You are on page 1of 65

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.

net/publication/327427063

Breve reseña histórica del Galeón San José

Article · September 2018

CITATIONS READS
0 2,779

1 author:

Jose William Porras


Escuela Naval Almirante Padilla Colombia
64 PUBLICATIONS   67 CITATIONS   

SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Galeon San Jose View project

Investigation of squares of primes View project

All content following this page was uploaded by Jose William Porras on 10 July 2019.

The user has requested enhancement of the downloaded file.


1
Breve reseña histórica del Galeón San José

Vicealmirante (RA) José William Porras Ferreira

Resumen

El galeón San José, hundido por corsarios ingleses el 8 de junio de 1708, cerca de
Isla Tesoro (Colombia), al regresar cargado con unas 200 toneladas de oro, plata
y esmeraldas, proveniente de la feria en Portobelo (Panamá), donde había
participado, junto con otros buques españoles, es uno de los galeones más
importantes, no solo por sus riquezas, sino por la historia que contiene su
descubrimiento y hallazgo en aguas colombianas, manifestado por el gobierno
colombiano el 5 de diciembre de 2015.

Tras su hallazgo, España manifestó que le pertenecía por ser de bandera


española y en consecuencia sería un buque de Estado de acuerdo a la
convención de la UNESCO de 2001, pero Colombia no está obligada a
reconocerlo por no ser adherente a dicha convención. Igualmente la firma Sea
Search Armada, manifiesta que el 50% le pertenece, por haber sido ellos quienes
compraron los derechos del descubrimiento a la Glocca Morra en 1983, compañía
estadounidense de exploraciones submarinas, quienes suministrado unas
coordenadas en 1982, donde manifestaban que se encontraba el galeón hundido y
de acuerdo al fallo favorable de la Corte Suprema colombiana de 2007 les
correspondía el 50% del tesoro. Sin embargo el gobierno colombiano manifiesta
que fue encontrado en diferentes coordenadas y por lo tanto tampoco le obliga
efectuar dicho reconocimiento. Por otra parte también hay reclamaciones de Perú
y los indígenas de Bolivia sobre los tesoros del San José.

Para su extracción del fondo del océano donde se presume se encuentra, el


gobierno colombiano elaboro una licitación tipo APP (Asociación Publico Privada),
que fue demandada por la Veeduría Nacional para la preservación de Especies
Naufragas y un grupo de “ciudadanos colombianos preocupados” como los tildo el
gobierno colombiano de Santos, puesto que en dicha licitación se pretende pagar
con parte de los tesoros que se encuentren por su valor por peso y no
numismático que es 5 a 10 veces mayor y sin considerar que se debe preservar
como un valor cultural único, indivisible e inembargable. El proceso está
suspendido hasta el 10 de octubre de 2019.

En este artículo se da un breve repaso histórico del galeón San José, parte de la
trama jurídica que se ha creado alrededor de él y la historia de algunos
cazatesoros de galeones hundidos...

Palabras claves: Galeón San José

2
1. Introducción

Según historiadores frente a las costas de Cartagena fue hundido por corsarios
ingleses el 8 de junio de 1708, el San José, galeón español, con un tesoro que
podría superar los USD 10 000 millones y que espera ser rescatado [1].

Después del descubrimiento manifestado por el gobierno colombiano el 5 de


diciembre de 2015, [2], donde posiblemente se encuentre el galeón, España, la
Sea Search Armada, (SSA) y los indígenas de Bolivia, también se disputan el
llamado 'santo grial de los naufragios'. España por ser la bandera del galeón
cuando fue hundido y de acuerdo a la Convención de la UNESCO de 2001, podría
reclamar su propiedad, sin embargo Colombia no es adherente a esta convención
y no estaría obligada a reconocerlo. La posición del gobierno español es que se
trata de un "barco de Estado", y no de titularidad privada, lo cual hace que esté
protegido por la inmunidad soberana. «La inmunidad soberana sobre el buque
implica que ningún Estado pueda tomar una decisión unilateral sobre lo que afecte
al buque sin la conformidad del Estado de bandera». En este sentido, el derecho
internacional señala que los barcos de guerra tienen inmunidad soberana, es
decir, gozan de una especie de extraterritorialidad como si fueran un pequeño
espacio de territorio de su Estado de origen allá donde estén. Especialmente si
han sido hundidos en combate, [3].

Por otra parte en la disputa se encuentra la SSA, porque fue la compañía que
compro los derechos del descubrimiento a la Glocca Morra en 1983, sin embargo
las coordenadas suministradas por ellos aunque posiblemente son cercanas, el
gobierno colombiano manifiesta que son diferentes.

La Glocca Morra en 1982 señaló que "los objetivos principales, en grueso e interés
se encuentran ligeramente al oeste del meridiano 76'', y están apenas centrados
alrededor del Objetivo A y sus partes existentes, que están localizadas en la
vecindad inmediata de 76º 00' 20'' W 10º 10' 19'' N, según un reporte que fue
acreditado por la Dirección General Marítima en 1982.

Veamos quien es la Sea Search Armada (SSA). Fue fundada en 1980, basada en
Bellevue, Washington, es parte de otra empresa Iota Partners que se dedica a la
recuperación de barcos hundidos. La SSA le compro los derechos sobre el galeón
San José a la Glocca Morra en 1983, empresa que en 1982 manifestó haber
descubierto la posición donde se hundió el galeón, fijando una posición en el mar
a una profundidad de 255 m y que se encuentra registrada en la DIMAR. La Corte
Suprema de Justicia fallo a favor de ellos en el 2007 que les correspondía el 50%
de lo que se declare no patrimonio cultural, (es decir el tesoro) y el 29 de marzo

3
pasado, la sala Octava de Decisión Civil de Barranquilla lo ratifico, embargando el
tesoro que no se ha rescatado, para que se garantice que la SSA reciba el 50%.

Que se requiere para que la SSA pueda reclamar esos derechos: Primero que el
galeón se encuentre en la posición y profundidad que dicen encontraron los restos
del galeón, sin embargo hablando con los peritos de esa época, manifiestan que
las anomalías que se observaron en esa época nunca garantizo que fuese el San
José y segundo que sean ellos quienes hagan el rescate.

El ex presidente Santos el 5 de diciembre de 2015, cuando manifestó que el 29 de


noviembre se redescubrió el San José (dando pruebas de ello), por intermedio de
la Armada, Dimar, Ministerio de cultura y MACS, compañía igual que la SSA se
dedica a rescatar barcos hundidos, manifestó que la posición donde se
descubrieron los restos no corresponden a la posición dada por la SSA y por lo
tanto no tendría derechos sobre el tesoro del San José y así parece, puesto que
dijo que había sido a una profundidad de 600 m, muy diferente a la dada en 1982.

Según Infobae, tuvo acceso exclusivo a las coordenadas del que sería uno de los
mayores descubrimientos de tesoros sumergidos en el mundo, figura 1.

Las coordenadas donde se supone el gobierno colombiano hallo los restos del
San José son 76º 00' 20'' W 10º 13' 33'' N, con el apoyo de la firma privada Woods
Hole Oceanographic Institution (WHOI), que trabajó también en el descubrimiento
del Titanic. (Estos datos no son oficiales).

Figura 1. Posible posición del galeón San José frente a Cartagena de Indias.
Imagen satelital y su referencia geográfica. Referencia Infobae.

4
La distancia entre los dos puntos (el de la SSA y el punto donde se presume se
encontró) es de unas 3,24 millas náuticas. SSA afirma que el Gobierno se basó en
sus coordenadas para hacer su propia búsqueda, y que era "inevitable que en su
vecindad inmediata se tropezaran con el mismo galeón:
"Estamos ante un galeón descubierto en 1982, y vuelto a descubrir, con trampa,
en 2015", dice Danilo Devis, abogado y representante de SSA. Sin embargo, el
Gobierno se sostiene en que encontró el galeón específicamente en otro punto.
SSA argumenta que las limitaciones técnicas de la época no permitían más
precisión, por lo que la ley autorizaba hallazgos por aproximación [1].
Por otra parte hasta nuestro novel de literatura Gabriel Garcia Marquez (qepd),
narra un episodio relacionado con el galeón San José en su novela “el amor en los
tiempos del cólera”, y como Florentino Ariza en sus cartas a Fermina Daza, le
contaba que estaba en la misión de rescatar un tesoro sumergido cerca a
Cartagena, bajando hasta allá, como muestra de su amor. Así puede verse como
el galeón también no solo trasnochaba a florentino Ariza, sino a nuestro nobel de
literatura.
Durante el gobierno de Santos, que fue quien hizo el anuncio de su
descubrimiento el 27 de noviembre de 2015, se elaboró una licitación tipo APP
(Asociación Publico Privada) para extraer el galeón, sin embargo dicha licitación
fue demandada, lo que demoro que en su gobierno se hiciera la adjudicación,
actualmente ha tenido seis suspensiones, siendo la última hasta el 10 de octubre
de 2019, fecha que se espera haya una definición sobre el proceso a seguir para
recuperar el galeón de las profundidades del mar.
Suspensiones del proceso APP:
27 de julio de 2018 al 10 de agosto de 2018
10 de agostos de 2018 al 10 de octubre de 2018
10 de octubre de 2019 al 10 de febrero de 2019
10 de febrero de 2019 al 10 de marzo de 2019
10 de marzo de 2019 al 10, de junio de 2019
10 de junio de 2019 al 10 de octubre de 2019
2019, fecha que se espera haya una definición
sobre el proceso a seguir para recuperar el galeón
de las profundidades del mar.
El 12 de febrero de 2019, salió a la luz un hecho
nuevo con relación a los autores del descubrimiento
del lugar donde se presume está el galeón San José, y fue la denuncia hecha por

5
el Doctor Francisco Muñoz Atuesta, Veedor Nacional del Patrimonio Sumergido de
Colombia a la Vicepresidenta de Colombia, Martha Lucia Ramírez, donde
manifiesta que Roger Dooley, el enigmático personaje que se hizo famoso en el
gobierno de Santos por ser el que le mostro a Santos el mapa y el plan para
encontrar el San José, estuvo en la lista Clinton por 10 años, hasta el 2000. La
figura 2, muestra la carta de denuncia del Veedor Nacional del Patrimonio
sumergido y la figura 3, parte del soporte de dicha demanda, donde aparecen
tanto Roger Dooley y alias Roger Montañez dentro de las personas que
suministran documentos al Ministerio de Cultura, para participar en la licitación. Lo
correspondiente se resalta en rojo.
A raíz de esa denuncia la Vicepresidencia de Colombia manifestó:
“Ninguna persona que tenga cuestionamientos y mucho menos en la Lista Clinton
podrá ser jamás contratista del Estado. Nosotros lo que estamos haciendo hace
una semana es suspender hasta por un mes…..”
Es decir, esta fue una de las razones por las cuales la definición para la licitación
APP fue postergada para el 10 de marzo y posteriormente al 10 de junio de 2019.
La figura 4 muestra la carta de respuesta de la Vicepresidenta a la denuncia
presentada por el Veedor Nacional del Patrimonio Sumergido.
El polémico caso que como se dijo se remonta a 1982, sujeto a demandas
judiciales en Colombia y Estados Unidos por parte de la SSA quien reclama
derechos por el 50% del tesoro, por ser la primera que dice descubrió el San José,
queda en manos de la Vicepresidenta de Colombia, asesorada por una comisión
especializada en especies naufragas. El gobierno actual ha venido aplazando la
decisión desde el 10 de agosto de 2018, fecha establecida por el anterior gobierno
para el cierre de la licitación tipo APP, teniendo como único proponente a MAC y
su controvertido Director Roger Dooley, alias “Roger Montañés Caballero””, como
figura en la lista Clinton y también denunciado en España por el diario ABC, como
saqueador de tesoros coloniales, más interesado en utilidades comerciales que en
preservar y salvaguardar el patrimonio cultural sumergido que se considera
inviolable, indivisible e imprescriptible.
Así las cosas, sin haberse rescatado el galeón, esta embargado y se requieren
tres tesoros si queremos algo de él, a quien le podría interesar rescatarlo en esas
condiciones sin una claridad meridiana para Colombia. Para mi es declararlo
patrimonio cultural de todos los colombianos y se acaba la rapiña tras el San José,
o dejarlo ahí.

6
Figura 2. Carta del Veedor Nacional del Patrimonio Sumergido Francisco Muñoz
Atuesta a la Vicepresidenta de Colombia

7
Figura 3. Lista de documentos aportados al Ministerio de cultura para participar en
la licitación tipo APP para el rescate del galeón San José.

8
Figura 4. Carta de respuesta de la Vicepresidenta de Colombia a la denuncia
presentada por el Veedor Nacional del Patrimonio Sumergido.

9
En los siguientes capítulos daremos en forma detallada toda la historia que rodea
al San José, su búsqueda, la legislación colombiana sobre el patrimonio cultural
sumergido, historia de algunos cazatesoros y las conclusiones, tratando de
recopilar igualmente documentos históricos que sustenten este apasionante relato,
que aún no tiene la última palabra, hasta tanto no lo defina el actual gobierno que
extendió el plazo hasta el 10 de marzo de 2019 y que ahora con este nuevo
hallazgo de la Veeduría Nacional del Patrimonio Sumergido de Colombia,
seguramente tendrá una definición que a todas luces debe ser en beneficio de
todos los colombianos, y no como lo tenía previsto el anterior gobierno de pagar
su recuperación y rescate con parte del tesoro sumergido.

10
2. Historia del galeón San José desde su construcción hasta su
hundimiento
En 1696 se firmó un contrato con la Corona española para la fabricación de dos
buques gemelos de 1.200 toneladas, la capitana y almiranta de la Armada de la
Guarda de la Carrera de Indias, conocida como Armada de Avería, que serían
llamados San José y San Joaquín. Ambos galeones comenzaron su construcción
en 1697 y entregados en 1698, por el duque Arístides Eslava y la familia Eslava,
en el astillero de Mapil en Aginaga (Usurbil), Guipúzcoa España, con las
especificaciones de Francisco Antonio Garrote y construido por Pedro de
Aróstegui, [3]. Sus características de diseño eran: 64 cañones, desplazamiento
1.037 toneladas, eslora 38.9 metros, manga 11.6 metros y tripulación 550
hombres. La figura 5 muestra un galeón clase San José, originales de Rafael
Monleόn, restaurador y conservador del museo naval español, pintados en 1895,
[3]

Figura 5. Muestra un galeón clase San José, originales de Rafael Monleόn,


restaurador y conservador del museo naval español, pintados en 1895
En Usúrbil, la industria tradicional estaba representada por ferrerías, fábricas de
anclas y de naves, que se aprovechaban de la abundancia de árboles en los
bosques cercanos, destacándose los astilleros de Mapil en Aginaga que
fabricaban en esa época los buques para la Armada española y sacados por el rio
Oria que atraviesa este municipio a 10 kilómetros de San Sebastián, figura 6,

11
mapa de España, Portugal, Francia, hecho por J.N. Bellin, 1750, donde se incluyó
Usúrbil al norte de España.
Una vez construido y entregado el San José bajo el mando del general José
Fernández de Santillán a la Armada Española y antes de partir hacia Cartagena,
participo en varios combates navales entre otros la defensa del puerto de Cádiz en
1702, con éxito y que había sido atacado por los ingleses. Figura 7. Por ello su
capitán recibió el título de conde de Casa Alegre.

Figura 6. Ubicación de Usúrbil en España

Figura 7. Cádiz y Galeón San José frente a Cádiz. [3].

12
El 10 de marzo de 1706, después de 7 años de espera, la flota zarpó junto al San
Joaquín, nave almiranta y diez buques de carga desde Cádiz con destino a
Cartagena de Indias, a órdenes del general José Fernández de Santillán, conde
de Casa Alegre, con el objeto de traer riquezas de las colonias españolas.
La figura 8, muestra parte de la orden de zarpe, documento que consta de 24
folios y reposa en el archivo histórico en Sevilla España.

Figura 8. Orden de zarpe del San José del puerto de Cádiz


En ese momento, se desarrollaba la Guerra de Sucesión Española (1701-1713).
Esta guerra se originó tras la muerte sin descendencia del rey Carlos II de España.
Por linaje, el trono de España le correspondía a Felipe V de Borbón, nieto del rey
francés Luis XIV, pero existía temor de algunas potencias europeas (Inglaterra,
Holanda y Dinamarca), a que esa unión entre Francia y España podía
representarles un peligro para sus intereses en el nuevo mundo, lo que generó
que Holanda e Inglaterra apoyaran al archiduque Carlos de Austria en sus
pretensiones al trono español. Así el conflicto dinástico se convirtió en una feroz
guerra entre estos países que finalmente decidió los destinos de Europa. Al final el
más perjudicado fue España, que perdió su hegemónica como potencia Europa,
convirtiéndose a partir de entonces en una potencia de segunda fila. El conflicto
sucesorio se convirtió además en una verdadera Guerra Civil entre la Corona de
Castilla y la Corona de Aragón, que se saldó con la perdida de los históricos
fueros aragoneses y catalanes.

13
La figura 9 muestra una pintura de los dos pretendientes al trono español, Carlos
de Australia y Felipe V.

Figura 9. Los dos pretendientes al trono de España: a la izquierda, Carlos,


archiduque de Austria, y a la derecha Felipe de Anjou. Elaboración en base a
imágenes de Wikimedia Commons1
Como Inglaterra y Holanda atacaban las flotas españolas durante la guerra de
sucesión, el rey Felipe V ordenó que al zarpe del San José y San Joaquín, se le
brindara una fuerte protección representada en 26 navíos, cuando zarpo de Cádiz.
En mayo arriba el galeón a Cartagena, con la idea de dirigirse a Portobelo
(Panamá) para recoger una gran cantidad de oro, plata, y otros objetos valiosos
que provenían del Virreinato del Perú y de la Nueva Granada. Sin embargo, su
partida a Portobelo se dilataría por dos años, en espera que el virreinato del Perú
enviara a los comerciantes a Portobelo para el intercambio de mercancías por
riquezas. El 2 de febrero de 1708, el general Fernández de Santillán, por fin
resuelve partir acompañado de una flota de protección, conformada por el San
Joaquín y otros 17 barcos (15 de ellos mercantes) de la flota española hacia
Portobelo, para organizar la feria donde se intercambiarían mercancías europeas y
asiáticas por las riquezas de la colonia. Terminada la feria, el San José fue

1
https://senderosdelahistoria.wordpress.com/2007/12/06/la-guerra-de-sucesion-espanola-1701-1713/

14
cargado con 200 toneladas de lingotes, monedas de oro y plata, además de otras
mercancías; todo por un valor total de 11 millones de Pesos de la época y
proveniente de los antiguos virreinatos de la Nueva Granada y Perú, de acuerdo a
los manifiestos de embarque en el archivo de indias de Sevilla. Figura 10, [4].

Figura 10. Relación de la carga del San José, [4].


En Portobelo se discutió bastante tiempo si era seguro que el galeón zarpara de
regreso a Cartagena. Desde allí habían sido advertidos que un grupo de naves
inglesas estaban merodeando el área. No obstante y a pesar de que la mayoría se
negaba a salir, el general Fernández determinó que lo más conveniente era
zarpar, entre otras razones para no perder la ayuda ofrecida por el general
francés Juan Bautista D’Çasse que se encontraba en la Habana (Cuba), quien se
había ofreció a escoltarlo en su regreso a España. Además Fernández

15
consideraba que el galeón y la flota que lo acompañaba estaban suficientemente
blindados para repeler el ataque de los ingleses.
Consciente del riesgo, el general Fernández zarpó hacia Cartagena el 28 de
mayo del mismo año, acompañado por 16 barcos entre los que se destacaban los
siguientes buques: galeón San José (64 cañones), al mando del general José
Fernández Santillán, galeón San Joaquín (64 cañones), capitán Almirante Miguel
Agustín Villanueva, Navío Santa Cruz (44 cañones), mercante capitán Nicolás de
la Rosa, Urca Nuestra Señora de la Concepción (40 cañones) capitán José
Francis, Patache Nuestra Señora del Carmen capitán Araoz, fragatas francesas Le
Mieta y Saint Sprit. Cabe destacar que el San José era el más emblemático de la
flota. El San José y San Joaquín eran las naves que por su poderío ofensivo
transportaban la mayor parte de las mercancías.
Mientras que en Portobelo, los españoles se alistaban para zarpar; el comodoro
inglés Charles Wager (1666-1743), figura 11, [5], Comodoro de los buques
corsarios ingleses que atacarían el San José, era un marino ingles de mucha
experiencia, como teniente había estado a bordo de la fragata Foresight (1689),
Dreadnought (1691), como capitán participo en la batalla de Barfleu a bordo del
Britannia (1692), en 1693 comando los buques Samuel y Henry en protección del
comercio marítimo inglés, en 1694 fue capitán del Newcastle, en 1695 capitán del
Mary, del Woolwich y del Greenwich hasta 1699, pasando a tierra hasta 1701
cuando fue reasignado al Medway, en 1702 paso al Hampton Court donde
permaneció como su capitán por cinco años y en enero de 1707 fue enviado a
Jamaica a bordo del Expedition, principalmente para hacer inteligencia, llegando a
Jamaica el 28 de junio de 1707

Figura 11. Comodoro Charles Wager, [5]

16
Estando allá, se enteró del movimiento de los españoles para transportar las
riquezas de sus colonias hacia España y sabiendo que desde diciembre de 1697,
había llegado una flota francesa a La Habana para prestarle protección a los
españoles hacia España, decidió salir de Jamaica y desde el 6 de abril de 1708 se
trasladó frente a Cartagena entre las islas del Rosario y el bajo de Salmedina
Figura 12, cuando fue informado del movimiento de la flota española zarpando de
Portobelo, por el buque espía de Pudner el 3 de junio, que a su vez había sido
informado por varios espías de los movimientos de los españoles desde Portobelo.

Figura 12. Área de patrullaje de los corsarios ingleses.


En aquel tiempo estos colaboradores clandestinos se encontraban infiltrados en
las colonias españolas que se ubicaban en la costa Caribe y servían como
elemento esencial de información para los ingleses en sus fines de desestabilizar
al imperio español, atacando los buques españoles con buques corsarios (similar
hoy en día a los espías modernos que se infiltran y suministran información
estrategia sobre algún país).
Wager contaba con una flota bien armada conformada por 4 barcos corsarios
ingleses (HMS Expedition 74 cañones, capitán Henry Long, HMS Kingston 60

17
cañones, capitán Simón (Timothy Bridge, HMS Portland 50 cañones, capitán
Edward Windsor y HMS Volture 8 cañ0nes, capitán B, Crooke), su poderío bélico
sobrepasaba al de los españoles, principalmente por alcance de los cañones de
mayor calibre, además el Expedittion era mucho más grande que el San José,
media 46.4 m de eslora y 12. M de manga, figura 132.

Figura 13. HMS Expedittion


Con esta flota Wager permaneció en la ruta por el que el San José debía pasar
para llegar a Cartagena de Indias. Su deseo era apoderarse de los tesoros
transportados por los españoles. Tenía previsto abordarlos antes de llegar a
Cartagena. Sabía que los galeones españoles necesitaban algunas reparaciones
para su viaje de regreso a España, por lo tanto no tomaría la ruta directa a la
Habana, sin pasar por Cartagena y recibir el apoyo para su alistamiento final.
La figura 14 muestra la ruta seguida por la flota española hasta el momento de ser
atacados por los ingleses [4].

2
El Expedittion fue construido en 1679, tuvo varias modificaciones (1699, 1714 y 1740. En 1715 cambio de
nombre por HMS Prince Frederick, siendo parte de la flota del almirante Vernon cuando ataco a Cartagena
en 1741 y finalmente retirado de la Armada Británica en 1784.

18
Figura 14. Ruta seguida por la flota española desde Portobelo hacia Cartagena, [4]
Después de estar navegando 11 días (hubo vientos calmos), además la
navegación de Portobelo a Cartagena, el viento no era tan favorable, lo que hacía
muy lenta su travesía al tener que navegar en zigzag , (el movimiento de rotación
de la Tierra desvía a los alisios hacia el occidente, y por ello soplan del noreste
(NE) al suroeste (SO) en el hemisferio norte), además en ese momento los
galeones no contaban con velas latinas triangulares que les permitiera orzar
contra el viento, así la flota española, el 8 de junio de 1708 ya cerca a Cartagena,
donde esperaba reaprovisionarse, hacer algunas reparaciones a sus barcos y
seguir inmediatamente hacia La Habana (Cuba), donde esperaba reunirse y contar
con la protección de la flota del francés Juan Bautista D’Çasse para continuar
hacia España a llevar sus riquezas y subvencionar la guerra de sucesión de Felipe
V, quien necesitaba urgentemente estos recursos, llevaba 6 años sin recibir nada
de sus colonias, los buques de Wager tuvieron contacto visual en la mañana con
la flota española, siendo alcanzados en las horas de la tarde, cuando Wager
comenzó el ataque a la flota española, muy cerca de las Islas del Rosario, a unas
30 millas de Cartagena, figura 15, [4].

19
Figura 15. Resumen de la batalla naval entre los ingleses y españoles, [4].
El navío Kingston, abrió fuego contra el San Joaquín resultando averiado en uno
de sus mástiles y perseguido por el Kingston y el Portland, pero finalmente logró
escapar al meterse entre los bajos de Salmedina y llegar a Cartagena el 11 de
junio, aunque posteriormente el 7 de agosto de ese año fue capturado por los
ingleses y su capitán muerto durante el combate, se cree que fue usado como
señuelo por los franceses para sacar ellos la carga que llevaba el San Joaquín y
transportarla a Europa; en cuanto a los buques mercantes y buques menores
lograron entrar a Cartagena y ponerse a salvo de los ingleses, igualmente las
fragatas francesas. Paralelamente El Expedition de Wager arremetió contra el San
José a las 17:00 horas. La idea principal de Wager era apoderarse del navío antes
que pudiese entrar a Cartagena, y así hacerse con el preciado cargamento (por
sus espías sabía que galeón tenía la mayor cantidad del tesoro recolectado en
Portobelo). Sin embargo, y después de 2 horas de intercambio de fuego, el San
José remonto isla Tesoro, pero no logró escapar del ataque, era más lento que el
Expedition por estar cargado y ya entrada la noche, cuando el Expedition se
alistaba al abordaje a unos sesenta metros, el San José sufrió una explosión que
lo llevó al fondo del océano a pesar del esfuerzo de Wager para abordarlo y
adueñarse del tesoro que llevaba el galeón. La figura 16 muestra una simulación
de la explosión y la figura 17 [6], muestra el sitio aproximado donde posiblemente
se hundió.

20
Figura 16. Simulación explosión San José

Figura 17. Sitio aproximado donde posiblemente se hundió, [6].

21
El Expedittion resulto igualmente seriamente averiado por la explosión, La figura
18 muestra una ilustración de la explosión del San José de Samuel Scott3 y que se
encuentra en el Museo Marítimo Nacional de Londres. .

Figura 18. Explosión del galeón San José. Ilustración de Samuel Scott (Museo
Marítimo Nacional de Londres).
De los 600 tripulantes del San José (más de 150 eran pasajeros), solo
sobrevivieron 11 que fueron rescatados por los ingleses [7].
Los ingleses no pudieron llevarse el tesoro antes de que se hundiera. La pérdida
del San José y toda su carga al no llegar a su destino España, igualmente generó
dificultades financieras al rey Felipe V, a los comerciantes de Europa, y al Nuevo
Mundo, era demasiada riqueza que paso al fondo del lecho marino.4. El comodoro
Charles Wager a su regreso a Inglaterra fue ascendido como Primer Lord del
Almirantazgo por su acción en tratar de capturar el San José, que aunque no lo

3
Samuel Scott (Londres 1702 - 21 de octubre de 1772) fue un pintor británico conocido sobre todo
por sus marinas

4
La documentación relativa al naufragio del San José ha estado disponible por muchos años en el
Archivo General de Indias de Sevilla (España), como también en estudios históricos que dan
cuenta en detalle de ese acontecimiento naval, la pérdida de la carga transportadas, las duras
consecuencias para las finanzas de la corona española y los relatos de una docena de
sobrevivientes.

22
logro, con su hundimiento si causo grandes pérdidas al rey español Felipe V. Por
otra parte los comandantes de los buques ingleses el Portland y el Kingston, les
hicieron un consejo de guerra y fueron relevados de sus cargos al arribo a
Inglaterra por haber dejado escapar al San Joaquín.
Pueden existir múltiples relatos, algunos documentados, otros llevados por la
imaginación, pero la realidad es que ese 8 de junio (parece era viernes
dependiendo de qué calendario se use), el conde de Santillán, hombre de 71
años, murió con honor defendiendo su flota y quedo sepultado junto con su
tripulación, pasajeros, el San José y su enorme riqueza que transportaba y que ha
originado una verdadera rapiña por adueñarse de sus tesoros de empresas
cazatesoros, países e indígenas que se creen con derechos sobre él, por ello
continuaremos esta investigación en los siguientes capítulos.
En cuanto al título de Conde de Casa alegre y como reconocimiento al primer
Conde, ha seguido dado a sus descendientes siendo el último Francisco Javier de
Solís y Martínez Campos.
Listado de los Condes de Casa Alegre creado por Felipe V en 1704
1. José Fernández de Santillán y Quesada
2. Diego Fernández de Santillán y Villegas
3. Alonso Fernández de Santillán y Villacis
4. Ignacio Fernández de Santillán y Villacis
5. Manuela Joaquina Fernández de Santillán y Valdivia Corral
6. Fernando Desmassiéres y Fernández de Santillán
7. Miguel Ángel Desmassiéres
8. Fernando Solís y Atienza
9. Francisco Javier de Solís y Martínez Campos

23
3. La búsqueda reciente del tesoro
En el tesoro que llevaba el San José, que provenía del Virreinato del Perú, donde
la plata era extraída de las minas de Potosí Bolivia, llevada luego a Lima Perú y en
su ceca, convertida en su mayoría en monedas de oro y plata, para luego ser
transportadas por buque a Panamá y después por tierra a Portobelo, se calcula
que valía 11 millones de pesos de la época (300 baúles de oro y plata, 110 baúles
de perlas, artículos religiosos en oro y pertenencias de los pasajeros, entre los que
se encontraban los del Virrey del Perú Marqués de Castelidorius y el Arzobispo de
Santa Fe). Si consideramos que los 11 millones de pesos equivalen a unos 11
millones de monedas de oro similares a la mostrada en la figura 19, podemos
calcular su valor actual. Cada moneda corresponde a una similar de 8 Escudos del
año 1712, [8] y que fue valorada en 18.000 dólares en el famoso programa de
compra y venta de objetos de importancia histórica. En el programa de televisión,
que fue emitido en el 2013, un experto de nombre Karl describe la moneda
acuñada en Lima, cuando esta ciudad, al igual que la actual Colombia, hacía parte
del Imperio Español, dando detalles de ella, como las letras y símbolos en el
metal, entre los cuales figura el mar como un símbolo del estrecho de Gibraltar.

Figura 19. Moneda de 8 Escudos, similar a la que se presume llevaba el galeón


San José valorada en 18.000 dólares, [8].
Al consideramos el valor del tesoro del galeón San José, únicamente por peso,
tomando como referencia una carta de Don Miguel Agustín de Villanueva, el
Almirante del galeón, que se salvó en el San Joaquín, al Consejo de Indias, donde
se habla del oro y la plata abordo de los dos buques, figura 20, se tiene lo
siguiente:

24
1. El total para el rey eran doce millones de la época, repartidos en 5.820.266 en
la Almirante (San Joaquín) y el resto en la Capitana (San José) 6.179.734
2. El oro venia en la Capitana.
3. En la Capitana venían también pertenencias del Virrey del Perú y del Arzobispo
de Santa Fe. Para este último venían reliquias en oro (17piezas para el culto), las
pertenencias del Virrey y demás pasajeros que venían en el San Jose, no se tiene
datos exactos.
4. Un peso de la época era un escudo, así que queda fácil hacer el cálculo del
valor presente, que sería más de 7 mil millones de dólares actuales, como se dijo
sin considerar lo del Virrey, Arzobispo y pasajeros.
6.179.734 de pesos equivalentes a 6.179.734 monedas de 8 escudos, según
datos de la época.
1 moneda de 8 escudos pesa 27 gramos de oro.
6.179.734 por 27 gramos = 167 toneladas de oro.
1 gramo de oro vale $109.000.00
167 toneladas de oro valen 18,187 billones de pesos, es decir aproximadamente
6.061 millones de dólares, sin incluir lo relacionado con el Virrey del Perú,
Arzobispo de Santa Fe y pertenencias de pasajeros y tripulantes del galeón.

Figura 20. Apartes carta del Almirante Villanueva, comandante del San Joaquín al
Consejo de Indias.

25
Este tesoro es lo que ha motivado y guiado la investigación para localizar
exactamente el lugar de su hundimiento a pesar de tener algunas coordenadas ya
presentadas por la Glocca Morra y vendido sus derechos a la SSA.

A principios de 1980 varias empresas cazatesoros se interesaron en el galeón San


José e iniciaron su búsqueda, una de ellas, la Glocca Morra Company Inc,
compañía estadounidense de exploraciones submarinas, domiciliada en New
York, organizada según las leyes del Estado de Delaware Estados Unidos el 7 de
agosto de 1979 y registrada en el Condado de Kent el 8 de agosto de 1979,
expresó a la autoridad marítima de Colombia interés por la búsqueda del galeón
San José, con fundamento en algunos estudios históricos, obteniendo autorización
de parte de la Dirección General Marítima (DIMAR) en la forma que indicaba la
legislación entonces vigente, para iniciar operaciones de exploración de ese
naufragio en el mar territorial del Caribe colombiano, el 29 de enero de 1980 con
resolución No. 0048 en dos años y tres áreas específicas.

El 13 de octubre de 1980, la Dimar autorizo a la Glocca Morra Company Inc, para


ceder los derechos a la Glocca Morra Company, sociedad organizada el 21 de
marzo de 1980 en las islas Caimán (Antillas Británicas Occidentales),en donde
esta domiciliada.

El 4 de febrero de 1981, por resolución No. 0066, la Dimar otorga dos áreas
nuevas a la Glocca Morra Company.

Para adelantar las tareas exploratorias se autorizó la operación de varias unidades


incluidos el submarino Picard.

El 18 de marzo de 1982, la Glocca Morra Company manifestó haber encontrado el


naufragio e hizo acto jurídico de denuncio del hallazgo, viéndose reconocida como
“denunciante de tesoros y antigüedades náufragas” por la autoridad marítima de
Colombia, mediante acto administrativo, resolución No. 0354 del 3 de junio de
1982, aun sin haber presentado pruebas fehacientes de su descubrimiento,
aunque se determinó anomalías y restos posibles de un naufragio de la época del
galeón.

El 24 de marzo de 1983, la Dimar mediante la resolución No. 0204, autoriza a la


Glocca Morra Company, ceder sus derechos a la Sea Search Armada (SSA),
residenciada igualmente en islas Caimán.

El 31 de agosto de 1983, la Dimar autorizo a la SSA para “efectuar exploraciones


submarinas tendientes a localizar tesoros u otros objetos de valor científico,

26
históricos o comercial en las áreas marítimas de la Republica de Colombia
mencionadas en las resoluciones 048 del 29 de enero de 1980 y 0066 del 4 de
febrero de 1981, en jurisdicción de Cartagena”. La investigación anterior no arroja
más datos de los dados en la resolución No. 0354, antes mencionada. La figura 21
muestra algunas fotografías de la época de las exploraciones hechas por la
Glocca Morra y SSA.

Figura 21. Fotos subacuáticas de la exploración hecha por la Glocca Morra Inc y
SSA sobre el galeón San José

A partir de entonces se inició un forcejeo con intercambio de notas y declaraciones


de prensa, entre la compañía de exploraciones submarinas debidamente
reconocida como denunciante del hallazgo por la autoridad marítima y el Estado
colombiano, sobre el porcentaje del valor de la carga del San José que
correspondería a una y a otro. No sorprenderán entonces las más de dos décadas
de litigios en Colombia que tienen por objeto la carga del Galeón San José -nave
capitana e insignia de la flota española- si se considera que se trata de uno de los
naufragios históricos más valiosos de que se tenga registro.

Al no lograrse un acuerdo, los abogados de la Sea Search Armada iniciaron en


1989 un proceso ante la jurisdicción civil en Colombia, que condujo finalmente, en
el año 2007, a una sentencia de la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de
Justicia, que atribuyó un porcentaje del 50% para cada una de las partes en el
litigio, el Estado colombiano y la SSA, de la carga del San José que sea
considerada como tesoro, es decir, que no forme parte del patrimonio cultural de la
Nación.

Esa sentencia de la Corte Suprema tuvo dos importantes salvamentos de voto, por
los magistrados Edgardo Villamil Portilla y Manuel Isidro Ardila Velásquez, quienes
sustentaron la importancia del San José para el patrimonio cultural y la
27
impertinencia de tramitar el caso por la jurisdicción civil, siendo la jurisdicción
administrativa la pertinente para conocer de ese litigio. En sentido similar se había
pronunciado anteriormente, también en salvamento de voto, el Magistrado Miguel
Ángel Salcedo Arrieta en la Sala Civil del Tribunal Superior del Atlántico, [9].

El Consejo de Estado de Colombia conoció del caso, en razón a diferentes


polémicas que se suscitaron alrededor del afamado tesoro. Mediante sus
sentencias, esta corporación judicial se pronunció aseverando que se considera
tesoro todos los restos que se encuentren dentro del barco, toda vez que los
mismos no tengan ninguna marca o signo distintivo. En caso de poseer uno de
esos símbolos, se considerará cómo patrimonio cultural, y en razón a ello, debe
ser conservado. Ejemplo las 11 millones de monedas de oro que transportaba el
San José.
El 25 de octubre de 2011, una corte en Washington declaró al galeón como
propiedad del Estado colombiano.
La empresa Sea Search Armada (SSA) había presentado a finales de marzo sus
argumentos para un recurso de apelación contra la República de Colombia, ante la
Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia en el que continúa reclamando sus
derechos sobre el tesoro del galeón San José.
SSA apeló la decisión tomada por la Corte federal de Estados Unidos en 2011,
cuando esta resolvió con un fallo favorable a los argumentos de Colombia al
propugnar la prescripción e improcedencia de la acción judicial presentada por
SSA. La empresa estadounidense recurrió a la corte de su país después de que el
Estado colombiano se negara, según su relato, a cumplir la orden dictada en 2007
por la Corte Suprema de Colombia, que concedía a la compañía la mitad del
tesoro, una vez que éste se rescatara de las profundidades.
El 26 de enero de 2015, la empresa Maritime Archeology Consultans, que reúne a
varios inversionistas y trabaja a través de su subcontratista, Woods Hole
Oceanographic Institution, presento una propuesta de factibilidad, que fue
evaluada por la Presidencia de Colombia, el Ministro de Cultura, el Instituto
Colombiano de Antropología e Historia (ICANH), personal de la Armada Nacional
(DIMAR) para encontrar el galeón dentro de un polígono en el mar, cuyas
coordenadas son secretas, utilizando un mapa antiguo (encontrado en la biblioteca
del congreso en Washington por un arqueólogo),
A principios de noviembre de 2015, la compañía MACS ya en Colombia, con
técnicos y equipos de Woods Hole para realizar la búsqueda del San José, en las
áreas autorizadas por el gobierno colombiano empleando el ARC Malpelo, un
AUV, con un sonar de barrido lateral y dos sonares perfiladores que permitiera
observar cualquier anomalía en el lecho marino y un sonar multihaz que

28
permitiese estudiar en 3D cualquier anomalía reportada por los anteriores
sonares.
El 23 de noviembre la búsqueda se reinició, descubriéndose varias anomalías a
una profundidad de 600 metros, siendo estudiadas por los científicos que iban a
bordo del ARC Malpelo, una de ellas de 28.7mx14m, dando origen a que se
sospechara que pertenecía a un naufragio.
El AUV regreso el 27 de noviembre y por la noche los científicos recibieron toda la
información recogida por el AUV y las primeras fotografías que mostraban 22
cañones de bronce similares a los de la época del hundimiento del San José,
cerámicas y jarrones que permitían confirmar que se trataba del San José. Del 29
de noviembre hasta el 3 de diciembre el AUV efectuó varias misiones más para
registrar una cantidad mayor de fotos. Todo lo anterior supervisado por la DIMAR
y el ICANH. La figura 22 muestra al equipo de científicos que descubrieron al San
José

Figura 22. Equipo de científicos que descubrió los restos del galeón San José.5
Finalmente el hallazgo fue anunciado por el presidente colombiano Juan Manuel
Santos el 5 de diciembre de 2015, [2] manteniendo en secreto su ubicación, Hay
planes de crear un museo en Cartagena con los restos que se extraigan del
hallazgo arqueológico, después de pagar por un porcentaje del rescate del tesoro

5
http://abcblogs.abc.es/espejo-de-navegantes/2018/12/15/la-verdad-de-macs-la-mentira-del-galeon-san-
jose/

29
que se logre recuperar, de acuerdo a una licitación tipo APP que se encuentra
suspendida.
La figura 23 muestra una foto cuando el presidente Santos junto a la Ministra de
Cultura, el 5 de diciembre de 2015, ampliaba detalles del proceso seguido en el
descubrimiento del San José, empleando un buque de la Armada Nacional (ARC
Malpelo), el Director del Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH),
Dirección Marítima (DIMAR), científicos internacionales y nacionales con los
equipos especializados que permitieron tomar fotos subacuáticas, comprobándose
que a una profundidad de unos 600 metros, se encontraba el San José, cuya
ubicación se mantiene en secreto de estado, como se expresó anteriormente y
vigilado por la Armada Nacional para garantizar que no sea saqueado por
particulares.
En los videos y fotos tomadas, se puede ver claramente la forma del barco, e
incluso el hueco del cañonazo que sufrió en su base inferior, como se muestra en
las figuras 24 y 25.

Figura 23. Presidente Santos anunciando el descubrimiento del San José, el 5 de


diciembre de 2015, con la Ministra de Cultura Mariana Garcés, Directores de
DIMAR VA Pablo Romero e ICANH Dr. Ernesto Montealegre.

30
Figura 24. Fotos tomadas de algunos restos del galeón San José

Figura 25. Fotos divulgadas el 5 de diciembre de 2017 sobre el hallazgo del San
José
Posteriormente en mayo del 2016 y dentro del acuerdo gobierno MACS, se utilizó
el buque de investigación “Seabed Prince” para realizar un estudio más detallado
del sitio arqueológico que permitiera programar su exploración y rescate del San
31
José. Para ello el “Seabed Prince” fue equipado con dos vehículos teledirigidos
ROVs (Remotely Operated Vehicles), que son dos robots submarinos que pueden
operar hasta 3000 metros de profundidad y llevar 200 kg de carga útil. Están
dotados de luces, cámaras de video a color, de alta resolución y video cámara que
permite grabar en baja luz y equipos de búsqueda, conectados al buque madre
(Seabed Prince), mediante un cable o cordón umbilical, permitiendo realizar
trabajos más precisos que los AUVs. Los ROVs pesan cada uno 3.7 toneladas,
miden 2.5m de largo, 1.7m de largo y navegar a 3 nudos. En total se han obtenido
119.890 imágenes entre fotos, y gráficos de sonar. La figura 26 muestra un
esquema de la exploración de los ROVs.
Finalmente en el 2017 MACS presento el informe final, que daría origen a la
licitación actual y que está suspendida hasta el 10 de junio de 2019, en espera de
análisis jurídicos y conveniencias en seguir este tipo de licitación o por el contrario
desecharla y declarar al galeón como patrimonio cultural de Colombia.

Figura 26. Representación esquemática de la exploración hecha por los ROVs en


el sitio donde se hundió el San José hace 310 años.

32
Desde que se inició el proceso de la licitación tipo APP, se generaron muchas
dudas, y el gobierno de Santos por intermedio de su ex ministra de cultura
Mariana Garcés, y el propio ex presidente Santos defendieron en público el
proceso, contra las presiones de la Academia, contra la indignación de las
instituciones científicas, universidades y -lo que resulta más grave- contra las
evidencias de practicas consideradas incompatibles con la gestión de un
patrimonio cultural.
Escribía en el Universal, el pasado 1 de abril el artículo “Las cuentas sobre el San
José” y manifestaba que se requerían sacar tres tesoros iguales al que pueda
contener el San José para que a Colombia le pudiese quedar algo. Sin haberse
recuperado lo que pueda contener los restos del San José y cual aves de rapiña
sobre su posición veo revolotear empresas, indígenas y países (con o sin
derechos), para ver que logran llevarse lo que no pudieron los corsarios ingleses
ese 8 de junio de 1708, cuando el galeón después de una explosión se fue al
fondo del mar.

Veamos quien es la Sea Search Armada (SSA). Fue fundada en 1980, basada en
Bellevue, Washington, es parte de otra empresa Iota Partners que se dedica a la
recuperación de barcos hundidos. Como se dijo, la SSA le compro los derechos
sobre el galeón San José a la Glocca Morra en 1983, empresa que en 1982
manifestó haber descubierto la posición donde se hundió el galeón, fijando una
posición en el mar a una profundidad de 255 m y que se encuentra registrada en
la DIMAR. La Corte Suprema de Justicia fallo a favor de ellos en el 2007 que les
correspondía el 50% de lo que se declare no patrimonio cultural, (es decir el
tesoro) y el 29 de marzo de 2019, la sala Octava de Decisión Civil de Barranquilla
lo ratifico, embargando el tesoro que no se ha rescatado, para que se garantice
que la SSA reciba el 50%.

Que se requiere para que la SSA pueda reclamar esos derechos: Primero que el
galeón se encuentre en la posición y profundidad que dicen encontraron los restos
del galeón, sin embargo hablando con los peritos de esa época, manifiestan que
las anomalías que se observaron en esa época nunca garantizo que fuese el San
José y segundo que sean ellos quienes hagan el rescate.

Este es el aparte del fallo de la Corte Suprema de Justicia, en el 2007, con


relación al galeón San José:

“Objetos como armas de guerra, medallas, monedas, joyas, y en general


todas las piezas recordatorias que tengan valor histórico o cultural son
propiedad exclusiva del Estado colombiano. Mientras que los que tengan
algún valor económico se repartirán en dos porcentajes iguales entre el
Estado y la empresa que los rescate Quien lo denuncio recibe el 5%”.

33
Por otra parte, el ex presidente Santos el 5 de diciembre de 2015, cuando
manifestó que el 29 de noviembre se redescubrió el San José (dando pruebas de
ello), por intermedio de la Armada, Dimar, Ministerio de cultura y MACS, compañía
igual que la SSA se dedica a rescatar barcos hundidos, manifestó que la posición
donde se descubrieron los restos no corresponden a la posición dada por la SSA y
por lo tanto no tendría derechos sobre el tesoro del San José y así parece, puesto
que dijo que había sido a una profundidad de 600 m, muy diferente a la dada en
1982.

Actualmente el proceso licitatorio tipo APP y en donde participa la MACS como


único oferente era hasta el 10 de junio de 2019, sin embargo nuevamente fue
aplazado por cuatro meses hasta el 10 de octubre, la MACS podría recibir hasta el
45% del tesoro que se declare no patrimonio cultural si finalmente es quien
efectúa el rescate del San José.

El proceso de rescate del galeón San José propuesto por la MAC utilizara los
siguientes medios y procedimientos:

 Plataforma marina con sistema de posicionamiento DGPS


 ROV’s dotados de cámaras móviles de alta resolución, cámara fijas de alta
resolución, Iluminación, sistema de posicionamiento acústico LBL para su
ubicación exacta, cámaras para foto mosaicos 3d.
 Subsoladores arqueológicos para remoción detallada de sedimentos.
 Plataforma mecanizada.
 Registro computarizado de todos los procesos.
 Sistema de posicionamiento
Se utilizara un sistema dinámico de posicionamiento marino interconectado
posición dinámica buque y posición dinámica exploradores subacuáticos como
ROV’s, utilizando posicionamiento acústico de última generación. Los
transpondedores de los ROV’s emitirán señales acústicas para permitir conocer
su posición exacta y la ubicación de los objetos que se vayan encontrando. El
barco de superficie estará dotado de un Sistema de Posicionamiento Global
Diferencial (DGPS siglas en ingles) que proporcionan una posición más exacta
que los GPS estándares. Para alcanzar las precisiones necesarias para los
registros arqueológicos que requieren precisión con errores de pocos
centímetros, los datos del DGPS posicionara a los ROV’s, la plataforma
arqueológica mecanizada, los brazos del manipulador y las fotogrametrías que
se tomen 3D.
 Fotogrametría 3D
Es una técnica digital de medición tridimensional de coordenadas que utiliza
fotografías para construir un modelo de las características de un paisaje

34
submarino y en el caso del San José de un naufragio. Al tomarse múltiples
fotografías a través de los ROV’s se puede reproducir un modelo en 3D. Estos
modelos pueden determinar el avance de la recuperación y la excavación que
se esté llevando acabo para el rescate del naufragio.
 Operación de los ROV’s
Se operaran desde una plataforma mecanizada. Los ROVs se posicionan a
pocos centímetros del naufragio y con sus brazos mecánicos operados desde
superficie, va colocando los objetos rescatados en una canasta que
posteriormente se izara a bordo del buque, donde se clasificaran. La plataforma
mecanizada de operación de los ROV’s puede moverse en los 360 grados, lo
que facilita la operación de los ROV’s.

En este proceso, podemos apreciar lo siguiente: sin haberse rescatado el galeón,


esta embargado y se requieren tres tesoros si queremos algo de él, a quien le
podría interesar rescatarlo en esas condiciones sin una claridad meridiana para
Colombia. Para mi es declararlo patrimonio cultural de todos los colombianos y se
acaba la rapiña tras el San José, o dejarlo ahí.

Finalmente tanto el Presidente de Colombia Ivan Duque, como su Vicepresidenta


han manifestado que el galeón es totalmente colombiano, es decir indivisible.

Quienes venimos defendiendo al galeón como un bien cultural indivisible e


inembargable hemos querido registrar esta lucha a través de este poema:

Al galeón San José

Autores: José William Porras Ferreira, Antonio Rengifo y Camilo Rodríguez

Coro

Los corsarios ingleses lo hundieron


Los cazatesoros lo codiciaron

Algunos países e indígenas lo reclamaron

Pero unos valientes ciudadanos lo defendieron


Viva Colombia, viva el galeón, viva nuestra cultura

Desde nuestros ancestros hasta hoy construida con altura

Estrofas

San José, tu destino quien lo construyo no lo dimensiono

35
Arca memorable de dignidad despojada se mencionó

Aquel 8 de junio cuando a los corsarios la fortuna los traiciono

Llevándoselo al fondo del mar donde su tesoro lo aprisiono

Codicia y soberbia en oro ajeno sus arcas llenaron

Codicia y soberbia sus velas inflaron

Codicia y soberbia a sus tumbas llegaron

Codicia y soberbia por ellas se sepultaron

Por generaciones mencionado y nunca olvidado

Hoy su pecio como siempre codiciado

Llegando a pesar igual cayendo al fondo abisal

Como un doblón cayendo en un proceso judicial

Ni nacionalidad ni moralidad alguna respeto a su futuro lo es

Pues cazafortunas y países reclaman lo que no es

Mientras que en Colombia defendemos lo que es

Artilleros sostiene posición acosados por muchos

Viejos cañones son principios, argumentos sus cartuchos

La verdad prevalece por encima de perruchos

Y su tesoro no termine dividido por serruchos

36
4. Legislación colombiana sobre patrimonio cultural y arqueológico

Antes de ver el contenido de la legislación colombiana, veamos primero algunas


definiciones que nos permitirán entender en mejor forma el contenido de esta
legislación.
¿Qué es patrimonio cultural sumergido?
Son los restos hundidos de material producto de la relación directa del ser
humano, con los entornos acuáticos (mar, ríos, lagunas, estéreos y ciénagas), que
se encuentren asociados a los periodos prehispánico, colonial, republicano e
industrial.
¿Qué cosas lo conforman?
Todos los bienes, muebles e inmuebles, que junto con su contexto natural se
encuentren parcial o totalmente sumergidos, que por su origen, contenido, época
de creación, información científica, histórica y cultural representen e integren la
sociedad como parte de una identidad nacional.
Estos son naves, embarcaciones, o medios de transporte, elementos asociados a
su cargamento, estructuras o partes de la embarcación, que se encuentren en la
línea costera, la línea ribereña, el lecho o el subsuelo marino, fluvial o lacustre y
que estén concentrados en un área o dispersos en zonas de considerable
extensión.
Igualmente los elementos perdidos o arrojados al agua, como cañones, anclas, o
piedras de lastre, entre otros, pertenecientes a antiguas embarcaciones, ofrendas
ceremoniales o desperdicios, infraestructuras sumergidas como puentes,
fortificaciones, escolleras, puertos Restos de asentamientos humanos, que, por
cambios de nivel de las aguas se encuentren sumergidos (sitios de habitación,
concheros, basureros, cementerios), intervenciones humanas al paisaje marino,
fluvial o lacustre (canales, diques, etc.) asociados a los periodos prehispánico,
colonial, republicano e industrial.
La legislación colombiana, en relación al patrimonio cultural y arqueológico tuvo su
origen en el código civil y comenzó su desarrollo normativo especialmente con la
Ley 14 del 22 de enero de 1936, por medio de la cual se autorizó al poder
ejecutivo adherirse al Tratado sobre la Protección de Muebles de valor Histórico.
Por otra parte el Código Civil es quien regula la ocupación, como uno de los
medios de adquirir el dominio de las cosas que no pertenecen a nadie, pero cuya
adquisición no se encuentre prohibida por la Ley del Derecho Internacional.
La intervención o hallazgo es la figura jurídica en virtud de la cual se adquiere el
dominio de una cosa inanimada que no pertenecía a nadie porque entra a ser
propiedad de quien la encuentra.
37
Sobre la intervención o hallazgo existen varias modalidades: el tesoro, el bien
vacante y el bien mostrenco.
Tesoro se denomina, a la moneda, joya u otros objetos preciosos que son
elaborados por el hombre que se encuentran por varios años escondidos o
sepultados, sin que se tenga conocimiento a ciencia cierta sobre su dueño.
Los bienes vacantes, son los inmuebles que se encuentren en el territorio nacional
sin dueño aparente o conocido.
Los bienes mostrencos, son los que tienen categorías de muebles, que se
encuentren en el territorio nacional, pero sin dueño aparente o conocido.
Actualmente la legislación colombiana se rige exclusivamente por lo previsto en
los artículos 7º, 8º, 63º, 70º, 71º y 72º de la constitución Política de Colombia, al
tenor de los artículos 12º y 14º de la ley 163 de 1959, reglamentada por el decreto
264 de 1963, por el artículo 6º de la ley 397 de 1997, modificado por el artículo 3º
de la ley 1185 de 2008 y demás normas pertinentes. El artículo 1º del decreto
1397 de 1989, así como por lo establecido en el decreto 833 del 26 de abril de
2002 y las disposiciones de Título IV del decreto 763 del 10 de marzo de 2009. La
ley 1185 de 2008 y que modifica la ley 397 de 1997, protege el patrimonio histórico
en su indivisibilidad. En esta legislación, quedaba claro que el patrimonio
arqueológico es de la nación, es inembargable, es imprescriptible, es inalienable, e
incluyente y menciona explícitamente al patrimonio sumergido.

Sin embargo, la ley 1675 de 2013, (existiendo la ley 1185 de 2008), permite hacer
exploraciones submarinas en Colombia, para buscar buques hundidos,
considerándolo patrimonio a buques hundidos de más de 100 años y la
explotación económica de particulares y por la cual se está rigiendo la actual
licitación. La ley tiene como objeto establecer las condiciones para proteger,
visibilizar, y recuperar el patrimonio cultural sumergido, bajo los siguientes criterios
aplicables al Patrimonio Cultural Sumergido: “Responsabilidad, Singularidad,
Repetición, Estado de Conservación, e Importancia Científica y Cultural”, los
cuales son válidos, pero establece unos criterios de lo que no es patrimonio
cultural sumergido: “Las cargas comerciales constituidas por materiales en su
estado bruto, cualquiera sea su origen, tales como perlas, corales, piedras
preciosas y semi preciosas, arenas y maderas; los bienes muebles seriados que
hubiesen tenido valor de cambio o fiscal tales como monedas y lingotes; las
cargas comerciales”. Es decir esta ley permite al rescatista hacer de todo con las
riquezas que encuentre, menos con los cañones y balas, que seguramente dirán
que sí son patrimonio histórico. Del resto, se olvidan del valor numismático y lo
que encierra nuestra historia en la época colonial, donde no solo se esclavizó al
indio para explotar nuestras riquezas, sino que cuando se acabó esta mano de

38
obra barata por exterminio, se trajeron a nuestros ancestros africanos, que
siguieron en esta labor en las minas de oro, plata y esmeraldas, para
subvencionar las guerras europeas de España. Esta ley se considera nefasta para
conservar la unidad del patrimonio histórico subacuático y realmente no era
necesaria, al existir la ley 1185 de 2008.

Según el Dr. Montenegro, Director del Instituto Colombiano de Antropología e


Historia (ICANH), manifiesto lo siguiente: “Pero si nos topamos con un tesoro en el
que hay miles o millones de monedas idénticas, no pueden ser consideradas un
bien arqueológico. Puede reservarse una muestra como elemento cultural
representativo del tesoro, para ser expuesto y divulgado, pero el resto se
entenderá como un elemento de valor comercial”, [10]. Las preguntas naturales
que surgen son: ¿Será por eso que la licitación actual considera pagar por “peso”
a la compañía que se gane la licitación, el valor del rescate del galeón San José?,
¿No existe un detrimento patrimonial y cultural con un proceso considerado en esa
forma?, ¿Quién gana, la Nación o los cazatesoros?
Por otra parte de acuerdo al periódico El Heraldo de Barranquilla del 8 de febrero
de 2019, tuvo conocimiento de cómo se cambió la propuesta que el gobierno de
Santos hizo en el 2015 que era del 10%, paso al 45% tres años después a favor
de la empresa inglesa Maritime Archaelogy Consultans MAC para que pudieran
ser ellos quienes rescataran al galeón, de esta forma se favorecía
inexplicablemente a MAC. Esta es la historia de cómo se fue cambiando el
porcentaje a favor de MAC:
Después de presentar la propuesta de factibilidad el 26 de enero de 2015 por Mac,
la Ministra de Cultura les informa que la remuneración seria del 10% de los
elementos que no constituyan patrimonio cultural, pero luego en la resolución 1456
de 2015, el Ministerio sube la remuneración al 20% del valor de los bienes que no
constituyen patrimonio y en la licitación, tres años después, figuran porcentajes del
45%, 40% y 10%. Igualmente la construcción, operación y mantenimiento de un
museo que era de 20 años para los ingleses pasó a 3 años.

La intención del Presidente Santos era que la compañía que se ganara la


licitación, recibiera como contraprestación parte del tesoro. Tanto su Ministra de
Cultura Mariana Garcés como el Director del ICANH Ernesto Montenegro, habían
manifestado que era posible esa figura, tal como dicen los numerales 3.3 y 3.2. El
numeral 3.3 “Procedimiento de Retribución”, bajo el literal (f), del Capítulo III.
“Retribución bienes no patrimoniales”, del documento denominado “entrega de la
retribución”, publicado en el SECOP el 23 de marzo de 2018, dice:

39
“(f) Para la valoración y contabilización de los Bienes No Patrimoniales en la
Subcuenta Bienes No Patrimoniales Recuperados, un perito internacional,
aceptado de común acuerdo entre las partes, procederá a determinar en cada
una de las tipologías lo siguiente:

(i) En el caso de metales, el perito deberá determinar su peso teniendo en


cue3nta únicamente los siguientes criterios:

- Composición: Material del que están compuestos los bienes.


- Calidad: Pureza del material del que están compuestos los bienes.”.

En cuanto al numeral 3.2 Porcentaje de Retribución del Concesionario dice:

La Retribución se realizara mediante el sistema de rangos que se presenta en las


siguientes tablas por medio de las cuales se determinaran los porcentajes de
retribución correspondientes al Concesionario sobre los bienes que no constituyen
patrimonio cultural de la Nación.

Para los bienes extraídos que no tengan parte de la declaratoria de patrimonio


cultural de la Nación y que por sus cualidades físicas se definan como como
metales preciosos, los cuales puedan ser valorados a partir de esa condición, se
establece un esquema de distribución de la siguiente manera:

Valor acumulativo de los bienes que no Porcentaje de Retribución


constituyan patrimonio cultural de la Nación (en
Concesionario Nación
Pesos constantes del Mes de la Referencia)
Para el valor de los bienes que estén en el rango de:
45% 55%
$0 - $455.739.000.000
Para el valor de los bienes que estén en el rango de:
40% 60%
$455.739.000.001 - $911.478.000.000
Para el valor de los bienes que estén en el rango de:
10% 90%
$911.478.000.001 - $1.519.430.000.000
Para el valor de los bienes que estén en el rango de:
0% 100%
$ 1.519.130.000.001

Como puede observarse dicha retribución no considera el valor numismático del


tesoro rescatado, que podría ser entre 5 y 10 veces su valor por peso como lo
veremos a continuación.

La Veeduría Nacional Para el Patrimonio Cultural Sumergido (VNPCS), le solicito


en julio 19 de 2018, al Consejo de Fundadores de la Fundación Numismáticos

40
Colombianos, un concepto sobre utilizar como medio de pago la propia carga sin
considerar su valor numismático y esta fue parte de la respuesta dada por dicho
Consejo: él 19 de julio de 2018:

“Concepto. La diferencia entre el valor del metal por peso y el valor numismático,
es sustancialmente mayor este último. Nos permitimos ilustrarle con este ejemplo:
Una moneda de dos escudos (oro), por peso del metal, que es de 6 gramos, su
valor en el mercado de metales es inferior a 600 mil pesos colombianos; esa
misma moneda , en su valor numismático y dependiendo de su clasificación según
estándares colombianos, podría llegar a estar entre 1200 y 1500 dólares
estadounidenses.

Ahora, en el pecio del galeón San José, es muy factible que se encuentren
monedas de oro acuñadas en la ceca de Lima, que son muy apreciadas por los
coleccionistas, por lo tanto, su precio puede llegar a ser mayor. Para barras y
barretones, sus valores numismáticos se verán incrementados a partir de su
procedencia y de las marcas que se hallen en ellos.

Nuestro concepto es: De llevarse a cabo ese acuerdo de remuneración por “peso”,
dejando de lado los valores numismáticos de las piezas, aparte de ser una
práctica nada ortodoxa para ser aplicada por un estado o nación, traerá
inequitativas e insensatas consecuencias a cualquiera de las partes, y es
injustificable a todas luces, que el estado colombiano participe en tan lamentable
praxis, arriesgando a la ligera el patrimonio de la nación.”

El gobierno del actual presidente de Colombia Iván Duque manifestó antes de su


elección como presidente lo siguiente haciendo referencia al proceso licitatorio
seguido por el anterior gobierno, [11]:

“Ese proceso tiene que esclarecerse bien, yo creo que hay muchas dudas que
están empezando a surgir en torno a ese proceso que me parece vergonzoso y yo
creo que eso se tiene que aclarar, y además, yo creo que también es muy
importante que el manejo que se le da a ese tipo de hallazgo tiene que tener,
primero, una concordancia con el derecho internacional que regula esas materias
y lo otro, que además, aceptemos que es un patrimonio, que si bien nos
corresponde a nosotros desarrollarlo, es también un patrimonio de la humanidad
que tenemos que buscar cómo, se lo ofrecemos a la humanidad desde nuestro
territorio, no sé si haciendo un gran museo en la costa caribe, pero además un
museo que pueda tener hermandad también con los grandes museos de la propia
España y eso darlo a conocer ante el mundo por el beneficio de Colombia”

Ya como presidente de Colombia, Iván Duque y el presidente español Pedro


Sánchez en la reunión que tuvieron en Bogotá el 30 de agosto, [12], el presidente

41
español manifestó que no se puede encontrar la solución partiendo de “no puede
ser si esto es mío o es suyo” sino que “tiene que ser como contribuimos” a que el
hallazgo y la recuperación del galeón suponga “el enriquecimiento intelectual,
cultural e histórico de la humanidad”. El presidente Duque manifestó: “Se ha
abierto el camino para dialogar sobre como algo que a todas luces constituye una
maravilla de la humanidad puede ser puesta al servicio de la humanidad. Sobre
esa premisa podemos encontrar oportunidades de conversación”.

Igualmente el presidente Iván Duque en entrevista por Caracol radio el 3 de


septiembre, [13], manifestó con referencia al Galeón San José, entre otras cosas:
“Se hizo lo correcto en la suspensión del proceso licitatorio…Reclamaciones hay
muchas… La discusión no puede ser sobre la propiedad porque el galeón es de
Colombia…, el mayor provecho es que se quede en Colombia… podemos
compartir con la humanidad desde Colombia…, la titularidad es colombiana…”

Por decreto 1714 del 5 de septiembre de 2018, articulo 11, el Presidente


colombiano encargo a la Vicepresidenta de Colombia coordinar todo lo
relacionado con el Patrimonio Sumergido del Galeón San José, figura 27.

Figura 27. Articulo 11 decreto 1714 de 2018

A raíz de su nombramiento, la Vicepresidenta tomo las riendas del proceso


licitatorio, sosteniendo reuniones con las universidades el 25 de octubre de 2018 y
el 2 de noviembre con los almirantes de la reserva activa de Cartagena, donde
aseguro que el patrimonio histórico cultural del galeón es indivisible, inembargable
e inalienable. El historiador y veedor nacional sobre el patrimonio cultural
sumergido Francisco Muñoz Atuesta escribió sobre el tema en el Universal de
Cartagena de Indias el 10 de noviembre y que he querido resaltar en este estudio
por su importancia histórica:

“Al parecer se augura un buen futuro para el Galeón Señor San José (GSSJ). Esta
afirmación se fundamenta en la conducción que le da al asunto la doctora Marta

42
Lucía Ramírez, primera mujer en ser vicepresidente de la República de Colombia.
El pasado 25 de octubre, a las 2:30 de la tarde, hubo una interesante reunión en la
sede de su despacho, a la cual asistieron representantes de la academia,
integrantes de la Red Universitaria de Patrimonio Cultural Sumergido, compuesta
por los mayores especialistas de distintas universidades del país, entre otros
invitados.

Durante la reunión se percibió con claridad que la trama jurídica que el gobierno
pasado intentó contra el GSSJ está siendo revisada con lupa y sin pausa, lo que
nos tranquiliza a todos. De haberse consumado el oscuro proyecto de APP, que
pretende su destrucción durante la extracción, con el agravante de un doble
expolio: mercantiliza sus piezas y las entrega a los cazatesoros por su precio al
peso, como si de chatarra se tratara, sin mayores consideraciones por este
singular pecio, el cual es, sin dudas, el mayor hallazgo de patrimonio cultural
sumergido de la historia y el gobierno de Colombia no puede desconocer la
exigencia moral y global, hecha en todos los tonos imaginables, de preservar este
extraordinario documento histórico, que representa de forma única e irrepetible
nada más y nada menos que el génesis de nuestra plurietnicidad y
multiculturalidad.

Cuando los colombianos podamos apreciar en conjunto la colección del pecio del
GSSJ en su propio museo, expuesto en su real majestad, respetado y honrado
como el mayor referente de la memoria histórica de la Nación, cimentaremos con
justificados motivos nuestra propia identidad y sentido de pertenencia.

Entonces, el GSSJ se develará como generador indiscutible de estos fundamentos


culturales que tanto necesitamos para entender nuestro singular proceso de
construcción como nación, y seremos orgullosos coexpositores de su valor
histórico, científico y cultural. Todo esto actuará en favor de la especial coyuntura
de Colombia en procura de su paz, reconciliación y adopción plena de los
estándares de una sociedad civilizada.

Confiamos que el deber ser encontrará en la doctora Marta Lucía Ramírez su


victoria, y que la unidad de la razón y la moral la seguirá asistiendo y distinguiendo
como hasta hoy. En ella reconocemos conocimiento, honestidad, juicio, idoneidad,
dignidad y autoridad pública.

No hay duda que por la ruta que avanza, nuestra excepcional vicepresidente
conseguirá grabar también su nombre en la historia nacional y global, como
protectora del patrimonio cultural sumergido de la nación colombiana, expuesto
inmaculado ante la humanidad para su contemplación y admiración, sin el más
mínimo oprobio o sospecha de cercenamiento, o de beneficios particulares.

43
Estamos ante la redacción de una página trascendental de nuestra historia, que
estamos ansiosos de leer con prontitud.”

Es importante también resalta que la Federación Nacional de Comerciantes,


Fenalco, le solicito al presidente que no permita que parte del pecio del galeón
San José se utilice para pagarle a la empresa que trabaje en su extracción y
recuperación, [14].

En la actualidad el proceso licitatorio para el rescate del San José y que el


gobierno anterior del presidente Santos no pudo adjudicarlo por varias demandas
ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, pero si logro iniciar el proceso
nuevamente antes de entregar la presidencia el 7 de agosto, había sido
suspendido por el presidente actual Iván Duque hasta el 10 de octubre de 2018 y
nuevamente aplazado hasta el 10 de febrero de 2019, de acuerdo al decreto 3539
del 5 de octubre de 2018 del Ministerio de Cultura, figura 28, siendo su último
aplazamiento hasta el 10 de octubre de 2019. Esto es importante, porque se
espera que el rumbo seguido por el anterior gobierno (ex presidente Santos y su
ex ministra de cultura), regrese a uno favorable para los intereses culturales y
patrimoniales de todos los colombianos, salvaguardando el galeón como un bien
cultural de Colombia.

Figura 28. Parte del decreto 3539 de octubre 5 de 2018 del Ministerio de Cultura
prorrogando el proceso de selección MC APP 001 2018 para el rescate del galeón
San José.

44
Después de ser conocida esta noticia, Francisco Muñoz, Presidente de la
Veeduría Nacional del Patrimonio Cultural Sumergido de Colombia, destaco como
positiva esa decisión del gobierno, manifestando lo siguiente:

“Que el gobierno haya suspendido la extradición del Galeón San José, es positivo.
Sin embargo, lo deseable habría sido que el gobierno hubiese cancelado este
proyecto y lo volviera a hacer desde el principio. Diseñar todo el proceso de
contratación desde cero, eso hubiese sido lo deseable”, [15].

Ante las declaraciones hechas el 12 de diciembre de 2018, por el canciller español


Josep Borrell al periodista de la ABC de España Jesús Calero, de que habría un
principio de acuerdo entre Colombia y España para rescatar el galeón San José y
repartirse “amigablemente” el tesoro que se encuentre en él, la Vicepresidenta de
Colombia Martha Lucia Ramírez, desmintió tal afirmación dejando en claro que el
galeón es un bien cultural colombiano y por lo tanto indivisible. La vicepresidenta
afirmo: “una cosa es la disposición y otra que haya un acuerdo, entendemos que
hay intereses de ellos y estamos a la espera de la propuesta del gobierno español,
una vez la conozcamos la tendremos en cuenta como uno de los elementos de
juicio para la decisión que se tome”. Lo anterior despeja de paso muchas dudas, si
bien el proceso de licitación tipo APP, continua abierto hasta el 10 de febrero de
2019, plazo fijado por el actual gobierno para dar una respuesta definitiva sobre
ese proceso, que a todas luces va en contra de los intereses colombianos, armado
por el anterior gobierno, y que gracias a una serie de tutelas hecha por
“ciudadanos preocupados” como los tildo el ex presidente Santos en su momento,
se logró postergar, para que el actual gobierno defina esa aberración de licitación
tipo APP.

Lo importante de destacar en este caso es la afirmación hecha por la


Vicepresidenta, figura 29, sobre el galeón San José:

45
Figura 29. Martha Lucia Ramírez, Vicepresidenta de Colombia

“El galeón es parte del patrimonio cultural de la nación, y en esa medida, tiene un
carácter de indivisibilidad que es absolutamente fundamental”. Escuchar lo
anterior públicamente por primera vez del gobierno colombiano, nos llena de
orgullo tener una vicepresidenta con ese talante y liderazgo en favor y defensa del
patrimonio cultural de los colombianos.

A la larga debemos agradecer las palabras del Ministro español, porque se


encontró con una respuesta contundente del gobierno colombiano que despeja
cualquier duda al respecto sobre quien es el dueño del galeón.

Toca esperar hasta el 10 de octubre de 2019 la definición sobre la licitación tipo


APP para rescatar el galeón, puede que Colombia no tenga la capacidad total para
rescatarlo en forma solitaria, pero si cuenta con instituciones como la Armada
Nacional, Universidades y otras instituciones que pueden participar en forma
conjunta con gobiernos o entidades internacionales interesadas en su rescate en
forma científica, preservando los derechos de Colombia sobre el galeón, y muy
pronto tengamos un museo, similar al del Vasa en Estocolmo Suecia, donde
anualmente lo visitan 2. 5 millones de turistas. Se incentivaría más el turismo en
Cartagena, donde se espera que se haga este museo o se utilice el actual museo
naval, donde se destinaron 600 m² desde 1985 para este propósito, recordemos
que el galeón mide 38.9 m de eslora y 11.6 m de manga.

Lo primero de resaltar es que un yacimiento arqueológico es una riqueza de la


humanidad, que no se puede contar en monedas o valor económico, sino en la
información que aporta sobre la sociedad, sobre la actividad humana y el origen
cultural que lo produjo. Y un galeón tiene un origen cultural fascinante, en este
caso es un origen hispánico, producto de una sociedad mestiza y llena de vínculos
y conflictos, que es difícil de aceptar en su conjunto, pero de los que descendemos
los colombianos. Debemos estudiar los restos, los ajuares de los marinos y los
tesoros monetarios, de las joyas y de las armas, de los textiles y las porcelanas. Y
por supuesto de la arquitectura naval de la época. Lo segundo, cuando la
vicepresidenta Ramírez afirma que el Gobierno preservará la unidad del galeón y
su carga excluye a MACS de sus planes. Por eso la compañía volvió a aparecer
en los medios, el 13 de diciembre para mantener sus opciones y su presión sobre
el Gobierno, al que el patinazo de Borrell incomoda porque le ha hecho
pronunciarse antes de haber estudiado del todo las posibilidades.
La vicepresidenta ha trabajado intensamente y ha escuchado a diferentes
personalidades para ir creando un propio criterio oficial para el Presidente Duque
respecto. El hecho de que hablara de indivisibilidad significa que algunas cosas

46
que ha oído de quienes defienden el galeón como un bien cultural, no cayeron en
saco roto.

Por otro lado según lo manifiesta ABC de España [16] “Pero ¿qué ocurre al otro
lado? El papel de la ministra de Cultura, con una significativa incompatibilidad para
entender de este problema, es percibido como favorable a MACS y a sus
intereses. Aunque no lo fuera, de ella dependen los nombramientos
orgánicamente relacionados con el proyecto de Santos. El director del ICAHN,
Ernesto Montenegro, o el director jurídico del ministerio, Juan Manuel
Vargas, artífice del contrato, negociado en secreto durante dos años, que daba los
metales al peso de MACS como pago, en lugar de por su valor asociado a la
historia de la que proceden. Y que además someterá al escrutinio del valor
comercial más del 80% del yacimiento, lo cual es una aberración. Ambos siguen
en sus puestos y ambos han trabajado con MACS, codo con codo, desde hace
3 años. Son todo menos neutrales.”. Lo anterior deja un manto de dudas,
especialmente en Montenegro por sus manifestaciones relacionadas con el pecio
y su amistad con Roger Dooley, quien fue el que suministro las coordenadas
donde se encontró el San José y funcionario de MACS.

Corrigiendo el rumbo. El 10 de octubre de 2019, vence el plazo fijado por el


actual gobierno para continuar o no el proceso licitatorio tipo APP para el rescate y
explotación del galeón San José hundido por corsarios ingleses el 8 de junio de
1708 , cerca de Isla Tesoro (Colombia), al regresar cargado con unas 200
toneladas de oro, plata y esmeraldas, proveniente de la feria en Portobelo
(Panamá), donde había participado, junto con otros buques españoles, es uno de
los galeones más importantes, no solo por sus riquezas, sino por la historia que
contiene su descubrimiento y hallazgo en aguas colombianas, manifestado por el
anterior gobierno colombiano el 27 de noviembre de 2015, iniciándose un proceso
licitatorio, que en la última suspensión el pasado 10 de agosto de 2018, el actual
gobierno lo aplazo hasta el 10 de febrero de 2019, siendo el primer timonazo para
enderezar el rumbo hacia un rescate seguro del galeón.

El segundo timonazo para corregir el rumbo seguido por el anterior gobierno dado
por el presidente Iván Duque, fue el decreto 1714 del 5 de septiembre de 2018,
articulo 11, encargando a la Vicepresidenta de Colombia coordinar todo lo
relacionado con el Patrimonio Sumergido del Galeón San José.

Ante el patinazo dado por el Ministro español Josep Borrell al periodista de la ABC
de España Jesús Calero, el 12 de diciembre de 2018, de que habría un principio
de acuerdo entre Colombia y España para rescatar el galeón San José y repartirse
“amigablemente” el tesoro que se encuentre en él, la Vicepresidenta de Colombia
Martha Lucia Ramírez, desmintió tal afirmación dejando en claro que el galeón es

47
un bien cultural colombiano y por lo tanto indivisible. Tal afirmación hecha por
primera vez por la Vicepresidenta, nos mostró, que no solo el cambio de rumbo
para el recate había sido correcto, sino que el timón había sido cogido por manos
firmes en defensa del bien cultural colombiano.

En declaraciones hechas a la ABC de España el pasado 24 de enero, el Ministro


Borrel, también corrigió el rumbo de la intensiones españolas con relación al
galeón San José manifestando “no queremos el contenido del pecio, sino que
cualquier intervención se haga con los estándares arqueológicos aceptados
internacionalmente, lejos de los planes de comercialización que mantenía el
gobierno de Juan Manuel Santos”. Esto deja a Colombia mucho más tranquila
para que la decisión final el 10 de octubre sea la correcta y finalmente tengamos la
garantía que el rumbo trazado para el recate del galeón San José terminara con
un museo arqueológico en Cartagena, donde las actuales y futuras generaciones
colombianas y del mundo puedan observar el galeón y sus tesoros con todo su
esplendor, mostrando que los colombianos si somos capaces de seguir un
proceso científico, por encima de intereses poco ortodoxos.

Cuando esperábamos que el 10 de febrero, el gobierno actual de Duque, a través


de su vicepresidenta anunciara la decisión final sobre el rescate del galeón San
José, nuevamente mediante la Resolución No. 0245 del 8 de febrero de 2019, el
Ministerio de Cultura, informo que se prorroga por un mes más la decisión sobre el
futuro del galeón San José, debido a que no pudieron terminar completamente la
revisión de la licitación MC APP 001 2018, que dejo el gobierno anterior de
Santos. Posteriormente se amplió la fecha para el 10 de junio de 2019, y
nuevamente se amplió por otros 4 meses hasta el 10 de octubre de 2019.

Lo expresado por la Vicepresidenta el 21 de junio de 2019, el Heraldo:

[La respuesta de Marta Lucía Ramírez a la cazatesoros estadounidense va en el


mismo sentido de la contestación que diera hace un par de semanas Mincultura a
la Veeduría del Patrimonio Sumergido, revelada a principios de junio por EL
HERALDO.

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez advirtió este jueves que la cazatesoros


estadounidense Sea Search Armada "no ostenta ningún derecho sobre el Galeón
San José ni de su contenido por no encontrarse en las coordenadas denunciadas
por esa compañía".

Así respondió la alta funcionaria a cargo del proceso de rescate del naufragio a un
derecho de petición hecho por el barranquillero Danilo Devis Pereira, apoderado
de la Sea Search.

48
Esta conclusión, agrega la entidad estatal en un comunicado, está basada en la
información suministrada por la Dirección General Marítima que fue contratada en
1993, con el propósito de verificar la denuncia de un supuesto hallazgo efectuado
por la compañía Glocca Morra Company -que cedió derechos a la Sea Search-,
que en su informe final indica que luego de examinar documentos escritos, videos
y muestras de materiales y de hacer el estudio insitu con diversos equipos de
exploración submarina, "no existe ningún naufragio, mucho menos hay rastro
alguno del Galeón San José".

En la comunicación de la Vicepresidencia se afirma además que una sentencia de


la Corte Suprema de Justicia "limitó el derecho de Sea Search Armada a aquellos
bienes que tengan el carácter de tesoro en los términos del artículo 700 del
Código Civil y que se encuentren en las coordenadas especificas reportadas por
Glocca Morra en el año 1982, sin que se incluyan derechos sobre espacios o
zonas diversas".

Y reitera, teniendo en cuenta que el Estado colombiano verificó hace varios años
el sitio de las coordenadas denunciadas por Sea Search Armada, "que en dichas
coordenadas no existe ningún naufragio, su solicitud es improcedente. Esto ha
sido comunicado desde 1994, por lo que no se entiende la razón por la cual esa
compañía insiste en un reclamo sin causa".

La respuesta de la Vicepresidencia va en el mismo sentido de la contestación que


diera en mayo el Ministerio de Cultura a la Veeduría para el Patrimonio Cultural
Sumergido, revelada por EL HERALDO el pasado 3 de junio.

El Ministerio de Cultura, citando una certificación de la Dirección General Marítima,


Dimar, advirtió que el lugar en que en 1982 la empresa cazatesoros
norteamericana denunció haber encontrado el Galeón San José, no es el mismo
en que finalmente fue hallado el naufragio en noviembre de 2015.

El asunto es clave en medio de todo el lío jurídico armado en torno al San José
porque hay una sentencia de la Corte Suprema de Justicia de 5 de julio de 2007
que declara a SSA propietaria del 50% de los tesoros que se encuentren en las
áreas marítimas denunciadas en 1982.

EL HERALDO conoció la respuesta del 17 de mayo pasado de la cartera de


patrimonio, suscrita por Claudia Niño, secretaria general del Ministerio, al derecho
de petición del 3 de mayo pasado de Francisco Muñoz, director de la Veeduría
Nacional para el Control Social del Patrimonio Cultural Sumergido de Colombia.

La veeduría cuestiona el hecho de que por qué no se ha revocado la APP del


rescate del Galeón con la empresa cazatesoros inglesa Maritime Archaelogy

49
Consultants, MAC, si se ratificó en marzo pasado por parte del Tribunal Superior
de Barranquilla el embargo a favor de la SSA del 50% de los bienes contenidos en
el naufragio que no sean patrimonio cultural.

Y el Ministerio de Cultura responde que la Dimar, en certificación del 25 de mayo


de 2015, “da fe de que el polígono geo referenciado bajo las coordenadas a que
hace referencia el concepto (…) del 19 de mayo de 2015 no se sobrepone a las
coordenadas contempladas en el reporte mencionado en el artículo 1 de la
Resolución 0354 del 3 de junio de 1982 expedida por la Dirección General
Marítima y Portuaria”.

Por ello, agrega, “el Estado no adelanta ningún contrato respecto de la medida
cautelar ratificada por el Tribunal Superior de Barranquilla el 29 de marzo de
2019”.

En respuesta, la veeduría señaló en un comunicado que habría "presunto abuso


de función pública y abuso de autoridad por acto arbitrario e injusto en la negación
sistemática del Gobierno a adelantar procedimiento material de verificación para
resolver (...) la presunta superposición entre las coordenadas reportadas en 1982
y aquellas establecidas en 2015 sobre el lugar donde se encontraría el Galeón
Señor San José"].

En el mismo sentido el Presidente Ivan Duque manifestó el 23 de junio de 2019:

“Iván Duque insiste en que el galeón San José es un patrimonio "indivisible"

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) - El presidente de Colombia, Iván Duque, ha


insistido en que el galeón San José y los posibles tesoros que se encuentren en
su interior serán un patrimonio "indivisible e inseparable" y ha advertido que no
discutirá sobre su titularidad con España porque ahí no habrá acuerdo. Durante
una entrevista con Europa Press, el presidente Duque ha hablado del caso del
galeón San José, una nave española hundida por barcos ingleses frente a las
costas de Cartagena”.

Leer más: https://www.europapress.es/nacional/noticia-ivan-duque-insiste-galeon-


san-jose-patrimonio-indivisible-20190623143252.html

50
5. Los cazatesoros

Los cazatesoros, son empresas o personas que se dedican al rescate de tesoros


antiguos sin ninguna consideración de preservación arqueológica de lo que
encuentran. Solo les interesa obtener ganancias de lo que hallan y extraigan.

Una de las historias más relevantes de los cazatesoros de buques hundidos, es la


de Mel Fisher, un granjero de Indiana, quien invirtió parte de su fortuna y siete
años en la búsqueda del galeón Nuestra Señora de Atocha (figura 30), hundido en
1622 alrededor de los cayos de La Florida, Estados Unidos, hasta que lo encontró,
a mediados de 1985. A partir de entonces, se dio inicio a un proceso judicial que
duró más de ocho años, entre Fisher y el Estado de La Florida, por los derechos
sobre la carga proveniente de Cartagena de Indias y Portobelo, compuesta
esencialmente de 24 toneladas de plata en 1.038 lingotes, 180.000 pesos de la
época en monedas de plata, 582 lingotes de cobre, 125 barras y discos de oro,
350 cofres de índigo, 30 kilogramos de esmeraldas, provenientes de las minas de
Muzo, en Boyacá, 525 fardos de tabaco, 20 cañones de bronce y 1200 libras de
platería y marroquinería [17].

Figura 29. Galeón Nuestra Señora de Atocha. Autor desconocido

Finalmente el tribunal norteamericano que lleva el caso, fallo a favor de Fisher,


reconociendo los derechos sobre la totalidad de la carga del galeón Nuestra
Señora de Atocha de conformidad con la legislación entonces vigente, mientras el
Estado de La Florida, que aspiraba a un 25% del valor del naufragio, no obtuvo
nada. El galeón Nuestra Señora de Atocha ingresó al libro Guiness de récords
como el naufragio histórico más valioso jamás recuperado. Mel Fisher fundo el
museo marítimo que lleva su nombre en Key West Estados Unidos con muchas de
las piezas arqueológicas que rescato del Atocha, figura 31.

51
Figura 31. Muestras arqueológicas rescatadas del galeón Nuestra Señora de
Atocha en el museo marítimo Mel Fisher en Key West, EE. UU.

La búsqueda del galeón Nuestra Señora de Atocha, el hallazgo por Mel Fisher y
su proceso judicial contra el Estado de la Florida, habrían de motivar y favorecer,
en la década de los años ochenta del siglo pasado, la búsqueda de naufragios
históricos por otros mares del mundo y que contuviesen riquezas y tesoros, por
compañías cazatesoros, interesadas únicamente por las riquezas que pudiesen
encontrar, sin considerar el valor cultural, arqueológico e histórico que tuviese
dicho descubrimiento.

Recientemente, con las evoluciones introducidas al derecho del mar, más de dos
décadas después, tomó a España ocho años, mediando litigio ante tribunales de
los Estados Unidos y con apoyo oficial de la administración Obama, lograr obtener
en 2012, de la Odyssey Marine Exploration, la devolución de la carga que esa

52
compañía había recuperado del naufragio de la Fragata Nuestra Señora de las
Mercedes, de bandera española, construida en La Habana en 1786 y hundida por
los ingleses en la batalla del Cabo de Santamaría el 5 de octubre de 1804 y que
fue preludio de la batalla de Trafalgar, [18]. La empresa cazatesoros Odyssey
Marine Exploration había descubierto en el mes de mayo de 2007, en la zona del
golfo de Cádiz, el tesoro de la fragata, cuyas 590 000 monedas de plata y oro
(reales de a ocho y escudos, todos ellos de la época de Carlos IV y acuñados en
Lima, Perú, en 1796) y demás objetos fueron extraídos y llevados a Estados
Unidos, donde comenzó el litigio entre España y la empresa norteamericana por
los derechos sobre el tesoro.

El 21 de septiembre de 2011, el Undécimo Tribunal de Apelaciones


de Atlanta (Georgia) ratificó la orden de un Juez de Florida para que la empresa
entregara el tesoro a España. Odissey entonces presentó un recurso contra la
sentencia que obligaba a entregar el tesoro a España, el cual fue desestimado por
el Tribunal de Apelaciones de Atlanta el 30 de noviembre de 2011.

En enero de 2012, en un fallo que no admitía recurso, el Tribunal Supremo de los


Estados Unidos rechazó el recurso de Odyssey Marine Exploration y obligó a la
compañía a devolver a España las cerca de 590 000 monedas sacadas del pecio
en 2007. Finalmente, el 25 de febrero de 2012, el tesoro de 17 toneladas fue
trasladado por dos aviones Hércules del Ejército del Aire desde Florida a la base
aérea de Torrejón de Ardoz, [19].
Otro caso relacionado con cazatesoros, es el de los galeones Tolosa y Nuestra
Señora de Guadalupe, hundidos el 24 de agosto de 1728, durante una tormenta
frente a las costas de Republica Dominicana. Habían sido enviados por el rey
Felipe V a México. Las 360 toneladas de mercurio que transportaban y 1.200
personas desaparecerían bajo las aguas ese día. Estos galeones eran conocidos
como los reyes del mar. Los dos buques tenían como destino Veracruz (México),
pero antes de partir se dividieron el cargamento de mercurio de Almadén. Este
resultaba imprescindible para tratar la plata de las minas americanas y convertirla
en preciados escudos y reales españoles, que servían de moneda de cambio
internacional. Los reyes del mar eran llamados así por su capacidad de carga y
armamento que poseían, podían mover hasta 2.500 toneladas e ir dotados de 112
cañones cada uno, figura 32, [20], siendo considerados unos buques muy
poderosos para la época.
A mediados de los años 70 del siglo pasado, pescadores de la localidad
dominicana de Miches, donde se hundió la Guadalupe, comenzaron a recuperar
numerosos objetos del naufragio, perdiéndose valiosas piezas arqueológicas de

53
estos buques, al ser saqueados sin ningún control científico por el mismo gobierno
dominicano.

Figura 32. Galeones tipo “reyes del mar”, [20].


En los años 90, el Gobierno de República Dominicana tomó cartas en el asunto y
desenterró bastantes cañones. Pero el cazatesoros Tracy Bowden conoció la
noticia y propuso un acuerdo al Gobierno insular: él, que tenía la tecnología
adecuada, recuperaría el cargamento a cambio del 50% de todo. Bowden, para
desenterrar las monedas, metía dentro del agua una especie de turbinas que
levantaban el fondo. Recuperó miles de monedas y las estuvo vendiendo durante
años. Finalmente en 1994, el Gobierno dominicano puso en marcha el
llamado “Proyecto Galeones de Azogue”, para recuperar lo que quedaba de
ambos buques. El equipo lo encabezo Carlos León Amores y lleva ya 24 años
trabajando junto con especialistas y técnicos dominicanos y españoles (Cruz
Apestegui Cardenal, Manu Izaguirre Lacoste, Pedro J. Borrell, Francis Soto,
Alejandro Selmi y Jorge Pla). Lo primero que hicieron fue delimitar los pecios e
intentar colocarlos en su lugar original. Desafortunadamente, ya Bowden y los
pescadores de Michen, había hecho un gran daño arqueológico, [20]-
Otro galeón encontrado en 1978 por el explorador Burt Webber en aguas
dominicanas fue el galeón Concepción, perteneciente a la Flota Nueva España,
que partió del puerto de Veracruz, en el golfo de México, con rumbo a España,
acompañado por una caravana de 30 naves. En su carga se estiman iban 25
toneladas de oro y plata, acuñadas en miles de monedas de Felipe IV,
correspondientes a la producción de los dos años anteriores de las minas de
México y de Potosí, en Bolivia. [21].
Aparte de los ya descritos, existen otros galeones con grandes tesoros hundidos
en el Caribe durante la época de la colonia, desde mediados del siglo XVI,

54
provenientes principalmente de los puertos de Cartagena, Portobelo y Veracruz
(México), donde eran cargados de tesoros provenientes del Perú, Colombia y
México y que aún no han sido descubierto. Los más representativos son los cuatro
galeones de la Flota Las Córdobas, (el San Roque, el San Ambrosio, Nuestra
Señora de Begoña y el Santo Domingo), habían zarpado de Cartagena el 1 de
noviembre de 1605 hacia La Habana, cuando naufragaron en aguas cercanas a la
isla de San Andrés. La caravana fue azotada por una tormenta el día 6 de
noviembre y cuatro de las naves que la componía terminaron en el fondo del
Caribe. El 18 de noviembre regresa a Cartagena el San Cristóbal quien relata la
historia sufrida. Las mercancía hundidas en esta flota fueron consignada en el
archivo histórico como: 80 toneladas de oro, 500 toneladas de plata, 70 kilos de
esmeraldas y las pertenencias de alrededor de 1.200 marinos, [21], [22].

En el caso del San José, los más de 6.061 mil millones de dólares que se calcula
lleva (considerando el valor del oro por peso) y que equivalen a más de 18 billones
de pesos, monto equivalente al valor de 3 reformas tributaria que requiere el actual
gobierno de Colombia para cubrir el hueco fiscal, lo ha hecho atractivo a los
cazatesoros. Como se expresó anteriormente, el tesoro estaba guardado en unas
especies de cajas fuertes dentro del casco, lo que hace presumible que dichos
cofres se podrían encontrar intactos después de la explosión del San José. Ahora,
en pleno siglo XXI, aparecen de nuevo los corsarios ingleses disfrazados de
expertos en rescate subacuático para llevarse un alto porcentaje del tesoro del
galeón y el Gobierno anterior, mediante la ley 1675 de 2013, no solo se los
facilitó, sino que la licitación para el rescate fue hecha a la medida exacta para que
esto sea posible.

Por suerte la Veeduría Nacional para el control social del Patrimonio sumergido
interpuso acciones legales y el proceso de selección lo revisa el nuevo gobierno,
que lo había aplazado hasta el 10 de octubre, ampliándolo nuevamente hasta el
10 de febrero de 2019.

Igualmente, el periódico ABC en la sección de cultura, [23], publico el 9 de julio,


una serie de detalles sobre la trama financiera de los cazatesoros que están
detrás del galeón y que quiero resaltar de cómo se ha ido tejiendo hábilmente
como lo hace una araña, una red en busca de atrapar a su presa, en este caso al
San José:

1. En abril de 2018 se conoció el contrato con la empresa Maritime


Archaeology Consultants Switzerland (MACS), encargada de rescatar el
San José (sin pasado económico), formado por conocidos cazatesoros y
controlados financieramente por la firma Trans Siberian Ltd. desde el
paraíso fiscal de las Islas Caimán. Igualmente entre los socios figura uno
55
bien conocido Paul Marshall que con Anthony Clake protagonizaron uno
de los mayores escándalos de evasión fiscal (octubre 2012), utilizando el
rescate de naufragios con tesoros para evadir impuestos en Inglaterra. Así
quebraron 11 empresas cazatesoros.

2. Odyssey Marine Exploration, conocida por la expoliación de la fragata las


Mercedes y finalmente tuvo que devolver a España el pecio recatado, hizo
socio a Inversores de Fraser operando el vehículo remoto Zeus para dicha
exploración, poniéndolo en servicio para hallar el San José. De manera que
al tiempo que Colombia cambiaba su ley (2013) para excavar el San José y
anunciaba el hallazgo del galeón (2015), se seguía tejiendo la red.
3. Considerando el valor del tesoro del galeón San José, únicamente por peso son
aproximadamente 10.700 millones de dólares se entregarían al ganador de la
licitación nada menos que 5.350 millones de dólares, por una inversión de 70
millones de dólares que se considera vale el rescate, sin considerar su valor
numismático.

4. En toda esta trama, llama la atención: Santos elige a MACS, sin pasado
económico, Odyssey esté detrás y se diga a cero costos para el Estado. Es
decir quedaría lista la red para atrapar al San José, perdiéndose una gran
parte de su tesoro a manos de cazatesoros.
En cuanto al concepto de “patrimonio subacuático”, hasta hace pocos años, la
opinión pública, europea y americana, consideraba el patrimonio subacuático
como «tesoros ocultos» en estos casos y aceptaba que vinieran a pertenecer a
quiénes los encontraban, pero desde 1985 con la Ley de Patrimonio Histórico y la
Convención de la Unesco sobre el Patrimonio Subacuático se declaró estos pecios
como un bien de interés general de las sociedades, los Estados, las Naciones y la
Humanidad entera. La Convención enuncia principios tales como que el patrimonio
acuático no será objeto de explotación comercial y, muy especialmente, la
preferencia por la conservación «in situ» de este tipo de restos arqueológicos, y
desde luego respeta el principio de inmunidad soberana de los buques de guerra,
sin embargo Colombia como se dijo anteriormente, no forma parte de la
convención de la Unesco, por lo que no está obligada a respetar la soberanía del
barco como española, sino que por encontrarse en su territorio puede disponer del
mismo.
Por otra parte, el enorme tesoro que se le imagina en las bodegas del buque ha
hecho pasar a un segundo plano que el San José fue, además, la sepultura de
cerca de 600 marineros españoles. Desde España se ha apelado a la significación
moral que supone acceder a un yacimiento donde perecieron cientos de hombres.

56
Como se expresó anteriormente, el Congreso de Colombia adoptó la ley 1675 de
2013, por medio de la cual "se reglamentan los artículos 63, 70 y 72 de
la Constitución Política de Colombia en lo relativo al patrimonio cultural sumergido,
estableciendo mecanismos para el rescate de los naufragios históricos que se
encuentren en mares colombianos, lo cual incluye también entre ellos, al
galeón San José. Esta ley es considerada nefasta puesto que permite pagar
mediante licitaciones tipo APP con los mismos tesoros rescatados, lo cual va en
contravía con el concepto mundial que dichos tesoros deben ser preservados.
En la actualidad la licitación tipo APP está suspendida hasta el 10 de febrero de
este año, fecha en la cual el actual gobierno colombiano tomara una decisión al
respecto, después de estudiar todo el proceso adelantado por el gobierno anterior.
De hecho, la Universidad Nacional de Colombia, la Universidad de Antioquia y
varias academias de historia entre ellas la Academia de Historia de Cartagena de
Indias, han hecho público su rechazo al proceso licitatorio actual.
En Madrid, España, se creó el Observatorio de Galeones anunciada por noticias
EFE, con el propósito de hacer seguimiento en torno al patrimonio sumergido y
denunciar las malas prácticas en el manejo en el rescate de dichos naufragios.
Este observatorio fue creado a raíz del descubrimiento del San José, [24], y
cuenta con una página web: www.observatoriogaleones.com.

El movimiento surgió el 11 de julio de 2018, entre arqueólogos, historiadores,


juristas y divulgadores de Colombia, México, Portugal, Estados Unidos y España,
que, según se lee en su página de internet, "unieron sus voces para denunciar la
falta de rigor científico y la aberración jurídica que supone el proyecto de rescatar
el tesoro del galeón San José, hundido en 1708 en Cartagena de Indias. Un
proyecto que no justifica su presupuesto, que ha sido realizado sin transparencia y
en connivencia con empresas dominadas por caza tesoros, que se quedarán con
la mitad de la carga del buque al peso. El Observatorio nace para denunciar las
acciones destructivas contra el patrimonio subacuático común que compartimos".
El manifiesto del Observatorio del Patrimonio Subacuático Común y Compartido
denuncia que “todo rescate en el que primen los resultados económicos sobre la
conservación del patrimonio arqueológico no es científico, cultural ni éticamente
asumible” y añade que a las empresas que participen se les negará el calificativo
de “industria cultural”. Sólo en aguas del mar Caribe de Colombia se calcula que
hay 1.200 naufragios coloniales y ningún gobierno ha levantado hasta ahora un
mapa de ese patrimonio ni creado un plan de localización, identificación, estudio y
rescate. Igualmente en el manifiesto solicitan que sean considerados expoliación
los restos arqueológicos extraídos con metodología “no científica” y que la
comercialización de bienes culturales extraídos del océano sin acreditación de su
origen y legalidad sea tipificada como “tráfico ilegal de bienes culturales”.

57
La figura 33 muestra la página web del observatorio, en la que se informa sobre la
situación del patrimonio cultural subacuático,

Figura 33. Página web del Observatorio del Patrimonio Subacuático Común y
Compartido, [24]

Tal vez uno de los mejores ejemplos en la investigación arqueológica marina,


donde se siguió con todo rigor científico fue el rescate del Vasa, hecho por Suecia,
donde finalmente en 1981, decidió construir un museo permanente para
albergarlo y en 1988 el barco fue remolcado desde Kastellholmen hasta el dique
seco que habían inundado bajo el nuevo edificio, situado en la isla de Djurgården.
El 15 de junio de 1990 el museo fue oficialmente inaugurado, convirtiéndose
desde entonces en el más visitado de toda Escandinavia. Proyectado para acoger
unos 600.000 visitantes anuales, inicialmente pero ha sobrepasado ampliamente
dicho promedio recibiendo 1.100.000, razón por la cual en 2011 se emprendieron
unas obras de ampliación, cuyo elemento más destacable es un espacio de
acogida al público que evite las colas a la intemperie.

La historia del Vasa se remonta a 1625, construcción ordenada por Gustavo


Adolfo II Vasa con el objetivo de ser el mayor y mejor buque de guerra jamás
construido por la armada sueca. Su construcción duro hasta 1628 realizada por
constructor naval de origen holandés Henrik Hybertsson en Estocolmo. Como
parte de la flota sueca, estaba destinado a participar en las guerras que se
lidiaban entre Suecia, Rusia, Dinamarca y sobre todo con Polonia, que se hallaba
regida por Segismundo III Vasa (primo de Gustavo Adolfo II) en conflicto por los
territorios escandinavos y bálticos.
El Vasa medía 52 metros desde la punta del palo mayor a la quilla, 69 metros de
eslora. Contaba con tres palos (mesana, mayor y trinquete) que podían sostener
hasta diez velas y un desplazamiento de 1.200 toneladas.
Diseñado como una nave de guerra para aguantar tanto los embates enemigos
como las tormentas, pero una vez habían empezado los trabajos de construcción
del Vasa, el rey solicitó un puente extra de cañones, por lo que los planos se
58
modificaron durante la construcción. Para solucionar el problema, los
constructores hicieron una superestructura con dos cubiertas para cañones. Para
compensar la inestabilidad que podía generar el exceso de peso en la parte
superior, llenaron a modo de lastre el fondo del barco con 120 toneladas de
piedras.
En su primer zarpe, el 10 de agosto de 1628 del puerto de Estocolmo el Vasa.
Apenas trescientos metros después de haber dejado tierra, una fuerte ráfaga de
viento hizo que el barco se escorase y que comenzara a entrar agua por las
puestas de los cañones. En poco tiempo, el barco que era el orgullo de la nación
se precipitó al fondo del mar y, junto con él, más de treinta de los doscientos
tripulantes que llevaba a bordo.
En 1760, un sueco llamado Hans Albrecht von Treileben logró llegar hasta la nave
hundida. Para sumergirse utilizó una campana de buzo que creaba en el interior
una cámara de aire que sería la reserva del buceador. A pesar de la casi total
oscuridad a treinta metros de profundidad y de los métodos rudimentarios con los
que contaban, consiguió rescatar 61 cañones de más de una tonelada cada uno.
En 1956, un ingeniero civil, Anders Franzén, logró dar con la localización concreta
del Vasa tras tres años sumergiendo una sonda que cortaba madera, consiguió
sacar a la superficie dos veces consecutivas y con apenas veinte metros de
separación entre sí tablones de madera de roble oscuros, con los que sabía que
había sido construido el Vasa. Además, gracias a la baja concentración de sal en
el Mar Báltico y a la casi ausencia de moluscos Teredo Navalis (que comen
madera) los restos del navío se hallaban en buenas condiciones.
Como no podían sacar el barco así como así, hicieron túneles bajo la nave con un
potente chorro de agua y pasaron por ellos unos cables que iban sujetos a grúas
en la superficie. Tras dieciocho etapas, consiguieron llevar el navío hasta aguas
menos profundas y ubicarlo junto a la isla de Kastellholmen. Así, el 24 de abril
de 1961 el Vasa volvió a la superficie tras 333 años en las profundidades del mar.
Temporalmente, se alojó al barco en una estructura que llamaron Vasavarvet. La
exposición del Vasa al aire de la superficie planteó serios problemas de
conservación, ya que el cambio de medio podría causar su destrucción. Para
intentar solucionarlo, el Vasa fue rociado durante diecisiete años con polietileno
glicol, un producto ceroso altamente soluble en agua que penetra en la madera y
reemplaza poco a poco al agua, y se dejó secar durante nueve años. Las
diferentes partes del barco están unidas por casi 5.000 pernos de hierro, algunos
de los cuales miden hasta 2 metros de largo. Uno de los mayores problemas con
estos pernos es la oxidación que han sufrido, lo que ha originado una serie de
reacciones químicas, principalmente la formación de ácido sulfúrico que ataca a la
estructura de la madera y pone en riesgo la conservación de la misma. Sin

59
embargo, se están llevando a cabo estudios para sustituir los actuales pernos de
hierro por unos nuevos de acero inoxidable y evitar así la degradación, [25].
Como puede verse la conservación de una nave que se haya encontrado en las
profundidades del océano, implica grandes retos en su conservación y en el caso
del galeón San José aún más por encontrase a grandes profundidades, lo que
requerirá una participación científica responsable y no simplemente una empresa
cazatesoros que solo le interesa la parte económica como negocio.
La figuras 34 y 35 muestran algunas fotos del museo y del Vasa [25]

Figura 34. Museo del Vasa en Estocolmo Suecia.

Figura 35. Partes del Vasa expuestas en el Museo

60
En la base naval de Bahía Málaga en el Pacifico Colombiano, existe un ancla del
Vasa, donada por la compañía sueca que realizo la construcción, la figura 36
muestra el ancla donada.

Figura 36. Ancla perteneciente al Vasa, en la base naval de Bahía Málaga, donada
por la compañía sueca que realizo su construcción

61
6. Conclusiones
Todo lo que ha rodeado al galeón San José, da para hacer un documental
histórico e inclusive se presta para una película. Hay reclamaciones de España,
Perú, indígenas de Bolivia, [26] y la SSA, que quieren sino todo parte del tesoro
que se rescate.

Hay muchas voces, empezando por algunas academias de historia,


Universidades, Fenalco, la Veeduría del patrimonio cultural subacuático y algunos
“ciudadanos preocupados”, que han manifestado públicamente su rechazo al
proceso licitatorio que se adelanta en los términos actuales, solicitándole al
Presidente colombiano que la modifique. Lo ideal es que el gobierno colombiano
declare al galeón San José como un bien cultural, como lo exprese en el
observatorio para galeones hispanos:

“Pagar por el rescate del galeón San José con parte de su


tesoro es irracional, atenta contra el patrimonio cultural de
todos los colombianos.”

Las generaciones actuales y futuras tienen el derecho de que se preserve todo el


galeón como un bien cultural indivisible, inembargable e imprescriptible, y
Colombia y la humanidad entera pueda contar con un museo similar al del Vasa
en Estocolmo, concluyendo finalmente en el presente resumen:

“Esperemos que nuestro patrimonio cultural, en lo que se


refiere al galeón San José, sea declarado patrimonio cultural
de Colombia y en esa forma se salve su integridad,
indivisibilidad, imprescriptibilidad e imposibilidad que sea
embargable.”

José William Porras Ferreira.

Vicealmirante (RA) de la Armada de Colombia

62
Referencias

[1]. https://www.elcomercio.com/afull/galeonsanjose-millonario-naufragio-
colombia-cartagena.html.
[2]. Hallan al galeón San José, el tesoro más buscado en el Caribe,
eltiempo.com». Consultado el 5 de agosto de 2017.
[3]. https://es.wikipedia.org/wiki/Galeon_San_Jose;
https://www.elcomercio.com/afull/galeonsanjose-millonario-naufragio-
colombia-cartagena.html;
[4]. El País, España. “La aventura del ‘San José”. Diciembre de 2015.
[5]. https://en.wikipedia.org/wiki/Charles_Wager
[6]. http://psjfactoids.blogspot.com/2016/05/the-spanish-galleon-san-jose.html
[7]. Gómez, Santiago. ”El Galeón San José y la batalla de Barú”. todoababor.es.
Consultado el 6 de agosto de 2018.
[8]. https://www.eltiempo.com/cultura/cine-y-tv/cuanto-valen-monedas-como-las-
del-galeon-san-jose-246736
[9]. https://www.semana.com/nacion/articulo/consejo-de-estado-fallara-caso-
galeon-san-jose/529274
[10]. Acta No. 4, 21 de septiembre de 2017 Consejo Nacional de Patrimonio
Cultural, pagina 32 de 52.
[11]. Francisco Hernando Muñoz Atuesta: http://galeonsanjose.com.co/problema-
de-fondo-del-galeon-san-jose/
[12]. http:caracol.com.co/radio/2018/08/30/nacional/1535664083_553419.html?
[13]. Caracol radio 6AM por hoy (03/09/2018 – Tramo de 08:00 a 09:00). El
presidente Duque se refiere al galeón a partir del minuto 8:30.
[14]. El Universal, Cartagena Colombia. “Es urgente que se declare patrimonio
todo lo que existe del galeón”: Fenalco. 20 de septiembre de 2018.
[15]. https://www.rcnradio.com/colombia/caribe/solicitan-al-gobierno-rehacer-
proceso-para-rescate-del-galeon-san-jose
[16]. http://abcblogs.abc.es/espejo-de-navegantes/2018/12/15/la-verdad-de-macs-
la-mentira-del-galeon-san-jose/
[17]. https://es.wikipedia.org/wiki/Nuestra_Señora_de_Atocha
[18]. https://es.wikipedia.org/wiki/Nuestra_Se%C3%B1ora_de_las_Mercedes_(178
6)
[19]. https://www.libertaddigital.com/sociedad/2012-02-01/la-justicia-de-eeuu-falla-
a-favor-de-espana-y-obliga-a-odyssey-a-devolver-el-tesoro-1276448715/
[20]. https://elpais.com/cultura/2018/09/19/actualidad/1537374656_079905.html?id
_externo_rsoc=whatsapp
[21]. http://www.notimerica.com/sociedad/noticia-tesoros-mas-importantes-
hundidos-mar-caribe-20151206190018.html

63
[22]. José Ramón Cruz Mundet. El hundimiento de la flota de Tierra Firme. Oarso,
pp 57-60. 2003.
[23]. https://www.abc.es/cultura/abci-trama-financiera-cazatesoros-detras-rescate-
galeon-san-jose-201807090244_noticia.html
[24]. https://www.elespectador.com/noticias/actualidad/crean-observatorio-para-la-
proteccion-de-galeones-hispanicos-como-el-san-jose-articulo-809241
[25]. http://www.elhombrequeviaja.com/museo-vasa-estocolmo-suecia/
[26]. https://www.infobae.com/america/colombia/2018/08/06/indigenas-de-bolivia-
tambien-reclaman-el-galeon-san-jose-uno-de-los-mayores-tesoros-de-la-
historia/

64

View publication stats