You are on page 1of 10
Teodoro Ribera Neumann’ La Potestad Tributaria del Estado * Abogado, Dector por la Universidad de Wiiraburg, Alemania Profesor Universidad de hike Universidad Ausénoma del Sur (Temuco). Ex Diputado de la Repiiblica (1990-1994 y 1994-1998). 1. Introduccién' Lapotestad tributaria, tal ¢s la atibucién que detenta el Estado de imponer y cobrar tributos para e! cumplimiento de sus fines propios, ha dado motivo a diversos reque- rimientos formulados ante el Tribunal Constitucional Elio ha generado una polé- mica sobre sus limites, tanto los derivados del desartollo del constitucionalismo clisi- co, como aquellos que son consecuencia de fa misién 0 funcién del Estado. Esta discusidn jurfdica y académica cs relevante, pues la potestad tributaria del Estado es tun mecanismo politico-insticucional especialmente atractivo para interveniren la vida social y privada de los individuos, dado que su utilizacién es menos resistida que otras formas, tales como las expropiaciones, prohibiciones, limitaciones, etc. Nuestra Constitucién sefiala en el articulo 19 N° 20, incisos primero y segundo: “La Constitucién asegura a todas las personas: 20° La igual reparticidn de las tributos en proporcién a la rentas o en la progresién 0 forma que determine la ley, y la igual reparticién de las cargas piblicas, En ninggin caso la ley podra establecertributas manifiestamente desproporcionados 0 injustos.” 1 xa conferencia ha usiliado como base ltabaja“Impuesios manifesamencedesproparconades o injuas” presentadoa las Jonadas de Derecho Publica en el af 1998 EL Tibunal Gonsczuciona ha eesuero diveroe requerimienros wlaivos 2 cemas tribtatos,anlizando con mayor itersidad el ardeao (9, N° 20, dela Constitucién, especialmente en la Sentencia Rol N® 183 (eas) Seatencia Ne 203 (Paentes Municipales), Sentencia Rol N© 219 (Tabacos 1} y en la seatencia Rol N° 280 (Tabacos 1). 3 Laevolucién consicucional, desde la Cara Magaa hasta nuestos tempos ha ido concibiendo principies y rormas uridicas que limita el pader del Estado en materia tributaries com ls principios de legalidad de los eibuto, de igvaldadseiburaiay de no contisecin, entre oto, 2. Potestad tributaria y misién del Estado La potestad tributaria en una sociedad democritica est legitimada por el émbito de competencias que la sociedad confiere al Estado en la Constitucién Politica, Por ello, para analizar la potestad tributaria, debemos observar no sélo ls limitaciones expre- sas, formales y materiales, impuestas en dicho texto, sino que también la concepcién estatal consagrada en la Carta Fundamental En este aspecto, la potestad tributaria no puede tenes fa misma intensidad o amplitud si estamos frente a una concepeién social, en la cual al Estado le corresponde una funcién protagénica o si, por cl contratio, le compete tinicamente un rol subsidiario. Parece claro, que en usta sociedad con una economia fuertemente planificada y con un rol activo en la distribucidn de los recursos, los fines propios que competen al Estado llevan a concebis una potestad tributaria mayor que en un caso contrario, En el pri- mer supuesto, la propiedad privada y la libre iniciativa estarin més limitadas que en tuna sociedad donde la libertad y la propiedad son piedras angulares de fa estructura social y constitucional, y en la cual al Estado se le ha conferido una fincién subsidia- ria. Igualmente fa carga tributaria tenderd a ser mayor, para satisfacer la misi6n que la sociedad le ha conferido al Estado. Sobre la base de este marco conceptual debemos, entonces, en forma previa a analizar Jos limites expresos contemplados en la Constitucién de 1980 en el articulo 19, N° 20 CPR, establecer cudl es la misién del Estado en nuestro texto fundamental, pues flo nos proporciona e! marco de legitimidad para el ejercicio de esta porestad Este marco de legitimidad constituye una limitacién implicita ala potestad tributaria, especialmente considerando que la Carta Magna de 1980 incorporé en su Capftulo | valores y principios esenciales de nuestra estructura politica y vida social, que resttin- gen el actuar de los érganos del Estado. En conformidad al articulo 1° CPR, las personas nacen libres ¢ iguales en dignidad y derechos, reconociendo y amparando el Estado a los grupos intermedios, garantizin- doles, ademés, la adecuada autonomia para cumplir sus fines especificos. Igualmente se establece que el Estado esté al servicio de fa persona humana y su finalidad es promover el bien comin, para lo cual debe contribuir a crear las condiciones sociales (que permitan a todos y a cada uno de los integrantes de fa comunidad nacional su mayor realizacién espiritual y material posible, con pleno respeto de los derechos y garantfas que la Constitucién establece. El texto constitucional reconoce que el Esta- do, ademés, tiene como misién resguardar la seguridad nacional, proteger a la pobla- cign y ala familia y propendera su fortalecimiento, promover la integracin arménica de todos los sectores de la Nacién y asegutar a todas las personas participar en igual- dad de oportunidades en la vida nacional. El inciso segundo del articulo 5° CPR establece, por otra parte, como deber de los érganos def Estado respetar y promover los derechos esenciales que emanan de la REVISTA DE DERECHO PUBLICO + Vor 62 23 conémica E Constitucién: studios sobre la C E ‘TEODORO RIBERA NEUMANN, 4 naturaleza humana, garantizados por la Constitucién, asi como por los tratados inter- nacionales ratficados por Chile y que se encuenteen vigentes. Relevante es afirmar, que el Estado en nuestro ordenamiento fundamental no tiene un rol rector de la vida de los individuos o planificador en la vida social, sino que su fancidn es mas bien subsidiaria ala funcién de los érganos intermedios y a la libertad cesencial que compete a los individuos, teniendo una misién de servicio, esto es, pro- mover el bien comin en general y asumir ciertos deberes especificos, en especial. AlEstado no le compete, asi, decidir ni entregar una determinada o tinica “realizacién. espiritual o material”, debiendo sélo crear las condiciones sociales para que cada per- sona o grupo, busque y concrete la suya. Por ello, la realizacion espiritual y material es un asunto individual 0 grupal. De esta manera, la potestadtributaia del Estado esté restringida tnicamente a la obtencisn de los recursos necesarios para la concrecién de la misién estatal, debiendo realizarla espe- tando los derechos fundamentales de las personas. Asi, es inconstitucional y constituye una desviacién de poder utilizar lo instrumentos tributarios para la obtencién de un fin diverso de los autorizados por la Carta Magna o para establecer un sistema socio-econémico contra- rio al estaruido en la Ley Fundamental. Esto es tal, ya que la ierupcién del Estado en la vida individual y social esté regulada en la propia Carta Fundamental y deriva de los principios generales que ésta contempla, de las normas especificas relativas al Orden Publico Econdmi- co, como del respeto que debe otorgarse fos derechos fundamentales. 3. El Orden Puiblico Econémico y los tributos El Orden Piblico Econémico consagrado en la Consttucién merece un andlisis parila, dado que tienen fuerza normativa los preceptas constitucionales que expresamente lo oonse- gran pero tambign ls principios y valores en que se Funda, entre los que cabe mencionar el bien contin, la subsidiasieda, ls igualdad, la libertad y la justcia ributaria, entre ottos* Fue la Comisién de Estudio de la Nueva Consticucién Politica de la Republica la que incorporé diversas normas que buscan salvaguardar una economia basada en Ia libre iniciativa, como limitar la actividad empresarial del Estado y su intromisién en mate- rias econdmicas.’ El Orden Piiblico Econémico, que ha sido reconocido tanto por el ‘Tribunal Constitucional’ como porla Corte Suprema, estringe la actividad del Esta- doy tiene por objeto evitar la implemencacién de un sistema econdmico basado en la intervencién o en la planificacién estacal. 4 Asi Enrique Evanc dela Gunde y Eugenio Evans Esitera, Los Tributos ante la Cansicuci, Evra Juridica de Chile, Sansiago, 1997, pig 99. 5. La Gomisia dedies a su andlss especialmente as sesiones 384,388, 389,393,394, 397. 398, 399,400 y 403. {Las misenas pueden consularse en: Comisiin de Esudio de la Nueva Consitucién Polica de la Replica, ‘Aviat Oficiales,TllsesGrifcos de Gendacroerfa de Chile, Sanciago 1983. 6 STC 207"