You are on page 1of 20
LLecctones De DERECHO PENAL CHILENO que hay un principio de ejecucién”) no se ha resuelto del todo con su eli tninacidn, pues al quedar entregado a las reglas generales depende de qué se entiende por principio de ejecucién de la violacién para configurar su tentativa y excluir los abusos sexuales. Lo primero que debemos seftalar es que por su propia naturaleza (delito de mera actividad) se excluye la frustracién,”* quedando s6lo como situacion posible a tentativa, siempre que en los hechos directos, esto es, aquellos Vinculados natural y necesariamente con el forzamiento, intimidacion © Ul acceso camal, exista una univocidad objetiva y peligro inminente de ccién sexual, segun la apreciacién de un tercero imparcial situado e ante, con arteglo a la experiencia comin. pent El problema que surge no es tanto la existencia conceptual de la tenta tiva de violaci6n, sino los efectos penolégicos de su admision. En efecto, puesto que la tentativa supone una rebaja penoldgica en dos grados, ésta {quedara siempre en presidio menor en su grado medio, lo que constiniye tina penalidad inferior a la de los abusos sexuales de los arts. 365 bis @ 366 bis, respectivamente. Aqui cabe admitir un concurso aparente de leyes penales entre tales hechos y la tentativa de violacién, situacién en la que &s preferente la penalidad de los abusos sexuales, como veremos en seguids En cuanto a la conswmacién, nada dice la nueva ley y quizés se echa en falta el antiguo art. 362 CP que aclaraba el viejo problema del quantum de acceso carnal para entender consumada la violacién”’. De todas maneras, la solucién no puede ser otra que la misma antes establecida legalmente, en la interpretacién que Labatut y nuestra jurisprudencia mayoritaria proponian 2 Con todo, existenfallos de la CS admitiendo ta Fr tracién, como en los casos en gue ta mujer no puede ser volada por sus agresoresdebido a su tena2 resistencia, CS 1209-1978 HN NCI 1995) N° 3: oen que el vietimario se detiene ante la Hegad de un automdyil, CS irg9 1980, RDI, XXVT (1980) N°3 sep-