a 800 msnm, afectando biomas de tipo Higrofítico e Higrotropofítico tropical. Corresponde fundamentalmente a poblaciones campesinas y colonas que incluyeron pequeñas cultivos de coca en sus sistemas productivos (normalmente alrededor de 2 a 4 hectáreas) por considerarlo como “una forma segura” para la obtención de ingresos. Se observa en parques como Sierra Nevada de Santa Marta y Alto Fragua Indiwasi. Predomina en alturas que van desde 1800 hasta 3000 metros sobre el nivel del mar. Afecta biomas del tipo Higrofítico andino y subnadino. Es desarrollado tanto por poblaciones campesinas como indígenas (etnia Nasa), en los departamentos de Tolima y Huila del PNN Nevado del Huila Normalmente las comunidades indígenas implementan la actividad amapolera en zonas altas donde también dedican áreas para la ganadería bovina. Este sistema es propio de alturas comprendidas entre 2000 hasta 3000 msnm, sin embargo en sectores del PNN Sierra Nevada de Santa Marta, por sus microclimas, se observa en alturas entre 1300 a 1500 metros. Se localiza en biomas Higrofítico andino y subandino y Quersofítico andino. Es un sistema propio de comunidades campesinas localizadas en los parques Puracé, Sierra Nevada de Santa Marta y en los SFF de Iguaque y Galeras. La localización de este sistema productivo corresponde a alturas entre 1700 hasta 2500 metros, sin embargo en algunos sectores se extiende hasta 3000 msnm. Está asociado a biomas Higrofítico andino y subandino El tipo de población que realiza este sistema es básicamente campesino y se localizada en parques como Puracé, Cordillera los Picachos, Cueva de los Guácharos y en el SFF Iguaque. Se presenta en alturas que van desde el nivel del mar hasta 600 metros. Afecta biomas de tipo Higrofítico e higrotropofítico tropical. Se localiza en el parques Sierra Nevada de Santa Marta, en predios con rangos de extensión que determina dos subsistemas: un primer subsistema de pequeños productores con extensiones entre 0.5 a 5 hectáreas en el cual el tipo de tenencia se caracteriza por arrendatarios y poseedores sin título de propiedad y un segundo subsistema de medianos productores con predios que tienen una extensión entre 19 a 30 hectáreas, donde el tipo de tenencia es básicamente de propietarios.

SP 7. Sistema de producción de propietarios campesinos y colonos de la zona andina tropical, con actividad productiva de pequeños cultivos de coca, cultivos permanentes y ganadería bovina. SP 8. Sistema de producción de propietarios campesinos y comunidades indígenas de zona andina y subandina con actividades productivas con base en el cultivo de amapola, frutales de clima frío y ganadería bovina.

SP 9. Sistema de producción de propietarios campesinos de zona andina y subandina con actividad productiva desarrollada con base en el manejo de policutivos transitorios de clima frío y medio. SP 10. Sistema de producción de propietarios y poseedores campesinos de zona andina y subandina con actividad productiva de frutales y policultivos de clima frío.

SP 11. Sistema de producción de pequeños y medianos propietarios campesinos de zona andina tropical que llevan a cabo su actividad productiva principalmente con base en cultivos transitorios.

 

Nombre SP 12. Sistema de producción de pequeños y medinos productores, poseedores y arrendatarios campesinos y comunidad indígena de zona andina tropical con énfasis en el desarrollo de agricultura diversificada de cultivos transitorios y perennes SP 13. Sistema de producción de propietarios y poseedores campesinos de biomas andinos, a partir de la producción de café y ganadería bovina bajo condiciones de microverticalidad.

Características Generales Se ubica en alturas que van desde 170 hasta 800 metros, afectando biomas de tipo Hogrofítico tropical. Este sistema se localiza en parques como Paramillo, Sierra Nevada de Santa Marta, Alto Fragua Indiwasi y La Paya.

Sus actividades son desarrolladas en dos franjas altitudinales, una comprendida entre 1500 a 2000 msnm y otra entre 2000 a 2800 msnm. Su característica de microverticalidad afecta biomas de tipo Higrofítico andino, subnadino y hasta tropical. La población que desarrolla este sistema es de tipo campesino, asentado en áreas del PNN Nevado del Huila. La tenencia combina formas de propiedad con título y la apropiación de baldíos. Este sistema es característico de comunidades campesinas asentadas en zonas amortiguadoras del SFF Iguaque. Se localiza en alturas comprendidas entre 2200 a 2600 msnm, en biomas de tipo Higrofítico y Subxerofítco subandino. La extensión de los predios varía entre 0.6 a 6 hectáreas.

SP 14. Sistema de producción de pequeños propietarios campesinos en proceso de sucesión, de zona sub andina, que despliegan una actividad artesanal combinada con monocultivo de cebolla y pancoger estacional. SP 15. Sistema de producción de pequeños y medianos propietarios campesinos en zona sub andina con actividad de ganadería caprina extensiva y cultivos de pancoger. SP 16. Sistema de producción de medianos propietarios campesinos de zona andina tropical productores de cacao y ganadería bovina. SP 17. Sistema de producción de propietarios campesinos minifundistas en zona andina tropical productores de cultivos de pancoger y venta de jornal. SP 18. Sistema de áreas en conservación (reservas) de propietarios ausentistas en zona andina tropical con actividades extraprediales.

Se localiza probablemente en alturas comprendidas entre 2200 a 2600 msnm, en biomas de tipo Higrofítico y Subxerofítco subandino. Se observa en el SFF Iguaque, propio de comunidades campesinas Cundiboyacenses. La extensión de los predios varía entre 6 a 20 hectáreas.

Se localiza en pisos térmicos calidos que van de 400 a 600, en biomas de tipo Higrofítico tropical Este sistema es implementado por campesinos que se asientan en el PNN Sierra Nevada de Santa Marta. Este sistema localizado en alturas entre 450 a 900 msnm, en biomas de tipo Higrofítico e Higrotropofítico tropical. La extensión de los predios es pequeña, varía entre 1 a 4 hectáreas caracterizada por aparcerías. Este tipo de sistema se observa en el PNN Sierra Nevada de Santa Marta (sector Quebrada Valencia), en alturas comprendidas entre 100 a 400 msnm. Afecta biomas del tipo Higrofítico tropical. Si bien en este tipo de sistema no predominan actividades productivas propiamente dichas, se incluye dentro de ésta tipología en razón a que su importancia radica en la orientación que ha tenido su ordenamiento al rededor de la conformación de reservas naturales en predios con extensiones importantes que varían entre 40 a 100 hectáreas.

 

Nombre SP 19. Sistema de producción de arrendatarios y aparceros campesinos de zona subandina y tropical con actividades extractivas y venta de jornal
Tomado y adaptado de Rojas, A.J. 2005. 81

Características Generales Este tipo de sistema se observa principalmente en el SFF Galeras y el PNN Paramillo, en diferentes alturas que varían desde los 700 hasta 2600 metros sobre el nivel del mar.

Igualmente se han identificado sistemas de producción de comunidades indígenas de la etnia tikuna, localizadas en zona tropical en el PNN Amacayacú, caracterizadas por desarrollar su actividad productiva principalmente alrededor de la chagra, con actividades complementarias de cacería, pesca y asistencia ecoturistica, en algunos casos con fabricación y venta de artesanías. Se desarrollan en comunidades que hasta hace aproximadamente 40 años Vivian en malokas y hoy en día están aglutinados en poblados bajo una distribución similar a poblados campesinos. La cacería según los pobladores es un factor que actualmente se ve restringida por la disminución de la fauna. Las chagras familiares han sufrido cambios principalmente en lo relacionado a su reducción en área, número de chagras asignadas por familia y tiempo de barbecho. Se han encontrado chagras con periodos de barbecho de más de 30 años, hasta con periodos de regeneración de 5 años, aspecto que repercute en la capacidad de regeneración del bosque y en la disminución en la producción de las especies cultivadas en las chagras82. En las áreas contiguas, así como en algunos sectores del PNN Amacayacu se ha venido presentando acciones de extracción selectiva de madera, actividad desarrollada principalmente por aserradores y comerciantes de maderas nativas que presionan de manera importante los bosques tropicales del Parque Nacional. Los sistemas de producción referenciados en general corresponden a sistemas de economía campesina y en algunos casos a comunidades indígenas, las que en mayor o menor medida han incorporado prácticas productivas provenientes del mundo campesino o de la agricultura de revolución verde. Igualmente se presentan otro tipo de sistemas de producción en las zonas aledañas de los Parques Nacionales, como es el caso en el PNN Los Nevados, donde se encuentran sistemas de ganadería extensiva en combinación con monocultivo de papa, y otras especies semestrales. En la mayoría de los sistemas de producción desarrollados por comunidades indígenas y campesinas se presentan procesos de erosión genética de algunas de las especies ancestralmente cultivadas, aspecto relacionado con perdida de

                                                            
81

Rojas A. J. 2005. Presentación de resultados. En: Resultados. Proyecto Desarrollo sostenible Ecoandino. Tomo II. Parques Nacionales Naturales de Colombia. Programa Mundial de alimentos de las Naciones Unidas. Bogotá. Colombia . pg113-139

Información de campo. 2007. Talleres realizados en el marco de la estrategia de sistemas de conservación. PNN Amacayacú.

82

 

conocimientos y tradiciones culturales, como en el caso del “Tul” Nasa83, donde de 30 especies cultivadas en promedio se ha pasado a 10. En algunas regiones y sistemas de producción se conservan prácticas solidarias de producción, denominadas de diferente manera (minga, mano vuelta, costilla prestadas, etc), elemento importante en procesos de recomposición de tejido social e identidad comunitaria. A continuación se presentan algunas de las observaciones sobre los sistemas de producción enunciados, tomadas del proyecto Ecoandino84, pretendiendo con ello explicar algunos implicaciones sobre el medio social, técnico y natural que estos pueda tener. “En general se puede considerar que un alto porcentaje de las actividades productivas desarrolladas en las zonas aledañas a las áreas protegidas se dan en terrenos con fuertes pendientes, que normalmente representan la necesidad de innovaciones tecnológicas drásticas sobre métodos convencionales, con especificidad en manejo, uso y conservación de los recursos de suelo y agua. Importante anotar como las características biográficas diversas son utilizadas para desarrollar sistemas de producción similares, en ocasiones con adaptaciones tecnológicas mínimas que además de poder estar implicando bajo nivel productivo, se constituyen en importantes fuentes generadoras de transformación del paisaje. Por lo tanto, aunque algunos sistemas de producción se ubican en similares pisos térmicos, cabe la reflexión que por sus especificidades biofísicas, socioeconómicas, culturales y técnico productivas, estos sistemas requieren del diseño y la aplicación de diversos tipos tecnológicos que permitan alcanzar o al menos acercarse a la eficiencia productiva bajo condiciones de sostenibilidad. Un fenómeno importante de resaltar es la posición que ocupa la ganadería extensiva frente a otros sistemas de producción, como se observo en el caso de los sistemas de producción localizados en la zona de amortiguación del PNN Puracé, donde de 17.455.1 Has, el 61% de esta áreas se encuentra con procesos de ganaderización y el restante 39% en áreas de rastrojo y relictos boscosos que se han conservado. Paradójicamente siendo la ganadería extensiva la actividad que más impacta al área protegida, es también la que mayor numero de hectáreas podría aportar a la conservación en la zona amortiguadora, a través de un proceso de reconversión productiva hacia sistemas sostenibles, reportando por los participantes 6.737.6 Has con interés de incorporarlas a procesos de conservación En general se considera que el avance de la potrerización en las zonas aledañas a los Parques Nacionales va en aumento, como en el resto del país, aspecto que hace necesario la continuidad de la estrategia de SSC en dichas zonas y el diseño y establecimiento de alternativas tecnológicas y productivas, que permitan la                                                             
83

“Tull” generalmente conocido como el huerto de los Nasa (o Paeces). Corresponde la forma ancestral de cultivar los alimentos dentro de un espacio cercano a la zona de habitación, manejado generalmente por las mujeres. 84 Rojas, J.A. 2005. Tomo II. Op.cit

 

revegetalización, la disminución de la fragmentación de los ecosistemas y el bienestar de las comunidades, objetivos centrales de la estrategia, como ha sido reiterado en el presente texto. Igualmente la presencia de monocultivos (papa, trigo, en zonas altas y de café, maíz, fríjol en zonas medias) ha repercutido en aspectos de insostenibilidad ecosistémica (contaminación de suelo y agua, fragmentación, perdida de biodiversidad, entre otros) y en la perdida de conocimientos ancestrales fundamentados en el manejo de estrategias productivas basados en el uso y manejo de la biodiversidad, como es el caso del “Tull” o los huertos frutícolas. Diversos tipos de tenencia de la tierra se reportaron, sin que exista una generalidad al respecto, aunque en buena parte de los casos los predios son de familias que pueden demostrar la propiedad. Finalmente, la mayoría de personas puede decirse viven de la venta de sus productos y del jornaleo. En el primero de los casos estos corresponde desde materia prima y productos básicos, hasta aquellos con mayor valor como derivados lácteos o artesanías. Respecto a las variables de orden técnico, los productos agrícolas preponderantes son café en los pisos térmicos templados y cálidos y papa en los fríos, asociados por lo general a frutales y cultivos de pancoger. La ganadería extensiva de vacunos predomina en los sistemas identificados, aun cuando la cría de especies menores (principalmente para autoconsumo) se reporta frecuentemente. En muy pocos casos se indica que existe uso de flora y fauna silvestre, en tales situaciones éstos se relacionan con artesanías, medicina tradicional, ecoturismo o como fuente alimentaría. El tamaño de los sistemas de producción caracterizados fue muy variado, encontrando predios con extensiones menores a 0.5 hectáreas hasta mayores de 100 Ha. Esta variabilidad dependió de diferentes factores como la localización de los sistemas de producción, la historia del poblamiento, las relaciones sociales existentes y las características biofísicas, entre otros aspectos. La actividad del jornaleo esta muy asociada a sistemas de producción con extensiones pequeñas o con actividades extraprediales que afectan fuertemente al territorio, aspectos asociados generalmente a características de insostenibilidad de los sistemas, situación que crea la necesidad de vender la mano de obra como alternativa para la generación de ingresos de la unidad familiar. El nivel tecnológico de los sistemas de producción presentó igualmente una alta variabilidad. Sin embargo, se observa una predominancia en la cual aquellos arreglos productivos con tendencia al monocultivo, presentan niveles tecnológicos con alto uso de agroquímicos. Los sistemas con énfasis en el autoconsumo están asociados a niveles tecnológicos bajos, explicado fundamentalmente por la carencia de recursos para la compra de insumos externos, más que por una conciencian ambiental de agricultura limpia.

 

Por lo general parte de la producción se destina a la venta, aunque en repetidas ocasiones se reportan tanto la venta como el autoconsumo. Temas como el de seguridad alimentaria han hecho que aspectos como el autoconsumo y el intercambio sean más relevantes para las comunidades. Es importante resaltar que los sistemas con énfasis hacia el autoconsumo presentan una mayor biodiversidad en la composición de los diferentes arreglos productivos manejados, aspecto asociado a sistemas de producción de minifundio, así como aquellos menos ligados a actividades comerciales por condiciones de marginalidad. Por su parte, aquellos sistemas donde predomina la siembra de cultivos para la venta, se observó que la tradición de sembrar alimentos para el intercambio y la alimentación familiar se redujo en la mayoría de casos a la siembra de algunas pocas especies como maíz, yuca y plátano. En general se puede considerar que la dinámica de los sistemas de producción identificados genera diferentes tipos de presión hacia los recursos de las áreas protegidas del sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia, como: Contaminación de fuentes de agua por uso indebido de agroquímicos, ubicación de arreglos productivos en áreas no adecuadas, quemas incontroladas, potrerización, cacería indiscriminada, tala indiscriminada, monocultivo, siembra de cultivos de uso ilícito, manejo inadecuado de los agroecosistemas, resaltando la reducción en la rotación de cultivos. Estas presiones se pueden constatar en los efectos ocasionados sobre el territorio, como: deterioro de las condiciones del suelo, cambios en estructura y composición de sistemas biológicos, proceso de fragmentación de ecosistemas, transformación rápida y alta del paisaje, cambio en la estructura de poblaciones silvestres, conflictos por uso inadecuado de los recursos naturales. Estos aspectos asociados y producto de las condiciones de inequidad en la tenencia de la tierra, entre otros aspectos, generan una combinación de situaciones que tienden a agravar la problemática ambiental y por lo tanto la posibilidad de conservación de la biodiversidad en las áreas protegidas y sus zonas de influencia.

 

4. REVISIÓN DE EXPERIENCIAS INSTITUCIONALES RELACIONADAS CON SISTEMAS DE PRODUCCION SOSTENIBLES

4.1. MÉTODO DE TRABAJO. El siguiente capitulo contiene una revisión de 64 experiencias institucionales relacionadas con el tema de los sistemas sostenibles de producción. Para ello se seleccionaron muestras representativas de cada una de las diferentes organizaciones que intervienen en el sector rural colombiano que tratan de manera directa el tema desde diferentes aspectos, intereses y ámbitos regionales. De acuerdo a la muestra seleccionadas se categorizaron en: Organizaciones de base comunitaria, organizaciones no gubernamentales –ONG´s- prestadoras de servicios, centros de investigación, gremios, empresas y entidades gubernamentales (Cuadro 7 )
Cuadro 8 Clasificación de entidades relacionadas con sistemas sostenibles de producción rural CATEGORIA ORGANIZACIONES DE BASE COMUNITARIA SUBCATEGORIA Campesinos agricultores (12) y DEFINICION Organizaciones conformadas por los habitantes de los territorios que desarrollan acciones en torno a sistemas sostenibles, se subdividen de acuerdo a su cultura porque tienen mecanismos y procesos diferentes de abordar procesos entorno a sistemas sostenibles de producción

Campesinos e indígenas (2) Afrodescendientes (2) Indígenas (5) ONG´s PRESTADORAS DE SERVICIO Nacional (4) Regional (2)

Organizaciones que prestan servicios a diferentes poblaciones, grupos, asociaciones, instituciones y que impulsan procesos de ordenamiento territorial, sistemas de producción sostenibles, investigación etc.

Local (7) CENTROS DE INVESTIGACION Asociados a gremios (3) De carácter mixto público – privado (2) Internacionales (1) GREMIOS (8) Representan a los productores ante instancias gubernamentales y en su gran mayoría manejan recursos parafiscales, existe una tendencia de implementar mejores practicas en sus cultivos, lo que implica tener en cuenta Instituciones encargadas de realizar investigación para el sector agropecuario y ambiental, algunas con responsabilidad nacional y otras asociados a gremios.

 

el manejo ambiental y de recursos naturales EMPRESAS Individuales (1) Con experiencias en investigación, manejo sostenible de la producción y de los recursos destacada porque son empresas con gran viabilidad económica y compiten con éxito en la dinámica de mercados a nivel regional o nacional y Entidades de carácter estatal de orden nacional, regional o municipal

Cooperativas (1)

ENTIDADES GUBERNAMENTALES

Regionales (3) Nacionales (1) Municipales (1)

Como primer criterio de selección se consideró escoger entidades que abordan el tema de sistemas de producción rurales desde diferentes aspectos, conceptos, intereses y áreas geográficas. Como segundo criterio, se definió una muestra de agentes o sectores del sector rural lo más representativa posible, por lo tanto se seleccionaron entidades y organizaciones del sector campesino, indígena, de negritudes, gremios del sector rural y entidades del sector gubernamental, así como organizaciones no gubernamentales –ONG,s –prestadoras de servicios. Este criterio, si bien no obedece a escoger entidades relacionadas directamente con áreas protegidas, si permitió observar una gama de estrategias para abordar los sistemas de producción rurales, así como sus prácticas metodológicas, tecnológicas y enfoques conceptuales variados con el que orientan su trabajo teórico y práctico Pro último, se quiso explorar entidades que trabajan el tema desde una óptica de la formación de talento humano, de planteamientos del desarrollo rural y de investigación tecnológica agropecuaria y no solamente desde la conservación de la biodiversidad. Con ello pensamos que se amplio la mirada y se pudo constatar que existen diferentes maneras de abordar el tema de los sistemas de producción rural. La revisión de las experiencias se cumplió a través de tres procedimientos: visitas de campo, entrevistas semi - estructuradas y revisión de fuentes secundarias que daban cuenta del perfil de las entidades y de su experiencia. De las 67 experiencias se pudieron visitar en campo dos (2) que correspondieron al “Corredor de conservación Parque Nacional Natural Tatama - Serranía de los Paraguas”, impulsado por la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca “CVC” y el proyecto “Corredor de conservación biológico y multicultural Munchique – Pinche” en el Departamento del Cauca, desarrollado por la Fundación Centro para la Investigación en sistemas Sostenibles de Producción Agropecuaria -CIPAV-. Se entrevistaron: siete (7) ONG´s, - un (1) programa Regional, - un (1) programa nacional, - un (1) Fondo concursal (Fondo Para La Acción Ambiental), - una (1) entidad gubernamental y una (1) departamental. A continuación se indican estas instituciones:  

- ONG´s: CIPAV, Fundación Natura, Corporación La Ceiba, Red de Reservas de la sociedad civil –RESNATUR-, Corporación Suna Hisca, Fundación Prosierra Nevada de Santa Marta, Corporación Encuentro. -Entidad Gubernamental: Parques Nacionales Naturales de Colombia y su estrategia de sistemas Sostenibles de Conservación -Entidad Departamental: Alcaldía de Marinilla y su experiencia en el Distrito Agrario de Marinilla -Programa Regional: Programa De Conservación Y Rehabilitación Ambiental En El Marco De Desarrollo Sostenible Concertado Con Los Procesos Socio Ambientales Del Macizo Colombiano –PROMACIZO-Programa Nacional. Programa Nacional de Transferencia de Tecnología Agropecuaria –PRONATTADe las 67 restantes organizaciones y experiencias revisadas veinte una (21) corresponden a organizaciones de base, ocho (8) a ONG´s, dos (2) a empresas, cinco (5) a centros de investigación, tres (3) a entidades gubernamentales, ocho (8) a gremios y seis (6) a entidades de apoyo al sector agrario y de conservación (Anexo 1.) Las variables85 que se incluyeron en el análisis fueron: Nombre de la entidad, Énfasis de la gestión, Acciones técnicas desarrolladas, Metodologías implementadas, Impacto a nivel en el ordenamiento territorial a nivel de conservación de biodiversidad, en la seguridad alimentaria y en las organizaciones, Fortalezas y debilidades institucionales relacionadas con el tema, lecciones aprendidas con relación a factores de desacierto y de éxito, estrategias de relacionamiento con otras instituciones y organizaciones.

4.2. REVISIÓN DE EXPERIENCIAS En el Anexo 1 se presenta las fichas de caracterización de las diferentes entidades.

                                                            
85

Es de anotar que no en todos los casos se pudo abordar las variables en mención, encontrando dificultades en el caso de las experiencias revisadas a partir de fuentes secundarias, la mayoría de estas por información consultada en páginas Web.

 

4.2.1 Consideraciones Respecto A La Revisión Realizada A partir de las visitas realizadas y de la información consultada se recogen las siguientes consideraciones: Con relación a la conservación Es común a todos los grupos la importancia del tema de la producción y su relación con la conservación de los recursos naturales, sin embargo presentan diferencias en la forma de abordarlo en la práctica. De las 65 experiencias revisadas solamente 9 manifiesta una relación expresa entre la conservación de los recursos naturales ligados a áreas de conservación y a los sistemas de producción, se incluyen: Parques Naturales Nacionales, el programa PROMACIZO, el IAvH, la Fundación Pro Sierra Nevada de Santa Marta, CIPAV, Corporación Reconocer, el proyecto Corredor Tatamá - Paraguas de la CVC, el proceso adelantado por la CAM en el corredor Guacharos – Puracé y la Fundación Natura. Sobresale el desarrollo de acciones con relación a la conservación de suelos y la restauración de áreas degradadas y pasturas para el manejo sostenible de los recursos del suelo y en general de la actividad de producción agrícola y ganadera bajo modelos silvopastoriles. El agua cada vez cobra más relevancia y se torna en eje articulador dentro de ejercicios de ordenamiento predial y obviamente de cuencas, donde el enfoque de reciprocidad por el servicio y la conservación del recurso entre los diferentes actores sociales e institucionales debe ser tenido en cuenta, bajo parámetros de equidad social y ambiental. De igual manera los aspectos relacionados con la biodiversidad son tratados de manera diferente, cobrando para las organizaciones indígenas una dimensión desde su cosmovisión a diferencia de las ONG´s prestadoras de servicios donde el tema cobra una dimensión desde la dinámica de los ecosistemas y su funcionalidad. Igualmente se hace manifiesto la poca y casi nula presentación de experiencias relacionadas con el uso y manejo de la biodiversidad, aspecto a tener en cuenta en el diseño de sistemas productivos sostenibles Con relación al establecimiento de conectividades biológicas, se encuentra escasas experiencias, desarrolladas principalmente por ONG´s como CIPAV, Fundación Natura, Corporación Reconocer y el IAvH y a nivel de instituciones oficiales por la CVC. Sus metodologías y enfoques son diferentes y genéricamente con escasa información científica que permita desarrollar propuesta que liguen las acciones de conectividad biológica a partir de ejercicios de planificación predial. Sobresale el esfuerzo realizado por el proyecto corredor Munchique - Pinche impulsado por el CIPAV. Parques Nacionales Naturales y la Corporación Reconocer vienen desarrollando experiencias donde se incorporan ejercicios de restauración dentro de las dinámicas de sistemas de producción Con relación a la tecnología:

 

Para los gremios y organizaciones del Estado es un problema de investigación y difusión a partir de ejercicios de asistencia técnica y transferencia tecnológica. Para las organizaciones comunitarias es la manera de reforzar su cultura y rescatar prácticas ancestrales que les permiten fortalecer su autonomía; Para las ONG es un ejercicio de recuperación de saberes, apropiación de conocimientos y herramientas que contribuyen al ordenamiento ambiental del territorio y a dinámicas agroambientales más sostenibles. Para los centros de investigación es motivo de exploración científica y de transferencia de conocimientos a sus asociados Las entidades y programas del Estado son en general las encargadas de desarrollar acciones de capacitación, transferencia de tecnología e investigación, involucrando en sus discursos elementos de sostenibilidad (caso CORPOICA, PRONATTA), acciones que han venido siendo igualmente asumidas por ONG. La diferencia principal se puede encontrar en que las segundas trabajan de manera más participativa con los agricultores y en la mayoría de las ocasiones el trabajo es desarrollado directamente en el campo bajo condiciones reales. Los gremios y entidades del Estado cuentan con sus institutos y centros de investigación, donde desarrollan actividades en sistemas de producción y cultivos específicos, como café, caña, cacao, arroz, palma africana específicas, generalmente bajo la mirada empresarial Con relación al territorio articulado a los sistemas de producción: Mientras para los gremios este se constituye en un medio de producción (la tierra y los recursos económicos y ambientales que garantizan la producción), para las organizaciones de base campesina, indígena, afrocolombiana, y para algunas ONG´s prestadoras de servicio, el tema es de importancia desde el punto de vista de la supervivencia de la cultura y el mantenimiento de los recursos genéticos asociados a la seguridad alimentaria, la generación de excedentes económicos y los derechos en general como pueblos de autonomía en un territorio determinado. En el caso de las organizaciones de base comunitaria el territorio tiene una mayor relevancia desde el discurso del mantenimiento del ambiente y sus recursos como garantía de la pervivencia de la cultura a través de la apropiación, valoración, defensa y aprovechamiento sostenible de los recursos naturales del territorio (Indígenas Sikuani Organización Indígena Unuma). La relación efectiva entre ordenamiento predial y territorial no pasa de planteamientos teóricos, ya que en la practica existe poca evidencia de su interrelación real, encontrando planteamientos sobre corredores biológicos que poco tienen que ver la aplicación de conocimientos desde la biología de la conservación o la agroecología, con pocos elementos de planificación. Esto ocasiona que en la mayoría de los casos la improvisación esta a la orden del día en el diseño de agroecosistemas y arreglos productivos y no productivos (o herramientas del paisaje en el lenguaje del IAvH), que no contribuyen de manera efectiva a la conectividad y funcionalidad ecosistémica.

 

Si bien el diseño para el ejercicio de los planes de ordenamiento ambiental de las cuencas tiene una secuencia lógica, las corporaciones autónomas regionales plantean el ejercicio sin una participación real de las comunidades locales, aspecto que dificulta la planificación de estos territorios y no permite la articulación de los actores sociales en la práctica. Algunas organizaciones comunitarias tienen desarrollos interesantes en cuanto a la metodología de abordar el tema de la planificación predial y de la cuenca, caso ASPROINCA, así como algunas estrategias de instituciones gubernamentales como lo es la estrategia de sistemas sostenibles para la conservación de Parques Nacionales Naturales, o de planteamientos desde experiencias de corredores biológicos, como el de Munchique – Pinche adelantado por el CIPAV. Como herramientas para la planificación territorial y predial se señala los sistemas de información geográfica en combinación con herramientas sencillas de participación, como es la cartografía social. Estas herramientas cobran sentido a partir de ejercicios de análisis integral del paisaje, donde aportes conceptuales y metodológicos desde diferentes escuelas como la ecología del paisaje, o la utilización de conceptos como el de estructura ecológica principal pueden ser aportes importantes en combinación con la definición de las dinámicas de los sistemas de producción a nivel local y regional dentro de un marco de interpretación de aspectos biofísicos y socio económicos, bajo una visión sistémica del territorio. De igual manera estas pueden ser herramientas conceptuales, metodológicas y de análisis para la interpretación de mosaicos de conservación y su gestión dentro de realidades rurales, con la finalidad de establecer procesos sociales para la conservación de la biodiversidad y el bienestar de las poblaciones locales, así como para el mantenimiento de bienes y servicios ambientales. Es muy escaso, por no decir nulo, el estudio de los sistemas de producción desde un análisis de dinámicas económicas regionales e igualmente el desarrollo de prospectiva frente a la construcción de escenarios futuros, teniendo en cuenta por ejemplo las tendencia de poblamiento de acuerdo a políticas agrarias o efectos del mercado agropecuario. Con relación a la organización y autonomía: El fortalecimiento organizativo es un tema recurrente en las experiencias de base comunitaria, en la ONG´s prestadoras de servicio y en las organizaciones gubernamentales, siendo un tema no referenciado por los gremios. Para los primeros es un pivote de importancia mayúscula, siendo sin embargo en el caso de las ONG´s un tema complementario para el desarrollo y apropiación de elementos agroambientales. Para las organizaciones indígenas, campesinas y negras, así como para las ONG´s el proceso de recuperación y mejoramiento de los sistemas tradicionales de producción es una prioridad, como parte de la estrategia de afianzar su autonomía. Igualmente se plantea dentro de esta estrategia la recuperación de germoplasma y el conocimiento asociado a este. La seguridad alimentaria es un asunto importante para casi todas las organizaciones analizadas, a excepción de los gremios. Igualmente el tema de la generación de excedentes económicos ligado a proceso de comercialización  

comienza a ser tratado de manera sistemática a partir del establecimiento de planes de negocio, el establecimiento de redes o cadenas de valor, con la posibilidad de involucrar en el proceso a los consumidores (experiencia desarrollada con mercados campesinos de Bogotá y Cali donde es impulsado desde la CVC). Con relación a bienes y servicios ambientales Planteado por algunas ONG e instituciones de orden nacional (CIPAV, IAVH, Fundación Natura, Parques Nacionales), siendo un tema nuevo para las organizaciones de base y referenciado a nivel de gremios por Fedepalma y Federación de cafeteros, los bienes y servicios ambientales son herramientas que permitirán impulsar y dinamizar el establecimiento de sistemas sostenibles de producción y la permanencia de las poblaciones en sus territorios bajo los parámetros de un desarrollo sostenible de manera conjunta con otras estrategias86 alternativas de manejo para la conservación de la biodiversidad Con relación a la comercialización: Algunas de las instituciones visitadas resaltaron el hecho de poder contar con una comercialización de productos a partir del reconocimiento y valoración económica de los productos generados bajo parámetros de una agricultura que garantice la conservación de recursos forestales, o establezca procesos de producción bajo parámetros de una agricultura orgánica, o establezca normas que permiten el bienestar del productor y su familia así como de sus empleados. Estas condiciones del mercado se presentan como un gancho o incentivo para el establecimiento de sistemas de producción adecuados a su entorno natural y social. Con relación a elementos de formación de talento humano Se resalta el papel de algunas ONG´s y organizaciones comunitarias a través de su accionar como entes de formación de talento humano, a partir de la generación de actividades de capacitación no solamente tecnológica, sino de generación de valores ambientales, sociales y culturales (corporación La Ceiba, Escuela agroecológica de promotores campesinos de la Provincia de Soto, Fundaec, Corporación Reconocer). En este sentido las metodologías de investigación empleadas por las ONG y organizaciones de base comunitaria son participativas, tienden a la experimentación bajo las condiciones de las fincas, donde la relación producción – conservación esta mediada por la investigación acción participativa, el dialogo de saberes entre diferentes tipos de conocimiento y aproximaciones a la realidad, y la generación, apropiación, rescate y revaloración de tecnologías apropiadas deben contemplarse como un asunto de capacitación permanente, generador de valores ambientales y culturales.

Con relación a la institucionalidad, la continuidad de procesos y el manejo de incentivos:                                                             
86

 incentivos, canje ecológico,  servidumbres ecológicas, exención de impuestos, ciclos de reciprocidad,  etc

 

Es recurrente como elemento de debilidad institucional la falta de continuidad de los procesos adelantados a través de proyectos, generalmente de cooperación internacional, motivo por el cual se solicita de manera mayoritaria el desarrollo de acciones dentro de un marco que permita el desarrollo de procesos sociales que contribuyan a la conservación de la biodiversidad y la generación de condiciones de bienestar de las poblaciones locales, aspectos donde se inscribe el establecimiento de sistemas sostenibles de producción. Igualmente la forma en que las instituciones, principalmente estatales abordan el relacionamiento con las comunidades dificulta el desarrollo de procesos sociales, al abordar el relacionamiento de manera fragmentada87 y no articulada, además de no garantizar en el tiempo la permanencia de los equipos humanos de campo. Existen algunas redes de agricultores agroecológicos que realizan intercambios de experiencias entre las ONG´s y las comunidades con las que se relacionan. Sin embargo se observa que es necesario potenciar dichos intercambios, estableciendo redes de agricultores a nivel local, regional y nacional como un mecanismo que potencia el establecimiento de sistemas sostenibles de producción, donde los encuentros para recrear cultura, intercambiar semillas y conocimientos, evaluar procesos tecnológicos cobran relevancia. Los mercados de trueque son espacios apropiados para este tipo de intercambios, además de fortalecer dinámicas económicas no monetarias, tal como lo reporta la experiencia del Programa PROMACIZO, el Proyecto ECONADINO de Parques Nacionales Naturales de Colombia, entre otros. No se ha explorado un campo de intercambio con consumidores en forma sistemática, a excepción de algunas experiencias privadas, en nichos de mercado exclusivo y reducido. La pregunta es ¿como enlazar trabajos urbanos con proyectos rurales desde la producción – conservación – comercialización? El Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural hace un énfasis en el ordenamiento del territorio, principalmente a través del INCODER, y hace un énfasis en el problema de competitividad desde donde se aborda aspectos relacionados con cadenas productivas, las cuales van ligadas a mercados que tienen expectativas frente buenas prácticas y que permitan la conservación de la base natural, o a contribuir a generar equidad social principalmente para los sectores que han sido menos favorecidos, (ver ejemplo Programa Alianzas Productivas) El tema de los incentivos explora diferentes alternativas que permitan desarrollar sistemas sostenibles de producción rural, que benefician a los pequeños agricultores; un sistema de incentivos financieros para la agroindustria, los grandes y medianos propietarios rurales; o mecanismos como el de fondos rotatorios para los pequeños y medianos propietarios . Con relación a la integralidad de las propuestas: De manera general el tema de los sistemas sostenibles de producción es abocado generalmente como un tema técnico, donde la dinámica de la unidad                                                             
87

El grupo de organización, el grupo de educación ambiental, el grupo técnico, etc

 

familiar, tanto a nivel local como regional es poco tenida en cuenta, lo cual hace que los enfoques caigan en reduccionismos técnicos de corte asistencialista, o en miradas parciales sobre el territorio y las causas de su deterioro o conservación. Este enfoque contribuye a tener una mirada de “ombligo” donde no se referencia contextos sociales, culturales, económicos, técnico productivos y mucho menos político, conllevando al diseño de arreglos productivos no adecuados o al establecimiento de fincas “pesebre” que no que no presentan características de sostenibilidad a mediano y largo plazo. Se destaca el caso ASPROINCA a nivel comunitario, relacionando acciones dentro del marco de procesos sociales donde la generación de identidad cultural y territorial es prioritaria, así como la generación de valores de solidaridad, equidad y reciprocidad. En estos casos el establecimiento de practicas agroambientales cobra sentido cuando existe una base social que articula los conocimientos y les da un sentido social, que parte del núcleo familiar hacia el entorno comunitario, donde se distribuye el manejo del territorio con la finalidad de generar apropiación. En general muchos proyectos abordan lo comunitario desde las estructuras y lo meramente funcional en el marco de lo que le “sirve” a un proyecto específico, más que a las propias dinámicas comunitarias. Un caso relevante de estrategia de comunicación para irradiar tecnologías agroambientales, ha sido el de CIPAV a partir de difundir sus conocimientos y experiencias a través de diferentes medios (cartillas, libros, CD´s, encuentros entre expertos y productores, etc)

Finalmente, se anota la escasa presencia de ejercicios de sistematización, seguimiento y monitoreo a las experiencias relacionadas con sistemas de producción rurales, encontrando un caso de resaltar y es el de la experiencia de el “El Hatico”, la cual cuenta con reportes de investigación en diferentes temas (suelo, producción, biodiversidad, etc) de más de 20 años. 4.3 CONSIDERACIONES FRENTE AL SECTOR AGRARIO COLOMBIANO, GREMIOS DE LA PRODUCCION Y SU IMPACTO EN EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL Sin duda el sector agrario es quién más ha incidido a lo largo de la historia en el ordenamiento territorial rural del país. El país ha tenido varias bonanzas agrícolas producto de diferentes coyunturas económicas a lo largo de la historia: quina, café, ganadería, coca, palma, entre otras, las cuales han configurado en gran medida el paisaje rural colombiano. En el ordenamiento territorial los esfuerzos de sectores conservacionistas con la declaratoria de áreas de conservación salieron al paso de la dinámica económica agraria, que buscaban configurar el territorio nacional de acuerdo a estas bonanzas o coyunturas, las cuales continúan en la actualidad. Desarrollar una estrategia de ordenamiento territorial rural y en especial de sistemas de áreas de conservación debe incluir sin duda a los diferentes actores del sector agrario nacional, cuyas políticas, planes, programas y proyectos son los que configuran las decisiones que en cabeza de los productores se materializaran en las áreas rurales del país.

 

En ese sentido, vale la pena dar una mirada a la coyuntura actual del sector agrario nacional, con sus principales gremios, cuales son las tendencias políticas y económicas a las que ha de enfrentarse la agenda conservacionista y en especial de áreas protegidas del país. Recoger los principales aspectos positivos, factores de éxito y aciertos de experiencias y procesos que valga la pena traer en consideración porque afectan una escala importante de las decisiones del ordenamiento territorial y las proyecciones del sector agrario colombiano en la política nacional. 4.3.1 Algunos aspectos de la coyuntura del Sector Agrario Colombiano En la actualidad el país vive una reactivación económica importante, en la cual el sector agrario no deja de ser uno de los protagonistas. La proyección de implementar diferentes tratados de libre comercio y la apertura comercial del país, nos pone en un escenario de competencia comercial abierto al mundo, en el cual las decisiones de inversión que se tomen hoy para cualquier proyecto rural, deben tener en cuenta la manera como se mueven los productos en un mundo cada vez más globalizado. En ese sentido, los productores colombianos un poco acostumbrados a medidas proteccionistas, ven como cada vez sus productos se enfrentan a los productos chilenos, peruanos, ecuatorianos, centroamericanos, norteamericanos, europeos e incluso asiáticos. La competencia debe tener en cuenta hoy en día los costos de producción local y de los principales países competidores. Es en este escenario en que el país se especializa cada vez más en aquellos productos en los que tiene ventajas comparativas y en los que ha desarrollado ventajas competitivas. Una de las ventajas comparativas con las que cuenta el país son sus recursos naturales, incluyendo la disponibilidad hídrica y la biodiversidad, los mismos van a seguir siendo un factor importante de competitividad que es necesario aprovechar estratégicamente. Productos como el café, las flores, la palma de aceite, los frutales, las hortalizas, las especies forestales, la ganadería, la acuicultura, entre otros, se constituyen como los productos donde el país puede capturar ventajas que le permita salir a los mercados a competir con éxito. Productos como el arroz, el maíz, la soya, el algodón, son cultivos que según los expertos están condenados a desaparecer ya que es difícil competir con los volúmenes y los precios de producción de otros países. Los formuladores de la política agraria nacional y los principales gremios de la producción agropecuaria son conscientes de estos cambios y vienen implementando políticas que apunten a prepararse a estos nuevos escenarios de competencia que ofrece la coyuntura actual, y a desarrollar instrumentos de incentivo o desincentivo según sea el caso de los productos que están compitiendo o entran a competir en estos nuevos escenarios. Gremios como el cafetero, el palmero, el floricultor, el ganadero, están desarrollado estrategias para competir en los mercados internacionales. Muchas de estas estrategias incluyen la protección del medio ambiente y la responsabilidad social empresarial como parte de sus planes y programas, con miras a no ser excluidos de los mercados internacionales, cada vez más exigentes y especializados. Las inclusión de políticas en materia de Buenas Prácticas Agrícolas, BPA, Manejo Integrado de Plagas,MIP, comercio justo (fairtrade), mercados verdes, etc., son cada vez más comunes en sus esquemas de transferencia de tecnología y son muchos los productores que asumen estas prácticas como parte de sus sistemas de producción. Estas decisiones son captadas inmediatamente por los mercados y por lo tanto son

 

traducidas en mejores precios, nuevos mercados o preferencia por parte de consumidores. Otro aspecto relevante es la tendencia al uso de combustibles de origen vegetal, como alternativa al uso de combustibles fósiles, para mitigar el calentamiento global. Los países del trópico por sus condiciones agroclimáticas, cuentan con ventajas competitivas para productos usados como materia prima, en especial la caña de azúcar y la palma de aceite en el caso de los biocombustibles. Sin duda la presión internacional por el uso de estos productos aumentará aún más la tendencia nacional para su siembra, de los cuales se requieren grandes cantidades para producir este tipo de biocombustibles. Por otro lado, la demanda por la carne bovina por parte de países como Venezuela, aumentará aún mas la presión por una producción ganadera nacional más eficiente, la cual apenas cuenta con la capacidad para surtir un mercado como el nacional y hace necesario aumentar sus volúmenes de producción con el fin de surtir la demanda que cada vez es mayor por parte de los países vecinos. Lo anterior sin materializar aún el TLC con los Estados Unidos, el cual influirá notoriamente el aumento en la demanda de muchos de los productos que hoy en día se exportan a ese país, pero que con un escenario de cero arancel ofrecen una oportunidad para el incremento de áreas sembradas y cosechadas a lo largo de las regiones más competitivas del país en materia agropecuaria. 4.3.2 Oportunidades y Proyecciones con el Sector Agrario Nacional Las tendencias del mercado mundial, van a ser determinantes en la configuración del ordenamiento territorial del país y por consiguiente el papel que puedan tener las áreas protegidas en dicho contexto. La tendencia mundial plantea las siguientes oportunidades y proyecciones para la gestión de Patrimonio Natural: Los mercados cada vez más se preocupan por el manejo ambiental a través de las Buenas Prácticas Agrícolas BPA, donde el manejo del medio ambiente es una variable fundamental. Para la agricultura comercial, la disponibilidad de agua de buena calidad y en grandes cantidades es un insumo fundamental, en ese sentido dentro del ordenamiento territorial, las áreas de conservación son fundamentales para garantizar esa disponibilidad hídrica en cantidad y calidad. Los mercados diferenciados cada vez más muestran interés por productos diferenciados, en este caso la protección de la biodiversidad es un elemento fundamental para muchos productos que tendrían un valor agregado por este concepto. El escenario de competitividad del país para el 2019, plantea una liberalización marcada de áreas ganaderas, esto se va a dar inicialmente en las que menos competitividad tienen, que por lo general están en áreas marginales, con pendientes altas, cercanas a las áreas de conservación. Se podría pensar en la regeneración natural de dichas áreas liberadas. La competitividad agraria del país estará enfocada a cultivos de corte forestal: Palma, Cacao, Caucho, Café, los cuales pueden tener arreglos  

agroforestales interesantes, compatibles con paisajes rurales que promuevan la biodiversidad como un complemento importante. Los gremios hoy en día son sensibles a estos temas y están abiertos a propuestas que ayuden a diferenciar sus subsectores a través de un mayor acceso a mercados diferenciados y a una promoción de estos aspectos, lo cual se puede aprovechar a la hora de la gestión con dichos gremios.
Cuadro 9. Actividades y líneas de trabajo implementadas por las instituciones relacionadas con sistemas sostenibles de producción
ENTIDAD ORGANIZACIONES DE BASE COMUNITARIA ACTIVIDADES Y LÍNEAS DE TRABAJO

.Recuperación de prácticas tradicionales; -.Capacitación tecnológica y promoción, validación, ajuste, rescate tecnológico para la promoción y apoyo a la agricultura ecológica; -.Seguridad y soberanía alimentaria; -.Autonomía territorial, principalmente en las comunidades indígenas y negras. -Rescate de tradiciones ancestrales y cosmovisión propia; .Ejercicios de comercialización y mercados solidarios (trueque);-.En menor proporción actividades de ordenamiento de microcuencas; .Conservación de biodiversidad y recursos naturales

ONG PRESTADORAS DE SERVICIO

.Capacitación e investigación en desarrollo sostenible;- .Recuperación de prácticas de producción y manejo tradicionales con campesinos e indígenas y afrocolombianos; -.Implementación de programas de producción orgánica; -.Conservación y recuperación de cuencas; .Establecimiento de corredores biológicos;:Recuperación de seguridad alimentaria (recuperación de germoplasma local –bancos de germoplasma in situ- y saberes asociados); -.Capacitación, asesoría y transferencia de tecnología agroambientales, incluyendo bioingeniería; -.Manejo de residuos sólidos y líquidos; -.Transferencia y desarrollo de tecnologías apropiadas; -Manejo de especies forrajeras y propuestas agroforestales y silvopastoriles; -Asesoría en manejo y conservación de suelo; Planificación predial y desarrollo de tecnologías agroambientales; Desarrollo de propuestas en el tema del fortalecimiento organizativo de comunidades; Implementación de acciones de educación ambiental. Instituciones encargadas de realizar investigación para el sector agropecuario con énfasis en componentes o cultivos; -.Investigación y desarrollo tecnológico; -.Investigación en problemas fitosanitarios, nutrición animal; -.Inventarios de biodiversidad. Técnicas y manejo de especies promisorias ; -.Practicas de biocomercio; -.Manejo integrado de cuencas y planes de ordenamiento territorial; -.Planificación predial y desarrollo de tecnologías agroambientales; -.Técnicas y manejo de especies promisorias;- recuperación de germoplasma y selección de cultivares sobresalientes;- bancos de germoplasma in situ;- .Manejo de aguas residuales; -.Capacitación, asesoría y transferencia de tecnología .Desarrollo de buenas prácticas agrícolas; -.Asesoría y transferencia tecnológica por especies a sus asociados; -.Apertura a manejo ambiental y de recursos naturales;- .Análisis de costos de producción y mercados especializados;- .Injerencia en políticas sectoriales y públicas

INSTITUTOS Y CENTROS DE INVESTIGACION

GREMIOS

 

EMPRESAS

.Producción de productos alimenticios ligados a procesos agroindustriales; -.Interés en manejo sostenible de la producción ; .Estudios de mercado especializados; - Difusión de sus experiencias; -.Desarrollo de ejercicios de capacitación en líneas específicas de producción

ENTIDADES GUBERNAMENTALES

CORPOICA: .Manejo de suelos; .Investigación y transferencia de tecnología en Biofertilizantes; -.Promoción de agricultura ecológica y convencional; -Reemplazo de insumos agroquímicos por biológicos; Impulso a escuela de agricultores como novedosa forma de involucrar a los agricultores en procesos de investigación y extensión de tecnologías agropecuarias; -Inician procesos de investigación en finca, en ocasiones sobres sistemas de agropecuarios sostenibles, con énfasis en los agroecosistemas; -Investigación y transferencia en especies forrajeras y nutrición animal; CARD: Investigación aplicada y adaptativa sobre sistemas de producción y manejo para diferentes productos agropecuarios; Recuperación de conocimiento local; -Manejo de microcuencas a través de planes de manejo de cuencas; -Algunas hacen investigación en finca; -Reforestación y restauración ecológica; Algunas desarrollan programas de corredores biológicos

(Adaptado de Corrales y Torres, 2002)88

                                                            
88

Corrales, E. y Torres, L. 2002. Sostenibilidad Agropecuaria y sistemas de producción campesinos. En: Cuadernos Tierra y Justicia. No 5. Ed. Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos – ILSA- .

 

5. SISTEMAS SOSTENIBLES DE PRODUCCIÓN COMO ESTRATEGIA CONSERVACIÓN DE BIODIVERSIDAD Y ÁREAS PROTEGIDAS

DE

El siguiente capitulo presenta el programa sobre sistemas sostenibles de producción rurales –SSPR-. Su planteamiento se basa en el abordaje de diferentes aspectos relacionados con la dinámica de los sistemas de producción ligados a acciones de conservación de la biodiversidad y la cultura, queriendo con ello dar respuesta integral a las actividades relacionadas con la producción y conservación, las cuales genéricamente son abordadas de manera desarticulada, tal como se constato en la revisión de entidades realizada en esta consultoria (ver capitulo 4). 5.1. MARCO CONCEPTUAL El establecimiento de sistemas sostenibles de producción rurales -SSPR- se basa en fortalecer el trabajo desde el nivel local, hacia el nivel regional o nacional. De la familia a la comunidad, y de esta a la organización comunal y a la gestión institucional. Implica fabricar experiencias a partir del acompañamiento a individuos, familias y organizaciones, pero siempre en contextos específicos y con objetivos muy concretos, que permitan plantear proyectos dentro de una visión de territorio y de largo plazo. Ahora bien, para desarrollar el objetivo de la implementación de SSPR se debe cumplir con 1) Examinar las condiciones físico - naturales con la finalidad de identificar ecosistemas y valores biológicos con innegable potencial de intervención interinstitucional, donde el ordenamiento y manejo territorial no sólo sea un objeto de análisis teórico, sino que pueda ser capaz de encauzar el interés de individuos, de grupos de pobladores del territorio y también de la entidades públicas y privadas, hacia un modelo que sea culturalmente permanente en el tiempo. 2) Examinar las características y problemáticas de grupos humanos desatendidos, que por su cultura, organización social, uso de la naturaleza y ubicación geográfica susciten interés especial en los organismos del Estado y la cooperación nacional e internacional. 3) Escoger una situación tipo de la realidad que sea factible de transformar a nivel local, que requiera alta participación social, desarrollo de conocimientos e implementación de prácticas agroambientales y de conservación de recursos naturales, de modo que aún con poca inversión y baja cobertura genere resultados e impactos aplicables a una situación más extensa. 4) Vincular de manera directa a gremios o sectores de la ruralidad que por su impacto o intervención en ecosistemas estratégicos, o por la demanda de bienes y servicios ambientales ameriten una intervención a partir de ejercicios de reconversión productiva, o estrechen relaciones de reciprocidad con los agentes y actores sociales que les garanticen su permanencia en el sector productivo En este momento es necesario atender la estabilización de los colonos y la permanencia de sectores campesinos e indígenas en sus territorios a partir de un proceso que permita un estilo de vida basado en una economía que tenga en cuenta el cuidado y el manejo de un ambiente natural valioso pero extremadamente frágil bajo las condiciones del trópico.

 

El programa pretende contribuir a generar una cultura de proyectos basada en la generación y recuperación de conocimientos y prácticas efectivas que aporten al ordenamiento ambiental del territorio. La experiencia busca generar el interés de los organismos del Estado, las entidades de Cooperación y los Gremios, por lo cual se espera que desemboque paulatinamente en una alta participación de los grupos sociales diseminando resultados en concertación con instituciones competentes, y propiciando la accesibilidad a las economías de mercado como factor importante en la búsqueda de sostenibilidad. El enfoque metodológico planteado se fundamenta en el análisis sistémico que permite considerar el problema de estructura agraria común al campesinado y a los grupos sociales sumergidos en fronteras de colonización y aquellos que de una u otra manera generan un riesgo para la permanencia de áreas protegidas. Se tendrá en cuenta los contextos culturales y los factores externos como agentes determinantes de la relación de las comunidades y sus sistemas de producción con su ambiente natural, como factores que regulan y marcan las claves de las transformaciones ecosistémicas y sociales. Teniendo en cuenta que el programa se extenderá a zonas donde las distancias, la incomunicación, el nivel de escolaridad de las comunidades, el desconocimiento de los servicios y derechos, entre otros, son caldo de cultivo que poco ayudan a desprenderse de los órganos sociales que imparten regulaciones de Hecho, y que por lo tanto hacen de la convivencia humana y de esta con el ambiente, un orden al margen de toda ley, es necesario plantear una intervención que integre diferentes aspectos relacionados con el bienestar rural, aspecto que implica manejar una estrategia de conservación más bien a partir de una estrategia de desarrollo y mejoramiento de condiciones integrales de vida. El programa concebido de esta manera tendrá que abordar aspectos relacionados con el establecimiento de sistemas sostenibles de producción rurales bajo una mirada holística que permita integrar el desarrollo, diseño, rescate y apropiación de tecnologías agroambientales y de conservación de recursos naturales, así como aspectos relacionados con fortalecimiento institucional, infraestructura social y productiva, así como de servicios, desarrollo de estrategias de comercialización y mercadeo, seguridad alimentaria y planificación territorial bajo los parámetros de la participación social . Esto conlleva a la necesidad de fortalecer la interlocución entre los actores sociales a partir de la lectura de contextos reales con una perspectiva histórica y prospectiva, en el marco de la construcción de escenarios territoriales posibles, a través de un ejercicio fundamentalmente formativo, donde cada sector social adquiera mayor capacidad para analizar la realidad y acordar en conjunto las decisiones más apropiadas para trabajar colectivamente en el desarrollo social, económico, ambiental, político y cultural , en el marco de la sostenibilidad y la conservación de los territorios comunes, a través de ejercicios de planificación de sistemas productivos rurales. El consenso debe ser la norma para la toma de decisiones y los acuerdos o pactos socio ambientales la puesta en común de intereses privados y colectivos que permitan contribuir al establecimiento de una institucionalidad a partir del reconocimiento de reglas (deberes y derechos) ya establecidas o de nuevas reglas de juego que permitan el manejo, uso, conservación y aprovechamiento adecuado de los recursos relacionados con áreas protegidas y sus zonas de influencia.

 

De la misma manera el reconocimiento y valoración de experiencias y saberes locales son el punto de partida para el desarrollo de ejercicios que contribuyen al establecimiento de SSPR, relacionadas con la oferta tecnológica, el potencial de uso y manejo del entorno natural. De esta manera es necesaria la comprensión de factores culturales, económicos y políticos que gravitan y determinan la dinámica de las sociedades rurales localizadas en zonas de influencia de áreas protegidas y que afecta la estructura y función de sus sistemas productivos. Finalmente se concibe el programa como un facilitador para el desarrollo de procesos sociales que contribuyan a la conservación de la biodiversidad y la generación de condiciones de bienestar de las poblaciones locales a través del establecimiento de sistemas sostenibles de producción rural. De esta manera el programa deberá contribuir a dar respuesta a temas relacionados entre agricultura y biodiversidad, dinámicas de los sistemas de producción rurales y procesos de fragmentación ecosistémica, diseño de agro ecosistemas que permitan la oferta de bienes y servicios ambientales, zonificación territorial y construcción de escenarios ambientales, social, económica y culturalmente sostenibles, conservación, manejo y uso de la biodiversidad, entre otros aspectos, ligados a arreglos institucionales y políticas públicas y privadas que afecta de una u otra manera la conservación de las áreas protegidas y el bienestar de las poblaciones rurales.

OBJETIVOS 5.2.1 OBJETIVO GENERAL Desarrollar procesos sociales que contribuyan a la conservación de la biodiversidad y la generación de condiciones de bienestar de las poblaciones locales a partir del establecimiento de sistemas sostenibles de producción en zonas aledañas a áreas protegidas 5.2.2 Objetivos específicos 1. Contribuir al conocimiento de los sistemas de producción desarrollados por las comunidades rurales relacionadas con áreas protegidas y al establecimiento de sistemas sostenibles de producción 2. Promover el establecimiento de mecanismos, instrumentos, incentivos y estrategias para garantizar el desarrollo y la permanencia de sistemas sostenibles de producción rurales aledaños a áreas protegidas. 3. Establecer y fortalecer redes nodales, locales, regionales y nacionales de intercambio de experiencias en el tema de sistemas sostenibles de producción rural y conservación de la biodiversidad 4. Conformación de una escuela de formación para el desarrollo de sistemas sostenibles de producción rural, conservación de la biodiversidad, el fortalecimiento institucional y organizacional, así como la generación de valores ambientales

 

5.2.3. Fases del Programa Partiendo del criterio de afianzar una política para la generación de procesos sociales que permitan el desarrollo e implementación de sistemas sostenibles de producción rurales se considera necesario tener como marco temporal para el desarrollo del programa, tres fases que se implementaran a lo largo de diez años de trabajo continuo.

Fase I. Socialización del programa, caracterización de sistemas de producción dentro de un marco territorial de cuenca y aprestamiento para la fase de aplicación. Duración 10 meses. El ejercicio se realizara de manera simultánea en diferentes regiones. Durante su ejecución se realiza la caracterización de sistemas de producción por regiones, con la finalidad de determinar elementos técnico-productivos, socios económicos y culturales que aporten en el diseño y aplicación del programa de SSPR, de acuerdo a las especificidades de los actores involucrados y a los factores de sostenibilidad e insostenibilidad de los sistemas de producción identificados. La lectura de los sistemas de producción tendrá como referente territorial la cuenca dentro de una dinámica regional y nacional. En esta fase se realiza la identificación y diseño de modelos y estrategias para dar cumplimiento a cada uno de los objetivos específicos del programa, con la finalidad de establecer los procedimientos operativos necesarios para el establecimiento de sistemas sostenibles de producción rurales aledaños a áreas protegidas durante la fase II del programa. Contempla la revisión de fuentes secundarias, la exploración en campo de experiencias relacionadas con conservación y sistemas de producción, así como la realización de un evento por región para la socialización del programa en el séptimo mes. Como mecanismo operativo contempla la realización de mesas de trabajo regionales con las instituciones y representantes de comunidades interesadas en participar en el programa donde se espera retroalimentar y ajustar los diseños y estrategias propuestas, orientadas al cumplimiento de los objetivos específicos planteados Fase II. Convocatoria y desarrollo de subprogramas y proyectos para la implementación de Programa de SSPR. Contempla la realización de convocatorias cada dos años, con la finalidad de apoyar el desarrollo del programa a partir de subprogramas o proyectos presentados por instituciones interesadas, que serán apoyadas por un lapso de mínimo cuatro años. Como criterio de selección se tendrá en consideración la implementación de por lo menos tres de las cinco líneas temáticas consideradas por el Programa de SSPR. Cada entidad o grupo de interés seleccionado para participar será asesorado por un grupo de profesionales del Programa de SSPR del FAP, quien cumplirá el papel de facilitador en la etapa de formulación y de monitor en la etapa de implementación de los procesos a desarrollar a través de un seguimiento periódico a las acciones ejecutadas.  

Esta fase contempla el desarrollara de las siguientes actividades: (1) Eventos regionales de promoción del programa. (2) Convocatoria para el desarrollo del programa (3) Acompañamiento para la formulación de propuestas (subprogramas o proyectos) a nivel regional (4) Evaluación y selección de propuestas (5) Acompañamiento para la implementación y ejecución de las propuestas (programas, subprogrmas, proyectos) aprobadas Las convocatorias serán de carácter amplio y abierto para las instituciones que hacen parte de SINAP y sus propuestas serán evaluadas por un grupo de expertos invitados por parte del FAP, quienes en conjunto con el grupo de coordinación del Programa establecerán los parámetros de selección que tendrán correspondencia con los criterios expuestos en este capitulo sobre las condiciones principales que deben cumplir un sistema de producción rural bajo parámetros de sostenibilidad. Fase III. Seguimiento, evaluación y ajuste del programa. Esta fase es de carácter permanente. Durante esta fase se diseña e implementa una plataforma de información que permita el seguimiento y monitoreo de los procesos adelantados a nivel regional e institucional. Anualmente se realizaran dos eventos de seguimiento y evaluación de proyectos y subprogramas a nivel regional con la participación activa de la comunidad participante. Cada tres años se hará un ajuste estructural del Programa en caso de ser necesario, previa una evaluación externa, realizada por consultores con amplia experiencia en los temas desarrollados por el Programa. 5.2.4. METAS E INDICADORES 5.2.4.1. Metas del Objetivo Especifico 1. META A CUATRO AÑOS 1.1. Cinco (5) regiones con sistemas de producción aledaños a áreas protegidas caracterizadas. 1.2. Cuatro (4) sistemas de producción por región en proceso de conversión a sistemas sostenibles INDICADORES 1.1.1. Documento de caracterización de sistemas de producción tipo por región socio geográficas definida 1.2.2. Planes de ordenamiento predial y de cuenta con resultados prácticos

Las áreas socio geográficas definidas para el desarrollo de esta meta corresponderán a : 1)Zona Caribe, 2) Zona andina, 3) Zona pacífico, 4) Zona Orinoquía , 5) Zona Amazonía Para definir los sistemas de producción beneficiarios del programa se debe tener en cuenta:

 

-Que demanden bienes y servicios ofertados por las áreas protegidas -Que estén localizados en zonas aledañas a las áreas protegidas A continuación se explica el desarrollo y alcances de cada una de las metas mencionadas: Meta 1.1.: Cinco (5) regiones con sistemas de producción aledaños a áreas protegidas caracterizadas. De su cumplimiento se espera: - contribuir al conocimiento sobre las presiones ejercidas por la dinámica de estos sistemas sobre los recursos de las áreas protegidas identificar los actores sociales con los cuales el programa puede interactuar a nivel de regiones. - identificar las instituciones asociadas a estos sistemas y su oferta tecnológica, así como las metodologías que implementan en el campo del ordenamiento territorial y predial. - Construir escenarios tendenciales de poblamiento, conservación de biodiversidad y producción en el sector rural a partir de las dinámicas de los sistemas de producción identificados dentro del marco socio económico local, regional y nacional. Tiempo requerido: Se espera abordar las 5 regiones en un lapso de dos años, ejecutando las acciones necesarias por región durante 10 meses. Para la caracterización de instituciones se realizaran mesas de trabajo regionales con la finalidad de identificar sus perfiles, demandas y oferta de servicios en el tema del establecimiento de sistemas sostenibles de producción y conservación. Meta 1.2: Cuatro (4) sistemas de producción por región en proceso de conversión a sistemas sostenibles Esta meta es el resultado de la implementación de procesos de reconversión de los factores de insostenibilidad en los sistemas de producción a través del desarrollo de la planificación predial bajo criterios de sostenibilidad económica, cultural y técnico productiva que permitirán el establecimiento de prácticas agroambientales. Con el cumplimiento de esta meta se espera: ‐ ‐ ‐ Desarrollar una zonificación predial dentro de un contexto territorial mayor (cuenca, vereda, municipio) aportar elementos para la construcción de mosaicos de conservación del paisaje contribuir a la concreción de escenarios de sostenibilidad territorial y de esta manera al ordenamiento ambiental efectivo del territorio El desarrollo de esta meta implica la implementación práctica, articulada e integral de las líneas estratégicas del Programa de SSPR Tiempo requerido: cuatro años 5.2.4.2. Metas del Objetivo Especifico 2.  

METAS A DOS AÑOS 2.1. Propuesta diseñada y aplicada sobre mecanismos, instrumentos, incentivos y estrategias para la implementación de sistemas sostenibles de producción rural en zonas aledañas a áreas protegidas, desde el punto de vista conceptual, metodológico y operativo.

INDICADORES 2.1.1. Documento memoria de eventos de socialización del Programa de SSPR 2.1.2. Banco de programas y proyectos seleccionados para el desarrollo de la primera convocatoria 2.1.3. Documento síntesis sobre mecanismos e incentivos para la promoción y desarrollo de SSPR en zonas aledañas a áreas protegidas 2.2.1. Cinco (5) Documentos memoria uno por región- resultad del monitoreo, seguimiento y evaluación de propuestas apoyadas 2.2.2. Reportes de información recolectada a partir de la implementación de la Plataforma de información

2.2.

Plataforma de información para el monitoreo, seguimiento y evaluación de proyectos de SSPR diseñada e implementada

El diseño y aplicación de mecanismos, instrumentos, incentivos y estrategias para garantizar el desarrollo y la permanencia de sistemas sostenibles de producción rurales aledaños a áreas protegidas permitirá: ‐ ‐ ‐ ‐ ‐ El reconocimiento y apoyo permanente a la conservación de la biodiversidad a aquellos sistemas de producción comprometidos con acciones adecuadas social y ambientalmente la permanencia a mediano y largo plazo de los bienes y servicios ambientales generados por sistemas de producción que implementan acciones agroambientales el rescate del conocimiento ancestral de las comunidades campesinas, negras e indígenas adaptado a condiciones culturales y biofísicas locales. contribuir a generar y mantener procesos ambientalmente adecuados a nivel regional Incentivar actividades económicas rentables, a través de la reducción de externalidades negativas, como la falta de mercados y el desarrollo de actividades de uso del suelo a través de prácticas ilegales

El cumplimiento de esta meta cubre dos etapas: -el diagnostico y la aplicación, siendo la primera desarrollada durante los 10 primeros meses (Fase I) y la segunda durante y de manera conjunta al ejercicio de planificación predial y veredal durante la segunda Fase del Programa.

5.2.4.3. Metas del Objetivo Especifico 3.

 

METAS A TRES AÑOS (1) Red para el intercambio de información, conocimientos y experiencias en torno al establecimiento e implementación de SSPR diseñada e implementada

INDICADORES (1) Documento memoria de eventos de mesas de trabajo (2) Acuerdos establecidos en las mesas de trabajo perfilados hacia la identificación de proyectos interinstitucionales y comunidades (3) Plataforma de comunicación de la RED diseñada y funcionando

La conformación de una red de intercambio de información, conocimientos y experiencias en torno al establecimiento de SSPR surge desde la necesidad de afianzar y contribuir a una política de fortalecimiento institucional, a partir de la construcción de una ética organizativa basada en la solidaridad y la confianza. Se considera que solamente a partir de la generación de capital social soportado en la formación de talento humano basados en la capacitación en conocimientos técnicos y el desarrollo de valores sociales, conjuntamente con el impulso a estrategias de desarrollo rural basados en las capacidades y uso adecuado de los recursos locales territoriales, se podrá llegar a conformar territorios donde la producción se integre de manera armónica a la conservación. Por lo tanto el cumplimiento de esta meta se plantea dentro de la dinámica de conocer las capacidades de los actores involucrados en el establecimiento de SSPR, con la finalidad de conformar redes sociales que favorezcan los procesos de transformación de los territorios desde planteamientos de la sostenibilidad ambiental, cultural y económica, mediados por procesos organizativos y tecnológicos. La conformación de la red de SSPR permitirá que se forme un sistema de relaciones productivas, comerciales, tecnológicas, culturales e institucionales cuya densidad y carácter innovador va a favorecer los procesos de bienestar social y ecosistémico, así como contribuir a cambios estructurales en las zonas aledañas a las áreas protegidas La Red esta encaminada a contribuir a conformar sociedades locales informadas, poseedoras de conocimientos que permitan entender la dinámica de los sistemas de producción y su relación con el ordenamiento territorial, así como motivar el actuar socialmente organizado.

Para el cumplimiento de esta meta se consideran dos etapas: (1) -La identificación y caracterización de Redes, tanto desde el punto de vista conceptual como operativo, con una duración de 10 meses (Fase I). Esta etapa concluye con la presentación de un diseño estructural y operativo de la Red.

 

Durante esta etapa se considera la realización de Tres eventos por región, por año, donde se establezcan mesas de intercambio entre instituciones que permitirán la retroalimentación de experiencias y conformación de la RED de SSPR (2) - Implementación de la Red de SSPR, la cual tendrá momentos de evaluación y ajuste a lo largo de la vida del Programa.

5.2.4.3. Metas del Objetivo Especifico 4.

METAS Documento programático y curricular de la Escuela de Formación para el desarrollo de Sistemas Sostenibles de Producción Rural.

INDICADORES (4) Documento programático y curricular de la Escuela de Formación para el desarrollo de Sistemas Sostenibles de Producción Rural

Este objetivo por su complejidad, demanda en un primer momento la conformación de un equipo que diseñe el programa y currículo de la Escuela de Formación y considere su modelo de funcionamiento. Duración: 10 meses Este objetivo se plantea como el soporte académico de las propuestas de SSPR desarrollados en campo. Los participantes de la Escuela son principalmente miembros de los proyectos que desarrollan el Programa de SSPR. 5.2.5. Equipo Humano: Dos profesionales por región con formación en desarrollo rural y conservación de la biodiversidad y amplia experiencia en sistemas sostenibles de producción, preferencialmente en zonas aledañas a áreas protegidas y tres profesionales de coordinación nacional con el mismo perfil. Igualmente es necesario contar con un equipo administrativo a nivel local y nacional. 5.3 PRINCIPIOS Las acciones desarrolladas se enmarcaran dentro de una visión de proceso social, el cual considerara el mediano y largo plazo El enfoque sistémico orientara planificación predial. los ejercicios de ordenamiento territorial y la

La participación y organización de la comunidad debe ser entendida como un mecanismo y un derecho que contribuye a la a equidad social y a la solución pacífica de conflictos por uso y manejo de recursos naturales

 

Los procesos desarrollados para el establecimiento de SSPR deben contemplar aspectos de integralidad y complementariedad entre aspectos sociales, culturales, económicos , técnicos, y ambientales

 

5.4 CRITERIOS Se proponen diez criterios organizados en tres ejes temáticos, con los que se espera se expresen aquellas condiciones principales que deben cumplir un sistema de producción rural bajo parámetros de sostenibilidad. Los criterios aquí expuestos son tomados y adaptados de la experiencia realizada al interior de la estrategia de sistemas sostenibles de conservación de Parques Nacionales Naturales de Colombia. Estos criterios pretenden ser una guía y al mismo tiempo una meta, tanto para el programa como para los posibles beneficiarios de este, en cuanto señalan condiciones que deben alcanzar las propuestas a ser puestas en consideración para desarrollar procesos hacia el establecimiento de sistemas sostenibles de producción rural. La puesta en juego de los criterios requiere el establecimiento de indicadores medibles para cada uno de ellos que permitan establecer un punto de referencia (línea base) sobre el cual se medira el avance o cumplimiento de los criterios y por lo tanto la sostenibilidad de los procesos apoyados por el Programa de SSPR.

1. Eje Temático Conservación de la Biodiversidad

Criterio 1. Que proteja y/o recupere sistemas biológicos (ecosistemas, especies, comunidades y recursos genéticos) preferiblemente aquellos que estén considerados en riesgo de extinción y conlleven procesos de conectividad y articulación ecosistémica. Criterio 2. Que incorpore o mejore prácticas de uso, manejo y aprovechamiento de sistemas biológicos, orientadas a potenciar la conservación, evitando o reduciendo amenazas sobre estos, en especial aquellas que afecten áreas protegidas 2. Eje Temático Socioeconómico

Criterio 3. Que fortalezca y genere procesos de participación y concertación con sujetos sociales e institucionales, relacionados con la conservación de las áreas protegidas y sus zonas aledañas. Criterio 4. Que establezca vínculos con los diferentes niveles de planificación, en especial aquellos de mayor reconocimiento social por las comunidades. Los niveles de planificación, hacen referencia a los ejercicios de las entidades territoriales, departamentales, las ONG´s, los fondos de financiación de proyectos y en general la política nacional ambiental (ej: POT, Planes de vida, Proyectos del Fondo para la Acción ambiental, Plan de manejo de las áreas del SPNN) Criterio 5. Que contribuya a la resolución de conflictos generados por uso, manejo, y ocupación del territorio.

 

Criterio 6. Que implique una distribución equitativa de beneficios con prelación a los intereses locales y regionales, en especial generación de empleo. Criterio 7. Que sea viable económicamente Criterio 8. Que tenga valores de economía solidaria.

3. Eje Temático Técnico
 

Criterio 9. Que diversifique los componentes del sistema de producción en el tiempo y el espacio. Criterio 10. Que potencie la utilización de recursos del medio disminuyendo la utilización de aquellos externos

5.5. LINEAS ESTRATEGICAS: La base que soporta el programa son las líneas estratégicas a partir de las cuales se desarrollan planes de acción que permitirán el ordenamiento ambiental efectivo de los sistemas sostenibles de producción rurales, con la finalidad de revertir factores de insostenibilidad generados por condiciones de inequidad en el sector agrario, desconocimiento de propuestas agroambientales, carencia o desconocimiento de herramientas y principios de participación real y desarticulación institucional, entre otros aspectos. En este sentido la líneas estratégicas son concebidas como una ”guía para la acción” y son el resultado del abordaje analítico de la realidad rural de sectores asociados a áreas protegidas dentro de la complejidad de la realidad nacional. Se plantean dentro de campos temáticos y una perspectiva sistémica que permita generar nuevos conocimientos o revalorar aquellos que apliquen en la construcción de escenarios posibles, a partir de la articulación de los conocimientos generados en cada una de ellas. Por lo tanto tienen como requisito para los participantes del programa ser abordadas de manera específica pero interrelacionadas, para que puedan cumplir con su función de aporte a la conservación de la biodiversidad y generación de condiciones de bienestar de las poblaciones locales a partir del establecimiento de sistemas sostenibles de producción rurales. Las líneas Estratégicas del Programa son: 5.5.1 investigación, generación y difusión de tecnologías para la producción y la conservación. La investigación concebida como un factor primordial para la generación de conocimientos 89 y elemento sin el cual la adaptación del ser humano a su entorno                                                             
89

El conocimiento entendido como un estado de entendimiento en tanto que la tecnología es la aplicación de conocimiento –científico o no- para la realización de tareas a través de sistemas ordenados que involucran a personas, a otros seres vivos, a organizaciones y maquinas (De Souza 2000, citado por

 

natural es menos sostenible. La investigación vista fundamentalmente como un proceso de generación de conocimiento con la finalidad de transformar aquellos factores que generan condiciones no sostenibles en los territorios rurales aledaños a áreas protegidas, a partir de un enfoque constructivista, donde la lectura de los sistemas de producción y su contexto es considerada como el resultado de un proceso histórico, en permanente movimiento, cambio y también como totalidad. Dentro del programa la investigación es un medio que contribuye al establecimiento de procesos de ordenamiento ambiental territorial a partir de la concreción de acciones dentro de ejercicios de planificación para el establecimiento de SSPR, donde la investigación básica, adaptativa y aplicada contribuyen al desarrollo tecnológico adecuado a entornos culturales, económicos y productivos, así como a la aplicación de acciones de preservación, uso y manejo de la biodiversidad y demás recursos de la base natural, dentro de un concepto amplio de conservación. Esta línea estratégica es concebida para contribuir al conocimiento de: ‐ ‐ ‐ Generación, recuperación, apropiación, validación y ajuste de tecnologías y procesos tecnológicos aplicados dentro de la dinámica de los sistemas sostenibles de producción rural Desarrollo de metodologías participativas aplicadas a la conservación de la biodiversidad y los recursos naturales, así como al desarrollo de procesos de restauración ecológica90. Implementación de estrategias de comunicación, difusión y apropiación de las tecnologías a ser aplicadas

Dentro de la nueva ruralidad se conciben actividades que van más allá de aquellas relacionadas con la producción de bienes primarios del sector rural, principalmente alimentos –vegetales y animales- y materias primas, permitiendo incorpora en la actualidad actividades como el ecoturismo, la forestaría, el uso de la biodiversidad, o los planteamientos sobre oferta de bienes y servicios ambientales, por enumerar algunas. Esto planea la necesidad de incorporar dentro de esta línea estratégica aspectos de investigación relacionados con los temas anteriormente señalados, enriqueciendo de esta manera la posibilidad de dar más sostenibilidad a los SPR a partir de una mayor conexión de estos con su entorno social y medio natural. Tendrá cierta consideración especial procesos que permitan dar respuesta a los impactos generados por la ganadería, teniendo en cuenta el avance de esta actividad a nivel nacional y especialmente sobre las zonas aledañas a las áreas protegidas. 5.5.2 Seguridad alimentaria Con la finalidad de contribuir a la estabilización de las poblaciones rurales en sus territorios es necesario y prioritario abordar el tema de la seguridad alimentaria con la                                                                                                                                                                               
Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. El Programa Nacional de Transferencia de tecnología agropecuaria un camino lleno de historias, aprendizajes, lecciones y sueños. Marzo, 2003. pg. 28) 90 Restauración ecológica, entendida como “el manejo de los procesos de alteración y sucesión del ecosistema para el restablecimiento más o menos completo de atributos de estructura, composición y función del ecosistema deteriorados o degradados por presiones antrópicas, incluyendo la relación misma sociedad - naturaleza, manteniendo así la diversidad, integridad y viabilidad del mosaico dinámico del territorio” (Camargo 2006).

 

voluntad política de contribuir al fortalecimiento de un Estado que contemple aspectos de soberanía alimentaria partiendo de lo local a lo regional. La seguridad alimentaria, entendida como la cantidad, calidad y frecuencia de alimentos que se deben garantizar y de esta manera contribuir a mantener niveles adecuados de nutrición y por lo tanto a la salud de las personas, además esta asociada a condiciones de adaptación de las poblaciones a sus entornos físico naturales, donde a través de generaciones se han desarrollado procesos de domesticación y conservación de germoplasma tanto con fines alimenticios, como medicinales, artesanales, y otros, que han permitido enriquecer la cultura de los pueblos y posibilitar su autonomía y pervivencia. Igualmente el tema esta asociado a procesos de conservación “in situ” de germoplasma, a la generación de excedentes económicos y a la posibilidad de establecer relaciones de intercambio solidario entre productores. Esta línea profundizara en temas como producción, conservación y transformación alimentos y fortalecimiento de redes de intercambio de recursos alimenticios a través la conformación de grupos de custodios de semillas, por medio del establecimiento bancos de germoplasma entre otras figuras y estrategias de conservación posibles implementar. de de de de

5.5.3 Fortalecimiento institucional y de las organizaciones Orientada al fortalecimiento de la capacidad de gestión de las instancias y organizaciones municipales y regionales donde se desarrollara el Programa, con la finalidad de consolidar operaciones de comunicación, alianzas y acuerdos entre los actores interesados en el establecimiento de SSPR y la conservación de áreas protegidas, donde confluyen actores gubernamentales, gremiales y en general organizaciones de la sociedad civil. Es necesario aclarar que esta línea hace referencia no a las organizaciones públicas, como generalmente es leído el termino “institucional”, sino desde un planteamiento conceptual a las “reglas del juego” bajo las cuales operan las relaciones entre los actores sociales –gubernamentales y de la sociedad civil -. O dicho de otra manera, “las limitaciones ideadas por los seres humanos para establecer ordenamientos en sus interrelaciones, que les permitan convivir y hacer viables y gobernables sus sociedades”. Se plantea como un reconocimiento de las dificultades y afectaciones negativas en la construcción de territorio y de sus proceso de ordenamiento, los cuales generalmente han estado permeados de acciones y miradas fraccionadas de la realidad, bajo preceptos jerárquicos en la aplicación de normas ambientales, donde la participación es un discurso, generando descoordinación y poca o nula efectividad en la gestión, exclusión en el acceso a los recursos y apropiación por parte de algunos sectores de los beneficios en la generación de conocimientos y tecnologías. Para contribuir a subsanar estos aspectos el Programa de Sistemas Sostenibles de Producción Rural plantea contribuir a la búsqueda de nuevas reglas de juego, o en propiciar las existentes que demuestren tener coherencia para los fines buscados, entre entidades que tienen responsabilidad en un territorio y contribuir a fortalecer dinámicas para la construcción de territorios sostenibles, entendiendo la sostenibilidad como la capacidad de una sociedad de mantener en el tiempo condiciones adecuadas para la  

reproducción de todas las formas de vida, bajo parámetros de equidad, bienestar responsabilidad social, funcionalidad e integridad ecosistémica y participación.

y

Se propiciara la conformación de mesas de trabajo que permitan el intercambio de experiencias e ideas con la finalidad de acordar compromisos, establecer y vislumbrar sinergias de recursos, conllevando hacia la concreción de expectativas a través de acuerdos de acción conjunta, posibilitando e incentivando la figura de uniones temporales entre actores sociales91, entre otras figuras posibles, teniendo presente tanto las reglas de juego formales (leyes, constitución y en general normatividad de la sociedad y contratos entre actores determinados), como informales ( tradiciones, convicciones, principios, ética, creencias, valores, etc), las cuales en muchos aspectos pueden en un momento marcar el tipo de incentivos positivos que propicien cambios culturales de importancia para la generación y conservación de la biodiversidad y los procesos de reconversión hacia SSPR, teniendo en cuenta que lo que cuenta al final, no son las “leyes” formalmente vigentes, sino las pautas de comportamiento interiorizadas por los individuos en su proceso de adaptación al orden social (valores sociales). El resultado esperado (de acuerdo con Cano, 2000)92 es un proceso de cambios que va transformando el orden institucional heredado y las capacidades humanas de los habitantes del campo, en conjunción con los actores de las entidades públicas y privadas, que permitan gestionar la realización de sus potencialidades, el aprovechamiento de las oportunidades a su elección, la superación de sus propias limitaciones y la capacidad de anticiparse a las amenazas y riesgos provenientes de sus entornos internos y externos. El tema de lo institucional, necesariamente relaciona con el tema de las organizaciones, puesto que es en estas donde se expresa el interés de un grupo de individuos (de sujetos) que se organizan para alcanzar o conseguir un objetivo específico, teniendo en cuenta que las organizaciones son el aspecto específico de un fenómeno más general como es el de las instituciones (North, 1998)93. Es a través de la interlocución entre organizaciones que se ejecutan las reglas de juego y las hacen operantes o no. En este sentido el programa busca fortalecer la capacidad administrativa, operativa y de autonomía de las organizaciones, como mecanismo que permitirá dar sostenibilidad a los procesos de ordenamiento del territorio y a los acuerdos y reglas sociales pactadas alrededor del manejo, uso y conservación de los recursos naturales afectados por las dinámicas de los sistemas de producción. El tema es tratado a partir de fortalecer: a. La participación al interior de las organizaciones para consolidar estructuras de gestión internas. Hace referencia a las estructuras administrativas, de toma de decisiones y ejecutivas, así como a la generación de espacios de discusión, reflexión para el desarrollo de consensos y disensos, cambios y ajustes en la normatividad, entre otros aspectos.                                                             
Para ello será necesario que los entes estatales generen políticas, aclaren competencias y formas de aproximarse a las comunidades, propiciando espacios donde la conservación sea posible con la gente. 92 Cano G. J. 2000. Marco Conceptual del Proyecto “Investigación en Extensión y Servicios de apoyo: Hacia una Agricultura Sostenible en América Latina y el Caribe”. (Documento suministrado por el Autor) 93 Douglas c. North. La teoría Económica neo-institucionalista y el desarrollo latinoamericano”. Proyecto PNUD “Red para la Gobernabilidad y el Desarrollo en América Latina”. Realizado por: Instituto Internacional de Gobernabilidad, Barcelona, 1998.
91

 

b.

Incrementar la Capacidad de gestión. Aspecto que permitirá la interlocución de las organizaciones de base con los diferentes actores institucionales de orden local y regional Generar elementos de identidad y apropiación territorial.

c.

Para ello será necesario que el Programa incentive dentro de sus participantes el desarrollo de procesos locales formativos en aspectos relacionados el desarrollo del liderazgo comunitario, generación de procesos de organizacionales que contribuyan a la resolución de conflictos y mecanismos de comunicación e información, con la intención de lograr la organización local sólida, plural, democrática, participativa y representativa. De igual manera fortalecer la estructuración de las instituciones tradicionales de representación reconocida y valorada culturalmente. Esto implica desarrollo de trabajo desde la familia y las personas como sujetos de cambio, para lo cual el desarrollo de acciones y procesos formativos permitan con el tiempo no solo alcanzar “conciencia ambiental” y pertenencia a una organización en lo teórico, sino generar verdaderos cambios de comportamiento y actitud, es decir pasar de lo teórico a la acción consecuente 5.5.4 Comercialización y encadenamientos agroambientales Las acciones desarrolladas dentro del Programa de SSPR tienen como fundamento contribuir al ordenamiento ambiental territorial, a partir de procesos de participación con los actores sociales, bajo una visión integral del territorio, teniendo como ejes integradores los predios y las cuencas. De esta forma se evidencia el aporte del Programa a la conservación de la biodiversidad y a su uso sostenible, ya que con la implementación de sistemas sostenibles de producción en los predios de las comunidades vecinas de las áreas protegidas, se están evitando y minimizando amenazas sobre los recursos y buscando satisfacer simultáneamente las necesidades de las comunidades a través de alternativas sostenibles. En este orden de ideas, se plantea el desarrollo de sistemas sostenibles de producción por medio de ejercicios de planificación predial, que permita abordar temas de conservación, seguridad alimentaría y generación de ingresos, entre otros aspectos. A partir de los planteamientos anteriores se considera el tema de la comercialización de productos provenientes de los sistemas de producción rurales y de aquellos productos y servicios de la biodiversidad con los que se relacionan dichos sistemas, orientado desde un aprovechamiento sostenible, como una estrategia que contribuye al desarrollo de acciones de conservación y producción de manera conjunta, con las poblaciones que conviven con la biodiversidad o derivan de su aprovechamiento la totalidad o gran parte de su sustento. Con el desarrollo de esta línea estratégica, el programa de SSPR se propone trabajar conjuntamente con otras entidades relacionadas con el tema de la comercialización, con la finalidad de generar y compartir conocimientos, metodologías y herramientas que tienden a garantizar prácticas de aprovechamiento de la biodiversidad como estrategia de conservación, al igual que contribuir a resolver problemas relacionados con la falta de mercados, de conocimiento frente a la oferta y demanda de productos sostenibles, del establecimiento de precios, aspecto, entre otros que no permiten a los productores rurales tomar las decisiones más adecuadas que faciliten desarrollar

 

procesos de producción en concordancia con la conservación de la biodiversidad y presentar productos atractivos para los mercados. Por lo tanto es necesario identificar productos y servicios competitivos en el mercado que conlleven por ejemplo valor agregado asociado a la conservación de áreas protegidas, así como procesos de producción, transformación que demuestren los beneficios frente a la producción convencional. La línea Estratégica de comercialización se planteas como objetivos Aumentar las opciones de conservación de la biodiversidad de las áreas protegidas, dentro del contexto “ecosistemas – cultura” a partir de vincular a los diferentes actores sociales e institucionales públicos o privados, con intereses y percepciones comunes frente a la conservación y la producción. Permitir que los actores sociales relacionados con las áreas protegidas se beneficien de las ventajas de estar localizados en zonas aledañas estas. Contribuir a la generación de cambios de actitud en la población colombiana, a través de la consolidación de un tejido social e institucional que se nutra de experiencias locales concretas dentro de un nuevo concepto de conservación. De acuerdo a lo anterior la línea de comercialización se establece con la finalidad de aportar al desarrollo de una estrategia que genere beneficio económico a las familias rurales que estén dispuesta ha emprender el viaje hacia la producción sostenible de alimentos, como también a la otros productos incluyendo la oferta de bienes y servicios ambientales. Igualmente a propender por una producción a una escala que permita tener un impacto a nivel de la economía local, con la finalidad de no generar experiencias que quedan aisladas por su baja cobertura poblacional. Esto último ameritara en su momento el apoyo a estructuras y redes para la comercialización. Igualmente el desarrollo de la línea pretende buscar, identificar, propiciar y establecer estrategias de mercado justo (trueque, empresa de economía solidaria) con apoyo estatal o privado, como forma de revalorar formas ancestrales de intercambio no monetizado, que permiten fortalecer relaciones de solidaridad, identidad territorial y recuperación de saberes y recursos genéticos. Igualmente establecer dinámicas que permitan incorporar en el ejercicio comercial a consumidores urbanos, a partir de reflexionar sobre mercados justos, calidad de alimentos y salud. 5.5.5 Planificación territorial y predial Esta es quizás la línea más importante desde el punto de vista de la realización de acciones efectivas para el ordenamiento territorial y la conservación de la biodiversidad, pues es a través de las acciones consideradas en la planificación predial donde se concreta el discurso de los sistemas sostenibles de producción rural y se construye una estructura94 territorial que responda a las condiciones culturales, ecológicas y socio económicas bajo los parámetros del desarrollo sostenible.                                                             
94

La estructura, entendida como la distribución de las partes o de los órganos de un cuerpo, es en efecto, el marco de planeación para un área geográfica humanizada, es decir el territorio, que incluye temas como distribución de la población, las actividades y relaciones entre ellas, los patrones de usos del suelo y el desarrollo que surge de estas actividades, en este caso desde la dinámica de los sistemas de producción rurales, conjuntamente con interrelación con otros sistemas, como el de comunicaciones a nivel de vereda, municipios, región o país y los sistemas de servicios públicos y sociales, los cuales generan un modelo de territorio.

 

Bajo esta línea se promoverá el establecimiento de sistemas sostenibles de producción rural, bajo los siguientes principios: 1) potenciar la utilización y conservación de los recursos locales, 2) rescatar e incorporar los conocimientos de las comunidades, 3) propiciar la participación de la familia y en general de la comunidad, 4) implementar tecnologías apropiadas al contexto local, 5) la planificación vista como un proceso flexible y dinámico, 6) interrelacionar el predio con el territorio que la contiene, generando conectividades de ecosistemas estratégicos 7) Propiciar la generación de excedentes económicos sin incurrir en el agotamiento de los recursos naturales, 8)Impactos favorable sobre la biodiversidad local, en sus hábitats y paisajes, 9) mejorar condiciones económicas, sociales y tecnológicas, 10) partir de la lectura de escenarios actuales, para la construcción de escenarios tendenciales, con la finalidad de construir escenarios alternativos y consensados (posibles) que correspondan a territorios sostenibles Igualmente la gestión de SSPR debe propiciar: Impacto en procesos de capacitación en principios de agroecología y desarrollo sostenible Local y Regional. Articulación institucional en el ordenamiento ambiental entre contexto local y regional. Disminución y contaminación de recursos hídricos y en general en la oferta de bienes y servicios ambientales. Incidencia de las comunidades en las decisiones gubernamentales que atañen al sector agropecuario y ambiental Conservación de suelo y aumento de su fertilidad y salud. Manejo sanitario de los cultivos y especies animales a partir de sustancias y prácticas no contaminantes. Contribución a la permanencia del ciclo hidrológico, así como a la regulación de flujos de aguas superficiales y la calidad del agua; Control de erosión edáfica y cultural Diversificar oportunidades de ingreso por disponibilidad de mayor variedad de productos (biocomercio) Reducción de la presión de la agricultura sobre áreas frágiles y especies en peligro Reducción de la dependencia de insumos externos Aumento de los valores nutritivos de alimentos Disponibilidad de materias primas Mejoramiento de la estabilidad y sustentabilidad de los agroecosistemas Contribuir a la regulación climática y sumideros de carbono. Incorporar elementos de la biodiversidad local en el diseño de agroecosistemas Teniendo en cuenta que las unidades mínimas de de planificación territorial para el Programa son la microcuenca y el predio y que no es la suma de predios en proceso de ordenamiento el que en últimas ordena un territorio mayor (cuenca, región), el Programa incentivara la conformación de Comités de Cuencas (o microcuencas), las cuales surgen del proceso de confrontación de intereses y conflictos privados y colectivos a nivel de espacios geográficos y culturales comunes (territorios), donde se hace explicito las interrelaciones, afectaciones, complementariedades y sinergismos entre predios y entre estos y los paisajes que pueblan, posibilitando de esta manera el tejido del ordenamiento territorial. Dichos comités construirán un plan de manejo de la cuenca (o microcuenca), que tendrá como base de acuerdo los planes de manejo ambiental de los predios, que se realizaran con una visión de territorio de acuerdo a las interrelaciones y afectaciones positivas o  

negativas (factores de sostenibilidad o insostenibilidad) identificadas entre estos y su entorno natural, económico, político, cultural, técnico y social. Dentro de los ejercicios de planificación predial y de cuenca es necesario el desarrollo de acciones de gestión, entendida como la aplicación de las capacidades humanas, individuales y colectivas para el manejo de los recursos a disposición de los seres humanos, con el fin de obtener los objetivos propuestos. La gestión se considera como un proceso de negociación y su intervención se hace en función del contexto. Sin embargo, el desarrollo de la gestión necesita herramientas de información y comunicación que contribuyen en el logro de sus objetivos. Por lo tanto es necesario capacitar a los participantes del programa, en estos temas de acuerdo a sus necesidades, experiencia y experticias.

5.6 Recomendaciones finales Las líneas estratégicas anteriormente expuestas deben confluir con las siguientes características: 1) ser generados en el contexto de los sistemas de producción donde tendrá aplicación, 2) desarrollarse bajo principios de trans e interdisciplinariedad, 3) Involucra a una diversidad de actores y organizaciones en el proceso de construcción y apropiación del conocimiento, 4) permitir la generación de diferentes métodos para acceder al conocimiento y la generación de tecnologías, 5) permitir e incentivar el control social en cuanto a calidad, validez y pertinencia y bajo criterios técnico científicos, ético filosóficos, socioculturales, políticos y ambientales 6) ser procesos reflexivos y con compromiso social. Los procesos adelantados a partir del desarrollo del Programa deben ser rigurosamente sistematizados, tomando la sistematización como una herramienta que contribuye a ordenar un proceso, reflexionar sobre este, interpretarlo y generar lecciones y aprendizajes que contribuyen a mejorar las formas de intervención de los proyectos o programas e igual compartir este aprendizaje de posible utilidad para otros. La sistematización hará parte del componente de seguimiento y monitoreo de los proyectos a ejecutar, con la finalidad de poder tener parámetros de evaluación y elementos para los ajustes necesarios de realizar. Con la finalidad de dar coherencia y articulación a las acciones a desarrollar dentro del Programa el cual considera tanto variables espaciales y temporales, se plantea la necesidad de abordar el desarrollo de las mismas a partir de un enfoque de planificación estratégica desde su inicio, entendiendo la planeación estratégica como un proceso creativo que sienta las bases de una actuación integrada a largo plazo; establece un sistema continuo de toma de decisiones que comporta riesgo, identifica cursos de acción específicos, formula indicadores de seguimiento sobre los resultados e involucra a los agentes sociales y economías locales a lo largo de todo el proceso. El Programa funcionara bajo el precepto de fortalecer y contribuir al desarrollo de “talento humano”, aspecto que implica el desarrollo de acciones dirigidas a la preparación y capacitación de las personas y sus organizaciones, con la finalidad de aumentar o acrecentar los niveles de conciencia ambiental, expresados en la construcción de una ética social que permita desarrollar acciones de producción en armonía con el medio natural y social, en este caso específico de poblaciones y actores vinculados a las áreas protegidas de una manera incluyente y participativa  

Con la finalidad de potenciar y cualificar el talento humano el programa diseñara un mecanismo en RED para el logro de dicho objetivo, la cual se encargara de generar intercambios de experiencias, conocimientos, recursos y demás asuntos que sean necesarios para su cumplimiento. La RED funcionara a partir de redes nodales de carácter local, las cuales enlazaran su gestión con redes regionales, hasta llegar a nivel nacional y servirá de eje articulador del trabajo con los diferentes actores del Programa. La RED permitirá facilitar acuerdos de carácter colaborativo, generar equidad en la distribución del conocimiento y los recursos y facilitar encuentros donde se habilitaran “Mesas de Intercambio”, donde se desarrollara la socialización de experiencias, la oferta y demanda de servicios, la construcción y formulación colectiva del programa. De igual manera la estructuración de una Escuela de Formación para el desarrollo de sistemas Sostenibles de Producción Rural, contribuirá a dar fortaleza al “talento Humano” de las comunidades y grupos participes del Programa. El pensar la “Escuela de Formación” complementara la estructura del Programa de SSPR al permitir llenar uno de los vacios principales en el medio rural, el cual es la escasez de espacios de formación que propicien la no migración campo – ciudad y generen a partir de conocimientos teóricos y prácticos la posibilidad de un aprendizaje adecuado al contexto de las comunidades rurales. Se plantea el desarrollo de esta escuela a partir de la articulación con otras experiencias de carácter regional o nacional que se vienen desarrollando en el país, como FUNDAEC o la Corporación La Ceiba, entre otras. Con la finalidad de tener una mayor comprensión de la dinámica sociedad – naturaleza establecida en los paisajes donde el programa se desarrolle, se plantea como elemento de análisis y herramienta de planificación predial y territorial la caracterización de unidades de paisaje, herramienta complementaria a la caracterización de sistemas de producción. Dicho ejercicio permitirá visualizar aspectos de fragmentación ecosistémica, a partir de la caracterización general de la cobertura y la geomorfología donde se desarrollan las actividades productivas, extractivas o de conservación implementadas por las comunidades locales. 5.7 Estructura Administrativa Para atender los objetivos del Programa de SSPR se considera una estructura administrativa conformada por tres niveles: 1. Coordinación Nacional 2. Comités Regionales, conformados por un coordinador y una unidad técnica regional 3. Comités Locales, conformados por un coordinador local y representantes de los programas o proyectos locales. 4. Asamblea General del Programa La Coordinación Nacional conformada por un coordinador y un equipo de tres asesores, expertos en diferentes ramas relacionadas con cada una de las líneas estratégicas. Además de contar con un equipo de secretaria, auxiliar administrativo y un contador, con quienes se coordinara las operaciones financieras, las comunicaciones, las adquisiciones, el archivo y la infraestructura montada,

 

La coordinación será realizada en su totalidad por el Fondo de Áreas Protegidas en las oficinas de Bogotá. El coordinador del Programa, asumirá la orientación general, la planificación específica de actividades según cronograma, el montaje del sistema de aplicativos de seguimiento, el establecimiento del control de indicadores, dirigirá las operaciones financieras y el control presupuestal, las adquisiciones y la contratación del personal, y las acciones necesarias con la gestión del Programa con las entidades que considere pertinente. Igualmente, coordinara las reuniones de control de gestión, la generación de información para reportes e indicadores, la celebración de acuerdos con los actores sociales que hagan parte del Programa y de la comunicación del proceso en todos sus aspectos. Los Comités Regionales, se distribuirán por Regionales (5 en total), cada una de las cuales contar con un equipo coordinar, conformado por personas de experiencia en las zonas de trabajo y amplia experiencia en las líneas estratégicas expuestas. La conformación de este equipo esta conformada por dos profesionales y un equipo administrativo. Su función principal es descentralizar el programa, desarrollar gestión en relación a la difusión del Programa, la coordinación de eventos y el diseño de programas de capacitación y acompañamiento a las organizaciones que hagan parte del programa a nivel regional. La coordinación regional puede contar con asesores temáticos externos, quienes serán un apoyo esporádico al Programa regional según requerimientos específicos de los proyectos o programas que se desarrollen en las Regionales. Brindarán apoyo en temas relacionados con manejo agro-ambiental, análisis de información, participara de ejercicios de evaluación temática y asesorará técnicamente la reconversión de los sistemas productivos hacia la sostenibilidad tecnológica y ambiental, prestará directamente sus servicios en talleres de capacitación a las comunidades y entidades que hacen parte del programa. Comités Locales, integrados por los representantes de las organizaciones que participan en el Programa. Tendrá como función identificar necesidades o requerimientos de apoyo a las comunidades y organizaciones de base. Coordinara eventos en torno para el fortalecimiento de la RED y promoverá mesas de intercambio con la finalidad de establecer ofertantes y demandantes de servicios y necesidades, así como posibles proyectos o programas a ser presentados a los Comités Regionales.

 

6 RELACION DEL PROGRAMA DE SSPR CON MOZAICOS DE CONSERVACIÓN

LA PROPUESTA DE

El paisaje rural es el resultado de un mosaico de usos del territorio donde se posibilita o no la conectividad de fragmentos de ecosistemas, constituyendo de esta manera un escenario donde confluyen lógicas, visones culturales e intereses económicos y políticos, entre otros aspectos, representados en buena medida por los sistemas de producción. Es así como los sistemas de producción contribuyen a la conformación del territorio aportando a la conservación o degradación de la base natural, en la medida que generan procesos productivos con diferentes objetivos, criterios técnicos y formas sociales de producción, que pueden corresponder o no a las características identatarias o a los intereses de las comunidades locales, así como a las potencialidades y condiciones de los paisajes locales, generándose degradación o conservación de los mismos. Estos aspectos repercuten, a la vez, en el bienestar o deterioro de la calidad de vida de los habitantes de una localidad. De esta manera la dinámica desarrollada por los sistemas de producción permiten leer el entramado de relaciones socio culturales, políticas y económicas manifiestas por el conglomerado de habitantes en el medio rural, aspectos que en su interacción transforman el paisaje rural, en ocasiones interfiriendo en la funcionalidad ecosistémica y por lo tanto en la garantía de la a permanencia de bienes y servicios ambientales, generando degradación ambiental y expulsión territorial. En esta medida la comprensión sobre la funcionalidad de los sistemas de producción son una pieza importante y fundamental en la comprensión de los mosaicos del paisaje rural, que permite generar propuestas para la conservación de la biodiversidad a partir de una zonificación del territorio a partir de ejercicios de planificación predial y de cuenca, que contribuyen a establecer conectividades biológicas, culturales, económicas y políticas dando viabilidad a la conformación de territorios sostenibles De ahí que el programa de SSPR se concibe como un facilitador para el desarrollo de procesos sociales que contribuyan a la conservación de la biodiversidad y la generación de condiciones de bienestar de las poblaciones locales a través del establecimiento de sistemas sostenibles de producción rural. En esta medida confluye con el programa de mosaicos de conservación del fondo de áreas protegidas al orientar su gestión a: (i) contribuir a la conservación y funcionalidad de los ecosistemas estratégicos; (ii) desarrollar esquemas efectivos de manejo que integren sectores y ecosistemas específicos de los Parques Nacionales con los territorios vecinos o circundantes; (iii) apalancar recursos adicionales para la conservación provenientes de entidades u organizaciones tanto públicas como privadas; (iv) buscar la generación de beneficios locales, utilizando lecciones y aprendizajes de otros programas que apoyan el manejo sostenible de recursos naturales en paisajes rurales; (v) apoyar actividades que permitan implementar sistemas productivos sostenibles generadores de beneficios económicos para las

 

comunidades; (vi) servir como experiencias piloto para el SINAP; y (vii) promover el relacionamiento entre actores diversos95. De igual manera confluyen en tener presente las dimensiones ecológicas, sociales, económicas e institucionales para contribuir a la armonización de acciones de conservación y de desarrollo dentro de un marco de sostenibilidad de la base natural y la generación de beneficios que permitan el bienestar de las comunidades locales El programa de SSPR esta formulado con la intención de contribuir a generar procesos efectivos de ordenamiento ambiental del territorio a través de generar los cambios que sean pertinentes en las dinámicas de los sistemas de producción rurales, que permitan armonizar la relación producción - conservación, teniendo como referentes las condiciones locales, por lo tanto su ámbito de gestión tiene una especificidad que complementa y se articula a la función del programa de mosaicos de conservación en la medida que estos, como figura de gestión ambiental para la conservación de la biodiversidad, “buscan potenciar las fortalezas y suplir los vacíos existentes en la planificación y ordenamiento territorial, aportando a su articulación y complementariedad”

                                                            
95

Alvarez M. et all. 2007. Mosaicos de conservación. Fondo para la Biodiversidad y las áreas protegidas. Proyecto GEF.

 

7. PROYECCIÓN PRESUPUESTAL PARA LA IMPLEMENTACIÓN DEL PROGRAMA DE SISTEMAS SOSTENIBLES DE PRODUCCIÓN RURAL

A continuación se presentan las consideraciones pertinentes respecto al presupuesto necesario para el desarrollo del Progrma de SSPR Es necesario conformar un equipo nacional que permita el desazrrollo de las diferentes acciones consideradas en cada una de las fases del Progrma. Para la primera Fase se considera conformar un equipo de profesionales que den cumplimiento a los temas de caracterización de sistemas de producción y diseño de las proouestas relacionadas con los objetivos específicos, conformado por un equipo de cordinación nacional y otro de nivel local . Para el desarrollo de la Fase II Convocatoria y desarrollo de subprogramas y proyectos se considera pertinente apoyar procesos que pueden ir desde quinientos hasta 800 millones de pesos al año, teniendo en cuenta que se espera apoyar procesos dentro del marco de la integralidad, que implica el desarrollo de las líneas estratégicas propuestas. En una primera convocatoria se considerará cubrir el Programa en 10 áreas protegida, experiencia que podrá señalar ajustes para la segunda convocatoria. En el cuadro 10 se señala los costos que tiene desarrollar la Fase I durante 10 meses Cuadro 10. Costos para la Fase I del Programa de SSPR FASE I  RUBROS   meses V/$  TRANSPROTE AEREO Y TERRESTRE            15.000.000,00   GASTOS DE VIAJE              3.000.000,00   GASTOS ADMINISTRATIVOS              4.000.000,00   TALLERES Y GIRAS  10      100.000.000,00   TOTAL          122.000.000,00  

V/US               7.500,00                1.500,00                2.000,00              50.000,00              61.000,00  

El valor discriminado del equipo encargado del desarrollo del Programa se presenta a continuación:

 

BIBLIOGRAFIA

Altieri M. 1999. Dimensiones Multifuncionales de la Agricultura Ecológica en América Latina. En: Naturaleza y función de la biodiversidad en la agricultura, http://www.ciedperu.org/bae/b66a.htm. Altieri M.A., 1994. Curso sobre Agroecología, Modulo 2 y 3. Agroecología y Desarrollo Rural en América Latina. Consorcio Latinoamericano sobre Agroecología y Desarrollo (CLADES). Primera edición. Alvarez M. et al. 2007. Mosaicos de Conservación. Fondo para la Biodiversidad y las áreas protegidas. Proyecto GEF. Bogotá, 52 p. Andrade G.; Ruiz J.P.; Gómez R. 1992. Biodiversidad, conservación y uso de recursos naturales. Colombia en el contexto internacional. Editores CEREC - FESCOL, Bogotá, 1992 ASPROINCA. 2006. La restauración y conservación de la biodiversidad en Asproinca. Un proyecto de resistencia y defensa de la vida. Pag. 11 a 25. Junio, 2 Berdegué J.A. y Escobar G. 1995. Nuevas direcciones del enfoque de sistemas para la modernización de la agricultura campesina de América latina. En: Investigaciones con enfoque de sistemas en la agricultura y el desarrollo rural. Berdagué J y Ramírez E. (compiladores). Red Internacional de Metodología de Investigación de sistemas de producción – RIMSIP- Santiago de Chile, mayo 1995. Pg 28. Baptiste L. et all. 1993. “Bases para un Plan de Desarrollo Regional de las Provincias de Norte y Gutiérrez -Boyacá-” En: Rev. Ambiente y Desarrollo. Año 1. No 1. 1993. Instituto de Estudios Ambientales para el Desarrollo -IDEADE-. Pontificia Universidad Javeriana. Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas. Baptiste L.G y Piñeros, G, A. 2006. Los bienes y servicios ecosistémicos proporcionados por la biodiversidad a los sistemas de producción. Facultad de Estudios Ambientales y Rurales. Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá, 2007.). Castaño U. 1996. Experiencias De Participación comunitaria en el aprovechamiento y manejo sostenible de los ecosistemas boscosos. Una contribución metodológica al desarrollo humano sostenible. Ministerio de Medio Ambiente. Unidad Administrativa del sistema de Parques Nacionales Naturales –UAESPNN- Programa Nacional d Ecosistemas Estratégicos. Santa fe de Bogota. Colombia. Pg 75-85 Camargo G. 2005. LINEAMIENTOS TÉCNICOS PARA LA CONSERVACIÓN. Documento Interno. Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales. Bogotá. Colombia

 

Camargo G. 2006. Proceso de Restauración participativa. Documento Interno. Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales. Bogotá. Colombia Corrales E. y Torres L. 2002. Sostenibilidad Agropecuaria y sistemas de producción campesinos. En: Cuadernos Tierra y Justicia. No 5. Ed. Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos –ILSACorrales E. 2002. Transformaciones socio económicas y situación de la biodiversidad en los andes colombianos, desde el periodo prehispánico. En: Cuadernos de desarrollo Rural No. 49 Pontificia Universidad Javeriana. Facultad de estudios ambientales y rurales. Pag 85 – 163 Cano G. J. 2000. Marco Conceptual del Proyecto “Investigación en Extensión y Servicios de apoyo: Hacia una Agricultura Sostenible en América Latina y el Caribe”. (Documento suministrado por el Autor) Convenio De Diversidad Biológica En La Conferencia De Las Naciones Unidas Sobre El Medio Ambiente Y El Desarrollo (Rio De Janeiro, 3 A 14 De Junio De 1992) Departamento Nacional de Planeación, 2005. Visión Colombia II Centenario: 2019, Editorial Planeta Colombia Departamento Nacional de Planeación. 2007. Plan Nacional de Desarrollo, 2006 – 2010: Estado comunitario: Desarrollo para todos. Douglas c. North. La teoría Económica neo-institucionalista y el desarrollo latinoamericano”. Proyecto PNUD “Red para la Gobernabilidad y el Desarrollo en América Latina”. Realizado por: Instituto Internacional de Gobernabilidad, Barcelona, 1998. Daily G.C. 1997. Nature´s services: societal dependence on natural ecosystems. Ed Island Press. 392 pp Erazo C. 2006. Informe de proceso en el Parque Nacional Natural Sanquianga. Proyecto “Consolidación de la efectividad, legitimidad, visibilidad y sostenibilidad de manejo de los parques nacionales, como estrategia de prevención de la expansión de cultivos ilícitos en las áreas”. UAESPNN. Escudero, A., Et all. 2002. Biología de conservación, nuevas estrategias bajo diferentes perspectivas. www.aeet.org/ecosistemas/023/documentos/revisiones.dov Etter A. 1994. Consideraciones acerca de la agricultura sostenible. En: Rev. Ambiente y Desarrollo. Año 2. No 2 y 3 . Instituto de Estudios ambientales Para el Desarrollo – IDEADE- Pontificia Universidad Javeriana. Facultad de ciencias Económicas y Administrativa. Bogotá, Colombia. P 39-59. Fandiño - Lozano M & W. van Wyngaarden. 2005. “Prioridades de conservación biológica para Colombia. Grupo ARCO, Bogotá 188 p. Fajardo D. 2002. Tierra, Poder Político y Reformas Agraria y Rural. En: Cuadernos Tierra y Justicia. No 5. Ed. Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos –ILSA- .

 

Fandiño Orozco M,C y Palacios-Lozano M,T. 2006. Capitulo 2. Causas de pérdida de biodiversidad. En: Chaves, González J. G. 2002. Agrobiodiversidad. Proyecto estrategia regional de biodiversidad para los países del trópico andino. Convenio de Cooperación técnica no reembolsable. ATN/JF/RG CAN-BID. Maracay – Venezuela, 2002. (http://www.comunidadandina.org/desarrollo7te.3.PDF) Halffer G. & Ezcurra E.. 1992. (compiladores) La diversidad biológica de Iberoamérica. Acta Zoológica Mexicana, Instituto de Ecología A.C., México.. Instituto Alexander von Humboldt (2004). Mapa de ecosistemas de los Andes colombianos, año 2000, escala 1:500.000. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt (IAvH). Información geográfica digital en formato shapefile. Bogotá, Colombia Instituto Geográfico Agustín Codazzi, Corporación Colombiana de Investigación Agropecuria. 2002. Zonificación de los conflictos de uso de las tierras en Colombia. CD2 Cobertura y uso actual de las tierras de Colombia; CD-3 Vocación de uso de las tierras de Colombia. Informe Nacional Sobre el Estado de la Biodiversidad- INSEB-. 1997 - Colombia. Instituto Alexander von Humboldt, PNUMA, Ministerio del Medio Ambiente. 1998. 3 vol. Bogotá Janzen H. 2000. Ingredientes esenciales de un enfoque por ecosistemas para la conservación de la biodiversidad de las áreas silvestres tropicales. Department of Biology. University of Pennsylvania. Philadelphia, P.A 19104. Consulta a correo electrónico: djanzen@sas.upenn.edu León T. y Rodríguez L. 2002. Ciencia, tecnología y ambiente en la agricultura colombiana. En: Cuadernos Tierra y Justicia. No 5. Ed. Instituto Latinoamericano de Servicios Legales Alternativos –ILSALeón T. 2007. Medio ambiente, tecnología y modelos de agricultura en Colombia. Hombre y arcilla. Instituto de Estudios Ambientales –IDEA- Universidad Nacional de Colombia. Ecoe Ediciones, 2007. Leyva P. ……….. PROYECTO: BIOPACIFICO ( INDERENA - DNP -GEF- PNUD – COL/92/G31; Fondo para la Protección del Medio Ambiente “José Celestino Mutis”; FEN COLOMBIA). Publicación digital en la página web de la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República. http://www.lablaa.org/blaavirtual/letra-v/viajes/indice.htm

Ley No.199/07 Senado – 201/07 presentado por la Cámara “POR LA CUAL SE EXPIDE EL PLAN NACIONAL DE DESARROLLO 2006-2010” M.E. y Santamaria, M (eds). 2006. Tomo II pg 145. Informe sobre el avance en el conocimiento de la biodiversidad. 1998 -2004. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt. Bogotá, D.C. Colombia. 2 Tomos MINISTERIO DE AGRICULTURA Y DESARROLLO RURAL, 2004. Proyecto: Diseño del Marco regulatorio nacional para la implementación de un sistema de incentivos a la  

agricultura ecológica –ECOS –Segunda Fase. Con la participación de Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura -IICA -; Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt. Bogotá, febrero 2004 MINISTERIO DE AGRICULTURA Y DESARROLLO RURAL. El Programa Nacional de Transferencia de tecnología agropecuaria un camino lleno de historias, aprendizajes, lecciones y sueños. Marzo, 2003. pg. 28 Margalef R.1986. Ecología. Ediciones Omega. Barcelona. 951p. PARQUES NACIONALES DE COLOMBIA. 2001. Política de participación social en la conservación. Unidad Administrativa Especial del sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia. Ministerio de Medio Ambiente. Bogotá, 2001. Piñeros G, A. 2006. Los bienes y servicios ecosistémicos. Informe Final Programa de Jóvenes investigadores. Colciencias. Facultad de Estudios Ambientales y Rurales. Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá, 129 pp. Plan de Desarrollo. 2006-2007 Ramírez E. y Matínez, H. 1995. Evaluación de la sustentabilidad de sistemas de producción campesinos en relación a la erosión del suelo. Pp39 – 65. En: Operacionalización del concepto de sistemas de producción sostenibles. Berdagué, J y Ramírez, E. (Compiladores). Red Internacional de Metodología de Investigación de sistemas de producción. –RIMSIP-. Santiago de Chile, julio 1995. Rojas A. J. 2005. Territorio y ordenamiento ambiental. En: Conceptos y Metodología. Proyecto Desarrollo Sostenible Ecoandino. Tomo I. Parques Nacionales Naturales de Colombia. Programa Mundial de alimentos –PMARojas A. J. 2005.Presntación de resultados. En: Resultados. Proyecto Desarrollo sostenible Ecoandino. Tomo II. Parques Nacionales Naturales de Colombia. Programa Mundial de alimentos de las Naciones Unidas. Bogotá. Colombia . pg113-139 Sandoval Maria Teresa. (2005). Efectos producidos por el biocida carbofuran sobre larvas de Physalaemus biligoniferus. Resultados preliminares. Facultad de ciencias exactas, naturales y agrimensura. Argentina. Suescún J. 2004. Informe final de actividades. PNN El Cocuy. Estrategia de Sistemas sostenibles para la Conservación Solano C.; Roa, C.; Calle Z. 2004. Estrategia de desarrollo sostenible corredor de conservación Guantiva, La Rusia – Iguaque. Fundación Natura. The Nature Conservancy. 91 p. http://www.natureserve.org/latinamerica/prioritySites/chocodarien.jsp

Tyler Miller, G. 1985. Ecología y medio ambiente. Editorial Iberoamericana S.A. México, 876 p. Yepes G.J. 2001. “Ganadería y transformaciones de ecosistemas: una análisis ambiental de la política de apropiación territorial”. En: Ensayos de Historia Ambiental  

de Colombia 1850 – 1995. Palacio G. (Ed). Universidad Nacional de Colombia. pg. 117-172. Zambrano, H (2004). Elementos para integrar acciones de conservación de la biodiversidad en los Sistemas Sostenibles para la conservación. Documento Interno. Unidad Administrativa Especial del Sistema de Parques Nacionales Naturales

Referencias Redes de agricultura sostenible Formato Documento Electrónico Red colombiana de productores comunitarios ambientalmente amigables. Disponible en World Wide Web: www.cajadeherramientas.org/red/miembros.html Red Ecolsierra. Disponible en World Wide Web: www.prosierra.org Red nacional de conservación de suelos y agua. Universidad Nacional de Colombia. Disponible en World Wide Web: www.redaguas.unalmed.edu.co Asociación Red Colombiana de reservas naturales de la sociedad civil. Disponible en World Wide Web: www.resnatur.org.co Corporación red país rural. Disponible en World Wide Web: www.paisrural.org

Documentos producción, colombianas

electrónicos relacionados con sistemas sostenibles de relacionados por ONG´s y organizaciones comunitarias

Formato documento electrónico: Escuelas Agroecológicas en Palmira. En: Buenas prácticas para superar el conflicto. Ejemplos concretos de cómo si es posible salir del callejón. Publicado en 2005. Disponible en World Wide Web: www.saliendodelcallejon.pnud.org.co Soberanía alimentaria en la zona centro del valle – Acaceva. En: Buenas prácticas para superar el conflicto. Ejemplos concretos de cómo si es posible salir del callejón. Publicado en 2006. Disponible en World Wide Web: www.saliendodelcallejon.pnud.org.co Comité de mujeres trabajadoras de piangua. En: Buenas prácticas para superar el conflicto. Ejemplos concretos de cómo si es posible salir del callejón. Publicado en 2006. Disponible en World Wide Web: www.saliendodelcallejon.pnud.org.co Manejo comunitario del agua y la resistencia civil frente a la privatización. El manejo comunitario del agua en Ocaña. La experiencia de la Asociación Adamiuain. Cristo Humberto Miranda. Revista n. 28. Publicado en 2006. Disponible en World Wide Web: www.semillas.org.co Producción y comercialización orgánica y agroecológica. Un proyecto de vida. Agricultura orgánica: Huertos Verdes... Constanza González -Cofundadora de Huertos Verdes. Revista No. 21. Publicado en 2004. Disponible en World Wide Web: www.semillas.org.co  

Manejo local de la biodiversidad y agroecológica. Recuperando nuestra Seguridad Alimentaria. Indígenas Sikuani. Organización Indígena Unuma. Artículo Revista Semillas No. 14/15 Enero de 2001. Disponible en World Wide Web: www.semillas.org.co Experiencias locales de manejo sostenible de los bosques y de los recursos hídricos. Comunidades campesinas de la Provincia de Soto (Santander). Hacia la recuperación de su patrimonio ambiental - encuentro entre la abundancia y la escasez. Claudia Gimena Roa y Adam J. Rankin ; Escuela Agroecológica de Promotores Campesinos de la Provincia de Soto . Publicado en 2006. Revista No. 26. Disponible en World Wide Web: www.semillas.org.co Una estrategia local para el uso y manejo de los bosque indígenas de Urabá. Las fuentes semilleras de la serranía de Abibe. Cabildo Mayor Indígena de Chigorodó; Carlos Javier Pérez Sánchez ; Benjamín Castaño M. Publicado en 2006. Revista No. 26. Disponible en World Wide Web: www.semillas.org.co Contexto: Política nacional de bosques y agua. Una defensa con sentido. Pueblos y ecosistemas costeros del Pacífico. Mesa de manglares del Pacífico. Publicado en 2006. Revista No. 26. Disponible en World Wide Web: www.semillas.org.co Experiencias agroecológicas de gestión e investigación local: Mujer y biodiversidad: Los patios de las viviendas Zenúes. Verdaderos huertos diversificados. ASPROAL (Asociación de productores alternativos). Artículo Revista Semillas No. 12 Diciembre de 1998. Disponible en World Wide Web: www.semillas.org.co Pueblo Arhuaco Sierra Nevada de Santa Marta. Manejo de la seguridad alimentaria en medio del conflicto armado. Leonor Zalabata. Mujer Arhuaca. Publicado en 2005. Articulo Revista Semillas N. 24. Disponible en World Wide Web: www.semillas.org.co Experiencias locales de soberanía en medio del conflicto. Remendando la vida con la aguja del trabajo y el hilo de los sueños. En San Francisco de Icho, Chocó. Consejo Publicado en 2005. Articulo Revista Semillas N. 24. Disponible en World Wide Web: www.semillas.org.co Territorios campesinos de Riosucio y Supía Caldas. El plan de manejo de las microcuencas y la conservación de los ecosistemas. ASPROINCA Publicado en 2006. Revista No. 26. Disponible en World Wide Web: www.semillas.org.co Una experiencia de producción comercialización de café orgánico y la diversificación de la finca campesina. La Asociación Nuevo Futuro. Angela María Gómez y Edison Patiño. Publicad en 2004. Revista Semillas N. 21. Disponible en World Wide Web: www.semillas.org.co

Búsqueda Organizaciones con experiencias procesos en Colombia Formato documento electrónico

sostenibles de producción y

 

Acin. Disponible en World Wide Web: www.nasaacin.net Asociación para el desarrollo Campesino ADC. Disponible en World Wide Web: www.adc.org.co Asprocig. Disponible en World Wide Web: www.asprocig.org.co

Cenicafe. Disponible en World Wide Web: www.cenicafe.org Cenicaña. Disponible en World Wide Web: www.cenicana.org Ciat. Disponible en World Wide Web: www.ciat.cgiar.org/inicio.htm Cipasla. Disponible en World Wide Web: www.cipasla.org Corporación la Ceiba. Disponible en World Wide Web: www.corpoceiba.org.co Fedepalma. Disponible en World Wide Web: www.fedepalma.org Funcop. Disponible en World Wide Web: www.funcop.org.co Fundaec. Disponible en World Wide Web: www.fundaec.org/es Fundación Natura. Disponible en World Wide Web: www.natura.org.co Fundación Altrópico. Disponible en World Wide Web: www.altropico.org.ec Fundación Espave. Disponible en World Wide www.geocities.com/capecanavera/hangar/8721/ Fundación Prosierra. Disponible en World Wide Web: www.prosierra.org www.asocana.com.co  www.asocolflores.org  www.augura.com.co  www.cenicafe.org  www.cenipalma.org  www.ciat.cgiar.org  www.corpoica.org.co  www.cci.org.co  www.fedearroz.com.co  www.fedecacao.com  www.fedecaucho.com  www.fedegan.org.co  www.cafedecolombia.com  www.fedetabacofondo.org.co  www.fenalce.org  www.finagro.com.co  www.ica.gov.co  www.incoder.gov.co  Ministerio de Agricultura y Desarrollo rural : www.minagricultura.gov.co  www.sac.org.co 

Web:

 

ANEXO 1
CARACTERIZACIÓN DE ENTIDADES