You are on page 1of 16

El conquistador de las letras

LOPE
DE VEGA
Hijo de un bordador, Lope logró desde su juventud un éxito
fulgurante como poeta y dramaturgo. Su sobrehumano ritmo
de trabajo le permitió escribir cientos de obras y ganar
más fama y dinero que ningún otro autor de su época

ANTONIO SÁNCHEZ JIMÉNEZ


UNIVERSIDAD DE NEUCHÂTEL. AUTOR DE LOPE: EL VERSO Y LA VIDA
RETRATO
DEL ESCRITOR
Este óleo, conservado
en la Casa-Museo de
Lope de Vega, parece
una copia del que
le hizo Juan van der
Hamen y León. Se
destaca el cargo de
procurador fiscal de
la Cámara Apostólica
del arzobispado de
Toledo, que Lope
obtuvo en 1615.
ORONOZ / ALBUM
UNIVERSIDAD DE ALCALÁ
Aunque su nombre no consta en sus
registros, Lope aseguró en varias
ocasiones que había estudiado en
la universidad alcalaína, pero no
obtuvo ningún título. En la imagen,
la fachada de Gil de Hontañón.
SANDRA RACCANELLO / FOTOTECA 9X12
E
n 1562, Madrid era una ciudad en ebullición,
que estrenaba su condición de capital de la mo-
narquía de Felipe II. A ella acudían de toda Cas-
tilla profesionales de las industrias que abas-
tecían a la corte de productos de lujo. Estas
nuevas oportunidades produjeron una clase de artesanos
cualificados que aspiraban a que sus hijos medraran
en una sociedad todavía estamental, en la que etapa, Lope prosiguió su educación
la sangre distinguía entre nobles y plebeyos. y se dedicó a la poesía, afición que
Uno de estos hombres fue el bordador Felices lo acompañó desde su infancia:
de Vega, originario de la Montaña santande- «Efectos de mi genio y mi fortuna, / que me ESCRITOR
rina. Al poco de llegar a la Villa y Corte con enseñasteis versos en la cuna». COMPULSIVO
su esposa Francisca nació su primer hijo: En una carta de
Félix Lope, el futuro Fénix de los Ingenios. Primeros pasos de un poeta 1617 comentaba
Lope lo mucho
Felices, quien también hacía versos, notó Ese arte completaba las dotes esenciales en que había
aptitudes en Lope y lo hizo educar con lo la educación del caballero, según la versión «escrito estos
mejor de Madrid, permitiendo que su pro- idealizada que da en La Dorotea un trasunto días, hurtando
metedor vástago se codeara con nobles en el de Lope, don Fernando: «Tomar lección de tiempo al sueño
y aun al sustento
colegio de la Compañía de Jesús (luego Cole- danzar, de esgrimir, y de las matemáticas y
[la comida], por
gio Imperial), y más tarde en la Universidad otras curiosas ciencias». Sus versos de ju- pagar algo de mis
de Alcalá y la Academia Real Matemática. ventud se repartieron en romances y come- deudillas». Arriba,
Los sueños de grandeza de Felices se ba- dias, géneros nuevos muy influidos por la autógrafo de 1612.
ORONOZ / ALBUM
saban en lo ambiguo de su profesión, que literatura popular. Los romances se cantaban
consideraba, con mucho optimismo, liberal, y se difundían por todas las capas sociales.
es decir, digna de nobles. Además, su familia En ellos introdujo Lope una de las carac-
contaba con gente de campanillas: había un terísticas fundamentales de su literatura:
antepasado hidalgo, Miguel del Carpio, y la constante ficcionalización de su vida.
un tío del poeta fue inquisidor en Sevilla. Y es que el tema principal de la obra de Lo-
Con él pasó Lope un tiempo en su juventud pe es el propio Lope, con sus anhelos, sus
y aprendió sus «primeras letras latinas». odios y, sobre todo, sus escandalosos amores.
«Dichoso ochenta veces quien vive en Sevi- Sus versos son una gran biografía amorosa en
lla», diría en una carta de 1621, evocando las la que saca a relucir a sus diversas amantes
delicias de esa ciudad y sus diversas estancias –y a sí mismo– bajo disfraces moriscos,
en ella. De vuelta a Madrid tras aquella feliz pastoriles o de la poesía del italiano Petrarca.
M
BU
AL

C R O N O LO G Í A
1562 1604 1616 1635
EL FÉNIX Lope de Vega Hasta 1610 Conoce a Marta Fallece en
DE LOS nace en Madrid.
Su padre es
reside en Toledo
con su familia
de Nevares,
casada con
c un
Madrid. En su
entierro se dan
INGENIOS un bordador legítima y su mercadeer, con cita numerosos
oriundo de la amante Micaela la que te
endrá admiradores
Montaña. de Luján. una hija. del poeta.

FELIPE III. RETRATO POR PEDRO ANTONIO VIDAL. MUSEO DEL PRADO, MADRID.
PLAZA MAYOR
Cuando se inauguró esta
plaza madrileña en 1620,
Lope organizó unas justas
poéticas e hizo representar
una obra suya, San Isidro
labrador. Óleo de autor
anónimo del siglo XVII.
BRIDGEMAN / ACI
O incluso bajo disfraces gatunos, como en su
jocosa Gatomaquia, que poetiza la obsesión
principal de Lope: la dama que traiciona a su
amante abandonándolo por un rival adine-
rado. «Dejas un pobre muy rico / y un rico
muy pobre escoges», le recriminaría uno de
estos personajes, el moro Gazul, a su amada.
El tema del triángulo amoroso tiene un la-
do universal, pero, como es común en Lope,
también se basa en un episodio biográfico:
sus amores de juventud con Elena Osorio.

Madrid, capital teatral EXPEDICIÓN A LA ISLA


Esta joven nos lleva ya al mundo del teatro, TERCEIRA. PINTURA EN
EL MONASTERIO DE EL
ORONOZ / ALBUM

que hizo a Lope quien fue. Y es que en el ESCORIAL.


Madrid en que nació Lope se gestaba una
revolución social y literaria que él supo en-
cauzar: el teatro comercial. A partir de fi-
nales de la década de 1560, la acumulación DEVANEOS DE SOLDADO
de gente y dinero en la ciudad permitió or-
ganizar espectáculos comerciales, a los que EN DIVERSOS TEXTOS, Lope aseguró que siendo un veinteañero participó
cualquiera podía asistir previo pago. La idea en dos expediciones navales: la de las Azores, en 1583, y la de la Armada
es perfectamente corriente hoy en día, en de 1588. De esta última contó: «Llegando yo mozuelo a Lisboa, cuando
la jornada de Inglaterra, se apasionó una cortesana de mis partes,
nuestro mundo capitalista, pero en el de Lope
y yo la visité [...] dábale unos escudillos [pero ella], con un melindre
era revolucionaria y tendría consecuencias
entre puto y grave, me dijo: “No me pago cuando me huelgo”».
que nadie podía prever. Anteriormente, el
teatro podía ser encargado y patrocinado por
un mecenas, o por la Iglesia. Ellos decidían
tanto el tenor del espectáculo como quién
podía verlo. En contraste, el nuevo sistema teatro, gran observador de sus conciudada- EL CAPITÁN
convertía a todos los asistentes en peque- nos, Lope supo qué era lo que querían ver DE LOPE
ños mecenas y, por tanto, les autorizaba a en las tablas: obras rápidas y vivas, alejadas Álvaro de Bazán
(bajo estas
ser exigentes con un producto que, desde de los corsés eruditos, sobre temas como el líneas) dirigió la
su punto de vista, estaban comprando. Para amor, el honor y los celos, con los que to- expedición para
decirlo con una expresión moderna, el cliente dos se podían identificar, y con personajes someter la isla de
comenzaba a tener razón. O, como dijo Lope reconocibles y empáticos, como el galán, Terceira, en las
en su Arte nuevo: «Como las paga el vulgo, es la dama, el viejo o el criado gracioso. Esta Azores, en 1583.
justo / hablarle en necio para darle gusto». mezcla de tragedia y comedia, con música
Y el vulgo pagaba bien, como vio enseguida y bailes, empapada de poesía popular
Lope. Porque al teatro acudían todos, mu- y elegancia cortesana, fue la gran in-
jeres y hombres, trabajadores, eclesiásticos vención de Lope, y su gran triunfo.
y nobles, e iban con una avidez que exigía Porque sus obras gustaban tanto
alimentar constantemente de comedias nue- que los empresarios se peleaban
vas los corrales, como se llamaban los patios por ellas, pagándole buen dinero
rodeados de viviendas que se habilitaban a cambio de someterle a un rit-
para acoger las representaciones teatrales. mo agotador que muchas veces
Aquí entró este joven prodigioso, que consi- le hizo escribir los 3.000 versos
guió convertirse en rey de la escena española de la comedia de turno «en horas
durante medio siglo. Embebido de versos y veinticuatro», como él afirmaba.
O RO
NO
Z/

BU
AL

M
EL ESTUDIO DE LOPE
La última casa de Lope en Madrid fue
derruida en el siglo XIX. La actual Casa-
Museo, inaugurada en 1929, recrea lo
que pudo ser el ambiente doméstico del
escritor. En esta imagen vemos su estudio.
ORONOZ / ALBUM
En su Arte nuevo de hacer comedias (1609),
Lope explica que quien no escribía como él
moría «sin fama y galardón». Y su fama fue
inaudita. Su biógrafo, Pérez de Montalbán,
afirma que la gente venía de lejos a verlo, Casa de Lope
como si fuera un monumento, y que lo se-
guía por la calle. Tenía sus stalkers, gente que
estaba obsesionada con él y que le hacía la
vida imposible, como un tal Valsaín al que le
dio por apedrear su vivienda. Y tenía también
hordas de admiradores. Muchos guardaban
retratos de Lope en casa, haciendo de su efigie
la más conocida de la época, si exceptuamos
las de la familia real y algunos santos. Otros MAPA DE MADRID POR
ORONOZ / ALBUM

atesoraban sus autógrafos. Es el caso del du- PEDRO TEIXEIRA. 1656.


que de Sessa, su mecenas, quien coleccionaba
sus cartas, borradores y textos, lo que explica
que conservemos más documentación sobre
Lope que sobre ningún otro autor europeo LA CASA DE UN TRIUNFADOR
hasta, por lo menos, el siglo XIX.
En suma, gracias a esta conjunción entre EN 1610, LOPE DE VEGA compró una casa en la calle de Francos de Madrid
masas, comercio y literatura que era el teatro (actual Cervantes). Aunque el escritor encarecía lo modesto de su vi-
clásico español, Lope se convirtió en un icono, vienda –«con dos flores de un jardín, seis cuadros de pintura y algunos
libros vivo sin invidia, desengañado de la grandeza»–, lo cierto es que
en un mito vivo. Se acuñó la frase «es de Lo-
tenía casi 200 metros cuadrados y que él y su familia eran atendidos
pe» para indicar algo bueno y corrió incluso
por dos criadas y una cocinera, señal evidente de su éxito profesional.
un padrenuestro sacrílego que comenzaba
«Creo en Lope de Vega todopoderoso, poeta
del cielo y de la tierra». Su muerte confirma
esta fama, porque su entierro fue una de-
mostración de fervor popular que describe ver a «un hombre rico haciendo versos» abre LUJOS
el dicho Montalbán: «Las calles estaban tan cualquier posibilidad, por absurda que pa- COTIDIANOS

pobladas de gente que casi se embarazaba rezca: «La rueda de los orbes circunstantes En el inventario de
bienes realizado
el paso al entierro, sin haber balcón ocio- / pare el veloz primero movimiento; / déjese a la muerte de
so, ventana desocupada ni coche vacío». De penetrar el pensamiento; / iguálese la arena a Lope se registra
nuevo, el fenómeno de la popularidad del los diamantes. // Tengan entendimiento los una rica vajilla
artista entre las masas nos resulta familiar. amantes / y falte a la pobreza entendimien- de plata. Jarra de
pico sevillana del
Nos parece la consecuencia lógica del cru- to; / no tenga fuerza el oro y por el viento / siglo XVII.
ce entre mercado y cultura. Pero para Lope corran los africanos elefantes. // Blanco sea
y sus contemporáneos aquel éxito era algo el cuervo y negros los jazmines,/ rom-
totalmente novedoso. pan ciervos del mar los vidros tersos /
y naden por la tierra los delfines; // no
Rico gracias al teatro sufra la virtud casos adversos, / den los
Igualmente nueva era la posibilidad de que señores, hagan bien los ruines, / pues hay
un poeta pudiera enriquecerse, cuando el un hombre rico haciendo versos».
tópico pedía justamente lo contrario, que Pues bien, gracias al teatro Lope hizo
fuera pobre. Se aprecia en un soneto de las realidad este imposible y se enriqueció
Rimas de Tomé de Burguillos, titulado «A un notablemente. ¿Cuánto dinero ganó? La
poeta rico, que parece imposible», donde pregunta se relaciona directamente con
UM
ALB

Lope presenta un mundo al revés, pues el otra igualmente interesante: ¿Cuánto


/
OZ
ON

OR
EL TEATRO:
DIVERSIÓN
Y EMOCIÓN
Lope sabía que el primer deber de un
dramaturgo era que el público saliera
contento. En El arte nuevo de hacer comedias
(1609) reveló las recetas que seguía para
conseguir que sus obras fueran un éxito.

EXTENSIÓN JUSTA
Tenga cada acto cuatro pliegos solos, / que doce están medidos
con el tiempo / y la paciencia del que está escuchando…

MANTENER EL SUSPENSE
En el acto primero ponga el caso, / en el segundo enlace los
sucesos, / de suerte que hasta el medio del tercero / apenas
juzgue nadie en lo que para…

FINAL SORPRENDENTE
La solución no la permita / hasta que llegue a la postrera
scena,/ porque, en sabiendo el vulgo el fin que tiene, /
vuelve el rostro a la puerta y las espaldas / al que esperó
tres horas cara a cara…

QUE NO DECAIGA LA ACCIÓN


Quede muy pocas veces el teatro / sin persona que hable,
porque el vulgo / en aquellas distancias se inquïeta / y gran
rato la fábula se alarga...

HUMOR FÁCIL DE ENTENDER


[Arístides] quiere que el cómico lenguaje / sea puro, claro,
fácil, y aun añade / que se tome del uso de la gente…

TEMAS MORBOSOS
Los casos de la honra son mejores, / porque mueven con
fuerza a toda gente; / con ellos las acciones virtüosas, /
que la virtud es dondequiera amada…

IBERFOTO / PHOTOAISA
CORRAL DE COMEDIAS DEL SIGLO DE ORO. DIBUJO POR LLUÍS BARGALLÓ.
PLAZA DE LA VILLA
Lope de Vega no perdía
ocasión de ensalzar su
ciudad natal. En La prueba
de los amigos, un caballero
llegado de América exclama
al entrar en Madrid: «Lugar
más bello no vi. ¡Qué calle,
espaciosa y llana! ¡Qué
edificios! Qué alegría!».
PAOLO GIOCOSO / FOTOTECA 9X12
SOR MARCELA
DE SAN FÉLIX,
HIJA DE LOPE Y
MICAELA DE LUJÁN.
ÓLEO. CASA-MUSEO
LOPE DE VEGA.

escribió? La crítica actual estima su pro-


ducción en unas 450 comedias, de las que
conservamos unas 350, más unos quince
volúmenes de poemas y prosas en todos
los géneros conocidos en su época, pues en
todos destacó Lope: libros de pastores co-
mo la Arcadia, epopeyas como La Dragontea,
novelas como El peregrino en su patria o las
Novelas a Marcia Leonarda, poesía amoro-
sa como las Rimas o devota como las Rimas
sacras… Tan sólo con las comedias conser-
vadas tenemos ya un millón de versos. Re-
flexionando al respecto, Lope indicaba que
le salía «a cinco pliegos de mi vida el día».
ORONOZ / ALBUM

Es decir, calculaba que cada día de su vida


había escrito cinco pliegos (20 hojas), porque
escribía desde la madrugada hasta la noche.
Escribía en la cama, si estaba enfermo, y se
llevaba trabajo a la mesa, adonde era difícil LOS AMORES CON MICAELA
atraerle: «Llamábanme a comer; tal vez decía
/ que me dejasen con algún despecho: / así EN 1599, LOPE CONOCIÓ en Toledo a una actriz, Micaela de Luján. En un
el estudio vence, así porfía». Gracias a esta soneto recordaría el día en que «Amor me enseñó la vez primera / de
capacidad de trabajo y a su talento, sus ga- Lucinda en su sol los ojos bellos / y me abrasó como si rayo fuera».
Micaela estaba casada y al comienzo se resistió a Lope, pero al final
nancias fueron astronómicas. Logró no sólo
se hicieron amantes y tuvieron varios hijos, entre ellos Marcela, que
mantener a su numerosa prole y amantes (era
a los 16 años ingresaría en un convento de trinitarias.
un mujeriego notorio), sino poseer diversos
bienes inmuebles, incluyendo su famosa casa
de la calle de Francos.

Los complejos de Lope Desde luego, durante su vida adulta fue DOS GENIOS
Sin embargo, y paradójicamente, este hombre presa de numerosos arrebatos celosos. Los ENFRENTADOS
atractivo y exitoso, con gran habilidad social, más escandalosos se dieron en su relación Adalid del estilo
claro, Lope
era interiormente un ser complejo, inseguro, con Elena Osorio. En uno de ellos, que refle- mantuvo agrias
torturado. Para empezar, era terriblemente jan obras como las Novelas a Marcia Leonarda, polémicas con el
celoso. Le confesó al duque de Sessa que, en las Rimas de Tomé de Burguillos y La Dorotea, culterano Góngora
su juventud, «eran estos celos tan desatinada Lope le propinó a su amada una bofetada tan (abajo, en retrato
pasión en mí, que llegaba a tenerlos de mí fuerte que la hizo sangrar. Y cuando la rup- de Velázquez).
mismo». Lope, el poeta de las definiciones tura se hizo definitiva se dedicó a escribir
de celos y amor (recordemos el «Desmayarse, libelos infamatorios contra la joven y su
atreverse, estar furioso»), elevó esta idea hasta familia, tratándola a ella de prostituta,
el rango de filosofía amorosa. Para él, como y a ellos, de proxenetas: «Una dama se
afirma en las Rimas de Tomé de Burguillos: vende a quien la quiera. / En almoneda
«Siempre quien ama ha de tener recelos». O, está. ¿Quieren compralla? / Su padre
como dice en la Jerusalén conquistada: «No es quien la vende, que, aunque calla,
son bienes de amor si están seguros». En el / su madre la sirvió de pregonera».
Laurel de Apolo explica que incluso debe su El episodio hizo que sufriera cárcel
existencia a los celos de sus padres, quie- y una dura pena de destierro. Quien
nes le engendraron tras una reconciliación: piense que este descontrol era propio
«En fin, por celos soy, ¡qué nacimiento!». de su juventud, puede recordar otro
J. M
AR
TIN

LB
/A

UM
SAN ANTONIO DE
LOS ALEMANES
Esta iglesia fue
construida en los
últimos años de
vida de Lope. La
decoración mural
se debe, entre otros,
a Francisco Rizi,
Carreño de Miranda
y Lucas Jordán.
HERVÉ HUGHES / GTRES
de sus amoríos, con Lucía de Salcedo, «la
Loca». Con 54 años de edad, y ya ordenado
sacerdote, Lope vivió unos amores inten-
sísimos con esta actriz, siendo incapaz de
soportar los celos que le provocaba el que
ella se fuera de gira. Y al año siguiente, en
1617, estaba perdidamente enamorado de
otra joven, Marta de Nevares, quien sería
su último amor. Aunque reconocía que era
«mucha la edad para tan poco seso», con-
fesaba: «Yo estoy perdido, si en mi vida lo
estuve por alma y cuerpo de mujer, y Dios
sabe con qué sentimiento mío, porque no
sé cómo ha de ser ni durar en esto». Y, de
ORONOZ / ALBUM

nuevo, los amores vinieron acompañados


de terribles celos, pues la joven tenía marido
y, como razonaba Lope: «Los maridos se han
con las mujeres como con las faltriqueras
[los bolsillos]; que a cualquiera hora pueden LOS ÚLTIMOS DÍAS DE LOPE
meter la mano». Lope, el gran seductor, era
un amante desconfiado. DEBILITADO desde hacía tiempo, el viernes 24 de agosto de 1635 Lope
sufrió un desmayo al salir de la iglesia. Trasladado a su casa, el médico
Los límites de un triunfo de cámara del rey lo examinó y aconsejó que le dieran la extremaun-
ción. El domingo dictó testamentó y al día siguiente falleció, rodeado
Su éxito no le hizo más seguro en el ámbi-
de sus amigos. Parece que el día antes de la enfermedad final escribió
to literario. Ídolo de los españoles, Lope no
sus dos últimos poemas: la silva moral «El siglo de oro» y un soneto.
soportaba la más mínima crítica y envidia-
ba el éxito ajeno. Su comportamiento con
Cervantes rayó en ocasiones en lo mezquino
–«ningún poeta hay tan malo como Cer-
vantes ni tan necio que alabe a Don Qui- te de un mundo ficticio. Y es que consiguió LA COMITIVA
FÚNEBRE
jote», escribió–, y acusó tanto el éxito de riqueza y fama, pero no la estabilidad y el
«Sin duda este
Góngora y su «nueva poesía» que se enzarzó prestigio que anhelaba, no una posición fija entierro es de
en una sangrante polémica contra el cordo- en la corte, en la que se colocaban personas de Lope, pues es tan
bés, una de las varias que protagonizó, y que dudosos méritos, pero sangre aristocrática. bueno», dijo una
le hizo sufrir hasta exclamar, en 1617: «Estos La España de los Austrias era todavía una so- mujer sobre el
días he pasado mal con los de la nueva poesía. ciedad estamental. En sus estratos más altos, gentío y boato del
funeral de Lope,
No sé qué ha de ser de mí». un plebeyo como Lope, que había ganado su recreado por
En suma, el monstruo de la Naturaleza era, dinero y posición con obras comerciales y Suárez Llanos en
en el fondo, una persona insegura y compli- escándalos personales, no tenía lugar. este óleo de 1862.
cada; el hábil cortesano era un hombre tímido
y melancólico, a quien le gustaba pasar el día Para ENSAYO
Lope: el verso y la vida
entero sin ver a nadie y que, como decía de saber Antonio Sánchez Jiménez
su personaje, Tomé de Burguillos, «aunque más Cátedra, Madrid, 2018.
Lope de Vega
era naturalmente triste, nadie le comunicó Felipe B. Pedraza Jiménez
Edaf, Madrid, 2009.
que no le hallase alegre». Obviamente, esta TEATRO
contradicción era parte de su personalidad, Estudio 1
TVE a la carta (antiguas versiones televisivas).
pero la fomentó su ambiente. Lope, que hizo Teatroteca
el teatro y se hizo mediante el teatro, era en teatroteca.teatro.es (numerosas versiones
escénicas recientes).
parte un personaje teatral, un frágil habitan-
LAS La discreta enamorada
Fenisa acepta en apariencia
que su madre decida casarla
La villana de Getafe
Inés, una campesina
(«villana») de Getafe

HEROÍNAS con un veterano de guerra


casi anciano. En realidad, se
–entonces un pueblo en
las afueras de Madrid–,
se enamora del caballero

DE LOPE
ha enamorado del hijo de
éste, Lucindo, y para casarse don Félix y se sirve de toda
con él inventará toda suerte clase de tretas para lograr
de artimañas. «¡Qué bien su propósito de casarse con
Muy a menudo, las obras de Lope mis bodas rodeo, / y el él. «¡Estoy loca!», exclama
de Vega reciben impulso de sus nuevo engaño acomodo!», ella misma, pero añade:
exclama. «¡Ay mi Fenisa «Cuanto quiere Amor, todo
protagonistas femeninas: jóvenes divina! / ¡Ay divino lo puede»; «ingenio ha de
apasionadas, de inagotable ingenio entendimiento!», se extasía haber en mí / para salir
y hasta prestas a empuñar las armas. su enamorado. bien de todo».

LA DAMA BOBA.
MOMENTO DE UNA
REPRESENTACIÓN
NO IDENTIFICADA
DE ESTA OBRA DE
LOPE DE VEGA.
La dama boba El perro del hortelano Las bizarrías de Belisa
Al principio de la obra, Diana, condesa de Belflor, En Madrid, la joven y
Finea se presenta como una se ha enamorado de su bella Belisa se disputa
chica totalmente ignorante secretario Teodoro. La con otra doncella el amor
y de mente infantil. El amor diferencia de clases hace de don Juan de Cardona.
despertará su inteligencia. imposible la relación, pero Una noche, sabiendo que
Para conseguir casarse ella siente una pasión don Juan va a visitar a su
con su amado usará creciente y se comporta rival, Belisa y su criada
una artimaña imbatible: de modo cada vez más salen a espiarlos armadas
«volverse boba» para caprichoso. Al final se vale con pistolas, con las que
disuadir a otro pretendiente. de un engaño para hacerlo salvan a don Juan de una
Al final le preguntan: pasar por hidalgo. «El gusto emboscada. De vuelta a
«Di, Finea: ¿no eres simple? no está en grandezas, / casa Belisa sigue furiosa:
¬Cuando quiero. sino en ajustarse al alma / «Déjame tomar a espada
¬¿Y cuando no? ¬No». aquello que se desea». y matar esta mujer».

ORONOZ / ALBUM