LA CIUDAD DE LOS CÉSARES: ALGUNOS VIAJES DE RECONOCIMIENTO EMPRENDIDOS DESDE BUENOS AIRES Y VALDIVIA DURANTE EL S.

XVIII

I.

Introducción

Con la llegada de los españoles al nuevo mundo, se abre paso al proceso de Conquista y Colonia; y con ella, se comienzan a escribir una serie de muchísimos capítulos que se relacionan directamente con la construcción de leyendas de carácter local, que colocan énfasis en las cualidades de todo hombre que forma parte de estas magnas empresas de conquista, como es el caso de la búsqueda de riquezas y del mejor posicionamiento social, acompañado “necesariamente de un espíritu de aventura, una embriaguez al peligro y una respuesta al desafío de la naturaleza que propone el complejo, pero a su vez, interesante mapa de América”1. Existieron una serie de leyendas como el caso de la búsqueda de la fuente de la eterna juventud; las expediciones hacia la mítica ciudad de El Dorado, y el posible hallazgo de las amazonas de las Antillas enriquecieron lo señalado anteriormente, y que significativamente alentaron al hombre europeo2. La principal motivación de la mayoría de las leyendas americanas fue la búsqueda de oro; y a partir de esa percepción – de manera inicial – el Reino de Chile se vio involucrado en una de las leyendas más interesantes, y a su vez cautivantes, como lo fue la búsqueda de la Ciudad de los Césares. Esta leyenda nace en el contexto de las primeras expediciones que se realizaron por los inexpugnables mares del sur de América3. Los viajes que emprendieron los españoles, dan cuenta de una serie de penurias, naufragios, y hasta destierros, de manera de aplacar los motines como producto de las adversidades internas que proponía el medio austral a las diferentes tripulaciones. Tal es el caso de la tortuosa expedición de Simón de Alcazaba, quien llega al Estrecho de Magallanes en 1535, y que fue asesinado por su tripulación tras emprender un triste regreso desde dicho lugar. Al interior de la embarcación superviviente se realiza un tribunal militar que ordena el destierro de dos
                                                            
1 2

Villalobos, S.: PARA UNA MEDITACIÓN DE LA CONQUISTA. Ed. Universitaria, Santiago, 2006. Pp. 25 De Gandía, E.: HISTORIA CRÍTICA DE LA CONQUISTA DE LOS MITOS DE AMÉRICA. Ed. Juan Roldán y Cía. Madrid, 1929. 3 Cabe indicar que los orígenes de la leyenda se debe a los primeros antecedentes de exploraciones, como la realizada por Sebastiano Caboto que salió de Sevilla en 1526 y llegó al estuario de La Plata dos años más tarde. Tras la edificación del fuerte de Sancti Spiritus, uno de sus hombres - Francisco César – sale en dirección hacia el sudoeste, y tuvo contacto con informaciones relacionadas con la presencia de una ciudad abundante en oro y plata.

1   

 

plata y piedras preciosas”5. En dicho lugar. y se emparenta con lo acaecido en Osorno. Universidad Católica. Santiago. Pp. se desarrollaron una serie de expediciones que estaban directamente orientadas a la búsqueda de dicha ciudad. hay otro importante antecedente que se registra. 1968. A partir de ese antecedente. y “En el camino hacia Concepción pasaron por una población regida por un inca. Universitaria. Ya a lo largo del siglo XVII. sólo en 1563 se toma conocimiento de la llegada de dos tripulantes de esa expedición hacia la ciudad de Concepción. & Estellé. y a partir de ese entonces. con obras de vasijas de plata gruesa y sutiles. Nº 10. y por la calle principal por donde los fueron llevando caminaron dos días poco a poco y vieron grande multitud de oficiales plateros. Couyoudmdjian. lo que desencadenaron su fuga. D. Ed. desmintiendo la presencia esta ciudad en otras latitudes como en el caso de Perú (debido a que se podía confeccionar una relación entre la ciudad de Cuzco con la llegada de Pizarro y Almagro)7.: HISTORIA GENERAL DEL REINO DE CHILE: FLANDES INDIANO. “La tierra era muy fértil. Pp. Imprenta del Mercurio. 5 4 2      .: Manuel José de Orejuela y la abortada expedición en la búsqueda de la Ciudad de los Césares 1780 – 1783 en HISTORIA. 284 – 285. y algunas piedras azules y verdes toscas que las engastaban”6. Universidad Católica. el relato acerca de los césares se acotaría en las tierras australes. Santiago. pero estos dos hombres estuvieron involucrados en un asesinato. junto a una laguna con dos desaguaderos. con plena vinculación con los indios de la zona. si ya se tenía delimitado el espacio en el cual se podía ubicar la ciudad. 6 De Rosales. la zona sur del Reino de Chile. Esta ciudad tras ser destruida por los levantamientos indígenas. De este naufragio. 125 – 126. ya que tendrían un contacto directo con tesoros. Nº 7. Santiago. se abre paso a la presencia de náufragos al sur del Reino de Chile que dan conformación a la leyenda. Valparaíso.: HISTORIA GENERAL DE CHILE. de la cual se emprendieron una serie de expediciones con el fin de buscar a los supervivientes que estarían alojados en dicha ciudad. Pp.                                                              Barros Arana. Tomo 1. y que también presenta problemas.hombres. y quienes consignaron que luego del naufragio se reagruparon hacia el norte hasta confeccionar una fortificación. 102 7 Couyoudmdjian. es decir. D. rica en oro. se tomó en consideración la situación de sus habitantes.: La Ciudad de los Césares: Origen y Evolución de la leyenda en HISTORIA. y de otros tres más que se fugaron del juicio4. Ya con estos enormes antecedentes. se puede complementar con otro viaje. esta vez emprendido por el Obispo de Plasencia en 1539 desde España con rumbo a las Molucas. R. Pp. 1877. 77. Ahora bien. como fue el caso del encallamiento de una nave que produjo la presencia de hombres en la misma zona austral. R. 1971. la cual estaba situada a los 41° S. P. 2004.

Pp. el recopilador de este documento – Pedro de Angelis – también realiza un análisis entorno a dicha fuente. Esta aseveración es tan fuerte. con infructuosos resultados. que                                                              8 Latcham. Desde esta ciudad también se desarrollaron una serie de derroteros que explicaban la manera de llegar a la Ciudad de los Césares. por ser la pura verdad. que vivió muchos años entre los indios Pehuenches en COLECCIÓN DE OBRAS Y DOCUMENTOS RELATIVOS A LA HISTORIA ANTIGUA Y MODERNA DE LAS PROVINCIA DEL RÍO DE LA PLATA. y luego. en el acto siguiente. 3      . Pp. 5. tienen la cordillera nevada. 1. solo faltan españoles para poblar y desentrañar tanta riqueza. donde trabajan muchos minerales de oro y plata. mas a lo largo que al cuadro. 239 – 241. al modo de la planta de Buenos Aires… A las partes del norte y poniente. cruzando territorios baldíos y diversos ríos. que incluso también asegura tener un contacto verídico con la Ciudad de los Césares. Además. conllevó a significativos efectos desde Buenos Aires. que la gente muere de pura vejez. 1836. a tal punto que fue asesinado por ellos8. No se conocen allí las más de las enfermedades que hay en otras partes. nombrando una serie de pueblos indígenas hasta localizar a los Indios Césares. o a lo menos. comunicado a la corte de Madrid. tener contacto con sus habitantes. P. Imprenta del Estado. Dicha ruta se desarrolla desde Buenos Aires a Mendoza.: LA LEYENDA DE LOS CÉSARES: SU ORIGEN Y EVOLUCIÓN. no obstante. las consecuencias que trajo la muerte del Padre Mascardi. Santiago. pero esta confianza se rompió repentinamente. a los Césares españoles: “En la otra banda de este río grande está la ciudad de los césares españoles.Una importante exploración fue la que realizó el Padre Nicolás Mascardi. Imprenta Cervantes. por Silvestre Antonio de Rojas. quien presenta una ruta o derrotero en Sevilla en 1714 al rey de España para la realización de una expedición con el fin de localizar a los Césares. II. rumbo de sudoeste. El desarrollo de las expediciones durante el Siglo XVIII desde Buenos Aires El antecedente indicado que gira en relación a la presencia de los habitantes de Osorno sigue marcando el principal grado de interés que presentaron desde el Reino de Chile para las posteriores expediciones. Vol. como que lo anduve y toqué con mis manos”9. por el Tandil y el Volcán.: Derrotero de un viaje desde Buenos Aires a los Césares. Uno de ellos. que desde Nahuelhuapi desarrolló una serie de expediciones recorriendo bastas dimensiones de la Patagonia. en 1707. fue el redactado por Silvestre Antonio Díaz de Rojas. en un llano poblado. y de allí hacia el sur. 9 De Angelis. cabe indicar que este religioso se basaba en las informaciones que los indios locales le indicaba. Buenos Aires. 1929. tan sano y fresco. R. y también cobre… El temperamento es el mejor de todas las Indias. Nadie debe creer exageración lo que se refiere.

A la hora de asignar la descripción presenta muchísimos rasgos que comparten ambos expedicionarios. Describe nuevamente la similitud con el plano de Buenos Aires. su figura es muy incierta. y convertido al cristianismo) que también consigue llamar la atención por su contenido. 11 10 4      . También cabe considerar que este antecedente es muy significativo debido a que el derrotero de Díaz de Rojas también era considerado a la hora de la realización de las exploraciones surgidas en el Reino de Chile durante el mismo siglo. Tomas Falkner. en la que nombran cerros. se debe señalar que este religioso estuvo alrededor de 40 años realizando sendas expediciones sobre la Patagonia. A partir de ambos derroteros. 22 – 26. Pp. las descripciones tienen muchísimos puntos y descripciones en común. además. que por otro nombre llaman la Ciudad Encantada. y es más.: Derrotero desde la ciudad de Buenos Aires hasta la de los Césares. jesuita (1760). debido a que Pedro de Angelis considera que la presencia de este hombre pudo haber sido ficticia10. y que llegó a Buenos Aires en 1730. e incluso. son los misioneros los que llevan a cabo las exploraciones. queda señalado que a pesar de la diferencia temporal que los marca. posee descripciones muy similares. A modo de presentar otra analogía. concluye de la misma manera señalando de la necesidad de los españoles por poblar la Ciudad Encantada11.principalmente manifiesta una crítica debido a la poca descripción que se presenta en cuanto se refiere a los ritos cristianos y a las formas de gobiernos en la que se regiría dicha ciudad. Pero para dar un mayor cuadro en la descripción de Falkner. Op. Pp. La expedición que solicitaba Díaz de Rojas no se emprendió. De Angelis. tiene como base a aquellos posteriores que se realizaron en la provincia de Buenos Aires durante el siglo XVIII hacia las laderas cordilleranas y la Patagonia. por el P. 6.                                                              Op. ríos y diversos pueblos de indígenas que habitan la zona. y sin embargo. El mismo Falkner en A Description of Patagonia and the adjoining parts of South America expone la información recopilada acerca de su prolongada estadía en la Patagonia. también se plantea la posibilidad de que haya ingresado a la ciudad como indio encubierto y que los mismos Césares se reserven la posibilidad de no ser descubiertos. Cit. Este derrotero que permitía la llegada hacia la Ciudad de los Césares. su orientación geográfica. que se puede considerar que el primer relato. a tal punto. P. es el derrotero presentado por sacerdote jesuita Thomas Falkner en 1760 (de origen inglés. Cit.

Además. entremezclándose con ello… Sus caciques y otros de reputación y crédito entre ellos. Ello es de suma importancia. y sin el menor fundamento. o hecho esclavos por los indios. Cit. en la que conoce una serie de pueblos indígenas (Puelches. Mendoza. o sin perder las apariencias de europeos. radican principalmente sus peripecias en su viaje hacia el sur de Buenos Aires. y todo esto por espacio de 200 años (según nos dice la historia).: Op.). 2006. Madrid. sin tener la menor idea de los moradores de estos dos países distantes. Buenos Aires. y mantenerse como una república separada en un país que no produce cosa alguna.: Los Césares de la Patagonia: Leyenda aúrea del nuevo mundo en OBRAS COMPLETAS. Por ende. el uso posterior de ese derrotero sería impracticable: “La noticia de que hay una nación en estas partes. P. debido a que su fin consideraba la toma de registros como parte de su expedición. con el conocimiento del lugar. responden que hay villas. T. y a diferencia del Padre Mascardi quien pretendía encontrarla plenamente debido a su fin humanitario de hallar a los supervivientes de Osorno14.. me aseguraron que no había gente blanca en todos aquellos paraje. también se permite completar la siguiente conclusión: “Lo que hace más increíble haber esta colonia de los Césares. a 300 europeos. Tehuelches. Pp. pudiesen sin tener comunicación alguna con un país civilizado. 45.: DESCRIPCIÓN DE LA PATAGONIA Y DE LAS PARTES ADYACENTES DE LA AMÉRICA MERIDIONAL traducida por Angelis. y gente blanca.Dentro de los principales pasajes que se pueden exponer en dicha obra. el mismo Falkner. Pp. sean conocidos los unos de los otros”12. 13 Falkner. sin haber sido extirpados. y de la captación de la confianza de los principales jefes indígenas locales. se marcaría un profundo rechazo a esta leyenda debido a las condiciones establecidas anteriormente. penetrar por el medio de tantas naciones belicosas. 45 – 46. de que 200. concerniente a alguna colonia interior de españoles. T. y que por ende. etc. es como ciertamente creo falsísima. casi todos hombres. recorriendo diversos parajes y ríos. entendiendo por esto Buenos Aires &a. Op. es la misma imposibilidad moral. Chiloé. excepto lo que son muy conocidos de toda Europa. y donde los moradores subsisten solo con la caza. o del resto de los que naufragaron. muertos. C. descendientes de los europeos. 5      . ya que a partir de su experiencia sobre ese basto territorio. 401. Cit. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Pp. Huilliches. los de Chile. causada de no entender la razón que dan los indios: porque si se les pregunta en Chile. &a”13. a saber. y así viceversa. 14 Bayo.                                                              12 Falkner. le permitió concluir que la existencia de la Ciudad de los Césares sería increíble.

escrita al Seños Gobernador y Capitán General de Buenos Aires. De forma muy menor también hace alusión al derrotero de Díaz de Rojas. Sin embargo. Pp. sobre los descubrimientos de las tierras patagónicas. o descendientes de ellos. pues. no se atrevió a ello por falta de víveres y de buque. hayan perdido el uso de la lengua española. que toda esa gente habría emparentado con los indios. en lo que toca a los Césares (Estancia de Areco. fundaron la reducción de Nuestra Señora del Pilar (Mar del Plata) en 1744. y tendrá.Sin embargo. sus poblaciones a trescientas o cuatrocientas leguas de aquí”15. El grado de cuestionamiento sobre la presencia de dichos hombres a lo largo del siglo XVI – XVIII dejan serias dudas en este religioso al interior de la presente epístola. y volviendo el uno. En una carta que desarrolla este misionero de la Compañía de Jesús. vio este a toda la gente en la orilla. que aunque pedían que los llevase. no logran comprender el idioma de estos supervivientes. y a otros sucesos más fantásticos. se arguye que los supervivientes. 15 6      . se presenta un interesante cuadro en el cual este sacerdote se cuestiona la posterior presencia de estos hombres en un medio tan hostil como la Patagonia: “Pobló pues. Cit. y a poco tiempo. Ya con ese elemento.                                                              De Angelis. habiéndose perdido los dos. y con toda la gente de los demás navíos perdidos sucediera lo mismo. por las muchas calamidades. aquellas personas que toman contacto con la leyenda. se volvió a España. P. con la presencia de los españoles en Magallanes desde las primeras exploraciones dando énfasis en los emplazamientos llevados a cabo por Pedro Sarmiento de Gamboa (en 1539). los antecedentes de la Ciudad de los Césares. pues. con el paso del tiempo. quienes acompañados. Esto dice dicho suplemento y los mapas. y no venirle socorro. que si bien aprecian similitudes en sus rasgos físicos. y con lo cual. 13 – 14. ¿Qué se hizo. y con eso. Op. que entre tantos navíos se perdió? ¿Se ahogó toda? No por cierto. frío. ya que el estrecho es muy angosto en partes… Cuentan de que tres navíos. También para la justificación de la leyenda.: Carta del Padre Jesuita José Cardiel. quien halló un documento que indicaba la presencia de los dos náufragos de la expedición de 1539 que llegaron a Concepción. hambre. 11 de Agosto de 1746). presenta una exposición histórica en relación a la leyenda. Prosigue esta especie de reseña histórica con lo ocurrido con el Padre Nicolás Mascardi. le motivó realizar su propia expedición hasta su conocido fallecimiento. Sarmiento estos dos parajes. una persona muy allegada a Falkner fue el padre José Cardiel. y las empresas para dicha localización también logró traspasarse con el correr de los siglos. de toda esa gente. Presúmase.

S. que cuyas búsquedas se tornaron infructuosas. Ocupó cargos militares y de administrador de los bienes de los Jesuitas tras su expulsión como parte del proyecto borbónico hispano. cuyo punto concéntrico era el Lago Nahuelhuapi. hasta que entre 1772 y 1774. De acuerdo a sus registros. Su permanente contacto con la población indígena local hizo que fuese un activo participante en los capítulos de la leyenda. pusiese todo empeño en averiguar este punto. toma un fin religioso: “¡Oh cuanto me alegrará que V. junto a Chiloé.La motivación que presenta Cardiel para el desarrollo de esta búsqueda de los Césares. Obtuvo privilegiada información acerca de la presencia de los supervivientes de Osorno. oriundo de Valdivia. Pp. Ignacio Pinuer. en cosa que puede ser de tanto servicio de Dios. y con los posibles asentamientos humanos en la Patagonia. sus resultados y consideraciones desde el punto de vista jurídico. Expediciones desarrolladas en el Reino de Chile durante el siglo XVIII. sin sacerdotes tantos años. y del Rey! De Dios. nació en esta localidad en 1719. Este enclave. Todavía estos poderosos argumentos históricos y religiosos intentan dilatar la búsqueda de la Ciudad de los Césares. III. envió documentación relacionada con la existencia de la Ciudad de los Césares desde la gobernación de Chile hasta la misma corte. estos. 16 – 17. estarán con muchos errores en la Fe y las costumbres”16. fueron los puntos de partida para las posteriores expediciones en la búsqueda de los supervivientes de Osorno. realizando expediciones por los faldeos cordilleranos y la pampa hasta llegar al Estrecho de Magallanes. 7      .. haciéndose incrédulos a todo. Una de las ciudades que permaneció de pie tras las envestidas de los indios araucanos durante el siglo XVII fue Valdivia. Aparición de expediciones hidrográficas y dilatación de la leyenda de los Césares. que se ve siempre condicionada por la disposición de los gastos reales o privados para la confección de estas pesquisas. pues si encontráramos españoles.S. consiguiendo con su eficacia lo que otros no han podido! ¡Cuan deberas le serviría yo a V. estos hombres lograron asentarse en una península a “orillas de una hermosa                                                              16 Ibíd. queda de manifiesto que la expedición del Padre Mascardi fue la más significativa. Durante el siglo anterior. sin hacer caso de algunos que quieres pasar por críticos y discretos.

                                                             17 Carvallo y Goyeneche. Sr. 20 De Angelis. debido a que no poseen una descripción adecuada de la infraestructura.y dilatada laguna que tiene su principio del Volcán de Osorno”17. que también los hay. de que a tan corta distancia de las ciudades de Valdivia y de Castro. Tomo X. 8      . como lo diré. Pinuer apunta una serie de deficiencias en el conocimiento de la Ciudad de los Césares. además rescata algún rasgo físico de los Césares ya que “Su vestimenta es a la antigua. y fuertes puentes. 199. aquí tienen un baluarte donde hacen centinela los soldados. el foso y uno y otro muro grandes. 31 de Julio de 1782). considera la importancia de una declaración jurada como el derrotero de Pinuer20. 45. el Lago Ranco. Son blancos. el “caso” de la búsqueda de los Césares tomó diversas aristas: mientras el gobernador de Chile Agustín de Jáuregui solicitó una rápida recolección de antecedentes. o al menos alguna pieza de plata o alguna prenda o alhaja de las que salen a comerciar con los indios comarcanos”21 dudando claramente de la existencia de la Ciudad de los Césares. Pp. Pp. Cit. Imprenta de la Librería del Mercurio. barba cerrada y de estatura más que regular por lo común”18. de un antemural revellín. Cit. y que incluso. se tuvo que poblar en el este de la laguna formando una ciudad fortificada. muy inferior a la primera19. en cerca de 200 años. No obstante. el puente levadizo. en Chiloé.: Descripción histórico-geográfica del Reino de Chile en COLECCIÓN DE HISTORIADORES DE CHILE Y DOCUMENTOS RELATIVOS A LA HISTORIA NACIONAL. no obstante. y una muralla de piedra baja. Op. P. 19 De Angelis. 29 de Marzo de 1774). Santiago. Desde la publicación de este derrotero. Op. al Exmo. Pp. no se hubiera dejado de ver en alguna de ellas alguno de sus colonos. cuando dicha península llenó su propia capacidad.: Informe y dictamen del Fiscal de Chile sobre las ciudades de los Césares. P.: Op. 197. 18 Carvallo y Goyeneche. El puente se levanta precisamente todas las noches”. Pp. Agustín de Jáuregui. vale decir. V. ni de sus costumbres o comercio. 38 – 39. y los arbitrios que se deberían emplear para descubrirlas (Santiago.: Copia de la carta escrita por D. que el conocimiento acabado de la geografía existente al sur de Valdivia también sea otro factor en que también puede ser válido la desacreditación de la leyenda. Cit. presidente de Chile. 1876. ya que la base de su derrotero fue el relato de los indígenas: En cuanto a su edificación “[En el extremo norte] hay tierra firme para su comunicación y tráfico… y esta es la parte en donde le han hecho un profundo foso de agua. según dicen los indios… Siempre salen a caballo y usan varios colores. Pp. uno de los cronistas contemporáneos como Vicente Carvallo y Goyeneche considera de que “cómo nos hemos de persuadir. Es presumible. en correspondencia al Virrey del Perú Manuel de Amat. 21 Ibíd. de la cantidad de habitantes. 196. Virrey del Perú (Santiago. V.

Pedro de Usauro Martínez. en la que también participó Pinuer. R. también pudo corroborar la existencia de la Ciudad. En contrapartida. los indios se excusaron que la información recopilada se debe nuevamente a la presencia de los relatos orales a sus antecesores o cercanos23. Cit.: Op Cit. Tras verse frustrada la expedición. y seriamente criticado tras el juicio de residencia que tuvo en su contra. y además. ya se sabe por el comercio y trato                                                              22 23 Couyoudmdjian. tras reunirse con el gobernador de Valdivia – Joaquín de Espinoza – en 1775. 24 Barros Arana. D.: MANUEL JOSÉ DE OREJUELA. y Jáuregui toma la determinación de suspender cualquier expedición en vista de un análisis por medio de un informe. aunque figuradas. Pp. Tomo 7. al igual que Carvallo y Goyeneche. 96. ya que ellos solicitaron protección debido a que se sentían amenazados debido a que habían encontrado el secreto que todos lo escondían22. además coincide con el alejamiento de Jáuregui de Chile debido a su nueva participación política. se podría abrir nuevas exploraciones. también observa con incredulidad lo que ocurre en Valdivia y con las expediciones que se llevarán a cabo. y es más. cosa que los indígenas se habían opuesto. Dentro de varias reflexiones hay una que atrae con suma notoriedad: “Si la expedición que se intenta es para descubrir si hay tales poblaciones. Pp. 88. también se le propuso el reconocimiento de la Ciudad. los principales caciques de la zona logran afirmar la existencia de la ciudad. Tras las diversas reuniones que se efectuaron en el transcurso de los años siguientes. y con ello. Concibe que la presencia de los Césares esté “fundada en caprichos de la credulidad” comparando el relato entre padres e hijos con la fe humana. los indios locales conceden a los españoles una serie de tierras que se encontraban cercanas a la fortificación construida en ocasión de la localización de los Césares sobre el Río Bueno. fue reemplazado. Ibid.Llama la atención la actitud cordial que presentaron los indios cercanos a Ranco. 9      . el Padre Delgado considera que los indios fueron malinterpretados. por medio de la presencia del Padre Benito Delgado. sale una expedición desde Valdivia en 1777. Pp. En vista de ese antecedente. En cuanto al gobernador de Valdivia. Debido los resultados obtenidos. a efectuar por el mismo. y de la cual se obtienen infructuosos resultados tras las exploraciones efectuadas en las inmediaciones de los Lagos Puyehue y Llanquihue. ¿dónde se buscan? Si en la costa desde Río Bueno hasta Chiloé. Sin embargo. y luego de un vano intento. Op. creídas. esta vez a cargo del Virreinato del Perú24. a través de las conversaciones entre los indígenas.

deseaba por parte de la corona una compensación para ser el “descubridor y reconquistador de Osorno”. inhabitables. además de la garantía que significaría la presencia del fuerte ubicado sobre el Río Bueno. en los cuales. ya se han reconocido desiertas. para que finalmente se produjese su presencia en Chile hacia mediados de 178027. se puede señalar que mantenía el intento de argumentar que la presencia de los ingleses en Buenos Aires o Rio de Janeiro. Si en las cordilleras.                                                              25 De Usauro. Desde Perú. P. 106 – 124. fue directamente a Madrid para solicitar una autorización real con el fin de realizar el reconocimiento. R. registró que los indios tenían conocimiento de la presencia de la Ciudad. 26  De Usauro. Santiago. nació en 1710 en El Callao. Pp. de lo difícil que resultaría que fuesen descendientes de la expedición del Obispo de Plasencia del S. usaban poncho de colores y vivían de manera fortificada26. Junto a esta reflexión realiza otras en cuanto se refiera a la dificultosa exploración del Estrecho de Magallanes.: La Verdad en Campaña en BIBLIOTECA GEOGRÁFICA – HIDROGRÁFICA DE CHILE. 10      . y se desempeñaba como un activo comerciante. En cuanto a sus antecedentes biográficos. pero a diferencia de Pinuer. es apoyado por una serie de noticias internas como el caso de aquellas que fueron recopiladas por Ambrosio O’Higgins.de los indios de Osorno con los del nuestro que no los hay. conoció el derrotero de Pinuer. Cit. era consciente de que se debía desempeñar una expedición por vía terrestre. Para aquello. y en base a los relatos de los indios. i falsas las noticias de indios”25. la expedición de Falkner. ésta se debía realizar desde Chiloé a Valdivia (y con el consecuente fin de abrir paso entre esos dos puntos).  27 Couyoudmdjian. esta iba a ser la última gran empresa hasta dar el inicio del agotamiento de la leyenda de los Césares. 206 – 207. Editorial Elzeviriana. Cit. lagunas de Llanquihue y Puyehue.: Op. Con los antecedentes recabados. XVI. como la desarrollada por Manuel de Orejuela. Por medio de los memoriales redactados en Chile. en la que en voz de sus subordinados.157. Su motivación radicaba en la presencia de tripulaciones inglesas. lo cual fue aprobado. ya que eran de piel blanca. o que los mismos Césares fuesen del mismo origen. el autor indica que son mas que nada Picunches. P. se da pie a un importante intento de expedición. además. 1898. Pp. serían fundamentales para señalar que la Ciudad de los Césares es existente. Para llevar a cabo la expedición. miraba con buenos ojos las relaciones planteadas con los indios de la zona. tras el reconocimiento de su relato. Debido a sus altibajos en el desempeño de las materias económicas. Sin duda. Y a pesar de lo anterior. y además.: Op. Pp.

asegura que el “Coronel D. se destaca el testimonio hacia un indio cristiano llamado Nicolás Confianza. Que era cierto que estaban allí fundados y establecidos con ciudades fortificada. haciendo de él mucha confianza para sus tratos y conchabos. asimismo. Primero. donde lo amparó un cacique tío suyo. sin manifestar lo que sabia”.”29. Este indio indicaba que “siendo mocetón. se considera la razón de la cual el Fiscal realiza su trabajo. y de allí al otro lado del rio Bueno.Pero la expedición de Orejuela comienza a sufrir una serie de inconvenientes y reveses. 44. mientras estuvo a su cargo el gobierno de la plaza y presidio de Valdivia. 60 – 61. y una noche oyó hablar dos de ellos con el cacique donde estaba alojado. Uno de los más importantes desaires. Para ello. recibió una última cuota de apoyo gracias a las sanciones tomadas por el Fiscal en lo criminal Pérez de Uriondo. para cuyo esclarecimiento y evidencia basta reconocer el dicho uniforme. sigue confiando en el relato de los indígenas. junto a la Cordillera. quien destaca a Orejuela como un buen continuador de la obra del fallecido Espinoza debido a sus métodos a emplear en la incursión28. jurisdicción de Valdivia. Cit. fue el que le envistió el Gobernador de Chile Ambrosio de Benavides ya que consideró su ineficiencia en el conocimiento del caso y en la relación con los indios. Pp. De Angelis. con cuyo motivo se fue fugitivo a los llanos. eso en parte de considerar los argumentos presentados desde Pinuer en Valdivia hasta Jáuregui en Santiago en cuanto se refiere a la Ciudad de los Césares y su vinculación con los habitantes de Osorno. quien antes de morir. No obstante. Joaquín de Espinoza. parece no deba dudarse de la existencia de tales poblaciones o colonias. quiso atestiguar una declaración al servicio de Dios antes de morir “porque tenia mucho temor de ir a su divina presencia. P. de cuyo resultado fue la cancelación de la empresa. procedidos de los de Osorno. sobre un conchabo de lo que llevaba                                                              28 29 De Angelis. Que con esta ocasión le enviaba hacia la ciudad de los españoles que hay. Primero. y la atestación antigua y moderna de los caciques y principales indios que han trabado amistad con los españoles de la mencionada plaza.: Informe y dictamen del Fiscal de Chile. Los relatos de los indígenas de la zona son elocuentes en cuanto a la existencia de la Ciudad. P. hizo una muerte en Calle-Calle. ya que se temía un levantamiento indígena. 11      .: Op. a que viese a otro cacique que servía de centinela a dichos españoles. Pp.

pero en esta ocasión. A. cuya ruta se dirigió hacia Nahuelhuapi34. Pp. y el lienzo era como el de Chiloé”30. como es el caso del Fray Francisco Menéndez. Pero de manera contraria. tenía la edad de 72 años. cuya Real Orden se concretó el 30 de mayo de 1784. Pp. Pp. 32 Ibíd. como la presencia de una iglesia. al interior de la expedición emprendida a partir del derrotero de Pinuer. Pp. Imprenta Nacional. y que debido a que se encontraba presionado por otros indígenas (con riesgo de muerte) acerca de la conservación del secreto de los Césares. 33 Couyoudmdjian. El aseguramiento de elementos cristianos al interior de la Ciudad.                                                              Ibid. Otro ejemplo de estas atestiguaciones lo manifiesta también el relato del indio Santiago Pagniqué. y con las fuertes dudas que posee O’Higgins con respecto a la presencia de descendientes de españoles en el sur de Chile.: Op. se presenció el desmantelamiento del fuerte. que eran hachas y sal: que los españoles traían ají. Cit. y además. vuelven a ser protagonizadas por los misioneros. Ya con esta expedición abortada. 49 – 50. Ibid. lienzo y bayeta. de eso se podría afirmar de manera segura. el Fiscal en lo civil Marqués de la Plata. y Machado. y Orejuela – el único sorprendido por la noticia – tuvo que resignarse a ser apartado. 35 Ugarte. 47 – 48. el mismo lo consideró injusto. y otras expediciones desarrolladas de manera paralela por otros pilotos como Cosme Ugarte o Antonio Machado35. en la que se podía tener como un importante punto de vida para una expedición33. rechaza los antecedentes presentados debido a la longevidad de Orejuela. Finalmente fue Ambrosio O’Higgins el designado para esta misión. F. 157 – 158. o conchabó. Año 14. 1889. C. Además. se consideran la declaración del diálogo de uno se los integrantes – Francisco Agurto – en conversación con otros caciques que sí aseguran la presencia de la Ciudad32. con lo que canjeó.: Diario de viaje de don Cosme Ugarte a las costas occidentales de la Patagonia (1767 – 1768) en ANUARIO HIDROGRÁFICO DE LA MARINA. solamente se dan paso a expediciones menores. y se le recomendó a que volviese a Lima. y en lo cual. otorga características del emplazamiento. 34 Fonk. y “lo que sabe por otro que estuvo allí seis días en tiempo que hicieron una procesión”31. garantizaría un grado de atención hacia una posible búsqueda con un fin humanitario. Imprenta Guillet. Además en el Río Bueno. y declarando con “lágrimas en los ojos” señala el lugar verdadero en el cual se sitúan los supervivientes de Osorno que sería la Laguna de Puyequé. R.: VIAJES DE FRAY FRANCISCO MENÉNDEZ A NAHUELHUAPI.dicho indio. que durante la presentación de esta documentación. Valparaíso.: 31 30 12      . Pp. 49 – 55. 46 – 47. Incluso destaca rasgos como la vestimenta de los españoles. 1890. habitante de Ranco.

13      . 1888. En orden a las veredas protesto verse algunas grietecitas manchadas y rastros de pequeños derrumbes anteriores… y examinados de cerca no son otra cosa que manchas naturales producidas las mas del curso de derrames de agua”36.                                                                                                                                                                                Viajes del piloto don Francisco Machado a los archipiélagos occidentales de la Patagonia (1768 – 1770). esta vez llevada a cabo por José de Moraleda (entre 1786 y 1793). En función de lo que señalan los mismos habitantes de la provincia de Chiloé. hiriendo en las concavidades de los peñascos marinos.   IV. J. 36 De Moraleda.: EXPLORACIONES GEOGRÁFICAS E HIDROGRÁFICAS DE JOSÉ DE MORALEDA Y MONTERO. Op. A modo de conclusión En el imaginario del hombre americano se concibieron ideas fantásticas entorno a la presencia de ciudades fabulosas. que hacen que la leyenda de la Ciudad de los Césares se pierda en el tiempo y con el fin del transcurrir del siglo XVIII. Yo lo he visto repetidas veces desde la isla de Chiloé.Una última exploración. y con el avance de las exploraciones hidrográficas en las costas occidentales de la Patagonia. Pp. Santiago. Pp. se han de advertir es de la mayor evidencia que los vientos a ráfagas impetuosas momentáneas. Cit. en la zona comprendida en el estero de Palena “Se oyen tiro de cañón y de fusil algunos días. en base con el conocimiento de la geografía patagónica. intentan señalar que las apreciaciones que existen en el derrotero de Silvestre Rojas de Díaz son infundadas en cuanto se refiere a la descripción del mismo relieve entre Valdivia y Chiloé por parte de Moraleda. que se ven veredas como de caminos trillados por los montes… Por lo respectivos a los figurados tiros de cañón. grietas de los de las eminencias vecinas y sus estrechas tortuosas cañadas. Correspondiente a la expedición 1792 – 1793. 433 – 434. enriqueciendo las leyendas locales en los vastos territorios de la corona española. hace demostrar que con medios tangibles como el registro de su misma percepción. que fue alimentada con el correr de los siglos con una serie de naufragios ocurridos en las costas de la Patagonia y del Estrecho de Magallanes desde el siglo XVI por algunos hombres como Simón de Alcazaba o el Obispo de Plasencia. 57 – 149. producen un sonido que imita el de un trueno remoto propagado… y es también los frecuentes derrumbes de la cordillera hacen un sonido semejante a los dichos. Durante el devenir del período local surgió la leyenda de la Ciudad de los Césares. Imprenta Nacional. Ya con ese antecedente.

Llamó con notoria atención la presencia de españoles. 14      . y sin embargo. que si bien algunas se asoman contrariadas. en consecuencia con el avance de las exploraciones hidrográficas (científicas) intentan dejan en claro que a medida que se reconoce la extensión de las islas y canales patagónicos. pero con la presencia de candidatos a esta empresa como el caso de José Manuel de Orejuela entorpecieron las futuras exploraciones hasta dilatar su búsqueda. El derrotero de Pinuer en Valdivia trajo consigo sendas consecuencias en el espíritu de las autoridades locales. no buscaban alterar la calma de las poblaciones indígenas. manifiestan que la presencia de los Césares es inexistente. se construyeron célebres derroteros que llamaron la atención en diversas latitudes que van desde Buenos Aires. Pero. hasta la local Valdivia. que si bien estaba relacionada con la aparición de ingleses y franceses en las costas del Atlántico y Pacífico. en un inicio apoyan estas exploraciones. La búsqueda de estos habitantes entre los siglos XVI y XVIII pernocta bajo un sigiloso misterio escondido en la Patagonia. uno de los principales puntos de partida para las exploraciones terrestres. que de acuerdo a la tradición oral. o de sus descendientes. en un medio tan complejo como la Patagonia. alimentaban el relato.

1929. V. De Usauro. 1971.: VIAJES DE FRAY FRANCISCO MENÉNDEZ A NAHUELHUAPI. Imprenta Guillet. S. Santiago. Año 14. Imprenta Nacional. De Angelis. A. Madrid. Imprenta del Estado.: Viajes del piloto don Francisco Machado a los archipiélagos occidentales de la Patagonia (1768 – 1770) en ANUARIO HIDROGRÁFICO DE LA MARINA. Buenos Aires. Madrid. Universidad Católica. Imprenta del Mercurio. Valparaíso. Bayo. R. Santiago. Imprenta Nacional. F. Machado.: EXPLORACIONES GEOGRÁFICAS E HIDROGRÁFICAS DE JOSÉ DE MORALEDA Y MONTERO. 1. Valparaíso. Imprenta Cervantes. Universidad Católica. Santiago. C.: HISTORIA GENERAL DEL REINO DE CHILE: FLANDES INDIANO. Universitaria. 1888. Ed. Nº 7. Santiago. R. Vol.: La Verdad en Campaña en BIBLIOTECA GEOGRÁFICA – HIDROGRÁFICA DE CHILE. Santiago. 1929.: COLECCIÓN DE OBRAS Y DOCUMENTOS RELATIVOS A LA HISTORIA ANTIGUA Y MODERNA DE LAS PROVINCIA DEL RÍO DE LA PLATA. R. Villalobos. Juan Roldán y Cía. P. De Rosales. 1898. 2006. J. Tomo X. P. 1890 Latcham. Año 14.: La Ciudad de los Césares: Origen y Evolución de la leyenda en HISTORIA.: Manuel José de Orejuela y la abortada expedición en la búsqueda de la Ciudad de los Césares 1780 – 1783 en HISTORIA. Imprenta Nacional. D. D. Santiago. 1876. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.: LA LEYENDA DE LOS CÉSARES: SU ORIGEN Y EVOLUCIÓN. Editorial Elzeviriana. Ed. 2006. Couyoudmdjian. Universitaria.: Los Césares de la Patagonia: Leyenda aúrea del nuevo mundo en OBRAS COMPLETAS. 1968. De Moraleda.  15      . 1877. Carvallo y Goyeneche. Ed.BIBLIOGRAFÍA Barros Arana.: HISTORIA CRÍTICA DE LA CONQUISTA DE LOS MITOS DE AMÉRICA. E. Imprenta de la Librería del Mercurio. Nº 10. Santiago. 2004. 1836. 1889.: Descripción histórico-geográfica del Reino de Chile en COLECCIÓN DE HISTORIADORES DE CHILE Y DOCUMENTOS RELATIVOS A LA HISTORIA NACIONAL.: Diario de viaje de don Cosme Ugarte a las costas occidentales de la Patagonia (1767 – 1768) en ANUARIO HIDROGRÁFICO DE LA MARINA. Santiago.: PARA UNA MEDITACIÓN DE LA CONQUISTA.: HISTORIA GENERAL DE CHILE. Fonk. De Gandía. Couyoudmdjian. Santiago. Santiago. P. Ugarte. Tomos 1 y 7. 1889. & Estellé. C.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful