You are on page 1of 236

Universidad Mayor de San Simón

Facultad de Ciencias y Tecnologı́a Carrera de Matemáticas

Primer Año de Análisis

Hans C. Müller Santa Cruz

Cochabamba, .
Contenido

Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . iii
I.- Nociones Fundamentales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
1.- Conjuntos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
2.- Aplicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
3.- Relaciones de Orden . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
4.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
II.- Los Números . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
1.- Los Naturales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8
2.- Los Enteros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
3.- Los Racionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
4.- Los Reales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
5.- Los Complejos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
6.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
III.- Sucesiones y Lı́mites en los Reales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
1.- Conceptos Básicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
2.- Reglas de Cálculo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
3.- Sucesiones Monótonas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
4.- Algunos Lı́mites Importantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
5.- Sucesiones de Cauchy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
6.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
IV.- Series . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
1.- Conceptos Básicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
2.- Series a Términos Positivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
3.- Seriea a términos positivos y negativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
4.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
V.- Topologı́a de la Recta Real . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
1.- Abiertos y Cerrados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
2.- Algunos Puntos y Conjuntos Particulares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
3.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
VI.- Funciones Continuas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
1.- Lı́mites . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
2.- Continuidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
3.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
VII.- Diferenciación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
1.- Derivadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
2.- Comportamiento de Funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
3.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
VIII.- La Integral de Riemann . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
1.- Construcción de la Integral de Riemann . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
2.- Propiedades de la Integral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126
3.- Los Teoremas Fundamentales del Cálculo Integral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
4.- Integrales Impropias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
5.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142
IX.- Suceciones y Series de Funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
1.- Sucesiones de Funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147
2.- Series de Funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
3.- Series de Potencias o (Series Enteras) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
ii Contenido

4.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161


X.- Algunas Series Particulares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
1.- La Función Exponencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163
2.- La Función Logaritmo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
3.- Funciones Trigonométricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
4.- Funciones Trigonoétricas Inversas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 174
5.- La Serie Binomial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
6.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 180
XI.- Series de Taylor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
1.- Series de Taylor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183
2.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
XII.- Funciones en Varias Variables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
1.- Espacios Reales Finito Dimensionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
2.- Aplicaciones en Varias Variables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
3.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203
XIII.- Ecuaciones Diferenciales Ordinarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
1.- Terminologı́a Básica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
2.- Ecuaciones Diferenciales de Primer Orden . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
3.- Problemas de Existencia y Unicidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 218
4.- Ecuaciones de Orden Superior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223
5.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239
XIV.- Funciones Diferenciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245
1.- Derivadas Parciales de una Función . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245
2.- Diferenciabilidad de una Función a Varias Variables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 248
3.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
XV.- Integrales Dependientes de un Parámetro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
1.- Integrales Dependientes de un Parámetro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
2.- Ejercicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
XV.- La Integral de Riemann en los Espacios n Dimensionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
1.- Construcción de la Integral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
2.- Funciones Integrables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
3.- La Integral de Riemann sobre Conjuntos Acotados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272
4.- Integrales Iteradas e Integral de Riemann . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
Prefacio

El Análisis es una de las ramas fundamentales de las Matemáticas; por un lado, porque es herramienta
de trabajo imprescindible en otras áreas de las matemáticas como la Geométrı́a, el Análisis Numérico, las
Estadı́sticas y otras; por otro lado, el Análisis en si constituye una de las almas que le dan la fuerza a las
matemáticas.
El texto de Análisis está inscrito dentro el desarrollo que pretende dar la Carrera de Matemáticas en su
nueva formulación. Este texto contiene lo más importante dentro lo que es el Análisis, dando el vocabulario
y conceptos de base para una buena utilización, presentando los razonamientos de manera rigurosa y en lo
posible elegante. El texto está diseñado para seguirlo durante un año académico con 4 horas semanales de
teorı́a.
Para un buen asimilación de los conocimientos y razonamientos de este texto; las definiciones y conceptos
más significativos están escritos en negrillas, estos deberán ser memorizados y manipulados fluidamente.
Los resultados mas importantes están expresados en los teoremas, corolarios y proposiciones, estos deberán
también ser memorizados para manejarlos de manera fluida. Las demostraciones de este texto deberán ser
trabajadas, con la finalidad de adquirir las diferentes técnicas de demostración que se emplean en el Análisis.
Con fines pedágogicos, en algunos paragrafos se presentan los resultados fundamentales que serán tratados
en el paragrafo en cuestión, estos están escritos en carácteres itálicos.
La práctica del curso, es una fuente para practicar los conocimientos adquiridos y ası́ mismo como un
medio de adquirir conocimientos adicionales. Por lo tanto, una resolución en gran número de estos ejercicios,
podrá medir el grado de asimilación del estudiante.
Capı́tulo I
Nociones Fundamentales

I.1 Conjuntos

El estudiante para seguir este primer curso de análisis debe manejar y manipular fluidamente los elementos
básicos de la lógica matemática. Es importante que distinga y utilise correctamente los sı́mbolos lógicos.
Definición I.1.1.- Un conjunto A es una colección de objetos bien determinados, que se los llama sus
elementos.
Se escribe a ∈ A para expresar que a es elemento del conjunto A. Los elementos de un conjunto A se los
reconoce, expresando:
A = {a, b, . . . , c} por una lista.
A = {x|regla para definir los elementos de A}.

Ejemplos
1.- N = {1, 2, 3, . . .} el conjunto de los números naturales.
2.- Z = {0, ±1, ±2, ±3, . . .} el conjunto de los enteros.
3.- Q = { 10 , 11 , 21 , . . .} el conjunto de los racionales.
4.- R+ = {x ∈ R|x > 0} el conjunto de los reales positivos.
5.- ∅ el conjunto vacio.
Subconjuntos
Definición I.1.2.- Se dice que B es subconjunto de A, y se denota B ⊂ A si

x ∈ B ⇒ x ∈ A, o dicho de otra forma ∀x ∈ B, x ∈ A.

Proposición I.1.3.- Se tiene:

i) A ⊂ A para todo conjunto A, (reflexividad).


ii) A ⊂ B y B ⊂ C ⇒ A ⊂ C (transitividad).
iii) A = B ⇐⇒ B ⊂ A y A ⊂ A (antisimetrı́a).

Demostración.- Ejercicio.
Ejemplo
6.- Intervalos de R, sean a, b ∈ R con a < b

[a, b] = {x ∈ R|a ≤ x ≤ b} intervalo cerrado.


]a, b[= (a, b) = {x ∈ R|a < x < b} intervalo abierto.
2 I Nociones Fundamentales

Operaciones con Conjuntos


A continuación definimos algunas de las operaciones más importantes entre conjuntos que serán vistas a
menudo en el curso.
Definición I.1.4.- El producto cartesiano de dos conjuntos A y B es el conjunto

A × B = {(a, b)|a ∈ A y b ∈ B},

los elementos (a, b) se llaman pares ordenados y

(a, b) = (a′ , b′ ) ⇐⇒ a = a′ y b = b′ .

Suponemos la existencia de un conjunto U que lo llamamos conjunto universo, Sean A, B ⊂ U conjuntos,


tenemos:
Definición I.1.5.- La unión de dos conjuntos A y B es el conjunto

A ∪ B = {x ∈ U |x ∈ A o x ∈ B}.

Definición I.1.6.- La intersección de dos conjuntos A y B es el conjunto

A ∪ B = {x ∈ U |x ∈ A y x ∈ B}.

Definición I.1.7.- Sea A ⊂ E, se llama complemento de A respecto E al conjunto

ACE = {x|x ∈ E y x 6∈ A};

si E = U es el conjunto universo, se puede denotar AC .


Definición I.1.8.- La diferencia de dos conjuntos A y B es el conjunto

A − B = A\B = {x|x ∈ A y x 6∈ B}.

Proposición I.1.9.- La unión, la intersección y el complemento de conjuntos verifican:

conmutatividad: A ∪ B = B ∪ A, A ∩ B = B ∩ A;
asociatividad: A ∪ (B ∪ C) = (A ∪ B) ∪ C, A ∩ (B ∩ C) = (A ∩ B) ∩ C;
A ∪ (B ∩ C) = (A ∪ B) ∩ (A ∪ C),
distributividad:
A ∩ (B ∪ C) = (A ∩ B) ∪ (A ∩ C);
(A ∩ B)C = AC ∪ B C ,
reglas de Morgan:
(A ∪ B)C = AC ∩ B C .

Demostración.-Ejercicio.

I.2 Aplicaciones

Sean M y N dos conjuntos no vacios, tenemos


I.2 Aplicaciones 3

Definición I.2.1.- Una relación de M a N es un subconjunto R ⊂ M × N . (Ver figura I.1)

Figura I.1.- Representación de una Relación.

Definición I.2.2.- Una función o aplicación de M en N es una relación R de M en N tal que:

∀m ∈ N ∃!n ∈ N con (m, n) ∈ R.

Es usual representar por f : M → N una función y f (m) = n cuando (m, n) ∈ R. Se llama imagen de la
función al conjunto N y dominio o preimagen al conjunto M .
Definición I.2.3.- Sea f : M → N , A ⊂ M , se llama imagen de A por f , o simplemente imagen de A al
conjunto
f (A) = {y ∈ N |∃x ∈ M con f (x) = y}.

Definición I.2.4.- Sean f : M → N , B ⊂ N , se llama preimagen de B por f , o simplemente preimagen o


imagen inversa de B al conjunto
f −1 (B) = {x ∈ M |f (x) ∈ B}.

Definición I.2.5.- Se dice que la aplicación f : M → N es inyectiva si

f (m) = f (n) ⇒ m = n.

Definición I.2.6.- Se dice que la aplicación f : M → N es sobreyectiva si

∀n ∈ N ∃m ∈ M con f (m) = n.

Definición I.2.7.- Se dice que la aplicación f : M → N es biyectiva si f es sobreyectiva e inyectiva.


Ejercicio.- Mostrar que f : M → N es inyectiva si y solamente si para todo n ∈ N existe a lo más un
m ∈ M tal que f (m) = n.
Ejercicio.- Mostrar que f : M → N es sobreyectiva si y solamente si para todo n ∈ N existe al menos un
m ∈ M tal que f (m) = n.
Ejercicio.- Mostrar que f : M → N es biyectiva si y solamente si para todo n ∈ N existe solamente un
m ∈ M tal que f (m) = n.
Por el ejercicio precedente, cuando f : M → N es biyectiva, para todo n ∈ N existe exactamente un
m ∈ M tal que f (m) = n, de donde tiene sentido definir la aplicación

f −1 : N → M
n 7→ m

f −1 se llama aplicación inversa y solamente existe cuando f es biyectiva.


4 I Nociones Fundamentales

Composición de Aplicaciones
Sean f : M → N y g : N → P aplicaciones, definimos la composición de g con f a la aplicación

g◦f :N →P
m 7→ g(f (m)).

Proposición I.2.8.- Sea f : M → N biyectiva, entonces

i) f −1 ◦ f = idM ;
ii) f ◦ f −1 = idN ;

donde idM : M → M es la aplicación identidad (idM (m) = m para todo m ∈ M ), idem para idN .
Demostración.- Ejercicio.
Proposición I.2.9.- La composición de funciones cada vez que tenga sentido, es asociativa; es decir

f ◦ (g ◦ h) = (f ◦ g) ◦ h.

Demostración.- Ejercicio.
Proposición I.2.10.- Sean f : M → N y g : N → P , entonces:
i) f y g sobreyectivas ⇒ g ◦ f sobreyectiva.
ii) f y g inyectivas ⇒ g ◦ f inyectiva.
iii) f y g biyectivas ⇒ g ◦ f biyectiva.
iv) g ◦ f sobreyectiva ⇒ g sobreyectiva.
v) g ◦ f inyectiva ⇒ f inyectiva.
Demostración.- Demostremos i). Por hipótesis, f y g son sobreyectivas, por consiguiente:

∀n ∈ N ∃m ∈ M tal que f (m) = n, I.1


∀p ∈ P ∃n ∈ N tal que g(n) = p. I.2

Debemos mostrar que ∀p ∈ P ∃m ∈ M tal que g ◦ f (m) = p. Ahora bien, sea p ∈ P dado, por (I.2) existe
n ∈ N tal que g(n) = p, para este n por (I.1) existe m ∈ M tal que f (m) = n, de donde

p = g(f (m)) = g ◦ f (m).

ii), iii), iv) y v) en la práctica de ejercicios. 

I.3 Relaciones de Orden

Retomando la definición I.2.1, sea R ⊂ M × N una relación de M a N , caso interesante cuando M = N .


Definición I.3.1.- Una relación R ⊂ M × M se llama relación binaria sobre M . Si (a, b) ∈ R; se dice
que a y b están en relación, a está relacionado con b y es usual denotarlo por aRb.
Definición I.3.2.- Diremos que una relación binaria R sobre M es reflexiva si ∀a ∈ M aRa.
Definición I.3.3.- Diremos que una relación binaria R sobre M es simétrica si aRb ⇒ bRa.
Definición I.3.4.- Diremos que una relación binaria R sobre M es transitiva si

aRb y bRc ⇒ aRc.


I.3 Relaciones de Orden 5

Definición I.3.5.- Diremos que una relación binaria R sobre M es antisimétrica si

aRb y bRa ⇒ a = b.

Definición I.3.6.- Una relación R que es reflexiva, simétrica y transitiva se llama relación de equivalencia.
Es costumbre denotar una relación de equivalencia por el sı́mbolo ∼ en lugar de R, es decir (a, b) ∈ R ⇐⇒
a ∼ b.
Definición I.3.7.- Una relación R sobre M que es reflexiva, antisimétrica y transitiva se llama relación de
orden y en este caso se dice que M es un conjunto ordenado Es costumbre denotar una relación de orden
por el sı́mbolo  en lugar de R, es decir (a, b) ∈ R ⇐⇒ a  b. Y a ≺ b ⇐⇒ a  b y a 6= b.
Los diagramas de Venn son útiles para visualizar, no para demostrar, operaciones con conjuntos. Simi-
larmente los diagramas de Hasse son cómodos para visualizar algunos conjuntos ordenados. En la figura I.2
observamos que los elementos que están relacionados son aquellos que se conectan mediante las aristas y la
relación está dada en sentido vertical, el elemento e está relacionado solamente consigo mismo.

d e
c

b
a
Figura I.2.- Diagrama de Hasse.

Ejemplos
1.- Sobre el conjunto Z de los enteros, la relación

a ∼ b ⇐⇒ b − a es par

es una relación de equivalencia. Verificarlo.


2.- Sobre M = {d|d es una recta del plano}, la relación

d1 ∼ d2 ⇐⇒ d1 k d2

es una relación de equivalencia.


3.- Sobre M = {A|A es un conjunto finito}, la relación

A ∼ B ⇐⇒ ∃f : A → B biyectiva

es una relación de equivalencia.


6 I Nociones Fundamentales

4.- La relación sobre N definida por

a  b ⇐⇒ b = ka, con k ∈ N

es una relación de orden.


5.- Sobre M = {k ∈ Z|k es divisor de 48}, la relación

a  b ⇐⇒ b = ka, con k ∈ Z

es una relación de orden.


6.- Sobre P(E) = {A|A ⊂ E} la relación

A  B ⇐⇒ A ⊂ B

es una relación de orden.


7.- Sobre N, o Z, o Q, o R, la relación

a  b ⇐⇒ a ≤ b (en el sentido normal)

es una relación de orden.


8.- Sobre M = R × R, la relación definida por

(a1 , a2 )  (b1 , b2 ) ⇐⇒ a1 < b1 o (a1 = b1 y a2 ≤ b2 )

es un orden. Este orden se conoce como orden lexicográfico.


9.- Sobre M = Q × Q, la relación definida por

(a1 , a2 )  (b1 , b2 ) ⇐⇒ a1 ≤ b1 y a2 ≤ b2

es un orden.
Ejercicio.- Mostrar que los ejemplos son correctos.
Definición I.3.8.- Un orden se llama total sobre un conjunto M , si para par de elementos a, b ∈ M , se
tiene siempre sea a  b, sea b  a. Se dice entonces que M es totalmente ordenado.
Remarca.-Es usual utilizar el símbolo ≤ cuando el orden es total.
Definición I.3.9.- Sea M un conjunto ordenado, A ⊂ M . Se dice que a ∈ A es un elemento maximal si
6 ∃x ∈ A tal que a < x.
Definición I.3.10.- Sea M un conjunto ordenado, A ⊂ M . Se dice que a ∈ A es un elemento minimal si
6 ∃x ∈ A tal que x < a.
Definición I.3.11.- Sea M un conjunto ordenado, A ⊂ M . Se dice que a ∈ A es un elemento máximo o
más grande si ∀x ∈ A x ≤ a.
Definición I.3.12.- Sea M un conjunto ordenado, A ⊂ M . Se dice que a ∈ A es un elemento mı́nimo o
más pequeño si ∀x ∈ A a ≤ x.
Definición I.3.13.- Sea M un conjunto ordenado, A ⊂ M . Se dice que x ∈ M es un mayorante de A si
∀a ∈ A a ≤ x.
Definición I.3.14.- Sea M un conjunto ordenado, A ⊂ M . Se dice que x ∈ M es un minorante de A si
∀a ∈ A x ≤ a.
Proposición I.3.15.- Sea A ⊂ M , donde M es ordenado. Si A tiene un elemento máximo (mı́nimo),
entonces éste es único.
Demostración.- Ejercicio.
I.4 Ejercicios 7

Proposición I.3.16.- En un orden total máximo y máximal significa lo mismo, de la misma manera mı́nimo
y minimal son conceptos equivalentes.
Demostración.- Ejercicio.
Definición I.3.17.- Sea M un conjunto ordenado, A ⊂ M . El supremo de A si existe es el mayorante más
pequeño, denotamos por sup A.
Definición I.3.18.- Sea M un conjunto ordenado, A ⊂ M . El ı́nfimo de A si existe es el minorante más
grande, denotamos por inf A.

I.4 Ejercicios

1.- Si X y Y son subconjuntos del conjunto A, mostrar que

(X ∪ Y )CA = X CA ∩ Y CA .

2.- Sean A y B subconjuntos de un conjunto X. Demostrar que las cuatro propiedades siguientes son
equivalentes:

i) A⊂B
ii) A ∩ B CX = ∅
iii) B CX ⊂ ACX
iv) ACX ∪ B = X

3.- Sean A y B subconjuntos de un conjunto E. Verificar las propiedades de la función caracterı́stica

χA : E −→ R
(
1 si x ∈ A,
χA (x) =
0 si x ∈ X − A

i) χC = 1 − χA donde C = AC
ii) χA∩B = χA χB .
iii) χA∪B = χA + χB − χA χB .
4.- Dadas las funciones f, g, h : R → R definidas por

f : x 7→ x3 − x,
g : x 7→ x3 + x,
h : x 7→ x2 − 4.

Analizar la inyectividad, sobreyectivdad y biyectividad de cada una de estas funciones.


5.- Demostrar que si ϕ : N → P y ψ : M → N son aplicaciones, se tiene
a) ϕ y ψ inyectivas ⇒ ϕ ◦ ψ inyectiva.
b) ϕ y ψ sobreyectivas ⇒ ϕ ◦ ψ sobreyectiva.
c) ϕ y ψ biyectivas ⇒ ϕ ◦ ψ biyectiva.
d) ϕ ◦ ψ inyectiva ⇒ ψ inyectiva.
e) ϕ ◦ ψ sobreyectiva ⇒ ϕ sobreyectiva.
6.- Sean ϕ : N → P y ψ : M → N biyectivas. Denotamos ϕ−1 y ψ −1 sus inversas.
8 I Nociones Fundamentales

a) Demostrar que ϕ−1 admite una inversa y que

(ϕ−1 )−1 = ϕ.

b) Demostrar que ϕ ◦ ψ admite una inversa y que

(ϕ ◦ ψ)−1 = ψ −1 ◦ ϕ−1 .

7.- Sea A un conjunto y P(A) el conjunto de sus subconjuntos. Mostrar que una aplicación f : A → P(A)
no puede ser Sobreyectiva.
Indicación: Considerar el subconjunto A′ = {x ∈ A|x 6∈ f (x)} y mostrar que no existe ningún b ∈ A tal
que f (b) = A′ .
8.- Se considera M = Q × Q con los órdenes siquientes:

i) (a1 , a2 )  (b1 , b2 ) ⇐⇒ a1 < b1 o (a1 = b1 y a2 ≤ b2 )


ii) (a1 , a2 )  (b1 , b2 ) ⇐⇒ a1 ≤ b1 y a2 ≤ b2 .

Se define los subconjuntos


A = {(x1 , x2 ) ∈ M |x21 + x22 ≤ 2}
B = {(x1 , x2 ) ∈ M |x21 + x22 < 1}.
Para ambos órdenes, ¿Cuales son los mayorantes y minorantes de A y B? Determinar también sup A,
inf A, sup B, inf A.
9.- Demostrar que la unión de subconjuntos es distributiva respecto a la intersección; es decir

E ∪ (F ∩ G) = (E ∪ F ) ∩ (E ∪ G)

Mostrar también que la intersección tiene la misma propiedad

E ∩ (F ∪ G) = (E ∩ F ) ∪ (E ∩ G).

10.- Considerar el conjunto de las sucesiones (ai )i∈N donde ai = 1 o 0. Se dota al conjunto de tales sucesiones
del orden siguiente, (llamado orden lexicográfico).

 ai = bi , ∀i ∈ N,

(ai )i∈N  (bi )i∈N ⇐⇒ o


∃l ∈ N| ai = bi (i = 1, . . . , l − 1) y al < bl .

Mostrar que este orden es total.


11.- Determinar los mayorantes, minorantes, elementos maximales y minimales, supremos, ı́nfimos, más
grandes y más pequeños elementos de A (si existen) en los casos siguientes

a) Z con el orden usual, A = {2k|k = 1, 2, . . .}


b) N con el orden a  b si a divide b, A = {10k|k = 2, 3, . . .}
c) Q con el orden usual, A = {x ∈ Q|0 ≤ x ≤ 1}

12.- Sean L, M, N conjuntos, y L ⊂ M , L 6= M . Sea ϕ : M → N . Demostrar


a) Si ϕ es inyectiva, ϕ|L también es inyectiva.
b) Si ϕ|L es sobreyectiva, ϕ también es sobreyectiva.
Capı́tulo II
Los Números

II.1 Los Naturales

Sin hacer una presentación axiomática rigurosa de los números naturales, presentación que se verá en uno
de los cursos de álgebra abstracta, estudiaremos el conjunto de los números naturales con sus propiedades
más importantes.
Suponemos la existencia del conjunto N de los enteros naturales, cuyos elementos son 1, 2, 3, . . . con las
propiedades siguientes:
i.- N está provisto des operaciones internas:

adición : N × N → N
(m, n) 7→ m + n,

multiplicación : N × N → N
(m, n) 7→ m · n,
que son:
a) asociativas
a + (b + c) = (a + b) + c,
a · (b · c) = (a · b) · c;
b) conmutativas
a + b = b + a,
a · b = b · a;
c) · es distributiva respecto a +,
a · (b + c) = a · b + a · c;
d) el entero 1 tiene la propiedad
1 · a = a ∀a ∈ N.
Remarca.-Es usual prescindir del sı́mbolo · para expresar la multiplicación; es decir, en lugar de a · b,
se escribe ab. El elemento 1 por d) es un elemento neutro para la multiplicación.
ii.- N es un conjunto totalmente ordenado con la relación de orden ≤ definida por

a < b ⇐⇒ si ∃c ∈ N tal que b = a + c.

iii.- N tiene la propiedad expresada por el Axioma de inducción (AI) dado por:
Si E ⊂ N con E 6= ∅ satisface
a) 1 ∈ E,
b) n ∈ E ⇒ n + 1 ∈ E;
10 II Los Números

entonces E = N.
Proposición II.1.1.- La relación de orden ≤ es compatible con + y · en el sentido siguiente:

a+c<b+c
a, b, c ∈ N y a < b ⇒
ac < bc.

Demostración.- Por hipótesis se tiene b = a+k para algún k ∈ N, por lo tanto (a+k)+c = b+c. Aplicando
la asociatividad y conmutatividad de la adición, obtenemos (a + c) + k = b + c, de donde

a + c < b + c.

Para la multiplicación, tenemos (a + k)c = bc, utilizando la distributividad, obtenemos ac + kc = bc, de


donde
ac < bc.
La compatibilidad de la adición y multiplicación en el caso en que a = b es trivial.

Proposición II.1.2.- N es generado por el elemento 1; es decir, cualquier elemento n ∈ N se obtiene
adicionando 1 consigo mismo una cantidad finita de veces.
Demostración.- Sea E el conjunto de los naturales que son generados por 1, E 6= ∅ por que 1 ∈ E.
Supongamos que n ∈ E, entonces
n = |1 + 1 +{z· · · + 1},
finita
de donde
{z· · · + 1} +1 = |1 + 1 + ·{z
n + 1 = |1 + 1 + · · + 1 + 1};
finita finita
por el axioma de inducción E = N.

Convención.- n = 1 + 1 + · · · + 1
| {z }
n veces
Corolario II.1.3.- Se tiene ∀n, m ∈ N

nm = m + m + · · · + m .
| {z }
n veces

Demostración.- Ejercicio.
Remarca.- El resultado del corolario precedente, puede servir para definir la multiplicación en los naturales,
es una propiedad que será muy util posteriormente.
El Principio del Buen Orden
Definición II.1.4.- Se dice que un orden total ≤ sobre un conjunto M es un buen orden si todo subconjunto
no vacio de M tiene un elemento mı́nimo. Si este es el caso se dira que M es un conjunto bien ordenado.
Teorema II.1.5.- Principio del Buen Orden (PBO). N con el orden ≤ es un conjunto bien ordenado.
Demostración.- Por el absurdo, supongamos que existe un conjunto F ⊂ N no vacio que no tiene un
elemento mı́nimo. Sea
E = {n|n ∈ F C y n < m ∀m ∈ F },
1 ∈ E en efecto, por la proposición III.1.2 1 ≤ n para todo n ∈ N, 1 6∈ F , sino 1 serı́a el mı́nimo.
Supongamos que n ∈ E, por consiguiente para todo m ∈ F n < m; es decir, para todo m ∈ F , existe km ∈ N
tal que m = n + km . Ahora bien, ningún km puede ser igual a 1, porque sino n + 1 ∈ F y serı́a un elemento
II.1 Los Naturales 11

mı́nimo. De donde, 1 < km y n + 1 < m, por lo tanto n + 1 ∈ E, de donde E = N, con lo que llegamos a
una contradicción.

Remarca.- En realidad el Axioma de Inducción y el Principio del Buen Orden son equivalentes, la de-
mostración de la implicación en el otro sentido la dejamos como ejercicio. Muchas veces es más cómodo
tratar N como un conjunto bien ordenado.
Por otro lado, el Axioma de Inducción es utilizado a menudo para hacer demostraciones en el contexto
siguiente: Se quiere demostrar una proposición dependiente de un entero positivo n. Para mostrar que P (n)
es cierto para todo n ∈ N, es sufiente mostrar que:
a) P (1) es cierto, y
b) Si P (n) es cierto para un cierto nN, entonces P (n + 1) es tambieén cierto.
Esto es una consecuencia del Axioma de Inducción; en efecto, consideremos

E = {n ∈ N|P (n) cierto},

Por el inciso a) 1 ∈ E, b) da n ∈ E ⇒ n + 1 ∈ E, de donde E = N.


Ejemplo
1.- Demostrar que la suma de los n primeros enteros positivos es igual a n(n+1)
2 .
Dicho de otra manera, se trata de mostrar que P (n) cierto ∀n ∈ N donde

n(n + 1)
1 + 2 + 3 + ··· + n = .
2
Se muestra:
a) P (1) es cierto; en efecto, P (1) afirma que

1(1 + 1)
1= .
2

b) P (n) cierto significa que

n(n + 1)
1 + 2 + 3 + ···+ n = es cierto.
2

P (n + 1) se escribe
(n + 1)(n + 2)
1 + 2 + 3 + ··· + n + n + 1 = ,
2
podemos rescribir P (n + 1) ası́

(n + 1)(n + 2)
(1 + 2 + 3 + · · · + n) + n + 1 = .
2

Si P (n) es cierto P (n + 1) escribimos

(n + 1)(n + 2) (n + 1)(n + 2)
+ (n + 1) = .
2 2
lo que se demuestra facilmente, el lado izquierdo se escribe

n n+2
(n + 1)( + 1) = (n + 1)( )
2 2

que es bien igual al lado derecho de P (n + 1).


12 II Los Números

II.2 Los Enteros

En N la ecuación a + x = b tiene solución que si a < b, no existiendo solución en los otros dos casos; es decir,
a = b o a > b.
En esta sección construiremos Z el conjunto de los enteros, en base al problema planteado al inicio de
este paragrafo. Agregamos a N los sı́mbolos 0, lease cero, y −1, −2, · · ·, −n lease el opuesto de n con las
siguientes propiedades:
i.- 0 es la solución de la ecuación a + x = a, a ∈ N.
ii.- Si a ∈ N −a es la solución de a + x = 0.
En este nuevo conjunto Z = N ∪ {0} ∪ {−n|n ∈ N} definimos las operaciones + y ·, de manera que estas
operaciones restringidas a N den lo que se conoce ya y además satisfagan:
a) asociativas
a + (b + c) = (a + b) + c,
a · (b · c) = (a · b) · c;
b) conmutativas
a + b = b + a,
a · b = b · a;
c) · es distributiva respecto a +,
a · (b + c) = a · b + a · c;
d) el entero 0 tiene la propiedad
0 + a = a ∀a ∈ Z.
e) el entero 1 tiene la propiedad
1 · a = a ∀a ∈ Z.
Remarca.-Con · y +, Z es un anillo unitario (con 1) conmutativo para la multiplicación.
Ejercicio.- Mostrar que es posible definir la multiplicación y la adición en Z con las propiedades dadas más
arriba; además que solamente hay una manera de definirlas.
Sobre Z definimos la relación de orden ≤

a < b ⇐⇒ ∃k ∈ N|k + a = b.

Proposición II.2.1.- La relación ≤ sobre Z es una relación de orden total.


Demostración.- Ejercicio.
Remarca.- La sustracción en Z se la define como a − b = a + (−b). Por consiguiente el sı́mbolo − se lo puede
utilizar de manera indistinta, dependiendo el contexto, como sı́mbolo de sustracción o bien de opuesto.
Remarca.- La relación de orden ≤ sobre Z restringida a N es la misma relación ≤ definida sobre N.
Proposición II.2.2.- La relación ≤ sobre Z es una relación de orden compatible con · y +, en el siguiente
sentido
a, b, c ∈ Z y a ≤ b ⇒ a + c ≤ b + c,


 ac ≤ bc si c > 0,

a, b, c ∈ Z y a ≤ b ⇒ ac = bc si c = 0,



ac ≥ bc si c < 0,
Demostración.- Ejercicio.
Este pasaje de N a Z se llama extensión; por extensiones sucesivas se obtendra Q, R y finalmente C.
II.3 Los Racionales 13

Históricamente, se ha calculado primero en N, luego en Z, después en Q, en R y por último en C. Cada


una de estas extensiones se motivó por la preocupación de resolver ciertas ecuaciones, hasta entonces posibles
solamente en ciertos casos particulares:
i.- Para resolver a + x = b, incluso cuando a ≤ b, se extiende N para obtener Z.
ii.- Para resolver ax = b con a, b ∈ Z, incluso cuando a|b, se extiende Z para obtener Q.

II.3 Los Racionales

Definición II.3.1.- En Z, se dice que a divide b, se nota a|b, si existe un único c ∈ Z tal que ac = b. Sino,
se nota a 6 |b.
Ejemplos
1.- 1|a, porque a = 1a.
6 0, a|0, porque 0 = 0a ∀a ∈ Z con a 6= 0.
2.- Si a =
3.- 0 no es divisor de ningún entero a, inclusive si a = 0. La definición indica que c tal que 0 = c0 debe ser
único.
4.- 12|144 porque 144 = 12 · 12.
5.- 13|17 porque 6 ∃c ∈ Z tal que 17 = c · 13.
Por consiguiente, en Z ciertas ecuaciones ax = b no tienen solución. Extendemos Z para obtener un
nuevo conjunto Q donde toda ecuación ax = b con a 6= 0 admite una solución. Si a, b ∈ Z y a 6= 0, se denota
por
b
∈Q
a
la solución x de ax = b.
Proposición II.3.2.- Si a, b, c, d ∈ Z, con a 6= 0 y c 6= 0, entonces:

b d
= en Q ⇐⇒ ad = bc en Z.
a c

Demostración.- Ejercicio.
En Q, se define la adición + y la multiplicación ·, de la manera siguiente:

a c ad + bc
+ = ,
b d bd
a c ac
· = .
b d bd

Se define el orden ≤ sobre Q a partir del orden que se conoce sobre Z, planteando
a c
≤ si b > 0, d > 0 y ad ≤ bc.
b d

Remarca.- Siempre se puede llevar al caso en que b > 0 y d > 0 multiplicando, si es necesario, el numerador
y denominador por −1 en razón de la proposición precedente.
Constatamos inmediatamente que el orden que se acaba de definir sobre Q es un orden total.
Definición II.3.3.- Se dice que un conjunto K es un cuerpo, si esta provisto de dos operaciones internas,
que las denotamos + (adición) y · (multiplicación) con las siguientes propiedades
i.- a + (b + c) = (a + b) + c asociatividad de la adición.
14 II Los Números

ii.- ∃0 ∈ K, llamado cero que verifica

∀a ∈ K, a + 0 = 0 + a = a.

iii.- ∀a ∈ K, ∃ − a ∈ K, llamado opuesto que verifica a + (−a) = (−a) + a = 0.


iv.- a + b = b + a, conmutatividad de la adición.
v.- (a · b) · c = a · (b · c) asociatividad de la multiplición.
vi.- ∃1 ∈ K, llamado uno que verifica
∀a ∈ K, 1 · a = a · 1 = a.
vii.- ∀a ∈ K con a 6= 0, ∃a−1 ∈ K llamado inverso multiplicativo o simplemente inverso que verifica
a · a−1 = a−1 · a = 1.
viii (a + b) · c = a · c + b · c distributividad de la adición.
Definición II.3.4.- Se dice que K es un cuerpo conmutativo si K es cuerpo tal que la multiplicación es
conmutativa, es decir
a · b = b · a.

Definición II.3.5.- Se dice que K es un cuerpo conmutativo ordenado si K es un cuerpo conmutativo


y K es totalmente ordenado como conjunto con el orden ≤ compatible con las operaciones en el siguiente
contexto: (
si a ≤ b ⇒ a + c ≤ b + c,
a, b, c ∈ K,
a > 0 y b > 0 ⇒ a · b > 0.

Teorema II.3.6.- Q es un cuerpo conmutativo ordenado.


Demostración.- Ejercicio.
Proposición II.3.7.- Q es denso en Q; es decir, si a, b ∈ Q con a < b, entonces existe c ∈ Q tal que
a < c < b.
Demostración.- Suficiente tomar por ejemplo
1
c= (a + b).
2


Esta propiedad que acabamos de demostrar para Q, Z no la tiene.


Descubrimiento de los números irracionales
El teorema de Pitágoras, enuncia que en un triángulo rectángulo de catetos que miden b y c e hipotenusa
que mide a, se tiene
a2 = b2 + c2 .
La identidad
(x2 − y 2 )2 + (2xy)2 = (x2 + y 2 )2
da esencialmente todas las soluciones de a2 = b2 + c2 en función de dos parametros x y y. De esta manera
se encuentra todas las soluciones enteras de esta ecuación, como ser la más conocida b = 3 c = 4 y a = 5.
Puede verificarse sin dificultad que son también soluciones de la ecuación los enteros de la forma 3k, 4k y
5k, como también los racionales
3k 4k 5k
, , y .
p p p
Podriamos enunciar que dados b y c racionales, existe a racional tal que

b2 + c2 = a2 ,

sin embargo, todos los intentos de mostrar que existe un racional a tal que 12 + 12 = a2 fueron vanos, hasta
que
II.4 Los Reales 15

Proposición II.3.8.- No existe a ∈ Q tal que a2 = 2.


Demostración.- Por el absurdo, suponemos que existe a ∈ Q tal que a2 = 2. a 6= 0, porque 02 = 0.
Podemos suponer que a > 0, sino −a también es solución. De la manera que Q está definido, a admite una
representación de la forma
p
a= ,
q
con p, q ∈ N primos entre si. Por lo tanto
p2
= 2,
q2
de donde p2 = 2q 2 . Esto significa que p2 es par. Utilizando la implicación, cuya demostración la dejamos
como ejercicio,
p impar ⇒ p2 impar,
deducimos que p es par; es decir p = 2k. Observamos enseguida que 4k2 = 2q 2 , de donde 2k2 = q 2 , dando
por lo tanto que q es par. Contradiciendo el hecho que p y q son primos entre si.

Este resultado fue demostrado por los Griegos, mostrando que Q es en cierto sentido incompleto. Es en
el siglo XIX que se llenó de manera rigurosa estas lagunas mediante los trabajos de Kronecker, Dedekind y
Cauchy

II.4 Los Reales

Una alternativa para llenar estas lacunas,√consistirı́a en agregar nuevos elementos a Q, tal como se hizo en
las extensiones precedentes. Por ejemplo 2 como aquel número x que satisface x2 = 2, serı́a un elemento
a agresarse a Q, sin embargo este procedimiento
√ no es nada práctico.
Comencemos retomando la expresión de 2 en un contexto diferente, aquel del supremo en un conjunto
(de los racionales). En Q, consideremos el subconjunto

G = {q ∈ Q|q < 0 o q 2 < 2}.

Proposición II.4.1.- El conjunto G no admite supremo en Q.


Demostración.- Hemos visto que no existe q ∈ Q tal que q 2 = 2. Definamos

D = {q ∈ Q|q > 0 y q 2 > 2}.

Se tiene G ∪ D = Q y G ∩ D = ∅.
Si G tuviera un supremo racional, este supremo estarı́a, sea
i en G, serı́a entonces el elemento más grande.
ii en D, serı́a entonces el elemento más pequeño de D, por que cada d ∈ D es un mayorante de G y el sup
es el mayorante más pequeño.
Se va demostrar que G no tiene elemento máximo, ni que D tiene elemento más pequeño. En efecto,
consideremos las desigualdades siguientes:
 2
2r + 2 2r + 2
r2 < 2 ⇒ r2 < <2y ∈ Q;
r+2 r+2
 2
2 2r + 2
r > 22 ⇒ 2 < < r2 .
r+2

16 II Los Números

Cortaduras

Se ve que el número irracional 2 puede ser construido realizando una partición de Q en dos subconjuntos
G y D, (G ∪ D = Q y G ∩ D = ∅) tales que G no tiene elemento máximo, ni D tiene elemento mı́nimo. Este
es un ejemplo de lo que Dedekind llama una cortadura.
Definición II.4.2.- Una cortadura del conjunto Q es un subconjunto A ⊂ Q no vacio, tal que
1.- Si a ∈ A y si x ∈ Q es tal que x ≤ a, entonces x ∈ A
2.- A no tiene elemento máximo, es decir ∀a ∈ A, ∃a′ ∈ A tal que a < a′ .
Los axiomas de R
Según la intuición que se tiene, R es un cuerpo conmutativo ordenado, (Q también, de acuerdo a lo que
precede). Hay que arreglarse para que R no presente lagunas como aquélla que se constató en Q.
Se muestra que es suficiente para esto agregar a los axiomas de cuerpo conmutativo ordenado, un axioma
adicional.
Axioma de Dedekind.- Si R = G ∪ D con G y D no vacios y si ∀g ∈ G, f oralld ∈ D g ≤ d, entonces
∃ξ ∈ R tal que g ≤ ξ ≤ d ∀g ∈ G, ∀d ∈ D.
Remarcas.-
1.- Q no satisface al axioma de Dedekind, se lo ha constatado considerando

G = {q ∈ Q|q < 0 o q 2 < 2}.

G se llama cortadura según Dedekind, se puede obtener un nuevo número, tomando todavı́a

D = {q ∈ Q|q > 0 y q 2 > 2}.

Se descubre un ξ tal que g ≤ ξ ≤ d (∀g ∈ G, ∀d ∈ D), pero ξ 6∈ Q, ya que ξ 2 = 2. El axioma de


Dedekind muestra que haciendo cortaduras en R, no se encuentra ningún elemento nuevo.
2.- En el axioma de Dedekind ξ es único, ver ejercicios.
3.- Según el ejemplo que se considere, se puede tener ξ ∈ G, o ξ ∈ D o bien ξ ∈ G ∩ D.
El ejemplo G = {q ∈ Q|q < 0 o q 2 < 2} muestra que existe subconjuntos mayorados de Q que no admite
supremo en Q. El axioma de Dedekind implicará que este fenómeno nunca se producirá en R.
Definición II.4.3.- Un cuerpo K conmutativo ordenado, se dirá que es completo si todo subconjunto no
vacio de K que es mayorado, admite un supremo en K.
Si bien Q es un cuerpo ordenado, Q no es completo. En cambio R consecuencia del axioma de Dedekind
es un cuerpo completo; en efecto
Teorema II.4.4.- Si A ⊂ R, A 6= ∅ es mayorado, entonces A admite un supremo en R.
Demostración.-Sean D el conjunto de los mayorantes de A (D ⊂ R) y G el complemento de D en R; por
lo tanto
D = {x ∈ R|∀a ∈ A, a ≤ x},
G = {x ∈ R|∃a ∈ A, x < a}.
G y D satisfacen los axiomas de Dedekind; en efecto:
G ∪ D = R por construcción.
D 6= ∅, por hipótesis A es mayorado.
G 6= ∅, por hipótesis A 6= ∅, ∃a ∈ A, luego a − 1 < a y por lo tanto a − 1 ∈ G.
Por lo tanto existe ξ ∈ R que separa G y D; es decir ∃ξ ∈ R tal que g ≤ ξ ≤ d ∀g ∈ G, ∀d ∈ D.
Ahora bien, mostraremos que ξ ∈ D; en efecto, si se tuviese que ξ ∈ G, se tendrı́a un a ∈ A tal que
ξ < a, planteando η = 21 (ξ + a), se tendrı́a ξ < η < a y por consiguiente η ∈ D, de donde η ≥ a ∀a ∈ A,
llegando a la contradicción para el a de más arriba que η < a ≤ η.
Por lo tanto, ξ ∈ D, observando que
1) ξ es un mayorante de A, porque ξ ∈ D.
2) ξ es el mı́nimo de D.
II.4 Los Reales 17

De donde ξ = sup A y ξ ∈ R.

De la misma manera, se demuestra:
Teorema II.4.5.- Todo subconjunto no vacio y minorado de R admite un ı́nfimo en R.
Remarca.- Se ha elegido el sistema de axiomas siguiente para R: “R es cuepo ordenado que satisface el
axioma de Dedekind”. Se podrı́a haber elegido el sistema siguiente: “R es un cuerpo ordenado completo”.
Los dos sistemas son equivalentes, se acaba de demostrar que el axioma de Dedekind implica que R completo.
Ejercicio.- Demostrar que si R es un cuerpo ordenado completo, entonces R es un cuerpo ordenado que
satisface el axioma de Dedekind.
Proposición II.4.6.- Sea A ⊂ R no vacio, sean m, M ∈ R, entonces:
i.- M es supremo de A (en R) si y solamente si

1) a ≤ M, ∀a ∈ A,
2) ∀ǫ > 0, ∃a′ ∈ A tal que M < a′ + ǫ.

ii.- m es ı́nfimo de A (en R) si y solamente si

1) m ≤ a, ∀a ∈ A,
2) ∀ǫ > 0, ∃a′ ∈ A tal que a′ − ǫ < m.

Demostración.- Mostremos el inciso i). 1) equivale a decir que M es mayorante de A. 2) equivale a decir
que todo M ′ ∈ R con M ′ < M no mayora A, es decir existe a′ ∈ A con a′ > M ′ por que todo M ′ < M
puede escribirse como M ′ = M − ǫ con ǫ > 0.
El inciso ii) dejamos como ejercicio para el estudiante.

En resumen, el método de las cortaduras permite, a partir de Q, alargar nuestro conjunto de números.
Se denota R el nuevo conjunto. Este nuevo conjunto es un cuerpo ordenado completo. Se demuestra que
R es isomórficamente único, la situación se expresa por el teorema de existencia y unicidad de los
números reales.
Teorema II.4.7.- a) Existe un cuerpo ordenado completo.
b) Si K1 y K2 son cuerpos ordenados completos, entonces existe una biyección ϕ : K1 → K2 tal que

ϕ(x + y) = ϕ(x) + ϕ(y),


ϕ(x · y) = ϕ(x) · ϕ(y),
x < y ⇒ ϕ(x) < ϕ(y).

c) El isomorfismo ϕ es único.
Algunas Propiedades Importantes de los Números Reales
La propiedad arquimediana
Proposición II.4.8.- Sean x, y ∈ R con y > 0, entonces existe n ∈ N tal que ny > x, donde ny = y + · · · + y .
| {z }
n veces

Demostración.- Consideremos A = {ny|n ∈ N}. Si la conclusión fuese falsa, A estarı́a mayorada por por
x y admitirı́a un sup, digamos M . Pero entonces, se tendrı́a M − y < M por que y > 0 y por la definición
de sup existirı́a a ∈ A con
M − y < a ≤ M,
ahora bien, a = ky para un cierto k ∈ N, por lo tanto se tendrı́a

M − y < ky,
18 II Los Números

y de esta manera
M < (k + 1)y
lo que es contradictorio con el hecho que M sea el sup A.

Corolario II.4.9.- N no es mayorado en N.
Demostración.- Tomar y = 1, esta propiedad arquimediana dice que ∀x ∈ R, ∃n ∈ N tal que n > x.

La parte entera de un número real
Proposición II.4.10.- Para todo x ∈ R existe un único entero, que lo denotamos [x] y llamanos parte
entera de x, tal que
[x] ≤ x < [x] + 1.

Demostración.- Unicidad. Supongamos que m y n enteros satisfagan m ≤ x < m + 1 y n ≤ x < n + 1. Si


m < n, se tendria m + 1 ≤ n, de donde x < m + 1 ≤ n ≤ x, es decir, x < x lo que es absurdo. Por lo tanto
m < n es imposible.
Lo mismo si n < m. Solo queda la posibilidad que m = n.
Existencia. Consideremos primero el caso x > 0. Sea

A = {k ∈ N|x < k},

A 6= ∅, por la propiedad arquimediana. Ahora bien A 6= ∅ y A ⊂ N, por el principio del buen orden, existe
k0 = min A.
Veamos que se tiene k0 − 1 < x; en efecto, sino se tendrı́a k0 − 1 > x > 0 y k0 − 1 ∈ N, por lo tanto
k0 − 1 ∈ A, lo que contradecerı́a que k0 = min A.
Por consiguiente, se tiene que k0 − 1 ≤ x < k0 . Denotando [x] = k0 − 1, se se obtiene lo que se querı́a.
La proposición es cierta cuando x > 0. Para x ≤ 0, se plantea
(
x, si x ∈ Z
[x] =
− [−x] − 1, si x 6∈ Z

el caso cuando x ∈ Z es evidente, en el otro tenemos

[−x] < − x < [−x] + 1,


−[−x] − 1 < x < −[−x].


Remarca.- [x] es el entero más grande que es menor o igual a x.


Proposición II.4.11.- Q es denso en R; es decir, si x, y ∈ R con x < y, entoces existe r ∈ Q tal que
x < r < y.
Demostración.- Sean x, y ∈ R con x < y, por lo tanto y − x >, por la propiedad arquimediana existe n ∈ N
tal que n(y − x) > 1, por consiguiente
1
y > x + > x,
n
[nx] + 1
planteemos r = , se tiene r ∈ Q y observemos que
n
1
nr = [nx] + 1 ≤ [nx] + 1, de donde r ≤ x + <y
n
nr = [nx] + 1 > nx, de donde r > x.

II.4 Los Reales 19

Más generalmente, si E es un conjunto ordenado y A ⊂ E, se dice que A es denso en E, si ∀x, y ∈ E,


∃a ∈ A tal que x < a < y.
Proposición II.4.12.- R − Q es denso en R.
√ √
Demostración.- Sean x √ √ reales, tenemos√x − 2 < y − 2, por la proposición precedente,
< y dos números
∈ Q, tal que x − 2 < r < y − 2, luego x < r + 2 < y. En los ejercicios del capı́tulo, se muestra
existe r √
que r + 2 ∈ R − Q.

20 II Los Números

Valor Absoluto de un número real


Es una aplicación de R en R+ ∪ {0}, definida por

| | : R → R+ ∪ {0} = {x ∈ R|x ≥ 0}
x 7→ |x| ,

donde absx = max{x, −x}.


Proposición II.4.13.- La función valor absoluto verifica las siguientes propiedades:
i) |x| ≥ 0 y |x| = 0 ⇐⇒ x = 0.
ii) |x| = |−x|.
iii) − |x| ≤ x ≤ |x|.
iv) |xy| = |x| |y|.
x |x|
v) Si y 6= 0, se tiene =
y |y|
vi) |x + y| ≤ |x| + |y|
vii) Para a ≥ 0, entonces |x| ≤ a ⇐⇒ −a ≤ x ≤ a.
Demostración.- i), ii), iii) y iv) ejercicio. v) Si y 6= 0, tenemos |y| =
6 0. Utilizando iv) se puede dividir

x
|y| = |x| x
y

por |y|.
vi) Si x + y ≥ 0, iii) da |x + y| = x + y ≤ |x| + |y|. Si x + y < 0, se tiene |x + y| = −x − y ≤ |x| + |y|.
vii) ejercicio.

Corolario II.4.14.- Consecuencia de v) son:
i) |x − y| ≤ |x| + |y|.
ii) |x − y| ≥ |x| − |y|.
iii) |x − y| ≥ |y| − |x|.
iv) |x − y| ≥ ||x| − |y||.
Demostración.- i) |x − y| ≤ |x| + |−y| = |x| + |y|.
ii) |x| = |x − y + y| ≤ |x − y| + |y|.
iii) |x − y| = |y − x| ≥ |y| − |x|.
iv) concecuencia de ii) y iii).

Proposición II.4.15.- Desigualdad de Bernouilli. Si x ≥ −1 y si n ∈ N, entonces

(1 + x)n ≥ 1 + nx.

Demostración.- Ejercicio.
Proposición II.4.16.- Si b > 1, entonces ∀c > 0, existe n ∈ N tal que

bn > c.

Demostración.- Sean b > 1 y c > 0 arbitrario, planteemos x = b − 1; por lo tanto x > 0 y la desigualdad
de Bernouilli
bn ≥ 1 + nx = 1 + n(b − 1).
II.4 Los Reales 21

Como x > 0, por la propiedad arquimediana, existe n ∈ N tal que nx > c − 1. De donde para este n, se tiene

bn ≥ 1 + nx > c.


Proposición II.4.17.- Si 0 < b < 1, entonces ∀ǫ > 0 ∃n ∈ N tal que

0 < bn < ǫ.

1
Demostración.- Como 0 < b < 1, se tiene b > 1, por la proposición precedente existe n ∈ N tal que
 n
1 1
> ,
b ǫ
bn < ǫ.


Intervalos
Definición II.4.18.- I ⊂ R es un intervalo si

x, y ∈ I y x < z < y ⇒ z ∈ R.

Tomemos a, b ∈ R con a < b, entonces

I = {x ∈ R|a ≤ x ≤ b}

es un intervalo; en efecto si a ≤ x < y ≤ b y x < z < y, se tiene a ≤ x < z < y ≤ b y por lo tanto a ≤ z ≤ b,
de donde z ∈ I.
Un intervalo de este tipo se dice cerrado, se lo denota

[a, b] = {x ∈ R|a ≤ x ≤ b}.

Siempre para a, b ∈ R con a < b, se verifica que los subconjuntos siguientes son intervalos:
2.- {x ∈ R|a < x < b} intervalo abierto, se lo denota (a, b) o ]a, b].
3.- {x ∈ R|a < x ≤ b} intervalo abierto a la izquierda, se lo denota (a, b] o ]a, b].
4.- {x ∈ R|a ≤ x < b} intervalo abierto a la derecha, se lo denota [a, b) o [a, b[.
En los cuatro casos anteriores, a y b son las extremidades del intervalo y la longitud de estos es el
número b − a.
Son también intervalos ∅, {a} y R.
La desigualdad |x| ≤ a define el intervalo [−a, a] y la desigualdad |x| < a define el intervalo (−a, a).
22 II Los Números

La Recta Real Acabada


Muy a menudo es util disponer de los simbolos −∞ e +∞ que son dos objetos distintos que no pertenecen
a R. Definimos
R̄ = R ∪ {−∞} ∪ {+∞}
y la llamamos la recta real acabada.
La relación de orden usual sobre R se la prolonga ası́:

−∞ < +∞, y − ∞ < x < +∞, ∀x ∈ R.

Reglas de Cálculo
Sobre R̄ podemos prolongar algunas de las operaciones aritméticas de los reales:
i.- −∞ + x = −∞ y +∞ + x = +∞, ∀x ∈ R.
ii.- −∞ + (−∞) = −∞ y +∞ + (+∞) = +∞.
x x
iii.- = = 0, ∀x ∈ R.
−∞ +∞ 
−∞ si x ≥ 0
iv.- −∞ · x = x ∈ R.
 +∞ si x < 0
+∞ si x ≥ 0
v.- +∞ · x = x ∈ R.
 −∞ si x < 0
x +∞ si x ≥ 0
vi.- =
0 −∞ si x < 0
vii.- (−∞) · (−∞) = +∞.
viii.- (+∞) · (+∞) = +∞.
ix.- (−∞) · (+∞) = −∞.
No están definidas las siguientes operaciones:
0
i.- .
0
±∞
ii.- .
±∞
iii.- +∞ + (−∞)
iv 0 · ±∞.
Remarca.- Para no recargar la notación es usual utilizar simplemente ∞ en lugar de +∞. En particular +
y · no son leyes de composición interna sobre R̄, lo que hace que R̄ no sea un cuerpo, ni siguiera un grupo
aditivo. Sin embargo la estructura de orden mantiene las propiedades de orden de R.
Proposición II.4.19.- R̄ con el orden ≤ es completo; es decir, todo subconjunto no vacio y mayorado
admite un supremo.
Demostración.- Sea A ⊂ R̄, A 6= ∅ y supongamos que A es mayorado. Si +∞ ∈ A, se tiene +∞ = max A
y por lo tanto +∞ = sup A.
Si +∞ 6∈ A, distinguimos dos casos:
i.- A es mayorado por un c ∈ R; es decir a ≤ c, ∀a ∈ A, por consiguiente existe un sup A ∈ R, por lo que
se sabe ya.
ii.- ∀c ∈ R ∃a ∈ A tal que a > c, en este caso +∞ = sup A.
Remarca.- La noción de intervalo igualmente es extendida a R̄. R y R son intervalos y se los denota

R = (−∞, +∞), R̄ = [−∞, +∞].

Numerabilidad
Definición II.4.20.- Un conjunto E es finito, si existe n ∈ N y una biyección f : {1, 2, . . . , n} → E. Se
dirá que E tiene n elementos, que se los puede escribir e1 , e2 , . . . , en tomando ej = f (j). Sino E es infinito
si no es vacio.
Definición II.4.21.- Un conjunto E es numerable, si existe una biyección ϕ : N → E. Si E es numerable,
puede escribirse como E = {e1 , e2 , . . .} = {ej }j∈N .
II.4 Los Reales 23

Definición II.4.22.- Un conjunto E se dice a lo más numerable, si es finito o numerable.


Proposición II.4.23.- Si E es numerable y si A ⊂ E, con A 6= ∅; entonces A es a lo mas numerable.
Demostración.- Si A es finito, no hay nada que demostrar. Supongamos por lo tanto A infinito. La
demostración se basará en la siguiente idea: “E se escribe como E = {e1 , e2 , . . .}, A puede obtenerse
eliminando ciertos de los ej , por ejemplo:

e/1 , e2 , e/3 , e/4 , e5 , e/6 , e7 , · · ·

se escribe entonces a1 = e2 , a2 = e5 , a3 = a7 y A = {a1 , a2 , . . .}.


Hagamos la demostración formalmente. Sea {n ∈ N|en ∈ A} = 6 ∅ porque A ⊂ E y A 6= ∅, por lo tanto
admite un elemento mı́nimo m1 . Sean por consiguiente:

n1 = min{n ∈ N|en ∈ A} y a1 = en1 ,


n2 = min{n ∈ N|n > n1 y en ∈ A} y a2 = en2 ,
..
.
nk = min{n ∈ N|n > nk−1 y en ∈ A} y ak = enk .

De donde A = {a1 , a2 , . . .} y f : N → A dada por f (k) = enk es una biyección.



Se ve facilmente que si A y B son numerables, entonces A ∪ B también es numerable. El esquema siguiente
muestra como construir una biyección N → A ∪ B.
a1 a2 a3 a4 · · ·
↓ ր↓ ր↓ ր↓ ր↓
b1 b2 b3 b4 · · ·

eliminando eventuales repeticiones si A ∩ B 6= ∅.


Proposición II.4.24.- Sea Mk una familia numerable de conjuntos, donde cada Mk es numerable; entonces

[
Mk es numerable.
k=1

Demostración.- Cada Mk puede escribirse como

Mk = {mk1 , mk2 , mk3 , . . .}, k ∈ N.

Formando una matriz infinita, cuya k-sima fila es Mk ,

M1 : m11 →m12 m13 →m14


ւ ր ւ ր
M2 : m21 m22 m23 m24
↓ ր ւ ր
M3 : m31 m32 m33 m34
ւ ր
M4 : m41 m42 m43 m44
↓ ր

[
donde el itinerario flechado indica como construir una biyección N → Mk .
k=1

24 II Los Números

Remarca.- El ejercicio II.16 da de manera explı́cita una biyección N → {mij }, lo que es lo mismo

N → N × N = {(i, j)|i, j ∈ N}.

Corolario II.4.25.- Q es numerable.


Demostración.- Sea n ∈ N dado, se considera

k
An = { |k = 0, 1, 2, . . .},
n
−k
Bn = { |k = 1, 2, . . .}.
n
Tanto An como Bn son numerables. Por consiguiente Cn = An ∪Bn lo es también. La proposición precedente
da que

[
Cn es numerable.
n=1

Ahora bien,

[
Q⊂ Cn .
n=1


Teorema II.4.26.- R no es numerable.


Demostración.- Supongamos lo contrario, por consiguiente R se puede escribir como

R = {x1 , x2 , x3 , . . . , }

Construyamos los subconjuntos A y B inductivamente como sigue:


– a1 = x1 + 1 y b1 = x1 + 2, por lo tanto a1 < b1 y x1 6∈ [a1 , b1 ].
– Si x2 ≥ 21 (a1 + b1 ), se plantea a2 = a1 y b2 = 41 (3a1 + b1 ),
Si x2 < 21 (a1 + b1 ), se plantea a2 = 41 (a1 + 3b1 ) y b2 = b1 ;
Se verifica que x2 6∈ [a2 , b2 ] y también que

a1 ≤ a2 ≤ b2 ≤ b1 .

Supongamos que se tiene definidos an y bn , construyamos an+1 y bn+1 de la manera siguiente:


– Si xn+1 ≥ 21 (an + bn ), se plantea an+1 = an y bn+1 = 41 (3an + bn ),
Si xn+1 < 12 (an + bn ), se plantea an+1 = 41 (an + 3bn ) y bn+1 = bn ;
Se verifica que xn+1 6∈ [an+1 , bn+1 ] y también que

a1 ≤ a2 ≤ · · · ≤ an ≤ an1 ≤ bn+1 ≤ bn ≤ · · · ≤ b2 ≤ b1 .

En consecuencia A ⊂ R y B ⊂ R son no nulos y verifican a ≤ b ∀a ∈ A, ∀b ∈ B, la verificación es inmediata.


Por el ejercicio II.9, existe ξ ∈ R tal que a ≤ ξ ≤ b, ∀a ∈ A, ∀b ∈ B y en particular an ≤ ξ ≤ bn ∀n ∈ N.
Como ξ ∈ R, existe k tal que xk = ξ, obteniendo ak ≤ x≤ bk , pero esto es imposible de la manera como los
an y bn han sido construidos.

A continuación damos un ejemplo de un conjunto que no es numerable, que es ilustrativo.
Proposición II.4.27.- El conjunto de las sucesiones (a1 , a2 , . . .) con aj = 0 o 1 es un conjunto no numerable.
Demostración.- La técnica de demostración que utilizaremos se llama procedimiento diagonal utilizada por
Cantor.
II.5 Los Complejos 25

Supongamos lo contrario; es decier que el conjunto de dichas sucesiones es numerable. Por consiguiente
este conjunto puede numerarse s1 , s2 , . . .. Se construye la sucesión c de la manera siguiente: Si

s1 = (a11 , a12 , a13 , . . .)


s2 = (a21 , a22 , a23 , . . .)
s3 = (a31 , a32 , a33 , . . .)
..
.
c = (c1 , c2 , c3 , . . .)

donde (
0 si ajj = 1
cj =
1 si ajj = 0
por lo tanto, cj = 1 − ajj . Ahora bien, es imposible que c haga parte de la lista s1 , s2 , . . .. Por lo tanto el
conjunto en cuestión no es numerable.

Definición II.4.28.- Un α ∈ R se dice algebraico si α es raiz de un polinomio

p(x) = an xn + an−1 xn−1 + · · · + a1 x + a0

a coeficientes enteros no todos nulos. Se denota por A al conjunto de los números algebraicos.
a
Remarca.- Q ⊂ A; en efecto, si r ∈ Q, r se escribe r = b con a, b ∈ Z b 6= 0 es raiz de bx = a.
Proposición II.4.29.- A no es numerable.
Demostración.- Ejercicio II.16.
Corolario II.4.30.- R − A no es numerable.
Demostración.- Sino A ∪ (R − A) serı́a numerable.

Se llama A ∪ (R − A) el conjunto de los números transcendentes. π, e son ejemplos de números
transcendentes.

II.5 Los Complejos

Se construye un cuerpo conmutativo de la manera siguiente. Sus elementos son los pares ordenados (x, y) ∈
R × R y se define dos leyes de composición interna.

adición: (x1 , y1 ) + (x2 , y2 ) = (x1 + x2 , y1 + y2 ),


multiplicación: (x1 , y1 ) · (x2 , y2 ) = (x1 x2 − y1 y2 , x1 y2 + x2 y1).

Estos pares se llaman números complejos y C al conjunto de los números complejos provistos de la adición
y multiplicación definidas más arriba.
Teorema II.5.1.- (C, +, ·) es un cuerpo conmutativo.
Demostración.- Dejamos como ejercicio, aunque debemos hacer hincapie en:
(0, 0) es el elemento cero (neutro para la adición).
(1, 0) es el uno (neutro para la multiplicación).
−(x, y) = (−x, y).
26 II Los Números

Si z = (x, y) 6= 0, entonces
 
x −y
z −1 = , .
x2 + y 2 x2 + y 2

Podemos observar que:
(x, 0) + (y, 0) = (x + y, 0),
(x, 0) + (y, 0) = (xy, 0),
de donde, se puede identificar R con el subconjunto {(x, 0)|x ∈ R} ⊂ C.
El Número i
Denotemos i = (1, 0), se tiene entonces
(x, y) = (x, 0) + (0, y)
= (x, 0) + (0, 1)(y, 0)
= (x, 0) + i(y, 0)
Con la observación hecha sobre la relación de R con C, podemos escribir
(x, y) = x + iy,
pensando x como (x, 0) e y como (y, 0). Hecha esta aclaración, todo z ∈ C puede escribirse como
z = x + iy, x ∈ R e y ∈ R;
se llama a x la parte real de z y a y la parte imaginaria de z, se las denota:
x = ℜ(z), y = ℑ(z).
Recordemos que R es un cuerpo conmutativo ordenado; es decir, el orden es compatible con la adición
y la multiplicación.
Proposición II.5.2.- La ecuación x2 = −1, no tiene solución en R.
Demostración.- Supongamos lo contrario, es decir existe x ∈ R tal que x2 = −1. x 6= 0, sino x2 = 0.
Ahora bien, si x > 0 se tiene x2 > 0 > −1 por la compatibilidad del orden; esto es absurdo, por consiguiente
x < 0, pero x2 > 0, lo que conduce nuevamente a un absurdo.

En C, la ecuación x2 = −1 tiene solución; en efecto x = i es una solución por que i2 = −1.
Conjugado, Módulo
Definición II.5.3.- Si z ∈ C, z = x + iy, su conjugado, denotado por z̄, es el número complejo
z̄ = x − iy.
Su módulo, denotado por |z|, está dado por
p
|z| = x2 + y 2 .
Proposición II.5.4.- Se tiene:
1.- z1 + z2 = z̄1 + z̄2 ,
2.- z1 z2 = z̄1 + z̄2 ,
3.- z̄¯ = z,
4.- z + z̄ = 2ℜ(z) y z − z̄ = 2iℑ(z),

5.- z z̄ = |z|2 , de donde si |z| =
6 0 : z −1 = ,
|z|2
6.- |z| ≥ 0 y |z| = 0 ⇐⇒ z = 0,
7.- |z| = |z̄| ,
8.- |z1 z2 | = |z1 | |z2 | ,
9.- |z| ≥ |ℜ(z)| y |z| ≥ |ℑ(z)| ,
10.- |z1 + z2 | ≤ |z1 | + |z2 | .
II.5 Los Complejos 27

Demostración.- Ejercicio.
Ahora disponemos los conjuntos de números siguientes:

N ⊂ Z ⊂ Q ⊂ R ⊂ C.

La extensión de R a C permite resolver ecuaciones que no tienen solución en R. Citemos sin demostración.
Teorema II.5.5.- Fundamental del Algebra.- Todo polinomio

an xn + an−1 xn−1 + · · · + a1 x + a0

a coeficientes complejos y de grado n, (an 6= 0), admite exactamente n raices en C contando su multiplicidad.
Citemos como ejemplo, el polimonio x2 + 1 admite en C como raices x = i y x = −i. Al contrario,
hemos visto que este polinomio no tiene raices en R, por que x2 ≥ 0 para todo x ∈ R. Esta propiedad se
pierde en C.
Proposición II.5.6.- C no es un cuerpo ordenado.
Demostración.- Supongamos lo contrario, es decir que existe sobre C un orden compatible con las op-
eraciones.Por otro lado, debemos remarcar que existen órdenes totales sobre R2 , ver los ejercicios. Volva-
mos a la demostración. Si el orden fuese compatible, tendrı́amos i < 0 o i > 0. Si i < 0, se tendrı́a
(−i)2 = i2 = −1 > 0, lo mismo si i > 0. Ahora bien −1 serı́a > 0, lo que darı́a 1 < 0. Ahora bien (−1)2 = 1,
lo conduce a una contradicción, porque es imposible que 1 > 0 y −1 < 0 al mismo tiempo.

28 II Los Números

Representación Geométrica
Retornamos a la escritura (x, y). La adición z1 + z + 2 equivale a sumar los vectores de componentes (x1 , y1 )
y (x2 , y2 ). El módulo |z| de z es la longitud del vector z = (x, y). z̄ es la simetrı́a de z respecto al eje real.
Ver figura II.1.

Eje Imaginario

z + z2
z 1
2

z
1

Eje real

_
z
2

Figura II.1.- Representación geométrica de los Complejos.

II.6 Ejercicios

1.- Demostrar la identidad


1 − xn+1
1 + x + x2 + · · · + xn = x 6= 1.
1−x

2.- Coeficientes binomiales (Pascal, Traité du Triangle Arithmétique, 1665).


Para n entero (n ≥ 0) se define n! por
(
1 si n = 0
n! =
n(n − 1)! si n ≥ 1.

n

y k por

n!
n  si 0 ≤ k ≤ n
= k!(n − k)!
k 
0 sino.
Mostrar que 
 
a) n+1
k
n
= k−1 + n
k

b) nk es entero.
  
n
c) n−k = nk .
d)
n  
X n
(x + y)n = xk y n−k .
k
k=0
II.6 Ejercicios 29

3.- Demostrar las identidades:

n(n + 1)(2n + 1)
12 + 22 + 32 + · · · + n2 = (n ≥ 1).
6
1 1 1 n+1
(1 − )(1 − ) · · · (1 − 2 ) = .
4 9 n 2n
 2
n(n + 1)
13 + 22 + 33 + · · · + n3 =
2
1 1 1
+ + ··· + .
4 28 (3n − 2)(3n + 1)

4.- Demostrar las identidades:

1 sin(n + 1/2)x
a) + cos x + cos 2x + · · · cos nx =
2 2 sin x/2
sin 2nx
b) cos x + cos 3x + · · · + cos(2n − 1)x =
2 sin x
para n ≥ 1 y x 6= 0.
5.- a) Sean x ∈ R − Q y r ∈ Q; mostrar que x + r 6∈ Q y que xr 6∈ Q si r 6= 0.
b) Si a, b, c, d ∈ Q y r ∈ R − Q, entonces

ax + b
∈ Q ⇐⇒ ad = bc.
cx + d

6.- Se considera la aplicación f : N → N definida por



3n + 1

 si 2 6 |n
f (n) = n 2

 si si2|n
2
Tome n = 7 e itere esta aplicación. ¿Qué constata?. La misma pregunta para n = 1, 2, . . . , 100.
Intente demostrar la ley general que parece despejarse de estos ejemplos
30 II Los Números

7.- Si x ∈ R, denotamos [x] su parte entera. Demostrar las propiedades siguientes:


a) [x + m] = [x] + m, si m ∈ Z.
(
0 si x ∈ Z
b) [x] + [−x] =
− 1 sino.

c) [x] + [y] ≤ [x + y] ≤ [x] + [y] + 1.


d) [x − y] ≤ [x] − [y] ≤ [x − y] + 1.
8.- En el axioma de Dedekind (Si R = G ∪ D con G 6= ∅, D 6= ∅ y g ≤ d ∀g ∈ D, ∀d ∈ D, entonces existe
ξ ∈ R tal que g ≤ ξ ≤ d ∀g ∈ G, ∀d ∈ D; demostrar que ξ es único.
9.- Sean A ⊂ R y B ⊂ R no vacios y tales que a ≤ b, ∀a ∈ A ∀b ∈ B. Demostrar que sup A y inf B existen
y que sup A ≤ inf B.
10.- Determinar los sup y inf (si existen) de cada uno de los subconjuntos siguientes.

A ={2−k + 3−m + 5−n |k, m, n ∈ Z}


B ={x ∈ R|3x2 − 10x + 3 < 0}.

11.- ¿Para cuales x ∈ R, se tiene?


x+2
2x + 5 = 3.

La misma pregunta para


2x − 5
x − 6 < 3.

¿Para que (x, y) ∈ R × R, se tiene


|x − 1| − |y − 2| < 5?

12.- Demostrar las desigualdades siguientes:

i) (1 + a)n ≥ 1 + na (a ≥ −1, n ∈ N)
1
ii) 1 − na ≤ (1 − a)n ≤ 0 < a < 1, n ∈ N
1 + na
iii) 2n > n3 para n ≥ 10, n ∈ N

13.- Sean A y B subconjuntos no vacios y acotados de R.


Demostrar que
sup(A ∪ B) = max(sup A, sup B).
¿Se puede formular un resultado correspondiente para A ∩ B?
Sea C el conjunto definido por
C = {a + b|a ∈ A, b ∈ B},
demostrar que sup C = sup A + sup B.
¿Se puede formular un resultado correspondiente para el conjunto

D = {ab|a ∈ A, b ∈ B}?

14.- Sea A un conjunto y f, g : A → R aplicaciones. Se dice que f es mayorado, minorado o acotado, si el


conjunto f (A) es respectivamente mayorado, minorado o acotado.
Si f es mayorado, se plante
sup f = sup f (A).
II.6 Ejercicios 31

Si f es minorado, se plantea
inf F = inf f (A).
Mostrar que se tiene
i) f acotado ⇒ inf(−f ) = − sup f .
ii) f, g mayorados ⇒ sup(f + g) ≤ sup f + sup g.
iii) f, g minorados ⇒ inf(f + g) ≥ inf f + inf g.
iv) f mayorado, g acotado ⇒ sup f + inf g ≤ sup(f + g).
v) f mayorado, c ∈ R ⇒ sup (f (x) + c) = sup f + c.
x∈A
vi) Si A es un producto A1 × A2 , entonces

sup (f (x1 , x2 )) = sup ( sup f (x1 , x2 )).


(x1 ,x2 )∈A1 ×A2 x1 ∈A1 x2 ∈A2

15.- Mostrar que la aplicación f : N × N → N dada por

1
f (m, n) = m + (m + n − 1)(m + n − 2)
2
está bien definidda y es biyectiva.
16.- Sea n ∈ N, se define el conjunto Pn como el conjunto de los polinomios de grado n a coeficientes enteros;
es decir los polinomios de la forma

p(x) = an xn + an−1 xn−1 + · · · + a0 ,

donde los ai ∈ Z y an 6= 0.
a) Mostrar que Pn es[ numerable.
b) Mostrar que P = Pn es numerable.
n∈N
c) Sea A = {α ∈ R|∃p ∈ P tal que p(α) = 0}. Mostrar que A es numerable.
17.- Verificar que la multiplicación de los números complejos es asociativa.
18.- Demostrar que la igualdad tiene lugar en la desigualdad del triángulo, si y solamente si, z1 = 0 o bien
si exite λ1 ≥ 0 tal que z2 = λ1 z1 .
19.- a) Describa el conjunto de los z ∈ C para los cuales se tiene:

z 2 + z z̄ + z̄ 2 = 0

b) La misma pregunta para


1−z 1+z
=i .
|1 − z| |1 + z|
Capı́tulo III
Sucesiones y Lı́mites en los Reales

III.1 Conceptos Básicos

Definición III.1.1.- Una sucesión en R o sucesió real es una aplicación

a : N → R.

Se denota por tradición a(n) = ak y la sucesión {an }∞ ∞


n=1 o (an )n=1 .

Ejemplos
1.- an = 1, ∀n ∈ N, es una sucesión constante.
2.- an = (−1)n+1 .
3.- an = n2 .
1
4.- an = , {an }∞ n=1 = {1, 1/2, 1/3, . . .}.
n
n
−1
5.- an = , {an }∞
n=1 = {1, −1/2, 1/3, . . .}.
n
Definición III.1.2.- Se dice que la sucesión {an }∞n=1 admite el lı́mite l ∈ R, si

∀ǫ > 0, ∃N ∈ N tal que n ≥ N ⇒ |an − l| < ǫ.

Si este es el caso, se dirá que {an }∞


n=1 es convergente o converge hacia l cuando n tiende a ∞.
Notación.- lim an = l o bien an → l (cuando n → ∞).
n→∞

Remarcas.-
1.- |an − l| < ǫ ⇐⇒ −ǫ < an − l < ǫ ⇐⇒ l − ǫ < an < l + ǫ.
2.- La definición de lı́mite puede interpretarse como “Todo intervalo abierto de centro en l, contiene todos
los términos de la sucesión, excepto un número finito de términos”.
3. N depende, en general, de ǫ.
34 III Sucesiones y Lı́mites en los Reales

Ejemplos
6.- an = α ∀n ∈ N, sucesión constante, admite el lı́mite l = α; ya que, ∀n ∈ N se tiene

|an − α| = |α − α| = 0 < ǫ, ∀ǫ > 0.

1
7.- an = . Se tiene an → 0. En efecto, verificamos
n

1
∀ǫ ∃N tal que n ≥ N ⇒ − 0 < ǫ.

n

Suficiente tomar un N ∈ N tal que N > 1/ǫ y esto es posible por la propiedad arquimediana.
(−1)n
8.- an = , tenemos
n
lim = 0.
n→∞

Mismo razonamiento que en el ejemplo precedente.


1
9.- an = 2 , se tiene an → 0. En la definición, suficiente tomar N > 1/ǫ2 . Más generalmente
n
1
lim , k = 1, 2, 3, . . .
n→∞ nk

Definición III.1.3.- Si la sucesión {an }∞


n=1 no admite un lı́mite real, se dira que diverge o es divergente.

Ejemplo
10.- La sucesión {an }∞
n=1 dada por an = (−1)
n+1
diverge. En efecto, si esta suceción convergiese existirı́a
l ∈ R tal que ∀ǫ > 0, ∃N ∈ N tal que

n ≥ N ⇒ (−1)n+1 − l < ǫ.

Ahora bien, si n fuese par se tendrı́a |−1 − l| < ǫ y si n fuese impar se tendrı́a |1 − l| < ǫ. Estas
desigualdades son incompatibles, pues tomando por ejemplo ǫ = 1, se obtendrı́a, utilizando la remarca
precedente l < −1 + ǫ < 1 − ǫ < l, lo que es absurdo.
Proposición III.1.4.- Una sucesión a : N → R admite a lo más un lı́mite.
Demostración.- Si se tuviera an → l y an → l′ , con l 6= l′ , se podrı́a aplicar la definición tomando
1
ǫ = |l − l′ |, ya que |l − l′ | > 0 si l 6= l′ .
2
Por lo tanto, existirı́a N0 y N1 tales que:

n ≥ N0 ⇒ |an − l| < ǫ,
n ≥ N1 ⇒ |an − l′ | < ǫ,

planteando N = max{N0 , N1 } y utilizando la desigualdad del triángulo, se obtendrı́a

n ≥ N ⇒ |l − l′ | ≥ |an − l| + |an − l′ | < 2ǫ = |l − l′ | .

Pero esto es imposible. Por consiguiente l = l′ .



Proposición III.1.5.- Todo número real es lı́mite de una sucesión de racionales.
Demostración.- Ejercicio.
Remarca.- No se modifica el carácter de convergencia de una sucesión, ni su lı́mite si este existe, modificando
un número finito de sus términos. Es decir, si a : N → R y b : N → N son tales que an = bn ∀n ≥ N ,
entonces an converge ⇐⇒ bn converge. Y si an → l, entonces bn → l.
III.1 Conceptos Básicos 35

Subsucesiones
Definición III.1.6.- Una subsucesión de la sucesión a : N → R es una restricción de a a un subconjunto
infinito E de N. Es decir {an }n∈E es una subsucesión de {an }∞
n=1 .

Ejemplo
11.- Son subsucesiones de {an }∞
n=1 :
{a1 , a3 , . . .} = {a2k+1 }∞
k=0 ,

{a2 , a4 , . . .} = {a2k }k=1 .

Proposición III.1.7.- Toda subsucesión de una sucesión convergente es convergente y converge hacia el
mismo lı́mite.
Demostración.- Sea {an }∞ ∞
1 convergente y l ∈ R su lı́mite. Sea {an }n∈E una subsucesión de {an }1 . an → l,
por consiguiente ∀ǫ > 0, ∃N tal que ∀n ≥ N se tiene |an − l|. En particular ∀n ≥ N y n ∈ E se tiene |an − l|
lo que significa que {an }n∈E converge y l es su lı́mite.

Remarca.- Una sucesión divergente puede tener subsucesiones convergentes; por ejemplo, (−1)n+1 admite
como subsucesiones
{1, 1, 1, . . .} lim = 1,
{−1, −1, −1, . . .} lim = −1.

Sucesiones Divergente
Se distingue dos modos de divergencia: por valores infinitos o por oscilación.
Definición III.1.8.- Una sucesión {an }∞
1 diverge por valores infinitos si:

∀A ∈ R, ∃N ∈ Ntal que n ≥ N ⇒ an > A;

si este es el caso an → +∞. O bien, si:

∀B ∈ R, ∃N ∈ Ntal que n ≥ N ⇒ an < B;

si este es el caso an → −∞.


Definición III.1.9.- Una sucesión {an }∞
1 diverge por oscilación, si diverge pero no por valores infinitos.

Proposición III.1.10.- Toda subsucesión de una sucesión que diverge por valores infinitos, diverge por
valores infinitos y en el mismo sentido.
Demostración.- Similar al caso de una sucesión convergente.

Ejemplos

12.- La sucesiones {am = n}∞ m
1 y {bm = −2 } divergen por valores infinitos y

lim an = +∞ lim bn = −∞.


n→∞ n→∞

13.- Las sucesiones {an }∞ ∞ ∞


1 , {bn }1 y {cn }1 definidas por:

an = (−1)n+1 ,
bn = (−1)n+1 n,
hni
cn n − 3
3
divergen por oscilación.
Sucesiones Acotadas
36 III Sucesiones y Lı́mites en los Reales

Definición III.1.11.- {bn }∞


1 es una sucesion mayorada si existe B ∈ R tal que bm ≤ B ∀m.
{bn }∞
1 es una sucesion minorada si existe b ∈ R tal que bm ≥ b ∀m.
{bn }∞
1 es una sucesión acotada, si es mayorada y minorada; es decir, si existen b, B ∈ R tales que

b ≤ bn ≤ B ∀n ∈ N.

Proposición III.1.12.- Sea {bn }∞


1 una sucesión, entonces

{bn }∞
1 acotada ⇐⇒ ∃β > 0 tal que |bn | ≤ β, ∀n ∈ N.

Demostración.-⇐ evidente.
⇒ b ≤ bn ≤ B da |bn | ≤ max{|b| , |B|}.

Proposición III.1.13.- Una sucesión convergente es acotada.
Demostración.- Supongamos que lim an = l. Entonces ∀ǫ > 0 existe N (ǫ) tal que
n→∞

n ≥ N (ǫ) ⇒ l − ǫ < an < l + ǫ.

Tomemos por ejemplo ǫ = 1, existe N (1) tal que l−1 < an < l+1, ∀n ≥ N (1), por lo tanto {aN (1) , aN (1)+1 , . . .}
es acotada.
y a1 , . . . , aN (1)−1 son en número finito, por lo tanto

{a1 , . . . , aN (1)−1 } es acotado,

por consiguiente la sucesión {an }∞


1 es acotada en tanto que unión de conjuntos acotados.
Remarca.- puede ser acotada, pero divergente (por oscilación). Por ejemplo an = (−1)n+1 .


III.2 Reglas de Cálculo

Proposición III.2.1.- Si an → 0 y {bn } es acotada, entonces

an bn → 0.

Demostración.- Como {bn } es acotada, existe β > 0 tal que |bn | ≤ β ∀n y an → 0 implica ∀ǫ′ ∃N ∈ N tal
que n ≥ N ⇒ |an | < ǫ′ .
Tomemos ǫ = ǫ/β, entonces existe N0 tal que n ≥ N0 ⇒ |an | < ǫ/β; por consiguiente, |an bn | < ǫ
∀n ≥ N0 .
Por lo tanto ∀ǫ > 0, existe N0 tal que n ≥ N ⇒ |an bn | < ǫ.

Proposición III.2.2.- Si an → a y bn → b, donde a, b ∈ R, entonces:
1.- an + bn converge y an + bn → a + b.
2.- an bn converge y an bn → ab.
an an a
3.- Si además bn 6= 0 ∀n y si b 6= 0, entonces converge y → .
bn bn b
III.2 Reglas de Cálculo 37

Demostración.- Comenzemos mostrando 1. Se tiene:


ǫ
an → a da ∀ǫ > 0, ∃N1 tal que n ≥ N1 ⇒ |an − a| < ,
2
ǫ
bn → b da ∀ǫ > 0, ∃N2 tal que n ≥ N3 ⇒ |bn − b| < .
2
Planteando N = max{N1 , N2 }, se obtiene que

n ≥ N → |an − a| + |bn − b| < ǫ,

de donde, utilizando la desigualdad triangular, hemos mostrado que

∀ǫ > 0, ∃N tal que n ≥ N ⇒ |(an + bn ) − (a + b)| .

Como consecuencia de 1), tenemos trivialmente que an − a → 0, tomar bn = a. Mostremos 2), se tiene

an bn = (an − a)bn + a(bn − b) + ab;

ahora bien, por la proposición precedente, tanto (an −a)bn → 0 y a(bn −b) → 0, puesto que bn es convergente
y por lo tanto acotada y a es una sucesión constante, luego acotada. Finalmente por 1) tenemos que

an bn → ab.
1 1
Para el punto 3) es suficiente mostrar que → cuando bn 6= 0 y b 6= 0, luego se aplica 2) y se obtiene
bn b
an a
→ cuando bn 6= 0 y b 6= 0. Mostremos primero que
bn b
1
bbn
1
es acotada. En efecto, planteando ǫ = |b|, existe N tal que
2
1
n ≥ N ⇒ |bn − b| < |b| ,
2
1 1
de donde |b| − |bn | < |b| ∀n ≥ N . Por lo tanto, ∀n ≥ N , se tiene |bn | > |b| > 0; esto significa que
2 2
1 2
∀n ≥ N, < ,
|bn | |b|

para n < N , 1/ |bn | son en número finito son acotados. De donde,

bn b 1
, ∀n.
≤ Mb
Utilizando la proposicion anterior y el hecho que bn − b → 0, se obtiene

b − bn 1 1
= − → 0.
bn b bn b

Utilizando 1), se tiene

1 b − bn 1 1
= + →
bn bn b b b

38 III Sucesiones y Lı́mites en los Reales

Remarca.- Puede suceder que lim (an + bn ) exista, sin que an y bn sean convergentes. Por ejemplo an = n
n→∞
y bn = 1 − n.
Corolario III.2.3.- Si an → a y bn → b, con a, b ∈ R y si λ, µ ∈ R, entonces

λan + µbn → λa + µb.

Proposición III.2.4.- Para sucesiones que divergen por valores infinitos, se tiene:
1.- Si an → +∞ y bn acotada o bn → +∞, entonces

an + bn → +∞.

2.- Si an → +∞ y bn → b con b 6= 0, entonces

an bn → (+∞) · b.

3.- Si an → +∞ y an 6= 0 ∀n, entonces


1
→ 0.
an
4.- Si an > 0 ∀n y an → 0, entonces
1
→ +∞.
an

Demostración.- Ejercicio.
Comparación de lı́mites
Proposición III.2.5.- Si sn → s y tm → t, y si sn ≤ tn ∀n, entonces s ≤ t.
Demostración.- ∀ǫ, ∃N0 tal que

n ≥ N ⇒ s − ǫ < sn < s + ǫ y t − ǫ < tn < t + ǫ.

Puesto que sn ≤ tn , se tiene s − ǫ < sn ≤ tn < t + ǫ, por lo tanto s − t < 2ǫ, de donde s − t ≤ 0.

Remarca.- Incluso si sn < tn ∀n, no se puede afirmar que s < t. Por ejemplo considerar sn = 1 y
tn = 1 + 1/n.
Proposición III.2.6.- Sean {an }, {bn } y {cn } tales que an → l y cn → l y que an ≤ bn ≤ cn ; entonces
{bn } converge y bn → l.
Demostración.- Como an → l y cn → l, se tiene ∀ǫ > 0, ∃N tal que

n ≥ N ⇒ l − ǫ < an ≤ bn ≤ cn < l + ǫ.

Por consiguiente, ∀ǫ > 0, ∃N tal que

n ≥ N ⇒ l − ǫ < bn < l + ǫ.

Es decir bn → l.

Remarca.- La proposición precedente es valida incluso si an y cn divergen por valores en el infinito (en el
mismo sentido).

III.3 Sucesiones Monótonas


III.3 Sucesiones Monótonas 39

Definición III.3.1.- Una sucesión {an } es creciente si an ≤ an+1 ∀n y estrictamente creciente si an < an+1
∀n.
La sucesión es decreciente si an ≥ an+1 ∀n y estrictamente decreciente si an > an+1 ∀n.
{an } es monótona si es crecionte o es decreciente, es estrictamente monótona si es estrictamente creciente o
es estrictamente decreciente. Denotamos

an ր {an } crece,
an ց {an } decrece.

Teorema III.3.2.- Una sucesión creciente (decreciente) y mayorada (minorada) converge; su lı́mite es el
supremo (infimo) del conjunto de sus valores.
Una sucesión creciente (decreciente) y no mayorada (no minorada) diverge hacia +∞ (−∞)
Demostración.- Demostremos para an ր y mayorada. El conjunto {a1 , a2 , . . .} ⊂ R es mayorado y no
vacio, por lo tanto admite un supremo, denotemos por α el supremo. Veamos que

lim an = α.
n→∞

Se tiene:
an ≤ α ∀n, por que α es un mayorante.
∀ǫ > 0, ∃aN tal que α − ǫ < aN , por que α es el supremo. Como an ր, se tiene ∀n ≥ N aN ≥ an , de
donde
∀ǫ > 0, ∃N tal que n ≥ N ⇒ α − ǫ < an < α + ǫ.
Ahora mostremos que an ր y no acotada, entonces an → +∞. Como an no es mayorada, ∀M , existe
N tal que an > M y por lo tanto ∀n ≥ N an > M .

Principio de los Intervalos Encajonados
Teorema III.3.3.- Se considera 2 sucesiones {an } y {bn } que satisfacen las siguientes 3 propiedades:
i.- an ր y bn ց.
ii.- an ≤ bn ∀n ∈ N.
iii.- bn − an → 0, cuando n → ∞.
Entonces lim an y lim bn existen y se tiene

lim an = lim bn .
n→∞ n→∞

Demostración.- Por hipótesis an ր y an ≤ bn ≤ b1 ∀n; por lo tanto {an } es mayorada por b1 . De donde
por el teorema precedente lim an existe.
Por otro lado bn = (bn − an ) + an , entonces bn es convergente por que es suma de dos sucesiones
convergentes y

lim bn = lim(bn − an ) + lim an = lim an .




Remarca.- La hipotesis ii) del teorema del principio de los intervalos encajonados es superflua, es una
consecuencia de i) y ii). Ver el ejercicio III.8.
Un ejemplo Importante
Jacques Bernouilli, matemático suizo estudio el interés compuesto. El problema que analizó, fue el siguiente;
“Un interés anual de x donde 0 ≤ x ≤ 1 sobre un capital inicial a, calculado n veces al año a intervalos
regulares en un año da  x n
a 1+ ,
n
40 III Sucesiones y Lı́mites en los Reales

la pregunta que se planteo fue que sucede cuando n se incrementa arbitrariamente; es decir,
 x n
¿ lim a 1 +
n→∞ n
existe?”
Consideremos el problema con x = 1; es decir la sucesión
 n
1
sn = 1 + .
n

Veamos que lim sn existe cuando n → ∞. Primero se considera la sucesión tn dada por
 n+1
1
tn = 1+ .
n

tn
Se tiene sn < tn y tn = (1 + 1/n)sn , por lo tanto si lim tn existe, sn = y pues lim sn existe también
1 + 1/n
e incluso
lim sn = lim tn .
n→∞ n→∞

Veamos que lim tn existe. tn ց y es minorada. En efecto, se tiene tn > 0 y


 n+1
n+1
tn n
=  n+2
tn+1 n+2
n+1
 n+1  n+2
n+1 n+1
=
n n+2
 2 n+2
(n + 1) n
=
n(n + 2) n+1
 n+2
1 n
= 1+ .
n(n + 2 n+1

Aplicando la desigualdad de Bernouilli, da


 
tn 1 n
≥ 1+ = 1.
tn+1 n n+1

Por lo tanto tn ≥ tn+1 y tn ց.


En consecuencia lim tn existe y por lo tanto lim sn existe. Denotemos
 n
1
e = lim sn = lim 1 + .
n→∞ n→∞ n

Puesto que tn ց se tiene tn ≥ e y de la misma manera se muestra que sn ր y de esta manera sn ≤ e.


Raices k-simas
Teorema III.3.4.-√Si x ∈ R y x > 0 y si k ∈ N, entonces existe un único y ∈ R y > 0 tal que y k = x. y se
denota por x1/k o k x y se lo llama raiz k-sima de x.
Demostración.- Unicidad. Si y1k = y2k con y1 > 0 y y2 > 0 y k ∈ N, entonces y1 = y2 ; sino y1 < y2 da
y1k < y2k o bien y2 < y1 da y2k < y1k . En efecto, si y1 < y2 se tiene

y12 < y1 y2 < y22 ,


III.4 Algunos Lı́mites Importantes 41

y se continua de manera inductiva.


Existencia. El caso x = 1 es trivial, y = 1. Veamos cuando x > 1. Definimos la sucesión:

a1 = x,
 
1 x
an+1 = (k − 1)an + , ∀n ∈ N.
k ank−1

Mostremos por inducción que akn ≥ x. Para n = 1, se tiene xk > x > 1. Suponemos cierto para n.
Escribamos an+1 diferentemente,
 
x − akn x − akn
an+1 = an + = an 1 + .
kank−1 kakn

Por consiguiente
 k
x − akn
akn+1 = akn 1+ ,
kakn
ahora bien, (x − akn )/akn = x/akn − 1, de donde por hipótesis de inducción, se tiene

x
ak − 1 ≤ 1

n

Suponemos k ≥ 2, k = 1 es trivial, entonces applicamos Bernouilli a akn+1 , obteniendo


 
x − akn
akn+1 ≥ akn 1+
akn
= akn + x − akn

Por lo tanto an es una sucesión minorada por 1, por que akn ≥ x > 1.
La sucesión an es ց; en efecto
ak − x
an − an+1 = n k ≥ 0.
kan
De donde la sucesión es convergente y an → y ≥ 1. Tenemos que

x − yk
y=y+ = 0,
ky k

en consecuencia y k = x.
El caso x < 1, lo resolvemos planteando z = (1/x)1/k , se verifica facilmente que y = 1/z.

Definición III.3.5.- Si x > 0 y p, q ∈ N, se define

x0 = 1,
xp/q = (x1/q )p ,
1
x−p/q = p/q .
x

III.4 Algunos Lı́mites Importantes


42 III Sucesiones y Lı́mites en los Reales

Teorema III.4.1.- Se tiene:


1.- Si a ∈ Q+ , entonces
1
lim = 0.
n→∞ na


 0, si |a| < 1,

 1, si a = 1,
2.- lim an =
n→∞ 

 + ∞, si a > 1,

diverge por oscilación, si a ≤ −1.
3.- Si a > 0, entonces
lim a1/n = 1.
n→∞

4.- lim n1/n = 1.


n→∞
5.- Para b ∈ Q y a > 0,
nb
lim = 0.
n→∞ (1 + a)n

1
Demostración.- 1) na → 0, por definición del lı́mite ∀ǫ > 0, ∃N tal que

1
n ≥ N ⇒ a < ǫ.
n

Suficiente tomar N = (1/ǫ)1/a).


2) Para a = 0 y a = 1 trivial. Si |a| < 1 y a 6= 0, tenemos dos casos: −1 < a < 0 y 0 < a < 1. Si 0 < a < 1,
se tiene
1
> 1,
a
1
escribiendo a = 1 + x, x > 0, se obtiene

1 1
an = ≤ ,
(1 + x)n 1 + nx

por la desigualdad de Bernouilli, de donde

1 1
0 < an leq < → 0.
1 + nx nx
n
Si −1 < a < 0, entonces 0 < |a| < 1 y |a| → 0, luego an → 0.
Si a > 1, se tiene a = 1 + x con x > 0, por consiguiente

an = (1 + x)n ≥ 1 + nx > nx → +∞.

Para a = −1 la sucesión es {−1, 1, −1, . . .}. Para a < −1, las subsucesiones

a2n → +∞,
a2n−1 → −∞.

3) Mostremos que ∀ǫ > 0, ∃N tal que



n ≥ N ⇒ a1/n − 1 < ǫ,

es decir, 1 − ǫ < a1/n < 1 + ǫ.


III.5 Sucesiones de Cauchy 43

Ahora bien, se tiene 0 < x < y < z implica que 0 < xn < y n < z n ; suponiendo que ǫ < 1 hay que
mostrar que existe N tal que ∀n ≥ N , se tiene

(1 − ǫ)n < a < (1 + ǫ)n .

Por el punto 2) (1 + ǫ)n → +∞, cuando n → ∞ y (1 − ǫ)n → 0. Por consiguiente, existe N tal que

n ≥ N ⇒ (1 − ǫ)n < a < (1 + ǫ)n .

4) Para x > 0, se tiene

n(n − 1) 2 n(n − 1) 2
(1 + x)n = 1 + nx + x + · · · xn > 1 + x .
2 2
Planteando x = n1/n − 1, y como n ≥ 1 se tiene n1/n ≥ 1, se obtiene
n(n − 1) 1/n
n≥1+ (n − 1)2 ,
2
1
1≥ n(n1/n − 1)2 ,
2
2
≥ (n1/n − 1)2 ,
r n
2
+ 1 ≥ n1/n .
n
De donde r
1/n 2
1<n ≥ 1+ → 1,
n
por 1).
5) Si b ≥ 0, es trivial, porque
nb 1
0< n ≤ →0
(1 + a) (1 + a)n
por 2).
Supongamos que b > 0, se tiene 0 < b < [b] + 1, de donde

1 < nb < n[b]+1 .

Escribimos !n
nb (n1/n )b
= ,
(1 + a)n 1+a
y
1 < (n1/n )b < (n1/n )[b]+1 ,
donde la última sucesión es [b] + 1 productos de sucesiones del tipo 4); por lo tanto

lim (n1/n )b = 1,
n→∞

tomando ǫ = a2 , existe N0 tal que


a
n ≥ N0 ⇒ nb/n < 1 + .
2
De donde
 n
nb 1 + a/2
n≥N ⇒0< < → 0.
(1 + a)n 1+a

44 III Sucesiones y Lı́mites en los Reales

III.5 Sucesiones de Cauchy

Proposición III.5.1.- Toda sucesión en R admite una subsucesión monótona.


Demostración.- Consideremos una sucesión a : N → R. Llamemos pico de esta sucesión un n ∈ N tal que

m ≥ n ⇒ am ≤ an .

Sea P el conjunto de los picos de {an }. Si P es un conjunto infinito:

{an }n∈P es una subsucesión ց de {an }∞


1 .

Si P es finito o vació, entonces existe n1 ∈ N tal que n ≥ n1 ⇒ n 6∈ P . n1 6∈ P implica que existe n2 > n1
tal que an2 > an1 . Luego n2 6∈ P implica que existe n3 > n2 tal que an3 > an2 , continuando indefinidamente
de esta forma. Obtenemos por consiguiente una subsucesión creciente de {an }∞ 1 .

Definición III.5.2.- Una sucesión {an }∞
1 en R es una sucesión de Cauchy, si ∀ǫ > 0, ∃N ∈ N tal que

n′ ≥ N y n′′ ≥ N ⇒ |an′ − an′′ | < ǫ.

Proposición III.5.3.- Una sucesión convergente es una sucesión de Cauchy.


Demostración.- Sea {an }∞ ′ ′′
1 convergente y l ∈ R su lı́mite. Se tiene ∀n , n ∈ N

|an′ − an′′ | ≤ |an′ − l| + |an′′ − l| .

Puesto que an → l, se tiene ∀ǫ, ∃N tal que


ǫ
n ≥ N ⇒ |an − l| < .
2
Tomemos n′ ≥ N y n′′ ≥ N , entonces
ǫ ǫ
|an′ − l| + |an′′ − l| < + ;
2 2
de donde absan′ − an′′ < ǫ, si n′ ≥ N y n′′ ≥ N .

Teorema III.5.4.- Toda sucesión de Cauchy converge.
Demostración.- La demostración esta basada en los:
i.- Una sucesión de Cauchy es acotada.
ii.- Una sucesión de Cauchy admite una subsucesión convergente.
iii.- Si una sucesión de Cauchy admite una subsucesión convergente, entonces ella misma converge y hacia
el mismo lı́mite.
Para el punto i) la demostración es similar a la proposición: “Sucesión convergente, entonces sucesión
acotada”.
El punto ii) es consecuencia de la proposición III.5.1; es decir, la sucesión admite una subsucesión monótona
y como es acotada, es convergente.
El punto iii). Sea {an }∞1 la sucesión de Cauchy, {an }n∈E la subsucesión convergente y l ∈ R el lı́mite de la
subsucesión. Ahora bien, ∀ǫ > 0, ∃N1 , N2 ∈ N tal que
ǫ
n, n′ ≥ N1 ⇒ |an − an′ | < ,
2
ǫ
n′ ≥ N2 y n′ ∈ E ⇒ |an′ − l| < ,
2
III.6 Ejercicios 45

planteando N = max{N1 , N2 }, se tiene ∀n ≥ N y ∀n′ ≥ N y n′ ∈ E:

|an − l| ≤ |an − an′ | + |an′ − l| < ǫ.

De donde an → l, cuando n → ∞.

Remarcas.-
1.- Podrı́a tomarse como axioma para R, que es un cuerpo ordenado, donde toda sucesión de Cauchy es
convergente. Se puede mostrar que un cuerpo ordenado donde toda sucesión de Cauchy es convergente,
implica que el cuerpo es completo.
2.- Q es un cuerpo donde existen sucesiónes de Cauchy que no son convergentes en Q.

III.6 Ejercicios

1.- Demostrar que todo número real es lı́mite de una sucesión de números racionales.
2.- Mostrar que si lim an = a, entonces lim |an | = |a|; que la recı́proca es falsa en general, pero cierta si
n→∞ n→∞
a = 0.
3.- Supongamos que una sucesión a : N → R se descompone en 2 subsucesiones b y c; es decir que b = a|E1
y c = a|E2 , donde N = E1 ∪ E2 y E1 ∩ E2 = ∅. Mostrar que si b y c convergen y tiene el mismo lı́mite l,
entonces a converge y lim = l.
n→∞

4.- Mostrar que las tres subsuceciones (x2k ), (x2k+1 ) y (x5k ) de una sucesión (xk ) convergen, entonces (xk )
converge.
5.- Determinar el carácter de convergencia de cada una de las suceciones:
 
n 1
a) an = (−1) + 1 + ,
n
1 + (−1)n
b) bn = 2 ,
√ n √
c) cn = n + 1 − n,
n
d) dn = ,
2n + 1
 2
3n
e) en = ,
n+4
f) fn = fn−1 + fn−2 , (n ≥ 2) con f0 = f1 = 1,
1 1 1 1
g) gn = + + + · · · + n .
2 4 8 2

6.- Construir ejemplos de suceciones {an } y {bn } tales que an → ∞ y bn → 0 para ilustrar cada una de las
posibilidades siguientes:
i) lim an bn = +∞.
ii) lim an bn = c, donde c es un real arbitrario.
iii) an bn es una sucesión acotada pero divergente.
7.- Se considera las tres sucesiones de término general
q r
√ √ √ √ n √
an = n + 1000 − n; bn = n + n − n; cn = n+ − n.
1000
46 III Sucesiones y Lı́mites en los Reales

Demostrar que an > bn > cn para 1 ≤ n < 106 , y calcular lim an , lim bn , lim cn (n → ∞) si estos
existen.
8.- (Respecto al teorema de los intervalos encajonados). Si las sucesiones {an } y {bn } son tales que:

i) an ≤ an+1 y bn ≥ bn+1 n≥1


ii) lim (bn − an ) = 0.
n→∞

entonces se tiene también: an ≤ bn para n ≥ 1.


9.- Decidir, para cada una de las suceciones siguientes, si ésta converge. En caso de convergencia, determinar
el lı́mite.
p √
a) an = (n + 1)3 − n3 ;
2n
b) bn = ;
n
2n − 1
c) cn = ;
2n
n
2 −1
d) dn = ;
3n
n
3 −1
e) en = ;
2n
3 + (−2)n
n
f) fn = n+1 ;
3 + (−2)n+1
p √
g) gn = 2gn−1 , n ≥ 2, con g1 = 2.

10.- a) Demostrar que  n n


n! > para n ≥ 1,
e
y que  n n
n! < para n ≥ 6,
2
 n
1
donde e designa lim 1+ .
n→∞ n
b) Examinar la convergencia de las sucesiones:

n!
un = an
nn vn = (a ∈ R)
2 n!
2n 1 · 3 · 5 · . . . · (2n − 1)
wn = xn =
n! 2 · 4 · 6 · . . . · 2n
n2/3 sin(n!) zn = sin(n!xπ) x ∈ Q.
yn =
n+1

11.- Se define una sucesión {bn }∞


n=1 por la relación de recurrencia

b1 = 1 y bn+1 = bn + ρn (n ≥ 1)

donde ρ es un número real tal que |ρ| < 1. Demostrar que es una sucesión de Cauchy. ¿Cual es su
lı́mite?
Capı́tulo IV
Series

IV.1 Conceptos Básicos

Definición IV.1.1.- Sea {an }∞ ∞


n=0 una sucesión real. La serie de término general an es la sucesión {sn }n=0 ,
donde
sn = a0 + a1 + · · · + an , n = 0, 1, 2, . . . .
Se la denota ∞
X
an
n=0

y se llama sn la n-sima suma parcial de esta serie.


Se dice que la serie converge, si
lim sn
n→∞

existe, sino diverge.


Si la serie converge, se llama a
s = lim
n→∞

la suma de la serie y se denota



X
s= an .
n=0


P
De la misma manera, designa la sucesión
k=N

{sn − sN −1 }∞
n=N ;

es decir la sucesión
{aN , aN + aN +1 , . . .}
y su lı́mite si éste existe.
Remarca.- En el capı́tulo III, se definió una sucesión como una aplicación a : N → R. Esta definición puede
ampliarse a conjuntos del tipo {k ∈ Z|k ≥ k0 }; es decir considerar aplicaciones a : {k ∈ Z|k ≥ k0 } → R o
utilizando la notación tradicional {an }∞
n=k0 . Los resultados del capı́tulo III son validos para esta ampliación
del concepto de sucesión, pequeñas modificaciones en las demostraciones bastan.
Proposición IV.1.2.- Sea {an }∞
n=0 una sucesión, entonces para un N ≥ 0 entero dado se tiene


X ∞
X
an converge ⇐⇒ an converge.
n=0 n=N
48 IV Series

Demostración.- Para n > N denotemos


n
X
sn = ,
k=0
Xn
s′n = ,
k=N
N
X −1
σ .
k=0

Se verifica facilmente para todo n > N ,


sn = σ + s′n .
Aplicando los resultados para suma de sucesiones del capı́tulo precedente, se obtiene la equivalencia de la
proposición.

Ejemplos
1.- La serie de término general ak = 1, diverge por valores infinitos, por que la n-sima suma partial es

sn = n + 1.

2.- La serie ∞
X
(−1)k
k=0

diverge por oscilación.


3.- La serie ∞
X 1
k(k + 1)
k=1

converge; en efecto,
1 1 1
ak = = − ,
k(k + 1) k k+1
de donde n n  
X 1 X 1 1 1
sn = = − =1− .
k(k + 1) k k+1 n+1
k=1 k=1

Por lo tanto n
X 1
= 1.
k(k + 1)
k=1


X
Proposición IV.1.3.- Si ak converge, entonces
k=0

lim ak = 0.
k→∞


X
Demostración.- Si ak , denotemos
k=0

n
X
s = lim sn = lim an .
n→∞ n→∞
k=0
IV.1 Conceptos Básicos 49

Se tiene también
lim sn−1 = s,
n→∞

y an = sn − sn−1 . Como estamos tratando con sucesiones convergentes, se tiene

lim an = lim sn − lim sn−1 .


n→∞ n→∞ n→∞


Remarca.- La recı́proca de la proposición precedente no es cierta en general. Puede suceder que an → 0,


sin que
X∞
an sea convergente.
n=0

P 1
Por ejemplo n diverge aunque
n=1
1
lim = 0.
n→∞ n

Proposición IV.1.4.- La serie armónica



X 1
n=1
n

diverge por valores infinitos.


n
P
Demostración.- La sucesión sn = es estrictamente creciente por que
k=1

1
sn+1 = sn + > sn .
n+1

Mostraremos que sn no es acotada, de donde



X 1
= +∞.
n=1
n

Consideremos las sumas parciales s2m con m ≥ 2, se tiene


   
1 1 1 1 1
s2m =1+ + + + ···+ + ··· + m
2 3 4 2m−1 + 1 2
 k

m 2
1 X  X 1
=1+ +
2 j
k=2
k−1 j=2 +1
m
1 X 2k−1 m
>1+ + k
=1+ .
2 2 2
k=2

m
Por consiguiente la subsucesión s2m > 1 + 2 no es acotada.


P
Proposición IV.1.5.- Si la serie an converge, entonces
n=0


X
lim an = 0.
N →∞
n=N
50 IV Series

Es decir la cola de una serie convergente tiende a cero.


Demostración.- Por la proposicion IV.1.2 las series

X
ak
k=N

P∞
convergen. Denotemos por s′N = k=N ak sus sumas. Se tiene

s = sN −1 + s′N ,

P
donde sn es la n-sima suma parcial de la serie an . Aplicando las reglas de lı́mites de sucesiones, se deduce
n=0

lim = lim (s − sN −1 ) = 0.
N →∞ N →∞


La Serie Geométrica
Se llama serie geométrica de razón x ∈ R a la serie

X
ak ,
k=0

donde ak = xk .
Proposición IV.1.6.- Se tiene

X
xk converge ⇐⇒ |x| < 1.
k=0

Demostración.- Si |x| < 1, se tiene

1 − xn+1 1
sn = → , cuando n → ∞.
1−x 1−x

Mostremos ahora, que cuando |x| ≥ 1, la serie geométrica diverge; en efecto para x = 1, se tiene

sn = (n + 1),

que es una sucesión divergente.


Si x = −1, se tiene sn = 0 o sn = 1, por lo tanto la serie geométrica diverge por oscilación.
Si x > 1, las sumas parciales
1 − xn+1 1
sn = →
1−x 1−x
divergen por valores infinitos, porque xn+1 → +∞ cuando x > 1. Ası́ mismo, cuando x < −1, la serie
geometrica diverge por oscilación.

Remarca.- No se modifica el carácter de convergencia de una sucesión, modificando un número finito de
términos, por lo tanto la misma remarca se aplica a una serie, pero si la serie es convergente puede modificarse
la suma.
Reglas de Cálculo con Series Convergentes
IV.2 Series a Términos Positivos 51

A partir de las reglas de cálculo

lim (sn + tn ) = lim sn + lim tn ,


n→∞ n→∞ n→∞
lim (λsn ) = λ lim sn ,
n→∞ n→∞

si sn y tn son convergentes, se tiene la proposición.



P ∞
P
Proposición IV.1.7.- Sean an y bk dos series convergentes, entonces
n=0 n=0

P
1.- La serie (an + bn ) converge y
n=0


X ∞
X ∞
X
(an + bn ) = an + bn .
n=0 n=0 n=0


P
2.- Para λ ∈ R, la serie (λan ) converge y
n=0


X ∞
X
(λan ) = λ an .
n=0 n=0

Criterio de Convergencia de Cauchy



P
Teorema IV.1.8.- La serie an converge si y solamente si
n=0

∀ǫ > 0, ∃N tal que n ≥ m ≥ N ⇒ |sn − sm | = |am+1 + · · · + an | < ǫ.

Demostración.- Simplemente aplicar criterio de Cauchy a la sucesión de sumas parciales.



Ejemplo

P 1
4.- Otra manera de ver que la serie armónica n es divergente, es aplicar el criterio de Cauchy. En efecto
n=1

1 1 n 1
s2n − sn = + ··· + < = .
n+1 2n 2n 2

IV.2 Series a Términos Positivos

En esta sección consideraremos solamente series cuyos términos son no negativos, es decir ak ≥ 0; a menos
que se diga lo contrario.
P∞
Proposición IV.2.1.- Criterio de la Serie Mayorante. Si an ≥ bn ≥ 0 para todo n, y si an converge,
n=0

P
entonces bn converge y se tiene
n=0

X ∞
X
bn ≤ an .
n=0 n=0
52 IV Series


P ∞
P
Demostración.- Denotamos por sn y tn las sumas parciales de an y bn respectivamente. Se tiene
n=0 n=0

tn ≤ sn ∀n.

P
sn ր y es convergente, entonces sn ≤ s donde s es la suma de la serie an . Ahora bien, tn tambien es
n=0
creciente y acotada por s, por consiguiente convergente y si denotamos t el lı́mite, se tiene t ≤ s.

Teorema IV.2.2.- Criterio del Cociente. Si an > 0 y si existe N ∈ N y l < 1 tales que
an+1
≤ l, ∀n ≥ N,
an
entonces

X
an converge.
n=0
Si por el contrario,

an+1 X
≥ 1, ∀n ≥ N, an diverge.
an n=0

Demostración.- Mostremos que cuando


an+1
≥1
an

P
la serie an diverge. En efecto, an+1 ≥ an ∀n ≥ N , por consigueiente an ≥ aN > 0 ∀n ≥ N , de donde
n=0
an 6→ 0 y por la proposicion IV.1.3, la serie en cuestión diverge.
Mostremos ahora que cuando existe N y l < 1, se tiene
aN +1 ≤ laN ,
aN +2 ≤ laN +1 ≤ l2 aN ,
..
.
aN +k ≤ lk aN .
Por consiguiente,

X ∞
X
am ≤ aM lk
m=N k=0
y 0 < l < 1 conduce a que la serie geométrica de razón l converga. Por el criterio de la serie mayorante y la
proposición IV.1.2, la serie en cuestión converge.

Corolario IV.2.3.- Si an > 0 y lim aan+1 = λ existe, entonces:
n→∞ n

P
1.- Si λ < 1 la serie an converge.
n=0
P∞
2.- Si λ > 1 la serie an diverge.
n=0
3.- Si λ = 1 no se puede afirmar nada.
Demostración.- aan+1
n
→ λ conduce a que ∀ǫ > 0, existe N tal que
an+1
n ≥ N ⇒abs − λ < ǫ,
an
an+1
λ−ǫ< < λ + ǫ.
an
IV.2 Series a Términos Positivos 53

Si λ < 1, tomar ǫ tal que λ + ǫ < 1 y aplicar el criterio del cociente con l = λ + ǫ. Para λ > 1 razonamiento
análogo.

Ejemplo
5.- Cuando λ = 1 no se puede afirmar nada; en efecto, la serie

X 1
n=1
n

diverge y λ = 1. La serie

X 1
n=1
k(k + 1)
convege y λ = 1.
Teorema IV.2.4.- Criterio de la Raiz. Si an ≥ 0 y existen N ∈ R y r ∈ R, 0 ≤ r < 1 tales que

n≥N ⇒ n
an ≤ r,

P
entonces la serie an converge.
n=0
√ ∞
P
Si por el contrario n ≥ 1 la serie
n a an diverge.
n=0
Demostración.- Mostremos la convergencia, se tiene

0 ≤ an ≤ r n , ∀n ≥ N,

mayorando por la serie geométrica de razón r < 1, se obtiene



X ∞
X ∞
X
an ≤ rn = rN r n < +∞.
n=N n=N n=0

Mostremos la divergencia n ≥ 1, conduce a que an ≥ 1, por lo tanto an 6→ 0, de donde la serie en cuestión
n a

es divergente.


Corolario IV.2.5.- Si an ≥ 0 y si ρ = lim n an existe, entonces:
n→∞

P
1.- Si ρ < 1, la serie an converge.
n=0
P∞
2.- Si ρ > 1, la serie an diverge.
n=0
3.- Si ρ = 1, no se puede concluir nada.
Demostración.- Ejercicio.
Por los ejemplos precedentes, se tiene que

X 1
diverge,
n=1
n

X 1
converge;
n=1
n2


P 1
esta última serie converge por que es mayorada por n(n+1) . En los dos casos, los corolarios de los criterios
n=1
del cociente y la raiz no conducen a nada. En efecto, λ = 1 y ρ = 1.
54 IV Series

Más generalmente, se quiere estudiar la serie



X 1
α ∈ Q cualquiera.
n=1

Tenemos que para α = 1 hay divergencia y para α = 2 hay convergencia. Utilizando el criterio de la serie
mayorante, se deduce que la serie es convergente para α ≥ 2 y divergente para α ≤ 1. Por ejemplo si α > 2,
se tiene n1α < n12 , de donde

X 1
α converge.
n=1
n

¿Qué sucede si 1 < α < 2? Para discutir este caso, tenemos otro criterio para series a términos positivos.
Teorema IV.2.6.- Cauchy. Si an ≥ 0 y an ց, entonces

X ∞
X
an converge ⇐⇒ 2n a2n converge.
n=1 n=0

Demostración.- Denotemos
n
X
sn = an ,
k=1
Xn
tn = 2k a2k .
k=0

m
Si n ≥ 1, existe un único m ∈ N tal que 2 ≤ m < 2m+1 . Veamos entonces que

1
tm ≤ s n ≤ tm .
2

En efecto, 2m ≤ n < 2m+1 implica que 2m ≤ n ≤ 2m+1 − 1, de donde

s2m ≤ sn ≤ s2m −1

por que los an ≥ 0. Por lo tanto,

sn ≤ s2m −1 = a1 + (a2 + a3 ) + (a4 + · · · + a7 ) + · · · + (a2m + · · · + a2m+1 −1 )


≤ a1 + 2a2 + 4a4 + · · · + 2m a2m = tm .

En el otro sentido,

sn ≥ s2m = a1 + a2 + (a3 + a4 ) + (a5 + · · · + a8 ) + · · · + (a2m−1 +1 + · · · + a2m )


1 tm
≥ a1 + a2 + 2a4 + · · · + 2m−1 a2m = .
2 2

Utilizando el mismo argumento que el criterio de la serie mayorante, se obtiene el resultado del enunciado.

Corolario IV.2.7.- La serie

X 1
α
n=1
n

converge, si y solamente si α > 1.


IV.2 Series a Términos Positivos 55

1
Demostración.- Por lo que precede para an = nα , se tiene


X 1
α converge
n=1
n
m

X 1
2m m α converge
m=0
(2 )
m
∞  m
X 1
α−1 converge
m=0
2
m
α > 1.

56 IV Series

IV.3 Series a términos positivos y negativos


P
Los criterios precedentes no se aplica a una serie que tiene una infinidad de términos de cada signo.
n=0

Definición IV.3.1.- Una serie alternada, es una serie de la forma



X
(−1)n an
n=0

con an ≥ 0, ∀n.
Una condición suficiente de convergencia para tales series está dada por:
Teorema IV.3.2.- Criterio de Leibnitz. Si an ≥ց y an → 0 (n → ∞), entonces la serie

X
(−1)n an
n=0

converge.
Demostración.- Sea sn = a0 − a1 + · · · + (−1)n an , se tiene

s2n+1 = s2n − a2n+1 ,

por lo tanto s2n+1 ≤ s2n . Por otro lado

s2n+2 = s2n − (a2n+1 − a2n+2 ) ≤ s2n


| {z }
≥0

s2n+1 = s2n−1 + (a2n − a2n+1 ) ≥ s2n−1


| {z }
≥0

de donde s2n ց y s2n+1 ր. Se tiene también

lim (s2n+1 − s2n ) = lim a2n+1 = 0.


n→∞ n→∞

Por consiguiente aplicando el principio de los intervalos encajonados, se tiene que las sucesiones {s2n }∞
n=0 y
{s2n+1 }∞
n=0 tiene el mismo lı́mite s. Por lo tanto

X
(−1)an = lim sn = s.
n→∞
n=0


Remarca.- La serie

X (−1)n+1
n=1
n

converge por el criterio de Leibniz, mientras que la serie



X 1
n=1
n
IV.3 Series a términos positivos y negativos 57

diverge. Aquı́ la convergencia se pierde, si se pasa de



X ∞
X
an a |an | .
n=1 n=1

No siempre es el caso, por ejemplo las series


∞ ∞
X (−1)n+1 X 1
,
n=1
n2 n=1
n 2

convergen.
Convergencia Absoluta

P ∞
P
Definición IV.3.3.- Se dice que la serie an es absolutamente convergente, si |an | converge.
n=0 n=0

P
Teorema IV.3.4.- Si an converge absolutamente, entonces converge.
n=0
Demostración.- Utilizaremos el criterio de convergencia de Cauchy. Sean n′′ ≥ n′ , se tiene
|sn′′ − sn′ | = |an′ +1 + an′ +2 + · · · + an′′ |
≤ |an′ +1 | + |an′ +2 | + · · · + |an′′ | .

P
Por hipotesis, |an | converge, por lo tanto, ∀ǫ > 0, ∃N tal que
n=0

n′′ ≥ n′ ≥ N ⇒ |an′ +1 | + |an′ +2 | + · · · + |an′′ | < ǫ.



P ∞
P
Por lo tanto, an satisface también el criterio de Cauchy, de donde an converge.
n=0 n=0


P
Definición IV.3.5.- Se dice que converge simplemente o converge condicionalmente si esta serie converge
n=0
pero no absolutamente.

P ∞
P
Definición IV.3.6.- Una permutación de an es una aσ(n) donde σ : N → N es biyectiva.
n=1 n=1

P ∞
P
Remarca.- bn es una permutación de de an si existe una biyección σ : N → N tal que bn = aσ(n) .
n=1 n=1

P
Teorema IV.3.7.- Si an es absolutamente convergente, entonces cada una de sus permutaciones lo es
n=1
también y tiene la misma suma.

P ∞
P ∞
P
Demostración.- Sea bn una permutación de an . Mostremos primero que |bn | converge. Sea
n=1 n=1 n=1
σ : N → N la biyección tal que bn = aσ(n) . Se tiene
n
X n
X ∞
X
|bn | = aσ(n) ≤ |an | .
k=1 k=1 n=1
Pn
Por lo tanto, la sucesión k=1 |bn | es creciente y acotada, y por consiguiente convergente.

P ∞
P
Veamos que bn = an .
n=1 n=1

P
Como |an | converge, se tiene ∀ǫ > 0, ∃N tal que
n=1

X
|an | < ǫ.
N +1
58 IV Series

Elegimos M ∈ N de tal manera que

{a1 , a2 , . . . , aN } ⊂ {b1 , b2 , . . . , bM },

remarcando que M depende de N , en general M ≥ N , por consiguiente depende de ǫ.


Ahora bien, ∀m ≥ M y ∀n ≥ N , se tiene
m n

X X X

bk − ak ≤ |an | < ǫ,

k=1 k=1 N +1

porque a1 , . . . , aN aparecen en cada una de las dos sumas de la izquierda, dejando una suma (finita) de an
con n > N .
Ası́, ∀ǫ > 0, ∃N ∈ N y ∃M ∈ N tales que
m n

X X

n≥N ym≥M ⇒ bk − ak < ǫ;

k=1 k=1

haciendo n → ∞, se tiene m
X ∞
X

bk − an < ǫ,

k=1 k=1

lo que significa
m
X ∞
X
lim bk = an .
m→∞
k=1 k=1



P
Remarca.- Este teorema ya no es verdadero, si an converge condicionalmente. Por ejemplo, considere-
n=1
mos la serie alternada

X (−1)n+1
.
n=1
n

Esta serie es simplemente convergente, denotemos por s su suma, una verificación muestra que s 6= 0. Se
tiene:
1 1 1
s = 1 − + − + ···,
2 3 4
1 1 1 1 1
s = − + − + ···,
2 2 4 6 8
1 1 1 1
s = 0 + + 0 − + 0 + + ···,
2 2 4 6
3 1 1 1 1 1
s = 1 + − + + − + ···,
2 3 2 5 7 4
viendo de esta manera que la última serie es una permutación de la serie alternada en cuestión. Como s 6= 0,
sus sumas son diferentes.
P∞
Teorema IV.3.8.- Sea an una serie que converge condicionalmente, entonces permutando sus términos,
n=1
se puede obtener una serie que converga a cualquier lı́mite, incluso que sea divergente.
Demostración.- Ejercicios.
Producto de dos series
IV.4 Ejercicios 59

P ∞
P
Si an y bn 2 series. Consideremos todos los productos
n=1 n=1

ak bk con k, l ∈ N,

P
ordenemos los ak bl en una serie cn ; es decir, demos una biyección ϕ : N × N :→ N tal que ϕ((k, l)) = n.
n=1

P ∞
P
Teorema IV.3.9.- Sean bn dos series absolutamente convergentes de sumas s y t respecti-
an y
n=1 P n=1
vamente. Entonces toda serie producto ak bl es igualmente absolutamente convegente y su suma vale
st.
Demostración.- Colocamos los ak bl en un tablero infinito

a1 b1 a1 b2 a1 b3 ...
↑ ↑ ↑
..
a2 b1 → a2 b2 a2 b3 .
↑ ↑
a3 b1 → a3 b2 → a3 b3
P
Se puede disponer en serie ak bl de una infinidad de maneras, en particular: por diagonales o producto de
Cauchy, es decir
a1 b1 + (a1 b2 + a2 b1 ) + (a1 b3 + a2 b2 + a3 b1 ) + · · · ;
por cuadrados, como indica las flechas del tablero,

a1 b1 + (a2 b1 + a2 b2 + a1 b2 ) + · · · .

Si mostramos que una de estas series productos es absolutamente convergente, el teorema será valido por el
teorema IV.3.7. Consideremos por lo tanto, la serie producto ordenada por cuadrados.

X X n
X X ∞
X
|ak bl | = k = 1n |ak | |bl | ≤ k = 1∞ |ak | |bl | .
1≤k,l≤n l=1 l=1

P
de donde ak bl es absolutamente convergente. Ası́ mismo con la misma suma por cuadrados se tiene que

X
ak bl = st.
k,l=1


IV.4 Ejercicios

1.- Demostrar la convergencia de la serie



X 1
,
n=1
n(n + 1)(n + 2)

y calcular su suma.
60 IV Series

2.- ¿Para qué valores del paramétro positivo b la serie


∞  n
X 1
b+
n=1
n

es convergente? Responder a la misma pregunta para


∞ ∞
X X bn
n1/n bn , y .
n=1 n=1
(bn + 1)2

3.- Determinar si las series de término general siguientes convergen:


2n − 1 n2 + 1 23n+1  n
√ , , , n1/n − 1 ,
(3n + 2) n n3 + 2 32n − 1
2    n2
(1 + 1/n)n 1 1 2n n! n
n , − nα , , ,
(3 + 1/n) n n+1 nn n+1
1
, donde fn es el n-simo número de Fibonacci.
fn

4.- Determinar si las series de término general siguientes convergen, convergen absolutamente:
 
1
an = (−1)n−1 n−1/2 , bn = (−1)n−1 1 + ,
n
2n + 3 (−1)n
cn = (−1)n+1 , dn = √ , n ≥ 2.
(n + 1)(n + 2) n + (−1)n

5.- Demostrar que si an > 0 para todo n ∈ N, entonces


∞ ∞
X X an
an y
n=1
a +1
n=1 n

convergen o divergen al mismo tiempo.


6.- Demostrar que la serie

X 1

2
n=1 2
converge.

P ∞
P
7.- Sea an convergente, pero |an | divergente.
n=1 n=1

P
a) Demostrar que la serie formada de los términos positivos de an y aquella formada de sus términos
n=1
negativos divergen.
b) Demostrar la existencia de una permutación de los an tal que la serie obtenida de esta manera
converga hacia un α ∈ R arbitrariamente elegido.
c) Demostrar que se puede permutar los an , de manera que se pueda obtener una serie que diverge tanto
por valores infinitos, como por oscilación.
8.- Mostrar que el producto de Cauchy de la serie convergente

X (−1)n+1

n=1
n

por si misma es una serie divergente.


Capı́tulo V
Topologı́a de la Recta Real

V.1 Abiertos y Cerrados

Se utilizará a menudo la siguiente remarca:


Remarca.- Sea E ⊂ R, si x ∈ R es tal que ∃ǫ0 > 0 con la propiedad siguiente:
∀ǫ > 0 con 0 < ǫ < ǫ0 , se tiene
(x − ǫ, x + ǫ) ∩ E 6= ∅,
entonces existe una sucesión {yn }∞ 1 tal que y ∈ E y yn → x cuando n → ∞.
En efecto, se elige la sucesión ǫn → 0 con 0 < ǫn < ǫ0 y ǫn ց, luego por cada n, elegir un yn ∈
(x − ǫn , x + ǫn ) ∩ E. Por lo tanto, ∀ǫ, ∃N tal que

n ≥ N ⇒ 0 < ǫn < ǫ

por lo tanto
|x − yn | < ǫn < ǫ, ∀n ≥ N ;
es decir x = lim yn .
n→∞

Subconjuntos abiertos de R
Definición V.1.1.- O ⊂ R es abierto si ∀x ∈ O, ∃ǫ > 0 tal que

(x − ǫ, x + ǫ) ⊂ O.

Ejemplos
1.- Son abiertos de R los siguientes subconjuntos:

∅, R, (a, b) = {x ∈ R|a < x < b}.

Proposición V.1.2.- Se tiene:


1.- Si O1 y O2 son abiertos, entonces O1 ∪ O2 y O1 ∩ O2 son abiertos.
2.- Si {Oi }I es una familia de abiertos, entonces
[
O es abierto.
i=I

Demostración.- Ejercicio.
62 V Topologı́a de la Recta Real

Remarca.- Por inducción, se puede mostrar que la intersección de un número finito de abiertos es abierta.
Esta situación no sucede cuando la familia de abiertos es infinita. En efecto, consideremos la familia de
abiertos On = (− n1 , n1 ), pero

\ 1 1
(− , ) = {0}
n=1
n n
que no es un abierto.
Definición V.1.3.- Se dice que E ⊂ R es vecindario de x ∈ R si existe ǫ > 0 tal que (x − ǫ, x + ǫ) ⊂ E.
Para efectos prácticos del curso, cuando se mencione un vecindario de x, nos referiremos a intervalos
abiertos de la forma (x − ǫ1 , x + ǫ2 ) con ǫ1 , ǫ2 > 0.
Subconjuntos cerrados de R
Definición V.1.4.- La adherencia Ā de un A ⊂ R, es el conjunto de las x ∈ R que son lı́mite de una sucesión
en A.
Remarca.- Se tiene siempre que A ⊂ Ā, por que si x ∈ A, la sucesión constante an = x tiene como lı́mite x.
Pero en general A 6= Ā. Por ejemplo, Q̄ = R, porque todo número real es lı́mite de una sucesión de números
racionales.
Definición V.1.5.- E ⊂ R es cerrado, si Ē = E; es decir, si toda sucesión en E que converge tiene su lı́mite
en E.
Ejemplo
2.- Son cerrados
∅, R, [a, b].

Remarca.- Un subconjunto finito A ⊂ R es cerrado, porque toda sucesión en A para converger debe terminar
por ser constante.
Proposición V.1.6.- Se tiene:
1.- Si F1 y F2 son cerrados, entonces F1 ∪ F2 y F1 ∩ F2 son cerrados.
2.- Sea {Fi }i∈I una familia de cerrados en R, entonces
\
Fi
i∈I

es cerrada.
Demostración.- Ejercicio.
Remarcas.-
1.- Por inducción, se muestra que la unión de un número finito de cerrados es un cerrado.
2.- La unión de una familia infinita de cerrados puede no ser cerrado. En efecto, consideremos la familia
Fk = { k1 } con k ∈ N y
[∞
E= Fk ;
n=1

ahora bien, la sucesión 1, 1/2, 1/3, . . . converge a 0 y 0 6∈ E.


3.- Un subconjunto de R puede ser ni abierto, ni cerrado, por ejemplo (a, b].
Proposición V.1.7.- Sea E ⊂ R, entonces

E cerrado ⇐⇒ E CR abierto.

Demostración.- Denotemos por M = E CR , Si M = ∅ o E = ∅ la proposición es trivialmente cierta. Por


consiguiente excluyamos estos dos casos.
V.2 Algunos Puntos y Conjuntos Particulares 63

Mostremos que M abierto implica E cerrado. Tomemos una sucesión {ξn }∞ 1 convergente con ξn ∈ E, veamos
que lim ξn ∈ E. Denotemos ξ este lı́mite, si ξ 6∈ E, se tendrı́a ξ ∈ M , como M es abierto, existirı́a ǫ > 0
n→∞
tal que (ξ − ǫ, ξ + ǫ) ⊂ M , pero el intervalo (ξ − ǫ, ξ + ǫ) contendrı́a una infinidad de ξn porque ξ = lim ξn .
n→∞
Ası́, si se tuviese ξ 6∈ E, se tendrı́a ξn ∈ M , lo que contradice que {ξn } sea una sucesión en E.
Para mostrar que E cerrado implica M abierto, mostraremos que M no abierto implica E no cerrado. Como
M 6= ∅ y M no abierto, existe x ∈ M tal que ∀ǫ > 0 (x − ǫ, x + ǫ) 6⊂ M , por lo tanto ∀ǫ > 0

(x − ǫ, x + ǫ) ∩ E 6= ∅.

Por la observación hecha al inicio del capı́tulo, existe una sucesión {yn } con yn ∈ E y yn → x. En
consecuencia x ∈ Ē, con lo que E no es cerrado.

¯
Proposición V.1.8.- Sea A ⊂ R, entonces Ā es un conjunto cerrado, es decir Ā = Ā.
Demostración.- Es suficiente mostrar que ĀCR es abierto. Es decir, si x ∈ ĀCR , entonces existe ǫ > 0 tal
que (x − ǫ, x + ǫ) ⊂ ĀCR . Excluyendo los dos casos triviales, tomemos x ∈ ACR , por lo tanto existe ǫ > 0 tal
que
(x − ǫ, x + ǫ) ∩ A = ∅,
porque sino se tendrı́a ∀ǫ > 0 (x − ǫ, x + ǫ) ∩ A 6= ∅ y por consiguiente existirí a una sucesión {an } con an ∈ A
cuyo lı́mite serı́a a, lo que contradecerı́a que a 6∈ A.
Denotando I = (x − ǫ, x + ǫ), se tiene que A ∩ I = ∅ y I abierto implica Ā ∩ I = ∅. Por que sino existirı́a
y ∈ I ∩ Ā y como I es abierto, existirı́a δ > 0 tal que (y − δ, y − δ) ⊂ I, pero por otro lado existirı́a una
sucesión {an } en A tal que an → y, por lo tanto (y − δ, y + δ) contendrı́a un a ∈ A, de donde a ∈ I ∩ A lo
que es absurdo. Por lo tanto, se tiene Ā ∩ I = ∅. Acabamos de mostrar que si x 6∈ Ā, existe ǫ > 0 tal que
(x − ǫ, x + ǫ) ⊂ ĀCR , es decir que ACR es abierto.


V.2 Algunos Puntos y Conjuntos Particulares

Punto de Acumulación
Definición V.2.1.- Sea E ⊂ R. x ∈ R es punto de acumulación de E, si todo vecindario de x contiene un
punto de E diferente que x; es decir ∀ǫ > 0, ∃y ∈ E tal que

0 < |x − y| < ǫ.

Remarca.- x puede ser punto de acumulación de E sin que pertenezca a E. Por ejemplo, todo irracional es
punto de acumulación de Q, por que es lı́mite de una sucesión en Q.
Notación.- E ′ el conjunto de los puntos de acumulación de E.
Puntos aislados
Definición V.2.2.- x ∈ E es un punto aislado de E, si no es punto de acumulación de E. Es decir, si existe
ǫ > 0 tal que
(x − ǫ, x + ǫ) ∩ E = {x}.

Puntos Interiores
Definición V.2.3.- x ∈ E es un punto interior de E si existe ǫ > 0 tal que (x − ǫ, x + ǫ) ⊂ E. Se denota
E ◦ al conjunto de los puntos interiores de E y se llama interior de E.
64 V Topologı́a de la Recta Real

Proposición V.2.4.- Si ξ es un punto de acumulación de E, entonces cada vecindario de ξ contiene una


infinidad de puntos de E.
Demostración.- Si un cierto (ξ −ǫ, ξ +ǫ) contuviese solamente un número finito de elementos de E, existirı́a
un vecindario (ξ − ǫ0 , ξ + ǫ0 ) sin contener ningún punto de ξ, salvo ξ si ξ ∈ E. En efecto, sean e1 , e2 , . . . , en
los elementos diferentes a ξ que están dentro el vecindario, tomando

1
ǫ0 = min |ej − ξ| ,
2 1≤j≤n

se tendrı́a el vecindario sin elementos de E diferentes a ξ, lo que contradice que ξ es un punto de acumulación.

Corolario V.2.5.- Si ξ es punto de acumulación de E existe una sucesión en E, cuyo lı́mite es ξ.
Proposición V.2.6.- Se tiene
E cerrado ⇐⇒ E ′ ⊂ E.

Demostración.- Supongamos que E es cerrado, x ∈ E ′ , por el corolario precedente, existe una sucesión
{xn }∞
1 en E tal que limn→∞ xn = x; como E es cerrado x ∈ E.
Supongamos que E ′ ⊂ E, tomemos una sucesión {xn }∞ 1 en E convergente, denotemos por x su lı́mite.
Mostremos que x ∈ E. Ahora bien, x = xn para cierto n con lo que x ∈ E; o bien x 6= xn para todo n, en
este caso x es un punto de acumulación de E, por lo tanto x ∈ E.

Proposición V.2.7.- Sea E ⊂ R, entonces E es abierto si y solamente si E = E ◦ .
Definicion.- Ejercicio.
Proposición V.2.8.- Se tiene para E ⊂ R,

Ē = E ∪ E ′ .

Demostración.- E ∪ E ′ ⊂ Ē. Si x ∈ E o x ∈ E ′ , entonces existe una sucesión {xn } con xn ∈ E y xn → x;


en efecto, si x ∈ E tomar la sucesión constante x = xn , si x ∈ E ′ el corolario VIII.2.5 asegura la existencia
de una tal sucesión.
Ē ⊂ E ∪ E ′ . Sea x ∈ Ē, entonces existe una sucesión {xn } en E tal que xn → x. Tenemos dos casos: si para
cierto n x = xn , se tiene que x ∈ E, sino x 6= xn para todo n, en este caso x es un punto de acumulación de
E y por consiguiente x ∈ E ′ , de donde x ∈ E ∪ E ′ .
Subconjuntos acotados de R
Definición V.2.9.- Un conjunto E ⊂ R es acotado, si existe c ∈ R c > 0 tal que E ⊂ [−c, c]; es decir, tal
que |x| ≤ c, ∀x ∈ E.
Proposición V.2.10.- Todo subconjunto infinito y acotado de R admite al menos un punto de acumulación.
Demostración.- Sea E ⊂ R infinito y acotado. Como E es acotado, existe I0 = [−c, c] con c > 0 tal que
E ⊂ I0 .
Dividamos I0 en 2 subintervalos de longitud igual, es decir [−c, 0] y [0, c], uno al menos de estos dos
subintervalos contiene una infinidad de puntos de E. Tomemos el primero que se presente y lo nombramos
I1 , se tiene I0 ⊃ I1 . De la misma manera dividamos I1 en dos subintervalos de la misma longitud, en uno al
menos de los 2 subintervalos existe una infinidad de puntos de E. Elegimos uno que tenga esta propiedad y
lo nombramos I2 . Tenemos
I0 ⊃ I1 ⊃ I2 .
Continuando con el mismo procedimiento, se crea de esta forma una sucesión de intervalos

I0 ⊃ I1 ⊃ I2 ⊃ · · · ⊃ Ik ⊃ · · · ,
V.2 Algunos Puntos y Conjuntos Particulares 65

tales que {x ∈ R|x ∈ Ik ∩ E} es infinito para todo k. Por otro lado si lk es la longitud de Ik , se tiene

l0
lk = ,
2k
de donde lk → 0, cuando k → ∞. Por consiguiente, existe un único

\
a∈ Ik .
k=0

Veamos que a es un punto de acumulación. En efecto, ∀ǫ > 0, tomar k ∈ Z tal que lk < ǫ. Para este k
tomamos x ∈ Ik ∩ E, con x 6= a. De donde

0 < |x − a| ≤ lk < ǫ.


Proposición V.2.11.- Sea E ⊂ R, entonces E ◦ es abierto; es decir, cada punto de E ◦ es punto interior de
E ◦.
Demostración.- Una primera demostración consiste en utilizar el ejercicio V.3 (ĀCR = (ACR )◦ ), plantear
A = E CR , se tendrı́a
E ◦ = ĀCR ,
de donde E ◦ es abierto, por que Ā siempre es cerrado y el complemento es abierto.
Otro demostración consiste en mostrar primero que A ⊂ B implica que A◦ ⊂ B ◦ . En efecto si x ∈ A◦ ,
existe ǫ > 0 tal que
(x − ǫ, x + ǫ) ⊂ A ⊂ B,
por lo que x ∈ B ◦ .
Luego se debe mostrar que E ◦ ⊂ (E ◦ )◦ . En efecto, sea x ∈ E ◦ , por lo tanto existe Iǫ = (x−ǫ, x+ǫ) ⊂ E.
Por lo mostrado anterioremente Iǫ◦ ⊂ E ◦ , pero como Iǫ es abierto, se tiene Iǫ = Iǫ◦ , de donde ∃ǫ > 0 tal que
(x − ǫ, x + ǫ) ⊂ E ◦ , por lo tanto x ∈ (E ◦ )◦ . Trivialmente se tiene (E ◦ )◦ ⊂ E ◦ . Por consiguiente, (E ◦ )◦ = E ◦
y E ◦ es abierto.

Definición V.2.12.- A ⊂ R es denso en R si Ā = R.
La Frontera de un Conjunto
Definición V.2.13.- Sea E ⊂ R. La frontera Fr(E) es el conjunto de las x ∈ R tales que cada vecindario
(x − ǫ, x + ǫ) contiene al menos 1 punto de E y 1 punto de E CR .
Remarca.- Es claro que Fr(E) = Fr(E CR ).
Ejemplo
1.- Fr(Z) = Z, Fr(Q) = R
Proposición V.2.14.- Fr(E) = Ē − E ◦ .
Demostración.- Mostremos primero Ē −E ◦ ⊂ Fr(E). Si Ē −E ◦ = ∅ es trivial, supongamos que Ē −E ◦ 6= ∅,
sea x ∈ Ē − E ◦ . Como x ∈ Ē, x es el lı́mite de una sucesión de E, por lo tanto cada vecindario de x contiene
al menos un punto de E. Como x 6∈ E ◦ , ningún vecindario de x está incluido en E, por lo tanto todo
vecindario de x contiene al menos un punto de E CR .
Ahora mostremos que Fr(E) ⊂ Ē − E ◦ . Cierto si Fr(E) = ∅, sino sea x ∈ Fr(E). Si x ∈ E, entonces
x ∈ Fr(E) implica que todo vecindario de x contiene al menos un punto de E CR , por lo que x 6∈ E ◦ y
x ∈ E ⊂ Ē. si x 6∈ E, trivialmente x 6∈ E ◦ y cada vecindario de x contiene al menos 1 punto de E, por lo que
x es un punto de acumulación de E, por consiguiente x ∈ Ē. En resumén hemos mostrado que x ∈ Ē − E ◦ .

Subconjuntos Compactos
66 V Topologı́a de la Recta Real

Definición V.2.15.- E ⊂ R es compacto en R, si toda sucesión admite una subsucesión convergente, cuyo
lı́mite está en E.
Teorema V.2.16.- Bolzano y Weirstraß. Un subconjunto E ⊂ R es compacto si y solamente si E es cerrado
y acotado.
Demostración.- Mostremos que E cerrado y acotado implica E compacto. Sea {an }∞ n=1 una sucesión de
E. De {an } se puede extraer una sucesión monótona, ver capı́tulo III, sea {ank } tal sucesión, como E es
acotada, la sucesión es acotada, por lo tanto {ank } es monotona y acotada, por consiguiente convergente.
Como E es cerrado, el lı́mite de {ank } pertenece a E, luego E es compacto.
Ahora mostremos que E compacto es cerrado y acotado, para tal efecto, mostraremos que si E es no
acotado o no es cerrado, E no es compacto.
Si E no es acotado, existe una sucesión de E que diverge por valores infinitos. Luego toda subsucesión de la
sucesión que diverge por valores infinitos, también diverge por valores infinitos.
Si E no es cerrado, existe una sucesión de E convergente, cuyo lı́mite no pertenece a E, por lo tanto toda
subsucesión de tal sucesión es converge y el lı́mite no está en E.
Lo que significa que en ambos casos E no es compacto.

Subconjuntos conexos de R
Definición V.2.17.- E ⊂ R no es conexo, si existen U y V subconjuntos abiertos de R tales que:
i) E ⊂ U ∪ V .
ii) E ∩ U 6= ∅ y E ∩ V 6= ∅.
iii) U ∩ V = ∅.
Proposición V.2.18.- Si E ⊂ R es conexo, entonces E es un intervalo.
Demostración.- Ejercicio.

V.3 Ejercicios

1.- Sea E ′ el conjunto de los puntos de acumulación de un conjunto E ⊂ R. Demostrar que E ′ es cerrado.
2.- ¿Los subconjuntoss siguientes de R son abiertos, cerrados, acotados, compactos, densos en R? ¿Tienen
puntos aislados, puntos interiores?
  n o
1 m
Z, Q, |n ∈ N , n |m, n ∈ N .
n 2

Nota: E ⊂ R es denso en R, si Ē = R.
3.- Demostrar que si A ⊂ R, entonces
ĀCR = (ACR )◦ .

4.- El conjunto de Cantor. Sea I = [0, 1]. Se plantea

I0 = [0, 1/3]; I2 = [2/3, 1];


I00 = [0, 1/9]; I02 = [2/9, 1/3]; I20 = [2/3, 7/9]; I22 = [8/9, 1];

inductivamente si ai = 0 o 2 (i = 1, . . . , n) se plantea
" n n
#
X ai X ai 1
Ia1 ...an = , + n .
i=1
3i i=1 3i 3
V.3 Ejercicios 67

Sea (ai )i≥1 una sucesión de 0 o 2, es decir ai = 0 o 2.


Mostrar que:

i) Ia1 ...an ⊃ Ia1 ...an+1 .

ii) Existe a ∈ I tal que



\
Ia1 ...an = {a}.
n=1

Se considera la aplicación

c : {(ai )i≥1 |ai = 0 o 2} ← I


(ai ) 7→ a definido en ii).

La imagen de c se llama el conjunto de Cantor K.


Mostrar que:
( ∞
)
X ai
iii) K= x ∈ I|x = , ai = 0 o 2 .
i=1
3i

iv) K es no numerable.
5.- Sea K el conjunto de Cantor, ejercicio 4. Mostrar que:
i) K es cerrado.
ii) K no es denso en ninguna parte, es decir ∀x, y ∈ K, x < y, ∃a, b ∈ R con x ≤ a < b ≤ y tales que
(a, b) ∩ K = ∅.
iii) Cada x ∈ K es un punto de acumulación de K.
Un subconjunto L ⊂ R no vacio que satisface i), ii) y iii) se llama perfecto.
iv) Mostrar que un conjunto perfecto es no numerable.
Capı́tulo VI
Funciones Continuas

VI.1 Lı́mites

El nombre de “función” está reservada a las aplicaciones

f : M → R,

donde M ⊂ R, como el nombre de sucesión está reservada a las aplicaciones a : N → R.


Definición VI.1.1.- Sean f : M → R función, x0 ∈ M ′ , l ∈ R. Se dira que l = lim f (x), si ∀ǫ > 0, ∃δ > 0
x→x0
tal que
x ∈ M y 0 < |x − x0 | < δ ⇒ |f (x) − l| < ǫ.

Remarcas.-
1.- Otra notación, f (x) → l, cuando x → x0 .
2.- En general δ dependerá de ǫ y de x0 .
3.- El conjunto de las x para las cuales |f (x) − l| < ǫ no comprende necesariamente x0 , solo se exige que
x0 sea un punto de acumulación, incluso no es necesario que x0 ∈ M , por lo que no necesariamente f
está definida en x0 .
4.- La definición concierne el comportamiento de f (x) cuando x se aproxima de x0 , no dice nada respecto
de f (x) en x0 .
Proposición VI.1.2.- El lı́mite si existe, es único.
Demostración.- De acuerdo a la definición f : M ⊂ R → R función, x0 ∈ M ′ punto de acumulación de M .
Supongamos que f (x) → l1 y f (x) → l2 cuando x → x0 . Por lo tanto para todo ǫ > 0, ∃δ1 > 0 y ∃δ2 > 0
tales que:
ǫ
x ∈ M y 0 < |x − x0 | < δ1 ⇒ |f (x) − l1 | < (VI.1.1)
2
ǫ
x ∈ M y 0 < |x − x0 | < δ2 ⇒ |f (x) − l2 | < (VI.1.2)
2
Sea x ∈ M tal que 0 < |x − x0 | < min{δ1 , δ2 }, este x existe porque x0 es punto de acumulación de M .
Utilizando (VI.1.1) y (VI.1.2), obtenemos

|f (x) − l1 | + |f (x) − l2 | < ǫ,

y por la desigualdad del triángulo, se tiene


|l1 − l2 | < ǫ,
por lo tanto l1 − l2 = 0, por que sino se tiene un absurdo.
70 VI Funciones Continuas


Ejemplos
1.- Consideremos f : R → R definida por f (x) = x2 . Mostremos que, ∀x0 ∈ R, se tiene

lim f (x) = x20 .


x→x0

En efecto,
f (x) − x20 = x2 − x20 = |x + x0 | · |x − x0 |
≤ (|x| + |x0 |) |x − x0 | .
Supongamos que 0 < |x − x0 | < 1, por lo tanto, 1 > |x − x0 | ≥ |x| − |x0 |, de donde |x| < 1 + |x0 |, si
0 < |x − x0 | < 1. Por consiguiente obtenemos

f (x) − x20 ≤ (|x0 | + 1 + |x0 |) |x − x0 | = (2 |x0 | + 1) |x − x0 |

cuando |x − x0 | < 1.
Sea ǫ > 0 y planteamos  
ǫ
δ = min 1, ,
1 + 2 |x0 | + 1
se ha mostrado que ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 (δ = min(1, ǫ/(1 + 2 |x0 |)) tal que

x ∈ R y 0 < |x − x0 | < 1 ⇒ |f (x) − f (x0 )| < ǫ.

2.- En el ejemplo precedente, se ten´ i a


f (x0 ) = lim f (x).
x→x0

Sea x0 ∈ R dado, consideremos la función g : R → R, definida por


( 2
x si x 6= x0
g(x) =
x20 + 1 si x = x0

Se demuestra con el mismo razonamiento que el ejemplo 1, que

lim = x20 ,
x→x0

aunque g(x0 ) 6= x20 .


3.- Sea f : R → R, dada por 
 −1 si x < 0

f (x) = 0 si x = 0


1 si x > 0
lim f (x) no existe, porque si existiese l = lim f (x), se tendrı́a que ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que
x→0 x→0

0 < |x| < δ ⇒ |f (x) − l| < ǫ.

Por consiguiente, si x es tal que 0 < x < δ se tiene |1 − l| < ǫ; si −δ < x < 0 se tiene |−1 − l| < ǫ.
Por lo tanto, se tendrı́a ∀ǫ > 0 a la vez

|1 − l| < ǫ |−1 − l| < ǫ,

de donde, ∀ǫ > 0
ǫ > |1 − l| + |1 + l| ≥ 2,
VI.1 Lı́mites 71

lo que es absurdo.
4.- Consideremos χQ la función caracterı́stica de Q, recordemos que
(
1 si x ∈ Q
χQ =
0 si x ∈ R − Q

limx→x0 χQ (x) no existe para ningún x0 ∈ R.


Supongamos que existe l con l = limx→x0 χQ (x) para cierto x0 ∈ R; se tendrı́a que ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal
que
x ∈ R y 0 < |x − x0 | < δ ⇒ ǫχQ (x) − l
Como Q es denso en R, existe un x ∈ Q tal que 0 < |x − x0 | < δ, de donde |l − 1| < ǫ.
Como R − Q es denso en R, existe x ∈ R − Q tal que 0 < |x − x0 | < δ, de donde |l| < ǫ. Al igual que el
ejemplo 3, el hecho de tener al mismo tiempo

|l − 1| < ǫ, |l| < ǫ

es un absurdo.
Proposición VI.1.3.- Sean M ⊂ R, M abierto y x0 ∈ M . Sea f : M − {x0 } → R. Si l = lim f (x) y si
x→x0
l > 0, entonces existe un vecindario I = (x0 − δ, x0 + δ) ⊂ M tal que f (x) > 0 ∀x ∈ I, x 6= x0 .
Demostración.- Por hipótesis l = lim f (x) > 0. Tomando ǫ = l/2, existe δ ′ > 0 tal que
x→x0

l
x ∈ M y 0 < |x − x0 | < δ ′ ⇒ |f (x) − l| < ,
2

de donde para x ∈ M ∩ (x0 − δ ′ , x0 + δ ′ ) x 6= x0 , se tiene

l
− < f (x) − l,
2
l
< f (x).
2

Ahora bien O = M ∩ (x0 − δ ′ , x0 + δ ′ ) es abierto, por que es intersección de dos abiertos, luego existe
I = (x0 − δ, x0 + δ) ⊂ O con f (x) > 0, ∀x ∈ I, x 6= x0 .

Lı́mites de funciones y lı́mites de sucesiones
Proposición VI.1.4.- Sean f : M → R, M ⊂ R y x0 ∈ M ′ . Sea l ∈ R, entonces:

lim f (x) = l (VI.1.3)


x→x0

si y solamente si
lim f (an ) = l (VI.1.4)
n→∞

para toda sucesión a : N → M tal que

lim an = x0 y an 6= x0 , ∀n ∈ N. (VI.1.5)
n→∞

Demostración.- Supongamos que (VI.1.3) tiene lugar; por consiguiente, ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que

x ∈ M y 0 < |x − x0 | < δ ⇒ |f (x) − l| < ǫ.


72 VI Funciones Continuas

Tomemos una sucesión {an }∞


1 que satisface (VI.1.5), por lo tanto ∀δ > 0 ∃N ∈ N tal que

n ≥ N ⇒ |an − x0 | < δ,

como an − x0 , se tiene también 0 < |an − x0 |. De esta manera ∀δ > 0, ∃N ∈ N tal que

n ≥ N ⇒ an ∈ M y 0 < |an − x0 | < δ.

Por lo tanto, ∀ǫ > 0 ∃N ∈ N tal que


n ≥ N ⇒ |f (an ) − l| < ǫ;
es decir, lim f (an ) = l.
n→∞
Supongamos que (VI.1.3) no es cierto, mostremos que existe una sucesión que satisface (VI.1.5) tal que
(VI.1.4) no es cierto. En efecto, si (VI.1.3) no es cierto, ∃ǫ > 0 tal que ∀ǫ > 0, ∃x tal que

x ∈ M y 0 < |x − x0 | < δ y |f (x) − l| ≥ ǫ.

Tomemos con este ǫ una sucesión δn → 0 cuando n → ∞ y a cada δn le corresponde un an ∈ M tal que

0 < |an − x0 | < δn y |f (an ) − l| ≥ ǫ.

De aquı́, constatamos que an → x0 cuando n → ∞, pero f (an ) 6−→ l.



Criterio de Cauchy para lı́mites de funciones
Proposición VI.1.5.- Sean f : M → R, M ⊂ R, x0 ∈ M ′ . Entonces

lim f (x) existe


x→x0

si y solamente si

∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que (x1 , x2 ∈ M y 0 < |xi − x0 | < δ, i = 1, 2 ⇒ |f (x1 ) − f (x2 )| < ǫ (VI.1.6)

Demostración. Supongamos que lim f (x) = l existe. Por consiguiente ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que
x→x0

ǫ
x ∈ M y 0 < |x − x0 | < δ ⇒ |f (x) − l| < .
2
De donde, para x1 , x2 ∈ M con |xi − x0 | < δ, i = 1, 2, se tiene
ǫ ǫ
ǫ= + > |f (x1 ) − l| + |l − f (x2 )| ≥ |f (x1 ) − f (x2 )| .
2 2
Por lo tanto, se ha verificado (VI.1.6).
Supongamos que (VI.1.6) es cierto. Tomemos {an }∞ 1 sucesión tal que an ∈ M , an 6= x0 y an → x0 .
(VI.1.6) implica que la sucesión {f (an )} es una sucesión de Cauchy, por consiguiente convergente. Denotemos
l = lim n → ∞f (an ). Ahora bien, ∀ǫ > 0, ∃N ∈ N y ∃δ > 0 tales que
ǫ
n ≥ N ⇒ |f (an ) − l| <
2
ǫ
n ≥ N y x ∈ M 0 < |x − x0 | < δ ⇒ |f (x) − f (an )| < ;
2
remarquemos que esta última afirmación es correcta, porque es suficiente tomar N = max{N ′ , N ′′ }, donde
N ′ es para f (an ) → l y N ′′ es para an → x0 . Aplicando la desigualdad del triángulo, se obtiene

|f (x) − l| ≤ |f (an ) − l| + |f (x) − f (an )| < ǫ,

∀x ∈ M con 0 < |x − x0 | < δ.



VI.1 Lı́mites 73

Lı́mites infinitos y lı́mites cuando x −→ ∞


Definición VI.1.6.- Sea f : M ⊂ R → R y x0 ∈ M ′ . lim f (x) = +∞ si ∀A ∈ R, ∃δ > 0 tal que
x→x0

x ∈ M y 0 < |x − x0 | < δ ⇒ f (x) > A.

Definición VI.1.7.- Sea f : M ⊂ R → R y x0 ∈ M ′ . lim f (x) = −∞ si ∀A ∈ R, ∃δ > 0 tal que


x→x0

x ∈ M y 0 < |x − x0 | < δ ⇒ f (x) < A.

Definición VI.1.8.- Sea f : M ⊂ R → R donde M contiene reales arbitrariamente grandes, l ∈ R. Se dirá

lim f (x) = l,
x→+∞

si ∀ǫ > 0, ∃A ∈ R tal que


x ∈ M y x > A ⇒ |f (x) − l| < ǫ.

Definición VI.1.9.- Sea f : M ⊂ R → R donde M contiene reales arbitrariamente pequeños, l ∈ R. Se dirá

lim f (x) = l,
x→−∞

si ∀ǫ > 0, ∃A ∈ R tal que


x ∈ M y x < A ⇒ |f (x) − l| < ǫ.

Definición VI.1.10.- Sea f : M ⊂ R → R donde M contiene reales arbitrariamente grandes. Se dirá

lim f (x) = +∞,


x→+∞

si ∀M , ∃A tal que
x ∈ M y x > A ⇒ f (x) > M.

Remarca.- De manera análoga, se puede definir las otras posibilidades que se tiene cuando se maneja lı́mites
infinitos.
Limites a la izquierda y lı́mites a la derecha
Notación.- x → x0 + 0, si x → x0 con x > x0 . x → x0 − 0, si x → x0 con x < x0 .
Definición VI.1.11.- Sea : M ⊂ R → R, x0 ∈ M ′ , de manera que en el caso especifico ∀δ > 0 ∃x ∈ M con
0 < x − x0 < δ (−δ < x − x0 < 0), l ∈ R, entonces se puede definir:
1.- lim f (x) = l, si ∀ǫ, ∃δ > 0 tal que
x→x0 +0

x ∈ M y x0 < x < x0 + δ ⇒ |f (x) − l| < ǫ.

2.- lim f (x) = l, si ∀ǫ, ∃δ > 0 tal que


x→x0 −0

x ∈ M y x0 − δ < x < x0 ⇒ |f (x) − l| < ǫ.

Proposición VI.1.12.- Sea f : M ⊂ R → R, x0 punto de interior de M, entonces lim f (x) existe si y


x→x0
solamente lim f (x) y lim f (x) existen y son iguales.
x→x0 +0 x→x0 −0
Demostración.- Ejercicio.
Operaciones con lı́mites
74 VI Funciones Continuas

Proposición VI.1.13.- Sean f, g : M ⊂ R → R, x0 ∈ M ′ . Si lim f (x) y lim g(x) existen, entonces:


x→x0 x→x0
1.- lim (f + g)(x) existe y
x→x0
lim (f + g)(x) = lim f (x) + lim g(x).
x→x0 x→x0 x→x0

2.- lim (f g)(x) existe y


x→x0
lim (f g)(x) = lim f (x) lim g(x).
x→x0 x→x0 x→x0

3.- lim |f | (x) existe y


x→x0

lim |f | (x) = lim f (x) .

x→x0 x→x0

4.- Si además g(x) 6= 0 ∀x ∈ M y lim g(x) 6= 0, lim (f /g)(x) existe y


x→x0 x→x0

lim f (x)
x→x0
lim (f /g)(x) = .
x→x0 lim g(x)
x→x0

Demostración.- Como para las sucesiones. Ejercicio.

VI.2 Continuidad

Definición VI.2.1.- Sean f : M ⊂ R → R y x0 ∈ M ; se dice que f es continua en el punto x = x0 , si


∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que
x ∈ M y |x − x0 | < δ ⇒ |f (x) − f (x0 )| < ǫ.

Remarcas.-
1.- En la definición de continuidad, es necesario que x0 ∈ M .
2.- Si x0 es un punto aislado de M , entonces para δ > 0 lo bastante pequeño (x ∈ M y |x − x0 | < δ ⇒ x = x0 )
y si x = x0 se tiene obviamente |f (x) − f (x0 )| < ǫ, por lo tanto f es continua en x0 , si x0 es un punto
aislado de M .
Proposición VI.2.2.- Si f : M → R y si x0 ∈ M y x0 es un punto de acumulación, entonces f es continua
en x0 si y solamente si
lim f (x) = f (x0 ).
x→x0

Demostración.- Ejercicio.
Definición VI.2.3.- f es continua sobre M , si f es continua en todo punto x ∈ M .
Proposición VI.2.4.- Sean x0 ∈ M ⊂ R y f : M → R. Si f es continua en x0 , y si f (x0 ) > 0, entonces
∃δ > 0 tal que
f (x) > 0, ∀x ∈ M ∩ (x0 − δ, x0 + δ).

Demostración.- Ejercicio.
Proposición VI.2.5.- Sean f, g : M ⊂ R → R, x0 ∈ M ⊂ R. Si f y g continuas en el punto x = x0 ,
entonces
f + g, f g, |f |
VI.2 Continuidad 75

lo son también y f /g es continua en x0 si g(x0 ) 6= 0.


Demostración.- Ejercicio.
Remarca.- g(x0 ) 6= 0 y g continua en x0 , por la proposición VI.2.4, g(x) 6= 0 para cierto vecindario de x0 ,
por consiguiente f /g está bien definida en el mencionado vecindario.
Corolario VI.2.6.- Toda función polinomial real es continua sobre R y toda función racional f (x)/g(x)
donde f (x), g(x) ∈ R[x] es continua sobre

E = R − {ceros reales de g}.

Demostración.- Suficiente mostrar que f (x) = x es continua y f (x) = c es continua, luego aplicar los
resultados de la proposición precedente.

Proposición VI.2.7.- Sean x0 ∈ M ⊂ M y f : M → R. Entonces f es continua en x0 si y solamente si
para toda sucesión {xn } con xn ∈ M y lim xn = x0 , se tiene
n→∞

lim f (xn ) = f (x0 ).


n→∞

Demostración.- Ejercicio.
Remarca.- En la proposición precedente, no se exige que xn 6= x0 .
Composición de Funciones Continuas
Teorema VI.2.8.- Sea f : A → R y g : B → R con A, B ⊂ R y f (A) ⊂ B. Sean a ∈ A y b ∈ B tales que
lim f (x) = b y g continua en el punto b. Entonces
x→a

lim g(f (x)) = g(b).


x→a

Demostración.- Debemos mostrar que ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que

x ∈ A y 0 < |x − a| < δ ⇒ |g(f (x)) − g(b)| < ǫ. (VI.2.1)

Se sabe que: lim f (x) = b; es decir, si ∀η > 0 ∃δ > 0 tal que


x→a

x ∈ A y 0 < |x − a| < δ ⇒ |f (x) − b| < η. (VI.2.2)

g continua en el punto b, es decir ∀ǫ > 0, ∃η > 0 tal que

y ∈ B y |y − b| < δ ⇒ |g(y) − g(b)| < ǫ. (VI.2.3)

En (VI.2.3) se puede tomar y = f (x) con x ∈ A. Por lo tanto por (VI.2.3) se tiene ∀ǫ > 0, ∃η > 0 tal que

x ∈ A y |f (x) − b| < η ⇒ |g(f (x) − g(b)| < ǫ.

Para este η > 0 dado existe δ > 0 dado por (V I.2.2), verificando de esta manera (V I.2.1).

Corolario VI.2.9.- Si además de las hipótesis del teorema, f es continua en x = a, entonces g ◦f es continua
en x = a.
Teorema VI.2.10.- Si f : M → R es continua y M ⊂ R es compacto, entonces f (M ) es compacto.
76 VI Funciones Continuas

Demostración.- Sea {an }∞ ∞


1 una sucesión en f (M ), sea {bn }1 la sucesión en M tal que f (bn ) = an . Como M
es compacto, de {bn }1 se puede extraer una subsuceción {bnk }∞

k=1 convergente con bnk → b ∈ M . Pasemos a
f (M ), sea a = f (b) ∈ f (M ). Como f es continua, en particular en a, se tiene f (bnk ) = ank → a ∈ f (M ). Por
lo que f (M ) es compacto, ya que de toda sucesión en f (M ) se puede extraer una subsucesión convergente,
cuyo lı́mite pertenece a f (M ).

Corolario VI.2.11.- Una función continua f sobre un compacto M es acotada y alcanza sus cotas; es decir,
existen a, b ∈ M tales que
f (a) ≤ f (x) ≤ f (b), ∀x ∈ M.

Demostración.- Por el teorema f (M ) es compacto. Es suficiente mostrar que f (M ) admite un elemento


máximo y un elemento mı́nimo. Como f (M ) es compacto, es mayorado, sea α ∈ R el supremo de f (M ).
Por la definición de sup, se tiene
f (x) ≤ α∀x ∈ M,
∀ǫ, ∃x ∈ M tal que f (x) > α − ǫ.
Eligamos una sucesión {ǫn }∞
1 con ǫn > 0 y ǫn → 0, obtenemos una sucesión {yn } con yn ∈ f (M ) y yn → α,
de donde α ∈ f (M ) y por lo tanto existe b ∈ M tal que f (b) = α. Para el ı́nfimo el razonamiento es análogo.

Remarca.-
1.- a, b del corolario, no son únicos en general. Ver figura VI.1.

b b’
a a’

Figura VI.1.- Máximos y Mínimos de una función.


2.- La conclusión es falsa en general, si f no es continua, o M no es compacto.
Funciones Continuas sobre Intervalos
Intuitivamente se maneja el concepto de continuidad al hecho de poder trazar una curva sin levantar el
dispositivo con que se grafica (un lapiz). La intuición engaña muchas veces y este es uno de los casos.
Ejemplo
1.- Consideremos la función f : (0, 1) → R definida por
f (x) = sin(1/x).
Observamos que |f (x)| ≤ 1 y alcanza sus cotas en los siguients puntos:
1
f (x) = 1 ⇐⇒ x = ,
π/2 + 2πn
1
f (x) = −1 ⇐⇒ x = ,
3π/2 + 2πn
VI.2 Continuidad 77

donde n ∈ N. Por consiguiente esta función alcanza sus cotas una infinidad de veces en el intervalo
(0, 1), con lo que es imposible graficar el grafo de f . En la figura VI.2., se tiene un intento de graficación
del grafo.

Figura VI.2.- Intento de graficación de una función ingraficable.

Teorema VI.2.12.- Bolzano. Sea [a, b] compacto y f : [a, b] → R continua. Si f (a).f (b) < 0, entonces
existe x0 ∈ (a, b) tal que f (x0 ) = 0.
Demostración.- Consideremos el caso en que f (a) < 0 < f (b). Sea

E = {x ∈ [a, b]|f (x)}.

E no es vacio por que a ∈ A, E es mayorado por b, por lo tanto E admite un supremos, denotemoslo por
x0 . Mostraremos que f (x0 ) = 0. En efecto, de acuerdo a la definición de sup, ∀ǫ > 0, ∃x ∈ E tal que

x0 < −x ≤ x0 ,

este x satisface f (x) < 0. Tomando una sucesión {ǫn }∞1 con ǫn → 0, se puede obtener una sucesió {xn }1

en E tal que xn → x0 . Por la continuidad de f , se tiene f (xn ) → f (x0 ). Ahora bien como f (xn ) < 0, se
tiene f (x0 ) ≤ 0.
Por otro lado, se tiene que x0 ∈ E, pero x0 6= 0 por que f (x0 ) ≤ 0 y f (b) > 0, por lo tanto x0 < b, de
donde
x ∈ (x0 , b] ⇒ f (x) ≥ 0.
Tomemos una sucesión {xn }∞
1 con xn ∈ (x0 , b] tal que xn → x0 . Por continuidad se tiene f (x0 ) ≥ 0. De
donde

f (x0 ) = 0.


Corolario VI.2.13.- Sea f : (a, b) → R continua y sean:

α = inf f = inf{f (x)|x ∈ (a, b)},


(a,b)

β = sup f = sup{f (x)|x ∈ (a, b)};


(a,b)

α, β, a, b ∈ R̄. Entonces
(α, β) ⊂ f ((a, b)).

Demostración.- Sea α < y0 < β. Por la definición de α y β existen a1 , b1 ∈ (a, b) tales que

α < f (a1 ) < y0 < f (b1 ) < β.


78 VI Funciones Continuas

Supongamos que a1 < b1 . Consideramos f1 : [a1 , b1 ] → R con

f1 (x) = f (x) − y0 .

f1 es continua porque f lo es. Ahora bien f1 (a1 ) < 0 < f1 (b1 ) y por el teorema de Bolzano existe x0 ∈
(a1 , b1 ) ⊂ (a, b) tal que f1 (x0 ) = 0, de donde f (x0 ) = y0 . Por lo tanto (α, β) ⊂ f ((a, b)).

Remarca.- f ((a, b)) según el caso, es uno de los 4 intervalos:

[α, β], [α, β), (α, β], (α, β).

En efecto, por la definición de β no existe x ∈ (a, b) tal que f (x) > β. Idem para α.
Corolario VI.2.14.- Si [a, b] compacto y f : [a, b] → R continua, entonces f ([a, b]) = [α, β] donde

α = min f, β = max f.
[a,b] [a,b]

Demostración.- Utilizando la demostración del corolario precedente, se tiene f ([a, b]]) ⊃ (α, β). La remarca
precedente indica que f ([a, b]) ⊂ [α, β]. Ahora bien α, β ∈ f ([a, b]) por que f continua sobre un compacto
alcanza sus contas.

Corolario VI.2.15.- f continua sobre un intervalo I, entonces f (I) es un intervalo.
Demostración.- Se visto para (a, b) y [a, b] compacto, demostración análoga para (a, b] y [a, b).

Continuidad Uniforme
En la definición de continuidad de una función f en el punto x0 , el δ > 0 depende en general de ǫ, como x0 .
Definición VI.2.16.- Sean M ⊂ R y f : M → R. Se dice que f es uniformemente continua sobre M , si
∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que
x1, x2 ∈ M y |x1 − x2 | < δ ⇒ |f (x1 ) − f (x2 )| < ǫ.

Demostración.- La continuidad uniforme sobre M es una propiedad global, que implica la continuidad en
cualquier punto de M ; en efecto, suficiente dejar fijo el punto x0 y jugar con la definición.
Ejemplos
2.- La función f : [0, +∞) dada por f (x) = x2 no es continuamente uniforme, aunque sea continua. En
efecto, si lo fuese, ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que

x1 , x2 ≥ 0 y |x1 − x2 | < δ < δ ⇒ |f (x1 ) − f (x2 )| < ǫ.

Ahora bien, se tiene:



ǫ > |f (x1 ) − f (x2 )| = x21 − x22 = |x1 − x2 | |x1 + x2 | .

Consideremos x1 > x2 > N con N > 0. Se obtiene

ǫ > 2n |x1 − x2 | .

Es decir, es necesario que


ǫ
|x1 − x2 | < ,
2N
si se quiere que |f (x1 ) − f (x2 )| < ǫ para x > N . Por lo tanto, es imposible que un mismo δ > 0 sirva
para todo el intervalo [0, +∞).
VI.2 Continuidad 79

3.- Consideremos la función f : [0, a] → R dada por f (x) = x2 . En el ejemplo 1 de la sección VI.1, se vio
que  
ǫ
δ = min ,1 ,
2 |x0 | + 1
para la continuidad uniforme es suficiente tomar
 
ǫ
δ = min ,1 .
2a + 1

Teorema VI.2.17.- Sea f : M → R continua y M ⊂ R compacto. Entonces, f es uniformemente continua


sobre M.
Demostración.- Supongamos la conclusión falsa, es decir que la continuidad de f no es uniforme. Por lo
tanto ∃ǫ > 0 tal que ∀δ > 0 ∃x′ , x′′ ∈ M con |x′ − x′′ | < δ y |f (x′ ) − f (x′′ )| ≥ ǫ.
Tomando una sucesión {δn }∞ ′ ′′
1 con δn → 0 y δn ,se puede obtener dos sucesiones {xn } y {xn } en M con
′ ′′ ′ ′′
|xn − xn | < δn y |f (xn ) − f (xn )| ≥ ǫ.
Como M es compacto se puede extraer una subsucesión {x′nk } convergente cuyo lı́mite está en M ,
digamos a ξ. Por otro lado ′
xn − x′′n < δn −→ 0,
k k k

se ve inmediatamente que x′′nk −→ ξ. Por la continuidad de f en particular en ξ, se tiene

f (x′nk ) −→ f (ξ),
f (x′′nk ) −→ f (ξ),

de donde f (x′nk ) − f (x′′nk ) −→ 0, contradiciendo que

f (x′n ) − f (x′′n ) ≥ ǫ.
k k

Funciones Inversas
Definición VI.2.18.- Sean M ⊂ R f : M → R. Una inversa de f : M → f (M ) es una función g : f (M ) →
M , tal que g(f (x)) = x ∀x ∈ M y f (g(y)) = y ∀y ∈ f (M ).
Remarca.- En el capı́tulo I, se ha visto que f : M → f (M ) admite inversa si y solamente si f es biyectiva
y la inversa es única. En esta nueva definición es suficiente que f sea inyectiva, por que f : M → f (M ) es
automáticamente sobreyectiva.
Definición VI.2.19.- Sea f : I → R es creciente, respectivamente estrictamente creciente, sobre el intervalo
I si x1 < x2 ⇒ f (x1 ) ≤ f (x2 ), respectivamente x1 < x2 ⇒ f (x1 ) < f (x2 ).
La función es decreciente, respectivamente estrictamente decreciente, sobre el intervalo I si x1 < x2 ⇒
f (x1 ) ≥ f (x2 ), respectivamente x1 < x2 ⇒ f (x1 ) > f (x2 ).
Si f es creciente o es decreciente, se dirá que f es monótona.
Si f es estrictamente creciente o estrictamente decreciente, se dirá que f es estrictamente monótona.
Teorema VI.2.20.- Sea I ⊂ R un intervalo. Sea f : I → R continua y estrictamente monótona. Entonces
f admite una inversa g : f (I) → que es también continua y estrictamente monótona en el mismo sentido que
f.
Demostración.- Demostramos el caso en que f es estrictamente creciente sobre I.
Veamos que existe g : f (I) → I inversa de f . f es estrictamente creciente, por lo tanto x1 6= x2 ⇒ f (x1 ) 6=
f (x2 ), es decir f es inyectiva y por consiguiente f : I → f (I) es biyectiva. Por la remarca precedente f
admite inversa, que la denotamos g : f (I) → I. Remarquemos que f (I) = J es un intervalo por el corolario
VI.2.15, ya que f es continua.
80 VI Funciones Continuas

Ahora veamos que g : J → I es estrictamente creciente. Sean y1 < y2 ∈ J, existen x1 , x2 ∈ I tales que
f (x1 ) = y1 y f (x2 ) = y2 . Se tiene que x1 < x2 , por que las otras posibilidades contradecerı́an el hecho que
f sea estrictamente creciente. Por otro lado x1 = g(y1 ) y x2 = g(y2 ), de donde g es estrictamente creciente.
Mostremos la continuidad de g. Supongamos lo contrario, es decir que existe ζ ∈ J donde g no sea continua.
Sea ξ = g(ζ) o lo que es lo mismo f (ξ) = ζ. Si g no es continua en el punto ζ, existe ǫ > 0 tal que ∀δ > 0,
existe y ∈ J con 0 < |y − ζ| < δ y |g(y) − ξ| ≥ ǫ. Tomemos una sucesión {δn } con δn > 0 y δn → 0, por lo
tanto podemos obtener una sucesión {yn }∞ 1 en J con yn 6= ζ,

yn → ζ y |g(yn ) − ξ| ≥ ǫ ∀n ∈ N.
Como {yn }∞
1 es convergente, es acotada; luego existe α, β ∈ J tales que

α ≤ yn ≤ β.
Por lo tanto la sucesión {g(yn ) = xn } es acotada en I. Más precisamente, si denotamos a = g(α) y b = g(β),
y como g es estrictamente creciente, se tiene
xn ∈ [a, b] ⊂ I.
Ahora bien, [a, b] es compacto, por lo tanto se puede extraer una sucesión convergente {xnk } cuyo limite ξ ′
pertenece a [a, b] ⊂ I. Por la definición de lı́mite ξ ′ 6= ξ. Pero como f es continua e inyectiva, la sucesión
{yn } deberı́a converger hacia f (ξ ′ ) 6= ζ lo que es absurdo.

Remarcas.-
1.- Si f admite inversa g, entonces sus grafos
{(x, y)|y = f (x)}, {(x, y)|x = g(y)}
son simétricos respecto a la recta y = x. Ver figura VI.3.

Figura VI.3.- Grafos de una función y su inversa.

2.- Puede suceder que f : I → R tenga una inversa g, sin que f sea estrictamente moótona ni continua.
Se sabe que para que f admita inversa es suficiente y necesario que f sea biyectiva. Por ejemplo,
f : [0, 1] → [0, 1] definida por (
x si x ∈ Q
f (x) =
− x sino
En efecto, si x 6∈ Q, se tiene f (x) = 1 − x 6∈ Q y
f (f (x)) = f (1 − x) = 1 − (1 − x) = x.
Si x ∈ Q, se tiene f (f (x)) = f (x) = x. Por lo tanto la propia inversa de f es f misma. Se puede
mostrar que f es continua solamente en x = 1/2.
VI.3 Ejercicios 81

VI.3 Ejercicios

1.- Calcular los lı́mites siguientes:


√ √
x2 − 3x + 2 1+x− 1−x
lim 3 ; lim ;
x→1 x − 3x2 + 2 x→10 x
√ √
1 + x − 2x
lim √ √ ; lim x[1/x].
x→1 1 + 2x − 3 x→10

2.- Sean
P (x) = a0 + a1 x + · · · + an xn , an 6= 0,
Q(x) = b0 + b1 x + · · · + bm xm , bm 6= 0;
dos polinomios a coeficientes reales.
Mostrar que: 

 0 si m > n


 an
P (x)  b si m = n
lim = n
x→∞ Q(x) 


 + ∞ si m < n y signo(an ) = signo(bn )


− ∞ si m < n y signo(an ) = − signo(bn )

3.- Encontrar los puntos de continuidad de las funciones


(
1 si x 6∈ Q
f1 (x) = (función de Dirichlet),
0 si x ∈ Q

 0 si x 6∈ Q

f2 (x) = 1 p
 si x ∈ Q y x = con mcd(p, q) = 1, q > 0

q q

4.- Demostrar que si g : [a, b] → R es continua y admite cada valor real a lo más una vez, entonces g es
estrictamante monónotona.
5.- a) Demostrar que f : [−1, 1] → R, con f (x) = x1/3 es uniformemente continua.
b)Sea ǫ = 1/10, encontrar δ > 0 tal que

|x1 − x2 | < δ y x1 , x2 ∈ [−1, 1] ⇒ |f (x1 ) − f (x2 )| < ǫ.

6.- Sean −∞ ≤ a < b ≤ +∞, y I un intervalo cualquiera de extremidades a y b. Una función g : I → R es


una función en escalera, si existe un entero n ≥ 1, reales xi ∈ [a, b] con xi < xi+1 i = 0, 1, . . . , n; x0 = a,
xn+1 = b y reales c0 , . . . , cn tales que

g(x) = ci , si xi < x < xi+1 .

No se impone nada respecto los g(xi ).


Demostrar que si [a, b] es compacto y f : [a, b] → R es continua, entonces ∀ǫ > 0 existe una gǫ : [a, b] → R
en escalera, tal que
|f (x) − gǫ (x)| ≤ ǫ, ∀x ∈ [a, b].
Además, se puede elegir gǫ de tal manera que gǫ (x) ≥ 0 sobre [a, b], si f (x) ≥ sobre [a, b].
Capı́tulo VII
Diferenciación

VII.1 Derivadas

Sean M ⊂ R, M abierto y x0 ∈ M . Sea f : M → R. Se considera el cociente de Newton:

q : M − {x0 } −→ R
f (x) − f (x0 )
x 7→ q(x) = .
x − x0

Si l = lim q(x) existe, se dice que f es derivable en el punto x0 , l es su derivada en este punto. Se denota
x→x0
en general (en vez de l) esta derivada por

df
f ′ (x0 ), (x0 ).
dx

Remarcas.-
1.- Si x0 ∈ M y M es abierto, entonces x0 no es un punto aislado, es decir x0 es un punto de acumulación
y por lo tanto se puede pasar al lı́mite x → x0 con x ∈ M .
2.- La interpretación geométrica que se da usualmente a la derivada, cuando M es un intervalo, esta ligada a
la noción de tangente de una curva. En la figura VII.1, se tiene el grafo de una función f (x). El cociente
de Newton en el punto x da la pendiente de la secante a la curva que pasa por los puntos P (x0 , f (x0 ))
y Q(x, f (x)). Hacer x → x0 en la curva es hacer Q → P , lo que da una recta lı́mite llamada tangente.
La pendiente de esta recta es igual a f ′ (x0 ).
84 VII Diferenciación

Figura VII.1.- Interpretación Geométrica de la Derivada.

Ejemplos
1.- f (x) = xn con n ∈ N es derivable en toda la recta real. En efecto

xn − xn0
q(x) = = xx−1 + x0 xn−2 + · · · + x0n−2 x + x0n−1
x − x0
n−1
X
= xk0 xn−1−k ;
| {z }
k=0
→xn−1
0 si x→x0

de donde f ′ (x0 ) = nx0n−1 . Si n = 0, q(x) = 0 y por lo tanto f ′ (x0 ) = 0.


2.- A continuación una función que es continua, pero que no es derivable en un punto. Consideremos
f (x) = |x|. Se tiene (
1, x > 0
q(x) =
−1, x < 0

de donde
lim q(x) = 1 lim q(x) = −1.
x→0+ x→0−

Por lo tanto no existe lim q(x) cuando x → 0. Lo que significa que f no es derivable en x = 0.
Teorema VII.1.1.- Sea x0 ∈ M ⊂ R, M abierto y f : M → R. Si f es derivable en x0 , entonces es continua
en ese punto.
Demostración.- f ′ (x0 ) existe, por lo tanto

f (x) − f (x0 )
lim = f ′ (x0 )
x→x0 x − x0

existe. Por lo tanto la función g : M → R



 f (x) − f (x0 ) si x 6= x
0
g(x) = x − x0
 ′
f (x0 ) si x = x0

es continua en x0 .
Además, se tiene que
f (x) = f (x0 ) + (x − x0 )g(x).
VII.1 Derivadas 85

Pasando al lı́mite, los dos términos del lado derecho son continuos y por lo tanto admiten lı́mite, de donde

lim f (x) = lim f (x0 ) + lim (x − x0 )g(x) = f (x0 ).


x→x0 x→x0 x→x0


La función derivada
Si f : M → R, M ⊂ R abierto y si f ′ (x0 ) existe ∀x0 ∈ M , se puede definir la función derivada de f denotada
por f ′ .
f ′ : M −→ R
x 7→ f ′ (x).
En los casos que sea posible, se puede continuar, si f ′ es derivable en todo punto de M , se define su derivada
(f ′ )′ denotada por f ′′ llamada derivada segunda.
Operaciones racionales
Proposición VII.1.2.- Sean x0 ∈ M ⊂ R, M abierto y f, g : M → R derivables en x0 , entonces:
1.- f + g es derivable en x0 y (f + g)′ (x0 ) = f ′ (x0 ) + g ′ (x0 ).
2.- Si c ∈ R, entonces cf es derivable en x0 y (cf )′ (x0 ) = cf ′ (x0 ).
3.- f g derivable en el punto x0 y

(f g)′ (x0 ) = f ′ (x0 )g(x0 ) + f (x0 )g ′ (x0 ).

4.- Si además g(x0 ) 6= 0, entonces f /g es derivable en x0 y


 ′
f f ′ (x0 )g(x0 ) − f (x0 )g ′ (x0 )
(x0 ) = .
g (g(x0 ))2

Demostración.- Mostremos 4). Es suficiente mostrar que si g ′ (x0 ) existe y g(x0 ) 6= 0, entonces
 
1 −g ′ (x0 )
= .
g (g(x0 ))2

luego se utiliza el punto 3.


g ′ (x0 ) existe, por lo tanto g es continua y como g ′ (x0 ) 6= 0 existe un abierto N ⊂ M con x0 ∈ N tal que
g(x) 6= 0 ∀x ∈ N . De esta manera, el cociente de Newton para 1/g es q : N − {x0 } → R, dado por

1/g(x) − 1/g(x0 ) g(x) − g(x0 ) 1


q(x) = =− .
x − x0 x − x0 g(x)g(x0 )

Como g es continua en x0 y g es derivable en x0 , se obtiene

−g ′ (x0 )
lim q(x) = .
x→x0 (g(x0 ))2


Teorema VII.1.3.- Leibniz. Supongamos que x0 ∈ M ⊂ R, M abierto, f, g : M → R cada una n veces


derivable en el punto x0 . Entonces f g es n veces derivable en el punto x0 y
n  
X n
(f g)(n) (x0 ) = f (k) (x0 )g (n−k) (x0 ),
k
k=0

con la convención f (0) = f .


86 VII Diferenciación

Demostración.- Ejercicio.
Derivación en la Composición de Funciones
Proposición VII.1.4.- Sean M, N ⊂ R abiertos, f : M → R y g : N → R con f (M ) ⊂ N . Si f es derivable
en el punto x0 ∈ M y g es derivable en el punto f (x0 ), entonces g ◦ f : M → R es derivable en x0 y

(g ◦ f )′ (x0 ) = g ′ (f (x0 ))f ′ (x0 ).

Demostración.- Se trata de considerar q : M − {x0 } → R dada por

g ◦ f (x) − g ◦ f (x0 )
q(x) = ,
x − x0

ver que lim q(x) existe y que vale g ′ (f (x0 ))f ′ (x0 ).
x→x0
Introducimos la función h : N → R, definida por

 g(y) − g(f (x0 )) si y 6= f (x0 )
h(y) = y − f (x0 )
 ′
g (f (x0 )) si y = f (x0 )

h es continua en el punto f (x0 ) por construcción. Y se tiene

g(y) − g(f (x0 )) = h(y)(y − f (x0 )).

Rescribiendo q, tenemos que  


f (x) − f (x0 )
q(x) = h(f (x)) .
x − x0
Puesto que h es continua en f (x0 ) y f es derivable en x0 , además h ◦ f también es continua, de donde

lim q(x) = lim h(f (x))f ′ (x0 ) = g ′ (f (x0 ))f ′ (x0 ).


x→x0 x→x0


Derivada de la función inversa


Proposición VII.1.5.- Sean I ⊂ R intervalo f : I → R estrictamente monótona y continua; g : f (I) → I
la inversa de f . Si f es derivable en un punto interior x0 de I y si f ′ (x0 ) 6= 0, entonces g es derivable en el
punto y0 = f (x0 ) y se tiene
1
g ′ (y0 ) = ′ .
f (x0 )

Demostración.- Denotemos J = f (I). Tomemos una sucesión {ηn } con ηn ∈ J y ηn → y0 , además podemos
suponer que ηn 6= y0 . Sea {xin } la sucesión en I tal que f (ξn ) = ηn . Por lo tanto ξn 6= x0 y ξn → x0 por la
continuidad de g, ya que f es continua y estrictamente monótona. Se tiene:

g(ηn ) − g(y0 ) ξ n − x0 1
lim = lim == ′ .
n→∞ ηn − y0 n→∞ f (ξ) − f (x0 ) f (x0 )

Remarquemos que la suposición de que ηn 6= 0 es necesaria, debido a que el cociente de Newton, no está
definido para y = y0 .

Ejemplo
3.- Analizemos la derivabilidad de xα con α ∈ Q.
VII.2 Comportamiento de Funciones 87

i) Para n ∈ N la función f (x) = xn es derivable en todo x ∈ R y se tiene

f ′ (x) = nxn−1 .

Cuando n = 0, f ′ (x) = 0.
ii) Utilizando las reglas de cálculo, para n ∈ N, f (x) 6= 0, si x 6= 0. Por lo tanto 1/f es derivable ∀x 6= 0
y  ′
1 −f ′ (x) nxn−1
(x) = 2 = − 2n = −nx−n−1 .
f (f (x)) x
Por lo tanto
(xn )′ = nxn−1 ,
para todo n ∈ Z, n 6= 0 y ∀x ∈ R si n ≥ 1 y ∀x ∈ R x 6= 0 si n ≤ −1.
iii) Consideremos f (x) = xn con n ∈ N y x > 0, f es estrictamente creciente y continua, luego existe g
inversa, denotada por g(x) = x1/n . Esta función es derivable por lo que precede y

1 1 1 x1/n 1
g ′ (x) = n ′ = n−1 = n x = x1/n−1 .
(y ) ny n

De donde (x1/n )′ = n1 x1/n−1 si x > 0 y n ∈ R.


iv) Si α ∈ Q α 6= 0, entonces existen m ∈ Z m 6= 0 y n ∈ N tales que mcd(m, n) = 1 con α = m/n.
Ahora bien, para x > 0, se tiene
xα = (1/n )m ,
por lo tanto xα = g ◦ f (x) donde f (x) = x1/n y g(x) = xm . Aplicando el resultado sobre la derivabilidad
de la composición de funciones, se tiene que xα es derivable y
1 m
(xα )′ = m(x1/n )m−1 x1/n−1 = xm/n−1 = αxα−1 .
n n

VII.2 Comportamiento de Funciones

Definición VII.2.1.- Sea x0 ∈ M ⊂ R, M abierto y f : M → R. f es estrictamente creciente en el punto


x0 , si existe δ > 0 tal que
x ∈ (x0 − δ, x0 ) ⇒ f (x) < f (x0 ),
x ∈ (x0 , x0 + δ) ⇒ f (x0 ) < f (x).
f es estrictamente decreciente en el punto x0 , si existe δ > 0 tal que

x ∈ (x0 − δ, x0 ) ⇒ f (x) > f (x0 ),


x ∈ (x0 , x0 + δ) ⇒ f (x0 ) > f (x).

f es creciente en el punto x0 , si existe δ > 0 tal que

x ∈ (x0 − δ, x0 ) ⇒ f (x) ≤ f (x0 ),


x ∈ (x0 , x0 + δ) ⇒ f (x0 ) ≤ f (x).

f es decreciente en el punto x0 , si existe δ > 0 tal que

x ∈ (x0 − δ, x0 ) ⇒ f (x) ≥ f (x0 ),


x ∈ (x0 , x0 + δ) ⇒ f (x0 ) ≥ f (x).
88 VII Diferenciación

Remarca.- f : I → R con I intervalo. f puede ser estrictamente creciente en un punto x0 sin que sea
creciente en ningún intervalo abierto que contenga x0 , ver ejercicio 3.
Proposición VII.2.2.- Sean x0 ∈ M ⊂ R, M abierto y f : M → R. Si f es derivable en el punto x0 y si
f ′ (x0 ) > 0, entonces f crece estrictamente en el punto x0 . Si f ′ (x0 ) < 0, entonces f decrece estrictamente.
Demostración.- Demostremos para f ′ (x0 ) > 0. Consideremos el cociente de Newton

f (x) − f (x0 )
q(x) = , x 6= x0 .
x − x0

Puesto que f es derivable en x0 , se tiene que lim q(x) = l > 0 existe. Utilizando la proposición concerniente
x→x0
a los límites > 0, existe δ > 0 tal que

q(x) > 0, ∀x ∈ (x0 − δ, x0 + δ) − {x0 },

de donde f (x) − f (x0 ) y x − x0 tienen el mismo signo.



Extremos de una función derivable
Definición VII.2.3.- Sean c ∈ I ⊂ R, I intervalo y f : I → R. Se dice que f presenta un máximo local en
c, si existe un ǫ > 0 tal que
x ∈ I ∩ (c − ǫ, c + ǫ) ⇒ f (x) ≤ f (c).
Se define un mı́nimo local en c por la desigualdad opuesta.
Un extremo local es un máximo local o un mı́nimo local.
Proposición VII.2.4.- Sea I ⊂ R un intervalo abierto, sea f : I → R derivable en el punto c ∈ I. Si f
presenta un extremo local en el punto c, entonces f ′ (c) = 0.
Demostración.- En efecto, si f ′ (c) > 0, f crecerı́a estrictamente en c por lo que f no podrı́a presentar un
extremo, si f ′ (c) < 0, f decrece estrictamente por lo que tampoco f puede tener un extremo local en c. Por
lo que queda f ′ (c) = 0.

Remarcas.-
1.- Puede suceder que f ′ (c) = 0 sin que f presente un extremo local en el punto c. Por ejemplo f (x) = x3
y x = 0.
2.- f puede tener un extremo local en un punto donde no exista la derivada. Por ejemplo f (x) = |x| en
x = 0.
3.- El criterio f ′ (c) = 0, solo se aplica a los puntos de un intervalo abierto. Si f está definida sobre [a, b],
puede suceder que f (a) y o f (b) sean extremos.
4.- El máximo de f sobre [a, b] con f es el más grande de los máximos locales. El mı́nimo de f sobre [a, b]
es el más pequeño de los mı́nimos locales.
VII.2 Comportamiento de Funciones 89

Condiciones de Rolle
Sea f : [a, b] → R continua, derivable sobre (a, b). Su máximo y su mı́nimo sobre [a, b] deben buscarse en el
conjunto
{f (a), f (b)} ∪ {f (c)|c ∈ (a, b) y f ′ (c) = 0}.

Teorema VII.2.5.- Sea f : [a, b] → R continua y derivable sobre (a, b). Si f (a) = f (b), entonces existe
ξ ∈ (a, b) tal que f ′ (ξ) = 0.

Figura VII.2.- Condiciones de Rolle.


Demostración.- f continua sobre un compacto [a, b], por lo tanto admite un máximo y un mı́nimo sobre
este intervalo. Si f es constante sobre [a, b], entonces f ′ (x) = 0, para todo x ∈ (a, b), por consiguiente tomar
ξ cualquiera en (a, b).
Si f no es constante sobre [a, b], existe x ∈ (a, b) tal que f (x) 6= f (a). Sea f (x) > f (a), sea f (x) < f (a).
En el primer caso, f debe tomar su máximo en un punto interior de [a, b] por que f (x) > f (b); llamemos
ξ ∈ (a, b) al punto de f alcanza su máximo, como f es derivable sobre (a, b), se tiene f ′ (ξ) = 0. En el caso
f (x) < f (a) f alcanza su mı́nimo en el interior de [a, b] y el razonamiento es análogo.

Corolario VII.2.6.- Si f es continua sobre [a, b], derivable sobre (a, b), entonces entre dos ceros de f existe
al menos un cero de f ′ .
Teorema VII.2.7.- Incrementos finitos de Lagrange.Sea f : [a, b] → R continua y derivable sobre (a, b).
Entonces existe ξ ∈ (a, b) tal que
f (b) − f (a) = (b − a)f ′ (ξ).

a ξ b x
Figura VII.3.- Incrementos Finitos de Lagrange.
Demostración.- Consideramos g : [a, b] → R definida por g(x) = f (x) − λx donde λ ∈ R de manera que
g(b) = g(a). Tomando
f (b) − f (a)
λ=
b−a
g satisface las condiciones de Rolle, por lo tanto existe ξ ∈ (a, b) tal que
g ′ (ξ) = f ′ (ξ) − λ = 0,
f (b) − f (a)
f ′ (ξ) = .
b−a

90 VII Diferenciación

Corolario VII.2.8.- Si f : [a, b] → R continua, derivable sobre (a, b) y si f ′ (x) = 0 ∀x ∈ (a, b); entonces f
es constante sobre [a, b].
Demostración.- Mostraremos que f (x) = f (a) para todo x ∈ [a, b]. En efecto, sea x > a. Por el teorema
de incrementos finitos de Lagrange, existe ξ ∈ (a, x) tal que

f (x) − f (a) = (b − x)f ′ (ξ) = 0.




Corolario VII.2.9.- Si f : [a, b] → R continua, derivable sobre (a, b) y si f ′ (x) > 0 para todo x ∈ (a, b),
entonces f es estrictamente creciente sobre [a, b].
Demostración.- Sean x1 < x2 ∈ [a, b], por el teorema de incrementos finitos existe ξ ∈ (x1 , x2 ) tal que

f (x2 ) − f (x1 ) = (x2 − x1 )f ′ (ξ) > 0.




Remarca.- Si f ′ (x) ≥ 0, para todo x ∈ (a, b), entonces f es no decreciente sobre [a, b]. Puede suceder
que una función sea estrictamente creciente y que f ′ se anule en ciertos puntos, incluso en una infinidad de
puntos de (a, b).
Teorema VII.2.10.- Incrementos finitos de Cauchy. Sean f, g ∈ [a, b] → R continuas y derivables sobre
(a, b) y si g ′ (x) 6= 0 ∀x ∈ (a, b), entonces existe ξ ∈ (a, b) tal que

f (b) − f (a) f ′ (ξ)


= ′ .
g(b) − g(a) g (ξ)

Demostración.- Remarquemos que g(b) − g(a) 6= 0, porque sino por el Teorema de Rolle existirı́a η con
g ′ (η) =. Consideremos la función φ : [a, b] → R definida por

f (b) − f (a)
φ(x) = f (x) − g(x).
g(b) − g(a)

Observamos que φ(a) = φ(b) = 0, por construcción φ es continua sobre [a, b] y derivable sobre (a, b), de
donde por las condiciones de Rolle, existe ξ ∈ (a, b) tal que φ′ (ξ) = 0. Obteniendo ası́ lo que se quiere
mostrar.

Sobre la condición de derivabilidad
Proposición VII.2.11.- Sean x0 ∈ M ⊂ R, M abierto y f : M → R. f es derivable en el punto x0 si y
solamente si existe c ∈ R y una función ϕ : M → R tales que se tenga:

ϕ(x)
f (x) = f (x0 ) + c(x − x0 ) + ϕ(x), con →0
x − x0

cuando x → x0 .
Si este es el caso c = f ′ (x0 ).
Demostración.- Supongamos la existencia de c y ϕ como en el enunciado. Se tiene que

ϕ(x)
q(x) = c + , x 6= x0 .
x − x0

Por hipótesis sobre ϕ se tiene que lim q(x) = c, de donde f es derivable en x0 y f ′ (x0 ) = c.
x→x0
VII.2 Comportamiento de Funciones 91

Supongamos que f sea derivable en el punto x0 , planteamos

ϕ(x) = f (x) − f (x0 ) − c(x − x0 ),

con c = f ′ (x0 ), tenemos que

ϕ(x) f (x) − f (x0 )


lim = lim − c = 0.
x→x0 x − x0 x→x0 x − x0


Remarca.- La proposición precedente puede interpretarse geométricamente de la manera siguiente “f es


derivable en el punto x0 si y solamente si f puede ser aproximada por una función afı́n lineal g(x) =
f (x0 ) + c(x − x0 ) de tal manera que el error relativo ϕ(x)/(x − x0 ) tienda a 0 cuando x → x0 .
Reglas de l’Hôpital
Muy a menudo, debe determinarse lı́mites de la forma

f (x)
lim ,
x→x0 g(x)

donde f (x) → 0 y g(x) → O o f (x) → ±∞ y g(x) → ±∞. Por consiguiente, las reglas de cálculo para
lı́mites no pueden aplicarse, porque nos encontramos ante operaciones que no son definidas en R̄.
Teorema VII.2.12.- Reglas de l’Hôpital. Sean f, g : (a, b) → R derivables sobre (a, b), donde −∞ ≤ a <
b ≤ +∞ y g ′ (x) 6= 0 ∀x ∈ (a, b). Si sea

lim f (x) = lim g(x) = 0 (VII.2.1)


x→b−0 x→b−0

sea
lim f (x) = lim g(x) = ±∞ (VII.2.2)
x→b−0 x→b−0

y si
f ′ (x)
lim ′ = l, l ∈ R̄ (VII.2.3)
x→b−0 g (x)

Entonces
f (x)
lim = l. (VII.2.4)
x→b−0 g(x)

Demostración.- La demostración la realizaremos para el caso en que b, l ∈ R, dejando las otros casos como
ejercicio.
Veamos primero que existe c ∈ (a, b) tal que ∀x ∈ (c, b) g(x) 6= 0. En efecto, si g(x) → +∞ cuando
x → b − 0, existe δ > 0 tal que x ∈ (b − δ, b) ⇒ g(x) > 1, planteamos c = b − δ; idem para g(x) → −∞. Si
g(x) → 0, prolongamos g sobre (a, b] con g(b) = 0, por consiguiente se tiene que g es continua sobre (a, b]
y derivable sobre (a, b), de donde g(x) 6= 0 para todo x ∈ (a, b), porque sino por el teorema de incrementos
finitos de Lagrange, existirı́a ξ ∈ (a, b) con g ′ (ξ) = 0. Para efectos prácticos nos restringiremos a (c, b).
Ahora mostremos, que ∀ǫ > 0, ∃x1 (ǫ) ∈ (a, b) tal que

f (x) − f (y) 1
x1 ≤ x < y < b ⇒ − l < ǫ. (VII.2.5)
g(x) − g(y) 2

En efecto, si a < x < y < b, entonces f y g cumplen sobre [x, y] las condiciones de los incrementos finitos de
Cauchy, por el teorema respectivo, existe ξ ∈ (x, y) tal que

f (x) − f (y) f ′ (ξ)


= ′ (VII.2.6)
g(x) − g(y) g (ξ)
92 VII Diferenciación

Por otro lado, se tiene f ′ (ξ)/g ′ (ξ) → l, si ξ → b − 0, por consiguiente, ∀ǫ > 0, ∃x1 (ǫ) ∈ (a, b) tal que

f (ξ) 1
x1 < ξ < b ⇒ ′
− l < ǫ (VII.2.7)
g (ξ) 2

Por (VII.2.6) y (VII.2.7), se tiene (VII.2.5).


Ahora mostremos las reglas de l’Hôpital. Veamos primero el caso en que g(y) → 0 cuando y → b − 0.
En (VII.2.5) fijamos x y hacemos y → b − 0. (VII.2.5) se convierte en ∀ǫ > 0 ∃x1 ∈ (a, b) tal que

f (x) ǫ
x ∈ (x1 , b) ⇒ − l ≤ < ǫ;
g(x) 2
es decir
f (x)
lim = l.
x→b−0 g(x)
En el segundo caso en que g(y) → ±∞ cuando y → b − 0, se tiene

f (y) − f (x) f (y)/g(y) − f (x)/g(y)


= ,
g(y) − g(x) 1 − g(x)/g(y)
dejando fijo x y haciendo y → b − 0, se tiene
f (x) g(x)
→0y → 0,
g(y) g(y)

de donde (VII.2.5) se convierte


 
f (y) f (x) g(x) 1 g(x)

g(y) − − l 1 − < ǫ 1 − ,
g(y) g(y) 2 g(y)
   
f (y) lg(x) − f (x) 1 g(x)

g(y) − l + < ǫ 1 − .
g(y) 2 g(y)

Aplicando la desigualdad del triangulo, se obtiene para x ∈ (b − δ, b) con δ > 0 lo suficientemente pequeño,

f (y) 1 g(x) lg(x) − f (x)
g(y) − l < 2 1 − g(y) + < ǫ.

g(y)
| {z } | {z }
→1 →0

Por consiguiente f (y)/g(y) → l cuando y → b − 0.



Derivadas por la izquierda y por la derecha
Se ha considerado la derivación subre abiertos de R, por ejemplo sobre intervalos abiertos (a, b) con −∞ ≤
a < b ≤ +∞. A veces, es útil el caso en que la interpretación geométrica serı́a el de la figura VII.4.

Figura VII.4.- Derivadas por la izquierda y derecha.


VII.2 Comportamiento de Funciones 93

El grafo de y = f (x) no tiene tangente en el punto P (x0 , f (x0 ), pero cuando x → x0 + 0, la cuerdas que
unen P y Q(x, f (x)) admiten una posición lí mite. O todavia en el caso de las funciones

f : [a, b] → R,

se puede considerar el caso x0 = a o x0 = b realizando x → a + 0 o x → b − 0 respectivamente.


Definición VII.2.13.- Sean x0 ∈ M ⊂ R y f : M → R definidad a la derecha del punto x0 ; es decir ∃δ > 0
tal que
(x0 , x0 + δ) ⊂ M
Se considera q : M − {x0 } → R dado por

f (x) − f (x0 )
q(x) = .
x − x0

Si el lı́mite a la derecha, lim q(x) existe, se llama derivada a la derecha de f en el punto x0 y se lo denota
x→x0 +0

f+ (x0 ).

De manera análoga se define f− (x0 ) = lim q(x), si f está definida a la izquierda de x0 .
x→x0 −0

Proposición VII.2.14.- Si M ⊂ R abierto, x0 ∈ M y f : M → R, entonces f es derivable en el punto x0


′ ′
si y solamente si f+ (x0 ) y f− (x0 ) existen y son iguales.
Demostración.- Ejercicio.
Remarca.- Las reglas de l’Hôpital dan el mismo resultado para

f (x)
lim
x→a+0 g(x)

o para
f (x)
lim
x→c g(x)
donde c ∈ (a, b).
Extremos y derivadas de orden superior
Teorema VII.2.15.- Sea f : (a, b) → R y c ∈ (a, b). Supongamos que para un cierto n ≥ 2 se tenga

f ′ (c) = f ′′ (c) = · · · = f (n−1) (c) = 0 y f (n) (c) 6= 0.

Entonces, si 2|n, f admite un extremo local en el punto c y es un máximo local si f (n) (c) < 0 y es un mı́nimo
local si f ′ (c) > 0. Si por el contrario 2 6 |n f no admite un extremo local en el punto c.
Demostración.- La existencia de f (k) (c) implica que f (k−1) esté definida en un cierto vecindario de c y por
lo que existe un vecindario (c − δ, c + δ) ⊂ (a, b) donde f es n − 1 veces derivable. Consideremos la función
F : (−δ, δ) → R dada por
f (n)
F (h) = f (c + h) − f (c) − hn .
n!
Observamos que F es n−1 veces derivable sobre (−δ, δ) porque f (c+h) lo es f (c) constante es indefinidamente
derivable y hn (f (n) (c)/n!) es un monomio que es indefinidamente derivable. Solo podemos asegurar que F
es n veces derivable en el punto h = 0.
Ahora bien, tenemos que para k = 1, . . . , n − 1

f (n) (c)
F (k) (0) = f (k) (c) − hn−k =0
(n − k)!
94 VII Diferenciación

por que f (k) (c) = 0 para k = 1, . . . , n − 1. Para n se tiene

F (n) (0) = f (n) (c) − f (n) (c) = 0.

Aplicando la regla de l’Hôpital n − 1 veces, las hipótesis ası́lo permiten, se obtiene

F (h) 1 F (n−1) (h)


lim n = lim .
h→0 h n! h→0 h
Por otro lado por la proposicion VII.2.11, se tiene

F (n−1) (h) = F (n−1) (0) + hF (n) (0) + ϕ(h) = ϕ(h)

(ϕ(h)/h) → 0 cuando h → 0, de donde


F (h)
lim = 0.
h→0 hn
Por lo tanto
f (c + h) − f (c) 1
lim n = f (n) (c) 6= 0,
h→0 h n!
por consiguiente, existe δ > 0 tal que 0 < |h| < δ implica que
 
f (c + h) − f (c)
signo = signo(f (n) (c)),
hn

donde (
1 si x ≥ 0
signo(x) =
−1 si x < 0

Ahora bien, si 2|n, se tiene hn > 0 cuando h 6= 0, por lo tanto si f (n) (c) > 0, se tiene signo(f (c+h)−f (c)) = 1,
de donde para 0 < |h| < 1 se tiene f (c + h) − f (c) > 0, es decir f (c + h) > f (c). Por consiguiente f presenta
un mı́nimo local en c. De la misma manera si 2|n y f (n) (c) < 0, se muestra que f presenta un máximo local
en c.
Si 2 6 |n hn cambia de signo cuando h cambia de signo, por lo que f (c + h) − f (c) cambia de signo cuando
h cambia de signo.

Remarca.- La función f : R → R definida por
( 2
e−1/x si x 6= 0
f (x) =
0 si x = 0

es tal que f (k) (0) = 0 para todo k ∈ N, pero esta función admite un mı́nimo local en x = 0, ver figura VII.5.

Figura VII.5.- Función no nula con sus derivadas nulas.

Convexidad
VII.3 Ejercicios 95

Definición VII.2.16.- Una f : I → R es convexa sobre el intervalo I, si ∀x1 < x2 ∈ I y ∀λ ∈ [0, 1], se tiene

f (λx1 + (1 − λ)x2 ) ≤ λf (x1 ) + (1 − λ)f (x2 ).

Definición VII.2.17.- Una f :: I → R es cóncava sobre el intervalo I si −f es convexa.


Teorema VII.2.18.- Sean I ⊂ R intervalo abierto y f : I → R dos veces derivable. Si f ′ (x) ≥ 0 ∀x ∈ I,
entonces f es convexa sobre I.
Demostración.- Sean x1 < x2 ∈ I y λ ∈ (0, 1). Denotemos x = λx1 + (1 − λ)x2 , se tiene x1 < x < x2 .
Sobre I, f ′ existe, por lo tanto f es continua sobre [x1 , x2 ] ⊂ I, de donde

f (x) − f (x1 ) = (x − x1 )f ′ (ξ1 ),


f (x2 ) − f (x) = (x2 − x)f ′ (ξ2 ),

para ciertos ξ1 ∈ (x1 , x) y ξ2 ∈ (x, x2 ).


Por otro lado (f ′ )′ = f ′′ y f ′′ (x) ≥ 0 conduce a que f ′ sea creciente sobre I, por consiguiente f ′ (ξ1 ) ≥

f (ξ2 ). De donde
f (x) − f (x1 ) f (x2 ) − f (x)
≤ ,
x − x1 x2 − x
obteniendo:

(x2 − x)(f (x) − f (x1 )) ≤ (f (x2 ) − f (x))(x − x1 ),


(x2 − x1 )f (x) ≤ (x2 − x)f (x1 ) + (x − x1 )f (x2 ),
x2 − x x − x1
f (x) ≤ f (x1 ) + f (x2 ),
x 2 − x1 x2 − x1
x − x1
f (x) ≤ λf (x1 ) + (1 − λ)f (x2 ), λ =
x 2 − x1


VII.3 Ejercicios

1.- Calcular las derivadas de las funciones siguientes, precisando cuando y donde este cálculo es valido:

ax + b x2 − 1 (x + a)(x + b) (x + a)n
, , , ,
cx + d x4 − 1 xn (x + b)m
r  m
a + bx x 1 x
, √ , , .
a − bx a + bx 1 − xp sin x

2.- a) Sean x0 ∈ M ⊂ R, M abierto, y f, g : M → R derivables en el punto x0 . Demostrar que la función


f g es derivable en x0 y que
(f g)′ (x0 ) = f ′ (x0 )g(x0 ) + f (x0 )g ′ (x0 ).

b) (Fórmula de Leibniz). Si f (k) (x0 ) y g (k) (x0 ) existen para k = 1, . . . , n, entonces (f g)(n) (x0 ) existe y
n
X
(f g)(n) (x0 ) = f (ν) (x0 )g (n−ν) (x0 ).
ν=0

c) ¿Qué identidad entre coeficientes binomiales se obtiene planteando f (x) = g(x) = xn ?


96 VII Diferenciación

3.- i) Una f : R → R puede ser en todo lado derivable, sin que su derivada no sea en todo lado continua;
considerar f : R → R definida por
(
x2 sin(1/x), si x 6= 0
f (x) =
0 si x = 0.

ii) Construir una g : R → R tal que g ′ (0) > 0, pero que no exista ningún intervalo (−δ, δ) donde g sea
creciente.
Indicación.- Intentar g(x) = f (x) + λx, donde λ ∈ R y f es como en el inciso i).
4.- Demostrar que existe un único x ∈ R tal que

1 1
3 + = 0.
(x + 1) (x − 2)5

5.- Sean a0 , . . . , an ∈ R. Demostrar que si


a1 an−1
a0 + + ···+ = 0,
2 n+1

entonces el polinomio
a0 + a1 x + · · · + an−1 xn−1 + an xn
tiene al menos una raiz en el intervalo abierto (0, 1).
6.- Se sabe que f : (a, b) → R es continua y que es en todo lado derivable, salvo quizás en el punto x0 ∈ (a, b).
Se supone que lim f ′ (x) existe. Demostrar que entonces este lı́mite debe ser f ′ (x0 ).
x→x0

7.- Calcular los lı́mites siguientes:


p
2x − x4 − x1/3 mxm+1 − (m + 1)xm + 1
lim , lim ,
x→1 1 − x3/4 x→1 (x − 1)2
p p
a + bx + cx2 − a − bx + cx2
lim p p ,
x→0 α + βs − α − βx
   
2 1 a b
lim − x , lim a − .
x→0 x e −x−1 x→1 1−x 1 − xb

8.- Sea f : R → R, dos veces derivable, y tal que


i) existe a y b, a < b, tales que f (a) = f (b) = 0,
ii) existe c, a < c < b, tal que f (c) > 0.
Demostrar que existe un x0 , a < x0 < b tal que f ′′ (x0 ) < 0.
8.- Respecto las hipótesis del teorema de l’Hôpital. Mostrar que si g : (a, b) → R es derivable, si g ′ (x) 6= 0
sobre (a, b) y si lim g(x) = 0, entonces g(x) 6= 0 sobre (a, b).
x→b−0

9.- Teorema de Darboux. Sea I ⊂ R un intervalo abierto y sea f : I → R derivable. Demostrar que f ′ (I)
es un intervalo.
10.- Se considera la función f : [0, 1] → R, definida por
(
0, si x = 0
f (x) =
x sin(1/x), si 0 < x ≤ 1.

a) Demostrar que f es uniformemente continua sobre el intervalo [0, 1].


VII.3 Ejercicios 97

b) Determinar un δ > 0, tal que

1
|x1 − x2 | < δ ⇒ |f (x1 ) − f (x2 )| ≤ .
10

11.- Demostrar que cada uno de los polinomios siguientes tiene exactamente una raiz positiva.

p1 (x) = 12x4 + 14x3 + 3x2 − 5,


p2 (x) = 12x4 − 14x3 − 3x2 − 5,
p3 (x) = 12x4 + 14x3 − 3x2 − 5,

Sugestión.- Para p3 (x) considerar p3 (x)/x2 .


12.- Regla de Descartes. Se considera el polinomio

p(x) = an xn + · · · + a1 x + a0 ,

donde a0 , . . . , an ∈ R y an 6= 0. Se dice que la sucesión (a0 , a1 , . . . , an ) presenta N cambios de signo, si


hay N pares k, l k < l tales que ak al < 0 y ai = 0 para k < i < l.
Demostrar que el número de ceros de p(x) sobre (0, +∞) es a lo más igual al número de cambios de
signo de la sucesión (a0 , a1 , . . . , an ), cada cero se cuenta con su multiplicidad.
Indicación.- Inducción sobre N : Si N ≥ 1 y si ak al < 0 como arriba, se considera xk+1 (x−k p(x))′ , como
en el ejercico 11.
Capı́tulo VIII
La Integral de Riemann

VIII.1 Construcción de la Integral de Riemann

En esta sección solo consideraremos funciones

f : [a, b] → R,

donde f es acotada y −∞ < a < b < +∞.


Definición VIII.1.1.- Una división D de [a, b] en n partes es un conjunto de n + 1 numeros reales xν tales
que
D = {x0 = a, x1 , . . . , xn−1 , xn = b},
con a < x1 < · · · < xi < xi+1 < · · · < b. Iν = [xν−1 , xν ], ν = 1, . . . , n es el ν-simo subintervalo de D.

δν = xν − xν−1 ,

δ ∗ = max δν se llama la norma de D, se lo denota también δ ∗ (D).


Afinamientos
Definición VIII.1.2.- D1 , D2 divisiones de [a, b], D2 afina D1 , si cada punto de división de D1 es igualmente
un punto de división de D2 , se denota por D1 ⊂ D2 .
Sumas aproximantes
f acotada sobre [a, b], lo es también sobre cada Iν ⊂ [a, b], denotemos:

mν = inf f (x), Mν = sup f (x).


x∈Iν x∈Iν

Se define la suma aproximante por defecto para f y D o suma pequeña de Darboux a


n
X
s = sf (D) = δν mν .
ν=1

y la suma aproximante por exceso para f y D o suma grande de Darboux a


n
X
S = Sf (D) = δν Mν .
ν=1

Puesto que mν ≤ Mν , se tiene


sf (D) ≤ Sf (D).
100 VIII La Integral de Riemann

Sumas de Riemann
Sean ξν ∈ Iν arbitrarios. La suma de Riemann para f y D es
n
X
σ = σf (D) = f (ξν )δν .
ν=1

Puesto que mν ≤ f (ξν ) ≤ Mν , se tiene

sf (D) ≤ σf (D) ≤ Sf (D). (VIII.1.1)

Definición VIII.1.3.- Si σf (D) admite un lı́mite real cuando δ ∗ (D) → 0, se dice que f es integrable en el
sentido de Riemann sobre el intervalo compacto [a, b]. Su lı́mite se denota por
Z b Z b
f o f (x) dx
a a

y se llama la integral de f sobre [a, b].


Definición VIII.1.4.- Se dirá que σf (D) → I ∈ R cuando δ ∗ (D) →), si ∀ǫ > 0 ∃δ > 0 tal que para todo
división D con δ ∗ (D) se tenga
X

|σf (D) − I| = nf (xiν )δν − I < ǫ

ν=1

cualquiera sea la elección de los ξν ∈ Iν (ν = 1, . . . , n).


Para simplificar el estudio del pasaje al lı́mite, consideremos primero las sumas de Darboux.
Integral superior e inferior
Sean f : [a, b] → R acotada, con −∞ < a < b < +∞,

m = inf f, M = sup f.
[a,b] [a,b]

D = {a, x1 , x2 , . . . , xn−1 , b} división, Iν = [xν−1 , xν ], mν , Mν como más arriba. Se tiene de manera trivial

m ≤ mν ≤ Mν ≤ M, ν = 1, 2, . . . , n.

por lo tanto
mδν ≤ mν δν ≤ Mν δν ≤ M δ= nu, ν = 1, 2, . . . , n.
luego pasamos a la suma, de donde

m(b − a) ≤ sf (D) ≤ Sf (D) ≤ M (b − a).

Cuando D recorre el conjunto de todas las divisiones de [a, b], el conjunto de las sf (D) es mayorado por
M (b − a) y aquel de las Sf D) es minorarado por m(b − a). Por consiguiente:
el conjunto de las sf (D) admite un sup,
el conjunto de las Sf (D) admite un inf.
Se denota: Z b
sup sf (D) = f integral inferior de f sobre [a, b],
D a

Z−b
inf Sf (D) = f integral inferior de f sobre [a, b],
D a
VIII.1 Construcción de la Integral de Riemann 101

Para mayor comodidad, denotamos por


Z b
j= f
a

Z−b
J= f.
a

Proposición VIII.1.5.- Si D2 afina D1 , entonces

sf (D1 ) ≤ sf (D2 ) ≤ Sf (D2 ) ≤ Sf (D1 ).

Demostración.- Mostraremos para las sumas grandes de Darboux.


Es suficiente considerar el caso en que D2 se obtiene de D1 agregando un solo punto, digamos x′ν en Iν =
[xν−1 , xν ]. Denotamos Iν′ = [xν−1 , x′ν ] y Iν′′ = [x′ν , xν ], Mν′ = sup f y Mν′′ = sup f .
Iν′ Iν′′
Ahora bien, una simple constatación da:

Mν′ ≤ Mν ,
Mν′′ ≤ Mν .

De donde

Mν′ δν′ + Mν′′ δν′′ ≤ Mν δν′ + Mν ≤ δν′′ = Mν δν .




Teorema VIII.1.6.- Se tiene


j ≤ J.

Demostración.- Mostremos primero que si D ′ y D ′′ son dos divisiones de [a, b], entonces

sf (D ′ ) ≤ Sf (D ′′ ).

En efecto, D̃ = D ′ ∪ D′′ es un afinamiento de D ′ , por la proposición precedente se tiene

sf (D′ ) ≤ sf (D̃);

y de D′′ , por la proposición precedente


Sf (D ′′ ) ≥ Sf (D̃).
(VIII.1.1) da sf (D̃) ≤ Sf (D̃), por lo tanto

sf (D ′ ) ≤ Sf (D ′′ ). (VIII.1.2)

Fijemos D′ , y denotemos por


A = {Sf (D)|D división de [a, b]},
utilizando (VIII.1.2), se constata que sf (D ′ ) minora A, de donde

sf (D ′ ) ≤ J. (VIII.1.3)

(VIII.1.3) es cierto cualquiera sea la elección de D ′ ; por consiguiente

B = {sf (D)|D división de [a, b]},


102 VIII La Integral de Riemann

es mayorado por J, lo que da

j≤J


Remarcas.- Se tendrá según el caso, j < J o j = J:


1.- Si f (x) = c ∀x ∈ [a, b], se tiene Mν = c = mν sobre cada Iν , por lo tanto
n
X
sf (D) = mν δν = c(b − a) = Sf (D)
ν=1

obteniendo
j = J = c(b − a).

2.- Consideremos g : [a, b] → R, definida por


(
0 si x ∈ Q
g(x) =
1 si x ∈ R − Q

Sobre cada Iν , g toma los valores 0 y 1, por lo tanto

mν = 0, Mν = 1, ν = 1, 2, . . . , n.

Esto significa que sf (D) = 0 y Sf (D) = 1 para toda división D de [a, b]. De donde

j = 0 < J = 1.

Teorema VIII.1.7.- Si Sf (D) − sf (D) → 0 cuando δ ∗ (D) → 0, entonces f es integrable.


Demostración.- Sabemos que Sf (D) ≥ J ≥ j ≥ sf (D), para toda división D de [a, b]. Una manipulación
de desigualdades conduce a
Sf (D) − sf (D) ≥ J − j ≥ 0.
Por lo tanto,
0 ≤ J − j < ǫ del momento que δ ∗ (D) < δ(ǫ),
esto es valido ∀ǫ. De donde
J = j.
Por otro lado Sf (D) ≥ J ≥ j ≥ sf (D) y j = J, da

Sf (D) − sf (D) = (Sf (D) − J) + (j − sf (D));


| {z } | {z }
≥0 ≥0

como Sf (D) − sf (D) → 0, se tiene

Sf (D) − J → 0 j − sf (D) → 0,

obteniendo de esta manera


Sf (D) → J sf (D) → j.
Ahora bien, sf (D) ≤ σf (D) ≤ Sf (D), por lo tanto se tendrá también

lim σf (D) = J
δ ∗ (D)
VIII.1 Construcción de la Integral de Riemann 103

por criterios de comparación de lı́mites. Por consiguiente, f es integrable sobre [a, b].


Teorema VIII.1.8.- Si f : [a, b] → R acotada es integrable, entonces Sf (D) − sf (D) → 0 cuando δ (D) → 0
Rb
Demostración.- Denotemos I = a f la integral de f sobre [a, b]. Su existencia significa que ∀ǫ > 0,
∃δ(ǫ) > 0 n
X

f (ξν )δν − I < ǫ,

ν=1

para toda división D de [a, b] con δ ∗ (D) < δ(ǫ) y toda elección de ξν ∈ Iν .
Sea ǫ > 0 dado, sea D división de [a, b] de norma δ ∗ < δ(ǫ).

D = {a, x1 , . . . , xn−1 , b}

y sean Mν = sup de f sobre Iν , mν = inf de f sobre Iν .


Los supremos e ı́nfimos sobre R verifican:
ǫ
∃ξν ∈ Iν tal que f (ξν ) > Mν − , (VIII.1.4)
b−a
ǫ
∃ξν′ ∈ Iν tal que f (ξν′ ) < mν − . (VIII.1.5)
b−a
De donde, por (VIII.1.4)
n n n
X X ǫ X
Sf (D) = Mν δν < (f (xiν ) + )δν = f (xiν )δν + ǫ
ν=1 ν
b−a ν
< (I + ǫ) + ǫ = I + 2ǫ

y por (VIII.1.5)
n n n
X X ǫ X
sf (D) = mν δν > (f (xi′ν ) − )δν = f (xi′ν )δν − ǫ
ν=1 ν
b−a ν
> (I − ǫ) − ǫ = I − 2ǫ

Ası́, si ǫ > 0 y si δ (D) < δ(ǫ), se tiene
Sf (D) − sf (D) < 4ǫ.
Por lo tanto

lim Sf (D) − sf (D) = 0.


δ ∗ (D)→0


Corolario VIII.1.9.- La función g : [0, 1] → R, dada por


(
0 si x ∈ Q
g(x) =
1 si x ∈ R − Q

no es integrable sobre [0, 1].


Teorema VIII.1.10.- Darboux. Sea f : [a, b] → R acotada, entonces:
Z−b
lim Sf (D) = f, (VIII.1.6)
δ ∗ (D)→0 a
Z b
lim sf (D) = f, (VIII.1.7)
δ (D)→0

a

104 VIII La Integral de Riemann

Demostración.- Ejercicio.
Teorema VIII.1.11.- Sea f : [a, b] → R acotada, entonces f es integrable sobre [a, b] ⇐⇒

Z b Z−b
f= f.
a a

Demostración.- f integrable, el teorema VIII.1.8, da

lim Sf (D) − sf (D) = 0.


δ ∗ (D)→0

En la demostración del teorema VIII.1.7, se ve que j = J cuando lim Sf (D) − sf (D) = 0.


δ ∗ (D)→0
j = J, por el teorema de Darboux, se tiene

Z−b
lim Sf (D) = f,
δ ∗ (D)→0 a
Z b
lim sf (D) = f.
δ (D)→0

a

Por consiguiente
lim Sf (D) − sf (D) = 0.
δ ∗ (D)→0

y nuevamente el teorema VIII.1.7 conduce a que f es integrable sobre [a, b].


Dos clases de Funciones Integrables
Proposición VIII.1.12.- Sea f : [a, b] → R continua, entonces f es integrable.
Demostración.- f continua y [a, b] compacto, se tiene f es uniformemente continua sobre [a, b]. Por lo
tanto, ∀ǫ > 0 ∃δ(ǫ) > 0 tal que

x′ , x′′ ∈ [a, b] y |x′ − x′′ | < δ(ǫ) ⇒ |f (x′ ) − f (x′′ )| < ǫ.

Sean ǫ > 0, D división de [a, b] tal que δ ∗ (D) < δ(ǫ). Si D = {a, x1 , . . . , xn−1 , b}, denotamos Iν = [xν−1 , xν ],
Mν y mν el supremo e ı́nfimo de f sobre Iν (ν = 1, . . . , n).
Por la continuidad de f , ∃ξν , ξν′ ∈ Iν tales que

mν = f (ξν′ ), Mν = f (xiν ),

y por lo tanto
n
X
Sf (D) − sf (D) = (Mν − mν )δν
ν=1
Xn
= (f (xiν ) − f (ξν′ ))δν .
ν=1

Ahora bien, xν − xν−1 < δ(ǫ) por elección de D, por lo tanto |ξν − ξν′ | < δ(ǫ), de donde |f (ξν ) − f (ξν′ )| < ǫ.
n
P
Por consiguiente Sf (D) − sf (D) < ǫ δν = ǫ(b − a). Es decir,
ν=1

lim Sf (D) − sf (D) = 0,


δ ∗ (D)→0
VIII.2 Propiedades de la Integral 105

de donde, f es integrable.

Proposición VIII.1.13.- Sea f : [a, b] → R acotada y monótona; entonce f es integrable.
Demostración.- Demostremos para f creciente. Si D = {a, x1 , . . . , xn−1 , b} divide [a, b], entonces sobre
cada Iν = [xν−1 , xν ], se tiene
inf = f (xν−1 ,

sup = f (xν ).

De donde n
X
0 ≤ Sf (D) − sf (D) = (f (xν ) − f (xν−1 ))δν
ν=1
n
X

≤ δ (D) (f (xν ) − f (xν−1 )) = δ ∗ (D)(f (b) − f (a))
ν=1

Por consiguiente
lim Sf (D) − sf (D) = 0,
δ ∗ (D)→0

y f es integrable.


VIII.2 Propiedades de la Integral

En la definición de integral de Riemann se ha considerado solamente el caso en que a < b, sin embargo el
concepto de integral puede extenderse, se tiene:
Definición VIII.2.1.- Sea f : [a, b] → R acotada
Z a Z b
=− f si f es integrable,
Z ab a

f = 0.
a

Proposición VIII.2.2.- Se tiene:


1.- Si f es integrable sobre [a, b] y si a < c < b, entonces f es integrable sobre [a, c] y sobre [c, b].
2.- Si f es integrable sobre [a, b] y si a < c < b, entonces
Z b Z c Z b
f= f+ f. (VIII.2.1)
a a c

3.- Si a < c < b, y si f es integrable sobre [a, c] y sobre [c, b], entonces f es integrable sobre [a, b] y (VIII.2.1)
tiene lugar.
4.- Si f es integrable sobre [a, b] y λ ∈ R, entonces λf es integrable y
Z b Z b
λf = λ f.
a a

5.- Si f y g son integrables sobre [a, b], entonces f + g lo es también y


Z b Z b Z b
(f + g) = f+ g.
a a a
106 VIII La Integral de Riemann

6.- Si f es integrable sobre [a, b] y si m ≤ f (x) ≤ M , ∀x ∈ [a, b], entonces


Z b
m(b − a) ≤ f ≤ M (b − a).
a

7.- Si f es continua (por lo tanto integrable) sobre [a, b], entonces


Z b
ξ ∈ (a, b) tal que f = (b − a)f (ξ).
a

8.- Si f es integrable sobre [a, b], entonces |f | lo es también y se tiene


Z
b Z b

f ≤ |f | .
a a

9.- Si f y g son integrables sobre [a, b], entonces f g lo es también


10.- Si f : [a, b] → R es acotada e integrable y si inf |f (x)| > 0 entonces 1/f es integrable.
[a,b]
Demostración.- La haremos punto por punto:
1.- Mostremos para [a, c], f integrable sobre [a, b] existe implica que ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que si D es división
de [a, b] de norma δ ∗ < δ, entonces 0 ≤ Sf (D) − sf (D) < ǫ. Denotemos f˜ = f |[a,c] .
Tomemos D̃ una división de [a, c] de norma δ̃ ∗ < δ; prolonguémosla en una división D de [a, b], también
de norma δ ∗ < δ. Por lo tanto, se tiene
0 ≤ Sf˜(D̃) − sf˜(D̃) ≤ Sf (D) − sf (D) < ǫ;

pues, en Sf (D)−sf (D) se tiene, además de los términos de Sf˜(D̃)−sf˜(D̃) los términos (≥ 0) provenientes
de [c, b].
2.- Sea D división de [a, b] en la cual c es un punto de división. Por consiguiente, para las sumas de Riemann.
X X X
f (ξn u)δν = f (ξν )δν + f (ξn u)δν .
[a,b] [a,c] [c,b]

Tomando siempre divisiones particulares que tiene c como punto de división, y haciendo δ ∗ (D) → 0, se
obtiene Z b Z c Z b
f= f+ f,
a a c
por que estas tres integrales existen, la primera por hipótesis y las 2 del lado derecho por el punto 1).
Lo que justifica el pasaje al lı́mite haciendo una elección particular de las divisiones.
3.- Es suficiente mostrar que f es integrable sobre [a, b] y luego el punto 2. Se tiene
Z b Z c Z b
f= f+ f,
a a c
− − −
Z−b Z−c Z−b
f= f+ f;
a a c

por consiguiente, por el teorema VIII.1.11, se tiene


Z b Z c Z b
f= f+ f
a a c
− − −
Z−c Z−b
= f+ f
a c
Z−b
= f.
a
VIII.2 Propiedades de la Integral 107

Nuevamente por el teorema VIII.1.11, f es integrable sobre [a, b].


4.- Se tiene σλf (D) = λσf (D) para toda división de [a, b]; luego pasando al lı́mite se obtiene la integrabilidad
de λf y la identidad correspondiente.
4.- Denotemos h = f + g. Para cualquier suma de Riemann, se tiene
n
X n
X n
X
h(ξν ) = g(ξν ) + g(ξν ).
ν=1 ν=1 ν=1

El pasaje al lı́mite (δ ∗ → 0) da que el lado derecho tenga como lı́mite


Z b Z b
f+ g,
a a

ya que, f y g son integrables por hipótesis. Esto implica que el lado izquierdo admita lı́mite y por lo
tanto h es integrable y se tenga la identidad correspondiente.
6.- Para cualquier suma de Riemann se tiene
n
X
m(b − a) ≤ f (ξν )δν ≤ M (b − a).
ν=1

El pasaje al lı́mite respeta las desigualdades.


7.- Como f es continua sobre [a, b] compacto, f admite un mı́nimo (digamos m) y un máximo (M ) sobre
[a, b]. Por lo tanto
m ≤ f (x) ≤ M.
El punto 6) conduce
Z b
1
m≤ f ≤ M.
b−a a
Y f , continua sobre [a, b], da f ([a, b]) = [m, M ], de donde ∃ξ ∈ [a, b] tal que
Z b
1
f = f (ξ).
b−a a

8.- Comencemos aclarando que |f | sea integrable sobre [a, b] no implica que f sea integrable sobre [a, b].
Por ejemplo, consideremos f : [0, 1] → R, dada por
(
1, si x ∈ Q
f (x) =
−1, si x 6∈ Q

no es integrable sobre [0, 1], sin embargo |f | = 1 lo es.


Mostremos este punto. Se tiene para toda división D de [a, b]
0 ≤ S|f | (D) − s|f | (D) ≤ Sf (D) − sf (D);
en efecto, sobre todo intervalo I, se tiene
sup f − inf f = sup f + sup(−f ) = sup(f (I) + (−f )(I)),
I I I I

ver ejercicios 13 y 14 del capı́tulo II, y


sup(f (I) + (−f )(I)) = sup{f (x) − f (y)|x, y ∈ I}
= sup{|f (x) − f (y)| |x, y ∈ I}
≥ sup{|f (x)| − |f (y)| |x, y ∈ I}
= sup(|f | (I)(− |f |)(I))
= sup |f | − inf |f | .
I I
108 VIII La Integral de Riemann

De donde, en particular en cada intervalo Iν de D se tiene

sup |f | − inf |f | ≤ sup f − inf f ;


Iν Iν Iν Iν

multiplicando por δν y luego sumando, se tiene lo que se querı́a.


Por consiguiente, si f es integrable, se tiene |f | también integrable. Puesto que

− |f (x)| ≤ f (x) ≤ |f (x)| ,

por el corolario VIII.2.4 que es consecuencia del punto 6) ya demostrado, se tiene


Z b Z b Z b
− |f | ≤ f≤ |f | ,
a a a
Z
b Z b

f ≤ |f | .
a a

9.- Se tiene  2  2
f +g f −g
− = f g.
2 2
En consecuencia, es suficiente mostrar que f integrable, entonces f 2 es integrable. Veamos esto, se va
mostrar que para toda división D de [a, b] se tiene

Sf 2 (D) − sf 2 (D) = 2M (Sf (D) − sf (D)

donde M = sup |f |.
[a,b]
En efecto, sobre cada intervalo I, se tiene
2
sup f 2 = (sup |f |)2 , inf = (inf |f |)2 ,
I I f I

por lo tanto
2
sup f 2 − inf = (sup |f |)2 − (inf |f |)2
I f I I

(sup |f | + inf |f |)(sup |f | − inf |f |)


I I I I

≤ 2 sup |f | (sup |f | − inf |f |).


I I I

Si además I ⊂ [a, b], sup |f | ≤ M .


I
El siguiente paso de la demostración es multiplica por δν y pasar a la suma.
10.- Mostrar que
1
S1/f (D) − s1/f (D) ≤ 2 (Sf (D) − sf (D))
m
donde m = inf |f |, utilizando como modelo la demostración del punto 8.
[a,b]

Corolario VIII.2.3.- Si f, g : [a, b] → R acotadas sons integrables sobre [a, b] entonces λf +µg lo es también
∀λ, µ ∈ R y
Z b Z b Z b
(λf + µg) = λ f+ g.
a a a

En consecuencia las funciones integrables sobre [a, b] forman un espacio vectorial real.
VIII.2 Propiedades de la Integral 109

Corolario VIII.2.4.- Si f y g son integrables sobre [a, b] y f (x) ≤ g(x), entonces


Z b Z b
f≤ g.
a a

Demostración.- Utilizando el punto 6) de la proposición precedente con (g − f ) como función y m = 0



Corolario VIII.2.5.- Sea f : I → R acotada, si f es integrable para todo subintervalo compacto de I,
entonce ∀x1 , x2 ∈ I, se tiene Z x2 Z x2


f ≤ |f | .
x1 x1

Demostración.- Ejercicio.
110 VIII La Integral de Riemann

VIII.3 Los Teoremas Fundamentales del Cálculo Integral

Sea f : [a, b] → R acotada e integrable; se define F : [a, b] → R para todo x ∈ [a, b] como
Z b
F (x) = f (t) dt.
a

Teorema VIII.3.1.- F es continua sobre [a, b].


Demostración.- Si x0 ∈ [a, b] y si h es tal que x0 + h ∈ [a, b], se tiene
Z x Z x0
F (x) − F (x0 ) = f (t) dt − f (t) dt,
Za x a

|F (x) − F (x0 )| = f (t) dt ≤ intxx0 |f (t)| dt .
x0

Tomemos x = x0 + h, de donde
Z
x0 +h

|F (x0 + h) − F (x0 )| ≤ |f (t)| dt
x0
≤ |h| sup |f (t)|
[x0 ,x0 +h]

≤ |h| sup |f (t)| .


[a,b]

Por lo tanto, ∀ǫ > 0, ∃δ(ǫ) > 0 tal que


|h| < δ ⇒ |F (x0 + h) − F (x0 )| < ǫ,
planteando
ǫ
δ(ǫ) = |f | , si |f | =
6 0.
sup
[a,b]

sino trivial.

Teorema VIII.3.2.- Primer Teorema Fundamental. Sean f , F como antes y x0 ∈ (a, b). Si f es continua
en el punto x0 , entonces F es derivable en este punto y
F ′ (x0 ) = f (x0 ).

Demostración.- Se quiere mostrar que


F (x0 + h) − F (x0 )
lim − f (x0 ) = 0.
h→0 h
Sea h 6= 0, se tiene, si x0 + h ∈ (a, b)
Z x0 +h
F (x0 + h) − F (x0 ) 1
− f (x0 ) = f (t) dt − f (x0 )
h h x0
Z x0 +h
1
= (f (t) − f (x0 ) dt,
h x0

F (x0 + h) − F (x0 ) 1 Z x0 +h

− f (x0 ) ≤ |f (t) − f (x0 )| dt .
h |h| x0
VIII.3 Los Teoremas Fundamentales del Cálculo Integral 111

La continuidad de f en x0 conduce a que ∀ǫ > 0, ∃δ > 0, tal que 0 < |h| < δ implica |f (t) − f (x0 )| < ǫ, de
donde, para 0 < |h| < δ
Z
F (x0 + h) − F (x0 ) 1 x0 +h

− f (x0 ) ≤ ǫ dt = ǫ.
h |h| x0

Por lo tanto
F (x0 + h) − F (x0 )
lim − f (x0 ) = 0.
h→0 h

Rx
Corolario VIII.3.3.- Si f : [a, b] → R es continua y F (x) = a f (t) dt para a ≤ x ≤ b. Entonces F es
derivable sobre (a, b) y
F ′ (x) = f (x), a < x < b,
F es contina sobre [a, b].
Definición VIII.3.4.- Sean f, φ : [a, b] → R tales que φ es continua sobre [a, b] y derivable sobre (a, b) y
que φ′ (x)
R = f (x) ∀x ∈ (a, b). Se dice entonces que φ es una primitiva de f o una integral indefinida, que se
denota f .
Proposición VIII.3.5.- Si φ y ψ son primitivas de f sobre [a, b], si y solamente si φ − ψ = constante.
Demostración.- Si φ es una primitiva de f y si ψ = φ + cons con cons ∈ R; entonces ψ es constante sobre
[a, b] y derivable sobre (a, b), ademas

ψ ′ (x) = (φ + cons)′ (x) = 0.

Por otro lado, si φ y ψ son primitivas de f sobre [a, b], se tiene

(φ − ψ)′ = 0,

por lo que (φ − ψ) = cons.



Teorema VIII.3.6.- Segundo Teorema Fundamental. Sean f : [a, b] → R acotada e integrable, φ : [a, b] → R
una primitiva de f . Entonces se tiene
Z b
f = φ(b) − φ(a).
a

Demostración.- Sea D{a, x1 , . . . , xn−1 , b} una división de [a, b]. Se tiene


n
X
φ(b) − φ(a) = (φ(xν ) − φ(xν−1 )
ν=1

y por el teorema de los incrementos finitos aplicado a cada [xν−1 , xν ]


n
X
φ(b) − φ(a) = φ(ξν )(xν − xν−1 ) .
ν=1
| {z }
Suma de Riemann para f en [a, b]
Rb
Como f es integrable, el lado derecho tiende a a
f cuando δ ∗ → 0. En consecuencia
Z b
φ(b) − φ(a) = f.
a

112 VIII La Integral de Riemann

Notación.- φ|ba = φ(b) − φ(a)


Rb
Remarca.- Si se puede encontrar, bajo forma explı́cita, una primitiva se pued calcular a
f sin recurrir a
la definición de la integral.
Funciones Continuas por Trozos
Definición VIII.3.7.- Se dice que f : [a, b] → R acotada es continua por trozos si existe una división
a = x0 < x1 < · · · < xn−1 < xn = b tal que
i) f es continua sobre cada (xν , xν+1 ),
ii) los lı́mites siguientes existen
lim f (x), lim f (x)
x→a+0 x→b−0

y para 1 ≤ ν ≤ n − 1
lim f (x), lim f (x).
x→xν −0 x→xν +0

Remarca.- Puede suceder que f (xν ) no sea igual a lim f (x), ni sea igual a lim f (x). Ver la figura
x→xν −0 x→xν +0
VIII.1.

Figura VIII.1.- Gráfica de una función continua por trozos.

Proposición VIII.3.8.- Una función continua por trozos sobre [a, b] es integrable sobre [a, b]
Demostración.- Se distingue 3 casos:
i) h : [a, b] → R con (
0 si x 6= ξ
h(x) =
c si x = ξ
Ra Rb
para un cierto ξ ∈ [a, b]. Entonces b h existe y a h = 0. En efecto para una división D = {a, x1 , . . . , xn }
de [a, b] se tiene,
Sh (D) − sh (D) = |h(ξ)| (δν ), si xν−1 < ξ < xν ;
Sh (D) − sh (D) = |h(ξ)| (δν + δν+1 ), si ξ = xν .
por lo tanto |Sh (D) − sh (D)| ≤ 2δ ∗ → 0 cuando δ ∗ → 0. Además se ve facilmente que

lim Sh (D) = 0.
δ ∗ →0
Rb
De donde h es integrable y a h = 0.
ii) Sea g : [a, b] → R continua sobre (a, b), tal que

l1 = lim g(x) y l2 = lim g(x)


x→a+0 x→b−0

Rb
existen, entonces a g existe.
En efecto, consideremos ϕ : [a, b] → R con ϕ = g + h1 + h2 , donde
( (
l1 − g(a), si x = a l2 − g(b), si x = b
h1 (x) = h2 (x) =
0, sino 0, sino
VIII.3 Los Teoremas Fundamentales del Cálculo Integral 113
Rb
ϕ es continua sobre [a, b], por lo tanto a ϕ existe. Por i) h1 y h2 son integrables y como g = ϕ − h1 − h2 ,
g también es integrable. Rx
iii) El caso general. Sea f : [a, b] → R continua por trozos, por ii) las integrales xνν+1 f existen para
ν = 0, . . . , n − 1. De donde por el punto 3 de la proposición VIII.2.2, f es integrable sobre [a, b] y

Z b n−1
X Z xν+1
f= f.
a ν=0 xν


Busqueda de Primitivas
Integración por Partes
Teorema VIII.3.9.- Sean I ⊂ R intervalo abierto, u, v : I → R derivables, tales que u′ y v ′ continuas sobre
I. Entonces, ∀a, b ∈ I
Z b Z b
uv ′ = uv|ba − u′ v.
a a

Demostración.- Sobre [a, b] ⊂ I u′ , v ′ son continuas. por lo tanto u, v lo son también y por consiguiente
uv ′ + u′ v son integrables. Ahora bien, uv ′ + u′ v = (uv)′ y
Z b Z b Z b
′ ′
(uv) = uv+ uv ′ .
a a a

uv es primitiva de (uv)′ y por el segundo teorema fundamental


Z b
(uv)′ = uv|ba .
a

Luego
Z b Z b
uv ′ = uv|ba − u′ v.
a a


Substituciones
Teorema VIII.3.10.- Sea I ⊂ R un intervalo abierto, sea ϕ : I → R tal que ϕ′ existe y sea continua sobre
I. Sea f continua sobre ϕ(I). Entonces ∀a, b ∈ I, se tiene
Z b Z ϕ(b)

f (ϕ(t))ϕ (t) dt = f (t) dt.
a ϕ(a)

Demostración.- Tomemos a, b ∈ I, denotemos [α, β] = ϕ([a, b]). f continua sobre [α, β], por lo tanto
Z x
F (x) = f (t) dt
α

es derivable y F ′ (x) = f (x) ∀x ∈ (α, β).


Ahora bien, F ◦ ϕ es derivable y se tiene

(F ◦ ϕ)′ (x) = F ′ (ϕ(x))ϕ′ (x)


114 VIII La Integral de Riemann

para todo x ∈ (a, b). De donde F ◦ ϕ es una primitiva de (f ◦ ϕ)ϕ′ . El segundo teorema fundamental conduce
a
Z b Z ϕ(b)
′ b
f (ϕ(x))ϕ (x)dx = F ◦ ϕ|a = F (ϕ(b)) − F (ϕ(a)) = f (t) dt.
a ϕ(a)

Rb
Remarca.-Se calcula a
f (ϕ(t))ϕ′ (t) dt haciendo la substitución ϕ(t) = x con ϕ′ (t) dt = dx.
Ejemplo
Z b
dt
, b > a > 0.
a t log t
planteando ϕ(t) = log t, ϕ′ (t) = 1/t. Por lo tanto,
Z b Z ϕ(b)
dt dt ϕ(b)
= = log |t| |ϕ(a) .
a t log t ϕ(a) t

VIII.4 Integrales Impropias

Rb
Hasta aquı́ se ha considerado integrales a f donde [a, b] es compacto y f acotado sobre [a, b].
Vamos a extender, en ciertos casos, la noción de integral de Riemann a f : [a, b] → R con f no acotado
o [a, b] no compacto.
Intervalos no compactos
Definición VIII.4.1.- Si para un a ∈ R y ∀x ≥ a la integral
Z b
I(x) = f (t)dt existe,
a
R∞
si además l = lim I(x) existe. Entonces se dice que a
f (t) dt existe o converge y se plantea
x→∞
Z ∞ Z x
f (t) dt = lim f (t) dt.
a x→+∞ a

La definición de este tipo de integral hace intervenir un doble lı́mite, puesto que I(x) es también un
lı́mite.
De la misma manera, si f es integrable sobre [x, a], ∀x ≤ a, se define
Z a Z a
f = lim f si este lı́mite existe.
−∞ x→−∞ x
Ra R +∞
En fin, se define, si −∞
f y a
existen,
Z +∞ Z a Z +∞
f= f+ f.
−∞ −∞ a

R +∞ Ra R +∞
Proposición VIII.4.2.- La definición de −∞
f= −∞
f+ a
no depende de la elección de a.
VIII.4 Integrales Impropias 115

Demostración.- Ejercicio.
R +∞
Proposición VIII.4.3.- La definición dada de −∞
f es equivalente a
Z +∞ Z ξ
f = lim f
ξ→+∞
−∞ η→∞ η

donde ξ → +∞ y η → −∞ independientemente el uno del otro.


Demostración.-Ejercicio.
Ejemplos
1.- Consideremos la functión f (t) = 1/t2 definida sobre [a, +∞] con a > 0. Para x ≥ a, se tiene
Z x x
dt −1 1 1
= = − .
a t2 t a a x

Ahora bien  
1 1 1
lim − = ,
x→+∞ a x a
por lo tanto Z +∞
1 1
dt = .
a t2 a
R +∞
2.- Si f (x) = x, entonces −∞
f no existe. En efecto, tomemos η = −ξ 2 , se tiene
Z ξ  
ξ2 ξ4
lim x dx = lim − = −∞.
ξ→+∞ −ξ 2 ξ→+∞ 2 4

Pero, si se toma η = −ξ, se tiene −ξ
x dx = 0 ∀ξ,
116 VIII La Integral de Riemann

Dos criterios de convergencia


Proposición VIII.4.4.- Criterio de Comparación. Si f1 y f2 integrables sobre [a, x], ∀x ≥ a y si 0 ≤
f1 (x) ≤ f2 (x) ∀x ≥ a, entonces
Z +∞ Z +∞
f2 converge ⇒ f1 converge.
a a

Rx
Demostración.- Si Fi (x) = a
fi se tiene
Z +∞
0 ≤ F1 (x) ≤ F2 (x) ≤ f2 ≤ +∞. (VIII.4.1)
a
R +∞ R +∞
Si a
f2 converge, se tiene que a f2 < +∞, puesto que f2 (x) ≥ 0.
Por lo tanto F1 (x) es acotada y crece con x, ya que f1 (x) ≥ 0, en consecuencia lim F1 (x) existe.
x→+∞

Proposición VIII.4.5.- Criterio de Cauchy. Sea f : [a, +∞) → R integrable sobre todo intervalo [a, x] con
R +∞
x ≥ a. Entonces a f converge si y solamente si ∀ǫ > 0 ∃x0 (ǫ) ≥ a tal que
Z x2 f

x2 ≥ x1 ≥ x0 ⇒
< ǫ.
x1

Demostración.- Suficiencia. Por hipótesis, la sucesión


Z n
cn = f
a

es de Cauchy, por lo tanto converge. Si x > a


Z x Z [x] Z x Z x
f= f+ f = c[x] + f
a a [x] [x]

y por hipótesis Z x
lim f = 0,
x→∞ [x]

en efecto, ∀ǫ > 0, ∃x0 tal que Z


x2
x2 ≥ x1 ≥ x0 ⇒ f < ǫ,
x1

tomar x1 = [x] y x2 = x.
R +∞
Necesidad. Supongamos que a f converge; es decir,
Z x
lim f = I.
x→+∞
| a{z }
F (x)

Por lo tanto, ∀ǫ > 0, ∃x0 tal que


ǫ
x ≥ x0 ⇒ |F (x) − I| < .
2
Ahora bien, Z
x2

f = |F (x2 ) − F (x1 )| ≤ |F (x2 ) − I| + |F (x1 ) − I| < ǫ,
x1
VIII.4 Integrales Impropias 117

si x2 ≥ x1 ≥ x0 .

Ejemplo
3.- Para todo a > 0, se tiene
Z +∞
dt
converge ⇐⇒ k > 1.
a xk
El cálculo de Z x
x
dt t1−k
= cuando k 6= 0.
a tk 1 − k a
Ahora bien, lim = 0 existe cuando k > 1 y diverge cuando k < 1.
x→+∞
Para k = 1 Z Z
x b
dt
= (log t)′ dt = log x − log a → +∞
a t a

cuando x → +∞.
Intervalo Compacto, Función no Acotada
Definición VIII.4.6.- Sea f : (a, b] → R (−∞ < a < b < +∞) integrable sobre cada intervalo [x, b] con
a < x ≤ b. Sea
Z b
I(x) = f (t) dt.
a

Si l = lim I(x) existe, se escribe


x→a+0
Z b
f =l
a

y se dirá que la integral converge o existe.


Ejemplos

4.- Consideremos f : (0, b] → R con b > 0, donde f (t) = 1/ t; esta función no es acotada en el vecindario
de t = 0. Se tiene Z b
dt √ √
√ = 2( b − x),
x t
y
Z b √ √
dt √
√ = lim 2( b − x) = 2 b.
0 t x→0+

5.- Para todo b > 0 Z b


dt
converge ⇐⇒ k < 1.
0 tk

Criterio Serie Integral (Mac Laurin-Cauchy)


Teorema VIII.4.7.- Sea f : [1, +∞) → R positiva y decreciente. Entonces:


X Z ∞
1) f (n) converge ⇐⇒ f (t) dt converge.
n=1 1
n Z !
X n
2) lim f (k) − f = l y 0 ≤ l ≤ f (1).
n→∞ 1
k=1
118 VIII La Integral de Riemann

Demostración.- Demostremos 1). Sea n ∈ N, n ≥ 2 y tomemos x con n − 1 ≤ x ≤ n. Se tiene f (n − 1) ≥


f (x) ≥ f (n) e integrando sobre [n − 1, n] se obtiene
Z n
f (n) ≤ f (x) dx ≤ f (n − 1),
n−1

luego hacemos la suma, para obtener

N
X Z N N
X −1
≤ f (x) dx ≤ f (n). (VIII.4.2)
n=2 1 n=1

R∞
Supongamos que 1
f converge, se tiene:

N
X Z N Z ∞
f (n) ≤ ≤ ,
n=2 1 1

P PN
de donde n=2 f (n) es acotada para N > 1 y crece con N por que f (n) ≥ 0; en consecuencia

N
X
lim f (n) existe.
N →∞
n=2

por lo tanto

X
f (n) converge.
n=1

De la misma manera, a partir de


Z N N
X
≤ f (n),
1 n=1

P R∞
se muestra que f (n) converge ⇒ 1
f converge.
n=1
Para el punto 2), se considera la función
n
X Z n
g(n) = f (k) − f.
k=1 1

Se tiene g(n) ≥ 0 y se muestra que g es una función decreciente. De donde

l ≥ lim g(n) ≥ 0.
n→


Ejemplo
6.- La serie ∞
X 1
n=2
n log n

diverge por que Z x


dt
= log(log x) − log(log 2) → +∞
2 t log t
cuando x → +∞.
VIII.5 Ejercicios 119

VIII.5 Ejercicios

1.- Sean f, g : [a, b] → R, f continua g no negativa, acotada e integrable. Demostrar la existencia de un


ξ ∈ [a, b] tal que
Z b Z b
f (x)g(x) dx = f (ξ) g(x) dx.
a a

2.- Sea f : [a, b] → R. Demostrar que si a < c < b, entonces


Z b Z c Z b
f= f+ f.
a a c
− − −

3.- Demostrar el teorema de Darboux. Sea f : [a, b] → R acotada, entonces:

Z−b
lim Sf (D) = f,
δ (D)→0

a
Z b
lim sf (D) = f.
δ (D)→0

a

4.- Calcular utilizando como lı́mite de sumas:


Z b
a) xk dx, k ∈ N;
a
Z α
b) sin x dx.
0

Indicaciones: Para a) dividir [a, b] en n partes siguiendo una progresión geométrica; para b) dividir
[0, α] en porciones iguales. ¿Por qué se puede calcular la integral eligiendo una división particular?
5.- Desigualdad de Cauchy-Schwarz
a) Si f y g son funciones integrables en el sentido de Riemann sobre [a, b], entonces

Z !2 Z ! Z !
b b b
2 2
fg ≤ f g .
a a a

Rb
Indicación: a (λf + µg)2 ≥ 0 para todas las elecciones de λ y µ.
ii) Deducir la desigualdad de Cauchy:
Si a1 , a2 , . . . , an ; b1 , b2 , . . . , bn son 2n números reales, entonces

n
!2 n
! n
!
X X X
ai bi ≤ a2i b2i .
i=1 i=1 i=1

6.- Demostrar que si f : [a, b] → R es continua, y si


Z b Z b
xf (x) dx = f (x) dx = 0,
a a
120 VIII La Integral de Riemann

entonces f tiene al menos 2 ceros distintos en el intervalo (a, b).


Indicación.- Sino alguna combinación lineal de las dos integrales no serı́a nula.
7.- Demostrar que si f : [a, b] → R es continua y derivable sobre (a, b), y si f (a) = f (b) = 0, pero f no es
idénticamente nula, entonces existe un ξ ∈ (a, b) tal que
Z b
4
f ′ (ξ) > f (x) dx.
b−a a

8.- Demostrar que la función f2 : [0, 1] → R,



1 p
 si x = con q > 0 y mcd(p, q) = 1
f2 (x) = q q

0 si x 6∈ Q

es Riemann integrable sobre [0, 1].


9.- Fórmula de Wallis. Sea Z π/2
Im = (sin x)m dx m = 0, 1, . . . .
0

Mostrar que:  
−2n 2n π
I2n = 2 ,
n 2
22n
I2n+1 =  ,
2n
(2n + 1)
n
I2n−1 > I2n > I2n+1 , n ≥ 1.
Deducir que
π 24n
= lim  .
2 n→∞ 2n
(2n + 1)
n

10.- a) Integrando por partes, o de otra forma, demostrar que


Z
b sin x 2

dx ≤ , si b > a > 0.
a x a

b) Decidir si Z ∞
sin x
dx
0 x
converge o no.
11.- a) Demostrar la existencia de lim an , donde
n→∞

n
√ X 1
an = 2 n − √
k=1 k

y mostrar que 1 ≤ lim an ≤ 2.


n→∞
b) Calcular  
1 1 1
lim n + + ···+ .
n→∞ (n + 1)2 (n + 2)2 (2n)2
146 VIII La Integral de Riemann

c) Mostrar que si m es un racional positivo,

1m + 2m + · · · + nm 1
lim = .
n→∞ nm+1 m+1

12.- Intercambio de lı́mites.


a) Calcular
m (−1)m m
lim ( lim ) lim ( lim ),
m→∞ n→∞ m + n m→∞ n→∞ m + n

luego, en los 2 casos, lo que se obtiene intercambiando el orden de los lı́mites.


b) Se considera
f (x) = lim lim (cos(2πm!x))2n .
m→∞ n→∞

Mostrar que f está bien definida para todo x ∈ R, y calcular f (x). ¿Qué sucede si se intercambia los
lı́mites?
Capı́tulo IX
Sucesiones y Series de Funciones

IX.1 Sucesiones de Funciones

Definición IX.1.1.- Sea fn : E → R, con E ⊂ R, n ∈ N. Se dice que f : E → R es el lı́mite puntual o


lı́mite simple de la sucesión {fn } sobre el conjunto E si ∀x ∈ E

lim fn (x) = f (x),


n→∞

denotando lim fn = f o fn → f (cuando n → ∞).


n→∞

Remarca.- Si ∀x ∈ E, la sucesión {fn (x)}∞


1 admite un lı́mite, definimos f : E → R planteando

f (x) = lim f (x), ∀x ∈ E;


n→∞

se tiene que fn → f .
Cuando se trata con sucesiones de funciones y estas sucesiones son convergentes, uno espera que la
función lı́mite herede algunas de las propiedades que podrı́an tener las funciones de la sucesión, como ser:
continuidad, derivabilidad e integrabilidad. La respuesta en general es no.
Ejemplo.
1.- Para que fn continua en el punto ξ ∈ E implique que f continua, serı́a necesario que

lim ( lim fn (x)) = f (ξ).


x→ξ n→∞

Si fuese permitido el intercambio de intercambiar los dos lı́mites del lado izquierdo de la expresión
precedente, se tendrı́a

lim ( lim fn (x)) = lim ( lim fn (x))


x→ξ n→∞ n→∞ x→ξ

= lim fn (ξ) por continuidad de los fn


n→∞
= f (ξ).

Ahora bien, este tipo de intercambio de lı́mites debe hacerse con precaución. Eh aquı́, un ejemplo donde
fn es continua, pero no f .
fn : [0, 1] → R
x 7→ xn
Cada fn es continua sobre [0, 1], pero f es discontinua en el punto x = 1. En efecto
(
0 si 0 ≤ x < 1
lim fn (x) =
n→∞ 1 si x = 1
148 IX Sucesiones y Series de Funciones

Convergencia Uniforme de una Sucesión de Funciones


Definición IX.1.2.- Sean fn : E → R, n = 1, 2, . . . , y f : E → R con E ⊂ R. Se dice que la sucesión {fn }
converge hacia f , uniformemente sobre E, si ∀ǫ > 0, ∃N (ǫ) tal que

n ≥ N ⇒ |fn (x) − f (x)| , ∀x ∈ E.

Remarcas.-
1.- N es independiente de x, el mismo N actua para todo x ∈ E.
2.- La noción depende de E todo, una modificación de E puede alterar el caracter de uniformidad.
3.- La convergencia uniforme implica convergencia simple, la recı́proca es falsa en general.
4.- La interpretación geométrica de la convergencia uniforme sobre E puede verse como “para n ≥ N el
grafo de y = fn (x) se encuentra dentro la banda de ancho 2ǫ de centro el grafo y = f (x), ver figura
IX.1.

Figura IX.1.- Interpretación Geométrica de la Convergencia Uniforme.


IX.1 Sucesiones de Funciones 149

Criterio de Cauchy para la Convergencia Uniforme


Teorema IX.1.3.- Sea E ⊂ R, fn : E ⊂ R, n = 1, 2, . . .. Entonces fn converge uniformemente sobre E, si
y solamente si ∀ǫ > 0, ∃N ∈ N tal que

n ≥ m ≥ N ⇒ |fn (x) − fm (x)| < ǫ, ∀x ∈ E.

Demostración.- Ejercicio.
Cuando se conoce f tal que fn → f cuando n → ∞ puntualmente y que se quiere ver si esta convergencia
es uniforme, se puede intentar de aplicar el criterio siguiente.
Proposición IX.1.4.- fn , f : E → R y fn → f para n → ∞. La convergencia de fn → f es uniforme sobre
E, si y solamente si
sup |f (x) − fn (x)| → 0,
x∈E

cuando n → ∞.
Demostración.- Ejercicio.
Continuidad de la función lı́mite
Teorema IX.1.5.- Sean fn : E → R, n = 1, 2, . . . , f : E → R y supongamos que fn → f , cuando n → ∞,
uniformemente sobre E. Entonces, si cada fn es continua en el punto x0 ∈ E, f también es continua en x0 .
Demostración.- La convergencia uniforme de {fn } sobre E da que ∀ǫ > 0, ∃N ∈ N tal que
ǫ
n ≥ N y x ∈ E ⇒ |fn (x) − f (x)| < . (IX.1.1)
3
Eligamos n ≥ N , la continuidad de fn en x0 , da que ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que
ǫ
x ∈ E ∩ (x0 − δ, x0 + δ) ⇒ |fn (x) − fn (x0 )| < . (IX.1.2)
3
Remarcamos que (IX.1.1) tiene lugar para x ∈ E ∩ (x0 − δ, x0 + δ), de donde, utilizando la desigualdad
triangular (IX.1.1) y (IX.1.2), se tiene ∀ǫ > 0, ∃δ (el n fijo de (IX.1.1)), tal que

x ∈ E ∩ (x0 − δ, x0 + δ) ⇒ |f (x) − f (x0 )| ≤ |f (x) − fn (x)|


+ |fn (x) − fn (x0 )| + |f (x0 ) − fn (x0 )| < ǫ.

Por lo tanto f es continua en x0 .



Integrabilidad de la función lı́mite
Teorema IX.1.6.- Sea I = [a, b] compacto. Si fn : I → R y f : I → R son integrables sobre I, y si fn → f ,
cuando n → ∞, uniformemente sobre I; entonces
Z x Z x
fn (t) dt −→ f (t) dt, (n → ∞)
a a

uniformemente sobre el intervalo I. En particular


Z b Z b
fn → f, n → ∞.
a a

Rx Rx
Demostración.- Denotemos Fn (x) = a
fn (t) dt y F (x) = a f (t) dt. Se tiene
Z x

|F (x) − Fn (x)| = (f (t) − fn (t)) dt , (IX.1.3)
a
150 IX Sucesiones y Series de Funciones

porque f y fn integrables. Aplicando la desigualdad triangular para las integrales obtenemos


Z x
|F (x) − Fn (x)| = |fn (t) − f (t)| dt, ∀x ∈ I.
a

Como fn → f uniformemente convergente sobre I, por consiguiente ∀ǫ > 0, ∃N tal que


ǫ
t ∈ [a, b] y n ≥ N ⇒ |fn (t) − f (t)| < . (IX.1.4)
2(b − a)

Con (IX.1.4) y (IX.1.3), obtenemos


Z x
ǫ x−a
|Fn (x) − F (x)| ≤ dt = ǫ < ǫ.
a 2(b − a) 2(b − a)

Con lo que hemos mostrado que Fn → F converge uniformemente sobre I.



Remarcas.-
1.- Si I no es acotado, la conclusión es falsa en general sin hipótesis suplementarias.
2.- f integrable es en los hechos una consecuencia de que fn integrable ∀n ∈ N y fn → f uniformemente
convergente sobre I.
Derivabilidad de la función lı́mite
Teorema IX.1.7.- Sean fn , f, g : I → R, n = 1, 2, . . . , con I = (a, b) acotado. Suponemos fn continuamente
derivable sobre I, ∀n. Si fn → f simplemente sobre I y fn′ → g uniformemente sobre I; entonces

f ′ = g.

Demostración.- Tomemos un c ∈ (a, b) cualquiera, se tiene


Z x
fn′ (t) dt = fn (x) − fn (c), ∀x ∈ I.
c

Hagamos n → ∞, por lo tanto

fn (x) − fn (c) → f (x) − f (c), ∀x ∈ (a, b).

Ahora bien, por el teorema precedente, se tiene


Z x Z x

lim fn (t) dt = g(t) dt.
n→∞ c c

Por la unicidad del lı́mite, se tiene Z x


f (x) − f (c) = g(t) dt,
c

derivando, obtenemos Z x
′ d
f (x) = g(t) dt,
dx c

como g es continua, por el primer teorema fundamental del cálculo integral,


Z x
d
g(t) dt = g(x).
dx c

De donde la conclusión deseada.


IX.2 Series de Funciones 151

IX.2 Series de Funciones

Definición IX.2.1.- Sea {fn }∞


1 una sucesión de funciones fn : E → R, donde E ⊂ R. La serie de término
general fn , denotada por

X
fn (x),
n=1

es la sucesión {sn (x)}∞


1 , donde
n
X
sn (x) = fk (x).
k=1

La serie converge en el punto x0 ∈ E, si la serie (numérica)



X
fn (x0 )
n=1

converge.
La serie converge absolutamente en x0 ∈ E, si la serie (numérica)

X
fn (x0 )
n=1

converge absolutamente.
La serie converge uniformemente sobre E, si la sucesión

{sn (x)}∞
n=1

converge uniformemente sobre E.


Cuando la sucesión {sn (x)}∞
n=1 converge ∀x ∈ E, la función lı́mite

s(x) = lim sn (x)


n→∞


P
se llama la suma o la función suma de la serie fn (x).
n=1
Los tres teoremas ya mostrados para las sucesiones de funciones, se expresan para series de la menera
siguiente.
Continuidad de la suma

P
Teorema IX.2.2.- Si los fn son continuas en x0 ∈ E y si fn (x) converge uniformemente sobre E,
n=1
entonces su suma s(x) es continua en x0 . Escrito de otra manera

X ∞
X ∞
X
lim fk (x) = fk (x0 ) = lim fk (x).
x→x0 x→x0
k=1 k=1 k=1

Integración término a término


152 IX Sucesiones y Series de Funciones

P
Teorema IX.2.3.- Sean fn : [a, b] → R integrable para todo n y [a, b] compacto. Si fn (x) es uniforme-
n=1
mente convergente sobre [a, b] y si su suma s(x) es integrable sobre [a, b], entonces
Z x Z x
lim sn (t) dt = s(t) dt, ∀x ∈ [a, b],
n→∞ a a

n
P
donde sn (x) = fk (x).
k=1

P
Demostración.- uniformemente convergente sobre [a, b], con su suma s(x) significa sn → s uniforme-
n=1
mente sobre [a, b].
Ahora bien,
sn (x) = f1 (x) + f2 (x) + · · · + fn (x)
es integrable, porque es suma de funciones integrables y por hipótesis s(x) es también integrable. El teorema
de la integrabilidad de la función lı́mite conduce
Z x Z x
lim sn (t) dt = s(t) dt, ∀x ∈ [a, b].
n→∞ a a


Corolario IX.2.4.- Mismas hipótesis que el teorema precedente, entonces


∞ Z x Z x X∞
!
X
fn (t) dt = fn (t) dt.
n=1 a a n=1

Demostración.- Por el teorema precedente, tenemos


Z x Z x
lim sn (t) dt = s(t) dt,
n→∞ a a

por consiguiente ! !
Z x n
X Z x ∞
X
lim lim fk (t) dt = fn (t) dt.
n→∞ a a
k=1 n=1

Por otro lado !


Z x n
X n Z
X x
fk (t) dt = fk (t) dt,
a k=1 k=1 a

y pasando al lı́mite obtenemos


∞ Z Z ∞
!
X x x X
fn (t) dt = fn (t) dt.
n=1 a a n=1


Derivación término a término


Teorema IX.2.5.- Si fn es continuamente derivable sobre el intervalo acotado I = (a, b), para todo n. Si
P∞ ∞
P
fn (x) converge sobre I (con su suma s(x)). Si fn′ (x) converge uniformemente sobre I ( con su suma
n=1 n=1
t(x)). Entonces s es derivable y ′ (x) = t(x) ∀x ∈ (a, b). Escrito de otra manera

! ∞
d X X
fn (x) = fn′ (x).
dx n=1 n=1
IX.3 Series de Potencias o (Series Enteras) 153

Criterio de Weirstraß

P
Teorema IX.2.6.- Sean fn : E → R. La serie fn (x) es uniformemente convergente sobre E, si existe
n=1
una sucesión real {cn }∞
1 tal que

X
cn converge
n=1

y que |fn (x)| ≤ cn ∀n y ∀x ∈ E.



P
Demostración.- Remarquemos que cn es una serie con términos positivos, porque cn ≥ |fn (x)| ≥ 0. La
1

P
serie cn es convergente, existe ∀ǫ > 0 ∃N ∈ N tal que
1


X
ck < ǫ, ∀n ≥ N.
k=n

n
P
Por otro lado, denotamos sn (x) = fk (x). La serie
k=1


X
|fk (x)| converge ∀x ∈ E,
k=1

por el criterio de la serie mayorante. De donde sn (x) converge ∀x ∈ E. Denotemos s(x) su función suma.
Veamos ahora que la convergencia de sn → s es uniforme sobre E. En efecto
∞ ∞ ∞
X X X

|s(x) − sn (x)| = fk (x) ≤ |fk (x)| ≤ ck ;

k=n+1 k=1n+1 n+1

por lo tanto
|s(x) − sn (x)| < ǫ, ∀x ∈ E
del momento en que n > N .


IX.3 Series de Potencias o (Series Enteras)

Definición IX.3.1.- Una serie de potencias o entera es una serie



X
a n xn ,
n=0

donde {an }∞
n=0 es una sucesión real.

Ejemplo

P
1.- La serie geométrica xn es una serie de potencias con an = 1 para todo n. Es convergente si y
n=0
solamente si
|x| < 1.
154 IX Sucesiones y Series de Funciones

En el caso en que es convergente, su suma es



1 X
= xn .
1 − x n=0


P
Teorema IX.3.2.- Supongamos que an xn converge para x = x1 , con x1 6= 0. Entonces la serie es
n=0
1.- absolutamente convergente sobre el intervalo abierto |x| < |x1 |.
2.- uniformemente convergente sobre todo intervalo cerrado [−h, h] con h > 0 y tal que h < |x1 |.
P∞
Demostración.- Mostremos la convergencia absoluta. Si an xn1 converge, se tiene que
n=0

lim an xn1 = 0.
n→∞

De donde existe M ≥ 0 tal que |an xn1 | ≤ M para todo n ≥ 0. Por otro lado
 n
n x
an x = an xn1 .
x1

Por lo que, si |x| < |x1 |, se tiene


∞ ∞
X
n
X x n
|an x | ≤ M x1 .

n=0 n=0

Ahora bien, |x/x1 | < 1, serie geometrica y el criterio de la serie mayorante dan

X
|an xn |
n=0

convergente si |x| < |x1 |.


Para la convergencia uniforme utilizamos el criterio de Weirstraß. Tomemos h con 0 < h < |x1 |. Por el
punto 1),

X
|an | hn
n=0

converge y |an xn | ≤ |an | hn si |x| ≤ h y por el criterio de Weirstraßla serie



X
a n xn
n=0

es uniformemente convergente sobre [−h, h] si 0 < h < |x1 |.



Radio de Convergencia

P
Teorema IX.3.3.- Una serie an xn es sea:
n=0
1.- convergente si y solamente si x = 0;
2.- convergente ∀xP ∈ R;
3.- ∃ρ > 0 tal que ∞ n
n=0 an x es absolutamente convergente si |x| < ρ y divergente si |x| > ρ.
Demostración.- Sea ∞
X
E = {r ≥ 0| |an | r n convergente}.
n=1

E 6= ∅ porque r = 0 ∈ E.
IX.3 Series de Potencias o (Series Enteras) 155

Si E = {0} estamos en el primer caso. Si E = [0, +∞) es el segundo caos, sino sea ρ = sup E, se ve con
el teorema precedente que ρ tiene las propiedades anunciadas.

P∞
Definición IX.3.4.- Se llama radio de convergencia de la serie an xn al real no negativo ρ que satisface
n=0
el punto 3) del teorema precedente. Convenimos ρ = 0 si la serie satisface 1) del teorema precedente y
ρ = +∞ si la serie satisface el punto 2) de dicho teorema.
Ejemplos

P
2.- La serie geométrica xn tiene como radio de convergencia ρ = 1.
n=0

P
3.- La serie n!xn tiene como radio de convergencia ρ = 0, en efecto utilizando el criterio del cociente se
n=0
tiene
(n + 1)!xn+1
= (n + 1) |x| → +∞ si x 6= 0.
n!xn

4.- Utilizando el mismo criterio del cociente, se tiene que la serie



X xn
n=0
n!

es convergente ∀x ∈ R.
156 IX Sucesiones y Series de Funciones

Comportamiento en x = ±ρ
Los cuatro casos posibles se presentan:

X
xn , ρ = 1; divergencia en x = 1 y x = −1.
n=0

(
X xn divergencia en x = 1
, ρ = 1;
n=1
n convergencia en x = −1

(
X (−1)n n convergencia en x = 1
x , ρ = 1;
n=1
n divergencia en x = −1

X xn
, ρ = 1; convergencia en x = ±1.
n=1
n2


P
Teorema IX.3.5.- Sea an xn , con el radio de convergencia ρ > 0. Sea ∆(x) su suma,
n=0


X
∆(x) = a n xn , |x| < ρ.
n=0

Entonces ∆(x) es continua sobre el intervalo abierto (−ρ, ρ).


Demostración.- an xn es u producto continuo y

X
a n xn
n=0

es uniformemente convergente sobre [−h, h], si 0 < h < ρ. Por lo tanto su suma ∆(x) es continua sobre el
intervalo [−h, h], ∀h con 0 < h < ρ. De donde su suma ∆(x) es continua sobre (−ρ, ρ).


P P∞
Teorema IX.3.6.- Supongamos que an xn tenga un radio de convergencia ρ y nan xn−1 tenga un
n=0 n=1
radio de convergencia ρ′ . Entonces ρ = ρ′ .
Demostración.- Mostremos que ρ′ ≤ ρ, se tiene

|an xn | = |x| an xn−1 ≤ |x| nan xn−1 ,

por lo tanto por criterio de serie mayorante, se tiene



X ∞
X

nan xn−1 converge ⇒ |an xn | converge.
n=1 n=0

De esta manera ρ′ ≤ ρ.
Mostremos que ρ′ ≥ ρ. Escribimos

n−1
nan xn−1 = an xn−1 n x

1 x1 .

Tomemos un x tal que |x| < ρ, luego x1 tal que |x| < |x1 | < ρ. Como |x1 | < ρ, se tiene

X
|an xn1 |
n=0
IX.3 Series de Potencias o (Series Enteras) 157

convergente y por lo tanto |an xn1 | < C para un cierto C > 0. Por consiguiente
∞ ∞ n−1
nan xn−1 ≤ C
X X x
n
n=1
|x1 | n=1 x1

convergente si |x/x1 | < 1, utilizar el criterio del cociente. De donde |x| < ρ, se tiene

X
nan xn−1
n=1

convergente y en consecuencia ρ′ ≥ ρ.


P ∞
P
Teorema IX.3.7.- Si an xn tiene un radio de convergencia ρ y la suma es s(x) = an xn , |x| < ρ,
n=0 n=0
entonces ∞
X
s′ (x) = nan xn−1 , |x| < ρ.
n=1

Demostración.- Se aplica el teorema sobre la derivación término a termino. En efecto



P
i.- Si 0 < h < ρ, an xn converge para |x| ≤ h.
n=0

P n−1
ii.- nan x converge uniformemente sobre [−h, h].
n=1
i) y ii) son las hipótesis suficientes para poder derivar término a término.

Ejemplo
5.- Por derivación término a término, se tiene
∞  
1 X n n−k
k+1
= x , |x| < 1.
(1 − x) k
n=k

En efecto ∞
1 X
= xn , |x| < 1,
1 − x n=0
 ′ X ∞
1 1
= = nxn−1 , |x| < 1,
(1 − x)2 1−x n=1
 ′ X ∞
2 1
= = n(n − 1)xn−2 , |x| < 1,
(1 − x)3 (1 − x)2 n=2
1 X n
3 = xn−2 , |x| < 1,
(1 − x) 2
Luego por inducción se muestra el resto.

P
Teorema IX.3.8.- Sea ρ el radio de convergencia de bn xn y s(x) su suma. Entonces
n=0


X bn n+1
x
n=0
n +1

tiene un radio de convergencia ρ y


∞ Z x
X bn n+1
x = s(t) dt, |x| < ρ.
n=0
n+1 0
158 IX Sucesiones y Series de Funciones

Demostración.- Los dos teoremas precedentes aseguran que ambas series tienen el mismo radio de conver-

P
gencia y denotanto t(x) = bn /(n + 1)xn+1 , |x| < ρ, se tiene
n=0

t′ (x) = s(x), |x| < ρ.

Como s(x) y por lo tanto t′ (x) es continua para |x| < ρ, se tiene
Z x Z x
s(u) du = t′ (u) du = t(x) − t(0) = t(x), |x| < ρ.
0 0


Los coeficientes de una serie de potencias y su suma



P
Supongamos que an xn de radio de convergencia ρ > 0, sea f (x) la suma de esta serie para |x| < ρ. Por el
n=0
teorema sobre la serie derivada, f es indefinidamente derivable y se puede calcular f (k) (x) derivando k-veces

P
dentro el sı́mbolo , lo que da f (k) (0) = k! ak ; es decir,
n=0

f (n) (0)
an = para n = 0, 1, 2, . . . .
n!
Por lo tanto, si una función f : I → R, I un intervalo que contiene el origen, admite una representación de
la forma ∞
X
f (x) = a n xn ,
n=0

para |x| < ρ, con ρ > 0, entonces, se tiene para todo n ≥ 0.

f (n) (0)
an = . (IX.3.1)
n!
Se dirá que f admite un desarrollo en serie de potencias, sobre un vecindario del origen 0. Se ve que si un
tal desarrollo existe, este es único por (IX.3.1). Además, para que f : I → R, I intervalo abierto con 0 ∈ I,
es necesario que f sea indefinidamente derivable en x = 0 y que la serie

X f (n) (0) n
x
n=0
n!

tenga un radio de convergencia positivo. Ahora bien, estas dos condiciones no son suficientes para que f
admita un desarrollo en serie de potencias. En efecto, consideremos
( 2
e−1/x si x 6= 0
f (x) =
0 si x = 0

Se verifica que f (k) (0) = 0 para todo k ≥ 0, de donde obviamente



X f (n) (0) n
x
n=0
n!

y su suma es la función identicamente nulla, y además



X f (n) (0) n
x 6= 0 si x 6= 0.
n=0
n!
IX.4 Ejercicios 159

Producto de Cauchy de 2 series de potencias



P ∞
P
Teorema IX.3.9.- Supongamos que a n xn y bn xn tengan respectivamente los radios de convergencia
n=0 n=0
ρ1 y ρ2 y las sumas sean s(x) y t(x). Entonces

X n
X
cn xn con cn = ak bn−k
n=0 k=0

converge al menos para |x| < min(ρ1 , ρ2 ) y su suma es



X
s(x)t(x) = cn xn si |x| < min(ρ1 , ρ2 ).
n=0

Demostración.- Aplicando el teorema sobre el producto de 2 series absolutamente convergente.




P
Remarca.- min(ρ1 , ρ2 ) no es necesariamente el radio de convergencia de cn xn , puede ser más grande.
n=0

IX.4 Ejercicios

1.- a) Demostrar el criterio de Cauchy para la convergencia uniforme de una sucesión de funciones.
b) Demostrar que la sucesión fn : E → R converge uniformemente sobre E hacia f : E → R si y
solamente si
sup |f (x) − fn (x)| → 0, n → ∞.
x∈E

c) Sea fn : [0, 1] → R, donde


n3/4 x
f (x) = .
1 + n 2 x2
Demostrar la existencia de una función lı́mite f : [0, 1] → R y determinar si la convergencia fn → f es
uniforme.
2.- Sea fn : [a, b] → R una sucesión de funciones integrables sobre el intervalo compacto [a, b]. Demostrar
que si fn → f uniformemente sobre [a, b], entonces f es integrable sobre [a, b].
3.- Se define una sucesión de funciones fn : [0, 1] → R,

2n 1
 2 x, si 0 ≤ x ≤ 2n





  
2n 1 1 1
fn (x) = 2 n−1 − x , si n ≤ x ≤ n−1

 2 2 2

 0 si x ≥ 1



2n−1
Graficar fn (x).
Demostrar la existencia de una función lı́mite f : [0, 1] → R. ¿Se tiene
Z 1 Z 1
lim fn (x) dx = f (x) dx?
n→∞ 0 0
160 IX Sucesiones y Series de Funciones

4.- Mostrar que la serie


∞  n+1 
X x x2n+1

n=0
2n + 2 2n + 1

converge simplemente, pero no uniformemente sobre [0, 1].


1/N
Indicación.- Para x = (1/2) , minorar

2N  
X 1 xn
xn+1 −
2n + 2 2n + 1
n=N

2N
P 1
por C n, con C > 0 independiente de N .
n=N

5.- Sea ρ el radio de convergencia de la serie



X n−1 n 1 2 2 3 3 4
(−1)n x = x − x + x − ···
n=2
n(n + 1) 2·3 3·4 3·5

a) Determinar ρ.
b) Decidir si la serie converge en x = ±ρ.
c) Calcular s(x), la suma de la serie, precisando para que valores de x este cálculo es válido.
Capı́tulo X
Algunas Series Particulares

X.1 La Función Exponencial

Definición X.1.1.- La función exponencial exp : (−ρ, ρ) → R está dada por la serie

X xn
exp(x) = . (X.1.1)
n=0
n!

donde ρ es el radio de convergencia de la serie.


Teorema X.1.2.- La función exponencial, satisface:
1.- El radio de convergencia ρ = +∞.
2.- exp es derivable sobre R y
(exp(x))′ = exp(x).
3.- Para todo x e y reales se tiene
exp(x + y) = exp(x) · exp(y).
4.- exp(0) = 1.
5.- exp crece estrictamente sobre R.
6.- La imagen de exp es R+ = (0, +∞).
7.- exp tiende hacia +∞ más rapidamente que cualquier potencia de x cuando x → +∞; es decir

xr
lim ,
x→+∞ exp(x)

con r ∈ Q.
Demostración.- Demostremos punto por punto.
1.- Fijemos cualquier x ∈ R. Aplicamos el criterio del cociente a la serie

X |x|n
,
n=0
n!

obteniendo
|x|
lim = 0,
n→∞ n+1
por lo tanto, la serie (X.1.1) converge absolutamente para cualquier x ∈ R, de donde ρ = +∞.
2.- Como ρ = +∞, exp es derivable sobre R y podemos derivar término a término.

!′ ∞ ∞

X xn X nxn−1 X xn
(exp(x)) = = = = exp(x).
n=0
n! n=1
n! n=0
n!
162 X Algunas Series Particulares

3.- Sean x, y ∈ R fijos, las series


∞ ∞
X xn X yn
exp(x) = , exp(y) =
n=0
n! n=0
n!

convergen absolutamente, por lo tanto cualquier serie producto de las dos converge absolutamente y a
la misma suma exp(x) · exp(y). Utilizando la serie producto de Cauchy obtenemos

X X xn y m
exp(x) · exp(y) =
n! m!
k=0 n+m=k

X X (n + m)! xn y m
=
(n + m)! n! m!
k=0 n+m=k
∞  
X 1 X n+m
= xn y m
k! n
k=0 n+m=k

X (x + y)k
=
k!
k=0
= exp(x + y).

4.- exp(0) = 1, remplazar x = 0 en la serie.


5.- Se tiene para todo x ∈ R, exp(x − x) = exp(x) · exp(−x) = 1. de donde exp(x) 6= 0 ∀x ∈ R. Como
exp(x) es continua, se tiene exp(x) > 0 para todo x, lo contrario conduciria la existencia de un x con
exp(x) = 0, ya que exp(0) = 1 > 0. Ahora bien exp′ (x) = exp(x) > 0, de donde f crece estrictamente
en cada x ∈ R y por consiguiente sobre R.
6.- En el punto precedente hemos mostrado que exp(R) ⊂ R+ . Tomemos x > 0, se tiene

exp(x) > 1 + x → +∞

cuando x → +∞. Por otro lado


1
lim = lim exp(−y) = lim = 0.
x→−∞ y→+∞ y→+∞ exp(y)

Como exp es continua, se tiene bien exp(R) = R+ .


7.- Suficiente considerar el caso r > 0, el otro es trivial. Sea n ∈ N tal que n − 1 < r ≤ n. Si x > 1 se tiene

xn−1 < xr ≤ xn ,

por lo tanto
xr xn

exp(x) exp(x)
xn+1
y exp(x) > (n+1)! si x > 0, de donde, para x ≥ 1, se tiene

xr xn (n + 1)!
≤ < → 0,
exp(x) exp(x) x

cuando x → +∞.

+ +
Remarca.- exp : R → R es biyectiva y es un isomorfismo de grupos con R grupo aditivo y R grupo
multiplicativo.
El número e
Si bien en el capı́tulo III, hemos definido el número e, utilizaremos otra manera de definir e.
X.2 La función Logaritmo 163

Definición X.1.3.- El número ∞


X 1
e = exp(1) = .
n=0
n!

Proposición X.1.4.- Para r ∈ Q, se tiene


er = exp(r).

Demostración.- Para n = 1, es la definición. Para n ∈ N, se tiene

exp(n) = exp(1 + · · · + 1 = exp(1) · · · exp(1) = en .


| {z } | {z }
n veces n veces

Para n = 0, e0 = 1 por convención y exp(0) = 1. Para −n ∈ N, se tiene

1 1
exp(n) = = −n = en ;
exp(−n) e

de donde el enunciado es cierto ∀n ∈ Z.


Para r ∈ Q, digamos r = p/q con p, q ∈ Z y q > 0, se tiene

(exp(r))q = exp(qr) = exp(p) = ep ,

por lo tanto

exp(r) = er .


Potencias Irracionales
Hasta aquı́ sabemos lo que es xr cuando r ∈ Q y x > 0.
Definición X.1.5.- Para x ∈ R, ex = exp(x).
Remarca.- La definición precedente es un resultado demostrable cuando x ∈ Q. Esta definición decreta que
la función R → R+ , x 7→ ex es continua sobre R, por la función exp(x) lo es y Q es un subconjunto denso en
R.

X.2 La función Logaritmo

Definición X.2.1.- log : R+ → R es la función inversa de exp : R → R+ .


Proposición X.2.2.- La función log satisface:
1.- exp(log(x)) = x, ∀x ∈ R+ .
2.- log(exp(x)) = x, ∀x ∈ R.
3.- log es una función continua y estrictamente creciente.
4.- log es derivable sobre (0, +∞) y
1
(log(x))′ = .
x
5.- log e = 1.
6.- log 1 = 0.
7.- log(xy) = log x log y.
164 X Algunas Series Particulares

8.- lim log(x) = +∞ y lim log(x) = −∞.


x→+∞ x→0+
9.- log x tiende a +∞ más lentamente que cualquier potencia racional positiva de x cuando x → +∞; es
decir
log x
lim = 0, ∀r ∈ Q.
x→+∞ xr

Demostración.- 1) y 2) son consecuencia de la definición de función inversa.


3) Por que la inversa de una función continua es continua.
4) log es derivable por que exp es derivable y exp′ (x) = exp(x) > 0. Aplicando la fórmula de derivación
correspondiente
1 1 1
log′ (x) = ′ = = ,
exp (y) exp(y) x
con y = log x.
5) y 6) por que exp(1) = e y exp(0) = 1.
7) Se tiene que x = exp(log x) e y = exp(log y), por otro lado

exp(log x + log y) = exp(log x) exp(log y) = xy,

y exp(log xy) = xy, de donde log x + log y = log(xy).


8) Para el primer lı́mite suficiente ver que log no es acotada, como es estrictamente creciente, se tiene el
lı́mite deseado. En efecto, exp es estrictamente creciente de donde

log x ≤ A ⇐⇒ exp(log x) ≤ exp A ⇐⇒ x ≤ exp A.

Para el otro lı́mite, se tiene


log(1/x) = − log(x)
y planteando y = 1/x y la continuidad de log y 1/x da

lim = − lim log(y) = −∞.


x→0+ y→+∞

9) Aplicar la regla de l’Hôpital, da

log x 1 1
lim r = lim r = 0.
x→+∞ x r x→∞ x

Potencias irracionales

Hasta aquı́ las expresiones ax están bien definidas cuando x ∈ Q y a > 0 o a = e. Pero no tenemos claro que
significa cuando a es diferente de e y x es irracional.
Proposición X.2.3.- Se tiene para a > 0 y r ∈ Q

ar = er log a = exp(r log a).

Demostración.- Suficiente mostrar que log ar = r log a para r ∈ Q. Supongamos que r = p/q con p, q
enteros y q > 0. En efecto, por un lado

log((ar )q ) = q log(ar );

por otro lado


log a((ar )q ) = log(ap ) = p log a,
X.2 La función Logaritmo 165

de donde
p
log(ar ) = log(a) = r log a. 
q

Definición X.2.4.- Para a > 0 y x ∈ R,


ax = ex log a .

Remarca.- La definición que acaba de formularse es compatible con lo hecho anteriormente gracias a la
proposición anterior.
Proposición X.2.5.- Se tiene las siguientes propiedades, ya mostradas cuando el o los exponentes son
racionales,
1.- log ax = x log a.
2.- ax · ay = ax+y .
3.- (ax )y = axy .
Demostración.- 1) y 2) ejercio. Para 3), se tiene

log((ax )y ) = y log(ax ) = yx log a.


x
Proposición X.2.6.- Para a > 0 dado, la función a es derivable y

(ax )′ = ax log a.

Demostración.- Ejercicio.
El número e
Proposición X.2.7.- Se tiene  x
1
lim 1+ = exp(1).
x→+∞ x

Demostración.- Por continuidad de la función 1/x sobre (0, +∞) y por que log es derivable, en particular
en el punto 1, se tiene  x
1
lim log 1 + = lim log (1 + x)1/x
x→+∞ x x→0+

log(1 + x) − log 1
= lim
x→0+ x
d log
= (1) = 1.
dx
Como la función exponencial es continua, se tiene
 x
1
lim 1+ = exp(1).
x→+∞ x


Desarrollo en serie de potencias del logaritmo


Teorema X.2.8.- Para x con −1 < x ≤ 1, se tiene

X xn
log(1 + x) = (−1)n+1 .
n=1
n
166 X Algunas Series Particulares

Demostración.- La serie geométrica de razón −x



X
(−1)n xn
n=0

tiene radio de convergencia ρ = 1, por lo tanto para |x| < 1 se tiene



X 1
(−1)n xn = .
n=0
1+x

Utilizando el teorema IX.3.8 relativo a la integración de series de potencias se tiene


Z x ∞
1 X (−1)n−1 n
ds = x , |x| < 1
0 1+s n=1
n

y Z x
1
ds = log(1 + s)|s=x
s=0 = log(1 + x), |x| < 1.
0 1+s
Por lo tanto el teorema es válido para |x| < 1. Cuando x = 1, la serie

X (−1)n−1 1 1 1
= 1 − + − + ···
n=1
n 2 3 4

es convergente, se puede utilizar el criterio de Leibniz para series alternadas. Mostremos que

X (−1)n−1
log 2 = .
n=1
n

En efecto, para 0 ≤ x < 1 y N ∈ N se tiene


N
X 1 − (−1)N +1 xN +1
(−1)k xk = ,
1+x
k=0

de donde
N
1 X (−1)N +1 xN +1
= (−1)k xk + ,
1+x 1+x
k=0

integrando, se obtiene
Z x N +1 Z x
1 X xk sN +1
log(1 + x) = ds = (−1)k−1 + (−1)N +1 ds
0 1+s k 0 1+s
k=1

por lo tanto
N +1
Z Z x
k x N +1
k−1 x s 1
X
sN +1 ds = xN +2 .

log(1 + x) − (−1) = ds ≤
k 0 1+s 0 N +2
k=1

Haciendo x → 1 − 0, se tiene
N +1

X (−1)k−1 1
log 2 − ≤ .
k N +2
k=1
X.3 Funciones Trigonométricas 167

Ahora, hacemos N → ∞ y obtenemos



X (−1)k−1
log 2 − =0
k
k=1


X.3 Funciones Trigonométricas

Definición X.3.1.- Las funciones cos, sin : R → R están dadas por:



X x2n
cos x = C(x) = (−1)n (X.3.1)
n=0
(2n)!

X x2n+1
sin x = S(x) = (−1)n (X.3.2)
n=0
(2n + 1)!

Teorema X.3.2.- Las funciones cos y sin satisfacen:


1.- El radio de convergencia de las series (X.3.1) y (X.3.2) es ρ = +∞.
2.- cos y sin son continuas sobre R.
3.- cos y sin son derivables sobre R y
cos′ (x) = − sin(x),
sin′ (x) = cos(x).
4.- cos es una función par; es decir, cos(−x) = cos x y sin es una función impar; es decir, sin(−x) = − sin x.
5.- Para x = 0, cos 0 = 1, sin 0 = 0.
6.- Se tiene
cos2 x + sin2 = 1.
sin x
7.- lim = 0.
x→0 x
8.- sin y cos verifican las fórmulas de sumación siguientes:

sin(x + y) = sin x cos y + cos x sin y,


cos(x + y) = cos x cos y − sin x sin y.

Demostración.- 1) similar a la función exponencial, 2) la continuidad de que el radio de convergencia es


+∞.
3) El radio de convergencia +∞ conduce a que sin y cos sean derivables y que se pueda derivar término a
término en las series respectivas. Por lo tanto

X x2n−1 X x2n+1
cos′ (x) = (−1)n =− (−1)n = − sin x,
n=1
(2n − 1)! n=0
(2n + 1)!

X x2n
sin′ (x) = (−1)n = cos x.
n=0
(2n)!

4) remplazar −x por x y se obtiene lo que se desea.


5) Remplazar x = 0 en las series respectivas.
168 X Algunas Series Particulares

6) Se tiene cos2 0 + sin2 0 = 1 por 5). Ahora bien, se tiene

(cos2 x + sin2 x)′ = −2 cos x sin x + 2 sin x cos x = 0,

de donde cos2 x + sin2 x = cos2 0 + sin2 0 = 1.


7) Utilizar la regla de l’Hôpital.
8) Dejamos fijo y y consideramos

f (x) = sin(x + y) − sin x cos y − cos x sin y,


g(x) = cos(x + y) − cos x cos y + sin x sin y.

Verificamos que
f ′ (x) = g(x)
g ′ (x) = −f (x)
de donde ((f (x))2 + (g(x))2 )′ = 0 para todo x ∈ R, por lo tanto

(f (x))2 + (g(x))2 = const,

pero f (0) = g(0) = 0, lo que implica que f (x))2 + (g(x))2 = 0 y por consiguiente f (x) = g(x) = 0, ∀x ∈ R.

Ceros de sin x y cos x
√ √
Proposición X.3.3.- Existe α ∈ R con 2 < α < 3 tal que cos α = 0 y cos x > 0 si 0 < x < α.
Demostración.- Tenemos cos 0 = 1 y cos′ x = − sin x. Veamos que sin x > 0 para√0 < x < 2, lo√que implica
que cos es estrictamente decreciente sobre 0 < x < 2, enseguida se verá que cos 2 > 0 y cos 3 < 0. En
efecto,
∞  
x3 x5 x5 X x4k+1 x4k+3
sin x = (x − ) + ( − ) + · · · = − .
3! 5! 5! (4k + 1)! (4k + 3)!
k=0

Ahora bien,  
x4k+1 x4k+3 x4k+1 x2
− = 1−
(4k + 1)! (4k + 3)! (4k + 1)! (4k + 2)(4k + 3)
y
(4k + 2)(4k + 3) ≥ 6 > 4 > x2 ,
si x < 2. Veamos lo que sigue,
∞  
√ X 22k 2
cos 2 = 1− >0
(4k)! (4k + 1)(4k + 2)
k=1
∞  
√ 3 3 X 32k−1 3
cos 3 = (1 − + ) − 1− < 0.
2 8} (4k − 2)! (4k − 1)4k
| {z k=2
= −1
8

Notación.- α = π/2 es el cero positivo más pequeño de cos x.


Corolario X.3.4.- sin(π/2) = 0 y π es el cero positivo más pequeño de sin x.
Demostración.- Se tiene sin2 (π/2) + cos2 (π/2) = 1 y cos(π/2) = 0, da sin2 (π/2) = 1, como sin x > 0 para
0 < x < 2, se tiene neceriamente que sin(π/2) = 1 y

sin(x + π/2) = sin(x) cos(π/2) + sin(π/2) cos(x) = cos x > 0,


X.3 Funciones Trigonométricas 169

si 0 < x < π/2. Por lo tanto sin x > 0 para 0 < x < π y sin(π) = 0.

Definición X.3.5.- Una función f : R → R es periodica si existe c > 0 tal que

f (x + c) = f (x)

. c se llama periodo de f . Se dice que c es periodo mínimal de f si 0 < c′ ≤ c y c′ perido de f entonces


c′ = c.
Corolario X.3.6.- sin y cos son periódicas de periodo 2π; es decir

sin(x + 2π) = sin x,


cos(x + 2π) = cos x.

Además, 2π es el periodo minimal de sin y cos.


Demostración.- Sabemos que cos(π/2) = 0 y sin(π/2) = 1. Por fórmulas de adición, se tiene

sin(x + π/2) = cos x,


cos(x + π/2) = − sin x;

en particular, para x = π/2,


sin(x + π) = − sin x,
cos(x + π) = − cos x.
Obtenemos por consiguiente sin(2π) = 0 y cos(2π) = 1, de donde

sin(x + 2π) = sin x cos(2π) + sin(2π) cos x = sin x


cos(x + 2π) = cos x cos(2π) + sin x sin(2π) = cos x.

2π es el periodo minimal, sino existirı́a C > 0 con C < 2π, lo que darı́a sin(C) = 0 y C = π pero esto es
imposible, por que se tendrı́a
sin(x + π) = − sin(x), ∀x ∈ R.
El mismo argumento se tiene para cos.

Area de una circunferencia
Proposición X.3.7.- El área de una circunferencia de radio 1 es π.
Demostración.- El área es invariante por traslación, por lo que suponemos que el centro es el origen. La
ecuación de la circunferencia de centro el origen es x2 + y 2 = 1. El área de la circunferencia es igual a 4
veces el área del sector ocupado por el primer cuadrante. Denotando A el area se tiene
Z 1 p
A=4 1 − x2 dx,
0

mediante la substitución x = cos ϕ, se obtiene


Z 0 Z π/2 Z π/2
A=4 sin ϕ · (− sin ϕ) dϕ = 4 sin2 ϕ dϕ = 2 (1 − cos 2ϕ) dϕ
π/2 0 0
1 π/2
= 2(ϕ − sin 2ϕ) 0 = π.
2


Una desigualdad útil


170 X Algunas Series Particulares

Proposición X.3.8.- Para 0 < x < π/2, se tiene

2
< sin x < x.
π

Demostración.- Como sin′′ (x) = − sin x < 0 para 0 < x < π, se tiene que sin x es cóncava sobre [0, π/2],
lo que da
2
sin x > x.
π
La otra desigualdad, ejercicio.

Tangente y Cotangente
Definición X.3.9.- Se plantea:
π
tan : R − {(2k + 1) |k ∈ Z} −→ R cot : R − {kπ|k ∈ Z} −→ R
2
sin x cos x
x 7→ x 7→
cos x sin x

Proposición X.3.10.- Para las funciones tangente y cotangente, se tiene:


Fórmulas de Derivación:
1
tan′ x =
cos2 x
1
cot′ x = − 2
sin x
Fórmulas de Adición:
tan x + tan y
tan(x + y) =
1 − tan x tan y

Demostración.- Ejercicio.

X.4 Funciones Trigonométricas Inversas

La función sin crece estrictamente de −1 a 1 sobre [−π/2, π/2] y es continua, por lo tanto

sin |[−π/2,π/2] : [−π/2, π/2] → [−1, 1],

admite una inversa g : [−1, 1] → [−π/2, π/2] denotada arcsin.


Igualmente, cos decrece estrictamente de 1 a−1 sobre el intervalo [0, π] y es continua, por lo tanto

cos |[0,π] : [0, π] → [−1, 1]

es biyectiva y admite una inversa denotada arccos.


Proposición X.4.1.- arcsin y arccos son continuas sobre [−1, 1] y derivables sobre (−1, 1). Además

1
arcsin′ x = p ,
1 − x2
1
arccos′ x = − p ,
1 − x2
X.5 La Serie Binomial 171

para |x| < 1.


Demostración.- Tanto arcsin y arccos son continuas por el teorema concerniente funciones inversas del
capı́tulo VI. Mostremos la derivabilidad de arcsin. Se tiene
π
y = arcsin x ⇐⇒ x = sin y |x| ≤ .
2
arcsin x es derivable si y solamente si sin′ y 6= 0, si y solamente si y 6= −π/2 o y 6= π/2, si y solamente si
x = −1 o x = 1. Utilizando el teorema de la derivada de la función derivada, se obtiene
1 1
arcsin′ x = = p ,
cos y 1 − x2

porque cos y > 0 si |y| < π/2.


Para arccos se procede de la misma forma.

Si restringimos la función tangente al intervalo (−π/2, π/2),

tan |(−π/2,π/2) : (−π/2, π/2) → R

es biyectiva, estrictamente creciente y continua por lo tanto inversible. Se denota

arctan : R → (−π/2, π/2)

su inversa.
Proposición X.4.2.- La función arctan es derivable sobre R y
1
arctan′ x = .
1 + x2

Demostración.- Ejercicio.
Se tiene Z x
dt
= arctan x.
0 1 + t2
lo que permite obtener la serie para arctan. Considerando la serie geométrica de razón (−t2 ), se obtiene

1 X
2 = (−1)k t2k , si |t| < 1.
1+t k=0

P
Se puede integrar bajo el símbolo sobre [0, x], si |x| < 1. De donde

X (−1)k x2k+1
arctan x = si |x| < 1. (X.4.1)
(2k + 1)
k=0

Utilizando una astucia semejante a aquella empleada para log(1 + x) cuando x = 1, se muestra que el
desarrollo en serie de potencias (X.4.1), también es correcto para x = 1 y por lo tanto para x = −1. Lo que
da

X (−1)k x2k+1
arctan x = si |x| ≤ 1. (X.4.2)
(2k + 1)
k=0

Planteando x = 1, se tiene el resultado siguiente


π 1 1 1 1
= 1 − + − + − ···.
4 3 5 7 9
172 X Algunas Series Particulares

Remarca.- La serie (X.4.2) es válida para x con |x| ≤ 1, lo que no impide calcular arctan x para |x| > 1.
En efecto, se puede utilizar la identidad
π
arctan x + arctan(1/x) = signo x.
2

X.5 La Serie Binomial


P
Para desarrollar en serie de potencias an xn la función arcsin x, se puede intentar de integrar
n=0
1
arcsin′ x = p , |x| < 1;
1 − x2
integrando Z x
dt
p , |x| < 1;
0 1 − t2

luego de haber desarrollado 1/ 1 − t2 en serie, lo que todavı́a no sabemos hacer. Más generalmente
Problema.- Desarrollar (1 + x)α con α ∈ R en serie de potencias

X
bn xn .
n=0
2

Para α = −1/2, remplazando x por −t darı́a una serie para 1/ 1 − t2 .
Sabemos para α ∈ N, digamos α = n, se tiene
n  
X n k
(1 + x)n = x ,
k
k=0
remarcando que bk = 0, para k > n.
Coeficientes Binomiales Generalizados
Definición X.5.1.- Para α ∈ R, k ∈ Z el coeficiente binomial

 α(α − 1)(α − 2) · · · (α − k + 1) si k > 0
α   k!
=
k 
 1 si k = 0

0 si k < 0.

Ejemplo
1.-    
−2 (−2)(−3)(−4) 4·3·2 4
= =− =− .
3 3! 3! 3
Proposición X.5.2.- Los coeficientes binomiales verifican para α ∈ R y k ∈ Z.
   
−α α+k−1
1.- = (−1)k
k k
     
α α α+1
2.- + =
k−1 k k
α α α − 1
3.- = si k 6= 0
k k k−1
   
α α−k α−1
4.- = si k 6= −1
k+1 k+1 k−1
X.5 La Serie Binomial 173

Demostración.- Ejercicio.
Teorema X.5.3.- Para α ∈ R y |x| < 1, se tiene
∞  
X α
(1 + x)α = xk .
k
k=0

Demostración.- Si α ∈ N, la serie tiene un número finito de términos no nulos, por consiguiente convergente
para todo x ∈ R y el resultado es cierto. Supongamos α 6∈ N y α 6= 0 porque sino el resultado es evidente.
La serie ∞  
X α k
x .
k
k=0

tiene un radio de convergencia ρ = 1. En efecto, aplicando el criterio del cociente, se obtiene


 
α k+1

k+1 x
α − k

k + 1 |x| −→ |x| ,
  =
α k
x
k

cuando k → ∞; por lo tanto, la serie converge si |x| < 1 y diverge si |x| > 1.
Denotemos ∞  
X α k
Pα (x) = x ,
k
k=0

con α ∈ R y |x| < 1. Vamos a verificar que

Pα (x)
= 1,
(1 + x)α

para α ∈ R y |x| < 1. Suficiente ver que


 ′
Pα (x)
= 0 y Pα (0) = 1.
(1 + x)α

En efecto, aplicando las reglas de derivación, obtenemos que


 ′
Pα (x) Pα′ (x)(1 + x)α − αPα (x)(1 + x)α−1 (1 + x)Pα′ (x) − αPα (x)
= = .
(1 + x)α (1 + x)2α (1 + x)α+1
P
Ahora bien, derivando bajo el signo , obtenemos
∞   ∞   ∞  
X α X α α−1 X α−1
Pα′ (x) = kxk−1 = kxk−1 = α xk .
k k k−1 k
k=1 k=1 k=0

Por lo tanto
Pα′ (x) = αPα−1 (x),
si α ∈ R y |x| < 1. Remplazando en la derivada, obtenemos
 ′
Pα (x) α(1 + x)Pα−1 (x) − αPα (x)
= .
(1 + x)α (1 + x)α+1
174 X Algunas Series Particulares

Calculemos ∞  
X α−1
(1 + x)Pα−1 (x) = (1 + x) xk .
k
k=0
∞   ∞  
X α−1 k
X α−1
= x + xk+1
k k
k=0 k=0
∞    
X α−1 α−1
=1+ + xk
k k−1
k=1
∞ 
X α k
=1+ x = Pα (x).
k
k=1

De donde,  ′
Pα (x)
= 0.
(1 + x)α
Por otro lado,
Pα (0)
= 1.
(1)α

Serie para arcsin
Por lo hecho antes, se tiene Z x
dt
arcsin x = p ,
0 1 − t2
para |x| < 1.
La serie binomial para (1 + x)−1/2 , está dada por
∞  
−1/2
X −1/2
(1 + x) = xk |x| < 1.
k
k=0

Remplazando x por −t2 , obtenemos


∞  
1 X −1/2
p = (−1)k t2k , |t| < 1.
1−t 2 k
k=0

Utilizando el punto 1 de la proposicion X.5.2, se tiene


∞  
1 X k − 1/2 2k
p = t , |t| < 1.
1 − t2 k
k=0

Calculemos  
k − 1/2 (k − 1/2)(k − 3/2) · · · 1/2 (2k − 1)(2k − 3) · · · 1
= =
k k! 2k k!
 
(2k)! 1 2k
= 2k 2
= 2k .
2 (k!) 2 k
Por lo tanto
∞  
1 X 1 2k 2k
p = 2k
t , |t| < 1.
1 − t2 k=0 2 k
Por consiguiente, integrando término a término, obtenemos
∞  
X 1 2k 2k x2k+1
arcsin x = 2k
t , |x| < 1.
x k 2k + 1
k=0
X.6 Ejercicios 175

X.6 Ejercicios

1.- La irracionalidad de e. Demostrar que para todo entero m ≥ 1,



X 1 1
<
n=m+1
n! m(m!)

y deducir que e 6∈ Q.
2.- Calcular para x → 0, luego para x → +∞

log(1 + ax) ax − bx
lim , lim ,
x cx − dx
donde a, b, c, d son positivos y c 6= d.
3.- Estudiar la convergencia de las series de término general:
 √ −1
e 2n−1 − 1 sin θ n , donde |θ| < 1,
 n
1
1− √ , n sin(1/n3 ),
n
log(n + 1) − log n
(n ≥ 2), sin(π/n),
(log n)2
√ 2 sin(nπ/2) + sin(1/n)
n2 + 1 − n , .
n

4.- Demostrar que para todo x ∈ R+ , se tiene

x3
x− ≤ sin x ≤ x,
3!
x2
1− ≤ cos x ≤ 1,
2!
y más generalmente,
2N +1 2N
X x2n+1 X x2n+1
(−1)n ≤ sin x ≤ (−1)n ,
n=0
(2n + 1)! n=0
(2n + 1)!
2N 2N +1
X x2n X x2n
(−1)n ≤ cos x ≤ (−1)n ,
n=0
(2n)! n=0
(2n)!

para x ∈ R+ , N = 0, 1, 2, . . . .
Indicación.- Integrar.
5.- Mostrar que para x ∈ R.
n Z x
X x2ν+1 t2n+2
arctan x = (−1)ν + (−1)n dt.
ν=0
2ν + 1 0 1 + t2

y deducir que
π 1 1 1
= 1 − + − + ···.
4 3 5 7
176 X Algunas Series Particulares

6.- (Cálculo de π con una serie rápidamente convergente).


a) Demostrar que
tan α + tan β
tan(α + β) = .
1 − tan α tan β
Luego, que si
π
|arctan x + arctan y| < ,
2
entonces
x+y
arctan x + arctan y = arctan .
1 − xy
b) Deducir la identidad de Machin ():

π 1 1
= 4 arctan − arctan .
4 5 239

c) utilizar b) para obtener un desarrollo infinito para π. ¿Después de cuantos términos, se tiene π con
una precisión de 10−12 ?
7.- Para α ∈ R y k ∈ Z, mostrar:
 
α α α−1
a) = , k 6= 0;
k k k−1
 
α α − k α
b) = , k + 1 6= 0;
k+1 k+1 k
     
α α α+1
c) + = ;
k−1 k k

8.- (Transformación en suma de un producto de funciones trigonométricas).


a) A partir de las fórmulas de adición, transformar en suma cada uno de los productos:

sin x sin y, sin x cos y, cos x cos y.

b) Calcular las integrales siguientes, donde m, n ∈ N y m 6= n:


Z π Z π
(sin mx)2 dx, (cos mx)2 dx,
0 0
Z π Z π
sin mx sin nx dx, sin mx cos nx dx,
0 0
Z π
cos mx cos nx dx,
0
Capı́tulo XI
Series de Taylor

XI.1 Series de Taylor

En el capı́tulo X vimos que funciones como: ex , sin x, cos x, arctan x y arcsin x se escriben

X
a n xn ,
n=0

con un cierto radio de convergencia ρ 6= 0.


La función logaritmo se escribe

X xk
log(1 + x) = (−1)k+1 , |x| < 1.
k
k=1

Remplazando x por x − 1, se obtiene



X (x − 1)k
log x = (−1)k+1 , |x − 1| < 1.
k
k=1


P
Sabemos que si f admite un desarrollo en serie de potencias f (x) = an xn para |x| < ρ, con ρ 6= 0,
n=0
entonces
f (n) (0)
an = .
n!
De la misma manera, se muestra, que si

X
g(x) = bn (x − x0 )n , |x − x0 | < ρ, rho 6= 0,
n=0

entonces
g (n) (x0 )
bn = .
n!
Suficiente derivar n veces la serie, luego plantear x = x0 .
Por lo tanto, para que exista un desarrollo

X
f (x) = a n xn , |x| < ρ,
n=0

con ρ 6= 0, es necesario que f (n) (0) existe para todo n ≥ 0. Pero esta condición no es suficiente. En efecto:
178 XI Series de Taylor

1.- Puede suceder que las f (n) (0) existan, pero que

X f (n) (0) n
x
n=0
n!

diverga para x 6= 0.
2.- Puede suceder f (n) (0) existan y que

X f (n) (0) n
x
n=0
n!

tenga un radio de convergencia ρ 6= 0, pero que su suma no sea igual a f (x) aparte que x = 0. Por
ejemplo la función f : R → R definida por
( 2
e−1/x si x 6= 0
f (x) =
0 si x = 0,

es tal que f (n) (0) = 0 para n = 0, 1, 2, . . ., por lo tanto la serie correspondiente es



X
0xn ,
n=0

cuya suma es la función identicamente nula, de donde su suma es diferente de f (x) si x 6= 0.


Definición XI.1.1.- Sea f : I → R, x0 ∈ I punto interior y f indefinidamente derivable en el punto x0 . Se
llama Serie de Taylor de f en el punto x0 a la serie

X f (n) (x0 )
(x − x0 )n .
n=0
n!

Definición XI.1.2.- Cuando x0 = 0, la serie de Taylor se llama serie de Mac Laurin de f .


Problema.- Sea f : [a, b] → R, [a, b] compacto, indefinidamente derivable en x0 ∈ (a, b). ¿Cuando se puede
afirmar que

X f (n) (x0 )
f (x) = (x − x0 )n
n=0
n!

para |x − x0 | < ρ con cierto ρ > 0?


El problema data a fines del siglo XVII, principios del siglo XVIII y la razón erá para hacer cálculos.
Escribamos
n−1
X f (k) (x0 )
f (x) = (x − x0 )k + Rn (x), (XI.1.1)
k!
k=0

suponemos por lo tanto que f es n − 1 veces derivable en x0 . Es decir, se define Rn : [a, b] → R por

n−1
X f (k) (x0 )
Rn (x) = f (x) − (x − x0 )k . (XI.1.2)
k!
k=0

Esperamos que Rn (x) sea pequeño en un cierto vecindario de x0 , de tal manera que el polinomio de grado
menor o igual a n − 1
n−1
X f (k) (x0 )
(x − x0 )k
k!
k=0
XI.1 Series de Taylor 179

de en un cierto vecindario una buena aproximación de f (x). Situación deseable, los valores de un polinomio
son facilmente calculables.
Pedir que se tenga

X f (k) (x0 )
f (x) = (x − x0 )k
k!
k=0

para |x − x0 | < ρ con ρ 6= 0, es pedir que


n
X f (k) (x0 )
(x − x0 )k −→ f (x)
k!
k=0

cuando n → ∞ para todo x tal que |x − x0 | < ρ, ρ 6= 0.


Observando (XI.1.1) la respuesta es inmediata:

X f (k) (x0 )
f (x) = (x − x0 )k
k!
k=0

para |x − x0 | < ρ con ρ 6= 0, si y solamente si

lim Rn (x) = 0,
n→∞

∀x tal que |x − x0 | < ρ.


El primer objetivo será mayorar Rn (x). Comencemos por demostrar el:
Teorema XI.1.3.- Taylor. Sea f : [a, b] → R tal que f (n−1) sea continua sobre [a, b] y que f (n) exista
sobre (a, b). Sea x0 ∈ (a, b), entonces para todo x ∈ [a, b], x 6= x0 , existe un ξ en el intervalo abierto de
extremidades x0 y x tal que

n−1
X f (k) (x0 ) f (n) (ξ)
f (x) = (x − x0 )k + (x − x0 )n . (XI.1.3)
k! n!
k=0

Remarcas
1.- El teorema de Taylor da una forma explı́cita, otra que (XI.1.2), del resto Rn (x). Se puede escribir

f (n) (ξ)
Rn (x) = (x − x0 )n
n!
con cierto ξ entre x y x0 .
2.- Para n = 1, el teorema es f (x) = f (x0 ) + f ′ (ξ)(x − x0 ); es el teorema de los incrementos finitos.
3.- Como ξ esta entre x y x0 , se puede escribir

ξ = x0 + θ(x − x0 ),

para cierto 0 < θ < 1.


4.- (XI.1.3) se llama un desarrollo limitado a n términos de f en el punto x0 .
5.- Otra notación para x − x0 , la diferencia entre x0 (fijo) y x (punto variable), se escribirá h = x − x0 ; por
lo tanto, x = x0 + h y (XI.1.3) se rescribe

n−1
X f (k) (x0 ) k f (n) (ξ) n
f (x + h) = h + h , (XI.1.4)
k! n!
k=0
180 XI Series de Taylor

para un cierto ξ entre x0 y x0 + h y h 6= 0. Es con esta notación con la que se hará la demostración.
Demostración del teorema.- Supongamos h > 0. Consideremos φ : [0, h] → R, dada por
n−1
X f (k) (x0 ) k tn
φ(t) = f (x0 + t) − h −C (XI.1.5)
k! n!
k=0
donde C ∈ R es elegida de manera que φ(h) = 0.
Vamos a aplicar el teorema de Rolle n-1 veces. Primero, constatamos que φ(0) = φ(h) implica que existe
h1 ∈ (0, h) tal que φ′ (h1 ) = 0. Ahora bien, φ verifica las condiciones de Rolle a causa de las hipótesis hechas
sobre f . Continuando, se tiene:
φ′ (0) = ϕ′ (h1 ) = 0 ⇒ ∃h2 ∈ (0, h1 ) tal que φ′′ (h2 ) = 0;
..
.
φ(n−1) (0) = φ(n−1) (hn−1 ) = 0 ⇒ ∃hn ∈ (0, hn ) tal que φ′′ (hn ) = 0;
En particular hn ∈ (0, h) por que h > h1 > · · · > hn > 0. Por otro lado,
φ(n) (t) = f (n) (x0 + t) − C,
de donde
C = f (n) (x0 + hn );
x0 + hn está entre x0 y x0 + h. Si se denota ξ = x0 + hn , se tiene C = f (n) (ξ) y remplazando en (XI.1.5)
t = h, se deduce, porque φ(h) = 0 que
n−1
X f (k) (x0 ) k f (n) (ξ) n
f (x0 + h) = h + h .
k! n!
k=0

La forma del resto que se tiene en (XI.1.3) se llama resto de Lagrange.
Regresando al teorema de Taylor, se tiene
f (n) (ξ) n
Rn (x) = h (x − x0 )n
n!
donde ξ está entre x0 y x. De donde la mayoración, si f (n) es acotado sobre [a, b],
|x − x0 |n
sup f (n) (t) .

|Rn (x)| = (XI.1.6)
n! a≤t≤b

Ejemplo

P 1
1.- Cálculo de e = exp(1) = k! . Una estimación grosera da 0 < e < 3. En efecto, k! ≥ 2k−1 para k ≥ 1,
k=0
de donde
1 1
e < 1 + 1 + + 2 + · · · = 3.
| 2 2
{z }
=2
La serie de Mac Laurin, con resto de Lagrange, para ex hacia x = 0 da
n−1
X xk xn µx
ex = + e ,
k! n!
k=0
con µ ∈ (0, 1). Tomemos x = 1, obtenemos
n−1
X 1 1
e= + eµ1 ,
k! n!
k=0
con 0 < µ < 1. De donde
n−1
X 1 e 3
0<e− < < .
k! n! n!
k=0
XI.1 Series de Taylor 181

Dos corolarios del teorema de Taylor


Corolario XI.1.4.- Sea f ∈ C ∞ [a, b], es decir f y todas sus derivadas existen y son continuas sobre [a, b];
y sea x0 ∈ (a, b). Supongamos que existe una constante M > 0, tal que se tenga

(n)
f (x) ≤ n! M n , n = 1, 2, . . . , ∀x ∈ [a, b].

Entonces se tiene

X f (k) (x0 )
f (x) = (x − x0 ),
k!
k=0

para todo x ∈ [a, b] ∩ (x0 − 1/M, x0 + 1/M ).


Demostración.- Recordemos

X f (k) (x0 )
f (x) = (x − x0 )
k!
k=0

∀x con |x − x0 | < ρ y ρ 6= 0, si y solamente si

n−1
X f (k) (x0 )
Rn (x) = f (x) − (x − x0 ) → 0
k!
k=0

cuando n → ∞, ∀x con |x − x0 | < ρ y ρ 6= 0.


Se puede escribir
f (n) (ξ)
Rn (x) = (x − x0 )n ,
n!
esto ∀x ∈ [a, b] x 6= x0 con un cierto ξ entre x y x0 . Por las hipótesis de este corolario, se tiene por lo tanto

(n)
f (ξ) n
|Rn (x)| ≤ |x − x0 | ≤ (M |x − x0 |)n ,
n!

de donde |Rn (x)|n → 0 cuando n → ∞, si M |x − x0 | < 1 y x ∈ [a, b]. Esta última condición es equivalente
a x ∈ [a, b] ∩ (x0 − 1/M, x0 + 1/M ).

Corolario XI.1.5.- Sea f : [a, b] → R n veces continuamente derivable sobre [a, b]; sea x0 ∈ [a, b]. Entonces,
para todo x ∈ [a, b]
n
X f (k) (x0 )
f (x) = (x − x0 ) + ε(x)(x − x0 )n
k!
k=0

donde ε(x) : [a, b] → R es tal que


lim (x) = 0.
x→x0

Demostración.- Por el teorema de Taylor, se tiene ∀x ∈ [a, b], se tiene

n−1
X f (k) (x0 ) f (n) (ξ)
f (x) = (x − x0 ) + (x − x0 )n .
k! n!
k=0

Agregando la n-sima derivada en x0 , se obtiene


n
X f (k) (x0 ) f (n) (ξ) − f (n) (x0 )
f (x) = (x − x0 ) + (x − x0 )n ,
k! n!
k=0
182 XI Series de Taylor

planteamos
f (n) (ξ) − f (n) (x0 )
ε(x) = ,
n!
remarcando que ξ(x, x0 , n) es tal que ξ → x0 , cuando x → x0 . Como f (n) es continua, se tiene f (n) (ξ) →
f (n) (x0 ) cuando x → x0 .

Remarca.- En el corolario que acabamos de demostrar, hemos supuesto que f (n) es continua, hipótesis no
contemplada en el teorema de Taylor.
Ejemplo
2.- Determinemos q 
√ √
lim n+ n− n .
n→∞

Reescribiendo la expresión, obtenemos


q  q 
√ √ √ √
lim n + n − n = lim n 1 + 1/ n − 1 .
n→∞ n→∞


Consideremos f : (−1, +∞) → R dada por f (x) = 1 + x. Por el corolario precedente f (x) = f (0) +
f ′ (0)x + xε(x), donde ε(x) → 0 cuando x → 0, por consiguiente:

1
f (x) = 1 + x + xε(x)
2 √
√ 1 ε(1/ n)
f (1/ n) = 1 + √ + √
2 n n

de donde q 
√ √ 1 √ 1
n + n − n = + ε(1/ n) → ,
2 2
cuando n → ∞.
La notación O y o
Definición XI.1.6.- Sean f, g : I → R, I ⊂ R intervalo y a ∈ I ′ . Supongamos que g(x) 6= 0, ∀x ∈ I − {a}.
Entonces
f (x) = o(g(x)) cuando x → a,

significa
f (x)
lim = 0.
x→a g(x)

Definición XI.1.7.- Sean f, g : I → R, I ⊂ R intervalo y a ∈ I ′ . Supongamos que g(x) 6= 0, ∀x ∈ I − {a}.


Entonces
f (x) = O(g(x)) cuando x → a,

significa que el cociente f (x)/g(x) es acotado en el vecindario de a; es decir, existen ǫ > 0 y C > 0 tales que

f (x)
x ∈ I y 0 < |x − a| < ǫ ⇒ < C.
g(x)

Ejemplos
XI.1 Series de Taylor 183

3.- El corolario XI.1.5 puede reescribirse como:


n
X f (k) (x0 )
f (x) = (x − x0 )k + o(1)(x − x0 )n cuando x → x0 ;
k!
k=0
n
X f (k) (x0 )
f (x) = (x − x0 )k + o((x − x0 )n ) cuando x → x0 ;
k!
k=0

4.- Bajo las condiciones del corolario XI.1.6, la conclusión puede reescribirse como:

N −1
X f (k) (x0 )
f (x) = (x − x0 )k + O(1)(x − x0 )n cuando x → x0 ;
k!
k=0
n−1
X f (k) (x0 )
f (x) = (x − x0 )k + O((x − x0 )n ) cuando x → x0 ;
k!
k=0

Desarrollo limitados y cálculo de lı́mites


Para ilustrar la utilidad del desarrollo limitado a un número finito de términos, consideremos el cálculo de

sin2 x − x2 cos x
lim ,
x→0 x2 (1 − cos)

que puede hacerse con 4 aplicaciones de la regla de l’Hôpital. Sin embargo; es más simple utilizar desarrollos
limitados de numerador y denominador en en el vecindario de x = 0. Después de derivar 4 veces en x = 0,
se obtiene:
1
sin2 x − x2 cos x = x4 + x4 ε(x), (ε(x) → 0)
6
1
x2 (1 − cos) = x4 + x4 η(x), (η(x) → 0),
2
de donde
1 4 1
sin2 x − x2 cos x x + x4 ε(x) + ε(x) 1
= 6 = 6 → ..
2
x (1 − cos) 1 1 3
x4 + x4 η(x) + η(x)
2 2
Este método no serı́a más ventajoso que la regla de l’Hôpital, si fuese necesario calcular estos desarrollos
limitados derivando. Para evitar el cálculo de derivadas, se puede utilizar series (conocidas) para sin x y
cos x. De esta manera obtenemos:

x3
sin x = x − + x3 ε0 (x),
6
x2
cos x = 1 − + x2 η0 (x),
2!
x3 x3
(sin x)2 = (x − ) + 2(x − )x3 ε0 (x) + x6 ε20 (x)
6 6
4 6
x x x6
= x2 − + + 2x4 ε0 (x) − ε0 (x) + x6 ε20 (x)
3 36 3
2 x4 3
=x − + x ε1 (x),
3
x4
x2 cos x = x2 − + x4 η0 (x),
2
1
sin2 x − x2 cos x = x4 + x4 ε(x);
6
184 XI Series de Taylor

donde ε0 (x), ε1 , ε(x), η0 (x) → 0, cuando x → 0.


El resto en forma de integral
Teorema XI.1.8.- Sea f : [a, b] → R n veces continuamente derivable sobre [a, b], n ≥ 1. Entonces, se
puede escribir el desarrollo limitado a n términos de f en el punto x0 ∈ (a, b) bajo la forma
n−1
X f (k) (x0 )
f (x) = (x − x0 )k + Rn (x, x0 ),
k!
k=0

con Z x
1
Rn (x, x0 ) = (x − t)n−1 f (n) (t) dt,
(n − 1)! x0

para todo x ∈ [a, b].


Demostración.- Inducción sobre n.
Para n = 1, como f ′ es continua y utilizando el primer y segundo teorema fundamental del cálculo, se
tiene Z x
f (x) = f (x0 ) + f ′ (t) dt.
x0

Supongamos cierto para m con 1 ≤ m ≤ n − 1, mostremos que el teorema es cierto para m + 1. Por hipótesis
de inducción se tiene
m−1 Z x
X f (k) (x0 ) 1
f (x) = (x − x0 )k + (x − t)m−1 f (m) (t) dt. (XI.1.7)
k! (m − 1)! x0
k=0

Como f (m) es continuamente derivable, también lo es (x − t)m−1 , se puede integrar por partes, de donde
Z x Z
m−1 (m) 1 m (m) x 1 x
(x − t) f (t) dt = − (x − t) f (t)|x0 + (x − t)m f (m+1) (t) dt,
x0 m m x0

remplazando en (XI.1.7), se obtiene


m Z x
X f (k) (x0 ) k 1
f (x) = (x − x0 ) + (x − t)m f (m+1) (t) dt.
k! m! x0
k=0


Para decidir si una f dada admite, en un punto x0 , un desarrollo de Taylor o para un desarrollo limitado,
el cálculo de las f (k) (x0 ) no es siempre el medio más simple. En la medida de lo posible intentar utilizar
desarrollos
P ya conocidos y propiedades de series de potencias, por ejemplo integrando o derivando bajo el
sı́mbolo .
Ejemplos
5.- Serie para log(1 + x) integrando la serie √ de 1/(1 + x),
serie para arcsin x integrando la serie 1/ 1 − x2 .
4x + 3
6.- Serie para por fracciones simples.
(1 + 3x)(1 − 2x)
log(1 + x) 1
7.- Serie para , multiplicar 2 series por y por log(1 + x).
1+x 1+x
8.- Serie para (arcsin x)2 , en lugar de multiplicar la serie de arcsin x por si misma, utilizar el hecho que

(1 − x2 )y ′′ (x) − xy ′ = 2,

si y(x) = (arcsin x)2 .


XI.2 Ejercicios 185

XI.2 Ejercicios

1.- Calcular  
2
lim x3 log(1 + x) − log x − .
x→+∞ 2x + 1

2.- Para x → +∞, ¿cual de las tres funciones



f (x) = x−1 exp( x),
g(x) = x2 exp((log x)1/2 ),
h(x) = x exp((log x)2 )
crece la más rápidamente, la más lentamente?
Colóquelas en relación utilizando los sı́bolos o y O.
3.- Desarrollar las funciones siguientes en serie de Taylor en el punto x = 0, precisando cada vez las
condiciones de validés del desarrollo:
4x + 3
a) f1 (x) = ,
(1 − 2x)(1 + 3x)
2
b) f2 (x) = e2x−x ,
log(1 + x)
c) f3 (x) = ,
1+x
d) f4 (x) = (arcsin x)2 .

Indicación.- Para f4 , observar que

(1 − x2 )f4′′ (x) − xf4′ (x) = 2.

4.- Fórmula de Stirling. Demostrar que


n!
lim √ = 1.
n→∞ 2πnnn e−n
Indicación.- Para mostrar la existencia de este lı́mite, se considera la sucesión un = log(φ(n)), donde
n!
φ(n) = n+1/2 −n
,
n e
y se demuestra que para n ≥ 2,
3
un−1 > un > (1 − log(3/2));
2
Rn
para la desigualdad de la derecha, se compara 3/2 log t dt con la suma de los trapecios:

y=log x

k-1/2 k k+1/2 x
186 XI Series de Taylor

Para ver que este lı́mite vale 1, se aplica la fórmula de Wallis, vista en el capı́tulo de Integración, a

φ(2n)
.
φ2 (n)

5.- Desarrollar x3 + 3x2 + 4x + 5 en serie de Taylor en el vecindario del punto x = 0, y del punto x = 1.
6.- Se considera f : R → R, ( 2
e−1/x si x 6= 0,
f (x) =
0 si x = 0

Mostrar que f (k) = 0 para todo k ≥ 0.


7.- Demostrar que
 1/x2
tan x
lim = e1/3 .
x→0 x

8.- ¿De cuantas maneras se puede pagar una cuenta de 10 Bs, utilizando monedas de 10, 50 centavos y 1
Bs?
Indicación.-Tomar como unidad 10 centavos y mostrar que si se desarrolla la función

1
(1 − x)(1 − x5 )(1 − x1 0)

P
en serie de potencias an xn en el vecindario de x = 0, entonces
n=0

an = #{(a, b, c) ∈ N3 |a + 5b + 10c = n}.


Capı́tulo XII
Funciones de Varias Variables Reales

XII.1 Espacios Reales Finito Dimensionales

Rn es el espacio vectorial de los vectores

x = (x1 , x2 , . . . , xn ), xi ∈ R (i = 1, . . . , n);

con la adición vectorial:

x + y = (x1 + y1 , x2 + y2 , . . . , xn + yn ), si x = (x1 , . . . , xn ) e y = (y1 , . . . , yn );

y la multiplación escalar

λx = (λx1 , λx2 , . . . , λxn ), λ ∈ R y x = (x1 , x2 , . . . , xn ).

El número real xi se llama la i-sima componente de x.


Se considera el espacio euclidiano Rn , que no es nada más que el espacio vectorial Rn provisto del producto
escalar
n
X
hx, yi = xk yk ,
k=1

y la norma v
u n
p uX
kxk = hx, xi = t x2i .
k=1

Proposición XII.1.1.- Se tiene:


i) kxk ∈ R, ∀x ∈ Rn .
ii) kxk ≥ 0 ∀x ∈ Rn ; y kxk = 0 ⇐⇒ x = 0.
iii) kλxk = |λ| kxk.
iv) kx + yk ≤ kxk + kyk.
Demostración.- Ejercicio.
Remarca.- Para n ≤ 3, kxk es la “distancia” del punto (x1 , . . . , xn ) al origen (0, . . . , 0). kx − yk es la
distancia del punto (x1 , . . . , xn ) al punto (y1 , . . . , yn ).
Bolas en Rn
Definición XII.1.2.- Dados x ∈ Rn y r ∈ R, r > 0, el conjunto

B(x, r) = {y ∈ Rn | kx − yk < r}
188 XII Funciones de Varias Variables Reales

se llama bola abierta de centro x y radio r.


Definición XII.1.3.- La bola cerrada de centro x ∈ Rn y radio r ≥ 0, es el conjunto

B̄(x, r) = {y ∈ Rn | kx − yk ≤ r}.

Sucesiones y Lı́mites en Rn
Definición XII.1.4.- Una sucesión de Rn es una aplicación

a : N → Rn .

Bajo la notación tradicional, la sucesión a es:

{a(j) = (aj1 , aj2 , . . . , ajn ) ∈ Rn |j = 1, 2, . . .}.

En lugar de considerar una sucesión de Rn , como una aplicación N → Rn , se puede considerar como n
aplicaciones fi : N → R (i = 1, 2, . . . , n) como sigue:

fi (aj ) = aji .

Por lo tanto, se tiene la relación siguiente entre a y los fi , remarcando que aji = pi (a(j)), donde

pi : Rn −→ R
(x1 , . . . , xn ) 7→ xi

es la proyección sobre la i-sima componente, de donde

fi = pi ◦ a, (i = 1, . . . , n).

Definición XII.1.5.- La sucesión a : N → Rn admite el lı́mite l ∈ R, si ∀ǫ > 0, ∃N ∈ N tal que

m ≥ N ⇒ ka(m) − lk < ǫ;

es decir !1/2
n
X
2
((pi ◦ a)(m) − li ) < ǫ,
i=1

donde l = (l1 , l2 , . . . , ln ) y pi : Rn → R es la proyección sobre la i-sima componente.


Proposición XII.1.6.- El lı́mite de una sucesión de Rn es único, si es que existe.
Demostración.- Ejercicio.
Proposición XII.1.7.- Una sucesión convergente de Rn es acotada.
Demostración.- Sea l ∈ Rn el lı́mite de la sucesión a : N → Rn . Sea ǫ = 1, por consiguiente existe M ∈ N
tal que
m ≥ M ⇒ kam − lk < 1;
aplicando la desigualdad triangular, se obtiene para m ≥ M

kam k < klk + 1,

Denotando C = max {kam k , klk + 1}, se tiene que la sucesión es acotada.


m=1,...,M −1

Proposición XII.1.8.- Una sucesión a : N → Rn converge si y solamente si cada una de las sucesiones
pi ◦ a : N → R converge.
XII.1 Espacios Reales Finito Dimensionales 189

Demostración.- Supongamos que a converge, entonces ∀ǫ > 0, ∃M tal que

n
!1/2
X
2
m ≥ M ⇒ ka(m) − lk = (pi ◦ a(m) − li ) < ǫ.
i=1

Ahora bien, se tiene


n
X
(pi ◦ a(m) − li )2 < ǫ ≥ (pi ◦ a(m) − li )2 , para i = 1, . . . , n,
i=1

de donde, tomando Mi = M para cada i = 1, . . . , n la sucesión pi ◦ a es convergente.


Supongamos que cada sucesión pi ◦ a es convergente con li como lı́mite. Entonces ∀ǫ > 0 y ∀i = 1, . . . , n,
∃Mi ∈ N tal que
1
m ≥ Mi ⇒ |pi ◦ a − li | < √ ǫ,
n
de donde tomando M = max Mi y utilizando la desigualdad de Cauchy Scharwz, se tiene
i=1,...,n

m ≥ M ⇒ kam − lk < ǫ,

con l = (l1 , . . . , ln ).

Corolario XII.1.9.- Toda subsucesión de una sucesión convergente de Rn es convergente y converge hacia
el mismo lı́mite.
Criterio de Convergencia de Cauchy
Definición XII.1.10.- Una sucesión a : N → Rn es una sucesión de Cauchy, si ∀ǫ > 0, ∃M ∈ N tal que

m2 , m1 ≥ M ⇒ ka(m2 ) − a(m1 )k < ǫ.

Proposición XII.1.11.- Una sucesión de Rn es convergente, si y solamente si es de Cauchy.


Demostración.- La condición es necesaria. En efecto, supongamos que a : N → Rn sea convergente con
lı́mite l ∈ Rn . Sea ǫ > 0, entonces existe M ∈ N tal que
ǫ
m ≥ M ⇒ ka(m) − lk < ;
2
con la desigualdad del triángulo, se tiene si m1 , m2 ≥ M

ka(m1 ) − a(m2 )k ≤ ka(m1 ) − lk + ka(m2 ) − lk < ǫ.

La condición es suficiente. Sea a : N → Rn sucesión de Cauchy. Ahora bien, si a es Cauchy, entonces cada
sucesión pi ◦ a es una sucesión de Cauchy, por que

ka(m1 ) − a(m2 )k ≥ |(pi ◦ a)(m1 ) − (pi ◦ a)(m2 )| .

Sabemos que una sucesión de Cauchy en R es convergente, de donde cada sucesión pi ◦ a es converge, por lo
tanto a también es convergente.

Conjuntos abiertos, Conjuntos cerrados
Definición XII.1.12.- A ⊂ Rn es abierto, si ∀x ∈ A, ∃r > 0 tal que B(x, r) ⊂ A.
Definición XII.1.13.- E ⊂ Rn es cerrado, si cada sucesión a : N → E de E que converge tiene su lı́mite en
E.
190 XII Funciones de Varias Variables Reales

Definición XII.1.14.- Sean x ∈ Rn y A ⊂ Rn . Se dice que x es un punto de acumulación de AR, si ∀r > 0

(B(x, r) − {x}) ∩ A 6= ∅;

es decir, si cada bola abierta centrada en x contiene al menos un y ∈ A diferente a x.


Definición XII.1.15.- Sea A ⊂ Rn . La adherencia de A, denotada por Ā, es el conjunto de todos los puntos
de Rn que son lı́mite de una sucesión de A.
Remarca.- Se tiene Ā = A ∪ {puntos de acumulación de A}. La demostración es parecida al caso n = 1.
Por consiguiente
A cerrado ⇐⇒ {puntos de acumulación de A ⊂ A.

Definición XII.1.16.- Sea A ⊂ Rn y x ∈ A, x es un punto aislado de A, si existe r > 0 tal que

B(x, r) ∩ A = {x}.

Definición XII.1.17.- Sean E ⊂ Rn y x ∈ E, x es un punto interior, si existe un r > 0 tal que

B(x, r) ⊂ E.
XII.1 Espacios Reales Finito Dimensionales 191

Ejemplos
1.- B(x, r) es un conjunto abierto, (r > 0).
2.- B̄(x, r) es un conjunto cerrado.
Proposición XII.1.18.- Se tiene:
i) La unión de una familia de conjuntos abiertos, es un conjunto abierto.
ii) La intersección de una familia finita de conjuntos abiertos, es un conjunto abierto.
iii) La unión de una familia finita de conjuntos cerrados, es un conjunto cerrado.
iv) La intersección de una familia de conjuntos cerrados, es un conjunto cerrado.
Demostración.- Similar al caso n = 1. Ejercicio.
Definición XII.1.19.- La frontera de un conjunto A ⊂ Rn , denotada por Fr A es Ā ∩ ACRn ; es decir, el
conjunto de los puntos x ∈ Rn tales que cada B(x, r) contiene un punto de A y punto de ACRn .
Proposición XII.1.20.- Se tiene
Fr A = Ā − A◦ ,
donde A◦ es el conjunto de los puntos interiores de A.
Demostración.- Ejercicio.
Proposición XII.1.21.- A ⊂ Rn es abierto, si y solamente ACRn es cerrado.
Demostración.- Ejercicio.
Conjuntos Compactos
Definición XII.1.22.- E ⊂ Rn es acotado, si existe r > 0 tal que E ⊂ B(0, r); es decir si kxk ≤ r, ∀x ∈ E.
Definición XII.1.23.- A ⊂ Rn es un subconjunto compacto de Rn , si toda sucesión a : N → A de A admite
una subsucesión que converge y cuyo lı́mite está en A.
Remarcas
1.- Si E es acotado en Rn , la imagen de cada proyección pi (E) es acotada en R, porque kxk ≥ |xi |, si
x = (x1 , . . . , xn ).
2.- Puede suceder que A sea cerrado en R, pero no todas sus proyecciones en R.
Teorema XII.1.24.- Sea A ⊂ Rn , entonces

A es compacto ⇐⇒ A es cerrado y acotado.

Demostración.- Mostremos que A compacto implica A cerrado y acotado. Para tal efecto mostraremos la
contrarecı́proca. Si A no es cerrado, existe una sucesión en A que es convergente, cuyo lı́mite no está en
A, por lo que cualquier subsucesión de ésta es convergente y su lı́mite no pertenece a A, de donde A no es
compacto.
A si no es acotado, ∀m ∈ M, existe am ∈ A tal que kam k ≥ m, por lo que ninguna subsucesión es acotada y
por lo tanto no es convergente, luego A no es compacto.
Mostremos la suficiencia; es decir, A cerrado y acotado implica A compacto. Consideremos una sucesión
a : N → A. Como A es acotada la sucesión a también es acotada, por lo que

p1 ◦ a : N → p1 (A) ⊂ R,

por la remarca 1 precedente es acotada. Sabemos que de toda sucesión acotada de R se puede extraer una
subsucesión mónotona (y convergente), por lo tanto convergente. Digamos que la subsucesión en cuestión es

(p1 ◦ A)|A1 ,

con A1 subconjunto infinito de N.


192 XII Funciones de Varias Variables Reales

Ahora bien, consideramos la subsucesión a|A1 de a y luego la proyectamos con p2 . Utilizando el mismo
argumento, existe una subsucesión de (p2 ◦ A)|A1 , digamos

(p2 ◦ A)|A2 ,

con A2 ⊂ A1 subconjunto infinito de N, que es convergente.


De esta manera, se puede construir una colección de subconjuntos infinitos de N

An ⊂ An−1 ⊂ · · · ⊂ A1 ⊂ N,

con (pk ◦ a)|Ak convergente, k = 1, . . . , n. En particular las subsucesiones

(pk ◦ a)|An : An ⊂ N → R

son convergentes, de donde la subsucesión aAn es convergente. Como A es cerrado el lı́mite de aAn está en
A. Por consiguiente A es compacto.

Conjuntos Conexos
Definición XII.1.25.- A ⊂ Rn es no conexo, si existe U, V ⊂ Rn abiertos tales que:
1) A ⊂ U ∪ V.
2) A ∩ U 6= ∅ y A ∩ V 6= ∅.
3) A ∩ U ∩ V = ∅.

XII.2 Aplicaciones en varias variables

Sea A ⊂ Rn , una aplicación f : A → Rm hace corresponder a cada x = (x1 , x2 , . . . , xn ) ∈ A un único


y = (y1 , . . . , ym ) ∈ Rm , se denota
f (x) = y = (y1 , y2 , . . . , ym ).
Por otro lado pk ◦ f (x) = pk (f (x)) = pk (y) = yk . Planteando fk : A → R como fk = pk ◦ f , se tiene

f (x) = (f1 (x), . . . , fm (x)).

1.- Consideremos la función


f : R2 → R
(x, ) 7→ x2 + y 2 .
En lugar de expresar f como más arriba, es usual escribir

z = x2 + y 2 .

De esta función se puede estudiar las curvas de nivel, que son los conjuntos

{(x, y)|x2 + y 2 = c}

con c ≥ 0 dado; las curvas de nivel en este caso son circunferencias centradas en el origen. Por otro
lado, las secciones cortadas por planos verticales que pasan por el eje 0z son parábolas.
2.- La f : R → R2 , dada por f (t) = (cos t, sin t), ∀t ∈ R es la parametrización o ecuación paramétrica de
una circunferencia de radio 1 y centro 0.
Lı́mites de Funciones
XII.2 Aplicaciones en varias variables 193

Definición XII.2.1.- Sean A ⊂ Rn , a un punto de acumulación de A y F : A → Rm . Se dice que F admite


un lı́mite en el punto a, si existe l ∈ Rm tal que ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que

(0 < kx − ak < δ y x ∈ A) ⇒ kF (x) − lk < ǫ.

Si F admite como lı́mite l en el punto a, se escribe

lim F (x) = a,
x→a

las otras notaciones también son válidas.


Proposición XII.2.2.- Sean A ⊂ Rn y f : A → Rm , a un punto de acumulación de A. Entonces f admite
el lı́mite l ∈ Rm en el punto a, si y solamente fi admite en el punto a el lı́mite pi (l), para i = 1, . . . , m.
Demostración.- Ejercicio. (Semejante a la demostración de la proposición análoga para sucesiones.
Proposición XII.2.3.- lim F (x) es único, si existe.
x→a
Demostración.- Ejercicio.
Continuidad
Definición XII.2.4.- Sean a ∈ A ⊂ Rn y f : A → Rm . Se dice que f es continua en el punto a, si ∀ǫ > 0,
∃δ > 0 tal que
(kx − ak < δ y x ∈ A) ⇒ kf (x) − f (a)k < ǫ.

Demostración.- Un a ∈ A es, sea un punto aislado, sea un punto de acumulación. La definición implica,
que en un punto aislado, f es necesariamente continua. En cambio, en un punto de acumulación, f continua
es equivalente a
f (x) → f (a), cuando x → a.
Para no deber considerar separadamente los puntos aislados, es a menudo cómodo restringirse a conjuntos
abiertos A.
Proposición XII.2.5.- Sean a ∈ A ⊂ Rn y f : A → Rm , entonces f es continua en el punto a si y solamente
si cada fi = pi ◦ f (i = 1, . . . , m) lo es.
Demostración.- Ejercicio.
Proposición XII.2.6.- Sean a ∈ A ⊂ Rn , f : A → Rm . Entonces f es continua en el punto a, si y solamente
si f (xk ) → f (a) para todo sucesión (xk ) de A tal que xk → a.
Demostración.- Ejercicio.
Teorema XII.2.7.- Sean A ⊂ Rn compacto, y f : A → Rm continua sobre A, entonces f (A) es compacto.
Demostración.- Ejercicio.
Corolario XII.2.8.- Una función f : A → R continua sobre un conjunto compacto A ⊂ Rn admite un
máximo y un mı́nimo.
Demostración.- Por el teorema, f (A) es compacto, por consiguiente f (A) es acotado y cerrado. Denotemos

M = sup f (x),
x∈A

m = inf f (x).
x∈A

Por la definición de sup, se tiene M ∈ f (A), ya que ∀ǫ > 0, ∃x ∈ f (A) tal que

0 ≤ M − x < ǫ.

Ahora bien, f (A) = f (A), por lo tanto M ∈ f (A), y por lo tanto existe b ∈ A tal que f (b) = M . Lo mismo
para m.
194 XII Funciones de Varias Variables Reales


Remarca.- La continuidad de una función f : A → Rm , donde A ⊂ Rn con n ≥ 2 es una propiedad más
fuerte que su continuidad respecto a cada una de las n variables, cuando las n − 1 otras variables son fijas.
Para verlo, consideremos f : R2 → R dada por

2xy
 si (x, y) 6= (0, 0)
f (x, y) = x2 + y 2

0 si (x, y) = (0, 0)

f es continua en x, cualquiera sea y ∈ R fijo; y en y, cualquiera sea x fijo; pero en tanto que función de 2
variables f es discontinua en el origen.
En efecto. Fijemos y = y0 , si y0 6= 0, se tiene

2xy0
g(x) = f (x, y0 ) =
x + y02
2

es continua ∀x ∈ R. Y si se fija y = y0 = 0, se tiene f (x) = 0, por lo tanto continua para todo x. Lo mismo
si se fija x.
Ahora bien, f (x, y) es discontinua en (0, 0). Par verlo, planteamos

x = r cos ϕ
y = r sin ϕ

con r ≥ 0 y 0 ≤ ϕ ≤ 2π. Se tiende a (0, 0) a lo largo de una recta que pasa por este punto. Se tiene
(
sin 2ϕ si r > 0
f (x, y) =
0 si r = 0.

Se ve si (x, y) → 0 a lo largo de la recta de pendiente tan ϕ0 , entonces f (x, y) → sin 2ϕ0 , lo que no es
independiente de ϕ0 .
Continuidad Uniforme
Definición XII.2.9.- Sea f : A → Rm , con A ⊂ Rn . Se dice que f es uniformemente continua sobre A, si
∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que
kx − x′ k < δ y x, x′ ∈ A ⇒ kf (x) − f (x′ )k < ǫ.

Teorema XII.2.10.- Si A ⊂ Rn es compacto y f : A → Rm es continua, entonces f es uniformemente


continua sobre A.
Demostración.- Ejercicio.

XII.3 Ejercicios

1.- Sean E ⊂ Rn y E ′ el conjunto de los puntos de acumulación. Mostrar que E ′ es un subconjunto cerrado
de Rn .
2.- Mostrar que la proyección
p i : Rn → R
(x1 , . . . , xn ) 7→ xi
de un subconjunto cerrado de Rn no es necesariamente cerrado.
XII.3 Ejercicios 195

Indicación.- Para n = 2 y el conjunto {(x, y) ∈ R2 |0 < x ≤ 1, y = 1/x}.


3.- Utilizando la desigualdad de Cauchy vista en los ejercicios del capı́tulo VII, mostrar la desigualdad del
triángulo para la norma euclidiana en Rn :

kx + yk ≤ kxk + kyk .

4.- Mostrar que una bola abierta, respectivamente cerrada, de Rn es un subconjunto abierto, respectiva-
mente cerrado, de Rn .
5.- ¿Son continuas las siguientes funciones?

 sin(xy) si x 6= 0

h(x, y) = x

 y si x = 0;
 2 3
 x + y si (x, y) 6= (0, 0)

2 2
k(x, y) = x + y


0 si (x, y) = (0, 0);
 2 2
 xy(x − y si (x, y) 6= (0, 0)

2 2
l(x, y) = x +y


0 si (x, y) = (0, 0).

6.- Se define g(x, y) para (x, y) ∈ R2 , x 6= y, por

sin x − sin y
g(x, y) = .
x−y

¿Como se debe definir g(x, x) de manera que la aplicación g : R2 → R obtenida ası́ sea continua en todo
lado?
Capı́tulo XIII
Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

XIII.1 Terminologı́a Básica

Una ecuación diferencial es una ecuación en la que aparecen una función incognita y y ciertas de sus derivadas.
Por ejemplo
y ′ = f (x).
Problemas
1.- Encontrar una, todas las y con esta propiedad.
2.- ¿Existe soluciones?, ¿se las puede explicitar?
Si la función incognita y es una función de una variable, se habla de ecuación diferencial ordinaria. Si la
función incognita es función de varias variables, se habla de ecuación diferencial a derivadas parciales.
Definición XIII.1.1.- El orden de una ecuación diferencial, es el orden de derivación más elevado de la
función incognita que aparece en la ecuación diferencial.
Ejemplos
1.- Para n = 1, la ecuación y ′ = f (x), donde f (x) es una función conocida es una ecuación diferencial; que
por cierto, ya resuelta en Cálculo I. La solución se la conoce con el nombre de primitiva o integral
indefinida. Por consiguiente, Z
y(x) = f (x) dx.

2.- Las ecuaciones algebraicas f (x, y) = 0 son ecuaciones diferenciales de orden 0.


3.- y ′′ + y = 0, es de orden 2.
4.- (y ′ )3 = y 2 es de orden 1 o primer orden.
5.- y ′′ + y ′ y = 1 es de orden 2.
Definición XIII.1.2.- Una ecuación explı́cita de orden n, es una ecuación diferencial de orden n de la
forma
y (n) = f (x, y, y ′ , . . . , y (n−1) ), (XIII.1.1)
donde f es una función continua.
Soluciones de una Ecuación Diferencial Ordinaria
Consideramos la ecuación diferencial (ordinaria y explı́cita)

y (n) = f (x, y, y ′ , . . . , y (n−1) ),

donde f : A ⊂ Rn+1 → R es continua.


Una solución o solución particular de esta ecuación diferencial es una función ϕ : I → R, con I ⊂ R
intervalo, n veces derivable, tal que

ϕ(n) (x) = f (x, ϕ(x), ϕ′ (x), . . . , ϕ(n−1) (x)) ∈ A, ∀x ∈ I.


198 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

La solución general de una ecuación diferencial es el conjunto de sus soluciones particulares.


Remarcas
1.- Si bien, la solución general de una ecuación diferencial es un conjunto de funciones, es costumbre denotar
la solución general bajo la forma de una función que depende de un parámetro o constante.
2.- La ecuación diferencial puede ser dada en forma explı́cita, sin que se pueda hacer lo mismo para sus
soluciones. Por ejemplo
−2(y + 2)2
y′ = ,
((y + 2)2 − (x − 1))2
cuyas soluciones están dadas por

y+2
log(y + 2) = 2 arctan + C, C ∈ R,
x−1

y no puede ser expresado como composición de funciones elementales; es decir, las funciones estudiadas
en los capı́tulos precedentes.
Problemas Diferenciales
En general, las ecuaciones diferenciales están ligadas a ciertas condiciones impuestas:
Definición XIII.1.3.- Un problema diferencial a valor inicial o problema diferencial de Cauchy es darse
una ecuación diferencial de orden n

y (n) = f (x, y, y ′ , . . . , y (n−1) )

y los valores iniciales (x0 , y0 , y1 , . . . , yn−1 ) ∈ Rn+1 ; buscando una solución ϕ de la ecuación diferencial
propuesta, tal que
ϕ(x0 ) = y0 ,
ϕ′ (x0 ) = y1 ,
..
.
ϕ(n−1) (x0 ) = yn−1 .

Remarca.- Los problemas diferenciales a valores iniciales son muy importantes, pues una vasta canti-
dad de problemas en mécanica, quı́mica y otras ciencias son problemas a valores iniciales. Por otro lado,
en Análisis Numérico, los métodos de solución de ecuaciones diferenciales comtemplan este tipo de prob-
lema. Por lo tanto, es importante responder a: ¿Dada una ecuación diferencial, se puede resolver un prob-
lema de Cauchy para esta ecuación?, ¿la solucif́fffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff
ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff
ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff
ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff
ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff
ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff
ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff
ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff
ffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff 000000ede9e3ede9e3ede9e3d6cec23c39363c3936ffffffede9e3ede9e3
ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
XIII.1 Terminologı́a Básica 199

ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3ede9e3 ede9e3ede9e3ede9e3ede9e
erticulares de (LH), lo que muestra que la dimensión es 1.


Corolario XIII.1.4.- Un problema de Cauchy, para una ecuación lineal de primer orden homogénea,
y = a(x)y y (x0 , y0 ) ∈ R2 , admite siempre una solución única.
Demostración.- Mostraremos que el problema diferencial

y ′ = a(x)y,
y(x0 ) = y0

tiene solución única. En efecto, sea A(x) una primitiva de a(x). (XIII.2.1) indica que toda solución de (LH)
es de la forma
y(x) = CeA(x) .
En particular, para el problema a valor inicial se tiene

y0 = CeA(x0 ) ,

obteniendo de manera única


y0
C= A(x0 )
.
e


Ejemplos
1.- La solución general de y ′ = cos(x)y, es
y(x) = Cesin x ,
porque sin′ x = cos x.
2.- La solución general de y ′ = ay, con a ∈ R, es

y(x) = Ceax .

3.- La solución del problema y ′ = a(x)y, y(x0 ) = 0; es

y(x) = 0.

Solución de una ecuación lineal (no homogénea)


Consideremos la ecuación lineal de primer orden

y ′ = a(x)y + b(x) (L)

donde a(x) y b(x) son funciones continuas definidas sobre un intervalo I. Como ya hemos visto el caso (LH),
supongamos que b(x) no es identicamente nula. A la ecuación (L), le asociamos

y ′ = a(x)y. (LH)
200 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

Proposición XIII.1.5.- Sea ψ una solución particular de (L) y ϕ cualquier solución de (LH), entonces

ψ+ϕ

es una solución de (L).


Demostración.- En efecto

(ϕ + ψ)′ (x) = ϕ′ (x) + ψ ′ (x)


= a(x)ϕ(x) + (a(x)ψ(x) + b(x))
= a(x)(ϕ + ψ)(x) + b(x).


Proposición XIII.1.6.- Sea ψ una solución particular de (L), entonces cualquier solución de (L) es de la
forma
ψ + ϕ,
donde ϕ es solución de (LH).
Demostración.- Sea φ una solución de (L), suficiente ver que ψ − φ es solución de (LH). En efecto

(ψ − φ)′ (x) = ψ ′ (x) − φ′ (x)


= (a(x)ψ(x) + b(x)) − (a(x)φ(x) + b(x))
= a(x)(ψ(x) − φ(x)).


Por lo tanto, para conocer la solución general de (L), es suficiente conocer una solución particular de (L) y
la solución general de (LH), algo que ya sabemos hacer. Este resultado lo expresamos, mediante la siguiente
regla memotécnica.

Solución general de (L) = Solución general de (LH) + Una solución particular de (L)

Proposición XIII.1.7.- El problema a valor inicial

y ′ = a(x)y + b(x),
y(x0 ) = y0

tiene solución única.


Demostración.- Ejercicio.
Determinación de una solución particular de (L)
La determinación de la solución general de una ecuación linea de primer orden pasa: por la determinación de
la solución general de la ecuación lineal homogenea asociada a la ecuación en cuesti’on (algo que ya sabemos
hacer) y por la determinación de una solución particular.
Ahora bien, podemos determinar una solución particular mediante:
i.- Al tanteo. Este procedimiento es producto de la experiencia y la genialidad de la persona que lo
utiliza; sin embargo, en algunos casos se puede encontrar la solución, sobre todo, cuando b(x) la parte
no homogénea de (L) es un polinomio, una función sin o cos y cuando es exponencial.
Ejemplos
4.- Consideremos la ecuación y ′ = y + x2 . En este ejemplo b(x) = x2 y planteamos como solución
particular y(x) = α + βx + γx2 un polinomio del mismo grado que b(x). Remplazando en la
ecuación obtenemos
β + 2γx = α + βx + γx2 + x2 ,
XIII.1 Terminologı́a Básica 201

de donde, planteando las respectivas ecuaciones, obtenemos γ = −1, β = −2 y α = −2. Por lo


tanto
y(x) = −2 − 2x − x2

es la solución particular buscada.


5.- Consideremos la ecuación y ′ = y + cos 2x. Podemos intentar con una solución de la forma y(x) =
α cos 2x + β sin 2x. Remplazando obtenemos

−2α sin 2x + 2β cos 2x = α cos 2x + β sin 2x + cos 2x,

resolviendo las ecuaciones algebraicas que se deducen, se obtiene

1 2
y(x) = − cos 2x + sin 2x
5 5
como solución particular.
6.- Consideremos la ecuación y ′ = 2y + ex , la solución particular que estamos buscando, puede ser de
la forma y(x) = αex . Remplazando obtenemos

αex = 2αex + ex ,

de donde α = −1 y la solución particular es

y(x) = −ex .

ii) Variación de Constantes. Cuando no es posible adivinar las soluciones particulares, se tiene el
método de variación de constantes. Sabiendo que la solución general de (LH) es y(x) = CeA(x) , donde
A(x) es una primitiva de a(x), la idea del método es plantear como solución particular de (L)

y(x) = c(x)eA(x) (XIII.2.2)

donde c(x) depende de x. Remplazando en la ecuación (L), se obtiene

c′ (x)eA(x) + c(x)eA(x) a(x) = a(x)c(x)eA(x) + b(x),

de donde
c′ (x) = b(x)e−A(x) . (XIII.2.3)

c(x) se obtiene de c (x) por integración.
Ejemplo
7.- Consideremos la ecuación diferencial
y ′ = y + ex ,
la solución general de la ecuación lineal homogénea asociada es

y(x) = Cex .

Planteando la solución particular buscada como y(x) = c(x)ex , variación de constantes da

c′ (x) = ex e−x = 1,

de donde c(x) = x y la solución particular será y(x) = xex . La solución general

y(x) = Cex + xex .

Remarca Variación de constantes es un método que nunca falla,


202 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

Ecuaciones de Tipo Bernouilli


Son ecuaciones diferenciales de primer orden de la forma

y ′ = a(x)y + b(x)y α (B)

con a 6= 0 y a, b funciones continuas.


Remarcas
1.- La expresión y α , con α ∈ R, está definida por

y α = eα log y , (XIII.2.4)

por consiguiente, tendrá sentido cuando y > 0. Cuando α es entero o racional y α puede tener un dominio
de definición mayor, por lo que debe tratarse de acuerdo al caso.
2.- En la ecuación de tipo Bernouilli, deberá suponerse b(x) es no identicamente nulas, porque sino es-
tarı́amos en el caso de las ecuaciones lineales de primer orden ya vistas.
3.- En la ecuación de tipo Bernouilli, deberá también suponerse que α 6= 0 y α 6= 1, caso contrario estarı́amos
en el caso linal ya visto.
Con las remarcas hechas, supongamos que ψ(x) es una solución de (B), planteamos

ϕ(x) = (ψ(x))1−α . (XIII.2.5)

Derivando ϕ, se obtiene
ϕ′ (x) = (1 − α)(ψ(x))−α ψ ′ (x).
Como ψ es solución de (B), se tiene

ϕ′ (x) = (1 − α)(ψ(x))−α (a(x)ψ(x) + b(x)(ψ(x))α )


= (1 − α)a(x)(ψ(x))1−α + (1 − α)b(x)
= (1 − α)a(x)ϕ(x) + (1 − α)b(x).

Hemos mostrado el:


Teorema XIII.1.8.- Sean ϕ y ψ dos funciones, si

ϕ(x) = (ψ(x))1−α , α ∈ R, α 6= 0, 1;

entonces ψ es solución de la ecuación de tipo Bernouilli

y ′ = a(x)y + b(x)y α , (B)

con a, b continuas y no identicamente nulas, si y solamente si ϕ es solución de la ecuación lineal de primer


orden
z ′ = (1 − α)a(x)z + (1 − α)b(x). (L)

Regla Memotécnica.- Cada vez que se encuentre una ecuación de tipo Bernouilli, introducir la variable
z = y 1−α .
Ejemplo
8.- Determinemos la solución general de la ecuación diferencial

y′ = y + y2 .
XIII.1 Terminologı́a Básica 203

Planteamos z = y 1−2 = 1/y, de donde zy = 1. Derivando, so obtiene z ′ y +y ′ z, multiplicando la ecuación


por z, se tiene
zy ′ = zy + zy 2 ,
remplazando, se obtiene
−z ′ y = 1 + y,
dividiendo por y, obtenemos la ecuación lineal para z

z ′ = −z − 1,

la solución general para esta última ecuación es

z(x) = Ce−x − 1,

y por consiguiente la solución general para la ecuación de Bernouilli es

1
y(x) = ,
Ce−x + 1

teniendo cuidado que el denominador no se anule.


Corolario XIII.1.9.- Un problema diferencial a valor inicial para una ecuación de tipo Bernouilli

y ′ = a(x)y + b(x)y α ,
y(x0 ) = y0

tiene solución única, si esta existe.


Demostración.- Ejercicio.
Ecuaciones Separables
Las ecuaciones diferenciales separables, son ecuaciones diferenciales de primer orden, que pueden escribirse
como
f (x)
y′ = , (S)
g(y)
con f y g funciones continuas y g(y) 6= 0.
Antes de determinar y estudiar las soluciones de la ecuación (S), analizemos f y sobre todo g. Como
f y g son funciones continuas, por el primer teorema fundamental del Cálculo Integral, ambas admiten
primitivas, que las denotamos por F (x) y G(y) respectivamente. Por la definición de primitiva, se tiene

F ′ (x) = f (x), G′ (y) = g(y).

Por otro lado, como g es continua y por hipótesis g(y) 6= 0, se tiene, sea g(y) > 0, o sea g(y) < 0. Por
consiguiente, si g(y) > 0, se tiene que G(y) es estrictamente creciente, y por lo tanto G(y) es inyectiva y
continua. En el otro caso, si g(y) < 0, se tiene que G(y) es estrictamente decreciente, y por lo tanto G(y) es
inyectiva y continua.
Ahora bien, una función que es continua e inyectiva, admite una inversa que es continua; en nuestro
análisis la inversa de G, la denotaremos por G−1 , de donde

G−1 (G(y)) = y, ∀y.

Supongamos que ϕ(x) sea una solución de (S), se tiene por consiguiente

g(ϕ(x))ϕ′ (x) = f (x),


204 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

con g(ϕ(x)) 6= 0. La regla de la cadena, da

(G(ϕ(x))′ = (F (x))′ ,

de donde
G(ϕ(x)) = F (x) + C
ϕ(x) = G−1 (F (x) + C).
Acabamos de mostrar el:
Teorema XIII.1.10.- Sea la ecuación de primer orden separable

f (x)
y′ = , (S)
g(y)

con f, g continuas y g(y) 6= 0 para todo y; entonces la solución general de (S) está dada por

y(x) = G−1 (F (x) + C), (XIII.2.6)

donde F y G son primitivas de f y g respectivamente y G−1 denota la función inversa de G.


Regla Memotécnica.- Cuando se tiene que resolver una ecuación separable colocar en un lado de la
ecuación todo lo que depende de y e y ′ , en el otro lado lo que depende de x. Luego integrar.
Ejemplo
9.- Resolvamos la ecuación
y ′ = x(1 + y 2 ).
Esta ecuación es separable y tenemos
y′
= x,
1 + y2
integrando, se obtiene
1 2
arctan y = x + C,
2
1
y = tan( x2 + C).
2
Corolario XIII.1.11.- Un problema diferencial de Cauchy para una ecuación diferencial de tipo separable,
con las misma hipótesis del teorema precedente, admite una sola solución.
Demostración.- Ejercicio.
Remarcas
1.- Es posible en las ecuaciones separables (S), debilitar la hipótesis sobre g(y) 6= 0. El procedimiento de
resolución será el mismo, pero puede suceder que la solución que se encuentre no contemple toda la
solución general de la ecuación en cuestión, ni tampoco que los problemas a valores iniciales tengan
solución única. Este aspecto lo veremos en la siguiente sección.
2.- En general, la función G−1 no puede ser expresada como la composición de funciones elementales, por
lo que resulta más conveniente expresar la solución general implı́citamente; es decir, dejar la solución
general como
G(y) = F (x) + C.

Ecuaciones de tipo Homogéneo


A no confundir con las ecuaciones lineales homogéneas. Una ecuación diferencial de tipo homogénea, es una
ecuación diferencial de primer orden que puede escribirse como
y
y ′ = f ( ), (H)
x
XIII.1 Terminologı́a Básica 205

donde f es una función continua y x 6= 0.


Para resolver este tipo de ecuaciones, la substitución que salta a la vista consiste en plantear
y
z= .
x
De donde zx = y y derivando obtenemos

y ′ = z ′ x + z = f (z).

Hemos obtenido por consiguiente una nueva ecuación diferencial dada por

f (z) − z
z′ = ,
x
que es una ecuación de tipo separable.
Ejemplo
10.- Resolvamos la ecuación diferencial
−2y 2
y′ = .
y 2 + x2
Esta ecuación es de tipo homogéneo, si la escribimos de la manera siguiente

−2(y/x)2
y′ = ,
1 + (y/x)2

planteando z = y/x, obtenemos la ecuación diferencial separable

−2z 2 1 + 2z + z 2
xz ′ = 2 − z = −z
1+z 1 + z2
z(z + 1)2
=− ,
1 + z2
de donde
1 + z2 ′ 1
2 z = −x,
z(1 + z)
descomponiendo en fracciones simples o parciales obtenemos
 
1 2 1
− z′ = − ,
z (z + 1)2 x

integrando, se tiene
2
log z + = − log x + C.
1+z
Remplazamos z = y/x y efectuamos operaciones algebraicas, obteniendo
x
log y − log x + 2 = − log x + C,
y+x

de donde la solución general, está dada por


x
log y + 2 = C.
y+x

Otras Ecuaciones Diferenciales de Primer Orden


206 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

Una forma de resolver ecuaciones diferenciales de primer orden, consiste en excluir los diferentes tipos de
ecuaciones; más precisamente lo que se hace es:
i) Verificar si es una ecuación diferencial lineal, si lo es resolverla, sino.
ii) Verificar si es una ecuación diferencial de tipo Bernouilli, si lo es resolverla, sino.
iii) Verificar si es una ecuación separable, si lo es resolverla, sino.
iv) Verificar si es una ecuación de tipo homogéneo, si lo es resolverla.
Cuando se han excluido los cuatro casos anteriores, lo que se podrı́a hacer es: intentar una substitución
o cambio de variable que sea lo suficientemente evidente para que la nueva ecuación sea más simple. La
elección de la substitución correcta es fruto de la experiencia, la madurés y la genialidad de la persona que
está resolviendo. Esto se consigue con la práctica.
En el caso en que no se pudiese encontrar una substitución o cambio de variable que permita resolver
la ecuación se puede intentar aproximar la solución mediante algún método numérico. Los rudimentos los
veremos en la siguiente sección.
A manera de ilustración consideremos los siguientes ejemplos.
Ejemplos
11.- La ecuación diferencial
y ′ = sin(x + y)
no pertenece a ninguno de los tipos de ecuaciones estudiadas más arriba, sin embargo, la substitución
que se ve facilmente es
z = x + y,
con lo que la ecuación diferencial se convierte en

z ′ = sin z + 1

que es una ecuación de tipo separable.


12.- En general las ecuaciones que se escriben bajo la forma

y ′ = f (ax + by + c),

con a, b, c ∈ R y a, b 6= 0, con la substitución z = ax + by + c, se convierte en una ecuación de tipo


separable. ¿Cual es la nueva ecuación?
13.- Ecuaciones diferenciales de primer orden, de la forma
 
ax + by + r
y′ = f ,
cx + dy + s

con ad−bc 6= 0 y (r, s) 6= 0. Este tipo de ecuaciones pueden convertirse en ecuaciones de tipo homogéneo,
mediante las substituciones
u = x − x0
v = y − y0
donde (x0 , y0 ) es la intersección de las rectas:

ax + by + r = 0
cx + dy + s = 0.

Ejercicio.- Determinar la ecuación de tipo homogéneo que resulta de estas substituciones.

XIII.2 Problemas de Existencia y Unicidad


XIII.2 Problemas de Existencia y Unicidad 207

La resolución de ecuaciones diferenciales no tienen mayor utilidad, si no van acompañadas con la solución
de un problema diferencial. En esta sección veremos la importancia de las condiciones o hipótesis que van
con los problemas diferenciales para evitar de cometer errores absurdos.
Comenzemos ilustrando con el siguiente ejemplo, consideremos el problema diferencial a valor inicial
p
y′ = 3 y2
(XIII.3.1)
y(a) = 0,
p
donde a ∈ R. Para hacer un uso más eficiente de exponentes, escribamos y 2/3 en lugar de 3 y 2 .
Recordemos en la sección precedente, con las hipótesis dadas para cada problema diferencial a valor
inicial, la solución era única. Para el problema planteado deberiamos esperar que la solución también sea
única.
Resolvamos (XIII.3.1), la clasificación de ecuaciones diferenciales, nos muestra de manera evidente,
que ésta es una ecuación de tipo separable, la resolvemos ingenuamente, sin fijarnos en las hipótesis que debe
cumplir dicha ecuación. Se tiene por lo tanto
y′
= 1,
y 2/3
3y 1/3 = x + C,
1
y= (x + C)3 ;
27
ahora introduzcamos la condición inicial, lo que da C = −a, por lo que la solución encontrada es
1
y(x) = (x − a)3 . (XIII.3.2)
27
La gráfica de esta solución puede apreciarse en la figura XIII.1.

Figura XIII.1.- Soluciones del problema (XIII.3.1)


Por otro lado, si no hubieramos resuelto ingenuamente, una verificación sencilla muestra que
y(x) = 0, (XIII.3.3)
es también solución del problema (XIII.3.1), con lo que evidenciamos que el problema no tiene solución única.
Mostraremos a continuación que dicho problema tiene una infinidad de soluciones, en efecto, para b ≥ a

 = 0 si x ≤ b
y(x) =
 1 (x − b)3 si x ≥ b
27
208 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

es también solución de (XIII.3.1). Para c ≤ a,



 1 si x ≤ c
y(x) = 27

0 si x ≥ c

es también solución de (XIII.3.1). Por último, para c ≤ a ≤ b,



1


 si x ≤ c
 27

y(x) = 0 si c ≤ x ≤ b


 1 (x − b)3 si x ≥ b


27

es también solución del problema (XIII.3.1). Estas soluciones pueden apreciarse en la figura XIII.1.
El problema (XIII.3.1) a primera vista era un problema completamente sencillo, sin embargo acabamos
de mostrar que tiene una infinidad de soluciones, sin poder elegir aquella que pueda convenirnos para
satisfacer nuestros requerimientos de solución del problema.
Condiciones suficientes para la existencia y unicidad de soluciones
Definición XIII.2.1.- Se dice que una función f : I × U → R continua, con I, U intervalos satisface una
condición de Lipschitz si para todo subintervalo compacto J de I, existe una constante CJ > 0 tal que
∀x ∈ J y ∀y, z ∈ U , se tiene
|f (x, z) − f (x, y)| ≤ CJ |z − y| . (I.3.4)

Ejemplos
1.- Consideremos
f (x, y) = a(x)y + b(x),
donde a, b son funciones continuas. f satisface una condición de Lipschitz por que

|f (x, z) − f (x, y)| = |a(x)| |z − y| ≤ max |a(x)| |y − z| .


x∈J

2.- Consideremos
f (x, y) = sin y
satisface una condición de Lipschtiz; en efecto, aplicando el teorema de los incrementos finitos de La-
grange, se tiene
|sin y − sin z| = |cos ξ| |y − z| ≤ 1 |y − z| .

Teorema XIII.2.2.- Supongamos que f : I × U → R continua satisface una condición de Lipschtiz y x0 ∈ I,


y0 ∈ U , entonces el problema a valor inicial

y ′ = f (x, y),
(XIII.3.4)
y(x0 ) = y0

admite una única solución.


Demostración.- Mostremos primero la unicidad. Si ϕ1 y ϕ2 son soluciones de (XIII.3.4), se tiene

ϕ′1 (x) = f (x, ϕ1 (x)) y ϕ′2 (x) = f (x, ϕ2 (x)) (XIII.3.5)

por un lado y por el otro


ϕ1 (x0 ) = ϕ2 (x0 ) = y0 . (XIII.3.6)
XIII.2 Problemas de Existencia y Unicidad 209

obteniendo Z x
ϕ1 (x) − ϕ2 (x) = (f (t, ϕ1 (t)) − f (t, ϕ2 (t))) dt,
x0

pasando al valor absoluto


Z x

|ϕ1 (x) − ϕ2 (x)| ≤ |f (t, ϕ1 (t)) − f (t, ϕ2 (t))| dt ;
x0

la condición de Lipschitz para x ∈ J, con J dado conduce


Z x

|ϕ1 (x) − ϕ2 (x)| ≤ CJ |ϕ1 (t) − ϕ2 (t)| dt (XIII.3.7)
x0

Como ϕ1 , ϕ2 son derivables, son por consiguientes continuas, sea

MJ = sup |ϕ1 (t) − ϕ2 (t)| .


t∈J

Utilizando la desigualdad (XIII.3.7), se tiene

|ϕ1 (x) − ϕ2 (x)| ≤ CJ MJ |x − x0 | , ∀x ∈ J.

Iterando, se obtiene susesivamente ∀x ∈ J

|ϕ1 (x) − ϕ2 (x)| ≤ MJ ,


|ϕ1 (x) − ϕ2 (x)| ≤ MJ CJ |x − x0 | ,
2
|x − x0 |
|ϕ1 (x) − ϕ2 (x)| ≤ MJ CJ2 ,
2
..
.
n
|x − x0 |
|ϕ1 (x) − ϕ2 (x)| ≤ MJ CJn → 0 si n → ∞.
n!

Por consiguiente, el problema (XIII.3.4) admite a lo más una solución sobre J, pero J ⊂ I es arbitrario, de
donde (XIII.3.4) admite a lo más una solución. Remarquemos que hemos elegido J con x0 ∈ J.
Ahora mostremos la existencia. Sea J ⊂ I, con J compacto y x0 ∈ J. Definimos la sucesión de funciones
definidas sobre J por
ϕ0 (x) = y0 ,
Z x
ϕn+1 = y0 + f (t, ϕn (t)) dt, n = 0, 1, 2, . . . .
x0

{ϕn }∞n=0 es una sucesión de funciones que verifican las siguientes propiedades:
i ϕn (x0 ) = y0 .
ii ϕn es continua; en efecto, ϕ0 (x) es constante y en consecuencia continua, supongamos ϕn continua se
tiene f (t, ϕn (t) es continua e integrable sobre J, por lo tanto ϕn+1 es también continua. Lo que significa
que ϕn es continua ∀n.
iii Al igual que en la parte de unicidad, se muestra que

|x − x0 |n
|ϕn+1 (x) − ϕn (x)| ≤ ACJn , ∀x ∈ J.
n!
con
A = sup |ϕ1 (t) − ϕ0 (t)| .
t∈J
210 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

iv De donde, denotando |J| la longitud de J, se obtiene

(CJ |J|)n
|ϕn+1 (x) − ϕn (x)| ≤ A .
n!

v) La sucesión ϕn converge uniformemente sobre J. En efecto, es suficiente utilizar el criterio de Cauchy


para la convergencia uniforme de funciones. Sea m > n. Se tiene
m−1
X

|ϕm (x) − ϕn (x)| = (ϕk+1 (x) − ϕk (x))

k=n
m−1
X
≤ |ϕk+1 (x) − ϕk (x)|
k=n
m−1
X (CJ |J|)n
≤A → 0 si n → ∞.
n!
k=n

Denotemos por ϕ la función lı́mite de la sucesión ϕn . Se tiene

ϕ(x0 ) = lim ϕn (x0 ) = y0 .


n→∞

La convergencia es uniforme sobre cada J, de donde ϕ es continua. Además

lim f (t, ϕn (t)) = f (t, ϕ(t)),


n→∞

uniformemente sobre todo J compacto, a causa de la condición de Lipschtiz impuesta a f .


Por lo tanto
ϕ(x) = lim ϕn+1 (x)
n→
Z x
= y0 + lim f (t, ϕn (t)) dt
n→ x
0
Z x
= y0 + lim f (t, ϕn (t)) dt
x0 n→
Z x
= y0 + f (t, lim ϕn (t)) dt
x n→
Z x0
= y0 + f (t, ϕ(t)) dt.
x0

La continuidad de f implica que ϕ(x) sea derivable, de donde

ϕ′ (x) = f (x, ϕ(x)).

Por lo tanto ϕ es solución del problema a valor inicial o Cauchy sobre todo compacto J ⊂ I, por lo tanto
también es solución sobre I.


XIII.3 Ecuaciones de Orden Superior

Teorema de Existencia y Unicidad


XIII.3 Ecuaciones de Orden Superior 211

Teorema XIII.3.1.- Sea I ⊂ R un intervalo. Sea f : I × Rn → R continua y que satisface una condición
de Lipschitz sobre cada intervalo compacto J ⊂ I; es decir ∀J ⊂ I compacto, ∃Cj ∈ R tal que ∀x ∈ J y
∀y, z ∈ Rn , se tiene
|f (x, y0 , y1 , . . . , yn−1 ) − f (x, z0 , z1 , . . . , zn−1 )| ≤ CJ ky − zk .
| {z } | {z }
y z
Entonces, para todo x0 ∈ I y todo (y0 , y1 , . . . , yn−1 ) ∈ Rn , existe una sola solución ϕ de la ecuación diferencial
y (n) = f (x, y, y ′ , . . . , y (n−1) )
tal que
ϕ(x0 ) = y0 , ϕ′ (x0 ) = y1 , . . . , ϕ(n−1) (x0 ) = yn−1 .

Demostración.- Similar al caso n = 1, ejercicio.


Reducción del Orden
Consideremos la ecuación diferencial de orden n, en forma explı́cita,
y (n) = f (x, y, y ′ , . . . , y (n−1) ),
con f continua.
Partimos del supuesto que mientras el orden de la ecuación diferencial es mayor, la resolución es más
dificil. Por consiguiente, si se puede convertir la ecuación a resolver en una de orden más pequeño, la
resolución se habrá “simplificado”.
La reducción de orden es posible en los siguientes dos casos:
1.- La ecuación diferencial de orden n es de la forma
y (n) = f (x, y ′ , y ′′ , · · · , y (n−1) ), (XIII.4.1)
es decir, en la ecuación no interviene la variable y de manera explı́cita. Planteando
z(x) = y ′ (x),
la ecuación (XIII.4.1), se convierte en la ecuación
z (n−1) = f (x, z, z ′ , . . . , z (n−2) ) (XIII.4.2)
que es una ecuación de orden n − 1.
2.- La ecuación diferencial de orden n es de la forma
y (n) = f (y, y ′ , . . . , y (n−1) ); (XIII.4.3)
es decir, en la ecuación diferencial no interviene explı́citamente la variable x. Planteamos
y ′ = u(y).
A diferencia del primer caso, en el segundo y ′ se expresa en función de y. El siguiente paso es expresar
las otras derivadas de y, en función de y, para lo que derivamos utilizando la regla de la cadena.
du dy du
y ′′ = (y ′ )′ = =u .
dy dx dy
Pasamos a la siguiente derivada.
d du dy d2 u du
y ′′′ = (y ′′ )′ = (u ) = u2 2 + u( )2 .
dy dy dx dy dy
Observamos que tanto y ′′ , y ′′′ han bajado de un orden cuando se expresa en función de y. Continuando
con el mismo procedimiento se llega a obtener la ecuación
u(n−1) = g(y, u, . . . , u(n−2) ),
donde las derivadas de u son respecto a y.
212 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

Ejemplos
1.- Resolvamos la ecuación
y ′′ = cos x.
Mediante la substitución z = y ′ , se obtiene la ecuación diferencial de primer orden

z ′ = cos x,

cuya solución general es


z = sin x + C.
Por consiguiente y satisface la ecuación diferencial

y ′ = sin x + C,

de donde
y(x) = − cos x + Cx + D.

2.- Resolvamos la ecuación diferencial de segundo orden

y ′′ + y = 0,

en esta ecuación x no interviene explicı́tamente, por lo que planteando y ′ = u(y), da la ecuación


diferencial de primer orden
u′ u + y = 0,
que es una ecuación de tipo separable, la solución de esta ecuación es

u2 + y 2 = C.

Suponiendo y ≥ 0 y C ≥ 0, se tiene p
y′ = C 2 − y2 ,
ecuación de tipo separable, cuya solución es

arcsin(y/C) = x + D,

es decir
y = C sin(x + D),
que se convierte en
y(x) = C1 cos x + C2 sin x.

Ecuaciones Diferenciales Lineales de Orden Superior


Una ecuación diferencial lineal de orden n es una ecuación que puede escribirse de la forma

y (n) + an−1 (x)y (n−1) + · · · + a1 (x)y ′ + a0 (x)y = b(x) (L),

con a0 , . . . , an−1 y b funciones continuas sobre un intervalo I.


Teorema XIII.3.2.- Los problemas a valor inicial para una ecuación lineal de orden n

y (n) + an−1 (x)y (n−1) + · · · + a1 (x)y ′ + a0 (x)y = b(x) (L),

con ai , b : I ⊂ R → R, i = 0, . . . , n − 1 continuas, tiene una sola solución.


XIII.3 Ecuaciones de Orden Superior 213

Demostración.- Suficiente verificar que las hipótesis del teorema XIII.4.1 se cumplen para una ecuación
(L). En efecto, en la notación del teorema XIII.4.1, se tiene

n−1
X
f (x, y0 , y1 , . . . , yn−1 ) = b(x) − ak (x)yk ,
k=0

y por lo tanto
n−1
X
|f (x, y0 , y1 , . . . , yn−1 ) − f (x, z0 , z1 , . . . , zn−1 )| = | ak (x)(zk − yk )|
k=0
n−1
X
≤ |ak (x)||zk − yk |
k=0
n−1
X
≤M |zk − yk |
k=0

≤ M n ky − zk .
donde M = max (max |ak (x)|). Habiendo verificado que se cumplen las condiciones del teorema
k=0,...,n−1 x∈J
(XIII.4.1), se deduce que las ecuaciones (L) tiene solución unica para los problemas a valor inicial.

Ecuaciones Lineales Homogeneas
Se dirá que la ecuación (L) de orden n, es homogénea si b(x) es identicamente nula, es decir si la ecuación
puede expresarse como
y (n) + an−1 (x)y (n−1) + · · · + a1 (x)y ′ + a0 (x)y = 0. (LH)
El estudio de las ecuaciones lineales homogéneas de orden n sigue el mismo camino que el seguido para las
ecuaciones lineales de primer orden.
Proposición XIII.3.3.- La solución general de una ecuación lineal homogénea de orden n, es un subespacio
vectorial de dimensión n.
Demostración.-Al igual que en caso de primer orden, puede verificarse que la solución general de (LH) es
un subespacio vectorial.
Ahora mostremos que la dimensión es n. Elegimos x0 ∈ I y consideramos la familia de soluciones de
(LH) {ϕk }nk=1 que satisfacen
(
(l) 1 si k = l + 1
ϕk = l = 0, . . . , n − 1, k = 1, . . . , n.
0 si k 6= l + 1,

Tal familia existe por el teorema de existencia de soluciones para problemas a valor inicial de ecuaciones
lineales de orden n. Veamos que ϕ1 , ϕ2 , . . . , ϕn son linealmente independientes. Supongamos que para ciertos
αk ∈ R, se tenga
X n
αk ϕk (x) = 0, ∀x ∈ I.
k−1

En particular x = x0 , conduce a que


α1 ϕ1 (x0 ) = 0,
de donde α1 = 0. Derivando se tiene
n
X
αk ϕ′k (x) = 0, ∀x ∈ I.
k−1
214 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

En particular x = x0 , conduce a que


α2 ϕ′2 (x0 ) = 0,
de donde α2 = 0. Derivaciones sucesivas mostraran que αk = 0, para k = 1, . . . , n.
Mostremos que ϕ1 , ϕ2 , . . . , ϕn engendra la solución general de (LH). Sea ϕ una solución de (LH),
tomemos un punto x0 ∈ I. Consideremos la función ψ dada por
n
X
ψ(x) = ϕ(x) − ϕ(k−1) (x0 )ϕk (x).
k=1

Observamos que ψ es solución de (LH) por que es combinación lineal de otras soluciones de (LH). Por otro
lado, una inspección da que
ψ (k) (x0 ) = 0, k = 0, 1, . . . , n − 1.
de donde ψ es solución del problema a valor inicial para la ecuación (LH)

y(x0 ) = y ′ (x0 ) = · · · = y (n−1) (x0 ) = 0,

pero también y(x) = 0 es solución del mismo problema. Por la unicidad de la solución deducimos que
ψ(x) = 0, de donde ϕ1 , . . . , ϕn engendran la solución general.

Al ser la solución general de (LH) un espacio vectorial real de dimensión n, para determinar cualquier
solución de (LH) es suficiente conocer n soluciones linealmente independientes.
Definición XIII.3.4.- Se llama sistema fundamental (SF) de la ecuación diferencial lineal homogénea
de orden n
y (n) + an−1 (x)y (n−1) + · · · + a1 (x)y ′ + a0 (x)y = 0 (LH)
a un conjunto {ϕ1 , ϕ2 , . . . , ϕn } de soluciones de (LH) que sean linealmente independientes.
Proposición XIII.3.5.- Sean ϕ1 , ϕ2 , . . . , ϕn soluciones de (LH). Entonces se tiene equivalencia entre:
a) ϕ1 , . . . , ϕn son linealmente independientes.
b) Para x0 ∈ I dado, los vectores:
 ϕ1 (x0 )   ϕ2 (x0 )   ϕ (x ) 
n 0
 ϕ′1 (x0 )   ϕ′2 (x0 )   ϕ′n (x0 ) 
W1 (x0 ) = 
 ..  , W2 (x0 ) = 
  ..  , . . . , Wn (x0 ) = 
  .. 

. . .
(n−1) (n−1) (n−1)
ϕ1 (x0 ) ϕ2 (x0 ) ϕn (x0 )
son linealmente independientes.
c) Para x0 ∈ I, la matriz

W (x0 ) = ( W1 (x0 ) W2 (x0 ) · · · Wn (x0 ) )


 ϕ1 (x0 ) ϕ2 (x0 ) ··· ϕn (x0 ) 
 ϕ′1 (x0 ) ϕ′2 (x0 ) ··· ϕ′n (x0 ) 
=
 .. .. 

. .
(n−1) (n−1) (n−1)
ϕ1 (x0 ) ϕ2 (x0 ) · · · ϕn (x0 )

es inversible.
Demostración.- Ejercicio.
Definición XIII.3.6.- Se llama a
 ϕ1 (x) ϕ2 (x) ··· ϕn (x) 
 ϕ′1 (x) ϕ′2 (x) ··· ϕ′n (x) 
W (x) = 
 .. .. 

. .
(n−1) (n−1) (n−1)
ϕ1 (x) ϕ2 (x) · · · ϕn (x)
XIII.3 Ecuaciones de Orden Superior 215

la matriz wronskiana del sistema {ϕ1 , . . . , ϕn } y det W (x) el wronskiano del sistema {ϕ1 , . . . , ϕn }.
Corolario XIII.3.7.- Sea {ϕ1 , . . . , ϕn } n soluciones de la ecuación (LH) de orden n

y (n) + an−1 (x)y (n−1) + · · · + a1 (x)y ′ + a0 (x)y = 0;

entonces {ϕ1 , . . . , ϕn } es un sistema fundamental de (LH), si y solamente si W (x) es inversible para todo x,
si y solamente si det W (x) 6= 0 para todo x.
Demostración.- Consecuencia directa del Algebra Lineal. .
Ejemplo
3.- Consideremos la ecuación diferencial lineal homogenea de segundo orden

y ′′ + y = 0,

por ejemplo 2, se tiene que cos x y sin x son soluciones de la ecuación en cuestión. El wronskiano está
dado por  
cos x sin x
det W (x) = det = 1,
sinx cos x
de donde cos x y sin x es un sistema fundamental, por lo que la solución general está dada por

y(x) = c1 cos x + c2 sin x.

Determinación de Sistemas Fundamentales


Habiendo visto que para determinar la solución general de una ecuación diferencial lineal homogénea es
suficiente conocer un sistema fundamental de soluciones, de la misma manera sabiendo reconocer si un
conjunto de soluciones particulares de una ecuación (LH) es un sistema fundamental, el siguiente paso es
conocer los métodos que permitan encontrar tales sistemas.
Lastimosamente no existe un método general para poder determinar sistemas fundamentales de una
ecuación lineal homogénea. Sin embargo podemos resaltar las siguientes situaciones en las que se puede
determinar un sistema fundamental:
1.- Si la ecuación es de segundo orden y se conoce una solución no nula.
Sea
y ′′ + p(x)y ′ + q(x)y = 0,
y ϕ(x) una solución no nula. Suponemos que la otra solución del sistema fundamental a determinar es
de la forma
y(x) = c(x)ϕ(x),
donde c(x) es una función no constante, caso contrario tendrı́amos dos soluciones linealmente dependi-
entes. Derivando, se obtiene

y ′ (x) = c′ (x)ϕ(x) + c(x)ϕ′ (x),


y ′′ (x) = c′′ (x)ϕ(x) + 2c′ (x)ϕ′ (x) + c(x)ϕ′′ (x);

remplazando en la ecuación diferencial, se tiene

ϕ(x)c′′ (x) + (2ϕ′ (x) + ϕ(x)p(x))c′(x) + c(x)(ϕ′′ (x) + p(x)ϕ′ (x) + q(x)ϕ(x)) = 0,
| {z }
=0

de donde c′ (x) es solución de la ecuación de primer orden lineal homogénea, que ya sabemos resolver,

2ϕ′ (x) + ϕ(x)p(x)


z ′ (x) + z(x) = 0,
ϕ(x)
216 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

por consiguiente
c′ (x) = eA(x) ,
2ϕ′ (x) + ϕ(x)p(x)
donde A(x) es una primitiva de − , por lo tanto
ϕ(x)
Z x
c(x) = eA(s) ds.
x0

Ejemplo
4.- Consideremos la ecuación de segundo orden

x2 y ′′ − xy ′ − 3y = 0,

se verifica que y(x) = x3 es una solución particular no nula de la ecuación diferencial de segundo
orden en cuestion. Determinemos otra solución linealmente independiente. Planteamos

y(x) = c(x)x3 ,

derivando y remplazando en lae cuación diferencial, se obtiene

x5 c′′ + (6x4 − x4 )c′ (x) = 0,

es decir c′ (x) es solución de la ecuación diferencial

5
z ′ = − z,
x
por lo que c′ (x) = 1/x5 , de donde
1 −4
c(x) = − = x ,
4
La solución de la ecuación diferencial, está dada por
c2
y(x) = c1 x3 + .
x

2.- La ecuación diferencial lineal es a coeficientes constantes.


Es decir, la ecuación (LH), tiene la forma

y (n) + an−1 y (n−1) + · · · + a1 y ′ + a0 y = 0.

Para poder encontrar un sistema fundamental para este tipo de ecuaciones, hagamos un pequeño repaso
de variable compleja.
Un poco de Variable Compleja
Recordemos que C el plano complejo es R2 provisto de una adición y una multiplicación que hacen de
C un cuerpo conmutativo. Un elemento z ∈ C puede escribirse de la manera siguiente

z = x + iy con x, y ∈ R.

Una función f : I ⊂ R → C admite la representación siguiente

f (x) = u(x) + iv(x),

donde u, v : I → R.
Ahora bien, si u y v son derivables, f es derivable y

f ′ (x) = u′ (x) + v ′ (x).


XIII.3 Ecuaciones de Orden Superior 217

Proposición XIII.3.8.- Sean f, g : I ⊂ R → C, a ∈ C, entonces, se tiene:


i) (f + g)′ (x) = f ′ (x) + g ′ (x). (I.4.6)
ii) (af )′ (x) = af ′ (x). (I.4.7)
iii) (f (x)g(x))′ = f ′ (x)g(x) + f (x)g ′ (x). (I.4.8)
Demostración.- Ejercicio.
Remarca.-Las reglas de cálculo para derivadas son las mismas que para las funciones reales.
Definición XIII.3.9.- Sea a = α + iβ ∈ C, x ∈ R, se define

eax = eαx (cos βx + i sin βx). (I.4.9)

Proposición XIII.3.10.- Se tiene:


i) Dados a, b ∈ C, se verifica
e(a+b)x = eax ebx . (I.4.10)
ii) Para a ∈ C, se verifica
(eax )′ = aeax . (I.4.11)

Demostración.- El punto i) ejercicio. Demostremos el punto ii). Se tiene

(eax )′ = eαx (cos βx + i sin βx)′


= αeαx (cos βx + i sin βx) + eαx (−β sin βx + iβ cos βx)
= αeαx (cos βx + i sin βx) + iβeαx (cos βx + i sin βx)
= (α + iβ)eαx (cos βx + i sin βx) = aeax .


Reconsideremos nuevamente la ecuación diferencial lineal homogénea de orden n a coeficientes constantes

y (n) + an−1 y (n−1) + · · · + a1 y ′ + a0 y = 0.

y planteamos
L(y) = y (n) + an−1 y (n−1) + · · · + a1 y ′ + a0 y. (LH)
Remarcamos que L es una aplicación lineal y resolver la ecuación (LH), es encontrar y(x) tal que
L(y) = 0.
Ahora bien, en lugar de considerar solamente soluciones reales, podemos prolongar nuestras soluciones
a soluciones y : R → C.
Utilizando las reglas de cálculo para derivadas, se tiene para r ∈ C

L(erx ) = (erx )(n) + an−1 (erx )(n−1) + · · · + a1 (erx )′ + a0 erx


= r n erx + an−1 r n−1 erx + · · · + a1 rerx + a0 erx
= erx (r n + an−1 r n−1 + · · · + a1 r + a0 )
= erx l(r).

Definición XIII.3.11.- El polinomio l(r) = r n + an−1 r n−1 + · · · + a1 r + a0 es el polinomio carac-


terı́stico (PC) de la ecuación diferencial lineal homogénea a coeficientes constantes de orden n

y (n) + an−1 y (n−1) + · · · + a1 y ′ + a0 y = 0. (LHC)

Acabamos de demostrar el:


Teorema XIII.3.12.- y(x) = erx es solución de la ecuación (LHC) si y solamente si r es una raiz de
l(λ).
218 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

Remarca.-La ecuación (LHC) admite al menos una solución de la forma y(x) = erx debido al Teorema
Fundamental del Algebra que asegura de al menos una raiz r ∈ C del polinomio caracterı́stico de (LHC).
El siguiente paso es estudiar las soluciones de la forma erx , teniendo en cuenta que nuestro objetivo es
determinar un sistema fundamental de soluciones “reales” de (LHC). Sea r ∈ R, se tiene dos casos:
1) r ∈ R. En este caso erx es una función real, por lo que y(x) = erx es una solución “real” de (LHC).
2) r = α + iβ con β 6= 0. Como el (PC) es a coeficientes reales r̄ = α − iβ es también raiz del (PC),
por lo que obtenemos las siguientes soluciones “complejas”

ϕ(x) = eαx (cos βx + i sin βx)


ψ(x) = eαx (cos βx − i sin βx).

Como la solución general es un subespacio vectorial, se tiene que

1
y1 (x) = (ϕ(x) + ψ(x)) = eαx cos βx,
2
1
y2 (x) = (ϕ(x) − ψ(x)) = eαx sin βx
2i

son soluciones de (LHC), pero y1 (x) y y2 (x) son soluciones “reales” de (LHC).
Ejercicio.- Mostrar que y1 (x) y y2 (x) son linealmente independientes. (Utilizar el wronskiano).
En resumen, para cada raiz r 6∈ R obtenemos un par de soluciones linealmente independientes.
Con lo desarrollado más arriba estamos en la posibilidad de enunciar nuestro primer resultado.
Teorema XIII.3.13.- Si el polinomio caracterı́stico de la ecuación diferencial (LHC) de orden n, tiene
sus n raices diferentes, entonces se tiene un sistema fundamental para (LHC). Además si r ∈ R es raiz
del (PC), erx hace parte del sistema fundamental; si r = α + iβ con β 6= 0 eαx cos βx y eαx sin βx hacen
parte del sistema fundamental.
Demostración.- Efectivamente cada raiz aporta con una o dos soluciones para conformar el sistema
fundamental, si la raiz es real se tiene una solución; si la raiz no es real, ésta y su conjugada aportan con
dos soluciones. En resumen se tiene n soluciones no nulas. Utilizando el wronskiano se puede verificar
que son linealmente independientes.

Ejemplo
5.- Consideremos la ecuación diferencial de orden 4.

y (4) − y = 0.

El polinomio caracterı́stico está dado por

l(λ) = λ4 − 1 = (λ2 + 1)(λ + 1)(λ − 1).

Se deduce a partir de la factorización que las raices son:

1, −1, i, −i;

todas diferentes, por lo que el sistema fundamental estará dado por

ex , e−x , cos x, sin x.

La solución general de esta ecuación es

y(x) = c1 ex + c2 e−x + c3 cos x + c4 sin x.

Polinomio caracterı́stico con raices múltiples


XIII.3 Ecuaciones de Orden Superior 219

El teorema precedente no es aplicable cuando el polinomio caracterı́stico de la ecuación (LHC) tiene


raices múltiples o multiplicidad mayor a 1, ya que faltan soluciones para completar un sistema funda-
mental.
Introduciendo los operadores o aplicaciones lineales

D(y) = y ′
I(y) = y.

y utilizando la convención Dk (y) = D(Dk−1 (y)) = y (k) , el operador L dado más arriba, se puede escribir
como
L = Dn + an−1 Dn−1 + · · · + a1 D + a0 I.
Como l(λ) el polinomio caracterı́stico de la ecuación (LHC), puede factorizarse en C, sin importar el
orden de los factores como

l(λ) = (λ − r1 )n1 (λ − r2 )n2 · · · (λ − rm )nk ,

donde r1 , . . . , rm son las raices diferentes de l(λ) y los nj son las multiplicidades de cada una de las
raices rj . Observamos que nj ≥ 1 y n1 + n2 + · · · + nm = n el orden de la ecuación (LHC).
La factorización de l, permite factorizar por lo tanto L de la manera siguiente

L = (D − r1 I)n1 (D − r2 I)n2 · · · (D − rm )nm .

Proposición XIII.3.14.- Si ϕ(x) es solución de (D − rj I)nj , donde rj es una raiz del polinomio
caracterı́stico de (LHC) y nj es la multiplicidad de la raiz, entonces ϕ también es solución de (LHC).
Demostración.- Como el orden de los factores no importa, L puede escribirse como
Y
L = ( (D − ri I)ni )(D − rj I)nj ,
i6=j

de donde
Y
L(ϕ(x)) = ( (D − ri I)ni )((D − rj I)nj (ϕ(x)))
i6=j
Y
= ( (D − ri I)ni )(0)
i6=j
=0


Ahora veamos las soluciones con las que aporta (D − rj I)nj al sistema fundamental.
Proposición XIII.3.15.- Son soluciones linealmente independientes de (D−rj I)nj (y) = 0 las funciones

erx , xerx , . . . , xnj −1 erx .

Demostración.- Por induccción sobre nj . Para nj = 1, er1 x es solución de la ecuación, la verificación


es trivial. Suponemos cierto para nj − 1 con nj > 1. Por hipótesis de inducción, son soluciones
erj , . . . , xnj −2 erj x , porque
(D − rj I)nj = (D − rj I)(D − rj I)nj −1 .
Solo debemos verificar que xnj −1 erj x es solución, en efecto

(D − rj I)nj (xnj −1 erj x ) = (D − rj I)nj −1 (D − rj )(xnj −1 erj x )


= (D − rj I)nj −1 ((nj − 1)xnj −2 erj x )
=0

220 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

Remarca.- Si rj es una raiz no real de multiplicidad nj , entonces r̄j es una raiz de multiplicidad nj y
contribuyen ambas raices con 2nj soluciones al (SF), las cuales son

eαx cos βx, xeαx cos βx, . . . , xnj −1 eαx cos βx


eαx sin βx, xeαx sin βx, . . . , xnj −1 eαx sin βx

Finalmente enunciamos:
Teorema XIII.3.16.- Sean r1 , . . . , rm las raices diferentes de una ecuación (LHC) de orden n y la
factorización del (PC) está dada por

l(λ) = (λ − r1 )n1 (λ − r2 )n2 · · · (λ − rm )nk ;

entonces las contribuciones de soluciones para el sistema fundamental de (LHC) está dada de la manera
siguiente, si rj ∈ R, rj contribuye con

erx , xerx , . . . , xnj −1 erx ;

si rj = α + iβ con β 6= 0, rj y r̄j contribuyen con

eαx cos βx, xeαx cos βx, . . . , xnj −1 eαx cos βx


eαx sin βx, xeαx sin βx, . . . , xnj −1 eαx sin βx.

Demostración.- Un pequeño ejercicio de conteo mostrará que hay exactamente n soluciones. El wron-
skiano verificará la independencia lineal.

Ejemplo
6.- Consideremos la ecuacion diferencial (LHC)

y (6) − 2y (5) + 3y (4) − 4y (3) + 3y ′′ − 2y ′ + y = 0,

el polinomio caracterı́stico de la ecuación está dado por

l(λ) = λ6 − 2λ5 + 3λ4 − 4λ3 + 3λ2 − 2λ + 1 = (λ − 1)2 (λ2 + 1)2 .

Deducimos que 1, i y −i son raices del polinomio caracterı́stico, las tres de multiplicidad 2, por lo
que el sistema fundamental buscado está dado por las soluciones:

ex , xex , cos x, sin x, x cos x, x sin x.

La solución general, será por consiguiente

y(x) = c1 ex + c2 xex + c3 cos x + c4 sin x + c5 x cos x + c6 x sin x.

3.- Si laa ecuación lineal homogénea es de la forma

xx y n + an−1 xn−1 y n−1 + · · · + a1 xy ′ + a0 y = 0,

la substitución x = et , convierte esta ecuación en una (LHC). Ver ejercicios.


4.- Utilización de Series Enteras.- Recomendable para determinar la solución que satisfage un problema
a valor inicial.
Solución de Ecuaciones Lineales (no Homogeneas)
XIII.3 Ecuaciones de Orden Superior 221

Consideremos la ecuación diferencial lineal de orden n

y (n) + an−1 (x)y (n−1) + · · · + a1 (x)y ′ + a0 (x)y = b(x). (L)

donde las ai (x) y b(x) son funciones continuas definidas sobre un intervalo. Suponemos que b no es identi-
camente nula, el caso cuando b es la función nula ya ha sido estudiado. A la ecuación (L) le asociamos la
ecuación
y (n) + an−1 (x)y (n−1) + · · · + a1 (x)y ′ + a0 (x)y = 0. (LH)

Proposición XIII.3.17.- Sea ψ una solución particular de (L) y ϕ cualquier solución de (LH), entonces

ϕ+ψ

también es solución de (L).


Demostración.- Similar al caso de primer orden.
Proposición XIII.3.18.- Sea ψ una solución particular de (L), entonces cualquier solución de (L) es de la
forma
ϕ + ψ,
donde ϕ es solución de (LH).
Demostración.- Similar al caso de primer orden.
Por lo tanto, para conocer la solución general de (L), es suficiente conocer una solución particular de (L)
y la solución general de (LH), algo que ya sabemos saber en un gran número de situaciones. Este resultado
lo expresamos, mediante la regla memotécnica

Solución general de (L) = Solución general de (LH) + Una solución particular de (L)

Proposición XIII.3.19.- El problema a valor inicial

y (n) + an−1 (x)y (n−1) + · · · + a1 (x)y ′ + a0 (x)y = b(x)


y(x0 ) = y0 ,
y ′ (x0 ) = y1 ,
..
.
y (n−1) (x0 ) = yn−1

tiene solución única.


Demostración.-Ejercicio.
Determinación de una solución particular de (L)
Podemos determinar una solución particular mediante:
i) Al tanteo Es posible adivinar una solución en algunos casos, por ejemplo cuando b(x) es un polinomio,
se puede intentar la solución particular con otro polinomio; si b(x) es sin o cos se puede intentar con
una expresión que contenga sin y cos; si b(x) es una función exponencial, la solución particular deberı́a
ser otra función exponencial. En todo caso el procedimiento es el mismo que en el caso de primer orden.
ii) Variación de Constantes. Sea {ϕ1 , ϕ2 , . . . , ϕn } un sistema fundamental de soluciones de (LH). Al
igual que en el caso de primer orden se supone que la solución particular es de la forma
n
X
ψ(x) = ck (x)ϕk (x).
k=1
222 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

Derivando ψ, se obtiene
n
X n
X
ψ ′ (x) = c′k (x)ϕk (x) + ck (x)ϕ′k (x),
k=1 k=1

suponiendo
n
X
ck (x)ϕ′k (x) = 0,
k=1

se tiene n
X
ψ ′ (x) = c′k (x)ϕk (x).
k=1

Derivemos ψ y obtenemos
n
X n
X
ψ ′′ (x) = c′k (x)ϕ′k (x) + ck (x)ϕ′′k (x),
k=1 k=1

suponiendo
n
X
c′k (x)ϕ′k (x) = 0,
k=1

se tiene
n
X
ψ ′′ (x) = ck (x)ϕ′k (x).
k=1

Repetimos el proceso de derivación hasta determinar ψ (n−1) , suponiendo por lo tanto


n
X (j)
c′k (x)ϕk (x) = 0, j = 0, 1, . . . , n − 2.
k=1

y obteniendo por consiguiente


n
X (j)
ψ (j) (x) = ck (x)ϕk (x), j = 0, 1, . . . , n − 1.
k=1

Finalmente introducimos los valores de ψ (j) en la respectiva ecuación diferencial, obteniendo


n n n−1 n
!
X (n−1)
X (n)
X X (j)

ck (x)ϕk (x) + ck (x)ϕk (x) + aj (x) ck (x)ϕk (x) = b(x).
k=1 k=1 j=0 k=1

Reagrupando los terminos, se obtiene


 
n
X n
X n−1
X
(n−1) (n) (j)
c′k (x)ϕk (x) + ck (x) ϕk (x) + aj (x)ϕk (x) = b(x)
k=1 k=1 j=0
| {z }
=0 solución de (LH)

Resumiendo hemos obtenido n ecuaciones lineales para c′1 , c′2 , . . . , c′n ,

c′1 (x)ϕ1 (x) + c′2 (x)ϕ2 (x) + ··· + c′n (x)ϕn (x) = 0
c′1 (x)ϕ′1 (x) + c′2 (x)ϕ′2 (x) + ··· + c′n (x)ϕ′n (x) = 0
.. ..
. .
(n−1) (n−1) (n−1)
c′1 (x)ϕ1 (x) + c′2 (x)ϕ2 (x) + · · · + c′n (x)ϕn (x) = b(x)
XIII.4 Ejercicios 223

que escrito de manera matricial


 ϕ1 (x) ϕ2 (x) ··· ϕn (x)   c′ (x)   
1 0
 ϕ′1 (x) ϕ′2 (x) ··· ϕ′n (x)  c′2 (x)   0 
 .. .. ..   =  . ;
    .. 
. . .
(n−1) (n−1) (n−1)
ϕ1 (x) ϕ2 (x) · · · ϕn (x) c′n (x) b(x)
| {z } | {z } | {z }
W (x) C ′ (x) B(x)

es decir
W (x)C ′ (x) = B(x).
Ahora bien, como {ϕ1 , ϕ2 , . . . , ϕn } es un sistema fundamental de (LH), W (x) es inversible, por lo que

C ′ (x) = (W (x))−1 B(x),

obtenemos las funciones ck (x) integrando las respectivas c′k (x).


Ejemplo
9.- Hallemos la solución general de
1
y ′′ + y = .
sin x
La ecuación (LH) asociada, admite como sistema fundamental {cos x, sin x}. La aplicación de
variación de constantes conduce a considerar el sistema de ecuaciones
  ′   
cos x sin x c1 (x) 0
= .
− sin x cos x c′2 (x) 1/over sin x

Resolviendo el sistema, por ejemplo por determinantes obtenemos:


cos x
c′1 (x) = −1, c′2 (x) = ,
sin x
de donde
c1 (x) = −x, c2 (x) = ln(sin x).
La solución general está dada por consiguiente

y(x) = c1 cos x + c2 sin x − x cos x + ln(sin x) sin x.

XIII.4 Ejercicios

1.- Encontrar una solución particular, luego la solución general, de cada una de las ecuaciones diferenciales
siguientes:
(a) y ′ + y = e2 (c) y ′ − y = ex
′ 2
(c) y + y = x (d) y ′ + 2y = sin x

2.- Resolver la ecuación diferencial de Bernouilli

(1 − x2 )y ′ − xy = axy 2

donde a es un parámetro real.


224 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

3.- Encontrar la solución general de cada una de las ecuaciones diferenciales siguientes:

a) y ′ = (x + y)2 ,
b) (1 + x2 )y ′ + xy − xy 2 = 0,
c) y ′ + y + (ex + sin x)y 3 = 0.

4.- Dar la solución general de la ecuación

y (4) − 2y (3) + 2y (2) − 2y ′ + y = 0.

5.- Encontrar la solución general de


y ′′′ − y = 2x3 + 7.

6.- Resolver
(1 − x2 )y ′′ − xy ′ + n2 y = 0
sobre el intervalo [−1, 1] haciendo la substitución x = cos t.
7.- Se considera la ecuación diferencial

x3 y ′′′ + 2x2 y ′′ − xy ′ + y = 0.

a) Mostrar que la substitución


t = ln x
la transforma en una ecuación a coeficientes constantes.
b) Resolver de esta manera la ecuación propuesta.
8.- a) Mostrar que si G(x) es una función integrable sobre [a, b], entonces ∀α, β ∈ R existe una única solución
f de y ′′ = G(x) tal que f (a) = α y f (b) = β.

b) Supongamos que (b − a) = n, n un entero; entonces existe una infinidad de soluciones f de la
ω
′′ 2
ecuación y = −ω y tales que f (a) = f (b) = β.
c) ∀α, β, existe una única solución f de y ′′ = λ2 y tal que f (a) = α y f (b) = β.
9.- Resolver la ecuación diferencial
1
y ′′ + y = .
sin x

10.- Resolver el problema a valor inicial


y ′′ + y(y ′ )3 = 0,
1
y( ) = 1,
6
1
y ′ ( ) = 2.
6

11.- Resolver la ecuación diferencial


g ′′ (x) − 2xg ′ (x) − 4g(x) = 0.
buscando una solución de la forma

X
g(x) = a n xn .
n=0

¿Cual es la solución más general de esta forma?


¿Cual es la solución de esta forma con g(0) = 0 y g ′ (0) = 1?
XIII.4 Ejercicios 225

12.- Comprobar que cada una de las siguientes ecuaciones es homogénea y resolverla:
y
(a) x2 y ′ = 3(x2 + y 2 ) arctan + xy, (b) x2 y ′ − 3xy − 2y 2 = 0
x
y y p
(c) x sin y ′ = y sin + x, (d) xy ′ = x2 + y 2
x x

13.- Resolver las siguientes ecuaciones diferenciales

y ′ = (x + y)2 ; y ′ = sin2 (x + y − 1).

14.- Resolver las siguientes ecuaciones


x+y+4
a) y′ = ;
x−y−6
x+y−1
b) y′ = ;
x + 4y + 2
x+y+4
c) y′ = .
x+y−6

15.- Haciendo el cambio de variable z = y/xn y escogiendo un valor adecuado de n, mostrar que las ecuaciones
diferenciales siguientes pueden transformarse en ecuaciones separadas y resolverlas:

1 − xy 2
a) y′ = ;
2x2 y
2 + 3xy 2
b) y′ = ;
4x2 y
y − xy 2
c) y′ = .
x + x2 y

16.- Resolver la ecuación diferencial


2y x3 y
y′ = + + x tan 2 .
x y x

17.- Determinar la solución general de cada una de las siguientes ecuaciones diferenciales:

a) xy ′ + y = x4 y 3 ;
b) xy 2 y ′ + y 3 = x cos x;

18.- Una solución de y ′ sin 2x = 2y + 2 cos x permanece acotada cuando x → π/2. Hallarla.
19.- Resolver la ecuación diferencial xy ′ = 2x2 y + y ln y, utilizando la substitución z = ln y.
20.- Resolver las siguientes ecuaciones:

(a) yy ′′ + (y ′ )2 = 0; (b) xy ′′ = y ′ + (y ′ )3 ;
(c) y ′′ − ky 2 = 0; (d) x2 y ′′ = 2xy ′ + (y ′ )2 .

21.- Hallar la solución particular especificada para cada caso:

a) (x2 + 2y ′ )y ′′ + 2xy ′ = 0, y(0) = 1, y ′ (0) = 0;


1
b) yy ′′ = y 2 y ′ + (y ′ )2 , y(0) = − , y ′ (0) = 1;
2
c) y ′′ = y ′ ey , y(0) = 0, y ′ (0) = 2.
226 XIII Ecuaciones Diferenciales Ordinarias

22.- Una extensión natural a las ecuaciones de tipo lineal y tipo Bernouilli es la ecuación de Riccati

y ′ = a(x) + b(x)y + r(x)y 2 .

En general esta ecuación no se puede resolver por métodos elementales. No obstante si se conoce una
solución particular y1 (x), la solución general tiene la forma

y(x) = z(x) + y1 (x),

donde z(x) es la solución general de la ecuación de Bernouilli

z ′ − (q(x) + 2r(x)y1 (x))z = r(x)z 2 .

Demostrar esto y calcular la solución general de la ecuación


y
y′ = + x 3 y 2 − x5 ,
x

que tiene como solución particular evidente y1 (x) = x.


b) Mostrar que la solución general tiene la forma de una familia uniparamétrica de curvas

cf (x) + g(x)
y= .
cF (x) + G(x)

23.- Aprovechando que y = x es solución de cada una de las ecuaciones que se indican a continuación, hallar
su solución general.

x 1
a) y ′′ − y′ + y = 0;
x−1 x−1
b) x2 y ′′ + 2xy ′ − 2y = 0
c) x2 y ′′ − x(x + 2)y ′ + (x + 2)y = 0.

24.- Comprobar que y(x) = ex es solución de

xy ′′ − (2x + 1)y ′ + (x + 1)y = 0

y hallar la solución general.


25.- Hallar la solución general de las siguientes ecuaciones diferenciales lineales homogéneas a coeficientes
constantes

a) y ′′′ − 3y ′′ + 2y ′ = 0;
b) y ′′′ − y = 0
c) y ′′′ + y = 0
d) y (4) + y ′′′ − 3y ′′ − 5y ′ − 2y = 0;
e) y (5) − 6y (4) − 8y ′′′ + 48y ′′ + 16y ′ − 96y = 0.

26.- Determinar la solución general de cada una de las siguientes ecuaciones diferenciales lineales:

(a) y ′′ + 4y = tan 2x; (b) y ′′ + y = sec x tan x;


(c) (x2 − 1)y ′′ − 2xy ′ + 2y = (x2 − 1)2 (d) x2 y − 2xy ′ + 2y = xe−x ;
(e) y ′′ − 3y ′ + 2y = (1 + e−x )−1 ; (f) y (6) − y = x1 0.
XIII.4 Ejercicios 227

27.- La ecuación de Chebichef es


(1 − x2 )y ′′ − xy ′ + n2 y = 0,
con n entero. Verificar que utilizando desarrollos en series de potencia, se puede encontrar una solución
polinomial.
28.- Resolver la ecuación utilizando series alrededor de x = 0,

4x2 y ′′ − 8x2 y ′ + (4x2 + 1)y = 0.

29.- La ecuación del péndulo simple está dada por

d2 θ
l = −g sin θ,
dt2

lo que es lo mismo estudiar la ecuación θ̈ + ω 2 θ = 0.


En el instante t = 0, se suelta el péndulo con un ángulo θ = θ0 respecto a la vertical.
Determinar el periodo del péndulo:
a) haciendo la aproximación sin θ ∼ θ para pequeños ángulos.
b) sin hacer aproximaciones de sin θ.
Indicicaciones para b).- Mostrar primero que el periodo T está dado por
Z x0
2
T = (sin2 (θ0 /2) − sin2 (θ/2)−1/2 dθ.
ω 0

Hacer el cambio de variable sin(θ/2) = sin(θ0 /2) sin φ y realizar el desarrollo de T en función de κ =
sin(θ0 /2).
Capı́tulo XIV
Funciones Diferenciales

XIV.1 Derivadas Parciales de una Función

Definición XIV.1.1.- Sean U ⊂ Rn abierto, a ∈ U y f : U → R. La i-sima derivada parcial de f en el


punto a, si es que existe, es
f (a + tei ) − f (a)
lim
t→0 t
donde ei es el i-simo vector de la base canónica de Rn . Otro nombre usual para la i-sima derivada parcial:
derivada parcial de f (x1 , . . . , xi , . . . , xn ) respecto a xi en el punto a.
Notación.-
∂f ∂f (a)
(a), , Di f (a).
∂xi ∂xi

Remarcas.-
∂f
1.- Se puede considerar (a) como derivada de una función ϕi de una variable,
∂xi
ϕi : x 7→ f (a1 , . . . , ai−1 , x, ai+1 , . . . , an ),

donde a = (a1 , . . . , an ) ∈ U fijo. Por consiguiente, las reglas de cálculo para las derivadas parciales son
las mismas que para las derivadas de funciones de una variable.
2.- Si la derivada Di f : U → R existe, para todo a ∈ U , se denota por Di f , la aplicación

Di f : U −→ R
x 7→ Di f (x).

3.- La existencia de Di f (a) implica la continuidad, en ese punto, de f en tanto que función de su i-sima
variable. Incluso, si todas las Di f (a) existen, f no es necesariamente continua en el punto a en tanto
que función de n variables, pero solamamente respecto a cada una de las n variables separadamente.
Derivadas parciales de orden superior
Sean a ∈ U ⊂ Rn , U abierto y f : U → R. Si Di f (x) existe ∀x en un cierto vecindario de a, uno se
puede preguntar si Di f admite también derivadas parciales en el punto a, si por ejemplo Dj Di f (a) existe,
se la llama segunda derivada parcial de f en el punto a, del tipo i, j. Se la denota también

∂2f
Dj,i f (a), (a).
∂xj ∂xi

Si i = j, se escribe con la última notación


∂2f
(a).
∂x2i
230 XIV Funciones Diferenciales

Se puede continuar derivando las derivadas partiales obtenidas, si es que es posible obteniendo derivadas de
orden k, cuya notación
Dik Dik−1 · · · Di2 Di1 f (a)
o
Dik ,ik−1 ,...,i2 ,i1 f (a)
llamandola derivada de orden k del tipo (i1 , . . . , ik ) de f en el punto a.
Remarca.- Puede suceder que si j 6= i, se tenga

Di,j f (x) 6= Dj,i f (x).

Por ejemplo, consideremos la función f : R → R definida por



2 2
 xy x − y si (x, y) 6= (0, 0)

f (x, y) = x2 + y 2

 0 si (x, y) = (0, 0).

Ejercicio.- Verificar que D1,2 f (0, 0) y D2,1 f (0, 0) existen,pero son diferentes.
Definición XIV.1.2.- Sea f : U → R, donde U abierto en Rn . Se dice que f es de clase C r sobre U ,
denotamos f ∈ C r (U, R). Si f y todas sus derivadas partiales de orden leqr existen y son continuas sobre U .
Teorema XIV.1.3.- Sean a ∈ U ⊂ Rn , U abierto y f : U → R. Supongamos que f ∈ C 1 (U, R); es decir f y
Dk f existen y son continuas. Supongamos también que Di,j f y Dj,i f son continuas en el punto a. Entonces

Di,j f (a) = Dj,i f (a).

Demostración.- La continuidad de Di,j f y Dj,i f en el punto a implica su existencia en un vecindario de


a, digamos B(a, ρ) con ρ > 0.
Para simplificar notación, supongamos que n = 2. Denotemos a = (x0 , y0 ). Por otro lado planteemos,
para h y k reales fijos,

F (x, y) = f (x, y + k) − f (x, y), (XIV.1.1)


G(x, y) = g(x + h, y) − f (x, y). (XIV.1.2)

Sea
∆ = F (x0 + h, y0 ) − F (x0 , y0 ).
Una verificación simple da
∆ = G(x0 , y0 + k) − G(x0 , y0 ),
además
∆ = f (x0 + h, y0 + k) − f (x0 + h, y0 ) − f (x0 , y0 + k) + f (x0 , y0 ).
Remarcamos que U es abierto, se puede tomar h, k lo suficientemente pequeños para que los cuatro puntos
se encuentren en U .
Aplicamos el teorema de los incrementos finitos a F , la verificación de las hipótesis la dejamos como
ejercicio. Obtenemos
∆ = h D1 F (x0 + θ1 h, y0 ) con 0 < θ1 < 1.
Utilizando (XIV.1.1), tenemos

D1 F (x, y) = D1 f (x, y + k) − D1 f (x, y),


XIV.2 Diferenciabilidad de una Función a Varias Variables 231

de donde por los incrementos finitos, en un cierto vecindario de a, se tiene

D1 F (x, y) = k D2 D1 f (x, y + θ2 k) con 0 < θ2 < 1.

Ahora bien, si planteamos x = x0 + θ1 h e y = y0 , se obtiene

∆ = hk D21 f (x0 + θ1 h, y0 + kθ2 ), con 0 < θ1 , θ2 < 1.

El mismo razonamiento aplicado a G, da

∆ = hk D12 f (x0 + θ3 h, y0 + kθ4 ), con 0 < θ3 , θ4 < 1.

Por lo tanto h, k 6= 0, se obtiene

D21 f (x0 + θ1 h, y0 + kθ2 ) = D12 f (x0 + θ3 h, y0 + kθ4 ).

Haciendo tender h → 0 y k → k y la continuidad de D21 f y D12 f en el punto (x0 , y0 ) conduce a

D21 f (x0 , y0 ) = D12 f (x0 , y0 ).




Derivadas Direccionales
Sean U abierto de Rn , a ∈ U y f : U → R. Sea v ∈ Rn un vector no nulo . La derivada en el punto a de f
en la dirección v es, si es que existe,
f (a + tv) − f (a)
lim .
t→0 t
Se denota por Dv f (a) o fv (a).
Remarcas.-
1.- La definición de derivada direcciónal es consistente, por que U es abierto y para t lo suficientemente
pequeño a + tv ∈ U .
2.- Si v = ei el i-simo vector de la base canónica de Rn , entonces

Dei f (a) = Di f (a)

la i-sima derivada parcial de f en el punto a.


Remarca.- Puede suceder que todas las Dv f (a) existan y sin embargo f no sea continua en el punto a.
Consideremos la función f : R2 → R dada por

2
 x y si (x, y) 6= (0, 0),

f (x, y) = x4 + y 2

 0 si (x, y) = (0, 0).

Esta función admite derivadas direccionales en el origen en toda dirección, pero f no es continua en el origen.
Ejercicio.-Verificar la afirmación de la remarca.

XIV.2 Diferenciabilidad de una Función a Varias Variables

Respecto al tema de la derivada de una función f : R → R, sabemos que la existencia de f ′ (a) implica que f
sea continua en el punto a. Pero para una función f : Rn → R, la existencia de todas las derivadas parciales
232 XIV Funciones Diferenciales

de f en el punto a, incluso la existencia de todas las derivadas direccionales de f en el punto a, no implican


necesariamente la continuidad de f en el punto a.
Por otro lado, la existencia, para una función f : R → R, de f ′ (a) nos permite aproximar, en el vecindario
de a, la función f mediante una función afı́n lineal, que está dada por

h 7→ f ′ (a)h + f (a),

ver capı́tulo VII. Este hecho nos va guiar en la formulación de la diferenciabilidad de una función f : Rn →
Rm .
Definición XIV.2.1.- Sean U ⊂ Rn abierto y ξ ∈ U . Sea f : U → Rm . Se dira que f es diferenciable en el
punto ξ, si existe una aplicación λ ∈ L(Rn , Rm ), tal que se tenga

f (ξ + h) − f (ξ) − λ(h)
lim = 0,
h→0 khk

es decir
f (ξ + h) = f (ξ) + λ(h) + o(khk),
si h → 0.
Remarcas
1.- Para m = n = 1 se verifica que se trata de la derivabilidad en el punto a de f .
2.- La condición de diferenciabilidad de f en el punto ξ puede también escribirse x = h + ξ,

f (x) = f (ξ) + λ(x − ξ) + o(kx − ξk)

cuando x → ξ. El grafo de
x 7→ f (ξ) + λ(x − ξ)
es un hiperplano que pasa por el punto (ξ, f (ξ)) y tangente del grafo de f .
Definición XIV.2.2.- Si f es diferenciable en el punto de ξ, se llama a la aplicación λ, la derivada de f
en ξ o la derivada total de f en ξ o el diferencial de f en ξ o la aplicación tangente. λ recibe las siguientes
notaciones.
fξ′ , f ′ (a), df (ξ).

Proposición XIV.2.3.- Si f es diferenciable en el punto ξ, la aplicación lineal fξ′ es única.


Demostración.- Supongamos que λ1 , λ2 ∈ L(Rn , Rm ) son tales que

f (ξ + h) − f (ξ) − λi (h) = o(khk), cuando h → 0,

para i = 1, 2.
Sustrayendo, se obtiene
λ1 (h) − λ2 (h) = o(khk),
es decir
(λ1 − λ2 )(h) = o(khk), si h → 0.
En particular si planteamos h = tei , donde ei es el i-simo vector de la base canónica de Rn , se tiene

(λ1 − λ2 )(tei )
lim = 0.
t→0 |t|

Si tomamos t > 0, obtenemos

(λ1 − λ2 )(tei )
lim = lim (λ1 − λ2 )(ei ) = 0.
t→0 |t| t→0
XIV.2 Diferenciabilidad de una Función a Varias Variables 233

Por consiguiente λ1 (ei ) = λ2 (ei ) para i = 1, . . . , n y por la unicidad de las aplicaciones lineales λ1 = λ2 .

Proposición XIV.2.4.- Sean ξ ∈ U ⊂ Rn , U abierto, f : U → Rm . Escribimos f = (f1 , f2 , . . . .fm ) donde
cada fi : U → Rf es fi = pi ◦ f , con pi : Rm → R la proyeccción sobre la i-sima componente. Entonces, f
es diferenciable en el punto ξ si y solamente si cada fi es diferenciable en el punto ξ.
Demostración.- Ejercicio
Diferenciabilidad y Continuidad
Proposición XIV.2.5.- Sean ξ ∈ U ⊂ Rn , U abierto, f : U → Rm . Si f es diferenciable en el punto ξ,
entonces f es continua en ese punto.
Demostración.- Si f es diferenciable en el punto ξ, se tiene

f (ξ + h) = f (ξ) + fξ′ (h) + o(khk), h → 0.

Debemos mostrar que


lim f (ξ + h) = f (ξ).
h→0

Observamos que
o(khk)
o(khk) = khk → 0,
khk
cuand h → 0. Por otro lado, tenemos que fξ′ es una aplicación lineal, continua en h = 0, para ver esto,
suficiente considerar la matriz respecto a una base y pasar al lı́mite.
Finalmente aplicando reglas de cálculo para lı́mites obtenemos lo que deseamos.

La matriz Jacobiana
La utilización de matrices para representar una aplicación lineal permite efectuar el cálculo de las aplicaciones
lineales de manera sencilla, ver curso de Algebra Lineal.
Teorema XIV.2.6.- Sean ξ ∈ U ⊂ Rn , U abierto y f : U → Rm diferenciable en el punto ξ. Entonces la
matriz de fξ′ respecto a las bases canónicas de Rm y Rn es la matriz

∂fi
A = ( aij ) con aij = (ξ), i = 1, . . . , m; j = 1, . . . , n;
∂xj

donde f = (f1 , f2 , . . . , fm ).
Demostración.- Se tiene
f (ξ + h) − f (ξ) − Ah = o(khk).
En particular
n
X
fi (ξ + h) − fi (ξ) = aij hj + o(khk),
j=1

más precisamente si h = tek donde ek es el k-simo vector de la base canónica de Rn , se obtiene

fi (ξ + tek ) − f (ek ) = aik t + o(|t|),

que pasando al lı́mite obtenemos

∂fi
aik = (ξ).
∂xk


Corolario XIV.2.7.- Si f es diferenciable en el punto ξ, entonces todas las derivadas parciales existen.
234 XIV Funciones Diferenciales

Uno se puede preguntar si la existencia de la matriz jacobiana de f en el punto ξ implica la diferencia-


bilidad de f en ese punto, dos ejemplos precedentes muestran que no.
Teorema XIV.2.8.- Sean ξ ∈ U ⊂ Rn , U abierto y f : U → Rm . Escribamos f = (f1 , . . . , fm ), donde los
∂fi
fi : U → R. Si cada existe en un vecindario B(ξ, r) de ξ y es continua en ξ, entonces f es diferenciable
∂xj
en ξ.
Demostración.- Sabemos que f es diferenciable en punto ξ si y solamente cada fi lo es. Por consiguiente,
suficiente mostrar el teorema en el caso en que m = 1. Para simplificar notación, supongamos que n = 2.
Supongamos que ξ = (x0 , y0 ) y que D1 f y D2 f existen en un disco B(ξ, r) y continuas en el punto ξ.
Puesto que si f es diferenciable en ξ, la diferencial es única, por lo que es suficiente mostrar que si planteamos

r(h, k) = f (x0 + h, y0 + k) − f (x0 , y0 ) − D1 f (ξ)h − D2 f (ξ)k



entonces r(h, k) = o( h2 + k2 ) cuando (h, k) → (0, 0). Tenemos

(f (x0 + h, y0 + k) − f (x0 , y0 )) = (f (x0 + h, y0 + k) − f (x0 , y + k)) + (f (x0 , y + k) − f (x0 , y0 )),

aplicando el teorema de los incrementos finitos, se obtiene

r(h, k) = h D1 f (x0 + θ1 h, y0 + k) + k D2 f (x0 , y0 + θ2 k) − D1 f (ξ)h − D2 f (ξ)k,

donde 0 < θ1 , θ2 < 1.


Ahora bien,

r(h, k) h
p =p (D1 f (x0 + θ1 h, y0 + k) − D1 f (ξ))
2
h +k 2 h + k2 |
2 {z }
| {z } →0 si (h,k)→(0,0)
acotado
k
+p (D2 f (x0 , y0 + kθ2 ) − D2 f (ξ))
h + k2 |
2 {z }
| {z } →0 si (h,k)→(0,0)
acotado


Reglas de Cálculo
Si f, g : Rn → Rm , denotemos hf, gi su producto escalar.
Proposición XIV.2.9.- Sean f, g : U → Rm , donde U abierto de Rn . Entonces si f y g son diferenciables
en el punto ξ ∈ U las aplicaciones:
f + g : U → Rm ;
λf : U → Rm ;
hf, gi : A → R
lo son también en el punto ξ y se tiene

(f + g)′ξ = fξ′ + gξ′ ;


(λf )′ξ = λfξ′ ;



hf, giξ = fξ′ , g(ξ) + f (ξ), gξ′ ;

Demostración.- Ejercicio.
Diferenciabilidad de una Composición
XIV.2 Diferenciabilidad de una Función a Varias Variables 235

Teorema XIV.2.10.- Sean U y V abiertos de Rn y Rm respectivamente. Si f : U → V es diferenciable en


el punto ξ ∈ U y si g : V → Rp es diferenciable en el punto η = f (ξ), entonces g ◦ f : U → Rp es diferenciable
en punto ξ y
(g ◦ f )′x i = gf′ (ξ) · fξ′ .

Demostración.- Consideremos:

q(h) = f (ξ + h) − f (ξ) − λ(h), donde λ = fξ′ ,


r(h) = g(η + k) − g(η) − mu(k), donde µ = gη′ .

Por hipótesis, q(h) = o(khk) cuando h → 0 y r(k) = o(kkk) cuando k → 0.


Debemos mostrar que si planteamos

s(h) = (g ◦ f )(ξ + h) − (g ◦ f )(ξ) − (µ ◦ λ)(h),

se tiene s(h) = o(khk) cuando h → 0.


Mostremos primero que kλ(h)k ≤ c khk para cierto c > 0. En efecto, consideremos B = B̄(0, 1), B es
un subconjunto compacto y λ como es una aplicación lineal es continua, de donde λ(B) es compacto y en
particular λ(B) es acotado, es decir

kλ(x)k ≤ c, ∀x con kxk = 1.

Para x 6= 0, se tiene
x = kxk λ( x ) ≤ c kxk .

kλ(x)k = λ(kxk )
kxk kxk
El caso x = 0 es trivial.
Ahora mostremos
s(h) = r(q(h) + λ(h)) + µ(q(h)),
en efecto:
s(h) = r((h) + λ(h)) + µ(q(h))
= r(f (ξ + h) − f (ξ)) + µ(q(h))
= g(η + f (ξ + h) − f (ξ)) − g(η) − µ(f (ξ + h) − f (ξ)) + µ(q(h))
= g(f (ξ + h)) − g(f (ξ)) − µ(q(h) + λ(h)) + µ(q(h))
= g(f (ξ + h)) − g(f (ξ)) − µ(λ(h)).
Para ver que s(h) = o(khk) es suficiente ver que:
1.- u(q(h)) = o(khk)
2.- r(q(h) + λ(h)) = o(khk).
Para 1) por la primera afirmación, existe c > 0 tal que

kµ(q(h))k ≤ c kq(h)k

y de donde
kµ(q(h))k kq(h)k
≤c → 0 h → 0.
khk khk
Para 2) kr(k)k = o(kkk), significa que ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que

kr(k)k < ǫ kkk , si kkk < δ.

Por lo tanto, ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que

kr(q(h) + λ(h)k < ǫ kq(h) + λ(h)k


236 XIV Funciones Diferenciales

si kq(h) + λ(h)k < δ. Pero


kq(h) + λ(h)k ≤ kq(h)k + kλhk ,
lo que conduce a la existencia, de acuerdo a la primera afirmación y el hecho que q(h) = o(khk), de una
constante C > 0 que satisface
kq(h) + λ(h)k ≤ C khk ,
δ
si khk < δ2 . Luego si khk < C, se tiene

kr(q(h) + λ(h)k < ǫ khk .


Corolario XIV.2.11.- Denotemos h = g ◦ f , f : Rn → Rm , g : Rm → Rp . Si f es diferenciable en ξ y g es
diferenciable en el punto η = f (ξ) entonces la matriz jacobiana de h en ξ esta dada por
 
D1 h1 (ξ) D2 h1 (ξ) ··· Dn h1 (ξ)
 .. .. 
 . . =
D1 hp (ξ) D2 hp (ξ) · · · Dn hp (ξ)
  
D1 g1 (η) D2 g1 (η) ···
Dm g1 (η) D1 f1 (ξ) D2 f1 (ξ) · · · Dn f1 (ξ)
 .. ..  .. .. 
 . .  . . 
D1 gp (η) D2 gp (η) · · · Dm gp (η) D1 fm (ξ) D2 fm (ξ) · · · Dn fm (ξ)

donde f = (f1 , . . . , fm ), g = (g1 , . . . , gp ) y h = (h1 , . . . , hp ).


Demostración.- La composición de dos aplicaciones lineales se traduce en el lenguaje de matrices como
multiplicación, ver curso de Algebra Lineal.

El Gradiente
∂g
Sea g : U → R, U ⊂ Rm abierto. Supongamos que las derivadas parciales ∂xi (ξ), i = 1, . . . , m existen en
todo punto ξ ∈ U . Entonces definimos la aplicación grad : U → Rm por
∂g ∂g ∂g
grad(ξ) = ( ∂x1
(ξ) ∂x2 (ξ) · · · ∂xm
(ξ) )

Consideramos el teorema precedente y su corolario en el caso particular n = p = 1 con f : R → Rm y


g : Rm → R. Entonces si h = g ◦ f se tiene
 ′ 
f1 (ξ)
h′ (ξ) = ( D1 g(η) · · · Dm g(η) )  ... ;
 
| {z }
grad g(f (ξ)) f ′ (ξ)
| m{z }
f ′ (ξ)

es decir
h′ (ξ) = hgrad g(f (ξ)), f ′ (ξ)i

Proposición XIV.2.12.- Sea f : U → R diferenciable en el punto ξ, U ⊂ Rn abierto, sea v ∈ Rn con v 6= 0.


Entonces
fv (ξ) = hv, grad f (ξ)i.

Demostración.- Recordemos la definición de derivada direccional.


f (ξ + tv)
fv (ξ) = lim ,
t→0 t
XIV.3 Ejercicios 237

si es que existe. Inmediatamente remarcamos que

fv (ξ) = h′ (0),

si es que existe, donde h = f ◦ l con l : R → Rn dada por l(t) = ξ + tv. Como l es afı́n lineal, es diferenciable
en todo t, en particular para t = 0 y f es diferenciable en ξ, se tiene que h es diferenciable en 0 y por lo
hecho antes se tiene

h′ (0) = hv, grad f (ξ)i.




Curvas de Nivel y Gradiente


Sea f : U ⊂ Rn → R, U abierto. Sea v ∈ Rn con kvk = 1. Supongamos que f es diferenciable en ξ ∈ U . Se
tiene
fv (ξ) = hgrad f (ξ), vi.
Utilizando la desigualdad de Cauchy, se obtiene

|fv (ξ)| ≤ kgrad f (ξ)k .

La desigualdad precedente, se convierte en igualdad, si grad f (ξ) y v son linealmente independientes. Si


grad f (ξ) 6= 0, v y grad f (ξ) son linealmente independientes si y solamente si

grad f (ξ)
v=± .
kgrad f (ξ)k

En el caso en que v y grad f (ξ) tienen el mismo sentido, se tiene

fv (ξ) = kgrad f (ξ)k > 0;

y en caso en que v y grad f (ξ) tienen sentidos opuestos, se tiene

fv (ξ) = − kgrad f (ξ)k > 0.

Definición XIV.2.13.- Un camino en Rn es una aplicación continua

γ : I → Rn ,

con I intervalo.
Definición XIV.2.14.- Sea f : U ⊂ Rn → R continua, U abierto. El conjunto de nivel c de f es el conjunto

f −1 (c) = {ξ ∈ U |f (ξ) = c}.

Proposición XIV.2.15.- Sea f : U ⊂ Rn → R diferenciable en todo punto de U , suponemos además que


grad f (ξ) 6= 0 para todo ξ ∈ U . Entonces, para todo ξ ∈ U , grad f (ξ) es ortogonal al conjunto de nivel que
pasa por ξ.
Demostración.- Sea ξ ∈ U , consideremos el conjunto de nivel c = f (ξ).
Sean γ : R → f −1 (c) con γ(0) = ξ un camino en el conjunto de nivel de c. Trivialmente se tiene h(t) = c
donde h = f ◦ γ, de donde h′ (0) = 0, por lo tanto

hγ ′ (0), grad f (ξ)i = 0.

Concluimos que todo vector tangente a la superficie de nivel es ortogonal al grad f (ξ).
238 XIV Funciones Diferenciales

XIV.3 Ejercicios

1.- (Relación de Euler). Se dice que una función f : Rn → R diferenciable es homogénea de peso m, si
f (tξ) = tm f (ξ), ∀t ∈ R, ∀ξ ∈ Rn .
a) Verificar que las funciones siguientes son homogéneas, del peso indicado:
y
tan( ), m = 0;
x
x p x+y
x2 sin + y x2 + y 2 log , m = 2 y t ≥ 0;
y x
p
x2 + y 2 + z 2 , m = 1 y t ≥ 0.
b) Si f es homogénea de peso m, entonces ∀ξ ∈ Rn , se tiene
∂f ∂f
x1 (ξ) + · · · + xn (ξ) = mf (ξ) (XIV.3.1)
∂x1 ∂xn
donde ξ = (x1 , . . . , xn ).
c) Si f : Rn → R es diferenciable y (XIV.3.1) tiene lugar, entonces f es homogénea de peso m.
Indicación.- g(t) = tm f (ξ) − f (tξ) es solución del problema:
g(t)
g(1) = 0, g ′ (t) = m .
t
2.- a) Si g : R → R es tal que (
x2 , si x ∈ Q,
g(x) =
0 sino.
¿Donde g es derivable?
b) Se define enseguida f : R2 → R,
f (x, y) = g(x) + g(y).
¿Donde las derivadas parciales
∂f ∂f
,
∂x ∂y
existen?
c) Mostrar que
∂2f ∂2f
y
∂x∂y ∂y∂x
existen en (0, 0) y son iguales.
d) Citar el teorema del curso que da condiciones suficientes para que
∂2f ∂2f
= en (x0 , y0 ),
∂x∂y ∂y∂x
y explicar porque no se puede deducir el punto c).
3.- Sea f : [a, b] → R+ que verifica para todo x, y con a ≤ x <≤ b,
f (y) − f (x)
f (x) < < f (y).
y−x
Mostrar que existe c > 0 tal que f (x) = cex
Indicación.- Mostrar que f es continua, luego derivable y que f = f ′ .
Capı́tulo XV
Integrales Dependientes de un Parámetro

XV.1 Integrales Dependientes de un Parámetro

En este capı́tulo analizaremos el problema: “Sean dos intervalos [a, b] y [c, d] y una función f : [a, b] × [c, d] →
R. Supongamos que ∀y ∈ [c, d] la integral
Z b
f (x, y) dx
a

existe. ¿Qué condiciones sobre f son suficientes para que F : [c, d] → R definida por
Z b
F (y) = f (x, y) dx
a

sea continua?, ¿sea derivable?


Proposición XV.1.1.- Sean [a, b] y [c, d] compactos y f : [a, b] × [c, d] → R continua, entonces F : [c, d] → R
definida por
Z b
F (y) = f (x, y) dx
a

es continua sobre [c, d].


Demostración.- Para y0 ∈ [c, d] vamos a mostrar que ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que

|y − y0 | < δ e y ∈ [c, d] ⇒ |F (y) − F (y0 )| < ǫ.

En efecto Z
b

|F (y) − F (y0 )| = (f (x, y) − f (x, y0 )) dx
a
Z b
≤ |f (x, y) − f (x, y0 )| dx;
a

f es continua sobre el compacto [a, b] × [c, d], por lo tanto es uniformemente continua, de donde ∀ǫ ∃δ > 0
tal que
ǫ
|y − y0 | < δ e y ∈ [c, d] ⇒ |f (x, y) − f (x, y0 )| < .
b−a
Por consiguiente, ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que

|y − y0 | < δ e y ∈ [c, d] ⇒ |F (y) − F (y0 )| < ǫ.



240 XV Integrales Dependientes de un Parámetro

Proposición XV.1.2.- Sean [a, b] y [c, d] compactos. Sea f : [a, b] × [c, d] → R acotada y tal que D2 f sea
Rb
continua sobre [a, b] × [c, d] y que a f (x, y) dx exista para todo y ∈ [c, d]. Entonces
Z b
F (y) = f (x, y) dx
a

es derivable sobre (c, d) y


Z b
F ′ (y) = D2 f (x, y) dx
a

para todo y ∈ (c, d).


Demostración.- Se quiere mostrar que

F (y + h) − F (y)
lim
h→0 h
Rb
existe ∀y ∈ (c, d) y vale a
D2 f (x, y) dx. Es decir, ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que

F (y + h) − F (y) Z b

|h| < δ ⇒ − D2 f (x, y) dx < ǫ.
h a

El cociente de Newton Z b
F (y + h) − F (y) 1
= (f (x, y + h) − f (x, y)) dx
h h a

y las hipótesis sobre f permiten aplicar el teorema de los incrementos finitos, de donde
Z b
F (y + h) − F (y)
= D2 f (x, y + θh) dx,
h a

con 0 < θ < 1. Por consiguiente


Z
F (y + h) − F (y) Z b b

|h| < δ ⇒ − D2 f (x, y) dx ≤ |D2 f (x, y + θh) − D2 f (x, y)| dx.
h a a

Ahora bien, D2 f es continua sobre [a, b] × [c, d], por lo tanto uniformemente continua, de donde ∀ǫ∃δ > 0
tal que
ǫ
k(x, y ′ ) − (x, y)k < δ ⇒ |D2 f (x, y ′ ) − D2 f (x, y)| < ,
b−a
Como |θh| < |h| < δ, se tiene lo que se quiere.

Ejemplo
1.- Resolvamos la integral Z a
x2 cos x dx.
0

Un método consistirı́a en aplicar integración por partes. La otra alternativa es plantear


Z a
F (y) = cos(xy) dx,
0

las condiciones de la proposición precedente son aplicables, por lo que


Z a
F ′′ (y) = − x2 cos(xy) dx,
0
XV.2 Ejercicios 241

y en particular Z a
F ′′ (1) = − x2 cos x dx.
0

Por otro lado,


sin ay
F (y) = ,
y
derivavando 2 veces, obtenemos

a cos(ay) sin(ay) a2 sin(ay) a cos(ay) sin(ay)


F ′ (y) = − , F ′′ (y) = − −2 +2 ,
y y2 y y2 y3

luego
F ′′ (1) = (−a2 + 2) sin a − 2a cos a,
por lo que Z a
x2 cos x dx = (a2 − 2) sin a + 2a cos a.
0

Proposición XV.1.3.- Sean [a, b] y [c, d] compactos. Sea φ : [a, b] × [c, d] → R continua y tal que D2 φ
exista y sea continua sobre [a, b] × [c, d]. Sean f1 , f2 : [c, d] → [a, b] derivables. Entonces
Z f2 (y)
g(y) = φ(x, y) dx
f1 (y)

es derivable sobre (c, d) y se tiene


Z f2 (y)
g ′ (y) = D2 φ(x, y) dx + φ(f2 (y), y)f2′ (y) − φ(f1 (y), y)f1′ (y).
f1 (y)

Demostración.- Planteemos Z x2
G(x1 , x2 , x3 ) = φ(t, x3 ) dt
x1

con x1 , x2 ∈ [a, b], x3 ∈ [c, d]. Entonces

g(y) = G(f1 (y), f2 (y), y)

y por lo tanto

g ′ (y) = D1 G(f1 (y), f2 (y), y)f1′ (y) + D2 G(f1 (y), f2 (y), y)f2′ (y) + D3 G(f1 (y), f2 (y), y)

Calculemos las derivadas parciales


Z x2
D3 G(f1 (y), f2 (y), y) = D2 φ(t, x3 ) dt,
x1

por la proposición precedente.


Por el primer teorema fundamental del cálculo integral, se tiene
 Z x1 

D1 G(f1 (y), f2 (y), y) = − φ(t, x3 ) dt = −φ(x1 , x3 ).
∂x x2

De donde la fórmula enunciada.



242 XV Integrales Dependientes de un Parámetro

XV.2 Ejercicios

1.- a) Demostrar la identidad


Z x 2 Z 1 2 2
−u2 π e−x (t +1)
e du = − dt.
0 4 0 t2 + 1
b) Calcular Z ∞
2
e−u du.
0

2.- Encontrar una primitiva de


1
f (x) = , a 6= 0.
(x + a2 )2
2

Calcular Z π Z π
ax
e sin x dx y xeax sin x dx.
0 0

Calcular Z ∞ Z ∞
−ax
e sin(bx) dx y xe−ax sin(bx) dx
0 0

después de haber determinado para que valores reales de a y b estas integrales impropias convergen.
Capı́tulo XVI
La Integral de Riemann en los Espacios n Dimension-
ales

XVI.1 Construcción de la Integral

Recordemos que la construcción de la integral de Riemann de una función f : [a, b] → R acotada y [a, b]
compacto, pasaba por:
i) construcciones de divisiones D de [a, b],

a = x0 < x1 < · · · < xn = b.

ii) formando sumas de Riemann para f correspondientes a D


n
X
σf (D) = f (ξi )δi ,
i=1

donde δi = xi − xi−1 y ξ ∈ Ii = [xi−1 , xi ].


iii) formando pequeñas y grandes sumas de Darboux.
n
X n
X
sf (D) = mi δ i , Sf (D) = Mi δi ,
i=1 i=1

donde mi = inf f (x), M = sup f (x).


x∈Ii x∈Ii
iv) Para el resto repasar el capı́tulo VIII.
La generalización a Rn consistirı́a en considerar una aplicación f : A → R donde A ⊂ Rn compacto y f
acotado.
Los subconjuntos compactos de Rn más simples, para n = 1 son los intervalos compactos, para n = 2 los
rectángulos cerrados y acotados, para n = 3 los paralelopı́pedos, estos subconjuntos tienen algo en común.
Definición XVI.1.1.- Sean I1 , . . . , In n intervalos de R, entonces, el conjunto

C = I1 × I2 × · · · × In

se llama celda.
Remarca.- Una celda C ⊂ Rn será:
i.- cerrada, si y solamente cada Ik es cerrado;
ii.- abierta, si y solamente si cada Ik es abierto;
iii.- acotada, si y solamente si cada Ik es acotado;
iv.- compacta, si y solamente si cada Ik es compacto.
244 XVI La Integral de Riemann en los Espacios n Dimensionales

Definición XVI.1.2.- Sea C = I1 × I2 × · · · × In una celda acotada, con ai < bi i = 1, . . . , n extremidades


del intervalo Ii , se define el volumen µ(C) de C como
n
Y
µ= (bj − aj ).
j=1

Definición XVI.1.3.- Sea C ⊂ Rn una celda acotada, el diámetro de C está dado por

diam C = sup kx − yk .
x,y∈C

División de una Celda Compacta


Sea C una celda compacta de Rn ,
C = I1 × I2 × · · · × In .

Definición XVI.1.4.- Una división D de C, es

D = D1 × D2 × · · · × Dn ,

donde Dk es una división de Ik , k = 1, . . . , n.


Una división de Ik podemos escribirla como

ak = xk,0 < xk,1 < · · · < xk,mk = bk .

Por consiguiente D divide la celda C en m1 · m2 . . . mn subceldas

Cj1 j2 ...jn = [x1,j1 −1 , x1,j1 ] × [x2,j2 −1 , x2,j2 ] × · · · × [xn,jn −1 , xn,jn ]

donde 1 ≤ ji ≤ mi , i = 1, . . . , n.
Definición XVI.1.5.- La malla o norma de una división D de una celda C en Rn , se denota δ ∗ (D) está
dada por
δ ∗ (D) = max (diam Cj ),
1≤j≤m

donde Cj es subcelda y m es el número de subceldas de la división.


XVI.1 Construcción de la Integral 245

Sumas de Riemann
Sea f : C → R, C ⊂ Rn celda compacta y f acotada. Sea D una división de C en subceldas C1 , C2 , . . . , Cm .
Una suma de Riemann para f y la división D está dada por
m
X
σf (D) = f (ξj )µ(Cj ),
j=1

donde ξj ∈ Cj
Definición XVI.1.6.- f es Riemann integrable sobre la celda C si existe J ∈ R tal que ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal
que
δ ∗ (D) < δ y D división de C ⇒ |σf (D) − J| < ǫ.

Si J existe, es único y se lo denota


Z Z Z
f, f (ξ) dξ, f (x1 , . . . , xn ) dx1 dx2 . . . dxn ,
C C C

en R2 , respectivamente en R3 se escribe a menudo


ZZ ZZZ
f (x, y) dx dy, f (x, y, z) dx dy dz.
C C

Sumas Pequeñas y Sumas Grandes de Darboux


Sea f : C → R, C ⊂ Rn celda compacta y f acotada. Sea D una división de C en subceldas C1 , C2 , . . . , Cm .
Se definen: la suma pequeña de Darboux como
m
X
sf (D) = (inf f )µ(Ck ),
Ck
k=1

la suma grande de Darboux como


m
X
Sf (D) = (sup f )µ(Ck ).
Ck
k=1

Como en el caso de una variable se muestra:


i) un afinamiento de D disminuye S y aumenta s. De donde

sf (D1 ) ≤ Sf (D2 ),

D1 y D2 divisiones de C, (utilizar el hecho que D1 ∪ D2 afina D1 y D2 .


Además es facil ver que inf Sf (D) y sup sf (D) existen en R y además
D D

sup sf (D) ≤ inf Sf (D).


D D

Se denota
Z−
inf Sf (D) = f
D
C

la integral superior de f sobre C y Z


sup sf (D) = f
D

C
246 XVI La Integral de Riemann en los Espacios n Dimensionales

la integral inferior de f . Por lo tanto


Z Z−
f≤ f.
− C
C

Se demuestra como para las funciones f de una variable, ver capı́tulo VIII.
Teorema XVI.1.7.- f es Riemann integrable sobre C, si y solamente si Sf (D) − sf (D) → 0, cuando
δ ∗ (D) → 0.
Teorema XVI.1.8.- f es Riemann integrable sobre C, si y solamente si

Z Z−
f= f.
− C
C

Proposición XVI.1.9.- Se tiene:


1.- Si f es integrable sobre una celda C ⊂ Rn y si C = C1 ∪ C2 , C1 ∩ C2 = ∅ C1 y C2 celdas, entonces f es
integrable sobre C1 y sobre C2 y se tiene
Z Z Z
f = f + f.
C C1 C2

2.- Si f : C → R, C ⊂ Rn celda, C = C1 ∪ C2 con C1 ∩ C2 = ∅. Si f es integrable sobre C1 y C2 , entonces


f es integrable sobre C.
3.- Si f es integrable sobre C celda en Rn y λ ∈ R, entonces λf es integrable y
Z Z
λf = λ f.
C C

4.- Si f y g son integrables sobre C, entonces f + g lo es también y


Z Z Z
(f + g) = f + g.
C C C

5.- Si f es integrable sobre C y si m ≤ f (x) ≤ M , ∀x ∈ C, entonces


Z
mµ(C) ≤ f ≤ M µ(C).
C

6.- Si f es integrable sobre C, entonces |f | lo es también y se tiene



Z Z

f ≤ |f | .


C C

7.- Si f y g son integrables sobre C, entonces f g lo es también


8.- Si f : C → R es acotada e integrable y si inf |f (x)| > 0 entonces 1/f es integrable.
C

XVI.2 Funciones Integrables


XVI.2 Funciones Integrables 247

Proposición XVI.2.1.- Si f : C ⊂ Rn → R es continua, C celda, si f es continua, entonces f es integrable.


Demostración.- Suficiente mostrar que

Sf (D) − sf (D) → 0

cuando δ ∗ (D) → 0. En efecto, como f es continua sobre C y C es una celda compacta, f es uniformemente
continua, de donde ∀ǫ > 0, ∃δ > 0, tal que
ǫ
kx − x′ k < δ y x, x′ ∈ C ⇒ |f (x) − f (x′ )| < .
µ(C)

Sea C1 , C2 , . . . , Cm una división de C con δ ∗ < δ. Cada Ci es compacto y f continua, por lo tanto existen
ξi ∈ Ci y ηi ∈ Ci tales que
mi = min f = f (ηi ), Mi = max f = f (ξi ).
Ci Ci

De donde m m
X X ǫ
Sf (D) − sf (D) = (Mi − mi )µ(Ci ) < = ǫ,
i=1 i=1
µ(C)

si δ < δ.

248 XVI La Integral de Riemann en los Espacios n Dimensionales

Conjuntos Despreciables
Definición XVI.2.2.- Un subconjunto E de Rn es despreciable en Rn si ∀ǫ > 0 existen un número finito
de celdas compactas de Rn , C1 , . . . , Cr tales que

E ⊂ ∪rk=1 Ck ,
Xr
µ(Ck ) < ǫ.
k=1

Ejemplos
1.- Un intervalo (a, b) de R no es despreciable en R, pero es un subconjunto despreciable de R2 .
2.- Una sucesión acotada {ak }∞ k=1 de R con un número finito de puntos de acumulación es un conjunto
despreciable en R.
En efecto, sean {α1 , . . . , αr } todos los puntos de acumulación de la sucesión {ak }∞
k=1 , sabemos que
al menos existe un punto de acumulación porque la sucesión es acotada. Tomemos r intervalos de
longitud ǫ/(2r), cada uno centrado en cada uno de los αi . Queda un número finito de N términos de la
sucesión. Coloquemos cada uno de estos N puntos al centro de un intervalo de longitud ǫ/(2(N + 1)).
Por consiguiente {an } es recubierto por r + N intervalos, cuya suma de longitudes vale

ǫ ǫ
r +N < ǫ.
2r 2(N + 1)

Proposición XVI.2.3.- Se tiene:


1.- La unón finita de conjuntos despreciable es despreciable.
2.- Todo subconjunto de un conjunto despreciable es despreciable.
3.- Un conjunto despreciable es acotado.
4.- En la definición de conjuntos despreciables las celdas Ck pueden ser abiertos o cerrados.
Demostración.- Ejercicio.

Teorema XVI.2.4.- Sean C celda compacta de Rn y f : C → R acotada. Si el conjunto de discontinuidades


de f es despreciable, entonces f es integrable.
Demostración.- Sea D el conjunto de las discontinuidades de f , D ⊂ C. Sea ǫ > 0, como D es despreciable,
existen D1 , D2 , . . . , Dm celdas abiertas de Rn tales que

m
X
D ⊂ ∪m
k=1 Dk , µ(Dk ) < ǫ.
k=1

Denotemos G = ∪m k=1 Dk , G es abierto porque cada Dk es abierto. Sea H = C − G, H es cerrado.


Tenemos que f es continua sobre C − D, por consiguiente será continua sobre H. Ahora bien, H es
acotado y cerrado, por lo tanto compacto, de donde f es uniformemente continua sobre H. Es decir, ∀ǫ > 0,
∃δ > 0 tal que
kx − yk < δ ⇒ |f (x) − f (y)| < ǫ.
R
Mostremos que f existe, es suficiente mostrar que
C

Sf (D) − sf (D) → 0 cuando δ ∗ (D) → 0.

Tomemos una división de C de malla < δ, (el δ de la continuidad uniforme de f sobre H), La división se la
afina prolongandola a las caras de los Dk , lo que da una división D de C también de malla < δ.
XVI.3 La Integral de Riemann sobre Conjuntos Acotados 249

D divide C en subceldas cerradas C1 , C2 , . . . , Cl . Para cada i se tiene Ci ⊂ Ḡ, sea Ci ⊂ H. Denotemos


además
m = inf f
C
M = sup f
C
mi inf f
Ci

Mi inf f
Ci

Se tiene
l
X
Sf (D) − sf (D) = (Mi − mi )µ(Ci ),
i=1

lo que se puede escribir


X X
Sf (D) − sf (D) = (Mi − mi )µ(Ci ) + (Mi − mi )µ(Ci ).
Ci ⊂Ḡ Ci ⊂H

Procedamos por separado con cada suma,


X X
(Mi − mi )µ(Ci ) ≤ (M − m) µ(Ci ) = (M − m)ǫ.
Ci ⊂Ḡ Ci ⊂Ḡ

X X
(Mi − mi )µ(Ci ) ≤ ǫµ(Ci ) ≤ ǫµ(C).
Ci ⊂H Ci ⊂H

Ası́ de esta manera, ∀ǫ > 0, ∃δ > 0 tal que

Sf (D) − sf (D) < (M − m + µ(C))ǫ,

para toda división D con malla < δ. Por lo tanto


Z
f
C

existe.


XVI.3 La Integral de Riemann sobre Conjuntos Acotados

Queremos extender la definición de integral de Riemann a subconjuntos acotados de Rn cualquiera. Partimos


de la definición de integral sobre celdas compactas de Rn .
Sean E ⊂ Rn acotado y f : E → R acotada y se define la prolongación de f a Rn

fE : Rn → R

como (
f (x) si x ∈ E,
fE (x) =
0 sino
Es decir fE = f · χE , donde χE es la función caracterı́stica de E.
250 XVI La Integral de Riemann en los Espacios n Dimensionales

Entonces para todo celda C compacta de Rn y en particular C ⊃ E,

Z− Z
fE fE
C −
C

están bien definidas.


Proposición XVI.3.1.- Si C1 y C2 celdas compactas de Rn que contienen E ⊂ R y f : E → R acotado,
entonces
Z− Z− Z Z
fE = fE , fE = fE .
C1 C2 − −
C1 C2

Demostración.- Ejercicio.
Definición XVI.3.2.- Si f : E → R acotado, E ⊂ Rn acotado,

Z− Z− Z Z
f= fE , f= fE ,
E C − −
E C

donde C ⊃ E celda compacta de R.


Si f : E → R acotado, E ⊂ Rn acotado
Z− Z
f= f,
E −
E

se dirá que f es integrable sobre E y


Z Z−
f= f.
E E

Teorema XVI.3.3.- Sean f : E → R acotada, E ⊂ Rn acotado. Si Fr(E) es despreciable y el conjunto de


discontinuidades de f es despreciable, entonces Z
f
E

existe.
Demostración.- Sea D el conjunto de discontinuidades de f , por hipótesis D y Fr(E) son despreciables,
por lo tanto D ∪ Fr(E) es despreciable. Consideremos fE : Rn → R
(
f (x) si x =∈ E
fE (x) =
0 sino

fE es continua sobre Ē CR , que es un abierto sobre el cual fE (x) = 0. fE es continua sobre el conjunto E − D,
por lo tanto lo es también sobre E ◦ − D, porque fE = f y f es continua. De donde

fE : Rn → R
XVI.3 La Integral de Riemann sobre Conjuntos Acotados 251

es continua, excepto quizás en un conjunto despreciable de puntos D ∪ Fr(E). Por el teorema XVI.2.4 fE es
integrable sobre toda celda compacta C de Rn , por consiguiente
Z
f
C

existe.

Proposición XVI.3.4.- Sea A ⊂ Rn un conjunto despreciable de Rn . Entonces χA es integrable sobre A y
se tiene Z
χA = 0.
A

Demostración.- Sea ǫ > 0, A despreciable, entonces existen D1 , D2 , . . . , Dr celdas abiertas con


r
X
A ⊂ ∪ri=1 Di , µ(Di ) < ǫ.
i=1

Tomemos C celda compacta de Rn tal que C ⊃ ∪ri=1 Di ,, denotemos G = C − ∪ri=1 Di ,


Construyamos una división D de C prolongando todas las caras de los Di . Sean C1 , C2 , . . . , Cm las
subceldas de C por la división D. Se tiene
m
X X r
X
SχA (D) = sup χA µ(Ci ) = sup χA µ(Ci ) ≤ µ(Di ) < ǫ.
i=1 Ci Ci 6⊂G
Ci i=1

Por lo tanto ∀ǫ, existe una división D de C tal que

SχA (D) < ǫ

lo que significa que


Z−
χA < ǫ,
C

por otro lado, porque χA (x) ≥ 0, se tiene


Z−
χA ≥ 0,
C

de donde Z
χA = 0.
C

para todo celda C ⊃ A compacta, por lo que


Z
χA = 0.
A


n
Teorema XVI.3.5.- Sea E ⊂ R acotado y sean f, g : ER → R acotadas. R Supongamos que f = g salvo
quizás sobre un conjunto despreciable A de C, Entonces si f existe, g existe también y
E E
Z Z
f= g.
E E
252 XVI La Integral de Riemann en los Espacios n Dimensionales

Demostración.- Consideremos h : E → R definida por h = f − g. Por hipótesis

A = {x ∈ E|h(x) 6= 0}

es despreciable. Por lo tanto por la proposición precedente


Z
χA = 0.
A

f y g acotadas, h es acotadas, digamos que m ≤ h(x) ≤ M para todo x ∈ E. Introduzcamos hE : Rn → R


definida como más arriba. Se tiene por consiguiente

mχA (x) ≤ hE (x) ≤ M χA (x),

para todo x ∈ Rn .
Tomemos una celda compacta C que contenga A. Se tiene

Z Z Z Z− Z
0=m χA = mχA ≤ hE ≤ hE ≤ M χA = 0,
C C − C C
C
R
de donde hE es integrable sobre C y hE = 0, por lo tanto
C
Z
h = 0.
E

Como g = f + h, g es integrable sobre E y además


Z Z Z Z
g = f + h = f.
E E E E


Corolario XVI.3.6.- Si A ⊂ E ⊂ Rn , A despreciable y E acotado. Si f : E − A → R acotado y si
Z
f
E−A

existe, entonces se puede definir Z Z


f= f,
E E−A

y decir que f es integrable sobre E.

XVI.4 Integrales Iteradas e Integral de Riemann

Sean I ⊂ Rm y J ⊂ Rq dos celdas compactas, entonces K = I × J es una celda compacta en Rn con


n = m + p.
XVI.4 Integrales Iteradas e Integral de Riemann 253

Sea f : K → R acotada y suponemos que la función f ( , y) es integrable sobre la celda I, y


Z
φ(y) = f (x, y) dx
I

es integrable sobre la celda J; es decir  


Z Z
 f (x, y) dx dy
J I

existe; es una integral iterada.


De la misma manera, se podrı́a integrar, si f (x, ) es integrable sobre J, luego sobre I y obtener la
integrar iterada  
Z Z
 f (x, y) dy  dx.
I J

Si estas 2 integrales iteradas existen, ¿son iguales?. Y si


Z
f
K

existe,
R ¿cual es la relación entre estas 2 integrales iteradas y la integral sobre K? ¿Qué relación existe entre
f y las integrales iteradas que se pueden formar descomponiendo K?
K R
En general, ninguna. Por ejemplo, puede suceder que f exista, pero ninguna de sus integrales iteradas.
K R
O bien, puede suceder que las integrales iteradas existan e incluso que sean iguales, sin que f exista.
K
A continuación enunciaremos algunas proposiciones que nos permitirán determinar condiciones sufi-
cientes para que encontrar relaciones entre la integral y las integrales iteradas.
Teorema XVI.4.1.- Sean I ⊂ Rm y J ⊂ Rq dos celdas compactas y f : I × J → R acotada tal que
Z

I×J

exista. Entonces las dos funciones F̄ , F : J → R dadas por

Z−
F̄ (y) = f (x, y) dx

ZI
F (y) = f (x, y) dx

I

son integrables sobre J y se tiene


Z Z Z
F̄ (y) dy = F (y) dx = f.
J J I×J

Demostración.- Sea D una división de I × J, esta división es de la forma D = DI × DJ , donde DI es una


división de I y DJ es una división de J.
254 XVI La Integral de Riemann en los Espacios n Dimensionales

Denotemos I1 , . . . , Ir las subceldas de I por la división DI y J1 , . . . , Js las subceldas de J por la división


DJ . Entonces D divide I × J en subceldas de la forma Ik × Jl .
Se tiene
Z−
F̄ (y) = f (x, y) dx,
I

fijemos una de las subceldas Jl y un y ∈ Jl , de donde


r
X
F̄ (y) ≤ Sf (·,y) (DI ) = sup f (x, y)µ(Ik ) = S1
x∈Ik
k=1
Xr
≤ sup f µ(Ik ) = S2 .
Ik ×Il
k=1

Por lo tanto
r
X
sup F̄ (y) ≤ sup f µ(Ik ),
y∈Jl Ik ×Il
k=1

para todo Jl . Multiplicando ambos lados por µ(Jl ) y observando que

µ(Ik )µ(Jl ) = µ(Ik × Jl ),

y luego adicionando, se obtiene


s
X s X
X r
sup F̄ µ(Jl ) ≤ sup f µ(Ik × Il ),
Jl Ik ×Jl
l=1 l=1 k=1

es decir
SF̄ (DJ ) ≤ Sf (D),

por lo tanto
Z−
F̄ (y) dy ≤ Sf (D),
J

para toda división D de I × J, de donde

Z− Z−
F̄ (y) dy ≤ inf Sf (D) = f.
D
J I×J

Como f es integrable sobre I × J, se tiene obviamente

Z− Z
F̄ (y) dy ≤ f.
J I×J

De la misma manera, partiendo de F y utilizando inf en lugar de sup, se obtendrá


Z Z
F (y) dy ≥ f.
− I×J
J
XVI.4 Integrales Iteradas e Integral de Riemann 255

Por consiguiente, se tendrá


Z− Z Z
F̄ (y) dy ≤ f≤ F (y) dy.
J I×J −
J

Pero F ≤ F̄ , de donde
Z Z Z−
F ≤ F̄ ≤ F̄ ,
− − J
J J

lo que conduce a F y F̄ sean integrables sobre J y se tenga la igualdad enunciada.



Remarca.- Se tiene siempre, para f acotada

Z Z−
f (x, ·) dx ≤ f (x, ·) dx.
− I
I

El teorema muestra, incluso si


Z Z−
f (x, ·) dx < f (x, ·) dx,
− I
I
R
es decir f (x, ·) dx no existe.
I

Corolario XVI.4.2.- Supongamos que f (·, y) sea integrable sobre I para todo y ∈ J, entonces la conclusión
del teorema se convierte en Z Z Z
f= ( f (x, y) dx) dy.
I×J J I
R
Si además de las otras hipótesis f (x, y) dy existe para todo x ∈ I, se tiene
J

Z Z Z Z Z
f = ( f (x, y) dx) dy = ( f (x, y) dy) dx
I×J J I I J

Teorema XVI.4.3.-R Sean I ⊂ Rm y J ⊂ Rq celdas compactas y f : I × J → R. Si


1.- f es acotada y f existe,
R I×J
2.- f (x, y) dx existe para todo y ∈ J − A, A despreciable.
I
Entonces Z Z Z
f= ( f (x, y) dx) dy.
I×J J I

Demostración.- Si remplazamos la condición 2) por

Z−
f (x, y) dx existe,
I
256 XVI La Integral de Riemann en los Espacios n Dimensionales

R− R
se tiene el teorema XVI.4.1. Ahora bien f (x, y) dx y f (x, y) dx existen y son iguales sobre J − A. Por el
I I
teorema VI.3.5 son integrables sobre J y sus integrales son iguales.

Situación Tı́pica
En la seccion precedente, hemos definido la integral de Riemann sobre conjuntos acotados E de Rn . La
utilización de integrales iteradas constituyen un medio de cálculo. Por ejemplo, si se tiene φ1 , φ2 : [a, b] → R
continuas con φ1 (x) ≤ φ2 (x) para todo x ∈ [a, b]. E es el subconjunto compacto de R2 definido por

E = {(x, y)|a ≤ x ≤ b y φ1 (x) ≤ y ≤ φ2 (x)}.

φ1

φ
2

a b

Se puede mostrar facilmente que Fr(E) es despreciable, porque los φi son continuas. Por consiguiente, si
f : E → R es acotada e integrable
Z Z b Z d
f= ( fE (x, y) dy) dx
a c
E

donde E ⊂ [a, b] × [c, d]. Observamos que


Z d Z φ2 (x)
fE (x, y) dy = f (x, y) dy,
c φ1 (x)

de donde Z Z Z
b φ2 (x)
f= ( f (x, y) dy) dx.
a φ1 (x)
E

XVI.5 Ejercicios

1.- Sean E ⊂ Rn acotado, y f : E → R acotada. Demostrar que para toda celda compacta C tal que
C ⊃ E,
Z−
fE
C
XVI.5 Ejercicios 257

tiene el mismo valor. Lo mismo para Z


fE .

I

2.- Si φ : [a, b] → R es continua y [a, b] compacto, el conjunto

{(x, y) ∈ R2 |y = φ(x)}

es un subconjunto despreciable de R2 .
3.- Denotemos I = [0, π] × [0, 1]. Se define f : I → R por
(
cos x, si y ∈ Q,
f (x, y) =
0 sino.

R1 Rπ Rπ R1
Mostrar
R que 0 ( 0 f (x, y) dx) dy existe, pero que ni 0 ( 0 f (x, y) dy) dx, ni
f (x, y) dx dy no existen.
I

4.- Sea {pk }∞


k=1 la sucesión creciente de números primos. Se considera el conjunto

m n
A = ∪∞
k=1 Ak , donde Ak = {( , )|m, n = 1, . . . , pk − 1}.
pk pk

a) Mostrar que A es denso en I = [0, 1] × [0, 1], pero que toda paralela a uno de los ejes de coordenadas
contine solamente un número finito de puntos de A.
b) Si f : [0, 1] × [0, 1] → R es tal que (
1 si ξ ∈ A
f (ξ) =
0 sino,
mostrar que Z Z Z Z
1 1 1 1
( f (x, y) dx) dy, ( f (x, y) dy) dx
0 0 0 0
R
existen, pero no f.
I