You are on page 1of 3

TEMA: “TOMA LA MEJOR PARTE” (Krissty Ro)

Texto: Lucas 10:38-42 (Reina-Valera 1960)


Jesús visita a Marta y a María

38
Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada
Marta le recibió en su casa.
39
Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los
pies de Jesús, oía su palabra.
40
Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo:
Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues,
que me ayude.
41
Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con
muchas cosas.
42
Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la
cual no le será quitada.

Introducción: Lucas 10:38-39

Bosquejo:
a- La preocupación nos afecta v40

Marta no pudo identificar lo importante. Jesús no entró a su casa a comer,


sino a darle de comer Palabra. Cuando estás tenso no te enteras de lo que
sucede a tu alrededor. No ves las oportunidades que tienes en frente. A
veces te hacen ofertas que ni escuchas. Si piensas en muchas cosas tus
sentidos se confunden y no prestas atención. Debes atender el momento que
vives.

b- El afán te impide tomar lo mejor v41

Jesús no condena el celo y la generosidad de Marta, sino que acepta su


hospitalidad como lo hizo con los fariseos (Lc 7,36; 11,37: 14,1); incluso
solicita a Zaqueo que lo hospede (Lc 19,5). Antes había hablado de la
hospitalidad a los misioneros, la que deben aceptar con gran simplicidad (Lc
10,5-9). Lo que Jesús reprocha a Marta es estar “ansiosa” y “preocupada
acerca de tantas cosas”. Hay que entender lo que dice Jesús a la luz de lo
dicho en otras ocasiones.

Los detalles de la hospitalidad distraen a Marta para escuchar la Palabra que


es “la única cosa requerida”, pero “la mejor parte” no es un desdén por
los deberes de la vida diaria o por tareas que se dejan atrás. Estar
ocupados en los detalles que requieren la hospitalidad tampoco puede ser
una distracción para la oración o la escucha de la Palabra, o al menos un
rechazo obstinado a la contemplación. De esa equivocación surge el
activista.

El mensaje de Jesús a Marta es el mismo de la parábola del sembrador:


advertirnos sobre los obstáculos que nos impiden escuchar la Palabra (Lc.
8,14).

c- Hay muchas cosas importantes pero solo una es


necesaria (toma la mejor parte) v42

Marta se afanó en preparar y servir mientras María tomó la mejor parte.


Aprende a tomar siempre la mejor parte. Si te corresponde escuchar, hazlo;
si te corresponde atender, hazlo, pero no te confundas y dejes de lado lo
mejor. Hay cosas en la vida que son necesarias, pero no eludas lo bueno por
lo necesario. En el momento que describe este pasaje, la prioridad era
escuchar al Maestro. Ante la presencia de Dios asegúrate de tomar lo mejor,
nunca te conformes con poco. Eso es lo que María nos enseña. Marta para
redimirse hubiera necesitado invitar de nuevo a Jesús y escucharle.

Ilustración:
Marta

• Marta preocupada por los quehaceres (v.49)


• Enfocada en servir a su manera (lo que creemos que Dios necesita
de nosotros)
• Se queja con Jesús acerca de lo que hace o no hace su hermana, ya
que ella cree que está sirviendo a Dios. En realidad está haciendo lo
que “ella supone que agradará a Dios”
• Jesús la reprende con amor. Se afana mucho, pero Él no le ha pedido
que haga eso.

María

• Se sentó a los pies de Jesús y oía su palabra


• Escogió la buena parte, es decir, una relación con Dios, comunión
con Él, entender su palabra y reconocer su voz. Corazón dispuesto.
• Conocer de Dios. Al conocerlo, sabrá escuchar su voluntad (lo que Dios
va a hacer y las cosas que verdaderamente nos pide).

Conclusión:
Deja la preocupación y concéntrate en lo necesario

En Lucas 10:41-42 leemos la respuesta de Jesús a Marta: Respondiendo


Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero
sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual
no le será quitada.
Invitación:

Pide al Señor sabiduría para identificar y atender aquello que realmente es


importante en tu vida. Si atiendes una cosa a la vez, todo lo que haces
resultará mejor.

Aprender a orar y a platicar con Dios.

• Apartar un tiempo durante el día para platicar con Dios. Una cita
diaria con Dios.
• Buscar, fomentar y anhelar una relación personal con Dios.

RESULTADO

Nuestra vida debe de estar enfocada en crear una relación de amor con
Dios, aprender a escuchar su voluntad, creer y obedecer. Así conoceremos
la verdadera naturaleza de nuestro Dios, tan poderoso y maravilloso que
busca una relación con nosotros.

TIEMPO DE MINISTRACION

“ TOMA LA MEJOR PARTE”