You are on page 1of 1

sc

hace años que el 3D está de moda. Empezó en el cine con sus famosas gafas de dos colores y ha ido
expandiéndose a otros aspectos de la vida. La última innovación de las tres dimensiones fueron las
impresoras, pero parece que ya se van quedando anticuadas, como se muestra en la figura 1.

El poder imprimir objetos en 3D y hacer un sencillo montaje para terminarlos no era suficiente.
Como no podía ser de otra forma, los especialistas en este tipo de tecnología han dado un paso más.
(Wohlers T, 2016)

Figura 1 Desarrollo tecnológico de la impression 4D y 3D

Relación entre la impresión 4D con la 3D

Sabiendo que las impresiones de tres dimensiones relacionan con la anchura, altura y profundidad.

La impresión 4D es, básicamente, una evolución de la impresión 3D.

Consiste en la utilización de materiales que puedan evolucionar y adaptarse a su entorno,


interactuando con él e, incluso, reparándose o disolviéndose, como se muestra en la figura 2.

Desde el Instituto de Tecnología de Massachusetts, uno de los expertos en la impresión 4D, Skylar
Tibbits, aclara que se le ha dado a la impresión 3D la capacidad de transformarse de forma
autónoma para adaptarse a diferentes condiciones. Lo compara con la robótica, pero sin motores,
cables y demás. (Low Z, 2017)

cx
Figura 2 Adaptación del material de la impresión 4D relacionado al 3D

Funciones de la impresión 3D y 4D

Para entender todo lo anterior de una forma más práctica, podemos decir que la impresión 4D
está pensada, principalmente, para aplicarla en el entorno de la construcción y la salud.

En el terreno de la salud ya está siendo utilizada con mucho éxito, sobre todo en niños. ¿El
motivo? Su rápido crecimiento. Anteriormente, gracias a la impresión 3D se habían
conseguido implantar diferentes huesos y elementos. En adultos es perfecto, pues con un material
adecuado esa operación es válida para toda la vida. Sin embargo, los niños crecen continuamente
y si se le implanta algún elemento, hay que cambiarlo con asiduidad.

Con la impresión 4D esto se ha solucionado. Existen varios casos en los que se les ha implantado
un elemento realizado con esta tecnología. La adaptación del material ha hecho que, con el paso
del tiempo, el implante haya crecido con los niños y se haya disuelto por sí mismo cuando ya no
era necesario, sin necesidad de volver a operar, como se muestra en la figura 3.

Es un avance muy esperanzador para el futuro. Como siempre en estos casos, solo queda esperar
para