You are on page 1of 9

La Hija de Jauretche

Russo, Gabriel
Memorias de un choripán : cuentos peronistas / Gabriel Russo. - 1a ed. - Ciudad
Autónoma de Buenos Aires : Fundación CICCUS, 2017.
112 p. ; 23 x 16 cm.

ISBN 978-987-693-729-0

1. Narrativa Argentina. 2. Cuentos Humorísticos. I. Título.


CDD A867

Arte de tapa: Andrea Hamid


Diagramación y armado: Mateo Missio
Producción, Coordinación y Diseño: Andrea Hamid

© Ediciones CICCUS - 2019


Medrano 288 - CABA (1179)
(54 11) 4981.6318 / 4958.0991
ciccus@ciccus.org.ar
www.ciccus.org.ar

Hecho el depósito que marca la ley 11.723


Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este libro en cual-
quier tipo de soporte o formato sin la autorización previa del editor.

Ediciones CICCUS ha sido


merecedora del reconoci-
miento Embajada de Paz,
en el marco del Proyecto-
Campaña “Despertando Con-
ciencia de Paz”, auspiciado por la Orga-
Impreso en Argentina nización de las Naciones Unidas para la
Printed in Argentina Ciencia y la Cultura (UNESCO).
A Claudia (MC)
Gabriel Russo agradece a aquellos que colaboraron en forma
desinteresada para que esta obra pueda formar parte de las
bibliotecas argentinas.

Ellos son:

Sergio Sasia, titular de la Unión Ferroviaria (UF).

Gustavo Posse, intendente de San Isidro.

Leonardo Fabre, secretario general de la Asociación del


Personal de los Organismos de Previsión Social (APOPS).

Andrés Watson, intendente de Florencio Varela.

Horacio Valdez, secretario general del Sindicato Obrero de la


Industria del Vidrio y Afines (SOIVA).

Raúl Quiñonez, secretario general del Sindicato Único de


Empleados del Tabaco de la República Argentina (SUETRA).

Ramiro Tagliaferro, intendente de Morón.

Diego Valenzuela, intendente de Tres de Febrero.

Carlos Minucci, secretario general de la Asociación del Personal


Superior de Empresas de Energía (APSEE).
Gabriel Russo

Prólogo

Estimado lector:
Debo prevenirlo a usted que está por iniciar la lectura de esta sin-
gular novela, que es doblemente singular por la forma en que está
escrita y por cómo cuenta la historia.
También, y en clave de ayuda, le comento que va a enredarse
con acontecimientos a nivel mundial; le recomiendo que no los
pase por alto. A poco de leer comprenderá su significado y trascen-
dencia, porque son esos hechos los que han determinado la Argen-
tina que conocemos.
Esta novela hace historia del pensamiento nacional que no quiere,
ni quiso, subordinarse a ese poder mundial que intentó e intenta de-
finir e imponer el destino de la humanidad.
El autor, Gabriel Russo, un estudioso y activista del pensamiento
nacional, supo contextualizar a don Arturo Jauretche, recreando diá-
logos imperdibles, tan actuales, que nos dejan reflexionando sobre la
Argentina de hoy.
El periodista que Russo es, brinda información que nos sorpren-
derá... Por momentos detalla escenas que nos parecerán familiares a
los de mediana edad y serán una novedad para los más jóvenes.
Tampoco falta el romanticismo en las historias amorosas, que sal-
pimentan la lectura.
La hija de Jauretche tiene el valor de la historia novelada y el de-
seo desde la intencionalidad de su autor, de divulgación a través de
las voces de los protagonistas.
Desfilan por las páginas de esta novela Homero Manzi, Raúl Sca-
labrini Ortiz, Juan José Hernández Arregui, “El Colorado” Abelardo
Ramos, entre otros personajes de las letras y la política argentina, y
sus charlas reflexivas con el pensador de Chivilcoy en el “Castelarci-
to”, su café preferido.

11
La Hija de Jauretche

A su vez, Russo construyó un don Arturo bien criollo, campechano


y coloquial, que matiza sus diálogos políticos con explicaciones de
frases hechas, lugares y comidas, informando al ávido lector.
Tampoco ha podido el escritor periodista Gabriel Russo dejar de
mencionar los medios gráficos y radiales que difundían u omitían los
acontecimientos que ocurrían en nuestro país en la época evocada en
su novela.
Siendo Jauretche uno de los intelectuales más lúcidos del pen-
samiento nacional, este libro lo recupera como el gran pensador y
escritor que ha sido, pero también rescata y destaca su humanismo,
caracterizándolo como un ser sensible al sufrimiento ajeno, entris-
tecido por los avatares de su Patria, y con sus obsesiones a cuestas,
como cualquier paisano.
El secreto de Jauretche, resguardado por sus biógrafos, parece re-
velarse en esta ficción.
Este don Arturo, recreado por Russo, guarda y agiganta la figu-
ra del personaje real, un Jauretche, que supo como muy pocos com-
prender la realidad política de su tiempo, quien en algún reportaje
dijera: “Nosotros emprendimos la lucha para formar una conciencia
nacional opuesta a la mentalidad liberal colonizante”.
El escritor nos sumerge en historias paralelas, del mundo y de la
Argentina, un acierto literario, que torna esta novela sensible para
los argentinos y promueve el deseo de seguir leyendo para conocer
el desenlace.
No detengo más su lectura, está debidamente prevenido, tal vez al
concluir usted pueda responder lo que aún me pregunto: ¿Esta nove-
la manifiesta la imaginación al servicio de la Historia o la Historia al
servicio de la imaginación?

12
Gabriel Russo

Nota de autor

La hija de Jauretche es mi primera novela de los nueve libros que he


escrito. Toda ficción tiene parte de realidad. Los datos históricos que
acompañan este relato son totalmente ciertos, fundamentados y che-
queados con sus respectivos créditos.
Sobre Jauretche se ha escrito bastante y creo no ser original si me
manifiesto a favor de su verba y su conocimiento. Sobre Perón también
se ha escrito; entonces, ¿qué constituye lo novedoso en este libro? Pues,
el contexto. Usted, amigo lector, entenderá lo sucedido en la Argentina
en el lapso de los años 50 hasta mediados de la década del 70 por el
contexto que les tocó vivir a los protagonistas de la política argentina.
Parecerá soberbia esta última frase, pero el accionar de las corpora-
ciones multinacionales en la política local no es asiduamente mencio-
nado. Los dueños del poder real suelen figurar en blanco sobre negro
en el rubro filántropos, y usted sabe que esto no es así.
Además de una historia romántica con un contorno político se
enterará de un dato poco conocido del hombre de Lincoln. También
aparecerán en estas páginas Juan José Hernández Arregui, Abelardo
Ramos, Scalabrini Ortiz, John William Cooke, Alicia Eguren, Rodolfo
Galimberti, Norberto Galasso y demás hombres fundamentales en esos
tiempos. El personaje central, la hija, es ficción pura pero existe. ¿No
entiende? Ya lo comprenderá y sabrá que no fue la hija, pero hubiera
querido serlo.
Además de un contexto diferente para don Arturo podrá saber la ra-
zón de los nombres de algunas calles porteñas, algunas comidas típicas
y todo envuelto en la pasión futbolera. Jauretche, hincha silencioso de
Racing Club de Avellaneda, será fanático en esta novela. El padre Mu-
gica y Cooke también hablarán de Racing y probé el verdadero equipo
del general Juan Perón, a través de las palabras de alguien muy cercano
en su vida. Quien escribe el prólogo, Susana Martino, ponderó esta his-
toria. Espero que usted piense lo mismo. ¿No lo cree así?

13
Índice

Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

Nota del autor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13

Capítulo I - Los últimos días felices . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15

Capítulo II - El exilio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35

Capítulo III - Encuentros prohibidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45

Capítulo IV - Sueños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53

Capítulo V - El 62 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69

Capítulo VI - Las elecciónes y Perón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85

Capítulo VII - El avión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97

Capítulo VIII - El psicólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109

Capítulo IX - El medio pelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119

Capítulo X - El pelo alborotado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133

Capítulo XI - Roma no paga traidores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141

Capítulo XII - Las circulares del pasado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153

Capítulo XIII - Volver . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167

Capítulo XIV - Los setenta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179

Capítulo XV - La visión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187


Capítulo XVI - La Previa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199

Capítulo XVII - Y un día volvió . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211

Capítulo XVIII - 49 días . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219

Capítulo XIX - Definiciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 229

Capítulo XX - Es ella . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237

Capítulo XXI - Todo tiene un final, todo termina . . . . . . . . . . . . . . 241

Carta imaginaria de Jauretche . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 257

Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259

Related Interests