You are on page 1of 161

DIDÁCTICA

MISIONERA
Elementos teológicos para crecer
con ojos misioneros

oHir*ir»noc n a i i l i n a c
Luis AUGUSTO CASTRO
Vicario Apostólico de San Vicente del Caguán
y Puerto Leguízamo (Caquetá-Colombia)

DIDÁCTICA
MISIONERA
Elementos teológicos para crecer
con ojos misioneros

EDICIONES PAULINAS
Introducción

Los ojos de un pueblo que se mueve
no son iguales a los ojos
de un pueblo fijo en un lugar.
Dicho Samburu

OBJETIVOS DIDÁCTICOS

Al concluir la asimilación de la introducción, el lector podrá utilizar
con provecho la presente obra, ya que tendrá la capacidad de:
1. Captar en su conjunto y en sus relaciones los cinco elementos
fundamentales que se han de desarrollar.
2. Percibir, sobre el fondo de los mismos, la misión universal,
como tema central de la obra.
3. Considerar la expresión "ver con ojos misioneros" como la
formulación de un enfoque teológico que ilumina contenidos y
método.
4. Identificar los factores requeridos para convertir los elementos
ISBN 958-607-249-S teológicos en educación misionera universal.
© 1 9 8 7 EDICIONES PAULINAS 5. Comprender y aplicar la estructura pedagógica básica de la
Calle 170 No. 23-31 - Apdo. Aéreo 100383
Bogotá D.E. obra y relacionar objetivos, contenidos y actividades, y expe-
Taller Ediciones Paulinas riencias.
Impreso en Colombia - Printed in Colombia

5
Esta obra nos quiere ayudar a ver y, digámoslo de una vez, a
6. Discernir el valor y la finalidad de cada uno de los conjuntos de ver de una manera especial: con ojos misioneros.
elementos didácticos: Ver para comprender, comprender para ¿Qué nos quiere ayudar a ver? La respuesta es muy sencilla:
ver, narrar para comprenderse en lo visto. todo. En este término tan supremamente englobante se encierran
la realidad divina y la realidad humana; la realidad cósmica y la
7. Utilizar el fondo de cada unidad como ayuda para formar, con realidad histórica; la realidad particular y la realidad universal; la
algunas de ellas, conjuntos significativos. realidad de ayer, de hoy y de mañana; la realidad interna y la
8. Utilizar la formulación de los objetivos como motivación, di- realidad externa.
rección, síntesis, y evaluación.
9. Utilizar la experiencia o texto misionero inicial (ver para com- 2. La dimensión teológica
prender) como recurso didáctico-teológico y como sugerencia Claro está que todas estas realidades requieren una especifi-
para la búsqueda de otros textos pertinentes. cación. ¿Cómo podemos llamar en términos más concretos la
10. Utilizar diversas maneras didácticas aptas para favorecer la realidad que deseamos evidenciar mediante una mirada misione-
asimilación de los contenidos de cada unidad (comprender para ra y para robustecer esta mirada? Esta realidad puede expresarse
ver). con cinco términos inseparables pero distintos: Reino de Dios,
Evangelización, Misión Universal, Iglesia misionera, Minis-
11. Utilizar las "actividades personales" como medio para estimu- terios.
lar la narración de vivencias misioneras (narrar para compren- Se trata de realidades concretas que se pueden ver y cuya
derse en lo visto). secuencia pone de manifiesto que cada una está al servicio de
12. Utilizar las dinámicas grupales según los fines de cada unidad. aquélla que la precede. Servicio es la palabra escrita en la tarjeta
13. Utilizar cada unidad en forma personal y creativa, más como de identidad de cada una.
instrumento para realizar un programa de educación misionera
según las circunstancias, que como programa ya definido.

1. Ver con ojos misioneros
Evangelización Ministerios
"Si un pez que nada en el agua me pidiese un consejo para
buscar el océano ¿qué podría decirle?". Le diría: "Abandona toda
búsqueda y mira, ya te encuentras en el océano. No tienes que
buscarlo o alcanzarlo; debes sólo comenzar a verlo" 1 .
Esta obra es una invitación a ver algo que nos rodea; algo en
ai al al
lo que ya estamos sumergidos; algo que se impone como el sol o la servicio servicio
servicio
tierra; algo que no tenemos que buscar con fatiga. "Un ciego se
puso en marcha a la búsqueda del sol. Era una búsqueda equivo-
cada. El sol existe ya. Ese hombre tenía que encontrar los ojos. No se trata de cinco realidades que están una al lado de la
Una vez encontrados, descubriría también el sol" 2 . otra. Habría que decir, más bien, que cada una está incluida en la
otra. No se puede poner el pez a un lado del mar, ni el mar a un
lado del mundo, ni el mundo a un lado del universo. Así son estas
1
realidades, distintas mas no susceptibles de yuxtaposición.
Bhagwan Shree, Rajneesh, Semi di Saggezza, Ed. Sugarco, Milán, 1982, p. 31.
2
ídem, p. 107.
7
6
El contenido expresa aquello que se ve; el método indica el
3. Como figuras sobre un fondo
camino para verlo mejor y el enfoque define a aquél que ve y el
Lo anterior nos ayuda a explicar por qué al querer ver con lugar desde el que ve. A manera de ejemplo, digamos que una
ojos misioneros, no tomamos una de estas cinco realidades olvi- ciencia puede considerar al hombre como el término de su visión
dándonos de las demás. Lo que hacemos es que una de ellas, en (el contenido) y puede adoptar uno u otro método según su
cada momento, se imponga a nuestra mirada, como una figura naturaleza (científico, descriptivo, teológico, etc.). Pero el resul-
sobre el fondo formado por las otras. tado final depende también —y en forma decisiva— del enfoque.
Cada una emerge, como un promontorio de realidad; se La persona que quiere estudiar al hombre según el método
destaca de las otras como por arte de iluminación, pero no se escogido, ¿qué imagen tiene de la persona humana? ¿Se acerca al
separa, pues sin ese fondo perdería su verdadera configuración3. hombre considerándolo un ser de conciencia personal y comuni-
taria, así como abierta a la trascendencia? ¿O ve solamente un
4. La misión como enfoque organismo y un puñado de estímulos y respuestas? Se llega a
conclusiones muy diversas según se vea en el primero o en el
De estas cinco realidades, hay una que este libro considera segundo modo. Se trata de enfoques muy diversos que van a
central: LA MISIÓN UNIVERSAL. determinar la selección del método y, naturalmente, lo que se ve y
La finalidad última de esta obra es educar a la misión univer- lo que no se ve.
s a l ^ la misión "Ad gentes"; lo cual, en otros términos, es ayudar Este ejemplo4 nos muestra la necesidad de considerar el
a crecer con ojos misioneros. enfoque —la manera de ver y de no ver— y no sólo el método
Ver la realidad con ojos misioneros quiere decir verla desde la (que no es nunca neutro ni independiente de quien lo usa) y los
perspectiva de la misión. contenidos.
Ver la teología con ojos misioneros quiere decir, igualmente, De esta necesidad no escapa la teología, ciencia hermenéuti-
verla desde la perspectiva de la misión universal. Significa conce- ca, en la que están estrechamente unidos la interpretación y el
birla, profundizarla con una óptica especial, con un marco de intérprete. Este intérprete puede ser el o la humilde catequista
referencia preciso: la misión universal. que explica a los otros una parábola evangélica; o el estudiante
La teología es una ciencia del espíritu y, por tanto, ciencia que por primera vez se acerca a los tratados teológicos; el sacer-
hermenéutica. Ello implica que no puede limitarse a considerar dote que como pastor y guía, ilumina la realidad a la luz del
solamente contenidos y método teológico. Necesarios como son Evangelio; el animador de grupos juveniles o el animador especí-
estos elementos, han de estar, con todo, acompañados por otro ficamente misionero de una iglesia local.
no menos necesario: el enfoque. Este intérprete es el destinatario de esta obra. A él le ofrece-
Método, contenido y enfoque forman una trilogía insepara- mos el libro como ayuda para crecer con ojos misioneros; para
ble. Ellos son como los tres lados de un triángulo, unidos de tal que su enfoque sea el de la misión universal; para que pueda ver
manera que el cambio de uno de ellos produce cambios en los los desafíos de la misión "ad gentes" y ayude a los demás en el
otros dos. mismo sentido.
Al ofrecer elementos teológicos para crecer con ojos misione-
CONTENIDO
ros, queremos favorecer en cada una de las personas anotadas

4
Sobre el problema del enfoque, visto desde las ciencias humanas, puede consultarse:
Giorgi, A.,Psychology as a human science, Harper and Row, New York, 1970. Al mismo
MÉTODO *Z- - ^ ENFOQUE
problema se refiere Pellerey Michele, Progeííazione didattica, Ed. SEI, Turín, 1983, pp.
147-148.
5
Se trata de la estructura figura-fondo, propia de la psicología de la Gestalt.

9
8
Los elementos teológicos que presentamos requieren, por
(que preferimos no llamar intérprete sino participante) su sensi- una parte, una estructura didáctica que los convierta en elemen-
bilización, concientización y actuación misionera universal. La tos educativos y, por otra, un grado de desarrollo y experiencia de
sensibilización mira a generar actitudes: la concientización a fe y vida en los participantes, que les permita captarlos como un
favorecer conocimientos y la actuación a promover habilidades5. desafío dirigido a ellos mismos. Estos dos requisitos favorecen un
Por eso, la naturaleza teológica de esta obra se conjuga con la verdadero aprendizaje que concebimos en términos de cambio
didáctica para que sea, en verdad, un factor de educación misio- personal. Este cambio tiene dos dimensiones inseparables: Es un
nera y, por ende, de crecimiento integral. cambio en la estructura cognitiva teológica de los participantes y
en las actitudes y habilidades personales y eclesiales. Es un cam-
5. La dimensión didáctica bio cognitivo-afectivo-espiritual, esto es, integral. De esta mane-
Este crecimiento sólo acontece cuando se toman en cuenta ra llega a ser verdadera educación misionera universal.
algunos factores determinados que podemos visualizar en el
siguiente gráfico: 6. Instrumento de acción educativa
Al intitular el libro "Didáctica misionera" se ha querido
ELEMENTOS
expresar, precisamente, la finalidad de que sea un instrumento útil
TEOLÓGICOS para una educación misionera universal. Un instrumento no es
i
un programa formal de educación, es sólo una ayuda para hacer
' ese programa. Un instrumento no actúa por sí solo; requiere
CENTRADOS PARA CRECER
FN LA MISIÓN CON OJOS personas que sepan utilizarlo creativamente. Un instrumento
UNIVERSAL MISIONEROS como éste no quiere sólo satisfacer la lectura; quiere promover la
-\ exigen \- acción educativa misionera. De allí que sea necesario explicitar
aún más la función didáctica que tiene en el arte de ayudar a
ESTRUCTURA UN GRADO DE crecer con ojos misioneros.
DIDÁCTICA DESARROLLO Y
DE EXPERIENCIA
DE FE 7. Estructura pedagógica
para APRENDIZAJE para I Hay una estructura pedagógica que subyace a cada unidad y
en términos de a todo el libro. Sus elementos y respectivas relaciones pueden
. i
CAMBIO captarse en el siguiente gráfico:
ESTRUCTURA ACTITUDES Y
HABILIDADES OBJETIVOS
COGNITIVA
PERSONALES DIDÁCTICOS
TEOLÓGICA
Y ECLESIALES

EDUCACIÓN CONTENIDOS Y ACTIVIDADES EXPERIENCIAS MISIONERAS
para para
MISIONERA UNIVERSAL 8. Objetivos didácticos
Cada unidad presenta algunos objetivos didácticos que son el
5
Véase, Marín, León, J.. Galván. Vázquez, L., Tecnificación administrativa de la acción punto de llegada que se desea alcanzar. Estos objetivos pueden
pastoral, CELAM, Bogotá, 1973.

11
10
des misioneras. Los contenidos asimilados y las actividades indi-
verse también como una síntesis de la unidad. Sin embargo, los
cadas son la ocasión propicia para tener esta experiencia y, al
objetivos no expresan, en primer lugar, la síntesis de los conteni-
mismo tiempo, para narrarla.
dos de la unidad sino las actitudes y habilidades (que hemos
La narración personal, experiencial, de una realidad misione-
expresado en términos como: ser capaz de; estar capacitado para,
ra, favorece lo que llamamos aprendizaje egodinámico6.
etc.) que la persona está llamada a desarrollar con la ayuda de la
Tenemos, pues, tres conjuntos de elementos que podemos
unidad. Ellos indican hacia dónde ha de dirigirse el participante y
visualizar de la siguiente manera:
no sólo hacia dónde se orientará la unidad.
VER PARA COMPRENDER
9. Contenidos y actividades implica
El estímulo de una I Apertura al
Los objetivos requieren contenidos y actividades que sean realidad exterior. mundo misionero.
ocasión propicia para desarrollar las actitudes y habilidades.
Estos contenidos y actividades están distribuidos según una vi-
sión didáctica que comprende tres conjuntos de elementos: COMPRENDER
PARA VER
A. "Verpara comprender"
Cada unidad parte de una experiencia de vida misionera. Es I
implica
el estímulo de una realidad que favorece cuanto podemos llamar La reflexión en torno Reflexión sobre la
un aprendizaje extrínseco. Es la apertura inicial al mundo misio- a una realidad. realidad misionera.
(Teología y praxis)
nero que se constituye como punto de partida.
B. "Comprender para ver" NARRAR PARA
La unidad ofrece, posteriormente, una serie de elementos COMPRENDERSE
teológicos que facilitan la reflexión en torno a la realidad misio- EN LO VISTO
nera. Se trata de elementos sencillos pero que requieren ser
asimilados, esto es, no memorizados sino comprendidos, estudia- La narración personal implica Narración de la
dos en sus aplicaciones, analizados y sintetizados en forma perso- de una experiencia. propia experiencia
nal por el participante. Esta reflexión teológica favorece lo que misionera. (Vivida a
partir de la unidad
llamamos aprendizaje intrínseco. o por ella evocada)
C. "Narrar para comprenderse en lo visto"
Kierkegaard, el conocido filósofo, escribió un diario perso-
nal. De vez en cuando lo leía de nuevo no para comprender lo que 10. Experiencia, conciencia y narración
había escrito, sino para comprenderse en lo que había escrito. Hemos dicho que los objetivos requieren contenidos y activi-
Este comprenderse es posible en la medida en que la persona dades. También hemos aclarado que éstos son ocasión propicia
tenga —como el filósofo danés— la posibilidad de narrar. para tener una experiencia que lleve a aquéllos. Efectivamente,
Más adelante haremos alusión a la experiencia. Pero hay que no son los contenidos y actividades los que logran directamente
decir, de una vez, que una experiencia verdadera puede engen-
drar actitudes y habilidades pero para ello requiere ser narrada.
En efecto, la narración favorece una mayor toma de conciencia 6
El término "egodinámico" es utilizado por Titone, Renzo, Psicodidáclica, Narcea Ed.,
de la experiencia (el comprenderse) y ambas, narración y con- Madrid, 1981. No nos preocupa, sin embargo, si el sentido que le damos a este término
coincide o no con el de este autor.
ciencia, contribuyen al surgir paulatino de actitudes y habilida-
13
12
alcanzar los objetivos. Es la experiencia del participante que dad. Según éste no se puede introducir un argumento una vez
logra los objetivos como quiera que ella es ya vivencia germinal para siempre sino que, es necesario presentar de nuevo —
de los mismos. El camino que conduce a los objetivos debe pasar repetidas veces— los mismos contenidos. Pero no se trata de una
necesariamente por la experiencia. Esta, a su vez, como se anotó, repetición mecánica. Es una repetición que cada vez se enriquece;
en la medida en que es narrada conscientemente, favorece la que se actúa subiendo de nivel, en un desarrollo progresivo
maduración de actitudes y habilidades misioneras, lo cual consti- cuantitativo y cualitativo.
tuye el objetivo último de esta obra. Todo esto puede visualizarse Quien utilice todas las unidades, por ejemplo, para un curso
de la siguiente manera: universitario que introduzca al estudio de la teología con ojos
Actividades y misioneros, esto es, desde la perspectiva de la misión universal ,
contenidos Conciencia Actitudes y
misioneros de la experiencia habilidades misioneras
no necesita tanto de este fondo pues cada unidad está unida a la
anterior en secuencia lógica.
De todos modos, el fondo quiere facilitar la libertad en el uso
de las unidades para no obligar a nadie a hacer caminos que no
desea recorrer.

13. Una posibilidad de evaluación
Formulación Experiencia Narración Educación
Nos hemos referido a los objetivos suficientemente. Sólo
de objetivos didácticos misionera misionera misionera universal
queda por añadir que ellos están fonnuiados en manera tai que
facilitan una evaluación muy vivencial, al término de cada uni-
11. Dimensión metodológica
dad. Cada participante puede expresar qué tanto se acercó a los
Consideramos necesario volver sobre los elementos de cada objetivos indicados, esto es, qué tanto creció misioneramente.
unidad, para ofrecer algunas indicaciones sobre el modo de
utilizar la obra. 14. Del texto misionero a la búsqueda
La experiencia o texto misionero inicial que invita a ver al
12. Un fondo didáctico mundo misionero es muy importante para las actividades poste-
Hemos dicho que este libro es un instrumento; de allí que riores. Esto no significa que la experiencia específica presentada
debe ser utilizado de la manera que a cada uno le parezca mejor. sea la única válida o la mejor. En la obra pueden encontrarse
Para ello debe dar facilidades. Por este motivo, cada unidad esta otras experiencias misioneras referidas a otras unidades que
precedida de una pequeña síntesis de elementos de unidades pueden servir para una unidad diversa.
anteriores, que sirven como de fondo. De esta manera, si alguien Pero lo ideal es que cada persona coordinadora de la refle-
quiere utilizar, por ejemplo, sólo cinco unidades para un encuen- xión de la unidad, busque otras experiencias misioneras, relacio-
tro breve, puede establecer una conexión lógica entre ellas con nadas con la unidad, sin limitarse a la que ésta ofrece.
ayuda del fondo. Se trata de favorecer, en medio de la variedad de La narración o experiencia presentada es ejemplo e insinua-
los usos, el principio de significatividad así que cada nuevo ción para la búsqueda de otras relacionadas con la unidad en
contenido pueda relacionarse con los ya adquiridos; y cada nue- consideración.
vo material pueda conectarse con las habilidades ya poseídas.
El fondo ayuda también a seguir otro principio didáctico
presente a través de todas las unidades: el principio de continui-

14 15
15. Asimilación de los contenidos La primera pregunta invita a conectar la narración o texto
Quien coordine la asimilación de los contenidos puede usar inicial con los contenidos de la unidad. Es una pregunta puente
diversos procedimientos didácticos. Algunos se acomodan más a pues sirve para favorecer el paso a la más importante que es la
ciertas unidades, otros a otras. Presentamos algunos de estos segunda. Esta invita a la persona a relacionar los contenidos de la
procedimientos para ayudar a vislumbrar formas diversas de unidad con su propia vida. Se trata de ayudar al participante a
actuar el proceso de enseñanza-aprendizaje. sentirse comprometido personalmente con los desafíos de la
unidad y a narrar esta experiencia. La narración se constituye en
A. Exposición oral del coordinador. Es la forma más utiliza- un factor fundamental de educación misionera.
da como proceso didáctico. Dado que los contenidos de cada Las actividades grupales favorecen la narración en el ámbito
unidad están acompañados de actividades personales y dinámi- del grupo a la par que retoman aspectos de la unidad para una
cas grupales, la exposición oral no se queda en una simple actua- ulterior profundización. Algunas de estas actividades pueden
ción del coordinador sino de todos los participantes. realizarse al comenzar la unidad, a modo de motivación.
B. Exposición de los objetivos por parte del coordinador y
asignación a grupos o personas participantes del desarrollo de los 17. Para ver más allá de las propias fronteras
contenidos correspondientes a cada objetivo. Cada grupo o per-
sona, una vez conocida la totalidad del contenido de la unidad, se En esta introducción hemos expresado el objetivo de esta
especializa en el tema relacionado con el objetivo, recurriendo obra didáctica que es ayudar a crecer con ojos misioneros. Para
inclusive a otras fuentes. Luego, presentará a los demás sus ello, se han considerado la dimensión teológica, la dimensión
resultados según el orden indicado por los objetivos mismos. didáctica y la dimensión metodológica subyacente en el libro. Se
espera pueda servir para dar un empuje nuevo, vitalidad y especi-
C. Algunas unidades están acompañadas de un gráfico de
ficidad a la acción misionera universal de la Iglesia; que motive a
síntesis. Se trata de una visión estructural que evidencia la simpli-
los cristianos para que crezcan como apóstoles dispuestos a ir
cidad y esencialidad del tema; ofrece la posibilidad de una reten-
más allá de las propias fronteras en una misión universal.
ción eficaz y de una válida transferencia.
Toda la Iglesia está llamada hoy a asumir con coraje la
El coordinador puede presentar el gráfico, solicitar una expli- invitación de Puebla, con la cual queremos concluir esta intro-
cación del mismo por parte de los participantes y luego completar ducción:
lo dicho por ellos, con cuanto en la unidad haya quedado aún
sin considerar. "Ha llegado la hora de intensificar los servicios mutuos
D. Es posible también dejar enteramente la unidad a la entre iglesias particulares y de proyectarse más allá de las
asimilación de cada uno en privado teniendo luego una discusión propias fronteras "Ad Gentes". Es verdad que nosotros
mismos necesitamos misioneros. Pero debemos dar desde
abierta sobre los contenidos de la misma. La discusión podría nuestra pobreza". (368).
estimular sea el sentido crítico como el mutuo enriquecimiento.
E. Alguna unidad (Inculturación) se presta para un estudio
grupal a manera de diálogo en el que se verifique de inmediato la
asimilación de los contenidos.
16. Actividades personales y grupales
Las actividades son de dos tipos: personales y grupales. Las
actividades personales se introducen con unas preguntas cuya
forma es casi igual en todas las unidades.

16 17
PRIMERA UNIDAD

Ver objetivamente

I. La asimilación de la introducción da la posibilidad de utili-
zar de diversas maneras, sea ésta como las otras unidades del
libro. De allí la necesidad de considerarla seriamente en sus tres
dimensiones: teológica, didáctica y metodológica.

II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
Al término da la unidad, cada participante habrá adquirido la
capacidad de:
A. Comprender la necesidad de "Ver" como prerrequisito de
la misión.
B. Definir qué significa ver objetivamente.
C. Identificar la objetividad como deseo y esfuerzo de ver.
D. Analizar la "experiencia" como exigencia de objetividad.
E. Evidenciar la exigencia de movimiento, de ir, que la expe-
' rienda entraña.
F. Descubrir esta exigencia en diferentes áreas de la vida.
G. Advertir en su propia vida los obstáculos que impiden ver
objetivamente.
H. Relacionar el conjunto de la unidad con su propia situa-
ción.
I. Narrar su propia experiencia de ver objetivamente.

19
III. VER PARA COMPRENDER partida para anunciarles el Evangelio. "En el extremo de la soga
vieja es donde se hace la nueva", dice otro de sus proverbios.
"Me interesaba por todo lo suyo"
Había que establecer una continuidad entre el ayer y el
presente y el futuro. Pero, claro, no se trataba ni de desaprobar
"¡Cómo recuerdo mis primeros pasos en este amado lugar! todo ni de aplaudir todo. Tenía que entrar el discernimiento para
Desde el primer día me encontré muy a gusto entre estas gentes y apreciar valores que son radicalmente cristianos.
mi único deseo era ayudarles del mejor modo posible. Pero, ay, la Han pasado quince años. Durante todo este tiempo he perfi-
realidad tenía otra cara, además de ésta. Era la cara de mis lado y matizado estas mis reflexiones y ahora me inspiran en mi
propias limitaciones. Me acordé de lo que solía decir el Cardenal trabajo con los catecúmenos" 1 .
Lavigerie, nuestro fundador: "Aprender la lengua de un pueblo
es prepararse a pertenecerle". Yo comenzaba a experimentarlo.
Estaba llena de entusiasmo y con todo él comencé a balbu- IV. COMPRENDER PARA VER
cear las primeras frases en "bore", la lengua local. Utilicé todas
mis fuerzas y todas mis energías, todos mis recursos y toda mi 1. Ver
voluntad. Y conseguí hablar el "bore". 1.1 Actitud preliminar
Iba por los poblados. Aceptaba encantada la pasta o papilla
de mijo que sus habitantes me ofrecían por toda comida. Para "Saulo se levantó del suelo; y aunque tenía los ojosabiertos, no
dormir me acostaba sobre una estera; y dormía mecida por las veía nada. Le llevaron de la mano y le hicieron entrar en Damas-
adivinanzas y por los cuentos que las chicas del lugar, incansables co. Pasó tres días sin ver, sin comer y sin beber".
en su tertulia, me contaban cada noche hasta las primeras horas "Fue Ananías, entró en la casa, le impuso las manos y le dijo:
del amanecer. Fui así conociendo las costumbres y la mentalidad 'Saulo, hermano, me ha enviado a ti el Señor Jesús, el que se te
de este pueblo "bwa"; pero "el otro" siempre es para nosotros un apareció en el camino por donde venías, para que recobres la
misterio que se nos escapa y que nunca llegamos a descubrir en su vista y seas lleno del Espíritu Santo'. Al instante, cayeron de sus
totalidad. Y el misterio se agiganta aún más cuando, como en el ojos unas como escamas, y recobró la vista" (Hechos, 9, 8-9.
caso de los "bwa", "el otro" pertenece a una cultura muy diferen- 17-18).
te de la nuestra y a una religión muy ajena a la cristiana. Se Antes de la misión, Pablo tenía que adquirir una forma de
impone dejar que pase el tiempo y se impone que vaya surgiendo ver. Debía quitarse una ceguera que, hasta ese momento, le había
la mutua confianza. Los "bwa" lo saben desde hace muchos impedido ver quiénes eran aquéllos a quienes perseguía.
siglos. Un proverbio suyo lo dice muy bien: "Sólo el que te Empezamos hablando de "ver". Tal vez pueda parecer forza-
conoce puede penetrar tus secretos". da la relación entre "ver" y "misión". Sin embargo, la historia
Recuerdo que, para mí, conocer a los "bwa" no era sólo misionera de Pablo comienza con un ajuste en su visión. Quisiera
producto de mi curiosidad; lo era de mi cariño. Los quería de recordar también la figura de aquel ciego que, gracias a Jesús,
verdad. Ellos lo adivinaban. Me interesaba por todo lo suyo: por recobró la vista y lo siguió bendiciendo a Dios. (Le. 18,43). Pablo
sus costumbres, por su religión, por sus ritos. Pensaba muchas y el ciego, discípulos de Jesús, empiezan su seguimiento del
veces en aquello de San Pablo y compartía con el apóstol el Maestro y la misión que entraña, a partir de un acto de ver.
mismo sentimiento: deseaba "anunciarles ese Dios al que ellos
adoraban sin conocerlo". Por mi parte, yo necesitaba conocer
cómo era su Dios.
Me embargaba un sentimiento de respeto para todo lo suyo; 1
Antonia Agreda, Malí, "Formando formadores", en Pueblos de! Tercer Mundo, Abril,
por todas sus tradiciones. Creí que éste tenía que ser el punto de 1983, p. 44.

20 21
1.2 Qué significa ver 2.1 Ver gigantes donde hay molinos
Conviene no dejarse llevar por interpretaciones poéticas o El que tiene familiaridad con la literatura española, sabe muy
místicas. Alguien puede pensar que, inspirados en el evangelio de bien quién es Don Quijote. Este personaje tenía grandes ideales
Juan, hablamos de ver como "tener la luz de la fe"; comprender como caballero que era. Sólo que en ocasiones no lograba ver
en profundidad; caminar por el sendero justo, etc. Son interpre- muy bien. Una vez llegó a un lugar donde había molinos de
taciones muy interesantes pero que, por el momento, no vienen a viento. El no vio molinos sino gigantes enemigos:
cuento. Ver es algo muy simple pero, al mismo tiempo, difícil de "La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que
explicar. Por un lado, es tan simple que sólo los ciegos no lo acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza,
entenderían. En efecto, ver es el acto concreto con que leemos donde se descubren treinta, o pocos más, desaforados gigantes
estas líneas, con que nos miramos los unos a los otros. con quienes pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas. (...)
Ver quiere decir abrir los ojos para percibir la realidad; quiere —¿Qué gigantes? dijo Sancho Panza.
decir, dejar que la realidad se manifieste revestida de múltiples —Aquéllos que allí ves —respondió su amo— de los brazos
colores, de luces y de sombras; quiere decir salir de nosotros largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas.
mismos hacia el mundo que nos rodea con su poder de enrique- —Mire vuestra Merced —respondió Sancho— que aquéllos
cernos o de empobrecernos. Ver es cuanto el ciego de Jericó que allí se parecen no son gigantes sino molinos de viento, y lo
quería cuando exclamaba: "Jesús, hijo de David, ten compasión que en ellos parecen brazos son las aspas que, volteadas del
de mí" (Jn 18, 38). viento, hacen andar la piedra del molino.
Otro ciego curado por Jesús decía: "Veo la gente, me parecen —Bien parece —respondió Don Quijote— que no estás cur-
árboles que andan". Le aplicó otra vez las manos a los ojos; el sado en esto de las aventuras: ellos son gigantes; y si tienes miedo,
hombre vio del todo, estaba curado y lo divisaba todo con quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a
claridad (Me 8, 24-25). Hubo entonces y hay siempre un progre- entrar con ellos en fiera y desigual batalla" 2 .
so en la capacidad de ver. Podemos decir que Don Quijote no vio objetivamente. El
Hay quien ve más y hay quien ve menos. Un águila o un hecho, de suyo, no es tan raro. Cuántas veces nosotros mismos
caballo ven mucho más que el hombre pero es un tipo de superio- vemos un gigante donde hay solamente una persona llena de
ridad que no nos interesa. Queremos hablar solamente del ver bondad. Y, claro está, tomamos medidas: "Es mejor no acercarse
humano, o mejor, del hombre que ve. En efecto, no es el ojo que demasiado"; "es más conveniente no hablarle"; "no debo con-
ve, sino el hombre que ve con los ojos. fiarme así no más".
Este ver, limitado en su capacidad, tiene que enriquecerse con
el desarrollo de algunas características especiales que, en su 2.2 La objetividad como deseo y esfuerzo
conjunto, conforman la actitud preliminar a la misión. Pero
ahora, el ver humano, acto de fácil constatación, se torna reali- Ver objetivamente es tratar de ver las cosas como ellas son en
dad compleja. Se trata de determinar cuál es el modo de ver que realidad. Se puede decir que es el deseo y el esfuerzo continuo de
requiere una persona para que pueda asumir la misión universal, lograr que la experiencia de cuanto está fuera de nosotros mismos
Ad Gentes. sea real al máximo.
Hablamos de deseo y de esfuerzo. En efecto, la objetividad es
2. Ver objetivamente el deseo subjetivo de ser objetivos y el esfuerzo por percibir en la
forma más rica y completa posible, una realidad.
En ésta y en las tres unidades siguientes, consideraremos
algunos modos de ver necesarios para la misión universal. 2
Cervantes, M. Don Quijote de la Mancha, primera parte, Cap. VIII.

22 23
Si tengo que trabajar con una persona desconocida hasta Esta no es la única manera de interpretar el término experien-
ahora para mí, puede acontecer que vea en ella un peligroso cia, cuya riqueza ofrece muchos otros significados. Pero, por lo
gigante. (También los apóstoles vieron una vez a Jesús y pensa- pronto, nos interesa éste que podemos expresar gráficamente así:
ron fuese un fantasma). Si llego de inmediato a una conclusión y
formulo un juicio definitivo como, por ejemplo: "Esta persona
no me cae bien", no soy objetivo. No he tenido el deseo de
conocerla mejor ni he hecho el esfuerzo por tener una experiencia
más completa de esa persona.
Si me digo a mí mismo: "Deseo conocerla mejor porque
encuentro aspectos de su modo de ser que no entiendo muy bien"
y si me esfuerzo por acercarme, por dialogar, para permitir que
esta persona se manifieste, entonces soy objetivo.
Ver objetivamente es, pues, deseo y esfuerzo. Es dejar que la
realidad se manifieste en todos sus aspectos. Es hacer la experien-
cia completa de una realidad.
2.3 Hacer la experiencia completa En el gráfico podemos descubrir diversos elementos. El círcu-
Deseo y esfuerzo son necesarios ya que la realidad no se lo interno indica una realidad. Hemos hablado antes de una casa
manifiesta toda de una vez. Hay que estar dispuestos a verla pero puede ser cualquier otra cosa: una persona, un pueblo, una
progresivamente, a "darle la vuelta". Acontece como cuando se cultura, una religión, etc.
desea comprar una casa. No es suficiente mirarla de frente y Las flechas que indican el movimiento hacia la realidad (ex),
concluir: "Esta casa no sirve". Hay que darle la vuelta, verla están numeradas. El número progresivo quiere indicar la imposi-
desde diversos lugares: por dentro, por fuera, desde abajo, desde bilidad de percibir toda la realidad de una vez. Por el hecho de
arriba. Para decir que se ha visto objetivamente, hay que hacer la tener un cuerpo, estamos clavados en el espacio y en el tiempo.
experiencia completa de la casa. Nos encontramos siempre en un lugar determinado. Si queremos
La palabra "experiencia" entraña, precisamente, todos los observar otras caras de la realidad dada, tenemos inexorable-
elementos indicados hasta ahora. En la formación de este térmi- mente que movernos, que pasar de un lugar a otro.
no intervienen tres partículas: "Ex"-"Peri"-"Encia". También las flechas de la partícula "peri" expresan esta
"Ex" indica movimiento hacia afuera. La experiencia com- necesidad. Supongamos que el círculo del gráfico represente el
porta la necesidad de salir de nosotros mismos hacia la realidad. enorme globo terráqueo (mapamundi) que adorna un salón. Se
Esta necesidad la hemos expresado en términos de deseo y esfuer- trata de una representación plástica. En él puedo observar mi
zo de ir más allá de nosotros mismos. país, centrar la mirada en mi ciudad y hasta en la iglesia local a la
"Peri" quiere decir alrededor. Entonces, se trata de un movi- que pertenezco. Eso es cuanto puedo ver desde mi sitio. Si
miento para captar la realidad desde diversos ángulos, así que se quisiera observar la parte del globo donde están mis antípodos,
descubran todas sus dimensiones o perfiles. tendría que levantarme e ir hacia la otra parte del globo. La cosa
"Encia" significa la realidad misma. (Del latin ens-entis, al es así y nadie puede remediarla. Si no me decido a ir, la posibili-
plural entia). dad de mi visión estará tan lejos como lejos están los antípodos
Por tanto, cuando tenemos una experiencia objetiva salimos mismos. Ese globo es lo que percibo pero su proximidad, en
de nosotros mismos (ex), para ver en sus diversos aspectos (peri), cuanto se le examina y expresa, se convierte también en irreme-
una realidad (encia). diable distancia.

24 25
La conclusión a que puedo llegar frente a ese globo o mapa- por "moverse a su alrededor". No se trata de conocerlo por todas
mundi, es que la realidad no pertenece definitivamente a ninguna partes, como en el ejemplo de la casa, sino de captar todos los
percepción particular. Ella queda más lejos y me invita, en la fra- aspectos de su personalidad. Si descubriera que él es muy inteli-
gilidad misma de esta percepción, a levantarme, a moverme, a ir. gente y con ello concluyera que es una persona muy buena, pues
Soy un cuerpo que, como tal, tiene su mirada en el mundo a su visión no sería aún objetiva. Quedarían en la sombra otros
partir de la percepción del mismo. Esta percepción es unilateral y aspectos fundamentales: afectividad, valores, intereses, salud,
limitada pero capaz de evocar nuevas percepciones, codetermi- visión del mundo, etc. En un pueblo pequeño y aislado, un
nantes y enriquecedoras de la primera en tanto esté dispuesto a campesino alimenta una fuerte devoción por "Jesús caído bajo el
moverme, a abrirme, a ir más allá de la primera percepción, hacia peso de la cruz". Para él, Jesús es un varón de dolores; el
la frontera de lo nuevo, de lo aún indeterminado y desconocido sufrimiento encarnado; la oveja silenciosa llevada al matadero.
para lograr, en el compartir, una experiencia enriquecedora. Esto es Jesús y solamente esto.
Cada paisaje de mi vida, en tanto que visible, está preñado de El campesino tiene la experiencia de un aspecto de la vida de
muchísimas visiones que no son la actual, de aquí y ahora. Cada Jesús. Pero si él quiere afirmar que conoce objetivamente a Jesús,
paisaje se me ofrece en perspectiva, con una organización que ha de despertar en sí el deseo de ver otros aspectos de Jesús y
tiene sentido pero que, al mismo tiempo, es unilateral pues sólo se hacer el esfuerzo por lograrlo. El puede ir más allá de esta visión y
presenta en uno de sus aspectos. enriquecerla con Jesús, Señor resucitado; con el maestro que
Esta unilateralidad pide ser trascendida; solicita que se vaya enseña y cuestiona la religiosidad de su tiempo; con el Dios hecho
más allá de su límite, de su frontera, para que su significado sea hombre que da la vida, etc. Es verdad que el campesino no
cada vez más pleno. logrará ver (como tampoco el más grande teólogo) todos los
Las cosas son morada abierta a mi mirada. Pero en tanto se aspectos de Jesús, su "inagotable esplendidez" (Ef. 4, 16) puesto
revelan en cuanto estoy dispuesto a ir más allá de la frontera que que "la anchura y largura, altura y profundidad" (Ef. 4, 18) del
encierra su perspectiva (el lado por el que se ve) para captarla en Resucitado son infinitas. Pero si él alimenta el deseo de superar
mayor plenitud3. Esto quiere decir ver objetivamente4. las estrechas fronteras de su religiosidad y hace el esfuerzo de
abrirse a los diversos aspectos del Hijo de Dios hecho hombre, se
2.4 Superar las fronteras estrechas puede decir que ve objetivamente.
Los ejemplos anteriores tienen un carácter bastante topográ- "Superar las fronteras estrechas"; "moverse más allá del
fico, pero ver objetivamente no se limita a las cosas. propio mundo"; "ensancharla propia tienda", son todas expresio-
Cuando una joven desea conocer un joven, tal vez con inten- nes que, amén del sabor misionero, contienen una exigencia de
ciones de matrimonio, junto con el deseo, ha de hacer el esfuerzo ver objetivamente.

3
Sobre la limitación de la percepción y la necesidad de superar su parcialidad pueden 3. Obstáculos para ver objetivamente
verse las siguientes obras de carácter fenomenológico: Merleau Ponty, M., Fenomenología
de la Percepción, Ed. Península, Barcelona, 1975. Merleau Ponty, M., Lo visible y lo
invisible, Ed. Seix Barral, Barcelona 1970. Husserl, E.,Ideas, Collier Books, London 1969.
3.1 Inmadurez
Gurwitsch, A., The field of consciousness, Duquesne U. Press, Pittsburgh, 1964. Un niño, en los primeros meses de vida, tiene una visión del
4
Lo que se expresa en términos de visión puede también indicarse en términos de
audición. Soy un oyente sólo en la medida en que mi cuerpo se encuentra a una mundo muy original. El es el centro del mundo. Todo gira en
determinada distancia de la fuente sonora. Más allá del umbral no oigo nada, no soy torno a él, y todo cambia según su querer. En realidad, él no se
oyente. Para serlo debo necesariamente ponerme en movimiento hacia la fuente sonora o distingue mucho del mundo que lo rodea con el cual, más bien, se
ella debe moverse hacia mí. La cosa es tan inevitable que Dios mismo debe someterse a
esta exigencia del movimiento si quiere hablara oyentes de su palabra. Al respecto puede identifica. El puede tener la sensación de ser dueño del mundo ya
consultarse la obra de Rahner, K., Uditori della Parola, Ed. Borla, Turín, 1967, p. 215. que todo procede al ritmo de su voluntad.

26 27
Esta situación, llamada por los psicólogos antropocentris- volverse un factor de conflicto. Puede,.inclusive, tornarse peli-
mo 5 , se modifica a medida que la persona va madurando. groso cuando el grupo cultural decide reeducara los otros grupos
La madurez entraña, en primer lugar, que la persona se así que se vuelvan "tan buenos" como es él; a su imagen y
descubra no como un ser identificado con el mundo sino como un semejanza.
ser en el mundo. Es un mundo independiente de los propios El etnocentrismo es la absolutización de la propia cultura, lo
caprichos y fantasías y que exige aprender a considerarlo en cual impide ver objetivamente, apreciar y acoger los valores de
términos de objetividad. otras culturas. "Dado que éstas son tan inferiores a la nuestra, no
Aun en la adolescencia, la persona exige que el mundo se hay nada que aprender". Difícilmente se logrará vislumbrar en
transforme al ritmo de sus sentimientos, y sufre si ello no aconte- ellas una huella de Dios, el germen del Verbo, la acción del
ce. Superada esta etapa, la relación persona-mundo mejora y se Espíritu que interpela y desafía, desde ahí, las otras culturas6.
torna más fácil ver objetivamente. 3.3 Autoritarismo
La persona que no consigue una cierta madurez, encuentra De la persona que se llama autoritaria nos interesa hacer
difícil comportarse en sintonía con la objetividad del mundo. resaltar algunos aspectos.
Puede acontecer que prefiera crearse un mundo manipulable En primer lugar, la persona autoritaria tiene una percepción
según sus gustos. Entonces se encierra en la fantasía, en el placer, muy rígida, en términos de blanco y negro, sin matices. Esto
en la droga o en cualquier otro medio apto para la evasión. Lo quiere decir que hace divisiones tajantes, sin grados. Las perso-
importante es evitar el mundo objetivo con la cantidad de proble- nas se dividen en buenas y malas y se sabe perfectamente quiénes
mas que conlleva. son éstas y quiénes aquéllas. No puede imaginarse una misma
La persona madura no es la que carece de problemas. Puede persona en algunos aspectos buena y en otros menos. La bon-
tener en cantidades. Pero es madura porque da la cara a los pro- dad o malicia total derivan del considerar sólo un aspecto y
blemas; no los evita; no escapa a sus desafíos; no cierra los ojos o asumirlo como expresión de la totalidad de la persona.
esconde la cabeza como el avestruz; aunque ignore aún las solu- Esta rigidez aparece también en la manera de considerar la
ciones. observancia de las leyes, normas, programas, reglamentos. O la
La persona madura tiene el deseo de ver objetivamente y observancia es perfecta y escrupulosa o la degradación es total.
hace el esfuerzo necesario para ello. De todo esto carece la Entre obediencia absoluta y rebelión absoluta no hay un terreno
persona inmadura. intermedio. Si no es aquélla, entonces es ésta.
3.2 Etnocentrismo La rigidez perceptiva le impide aceptar que las situaciones
El término etnocentrismo está formado por dos palabras cambien y que hay que enfrentarse a situaciones nuevas. Es una
muy sencillas: "Etnia" y "Centr©". . persona muy tradicionalista. Por ello, se apoya continuamente en
"Etnia" indica el grupo cultural al cual pertenece una perso- el pasado, en el "siempre se ha hecho así", esgrimiendo argumen-
na. Cuando este grupo se considera el centro del mundo, en el tos de autoridad.
sentido de que todos los otros grupos culturales poseen un valor Un grupo de personas autoritarias se sometió a un test psico-
inferior, entonces tiene lugar el etnocentrismo. lógico. Se proyectó una película en la que aparecía claramente un
Todo grupo cultural es, más o menos, etnocentrista. Lo exige gato. Paulatinamente, la imagen del gato se transformaba en la
la necesidad de crear un espíritu de cuerpo, de unidad e identidad. de un perro. Aun después de este cambio, las personas autorita-
En este sentido es positivo. Pero si no se modera, puede rias afirmaban que se trataba de un gato. La primera percepción
tenía mucho peso y les era fatigoso modificarla.
5 6
Pueden verse, al respecto las diversas obras de J. Piaget sobre el conocimiento que el Especialmente útil se presenta el libro de Luzbetak, L., Un solo vangelo nelle diverse
niño tiene del mundo. culture. Elle Di Ci, Turín.

28 29
Por este motivo, las personas autoritarias encuentran dificul- En síntesis, ver objetivamente es deseo y esfuerzo encamina-
tad para ver objetivamente y para dejarse desafiar y enriquecer de do a que la realidad se manifieste plenamente. Dado que somos
la novedad ofrecida por otros pueblos y culturas. Especialmente, seres corpóreos, estamos anclados en un espacio y tiempo, en un
les queda difícil descubrir la acción de Dios en las culturas que aquí y ahora. Por ello, la realidad se nos ofrece sólo en una de sus
siguen normas morales, religiosas y culturales diversas de las que múltiples configuraciones. Para que se nos manifieste en su pleni-
rigen su vida personal7. tud, tenemos que movernos; ir más allá de nuestra posición;
superar la frontera del "aquí", para percibirla con mayor
3.4 "Tipificación" riqueza.
La palabra no es muy correcta pero la asumimos para expre- La inmadurez, el etnocentrismo, el autoritarismo y la "tipifi-
sar una actitud que cada persona puede tener hacia los otros. cación" nos impiden este movimiento de frontera. Por eso, son
Luego de haber transcurrido un determinado tiempo con una actitudes negativas que se oponen a que brote en nosotros la
persona, nos hacemos de ella una imagen fija. Una vez que nos actitud preliminar para vivir la misión universal, y que hemos
hemos separado, la imagen perdura en nosotros, aun después de definido como "ver objetivamente".
muchos años. Hasta aquí no hay nada de raro. El problema surge
solamente cuando, habiendo pasado diversos años de ausencia, V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
continuamos a dar juicios sobre esta persona, basados solamente
en la vieja imagen que aún conservamos8. 1. Actividad personal
En una congregación religiosa, la hermana Teresa fue nom- 1.1 ¿Qué relación puedes establecer entre la narración inicial y
brada maestra de las novicias. La noticia corrió veloz de conven- los contenidos de la unidad?
to en convento. En uno de éstos, una hermana comentó: "Impo-
sible, no puedo creerlo, Teresa en un cargo tan importante, es un 1.2 ¿Qué relación puedes establecer entre los contenidos de la
error enorme, desde todo punto de vista". Las otras hermanas le unidad y alguna experiencia de tu vida? Haz la narración de esta
preguntaron: ¿Pero tú conoces a la hermana Teresa? "¡Claro que experiencia.
sí, respondió. Teresa y yo fuimos compañeras hace quince años, y La narración puede ser escrita o hablada según las posibilida-
era tan infantil, tan poco seria!". des que tengas.
En 15 años, supuesto que sea cierto lo que dice la compañera, Al narrar, deja que tu vida hable con espontaneidad, usando
una persona cambia, en muchos aspectos. Pero para su compañe- las palabras de todos los días, las imágenes y metáforas que te son
ra de otros tiempos, Teresa es algo así como una momia, incapaz familiares.
de llegar a ser diferente, de crecer, de abrirse a la acción transfor- (Es una indicación útil para las diversas invitaciones a narrar
madora del Espíritu. que se te harán).
Tipificar es negar la capacidad de crecer; es destruir el futuro; 2. Actividades grupales
es asesinar la esperanza; es aniquilar el poder del Espíritu que
quiere hacer nuevas todas las cosas; que trabaja en cada uno para 2.1 La imagen nueva del otro
que nazca el nombre nuevo de quien Cristo es la primicia y la
Explicación
medida.
La dinámica comprende dos fases destinadas a evidenciar el
crecimiento en la objetividad y la expresión del mismo.
7
Sobre la personalidad autoritaria puede verse la obra de Merleau Ponty, M., The Objetivo.
pnmacy of Percepnon, Northestern University Press, 1965.
8
Captar la importancia de ver objetivamente para la conviven-
Sobre la "tipificación" puede consultarse Castro, Luis A., Dejar que el otro sea, Ed. cia humana.
Paulinas, Bogotá, 1978, p. 129

30 31
Procedimiento.
REALIDAD ENFOQUE ACTIVIDADES
A. En un lugar tranquilo, reflexiona sobre la siguiente pre-
gunta:
¿Te sucedió alguna vez que tuviste que cambiar positivamen-
te la imagen que tenías de una persona? "Antes pensaba que era (Datos, necesidades (Objetivos, ideas, (Planes, datos, acciones)
de la gente, análisis utopías, marco
así... y en cambio es así... de la realidad) teórico)
B. Narra la experiencia de esta transformación en la percep-
ción de la otra persona.
Puedes hacerlo de dos maneras:
a) Por escrito, en tres etapas: Una vez llenada la hoja, cada persona responde a las siguien-
¿Cómo era la imagen que tenía al comienzo? tes preguntas y comunica al grupo sus respuestas.
¿Cómo fue entrando en crisis esta imagen? ¿A qué le diste más importancia al describir y analizar la
¿Cómo es la imagen nueva resultante? realidad de tu labor?
b) Comunicándote con el grupo por medio de la explicación de: ¿Al enfoque y grandes ideas que te mueven al trabajo?
Una lámina que refleje (real o metafóricamente) lo que la ¿A las actividades?
persona era para ti al comienzo. ¿A qué le diste menos importancia?
Otra lámina que refleje (real o metafóricamente) lo que es ¿Qué te dice este cuadro frente a la relación que hiciste de tu
para ti esta persona, una vez "redescubierta". labor?
2.2 Realidad-enfoque-acción
Explicación
La dinámica quiere ofrecer la ocasión para comprender la
necesidad de ver la realidad bajo diversos ángulos.
Objetivo
Que los participantes tomen conciencia de la relación que hay
entre los diversos aspectos de su tarea y la necesidad de revisar la
propia acción.
Procedimiento.
A. Cada participante recibe una hoja y se le pide definir en
unas treinta líneas, la labor que realiza (pastoral, educativa, etc.).
B. Se entrega a los grupos el esquema de análisis para que
analicen las respuestas de cada persona, esto es, la labor de cada
una.
El esquema de análisis en una hoja dividida en tres columnas
según se indica adelante. En ellas ha de colocarse todo cuanto la
persona escribió.

32 33
SEGUNDA UNIDAD III. VER PARA COMPRENDER

Ver integralmente "Se estudiaban en común los problemas"

prerrequisito para la misión "Las reuniones habituales de la comunidad se desarrollaban
de la siguiente forma: un rato inicial de cambio de impresiones y
de charla informal en la que se procuraba que los asistentes
fueran conociéndose más y más y contactando cada vez mejor; en
la segunda parte se estudiaban en común los problemas que cada
uno había encontrado durante la semana en la zona en la que
vivía. Los problemas que aparecían eran de índole muy diversa,
y podían afectar tanto a los miembros de la comunidad como a
sus vecinos (en un principio abundaron los problemas matrimo-
niales y los de índole asistencial); al terminar esta discusión se
valoraban los problemas, se establecían unos objetivos, se distri-
buían unas tareas que habrían de ser llevadas a cabo por los
miembros de la comunidad y cuya revisión se haría en la reunión
I. Ver objetivamente requiere un esfuerzo de apertura a la siguiente. La tercera parte estaba dedicada al comentario de un
realidad en su totalidad. Hay tres aspectos fundamentales cuya texto de la Biblia previamente preparado; se procuraba que
consideración conjunta exige una visión integral. hubiera el mayor diálogo posible. Finalmente había una paraíi-
turgia o una celebración eucarística cuando el sacerdote estaba
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS presente. De cada tres reuniones dos se hacían sin el sacerdote" 1 .

Al concluir la unidad, cada participante será capaz de:
A. Discernir entre una visión ético-religiosa, una visión psi- IV. COMPRENDER PARA VER
cológica y una visión sociológica.
1. Ver integralmente
B. Valorar el grado y tipo de conflictos que la eliminación de
una u otra puede generar. 1.1 Visiones parciales
C. Definir qué es la conciencia. Un grupo de obreros entró en huelga. La gente que observaba
D. Descubrir la maduración de la conciencia como requisito a los huelguistas hacía sus comentarios. Un señor decía: "Esta
para llegar a una visión integral. huelga debe ser fruto de ignorancia y sobre todo de malicia.
E. Identificar el momento del objeto como nivel de concien- Quieren destruir la fábrica y dejarnos sin su servicio". Una
cia. señora sostenía que el asunto era fruto de un complejo de inferio-
F. Describir el momento del sujeto. ridad: "Estos obreros se sienten menos que los otros y reaccionan
en forma peligrosa y emotiva". Un joven afirmaba: "La inflación
G. Explicar qué es el momento social.
H. Vislumbrar la necesidad de la visión integral para la
1
acción misionera. B.V.J., Zambia. "Una experiencia de comunidades", en Misiones extranjeras, N. 54,
Nov. Dic. 1979.

34
35
ha sido fuerte y mientras que el precio de los productos puede ser de amistad. Los indígenas tienen derecho a la tierra y no pueden
aumentado, el salario queda siempre igual. La huelga tiene una ser despojados de ella por los colonos. El problema es, ante todo,
razón muy fuerte basada en la justicia". social y político. Se necesita insistir ante el gobierno para que
El señor observó la huelga con unos anteojos éticos y por eso haya leyes justas que protejan los bienes y cu]tura del indígena".
habló de gente maliciosa. La señora miró con anteojos psicológi- La discusión que siguió fue terrible. Juan acusó a Pedro de no
cos y por eso se refirió a complejo de inferioridad. El joven vio valorar suficientemente la catequesis; Pedro acusó a Marta de
con los anteojos sociales y por ello habló de inflación y de justicia meterse en política y de tener tendencias revolucionarias; Marta
social. ¿Cuál de los tres vio correctamente? La respuesta exige un acusó a Juan de ser reaccionario. Un acuerdo entre los tres era
análisis de la realidad. Cualquiera de las tres posiciones puede ser casi imposible.
la verdadera pero para determinarla hay que leer esta realidad Ver integralmente es tener la capacidad y disponibilidad de
con los tres "anteojos". observar con los tres "anteojos". En otras palabras, se trata de
Si se observa la realidad sólo con una visión ética o religiosa ver a la luz de la ética y de la religión; a la luz de la psicología
se llegará a una conclusión unilateral. Lo mismo acontecerá si se humana y a la luz de las estructuras sociales, sin absolutizar una
observa sólo con una visión psicológica o si el enfoque es sola- visión eliminando las otras. Puede decirse que en una situación
mente socio-estructural. como la anotada, los misioneros debían ser capaces de ver a
La visión parcial de cada una de las tres personas anotadas, le través del conflicto de las personas y del fondo socio-estructural
impide entrar en sintonía con cuanto ven las otras dos personas. condicionante, la acción y los desafíos del Espíritu en la historia
Al ser la "longitud de onda" tan diversa, una discusión entre ellas de esta región. Esta manera de ver, sin embargo, exige el tipo de
se prolongará indefinidamente sin que haya forma de llegar a un visión que llamamos sacramental y a la cual nos hemos de referir
acuerdo. A no ser que cada uno empiece a asumir la óptica ajena en la siguiente unidad.
y comprenda así cuánto el otro quiere decir. Ver integralmente, que es una aplicación del ver objetivamen-
te, es la exigencia de ver desde los tres ángulos anotados, corno
1.2 Visión ético-religioso, psicológica y socioestructural aparece en el esquema siguiente:

En una región de la Amazonia acaeció un conflicto muy fuerte Visión ético-religiosa
entre los indígenas del lugar y los colonos. El motivo era la
propiedad de la tierra. Naturalmente, los misioneros del lugar
tomaron el caso muy en serio y trataron de vislumbrar una
solución al conflicto.
Juan, misionero laico, decía: "Esta gente no sabe vivir, por
eso se pelean. Es necesario enseñarles un poco de Evangelio y de
normas éticas. El caso de ignorancia en unos y de falta de ética en Visión psicológica Visión socioestructural
otros. La solución está en ofrecer más instrucción, especialmente
más catequesis". El padre Pedro, otro misionero afirmó: "No, 2. Visión integral y maduración de la conciencia
este caso no exige enseñar tantas cosas. Lo que se necesita es una
pastoral de la amistad. Hagamos una reunión en la que partici- Una persona puede asumir rígidamente uno de los tres modos
pen indígenas y colonos para que se conozcan y empiecen a de ver, sin llegar a ser consciente de ello. Esta falta de conciencia
germinar actitudes de caridad mutua. O hagamos una fiesta así (cum-scientia = ciencia de sí mismo) le impide llegar a una visión
que descubran Imposibilidad de ser amigos". La hermana Marta, integral. En otros términos, la visión integral en tanto es posible
a su vez, intervino diciendo: "La cuestión no es ni de catequesis ni en cuanto esté sostenida por una maduración de la conciencia. La

36 37
conciencia es la relación de la persona con cuatro realidades: Ella que no vale nada y entra en otro sobrenatural, en el que se
misma, los otros, la naturaleza y Dios. encuentra todo valor. El Trascendente es el factor decisivo. A la
J. B. Libanio dice que esta conciencia puede encontrarse en persona corresponde manifestar su profunda dependencia a tra-
alguno de los tres momentos que él llama: Momento del objeto, vés de los ritos y con la obediencia escrupulosa a las normas y
momento del sujeto y momento social2. mandatos divinos.
Nosotros decimos que la visión integral es propia de la per- 2.2 Momento del sujeto
sona que ha superado estos tres momentos llevando de cada uno
toda la carga positiva que contiene hacia una síntesis superior. A. Relación de la persona consigo misma
Veamos la manera de ver en estos tres momentos. Superando el momento anterior, la persona empieza a verse
como sujeto, como fuente de valores, como ser libre. No es más
2.1 Momento del objeto un espectador, sino un actor que da su propia interpretación de la
A. Relación de la persona consigo misma realidad y le asigna un determinado valor. La persona tiene una
identidad definida y una autonomía.
La persona se ve a sí misma más como un objeto que como un
sujeto. Esto quiere decir que le falta conciencia de su valor B. Relación de la persona con los otros
intrínseco. Los valores son todos extrínsecos; están fuera de ella, Esta relación puede tomar dos cauces muy diversos:
en una esfera diversa que puede ser una ley cósmica o un decreto a) Al descubrir su subjetividad, su autonomía, su valor, la
de la voluntad de Dios. A la persona corresponde solamente persona puede encerrarse en sí, volviéndose individualista. Ella
aceptar los valores, someterse a ellos, sacrificarse por ellos. quiere gozar de su mundo. Se ve sólo a sí misma.
B. Relación de la persona con los otros b) Al descubrir su subjetividad, la persona ve y aprecia mejor
La persona ve a los otros más como objetos que como sujetos. !a subjetividad ajena. Surge, entonces, la posibilidad del inter-
La relación con ellos, por tanto, no es muy personal, es como de cambio personal, del encuentro de sentido, del diálogo, de la con-
cosa a cosa. Las normas que regulan esta relación son extrínsecas vivencia.
a la persona. C. Relación de la persona con la naturaleza
C. Relación con la naturaleza La persona pasa de niño dependiente a patrón y conquista-
La persona ve la naturaleza como un niño ve a su mamá. La dor. Ya no es el discípulo obediente sino el maestro capaz de
naturaleza decide, dispone, impone. A la persona toca obedecer; someter transformar y explotar al máximo la naturaleza.
someterse fielmente al ritmo que la naturaleza indica. Por ello, la D. Relación de ¡a persona con el Trascendente
persona se ve más como espectador que como actor. También esta relación puede tomar dos cauces diversos:
D. Relación con Dios a) La persona se descubre como fuente de todo valor así que
La persona ve en el Trascendente el sumo valor, lo sagrado, otra fuente llamada divina es simplemente superflua cuando no
en contraposición a ella que no tiene ningún valor, es profana. una amenaza a la propia autonomía y libertad.
Para poder ser algo, la persona ha de dejarse invadir por lo b) Por otra parte, la persona puede descubrir a Dios como
sagrado, consagrándose. De esta manera deja un mundo natural Aquél que sostiene su subjetividad; como el fundamento de su ser
y como la posibilidad de su libertad y plenitud de vida.

2
2.3 Momento social
Libánio, J. B. Formación de la conciencia crítica, 1. Aportes filosófico-culturales, Ed.
CLAR, Bogotá, 1980. Esta obra está acompañada de otras dos que se refieren a la A. Relación de la persona consigo misma
formación de la conciencia crítica. Una ofrece los aportes socioanalíticos y la otra los Aunque la persona se considera una fuente de valores, de
aportes psicopedagógicos. Igualmente útil es el libro del mismo autor: Evangelizacáo e
libertacao, Ed. Vozes, Petropolis, 1976. verdad y de bondad, descubre también que hay estructuras obje-

38 39
tivas que la condicionan y que se han de tomar en consideración. Esta maduración no sólo hace posible la visión integral sino
En otros términos, descubre el influjo mutuo que hay entre la también la comprensión de quienes aún no la han logrado y la
persona y las estructuras. ayuda eficaz para su promoción humana.
B. Relación de la persona con los otros Quien carece de esta visión integral y por tanto de sentido
La persona considera la dimensión sociopolítica de las rela- crítico, puede concebir la promoción humana en términos super-
ciones humanas. La relación de intimidad, de persona a persona, ficiales y a niveles donde se refuerza el asistencialismo, la depen-
no es una explicación suficiente de los intereses socioeconómicos dencia o el conformismo, aspectos totalmente opuestos a cuanto
que mueven la historia. Las acciones humanas tienen, véase o no, quiere ser la misión universal. Por este motivo, hablamos de ver
una dimensión política. integralmente como un prerrequisito para la misión.
C. Relación de la persona con la naturaleza
Luego de la euforia subjetivista que convertía a la persona en
patrón absoluto de la naturaleza, se llega a la constatación de que V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
todo abuso se paga. La naturaleza, en cierta forma, cobra ven-
ganza cuando no se observa un cierto respeto, cuando no se 1. Actividad personal
valora la sabiduría de muchas de sus leyes. El abuso se transfor-
ma en miedo, en amenaza continua (por ejemplo, nuclear). Surge 1.1 ¿Qué relación puedes establecer entre la narración ini-
la frustración al constatarse que al lado de un progreso enorme cial y los contenidos de la unidad?
hay una injusticia global; que el dominio sobre la naturaleza no 1.2 ¿Qué relación puedes descubrir entre los contenidos de
ha logrado responder a los problemas más básicos y urgentes de la unidad y alguna experiencia de tu vida? Haz la narración de
la humanidad (educación, salud, alimentación, etc.). esta experiencia.
D. Relación de la persona con el Trascendente
Esta relación puede asumir una de estas dos formas: 2. Actividades grupales
a) Negación del Trascendente porque se piensa que la ciencia
tiene todas las respuestas del futuro del hombre. 2.1 El ciego, el cojo, el mudo, el sordo.
b) Afirmación del Trascendente dentro de un proceso de trans- Explicación.
formación de la sociedad. Dios es esperanza del hombre, su La dinámica quiere ayudar a comprender una comunidad de-
fuerza y fin último. El se manifiesta en la historia, como historia, base como lugar de formación a la visión integral, en la medida en
a través de la historia. En la medida en que la persona se compro- que unos y otros se abran a una ayuda mutua.
mete con la historia para construir una sociedad mejor, se acerca Objetivo.
más a Dios, puede hacer la experiencia de Dios. Sensibilizarse sobre la necesidad de ayudar y dejarse ayudar a
partir de la aceptación de las propias limitaciones.
3. Conclusión Procedimiento.
A. Se solicitan seis voluntarios. Se les pide a cuatro de ellos
La acción misionera es una tarea compleja, no exenta de que hagan respectivamente de ciego, cojo, mudo y sordo. Luego
conflictos y tensiones. Por ello, presupone una visión integral. se les pide que, colaborando lo más posible, planeen una acción
Esta visión puede considerarse un punto de llegada y una síntesis común, por ejemplo, sembrar un terreno.
de visiones parciales. El camino que se ha de recorrer para B. Terminada la escena, se pide a todos los participantes
alcanzar ese punto es el de una progresiva maduración de la que analicen cómo los cuatro compañeros pudieron colaborar y
conciencia. qué hicieron para que, entre todos, se ayudaran.

40 41
Variantes:
C. El coordinador puede concluir con una doble aplicación:
a) Cómo las comunidades de base son lugar para formar en a) Antes de comenzar el trabajo en grupos, se realiza un
una visión integral. entrenamiento frente a todos para favorecer la inteligencia de
b) Qué significa para una iglesia o comunidad cristiana ser éste y fomentar la criticidad.
sensible a la apertura misionera a otras comunidades para un b) Para el plenario final, llevar la síntesis de alguna de las 9
mutuo enriquecimiento3. preguntas, que interese analizar en conjunto.

2.2 Cuestionario sobre la acción"1. Cuestionario
Explicación. 1. Haga un listado de sus actividades (apostólica, personales,
La dinámica es útil para ayudar al grupo a tener una visión sociales, etc.). Subraye luego las de tipo apostólico.
integral de su acción. 2. ¿Qué pretende con las acciones apostólicas? ¿Cuáles son los
Objetivo. objetivos de su trabajo?
Tomar conciencia de la coherencia que existe entre la acción, 3. ¿A qué necesidades cree que está respondiendo?
la realidad que se pretende transformar y los objetivos e ideas 4. Relea las actividades apostólicas y vea cómo es su trabajo en
fuerza con que se enfoca el trabajo. equipo y cómo se coordina con los demás. Haga un organigra-
Procedimiento. ma de institución o equipo y ubiqúese en él.
A. Se reparte el cuestionario (véase más adelante) para que 5. ¿En qué valores, en qué ideas, en qué conceptos teológicos
cada participante lo responda personalmente y por escrito. Se usted insiste más?
advierte que sólo se tendrá en cuenta lo escrito. 6. ¿Cuál es el estado actual del sector, barrio o parroquia donde
B. Se forman los pequeños grupos y se hace este trabajo: se desarrolla su trabajo? ¿Con qué instrumentos lo analiza?
—Alguien lee lo que escribió. 7. ¿Cuáles son los principales logros y las principales dificultades
—Los demás se dividen en tres tipos de personas: los que que encuentra en su labor?
tomarán nota sobre la acción (preguntas 1, 4, 7), sobre el marco 8. ¿Cuál es el estado ideal al cual quisiera que llegaran las perso-
teórico (preguntas 2, 5, 8) y sobre la realidad (preguntas 3,6, 9). nas, los grupos o las instituciones con las cuales trabaja?
C. Cuando termina de leer el voluntario, los demás procuran 9. ¿Con qué recursos cuenta actualmente la comunidad o barrio?
darle reflejos y analizan si hay o no coherencia entre las ideas y ¿Con cuáles cree usted que se está contando y con cuáles no?
objetivos del marco teórico y la acción con que se pretende
cambiar la realidad. El coordinador procurará ayudar al grupo Nota: Es muy importante que Ud. responda bien este cuestio-
para que sea crítico. nario, pues sobre esta información trabajará durante X tiempo.
D. Se continúa el trabajo con las demás personas a las cuales Este será el texto que deberá leer y penetrar.
se les dará también el tiempo suficiente.
E. El plenario,si hay varios grupos, se hace más como Feed
back que como informe global.

1
Sobre esta dinámica puede verse: Londoño, A., Asambleas familiares a la luz de Puebla,
Indo American Press Service, Bogotá, 1980, p. 55. Esta obra la indicaremos solamente con
la letra A.
4
Véase, Londoño, A., 112 Dinámicas, Indo American Press Service, Bogotá, 1983, p. 91.
Esta obra la indicaremos con la letra L.

42 43
III. VER PARA COMPRENDER
TERCERA UNIDAD
"Toda la humanidad..."
Ver umversalmente "Hoy, en medio de la noche del mundo y en la esperanza de la
prerrequisito para la misión Buena Nueva, afirmo con audacia mi fe en el porvenir de la
humanidad. Me niego a creer que las circunstancias actuales
incapaciten al hombre para hacer una tierra mejor. Me niego a
compartir la opinión de quienes pretenden que el hombre está
cautivo de la noche sin estrellas, del racismo, de la opresión, de la
guerra. Me niego a creer que la aurora radiante de la paz y de la
fraternidad no podrá nunca llegar a ser realidad. Me atrevo a
creer que un día todos los habitantes de la tierra podrán hacer tres
comidas al día para mantener la vida de su cuerpo, y podrán
recibir la educación y la cultura necesarias para la salud de su
espíritu, y la igualdad y la libertad para la vida de su corazón.
Creo igualmente que un día toda la humanidad reconocerá en
Dios a la fuente de su amor. Creo que este amor salvador y
I. Ver objetiva e integralmente son prerrequisitos para la
pacífico será un día la ley. El lobo y el cordero podrán descansar
misión universal. Naturalmente, una misión de esta dimensión
juntos y todos los hombres podrán sentarse bajo su higuera, en su
exige la capacidad de ver uníversalmente.
viña, y nadie tendrá motivos para tener miedo" (Martin Luther
Kíng).
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS

Al terminar la unidad, cada participante tendrá la capacidad IV. COMPRENDER PARA VER
de:
A. Comprender la universalidad como genialidad. 1. Una familia universal

B. Establecer una relación entre universalidad y madurez. "Todavía estaba Jesús hablando a la muchedumbre, cuando
su madre y sus hermanos se presentaron fuera y trataban de
C. Ubicar la universalidad en el camino evolutivo de la perso- hablar con él. Alguien le dijo: "Oye, ahí fuera están tu madre y tus
na. hermanos que desean hablarte". Pero él respondió al que se lo
D. Captar la relación que existe entre crecimiento de la con- decía: "¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?". Y
ciencia y universalidad. extendiendo las manos hacia sus discípulos, dijo: "Estos son mi
madre y mis hermanos. Pues todo el que cumpla la voluntad de
E. Explicar cómo la misión universal es un desafío a una mi Padre celestial, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre"
opción por la madurez. (Mt. 12, 46-50).
F. Operacionalizar la visión universal en la opción concreta y La narración evangélica anterior, de la cual nos interesa por
preferencial por los pobres. ahora la dimensión humana, presenta a Jesús frente a su familia.
Es obvio que Jesús sabía muy bien cuál era su familia, pero había

44 45
decidido ensanchar sus horizontes así que de ella hicieran parte
no sólo sus discípulos sino todo aquél que hace la voluntad de deración algunos de estos investigadores del crecimiento
Dios. La visión de su familia adquiere una dimensión universal. humano.
Jesús vive con sus seres queridos y con su pueblo, pero sus 3. Universalidad como integridad
actitudes hacen referencia a una sociedad más grande que la suya.
La cohesión de esta sociedad se realiza gracias al principio de la El psicólogo Erik Erikson estudió el proceso de madurez en
fraternidad, derivada del hecho de que sus miembros tienen un las personas y determinó diversas etapas en la vida humana y el
Padre común. arco de relaciones interpersonales significativas a la que la perso-
La narración evangélica en consideración nos presenta, pues, na es más sensible en cada etapa.
una persona con una visión universal. Más tarde, Jesús manifes- Sobre esta clasificación conviene solamente anotar que el
tará explícitamente esta visión diciendo: "Id, pues, y haced discí- arco de relaciones significativas de cada etapa encuentra en la
pulos de todas las gentes" (Mt. 28, 19). última su expresión más plena pero que se va gestando en las
Jesús es llamado un genio religioso. Un genio es aquél que es etapas anteriores. La educación social y religiosa de la persona
capaz de asumir actitudes que hacen referencia a una sociedad puede favorecer el surgir de actitudes que, de suyo, corresponde-
más amplia de aquélla a la que se pertenece1. rían a etapas más avanzadas.
Buda, Gandhi, Sócrates fueron también llamados genios, El cuadro siguiente presenta las etapas, el arco de relaciones
cada uno en su campo. Muchos grandes artistas son considerados de cada una y cuanto acontece si, por un bloqueo, no se llega a
genios por el mismo motivo: Ofrecieron contenidos que represen- una etapa y se permanece indefinidamente en la anterior.
tan una expresión emotiva mucho más amplia que la sociedad a
ARCO
la que pertenecían. Eran capaces de ver universalmente.
ETAPAS D E RELACIONES BLOQUEO
SIGNIFICATIVAS
2. Universalidad y madurez
1 Confianza Persona materna Desconfianza
2 Autonomía Papas Vergüenza y duda
Ver universalmente no es cualidad de cualquier individuo. 3 iniciativa Familia básica Sentido de culpa
Ella brota como fruto del crecimiento humano; es una expresión 4 Aplicación-capacidad Vecinos-escuela Inferioridad
de la madurez; es una conquista de la conciencia en la plenitud de 5 Identidad Compañeros Difusión de la identidad
6 Intimidad Amigos íntimos Aislamiento
su desarrollo. 7 Generatividad Casa y trabajo Encerramiento
Ver universalmente no es una capacidad propia del comienzo o creatividad compartidos
sino de la culminación del proceso de llegar a ser plenamente 8 Integridad Toda la humanidad Desesperación.
humano. Por tanto, no es una cualidad de la gente inmadura; de
la persona que se quedó infantil o adolescente. Hay que recorrer
un camino para llegar a ver universalmente. La plenitud de la madurez, en cuanto a la dimensión psicoló-
Quienes desde una u otra perspectiva, han estudiado la perso- gica, entraña la apertura a toda la humanidad como realidad
na humana en su proceso de crecimiento, coinciden en que ver significativa. Todo lo que es humano, por encima de divisiones
universalmente es una característica de los grados más altos de particulares, es significativo para esta persona. A esta visión y
madurez. Para probar esta afirmación, conviene tomar en consi- actitud universal que comporta que "todo hombre es mi herma-
no", llega la persona por un progresivo engrandecimiento del
1
Sobre el tema del genio como persona de visión universal puede consultarse: Mead, G., círculo de personas que la rodean. Del egocentrismo que carac-
Mind, Selfand Society, The University of Chicago Press, Chicago 1970.
teriza a la persona cuando empieza a vivir, se pasa al heterocen-
46
47
trismo de quien ha logrado la integridad, última etapa de la Hay un elemento del esquema anterior que conviene tomar
madurez, según Erikson2. en consideración: el crecimiento de la conciencia entendida como
relación con el mundo. En este crecimiento es posible identificar
4. Universalidad como interpersonal último cuatro niveles:
A. En el primer nivel la persona se considera el centro del
Según este enfoque, semejante al anterior, hay que distinguir
mundo con el cual se identifica. Es el caso del niño para el cual, al
el "grupo del nosotros" del "grupo de los otros" 3 .
crecer, el mundo se va presentando como algo extraño que
Usualmente, la persona se identifica con un grupo que se
suscita asombro. Es un mundo mágico en muchos aspectos.
distingue perfectamente de otros grupos. Pero a medida que tiene
lugar un crecimiento de la conciencia, "el grupo del nosotros" se B. En el segundo nivel, la persona ve al mundo como un
va ensanchando hasta incluir al "grupo de los otros" el cual, problema que desafía sus capacidades.
prácticamente, desaparece como grupo opuesto. C. En el tercer nivel, la persona percibe el mundo como pro-
Cuando una persona ha madurado hasta el punto de que toda yecto, esto es, como una realidad en la que ha de realizarse
la humanidad hace parte del "grupo del nosotros", entonces ve autónomamente.
umversalmente. D. En el cuarto nivel la persona descubre el mundo como un
Una persona así no sólo es capaz de dar la vida por sus misterio que hay que cuidar y que se ha de transformar para
amigos, sino también por los enemigos. hacerlo mejor en su totalidad.
En el siguiente esquema se presenta en la línea A el crecimien-
to en las relaciones humanas hasta llegar a la visión universal, Cada uno de estos niveles de conciencia concibe el "grupo del
esto es, a la humanidad toda como "grupo del nosotros". En la nosotros" con dimensiones determinadas. El siguiente cuadro
línea B se insinúan algunas habilidades cuya adquisición hace nos presenta los cuatro niveles de conciencia y sus correspondien-
posible el crecimiento hacia una visión universal. tes "grupo del nosotros" y "grupo de los otros". Conviene anotar
que el cuarto nivel comprende dos fases. En la segunda el "grupo
Relaciones humanas en progresiva expansión y habilidades
de los otros" desaparece como quiera que la persona ve univer-
específicas se unen para llevar hacia el "interpersonal último",
salmente así que todo ser humano entra a hacer parte del "grupo
término con el cual se puede expresar el ver universalmente.
Humanidad
del nosotros".
Grupo nosotros
., Escuela *» i NIVEL GRUPO DEL NOSOTROS GRUPO DE LOS OTROS
„ ... Vecinos O '•
Quienes compiten conmigo por
Madre « ü _ _ _ _ - ^ ¡g T Yo seguridad y placer.
1
S Yo y los que me ayudan. Los que se oponen a lo
que quiero hacer.
MUNDO \ *->
EN LA O Yo y aquéllos que cuentan Los que para mí no valen o los
CENTRADO \ CONCIENCIA EN CRECIMIENTO < 2
PERSONA / « significativamente en mi vida. que se oponen a los que cuentan para mí.
w
a.
OS
w Yo y cuantos condividen Los oponentes a mis causas.
B Escucha fc 3 las causas por las que lucho.
Comunicación Sintonía con los „ ,. __ « t
sentimientos. Empana C(//rffldo
Intimidad. Nosotros los que buscamos
hacer un mundo mejor. Oponentes a la armonía del mundo.
4
Erikson, E., Childhood and Society, Norton and Co. New York, 1950.
Véase: Hall, Brian, The development of consciousness, Paulist Press, New York, 1976. Toda la humanidad. No hay.

48 49
5. Vida misionera, desafio a la madurez 03 Oí


En los dos puntos anteriores se puso en evidencia el hecho de
que ver umversalmente, como prerrequisito a la misión, entraña
una verdadera madurez humana. Esto no significa que entre
madurez humana y vida misionera haya una relación cronológica
de antes y después. Quiere decir, más bien, que la auténtica vida
misionera exige el esfuerzo continuo por lograr una madurez <
Z
humana que abra a ver umversalmente, según las dimensiones de •<

S
la misión. 3
X £ a.
La madurez lleva en sus entrañas la universalidad, como la N

rec
UJ

W s
inmadurez genera un progresivo encerramiento de la persona en ce

RACIONAL
HOMBRE
O
un mundo cada vez más estrecho e individualista. Este dinamis-
<
mo está visualizado en el gráfico de la página siguiente. La lectura
•<
del mismo ha de hacerse a partir del centro (hombre seguridad)
procediendo hacia la izquierda (inmadurez) y luego desde el •<
O
centro hacia la derecha (madurez)4. E
<
en
Punto de partida: Hombre seguridad. ti>
a
Es el hombre cuando nace cuya exigencia fundamental es la o
£
seguridad. De allí la protección de los papas y de toda la familia. w
as
Tratándose de un punto de partida, el hombre está llamado a
moverse de allí hacia otros niveles de madurez. Pero su vida s
w
puede ser tal que permanezca en ese punto y luego tome el camino -f
-<
de la inmadurez^ t/i
as
w
>
A. Hombre fracasado: z
El camino hacia la inmadurez comienza cuando ante ias z
o
dificultades de la vida que, con frecuencia, están acompañadas de 53
dolor, dejamos de esforzarnos. Creemos que por el simple hecho S
de no esforzarnos, de desistir, de no suscitar en nosotros un grado <
mayor de fortaleza, el dolor pasará. Claro está que para no
esforzarnos, debemos ofrecer una disculpa. Esta puede ser el
sentirnos enfermos; de ser muy pobres para pretender más de
nosotros mismos, etc. En este momento no se ve sólo el hombre
seguridad sino el hombre fracasado.

4
Con un enfoque un poco diverso el psicólogo W. Glasser ofrece un camino semejante en
su libro Positive Adiction y en otras publicaciones didácticas En él nos hemos apoyado
para la elaboración del gráfico

51
50
B. Hombre deprimido.
duras y cuyo influjo en la sociedad fue profundo, lograron esto
Lo malo es que no se puede desistir toda la vida. La exigencia
porque vivieron y actuaron con referencia a una sociedad más
del esfuerzo es primordial para la madurez y la felicidad personal.
amplia de la propia. Fueron capaces de ver y moverse más allá de
Así que el dolor se vuelve a sentir con mayor vehemencia. ¿Cómo
sus fronteras, teniendo la inquietud del bien universal a la manera
reducirlo? Basta que nos declaremos deprimidos. De esta manera
de Cristo, enviado para que todos tengan la vida en abundancia.
los otros tienen que ayudarnos y compadecernos sin ninguna
En síntesis, a medida que nos alejamos de la búsqueda ansio-
responsabilidad de parte nuestra. Es una depresión con que se
sa de seguridad, el amor captativo va dando lugar al amor
intenta cubrir el fracaso.
oblativo, con dimensiones universales.
C. Hombre drogadicto.
La opción por el estado psicopático no reduce sino aumenta 6. Universalidad y opción por los pobres
el dolor. Así pues, debemos hacer algo. La decisión consiste en
escapar del dolor a través de algún tipo de adicción negativa: La universalidad en su aspecto teológico y en su relación con
droga, juego, placer, etc. De esta manera no sólo escapamos del los pobres será tema posterior. Sin embargo, conviene concluir la
dolor sino que encontramos placer en el fracaso. Cuando somos unidad con una anotación al respecto.
adictos no necesitamos de los demás. Nuestro mundo se empe- La universalidad es, de suyo, un concepto abstracto, no una
queñece al punto de reducirse a la esfera puramente biológica. realidad concreta. Es también una cualidad del espíritu humano
A. Hombre racional afectivo. cuya madurez lo lleva a abrirse a todo pueblo y nación.
Si dejamos la tendencia negativa y regresamos al punto de Pero la universalidad ha de traducirse en una realidad concre-
partida, la seguridad, encontramos que la madurez nos lleva ta. Una manera de operacionalizar la universalidad es el empeño
hacia el hombre racional-afectivo. para que los valores universales (del Reino) sean una realidad allí
A partir del hogar nos vamos formando como hombres donde brillan por su ausencia. Este lugar es el mundo de los
capaces de dar y recibir amor. En efecto, la relación afectuosa con pobres, de los marginados, de los que no cuentan para nada
los otros nos facilita llegar a la propia autoestimación y ésta, a su pero sufren las consecuencias de las decisiones de los más podero-
vez, nos hace conscientes de que somos y tenemos algo para dar a sos.
los demás. Ver umversalmente es abrirse a toda la humanidad sin excep-
En lugar de negar la realidad y sus dificultades, nos enfrenta- ción, pero viéndola desde el rincón del pobre, a partir del pobre.
mos a ella con toda la capacidad de nuestra razón. No nos Entonces la realidad desvelará tantas carencias de valores y la
dejamos llevar por mecanismos de defensa que deforman la opción por los pobres será orientada por cuanto enseña esa
realidad. Nos enfrentamos con coraje a ella. misma realidad. El término opción no significa dejar un segmen-
to de humanidad en la indiferencia para asumir otro. Esto no
B. Hombre para los otros. sería universalidad. Quiere decir, en cambio, abrirse a toda ella,
La madurez no tiene un límite en el hombre racional-afectivo. en actitud evangélica, a partir de los pobres, para que en ellos se
Su modelo es la estatura del Cristo. Según el evangelio, la verda-
dera madurez implica el saber amar sin pedir recompensa, desin-
teresadamente, motivado por los valores del Reino, por la fe eh
Dios y por el seguimiento de Cristo. °tn"as
C. Hombre universal. - - ">° n e S
La madurez no puede llegar a su plenitud si nos encerramos
en el servicio exclusivo a la comunidad en la que hemos echado
raíces. Como hemos anotado, las personas verdaderamente ma- como cambio a ., , . , llamadas a una
opción preferenaal _^

52 53
hagan realidad los valores destinados a todos y, por tanto, tam-
1.2 ¿Puedes narrar algunas experiencias de tu vida que han
bién a ellos. El esquema anterior expresa la posición ante el
sido para ti camino hacia la universalidad?
mundo que comporta una universalidad concreta.
Naturalmente, no se trata de una simple posición epistemoló- 2. Actividad grupal
gica sino de un compromiso de vida que entraña una preferencia
y una visión universal. Refiriéndose a esta doble implicación dice, La universalidad en mi biografía.
con precisión, un teólogo: Explicación.
"La Iglesia no puede ni debe ser clasista (no sería la Iglesia de La dinámica ayuda a considerar la universalidad como resul-
Jesucristo que a todos ama). No se trata tampoco de "consagrar tado de un camino de madurez recorrido con los otros.
una clase social", porque no es optar por unos contra otros
(fomento de lucha de clases), sino por unos a favor de todos. Objetivo.
Optar preferencialmente por los pobres no significa excluir a Tomar conciencia de las fuerzas que han influido en mi vida
nadie de nuestro servicio evangelizador (Puebla NN. 205, 733, para ver universalmente.
1145, 1165) sino un especial acercamiento al pobre y una predi- Procedimiento.
lección por él (733). Indica también el lugar desde el cual el Cada participante escoge un lugar en que pueda reflexionar
cristiano y la Iglesia hablan, viven, oran y anuncian el mensaje a sin ser molestado. Luego realiza el siguiente camino:
ricos y pobres. A. Trata de pensar en tu infancia y en tu juventud. Déjate
Esta opción, por tanto, no implica necesariamente una uni- invadir serenamente por las personas significativas de tu vida;
formidad de servicio, sino una orientación de compromiso. Esto por aquéllas que de una manera u otra han influido en tu creci-
quiere decir que en cualquier misión que se nos confíe, ya sea en miento.
un barrio obrero o en una cátedra universitaria, debemos ser la B. Identifica algunos hechos, eventos, palabras que tengan
presencia interpeladora de los pobres y oprimidos. La dimensión relación con estas personas, y que te han ayudado a abrirte a
del pobre, en realidad, no se identifica con un solo tipo de obras, otros pueblos y culturas; que estimularon —tal vez sin saberlo—
sino que debe estar presente en toda obra" 5 . De esta manera, la tu capacidad de ver universalmente. Haz una lista de estos facto-
opción por los pobres se conjuga con la visión universal, prerre- res.
quisito para la misión.
C. Determina algunos hechos, eventos, palabras de personas
significativas (sin necesidad de dar detalles de nombres o paren-,
tesco) que te presionaban a interesarte solamente de ti, de tu
V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO grupo, de tu pueblo, generando —aún sin saberlo— un posible
encerramiento antiuniversal.
1. Actividad personal6
D. Determina en qué medida, unos y otros influyen hoy en el
1.1 ¿Qué relación puedes establecer entre la narración ini- intento de crecer en una conciencia misionera universal.
cial y los contenidos de la unidad sobre el ver umversalmente? E. Una vez determinados los factores positivos y negativos así
como el influjo en el presente, escoge uno que te parezca significa-
5
Guerrero, J .M., Exigencias de la opción por los pobres, en Puebla, mayo 1982, N. 17, pp. tivo para narrarlo a los demás. La narración puede ser hecha a
106-107. través de la lectura de cuanto escribiste, por medio de una metá-
6
La obra de Kalve, J., Rose, L., Taylor, B., Valué development, Paulist Press, New
York 1982, (cuyo diagrama de la p. 21 hemos utilizado en parte) ofrece elementos muy fora, etc.
prácticos para educar al valor de la universalidad y para aprender a expresar esta
experiencia.

54 55
CUARTA UNIDAD III. VER PARA COMPRENDER

Ver sacramentalmente "Todo, absolutamente todo, me habla de Ti".

Prerrequisito para la misión "Helder Cámara, el arzobispo de Recife, es un hombre que
lucha por defender a los marginados, y acepta las vejaciones de
los poderosos. Y todo por una fuerza íntima: simplemente, ora. Y
de esta oración surge su fuerza. Y esta fuerza le hace ver la vida
con ojos de poeta del Absoluto. (...)
En realidad, Dom Helder Cámara da durante el día lo que ha
recibido de la noche. Porque desde que estuvo en el seminario,
Dom Helder tiene costumbre de levantarse a las dos de la maña-
na, y en el silencio de la noche escucha cada día con atención lo
que le dice esa "íntima intimidad" que le habla por encima de los
ruidos del día...
Quisiera ser
humilde mancha de agua
I La visión objetiva, integral y universal adquiere un senti- para poder reflejar el cielo (...)
do nuevo y profundidad única cuando es también visión sacra- Es la primera razón que le da fuerza para vivir..., el sabei que
mental. detrás de las cosas hay un grande, inmenso silencio, y que en este
silencio habita sencillamente Dios....
Porque sabe, como los santos, encontrar a El detrás de todo:
II OBJETIVOS DIDÁCTICOS
Todo, absolutamente todo,
Al término de la unidad, el participante será capaz de: gracias a Ti
A. Gustar la transparencia que muchas personas manifiestan me habla de Ti (...)
en sus vidas y en sus narraciones. Solamente así se comprende que pueda luchar con esta perse-
B. Comprender qué es una realidad transparente. verancia, y dar el testimonio que da con esta sencillez, y sin
C. Captar el modo como Dios puede llamarse transparente. retóricas. Solamente así su sotana blanca, su rostro arrugado, su
menuda figura, puede estar en todas las latitudes, sin imponerse a
D. Descubrir la exigencia de la visión sacramental. nada, ni a nadie, sabiendo que lleva en sí la misteriosa transpa-
E. Discernir entre ver sacramentalmente y ver funcionalmen- rencia que hace ver a Dios...
te. Necesita que los hombres lleguen a descubrir esta fuerza que
F. Identificar las situaciones de desvelación facilitadoras de la se esconde tras una aproximación a lo que es razón de todas las
visión sacramental. cosas:
G. Relacionar el ver sacramental con la misión universal. Si llegaran a saber
que la verdadera cuarta dimensión
es la visión del invisible,
la perspectiva de la eternidad...

56 57
(...) En cualquier cosa, contemplando en todo a Dios, en- íntima de quien comienza a gustar a Dios en todas las cosas: en el
cuentra las huellas de Dios... árbol de duraznos, en el riachuelo, en los pajaritos, en el pobre y
Todo está lleno de misterio necesitado, en los astros y hasta en las fieras.
porque todo viene de tus manos...1 Esta sensibilidad especial, que no es exclusiva ni de un pueblo
ni de una religión, sino posibilidad de todo hombre, puede verse
IV COMPRENDER PARA VER en las palabras de un poeta que exclama:

1. Una sensibilidad humana ¡El Espíritu que aflora
en una cosa cualquiera
En manera sencilla y gráfica, una adoradora hindú así se y toda el alma caída,
expresaba: "Señor —reflexionaba ella— quise ir a tu templo para se pone en pie, tan señera...!
prosternarme ante ti y ofrecerte mi profunda adoración. Al Porque le basta a la vida
entrar en el lugar sagrado, percibí que Tú estabas no sólo en la saber que hay corriente franca
imagen sagrada, sino en toda la nave donde yo me encontraba, y y encontrarse en la ribera
con alguna garza blanca.
que en aquel sitio no podía yo postrarme ante ti. (Casaldáliga)
Salí, pues, del templo, para hacer mi adoración desde fuera;
pero pronto me di cuenta de que el campo que pisaba eras Y para evocar composiciones familiares, podemos descubrir
también Tú mismo y que el universo no era más que tu presencia en los salmos la misma sensibilidad: "Los cielos cantan la gloria
infinita. Entonces me dije: Entraré en mi corazón para ofrecer de Dios y el firmamento proclama la obra de sus manos" (Sal. 19,
desde allí mi adoración. Pero, Señor, al entrar dentro de mí 2).
misma, no encontré allí más que tu presencia mismísima: ¡No hay
lugar desde donde postrarme ante ti y ofrecerte mis gracias y mi
adoración!2. 2. Las realidades transparentes
Esta adoradora del Brahmán tenía una sensibilidad extraor-
¿Qué hay de común en todas las personas anotadas? En
dinaria para ver la omnipresencia de Dios.
primer lugar que para todas ellas la realidad es transparente.
Podemos encontrar la misma sensibilidad en San Juan de la
Cruz el cual veía el mundo revestido de Dios, un signo de la Una realidad es transparente cuando a través de la misma se
presencia de Dios. Decía él poéticamente: ve otra realidad. El ejemplo más obvio es el del vidrio. Dadas sus
características, el vidrio deja ver al ojo humano cuanto está
"Mil gracias derramando detrás de sí. Esta transparencia del vidrio nos ayuda a compren-
pasó por estos sotos con presura der otra transparencia no menos real aunque de diverso tipo.
y yéndolos mirando Esta se encuentra en todas las cosas. El mundo todo es transpa-
con solo su figura rente en el sentido de que tiene un poder de evocación de algo que
vestidos los dejó de su hermosura". está detrás de él. A través del mundo es posible ver a Dios.
Francisco de Asís manifestaba esta sensibilidad como alegría Esta transparencia es aceptada sin discusión en muchos pue-
blos y culturas. Otros pueblos, en cambio, no la consideran tan
1
obvia debido al influjo secularizante actual.
Sarnas, Cristóbal, "Dom Helder Cámara, poeta de Dios", en Pueblos del Tercer Para los pueblos primitivos la naturaleza era transparente. A
Mundo, marzo, 1983, pp 48-49,
2
Gispert-Saúch, J., Una espiritualidad cristiana desde la India, en Misiones extranjeras, través de ella se veía a Dios. Los filósofos griegos, como Platón,
mayo-junio 1983, p 294 articularon filosóficamente esta transparencia de la naturaleza a

58 59
partir de la consideración de la mentalidad de los pueblos primiti- 3. La visión sacramental
vos3.
El pueblo judío, en cambio, sin negar o disminuir la transpa- Dios se deja ver a través del cosmos y a través de la historia. El
rencia de la naturaleza, era más propenso a considerar la transpa- mundo se convierte en signo e instrumento de la acción de Dios.
rencia de la historia. "El mundo es, sobre todo, un acontecimien- A través de él, Dios se hace transparente. Es necesario, ahora,
to y Dios no es prfmordialmente el Dios de la naturaleza, sino el preguntarse: ¿Quién puede ver a través del mundo? ¿Qué se
Dios de la historia, que instituye un origen a la historia y la requiere para percibir el mundo transparente así que conduzca
conduce hacia una meta querida y prevista por El" 4 . La historia hasta Dios? La respuesta está en el ver sacramentalmente.
es, toda ella, una historia de salvación. Llamamos sacramental a la visión que es capaz de llegar, a
través del mundo, a la presencia de Dios.
"¿Quién como tú, Señor, entre los dioses? De esta visión nos habla con frecuencia el evangelio de Juan.
¿Quién como tú, glorioso en santidad, Se trata de una perspicacia de la mirada, de una profundidad
terrible en prodigios, autor de maravillas? especial que lleva a captar la presencia del Hijo, de Jesús actuante
Tendiste tu diestra y los tragó la tierra
guiaste en tu bondad al pueblo rescatado. en la historia, la gloria del Padre. "Se trata de un ver penetrante
Tu poder los condujo a tu santa morada" que, superando la exterioridad y la apariencia de las cosas,
(Ex. 15, 11. 13.) avanza hasta la realidad más profunda y descubre, no solamente
el sentido, sino también la realidad que crea el "sentido", la
Los griegos, en la transparencia del mundo, consideraban presencia escondida, fundamento de toda cosa" 6 .
especialmente el aspecto de signo. Juan Bautista ve a Jesús que se acerca y ve "el cordero de
Los hebreos, en cambio, evidenciaban más la instrumentali- Dios que quita el pecado del mundo" (Jn. 1,29). Juan, el discípu-
dad del mundo en las manos de Dios. lo, corre al sepulcro, ve la piedra movida y cree. Su mirada va más
allá del hecho físico para descubrir el signo del Resucitado. (Jn.
El mundo es, pues, transparente ya que deja ver a través de sí 20, 8-9); en lo humano descubre lo divino que se le hace transpa-
la presencia y acción de Dios. Pero también lo que se deja ver a rente a la mirada.
través del mundo se puede llamar transparente. De manera que En el vino nuevo, los discípulos ven la gloria de Cristo (Jn. 2,
Dios es transparente. El no es sólo trascendente, ni sólo inmanen- 11-12); a través del agua del pozo, la Samaritana tiene la posibili-
te. El es también transparente. Como dice San Pablo: "Hay un dad de ver el agua viva (Jn. 4, 10-14); en el pan multiplicado
solo Dios y Padre de todos que está por encima de todo (trascen- puede descubrirse la presencia del verdadero pan de vida. (Jn 6,
dente), por todo (transparente) y en todo (inmanente)" (Ef. 4, 6). 26-58). Este último ejemplo ofrece también el hecho de la imposi-
"Existe una categoría intermedia entre la trascendencia y la bilidad de algunos para ver más allá del pan material, o mejor,
inmanencia: la transparencia. Ella no excluye, sino incluye; parti- para ver el pan material como signo del Pan de vida. (Jn. 6,66).
cipa de ambas y se comunica con ambas. Transparencia significa
la presencia de la trascendencia dentro de la inmanencia" 5 . "Lo Cuando los israelitas dejaron el desierto, según el relato del
invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la Éxodo, empezaron a ver las cosas que Dios enviaba: el fuego, la
inteligencia y a través de sus obras" (Rom. 1, 20). nube, el agua, el maná, las codornices; pero no lograron ver el
Dios de las cosas. No pudieron ver el trascendente que en lo.
inmanente se hacía transparente.
3
Al respecto pueden consultarse las diversas obras de Mircea Eliade especialmente El
Este tipo de ceguera no significa que la verdad evocada sea
Mito del eterno aetorno, Buenos Aires, 1952, p. 46.
4
Duch, Luis, La experiencia religiosa, Ed. Don Bosco, Barcelona 1979, p. 50.
5
Boff, Leonardo, La experiencia de Dios, CLAR, Bogotá 1977. 6
Mollat, Donatien, Giovanni maestro spirituale, Ed. Borla, Roma 1980, p. 91.

60 61
nos deja ciegos a la profundidad, a esta dimensión perdida (Ti-
demasiado elevada para ellos; no significa que su razón tenga que Uich) que nos revela a Dios. Nos tornamos incapaces de ver con
ser asistida por otras ayudas cognoscitivas. Lo que, por el contra- una mirada contemplativa, serena, penetrante, así que Dios per-
rio, significa es que ellos tienen que ser traídos a razón para que manece en el silencio anónimo y en la lejanía. Pero, como canta
puedan ver y mirar correctamente7. De lo contrario, haríamos de Atahualpa Yupanqui: "Sólo están lejos las cosas, que no sabe-
la visión sacramental un asunto de iniciados, de grupos especia- mos mirar".
les, no de todo ser humano, como lo hace notar Pablo. (Rom. 1,
20). 5. Situaciones significativas de desvelación

4. Ver funcionalmente Frente a la necesidad de crecer en la visión sacramental y para
no dejarnos llevar unilateralmente por la visión funcional, hemos
Suele decirse que cuando se nos indica algo con el dedo, no de vivir en situaciones que favorezcan este crecimiento. Podemos
debemos quedarnos mirando el dedo. El consejo es útil porque darles el nombre de situaciones significativas. Su característica es
puede suceder que el dedo nos parezca tan interesante que no nos que dan la posibilidad de una más fácil desvelación. Con este
llame la atención dirigir la mirada hacia aquello que indica. término indicamos el proceso por el cual el aspecto observable de
Preferimos permanecer en el símbolo sin movernos hacia lo una situación nos ayuda a llegar hasta el aspecto no observable.
simbolizado. Posiblemente, ni siquiera consideramos el dedo Desvelar es, pues, quitar un velo, algo que cubre una realidad
como un símbolo. Lo despojamos de su poder evocativo. El profunda, para que ésta se pueda ver.
movimiento que el símbolo suscita hacia lo simbolizado se acaba, El término "situaciones de desvelación" es utilizado por I. T.
se convierte en parálisis. Ramsey en sus diversas obras. Son situaciones sin un carácter
El dedo, claro está, es un ejemplo para referirnos al mundo. religioso pero que pueden llevar a dimensiones más profundas no
La persona puede dejar de verlo como signo e instrumento, o sea advertidas a primera vista y que de suyo no son empíricas u
como sacramento de Dios. Las cosas se consideran sólo como observables.
cosas y el mundo sólo como mundo y nada más. "La mirada del Ramsey cita el ejemplo del profeta Natán (2 Sam. 12, 1-7).
hombre no traspasa las cosas para lograr ir más allá de ellas "Cuando David hizo matar a Urías para tomar a su mujer
mismas sino que se queda como cautivo de ellas, otorgándoles un Betsabé, el profeta se dirige a él narrándole una historia: Un
valor casi absoluto" 8 . Se refuerza más bien el dominio práctico de hombre muy rico con grandes rebaños, toma el único cordero de
las cosas y la actitud transformadora del hombre prescindiendo su vecino y lo mata para convidar a algunos amigos. Frente a la
de la dimensión simbólica del mundo, sacramento de Dios. narración objetiva, David formula un juicio objetivo: "Ese hom-
Esta manera de ver, opuesta al ver sacramentalmente, la bre debe morir". Natán le dice entonces: "Tú eres ese hombre".
llamamos ver funcionalmente. Es un tipo de mirada sobre el De golpe David ve y comprende, se ha verificado en él una
mundo que percibe solamente el aspecto manipulable, controla- desvelación. A través de la narración objetiva asoma y se mani-
ble, técnico. El aspecto simbólico se queda corto. Tal vez se fiesta otra dimensión más profunda pero otro tanto real" 9 .
evocan diversos aspectos de la realidad humana como necesida- Ejemplos como éste pueden darse en muchos sectores de la
des y aspiraciones, pero no se llega hasta la evocación de la vida humana y pueden tener un alcance religioso. En este caso, las
presencia de Dios, profundo sentido de la vida. La visión funcio-
nal nos lleva a ver con ojos utilitarios, agresivos, científicos. Y 9
Gevaert, Experiencia humana y anuncio cristiano, Ed. Don Bosco, Madrid, 1976, p. 85.
Las obras de Ramsey que se refieren a este aspecto son:
Freedom and inmortahty, London 1971.
7
Pannenbergh, W., La revelación como historia, Ed. Sigúeme, Salamanca 1977, p. 129. // linguaggio Religioso, Bologna, 1970.
8
Duch, o.c. pg. 50.

63
62
situaciones de desvelación se refieren, preferencialmente, a la aquéllos que saben levantar este velo, adquieren familiaridad con
totalidad de la vida humana. la verdad de la vida"10.
La situación ética es de las más privilegiadas en este sentido.
Ella facilita la toma de conciencia de una realidad que puede
vislumbrarse sólo cuando se hace transparente. La experiencia V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
del amor puede llevarnos a vislumbrar el Amor. El tú humano
simboliza, hace transparente al Tú divino. 1. Actividad personal
Las experiencias de justicia, de solidaridad, de empeño
común, nos abren a Dios como al sentido total de la historia de la /. / ¿Cuáles elementos de la narración inicial te parecen de
humanidad. La experiencia de la propia limitación nos lleva a importancia, a la luz del tema de la unidad?
descubrir que en nuestra vida hay una fuerza salvadora que nos 1.2 Identifica algunos momentos o experiencias de tu vida
invade y nos sostiene. en que crees haber visto sacramentalmente. Haz una narración de
Cuando se ha perdido la visión sacramental, o se ha llegado a alguna de estas experiencias.
una visión funcional excesivamente unilateral, es necesario en-
frentarse a estas situaciones para que eduquen de nuevo a ver 2. Actividad grupal
sacramentalmente.
Reflejos de Cristo
6. Ver sacramental y misión universal Explicación
La dinámica ayuda a los participantes a tomar conciencia de
Hemos hablado de la necesidad de ver objetivamente. Esta
la transparencia de las personas significativas y, por tanto, les
objetividad debe adquirir una dimensión universal. Y ésta, a su
ayuda a ver sacramentalmente.
vez, ha de tener profundidad. Se trata de ver la presencia y la
acción de Dios a través del mundo, de los pueblos y culturas, de la Objetivo
historia de cada grupo humano en marcha hacia la plena realiza- Descubrir en algunas personas significativas un reflejo de
ción. Cristo.
Ver sacramentalmente es descubrir que el Espíritu sopla don- Procedimiento11
de quiere y que ha llenado todo el universo.
Ver sacramentalmente es el prerrequisito más necesario para A. El coordinador del grupo solicita a cada participante que
la misión. Es la capacidad de contemplación que el oriente con piense en alguna de las personas más especiales de su vida. Esta
sus grandes religiones enseña a todo el mundo y que occidente ha especialidad es debida a que hay algo en ella que irradia y ayuda a
sacrificado en aras de su tecnicismo reduccionista. Ver sacramen- crecer.
talmente es ser capaces de acoger y de vivir las actitudes que, B. Sin necesidad de decir el nombre sino sólo la edad de la
alguien, desde el oriente, insinuaba: "En la noche, cuando el cielo persona escogida, cada uno expone algo de la misma. ¿Qué la
está tupido de estrellas, no pienses en las estrellas, míralas. Y hace tan radiante, tan especial?
cuando las olas empiezan a danzar en el océano, no pienses en
ellas, míralas. Y cuando la gema se abre en un botón de rosa,
mírala, no hagas otra cosa, ¡mírala! Si no hay pensamiento, si hay 10
11
Bhagwan Shree Rajneesh, Semí di Sagezza, Ed. Sugarco, Milán, 1982, p. 58.
sólo visión, se descubre ante ti un inmenso secreto, y gracias al Las obras de Caprio, Betsy, Experiments m praver, Ave Maria Press, Notre Dame,
Indiana 1973 y Experimenls in growth, 1976, ofrecen diversas dinámicas útiles para educar
atrio de la naturaleza, se entra en ese secreto que es Dios. La a una visión sacramental. Véase, en relación con esta dinámica, la segunda obra anotada,
naturaleza no es otra cosa que un velo que cubre lo divino. Sólo p. 115.

64 65
El coordinador, mientras escucha, hace una lista de las cuali-
dades especiales y las escribe en un papelógrafo o en el tablero. QUINTA UNIDAD
C. El coordinador pone de manifiesto que las cualidades de
estas personas son un reflejo de la persona cuya estatura estamos
Ver el Reino
llamados a alcanzar: Cristo.
D. Cada participante procura encontrar en la vida de Cristo
la actuación de alguna de las cualidades elencadas. Cada cualidad
elencada se evidencia con diversos textos evangélicos.
E. En fin, el coordinador concluye haciendo notar cómo
cada una de las personas escogidas, por ser tan especiales, son un
signo de Cristo, reflejan algo de él, hacen sentir qué significa vivir
con Cristo.
Ver estas personas y, a través de ellas, ver a Cristo, significa
verlas sacramentalmente.

I. Una visión objetiva, integral, universal y sacramental, es
un prerrequisito para ver el Reino, horizonte de la misión de Jesús
en el mundo y proyecto del Padre.

II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS

Al concluir la unidad, cada participante habrá adquirido la
capacidad de:
A. Identificar diversas situaciones donde el Reino se puede
ver.
B. Comprender el Dios del Reino en su característica de
padre y madre, dador de vida.
C. Explicar la realidad del Reino apoyándose en los proyec-
tos humanos.
D. Captar las dos etapas del proyecto del Reino.
E. Ver la resurrección de Cristo como la máxima realiza-
ción del Reino en una persona.
F. Mostrar el Reino como punto de llegada para toda la
humanidad.

67
66
III. VER PARA COMPRENDER línea de educación para la salud como en el diagnóstico y trata-
miento de los padecimientos endémicos, y usar de base el diagnós-
"Un trabajo por la vida como signo del Reino" tico de la salud en el Vicariato que se elaboró antes del mismo
proyecto.
Un proceso educativo de salud. La segunda etapa comprendería el tiempo necesario para
"Para atender las necesidades de este pueblo, no sólo a las que capacitar a los agentes de pastoral como promotores de salud
se refieren a la salud y a la enfermedad, hemos tenido necesidad de para la implementación del programa de educación de salud, y
acercarnos a él en su vida cotidiana buscando un enriquecimiento para la utilización de medios y técnicas básicas de diagnóstico y
mutuo y una maduración mutua en la fe; en la celebración común tratamiento de los padecimientos endémicos más importantes en
de la misma, hemos tenido que atender a sus peticiones concretas las comunidades, así como la constitución de equipos que imple-
para enfrentar juntos las crisis económicas (forestales y comercia- mentarían el proyecto.
les, por ejemplo), los abusos, etc. Para la salud que es lo que ahora En la etapa final del proyecto se seleccionarían los promoto-
nos interesa, hemos creado un proyecto que además de atender a res locales y se les capacitaría en las dos áreas del proyecto
sus peticiones y necesidades, trabaje también en vencer a la (educativa y curativa) para que puedan desempeñar sus activida-
muerte y se convierta así en un trabajo por la Vida como signo del des con supervisión de los agentes de pastoral.
Reino.
Estamos actualmente en la segunda etapa con algunas accio-
El objetivo general de este proyecto es el de disminuir la
nes de la tercera etapa. Es decir, trabajamos en la capacitación de
enfermedad y muerte en la población, a base de la transferencia y
los agentes de pastoral y, al mismo tiempo, iniciamos ya la
socialización de elementos educativos, de suerte que éstos se
capacitación de una comunidad indígena"1.
conviertan en patrimonio de las comunidades.
Para realizar este objetivo nos propusimos que las comunida-
des adquieran los conocimientos básicos necesarios para prevenir
los padecimientos más frecuentes en la región y que modifiquen IV. COMPRENDER PARA VER
aquellas conductas que facilitan los mecanismos de transmisión
de las enfermedades. Nos propusimos un par de metas más. Que 1. Ver el Reino
los recursos materiales y de personal ya destinados por el Vicaria- 1.1 El Reino se puede ver
to apostólico de la Trahumara al área de salud, optimizaran su
rendimiento tanto en la línea de promoción de la salud como en el Un cristiano se atrevió a decir al rabino de una sinagoga: "El
tratamiento de los daños. Por esto había que mejorar la calidad de Mesías ya llegó e inauguró el Reino". El rabino abrió la ventana
los servicios y cobertura de los mismos promoviendo la participa- miró hacia afuera y dijo: "No, el mundo está en tal estado que el
ción de la comunidad donde están ubicados. Finalmente, que a Reino no ha llegado aún".
largo plazo la comunidad indígena pudiera disponer, en la medi- El Rabino miró el mundo pero no vio el Reino. ¿Es que acaso
da de sus posibilidades, de sus propios recursos para la conserva- el Reino se puede ver? ¿Está ya aquí?
ción de la salud a través de programas de capacitación implemen-
El Evangelio nos habla continuamente del Reino. Los textos
tados por el personal de salud del Vicariato.
que lo indican pueden dividirse en dos grupos: El primero que
El proyecto se constituyó en tres etapas secuenciales. La habla del Reino que vendcá (Mt. 4,17; Me. 1,15; Mt. 6,10; 10,5) y
primera comprendería el tiempo necesario para conseguir los
recursos financieros que soportarían el proyecto, así como para
la elaboración de programas y de material didáctico que se utili- 1
Ruiz, Felipe, "La salud y la enfermedad en un medio rural", en Christus, junio 1983,
zarían en la capacitación de los promotores de salud tanto en la pp. 36-37.

68 69
el segundo cuyo tema es el Reino que está en medio de nosotros fui a visitarla. Esos pequeños rostros llevaban claramente los
(Mt. 12, 28; 16, 28; Le. 11, 20; 17, 20-21)2. signos del hambre que se hacía ver hasta en los ojos. La mamá
El primer grupo refleja todo el sentido de espera que caracte- tomó el arroz y lo dividió en dos partes. Luego salió. Cuando
rizó a Israel. Por tanto, no ofrece ninguna novedad. regresó, le pregunté a dónde había ido y qué había hecho. Ella me
El segundo grupo, en cambio, se refiere a algo nuevo, extraor- contestó: "En la casa vecina habita una familia de musulmanes
dinario: El Reino está en medio de nosotros y se puede ver. Esta es con numerosos hijos y yo sabía que tenían hambre". Ella había
la novedad cristiana. Jesús vino a anunciar el Reino como una hecho exactamente como Jesús: había partido el pan, había com-
realidad presente y visible. Su esfuerzo consistía en hacer ver, partido su amor con una familia aún más pobre que la suya3.
mediante su vida, su acción, sus hechos milagrosos y sus parábo- Nos interesa por ahora la conclusión de Teresa de Calcuta: la
las, la realidad del Reino. "Yo he venido a este mundo para que mamá hindú hizo lo mismo que hizo Jesús. La hermana fue capaz
los que no ven, vean" (Jn. 9, 39). de ver el Reino que se realizaba en medio de aquella familia hindú.
Una vez, Jesús estaba en acción. Sanaba enfermos, liberaba La narración puede darnos a entender muchos aspectos del Rei-
de espíritus inmundos, curaba ciegos, etc. En ese momento llega- no, desde el hecho de que el Reino crece en todo lugar, sin
ron dos hombres enviados por Juan Bautista y le preguntaron si fronteras, sin privilegio de grupos o culturas, hasta el hecho de
era él quien habría de inaugurar el Reino. Jesús no dio una que el evangelio, los gestos de Jesús, son la guía segura para poder
respuesta directa sino los invitó a ver. "Id y contad a Juan lo que ver el Reino. Sin embargo, conviene proceder en orden para
habéis visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos poder explicitar todo lo que está implícito en la realidad del
quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, se anun- Reino.
cia a los pobres la Buena Nueva (Le. 7,22). Los discípulos de Juan
obtuvieron una respuesta muy concreta. Jesús les hizo ver el En esta unidad y en las siguientes tomaremos en considera-
Reino. Que el procedimiento fuese correcto lo confirmaba más ción el Reino, siguiendo, paso a paso, los siguientes contenidos:
tarde al decir: "Si por el dedo de Dios yo expulso los demonios, es —El Reino, proyecto concebido por Dios Padre, comienza en
que ha llegado a vosotros el Reino de Dios" (Le. 11,20). Por ello, forma definitiva con la resurrección de Jesucristo.
podrá predecir que "entre los aquí presentes hay algunos que no —Momento en el que se constituye y manifiesta, como punto
gustarán la muerte hasta que vean venir con poder el Reino de de llegada para toda la humanidad.
Dios" (Me. 9, 1). —La cual se mueve hacia el Reino gracias al Espíritu Santo.
1.2 El Reino se puede ver, hoy —Cuya acción puede verse en la respuesta histórica de la
humanidad.
Dejando por un momento el texto evangélico, evoquemos
otra narración no menos explícita sobre la posibilidad de ver el —Cuando sigue el modelo o paradigma que es Jesús de
Reino. La narradora es la Madre Teresa de Calcuta: Nazaret en cuya vida, obras y palabras se descubren: las caracte-
"Hace algunas semanas, llegó un individuo a nuestra casa y rísticas del Reino, las exigencias del Reino, la dinámica del Reino
nos dijo: 'Hay una familia hindú con ocho hijos que hace mucho y las dimensiones del mismo.
tiempo no come. Preparé un poco de arroz e inmediatamente me

2
Sobre este tema véanse las obras de J. Comblin: O Templo deAcao, Ed. Vozes, Petropolis,
1982. La presencia universal del Remo de Dios y el sentido actual de la misión, en Varios,
Misión desde América Latina, CLAR, Bogotá, 1982. Ambas obras han sido fuente de
inspiración para la elaboración de la visión de la misión al servicio del Reino que presenta
3
nuestra obra de didáctica y teología misionera. A A . W . Lefami nel mondo e Veucaristia, Ed. Paoline, Alba, 1977.

70 71
2. El Reino, proyecto concebido por Dios Padre Abba es entonces la palabra que revela la naturaleza de la
relación de Jesús con su Padre; la manera de ser del Padre y, en
2.1 El Dios del Reino fin, el Reino concebido por El.
Para el Antiguo Testamento, Para poder entender el Reino c o m o un Jesús se dirigía a Dios como un hijo a su papá. No se trata de
Dios no es un papá. proyecto concebido por el Padre, es nece- una nueva metáfora sino de una relación real y muy especial.
sario antes, aclarar quién es este Padre. Gracias a esta relación, sabemos que Dios es Padre, ya que ha
La idea de Padre está estrechamente unida a la idea de Hijo. generado un hijo que lo llama Abba.
No hay un padre sin un hijo como no hay un hijo sin un padre. En No es a partir de la creación del mundo, sino de la generación
el Antiguo Testamento se habla de Dios como Padre (Abba) pero del Hijo que podemos reconocer a Dios como un papá.
siempre refiriéndose al padre de familia. A veces el término se
extendía a los antepasados (nuestros padres) y a la paternidad no 2.3 El Dios del Reino es también mamá
física que se crea con la adopción de un hijo. Como se veía el Un papá que es también La expresión "generación del Hijo", indi-
padre de familia, así se veía, por una especie de simbolismo, la mamápues genera la vida. c a u n a i m a g e n del Padre bastante diversa
figura de Dios como Padre. de la del padre humano.
Las 11 veces que Dios es llamado Padre en el Antiguo Testa- Un padre que genera, que da a luz el propio hijo no es sólo un
mento, se utiliza el término padre en forma metafórica o analógi- padre-varón sino también un padre-hembra, esto es, un padre
ca. Once veces es, en verdad, muy poco. Esto significa que el materno. Dios es el Padre materno de su Hijo unigénito.
Antiguo Testamento es muy cauteloso cuando se trata de desig- El Hijo nos revela que Dios es Padre y también Madre y, por
nar a Dios como Padre. tanto, un ser cariñoso, preocupado por dar la vida, por favorecer-
Esto vale, sobre todo, para las expresiones que indican una la, hacerla crecer, promoverla. No es un ser alejado de la vida, un
paternidad física de Dios, las cuales son totalmente evitadas en el ser irritado o antihumano. En El se descubre todo cuanto puede
Antiguo Testamento, pero también para las que indican adop- haber de positivo en un papá y en una mamá dedicados al servicio
ción y aun para las que denotan un uso metafórico de la palabra 4 . de la vida6.
2.2 El Dios d'el Reino es un papá 2.4 El Dios del Reino es dador de vida
Pero Jesús En neto contraste con el Antiguo Testa- Esta vida la recibimos Dios, el padre materno, amó tanto al
comenzó a llamar a Dios mentó, los evangelios nos ofrecen un tes- también nosotros. Por eso, mundo que dio a su Hijo único, para que
papá
- timonio sorprendente e inusitado: Jesús
Zatemo."8 " "" ""^ tod
° d
SUe C l e a e n é1
' n
° PereZCa' SÍn
° ^Ue
se dirige a Dios llamándolo Padre y nada menos que 170 veces. Y tenga vida eterna (Jn. 3, 16). Por eso,
nunca lo invoca con otro nombre en sus momentos de oración5. concluirá San Pablo diciendo: "Recibisteis un espíritu de hijos
En éstos, especialmente, Jesús se dirige a Dios llamándolo Abba, adoptivos que nos hace exclamar: ¡Abba, Padre! (Rom. 8, 15) y
que quiere decir papá. En efecto, abba es la expresión con la que nos lleva a recibir la vida que nos quiere dar en virtud del grande
los niños muy pequeños se dirigían a sus papas. Era también amor con que nos amó (Ef. 2,4-6). A la luz de cuanto el Hijo nos
usada por los adultos para hablar con sus propios papas. Se trata, ha revelado, podemos vislumbrar ya en el Antiguo Testamento
por tanto, de una palabra tomada del lenguaje cotidiano de la tantos rasgos de este Padre, dador de vida. El se presenta como
familia y que indica intimidad, afecto, respeto. liberador de su pueblo (Dt. 16,4-9); como Dios de justicia (Gen.

4
Jenni, E.. Westermann, C. Dizionario teológico deW'Antico Testamento, Vol. I, p. 12. 6
5 Pueden consultarse al respecto: Moltmann, J., IIpadre materno, en Concilium 3, 1981,
Véase, Hamerton-Kelly, R., Dio Padre nella bibbia e nell'esperienza di Gesú, en Conci-
lium, 3, 1981, p. 160. pp. 90-91. Boff, L., // volto materno di Dio, Queriniana, Brescia, 1982.

72 73
18, 19; Jer. 21, 1-2); tierno como una mamá (Is. 49, 15) pero El Padre, desde su amor infinito, concibe un proyecto de vida
también exigente en cuanto a la fidelidad (Ex. 20, 2-5) especial- en favor de toda la humanidad: El Reino.
mente a la Alianza estipulada entre El y su pueblo. Este proyecto ha de ser expresado, formulado, delineado.
Este Dios, revelado como padre y como madre, dador de Pues bien, el proyecto tiene su formulación o expresión en la
vida, de amor, de liberación, de justicia, quiere comunicar plena- Palabra, en el Verbo, el Hijo eterno de Dios. El proyecto del
mente esta vida a toda la humanidad. Esta es su voluntad, su Reino encuentra en el Hijo la imagen perfecta, la expresión más
querer, su proyecto. fiel en anticipo.
El Reino no solamente se ha de formular sino también exige
2.5 Del Dios del Reino al Reino de Dios su realización. El Hijo, siendo la imagen perfecta del proyecto, es
El Reino es, entonces. Este proyecto de vida, en favor de todos también el realizador del mismo con la fuerza amorosa y activa
el proyecto de vida i o s hombres, e s el Reino. del Espíritu Santo.
en plenitud. L a p a l a l o r a e X p r e S a, en forma sucinta, Gracias a las dos manos El Hijo y el Espíritu Santo tienen, cada
todo lo que Dios tiene en la mente para la humanidad; cuanto El del Padre: El Hijo u n o a s u m a n e r a ; \a misión de realizar el
quiere realizar con su potencia en la historia; es la plena expresión y e spmtu. Reino de Dios. Por eso, San Ireneo decía7
del amor de un padre y de una madre por el hombre, su hijo; es la que Dios obra con dos manos: el Hijo y el Espíritu Santo. Con
irrupción plena de la vida y de la bondad con la superación de la esas dos manos, el Padre ha querido realizar el proyecto del
muerte y del mal; es un orden nuevo que la acción amorosa de Reino, en la historia de la humanidad 8 .
Dios introdujo en el mundo con una intervención gratuita y
definitiva. 2.7 Las dos etapas de la realización del proyecto
Los cuales realizan el Reino Hemos hablado de tres pasos para la ela-
2.6 El Reino como elaboración de un proyecto en dos etapas o fases. boración de un proyecto: Este ha de ser
Este proyecto del Reino Para comprender algo más del proyecto' concebido, formulado y realizado. Si nos detenemos en el tercer
puede comprenderse a partir del Reino, podemos hacer una compara- paso, esto es, en la realización, podemos descubrir dos grandes
de los proyectos humanos. c i o n e n t r e s u elaboración y la elaboración etapas.
de tantos proyectos que, en dimensiones pequeñas o gigantes, Una primera etapa en la realización del proyecto del Reino
realizamos en nuestra vida de cada día. comprende la creación de la humanidad y la formación de un
Cuando queremos hacer un proyecto, comenzamos pensan- pueblo que, como cabeza de puente, fuese punto seguro de apoyo
do, imaginando, creando, tal vez solicitados por una realidad para acoger el don del Reino.
desafiante. Así llegamos a tener en la mente y en el corazón algo Es importante anotar que esta primera etapa se realizaba
claro, según lo que nos hemos propuesto. Hemos concebido un mirando al proyecto en su expresión perfecta: el Hijo. En otras
proyecto. Pero entonces hay que pasar a la fase de la formulación. palabras, el Hijo era la imagen según la cual se realizaba esta
El proyecto requiere que sea delineado, esbozado con palabras e primera etapa. La humanidad ha sido creada y el pueblo de Dios
imágenes claras y precisas para que todos los interesados lo ha sido formado, a imagen del Hijo. Entonces, los rasgos del Hijo
puedan entender y juzgar. La expresión es fundamental. se encuentran en toda la humanidad. No siempre la humanidad
En fin, el proyecto se ha de actuar para que no quede, como sabe lo que tiene; no siempre es capaz de ver el rostro de este Hijo,
tantos proyectos, solamente en las palabras escritas de un docu-
mento.
Aunque las comparaciones, por lo gene- 7
Ireneo, Adversus haereses, U. 28, 4.
*:£e2\::ÍZenCebido, «d cojean, podemos pasar a la elabora- 8
El cristomonismo fue una doctrina teológica deficiente en la Iglesia. No consideraba
suficientemente la acción del Espíritu Santo sino solamente la encarnación del Hijo.
formulado y realizado. ción del proyecto del Remo.

74 75
del Verbo, que toma forma en ella, pero ahí está, en forma y la vida era la luz de los hombres (Jn. 1, 4).
germinal, a veces latente pero susceptible de ser visto; porque el El mundo fue hecho por ella" (Jn. 1, 10)9.
Reino se puede ver; sólo hay que estar dispuestos a verlo. C. Si la Palabra era la inspiración, esto es, la imagen que
La segunda etapa es la realización del Reino a partir de su guía la actuación de esta primera fase del proyecto, entonces esta
inauguración definitiva que tiene lugar con la glorificación (en- Palabra tenía la posibilidad de ser reconocida, de ser vista en la
carnación, vida, muerte y resurrección) de Cristo. vida del mundo. Sin embargo, no siempre los hombres fueron
capaces de verla. Dice el prólogo:
2.8 Cómo ve Juan las dos etapas en el Prólogo
"Vino a su casa (esto es, la humanidad)
De estas dos etapas habla El prólogo del Evangelio de Juan es una y los suyos no la recibieron" (Jn. 1, 11).
el prólogo del Evangelio síntesis de todo este Evangelio. El modo
de Jua
"' de proceder es de arriba hacia abajo, esto D. Pero muchos hombres pertenecientes a los más variados
es, de la Palabra de Dios hacia la carne. Luego, en el resto del pueblos dispersos por la tierra la acogieron, creyeron en la Pala-
Evangelio, el procedimiento es el contrario: de la carne hacia el bra. Por eso dice el prólogo:
reconocimiento de la Palabra, del Hijo, verdadero Dios, como "A todos los que la recibieron
proclama Tomás. Es un evangelio que parte del Jesús histórico les dio poder de hacerse hijos de Dios" (Jn. 1, 13)10.
pero desde su relación con Dios. Por ello, Juan lo hace preceder
del prólogo en el que aparece esa raíz divina que está al origen de Entonces, en esta primera etapa, se pueden apreciar tantos
la misión del Hijo. hijos de Dios dispersos por el mundo. Sin embargo, aún no se ha
llegado a la etapa definitiva.
El Verbo antes de la A. Dice el prólogo que el proyecto de Segunda etapa: A. La segunda etapa o etapa definitiva
encamación-resurrección. Dios tenía su plena expresión en la Pala- El Hijo glorificado. comienza con un acontecimiento único y
bra, esto es, en el Hijo. Se trata de un proyecto divino como quiera original: la glorificación del Hijo hecho hombre:
que es de Dios y de un proyecto de divinización puesto que lleva a
"Y la Palabra se hizo carne
la adquisición de la vida misma de Dios. Así pues, el prólogo y puso su morada entre nosotros
comienza diciendo que: y hemos contemplado su gloria,
gloria que recibe del Padre como Hijo único
"En el principio existía la Palabra lleno de gracia y de verdad (Jn. 1, 14).
y la Palabra estaba en Dios
y la Palabra era Dios. 9
El término "vida" indica la vida eterna. Es la vida que la Palabra posee, que luego traerá
Ella estaba en el principio con Dios (Jn. 1, 1-2). en sí una vez encarnado. Es la vida divina. Diversos teólogos interpretan esta vida como
vida natural. Es la interpretación usual hasta el siglo IV. Pero hoy se prefiere la de vida
eterna, siguiendo a Orígenes. Así la consideran Dupont, Brown, Wikenhauser y otros. La
B. Dado que la Palabra era la expresión del proyecto, la luz se equipara a esta vida eterna. Es una luz que el Logos posee no sólo a partir de la
primera etapa del mismo debía realizarse inspirándose en esa encarnación sino desde la creación del mundo.
10
Palabra, en la imagen perfecta del proyecto. Por eso, el prólogo Estos hijos de Dios fueron constituidos tales antes de la encarnación. ¿Quiénes son
ellos? La interpretación más sencilla dice que se trata del pueblo de Israel y más específica-
prosigue: mente del resto fiel (Ez. 37, 27); pero no hay ningún motivo para hacer una restricción de
este tipo; no hay necesidad de confinar esta generación divina al Israel precristiano. Juan
afirma que hay hijos de Dios esparcidos por todo el mundo. Al referirse a la frase de
"Todo se hizo por ella Caifas, especifica: "Y no sólo por la Nación, sino también para reunir en uno a los hijos de
y cuanto ha sido hecho tiene en ella la vida. Dios que estaban dispersos (Jn. 11, 52). Estos hijos de Dios no son, pues, exclusividad de
En ella estaba la vida un pueblo.

76 77
B. La glorificación del Hijo no es sólo el comienzo de la dispuestos a sufrir el martirio, con tal de no renegar esta verdad.
etapa definitiva sino también el punto final. Cuanto el Hijo Pablo apóstol presenta este himno en la carta a los cristianos de
inauguró debe llegar a ser plenitud en toda la humanidad puesto Filipos. La obra tiene dos partes que indican las dos fases por las
que el proyecto del Padre, el Reino de vida plena, está destinado a que pasó el Hijo de Dios hecho hombre.
todos. Así pues, dice el prólogo: a
Estos testigos estaban ) Primera fase:
"De su plenitud hemos recibido todos convencidos de una realidad "Cristo, siendo de Condición divina,
y gracia por gracia" (Jn. 1, 16). gestada en dos fases. n o r e t u v o ávidamente el ser igual
a Dios.
C. Gracias al Hijo encarnado, a la Palabra hecha hombre, Sino que se despojó de sí mismo
hemos podido conocer el Reino, el proyecto eterno de vida, tomando condición de siervo
concebido por el amor del Padre y al cual ha llamado, en el Hijo y haciéndose semejante a los hombres
por la acción del Espíritu Santo, a toda la humanidad. Por eso, y apareciendo en su porte como hombre;
concluye el prólogo: y se humilló a sí mismo obedeciendo hasta la muerte
"La gracia y la verdad nos han llegado y muerte de Cruz".
por Jesucristo b) Segunda fase:
A Dios nadie le ha visto jamás: Por lo cual Dios lo exaltó
el Hijo único, y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre.
que está en el seno del Padre, Para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble
él lo ha contado (Jn. 1, 17-18).
en los cielos, en la tierra y en los abismos,
y toda lengua confiese que Cristo Jesús es Señor
3. El Reino comienza efectivamente con la Resurrección
para gloria de Dios Padre (Flp. 2, 6-11).
de Jesucristo
Las dos fases eran una La primera parte del himno se refiere a la
3.1 A la resurrección mediante los testigos anterior y otra posterior realidad prepascual de Jesús. La segunda
a la pascua. a s u reauc l a ¿ post-paSCUal.
Concentrémonos ahora en la segunda etapa que hemos lla-
mado definitiva y que tiene su máxima realización en la resurrec- En la primera parte habla de aniquilamiento, en la segunda de
ción de Jesús. exaltación.
La primera realidad concluyó generando una confusión enor-
El Resucitado nos es dado De la resurrección no tenemos una cróni- me en el corazón de los discípulos. La segunda los llenó de luz. En
a conocer a través c a directa. Las primeras personas que Ue- efecto, Jesús había predicado el Reino y cuando los apóstoles
e testimonios. garon a la tumba, la vieron vacía. Jesús ya esperaban su triunfo y su coronación (y un puesto de primer
había resucitado. Pero estas personas vieron luego a Jesús resuci- orden al lado del nuevo rey) lo descubren clavado en una cruz.
tado y de ello dieron testimonio. Quedaron escandalizados (Me. 14, 27; Mt. 26, 31) y optaron por
No tenemos, entonces, una crónica directa pero tenemos huir hacia Galilea (Me. 14, 50; Mt. 26, 56).
testigos de la resurrección que narraron su experiencia de Jesús Pero Jesús se les aparece con su cuerpo aún marcado por los
resucitado. clavos. ¡Resucitó! es la expresión de todos, desde ese momento en
Alguno de estos testigos expuso su narración en forma poéti- adelante (Hch. 2, 22-55). El pasado, el presente y el futuro del
ca, logrando así uno de los himnos más bellos, un canto magnífi- maestro se ven ahora con ojos diferentes. La resurrección ha
co, sobre la experiencia de Jesús. Es una composición que refleja lanzado un rayo de luz sobre la vida y el martirio de Jesús y ha
cuanto era convicción de los primeros cristianos, quienes estaban abierto nuevos horizontes. Poco a poco, a partir de la resurrec-

78. 79
ción, los discípulos comprenden que Jesús es el Cristo, el Hijo de V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
Dios, el Señor. La segunda parte del himno, nos presenta, precisa-
mente, al Señor. Dios lo resucitó. La muerte ha sido derrotada. 1. Actividad personal
Ha tenido lugar una transformación radical de la realidad terres-
tre de Jesús. Brota una vida nueva como superación del mal, de la 1.1 ¿Qué relación puedes captar entre la narración inicial y
crucifixión, de la muerte. El Reino de Dios en plenitud ha comen- el contenido de la unidad?
zado efectivamente en Cristo. La resurrección quiere decir la 1.2 Enumera algunos modos cómo en tu vida estás contri-
plena realización del Reino de Dios en la vida de Jesucristo11. buyendo a la realización del Reino.
1.3 Escoge alguno de estos modos y nárralo en detalle utili-
4. El Reino, punto de llegada para toda la humanidad zando las metáforas que más te gusten.
Con Cristo comienza Dios realizó su proyecto del Reino en su 1.4 Narra la experiencia de alguna persona que, en tu pare-
el Reino hacia el cual enviado, Jesús. Él es el verdadero comien- cer, está realizando algo significativo en favor del Reino.
todo se dirige. m d d R d n o y a d e m á s e l p u n t o d e n e gada
de toda la humanidad. Toda ella camina hacia el Reino inaugura- 2. Actividad grupal
do plenamente en Cristo. En él ha tenido lugar cuanto en todos
nosotros ha de ser una realidad. El es la meta de todo, alcanzada 2.1 El riachuelo y el sembrado11
por anticipado. Explicación
La resurrección hizo patente, evidente, lo que estaba latente:
Se trata de una pequeña dinámica que evidencia el Reino de
Que Cristo actuaba en el mundo desde un comienzo (Gen. 1, 2)
Dios y la posición de los participantes frente al mismo.
para llevar al hombre y a toda la creación a la plenitud del Reino
(Col. 1, 16-20). Objetivo
Por tanto, el Reino El Reino de la vida nueva, que entraña Evidenciar el compromiso de los cristianos frente al Reino de
Dios.
es la vocación de toda reconciliación, fraternidad, liberación pa-
la humanidad. .; . . Procedimiento
ra la comunión, se convierte en la voca- A. Se invitan los grupos a imaginarse un sembrado y un
ción de todo hombre en cuanto hombre. Siendo ya una realidad riachuelo que lo atraviesa. Al respecto se responde a esta pregun-
en Cristo resucitado, se va tornando también una realidad en ta: ¿Cuál es el oficio de un riachuelo en un sembrado?
cada época y en cada hombre y pueblo de la tierra, con la guía
inspiradora del Espíritu. B. Con base en las respuestas (gotas de agua unidas; fuerza
Con su acción de liberación, comunión, justicia y fraternidad, que fecunda) mostrar cómo Cristo vino a realizar el Reino de
cada hombre y cada pueblo del mundo están haciendo posible la Dios (paz, justicia, amor) que se parece al sembrado. Y cómo por
realización del Reino. Con esta praxis concreta proclamamos que medio de la Iglesia y la comunidad cristiana, quiere, como un
"venga a nosotros, tu Reino, Señor" (Mt. 6, 10). El Reino es, en riachuelo, fecundar el barrio, el pueblo, el caserío, etc., para que
verdad, la vocación de toda la humanidad, el punto de llegada se den frutos y se vaya implantando el Reino.
definitivo.
C. Concluir con una pregunta para todos: ¿Qué deseamos

12
Boff, L., Jesucristo el liberador, Indo American Press, Bogotá, 1977. A. p. 54.

80 81
que reine hoy en nuestro país, en nuestra ciudad, en nuestro 2.3 Pintar sobre el Reino de Dios
barrio? Explicación
2.2 Organizar un plan de Vida Es una dinámica sencilla para favorecer la comunicación, al
término de la explicación de la unidad.
Explicación
La dinámica quiere facilitar la comparación entre nuestros Objetivo
planes humanos en favor de la vida y el plan de Dios que llama- Que los participantes expresen la propia vivencia y compren-
mos el Reino. sión del Reino de Dios.
Objetivo Procedimiento
Descubrir los propios planes como signo e instrumento del A. El coordinador invita a las personas a expresar con
plan del Reino. colores e imágenes, lo que cada una entiende por el Reino de Dios.
Procedimiento No hay que preocuparse por el aspecto artístico. Basta dejarse
inspirar, libre y creativamente, por el tema.
A. El grupo toma en consideración las indicaciones para
organizar un plan (ver más adelante). B. El dibujo de cada uno se expone en las paredes y cada
pintor explica brevemente su obra (si es grupal, la explica el
B. En forma breve, traza el plan según las indicaciones. grupo) aclarando cómo llegó a concebir tal imagen.
Debe ser un plan para promover la vida en alguno de sus aspectos.
C. Los demás pueden expresar los sentimientos que la ima-
C. Usando las mismas indicaciones, el grupo identifica los gen produce en ellos y qué ideas nuevas sugiere.
elementos del Plan en el plan de salvación o proyecto del Reino.
NOTA: Las frases encuadradas que aparecen a lo largo de
Indicaciones para el plan: esta unidad y de las dos siguientes, constituyen una síntesis pro-
Un plan adecuado debe responder a estas preguntas: gresiva de toda la unidad. Por ello, una frase está unida lógica-
ANTES: Concepción del plan. mente a la siguiente.
¿A dónde vamos? ¿Qué queremos hacer?
¿Por qué queremos hacerlo?
¿Qué condiciones previas hay que tener
en cuenta?
EN: ¿Cómo se va a hacer y cómo se va a controlar?
¿Quién lo va a hacer?
¿Con cuáles recursos?
¿Cuándo y en cuánto tiempo?
DESPUÉS: ¿Cómo se va a evaluar?
¿Qué consecuencias se esperan de este plan?13.

13
Véase, Vela, J. A., Técnicas y práctica de las relaciones humanas. Indo American Press
Service, Bogotá, 1980, p 240

82 83
SEXTA UNIDAD III. VER PARA COMPRENDER

Ver la acción del Espíritu "Déjennos al Espíritu Santo"

"Se ha descubierto el trágico error histórico de haber negado
que conduce al Reino a las comunidades Indígenas la presencia sacramental del Espíri-
tu Santo en la jerarquía. Y de este proceso ha brotado el proceso
de los diáconos permanentes.
He aquí la anécdota histórica que para la región de la Misión
de Bachajón hizo caer en la cuenta, a los responsables eclesiales de
la catequesis, de este trágico error histórico.
Se había venido sugiriendo la idea de una Iglesia autónoma
con base en los catequistas, en los Presidentes de Ermita y en los
Principales de las comunidades. Al Señor Obispo Samuel Ruiz,
durante una reflexión en cierta comunidad de la selva de Ocosin-
go, le expresó un catequista: Si la Iglesia no se hace tseltal no
entiendo cómo sea católica.
I. Ver sacramentalmente hace posible evidenciar la presen- Pero no se llegaban a concretar los modos. En 1974 se tuvo
cia del Espíritu como acción en el mundo para la construcción del una reunión de representantes de zonas de catequistas y Presiden-
Reino. tes de Ermitas. Para provocar la reflexión, se íes presentó el caso
—hipotético más no del todo irreal— en que el personal no
autóctono de pronto se retirara de la región, sea por accidente o
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS por expulsión violenta. ¿Qué sería de las comunidades indígenas
en proceso de consolidación cristiana?
Al concluir la unidad, cada participante tendrá la capacidad Estuvieron reflexionando por grupos. Al volver a la Plenaria,
de: uno de los principales —Domingo Gómez, de Colonia Tacuba—
A. Explicar de qué manera actúa el Espíritu. se puso de pie y dijo: "Es verdaderamente trágico que después de
15 años de trabajo de ustedes entre nosotros, sean aún indispensa-
B. Comprender la acción del Espíritu corno palabra, liber- bles; de suerte que si se van, todo se viene abajo. Quiere decir que
tad, solidaridad y comunidad. no están trabajando bien, que algo muy importante está fallando.
C. Reconocer la presencia del Espíritu a la luz del Evange- Pero yo sé que Jesucristo trabajó tres años y dejó establecida su
lio. Iglesia. ¿Qué hizo Jesucristo que no están haciendo ustedes?
Jesucristo volvió a su Padre, Jesucristo se fue, pero dejó al
D. Desvelar la acción del Espíritu en un ambiente no explí- Espíritu Santo. Y ustedes no nos han dejado al Espíritu Santo.
citamente cristiano. Mientras no nos dejen al Espíritu Santo, no habrá Iglesia. Déjen-
nos al Espíritu Santo, y no serán ustedes indispensables".
A partir de entonces se comenzó a buscar un diaconado
indígena con características propias tal como lo indica el Conci-
lio. O sea, que el diácono no se desarraigue para su formación de
su Comunidad, que no sea impuesto de arriba, que viva como sus

84 85
hermanos, que se sostenga de un trabajo, que viva en la Comuni-
dad indígena, ese carisma propio del Indígena, que es el carisma acción, múltiple y original, para el advenimiento pleno del Reino
del servicio a su Comunidad. en toda la humanidad.
Esto nos ha llevado a todo un proceso. Proceso de cada Cada acción suscitada por el Espíritu no es un acontecimiento
comunidad, proceso de cada candidato, proceso de nosotros para aislado. Ella es respuesta a otras acciones o acción que invita a
ir descubriendo, con la ayuda del Espíritu Santo, por dónde ha de nuevas acciones. Cada acción originada por el Espíritu hace parte
ir el camino. Después de dos años de reflexión en las Comunida- de una grande cadena de acciones cuyo conjunto se llama la
des, escogieron al candidato para un proceso comunitario aque- historia de los pueblos en marcha hacia el Reino2.
llas Comunidades que se sintieron unidas. En cambio, las comu- 1.2 La acción del Espíritu es palabra
nidades que no se sintieron suficientemente integradas o en crisis
o en formación, no escogieron todavía a su pre-diácono. (...) Ya El Espíritu nos convierte Podemos preguntarnos: ¿Si el Espíritu ac-
empiezan, después de cinco años de servicio prediaconal, a solici- en Palabra que anuncia haciendo actuar, cuál es el tipo de
tua

tar las Comunidades que se reafirme el servicio, para lo cual piden acciones que prefiere? En primer lugar,
al Sr. Obispo que ordene con el sacramento a los que han dado podemos hablar de la acción de la palabra. El Espíritu nos
pruebas claras de su fidelidad en el servicio"1. convierte en palabra anunciadora del Reino. Así pues, la acción
del hombre renovado por el Espíritu se vuelve palabra. La pala-
bra es, en este caso, fuerza y poder del Espíritu. Las acciones
suscitan la palabra y ésta suscita nuevas acciones.
IV. COMPRENDER PARA VER
La palabra de los profetas, la palabra de los apóstoles, la
1. El Espíritu y el Reino palabra del Hijo de Dios, hacen ver cómo y qué tanto el Espíritu
se manifiesta en la palabra. El Espíritu, decía Jesús, es el encarga-
/. / Todos los pueblos van hacia el Reino, do de dar a los hombres la palabra: "Y cuando os lleven para
movidos por el Espíritu Santo entregaros, no os preocupéis de qué vais a hablar; sino hablad lo
que se os comunique en aquel momento. Porque no seréis voso-
ti Espíritu Santo El Espíritu Santo es la acción de Dios en el tros los que hablaréis, sino el Espíritu Santo" (Me. 13, 11). Más
m\ convierte en acción corazón de los hombres. El actúa hacien- tarde, los apóstoles manifestarán esta verdad, según lo indica
para e ano. ^ actuar a los hombres. No tiene una
Lucas: "Acabada la oración, retembló el lugar donde estaban
acción aislada. Su acción tiene lugar en la misma acción de los reunidos y todos quedaron llenos del Espíritu Santo y predicaban
hombres. El Espíritu Santo hace brotar lo más personal, original la palabra de Dios con valentía" (Hch, 4, 31).
y único de cada persona, para el servicio del Reino (Cfr. 1. Cor. 2,
12-13). La acción del Espíritu es el desarrollo de toda persona 1.3 La acción del Espíritu es libertad
hacia su plenitud, en la multiplicidad y originalidad de cada ser
El Espíritu nos hace personas La palabra suscitada por el Espíritu des-
humano. libres para el Reino. pierta la libertad que será generadora de
El Espíritu personaliza, actualiza la potencialidad de cada
nuevas acciones liberadoras. El Espíritu es libertad y por tanto
persona.
"donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad" (2 Cor. 3,
El Espíritu, por tanto, renueva la persona y esta persona 17). Por eso, para no caer en la esclavitud, es necesario dejarse
renovada por el Espíritu es acción. El Espíritu la convierte en guiar por el Espíritu (Gal. 5, 18). Sólo con esta guía se puede
actuar una auténtica liberación donde se puede pronunciar la
1
Morales, Mardonio, Diaconado permanente entre los tseltales de Chapas, en Chnstus,
jumo, 1982 p 10 2
Véase al respecto: Comblin, J., O tempo de A<,ao, Vozes, Petropohs, 1982, pp. 11-40

86 87
propia palabra y donde la libertad no se vuelve un pretexto para 1.6 El nuevo régimen del Espíritu
vivir según la carne sino, al contrario, para un servicio de amor de Estamos, por tanto, En síntesis, el Espíritu es acción. Pero su
los unos hacia los otros. en el nuevo régimen acción se realiza en las acciones de los
de la acción del Espíritu , . _ , , , , , .„ ,
/. 4 La acción del Espíritu es solidaridad
para el Reino. hombres. Propiamente hablando, el Espí-
FJ Espíritu nos hace La libertad suscitada por el Espíritu es ritu no tiene una acción propia sino que
solidarios para el Reino. p a m £j s e r i v i c o y ? p Q r i&nÍQ^ s e v u e l y e actúa haciendo actuar a los hombres y así realiza contemporánea-
generadora de solidaridad, en el sentido del ágape bíblico, que mente el Reino de comunión en Cristo y la plenitud de cada ser
favorece la comunión (2 Cor. 13, 13). humano.
Esta solidaridad se manifiesta, en primer lugar, con los po- Todo esto indica que estamos en el régimen nuevo del Espíri-
bres y con todos los que sufren. La acción del Espíritu conduce tu (Rom. 8, 1 y ss.). Es un régimen que puede configurarse con los
preferencialmente a estas personas, grupos o pueblos. Cristo cinco términos aludidos: Acción, palabra, libertad, solidaridad,
reconocía en sí esta especial acción del Espíritu cuando decía: "El comunidad. Son términos que "nos hablan de cosas muy conoci-
Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a das, casi sin importancia pero que, por otra parte, nos hablan de
los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la libera- una realidad siempre nueva que se presenta más como algo aún
ción a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los por alcanzar que como algo ya poseído" 3 .
oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor" (Le. 4,18-19). En conclusión, a través de las realidades expresadas con los
Pero no sólo Cristo, sino todo hombre recibe del Espíritu la cinco términos anotados, el Espíritu mueve la humanidad hacia el
capacidad de ser solidario así que "si sufre un miembro, todos los Reino ya realizado plenamente en Cristo más no aún en ella.
demás sufren con él. Si un miembro es honrado todos los demás 2. La acción del Espíritu
toman parte en su gozo" (1 Cor. 12, 26). Esta capacidad de ser en la respuesta histórica de la humanidad
solidarios adquiere diversas manifestaciones pero todas ellas para
provecho común (1 Cor. 12,7-11). La manifestación más grande, ¿cómo puede reconocerse, 2.1 El Espíritu, fuerza divina de expan-
el don de la solidaridad superior a cualquier otro y necesario a verse, el Espíritu, fuerza sión. Hemos dejado sentado que el Espíri-
divina que llena el universo? . .. •, •
todos, es el ágape o caridad. "Aunque tuviera el don de la profecía
tu no tiene una acción propia sino que
y conociera todos los misterios y toda la ciencia; aunque tuviera
actúa en las acciones de las personas, tomando posesión de ellas y
plenitud de fe para trasladar montañas, si no tengo caridad, nada
transformándolas. Es una acción que se realiza desde dentro (Jn.-
soy. Aunque repartiera todos mis bienes y entregara mi cuerpo a
14, 17) como fuerza divina que transforma una personalidad para
las llamas, si no tengo caridad, nada me aprovecha" (1 Cor. 13,
hacerla capaz de realizar acciones que construyan el Reino. El
2-3).
Espíritu, por ello, no tiene rostro propio, no tiene rasgos específi-
/. 5 La acción del Espíritu es comunidad cos, ni siquiera un nombre susceptible de evocar una figura
EI Espíritu nos congrega La caridad suscitada por el Espíritu en- humana. Se siente su voz, se reconoce su presencia por signos a
en comunidad, signo gendra comunidad, personas en comu- veces maravillosos, "pero no se sabe ni de dónde viene ni a dónde
y germen del Reino. va" (Jn. 3, 8).
n i ó n y p a r t i c i p a c i ó n . LOS dones del Espí-
ritu son más preciosos en cuanto más contribuyen a edificar la Los grande símbolos del Espíritu como el agua, el fuego, el
comunidad, el pueblo de Dios (1 Cor. 14, 1). aire, el viento, pertenecen al mundo de la naturaleza. Ellos no
La comunidad pueblo de Dios no es, por tanto, una flor que insinúan una figura específica sino evocan la irrupción de una
brota de la tierra, sino un fruto de la acción del Espíritu. El la
construye como una edificación bien trabada (Ef. 2, 21-22). 3
Comblin, J., o. c. pp. 35-39.

88 89
presencia, una expansión irresistible que va siempre en profundi- Aunque no sean aún Esta realidad del Espíritu que actúa no es
dad 4 . Se trata de una expansión tal que llena todo el universo sea explícitamente cristianos. monopolio de ninguna religión, pueblo o
espacial como temporalmente. Su presencia en el mundo no tiene sociedad. Por eso, un misionero ha podido afirmar que "quien es
límites y se encuentra desde el momento de la creación (Jn. 1, 2), de buena voluntad; quien sigue su propia conciencia; quien prac-
desde los comienzos (Gen. 1, 2) es fuerza creadora sea de la tica la propia religión; aun los ateos que niegan a Dios pero que en
naturaleza, sea del hombre (Gen. 2, 7). Es el poder de Dios la propia vida se comprometen con valores sublimes como la
creador de las funciones espirituales de sabiduría, inteligencia, fidelidad, la dedicación, la justicia para todo hombre, todos estos
sentido artístico, habilidad (Ex. 31,3; 35, 31; Is. 11,2). El desenca- no viven ciertamente en la Iglesia, pero caminan con ella hacia el
dena una palabra llena de entusiasmo (1 Cor. 12, 19), especial- Reino de Dios. A su debido tiempo, se abrirán sus ojos y recono-
mente la palabra profética (2 S. 23, 2; 1 R. 22, 24; Mi. 3, 8; Ne. 9, cerán que no están desnudos, que no son pecadores (Gen. 3, 7) y
30). que Dios ha hecho maravillas en ellos (Le. 1, 49)" 5 . Mientras
Pero entonces, nos preguntamos: ¿Cómo podemos nosotros tanto, nuestros ojos pueden abrirse para ver la acción del Espíritu
hoy, reconocer esta fuerza divina que se llama Espíritu? ¿Cómo Santo en ellos, y, por ende, la presencia del Reino que en todo
lograr ver su acción en las acciones de los hombres, hoy? lugar va tomando forma. Pero si queremos comprender cada vez
más la acción del Espíritu, y sobre todo, si queremos verla en
2.2 Cristo nos ayuda a comprender el Espíritu nuestra historia como construcción del Reino, hemos de dejarnos
EI Espíritu se reconoce Un misterio se puede entender con la ayu- guiar por el Evangelio, criterio seguro de discernimiento. La
a la IK del d a de otro misterio. El misterio del Espíri- verdad es que en todo lugar y tiempo, en todo pueblo y nación, los
Evangelio de Jesús. ^ se c o m p r e r l d e a k l u z del misterio de valores del Evangelio van floreciendo gracias a la acción del
Cristo. Al no tener una acción propia, el Espíritu no se ve directa- Espíritu Santo.
mente pero se puede ver en la acción de quien, con certeza, fue
movido plenamente por el Espíritu: Jesús. Si podemos compren-
der la realidad de Cristo resucitado, plenamente poseído por el V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
Espíritu, podemos comprender algo de la acción del Espíritu. Al 1. Actividad personal
fin de cuentas, el Espíritu no tiene otro evangelio, otra historia de
salvación. El se hace presente en la única historia de salvación. 1.1 ¿Qué relación puedes establecer entre la narración ini-
Por tanto, donde van haciéndose vida los valores del Evangelio, cial y los contenidos de la unidad?
allí está presente y visible la acción del Espíritu. 1.2 ¿Qué relación descubres entre los contenidos de la uni-
dad y algún hecho o experiencia de tu vida personal? ¿Puedes
2.3 El Espíritu y los hombres que viven el Evangelio narrar en detalle dicho hecho o experiencia?
En aquellos que actúan Cada vez que el hombre busca el bien, la
según el Evangelio de Jesús, justicia, la libertad, la solidaridad, la co- 2. Actividad grupal
munión, el entendimiento mutuo, en ese momento podemos ver 2.1 Experiencias de salvación6
la acción del Espíritu. Allí donde el hombre construye la fraterni-
dad y un mundo más humano y donde se abre a un trascendente Explicación
que considera sentido último y norma de su vida, el Espíritu actúa La dinámica ayuda a ser sensibles a la presencia del Espíritu,
y su acción se puede ver. con actitud de fe.

4
' Buhlmann, W., I popoli eletü, Ed. Paohne, Roma 1982.
Véase, León Dufour, Diccionario de Teología Bíblica, palabra "Espíritu". 6
Véase, Vela J. A., Evangelización de jóvenes, Indo American Press, Bogotá, 1976.

90 91
Objetivo Procedimiento
Evidenciar, en algunas experiencias de salvación, la presencia A. Explicado lo que es una metáfora, se dan 15 minutos de
del Espíritu. reflexión para encontrar las metáforas sobre el tema del Espíritu
Procedimiento Santo. Es necesario conservar el silencio para facilitar la reflexión
y una elaboración original de las metáforas.
A. El coordinador introduce la dinámica (o actividad) pre-
Cada participante escribe diversas metáforas en una hoja, sin
sentando la realidad del Reino en medio de nosotros como evento
colocar su nombre. Si alguien no encontró nada, entrega la hoja
de salvación realizado por el Espíritu mediante nuestra acción.
en blanco.
B. Se deja un período de reflexión personal para responderá
B. El coordinador escribe en el papelógrafo o tablero el
las siguientes preguntas:
tema considerado: el Espíritu Santo y luego escribe las metáforas,
a) ¿En tu vida personal, encuentras hechos que te han salvado? aunque sea en forma abreviada. Antes de escribir, el coordinador
¿O que te están salvando? invita a los participantes a pensar cuáles son las metáforas más
b) ¿En qué ocasiones has ayudado a alguien? ¿Le has dado una expresivas de la realidad del Espíritu Santo y cuáles las menos
mano aun corriendo riesgos? precisas para indicarlo.
C. En pequeños grupos de tres personas: C. Cada participante dice cuál metáfora le pareció mejor y
a) Comunicación de la propia reflexión. cuál menos precisa.
b) Descubrir las líneas de convergencia y de divergencia. D. Finalmente, se determinan los aspectos principales o las
c) Iluminar la presencia del Espíritu a la luz de los criterios dados posiciones que se manifiestan en la elección de una u otra metáfo-
en la unidad. ra. Para ello se pueden formular algunas preguntas:
2.2 Metáforas sobre el Espíritu Santo1 a) ¿Qué experiencias o posiciones personales pueden verse detrás
de la metáfora escogida? ¿Y de aquéllas que suscitaron mayor
Explicación
oposición?
Una metáfora es una expresión plástica, una breve compara-
b) ¿Qué interrogantes surgen de las diversas experiencias o posi-
ción con algo muy concreto. Ejemplo: La Eucaristía es en mi vida
ciones personales para una ulterior profundización?
lo que el corazón es para un organismo vivo. La fe es para mí
como el semáforo en verde que me indica cuándo atravesar la Nota: Según el tipo de personas participantes, se puede con-
calle. Cristo es para mí como la barra del bus a que me agarro cluir estableciendo algunas tareas a partir de las metáforas: pintar
para permanecer de pie y no caer. un cuadro sobre la metáfora escogida; buscar una fotografía o
Las comparaciones deberían salir de la imaginación y vida de lámina; elaborar una breve oración o un salmo.
cada uno. Se puede también determinar cuáles metáforas se prestan
La dinámica parte de este elemento de la narrativa para para una representación mímica; para elaborar una canción; para
reflexionar vivencialmente en la realidad del Espíritu Santo. un audiovisual; para introducir en una liturgia apropiada, etc.
Objetivo
Profundizar, en forma comunitaria e imaginativa, en la reali-
dad del Espíritu Santo.

7
Véase, Grom, Bernhard, Metodiper l'msegnamento de/la rehgione, lapastoralegiovanile
e la foimazione degli aduln, Ed Elle Di Ci, Turín, 1981.

92 93
III. VER PARA COMPRENDER
SÉPTIMA UNIDAD
"El camino de una síntesis"
El Reino puede verse 1. "Los primeros años de la convivencia y el esfuerzo de un
siguiendo a Jesús servicio desinteresado entre los pobres, contribuyó a favorecer en
mí momentos de cuestionamiento, relativización de esquemas,
teorías, actitudes, teologías, moral, etc. Favoreció también una
vida de oración generalmente fervorosa, fiel en horarios, rica en
consolaciones y en deseos de mayor entrega; todo esto, a mi
juicio, por la continua convivencia con ellos y el compartir de su
oración, de su experiencia de fe sencilla y cotidiana. La esperanza
y la alegría del pueblo me animaron y me dieron aliento en
muchas ocasiones para poder seguir adelante. La creatividad del
pueblo en las liturgias de la Eucaristía (con sacerdote o sin él), en
las liturgias de la palabra, me llenó de vitalidad. Tienen una gran
capacidad para expresar sus sentimientos, para hacer públicos sus
problemas, para relacionar la palabra de Dios con su realidad
I. La presencia del Espíritu se manifiesta, de una manera concreta. Las celebraciones eran realmente de ellos, ellos las
especial, en la vida y obra de Jesús que proclaman el Reino en sus construían: los cantos, las maneras de ofrecer, las lecturas, las
diversos aspectos. explicaciones. Recuerdo una especialmente significativa en la que
decidieron que se ofrecía lo que cada uno llevara con deseo de
darlo a la comunidad. (...)
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS En esos inicios de la experiencia, la evangelización para mí
tenía que darse en el vivir del pueblo, por la concientización y la
Al concluir la unidad, cada participante podrá: organización; las dinámicas, los cursos, las reuniones, todo debía
A. Presentar a Jesús como revelador del Reino. concientizar, a tiempo y a destiempo, todo debía hablar de la
liberación, de la lucha, de la hermandad, de que esto era construir
B. Identificar las características del Reino.
el Reino.
C. Exponer las exigencias del Reino. 2. Después de esto vino un tiempo de crisis: la oración se
D. Intuir cuál es la dinámica propia del Reino. empezó a hacer rutinaria, las celebraciones litúrgicas cayeron
todas en los mismos esquemas, se apagó un poco la creatividad.
E. Comprender la doble dimensión —trascendente e histó- El mayor conocimiento de la gente y el haber ido estrechando
rica— del Reino. lazos de amistad, me fue haciendo sentir la necesidad de una
F. Narrar, en forma personal, lo que Jesús y el Reino que él presencia diferente. Recogiendo otras inquietudes anteriores, em-
anuncia, significan para su vida. pecé a relativizar que todo fuera la organización y los grupos, y
que sólo esto fuera la mejor manera de construir el Reino.
G. Definir al hombre de hoy a la luz del modelo evangélico.
Durante un tiempo sentí la necesidad de vivir con la gente más
a lo sencillo, no ir a dar cursos, no ir a enseñar, no hacer dinámi-
cas; vivir con ellos simplemente, acompañarlos en su vida de

94 95
incapacidad, miedo, a veces el deseo de volver atrás; y esto me
todos los días, en su trabajo, en sus gozos, en sus penas. Conocer a volcó en una oración cada vez menos formal en cuanto tiempo y
las mujeres en su trabajo de cada día, en las penas por sus hijos, en esquemas, pero mucho más espontánea y de petición; los salmos
la cocina. Vivir con ellos sin proponerles nada especial, sin negar- recobraron cada vez más frecuencia en mi referencia a la Biblia. A
me tampoco a las acciones o reuniones que de ellos fueran sur- través de ellos encontraba el clamor del pueblo, la confianza en el
giendo. En el fondo, quería vivir como Jesús, en los primeros años Dios del pueblo y la sencillez del pueblo al presentarse ante su
de su vida: conociendo a fondo lo que era su pueblo. Más tarde he Dios con los problemas concretos de la comunidad. También,
pensado que esto nació en parte de la necesidad de una identifica- muy fuertemente se afirmó para mí la presencia del Dios fiel, el
ción más profunda con ellos desde su ser más real: nacer del Dios de Jesús, y Jesús entregado de lleno a la causa de los pobres.
pueblo puesto que no soy del pueblo; gestarme de nuevo con una
3. Esto ha sido últimamente una nueva experiencia revitali-
nueva manera de comprender el tiempo, la naturaleza, la vida, la
zadora; no porque antes no se haya dado, pero entonces se dio y
amistad, los compromisos familiares, las responsabilidades.
fue especialmente vital. El Dios de Jesús está conmigo, está con su
Fue un tiempo de una gran paz, no hubo tantos cuestiona- pueblo, más allá de todas las dificultades, más allá de nosotros
mientos ni sacudidas, aunque sí una muy radical: el enfoque de las mismos; su alianza permanece con su resto. Con un resto que lo
organizaciones y de las cosas que se proponían al pueblo como busca en la sinceridad y en la pequenez de sus acciones, no sin
liberación. En muchos casos, me dio la impresión que se había errores.
estado creando una nueva estructura, precipitadamente, más por
Creo que de todo se va haciendo una nueva síntesis que no se
nuestra necesidad de realizar obras que por la necesidad de la
está dando por mi esfuerzo únicamente o por mi capacidad para
gente; que nuestra reflexión sobre los hechos caminaba con mu-
hacerla. Creo poder afirmar que esta síntesis se está dando como
cha mayor prisa que la de ellos; no les permitía tiempo de digerir
un don gratuito, y un poco imprevisible, porque llega y se da sin
los hechos, mucho menos de reflexionarlos cuando en ellos no se
poderlo planear.
da una reflexión más abstracta.
Con una conciencia mucho más clara de quién soy y con
Son concretos en todo. Fue un tiempo de simplificación. Se quiénes quiero vivir, por quiénes he optado y las consecuencias de
rompieron de nuevo algunos esquemas, pero esta vez fueron los esta opción. Con una certeza absoluta de la necesidad de Dios en
esquemas "liberadores": todas esas ideas y palabras que leemos mi vida para poder vivir este compromiso, y de lo que significa la
en libros y revistas actuales de teología o de pastoral o de sociolo- amistad y el cariño de los pobres, voy recuperando un poco lo de
gía (no quiere decir que no valoro el esfuerzo de otros de sistema- ayer, y estoy segura en una gran paz, de que el mañana me
tizar y de profundizar; lo considero indispensable). Todo eso que ofrecerá nuevos elementos para seguir adelante. Veo mi proceso
nos traduce muchas veces o que en ocasiones logra explicar lo que hacia atrás con tranquilidad y como algo muy normal: la impre-
se gesta en nosotros sin que tengamos tiempo de explicarlo o de sión de los inicios en que la novedad y la riqueza me llevan al
expresarlo, pero también todo eso que en ocasiones nos aleja de fervor y a la euforia; las crisis, tensiones y cansancio de lo nuevo
esa realidad sencilla y pequeña, esa realidad cotidiana que se que se va haciendo cotidiano con la frialdad y el desgano; un
construye en los detalles sin importancia (para nosotros, no para nuevo renacer en la sencillez, sin esquemas, ni antiguos ni nuevos;
ellos): problemas familiares, de convivencia social, económicos, sólo a partir del pueblo y de lo que ellos son y me han hecho ser.
chismes, rencores, etc., que desbaratan y destruyen los esfuerzos de Un paso constante que se va afirmando y que va recuperando lo
un trabajo unido en hermandad: CCB, Cooperativas, organiza- esencial del ayer y lo nuevo del ahora, con apertura al futuro; pero
ciones. sin perder los pies de la realidad.
Caminar con ellos en este paso lento y sencillo, me hacía Un paso sencillo con ellos que a veces se aprieta por las
entrar de lleno también en sus posibles problemas de tipo político necesidades que ellos manifiestan, y a veces se apresura por lo que
y constatar que la presencia cristiana más explícita en estas situa- yo veo y que en diálogo se considera positivo. Y así en todo, desde
ciones es generalmente oscura y difícil. Otra vez constaté mi
97
96
No obstante esto, Jesús continuaba anunciando el Reino de
lo más pequeño se va haciendo una síntesis que integra y realiza de
Dios. Este anuncio con frecuencia comenzaba así: "El Reino de
nuevo las dinámicas y la organización, junto con la convivencia
Dios es semejante a...". A través de sus parábolas y comparacio-
sencilla y cercana sin planes; el lenguaje liberador, junto con sus
nes, Jesús trataba de hacer comprensible y visible esta realidad
palabras tradicionales de todos los días; la nueva concientización
que proclamaba: "Mirad la higuera y todos los árboles. Cuando
y la recuperación de toda su riqueza propia; la instrucción sencilla
ya echan brotes, al verlos, sabéis que el verano está ya cerca. Así
pero clara de valores esenciales, catequesis; en la palabra y en las
también vosotros, cuando veáis que sucede esto, sabed que el
acciones, junto con la lectura de los acontecimientos históricos; el
Reino de Dios está cerca" (Le. 21, 29-30).
compromiso político y el acompañamiento a los enfermos y
finados. Ser evangelizada y evangelizar en una continua interac- Era una misión ardua puesto que se trataba de presentar una
ción. Todo esto en una profunda alegría"1. realidad nueva y muy diversa del reino esperado por los judíos.
No se trataba de restaurar la monarquía a favor de Israel (Hch.
1, 6) sino de inaugurar un Reino nuevo, fruto de la acción del
Espíritu y del anuncio del Evangelio. En esta misión de proclama-
IV. COMPRENDER PARA VER ción, Jesús era incansable: "También a otras ciudades tengo que
anunciar la Buena Nueva del Reino de Dios, porque a esto he sido
1. Jesús de Nazaret, modelo y paradigma del Reino enviado" (Le. 4, 43).
/. 1 Jesús proclamador del Reino
je^ús nos hace ver el Reino, El Evangelio es el criterio seguro para dis-
mediante su palabra. cernir la acción del Espíritu que conduce 1.2 Jesús, realizador de signos del Reino
al Reino. El motivo es que el Evangelio nos presenta a Cristo como Y mediante su acción que Jesús no anunciaba el Reino sólo con las
proclamador del Reino y como aquél en quien el Reino se realiza es una luz y un signo. palabras sino también con acciones con-
plenamente.
cretas. Sus obras y milagros, sus actitudes, sus gestos, ponían en
Es necesario, pues, mirar atentamente a Jesús de Nazaret, con evidencia los diversos aspectos del Reino e indicaban el camino
los ojos y con la vida, para aprender a ver el Reino; para descubrir (Jn. 14, 6) para alcanzarlo.
la presencia del Reino en las acciones de los hombres conducidos
Cuando Jesús sanó al ciego de nacimiento (Jn. 9,1-7) no sólo
por el Espíritu.
hizo una obra de bien a esta persona sino que quiso revelar, a
Jesús no vino a predicarse a sí mismo, sino a predicar el Reino
través del milagro, el sentido de su venida: "Para un juicio he
de Dios. Quienes lo escuchaban "quedaban asombrados de su
venido a este mundo: para que los que no ven, vean; y los que ven
doctrina, porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no
se vuelvan ciegos" (Jn. 9, 39) y así se abran a una visión nueva. A
como los escribas" (Me. 1, 22). En Nazaret, donde se había
los discípulos que creyeron en él, dirá: ¡ "Dichosos los ojos que ven
criado, "estaban admirados de las palabras llenas de sabiduría
lo que veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes quisieron
que salían de su boca" (Le. 4, 22). No todos se asombraban
ver lo que vosotros veis, pero no lo vieron" (Le. 10, 23-24).
positivamente. Algunos reaccionaban en forma negativa: ¿Por
qué éste habla así? Está blasfemando" (Me. 2, 7). "Es un impos- Se puede decir que la primera afirmación que Jesús hace, en el
tor" (Mt. 27, 63). "Tiene un demonio" (Jn. 8, 48). Evangelio de Juan, es la síntesis de todo su programa: "Venid y lo
veréis" (Jn. 1, 39). El se refiere al lugar donde habita pero en
realidad cuanto desea es que los discípulos lo conozcan como
enviado del Padre para proclamar el Reino; viéndolo a él, se ve el
' Gómez Mana Cecilia, "Experiencia de fe de una religiosa en trabajo rural", en christus,
lebrero 1983, pp 56-58 Se recomienda la lectura completa de esta narración (de la Reino; él es la luz que ilumina la realidad del Reino. "Yo, la luz, he
cual sólo hemos ofrecido algunos aspectos) en la que se ve la toma de conciencia de una venido al mundo para que todo el que crea en mí, no siga en las
experiencia de fe y la habilidad para expresarla a través del lenguaje narrativo

99
98
reinos de las naciones donde los reyes deben ser servidos. "Pero
tinieblas" (Jn. 12,46). Las obras de Jesús junto con sus palabras, no así vosotros, sino que el mayor entre vosotros sea como el más
iluminan los diversos aspectos y facetas del Reino. joven y el que gobierna como el que sirve (...). Yo estoy en medio
de vosotros como el que sirve" (Le. 22, 26-27).
2. El Reino en sus diversos aspectos
En la solidaridad E. El Reino de Dios es un Reino de soli-
2.1 Características del Reino con los mas pobres. daridad y comunión especialmente con el
Et Reino genera hijos A. La primera característica del Reino pobre. Por ello, es un Reino donde no se puede amontonar para sí
de Dios y hermanos. e s \a d e generar hijos de Dios (Jn. 1,12)
con perjuicio de los demás: "Es más fácil que un camello pase por
que tienen con el Padre una relación de filiación, amor y confian- el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reinode Dios" (Me. 10,
za tales, que sólo puede expresarse con el término familiar: papá 25).
(Abba). Y en la fraternidad F. El Reino de Dios es, por tanto, un
Este aspecto "vertical" del Reino se traduce luego —a nivel que acerca al Reino. R e i n o d e fraternidad. Cuando un escriba
horizontal— en una relación especial entre los hijos del Reino que manifiesta que está de acuerdo con Jesús sobre el mayor manda-
se convierten en verdaderos hermanos. miento del amor a Dios y al prójimo, Jesús concluye: "No estás
Hijos que reciben la vida B. Es un Reino de vida, porque el envia- lejos del Reino de Dios" (Me. 12, 34).
ra el presente > no sólo do del p a dre, Jesús, "vino para que todo
hombre tenga vida eterna" (Jn. 3,16). Por 2.2 Exigencias del Reino
eso, Jesús puede decir a Marta: "Yo soy la resurrección, el que
cree en mí, aunque muera, vivirá" (Jn. 11, 25). Pero no se trata de Para entrar en el Reino A. El Reino ya está en medio de nos-
una vida que se adquiere solamente después de la muerte, en el se exige la conversión. o t r o s y s j n embargo, aún debe llegar en
futuro, como afirmaba Marta siguiendo el credo judío. Es una plenitud. Por eso, Jesús dice: "El tiempo se ha cumplido y el
vida que se adquiere en el presente, puesto que el Reino de Dios ya Reino de Dios está cerca; convertios y creed en la Buena Nueva"
se ha hecho presente en Cristo (Le. 17, 21). De esta característica (Me. 1, 15).
del Reino de vida ya en el presente se derivan, por lógica conse- Una exigencia fundamental del Reino es la conversión. Esta
cuencia, otras inherentes a la vida misma. significa nacer de nuevo porque "el que no nazca de agua y de
Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios" (Jn. 3,5). Tampoco
Y reciben justicia, paz C. Es un Reino de "justicia, paz y gozo
es capaz de ver el Reino: "el que no nazca de lo alto, no puede ver
y gozo que son signos de vida. e n e i Espíritu" (Rom. 14, 17). Se trata de
el Reino de Dios" (Jn. 3, 3).
tres términos utilizados por San Pablo y que recurren en diversos
Así pues, el Reino se manifiesta a quien se convierte y se abre
pasajes del Evangelio: "Bienaventurados los perseguidos por cau-
al convertido para que haga parte de él. A su vez, el Reino se
sa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los cielos" (Mt. 5,
manifiesta en quien se convierte mediante las buenas obras pro-
10). "El Reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en
pias de quien ha nacido del Espíritu.
el campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y,
por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra aquel Pues sólo el amor a Dios B. JeSÚS Se dirigió a los 72 discípulos y
campo" (Mt. 13,44). Es una alegría fruto del Reino que está unida y al prójimo lo logra \es dijo al enviarlos a las ciudades: "Curad
a la paz que caracteriza el Reino: "Se presentó Jesús en medio de conquistar. J QS en f ermos q Ue haya en ella, y decidles:
ellos y les dijo: La paz con vosotros" (Jn. 20, 19-20). "El Reino de Dios está cerca de vosotros" (Le. 10, 9). Esta
indicación expresa la exigencia del amor para acercarse al Reino.
vida concedida no para ser D. El Reino de Dios es un Reino de
servida sino para servir. servicio. No se asemeja por nada a los "Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino

101
100
2.3 La dinámica del Reino
preparado para vosotros desde la creación del mundo, porque
tuve hambre y me disteis de comer..." (Mt. 25, 34 y ss.). El Reino tiene un tiempo A. Como quiera que el Reino no se con-
un amor no hecho de C. Es, por tanto, un amor traducido en ym ritmo propio. figura a partir de los criteros de este mun-
palabras sino de acción hechos y no de solas palabras, el que do, él tiene una dinámica propia, original.
concreta. acerca al Reino. "Un hombre tenía dos En primer lugar, el Reino tiene su propio tiempo y su propio
hijos. Llegándose al primero le dijo: "Hijo, vete hoy a trabajaren ritmo. Tiene su tiempo para esperar y su tiempo para actuar; su
la viña". Y él respondió: "No quiero", pero después se arrepintió tiempo para ser paciente y su tiempo para juzgar. Por eso deja
y fue. Llegándose al segundo, le dijo lo mismo. Y él respondió: crecer la cizaña junto con el grano, para no perjudicar el trigo.
"Voy, Señor" y no fue (Mt. 21,28-29). El primero y no el segundo Llegará el tiempo de la siega y entonces se recogerá la cizaña para
hace parte del Reino porque "no todo el que me diga 'Señor, quemarla y el trigo irá al granero (Mt. 13, 24-30). Este es el
Señor', entrará en el Reino de los cielos, sino el que haga la momento de la separación como cuando sacada una red con peces
voluntad de mi Padre celestial" (Mt. 7, 21). No basta hablar; ni de todas clases, hay que proceder a separar los buenos de los
siquiera es suficiente escuchar la palabra de Dios para entrar en el malos (Mt. 13, 47-50).
Reino. Se requiere ponerla en práctica. Quien así procede es
"como el hombre prudente que edificó su casa sobre roca" (Mt. 7, Y una manera de concebir B. El Reino tiene una forma especial de
el orden
24). - concebir el orden que no deja de suscitar
perplejidad. Una nueva creación procede con nuevos criterios que
Acción concreta dirigida, D. El Reino exige que se comience esta no coinciden con los criterios puramente jurídicos. "Amigo, no te
en primer lugar hada uno acción concreta sobre uno mismo para hago ninguna injusticia. ¿No te ajustaste conmigo en un denario?
mismo, como renuncia. . , ,
remover todo lo que puede ser un obs- Pues toma lo tuyo y vete. Por mi parte quiero dar a este último lo
táculo al Reino. El caso es que el Reino es como una perla de gran mismo que a ti (...) Así los últimos serán primeros y los primeros
valor. Cuando alguien la encuentra, va, vende todo lo que tiene, y últimos (Mt. 20, 13-16).
la compra (Mt. 13, 45-46). Así que pobres, pequeños C. Los últimos serán los primeros. Esta
Esta renuncia no conoce límites puesto que el Reino es supe- y pecadores ocupan el primer expresión indica un aspecto muy destaca-
rior a cualquier otra cosa. "Si tu ojo te es ocasión de pecado, puesto en el Remo. . j . „ . „ ,. r. , ,,^.
sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios do del Reino. En el se prefieren los últi-
que, con los dos ojos, ser arrojado en la gehena" (Me. 10,47). El mos aunque esto pueda parecer contrario a cuanto dicta la lógica
Reino prima sobre todo. Hay que buscar primero el Reino de del mundo.
Dios y su justicia (Mt. 7, 33), que no es la justicia de los fariseos, Hay una preferencia especial por los marginados. Por eso, el
insuficiente para entrar en el Reino (Mt. 5, 19). Reino se asemeja al hombre que dio una gran cena e hizo entrar a
La renuncia se extiende aun a los seres queridos cuando hay los pobres y lisiados, ciegos y cojos (Le. 14, 21). De esta preferen-
que escoger entre ellos y el Reino (Le. 9, 59-61). cia se hacía pregonero el apóstol Pablo: ¡"Mirad, hermanos,
Y ¿cómo logró de la sencillez E. El Reino no es fruto de creación hu- quiénes habéis sido llamados!: No hay muchos sabios según la
para acoger el Reino mana, es don del Padre. Por eso, hay que carne, ni muchos poderosos ni muchos de la nobleza. Ha escogido
J
como don? ., . . , ,. Dios más bien lo necio del mundo para confundir a los sabios. Y
recibirlo como un don y para ello se re- ha escogido Dios lo débil del mundo para confundir lo fuerte. Lo
quiere la sencillez del niño. "Dejad que los niños vengan a mí, no
plebeyo y despreciable del mundo ha escogido Dios" (1 Cor. 1,
se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de
26-28).
Dios. Yo os aseguro: el que no reciba el Reino de Dios como niño,
no entrará en él (Me. 10, 14-15). En esta línea de preferencia propia del Reino (Le. 7, 22-23) y
por la cual Dios da gracias al Padre (Mt. 11, 25) no es extraño
102
103
Reino, una liberación provisional que ayuda a caminar hacia la
dejar las noventa y nueve ovejas en el desierto para buscar la que grande liberación de la plenitud del Reino.
se perdió hasta encontrarla (Le. 15, 4); ni matar el novillo cebado El Reino, meta y sentido de la historia humana, no se agota en
porque el hijo perdido ha sido recobrado sano (Le. 15, 30-32), ésta. "Si bien el Reino de Dios pasa a través de las realizaciones
porque "hay más alegría en el cielo por un solo pecador que se
históricas, no se agota ni se identifica con ellas"3.
convierta que por noventa y nueve justos que no tienen necesidad
de conversión" (Le. 15, 7). El Reino tiene también B. La superación de la dimensión histó-
una dimensión trascendente. r ¡ c a significa que el Reino tiene tambié
Pero es un Reino destinado D. Esta preferencia por el pobre, por el
a todos como e¡ árbol que débil y por el marginado no significa que una dimensión trascendente. La plenitud del Reino no es fruto del
acoge a toda ave. i r> • ^ j c 'i esfuerzo humano sino don de Dios. Por eso, en el "Padre Nues-
el Reino no sea para todos. Solo que em- tro" se pide que "venga a nosotros tu Reino", es decir, que este
pieza siempre de lo pequeño, de lo débil, pero quiere alcanzarlo Reino, en cuya realización colaboramos cada día, tenga su pleni-
todo. Es como "el granó de mostaza. Es ciertamente más pequeño tud, su coronación, lo cual es sólo obra de Dios.
que cualquier semilla, pero cuando crece es mayor que las hortali- Entre las dos dimensiones Entre la dimensión histórica y la tfascen-
zas, y se hace árbol, hasta el punto de que las aves del cielo vienen hay continuidad y dente hay una relación de continuidad.
y anidan en sus ramas (Mt. 13, 31-32). Es también como "la discontinuidad. S ( M o q m e n sg e s f u e r z a p o f h a c e r u n a n u e .
levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina va tierra tendrá parte en un nuevo cielo. Lo que se hace en la
hasta que fermentó todo (Mt. 13, 33). Así pues, todos están historia es expresión de lo que será la plenitud futura, así como
convidados al gran banquete del Reino (Mt. 22, 1) porque es un Jesús de Galilea con su vida, acción y mensaje es la expresión de la
Reino universal. Está invitado el judío Nicodemo (Jn. 3, 1-10), la plenitud del Reino de Dios y su comienzo.
mujer samaritana (Jn. 4, 1-40) y el funcionario real (Jn. 4; 46-54). Pero, al mismo tiempo, entre las dos dimensiones hay una
No hay privilegios ni de raza, ni de cultura, ni de proveniencia. relación de discontinuidad. La plenitud del Reino no brota desde
2.4 Las dimensiones del Reino abajo, de la historia, sino que es don de Dios otorgado en forma
El Reino tiene una dimensión A. Es evidente que el Reino de Dios no gratuita y definitiva4.
histórica que no lo agota. e s u n a XQaXiáaá puramente espiritual o
fuera de este mundo. Es la totalidad de este mundo material, 2.5 Un signo privilegiado del Reino
espiritual y humano transformado en el nuevo orden de Dios2.
Esta transformación tiene lugar en nuestra historia, en nuestra La Iglesia es sacramento Los discípulos de Jesús, llamados por él a
vida cotidiana, en nuestra sociedad. del Reino, esto es, su signo \a misión, empezaron a vivir según las
e instrumento. características, exigencias, dinámica y di-
Para que en esta historia el Reino se torne una realidad, es mensiones del Reino.
necesario vivir según el Evangelio, "tener los mismos sentimientos Esta comunidad de discípulos es la Iglesia, sacramento del
de Cristo" (Flp. 2,5), modelar la vida según los aspectos del Reino Reino, signo e instrumento de unidad universal, de comunión
anotados. El Reino se construye en nuestra historia. Esto es fraterna de todos los hombres. El Reino es mucho más que la
cuanto indica la expresión: "Dimensión histórica del Reino".
Pero no se puede confundir el Reino con el simple progreso
3
humano. Este puede considerarse como un signo de la presencia 4
Puebla, N. 193.
del Reino, una etapa hacia su realización, una mediación del Sobre el Reino conviene consultar algunas obras importantes: Lambrecht, J., Leparabo-
le di Gesú, Ed. Dehoniane, Bologna, 1979. Dupont, Jacques, II método parabólico di Gesú,
Ed. Paideia, Brescia, 1978. Jeremías Joachim, Le Parabole di Gesú, Ed. Paideia, Brescia,
1977. Dodd, Ch., Le Parabole del Regno, Ed. Paideia, Brescia. Fusco, V., Oltre la parábola,
!
Boff, L., Jesucristo el liberador, Bogotá, 1977, p. 75. Ed. Borla, Roma, 1983.

104 105
Iglesia, pero ella es como un germen, una primicia y anuncio b) El subgrupo hace una relación propia
explícito y permanente de él. A través de los cristianos, hombres y —teniendo en cuenta lo que más impactó a los participantes.
mujeres enamorados del Reino, la humanidad puede llegar a ver —Y lo que más corresponde a las necesidades de su realidad.
el Reino y a vivir según sus exigencias. La visión del Reino nos ha C. Plenario. Cada subgrupo presenta su trabajo. Se puede
de llevar a la consideración, más adelante, de la realidad de la concluir con una paraliturgía u oración bíblica.
Iglesia, su humilde sierva.
Esquema: El hombre del Evangelio
V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO 1. Su identidad
Hombre de fe, consciente de su identidad y de su misión, en
1. Actividad personal proceso de conversión y de liberación.
1.1 ¿Qué relación puedes establecer entre la narración de 'a Dinámico, con espíritu de lucha y discernimiento, que desa-
experiencia personal de fe presentada al comienzo y los . ateni- rrolla sus capacidades personales con creatividad, consciente de
dos de la unidad? la repercusión de sus actos.
Con un ideal comprometido.
/. 2 ¿En qué medida el Evangelio de Jesús ilumina tu propia
vida? ¿En qué aspectos e„ Tesús especialmente un modelo para ti? 2. Actitudes personales
¿Puedes narrar algún hecho de tu vida en que hayas actuado Profeta en búsqueda, sufre y se interroga, se deja alterizar,
imitando al modelo Jesús? por lo tanto no es estático.
1.3 ¿Qué diferencia encuentras entre los tres puntos de la Admira y suscita admiración. Sabe vivir la soledad y ser signo
narración inicial? de contradicción.
Es respetuoso de la ley y renovador de la misma con juicio
2. Actividad grupal crítico y abierto.
2.1 El hombre del Evangelio5 Asume riesgos. Es tenaz y perseverante. Reclama sus dere-
Explicación chos con energía y veracidad. Vive lo que dice. Acepta pluralis-
La dinámica ayuda a asimilar los contenidos de la unidad a mos.
través de la búsqueda de textos bíblicos Actúa atento al acontecimiento histórico. Es responsable en
su vocación y lleva su misión hasta el fin.
Objetivo
Profundizar en la realidad del hombre tal y como la presenta 3. Actitudes con los otros
el Evangelio. Toma partido por el pobre. Su posición es definida. Hombre
Procedimiento que interpela, invita a la liberación y al amor.
A. Se divide el grupo en pequeños subgrupos. Anuncia y denuncia para crecer y progresar.
B. En cada subgrupo: Es atento a los otros en una actitud de servicio, ama y se
a) Se buscan textos bíblicos —especialmente en el Evangelio y los entrega y cree en los demás. Es el hombre que plantea exigencias y
Hechos de los Apóstoles (ce. 2 y 4) para comprobar el esquema. propone utopías.
Obietiviza y relativiza. Sabe situar y se sitúa. Es subsidiario.
' Vela, J. A., Evanqelizaaón de jóvenes, indo American Press Service, Bogotá, 1976, p
Vive y se alegra en grupo del caminar de cada uno. En su búsque-
154. da de liberación no excluye a nadie.

106 107
4. El hombre que hace historia OCTAVA UNIDAD
Lucha por la fraternidad universal buscando la igualdad en
solidaridad con los hombres.
Anuncia una forma de vida más justa, usando tácticas y
Ver las culturas de los pueblos
estrategias, en comunión con hombres ansiosos de liberación.
Toma la autoridad como servicio.
como una morada del Reino
2.2 Expresión mímica del Reino
Explicación
Se trata de una sencilla presentación para evidenciar, en
forma de drama, una dimensión del Evangelio.
Objetivo
Evidenciar un aspecto del Reino por medio de las parábolas.
Procedimiento
A. Cada grupo escoge una parábola del Reino sin que los
otros grupos lo sepan.
I. La acción del Espíritu encuentra en las culturas un lugar
B. A través de una presentación mímica la ofrecen a los
especial donde el Reino va tomando forma. De allí que sea
demás para que identifiquen la parábola y digan qué aspecto del
necesario comprender qué significa una cultura.
Reino se está representando.
C. Se concluye con una breve oración: El Padre Nuestro
para que venga el Reino a todos los pueblos. II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS

A. Definir qué es una cultura a partir del análisis concreto
de una situación.
B. Expresar qué es la relación básica de la persona y cómo se
relaciona con la cultura.
C. Identificar, en su cultura, valores y desvalores.
D. Discernir entre formas de expresión y formas de configu-
ración.
E. Ofrecer una visión completa de los elementos que con-
forman una cultura, la propia o una diversa.

108 109
III. VER PARA COMPRENDER

"Dios lo amaba en su condición actual"

"Cuando hace unos cinco años algunos de nosotros comenza-
mos a invitar a los catequistas a buscar aspectos valiosos en su
cultura religiosa tradicional, la primera reacción fue negativa.
Ellos ya se habían acostumbrado a criticar su cultura y reconocer
en ella un conjunto de prácticas alienadoras (la borrachera y el
derroche de dinero en las fiestas, por ejemplo) y creencias "su-
persticiosas". La existencia de estos errores es indiscutible, pero
nos preocupó la actitud de condenación y de masoquismo frente a
la propia cultura. Temíamos que el evangelizador aymara creía
que un escape de su propia cultura y la aceptación de una cultura
ajena fueran condiciones necesarias para lograr una vida renova-
da según el Evangelio. Este hecho nos urgió la elaboración de un
concepto de evangelización que valoriza la situación histórico-
cultural sin glorificarla o sacralizarla, un concepto que revelara a
la vez el significado salvífico de una situación humana y sus
limitaciones temporales. Pues estábamos convencidos que Dios
ya amaba al campesino en su condición actual y no exigía el
desprecio de su identidad histórica para que se salvara, y que la
interpelación a la conversión se situaba no en el anuncio de la
ausencia de Dios sino en la Buena Noticia de su presencia"1.

1. El Reino, más allá de nuestra cultura
"Dios está con nosotros". He aquí una frase muy bella pero
también muy peligrosa. Si "con nosotros" quiere decir con
nuestro grupo, con nuestra cultura, con nuestro pueblo, en con-
traposición a otros grupos culturas y pueblos, la expresión es
peligrosa y mezquina2.
Si "con nosotros" es una expresión considerada, no en forma

' Gorski, J.F., Situaciones históricas como criterio del mensaje evangélico, Ed. Paulinas,
Bogotá. 1975, p. 26.
2
Sobre el proceso de llegar a ser miembro de una cultura puede consultarse: Berger, P.,
Luckmann, Th., The social constrution of reality, Anchor Book, New York, 1967. Está
traducido en diversos idiomas. En Español: La construcción social de la realidad, Ed.
Amorrortu, Buenos Aires, 1976.

110
excluyente, sino como un "nosotros", que abraza a toda la hu- cuatro de la mañana; transportar la leche; cortar el pasto, etc. Tal
manidad, como un "nosotros" visto umversalmente, entonces vez ya es tiempo de que deje ese ritmo de trabajo. Pero ¿cómo
es muy bella y profundamente verdadera. puede retirarse? En este caso, debería dejar la casa pero él no
Este segundo significado entraña, sin embargo, la capacidad posee nada para sí o para su familia.
de ver el Reino de Dios presente no sólo en nuestro pueblo con su Teresa, la esposa, dice que de nada vale quejarse. Al fin de
específica cultura sino en los otros pueblos con culturas muy cuentas hay quien nace rico y hay quien nace pobre. Al menos,
distintas a la nuestra. Y exige, por tanto, quitarse de la cabeza la añade, debemos agradecer a don Francisco que nos deja vivir en
idea de que la preocupación de Dios por un pueblo comenzó esta casa. Dios nos protegerá y que se haga su voluntad. Hay que
solamente cuando llegaron allí los primeros misioneros con el tener fe.
Evangeliode Jesús: Si "en el principio estaba el Verbo" (Jn. 1, l)y Fernando, el hijo mayor, no está de acuerdo con esta posi-
todo se hizo por él y sin él no se hizo nada de cuanto existe (Jn. 1, ción de resignación. "No es justo que algunos cada vez sean más
3), entonces podemos pretender ver en las culturas la huella del ricos y los pobres sean cada vez más pobres", dice, apoyándose
Reino, del proyecto del Padre concebido desde un comienzo. en un sermón que le escuchó al párroco algunos días atrás.
¿Cómo es posible ver el Reino en las culturas? La respuesta Fernando quiere estudiar más y hará todo lo posible por asistir a
exige, en primer lugar, una consideración de la cultura en sí las reuniones de la asociación de campesinos, pues allí aprende
misma, tema de esta unidad. muchas cosas.
Rosa, su hermana, interviene para manifestar su acuerdo con
2. Una situación cultural cuanto dijo Fernando, y añade: "No quiero quedarme toda la
vida en la cocina de don Francisco. Apenas pueda me casaré con
Para comprender lo que es una cultura, conviene partir de la Pedro. Ya hablé con el párroco y está dispuesto a casarnos. No
visión de una situación cultural. quiero verme más como una esclava.
"Juan es un hombre viejo, casi un anciano. Es un campesino
que, desde hace muchísimos años, trabaja para don Francisco Teresa, la mamá, interviene de nuevo para decir a Rosa que se
García. calle, que sea más humilde, y que ni piense en matrimonio sin el
El patrón, como lo llama, es un hombre potente, poseedor de permiso del papá".
numerosas tierras, de ganado de raza, de capitales. Los diversos elementos que esta situación ofrece, nos permi-
Juan tuvo muchos hijos. De niños, todos tenían que trabajar ten determinar qué es una cultura.
para don Francisco pero a manera de favor, o tal vez de "agrade-
cimiento". El caso es que nunca recibieron nada por el trabajo 3. La cultura como conjunto de relaciones
hecho.
Juan nunca supo lo que era una escuela. Tampoco conoció lo Cuando un niño nace, no pertenece aún a una cultura. Su
que se llama tiempo de vacaciones. Todo su tiempo estaba y está situación se puede definir indeterminada. El tiene la capacidad de
dedicado al trabajo. llegar a ser miembro de cualquier cultura. El no está orientado de
Juan vive con su familia en una casa que no es suya. Pertenece antemano hacia ninguna en particular. Sin embargo, con su
a don Francisco. Es una especie de grande choza, tan vieja que nacimiento, se pone en marcha el proceso de llegara ser miembro
podría derrumbarse en cualquier momento. Don Francisco no de una cultura específica. Esto acontece por el hecho que, desde
quiere arreglarla porque, según él, perdería ese valor de antigüe- ese momento, empieza a aprender a relacionarse en modo espe-
dad que ennoblece su finca. cial con la mamá, luego con los otros seres queridos, con la
Después de tantos años, Juan siente que no tiene las fuerzas naturaleza y con Dios.
de otros tiempos. Cada día le cuesta más ordeñar las vacas a las De manera que, la persona pertenece a una cultura cuando

112 113
hace suya la forma peculiar como en su grupo humano, cada tres relaciones, en tanto son realidades personales en cuanto
persona se relaciona con: están apoyadas en otra relación fundamental: la de la persona
consigo misma. Si no estuviera presente esta relación, de muy
—las demás personas
—la naturaleza poco servirían las otras para el crecimiento humano. La persona
—Dios sería como un espejo que refleja pasivamente las otras tres reali-
dades sin tener conciencia de ello. Es la relación consigo misma
Si queremos describir la cultura podemos decir que es la que hace de una persona un ser diverso de los animales. Gracias a
manera común a un pueblo o grupo humano de relacionarse las esta relación, la persona reflexiona sobre sí misma, se mira así
personas entre sí, con la naturaleza y con Dios3. misma, se acepta o se rechaza a sí misma, toma una actitud
Juan tiene una manera peculiar de relacionarse con su familia personal ante las cosas y los acontecimientos, se hace un proyecto
y que es compartida por los otros. Por ello viven juntos. El tiene de vida. "No quiero verme como una esclava" decía Rosa'.
también una manera de relacionarse con don Francisco lo cual
hace ver a Juan como miembro de una cultura dependiente y 5. Relación dialéctica
sumida en la injusticia. La cultura de don Francisco no está
simplemente yuxtapuesta a la cultura de Juan y su familia, sino La relación básica de la persona consigo misma es, a su vez,
que ejerce un poder de dominación sobre ésta. posible gracias a las otras tres. En la medida en que la persona se
La vida de campesino, suya y de su familia, entraña una abre a los otros, a la naturaleza y a Dios, se conoce más a sí
forma especial de relacionarse con la naturaleza. Posiblemente, misma, toma conciencia de sí. Al relacionarse con la naturaleza,
Juan la ve como maestra que dicta la forma de vivir. toma conciencia de sus capacidades y limitaciones; al relacionar-
Juan y su familia consideran muy importante el elemento se con los otros descubre sus cualidades personales y su modo de
religioso. La fe de Teresa contiene una buena dosis de resignación ser. En su relación con Dios —no importa cómo lo llame— se
y de fatalismo, aspectos que aparecen menos pronunciados en la descubre creatura, con una dimensión espiritual y una vocación
fe de los hijos mayores, Fernando y Rosa. Estos han aprendido a eterna.
ser más críticos, a ver los condicionamientos a que son sometidos Con razón, Juan Pablo II hablando a la Unesco afirmaba que
y desean cambiar la propia situación. el hombre se hace más hombre mediante la cultura5. A su vez, la
Este conjunto de relaciones constituye la cultura propia de cultura se hace más cultura, en la medida en que el hombre tiene
Juan y su familia. Naturalmente, la cultura no se presenta con la más conciencia de sí.
simplicidad de este ejemplo. Es una realidad compleja pero que, Entre hombre y cultura hay una relación dialéctica, esto es,
en su esencia, se constituye por la triple relación presentada. de mutuo influjo6 que puede expresarse gráficamente así:

4. Una relación básica
Las tres relaciones anotadas proyectan al hombre más allá de
sí mismo, hacia los otros, la naturaleza y Dios. Sin embargo, estas

' Esta definición coincide con la dada por Puebla, inspirada a su vez en el Vaticano II 4
(G.S.53). Dice Puebla: "Con la palabra "cultura" se indica el modo particular como, en Véase al respecto: Castro, Luis A., La misión, dar desde nuestra pobreza, Ed. Paulinas,
un pueblo, los hombres cultivan su relación con la naturaleza, entre sí mismos y con Dios. Bogotá, 1981, pp. 83-98.
5
(G.S.53b) de modo que puedan llegar "a un nivel verdadero y plenamente humano" Discurso a la Unesco, Junio 1980.
6
(G.S.53a). Es "el estilo de vida común" (G.S.53c) que caracteriza a los diversos pueblos; Este mutuo influjo es expresado por Berger mediante los tres momentos de exterioriza-
por ello se habla de "pluralidad de culturas" (G.S.53c)" (386). ción, objetivación, interiorización. Véase la obra anteriormente citada.

114 115
Juan, Teresa y sus hijos hacen parte de una cultura campesina estructuras políticas, económicas y sociales. Hay instituciones
dependiente. Su cultura los hizo amantes de la tierra, del contacto como la familia y la educación que recibien un influjo positivo o
humano sencillo, del trabajo arduo, de la vida abierta a la acción negativo de las estructuras anteriores.
de Dios. Pero Fernando y Rosa, formados en esta cultura, a un Todos estos elementos del conjunto cultura, pueden repre-
momento dado toman conciencia de las limitaciones que tienen y sentarse gráficamente así:
desean transformarla. Ellos perciben los elementos de injusticia
que impiden crecer libremente y desean cambiar esa situación por
una más digna.

6. Elementos del conjunto cultura
Esta alusión a la justicia nos lleva a dar un paso adelante para
considerar que el conjunto de relaciones que constituyen la
cultura, posee algunos elementos característicos que hacen de
ella una realidad compleja.
Fernando y Rosa dicen que la vida que llevan no es justa. La
justicia es un valor que quisieran fuese más presente en la vida de
ellos. La fe en Dios es otro valor muy sentido en toda la familia.
7. Valores y desvalores
Rosa suele ir los domingos a la iglesia. Irsemanalmente al pueblo
para la misa y las compras necesarias es una costumbre que Lo que la raíz es para un árbol, son los valores para una
expresa un valor religioso y social. cultura.
El respeto a los papas es otro valor que se expresa, entre otras Lo que el corazón es para la persona, eso son los valores para
cosas, con la costumbre de pedir el permiso para casarse, como una cultura.
Teresa recuerda a la hija Rosa. Un valor es una realidad considerada por el grupo humano o
Los valores, de suyo positivos, no se dan en estado puro. En pueblo como un bien porque responde a las más auténticas
la cultura hay también desvalores. La dependencia es un desva- necesidades. Es un bien con el cual las personas están dispuestas a
lor. El fatalismo de Teresa es otro desvalor. comprometerse. Si queremos usar una fórmula, podemos decir
Valores y desvalores son elementos centrales en la cultura. que:
Ellos se expresan mediante las costumbres y el lenguaje y otros
símbolos. Por eso, se habla de formas de expresión. Valor = Bien + compromiso
En este conjunto de relaciones llamado cultura, son también Este compromiso de todos hacia un bien específico hace que
importantes las instituciones y estructuras creadas para favorecer el pueblo y su cultura tengan un sentido y una cohesión intrínse-
la cultura y cada persona. Se llaman formas de configuración y ca. Si faltaran los valores, la cultura del pueblo sería como un
pueden favorecer los valores como también los desvalores7. Hay cadáver vestido lujosamente y colocado en una mansión elegan-
7
te.
La conferencia de Puebla se expresa así: "La cultura así entendida, abarca la totalidad
de la vida de un pueblo; el conjunto de valores que la animan y de desvalores que la
Sin valores, la cultura es un símbolo vacío; un sobre entrega-
debilitan y que al ser participados en común por sus miembros, los reúne en base a una do por el cartero pero sin carta adentro, sin mensaje.
misma "conciencia colectiva" (E.N.18). La cultura comprende así mismo, las formas a Los valores son el núcleo de la cultura. Suele llamarse núcleo
través de las cuales aquellos valores o desvalores se expresan y configuran, es decir, las
costumbres, la lengua, las instituciones y estructuras de convivencia social, cuando no son
ético-mítico y conforma la visión del mundo propia de una
impedidas o reprimidas por la intervención de otras culturas dominantes". (387). cultura.

116 117
Desde 1 rnon ento del nacimiento, la persona comienza a Los desvalores hacen parte también de la visión del mundo
asimilar esta visión del mundo que no es para ella una visión entre que caracteriza a los miembros de una cultura.
tantas sino la visión del mundo. Esta visión tendrá, más tarde,
diversas funciones: 8. Jerarquía de valores y conciencia colectiva
— Explica por qué las cosas son como son, por qué permanecen
siempre así o por qué cambian. Aunque hay diversas maneras de clasificar los valores, adop-
— Es punto de referencia para evaluar otras culturas o pueblos. tamos una doble división de tipo general:
— Ofrece un refuerzo psicológico al grupo a través de gestos
sociales, ceremonias, ritos, etc. a) Área de los valores éticos. Estos conforman los criterios de
— Integra las diversas percepciones de la realidad en una perpec- juicio, las líneas de pensamiento, las opciones de vida, el
tiva única que posibilita la interpretación de los diversos sentido último de la existencia. Dentro de esta área están los
eventos de cada día. valores religiosos que ocupan un lugar decisivo, fundamental.
La visión del mundo, sin embargo, no determina totalmente b) Área de los valores "culturales", en un sentido muy específi-
la percepción de todos. Por eso, son posibles las transformacio- co.
nes y los cambios que obligan a una reinterpretación de los Se trata de valores que brotan de la intuición, del corazón, de
valores8. la imaginación, de la inteligencia. Estos valores dan expresión
El núcleo de los valores no se encuentra en estado puro. En el concreta a los valores éticos los cuales son su fundamento y
corazón de la cultura hay también, como se dijo, desvalores. Se orientación. En un pueblo, cada una de estas áreas se organiza
trata de aspectos decadentes y negativos que impiden el creci- jerárquicamente. Hay unos valores más importantes que otros y
miento integral de las personas. Como en el caso de los valores, exigen mayor compromiso.
hay una especie de compromiso con los desvalores que pueden La jerarquía de los valores en una cultura junto con la
ser considerados como un bien aparente, no real. importancia y el grado de compromiso que entrañan, constituyen
La cultura refleja el corazón mismo del hombre tantas veces la conciencia colectiva de un pueblo, esto es, su comprensión del
veces dividido entre el bien y el mal y, con frecuencia, lento para mundo, de la existencia, de Dios, etc.
discernir en la complejidad de la vida, uno del otro.
Tenemos, entonces, tres términos que, en cierto sentido, se
8
identifican: La visión del mundo, el núcleo ético mítico y la
El proceso de inserción en una cultura no es todo. Junto con este proceso va teniendo
lugar una progresiva personalización que forja una identidad propia, única e irrepetible.
conciencia colectiva de un pueblo. Aunque podrían establecerse
G. Mead, Mind, Selfand Society, Chicago, 1970; en español: Espíritu, persona y Sociedad, diferencias entre los tres términos, los consideramos como igua-
Ld. Paidos, (Buenos Aires) ha llamado el MI de la persona a cuanto en cada uno ha sido les en cuanto exprimen el corazón de la cultura, la raíz de su
plenamente socializado y que es compartido por los demás, formando así el mundo del
nosotros. Y ha dado el nombre de YO de la persona a cuanto en cada uno escapa a esa
acción moral, el sentido profundo de su existencia. Si esta reali-
•socialización y que es propio, individual, único. Si el MI es todo el juego organizado de dad se destruye, se acaba la cultura. Tal vez quedarán personas,
actitudes de los otros que yo asumo, incorporo, interiorizo, el YO es mi respuesta original, profundamente postradas en una crisis de identidad, pero no
propia, irrepetible a las actitudes de los otros. El YO es la persona en su aspecto de libertad
y originalidad. El MI está dominado por el pasado y por los semejantes, mientras que el
cultura 9 .
YO es la espontaneidad del presente que anuncia el futuro y hacia él se proyecta. El MI es
la fuente de cuanto es típico, habitual, en mi diaria experiencia. El YO es la fuente de
cuanto es innovador y audaz. La repetición, la uniformidad y la conformidad son rasgos
más propios del MI. La improvisación y la flexibilidad lo son más del YO. Porque la
persona es un MI que pertenece a una comunidad humana y percibe, más o menos, cuanto
5
y como los otros perciben; pero por ser un YO es capaz de trascender los horizontes de lo Sobre los diversos elementos que componen la cultura, en el marco de la visión de
típico, de lo uniforme y optar por penetrar, más allá de las fronteras, en la novedad, en el Puebla, puede consultarse: Equipo de reflexión del CELAM, Religión y cultura, CELAM,
crecimiento, en el genuino compartir. Bogotá, 19gl.

118 119
9. Formas de expresión crítica de sus instituciones y estructuras para que garantice su
servicio continuo al bien común y al de cada persona.
Los valores no suelen permanecer escondidos. Un valor ver- Así como puede crearse una brecha entre los valores auténti-
dadero tiende a expresarse y a difundirse. Por eso, en la cultura cos de la cultura y sus organizaciones, también puede darse entre
aparecen formas de expresión de los valores que pueden agrupar- las costumbres y los valores. Una costumbre, expresión de un
se en dos áreas: valor, puede ser una realidad vacía de sentido si en la cultura ya
a) Área de las costumbres no se vive el valor que, una vez, quería expresar. Por ejemplo:
b) Área del lenguaje Una cultura pudo, en un tiempo, haber sido enriquecida con
Ya hemos visto algunas de estas costumbres en la narración valores cristianos. Frente a un proceso de descristianización,
inicial10. pueden aún perdurar costumbres que indican el valor cristiano
El lenguaje comprende la lengua y demás símbolos con que sin que haya una verdadera vivencia del mismo.
las personas se comunican. Cuando la gente no habla, cuando no Los valores han de penetrar costumbres y organizaciones. Es
se pronuncia, los valores permanecen escondidos y no se toma una tarea continua. Especialmente los valores éticos y religiosos
conciencia de ellos. El lenguaje construye la cultura y desarrolla tienen una función fundamental no sólo para dar sentido a la
la conciencia personal. cultura sino para asegurarle un crecimiento integral, genuina-
mente humano.
10. Estructuras e Instituciones
Para que la vida social de un pueblo sea posible, se requiere V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
un mínimo de organización. Esta necesidad lleva a la creación de
estructuras e instituciones que den orden a la vida social y garan- 1. Actividad personal
ticen el bien común. /. / Identifica la relación que hay entre la narración inicial
Las instituciones como la familia, la escuela, los servicios de y los contenidos de la unidad.
salud y las estructuras sociopolíticas y económicas se crean (al
menos, así debería ser) para el beneficio de la cultura y de todos 1.2 Piensa en alguna experiencia de tu vida y procura deter-
sus miembros. Ellas han de inspirarse en los valores más auténti- minar cómo influyeron en la misma los componentes de la cultu-
cos de su cultura. ra. Narra esta experiencia.
Puede acontecer que en la configuración de estas organiza-
1.3 Narra un hecho de tu vida en que pueden identificarse
ciones se obedezca más a la inspiración de los desvalores que a la
valores o desvalores de tu cultura.
de los valores. En este caso, las estructuras e instituciones se
convierten en un daño para la cultura. En lugar de promover el
2. Actividad grupal
crecimiento auténtico de las personas, crean alienaciones y retro-
ceso cultural. Por este motivo, la cultura debe ser positivamente Investigación sobre la cultura
Explicación
10
Sobre la relación entre valores y formas de configuración pueden consultarse las obras
Se trata de un trabajo de investigación como forma óptima de
de Dussel, E., desde la perspectiva latinoamericana propia de la teología de la liberación: asimilación de los elementos de la unidad.
Para una ética ele la liberación latinoamericana, Vol. I y II, Latinoamericana libros. Filosofía
de la liberación, USTA, Bogotá, 19S0. Desintegración de la cristiandad colonial y liberación, Objetivo
Ed. Sigúeme, Salamanca, 1978. Caminos de liberación latinoamericana, Latinoamericana Identificar en la propia cultura o en una cultura diversa, los
libros, Buenos Aires, 1972. Teología de la liberación y Etica, Latinoamericana libros, elementos que la componen.
Buenos Aires, 1974.

120 121
Procedimiento NOVENA UNIDAD
A. En pequeños grupos, se toma en consideración una
cultura, especialmente la propia u otra si es accesible y, se elabo-
ra, a partir de la misma, el siguiente cuadro.
Ver el Reino
VALORES Y DESVALORES FORMAS DE EXPRESIÓN
presente en las culturas
FORMAS DE CONFIGURACIÓN HISTORIA DE ESA CULTURA

TENDENCIAS FUTURAS DE ESA CULTURA

B. Cada pequeño grupo expone a los demás su trabajo ano-
tando cuanto hubo de novedad.

I. Para ver el Reino en las culturas es necesario acercarse al
núcleo de las mismas v percibir allí el corazón de los valores
religiosos. Ese corazón es como el nido o la morada donde el
Reino va tomando forma.

II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
Al terminar la unidad, cada participante será capaz de:
A. Identificar los tres aspectos de la actividad creadora de-
la cultura.
B. Comprender la importancia de las características funda-
mentales de la cultura.
C. Notar la exigencia que tiene cada cultura de abrirse a las
otras culturas.
D. Discernir entre cultura universal y civilización univer-
sal.
E. Explicaí -;é significa "semillas del Verbo" en relación a
la cultura.
F. Descubrir en la doctrina de la Iglesia una invitación a ver
el Reino en las culturas.

122 123
G. Apreciar más las expresiones religiosas de otros pue- Yo hice la experiencia en el bosque. A los ojos de los habitan-
blos. tes, cazadores seminómadas, yo era el sabio, el experto, aquél que
poseía la ciencia de los libros. Esto es verdad, la tenía. Pero
H. Criticarse a sí mismo para superar prejuicios en relación cuando caminab? por las sendas del bosque para ir de una
con otros pueblos. comunidad cristiana a otra, entonces yo era el niño, y el otro, el
cazador analfabeto, se convertía en el experto de los caminos, el
especialista de la supervivencia en el bosque. Sin él, yo hubiera
III. VER PARA COMPRENDER perecido. Eramos alternativamente superiores e inferiores el uno
al otro. Esta interdependencia ha sido la base de las más sólidas
"Las mutuas diferencias, fuente de intercambio"
de algunas de mis amistades" 1 .
"Supongamos que voy de caza. Veo un antílope y lo persigo.
Rápidamente desaparece en un zarzal. Yo sólo no puedo rodear
el zarzal. Necesito la ayuda de otros. Mis amigos se acercan. Si les IV. COMPRENDER PARA VER
digo: bueno, poneos en fila detrás de mí, ellos no verán más que el
1. Actividad creadora de la cultura
lado del zarzal que veo yo y el antílope se escapará. He impuesto
mi punto de vista, mi lado del zarzal. El único medio de capturar La cultura tiene un proceso histórico y vital. A la manera de
al antílope es aceptar que cada uno se coloque en un sitio los organismos la cultura nace, crece, asimila, se debilita, recupe-
distinto del zarzal. Debo aceptar el depender de ellos para apre- ra su vigor, etc. Ella realiza una actividad creadora y dinámica
ciar su lugar de zarzal. Cada uno de ellos me es necesario. Cada para progresar, para enfrentarse a los problemas, a los desafíos
uno de ellos tiene algo único que él sólo me puede dar: su visión externos y a las contradicciones internas. En esta actividad pode-
del zarzal. Y me la pueden dar precisamente porque tienen un mos identificar tres aspectos:
punto de vista diferente.
1.1 Formación
Mi calidad de extranjero, que era un obstáculo para el diálo-
go, se convierte en este modo en fuente de diálogo. Al ser extran- Cada hombre que nace en el seno de una cultura es estimula-
jero, la cultura del otro es un misterio para mí. Solamente él do para que la asimile. A ello contribuye la familia, la educación
puede decirme lo que significa ser bantú. Su visión bantú del en sus diversas modalidades y los medios de comunicación social.
zar/al me hace ver los límites y lo específico de mi visión occi-
dental. Ofreciéndome su propia cultura, me revela la mía. Al 1.2 Transformación
mismo tiempo, descubre nuevos aspectos de su cultura al dárme- La cultura da forma al hombre pero también el hombre
los a conocer. En el diálogo llegamos a descubrir conjuntamente transforma la cultura. El trabajo es uno de los principales medios
nuestra propia cultura y la cultura del otro. Esta reciprocidad de para ejercer un influjo transformador de la cultura 2 .
la necesidad y de la entrega no es posible sino aceptando las Esta transformación es posible porque la cultura no posee
mutuas diferencias, que se convierten de este modo en fuente de solamente fuerzas que garantizan el equilibrio sino también fuer-
intercambio. zas que quieren romperlo positivamente. Son fuerzas de creci-
Por ser extranjero poseía un complejo de superioridad que miento que llevan a la cultura a ser cada vez más, mediante la
me distanciaba del otro. Bruscamente descubro que esta misma asimilación de nuevas realidades, integrándolas a su conjunto.
cualidad de extranjero me hace diferente y, por consiguiente,
dependiente del otro. Gracias a ella descubro que el otro y 1
Joinet, B., "Yo soy un extranjero en la casa de mi Padre", Misiones extranjeras, Burgos.
solamente el otro puede iniciarme en su cultura, libremente, 2
Véase. Equipo Teólogos CLAR, Cultura, evangelización y Vida religiosa, CLAR, Bogo-
pacientemente. Me descubro a la vez superior e inferior. tá, 1981, p. 32.

124 125
1.3 Transmisión elementos de un pueblo: económicos, sociales, educativos, reli-
El hombre no sólo recibe la cultura (se "encultura") y la giosos, etc. están determinados e incluidos en la cultura. Esta no
transforma mediante su trabajo; también la transmite a las gene- es un aspecto entre otros aspectos sino algo que los incluye todos.
raciones posteriores. La familia es el lugar privilegiado para la El carácter religioso es esencial a la cultura ya que en un
transmisión de la cultura. Luego vienen la escuela y las otras pueblo es definitiva la actitud que asume frente al trascendente,
instituciones y estructuras. ya sea de aceptación o de rechazo.
El proceso de transmisión de la cultura se llama socializa- Hemos hablado de los valores como el núcleo de la cultura,
ción. Cuando tiene lugar en la familia, un ambiente altamente los hemos comparado al corazón de un organismo vivo. Pues
cargado de afectividad, se llama socialización primaria. En los bien, los valores religiosos ocupan el centro de este núcleo. Ellos
otros casos, en un ambiente más racional y menos emotivo, como son el corazón del núcleo e inspiran las demás áreas de la cultura:
las escuelas, se llama socialización secundaria3. familiar, educativa, socioeconómica, política, artística.
Hemos hablado de formación, transformación y transmi- Consideramos los valores religiosos como el punto más cen-
sión. Estos tres aspectos mantienen viva una cultura y sobre todo tral y decisivo de la cultura. No hablamos de instituciones religio-
conservan su identidad. sas (una determinada iglesia o religión) o de preferencias indivi-
A nivel personal, la identidad es la respuesta que cada uno se duales sino del factor más profundo de síntesis en un pueblo y su
da a sí mismo a la pregunta: ¿Quién soy yo? Es la historia de mí respuesta a las experiencias más vitales. Sea que un pueblo expre-
mismo que yo me narro a mí mismo. se este factor en forma explícita, sea que trate de cubrirlo con una
A nivel cultural, la identidad es la conciencia que tienen los actitud secularista, está siempre presente como el fundamento de
miembros de un grupo cultural de los valores, las costumbres, el la totalidad de la cultura.
lenguaje y las organizaciones como realidades propias y específi- Cuando una cultura quiera dar una respuesta sincera y veraz
cas. sobre la propia identidad, no puede no considerar los valores
Como una persona puede tener una crisis de identidad y no religiosos, el centro donde se formulan las respuestas a las pre-
lograr responder a la pregunta ¿Quién soy yo?, también una guntas-límite de la existencia: el sentido de la vida, el sentido del
cultura puede tener una crisis semejante. Esta se evita en la presente y del futuro, el deseo de eternidad, la trascendencia, etc.
medida en que la cultura mantenga su actividad creadora de Si antes habíamos expresado gráficamente la cultura median-
formación, transformación y transmisión. te tres círculos, podemos añadir otro aún, más al centro, que
manifieste mejor el lugar que ocupan los valores religiosos, cora-
2. Características fundamentales zón del núcleo de la cultura.

La cultura posee diversas características de las cuales consi- Instituciones
Estructuras
deramos dos como fundamentales:
Costumbres
a) El carácter totalizante lenguaje
b) Eli carácter religioso4
EJ carácter totalizante de la cultura quiere decir que todos los

' Véase, Berger, P., Luckmann, 1 h., La construcción social de la realidad, Ed. Amorrortu,
Buenos Aires, 1976.
4
Equipo de reflexión del CELAM,«e//g/ów y rutera, CELAM, Bogotá, 1981, p. 17. Nos
hemos servido de esta obra que comenta la visión de la cultura en Puebla, para desarrollar
algunos de los conceptos de esta unidad, especialmente en relación a la modernidad.

126 127
El tema de los valores religiosos nos conduce directamente al injustos y, por ende, inhumanos. Su visión del mundo se expresa
punto que queremos alcanzar, a saber, la presencia del Reino en con el término "modernidad" y es compartida por los sistemas
las culturas. Sin embargo, antes de pasar a este punto de conver- capitalista liberal y colectivista en los que hay un primado ya del
gencia final de todo lo tratado en esta unidad y en la anterior, capital, ya del estado, sobre los valores profundos de las culturas
conviene considerar otros dos temas relacionados con la cultura de los pueblos. Estos sistemas degeneran en humanismos cerra-
y de máxima importancia cuando ésta se ve a la luz de la misión dos sin una perspectiva trascendente y, por tanto, con un ateísmo
ad gentes. práctico o militante acompañado de las diversas formas de idola-
tría como la riqueza y el poder, considerados fines últimos de la
3. Apertura al diálogo y a la comunión existencia.
La cultura universal puede tener una aspiración legítima
Una cultura posee su propia identidad. Esta manera particu- como es la integración universal —a nivel socioeconómico y
lar y definida de ser, entraña la diversidad cultural. Una cultura político— de las culturas. Su error está en no respetar la identi-
tiene una visión del mundo y una manera de actuar que la dad de cada una. Esta aspiración a la comunión universal, con el
distingue de otras culturas. Se puede decir que una cultura tiene respeto de la identidad de cada cultura, puede expresarse con el
riquezas humanas que otras culturas no poseen. La consecuencia término civilización universal.
de esta diversidad es que cada cultura está llamada a dar desde
Pablo VI y Juan Pablo II hablan de la civilización del amor.
su originalidad a las otras y a recibir de la originalidad de ellas.
Ellos expresan así esta comunión de las culturas basada en la
Cada cultura, por tanto, se ha de abrir al diálogo intercultu- justicia, la verdad y la libertad. Es una civilización que repudia la
ral y a la comunión con otras culturas, en el respeto mutuo. violencia, el egoísmo, el desperdicio, la explotación, el desorden
Una cultura que se encierra en sí misma y se torna impermea- moral y que se inspira en el modelo evangélico del Reino.
ble a todo influjo, termina en la esterilidad y en la muerte. Se puede decir que la modernidad purificada de su carga
Ninguna cultura puede considerarse tan perfecta que no tenga altamente negativa da lugar a la civilización del amor. Esta puede
nada que recibir, ni tan pobre que no tenga nada que dar. El inter- ser el rostro positivo de la modernidad.
cambio cultural es un desafío para toda cultura, sin excepción. Se trata entonces de purificar la modernidad, a la luz de los
valores del Reino manifestados en el Evangelio, para que dé lugar
4. Cultura universal y civilización universal a la civilización del amor. Este movimiento o pasaje de cultura
universal a civilización del amor puede apreciarse en el siguiente
Diálogo y comunión en el respeto de la identidad de cada cuadro:
cultura. Este principio de crecimiento cultural puede ser olvidado
por alguna cultura cuando se considere tan fuerte e importante
que quiera oprimir, destruir las otras culturas e imponerse como
cultura universal. DE A
Hoy nos encontramos frente a la cultura urbano-industrial. Modernidad como negatividad Modernidad como positividad
La visión físico-matemática unilateral y la mentalidad de eficien- = cultura universal = civilización del amor
tismo que la caracterizan, la empujan a instaurarse como cultura
universal y única. Se trata de una cultura controlada por las Una cultura que Una civilización que
Tiene la pretensión de ser universal y única. Es universal pero en la diversidad de las
grandes potencias poseedoras de la ciencia y de la técnica y que, Se apoya exclusivamente en la razón. culturas.
no obstante sus aspectos positivos, genera otros negativos como Se apoya en datos precisos, válidos igual- Se apoya en todas las dimensiones huma-
la dependencia y la pobreza. mente para todos los sujetos y en todos los nas.
niveles (desde el nivel de la física hasta el de Se apoya en datos cuantitativos y cualita-
Es una cultura que quiere unificar la humanidad por caminos !a conciencia). tivos respetando los diversos niveles.

128 129
Actitud pragmática: las cosas interesan Cada realidad tiene un valor en su ser y no
Verbo como en semilla. Por tanto, en la cultura griega, a la que
no por lo que son sino por su utilidad prác- sólo en su utilidad inmediata. Lo bueno pertenecen los sabios citados, pueden encontrarse estas semillas
tica. no se reduce a lo útil. del Verbo.
Toda cosa tiene valor sólo desde el punto Toda cosa tiene valor también según su
de vista económico. dimensión social y religiosa. Este parecer de Justino era compartido por otros filósofos
Sincretismo individualista en cuanto a la Cada religión tiene su identidad y sus com- cristianos. Clemente de Alejandría aseveraba que el Logos divino
dimensión religiosa. promisos. No se pueden confundir arbi-
trariamente.
estaba presente en forma germinal y activa antes de la venida de
Cristo, en la creación, en los profetas, en la filosofía pagana.
De esta opinión era Ireneo y otros padres de la Iglesia quienes
Veremos, más adelante, cómo en este paso de cultura univer- recurrían a la imagen de la semilla sembrada en los ritos y en las
sal a civilización del amor, la evangelización tiene una tarea culturas propias de los pueblos. Estos cristianos de los primeros
fundamental. Es una tarea de denuncia de los falsos ídolos e tiempos provenían del mundo pagano y se esforzaban por hacer-
ideologías que impiden el crecimiento del hombre y de las cultu- nos ver las semillas del Verbo en esas culturas.
ras, y una tarea de comunicación de los valores del Evangelio y de
asimilación de los valores de las culturas compatibles con el A este punto, habría que preguntarse cómo se relacionan
Evangelio. estas semillas del Verbo con la visión de la cultura presentada
Todo esto es posible, sin embargo, en la medida en que se hasta ahora. La respuesta no es difícil. Las semillas del Verbo se
tenga primero, la capacidad y el deseo de ver, en el corazón de las identifican con los auténticos valores de la cultura. Ellos se
culturas, una huella del Reino. encuentran en ese núcleo central de la cultura formado por los
valores. De esta manera, las culturas se pueden ver como un nido,
como una morada de las semillas del Verbo.
5. El Reino en las culturas
Se comprende por qué los padres de la Iglesia hablaban de
5. ¡ Aprender a ver el Reino en las culturas semilla. La semilla indica los comienzos de un árbol. Ella está
llamada a convertirse en árbol. Los verdaderos valores de la
Hasta ahora hemos hablado de las culturas. Se trata de un cultura son las semillas llamadas a un pleno desarrollo en Cristo.
paso necesario para llegar al punto principal: Aprender a ver el Sólo en Cristo la semilla se convierte en árbol aunque en su
Reino presente en las culturas. ¿Quién nos puede enseñar una condición de semilla es ya presencia del Verbo en la cultura y, por
tarea semejante? Lo mejor es dirigirse a aquéllos que han sido ende, una huella visible del Reino inaugurado definitivamente en
capaces de ver el Reino presente en las culturas. Cristo.
En el año 150, un cristiano y filósofo de nombre Justino, Esta respuesta entraña una identificación de los valores con
empezó a dar respuesta a las calumnias que se difundían en las semillas del Verbo, esto es, de la Palabra, del Hijo de Dios. La
relación con los cristianos. El hablaba del cristianismo como la afirmación puede parecer extraña, pero no lo es.
única doctrina verdadera5. En el libro del Génesis se dice que el hombre ha sido hecho a
A esta posición tan exclusiva y excluyente, se le objetaba el imagen y semejanza de Dios (Gen. 1, 26). Se trata de una afirma-
hecho de que tantos hombres no cristianos, a través de los siglos, ción que debe completarse con otra: "El hombre ha sido hecho a
buscaron la verdad y ofrecieron a la humanidad cosas maravillo- imagen y semejanza de Cristo" (Rom. 8, 29; Col. 3, 10). Podemos
sas. ir más allá y aseverar que cada cultura, realidad profundamente
Justino acepta el hecho pero aclara que en todos estos hom- humana, ha sido hecha a imagen y semejanza de Cristo. El primer
bres, como Sócrates, Heráclito y tantos otros, había algo del hombre no fue, en verdad Adán sino Cristo a cuya imagen todo se
hizo.
Cristo, desde un comienzo, fue el proyecto modelo para toda
' Justino, Apologético.

131
130
la creación. La encarnación y la resurrección revelaron, en forma de la vida humana, y a veces también el conocimiento de la suma
más profunda, esta realidad. divinidad e incluso del Padre" (N.Ae. 2).
Así pues, el núcleo de los valores (y tanto más el corazón de Esta percepción, que penetra toda la vida de los diversos
este núcleo que son los valores religiosos) es la presencia germinal pueblos con un íntimo sentido religioso, lleva a éstos a dar una
del Verbo. Este núcleo ha de alcanzar su plenitud mediante la respuesta, en términos de valores, a las inquietudes del corazón
penetración del Evangelio que purifica, eleva y perfecciona cada humano. Todos estos valores, añade la declaración, "no pocas
cultura. Esta presencia de las semillas del Verbo hace de cada veces reflejan un destello de aquella Verdad que ilumina a todos
cultura una realidad a la que se ha de acercar con el deseo de ver la los hombres" (N.Ae.2). Este destello que ha de llegar a una
presencia de Dios que, desde ese lugar, se manifiesta. Cada plenitud, es como la semilla que ha de convertirse en árbol
cultura es un lugar teológico, esto es, un lugar desde donde Dios frondoso. Frente a este destello es necesario tomar una actitud de
se pronuncia; un lugar en el que es posible ver el Reino aunque sea diálogo y colaboración.
en forma germinal. C. El Decreto sobre la actividad misionera de la Iglesia se
refiere en varias ocasiones y con diversos términos a estas semi-
5.2 La invitación actual de la Iglesia a ver el Reino llas del Verbo.
Los esfuerzos con los que los hombres buscan de muchas
No sólo los autores antiguos, especialmente los Padres de la maneras a Dios pueden verse "como pedagogía hacia el verdade-
Iglesia, sino también el Concilio Vaticano II y los Pontífices de ro Dios o preparación para el Evangelio" (A.G.3). El término
nuestro tiempo, nos han enseñado a ver el Reino presente en las pedagogía evoca la ayuda educativa para un crecimiento hacia la
culturas. El Concilio Vaticano II usa una diversidad de expresio- madurez. El esfuerzo con que los hombres buscan a Dios es como
nes con las cuales nos conduce a ver en los valores las semillas del un valor que crece, como crece la semilla hasta llegar a ser árbol.
Verbo. La comparación no es, en absoluto, forzada. Hablando de la
actividad misionera, el decreto dice: "Cuanto de verdad y de
A. La constitución dogmática sobre la Iglesia (Lumen Gen- gracia se encontraba ya entre las naciones, como por una cuasi
tium) se refiere a aquéllos que no conocen a Cristo o al Dios secreta presencia de Dios, lo libera de contagios malignos y lo
verdadero pero que se esfuerzan por vivir una vida recta, no sin la restituye a su autor, Cristo" (A.G.9).
gracia de Dios: "Cuanto hay de bueno y de verdadero entre ellos,
Los valores presentes en la cultura son una cuasi secreta
la Iglesia lo juzga como una preparación del Evangelio y otorgado
presencia de Dios, es la pequeña y escondida semilla del Verbo
por quien ilumina a todos los nombres para que al fin tengan la
que ha de llegar a la plenitud. Dada esta presencia, el decreto
vida" (L.G.16).
invita a toda persona a ver el Reino presente en las culturas de los
El texto sostiene que cuanto se encuentra de bueno y de ver- pueblos.
dadero en ellos es considerado como una preparación al Evan- En relación a las culturas, se pide a los cristianos: "familiarí-
gelio y como don de Dios. El término "preparación del Evange- cense con sus tradiciones nacionales y religiosas; descubran con
lio" puede ser equivalente al término semilla que tiene la capacidad gozo y respeto las semillas de la Palabra que en ellas se contie-
de llegar a ser árbol a través, precisamente, de la acción misionera. nen" (A.G.ll). Se trata de semillas que "ha esparcido Dios
algunas veces en las antiguas culturas antes de la predicación del
B. La declaración sobre las relaciones de la Iglesia con las
Evangelio" (A.G.18).
religiones no cristianas (Nostra Aetate) reconoce que "ya desde
la antigüedad y hasta nuestros días se encuentra en los diversos D. La Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo
pueblos una cierta percepción de aquella fuerza misteriosa que se actual (Gaudium et Spes) se refiere también a estas semillas del
halla presente en la marcha de las cosas y en los acontecimientos Verbo cuando habla de "preciados elementos religiosos y huma-

132 133
nos" que se conservan en el legado de las tradiciones de todos los En conclusión, cada cultura ofrece elementos centrales que
que creen en Dios. son un desafío a nuestra capacidad de ver el Reino, de escuchar el
A estas invitaciones del Vaticano II a ver el Reino ya presente Espíritu que nos habla y de actuar misioneramente para que la
en las culturas, hace eco también el magisterio posterior. semilla llegue a su plenitud en Cristo.
Pablo VI en la "Evangelii Nuntiandi" se refiere a estas semi-
llas del Verbo cuando dice:
"La Iglesia respeta y estima estas religiones no cristianas, por V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
ser expresión viviente del alma de vastos grupos humanos. Lle-
van en sí mismas el eco de milenios a la búsqueda de Dios; 1. Actividad personal
búsqueda incompleta pero hecha frecuentemente con sinceridad
y rectitud de corazón. Poseen un impresionante patrimonio de 1.1 ¿Qué relación puedes establecer entre la narración ini-
textos profundamente religiosos. Han enseñado a generaciones cial y los contenidos de la unidad?
de personas a orar. Todas están llenas de innumerables "semillas
1.2 ¿Has tenido la ocasión de apreciar los valores de una
del Verbo" y constituyen una auténtica preparación evangélica,
cultura diversa de la tuya, especialmente los valores religiosos?
para citar una feliz expresión del Concilio Vaticano II, tomada de
Narra la experiencia que has tenido al respecto
Eusebio de Cesárea" 6 .
2. Actividad grupal
5.3 Actitudes consecuentes
2.1 Lectura-estímulo1
Frente a estas expresiones vivientes del alma de un pueblo; a
esta búsqueda milenaria de Dios; a este patrimonio profunda- Explicación
mente religioso; a estas semillas del Verbo; a esta preparación La dinámica se centra en los valores religiosos de otras
evangélica, ¿cuál ha de ser nuestra actitud? La respuesta nos la culturas.
ofrece Juan Pablo II cuando habla de la actitud misionera que Objetivo
"comienza siempre con un sentimiento de profunda estima frente Expresar, en forma simbólica, el contenido o mensaje de
a cuanto hay en cada hombre; por cuanto él mismo, en lo más diversas religiones.
íntimo de su espíritu, ha elaborado en relación a los problemas
más profundos e importantes; se trata de respeto por todo cuanto Procedimiento
en él ha obrado el Espíritu que sopla donde quiere (Jn. 3, 8). A. Cada grupo recibe una hoja con textos de oraciones de
La misión no es nunca una destrucción, sino una purificación diversas religiones. Hacer una atenta lectura.
de los valores y una nueva construcción, aunque en la práctica no B. Los miembros del grupo se comunican sus reacciones
siempre haya habido plena correspondencia con un ideal tan ante los textos leídos.
elevado"7. De esta actitud misionera de profundo respeto y
estima da muestra Pablo VI cuando encontrando un grupo de C. El grupo escoge una manera de presentar, en forma
otras religiones, recordaba una plegaria hindú escrita muchos expresiva, una de estas oraciones. (Si es posible, haciendo ver el
siglos antes de Cristo: "Guíame de lo irreal a lo real; guíame de la contexto cultural en que ha sido elaborada).
oscuridad a la luz; guíame de la muerte a la inmortalidad". Las formas expresivas pueden ser: Escena breve, fotografía,
realización musical, mímica, dibujo, cartelera, etc.
s
[ N 51
' R l l 12
Véase, Grom, B , Metodi per l'msegnamenlo della religione, Elle Di Ci, Turin, 1981

134
135
D. El grupo presenta su forma expresiva a los otros grupos. DECIMA UNIDAD
Nota: El coordinador tendrá que buscar con anterioridad las diversas oraciones
(hinduistas, budistas, islámicas, hebreas, animistas, cristianas) y preparar los textos La Evangelización,
escritos para cada grupo.

2.2 Prejuicios y cultura
hacer ver el Reino
Explicación
Los medios de comunicación, especialmente la televisión y el
cine, nos ofrecen muchas veces imágenes de otras culturas con las
que se refuerzan prejuicios altamente injustos.
Objetivo
Hacer un examen crítico de las propias actitudes frente a las
otras culturas.
Procedimiento
A. Cada participante identifica algunos prejuicios relacio-
nados con otros pueblos y culturas. (Sea fuera como dentro del I. El Reino que está en medio de nosotros, puede verse
propio país) Ejemplo: "Los gitanos son todos ladrones"; "Los donde los hombres, movidos por el Espíritu, actúan evangéli-
turcos son muy buenos negociantes pero hay que tener cuidado camente. Lugai especial para el crecimiento del Reino es el cora-
con ellos"; "Los mejicanos duermen todo el día", etc. zón de las culturas. Hacer ver el Reino e invitar a actuar evangéli-
B. Cada participante, en el grupo, indica alguno de estos camente es cometido de la evangelización.
prejuicios con que en un tiempo estaba de acuerdo, mas no ahora.
C. El grupo responde a la pregunta: II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
¿Es posible que un apóstol bien intencionado, de mucho celo,
caritativo al máximo, tenga prejuicios raciales y culturales? Al concluir la unidad, cada participante tendrá la capacidad
¿Cómo puede la propia espiritualidad estar marcada por de:
prejuicios hacia las otras culturas?
A. Explicar qué quiere decir evangelizar y por qué la evange-
D. Plenario. Cada grupo presenta a los demás sus propias lización es servidora del Reino.
respuestas a las preguntas de la letra C.
B. Distinguir entre una realidad latente y una patente y
la función, a este respecto, de la evangelización.
C. Ofrecer una síntesis de cuanto presupone la evangelización.
D. Identificar los dos aspectos de la evangelización en diver-
sos pasajes bíblicos y en la vida diaria.
E. Definir los diversos niveles de evangelización.
F. Exponer las situaciones en que ha realizado una activi-
dad evangelizadora.

137
136
G. Captar la necesidad de la evangelización como respues-
severancia, en el nombre del Señor y siguiendo los siguientes
ta a un clamor actual.
criterios: Partir de la realidad (lugar donde Dios ya actúa); estar
del lado de los pobres; tener un cuidado especial con las personas
ayudándolas a crecer; descentralizar, valorando los pequeños
III. VER PARA COMPRENDER grupos familiares o de servicio; lograr la comunión entre los
grupos, los barrios, las veredas; primero los hechos y luego las
"Nuestro esfuerzo de evangelización" palabras, esto es, concientización a través de los hechos; respetar
"Durante este período natalicio, el equipo de padres, herma- pacientemente el ritmo lento de crecimiento; liberación integral
nas y laicos ha dedicado algunos días para la revisión del trabajo de todo el hombre y de todos los hombres mediante la creación de
pastoral de 1980 y para programar el del 1981. Hemos pasado, comunidades eclesiales de base, con Cristo en el centro como luz
uno a uno, los diversos puntos esenciales de nuestro plan pastoral del camino pastoral y con la colaboración de todas las personas
para un examen crítico de los objetivos, criterios y actividades de buena voluntad. En el programa tenemos en cuenta el plan
diocesano que desea que este año sea el "año de la familia".
desarrolladas entre los niños, los jóvenes, las familias y las comu-
nidades veredales. El balance pastoral nos dio alegría. Se pueden Para terminar queremos sólo referirnos a una de las activida-
constatar cosas muy buenas en nuestras comunidades cristianas: des más significativas. Se trata de hacer nacer en los barrios los
aumentan los jóvenes y los adultos comprometidos al servicio de grupos estables de servicio para la catequesis, la liturgia, los
sus propias comunidades; espíritu de mayor participación en la pobres, los enfermos, la alfabetización, los problemas sociales, la
liturgia, en la Palabra de Dios, en la catequesis; se vio un mayor cultura y el deporte. Ellos son el núcleo activo de la comunidad
local y la esperanza para su crecimiento" 1 .
esfuerzo para vivir en la unidad y la caridad; ésta asumió una
expresión visible en formas concretas de solidaridad (por ejem-
plo, ayuda mutua entre las veredas durante la carestía que causó
el verano, un tiempo sin lluvia muy prolongado); crece la frecuen- IV. COMPRENDER PARA VER
cia de los jóvenes y niños a la misa y a la comunión; crece el
empeño de las comunidades locales como se vio en el número de 1. La dificultad de ver el Reino
confirmaciones con ocasión de la visita pastoral del Obispo. Ver el Reino presente en el corazón de las culturas de los
Son signos pequeños que denotan que no estamos sembrando pueblos es una exigencia misionera. Se trata, muchas veces, de
en vano y que el Espíritu del Señor precede, acompaña y bendice una semilla muy pequeña en proceso de germinación. Su peque-
nuestro esfuerzo de evangelización. nez es puesta en realce por el Evangelio cuando dice que "el Reino
No faltan los aspectos negativos: comunidades que adolecen de los cielos es semejante a un grano de mostaza que tomó un
de graves problemas materiales; pobreza, desocupación, desnu- hombre y lo sembró en su campo. Es ciertamente más pequeña
trición especialmente de los niños; agua contaminada con las que cualquier semilla". (Mt. 13, 31-32). El punto central de esta
consiguientes enfermedades; numerosos casos de enfermedad parábola no es la pequenez de la semilla sino su crecimiento hasta
mental; amenazas de una nueva sequía (otra vez hay falta de agua llegar a ser un árbol. Sin embargo, la pequenez es un momento
en algunas veredas, pues no llueve) con peligro de perder la decisivo de la semilla. En efecto, puede acontecer que dado su
cosecha. A nivel nacional vivimos en una grande coyuntura so- tamaño, no se logre percibir; o que quede cubierta de tantos
cioeconómica por el fuerte aumento del costo de la vida; de la
desocupación: de la concentración de la tierra en manos de pocos,
etc. Habría que añadir a todo esto las dificultades morales y 1
Equipo pastoral de los misioneros de la Consolata en Tocaima-Colombia. Diciembre
espirituales. Pero continuamos nuestro trabajo con coraje y per- 1980.

138 139
desvalores que como espinas, al crecer la ahogan (Mt 13-7); o anunciar (Hch. 17, 22-23). Pablo evangeliza, esto es, hace ver el
puede confundirse con algo diverso (Mt 13, 25) o simplemente Reino oculto pero presente en medio de los atenienses.
puede no ser vista como la presencia del Reino en medio de
nosotros (Jn 9, 40-41). 3. Una síntesis preliminar

2. La evangelización, Para comprender mejor este objetivo de la evangelización
una respuesta a la dificultad conviene retomar los elementos tratado en otras unidades y sinte-
tizarlos en siete puntos:
A todas estas dificultades quiere responderla evangelización.
Evangelizar quiere decir hacer ver lo que está presente y parece 3.1 El Reino de Dios está ya presente en los pueblos y
muy pequeño pero que se encuentra en un proceso de crecimien- culturas aunque no aún en plenitud como acontece en Cristo
to: el Reino de Dios. resucitado. "Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de
ellos es el Reino de los cielos" (Mt. 5, 3).
La evangelización quiere hacer ver el Reino que parece oculto
pero que tiene necesidad de manifestarse en plenitud, como el 3.2 La presencia del Reino se descubre en las semillas del
prisionero que tiene necesidad de llegar a la libertad; como el Verbo, rayos del sol divino, Dios, presente en las culturas. "En El
ciego que anhela recobrar la luz de los ojos; como el pobre que estaba la vida y la vida era luz de los hombres" (Jn. 1, 4).
desea un mundo nuevo (Le 4, 21). "La creación, en espera ansio- 3.3 Las semillas del Verbo se identifican con los más autén-
sa, también desea la revelación de los hijos de Dios" (Rom. 8,19). ticos valores de cada cultura. "Quien permanece en el amor per-
La diferencia entre la humanidad evangelizada y la humani- manece en Dios y Dios en él". (1. Jn 4, 16).
dad no evangelizada es la diferencia entre una realidad que no ha Basta pensar a tantas formas de caridad, de justicia, de pro-
encontrado su expresión y la que sabe expresarse. Es la diferencia fundización de la verdad, de fraternidad; a tantos deseos de libe-
entre la luz puesta bajo el celemín, llama vacilante que puede ración de cualquier forma de dolor, a los diversos esfuerzos para
apagarse con un ligero soplo, y la luz puesta sobre el candelero progresar, etc. Son valores que manifiestan innegablemente la
(Mt. 5, 15). Es la diferencia entre una "comunidad espiritual presencia del Verbo sembrados en el corazón de los hombres y de
latente" (Tillich) en la que el Espíritu se hace presente como las culturas.
inspiración de la acción antes del encuentro con Cristo, y una
3.4 Estos valores son también expresión de la acción del
comunidad espiritual manifiesta cuyo fundamento es la acepta-
Espíritu Santo que sopla donde quiere y renueva la faz de la tierra.
ción histórica de Jesús como Cristo.
"El fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad,
El hombre, sea como persona, sea como pueblo, se realiza a sí bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí" (Gal. 5, 22).
mismo sólo cuando puede expresarse a sí mismo; cuando su
3.5 El Espíritu Santo, empero, no tiene una acción propia. El
experiencia encuentra una auténtica expresión. En todo pueblo
obra a través de las acciones de los hombres. Los valores que
está esa presencia escondida de Cristo (A. G. 9) que ha de hacerse
el Espíritu promueve pueden descubrirse solamente mirando las
visible. La evangelización tiene como tarea hacer visible esa
acciones de los hombres. "Acabada su oración, retembló el lugar
presencia escondida: "Pablo de pie en medio del Areópago, dijo:
donde estaban reunidos, y todos quedaron llenos del Espíritu
"Atenienses, veo que vosotros sois, por todos los conceptos, los
Santo y predicaban la Palabra de Dios con valentía" (Hch. 4,
más respetuosos de la divinidad. Pues al pasar y contemplar
31).
vuestros monumentos sagrados, he encontrado también un altar
en el que estaba grabada esta inscripción: "Al Dios desconoci- 3.6 En las acciones de los hombres suscitadas por el Espíritu,
do". Pues bien, lo que adoráis sin conocer, eso os vengo yo a descubrimos los valores, las semillas del Verbo, la presencia del

140 141
Para que también vosotros hagáis como yo he hecho con
Reino que crece."Si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, vosotros (segundo aspecto) (Jn. 13, 15).
es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios" (Le 11, 20). La misión de los doce se caracteriza por estos dos aspectos:
3.7 No toda acción humana es suscitada por el Espíritu. "Los envió a proclamar el Reino de Dios (primer aspecto) y a
Tenemos, por tanto, necesidad de una guía que nos ayude a curar (segundo aspecto)" (Le. 9, 2).
discernir entre acción y acción. Esta guía, modelo y paradigma es Saliendo, pues, recorrían los pueblos, anunciando la Buena
el Evangelio de Jesús que presenta su vida, obras y mensajes. Nueva (primer aspecto) y curando (segundo aspecto).
Cristo usaba la misma forma de evangelización con las mu-
4. Dos aspectos de la evangelización chedumbres que lo seguían:
"Y él acogiéndolas les hablaba del Reino de Dios (primer
Los siete puntos anteriores son una premisa para llegar a
aspecto) y curaba a los que tenían necesidad de ser curados
una descripción más completa de la evangelización. Esta puede
(segundo aspecto)".
describirse como "el hacer ver en las acciones de los hombres
La evangelización quiere que acontezca cuanto acaeció a los
movidos por el Espíritu, la presencia creciente del Reino de Dios,
discípulos de Emmaús: Entonces se les abrieron los ojos y lo
teniendo como guía y luz el Evangelio de Jesús".
reconocieron" (Le 24, 31). Y además quiere que acontezca en
La descripción, sin embargo, aún no está completa. No todos todo el hombre y en toda cultura, cuanto sucedió a Zaqueo cuyas
los hombres actúan movidos por el Espíritu. Muchos obran en su acciones eran malas pero, bajo el influjo de la presencia de Jesús,
contra, reforzando los desvalores y destruyendo los auténticos empezó a actuar según el Evangelio: "Daré, Señor, la mitad de mis
valores. Por tanto, es necesario invitar a los hombres a realizar bienes a los pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el
aquellas acciones que, bajo el influjo del Espíritu y en sintonía con cuadruplo" (Le 19, 8-9).
el Evangelio, favorecen el crecimiento del Reino de Dios.
Así pues, tenemos dos aspectos en la evangelización: 5. Niveles de evangelización
a) Hacer ver el Reino.
b) Invitar a actuar según el evangelio del Reino. 5.1 Nivel de la persona
Estos dos aspectos están presentes a lo largo de la historia de De los ejemplos anteriores se deduce que, en primer lugar, la
la evangelización. Veamos algunos ejemplos tomados de! Evange- evangelización quiere hacer hombres nuevos, según el Evangelio y
lio: Juan Bautista desde la cárcel, envía dos discípulos para que con la fuerza del Espíritu Santo. "El que está en Cristo es una
averigüen si Jesús es el Mesías. Jesús les da esta respuesta: "Id y nueva creación: pasó lo viejo, todo es nuevo" (2 Cor. 5, 17).
contad a Juan lo que habéis visto y oído (primer aspecto). 5.2 Nivel de la cultura en su núcleo de valores
Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, El hombre vive en relación mutua con su cultura. Esta tiene
los sordos oyen, los muertos resucitan, se anuncia a los pobres la un núcleo de valores que hemos llamado conciencia colectiva,
Buena Nueva" (Le. 7, 22-23) (Segundo aspecto). visión del mundo o núcleo ético-mítico. La evangelización debe
El diálogo con que concluye la parábola del buen samaritano, llegar hasta este nivel. Se trata de "alcanzar y transformar con la
presenta los mismos aspectos: fuerza del Evangelio los criterios de juicio, los valores determi-
"¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó nantes, los puntos de interés, las líneas de pensamiento, las fuen-
en manos de los salteadores? El dijo: "El que practicó la miseri- tes inspiradoras y los modelos de vida de la humanidad que están
cordia con él" (primer aspecto). en contraste con la Palabra de Dios y con el designio de salva-
Díjole Jesús: "Vete y haz tú lo mismo" (Segundo aspecto) (Le. ción" 2 . Cuando se llega a este núcleo fundamental, la evangeliza-
10. 36-37).
El lavatorio de los pies nos ofrece los mismos elementos: 2
E. N. 19.
"Os he dado el ejemplo (primer aspecto).
143
142
ción no se realiza de una manera decorativa, como un barniz de arraigada fe cristiana se han impuesto estructuras generadoras
superficial, sino de manera vital, en profundidad y hasta las de injusticia"8.
mismas raíces de la cultura y de las culturas3.
5.3 Nivel de las formas de expresión y configuración
V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
A la cultura pertenecen las formas de expresión del núcleo de
valores, esto es, las costumbres y el lenguaje4. 1. Actividad personal
Además, son parte de la cultura las formas de configuración,
1.1 ¿Qué relación puedes establecer entre la narración ini-
a saber, las estructuras e instituciones que contribuyen a una
cial y los contenidos de la unidad?
determinada organización de la sociedad.
Estas formas de expresión y configuración han de ser impreg- 1.2 Narra algún hecho o experiencia de tu vida en que te has
nadas por el Evangelio, deben ser evangelizadas. Si así no fuere, la sentido evangelizador/a.
evangelización se reduciría a un acto individual y privado y no 2. Actividad grupal
sería la abierta "adhesión al Reino, es decir, al mundo nuevo, al La evangelización, respuesta a un clamor.
nuevo estado de cosas, a la nueva manera de ser, de vivir, de vivir
juntos, que inaugura el Evangelio"5. Explicación
La dinámica ayuda a entender la evangelización como res-
Por esto, la evangelización lleva consigo un mensaje explícito,
puesta.
adaptado a las diversas situaciones y constantemente actualiza-
do, sobre los derechos y deberes de toda persona humana, sobre Objetivo
la vida familiar, sin la cual apenas es posible el progreso personal, Ver el clamor del pueblo de Dios en los clamores de la gente
sobre la vida comunitaria de la sociedad, sobre la vida internacio- hoy.
nal, la paz, la justicia, el desarrollo; un mensaje especialmente Procedimiento
vigoroso en nuestros días, sobre la liberación"6. A. En privado, cada participante toma en consideración
Si la evangelización no logra penetrar y transformar estos los siguientes textos del Antiguo Testamento:
aspectos de la cultura, se crea una división entre Evangelio y
cultura (drama de nuestra época, según Pablo VI) o entre la fe y la Sal. 82, 3-4
vida social7. Este es el caso de la cultura latinoamericana (mas no Miq. 7, 7-10
sólo de ella) como lo hace notar el documento de Puebla. Sof. 2, 3
"Sin duda, las situaciones de injusticia y de pobreza aguda B. En grupos se buscan los clamores de hoy en los periódi-
son un índice acusador de que la fe no ha tenido la fuerza cos, (huelgas, marginalidad, costo de la vida, violencia, droga,
necesaria para penetrar los criterios y las decisiones de los secto- guerra, etc.).
res responsables del liderazgo ideológico y de la organización de
la conciencia social y económica de nuestros pueblos. En pueblos
8
Puebla, 437. En cuanto a Asia, la evangelización se concibe como "poner de manifiesto
el plan de Dios en la historia y cooperar a llevar a su cumplimiento las aspiraciones de los
' L. N. 20. hombres, en la perspectiva de construir el Reino" (Intervención en el IV Sínodo de los
4
Véase el libro de Kraft, Charles, Chrisíianity in culture, Orbis Books, New York, 1981. obispos, de Mons. Fernandes, arzobispo de Delhi, India). Para los obispos africanos de la
< F:. N. 23. Amecea, la Evangelización misionera consiste en llevar el mensaje del Evangelio a los
* E. N. 29. pueblos no cristianos, para que surja entre ellos la fe y se refuerce. Tal fue la intervención
' E. N. 20. de ellos en el mismo sínodo.

144 145-
C. El grupo hace una comparación entre los textos bíbli-
cos y los clamores de hoy. DECIMA PRIMERA UNIDAD
D. El grupo, en fin, profundiza la comparación hecha tratan-
do de determinar cómo se da respuesta en Cristo a esos clamores.
Para ello, pueden tomarse en consideración los siguientes textos:
Equilibrio y desequilibrio
Mt. 3, 2-4; 10, 12: 11, 2-6. en la Evangelizarían
Le. 4, 16-22.
Me. 1, 14-15.
E. Para el plenario, se pueden tomar en consideración es-
tas preguntas:
¿Qué constató cada uno en el análisis anterior?
¿Qué actitudes invita a tomar ese análisis?
¿En concreto, qué compromisos se pueden asumir?

I. Hacer ver el Reino e invitar a vivir y a actuar en conse-
cuencia es el cometido de la evangelización. Una tarea de este
tipo requiere un cuidado especial para mantener el equilibrio
exigido por el encuentro entre pueblos y culturas.

II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
Al terminar la unidad, cada participante será capaz de:
A. Presentar los elementos esenciales de la evangelización.
B. Discernir entre los elementos de las dos comunidades: cris-
tiana y de otra religión.
C. Explicar qué significa equilibrio en la evangelización y
qué quiere decir interevangelización.
D. Determinar los cuatro polos de la evangelización.
E. Identificar, en diversas situaciones pastorales, el equili-
brio o desequilibrio en la evangelización.
F. Formarse un juicio personal frente a la acción evangeli-
zadora.
G. Percibir en la propia vida y acción, el equilibrio o desequi-
librio relacionados con la evangelización.

146 147
III. VER PARA COMPRENDER EQUILIBRIO EN LA
EVANGELIZACION
"Mensaje respetuoso de todos los valores". —gráfico de síntesis—

"El padre Ricci, como se puso en evidencia en este congreso,
quiso ante todo abrir al pueblo chino un camino sólido que lo
condujera a mejorar su esfuerzo en el campo científico. Por eso,
COMUNIDAD COMUNIDAD DE
dando muestras de un verdadero coraje, tradujo en chino la EXPLÍCITAMENTE DIVERSA
geometría de Euclides. Se trata de una preciosa contribución que CRISTIANA RELIGIÓN
el occidente hizo al mundo chino. Pero, obviamente, el misionero
de Macerata tenía en la mente otros objetivos que perseguía
siempre con profundo respeto hacia sus interlocutores. Cuando
hablaba del Evangelio, sabía encontrar la manera cultural apro- EVANGELIZA
piada a quienes lo escuchaban. Comenzaba con la discusión de
los temas más queridos al pueblo chino, a saber: la moralidad y
las reglas del vivir social, según la tradición de Confucio cuyos TESTIMONIO SEMILLAS DEL VERBO
grandes valores humanos y éticos, él reconocía con simpatía. ANUNCIO EXPLÍCITO LUGAR TEOLÓGICO
Luego, introducía, en modo discreto e indirecto, el punto de vista ACCIÓN TRANSFORMADORA ACCIÓN LATENTE DEL
ESPÍRITU
cristiano sobre los varios problemas y así, sin pretender imponer-
se, terminaba llevando muchos oyentes al conocimiento explícito
y el culto auténtico de Dios, sumo bien.
ENRIQUECE - DESAFIA
Este mensaje tan concreto y lleno de esperanza, y a la par tan ILUMINA
respetuoso de todos los valores positivos del pensamiento clásico
chino, fue comprendido por sus discípulos y bien lo intuyeron PURIFICA - ELEVA
numerosos amigos y visitantes. DILATA
Gracias a este trabajo de inculturación, el padre Ricci logró,
con la ayuda de sus colaboradores chinos, realizar una obra que
parecía imposible: elaborar la terminología china de la teología y INTEREVANGEL1ZACION
de la liturgia católica y crear así las condiciones para hacer
conocer a Cristo y encarnar su mensaje evangélico y la Iglesia en el ACCIÓN ACCIÓN LATENTE
PATENTE DEL DEL ESPÍRITU
contexto de la cultura china. ESPÍRITU
La inculturación llevada a cabo por el P. Mateo Ricci no tuvo
lugar solamente en el ámbito de los conceptos y del trabajo
misionero, sino también en el testimonio personal de su vida.
Hay que poner de relieve, ante todo, su vida religiosa ejemplar que
contribuyó, en manera determinante, al aprecio que tenían de su EQUILIBRIO
doctrina, cuantos lo visitaban. Convencido de la importancia que
en la cultura china tienen la amabilidad, la afabilidad en las
maneras y en la conversación, como expresión de una gentileza de
espíritu, ponía todo el empeño para cultivarlas y ejercitarlas en CULTURA CULTURA

148 149
su solidaridad en los esfuerzos de todos en cuanto existe de noble
los encuentros con cuantos visitaban la residencia de los misione- y de bueno. Supongamos además que irradian de manera sencilla
ros.
y espontánea su fe en los valores que van más allá de los valores
De particular relieve fue su capacidad extraordinaria para corrientes (...) A través de este testimonio sin palabras, estos
ganarse la estimación y amistad de un gran número de literatos y cristianos hacen plantearse a quienes contemplan su vida, interro-
de hombres de gobierno. Estos favorecieron, con frecuencia, la gantes irresistibles: ¿Por qué son así? ¿Por qué viven de esa
difusión del Evangelio y la actividad de los misioneros, allí donde manera? ¿Qué es o quién es el que los inspira? ¿Por qué están con
eran enviados por el emperador para la administración del Esta- nosotros?2
do 1 .
2.2 Anuncio
En segundo lugar es necesario un anuncio claro e inequívoco
IV. COMPRENDER PARA VER del Señor Jesús que esclarezca, justifique y explicite el testimonio.
"No hay evangelización verdadera mientras no se anuncie el
1. El equilibrio en la evangelización nombre, la doctrina, la vida, las promesas, el reino, el misterio de
Una vez que se ha establecido qué significa evangelizar, es Jesús de Nazaret, Hijo de Dios" 3 .
necesario responder a la pregunta sobre cómo evangelizar. 2.3 Acción transformadora de la realidad
La evangelización entraña algunos elementos esenciales me-
En tercer lugar, la Buena Noticia del Reino ha de hacerse ver
diante los cuales se lleva a la práctica. Estos elementos se han de
mediante la acción transformadora de la realidad. El Reino no ha
mantener en equilibrio. Con este término se quiere indicar el de ser buena noticia sólo en la vida de quien da testimonio, ni sólo
hecho de que no se ha de dar tanto peso a un elemento con en la vida de aquél a quien se dirige el anuncio, sino que debe
perjuicio de los otros, sino que cada uno ha de ser considerado, penetrar la cultura en profundidad hasta las formas de expresión
según su naturaleza y en la debida proporción. y configuración (estructuras e instituciones). "El hombre que hay
Los elementos de la evangelización pueden dividirse en dos que evangelizar no es un ser abstracto, sino un ser sujeto a los
grupos: el de la comunidad cristiana y el de la comunidad de otra problemas sociales y económicos. (...) No se puede disociar el
religión. plan de la creación del plan de la redención que llega hasta
situaciones muy concretas de injusticia a la que hay que combatir
2. Elementos de la comunidad explícitamente cristiana y de justicia que hay que restaurar4.
Estas tres maneras de evangelizar se refieren a la persona o
La Buena Noticia del Reino ha de hacerse ver a través de estos comunidad explícitamente cristiana (comunidad espiritual mani-
elementos: fiesta diría Tillich) y que ofrece un testimonio de vida, de acción y
2.1 Testimonio de palabra.
En primer lugar mediante el testimonio. "Supongamos un 3. Elementos de la comunidad no cristiana
cristiano o un grupo de cristianos que dentro de la comunidad
humana donde viven manifiestan su capacidad de comprensión y Otro grupo de elementos se refiere a la persona o comunidad
de aceptación, su comunidad de vida y de destino con los demás, que no ha dado su adhesión explícita a Cristo, pero vive muchos

2
E N. 21.
5
E N. 22.
' luán Pablo II Discurso en el convenio de estudio en el IVcentenario del comienzo de la 4
E. N 31.
misión del P Mdteo Ricci en China (L'OsservatOre Romano, Octubre 27 de 1982)

151
150
valores que consideramos semillas del Verbo y donde aparece la ñas, sino que en cualquier nación el que le teme y practica la
acción del Espíritu Santo. Se trata de algo original, propio de justicia le es grato" (Hch. 10, 34-35).
ellos. Podemos decir que tienen un rostro escondido del Señor Pedro pertenece a una cultura que le hace difícil ver con
aún por revelar, por hacer explícito, patente. Cuántas sorpresas claridad la dimensión universal del Reino. Cornelio pertenece a
nos ha de deparar aún la realización del Reino. No podemos otra cultura. Cada uno expresa un aspecto original de su propia
presumir de que conocemos ya todas sus características definiti- cultura en la que el Espíritu se hizo presente y lo puede ofrecer al
vas. De los otros pueden llegarnos palabras y hechos reveladores otro. Es un enriquecerse mutuo, una interevangelización. El si-
de aspectos del Reino que nos han sido desconocidos, que aún no guiente gráfico expresa esta verdad.
hemos visto.
La evangelización exige, por tanto, no sólo el testimonio, el
anuncio y la acción transformadora sino también el escuchar al
otro y la apertura a la novedad del Espíritu que nos habla y
desafía desde ese otro y su cultura.
Interpela Interpela
4. Evangelización es interevangelización ' Desafía Desafía
Ilumina Ilumina

El equilibrio en la evangelización se mantiene cuando en la
misma se consideran los tres elementos del primer grupo y los dos
elementos del segundo grupo, esto es, el escuchar al otro y el
abrirse a la novedad del Espíritu que habla desde su cultura, lugar
teológico. En otras palabras, el equilibrio se mantiene si la evan-
gelización es entendida como interevangelización. Esto quiere Hablando en términos más generales, podemos afirmar que
decir que no sólo se desea ofrecer el mensaje evangélico que se hay una relación mutua entre una comunidad que da testimonio y
vive explícitamente sino también se quiere acoger el desafío del anuncia el mensaje vivido en su cultura y otra comunidad en cuya
Espíritu que se nos ofrece en las semillas del Verbo de la otra cultura la presencia del Espíritu se manifiesta en las semillas del
cultura. Hay un mensaje que se da y un mensaje que se recibe. Verbo. Este influjo mutuo se puede expresar así:
Evangelización es interevangelización.
En América Latina se empezó hablando de evangelizar a los MENSAJE OFRECIDO
pobres. Luego se comprendió que esta necesidad entrañaba otra POR UNA COMUNIDAD
no menos importante: Dejarse evangelizar por los pobres. CRISTIANA
El esfuerzo misionero estaba dirigido, en un tiempo, hacia la
evangelización de los pueblos de otras religiones. Ahora se reco- Purifica
Enriquece
noce que hay que dejarse desafiar y enriquecer de los valores de Desafía Eleva
aquellas religiones que como semillas del Verbo reflejan un rayo Ilumina Dilata
de aquella verdad que ilumina a todo hombre.
El ejemplo clásico lo encontramos en los Hechos de los CULTURA NO
apóstoles cuando Pedro encuentra a Cornelio. Pedro ofrece a EXPLÍCITAMENTE
Cornelio la buena noticia del Evangelio. Pero Cornelio ofrece a CRISTIANA
Pedro la buena noticia de que "Dios no hace acepción de perso-

152 153
presentes. Algunos revisten tal importancia que se tiene la tenden-
5. Los cuatro polos de la evangelización cia a identificarlos simplemente con la evangelización (...) Ningu-
La evangelización, entendida como interevangelización, debe na definición parcial y fragmentaria refleja la calidad rica, com-
mantener un equilibrio entre sus elementos. Estos pueden agru- pleja y dinámica que comporta la evangelización, si no es con el
parse en cuatro polos y pueden representarse gráficamente así: riesgo de empobrecerla e incluso mutilarla. Resulta imposible
comprenderla si no se trata de abarcar de golpe todos sus elemen-
tos esenciales"5.
ACCIÓN LATENTE MENSAJE EVANGÉLICO
DEL ESPÍRITU PATENTE
6. El desequilibrio en la evangelización

El empobrecimiento o mutilación anotados equivalen a cuan-
to podemos llamar el desequilibrio en la evangelización. Este
desequilibrio se debe a la exclusión o poca consideración de
alguno de los cuatro polos o la absolutización de alguno con daño
de los restantes. Así pues, el desequilibrio puede generarse sea por
defecto, sea por exceso.

6.1 Por defecto de A:
Tu cultura no nos interesa
LSL evangelización no toma en consideración la cultura del
pueblo al que se dirige. Esta desatención puede causar la destruc-
ción o el empobrecimiento de esa cultura o su lógico rechazo de
la evangelización.
Un ejemplo clásico de este desequilibrio fue la disposición
sobre los ritos chinos. Trescientos mil cristianos chinos fueron
Por una parte, hay una cultura (A) en la que el Espíritu actúa obligados a cambiar una costumbre secular en la que no veían
dando forma a la semillas del Verbo (B). nada de malo. Se sintieron profundamente heridos; vieron des-
Por otra parte, hay otra cultura (C) en la que el mensaje pedazadas sus tradiciones más queridas; se volvieron objeto de
evangélico se vive, se testimonia y se anuncia explícitamente (D). persecución de los demás. El resultado deeste desequilibrio fue la
Entre estas dos culturas tiene lugar el proceso de interevange- destrucción de la evangelización en China.
lización que no es fruto silvestre que brota desde abajo, del simple
esfuerzo humano, sino que entraña la acción del Espíritu. 6.2 Por exceso de A:
Esta interevangelización se mantiene en equilibrio cuando los Tu cultura es sagrada e inmutable
polos A-B-C-D son considerados según la naturaleza de cada
uno. De no ser así se genera un desequilibrio. Por eso, conviene La cultura es considerada como una realidad intocable y tan
evocar las palabras de la "Evangelii Nutiandi" que se referían importante en su grado de desarrollo actual que toda purifica-
más que todo a los polos C y D porque en nuestro caso, las ción o transformación es un abuso y un sacrilegio.
consideramos válidas para todos los cuatro polos: Este exceso se hacía presente en algunas visiones antropo-
"En la acción evangelizadora de la Iglesia entran a formar 5
E. N. 17.
parte ciertamente algunos elementos y aspectos que hay que tener
155
154
lógicas de la evangelización que consideraban la cultura como que se considere en sentido estrecho o menos, desaparece. Se
objeto de vitrina, una porcelana preciosa intocable, no obstante puede llegar a concebir un doble plano de salvación: Uno para los
los desvalores de la misma. A este desequilibrio se refiere el do- pueblos cristianos y otro para los que siguen otras religiones. Es
cumento de Puebla cuando dice: "La Iglesia, al proponer la una conclusión difícilmente sostenible a nivel teológico. (Cfr.
Buena Nueva, denuncia y corrige la presencia del pecado en las Hch.4, 12).
culturas; purifica y exorciza los desvalores. Establece, por con-
siguiente, una crítica de las culturas. Ya que el reverso del anun- Este desequilibrio lleva a lo que San Pablo, con una expresión
cio del Reino de Dios es la crítica de las idolatrías, esto es, de los muy fuerte califica como "desvirtuar la cruz de Cristo" (1 Cor 1,
valores erigidos en ídolos o de aquellos valores que, sin serlo, 17). Toda cultura ha de pasar por el crisol purificador de la cruz.
una cultura asume como absolutos" 6 . Toda cultura ha de realizar en sí misma la Pascua, el paso conti-
nuo de la muerte a la vida. Por ello, ninguna cultura puede
Por lo cual, no puede verse como un atropello la evangeli- considerarse plenitud del Reino en la tierra, árbol crecido antici-
zación que invita a abandonar falsas concepciones de Dios, con- padamente.
ductas antinaturales y aberrantes manipulaciones del hombre
por el hombre 7 . 6.5 Por defecto de C:
El uso deficiente de mi cultura
6.3 Por defecto de B: Este desequilibrio proviene del modo deficiente como se utili-
Dios no habla desde tu cultura zan los recursos de la propia cultura para comunicar el mensaje.
El desequilibrio se genera por no considerarse en absoluto la Tanto el testimonio como el anuncio pueden encontrar fuertes
acción del Espíritu en la otra cultura. Por tanto, no se ven los interferencias.
valores auténticos como semillas del Verbo. La cultura no es con- Una de las más obvias es el lenguaje y los demás símbolos de
siderada un lugar teológico. la propia cultura. Su uso puede dar la impresión de considerar
Este hecho se puede percibir en algunas expresiones con las importante algo que es sólo marginal, o viceversa; o puede utili-
que en un tiempo se hacía referencia a los pueblos de otras re- zarse a un nivel de abstracción o elaboración tal que no es
ligiones: "Pueblos paganos sumergidos en las tinieblas del pe- comprendido.
cado y del error; prisioneros de las pasiones ciegas, bajo la dura Otra dificultad surge cuando el marco de referencia de quien
esclavitud de Satanás". se comunica es muy diverso de aquél a quién se dirige. Si no llega a
6.4 Por exceso de B: un marco común, las perspectivas y significados cambian con el
Tu cultura es la plenitud del Reino daño consiguiente para la evangelización8.

El Reino se puede ver en las culturas de los pueblos. Es como 6.6 Por exceso de C:
la pequeña semilla llamada a ser un grande árbol pero que aún no El Evangelio se identifica con mi cultura
lo es. Es una semilla que se ha de cultivar, esto es, desafiar, Dado que el evangelizador ha sido evangelizado dentro de su
iluminar y vivificar el Evangelio. cultura, puede llegar a identificar los valores del Evangelio con
En este desequilibrio se confunde la semilla con el árbol ya ciertas expresiones propias de su cultura. No teniendo clara la
crecido. La novedad del Evangelio inaugurada en la Pascua de distinción entre Evangelio y cultura, cuando comunica el Evan-
Cristo, no añade nada a la cultura. La mediación de Cristo, sea

6 8
Puebla, 405. Al respecto puede consultarse la obra: Kraft, Charles, Christiamty in Culture, Orbis
7 Books, Maryknoll, New York, 1979, pp. 150-155.
Puebla, 406.

156 157
gelio presenta —y hasta impone— algunos elementos de su cultu-
6.8 Por defecto de A-B y exceso de C-D:
ra como elementos del Evangelio.
Todo el bien lo poseo yo, pero te doy desde mi riqueza
Esta ilícita identificación era percibida con mayor claridad
fuera de la cristiandad occidental cuando ésta se abría a la evange- Cuánto Pablo Freiré solía llamar pedagogía bancaria, se
lización. Decía un escritor de China: "La dificultad más grande puede aplicar a este desequilibrio en la evangelización.
que el cristianismo encuentra y continuará a encontrar es la En este tipo de evangelización hay dos protagonistas aunque
interpretación occidental de sus enseñanzas. Cristo era asiático y en realidad parece que hay sólo uno. Está el que evangeliza y el
expresó muchos de sus preceptos en forma tal que eran fácilmente que es evangelizado. El primero da, el segundo recibe. El primero
comprendidos por los asiáticos. Pero los misioneros que nos sabe, el segundo no sabe nada. Aquél deposita los bienes del
trajeron el mensaje vinieron de occidente, vieron los conceptos Evangelio y éste, que está vacío, se enriquece con los bienes de-
cristianos con ojos occidentales e introdujeron formas de culto de positados por el evangelizador. La evangelización procede en
tradición europea. Este obstáculo se superará cuando los cristia- una sola dirección: de arriba hacia abajo; de la verdad hacia la
nos chinos se empapen totalmente del Espíritu del Evangelio que ignorancia; de la luz hacia la oscuridad; de la riqueza hacia la
lo puedan interpretar como chinos para los chinos" 9 . miseria.
6.9 Por defecto de C-D y exceso de A-B:
6.7 Por exceso de D: Todo el bien está de tu lado. Sólo me queda el poderte admirar
La luz del Evangelio es propiedad privada
El evangelizador percibe la otra cultura en forma tan entu-
Aunque se tiene clara conciencia de la distinción entre cultura siasmante que la absolutiza. Le parece perfecta y, por ende, no ve
y Evangelio, se presenta el Evangeliocomo luz que iluminaexclusi- ninguna necesidad de ofrecer la novedad del Evangelio.
vamente la propia cultura. El hecho de que el Evangelio sea una
luz para toda cultura, queda en la sombra. Se acentúa la particu- 6.10 Por defecto de A-C y exceso de B-D:
laridad pero se olvida la universalidad. Se considera la incultura- Ante todo el espíritu, luego, si se puede, la cultura
ción del Evangelio como propiedad privada de la propia cultura. Un espiritualísmo exagerado puede llevar a la actuación de
Una conexión tan particular y estrecha sólo se justifica en una evangelización en la que la realidad cultural en sus aspectos
relación con algunos aspectos de la cultura hebrea donde tuvo psicológicos y sociales queda totalmente en la sombra.
lugar la encarnación del Hijo y con algunos otros elementos muy La Buena Noticia, que es respuesta de Dios a los interrogan-
esenciales en la tradición. Dice al respecto Juan Pablo II que tes profundos del hombre y de la historia, se convierte en simple
"el mensaje evangélico no se puede aislar pura y simplemente de la doctrina espiritual. La evangelización es vista como una realidad
cultura en la que se insertó en un principio (el universo bíblico y, trascendente pero no como una realidad histórica.
más concretamente, el ambiente cultural en que vivió Jesús de
Nazaret)"10. Pero esta exclusividad no se puede extender así no 6.11 Por defecto de B-D y exceso de A-C:
más a la cultura del evangelizador. Ante todo la cultura, luego, si se p¿iede, el Espíritu
Este desequilibrio acontece cuando la promoción de la cultu-
ra no se deja iluminar suficientemente por la novedad del
Evangelio.
Suelen usarse términos como sociologismo u horizontalismo
' Buttunni, G., La fine de/le Missioni in Ciña nelT anahsi di P. Paolo Manna, Ed. EMI, para indicar este desequilibrio. Aunque hay un claro esfuerzo por
Bologna, 1979,, p. 112. promover los valores del Reino, se deja en la sombra el anuncio
10
Catechesi Tradendae, 53.
del significado último y evangélico de esa promoción. El inter-
158
159
cambio cultural y el esfuerzo social no dan espacio al intercambio sido presentado sólo por uno, los demás lo consideran muy
de la experiencia de fe y a la proclamación explícita del Evangelio. revelador.
Este desequilibrio, sin embargo, no debe confundirse con una C. Sobre estos hechos significativos, el grupo determina:
metodología que opte por comenzar con una promoción social a) Los valores y desvalores manifestados en los hechos
para llegar a obtener una respuesta de fe más madura y en un b) Las actitudes de vida que subyacen a los hechos.
contexto humano más favorable a la invitación del Evangelio. c) Las medidas pastorales que habrían de adoptarse en estos
casos.
2.2 Sobres con tiras11
V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
Explicación
1. Actividad personal La dinámica quiere hacer énfasis en la necesidad de conside-
rar todos los polos, como se indicó en la unidad.
/. / ¿Qué relación puedes captar entre la narración inicial y
Objetivo
el contenido de la unidad?
Comprender que la evangelización requiere apertura a la
1.2 ¿Qué formas de equilibrio o de desequilibrio de la evan- riqueza de los otros pueblos. Evangelizar es interevangelizar.
gelización has experimentado en tu vida, activa o pasivamente? Procedimiento
¿Puedes narrar algún hecho concreto?
A. El coordinador prepara tantas tiras cuantos grupos hay,
/. 3 ¿Qué formas de desequilibrio descubres hoy en tu iglesia con la frase siguiente, escrita por partes, así:
local?
-t— *
1.4 ¿En qué medida la unidad ilumina algún aspecto de tu La evangeli- \\ mutua \ de cuanto en cada
actividad y de tu vida cristiana? zación es \ revelación , Dios ha hecho 1
1
pueblo
\ 1
2. Actividad grupal
e invitación ,
por el camino
al seguimiento •*
2.1 Hechos de vida apostólica \ de Cristo
del Evangelio
s
Explicación
La dinámica contribuye a formarse un juicio crítico y sereno Luego se parten procurando que los bordes tengan formas
sobre la evangelización. diversas, como se indica con la línea punteada. Cada tira puede
ser cortada de diversas maneras. Se puede colorear cada tira con
Objetivo colores distintos, así que sea un poco más difícil encontrar la
Profundizar en los equilibrios y desequilibrios de la propia tira a que pertenece.
tarea apostólica.
Los pedazos de todas las tiras se mezclan entre sí y se echan
Procedimiento seis pedazos (que no sean, claro está, de la misma tira) en cada
A. Cada participante del grupo procura recordar un hecho sobre, según el número de grupos.
de su vida apostólica (o de la vida de otros pero que conoció B. El grupo recibe su sobre y debe armar una tira a partir de
personalmente) que refleje equilibrio o algún desequilibrio en la alguno de los pedazos.
evangelización. Lo presenta al grupo.
B. El grupo escoge los hechos más significativos. Son signi-
L.,p.
ficativos porque: O fueron presentados por muchos; o habiendo
161
160
Algunos argumentos para el grupo fiscal12:
(Nota: Normalmente, al comienzo el grupo se centra en sus
propios pedazos. Luego empieza a abrirse a los otros grupos). En Mozambique, durante el colonialismo, hubiéramos podi-
do llamar a juicio a muchos obispos y a muchos misioneros.
C. Finalmente, se identifica el mensaje y el coordinador Durante siglos los misioneros difundieron noticias de atroci-
explica el objetivo de la dinámica. Cada persona puede ofrecer sus dades que habrían sido cometidas por los pueblos africanos.
intuiciones sobre la realidad que vivió. Empujados por instintos neuróticos, los misioneros destruye-
ron la entera filosofía de la vida de un pueblo.
2.3 Proceso a la acción misionera evangelizadora Pensemos en los efectos tan destructores que se produjeron en
Explicación el equilibrio demográfico y económico de la sociedad africa-
Las misiones han sufrido justos e injustos ataques. Tomar na, cuando la poligamia fue declarada un pecado.
conciencia de ellos es provechoso para saber dar una respuesta En lugar de la Biblia, los misioneros nos transmitieron la
aclaratoria, si es el caso. Se requiere un grupo maduro y sereno. Suma Teológica. En sus escuelas nos hemos transformado
en minieuropeos.
Objetivo
En lugar de pedir hospitalidad en la casa de las religiones
Reflexionar sobre los argumentos en pro y en contra de la
africanas, el cristianismo, en su arrogancia, expulsó a los
acción misionera. habitantes de la casa. Los misioneros, una verdadera raza de
Procedimiento iconoclastas, destruyeron las religiones africanas.
El grupo se divide en tres partes:
Algunos argumentos para la defensa:
A. La parte que hace de juez. Sus funciones son:
Coordinar la discusión de las dos partes en conflicto. Las modestas escuelas de aldea de las misiones, dieron co-
Formarse criterios de juicio, mediante el análisis y profundi- mienzo a un movimiento que no fue posible detener: el desper-
zación de los problemas, de los motivos escondidos o patentes, tar de África. Casi todos los jefes políticos que llevaron sus
etc. Puede hacer preguntas aclaratorias con este fin. países a la independencia pasaron por la escuela de la misión.
No debe dar una sentencia condenatoria ni de uno ni de otro. Durante años y años, casi todos los misioneros eran, al mismo
Debe presentar una aclaración sobre cuanto vio de oscuro en las tiempo, enfermeros y médicos.
dos partes del conflicto y los interrogantes que quedan por res- Es simplemente imposible elencar todo lo que los misioneros
ponder. hicieron en favor de la investigación científica en África.
El mensaje misionero tuvo prácticamente una profunda efica-
B. La parte que hace de fiscal. Su cometido es reforzar la cia revolucionaria y sin este fermento, el África de hoy no sería
acusación hecha a las misiones con los diversos argumentos una realidad.
presentados y otros que se le ocurran. Debe mantenerse en un Tenemos hoy un clero africano que no es en nada inferior a los
nivel de seriedad. misioneros extranjeros.
Todo el grupo prepara sus razones y las presenta mediante Donde un sacerdote o un pastor anuncia la palabra de Dios,
uno de sus miembros o según el que considere más oportuno. ahí está su amor, su patria, su iglesia (...) El cristianismo ha de
Puede pedir tiempo para preparar una objeción o una res- ayudarnos a superar' la mentalidad tribal (Nyerere).
puesta cuando sea el caso.
C. La parte que hace de defensor. Su tarea es asimilar los 12
motivos para la defensa; encontrar otros y reforzarlos en manera Los argumentos para los dos grupos han sido tomados de: Bühlmann, W., Proceso ad
Addis Abeba, 1980, Ed. EMI, Bologna, 1977. El libro se refiere únicamente a la problemáti-
tal que sea convincente y objetivo. Puede pedir tiempo para ca africana.
preparar alguna respuesta, cuando sea el caso.
163
162
DECIMA SEGUNDA UNIDAD III. VER PARA COMPRENDER

Ver en Jesús el misionero "Desde la experiencia de Dios"

"El misionero era visto como el hombre entregado a los
del Padre demás; ocupado más de la cuenta; persona de acción, más que de
oración. En realidad, él estaba obligado a hacer de todo: evangeh-
Hacia la misión ad gentes zación, cuidado de los enfermos, construcciones, mecánica, etc.
Diversos budistas en el Laos me hicieron notar esto. Los cristia-
nos estaban muy contentos por este detalle.
En Asia, es verdad, la iglesia se presenta ante los no cristianos
como una organización filantrópica, más que como una religión
centrada en la experiencia de Dios como el hinduísmo, o en la
búsqueda de la liberación perfecta como el budismo.
Por una parte, estamos contentos de que se capte un aspecto
esencial de la misión, esto es, el amor práctico hacia los otros.
I. El Reino que está en medio de nosotros requiere la evan- Pero, por otra parte, la percepción de los no cristianos revela un
gehzación para que sea visto y acogido explícitamente. A su vez, vacío en la actividad misionera que debería hacer ver también la
la evangehzación exige la misión universal como quiera que el relación con Dios y no sólo la dedicación al prójimo.
Reino está destinado a todos los pueblos, en todos los tiempos. De hecho, la experiencia de la oración no está ausente de la
Para captar la realidad de la misión universal es necesario ver en vida del misionero. De cuanto me resulta, la mayoría de las voca-
Cristo, enviado del Padre, el misionero por antonomasia. ciones misioneras echa sus raíces en una experiencia de Dios, en
un diálogo con El, en una mirada percibida y reconocida. Una
atracción romántica por lo exótico o un simple movimiento
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS altruista no pueden ser suficientes para suscitar un don total de sí.
Al concluir la unidad, cada participante estará en capacidad No se dona una vida sin haber sido interpelados por Aquél que
de: nos da todo (...) La gran mayoría de los misioneros encuentra en
la oración apoyo e inspiración.
A. Presentar la misión como una fuerza de crecimiento y de
movimiento de caridad. En Asia, he notado, que en los últimos años ha tenido lugar
un descubrimiento de la oración. El contacto con las religiones no
B. Relacionar el término misión con su equivalente en el cristianas ha empujado misioneros y comunidades cristianas a
Nuevo Testamento. dar más tiempo a la oración, a descubrir la meditación en sus
C. Comprender la realidad de Jesús como enviado del Pa- múltiples formas, a encontrar modos de silencio y de contempla-
dre. ción. Surgieron centros de oración según la tradición occidental y
oriental, como los Zen en Japón y los ashram en India" 1 .
D. Captar la íntima unidad que hay entre Cristo enviado y
el Padre que envía.
E. Identificar en el Evangelio de Juan, los testigos de Jesús 1
Zago, Marcello, "Com'é cambiata la missione negh ultimi 20 anm", en Mondo e
como enviado del Padre. Missione, ottobre 1981, pp 533-534.

164 165
IV. COMPRENDER PARA VER
Si la evangelización está al servicio del Reino, la misión está al
servicio de la evangelización como fuerza de crecimiento y de
1. Una fuerza de crecimiento y de movimiento movimiento.
¿A qué es semejante el Reino de Dios? ¿A qué lo compararé?
2. Significado de la misión
Es semejante a un grano de mostaza que tomó un hombre y lo
puso en su jardín y creció hasta hacerse árbol, y las aves del cielo La palabra misión no existe en el Nuevo Testamento. Pero si
anidaron en sus ramas. (Le. 13, 18-19). descubrimos su significado, entonces nos pondrá de frente a un
Esta parábola nos ha servido para expresar la realidad del amplio horizonte.
Reino que está en medio de nosotros. Es a veces como una Misión significa envío. La palabra envío indica lo que está al
pequeña semilla que tiene necesidad del servicio de la evangeliza- origen de un movimiento. Alguien se pone en movimiento por-
ción para que pueda ser vista y para invitar a todo hombre a vivir que es enviado. Un enviado, claro está, evoca de inmediato la
y actuar según el evangelio del Reino. figura de quien envía.
Pues bien, la misma parábola nos abre a otro aspecto impor- Así pues, la palabra misión, expresa una doble realidad:
tante y central: la misión universal. a) El envío, esto es, el acto del emitente con el cual se genera el
La semilla está destinada a ser árbol y éste ha de crecer a tal movimiento del enviado.
punto que todas las aves puedan anidar en sus ramas, sea las b) El movimiento del enviado como consecuencia del envío.
grandes aves como los más pequeños pajaritos; sea las aves de Cuando se habla de misión por lo general se quiere indicar
colores hermosos como las que no ofrecen ninguna variedad. El más la segunda realidad que la primera. Pero las dos son necesa-
árbol crece para todos, sin excepción. El Reino de Dios está rias y están intrínsecamente unidas. Por ello, cuando se habla de
destinado a todos los hombres, sin exclusión. misión hay que considerar esta doble realidad. En toda misión
La pequeña semilla, pues, tiene una fuerza de crecimiento, de hay uno que envía y uno que es enviado; el primero genera el
expansión, de apertura universal. Ella ha de crecer al punto de movimiento y el segundo lo continúa. En el Nuevo Testamento, la
poder acoger a los pajaritos más pobres, más inermes, más lejanos. misión se hace presente en los términos de esta doble realidad el
Su apertura universal no permite fronteras, no acepta ence- que envía y el que es enviado. Se trata de términos exclusivos
rramientos, no favorece marginaciones ni acepción de personas. como quiera que su significado no aparece en el Antiguo Testa-
La parábola se acerca a la otra del gran banquete al cual mento ni en el mundo greco-clásico. Son característicos del Nue-
fueron invitados los andrajosos y los vagabundos, los publícanos vo Testamento.
y los pecadores2.
La evangelización, humilde instrumento del Reino, no puede
no tener la misma tensión y la misma dimensión universal del 3. Del Mitente al Enviado
Reino. También la evangelización necesita una fuerza de creci- El Nuevo Testamento nos introduce en la vida y personalidad
miento que la adecúe al crecimiento del Reino. Esta fuerza de de Cristo. Especialmente los Evangelios nos quieren ofrecer una
crecimiento es la misión. respuesta a la pregunta que tantos se formulaban: ¿Quién es este
Es un movimiento continuo de caridad más allá de las fronte- hombre llamado Jesús?
ras, para alcanzar con el Evangelio a todo el hombre y a todos los El mismo Jesús invitaba a los discípulos a dar una respuesta.
hombres, de todos los pueblos y en todos los tiempos. "Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?". Simón Pedro contestó:
"Tú eres el Cristo, el hijo de Dios vivo" (Mt. 16,16). También el
2 centurión y quienes con él estaban, a la muerte de Jesús decían:
Véase, Dodd, Ch., Le Parabole del Regno, Ed. Paideía Brescia, p. 177.
"Verdaderamente éste era hijo de Dios" (Mt. 27,54).
166
167
Pero no es suficiente afirmar que Jesús es el Hijo de Dios. quiere ir más a fondo en la explicación del envío. Jesús, según él,
Hay que decir que es el Hijo de Dios que aceptó ser enviado por el es enviado a partir de su experiencia eterna de amor y comunión
Padre. El Hijo de Dios podría haber existido desde toda la con el Padre.
eternidad sin ser enviado. Pero sólo pudo ser Jesús de Nazaret,
porque fue enviado. El Verbo se hizo carne porque fue enviado; el 5. Desde la experiencia del Padre
Hijo de Dios se hizo historia porque fue enviado.
A la pregunta "¿Quién es Jesús?" hay que contestar: El La primera vez que Jesús aparece como el enviado —hecha
enviado del Padre; aquél que superando las fronteras de la divi- excepción del prólogo— es en el diálogo con Nicodemo (Jn. 3,
nidad (Fil. 2,6-8), de la gloria que de suyo le pertenecía (Jn. 17,5), 2). Decía el magistrado judío: "Rabbí, sabemos que has venido
tomó la condición de siervo obediente hasta la cruz. de Dios como maestro, porque nadie puede realizar las señales
que tú realizas si Dios no está con él. (Jn. 3, 2). La afirmación de
4. El enviado3 y los Evangelios Nicodemo no es muy ortodoxa. Para él, "venir de Dios" quiere
decir ser un hombre que cuenta con la aprobación de Dios. Por
Los evangelios sinópticos y el evangelio de Juan se refieren a tanto, Jesús lo corrige elevando el diálogo a un nivel superior:
Jesús como al enviado del Padre. Pero hay una diversidad en los "Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del
acentos. hombre" (Jn. 3, 13). De esta manera, Jesús explica a Nicodemo
Los evangelios de Marcos y Mateo prefieren presentar a qué quiere decir enviado y cuál es su procedencia. Más adelante le
Jesús más como emitente que como enviado. dirá abiertamente: "Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo
El evangelio de Lucas (4,18; 4,43; 10, 16; 14,16; 20, 10) y el de único" (Jn. 3, 16). El enviado, pues, procede de Dios y más
Juan (17, 18; 17, 23) ponen de manifiesto la personalidad de Jesús exactamente, del amor de Dios*.
como enviado. Sin embargo, cada uno tiene sus particularidades. Jesús no es como otros enviados que no tuvieron la experien-
Lucas hace comenzar su relato, como él dice, a partir de "las cia directa de Dios; que hablaban de cuanto habían escuchado
cosas que se han verificado entre nosotros, tal como nos las han (Ex. 33, 19; 34, 6) porque no podían ver el rostro de Dios (Ex. 33,
trasmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y 18-23). "A Dios nadie le ha visto jamás: el Hijo único, que está en
servidores de la Palabra" (Le. 1, 1-2). Se trata de un comienzo en el seno del Padre, él lo ha contado (Jn. 1, 18). Jesús puede decir
un punto de la historia atestiguado por varios. Por eso, su evan- como ningún otro: "Sé de dónde he venido" (Jn 8, 14) y además:
gelio empieza con el nacimiento de un niño gracias a una acción "Yo le conozco porque vengo de él y él es el que me ha enviado"
extraordinaria de Dios. Juan, en cambio, comienza su Evangelio a (Jn. 7, 29).
partir de la preexistencia del Hijo, cuando la Palabra estaba en Se trata de un conocimiento especial que proviene de una
Dios(Jn 1,1). unión vital (Jn. 6, 57) propia del Padre y del Hijo. Es una unión
Uno y otro se remontan al Padre pero, evidentemente, Juan tan profunda que hace al enviado semejante al que lo envía, así
que el enviado es un consagrado, por excelencia (Jn. 10, 36)5.
' "Enviado" es una forma pasiva que indica dependencia de alguien que envía. Juan Esta unión, que es una consagración para el envío, tiene lugar
utiliza 47 veces esta expresión —sin contar las correlativas— para expresar la realidad de por medio del Espíritu que se manifestó cuando descendió sobre
Jesús. Hay una diferencia esencial entre la dependencia de este enviado y la de otros Jesús (Jn. 1, 32).
enviados. Juan suele expresar esta diferencia por medio de preposiciones específicas que
matizan el tipo de procedencia: PARA TOU THEOU; APO TOU THEOU; EX TOU
THEOU. PARA tiene el significado de "junto a" o también "de parte de". Suele ser usada 4
Véase a este respecto: Brown, R., El evangelio según Juan, Ed. Cristiandad, Madrid 1978,
para indicar el envío de los profetas, de Juan Bautista, etc. APO indica una causa y se pp. 334-335.
traduce como "de lo alto de"; "a partir de"; "a causa de". EX es una preposición que 5
La consagración efectuada por el Espíritu, que bajó y quedó sobre Jesús (Jn. 1, 32)
indica procedencia, extracción, origen. En Juan 16, 28 se lee: EX TOU PATROS que
estaba en función de la misión. Véase Mateos, J., Barreto, J., El Evangelio de Juan, Ed.
indica (salí) de junto del Padre. El significado es que tiene origen en el ser del Padre. En
Cristiandad, Madrid, 1979, p. 483.
este sentido sólo se aplica a Jesús.

169
168
Esta unión en el Espíritu entraña una comunión en el querer y eso, él aduce este otro testigo. "Las obras que yo hago en nombre
en el obrar (Jn. 5, 19-20; 8, 16; 10, 15; 12,44-45) tan estrecha que de mi Padre son las que dan testimonio de mí" (Jn. 10, 25).
quien conoce al enviado conoce también a aquél que lo envía (Jn. ¿Qué significado tienen estas obras? La palabra indica una
14, 7). doble realidad: Por un lado, todo el ministerio de Jesús es una
El amor del emitente sólo se conoce en el amor del Hijo (Jn. obra: "Yo te he glorificado en la tierra, llevando a cabo la obra
15, 9) en el cual el Hijo quiere permanecer (Jn. 15, 10). Por eso, que me encomendaste realizar" (Jn. 17, 4). Por otro lado, las
Jesús puede decir: "El que me ve a mí, ve a Aquél que me ha obras son los milagros. Este tipo de obras no son expresión de
enviado" (Jn. 12, 45). poder o simples pruebas exteriores de cuanto dice. Ellas tienen
una función simbólica así que mediante ellas se pone en evidencia
6. Testigos del Enviado la presencia de Dios en Cristo, el enviado del Padre: "Las obras
El esfuerzo de Jesús consistía en hacerse reconocer y aceptar que el Padre me ha encomendado llevar a cabo, las mismas obras
como el enviado del Padre. La tarea no era tan fácil. A veces le que realizo, dan testimonio de mí, de que el Padre me ha envia-
provocaba gritar esta verdad, para ser escuchado: "Jesús gritó y do" (Jn. 5, 36).
dijo: "El que cree en mí, no cree en mí, sino en aquél que me ha En Jerusalén estaba un hombre paralítico junto a la piscina
enviado" (Jn. 12, 44). llamada Betesda. Jesús le vio y luego de un breve diálogo le dijo:
Para lograr su objetivo, Jesús aduce diversos testigos que "Levántate, toma tu camilla y anda" (Jn. 5, 8). Pero era sábado
aseguran que él es el enviado del Padre. aquél día así que los judíos empezaron a perseguir a Jesús y
querían matarlo no solo por violar el sábado sino por hacerse
6.1 Las palabras igual a Dios (Jn. 5, 17-18). Jesús los encontró y les explicó que
Un primer testigo son sus mismas palabras. En realidad no cuanto hacía no era cosa suya sino la voluntad del Padre que lo ha
son palabras suyas puesto que él es un enviado. "Yo no he enviado. (Cfr. Jn. 5, 19-30).
hablado por mi cuenta, sino que el Padre que me ha enviado me Cuando Jesús encontró al ciego de nacimiento "escupió en
ha mandado lo que tengo que decir y hablar" (Jn. 12, 49). "Por tierra, hizo barro con la saliva y untó con el barro los ojos del
eso, lo que yo hablo lo hablo como el Padre me lo ha dicho a mí" ciego y le dijo: "Vete, lávate en la piscina de Siloé (que quiere
(Jn. 12, 50). decir Enviado)". El fue, se lavó y volvió ya viendo" (Jn. 9, 6-7).
Esta no era una verdad fácilmente aceptable. Los judíos La piscina se convirtió en el símbolo del enviado del Padre
sorprendidos se decían: ¿Cómo entiende de letras sin haber estu- que da la verdadera luz. Como obtiene por medio del agua de la
diado? Jesús les respondió: "Mi doctrina no es mía, sino del que piscina de Siloé (= enviado) la luz de los ojos, así la fe pone a su
me ha enviado" (Jn. 7, 16). Y añadió: "El que habla por su cuenta alcance la luz de la revelación7. Es interesante notar cómo el
busca su propia gloria; pero el que busca la gloria del que lo ha sanado habla primero de "ese hombre que se llama Jesús" (Jn. 9,
enviado, ese es veraz; y no hay impostura en él (Jn. 7, 18). 11), luego dice que es un profeta (Jn. 9, 17), posteriormente
afirma que es un enviado de Dios (Jn. 9, 33) y finalmente hace un
6.2 Las obras acto de fe: "Creo, Señor" (Jn. 9,38). Ahora la visión está comple-
Otro testigo de su condición de enviado son las obras 6 . ta porque el ciego ha reconocido y acogido al enviado del Padre.
Muchos no aceptaban el testimonio de las palabras de Jesús. Por
7
* Entre las palabras y las obras hay una estrecha relación que puede verse en la forma De igual forma que el agua "de las purificaciones de los judíos" es convertida en vino, y
como Juan combina milagros y palabras. Después de un milagro, sigue, por lo general, un el agua del pozo de Jacob es remplazada por el agua viva que Cristo da, así también el
discurso interpretativo. Esta forma de combinación parece tener el influjo del Antiguo agua de la piscina sólo ilumina si es el verdadero "Siloé", el Enviado, el Hijo que el Padre
Testamento y, en especial, del libro del Éxodo. Por ejemplo, el paso del mar Rojo ef envió". (Dodd, C.H., Interpretación del cuarto evangelio, Ed. Cristiandad, Madrid, 1978,
seguido por un cántico alusivo (Ex. 15). p. 357).

170 171
El milagro sirvió para que se diera un testimonio del enviado del 1.2 ¿Qué relación puedes evidenciar entre la narración ini-
Padre. cial y algún aspecto de tu vida?
1.3 Narra una experiencia personal en que te hayas sentido
6.3 El Padre enviado a una misión (de cualquier tipo sea) y compara este envío
Otro testigo del enviado es el Padre. con el de Cristo, enviado del Padre.
Las obras manifiestan la verdad del enviado pero se necesita
aún un testimonio mayor. Como en los procesos judíos, también 2. Actividad grupal
en la vida de Jesús es muy importante el valor de los testigos que Explicación
han de ser por lo menos dos. Así responde Jesús a los fariseos:
La dinámica favorece la reflexión sobre la misión.
"Aunque yo dé testimonio de mí mismo, mi testimonio vale,
porque sé de dónde he venido y a dónde voy. (...) y si juzgo mi Objetivo
juicio es verdadero, porque no estoy yo solo sino yo y el que me Relacionar con la misión, otras realidades que la misma
ha enviado. Y en vuestra ley está escrito que el testimonio de dos evoca.
personas es válido. Yo soy el que doy testimonio de mí, y también Procedimiento
el que me ha enviado, el Padre, da testimonio de mí (Jn. 8, 14. A. Cada participante escribe en el centro de una hoja la
16-18). palabra misión. Luego escribe, en torno a este central, los térmi-
Este testimonio del Padre puede ser una teofanía especial nos que, en forma espontánea, le vengan a la mente, relacionados
como la que presentan los sinópticos en el bautismo de Jesús, o con el tema misión. Estos términos se escriben imitando la forma
un testimonio interno en el corazón de los hombres (Jn. 5,38) que de una estrella, así:
se hace potente en la fe: "Quien cree en el Hijo de Dios, tiene el
testimonio en sí mismo" (1 Jn. 15, 10)8.
El testimonio que el Padre da del Hijo denota la profunda
comunión que hay entre el Padre y el Hijo enviado. Tal es la
realidad de Jesús como enviado. Es un enviado en comunión
total con aquél que lo envía. De esta comunión, cuya dimensión
\l/ MISIÓN
es eterna, según lo da a entender Juan en su prólogo, brota la
misión, la realidad del envío, sea del Hijo como de cualquier otro / | \
a quien el Hijo quiera enviar.
B. Cada participante presenta sus términos relacionados
con la misión. Los demás tienen presente cuáles son más signifi-
V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO cativos y cuáles están fuera del tema.
1. Actividad personal C. Entre todos se escogen los términos más importantes y
se determinan las relaciones entre sí y con el tema central.
1.1 ¿Qué relación puedes descubrir entre la narración ini- El resultado escrito es una descripción de la misión como la
cial y el contenido de la unidad? entienden los participantes.

8
Casi todos los comentaristas modernos se inclinan hacia la segunda interpretación
Véase, Brown, R., o.c. p. 439.

172 173
III. VER PARA COMPRENDER
DECIMA TERCERA UNIDAD
"Que los jóvenes no se contaminen"
Ver la amplitud "En la región vecina, después, de dos años de prohibición
de la misión del Enviado total, finalmente con un permiso, los sacerdotes y las hermanas
pueden visitar las comunidades cristianas. Estuve allí en días
pasados y era el segundo domingo de la nueva situación. A todos
les parecía un sueño. Hay aún tantos problemas por resolver,
pero da alegría pensar que en el día domingo no habrá misa
concelebrada en la misma ciudad. Los padres, saliendo muy
temprano, van de nuevo a las comunidades más lejanas de donde
habían sido expulsados.
En el centro de educación, que era antiguamente la misión,
no pueden celebrar; la iglesia permanece cerrada para que los
jóvenes no se contaminen.
Pero es tiempo perdido. Son los jóvenes quienes más sienten
la inquietud religiosa. La juventud se organiza, solicita la catc-
I. Ver universalmente era un prerrequísito para compren- quesis y esto sucede sea en el ambiente campesino como en el
der la dimensión universal del Reino. Esta misma dimensión estudiantil.
aparece en la misión de Jesús cuando se considera para quién fue Están surgiendo también las vocaciones. Claro que se presen-
enviado. ta el grave problema de la formación sea cultural como religiosa.
En efecto, los seminarios están todos cerrados y los estudiantes
son propiedad del estado. Pero no será este obstáculo el que
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS cerrará el camino. También en este campo se están buscando
caminos nuevos" 1 .
Al concluir la unidad, cada participante podrá:
A. Explicar la universalidad de la misión de Jesús puesta de
manifiesto en diversos encuentros. IV. COMPRENDER PARA VER
B. Interpretar diversos signos evangélicos como indicado- 1. Carácter universal de la misión de Jesús
res de la misión universal.
C. Discernir entre universalidad cuantitativa y cualitativa. Jesús fue un hombre y ser hombre quiere decir estar arraiga-
do en un pasado que se concreta en una historia, un pueblo, una
D. Captar la universalidad en su aspecto dinámico de pro- familia.
gresiva realización desde abajo. Cuando Felipe encuentra a Natanael, le dice: "Ese del que
E. Identificar las situaciones donde la universalidad exige escribió Miosés en la ley y también los profetas, lo hemos encon-
una ruptura de fronteras.
F. Promover la universalidad a partir de su vida y de su 1
ambiente. "Corrispondenza africana DALCO", en Andaré, 5, 1981, p. 26.

175
174
AMPLITUD DE LA trado: Jesús, el hijo de José, el de Nazaret (Jn. 1, 45). El pueblito
MISIÓN DEL ENVIADO anotado no era nada de extraordinario, al sentir de Natanael:
—gráfico de síntesis— "¿De Nazaret puede haber cosa buena? (Jn. 1, 46).
De todas maneras, Jesús hacía parte de un pueblo, Israel. Al
respecto, se impone una pregunta: ¿Jesús fue enviado a ese
pueblo, Israel, como algo exclusivo, o los horizontes de su envío
eran mayores? ¿Jesús se identificaba sólo con la causa histórica
de su pueblo o ese pueblo era, más bien, el punto de encuentro
con toda la humanidad? El evangelio nos permite contestar que
Jesús no sólo vino con una misión universal sino que se esforzó
para hacer cambiar la estrecha percepción que los judíos tenían
del mesías como alguien con una misión nacional e identificado
con su misma raza.
A Jesús le precedió un enviado especial. El evangelista lo
presenta con estas palabras: "Apareció un hombre de parte de
Dios, su nombre era Juan" (Jn. 1, 16). De este mensajero no se
dice (en el cuarto evangelio) de qué pueblo es, qué descendencia
tiene. Sólo se afirma que es un hombre, luego que es un enviado,
determinando quién lo envía y, finalmente, se dice su nombre.
Esta figura de Juan, introducida genéricamente, sin ninguna
referencia a pueblo o raza sino sólo a la luz frente a las tinieblas,
es como un preludio de cuanto será la amplitud de la misión de
Cristo: "Ser la luz verdadera que ilumina a todo hombre que
viene a este mundo" (Jn. 2, 9)2.

2. Encuentros significativos
Esta voluntad de ser luz para todo hombre se puede poner de
relieve en el triple encuentro de Jesús: con Nicodemo cual repre-
sentante del mundo judío (Jn. 3, 1-21), con la samaritana como
representante de la religión samaritana (Jn. 4, 1-36) y con el
oficial real representante de la gentilidad (Jn. 4, 46-54).
Es una secuencia de encuentros de notable semejanza con
cuanto era el programa misionero de los Hechos: "Seréis mis
testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los
confines de la tierra" (Hechos 1, 8)
Una importancia particular tiene la curación del hijo del
funcionario real. Este funcionario confió en las palabras de
2
Véase Mateos J., Barreto, J., El evangelio de Juan, Ed. Cristiandad Madrid, 1979, p. 60.

176 177
Jesús, el hijo se curó y "creyó él y toda la familia" (Jn. 4,53). Tras
el término familia se ve el cambio de mentalidad que comporta ce como testigos involuntarios de la concurrencia universal de los
esta curación. hombres hacia Cristo. La expresión podría parecer idiomática.
Decimos a veces "todo el mundo" para indicar muchos, con
Para designar esta comunidad del funcionario no se habla de cierta emotividad positiva o negativa. Pero en Juan la expresión
raza o pueblo. El es pagano y hay que recurrir a un término más tiene un sentido preciso y más profundo. Para él, designa todo el
universal como el de familia. género humano al que Dios amó (Jn. 3, 16) y al que Cristo vino a
Este caso del funcionario real tiene un sabor de universalismo salvar (Jn. 3, 17; 4, 42). La muchedumbre que aclama al rey que
que está en sintonía con cuanto hacía el evangelista Juan citando, llega es una anticipación de toda la humanidad unida bajo la
a su manera, a Isaías: "Serán todos enseñados por Dios" (Jn. 6, soberanía de Cristo. "En resumen, la entrada triunfal es un signo
45: Is. 54, 13). La nueva comunidad no tendrá fronteras sino que de la soberanía universal de Cristo como vencedor de la muerte y
estará abierta a todos los hijos de Dios dispersos (Jn. 11, 52) a señor de la vida4.
quienes Jesús atraerá a sí, cuando sea levantado de la tierra. Estos
hijos de Dios dispersos es la humanidad toda llamada a la nueva 3.2 Los griegos se aproximan
alianza con Dios. Es una nueva comunidad cuyo distintivo no
Este sentido universal sigue siendo explicitado por Juan con
será la consaguinidad con Abrahám (Jn. 8, 33-37. 39) sino la
sutil maestría. En efecto, luego de los hechos anteriores y casi
consanguinidad con Dios, habiendo nacido de El (Jn. 1, 13) por
como confirmándolos, un grupo de griegos se acerca a Jesús (Jn.
el Espíritu (Jn. 3, 6)3.
12, 20-21). Las ovejas que no son del recinto de Israel (Jn. 10, 16)
Esta nueva comunidad será posible cuando el templo de comienzan a acercarse, anticipando lo que va a suceder cuando
Jerusalén será sustituido por el templo del cuerpo de Cristo (Jn. Jesús sea levantado en alto. Ellos querían conocer a Jesús y tener
2, 19-21). Entonces la visión de Isaías del templo como casa de una experiencia personal de él. No se dirigieron directamente a
oración para todas las naciones, será una realidad, porque la Jesús sino que interpelaron a Felipe, discípulo de Jesús. Este fue a
salvación de Dios "alcanza hasta los confines de la tierra" (Is. 49, decírselo a Andrés y los dos avisaron a Jesús. Pareciera como si
6). el evangelista quisiese hacer notar la dificultad que encontraron
los discípulos pa.a aceptar la evangelización de los paganos y, al
3. Signos de atracción universal mismo tiempo, cómo esta decisión no fue tomada sino luego de
consultar al Señor.
Juan hace preceder la muerte de Jesús de una serie de afirma- Estos griegos son el fruto que los discípulos tienen que dar, A
ciones que llevan a indicar esa atracción universal debida a su fruto misionero.
sacrificio en la cruz (Jn. 12, 32). Los griegos y la multitud a que hemos aludido, son esa
anticipación y promesa de fecundidad.
3.1 Todo el mundo tras él 3.3 Otros signos de universalidad
Como Caifas, sin quererlo, profetizó sobre la universalidad La universalidad del sacrificio de la cruz quedó consignada
de la muerte de Jesús, así también los fariseos, en malhumorada en el letrero mismo que fue colocado en la cruz. Estaba escrito en
forma, hacen comentarios similares: "¿Veis cómo no adelantáis hebreo, latín y griego, las lenguas de los grupos representativos
nada? Todo el mundo se ha ido tras él" (Jn. 12,19). Esto lo decían (Jn. 10, 20) que hacen ver que Jesús es rey pero un rey de todo el
refiriéndose a la entrada triunfal en Jerusalén y Juan los introdu- mundo (Jn. 4, 42; 11, 52).

' ídem, p. 524. 4
Dodd, C.H., Interpretación del cuarto evangelio, Ed. Cristiandad, Madrid, 1978,p. 371.

178
179
Igualmente, la universalidad tuvo una expresión en la divi- irá éste que nosotros no lo podamos encontrar? ¿Se irá a los que
sión del manto (Jn. 19, 23) y en la túnica conservada intacta. El viven dispersos entre los griegos para enseñar a los griegos?" (Jn.
manto es el símbolo del Reino, indica realeza. Los soldados 7, 35).
romanos la toman para ellos casi como si esos paganos estuviesen
recibiendo la herencia de Jesús. Las cuatro partes en que dividen 4.2 Universalidad cualitativa
el manto aluden a los cuatro puntos cardinales y significan la La misión de Jesús posee también un carácter de misión
tierra entera. El Reino se extiende a toda la humanidad sin que cualitativa porque quiere transformar a todo el hombre y a todos
ello genere divisiones negativas. La túnica quedará intacta para los hombres: "Para que tengan vida y la tengan en abundancia"
señalar su unidad. Es el manto de la unidad del Espíritu en la (Jn. 10, 10). Al ciego dio la luz de los ojos y la luz de la fe. Ni se
pluralidad de razas y culturas 5 . limitó ala luz de la fe, ni se limitó a la luz de los ojos. (Jn. 9,1-38).
Estas interpretaciones universalistas nos podrían parecer re- A la adúltera dio el don de la vida física cuando estaba a punto de
forzadas. Hay que tener presente que el simbolismo es un aspecto ser apedreada y le concedió el perdón de los pecados. Tuvo
esencial de Juan y que a través de estas realidades simbólicas compasión de la gente que lo seguía ya con hambre y multiplicó
quiere hacer conocer el proyecto de Dios. Los símbolos no son los panes, pero les dio a entender cuál es el pan verdadero que da
una fantasía. Una narración que es verdadera en cuanto al hecho la vida eterna.
narrado es, a su vez, símbolo de una verdad más profunda6. Y Se trata de una universalidad que no se limita a un aspecto del
esta verdad más profunda es la universalidad del envío. hombre sino que quiere llegar evangélicamente a todo el hombre,
a su cultura (y a las otras culturas que la condicionan) y hasta las
4. Diversos aspectos de la universalidad estructuras e instituciones que las configuran.
La universalidad es un aspecto del evangelio que hoy es 4.3 Universalidad dinámica
considerado bajo diversas formas, muchas de las cuales de carác-
La misión de Jesús posee también un carácter de universali-
ter reduccionista y que termina estrechando la universalidad al
dad dinámica. No se trata de una universalidad ya adquirida en
punto que no es otra cosa que un servicio a la propia casa. La
su plenitud sino que, inaugurada por Cristo resucitado, ha de irse
universalidad, sin embargo, tiene diversos aspectos y todos ellos
haciendo realidad antropológica como respuesta a la totalidad de
han de ser tomados en consideración.
las aspiraciones humanas que en sí mismas incluyen una capaci-
4.1 Universalidad geográfica y cuantitativa dad de comunión universal con los otros y con Dios.
La universalidad de Jesús, pues, no viene sólo de arriba hacia
La misión de Jesús posee un carácter de universalidad geo- abajo como algo ya plenamente realizado. Ella se va realizando
gráfica y cuantitativa, puesto que quiere llegar a todos los pue- desde abajo "arrancando de las exigencias histórico-sociales que
blos. El evangelio de Juan (como también los sinópticos) es muy reclaman para sí un carácter de universalidad"7. Ello es cuanto
sensible a este aspecto tanto más por el hecho de que este evange- aparece en el evangelio de Juan, rasgo en que se acomuna con los
lista y su comunidad tenían que ver con un ambiente cosmopolita otros evangelistas. La universalidad dinámica implica esa prefe-
y con una gran variedad étnica de interlocutores. rencia por la oveja perdida pues no está en comunión y participa-
En el evangelio se ve cómo los judíos mismos reconocen este ción con el rebaño. Esta oveja perdida es el marginado, el oprimi-
tipo de universalidad: "Se decían entre sí los judíos: "¿A dónde se do, el que tiene necesidad, como Nicodemo, de nacer de nuevo.
La universalidad dinámica entraña una lucha contra todo lo
que quiere poner límites, fronteras rígidas e insuperables a cuan-
5
Mateos, J. Barreto, J., o.c. p. 811.
6
Dodd, C.H. o.c. p. 152. 7
Boff, L., A fé, na periferia do mundo, Ed. Vozes, Petrópolis, 1979, pp. 82-84.

180 181
ahora en adelante, todo hombre, todo pueblo y toda cultura
to el enviado del Padre ha venido a dar: Fe, vida, unidad en el puede recibir la luz que ilumina las naciones.
amor.
Por eso, Juan presenta a Jesús con símbolos de aquello que es
Quienes promueven un aislamiento, un marginamiento, una necesario para todo hombre, de cualquier pueblo sea: La vida, el
frontera inhumana, son llamados por Jesús ladrones y salteado- camino, la puerta, el pan, la luz, el agua, la salud. Todo esto es
res porque quieren apropiarse de lo que es de todos (Jn. 10, 8). anterior a culturas particulares, a estructuras mentales o sociales,
Jesús, el enviado, ha venido a sacar estas ovejas del encerramien- pero está ligado a la persona como tal y a su capacidad de ser más.
to para que en ellas se realice la universalidad: "A sus ovejas las El don de la vida acude a donde está la muerte; el camino se abre a
llama una por una y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las quien busca un sentido; la puerta se abre a quien desea entrar; el
suyas, va delante de ellas y las ovejas le siguen, porque conocen su don de la luz se hace presente donde hay oscuridad. Esta es la
voz" (Jn. 10, 3-4). Es un nuevo Éxodo, como el paso del mar Rojo universalidad sin fronteras, que empieza por los pobres, los
que lleva de la esclavitud a la liberación, de la muerte a la vida, de marginados, los abandonados, los que no cuentan,8 y va envol-
las tinieblas a la luz. viéndolos a todos con el desafío del evangelio que trasciende pero
La universalidad dinámica empieza a partir de los pobres, de se encarna en toda situación histórica, haciendo que brote una
lo contrario se vuelve concepto bello pero estéril, que no toca la vida nueva.
vida concreta.

5. Ruptura de Fronteras V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
La universalidad de la misión lleva a Jesús a romper diversos 1. Actividad personal
muros y fronteras que impiden la vida en abundancia para todos
sin excepción. Es una tarea continua y frecuentemente simboliza- 1.1 ¿Qué relación descubres entre la narración inicial y los
da en el evangelio de Juan. contenidos de la unidad?
Jesús no tiene inconveniente en romper los muros estrechóse 1.2 ¿Qué relación puedes ver entre los contenidos de la
inhumanos del precepto del sábado para favorecer a un inválido unidad y algún aspecto de tu vida?
o para dar la luz a un ciego.
1.3 ¿Qué tanto eres sensible al sentido de universalidad de
En el encuentro con la samaritana y el funcionario real, Jesús la misión?
no tiene inconveniente en romper las fronteras del prejuicio, de
los racismos y de algunos principios religiosos con sabor de 1.4 ¿Sabes qué quiere decir católico?
gheto. Por este motivo, se abre también a los despreciados y a los
pecadores. 2. Actividad grupal
Jesús no tiene inconveniente en romper la frontera de la loza
que separa a los muertos de los vivos (Jn. 11,41) como en el caso Explicación
de la resurrección de Lázaro. La dinámica ayuda a hacer una transferencia de la unidad a la
Jesús se sale de cuanto es exclusivista, opresor, antiuniversal. propia vida, estableciendo unos ideales con sabor de universali-
Esta actitud aparece simbólicamente representada por el mover- dad.
se de Jesús al otro lado del mar de Galilea o Tiberíades y por el
paso al otro lado del Jordán. Este río es el símbolo de la frontera 8
Véase Coinblin, i.. El debate actual sobre la universalidad cristiana, en Concilium, mayo
entre la esclavitud y la liberación. Jesús lo atraviesa en el sentido 1980.
contrario al de Josué, esto es, saliendo de los límites de Israel. De
183
182
Objetivo
Que los participantes formulen un compromiso de universa-
DECIMA CUARTA UNIDAD
lidad mediante una similitud con los diez mandamientos.
Procedimiento
De enviado a mitente
A. Cada participante se toma un momento para reflexionar
sobre la universalidad. Luego escribe algunos mandamientos
sobre la universalidad, hasta formar, si es posible, un decálogo.
(Ejemplo: No aceptarás barreras que impidan a un pueblo amara
otro pueblo).
B. Trabajo en grupo: Cada uno lee el propio trabajo. Entre
todos escriben el decálogo del grupo.
C. Plenario (si son varios grupos). Cada grupo presenta su
propio decálogo. Luego se determinan los mejores "mandamien-
tos" para hacer el decálogo final del plenario.
D. Se concluye con una breve reflexión sobre el decálogo
elaborado y una oración universal: El Padre Nuestro. I. El enviado del Padre cumplió su misión con su vida,
muerte y resurrección. Esta, a su vez, se constituye en el momento
de su señorío cuando de enviado se transforma en mitente, dando
así su mandato misionero universal.

II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
Al término de la unidad, cada participante será capaz de
discernir:
A. Entre la misión de Cristo y la de sus discípulos, eviden-
ciando el carácter de analogía.
B. Entre el sentido de la misión antes de la resurrección y
después de ella.
C. Entre los textos particularistas y los universalistas.
D. Entre los diversos momentos de los textos de retorno.
E. Entre los diversos momentos de los textos de presencia.
F. Entre la misión más allá de las fronteras y otros tipos de
misión.
G. Entre una pastoral juvenil con sentido misionero y otra
desprovista del mismo.

184 185
IV. COMPRENDER PARA VER
III. VER PARA COMPRENDER
1. La analogía de un envío
"El misionero como extranjero"
Jesús, enviado del Padre, llamó algunos discípulos y los
"En un país extranjero, él no comprenderá así de bien como mandó a anunciar el Reino. Este acto de enviar aparece en todos
comprendía en su casa. El nunca logrará captar la plenitud del los evangelios. Más recalcado en Mateo y Marcos, pero no menos
significado que tienen las sonrisas a su alrededor. El necesita evidente en Lucas y Juan.
crecer en la comprensión de su falta de comprensión, sus raíces, Así pues, Jesús de enviado se convierte en mitente, en uno
su persistencia. (...) Esto podrá hacerlo, en primer lugar, descu- que envía. El recibió del Padre una misión y ahora la comuni-
briendo las riquezas nuevas y la profundidad de su propia lengua, ca a sus discípulos para que actúen como enviados, de la misma
y luego constatando que el significado pleno de ciertas palabras manera como él fue enviado. Por eso, cuanto se ha dicho de
puede aprenderse sólo en una época muy temprana de la vida. Jesús el enviado tiene un sabor análogo para el discípulo enviado.
"Como el Padre me envió, también yo os envío" (Jn. 20, 21). El
término "como" indica esta semejanza de misión. "Os he dado
El habrá de aceptar con coraje el hecho de que su espíritu ejemplo para que también vosotros hagáis como yo he hecho con
tiene una diversa tonalidad de la que tiene la gente y que la vosotros" (Jn. 13, 15).
incorporación en la orquesta de un instrumento no previsto en la Es una misión que parte de la comunión y que se asemeja a la
partitura, es una tarea difícil. de Cristo con el Padre: "Como el Padre me amó, yo también os he
El se sentará a la mesa y no comprenderá los chistes; y sentirá amado a vosotros, permaneced en mi amor" (Jn. 15, 9). Es
su ser extranjero más que un extranjero, puesto que es un hijo semejante también a la comunión en el amor de Cristo con los
adoptivo. (...) discípulos: "Como yo os he amado, así os améis también vosotros
Creemos que la orientación futura de la vida del misionero los unos a los otros" (Jn. 13, 34). Esta misión de los discípulos
depende, en muchos aspectos, de la guía que recibe en los prime- que brota de la comunión, tiene su comienzo en una serie de
ros meses de su presencia en el extranjero. El estará abierto a los envíos. Si los consideramos en su conjunto, nos damos cuenta de
golpes de un mundo diverso sin haber construido defensas contra que forman dos grupos diversos.
la invitación de ensimismarse en ese mundo. En el primer grupo, el envío es local, en el segundo es univer-
Hubo un momento clave en mi vida, como educador de sal.
misioneros. Fue cuando alguien me dijo: "Sus alumnos tratarán El primer grupo contiene los envíos antes de la resurrección;
la gente con el mismo tacto, cariño y delicadeza con que ellos el segundo después de ésta.
creen que usted los trata". El no me dijo: "con que usted los En el segundo grupo, hay dos maneras de presentar el envío.
trata", sino "con que ellos creen que usted los trata". Entonces Juan y Lucas utilizan una forma de 5 elementos. Mateo y Marcos
descubrí que como misioneros seremos juzgados más por nues- se limitan a una forma de 3 elementos.
tras actitudes profundas que por nuestro comportamiento exter- Todas estas divisiones pueden apreciarse mejor en el siguien-
no. Y como misioneros, nos asumimos la responsabilidad de te cuadro:
descubrir en forma adecuada, estas actitudes, a veces inconscien-
tes" 1 .

Illich, I., The missionary as the foreigner, en Sedos, mayo 1976, p. 201.
187
186
GRUPOS TEXTOS Evidentemente, estos textos particularistas no contradicen la
misión universal, solamente establecen prioridades: Primero la
Le. 10, 1 Me. 3, 14 casa de Israel, luego los demás. Es una prioridad que tiene sus
1 ANTES DE LA Le. 9, 51 Me. 6, 7
RESURRECCIÓN razones. Israel ha sido el pueblo escogido por Dios con quien
Le. 9, 1 - Mt. 10, 5-7
Jn. 17, 18 hizo su alianza y demuestra la fidelidad a esa alianza con la
misión de Jesús por medio del cual se cumplen las promesas del
redentor esperado. Todo lo demás debía acontecer a partir de la
Cinco elementos Tres elementos aceptación que el pueblo de Israel hiciese del Mesías2.
2 DESPUÉS DE LA
RESURRECCIÓN
Los envíos particularistas, pues, no excluyen sino preparan la
Le. 24, 47 Mt. 28, 19
Jn. 20,21 Me. 16, 15
misión universal, la cual tendrá lugar sólo con la fuerza de la
resurrección.

2. Textos particularistas 3. Textos universalistas
Los textos del envío antes de la resurrección pueden llamarse Los textos de este grupo se refieren al envío universal que
particularistas en el sentido de que el envío tiene como destinata- Jesús hace de sus discípulos.
rio sólo el pueblo de Israel. Es un envío que no supera los límites Entre cuanto relatan los textos particularistas y estos otros,
de la propia raza y religión de los discípulos. Veamos un ejemplo: acontece algo trascendental: La muerte y resurrección de Cristo.
"A estos doce envió Jesús, después de darles estas instrucciones: Jesús pasa de persona histórica a Señor glorificado con un
"No toméis camino de gentiles, ni entréis en ciudad de samarita- cuerpo espiritual y corporativo. Ya no puede haber restricciones
nos; dirigios, más bien, a las ovejas perdidas de la casa de Israel" para él. Su señorío de glorificado se extiende sobre Israel y sobre
(Mt. 10, 5-6). todas las naciones indiferentemente. Lo que se ha realizado en
La expresión "camino de gentiles" o paganos, significa en Jesús no es algo que tiene que ver con el hombre como miembro
dirección a los paganos. Jesús prohibe a sus discípulos salir de los de una raza o nación sino simplemente como hombre. La resu-
límites del pueblo de Israel. rrección es la humanidad nueva, no una determinada raza nueva;
La palabra gentil o pagano está tomada en su sentido bíblico, es el hombre nuevo cuya estatura ha de ser alcanzada por todo
frencuente también en la carta a los romanos, e indica las nacio- hombre en cuanto hombre.
nes paganas, no los individuos paganos. Así pues, la misión no podía no ser universal y no podía no
El término "ciudad de samaritanos" significa provincia de estar dirigida a la vocación del hombre como tal sin distinciones
Samaría. Más adelante, el mismo capítulo da a entender que secundarias. La resurrección desencadenó la misión universal3.
Jesús envió sus discípulos exclusivamente a Israel: "No acabaréis Se trata de la expansión universal de aquello que irrumpió defini-
de recorrer las ciudades de Israel, antes que venga el Hijo del tivamente en la persona y en la suerte de Jesús. Por ello, la
hombre (Mt. 10, 23). Esta conclusión sobre la misión de los relación entre la persona resucitada y el mandato misionero es
apóstoles puede aplicarse a todos los evangelios. En todos ellos estrecha y necesariamente éste es consecuencia de aquélla4.
aparece cómo Cristo, antes de su resurrección, se limitó a actuar y
a enviar solamente a la casa de Israel. A la sirofenicia decía: 2
Véase, Benoit, P., Pasión y resurrección del Señor, Ed. Fax, Madrid, 1971 p. 369.
"Espera que primero se sacien los hijos, pues no está bien tomar 3
Véase, León Dufour, C, Resurrección de Jesús y mensaje pascual, Ed. Sigúeme, Sala-
el pan de los hijos y echárselo a los perritos (Me. 7,27). Su misión manca, 1973, pp. 212-213.
4
se dirige primero a las ovejas de la casa de Israel (Mt. 15,24) pues Dice Kasper al respecto: "Se trata de la expasión universal de aquello que irrumpió
en ellas ve Jesús el rebaño abandonado, sin pastor (Mt. 9,35-36). definitivamente en su persona y su suerte". Jesús el Cristo,Bá. Sigúeme, Salamanca, 1979,
p. 190.

188 189
Ahora se trata de "ofrecer universalmente la entrada en el
orden divino al que él pertenece y darla a aquéllos que confiesen escuchar cuanto viene luego. Es como la preparación del am-
en el Jesús de la historia, el revelador de Dios" 5 . Para ello, Jesús biente en el que se pronunciará el tema principal6.
se convierte en mitente universal y envía a sus discípulos con la D. Misión. Este es el punto central, especialmente en Juan.
fuerza de la resurrección. Los textos universalistas se refieren a El enviado ha sido glorificado y ahora puede enviar a sus discípu-
este envío. Se trata de un grupo de textos que se puede dividir en los inaugurando la misión que, a su vez, da comienzo a la Iglesia.
dos subgrupos con características particulares. El envío es explícito en Juan (20, 21) mientras que no aparece
explícitamente en Lucas. Se puede deducir de las palabras mis-
En el primero de estos subgrupos están Lucas y Juan para
mas "se predicará en su nombre la conversión para perdón de los
quienes los eventos relacionados con la misión están estrecha-
pecados a todas las naciones (Le. 24, 47). Cuanto aparece en
mente vinculados a Jerusalén como también el retorno de Cristo
primer plano en Lucas es el testimonio que, por lo demás, está
al Padre una vez culminada su misión.
estrechamente relacionado con la misión la cual permanece un
En el segundo subgrupo están Marcos y Mateo. Especialmen- poco latente7. Falta una orden explícita de ponerse en movimien-
te éste no presenta ningún retorno puesto que Cristo es Señor y to, de partir. En cambio se da la orden de permanecer en Jerusa-
cuanto se impone es confirmar su presencia y autoridad. El punto lén (Le. 24, 49; Hch. 1, 4) hasta la venida del Espíritu Santo.
geográfico significativo no es Jerusalén sino la desconocida y
universal Galilea de los gentiles. E. Retorno al Padre. El tema es explícito en Lucas (24,51).
Se trata, entonces, de dos tradiciones diversas que hemos Si nos imaginamos la misión de Jesús en forma circular, este
distinguido con base en el número de elementos con que presen- retorno al Padre cierra el círculo, lo concluye. El círculo se
tan el envío universal. La primera tradición la llamamos de originó con el envío del Hijo y se completa con el regreso luego de
retorno y presenta cinco elementos; la segunda de presencia y se haber cumplido la misión8.
conforma con tres elementos.
5. Textos de presencia
4. Textos de retorno
Mateo presenta la misión dentro de un contexto diferente. Su
Lucas y Juan presentan la misión universal dentro de un relato de la misión parece haber sido calcado de los relatos de
contexto que incluye cinco elementos: vocación del Antiguo Testamento 9 .
En estos relatos se presenta una estructura compuesta por
A. La situación: Uno y otro ubican los acontecimientos en
Jerusalén. (Le. 24, 33; Jn. 20, 19). tres elementos: Presentación, misión, promesa; siendo la misión
el punto central.
B. La iniciativa de Jesús de hacerse presente de una manera
inesperada. Veamos algunos ejemplos:
C. Reconocimiento del Señor por parte de los discípulos. La vocación de Abraham insinúa la estructura anotada.
Ellos llegan a darse cuenta de que Jesús de Nazaret, el crucifica- Presentación:
do, está vivo. El darse cuenta es, por lo general, progresivo.
Yahven dijo a Abraham:
Primero ven a un viajero (Le. 24, 15-16; Jn. 21-4) o un fantasma
que asusta (Le. 24, 37) o una negación, signo de incredulidad (Jn.
6
20, 25). Este reconocimiento los prepara para ver mejor y para Véase, León Dufour, C , o.c. p. 142.
7
Véase, Frizzi, G., "Mandare-inviare in Luca-Atti", Rivista Bíblica, octubre-diciembre
1976, p. 391.
8
5
Pika7a, X., De La Calle, F., Teología de los evangelios de Jesús, Ed. Sigúeme, Salamanca, Sobre este movimiento de retorno al Padre o ascendente véase Ortiz, P., "La estructura
1977, p. 474. teológica del cuarto evangelio", en Theologica Xaveriana, abril-junio 1981, pp. 169-184.
9
Véase, León Dufour, C , o.c. p. 153.

190
191
Misión: 5.2 Misión
Vete de tu tierra... a la tierra que yo te mostraré. El centro del relato es la misión, cuyo aspecto dinámico está
Promesa: expresado con el término "id". Es un "ir" que implica la supera-
ción de todas las fronteras; un ir como vocación ineludible de
Bendeciré a quienes te bendigan y maldeciré a quienes te
carácter universal; un ir que es la expresión activa del expansio-
maldigan (Gen. 12, 1 y ss).
nismo inaugurado con la resurrección cuya luz ha de alumbrar a
La presentación no está muy enfatizada en este texto pero la
todas las naciones. Desde este momento, la experiencia de Cristo
estructura es evidente. Más clara aparece aún en la llamada de
está condicionada al movimiento. Sin éste, lo demás no tiene
Moisés.
lugar. Hay que moverser, superar el propio círculo, salir hacia
Presentación: aquéllos que no están cerca para que todo lo demás que Cristo
"Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de pide pueda realizarse. Ya lo hacía notar Pablo: "¿Cómo invocarán
Isaac y el Dios de Jacob (Ex. 3, 6). a aquél en quien no han creído? ¿Cómo creerán en aquél a quien
Misión: no han oído? ¿Cómo oirán sin que se les predique? ¿Y cómo
Ve, yo te envío al Faraón para que saques a mi pueblo, los predicarán si no son enviados? Como dice la Escritura: Cuan her-
israelitas, de Egipto (Ex. 3, 10). mosos los pies de los que anuncian el bien (Rom. 10, 14-15).
El ir es, desde ahora, una obligación insoslayable, continua,
Promesa:
exigente, que define la misionariedad de la comunidad de los
Yo estaré contigo (Ex. 3, 12).
discípulos.
También la vocación de Jeremías ofrece la misma estructura:
El objetivo de este movimiento comprende dos aspectos:
Presentación: a. Un universalismo que exige "ir" hacia el conjunto de los
Antes de haberte formado en el seno materno yo te conocía y hombres.
antes que nacieses te tenía consagrado (Jer. 1, 5)
b. Hacer discípulos de todos los hombres. Esto quiere decir que
Misión: el mandato dado a los apóstoles de ir, incluye el objetivo de
"A donde quiera que yo te envíe irás, y todo lo que te mande comunicar todo aquello que ellos mismos han recibido y
dirás (Jer. 1, 7). viven.
Promesa: Para hacer discípulos, es necesario ser discípulo. La misión se
"No les tengas miedo que contigo estoy yo para salvarte" cumple a partir de la propia experiencia del discipulado y como
(Jer. 1, 8). comunicación de la misma.
Esta estructura aparece también en el relato de la misión Esta visión de Mateo que exige partir de la experiencia misma
universal de Mateo. de discípulo del Cristo resucitado, recibe una especificación me-
diante las palabras: "Bautizándolos en el nombre del Padre, del
5.1 Presentación Hijo y del Espíritu Santo y enseñándoles a guardar todo lo que yo
Jesús se acercó a ellos y les habló así: "Todo poder me ha sido os he mandado" (Mt. 28, 19-20). Evidentemente, aquí se expresa
dado en el cielo y en la tierra" (Mt. 28, 18). Con estas palabras, ya la realidad misma de la comunidad cristiana de Mateo, hecha
Jesús, que se presenta inmediatamente, quiere dar autoridad a la de discípulos que engendran discípulos, suscitando la fe y condu-
misión que va a ser encomendada. ciendo a la comunidad.

192 193
5.3 Promesa La promesa. No aparece explícitamente conectada a los textos
"Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el de misión pero es evidente en el tono mismo de seguridad propia
fin del mundo" (Mt. 28, 20). de Pablo que no es dada por motivos humanos sino por la
A diferencia de Lucas que habla de una promesa del Espíritu presencia del Señor.
Santo, Mateo se refiere a la presencia del mismo Jesús en perso- En conclusión, Pablo, como los demás apóstoles, recibió del
na. Señor el mandato misionero universal al servicio de los gentiles.
La expresión "con vosotros" evoca una presencia dinámica.
Según la biblia, quiere indicar la ayuda de Dios en la historia para
que el pueblo llegue a la meta que se ha fijado. (Véase: Dt. 1,42; V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
20, 1-4; 31, 6-8; Je. 6, 16; Is. 7, 14; 41, 10; 43, 1-5). Por ello, es
significativo que Mateo empiece su evangelio presentando la 1. Actividad personal
función de Cristo como Emanuel, esto es, Dios con nosotros, y lo
1.1 ¿Qué relación puedes determinar entre la narración
termine con la misma expresión, para indicar esa asistencia espe-
inicial y los contenidos de la unidad?
cial en la tarea misionera.
1.2 ¿Qué relación puedes descubrir entre algún aspecto de
6. La misión de Pablo tu vida y los contenidos de la unidad?

A manera de complemento puede anotarse que la vocación 2. Actividad grupal
de Pablo presenta una estructura semejante al relato de Mateo 2.1 Proyecciones sobre el mandato universal
con sus elementos de presentación, misión y promesa.
La presentación acontece de manera inmediata. Cristo se Explicación
impone como el Señor que manda sin mediación de hombre La dinámica favorece la imaginación y su aplicación en la
alguno. "El evangelio anunciado por mí, no es de orden humano, realidad para ver en la misma las proyecciones que tiene el
pues yo no lo recibí ni aprendí de hombre alguno, sino por mandato universal.
revelación de Jesucristo" (Gal. 1, 11-12). Objetivo
Como la vocación de Jeremías, también la misión asignada a Que los participantes expliciten cuanto entraña para sus
Pablo tiene esta especial presentación: "Aquél que me separó propias vidas, el mandato universal de Cristo resucitado.
desde el seno de mi madre y me llamó por su gracia, tuvo a bien
revela/ en mí a su Hijo (Gal. 1, 15-16). La presentación está en Procedimiento
conexión con las apariciones de Jesús (1 Cor. 15, 4-8). A. Cada participante recibe una copia del gráfico A.
La misión. Es clarísima en las narraciones de Pablo y tiene Reflexiona sobre el mismo para dar una interpretación perso-
como causa del mandato especial del Señor: "Pues el que actuó nal: ¿Cómo puedo interpretar todos los elementos y relaciones de
en Pedro para hacer de él un apóstol de los circuncisos, actuó este gráfico?
también en mí para hacerme apóstol de los gentiles" (Gal. 2, 8)
B. En el grupo, expone su propia interpretación y escucha
"Por eso tuvo a bien revelar en mí a su Hijo para que lo anunciase
entre los gentiles (Gal. 1, 16). la de los otros.
Esta conciencia de ser apóstol, esto es, enviado a una misión C. A partir de cuanto ofrecieron los participantes, el grupo
universal, es tan clara que él no tiene inconveniente en presentar- elabora una interpretación del gráfico.
se como apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios (2Cor. 1,1). D. Si hay diversos grupos, se hace un plenario para que

194 195
cada grupo presente su interpretación y la someta a la discusión
de todos.
2.2 Pastoral juvenil y mandato universal
Explicación
La dinámica quiere favorecer una aplicación pastoral de la
unidad.
Objetivo
Que los participantes descubran las implicaciones del man-
dato universal en la pastoral juvenil.
Procedimiento
A. Cada participante recibe una copia del gráfico B.
Escoge tres círculos con sus correspondientes cuadrados y
sobre los mismos se pregunta: ¿Cómo podría actuarse en concre-
to cuanto indica el círculo y el cuadrado? (Estos ofrecen el "qué"
pero no el "cómo").
B. En el grupo expone sus sugerencias tendientes a vitalizar
la pastoral juvenil con la dimensión misionera universal.
C. El grupo prepara una síntesis sobre cada punto conside-
rado, para presentar al plenario.
D. Plenario. Cada grupo presenta su síntesis y la enriquece
con las observaciones de los demás.

196
i ai DECIMA QUINTA UNIDAD

le-
a u —s Sí
3 •3
-c
00 O" 0
m v>
+J

Los enviados

gan ds
Con i
aporte

experi
mana.
como apóstoles

"3~1
Z
w
>
JB ¿ 2 "u
1-5
<D s .S T3
< w «
=1
CT1 «
•a pe! üC
JD
Oí C •soss OJ
i* 0) T3
<u o
O >
O
•S O •a
m c
^

vici
par
3
H < 3>
OJ

tí ™
I. Jesús, con el poder que le confiere su resurrección, se
w u
T)
8 torna mitente. Envía sus discípulos a anunciar el Reino en todos
Q s s¡ e los pueblos. Estos discípulos enviados son llamados apóstoles.
c s
5
< TI
3
ce a

ICl
SI •I
w
oz
r 3 al
< 3
»•*
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
i/3
§ Al concluir la unidad, cada participante será capaz de discer-
z
o nir:
So ia
Z A. Entre los diversos significados que tiene el término en-
W
viado y sus respectivas traducciones.
. 2 i « o •R « B. Entre el uso especial del término en Lucas y Pablo y los
de Crist'
lerza tran

_1
dora d
testimon

II
8
£
otros evangelios.
2 JS C. Entre el significado que Pablo atribuye al término após-
K Z _ £ « £ u -3
1 juven
eleme
amor
En e

form

ficod
déla

tol y el que le concede Lucas.
D. Entre los diversos niveles del "misterio" según Pablo.
2, é E. Entre los doce apóstoles, testigos y garantes de una
o
" o ¿e
H z T)
*4J tradición y otros discípulos, según Lucas.
eré:

ow O
cj

c a o
oa E
c u
s -O

198 199
III. VER PARA COMPRENDER LOS ENVIADOS COMO APOSTÓLES
—gráfico de síntesis—

"Pescadores en busca de caminos nuevos"

"En una comunidad eclesial de base de pescadores en Brasil, —Muchos
el asesor había puesto una pregunta: "¿Por qué motivo Jesús —Llamados por Cristo
APÓSTOL —A la misión Ad Gentes
escogió un pescador como Pedro para ser jefe de la Iglesia?". La
—Según Pablo— —Para revelar el misterio
respuesta más interesante fue la de un grupo que, en resumen, de Dios, de Cristo,
decía más o menos esto: "Quien se mueve por tierra abre un de comunión.
camino para poder avanzar. Más tarde, cuando puede, lo asfalta.
Y continúa repitiendo siempre este camino, pues ya está hecha la
carretera.
—Sólo 12
Por el contrario, el que es pescador y trabaja en el agua no
hace caminos, ni los asfalta, sino que busca los peces donde se
encuentran. Por eso, no repite el camino del día anterior; cada día APÓSTOL —Llamados por
ha de optar por un nuevo camino. Lo importante es encontrar los -Según Lucas—
peces. Puede ser que el camino de ayer no conduzca a los peces de
hoy... "Este es el motivo por el cual Jesús escogió a sus apóstoles -Testigos de la
entre un grupo de pescadores. Esto vale especialmente para el jefe resurrección de
de la iglesia así que no se preocupe tanto por asfaltar y repetir
caminos cuanto por encontrar los peces de todos los tiempos (sea
los de ayer como los de hoy). Jesús sabía que eso no era tan fácil.
De aquí que nos dejó muchas ayudas (principalmente el Espíritu
Santo) y no se cansó de insistir en que eran "pescadores de JESÚS HISTÓRICO
hombres", en "la barca de Pedro"; calmó la tempestad en el lago;
enseñó a realizar, siguiendo sus consejos, pescas milagrosas; y,
finalmente, desafió al mismo Pedro a caminar sobre las aguas" 1 .

discípulos. Desde ese momento ellos han de considerarse envia-
IV. COMPRENDER PARA VER
dos.
Nos corresponde ahora preguntarnos quiénes eran estos en-
1. Significado del término enviado viados, cómo comprendieron el mandato de Cristo, cómo se
percibieron ellos mismos; hasta qué punto se consideraban mi-
Jesús, el enviado del Padre, se convirtió en mitente. Después
sioneros.
de la resurrección dio un mandato misionero universal a sus
Para dar una respuesta a estos interrogantes, es necesario
profundizar en el significado del "enviado", en cuanto referido a
1
Marins, J., y equipo, Puebla e as comunidades eclesiais de Base, Ed. Paulinas, Sao
los discípulos.
Paulo, 1980. La realidad del enviado se traduce en la Sagrada Escritura
con la palabra apóstol. Se trata de un adjetivo verbal derivado de
200
201
Lucas lo reduce solamente a los Doce apóstoles mientras que
"Apostello" y usado más tarde como sustantivo, apostólos. Pablo lo aplica a muchos otros discípulos, incluido, y de una
(En griego). manera especial, él mismo. ¿Cuál de los dos significados expresa
Con esta palabra se delega a alguien para un encargo deter- mejor lo que Jesús tenía en la mente?
minado, haciéndose resaltar especialmente dos aspectos: En segundo lugar, Lucas aduce algunos elementos para ca-
a) la realidad de la misión racterizar al apóstol y Pablo otros. Pero entonces, ¿cuáles son los
b) la relación estrecha entre el que envía y el que recibe el envío. elementos básicos?
Cuando no se evidencian estos dos aspectos, la Escritura Y si estamos buscando las raíces de la acción misionera
prefiere usar otros términos pero no apóstol. (Por ejemplo, pre- universal, ¿con cuál de estas dos visiones, ella se identifica?
fiere el verbo griego Pempo que significa también enviar). Para aclarar estos interrogantes, conviene considerar sea la
Para la exégesis neotestamentaria es importante considerarla visión de Pablo como la de Lucas.
institución jurídica del Saliah. En tiempos de Jesús existía la
función del enviado (Saluah) cuya figura de mensajero o de 3. El apóstol según Pablo
representante de otra persona, se definía según el siguiente princi-
pio: "El enviado de un hombre es como ese mismo hombre". Este El testimonio más antiguo que hay en el Nuevo Testamento
enviado tenía plenos poderes para tratar en nombre de otra es el de Pablo. Del uso que él hace del concepto de apóstol, se
persona pero siempre de una manera limitada a una precisa tarea, pueden deducir los siguientes aspectos:
terminada la cual dejaba de ser enviado (Saluah).
La referencia a esta función es necesario por cuanto algunos 3.1 El apóstol es un llamado
teólogos consideran que esta institución es la raíz de donde saldrá El ser apóstol no proviene de una iniciativa propia sino que
el enviado como aparece más tarde en el Nuevo Testamento. exige una llamada de Jesucristo y para toda la vida. "Pablo
Pasando al Nuevo Testamento, vemos que el verbo "aposte- apóstol no de parte de los hombres ni por mediación de hombre
llo" se encuentra 131 veces distribuido casi uniformemente entre alguno, sino por Jesucristo y Dios Padre que lo resucitó de entre
los cuatro evangelios y los Hechos. En cambio, su derivado los muertos. (Gal. 1, 1) "Jesucristo Señor Nuestro, por quien
"apostólos", se encuentra distribuido en manera muy particular: recibimos la gracia y el apostolado" (Rom. 1, 5).
Lucas y Hechos 34 veces De manera que el apóstol no trasmite algo de iniciativa suya
Escritos paulinos 34 veces sino como representante de Cristo: "No nos predicamos a nos-
Mateo 1 vez otros mismos sino a Cristo Jesús como Señor" (2 Cor. 4, 5).
Marcos ¡ vez
Juan ! vez 3.2 Un llamado a la misión ad gentes.
A la vocación al apostolado va unido el mandato de la misión
2. Significado de apóstol entre los gentiles. "Os digo, pues, a Vosotros los gentiles: Por ser
yo verdaderamente apóstol de los gentiles hago honor a mi
La palabra apóstol se refiere a los discípulos de Jesús. Pero la ministerio (Rom. 11, 13; véanse: Gal. 2, 9; 1, 16).
cosa que parece tan sencilla de explicar y de fácil aceptación,
tropieza con innumerables dificultades2. 3.3 Para revelar el misterio de Dios,
En primer lugar, aparece que Lucas y Pablo utilizan el térmi- de Cristo y de comunión
no apóstol en manera diferente.
El apóstol, en virtud de su misión y a semejanza de los
profetas, posee una penetración especial del misterio. Pablo se
2
Véase, Beda Rigaux, "Los Doce Apóstoles", en Concthum, 1980, No. 4, pp. 18-19.
llama servidor de Cristo y administrador de los misterios de Dios

202 203
(1 Cor. 4, 1). Para cumplir esta misión le fue comunicado el a) "Estabais a la sazón lejos de Cristo" (Ef. 2, 12).
conocimiento del misterio (Ef. 3, 1-6) bajo tres aspectos: b) "Más ahora en Cristo Jesús, vosotros los que estabais lejos,
habéis llegado a estar cerca por la sangre de Cristo. Porque él
A. Se trata del misterio de Dios que está escondido (Is. 45, es nuestra paz: el que de los dos pueblos hizo uno, derribando
15) pero preordenado a su desvelamiento, a su revelación y comu- el muro que los separaba, la enemistad (Ef. 2, 13-14).
nicación a los hombres. c) Para crear en sí mismo de los dos, un solo hombre nuevo,
El apóstol, precisamente, ha sido llamado para comunicar haciendo la paz, y reconciliar con Dios a ambos en un solo
este misterio escondido, para revelarlo, descubriendo el profun- cuerpo, por medio de la cruz, dando en sí mismo muerte a la
do sentido misionero que tiene. El misterio exige una comunica- enemistad" (Ef. 2, 15-16).
ción inteligente y lo más vasta posible (Rom. 16, 25) para que Este misterio de comunión debe ser ampliamente difundido
pueda iluminar a todos (Ef. 3, 9). y a ello está llamado el apóstol (1 Cor. 2, 1; Rom. 16, 26; Col. 1,
B. Se trata del misterio de Cristo en cuanto que el misterio 25-28) como un embajador que lo anuncia con valentía (Ef. 6,9)
de Dios se expresa en el misterio de Cristo y esto de tres maneras: no sólo a un grupo de privilegiados ("a nosotros", "a sus santos",
a) Como crucificado: "Nosotros predicamos un Cristo crucifi- "a sus santos apóstoles", "a mí") sino a todos, con dimensión
cado escándalo para los judíos, necedad para los gentiles; mas universal y con un horizonte cósmico.
para los llamados, lo mismo judíos que griegos, en Cristo, Así pues, para realizar esta proclamación universal, el após-
fuerza de Dios y sabiduría de Dios" (1 Cor. 1, 23-24). tol posee la compenetración especial del misterio de Dios, del
b) Como recapitulador: "Dándonos a conocer el misterio de su misterio de Cristo y del misterio de comunión. Es un único
voluntad (...) hacer que todos tengan a Cristo por cabeza". misterio que se va realizando históricamente conforme a la mi-
(Ef. 1,9-10). Cristo se presenta como el unificador que recoge sión que Dios otorga al apóstol (Col. 1, 25)3.
en sí todas las cosas en una articulación orgánica en la medida Pablo se considera apóstol y misionero ad gentes. El manda-
en que entran en contacto con él (Col. 1, 16; Ef. 1, 20-22). to misionero universal es, para él, inseparable de su ser apostólico.
c) Como persona: En la persona de Cristo se realiza el misterio
así que gracias a él ha sido posible conocer el misterio. Pablo 4. El apóstol en Lucas
habla a los Colosenses de la dura lucha que debe sostener para Para Lucas, el apóstol tiene unas características muy precisas
que ellos "alcancen en toda su riqueza la plena inteligencia y que sólo se pueden encontrar en los Doce apóstoles. Lucas hace
perfecto conocimiento del misterio de Dios, esto es, Cristo, en énfasis en los siguientes puntos:
el cual están ocultos todos los tesoros de la sabiduría y de la
ciencia" (Col. 2,2-3). Así pues, Pablo se presenta como apóstol A. Los apóstoles son hombres llamados por Jesús durante
de Jesucristo llamado a anunciar el misterio de Cristo como su vida pública y escogidos antes de la ascensión, para cumplir
crucificado, recapitulador y personal una misión.
Pero el anuncio que Pablo hace de Cristo, usualmente tiene B. Estos apóstoles quedaron como testigos de su doctrina,
lugar en un contexto misionero como puede verse en el tercer de su obra, de su pasión y resurrección.
aspecto.
C. Conformaban el colegio de los Doce, lo cual se hace
C. Se trata del misterio de comunión. En Cristo, judíos y resaltar en la elección de Matías, necesaria para completar el
gentiles llegan a ser un hombre nuevo; entre ellos se logra la número.
comunión. Este misterio exige ser revelado, ser actuado históri-
camente, esto es, exige ser "misionarizado". 3
Sobre el Misterio puede consultarse: Penna, R., II "Mistenon" Paolino, Ed. Paideia,
Pablo expresa este misterio en tres momentos: Brescia, 1978.

204 205
Es evidente que, con estas condiciones, Lucas tenía que segunda clase, sino para ofrecerles una base firme y segura sobre
descartar a Pablo del círculo de los apóstoles. la cual se apoye la acción misionera.
Cómo conciliar la visión de Pablo y la de Lucas y cómo El esfuerzo magistral de Lucas consistió en ir más allá de una
explicar la concepción del apóstol de este último, son interrogan- misión genérica para lograr establecer cómo la misión está ci-
tes que han suscitado muchísimos intentos de explicación4. Pa- mentada en el testimonio de los Doce Apóstoles.
sando sobre todas estas teorías e hipótesis, podemos ofrecer
alguna aclaración sobre la divergencia Pablo-Lucas. Entonces, toda acción misionera será válida si está en la línea
de la apostolicidad de los Doce, garantes auténticos de la tradi-
ción. Una vez que Lucas ha dejado sentado este fundamento que
5. La misión apostólica de los Doce
da autoridad a la misión, puede dejar de hablar de los Doce para
Cuanto se impone en la obra de Lucas es su insistencia en la pasar a exponer la tarea misionera de Pedro y luego la de Pablo.
realidad de los apóstoles como testigos de la resurrección de De este último, Lucas hace una cuidadosa descripción para
Cristo. Textos tan fundamentales como Le. 24,47 y ss. o Hechos evidenciar su estrecha unión a los Doce y por tanto su autoridad
para anunciar el Evangelio. De este hecho dan testimonio las
1, 8, hacen ver el enfoque particular de Lucas. Se trata de textos
mismas cartas de Pablo (Gal. 2, 2). Es la suya una misión apostó-
en los que los apóstoles más que enviados son considerados
lica.
testigos, esto es, mártires. "Mártir" es un término muy usado por
Lucas especialmente en los Hechos. "A este Jesús Dios lo resuci-
tó de lo cual todos nosotros somos testigos (=mártires)" (Hechos 6. Conclusión
2. 32), "Nosotros somos testigos de estas cosas y también el Es-
píritu Santo" (Hechos 5, 32). (Véanse: 1, 8-22; 3, 15; 10, 39-41; El apostolado incluye como elemento esencial la tarea misio-
13, 31; 22, 15-20; 26, 16; 2, 40; 8, 25; 18, 5). Este predominio del nera y esto se ha podido comprobar analizando el apostolado de
testimonio lleva a Lucas no a reducir el apostolado al testimonio Pablo. La tarea misionera, a su vez, incluye necesariamente el
haciendo del apóstol solamente un mártir (= testigo) sino a fundamento de los apóstoles, testigos de la resurrección, como
establecer un fundamento firme para la misión. garantía de continuidad y unión entre Jesús de Nazaret y el Cristo
Si Lucas habla de los Doce como testigos de la resurrección y que cada misionero predica5. Esto se ha podido evidenciar anali-
se limita a ellos es porque así asegura la estrecha continuidad zando el apostolado en Lucas.
entre el Jesús histórico y la comunidad de discípulos en el futuro.
Los Doce son el fundamento de una tradición a quienes,
como primer anillo, y en forma muy particular, se une Pablo. La V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
misión de éste tiene autoridad porque se apoya sobre la autoridad
de aquéllos. (Hechos, 2, 42; 6, 2). 1. Actividad personal
Así pues, la reducción que Lucas hace del apostolado a los Doce,
/. 1 ¿Qué relación puedes establecer entre la narración ini-
no es para rebajar a los otros a la condición de apóstoles de
cial y los contenidos de la unidad?

4
1.2 ¿Qué relación puedes explicitar entre los contenidos de
Soba- las diversas teorías para explicar el origen del término apóstol, pueden consultar- la unidad y algún aspecto de tu vida?
se. Coenen. Beyreuther. Bietenhard, Diccionario Teológico del Nuevo Testamento Ed.
Sigúeme, Salamanca, 1980. Jáuregui, J.A., Testimonio-Apostolado-Misión, Ed. Mensaje-
ro. Bilbao. 1973. Pesch, R., Lugar y significación de Pedro en la Iglesia del Nuevo
5
Testamento, en Concilium, No. 64, 1971. Coenen, Beyreuther, Bietenhard, o.c. p. 146.

206 207
2. Actividad grupal DECIMA SEXTA UNIDAD
Texto, contexto, pretexto.
Explicación Dimensiones misioneras
La unidad ha ofrecido una visión bíblica del apóstol.
(Texto) de la Iglesia local
Es necesario releer esta visión a la luz de la iglesia hoy
(Contexto).
Y a la luz de los desafíos de la realidad sociocultural en que
nos ubicamos (pretexto).
Objetivo
Ofrecer, a partir del dato bíblico, del contexto eclesial y de la
realidad sociocultural, una visión del apóstol para hoy.
Procedimiento
A. Cada grupo elabora un documento de dos o tres páginas
en el que ofrece una descripción del apóstol hoy, teniendo en
cuenta el texto, el contexto y el pretexto. I. Jesús, el enviado del Padre, inauguró con su resurrec-
ción la misión universal. Esta exige discípulos que en comunión
B. Una vez que ha elaborado el documento, lo envía a los se abran a la misión. Ellos son la iglesia que, desde su localiza -
otros grupos. A su vez, recibe el documento de cada uno de los ción, se mueve más allá de sus propias fronteras, en actitud
otros grupos y se pregunta: misionera.
a) ¿Qué elementos nuevos ofrece este documento que pueden
incorporarse en el nuestro?
b) ¿Qué sugerencias pueden darse a los autores de este documen-
to? II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
El grupo anota los elementos nuevos para incorporar en su
documento y envía las sugerencias al grupo del otro documento. Al concluir la unidad, cada participante estará capacitado
para:
C. Cuando ha tomado en consideración los documentos de
todos los otros grupos, el grupo retorna al propio para enrique- A Presentar la doble tarea que, según Pedro, comporta la
cerlo con los aportes y sugerencias de los otros. dimensión personal de la misionariedad.
D. En un plenario, cada grupo presenta su documento. B Explicitar las exigencias misioneras de la confirmación.
Entre todos se aclaran posibles divergencias de fondo. C Comprender mejor la dimensión comunitaria del com-
promiso misionero como inserción en el cuerpo de Cristo.
D Comparar la realidad del cuerpo humano con el cuerpo
de Cristo —la Iglesia— a la luz de la misión universal.
E Relacionar plenitud eclesial y apertura misionera.
F Descubrir la riqueza misionera de la iglesia primitiva.

208 209
G Discernir entre una iglesia misionera y otra no misionera es contrario al que Cristo solicitó: Amar a Dios y al prójimo y
y e\ idenciar las relativas consecuencias. hacer discípulos en todo el mundo. Sin la misión que es amar, ir,
H Describir la misión universal en términos de interexpe- proclamar, servir, el evangelio pierde credibilidad.
riencia eclesial. En el fondo, esta pregunta absurda surge de una preocupa-
ción de sobrevivencia por la propia iglesia que se encuentra en
1 Describir la misión universal en términos de encuentro dificultades. Habría que convencerse, en cambio, de que todas las
con pueblos de religiones diversas y el consiguiente enriqueci- dificultades de la iglesia, derivan más bien, de su insuficiencia
miento mutuo. misionera
J Explicar en qué sentido el cristianismo y las otras religio-
nes son mutua conciencia crítica. DIMENSIONES MISIONERAS
DE LA IGLESIA LOCAL
—gráfico de síntesis—
ni. VER PARA COMPRENDER
"La pregunta absurda"

"Esa que dice ¿por qué partir para la misión cuando la misión
se encuentra ya aquí entre nosotros?, es una pregunta absurda,
desde el punto de vista cristiano. Esto dicho con amistad y
respeto hacia aquéllos que la formulan. Ira la misión es el modo
de ser de la Iglesia y su actividad absolutamente irrenunciable
que la áncora en Cristo. Este ir es su vida. El inmovilismo es para
ella causa de extinción. Y este último es el caso del país en que me
encuentro como misionero: Etiopía, lugar donde vegeta una
iglesia noble y vetusta, la copto-ortodoxa.
Su cristianismo se desarrolló en dos milenios, conservando su
carácter local, sin un intento de misión en el resto de África, no
obstante tuviese a su disposición una fuerza numérica sacerdotal
única en el mundo.
Esta iglesia, indiferente a la exigencia misionera, se había
reducido a ser un vasallo del poder imperial; a vivir áridamente
en medio de controversias teológico-lingüísticas y debates deno-
minacionales, terminando por ser superada e irrelevante. Llevó al
país a una revolución marxista.
El dinamismo cristiano auténtico brota ineludiblemente en la
misión. Se trata de una urgencia intrínseca de autoexpansión,
mediante la proclamación del mensaje evangélico, del cual es el APERTURA MISIONERA COMO PRERREQUISITO DE MADUREZ
—A otras iglesias locales y a pueblos de otra religión.
primer signo.
De no ser así, el cristianismo se convierte en ideología alie-
nante, que flota a la deriva de la historia, porque su modo de ser Bonzamno, G., IM pregunta absurda, en Andaré, 5, ¡982, p. 6.

210 211
IV. COMPRENDER PARA VER
2.1 Una doble tarea
1. Una triple dimensión Las palabras de Pedro expresan una doble tarea:
a) Ofrecer sacrificios espirituales2.
Cuanto nos dejó consignado Lucas en los Hechos de los
b) Anunciar a todos las maravillas de Dios.
Apóstoles y cuanto Pablo y Pedro nos legaron en sus cartas, nos
La primera tarea se concreta, a nivel de la existencia cotidia-
permite profundizar en la realidad misionera de la iglesia local.
na, en la actuación del amor fraterno como expresión del cumpli-
Se trata de una iglesia que está toda ella comprometida a
miento de la voluntad de Dios y a nivel sacramental en la celebra-
anunciar todo el evangelio a todo el hombre y a todos los hom-
ción eucarística como expresión y alimento de la comunión
bres. Esta realidad puede percibirse mejor si consideramos de qué
fraterna.
manera cada miembro de la iglesia local es misionero; cómo toda
la iglesia local es misionera y en qué forma toda ella se proyecta La carta a los Hebreos también evoca esta tarea cuando dice:
hacia los otros misioneramente. Esto significa profundizar en la "No olvidéis de hacer el bien y de ayudaros mutuamente: Esos
dimensión personal, en la dimensión comunitaria y en la dimen- son los sacrificios que agradan a Dios (Hb. 13, 15-16).
sión intercomunitaria de la misionariedad de la iglesia local. La segunda tarea, esto es, anunciar a todos las maravillas de
Dios, tiene que ver con los que creen pero especialmente con los
que no tienen fe. Es una tarea eminentemente misionera que
2. La dimensión personal Pedro expresaba en otras formas como cuando invitaba a "dar
En el discurso misionero de Pentecostés, Pedro contestó a la respuesta a todo el que os pide razón de vuestra esperanza" (1 Pe.
multitud estupefacta, haciendo referencia al profeta Joel cuyas 3, 15). Esta tarea es participación en la acción misionera de Cristo
palabras, según el apóstol, se estaban cumpliendo. "Derramaré para la comunión universal, para la plenitud del Cristo total y
mi Espíritu sobre toda carne y profetizarán vuestros hijos y para la realización del Reino de Dios.
vuestras hijas" (Hechos 2, 17-18). Terminado su discurso, Pedro El bautismo consagra, une a la muerte y resurrección de
fue interrogado: "¿Qué hemos de hacer?" y él contestó : "Con- Cristo, pero lo hace para una misión. Así el ser del cristiano,
vertios y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre constituido como tal en el bautismo, y el actuar misionero del
de Jesucristo para remisión de los pecados, y recibiréis el don del cristiano, son inseparables como lo son la naturaleza de la iglesia
Espíritu Santo; pues la promesa es para vosotros y para vuestros y su dimensión misionera.
hijos y para todos los que están lejos" (Hechos 2, 37-39). Pedro
está invitando a la conversión y a la aceptación del bautismo, con 2.2 Un compromiso ulterior
sus efectos de remisión de los pecados, efusión del Espíritu Santo, El compromiso misionero del cristiano tiene una sólida base
agregación y pertenencia a la iglesia y participación a la salvación también en el sacramento de la confirmación conferido a través
ofrecida a todos. de la imposición de las manos. Los Hechos de los apóstoles nos
Junto con la realidad del bautismo, nos interesa poner de hablan de la confirmación como una recepción del Espíritu
manifiesto las tareas que el bautizado asume con su bautismo. Santo: "Al enterarse los apóstoles que estaban en Jerusalén de
Estas tareas las expresa Pedro diciendo: "También vosotros cual que Samaría había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a
piedras vivas, entrad en la construcción de un edificio espiritual,
para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales,
2
aceptos a Dios por mediación de Jesucristo (1 Pe. 2,45). "Voso- A propósito de este paso de Pedro, escribe el Crisóstomo: "Si quitas tu ojo de lo que está
mal, tú lo ofreces en sacrificio; si impides que tu lengua se enrede en malas conversaciones,
tros sois linaje escogido, sacerdocio real, nación santa, pueblo tú la ofreces en sacrificio; si no permites que tu mano haga acciones inicuas, tú la ofreces
adquirido para anunciar las alabanzas de Aquél que os ha llama- en sacrificio; pero esto no basta: debes realizar obras positivamente buenas: la mano dé
do de las tinieblas a su admirable luz (1 Pe. 2, 9). limosnas; la boca bendiga a los que te insultan; el oído esté atento a escuchar la palabra
divina" (Homilía 20).

212
213
Pedro y a Juan. Estos bajaron y oraron por ellos para que
recibieran el Espíritu Santo; pues todavía no había descendido 3. La dimensión comunitaria
sobre ninguno de ellos, únicamente habían sido bautizados en el
nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y El bautismo y la confirmación, junto con las tareas misione-
recibían el Espíritu Santo" (Hechos 8, 14-17). Esta recepción del ras implicadas en los mismos, no son conferidos al cristiano
Espíritu tenía una precisa finalidad aclarada por Lucas cuando como individuo aislado sino como miembro del cuerpo de Cristo.
narra cuanto aconteció a Pablo en Efeso: "Y habiéndoles Pablo Esto significa que el deber misionero es, ante todo, una
impuesto las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo y se competencia de la comunidad eclesial de la cual pasa a la persona
pusieron a hablar en lenguas y a profetizar" (Hechos 9,7). En qué por esa progresiva inserción, con los sacramentos de iniciación, y
consistía este profetizar, es algo que Pablo explica diciendo: "El por la completa pertenencia a la comunidad.
que profetiza habla a los hombres para su edificación, exhorta- La persona es misionera, primero que todo, porque se inserta
ción y consolación" (1 Cor. 14, 3). en un cuerpo misionero, el cuerpo de Cristo que es la Iglesia.
La confirmación, pues, entraña la responsabilidad de comu- Decir que la iglesia local es el cuerpo de Cristo es aseverar que
nicar la Palabra de Dios a los otros para que con esta palabra ella es la presencia vivida de Cristo en el mundo, su posibilidad de
crezcan hasta la estatura de Cristo, robustezcan el coraje que ello apertura, de comunicación.
exige y sean confortados y consolados en el Señor" (Ef. 4, 9-13). Así como el cuerpo humano es puente entre la persona y el
Por ello, mientras que el bautismo hace operantes en nos- mundo, también la iglesia es puente de comunicación de Cristo
otros la muerte y la resurrección del Señor, la confirmación nos con el mundo. Y así como la corporeidad limita al hombre en el
comunica la gracia de Pentecostés que, como aconteció a los espacio y en el tiempo y hace surgir de su limitada percepción la
apóstoles, nos saca fuera de nosotros mismos hacia la misión. necesidad del movimiento, del mismo modo el cuerpo de Cristo
Claro está que la confirmación no se refiere solamente al que es la Iglesia, clavado en el espacio y en el tiempo y por tanto
actuar misionero del cristiano sino también a su ser misionero. localizado, está llamado a moverse, a ir, para ser la expansión de
"La gracia del Espíritu consiste en una interiorización cada vez Cristo y de esa manera revelarlo, manifestarlo a los otros. La
más profunda y en una exteriorización a través del testimonio y Iglesia es la visualización de Cristo en todos los tiempos y en
de la profecía, dos aspectos por los que se realiza nuestra partici- todos los lugares. Ella está llamada a ir más allá de las fronteras
pación en la existencia de Cristo y nuestro encuentro con el de la fe hacia los que aún no conocen a Cristo; esa es su responsa-
padre". La interiorización mira más a nuestra propia edificación bilidad misionera por el hecho de ser el cuerpo revelador de
y la exteriorización mira más a la edificación de los otros. Pero la Cristo.
primera se logra a través de la segunda. En la apertura a los otros Si la iglesia es una realidad misionera por ser cuerpo revela-
nos edificamos a nosotros mismos. La gracia propia de la confir- dor de Cristo, toda persona que se inserte en la misma asume la
mación nos empuja —como a toda la iglesia— más allá de misma tarea. Por ello, todo miembro de la Iglesia es un misione-
nosotros mismos para que, desde los otros, podamos compren- ro, un revelador, un puente entre Dios y el hombre, un medio a
der mejor la verdad de Jesús y la novedad del Evangelio. través del cual Cristo es sensible, visible, perceptible, disponible y
En síntesis, la gracia de la confirmación, como fuerza especial accesible a todos los hombres de todas las edades y de todas las
del Espíritu Santo, genera en nosotros la responsabilidad de naciones. Por ello, dice el Vaticano II: "La responsabilidad de
difundir la fe como verdaderos testigos de Cristo sea con las diseminar la fe incumbe a todo discípulo de Cristo en su parte"
palabras como con las obra (L.G. 11). La confirmación nos hace (L.G. 17). Y en forma más explícita se refiere a esta responsabili-
aún más misioneros, reforzando ulteriormente la consagración dad misionera como consecuencia de la inserción en el cuerpo de
para la misión, propia del bautismo. Cristo: "Todos los fieles, como miembros de Cristo vivo, incor-
porados y asemejados a él por el bautismo, por la confirmación y
por la eucaristía, tienen el deber de cooperar a la expansión y
214
215
dilatación del cuerpo de Cristo para llevarlo cuanto antes a la Según este gráfico, primero se espera la plenitud y madurez
plenitud. Por ello, todos los hijos de la Iglesia han de tener viva eclesial (plena suficiencia de ministerios, de recursos, de medios,
conciencia de su responsabilidad para con el mundo, fomentar en de práctica sacramental) para luego sí abrirse a la misión más allá
sí mismo el espíritu verdaderamente católico (= universal) y de las fronteras. Pero como esta plenitud no puede lograrse sino
consagrar sus energías a la obra de la evangelización (A.G.36). como consecuencia de una apertura misionera, entonces se queda
esperando lo que nunca logrará. Para romper este círculo basta
4. La dimensión intercomunitaria invertir los términos intermedios:
(Interexperiencia)
Hemos dicho que toda comunidad cristiana local y todo
cristiano, por su inserción en el cuerpo de Cristo, debe proyectar-
se más allá de sus fronteras para que Cristo sea conocido y
acogido en la fe. Pero conviene también subrayar el aspecto como prerrequisito como consecuencia
de de
contrario. Esto es, la vida del cristiano no es solamente una
proyección misionera de sí hacia los otros para beneficio de éstos
últimos, sino que la actividad misionera incide positivamente en
la vida cristiana de quien se proyecta misioneramente (sea perso-
na o comunidad) haciendo que, precisamente por ello, llegue a su
madurez eclesial. La madurez eclesial se hace derivar de la apertura misionera,
No hay madurez o plenitud eclesial sino en la medida en que su necesario prerrequisito. Para que madure, una iglesia ha de
una iglesia se abra más allá de sus fronteras para comunicar abrirse misioneramente.
—por ser cuerpo— su experiencia de fe y para, al mismo tiempo,
recibir de aquéllos a quienes se abre, la experiencia religiosa de 4.1 El ejemplo de la iglesia primitiva
ellos. El influjo estrecho entre vida cristiana y compromiso misio-
Así, pues, la plena vitalidad de la vida cristiana está condicio- nero, así como la dependencia de la primera sobre el segundo,
nada a la disponibilidad misionera de una iglesia. Si no tiene ésta, aparece claramente en la realidad de las iglesias locales del perío-
tampoco logra aquélla; si espera que llegue la primera para dar do apostólico.
un paso hacia la otra, se quedará siempre esperando y caerá en la La iglesia primitiva no se encerró en sí misma en busca de su
situación expresada por el siguiente gráfico. madurez y plenitud sino que, desde un primer momento, se abrió
a la misión. Podemos considerar la iglesia local de Antioquía, a
manera de ejemplo. Esta iglesia local se convirtió en la capital de
PLENITUD Y MADUREZ
ECLESIAL
la misión Ad Gentes y ello hizo de la misma una comunidad viva,
bien establecida, rica de carismas y atenta a la comunión con las
otras iglesias.
como consecuencia como prerrequisito Su empuje misionero no fue la consecuencia de haber supera-
de
para do todas las dificultades sino a pesar de ellas y, tal vez, como
medio para superarlas.
APERTURA
Fue la iglesia fundada por cristianos sencillos que bien hubie-
MISIONERA ran podido limitarse a pensar sólo en ellos mismos, luego de
tantas persecuciones, pero que creyendo profundamente en Je-

216 217
sus, salvador universal, lo anunciaron a todos. Tanto hablaban dirigida a ellos: "Vuestra fe está progresando mucho y se acre-
de Cristo que la gente empezó a llamarlos cristianos (Hechos 11, cienta la mutua caridad de todos y cada uno de vosotros, hasta tal
26). punto que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las
El anuncio de Cristo no se limitaba solamente al ámbito de iglesias de Dios por la tenacidad y la fe en todas las persecuciones
Antioquía. Esta iglesia empezó a desplazarse más allá de sus que estáis pasando" (2 Tes. 1, 1-5).
fronteras así que se convirtió en la base de la actividad misionera Una iglesia llena de tribulaciones y problemas, no encuentra
de Pablo y Bernabé: Mientras estaban celebrando el culto del en ello un motivo para encerrarse en sí misma (1 Tes, 1, 6) sino
Señor y ayunando, dijo el Espíritu Santo: "Separadme ya a que toma la decisión libre de servir a la Palabra del Señor en la
Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado. Entonces, alegría del Espíritu Santo que la mueve más allá de sus fronteras.
después de haber ayunado y orado, les impusieron las manos y La conclusión de estos ejemplos ofrecidos por los Hechos y
los enviaron" (Hechos 13, 2-3). las cartas de Pablo, puede ser la siguiente: "La iglesia descubre su
Lucas se preocupa por hacer ver el origen de lo alto propio de verdadera naturaleza en el momento de pasar de un mundo
la misión y la participación de la comunidad cristiana que envía humano a otro, esto es, en el acto de la misión. Las etapas de la
y que acompaña con la oración. Y hace notar también las venta- toma de conciencia de la novedad cristiana fueron las etapas de la
jas que esta misión, más allá de las fronteras, refluían en Antio- misión. El Nuevo Testamento destaca particularmente la expe-
quía. En efecto, en los Hechos aparece cómo Pablo y Bernabé riencia de Pablo. El Espíritu interviene para obligar a la iglesia a
no se desentendían de Antioquía ni los antioquenos de ellos. De salir de sus fronteras hacia el mundo exterior. El Espíritu espera a
ello da muestra clara el texto conclusivo del primer viaje: "Se la iglesia fuera de sí misma para poder revelarle quién es Jesucris-
embarcaron para Antioquía, de donde habían partido encomen- to. Pablo descubrió en Corintio y en medio de los griegos, dos
dados a la gracia de Dios, para la obra que habían realizado. A su cosas: Que Jesucristo no necesitaba de la ayuda del judaismo y
llegada reunieron a la iglesia y se pusieron a contar todo cuanto que él, Pablo, aún estaba impregnado de la mentalidad judaica
Dios había hecho juntamente con ellos y cómo había abierto a los cuando llegó a Corinto. El Espíritu lo envió a los griegos no
gentiles la puerta de la fe" (Hechos 14, 26-27). solamente para evangelizar a los griegos, sino para que le fuese
Como en otras ocasiones, Pablo y Bernabé hacen un recuento dada la posibilidad de comprender el núcleo de su mensaje"3.
de la actividad misionera. Pero no se trata simplemente de una
crónica de viaje, cuanto de la interpretación teológica de los 4.2. La excepción en la iglesia primitiva
acontecimientos. Es Dios el que ha obrado por medio de ellos y Jerusalén, en la obra de Lucas, ocupa un puesto importante.
con ellos; de El es la iniciativa de que los paganos lleguen a la Sin embargo, el valor de esta iglesia local va disminuyendo hasta
salvación. el punto que después del capítulo 15 (de los Hechos) se opaca
Toda esta experiencia misionera dio a la iglesia de Antioquía completamente. Aún más, ella se vuelve el lugar de la prisión, de
una vitalidad maravillosa y una comprensión de la riqueza de la la persecución de los apóstoles, de la oposición a Pablo4.
Buena Nueva que no tienen otras iglesias, las cuales, oportuna- En parte, este cambio se debe al hecho de que la observación
mente, reciben el influjo de Antioquía (Hechos 15, 1-4). estricta de la ley, reconocida por Santiago su obispo, llevó a esta
La Iglesia de Tesalónica puede también aducirse como iglesia a cerrarse a la misión ad gentes y aun a oponerse abierta-
ejemplo de vitalidad gracias a la acción misionera. Esta es reco- mente a ella. Son los cristianos de Jerusalén quienes marchan
nocida por Pablo en la primera carta que les dirige: "Partiendo de hacia Antioquía, provocan disturbios entre los paganos converti-
vosotros, en efecto, ha resonado la Palabra del Señor y vuestra fe
en Dios se ha difundido no sólo en Macedonia y en Acaya sino
por todas partes (1 Tes. 1, 8) Este empuje misionero redundaba 3
Combhn, J., Teología de la misión, Lationamencana libros, Buenos Aires, 1974, p. 89.
en una vitalidad eclesial que Pablo elogiaba en su segunda carta 4
Véase, Fliche Martin, Historia de la iglesia, Ed. Edicep, Valencia 1978, Vol. I, p. 191.

218 219
dos, tratan de intimidar a Pablo y a Bernabé (Hechos 15,1 y ss) y Se trata de una interexperiencia a dos niveles: Entre las
comunidades eclesiales mismas y entre una comunidad eclesial y
siembran divisiones en Conrinto.
los pueblos de religiones no cristianas.
Esta oposición, que si bien ha de asignarse a algunas personas En el primer caso, la misión lleva a la colaboración activa y
o grupos, tiene sus raíces en la misma actitud cerrada de la iglesia mutuo enriquecimiento entre iglesias. En el segundo caso, la
de Jerusalén a la misión universal. Santiago (llamado el menor) misión puede llevar, mediante el diálogo y un proceso de incultu-
era de ideas estrechas y logró imponer el antiguo orden judío de ración, a la fundación de nuevas iglesias locales al servicio del
los presbíteros5. Pero esto constituyó una condena de extinción Reino.
de esta iglesia local. Fue una iglesia que hizo el camino contrario
al de las iglesias fundadas por Pablo, o a la iglesia de Antioquía 5. / Interexperiencia eclesial
que se abrieron a la misión universal, apertura que redundó en En el primer caso, la interexperiencia se concreta en una
beneficio de las mismas. De este beneficio careció Jerusalén y de comunión de bienes espirituales y materiales. A ello invitaba
allí su debilitamiento eclesial. La iglesia existe de verdad sólo en Pablo a las iglesias: "Al presente vuestra abundancia remedia su
el acto de la misión. necesidad para que la abundancia de ellos pueda también reme-
diar vuestra necesidad y reine la igualdad" (2 cor. 8, 14).
5. La misión es dar y recibir: La motivación para esta comunión intereclesial no es otra
Interexperiencia que el seguimiento de Cristo y el ejemplo de su actitud hacia
nosotros: "Pues conocéis la generosidad de Nuestro Señor Jesu-
El descubrimiento que la iglesia hace de sí misma y su creci- cristo el cual siendo rico por nosotros se hizo pobre a fin de que
miento a través de la misión, su objetivo y razón de ser, implica os enriquecierais con su pobreza" (2 Cor. 8, 9).
una doble apertura: a dar y a recibir. De esta motivación básica pueden explicitarse otras motiva-
Si una iglesia local se limita a dar pero no recibe se cierra a ciones:
cuanto el Espíritu quiere hacerle presente para su vitalidad. a) La conciencia de una solidaridad nueva que es como un
Si una iglesia local se limita a recibir pero no se abre a dar, parentesco que une a todos los que han sido bautizados en el
destruye la acción misma de la misión aue implica ofrecer la nombre del Señor.
propia experiencia de fe. Además, pierde su sentido de cuerpo b) La conciencia clara de que existe una unidad de vida entre
que revela, que manifiesta algo a los otros. todos los creyentes por la incorporación a Cristo que los hace
Si una iglesia local está dispuesta solamente a dar peca por a todos miembros de su cuerpo. (Véase Hechos 9,4) y por la
autosuficiencia y falso sentido de superioridad; si una iglesia está presencia activa en todos del único y mismo Espíritu (Ef. 4
dispuesta sólo a recibir peca por particularismo, autopreocupa- 4-5).
ción unilateral y sentido de inferioridad. c) La convicción de que la comunión a niyel del ser ha de
El análisis de la iglesia de los orígenes nos ofrece una misión traducirse a nivel de praxis cristiana, es el esfuerzo por lograr
un modo común de pensar y querer (Hechos 4, 32), una
como interexperiencia, donde ambos interesados dan y reciben y
verdadera fraternidad y una puesta en común de los propios
donde no puede prescindirse de los dos movimientos.
bienes (Hechos 2, 44).
Esta misión como interexperiencia tiene su modelo en la d) La convicción de que este intercambio favorecía la armonía y
relación misma de Cristo con la iglesia, como se vio en otra la coexistencia entre comunidades cristianas tan diversas por
unidad. origen y cultura6.
6
5
Véase, Schweizer,E., Diez Macho, A.,Lac/i/esaprim!ííva,Ecl.Paicleia,Brescia, 1980, p Véase sobre el tema: Ramazzotti, B., Comunitá e Missione, Ed. EMI, Bologna. 1978
31.
221
220
e) En fin, esta comunión de iglesias estaba estrechamente unida man parte de un diálogo fructífero, por un lado, un conocimiento
a la eucaristía. Como se comparte el pan eucarístico, así ha de preciso de la identidad de la propia fe y, por otro, el sentir de la
compartirse el pan cotidiano como signo de la unión de propia imperfección y una necesidad real de comunicarse con los
eucaristía y vida. demás. Sólo así puede surgir un interés auténtico por la otra
religión, una "necesidad creadora del otro". El diálogo mismo
Basadas en estas convicciones y motivaciones, las comunida-
transforma las atmósferas vitales de las religiones y crea las
des locales se abren a la interexperienda misionera para ayudarse
condiciones para una comunidad en la que sean posibles las
en el crecimiento de cada una hacia la madurez eclesial.
participaciones, el intercambio y el enriquecimiento recíproco" 8 .
5.2 ínter experiencia En esta misión como interexperiencia, la comunidad cristia-
con los pueblos de otras religiones na puede recibir del Islam el reconocimiento total de la soberanía
divina sobre la vida y su crítica de la idolatría antigua y moderna;
En el segundo caso, la misión como interexperiencia lleva a la y puede aprender la capacidad meditativa del budismo para equi-
fundación de nuevas comunidades eclesiales servidoras del Reino librar el activismo moderno; y puede asimilar mucho de los siste-
y a un enriquecimiento de la iglesia con los aportes nuevos de los mas de equilibrio que ligan entre sí individuos, sociedad y entor-
pueblos hasta entonces no cristianos, o de pueblos de otras no natural, los antepasados y la divinidad como aparece en las
religiones con quienes se actúa un verdadero diálogo. religiones animistas de África y Asia.
Los aportes nuevos son de diverso tipo: lengua, costumbres, Para que este enriquecimiento sea posible hay que estar
signos y símbolos, formas litúrgicas, teología y espiritualidad, dispuestos a ser transformados. Esto no quiere decir perder la
etc. Pero el aporte fundamental va mucho más allá de los factores propia identidad sino adquirir un perfil nuevo que se espera sea
culturales o teológicos. Se trata de algo más profundo, de una de mayor acercamiento a la vida, al hombre que sufre, a la
experiencia original de Dios que al recibirla, una iglesia descubre comunión y a la paz.
como expresión del cuerpo del Señor actuante con su Espíritu en El testimonio recíproco de fe en un Dios es, en definitiva,
todos los pueblos, "La iglesia no sólo reparte sino recibe, en purificador y enriquecedor para todos. "Como hoy en la vida
primera línea, de los diversos pueblos y gentes, su propia pleni- política es necesario que haya un partido que gobierna y otro que
tud, su catolicidad y ecumenicidad"7. está en la oposición (constructiva) así también acontece en la vida
El Espíritu de Cristo incorpora al cristianismo crítica y crea- religiosa, donde se hace necesaria una crítica constructiva. Las
tivamente, todas las riquezas de los pueblos y religiones. grandes religiones de Asia son para nosotros los cristianos una
La iglesia ha de tener una capacidad receptora que comporta conciencia crítica, así como nosotros lo somos para ellas. Tene-
riesgos y discernimiento pero que no ha de dejar destruir ni por el mos experiencias y valores numerosos que podemos donarnos
miedo ni por el fanatismo. Ello es posible cuando cada iglesia recíprocamente. Mientras que en el pasado los convertidos no
local toma conciencia de no poseer todas las manifestaciones de traían consigo nada al entrar en la iglesia, porque tenían que
Cristo y es capaz de admitir la presencia del Espíritu en otras despojarse totalmente y abandonar todas las costumbres anterio-
comunidades, pueblos y culturas de religión distinta del cristia- res a la conversión, hoy, en cambio, gracias al diálogo interreli-
nismo. En consecuencia, "los cristianos sólo pueden hablar de su gioso hay un verdadero intercambio de valores y de experiencias
misión especial si tienen en cuenta las misiones de las otras espirituales"9.
religiones y las respetan. Y sólo puede entablar con ellas un
diálogo que tenga sentido, si están dispuestos, no sólo a comuni-
8
car algo, sino también a aprender de las demás religiones. For- Moltmann, J., La Iglesia, fuerza del Espíritu, Ed. Sigúeme, Salamanca 1978, pp. 196-
197.
9
Bülhmann, W., "Desde la misión el futuro de la Iglesia", en Missione oggi, octubre
1979, p. 29.
7
Kasper, W., Fe e historia, Ed. Sigúeme, Salamanca, 1974.
223
222
Así pues, la interexperiencia misionera es también mutua 2. Actividad grupal
conciencia crítica, como indica el gráfico:
2.1 Nuestra iglesia local
• +• CRISTIANISMO .
Explicación
Conciencia crítica Conciencia crítica Se trata de una dinámica sencilla que ayuda a reflexionar
sobre la propia realidad eclesial.
OTRAS GRANDES RELIGIONES -» ' Objetivo
Explicitar la vitalidad misionera de la propia iglesia local.
6. Conclusión Procedimiento
Sobre la base del bautismo y de la confirmación, como A. El grupo se divide en subgrupos.
miembro del cuerpo de Cristo y por su responsabilidad de llegar a A la mitad de los subgrupos se les pide caracterizar la iglesia
la madurez eclesial, cada cristiano y cada comunidad local de fe, no misionera con unos 10 rasgos. A la otra mitad, se le pide
ha de abrirse a la acción misionera y ha de hacerlo como una caracterizar la iglesia misionera renovada.
interexperiencia . Esta quiere decir, dar y recibir, un enriqueci- B. Se exponen los rasgos en papelógrafos o se escriben en el
miento mutuo que lleva a la paulatina realización del Cristo total tablero. Se completan si es el caso.
y con ello al proyecto del Padre de comunión de los hombres con
C. Divididos en grupos más pequeños, se les pide contestar:
El por Cristo, en el Espíritu y de los hombres entre sí, con una
¿A cuál de los dos retratos se parece más nuestra iglesia local?
fraternidad totalmente nueva.
¿En qué hemos avanzado en estos años?
Ninguna iglesia local puede presumir, en la acción misionera, ¿En qué estamos aún lejos?
que tiene sólo para dar y nada para recibir o sólo para recibir sin
esfuerzo por dar. Cada una de estas actitudes, si se separa de la D. Plenario. Se escuchan los relatores y se tiene una discu-
otra, puede convertirse en una caricatura de la misión, algo muy sión conclusiva.
lejano de cuanto quiso realizar el Verbo cuando se hizo carne,
habitó entre nosotros, nos dio la vida y se enriqueció con nuestra 2.2 Parábola de Tagore
pobreza. Explicación
Dinámica que invita a reflexionar comunitariamente sobre el
compromiso misionero.
V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
Objetivo
1. Actividad personal Que los participantes reflexionen sobre el programa misione-
ro de Puebla: "Dar desde nuestra pobreza" (N. 368).
1.1 ¿Qué relación puedes establecer entre la narración ini-
cial y los contenidos de la unidad? Procedimiento
A. Los participantes reciben copia de la parábola.
1.2 ¿Qué relación puedes evidenciar entre los contenidos de
la unidad y algún aspecto de tu vida personal o eclesial? B. Cada participante debe:
—Leer la parábola
1.3 ¿Cómo se manifiesta la apertura misionera de tu iglesia —Darle un título misionero
local? (Diócesis). —Deducir una conclusión misionera de la parábola

224 225
—Señalar algún ejemplo histórico de alguien que haya encarna- b) dando informaciones previas sobre el objeto de la visita:
do la parábola. finalidad de la obra, datos históricos, etc.
C. En pequeños grupos, cada uno comunica su reflexión. c) preparando las preguntas que se harán a las personas.
d) determinando algunas tareas de observación del lugar, estilo
Texto de la parábola: de vida, trabajo, etc.
Los datos recogidos pueden presentarse a través de carte-
"Iba yo pidiendo de puerta en puerta, por el camino de la aldea, leras, una exposición por escrito o hablada. Lo importante es
cuando tu carro de oro apareció a lo lejos, como un sueño magnífi- presentar en forma ordenada todos los datos para facilitar una
co. Y yo me preguntaba maravillado, quién sería aquel Rey de discusión y llegar a conclusiones prácticas.
reyes.
Mis esperanzas volaron hasta el cielo, y pensé que mis días malos se
habían acabado. Y me quedé aguardando limosnas espontáneas,
tesoros derramados por el polvo.
La carroza se paró a mi lado. Me miraste y bajaste sonriendo. Sentí
que la felicidad de la vida me había llegado al fin. Y de pronto tú me
tendiste tu diestra, diciéndome: "¿Puedes darme alguna cosa?".
Ah, ¡qué ocurrencia de tu realeza! ¡Pedirle a un mendigo! Yo estaba
confuso y no sabía qué hacer. Luego saqué despacio de mi saco un
granito de trigo, y te lo di.
Pero qué sorpresa la mía cuando, al vaciar por la tarde mi saco en el
suelo, encontré un granito de oro en la miseria del montón. ¡Qué
amargamente lloré de no haber tenido corazón para dárteme todo!
(Ofrenda lírica N 50)

2.3 Visita-encuesta a un centro misionero
Esta actividad no se presenta con el esquema usado en las
otras dinámicas. Sólo ofrece sugerencias.
Muchos problemas exigen como elemento fundamental para
una reflexión adecuada, un conocimiento más inmediato. Para
ello se requiere un tipo de investigación sobre la realidad, que se
acomode a la capacidad de los interesados en el problema.
Para responder a muchos interrogantes relacionados con el
problema misionero, se puede programar una visita:
a) A una comunidad religiosa misionera.
b) A un centro misionero diocesano o nacional.
c) A una obra que esté estrechamente relacionada con la acción
misionera.
Para que la visita dé resultado, se requiere una preparación
previa:
a) aclarando la conexión entre la visita y el tema de la unidad
didáctica.

226 227
G. Explicitar cuanto contiene la realidad de la iglesia, signo
DECIMA SÉPTIMA UNIDAD de unidad universal.

Ver en la Iglesia local y universal, H. Discenir entre santuario y signo.

un sacramento del Reino I. Hacer ver la iglesia como instrumento de unidad univer-
sal.

III. VER PARA COMPRENDER

"Así nacieron relaciones nuevas"

"Cuando llegué al Laos, un misionero que estaba allí desde
hacía 20 años, me dijo que no había puesto un pie en una pagoda.
Esto era para él motivo de orgullo.
Yo comencé desde muy pronto a frecuentar los monasterios y
I. La evangelización necesita la misión y ésta requiere una a hablar con los bonzos; a asistir a las fiestas y ceremonias. De
iglesia. Formada por cristianos de un contexto social determina- esta manera, quería conocer la cultura para adaptar el mensaje
do, la Iglesia, en su apertura misionera se constituye signo e cristiano. En los primeros seis años de misión, acumulé miles de
instrumento de comunión universal. fichas sobre creencias y prácticas de los budistas lao. Traté tam-
bién de averiguar qué entendían los budistas de nuestro mensaje
cristiano; cómo veían nuestros ritos y forma de vida; cómo juzga-
ban el cristianismo. Así me di cuenta de que había un abismo muy
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS grande entre nuestro modo de pensar y el de ellos (...). Por
solicitud de las conferencias episcopales, organicé el diálogo no
Al concluir la unidad didáctica, cada participante será capaz de: sólo a nivel personal sino también comunitario. Sensibilicé sacer-
dotes y laicos al conocimiento del budismo y de sus valores. Así
A. Captar la relación dialéctica que hay entre iglesia local e nacieron las relaciones nuevas con los budistas y también una
iglesia universal. forma nueva de presentar la catequesis y el mensaje cristiano a los
que no son cristianos. Se introdujo una serie de cambios en la
B. Definir la iglesia universal.
liturgia y se redescubrió la importancia de la meditación y de la
C. Explicar por qué ninguna iglesia local es la iglesia gene- oración como un testimonio comprensible. Cuando los misione-
radora. ros extranjeros fueron expulsados por las autoridades comunis-
D. Presentar la identidad trascendental de la iglesia univer- tas, los budistas expresaron su dolor, como lo hiceron los cristia-
sal. nos" 1 .
E. Comprender el significado del término "sacramento" en
relación con la iglesia. 1
Zago, Marcello, "Com'é cambiata la missione negli ultimí vent'anni", en Mondo e
F. Relacionar la iglesia con Cristo y con el resto de la Missione, No. 20. 1981, p, 552.
humanidad.
229
228
IGLESIA LOCAL Y se genera el movimiento misionero que lleva a la interexperiencia,
UNIVERSAL, SACRAMENTO esto es, a la comunión con las otras iglesias locales y al mutuo
DEL REINO enriquecimiento con las comunidades de otras religiones.
gráfico de síntesis Pero una vez afirmado este primado, hay que aseverar tam-
bién que la iglesia local no es la iglesia entera. "La iglesia entera
son sólo todas las iglesias locales y no por adición y asociación
exterior, sino porque están interiormente unidas en el mismo
Dios, en el mismo Señor y en el mismo Espíritu por el mismo
evangelio, el mismo bautismo y eucaristía y la misma fe"2.
Esta comunión de las iglesias locales es la iglesia universal.
CRISTO CABEZA> Cada iglesia local hace parte de la iglesia universal en forma
-RECAPITULADOR-\ dinámica en cuanto está en continuo movimiento de caridad
(ágape) más allá de sus fronteras para entraren comunión con las
otras iglesias locales.
/' Esta comunión de iglesias locales tiene su fundamento y su
^ IGLESIA signo en la comunión eucarística. Además, "como la iglesia local
LOCAL encuentra en el obispo, ministro de unidad en la misma, el signo
y el servidor de su comunión, así también las iglesias locales
encuentran en la comunión colegial de sus obispos el signo y el
IGLESIA «2. instrumento concreto de la comunión existente entre ellas"3. A su
LOCAL
vez, esta comunión colegial se construye en torno a aquél que
IGLESIA IGLESIA \ % ejerce el ministerio de la unidad universal, el obispo de Roma, el
LOCAL LOCAL %.
Sumo Pontífice.
Hay entonces una dialéctica muy especial entre la iglesia local
Iglesia Universal
y la iglesia universal que puede definirse así: "La iglesia universal
Humanidad
vive en las iglesias locales y las iglesias locales viven en la iglesia
universal.

IV. COMPRENDER PARA VER *- IGLESIA LOCAL

1. Enteramente iglesia, mas no la Iglesia entera vive en vive en

La iglesia local es enteramente iglesia. Toda la fuerza vital,
salvífica y sacramental de la iglesia está presente en esta comuni- IGLESIA
dad local. Ella tiene su dinamismo propio, su cultura propia, su UNIVERSAL
espiritualidad propia y, en una palabra, su rostro propio.
El gráfico expresa esta mutua necesidad de la iglesia local y la
Pero lo más importante es considerar esta iglesia local como iglesia universal.
el sujeto primario de la misión. Es una comunidad, enviada, toda
ella, en virtud del bautismo, la confirmación y la eucaristía. Ella 2
Küng, H., La Iglesia, Ed. Herder, Barcelona, 1968, p. 359.
es la primera responsable de la misión. A partir de la iglesia local 3
Forte Bruno, Chiesa lócale, movimenti e misione, Ed. EMI. Bologna, 1982, p. 8.

230 231
La iglesia local es una porción de la iglesia universal. Con el decir que esa iglesia fue generada por la iglesia local que envió
término "porción", propio del Vaticano II, se entiende el hecho misioneros a evangelizar. Y, tanto menos, puede decirse que la
de que, en un determinado lugar y en un determinado ambiente nueva iglesia local, como hija en crecimiento, ha de adquirir el
sociocultural, está la totalidad de la iglesia presente y operante. rostro de la otra. Estaríamos en este caso creando una especie de
Toda la iglesia de Dios está presente y se manifiesta en la iglesia colonialismo eclesial.
local. Esta es la expresión histórica, en el orden de la gracia, de
B. Sin embargo, es un hecho que se generan nuevas iglesias,
toda la iglesia de Dios. Así pues, la iglesia universal necesita de la
que la comunión entre iglesias no se agota nunca; que hay una
iglesia local para su expresión histórica y su arraigo cultural.
apertura a la novedad y a la diversidad. ¿Cuál es entonces la
Pero, al mismo tiempo, la iglesia local necesita de la iglesia iglesia madre que genera nuevas iglesias locales? Es la iglesia
universal; no puede prescindir de esa simbiosis que es la comu- universal. Ella es la iglesia misterio, la iglesia trascendente que
nión intereclesial. Sin ella, la iglesia local se debilita y muere, desciende de lo alto para realizarse en cada grande o pequeño
como acontece a un miembro que se separa del cuerpo. Por eso, segmento histórico. Ella tiene una identidad que no es dada en
dice Pablo VI, que "una iglesia particular que se desgajara volun- términos particulares e históricos cuanto en términos trascenden-
tariamente de la iglesia universal perdería su referencia al desig- tales. Con esto se quiere indicar que esta iglesia es universal
nio de Dios y se empobrecería en su dimensión eclesial"4. porque se identifica y está al servicio del contenido vivo, trascen-
dental, del mensaje de Jesús. Trascendental es un término que
2. Iglesia madre e iglesias hermanas indica la constitución esencial de una realidad. Se opone a históri-
Es conveniente considerar otro aspecto de la relación iglesia co y a contingente en cuanto tiene un valor igual ayer, hoy y
universal e iglesias locales, por la repercusión misionera que tiene. siempre, en cualquier lugar, cultura y nación. Para ilustrar el
A. La iglesia universal es la comunión de las iglesias locales concepto con un ejemplo se puede decir que el lenguaje es un
y por tanto no se identifica con ninguna de ellas. Se puede decir trascendental del hombre, mientras que hablar español, francés o
que la iglesia universal se hace iglesia local pero la iglesia local no alemán es algo histórico. La muerte es también un trascendental
se hace iglesia universal. en el hombre. Morir por un accidente aéreo o por un infarto, se
sitúa en lo histórico.
Si una iglesia local, a un momento dado, tuviera la pretensión
de volverse el modelo universal para toda otra iglesia, el prototi- La Iglesia universal tiene una identidad dada en términos
po de la iglesia, y las otras iglesias estuvieren obligadas a repetir el trascendentales porque se identifica con la dimensión trascen-
modelo y la realización histórica de esta iglesia local, sería la dental del mensaje de Jesús.
destrucción de la universalidad que es siempre unidad de todas en Es importante distinguir la dimensión trascendental y la
la diversidad de cada una. dimensión histórica en la iglesia porque si se reduce la primera a
Dicho en otros términos, ninguna iglesia local puede conside- la segunda, en una identificación ilícita, se haría de una cristian-
rarse la madre iglesia, generadora de otras iglesias que han de dad particular y transitoria, la esencia del cristianismo y de la
modelarse a su imagen y semejanza, como una hija se identifica iglesia.
con la mamá5. Todas las iglesias locales son hermanas; ninguna C. Pero, por otra parte, la iglesia universal con su identidad
de ellas es "mamá" de otra. Cuando nace una nueva iglesia local trascendental sólo existe y cumple su misión encarnándose en las
en un grupo humano anteriormente no cristiano, no se puede iglesias locales. Cada iglesia local, por ser misionera, se convierte
en signo e instrumento de la iglesia universal para generar nuevas
iglesias locales servidoras del Reino.
4
E.N. 62.
5
Véase, Sarton, L., Quale misswne. Varios, Quando le chiese si incontrano, Ed. EMI
Se puede decir que cada iglesia local es sacramento de la
Bologna, 1978. iglesia universal, y ésta, siendo comunión de iglesias locales, es

232 233
signo e intrumento de unidad universal, del Reino destinado a comunión del Padre manifestado en su Hijo hecho hombre. Así
todos. pues, es necesario ubicar a la Iglesia en su relación con Cristo y en
su relación con la humanidad.
3. Iglesia, sacramento de unidad universal
3.1 Lazo de unión, significación, realización
Hemos considerado la relación iglesia local e iglesia univer- La Iglesia, sacramento o misterio, se ubica a manera de
sal. Es necesario, ahora, profundizar en la relación de esta iglesia, puente o lazo de unión, significación y realización. En esto radica
a su vez universal y local, con toda la humanidad y con el Reino. su valor e identidad.
La iglesia es esa parte de la humanidad que ha adherido a La Iglesia debe abrirse a la realidad para quien se significa y
Cristo y ha sido constituida cuerpo de Cristo. Es la parte de la en quien se ha de realizar el Reino, esto es, la humanidad, pero
humanidad explícitamente cristificada. Mas la iglesia no está en conservando su identidad, sin tornarse acomodaticia, perdiendo
función de sí misma. La intención última de Jesús no es la iglesia su relevancia. Pero en el esfuerzo por conservar su identidad debe
sino el Reino de Dios al cual toda la humanidad está llamada. evitar encerrarse en sí misma puesto que ella es sacramento por
Es necesario, por tanto, poner de manifiesto el papel de la referencia a las necesidades del mundo, y por referencia a Cristo
iglesia dentro del conjunto de la humanidad a la que pertenece. que dio su vida por todos.
Este papel, que no es una simple función sino que expresa la Así pues, como sacramento, está llamada a una estrecha
naturaleza misionera de la Iglesia, se puede definir con la palabra vinculación con su significado, Cristo resucitado, y con la huma-
Sacramento. La Iglesia es sacramento de unidad de todos los nidad que sólo en él encuentra su plenitud.
hombres. (L.G.l). Esto es cuanto profesaba la antigua tradición. Con un len-
guaje simbólico trataba del misterio de la Iglesia como del miste-
El concilio Vaticano II quiso introducir su tratado sobre la rio de la luna: "Cristo es el sol de justicia, la única fuente de la luz.
Iglesia llamándola sacramento, esto es, signo e instrumento de La Iglesia, como la luna, recibe de él todo su esplendor en cada
unidad universal. La palabra sacramento, o su equivalente miste- instante . Por tanto, es posible hablar con Dídimo el ciego, de una
rio, suscitaba una cierta perplejidad por la posible confusión con constitución lunar de la Iglesia. Lo mismo que la luna en la
los siete sacramentos. En el Concilio mismo se explicó a los noche, también la Iglesia brilla en la oscuridad de este siglo,
padres conciliares que esta palabra no significaba algo incom- iluminando la noche de nuestra ignorancia, para señalarnos el
prensible o abstruso sino una realidad divina que se manifiesta y camino de la salvación. Su luz, prestada por Cristo, no es nada-
revela de modo visible. Por ello, la palabra se aplica normalmente más que una pálida claridad, un "fulgor medio oscuro" como
a Jesucristo como ya solían hacerlo San Agustín, San León dice San Buenaventura, que nos presenta los símbolos de una
Magno, San Ireneo y otros padres de la Iglesia. Pero antes de verdad que todavía no puede impresionar nuestros ojos mortales.
ellos, la Escritura utilizaba el término misterio o sacramento para Mientras que el sol permanece siempre en su gloria, ella pasa
indicar una realidad divina que se manifiesta, se hace visible6. En incesantemente por diversas fases, creciendo unas veces y decre-
la Iglesia se manifiesta de manera privilegiada aunque no exclusi- ciendo otras, tanto si se trata de su extensión mensurable desde
va, el misterio de comunión universal, esto es, el proyecto de fuera como si se trata de su fervor íntimo, porque no cesa de
soportar las contradicciones y vicisitudes humanas" 7 .
No separada de Cristo pero tampoco identificada con él,
6
"En la iglesia primitiva se llamaba sacramento a los acontecimientos históricos, a las
palabras de la Esentura, a los elementos del culto religioso que dejan transparentar la
acción de la salvación realizada por Cristo y que al mismo tiempo permiten a lo Eterno 7
realizarse en el tiempo e incluso hacerse presente como algo constitutivo de su verdadera De Lubac, H., Paradoja y misterio de la Iglesia, Ed. Sigúeme, Salamanca, 1967, pp.
realidad interior" Coffy, R., Varro, R., La Iglesia signo de salvación en medio de los 37-38.
hombres, Ed. Marova, Madrid, 1976.
235
234
como si fuera él. Ella es la luna, él es el sol. Si no fuera así, no sería Es necesario pues sin el signo la novedad quedaría oculta por
sacramento. La expresión que da de él, no podrá nunca agotar el no encontrar un medio apto para expresarse; el designio de Dios y
misterio de Cristo. No separada de la humanidad, como que de su manifestación en Cristo permanecerían como luz bajo el cele-
ella hace parte, de sus angustias y de sus esperanzas; ni identifica- mín, como pensamiento sin palabra, como experiencia sin nom-
da totalmente con ella, como quiera que tiene algo más que la bre. ¿Qué podríamos saber de Jesús, de su vínculo profundo con
trasciende y es su experiencia explícita de Cristo, su ser signo e nosotros, sin el signo la Iglesia?
instrumento privilegiado, no exclusivo, del proyecto del Reino de
comunión universal. Pero no es un signo exclusivo en el sentido de que agote en sí
mismo la obra de Dios. El amor salvífico supera las fronteras de la
3.2 La Iglesia, signo de unidad universal Iglesia. La donación de la gracia no reduce su alcance al ámbito
visible de la misma.
El Vaticano II habla de la Iglesia como signo en diversos
textos. Es "signo de unidad universal" (L.G.l); "signo levantado En fin, es un signo que no está para indicarse a sí mismo sino
en medio de las naciones" (S.C.2); signo del Reino (A.G.36). para indicar algo a toda la humanidad. Por tanto, está llamado a
Es un signo que resplandece no en virtud del poder, de la ir más allá de sí mismo. En él Cristo ha concentrado su gracia,
fuerza o de la manipulación, sino de la caridad. Es pues, un signo como en un punto privilegiado, pero para hacerla visible a los
del amor de Dios aparecido en Jesucristo. demás.
Es un signo que se ha de manifestar en forma personalizada. Es diferente considerar la Iglesia como signo, según lo indica-
Por eso, se habla de personas a quienes se ha dado un corazón do, a considerarla un castillo o un santuario, como podría suceder
nuevo y un espíritu nuevo (Ez 36, 26) para que sean auténticos si no evidencia su naturaleza misionera. Un castillo, un santuario,
testigos. No viven una vida distinta o separada de los demás, sino una fortaleza, es un lugar de refugio situado en un ambiente hostil
viven la vida ordinaria de una manera diferente (es el mundo que justifica su existencia en virtud de su tarea de dar acogida a los
reconciliado) gracias a la vida teologal de fe, esperanza y caridad. hombres dentro de sus muros para protegerlos y alimentarlos.
Es un signo que ha de revestir también una forma comunita- Durante mucho tiempo, la iglesia se concibió más o menos de
ria. La Iglesia toda tiene que ser signo en medio de las naciones. esta manera, como un vaso o receptáculo sagrado poseedor de
Cuando lleva una vida digna de la llamada que ha recibido, la recursos salvadores no disponibles o al menos no fácilmente
Iglesia se convierte en señal luminosa de la salvación que nos llegó disponibles, más allá de su circunferencia visible (...) En contra-
de Cristo. (A.G.21). Pero es verdad que la Iglesia está sometida a posición al santuario, un signo se concibe como algo que indica
la fragilidad y a la infidelidad. De allí que para ser signo, requiere más allá de sí mismo y que busca tener un impacto fuera de sí
una continua conversión. Sólo así la paradójica envoltura del mismo. A diferencia del santuario, un signo no es cerramiento
misterio no dificulta la comprensión de cuanto el signo quiere sino apertura. Un signo realiza su tarea no tanto conteniendo en sí
revelar. cuanto comunicando; no anexando a sí cuanto representando. En
Como quiera que el signo está constituido por personas y relación con los respectivos ambientes, el signo es una imagen
comunidades humanas, la iglesia siente el influjo de las contradic- humilde, el santuario una imagen arrogante; el signo es una
ciones infinitas que hay en el hombre. Ello no le impide ser signo imagen de servicio; el santuario es una imagen de separación; el
ni permanecer unida a Cristo a quien significa y unida a la signo es cooperativo, el santuario es competitivo; un santuario
humanidad para quien significa. Si así procede, la Iglesia perma- encuentra al interno de sí la acción que considera importante, un
nece como epifanía de Jesús, de su llegada, de su salvación, de la signo apunta más allá de sí mismo a donde se da la acción. En una
presencia del misterio que actúa ya en toda la humanidad. palabra, la principal ventaja del signo sobre el santuario como
Es pues un signo necesario pero no exclusivo, como se ha imagen de la Iglesia es la característica de apertura a su ambiente
dicho.
237
236
objetivo de los planes de Dios no es la Iglesia sino, a través de la
que, aplicándolo a la Iglesia quiere decir apertura al mundo" 8 Iglesia, el mundo, la paz, la unidad entre los pueblos, en el
para la realización del Reino. El signo está al servicio de algo más reconocimiento común del único Dios" 10 . La historia del Reino
grande, más importante y más amplio que él mismo: la humani- de Dios es la historia de lo que estaba separado, disperso, margi-
dad en cuanto llamada a la unidad universal del Reino por el nado más llamado a la unificación; es la historia de la glorifica-
amor universal de Dios. ción de Dios.
3.3 Iglesia, instrumento de unidad universal De todo este proyecto, la iglesia local y la iglesia universal son
a la vez, signo e instrumento, unido a Cristo y abierto misionera-
La Iglesia sacramento, es a la vez, signo e instrumento. Esto mente a toda la humanidad hasta que Dios sea todo en todos y,
quiere decir que ella no sólo significa y proclama una verdad sino por la fuerza del Espíritu, todos los pueblos lo alaben.
que la realiza. Ella es signo en la medida en que realiza lo que
proclama; en la medida en que es instrumento de la misión de
Cristo en la historia. V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
Se trata de un instrumento personal y comunitario, según se
vio anteriormente. 1. Actividad personal
Cada cristiano es constituido instrumento para hacer eficaz la 1.1 ¿Qué relación puedes establecer entre la narración ini-
presencia de Cristo en el mundo. El bautismo lo constituye como cial y los contenidos de la unidad?
tal. Lo mismo se ha de decir de la comunidad cristiana local y de
toda la Iglesia. Es un instrumento escogido por Dios para servicio 1.2 ¿Qué relación puedes poner de manifiesto entre los con-
de toda la humanidad. En efecto, "Dios quiere hacer de la huma- tenidos de la unidad y algún hecho de tu vida?
nidad una comunidad santa de personas, basándose en valores
que se encuentran prototípicamente en personas vivientes"9. Es- 2. Actividad grupal
tas personas son un instrumento mediante el cual muchos llegan a Sacramentos del caserío.
la salvación. Así fue la función dé los profetas, de Abraham, de
los doce patriarcas, de Israel, del Siervo de Yahvéh, y tal es la Explicación
función de la Iglesia. (L.G.9). La dinámica ayuda a asimilar los conceptos de signo e instru-
mento.
Personal y comunitario, el instrumento Iglesia no está hecho
para sí, no tiene su fin en sí mismo sino que, como todo instru- Objetivo
mento, está al servicio de algo más allá de sí mismo. Está destina- Determinar cómo ser signo e instrumento.
do al servicio de la misión universal. La Iglesia no puede encon-
Procedimiento
trar su propia plenitud fuera de esta perspectiva misionera
A. El coordinador pregunta qué cosas no quisiera que se
universal. "La gran meta es la recapitulación de todo en Cristo
acabaran, dañaran o destruyeran en el lugar donde viven. Las
(Ef 1, 10), la unión y el restablecimiento del universo. Por tanto, el
respuestas se escriben en un papelógrafo o tablero en forma de
lista.
8
Frazier, W., Guide/ines for a new theology of mission, en Mission Trends, N. 1, Paulist B. Los participantes son invitados a descubrir en la lista lo
Press, New York, 1978, p. 27. que es un instrumento (la carretera, el teléfono público, etc.) y lo
9
Schillebeeck, E., Iglesia y humanidad, en Concilium, 1, 1965, pp. 68-69. Y añade:
"Constantemente ocurre que 'uno de nosotros' se convierte en medio de salvación elegido
al constituir "la gran asamblea" de los hombres, congregada en la dispersión (...).
10
Esta forma de constituirse la comunidad, gracias a una mediación, significa también que, Kasper, W., Fe e Historia, Ed. Sigúeme, Salamanca, 1974, p. 200.
en la Biblia, la elección y la misión universal se orientan la una hacia la otra".

238 239
que es un signo (un sacramento), esto es, un recuerdo o señal de DECIMA OCTAVA UNIDAD
algo.
C. El grupo discute sobre dos preguntas para llegar a con- Diálogo
clusiones prácticas:
¿Cómo lograr que nosotros como iglesia seamos instrumen-
sobre la inculturación
tos de salvación para los demás?
¿Cómo lograr que nuestra comunidad sea un sacramento, una
señal, que todos entiendan, de unidad, fraternidad, amor y salva-
ción?

I. El Reino de Dios está en medio de nosotros. La evange-
lización quiere hacerlo ver en el corazón de cada cultura. Para
ello, es necesario que esta cultura sea penetrada y transformada
por el evangelio. Este proceso es la inculturación que operacio-
naliza el encuentro del evangelio y las culturas.

II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS

Al concluir la unidad, cada participante será capaz de discer-
nir entre:
A. El evangelio como algo que se quiere sembrar y la cultu-
ra como el terreno para sembrarlo.
B. Inculturación, como profunda penetración en la cultura
y adaptación como presencia superficial.
C. El evangelio y el inevitable empaque en que se ofrece.
D. Inculturación y aculturación.
E. Fecundación y asimilación.
F. Asimilación y transformación.
G. Fase pasiva y fase activa de una nueva iglesia local.

241

240
H. El momento en que el misionero debe ser muy activo y el ver el futuro y hacer planes para prevenir una eventual crisis. Yo
momento en que debe favorecer la actividad de los otros, más que vivo en el futuro dentro de una comunidad que vive en el presente.
la suya. Elaboro planes quinquenales en una comunidad rural cuyo
I. Un misionero vacuna y uno antibiótico. lejano futuro no va más allá de la próxima cosecha o de la
próxima estación de lluvias, es decir, lo más seis meses. El tiempo
J. Las exigencias de la inculturación y la fidelidad a la apremia, hay que obrar con rapidez, mañana será demasiado
tradición de la iglesia. tarde; entonces yo empujo, me impaciento y choco con un muro
K. Una cultura evangelizada y otra que se transforma sin de cortés silencio, un muro de caucho dúctil, flexible, impenetra-
ulterior esfuerzo de inculturación. ble; si empujo demasiado fuerte el muro me hará rebotar... hacia
atrás, y, al caer, puedo hacerme mal. Una vez más yo quería
L. Los obstáculos y los incentivos a la inculturación. imponer mis puntos de vista, mi sentido de urgencia hasta que un
día un amigo me dice gentilmente: ¿Por qué llorar antes de que tu
abuela haya muerto? Pero yo pienso: Puede ser que aún lleguemos
III. VER PARA COMPRENDER a tiempo de salvar a la abuela si obramos rápidamente. Pero no se
trata de mi abuela: ¡se trata de la suya!
"Una rueda de repuesto"
Entonces, poco a poco, penosamente, yo intento aprender a
"Ya no debo sorprenderme si la comunidad local observa mis escuchar, a dar mi consejo cuando se me pide, sin imponerlo,
experiencias piloto con un entusiasmo mitigado. Si me equivoco, dejando la decisión en manos de aquél a quien he venido a servir.
ellos tendrán que pagar los cascos rotos; personalmente pagaré Yo era el conductor del coche y ahora no hay necesidad sino de
únicamente el precio de un pasaje de avión. una rueda de repuesto. Sobre todo cuando la estación de gasolina
Debo convencerme que no soy más que un auxiliar provisio- dista 300 kilómetros. Una rueda de repuesto no sirve más que en
nal. Quisiera hacer cosas definitivas, pero lo que se espera de mí es raras ocasiones, pero da al conductor un sentimiento de seguri-
una ayuda de día en día. Yo digo: Hay que africanizar y debo dad durante todo el viaje. ¿Debo esperar a que tengamos un
preparar mi sucesor. De hecho estoy pensando: él deberá conti- pinchazo para ttner el placer de sentirme útil, o más bien debo
nuar mi trabajo de la misma manera. Y si se pasa un año destru- contentarme con la alegría austera de ser inútil con ese tipo de
yendo lo que yo he construido para reconstruirlo a su manera, inutilidad que es la señal misma del éxito?
entonces sufro. Esto quiere decir que, de hecho, yo quería impo- Nosotros los misioneros, hemos predicado a tiempo y a con-
nerle mi manera de hacer, ¡mis planes! Yo veo bien que tome sus tratiempo que nuestra más grande ambición era volvernos inúti-
decisiones, siempre y cuando correspondan a las mías. Yo deseo les. Pero si alguno tiene la audacia de sugerirme gentilmente que
servirle pero a mi manera, poco más o menos como una cocinera quizá yo ya no sea útil, instintivamente yo me rebelo y exclamo:
que dictara su menú a la dueña de la casa, o un maestro albañil ¿Cómo inútil? ¿Acaso no ve usted todo lo que queda por hacer?
que impusiera sus planes a una joven pareja que quiere construir Una vez más deseo imponer mi criterio.
una casa. Igualmente debo aceptar que mi sucesor tome a veces
Nosotros los misioneros hemos hecho nuestras las palabras
decisiones contrarias a las mías para indicarme realmente que él
del Bautista: "Es necesario que él crezca y que yo mengüe" (Jn 3,
es quien dirige.
30). Es algo muy hermoso para un retiro, pero en la práctica
Servir quiere decir, igualmente, ponerse a disposición de la ¿quién quiere menguar?1.
comunidad donde ella quiera, cuando ella quiera, como ella
quiera, en diálogo. Ello lleva consigo el riesgo de la frustración.
Constantemente interrogo los signos de los tiempos, intento pre- 1
Joinet, B., Yo soy un extranjero en la casa de mi Padre, Misiones extranjeras, Burgos.

242 243
IV. COMPRENDER PARA VER Cuando decimos evangelio nos referimos sea al mensaje QO"
mo a la fe (respuesta al mensaje) y, por ende, a la comunidad de
La iglesia universal, por medio de la iglesia local misionera, creyentes, la iglesia.
hace presente el evangelio de Jesús en todo pueblo y cultura,
generando así nuevas iglesias locales. Este proceso de penetración Cuando hablamos de cultura, como se ha anotado en otras
del evangelio en la cultura para transformarla desde dentro, se unidades, hablamos de la vida de un pueblo cuyos miembros
llama hoy inculturación2. tienen una forma común de relacionarse entre ellos, con la natu-
Para comprender este nuevo término, usaremos un sistema raleza y con el absoluto.
programado que permita proceder en forma dialógica. Un misionero decía que había partido para África decidido a
inculturarse. Se comprende lo que quiere decir (hacerse todo a
1. La praxis de dos campesinos nos ayuda a comprender todos, como Pablo) pero ¿crees que la expresión es correcta?
algo de la inculturación.
El primero se llama Antonio el cual dice: "Yo preparo muy 4. En realidad no es tan correcta. La cultura ha de ser
bien mi terreno y siembro una semilla que llegará a ser un árbol penetrada profundamente por el evangelio, no por el misionero.
crecido en ese mismo terreno. La cultura, de suyo tiene necesidad de Cristo, no del misionero.
El segundo se llama Alberto. El opina así: "Yo prefiero Esto no significa que el misionero no sea necesario. Veremos cuál
trasplantar a mi terreno un árbol ya grande aunque no haya es su papel. Pero, por ahora, hay que comprender mejor el
crecido en ese mismo terreno. significado de esa profunda penetración del evangelio en la
Uno de estos dos métodos puede servir como modelo de la cultura.
inculturación. En tu opinión, ¿es el de Antonio o es el de Alberto? El término profunda no es un encaje literario. Quiere indicar
que el evangelio no ha de llegar a ser sólo adorno exterior de la
2. Si dijiste Antonio adivinaste. Su trabajo de campesino cultura sino su principio inspirador, normativo y unificador que
nos ayuda en este momento. Este trabajo tiene que ver con dos la transforma y hace de ella una realidad nueva. Para expresar
elementos: el terreno y lo que se quiere sembrar. Si se tuviera que esta exigencia de la inculturación, cuál metáfora escogerías entre
comparar este par de elementos con la cultura y el evangelio ¿cuál las siguientes:
correspondería a cuál?
a) esponja y agua
3. La cultura es como el terreno. Lo que se quiere sembrar es b) Muro y pintura
el evangelio. c) Persona y máscara
Inculturación es, por tanto, la profunda penetración del d) Levadura y masa.
evangelio (por eso se dice IN-culturación) en una cultura.
5. Si te decidiste por la primera y la última, acertaste. Ellas
2
indican una profunda penetración. No así las otras.
Los conceptos fundamentales sobre la inculturación presentados en la unidad, pueden
profundizarse en las siguientes obras utilizadas como fuente: Roest Crollius, A.A., Whal La diversidad de los ejemplos nos hace caer en la cuenta de
is so new about inculturation, en Gregorianum, 59 (1978), p. 721-738. Martin, Diarmuid, que el evangelio puede penetrar profundamente en la cultura
La questione dell'inculturazione, en L'Osservatore Romano, 27 febbraio, 1982. Arrupe pero también podría quedarse sólo en la superficie como la
P., "Lettera sull'inculturazione", en Inculturazione, concetti, problemi, orientamenti
Ed. Centrum Ignatianum Spiritualitatis, Roma, 1979, p. 144-153. La Civiltá Cattolica pintura sobre el muro. En este caso se dice que tuvo lugar una
(Editoriale), IIproblema dell'Inculturazione, oggi, La Civiltá cattolica, 129 (1978) IV, pp adaptación del evangelio, pero no verdadera inculturación.
313-322. En el número siguiente (editoriale), Condizioni e limitli dell inculturazione, pp. Un pueblo acepta el cristianismo en cuanto al rito festivo, la
417-427. Una bibliografía completa sobre la inculturación puede encontrarse en: Amato
Angelo, "Inculturazione, Contestualizzazione, Teología in contesto", Estrado de "Sale- seguridad psicológica que ofrece, la satisfacción a la necesidad de
sianum", Año 45, n. 1 (1983) pp. 79-111. devoción, pero no llega a una opción vital por Cristo que lo haga

244 245
pensar, vivir, actuar según el evangelio. ¿Se podría, en este caso, do el mensaje evangélico a su cultura en el proceso de sembrar la
hablar de inculturación? semilla del evangelio. Este primer momento se llama fecunda-
ción. Es el primer paso para que nazca una nueva iglesia local. ¿Se
6. Yo no diría una cosa así. Es más bien una adaptación. asemeja más este paso a la praxis agrícola de Antonio o a la de
Esta acontece también cuando se quiere sembrar el evangelio Alberto?
demasiado identificado con otra cultura. Es como el árbol ya 9. A la de Antonio, sin duda. Pero el ejemplo de Antonio no
crecido que Alberto quería tansplantar en su terreno. Puede es del todo preciso para ilustrar la inculturación. Ya hicimos
suceder que no sea el mensaje evangélico el que influya en la otra notar que la semilla del evangelio no es una semilla pura como la
cultura, sino esa cultura con la cual está demasiado identificado. de Antonio.
En este caso, no es el evangelio que purifica y eleva la cultura, Ahora, hay que decir también que si bien Antonio ha de llevar
sino una cultura que penetra —en nombre del evangelio— en a su campo todas las semillas que desea sembrar, el misionero no.
otra cultura para transformarla a su imagen y semejanza. Esto no El Espíritu de Dios está ya trabajando en cada cultura mucho
es inculturación sino aculturación. ¿Consideras que los pueblos antes que el misionero. En la cultura están ya presentes las
africanos que llegaron a ser portugueses o los pueblos latinoame- semillas del Verbo, como se ha anotado en otras unidades.
ricanos que asimilaron la cultura española, sufrieron el proceso La fecundación, por tanto, no entraña solamente llevar un
de aculturación? mensaje sino también hacerlo ver como semilla ya presente en la
7. Sin duda. Pero es que la inculturación no es una cosa tan cultura. ¿Puede decirse que el misionero lleva la verdad a donde
sencilla. Cuando un misionero ofrece el evangelio a otra cultura, hay sólo ignorancia?
este "evangelio" no está en estado puro sino como lo vive el
misionero. 10. De ninguna manera. El evangeliza y, a su vez, es
En este caso, el ejemplo de Antonio flaquea. Porque él puede evangelizado.
sembrar una semilla en estado puro. El misionero no. El pertene- Pero, por lo pronto, dejemos al misionero y pasemos al
ce a una cultura, a una iglesia local específica y, por tanto, el segundo momento que llamamos asimilación.
mensaje lleva rasgos de este contexto eclesial y cultural. Y esto es Para entender este paso, podemos hacernos ayudar de la
inevitable. imagen dei niño en la sociedad.
Cuando el niño nace, aún no pertenece a una cultura. El debe
El caso es semejante a cuando queremos ofrecer a un amigo
volverse miembro de la cultura en que nació. Para ello, empieza,-
un vaso de leche. Queremos que beba la leche, no que se engulla el
desde un primer momento, a asimilar todos los elementos de la
vaso. Ofrecemos el evangelio como leche pura. No pretendemos
cultura: lengua, formas de expresarse, de actuar, de orar, etc. Este
que los destinatarios engullan el vaso de nuestra cultura.
proceso suele llamarse socialización.
Es inevitable ofrecer el vaso junto con la leche. Pero lo impor-
A semejanza del niño, también el evangelio —o dicho más
tante es no quedarse ahí sino ir más allá; hasta el punto en que la fe
exactamente, las personas que comienzan a vivir el evangelio—ha
de quien recibe el mensaje, tome la forma de la cultura local.
de asimilar los elementos culturales del pueblo en que fue
Cuando pretendemos que el otro pueblo se coma el vaso, ¿qué
fecundado.
tipo de fenómeno estamos favoreciendo?
En otras palabras, la naciente iglesia local, en la medida en
8. Ni más ni menos que la aculturación. Pero, como hemos que crece, va asimilando los elementos de la cultura en que fue
dicho, hay un primer momento en que la iglesia misionera puede fecundada. ¿Se podría decir que la iglesia local se reviste de la
tener un rostro un poco extranjero puesto que se presenta con la cultura de sus miembros y se expresa mediante los elementos de
forma cultural del misionero. esa cultura? ¿Y se puede decir que ya se ha logrado la incultura-
Sin embargo, es de su incumbencia no condicionar demasia- ción?

247
246
11. Si contestaste SI a la primera pregunta, estamos de evangelizar (...) en modo vital, en profundidad y hasta las raíces,
acuerdo. Si la respuesta a la segunda fue también SI, pues en este la cultura y las culturas del hombre (...) partiendo siempre de la
segundo caso, no estamos de acuerdo. El hecho de que una Iglesia persona y regresando siempre a las relaciones de las personas
local se exprese con los elementos de su propia cultura, no signifi- entre ellas y con Dios" 3 . Todo esto comporta el paso llamado
ca que sea una iglesia plenamente inculturada; no quiere decir que transformación. Esta tarea ¿es incumbencia de la iglesia local o le
el evangelio haya penetrado profundamente en esa cultura. Por corresponde principalmente al misionero?
eso, se necesita aún un tercer momento que podemos llamar
transformación. 13. Es una de las principales tareas de la iglesia local cuya
La fase de asimilación es, más bien, pasiva. Esta en cambio, es finalidad es evangelizar en profundidad.
muy activa. La comunidad cristiana nacida de la fecundación del En cuanto al misionero hay que decir que ha de ser muy
evangelio se torna un elemento transformador de su propia cultu- activo en el primer momento, esto es, en la fecundación. El debe
ra. Su esfuerzo consiste en hacer que el evangelio sea en su cultura tener la mística de Pablo que proclama: "Ay de mí, si no predico
el principio normativo, inspirador y unificador. Cuando se llega a el evangelio" (1 Cor 9, 16).
esta penetración evangélica transformadora de la cultura, enton-
Debe ser también muy activo en el segundo momento, esto es,
ces se puede hablar de plena inculturación. La nueva iglesia que
la asimilación, pero no para realizarlo él sino para estimular la
de pasiva (se deja revestir de la cultura de sus miembros) se vuelve
creatividad de la iglesia local a la cual le corresponde. Se trata de
activa puede compararse con diversas imágenes. ¿Cuáles te pare-
favorecer la iniciativa de la comunidad cristiana para que pueda
cen las apropiadas?
expresar la propia fe viva en los términos de su cultura. El tercer
a) sal en la sopa momento es tarea específica de la iglesia local autóctona. A ella le
b) levadura en la masa corresponde la tarea de transformación de su propia cultura para
c) vestido en la persona que tenga un rostro evangélico.
d) bacterias en el organismo. A este punto, el misionero se torna un colaborador provisio-
nal dispuesto apenas sea el caso, a dejar esta iglesia que camina
12. Si escogiste las dos primeras, estamos de acuerdo. La por sí misma, para ir a otra cultura y empezar de nuevo con el
tercera recuerda la acomodación de que hablábamos antes. Y la momento de la fecundación evangélica.
última no se parece en nada. La presencia del misionero puede compararse con algunos
En efecto, el evangelio no penetra en la cultura a la manera de medicamentos. Hay antibióticos y hay vacunas. Los primeros
los microbios para destruirla, sino en forma positiva, para asu- realizan lo que el cuerpo debería hacer y no lo hace. Las vacunas
mirla, purificarla, elevarla. Todo esto es cuanto quiere expresarse sólo estimulan al cuerpo para que haga lo que le corresponde en la
con el término transformación. Una cultura está llamada a pasar defensa contra las enfermedades. En la iglesia joven, ¿a cuál de
por el crisol purificador de la cruz de Cristo, para que llegue a ser estos dos remedios se parece la posición del misionero?
una cultura renovada por el Espíritu del Señor.
A esta transformación profunda se refiere Pablo VI cuando 14. El misionero no ha sido llamado para hacer lo que
dice que "se trata de alcanzar y casi de transformar mediante la corresponde a la iglesia local. El actúa sólo a manera de vacuna
fuerza del evangelio, los criterios de juicio, los valores determi- que estimula el crecimiento y la autonomía de la iglesia local sin
nantes, los puntos de interés, las líneas de pensamiento, las fuen- pretender hacer lo que a ella le corresponde. En este caso se
tes de inspiración y los modelos de vida de la humanidad, que
están en contraste con la Palabra de Dios y con el designio de
salvación. Se podría expresar todo esto diciendo que es necesario 3
E.N. 20. "

248 249
convertiría en un peligroso antibiótico y debilitaría el proceso de al cristianismo, religión del Verbo encarnado— de que Cristo
inculturación. usó pan como sacramento de su presencia. Hubiera podido
Un cardenal africano decía: "Los misioneros extranjeros cris- usar otro elemento, pero de hecho no fue así. Naturalmente,
tianizaron a África. Hoy los negro-africanos han de africanizar el habría que preguntarse qué se entiende por pan. ¿Es un con-
cristianismo". (C. Malula-Zaire). cepto físico-químico o antropológico? Obviamente, es el se-
La primera parte de la afirmación expresa la tarea de los gundo y por ello la categoría pan ofrece una gran diversidad
misioneros: sembrar el evangelio por primera vez. La segunda no de interpretaciones y aplicaciones. Estas, sin embargo, no
le corresponde al misionero. Su cometido es solamente facilitar, pueden ser arbitrarias. Al respecto hay que ser fieles a las
favorecer, estimular esta tarea de los negro-africanos. A éstos indicaciones dadas, en cada país y cultura, por los pastores de
la iglesia.
incumbe cuanto hemos llamado asimilación. La cultura ofrece al
cristianismo sus propios elementos para que florezca un cristia- b) Aunque profundamente enraizada en muchas culturas, la
nismo africano. A su vez, el cristianismo ofrece a la cultura el poligamia contradice la naturaleza del matrimonio cristiano
mensaje de Cristo para que ella se transforme. Transformación, como entrega mutua con un amor total, único y exclusivo.
es bueno recordarlo, es el tercer momento de la inculturación. Serán los dos una sola carne (Mt 19. 6).
Tiene lugar, por consiguiente, un proceso de dar y recibir, de Pero la inculturación, en este caso, ha de empezar con una
mutuo enriquecimiento. Los valores de la cultura enriquecen la gran dosis de paciencia y de misericordia.
iglesia local y a la iglesia universal. Los valores de la iglesia, c) Sin duda. Las semillas del Verbo están presentes en el hinduís-
comunidad de fe, esperanza y caridad, enriquecen la cultura. mo. La liturgia estudia la forma de valorar todos esos elemen-
Este proceso ha de actuarse dentro del respeto y fidelidad a la tos de bondad y de verdad.
enseñanza de la Iglesia, a su genuina tradición y al hecho mismo d) Ciertamente. Una reflexión de fe sobre la praxis cristiana a la
de que Jesús perteneció a una cultura específica. Esta última frase luz de la Palabra de Dios en un momento histórico, es indis-
pensable. Una iglesia local se expresa también en su teología
nos lleva a grandes cuestiones muy debatidas hoy en relación con
original y, al mismo tiempo, sana. Con este último término se
la tarea misionera. Por ejemplo, ¿qué piensas en estos casos?
indica la sintonía que ha de tener con la doctrina y tradición
a) ¿Puede cambiarse el pan de la eucaristía por la caña de azúcar de la iglesia. Esto es, debe estar en comunión con la iglesia
dado que en una determinada cultura es más abundante y universal. ¿Crees que, gracias a la inculturación, sea posible
gusta más? hablar de diversidad en la unidad?
b) ¿Puede aceptarse la poligamia en la familia por ser tradicional
en una cultura? 16. La respuesta es obvia. Sin inculturación hay uniformi-
c) ¿Pueden incorporarse muchas expresiones del hinduísmo en la dad y destrucción de la cultura en nombre del evangelio. Sólo en
liturgia cristiana? la diversidad puede hablarse de enriquecimiento mutuo, de co-
d) ¿Puede hablarse de una teología local, como por ejemplo, la munión entre iglesias y pueblos.
latinoamericana? Este último punto nos lleva a poner de relieve la exigencia de
una apertura universal. Una iglesia local que, en el esfuerzo por
15. Esta vez las respuestas no son tan fáciles sobre todo identificarse plenamente con su cultura se cerrase en sí misma
cuando se conocen los problemas que cada pregunta entraña. hasta el punto de romper la comunión con las otras iglesias
Con la conciencia de que sobre estas áreas la reflexión ha de locales, no sería ya iglesia católica sino una secta. Por eso, el
intensificarse, se puede dar una respuesta que has de confrontar esfuerzo de inculturación ha de estar acompañado, desde un
con la tuya, primer momento, por el esfuerzo de la sensibilización, formación
a) No parece que sea un motivo válido. Hay que tener en cuenta y apertura a la misión universal más allá de las propias fronteras.
el hecho histórico y cultural —que condiciona necesariamente
251
250
Estamos terminando. ¿Te parece que cuando se hayan dado —La Palabra viene:
los tres pasos de fecundación, asimilación y transformación, "Vino a su casa y los suyos no lo recibieron. Pero a todos los
también la inculturación termina? que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios. (Jn l,
11-12).
17. No. La inculturación no termina nunca. El caso es que —La Palabra se hace carne:
las culturas sufren cambios, a veces rígidos y profundos. Donde "Y la Palabra se hizo carne y puso su morada entre noso-
ayer florecía una cultura agrícola, hoy retoña con fuerza una tros" (Jn 1, 14).
cultura industrial. Donde ayer había una cultura impregnada de —La Palabra nos transforma:
religiosidad, hoy puede preponderar una cultura marxista atea. Y "De su plenitud hemos recibido todos y gracia por gracia".
cuando una cultura se cambia en otra —lo cual se llama (Jn 1, 16).
trasculturación— el evangelio ha de penetrar nuevamente, en
profundidad, en la cultura emergente. De lo contrario, queda por Continuando la misma dinámica en la historia, la Palabra es
fuera, al margen de la misma. Podría compararse esta situación a fecundada y asimilada por una cultura. Luego se torna elemento
la del pescador que persiste en la pesca en su lugar favorito. Sólo transformador de esa cultura para que en ella se manifiesten los
que el río fue desviado por una creciente muy fuerte. En el lugar valores del Reino.
favorito quedó sólo arena y suciedad. Pero él no se mueve de allí,
pues siempre pescó en ese lugar.
V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
La inculturación no termina jamás. No podemos pensar que
las culturas no cambian. Esto nos llevaría a sorpresas desagrada- 1. Actividad personal
bles. Y esto aconteció en muchos lugares. Por eso, Pablo VI decía 1.1 ¿Qué relación descubres entre la narración inicial (Una
que la ruptura entre evangelios y cultura es, sin duda alguna, el rueda de recambio) y los contenidos de la unidad sobre la incultu-
drama de nuestra época4. Juan Pablo II visitó a Centroamérica y ración?
desde allí lanzó un mensaje: "Basta con la separación entre la fe y
la vida". Es otra manera de expresar el fenómeno actual de la falta 1.2 ¿Qué relación puedes evidenciar entre la unidad y algún
de comunión entre evangelio y cultura. aspecto de tu vida?
Hay, con frecuencia, algo que se interpone entre estas dos 1.3 ¿Conoces alguna experiencia original de inculturación?
realidades y hace fatigoso, difícil, el proceso de inculturación. Si es así, nárrala.
En algunas partes, el obstáculo es el consumismo; en otras, la
ideología atea; en otras, la pobreza y la miseria como producto de 2. Actividad grupal
estructuras de injusticia; en otras, costumbres abiertamente inhu- Explicación
manas; en otras, en fin, el rechazo explícito a cualquier influjo del La dinámica quiere ayudar a expresar con claridad los con-
evangelio. ceptos relacionados con la inculturación.
Son todos obstáculos que han de ser denunciados y superados Objetivo
para despejar los caminos hacia una plena inculturación. Que los participantes se sientan actores de un proceso de
inculturación.
18. Para concluir, iluminemos lo dicho con el evangelio.
Juan, en el prólogo de su evangelio, nos habla de tres momentos: Procedimiento
Un grupo de personas, animadas misioneramente, decide
aceptar la invitación de ayuda formulada por un obispo africano.
4
E. N. 20.
Antes de partir, el grupo recibe un telegrama del obispo que dice:

252 253
"Comuníquenme, por favor, cuál será vuestro aporte espe- DECIMA NOVENA UNIDAD
cífico al proceso de inculturación".
Se trata, entonces, de dar una respuesta a este telegrama. Para
ello:
Rasgos de una espiritualidad
A. Cada grupo prepara su respuesta en 15 frases. misionera
B. Una vez elaboradas las frases, las envía a los otros grupos
los cuales las examinarán.
Mientras tanto, el grupo recibe las frases de los otros grupos y
las examina con este criterio: "¿Qué nos puede ofrecer la respues-
ta de este grupo para mejorar la nuestra?".
C. Luego de haber considerado las respuestas de los otros
grupos, el grupo introduce las modificaciones que crea oportuno.
D. En un plenario, cada grupo presenta su respuesta al tele-
grama para una discusión final que añada mayor precisión a los
conceptos y a los compromisos. I. El Reino que exige la evangelización y el movimiento
universal de la misión, requieren personas que lleven a la práctica
este mandato de Cristo.
Nota: Sea el grupo de personas animadas misioneramente, La práctica, sin embargo, es y debe ser, la expresión de un
como el obispo, pueden recibir otras determinaciones. espíritu misionero. De allí que la acción misionera exige una
Por ejemplo: Es un grupo de africanos que va a ayudar a un específica espiritualidad misionera.
obispo latinoamericano; o un grupo de latinoamericanos que va
a ayudar a un obispo de Asia. O un grupo de Europa que desea
ayudar a un obispo latinoamericano. II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
Al concluir la unidad, cada participante será capaz de:
A. Discernir y a la vez conjugar espíritu y praxis.
B. Explicitar las exigencias espirituales que hace el Reino a
cada misionero.
C. Deducir de la experiencia de Cristo, el enviado del Padre,
una espiritualidad del envío.
D. Presentar la frontera como un lugar, una situación y una
opción misionera.
E. Comprender qué significa optar por la periferia.
F. Captar la necesidad de escucha y de sencillez para la
realización de la misión universal.
G. Describir el "sentido de provisionalidad".

254 255
H. Relacionar la cruz y la resurrección con las exigencias de IV. COMPRENDER PARA VER
la misión universal.
1. Espíritu y praxis.
I. Descubrir en María, la síntesis perfecta de una espirituali-
dad misionera. Una espiritualidad es una manera específica, peculiar, ori-
ginal de vivir el evangelio. Se trata, pues, de una vida. En ésta
podemos identificar diversos elementos que se han de agrupar en
III. VER PARA COMPRENDER
dos dimensiones distintas pero inseparables.
"La hierba necesita agua" Por un lado está la motivación, la mística, la inspiración de la
entrega, el compromiso con un a m o r total. Todo esto podría
"Los militantes obreros cristianos que hoy son cuarentones y que se llamarse un espíritu.
conservan activos y buenos creyentes han actuado en casi todos los Por otro lado, está la praxis, la expresión concreta de fe, la
movimientos cristianos populares imaginables. En grupos de igle-
celebración visible, el ejercicio concreto de la caridad, en una
sia, en lo político, en lo sindical y aun en lo educacional. Su
conciencia social y de clase es muy fuerte. Hoy es gente con cargos palabra, una acción práctica de fe2.
de responsabilidad obrera y sobrecargada de trabajo. No hace Las dos dimensiones son esenciales en la espiritualidad. Prác-
mucho, un grupo de ellos, probablemente huérfanos de apoyo en su tica sin espíritu es como planta sin savia; espíritu sin práctica es fe
espiritualidad, decidió reunirse periódicamente para profundizar sin cuerpo, sin encarnación en la realidad. Espíritu y práctica se
exclusivamente su vida de fe. refuerzan mutuamente. Aquél no puede tener larga vida sin ésta,
En estas reuniones, que tienen un estilo de testimonio personal, y viceversa.
siempre que ellos pueden, tratan de terminar con la celebración de El espíritu es siempre espíritu de algo, está siempre acompa-
la eucaristía. Para ello invitan a algún sacerdote disponible, y en ñado de algo más. Por eso se habla de espíritu de... (fe, oración,
esta ocasión me han invitado a mí. pobreza, verdad, etc.). Se trata de una realidad (una motivación
El tema del encuentro al que asisto es "qué es la vida de fe para mí". llevada a su máxima expresión de amor y de entrega) que penetra
Uno por uno y una por una —hay hombres y mujeres— van en otra realidad, que la sostiene y la ennoblece evangélicamente.
procurando expresar cuáles son sus convicciones cristianas, en qué Es algo que actúa desde dentro, como la fuerza de un resorte
creen, cuál es la influencia real de la fe en sus vidas. El intercambio
que lo hace saltar; como una tensión (hacia la santidad) presente
es muy a nivel personal; algunos conceptualizan su experiencia,
otros utilizan comparaciones. Entre ellas una me llamó particular- en todo acto. Es semejante al calor que penetra en el acero y lo
mente la atención como una buena parábola para explicar qué es la invade todo; o como ese elemento, personal al máximo, que el
espiritualidad. ejecutante de un trozo musical da a la interpretación y que no
"La espiritualidad cristiana se parece a la humedad y al agua que está, ni puede estar, escrito en la partitura.
mantiene empapada la hierba para que ésta esté siempre verde y en El espíritu, en nuestro caso, es un ensimismarse totalmente
crecimiento. El agua y la humedad del pasto no se ven, pero sin ella con algo, o mejor, con alguien, con el espíritu de Cristo. " N o vivo
la hierba se seca. Lo que se ve es el pasto, su verdor y belleza, y es el yo sino que es Cristo quien vive en m í " (Gal 2, 20).
pasto lo que queremos cultivar, pero para ello sabemos que debe-
mos regarlo y mantenerlo húmedo".
2
Véase, Galilea S., El camino de la espiritualidad, Ed. Paulinas, Bogotá, 1982, pp. 18-25.
Con esta sencilla parábola un obrero nos explicaba lo que era Este autor especifica la diferencia que hay entre simple motivación y mística: "Todo ser
para él su vida cristiana" 1 . humano tiene alguna inspiración y motivación en su vida, y cuando esta motivación es
densa e idealista, cuando es experimentada como "motor" (...) la denominamos mística.
La diferencia entre la mística y la simple motivación inspiradora, es que la mística, por su
fuerza y densidad, es capaz de arrancar del egoísmo y entregar a una tarea —un compro-
Galilea, S., Renovación y espiritualidad, Indo American Press Service, Bogotá, 1981,PP- miso— superior al mezquino interés personal" (pp. 19-20).
31-32.

257
256
Al hablar de espiritualidad misionera nos referimos a este Es imposible agotar la experiencia de Cristo. Nadie puede
espíritu o mística y a su praxis concreta, como realidades insepa- actuarla en esa plenitud presentada por Pablo. A un momento
rables en el dinamismo de la fe cristiana. dado hay que escoger. Esto es, hay que ver la experiencia de
Desarrollaremos el tema tomando en consideración diversos Cristo desde un ángulo, desde un punto focal y seguirlo en esa
rasgos que dan un rostro a la espiritualidad misionera. Estos forma peculiar. El misionero ve a Cristo, preferencialmente,
rasgos son, a la vez, espíritu y praxis. como el enviado del Padre3. El es su modelo, su inspiración, su
guía segura. "Como el Padre me envió, así yo os envío" (Jn 20,
2. La espiritualidad misionera 21). Su mandato genera en el misionero un movimiento de amor 4
es una espiritualidad del Reino más allá de toda frontera para efectuar una transmisión.
Amar misioneramente, como enviados, es transmitir lo que
Creo que esto sea obvio para quien haya seguido las unidades se ha recibido y continuar sin cesar la transmisión. La historia del
anteriores. El misionero es el hombre enamorado del Reino, fraile que recibió un racimo de uvas es iluminadora. El pensó:
como Cristo que vino a anunciarlo y a llevarlo a su plenitud. Una "Cuan feliz se sentirá mi hermano si le doy estas uvas". Y las
llamada a ser misionero, es, ante todo, una invitación a enamo- envió a la pieza del vecino. Este tuvo un pensamiento semejante y
rarse de lo esencial: El Reino. envió el racimo a otro de sus hermanos. Hasta que el racimo dio
Hemos comparado el reino con un sembrado y a la iglesia toda la vuelta. No se paró.
con un riachuelo que le da vitalidad. El punto de partida ha sido Amar misioneramente es comunicar lo que se ha recibido. El
el sembrado, no el riachuelo. Como misioneros tenemos necesi- enviado es la garantía de que este movimiento prosigue.
dad de ver, gustar y amar la acción de Dios en el mundo, en los Esta misión, sin embargo, exige que el misionero se conside-
pueblos y en sus culturas; ahí está el Reino que crece. re:
Como misioneros, estamos llamados a actuar la revolución
de Copérnico, en caso de que aún estemos anclados al sistema de a) Enviado a partir de Cristo, esto es, desde una profunda comu-
Tolomeo. Este formuló una teoría según la cual el sol da vueltas nión con él; desde la experiencia íntima y familiar de Dios en
alrededor de la tierra la cual permanece inmóvil, en el centro. Cristo. "Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí
Copérnico vino a cambiar este sistema colocando el sol al centro. mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros si no
Para un misionero, el Reino es el sol que está al centro y la permanecéis en mí" (Jn. 15, 4).
iglesia es la tierra que se mueve a su alrededor, como humilde b) Enviado de Cristo, esto es, en nombre suyo, para realizar el
sierva. proyecto de él, para manifestar su amor en el mundo. Como
Un misionero ve en el Reino el punto de llegada de todo enviado no tiene un proyecto propio, sólo el proyecto de
hombre, de cualquier religión sea. El Reino es la vocación de toda Cristo. Enviado pues, a la par de Cristo que decía: "Yo no he
la humanidad. Por eso, un misionero es especialmente sensible al hablado por mi cuenta, sino que el Padre que me ha enviado,
hecho de que se trata de un Reino universal, para todos, como el me ha mandado lo que tengo que decir y hablar. (Jn. 12,49).
sol que nace para buenos y malos (Mt 5,45), como el relámpago Espiritualidad de enviado es la que Cristo enseñó a María
que sale por oriente y brilla hasta occidente (Mt 24, 27). Magdalena: encontrarás a aquél que tu corazón ama sólo re-
velándolo a tus hermanos. Así pues, "vete donde mis herma-
3. La espiritualidad misionera nos..." (Jn. 20, 17).
es una espiritualidad de enviados
Pablo habla de la anchura y longitud, la altura y la profundi- 3
Véase, Comblin, J., El enviado del Padre, Ed Sal Terrae, Santander 1977.
dad de Cristo y de su amor que excede a todo conocimiento. (Ef 3, 4
Véase, Rossano, P., "Teología de la misión", en Mysterium Salutis, Ed. Cristiandad,
18-19). Madrid, Vol. IV, T.I., 1973, pp. 523-524.*

258 259
La frontera divide la situación que nos es hogareña de aquélla
4. La espiritualidad misionera que nos es extraña. La situación definida habitual, de la otra que
es una espiritualidad de frontera se insinúa con la novedad y el desafío. La situación de seguridad,
de aquélla que implica correr riesgos.
El libro de Josué comienza con una orden del Señor: "Pasa
ese Jordán, tú con todo este pueblo, hacia la tierra que yo les La frontera divide la experiencia de fe de la comunidad en
doy" (Jos. 1, 2). El Jordán indicaba los confines del territorio que que nacimos, vivimos y crecimos hasta llegar a una opción por
había de ser conquistado, la tierra prometida. Cristo, de otras experiencias de fe comunitarias.
La frontera separa la vivencia cristiana de la iglesia local en
Juan presenta a Jesús atravesando el mismo río pero en
que nos congregamos, de otras vivencias cristianas por ésta
sentido contrario al de Josué. Jesús se mueve más allá de las
desconocida.
fronteras de su tierra y de la institución judía.
La frontera divide la realidad de mi iglesia cristiana de esas
El movimiento inaugurado por él con el mandato después de
realidades que son las otras religiones.
la resurrección, supera toda frontera.
Más acá de la frontera encuentro coherencia, claridad, sabor
Es necesario profundizar un poco en esta realidad de la
familiar. Más allá de la frontera puedo encontrarme en la incohe-
frontera.
rencia, la confusión, el tono extranjero6, pues la historia de los
La frontera es un lugar, es una situación y, sobre todo, es una
otros y sus significados no tienen resonancia afectiva.
opción.
La frontera es el lugar que divide, que marca un límite, que Más acá de la frontera se siente aceptación. Más allá de la
separa lo conocido de lo desconocido, en los otros, en la socie- frontera, muchas veces sólo se logra ser algo tolerados.
dad, en las culturas, en las religiones. Más acá de la frontera todo se ve más fácil, más sensato, más
La frontera como lugar es siempre ambigua por la mezcla que obvio. Más allá de la frontera el mundo es más difícil.
la misma comporta. Cuando ella separa las naciones nunca es un A todos les gusta traspasar la frontera mas sólo como turis-
territorio definido, es más bien un lugar de continuos intercam- tas; como espectadores de un mundo que no será plataforma de
bios donde se confunden idiomas y acentos; las costumbres y las una acción permanente y de un compromiso vital. Pocos corren
visiones del mundo se entrecruzan. el riesgo de crecer en apertura más allá de las propias fronteras.
En la frontera no somos del otro país ni ellos son del nuestro Por eso, la frontera es también una opción. La opción del
y, sin embargo, de alguna manera nos sentimos unidos. Hay una misionero es ser hombre de frontera. Es la opción de vivir el
comunicación de tanta fuerza (en términos de cultura) que escapa evangelio en tierra extraña7. '
a todos los controles. Hombre de frontera es quien ha aceptado el mandato de ir
La frontera es siempre peligrosa5. Cuando las relaciones de (en sentido físico y no sólo espiritual) más allá de sus propias
nación y nación se resquebrajan, allí acontecen los primeros fronteras de cultura, religión, iglesia local. Como el Hijo de Dios
conflictos, los primeros ataques, los gestos precursores de la que se despojó de si mismo tomando la condición de siervo. (Flp.
agresividad. Por tanto, no es del agrado de todos, conducir una 2,7). _
vida en un lugar con sabor de frontera. Vivir una espiritualidad de frontera es vivir siendo un puente
La frontera es también una situación. Ella marca la zona que entre la comunidad cristiana y los pueblos de otras religiones
divide la situación de holgado bienestar de aquélla otra de margi- para ser voz de la iglesia frente a ellos y voz de ellos frente a la
nalidad. La situación de los privilegiados de la de los deshereda-
dos.
Véase, Schutz, Alfred, Estudios sobre teoría social, Amorrortu editores, Buenos Aires,
1974, especialmente pp. 210-251.
5 Véase, Galilea, S., Vivir el evangelio en tierra extraña, Indo American Press Service,
Gonzales Mario, "Alie frontiere della Chiesa", en Mondo e Missione. Bogotá, 1976.

260 261
iglesia; y para evidenciar en ellos las maravillas que el Espíritu En el desierto los frutos no se ven ni tan inmediatos ni tan
realiza en la construcción del Reino. abundantes. A veces puede parecer más habitual el fracaso que el
No se trata solamente de ser puente y contacto entre dos éxito. Se necesita un sentido profundo de esperanza y la acepta-
culturas. El movimiento misionero parte de un punto anterior a ción de un ritmo no marcado por el misionero mismo.
toda cultura —el amor del Padre revelado en Cristo— y llega a un
punto que trasciende toda cultura: el hombre como hombre, 6. La espiritualidad misionera
abierto al hombre. Ningún hombre es un prisionero de su propia
es una espiritualidad de escucha
cultura. Cada hombre es capaz de recibir un mensaje que llega
desde su punto exterior a su cultura y a toda cultura8.
No basta optar por la frontera o la periferia. Bien poca cosa
Jesús es misionero porque se mueve más allá de toda fronte- serían si no llegan a ser una voz que nos interpela.
ra. Lejos está de ser un símbolo de la propiedad privada con
fronteras cerradas, protegidas, insuperables. El no tiene fronte- Una vez un pagano interrogó a un rabino: "¿Por qué Dios
ras, ni muros, ni propiedad. (Mt. 12, 48-50; 8, 20). escogió una zarza para hablar desde allí con Moisés? El Rabino
respondió: "Si el hubiera escogido un algarrobo o un moral, me
5. La espiritualidad misionera habrías hecho la misma pregunta. Pero no puedo dejarte ir sin
es una espiritualidad de periferia una respuesta. Por eso te digo que Dios escogió la pequeña y
¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de miserable zarza para enseñarte que no hay ningún lugar sobre la
ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va a buscar la tierra en el que Dios no esté presente. Ni siquiera una zarza" 9 .
que se perdió hasta que la encuentra? (Le. 15, 4). Todo lugar es bueno para la Palabra de Dios. Todo lugar
Podemos determinar dos situaciones: la del centro y la de la puede ser un lugar teológico, esto es, un lugar desde el que Dios
periferia. El centro es el lugar de las ovejas al seguro, donde no habla. Desde toda cultura, aun la más pobre, Dios nos desafía.
hay peligros inminentes. El centro es ese lugar que, en las ciudades Pero hay que escucharla. Ella nos interpela por medio de la gente
y pueblos tradicionales goza de los máximos beneficios. En el sencilla.
centro se encuentra quien tiene el poder económico, sociopolítico El misionero lleva consigo una respuesta, el evangelio. Mas el
y cultural. El centro ofrece seguridad y bienestar. comienzo de su tarea no puede ser el evangelio mismo. El punto
La periferia es el lugar de la oveja perdida, en inminente de partida ha de ser una pregunta, un interrogante, que llega de
peligro, sumida en la inseguridad. La periferia es el lugar de los todo hombre y pueblo desde la situación en que se encuentra: "El
marginados de la sociedad, de la economía y de la fe. Es el lugar clamor de los israelitas ha llegado hasta mí" (Ex. 3,9). El evange-
de los doblemente pobres: de fe explícita en Cristo y de posibili- lio es respuesta a este clamor: "He bajado para librarle" (Ex. 3,
dad de derechos humanos. 8).
Optar por la periferia, por los doblemente pobres, es espiri-
tualidad misionera. Es seguir a aquél que no murió en el centro de Para dar la respuesta, se requiere escuchar la pregunta. Sólo
la ciudad sino lejos, en la periferia, en el lugar de la crucifixión, quien escucha puede ofrecer una buena noticia y no sólo una
llamado calvario. doctrina. El misionero es capaz de decir con Salomón: "Dame,
Optar por la periferia es también escoger el desierto. No se Señor, un corazón que sepa escuchar*' (1 Re. 3, 9).
trata de una categoría mental o espiritual. El desierto es el lugar
árido, geográficamente difícil y a donde casi nadie quiere ir.

Véase, Comblin, J., o. c. p. 20. ' Petuchowski, J.J., I nostri maeslrí insegnavano, Ed. Morcelliana, Brescia, 1983, p. 23.

262
7. La espiritualidad misionera provisionalidad del turista que, como ave migratoria, pasa sin u ^
es una espiritualidad de sencillez compromiso serio, sino la de Juan Bautista que dice: "Es necesa^
rio que él crezca y yo disminuya" (Jn. 3, 30).
La sencillez es la condición para escuchar. La persona senci- Se trata de una provisionalidad que exige, por una parte
lla es capaz de asumir una actitud de discípulo dispuesto a despojo de sí, de los propios proyectos personales, y, por otra
aprender. Sencillez quiere decir amor a lo esencial. confianza en el otro, en sus capacidades de actualizar la creación
David se ofreció para enfrentarse al gigante Goliat. Enton- de construir el futuro, de llevar su propia planta hasta la cosecha.
ces, mandó "Saúl que vistieran a David con sus propios vestidos y Sentido de lo provisional es dejar que el otro sea; es ayudar-,
le puso un casco de bronce en la cabeza y le cubrió con una lo a que sea autónomo, dándole el espacio necesario para ello11.
coraza. Ciñó a David su espada sobre su vestido" (1 Sam. 17,
38-39). Pero David no pudo dar un paso. Se despojó de todo y 9. La espiritualidad misionera
marchó con lo que consideró esencial: su honda y la confianza en es una espiritualidad pascual
el Señor.
La espiritualidad misionera exige la sencillez. Sólo este rasgo Pascua quiere decir muerte y resurrección. Asumir la dimen-
asegura la posibilidad de alcanzar al hombre en la fuente de su sión de la cruz quiere decir vivir la espiritualidad de renuncia, de
humanidad y, por ende, en el nivel de mayor universalidad. La olvido de sí, de sacrificio. "El siervo no es más que su señor. Si a
sencillez hace posible la acogida de parte del más humilde de los mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros. (Jn
hombres, como hombre. 15, 20).
Por eso, los pobres se sentían cómodos con Jesús (Le. 4,18) y Este rasgo es una denuncia a una visión del hombre donde la
los ricos se sentían interpelados por él (Le. 19, 1-10) en un nivel autorrealización del yo, sobre toda otra cosa, es el primer valor.
más profundo que el de las capas superficiales resultantes de los Pascua es también resurrección. La espiritualidad misionera
condicionamientos socio-culturales. es propia de los enamorados de la vida. "Yo he venido para que
La misión del Espíritu Santo es, precisamente, eliminar la tengan vida y la tengan en abundancia" (Jn. 10,10). El misionero
innecesaria complejidad que impide el camino misionero y hace es un proyecto vivo en favor de la vida de todas sus experiencias.
regresar a la sencillez de los orígenes10 (1 Cor. 1, 25-55). Es el testigo de la resurrección, de la vida nueva que quiere se
haga presente en comunidades pascuales reunidas en torno a la
8. La espiritualidad misionera eucaristía y lanzadas desde la misma, a la misión.
es una espiritualidad de provisionalidad
10. La espiritualidad misionera
Vocación misionera quiere decir vocación a una ministeriali- es una espiritualidad mariana
dad itinerante. "Vayamos a otra parte, a los pueblos vecinos,
para que también allí predique; pues para eso he salido. (Me. 1, El misionero ve en María la síntesis de una espiritualidad
37). misionera. En efecto, si consideramos la vida de María, podemos
La misión universal es movimiento, desplazamiento de un ver que por muchísimos aspectos, fue una vida misionera.
lugar a otro dejando atrás comunidades formadas como signo e A. En la anunciación aceptó incondicionalmente la Pala-
instrumento del Reino. bra de Dios (Le. 1, 26 y ss.) y el Espíritu la cubrió, en forma
Este movimiento exige el sentido de lo provisional. No la permanente con su sombra, es decir, la consagró para la misión
de generar a Cristo para el mundo.
10
Véase, Comblin, J , Teología de la misión, Ed. Latinoamericana libros, Buenos Aires, 11
1974 Castro, Luis Augusto, Dejar que el otro sea, Ed Paulinas, Bogotá, 1978, p 115 y ss.

264 265
B. En la visitación sirvió y anunció la presencia del Señor ¿Qué relación puedes descubrir entre los contenidos de la
(Le. 2, 39-45), tarea eminentemente evagelizadora. unidad y algún aspecto o hecho de tu vida?
C. En el Magníficat cantó proféticamente la libertad de los 2. Actividad grupal
hijos de Dios y el cumplimiento de la promesa (Le. 2, 46 y ss) lo 2.1 Espiritualidad misionera para los jóvenes.
cual es un elemento esencial de la evangelización que quiere decir
liberación integral. Explicación
En conexión con la pastoral juvenil, la pastoral vocacional
D. En la natividad, dio a luz el Verbo de Dios y lo ofreció a debe dar un espacio para la consideración de la dimensión misio-
la adoración de todos los que lo buscaban, ya fueren sencillos nera. Para ello, es conveniente ofrecer a los jóvenes una espiritua-
pastores o sabios venidos de tierras lejanas (Le. 2, 1-8). La lidad misionera universal.
finalidad de la misión, es precisamente conducir a los pueblos a la
adoración del único Dios en Cristo. Objetivo
Elaborar una espiritualidad misionera para los jóvenes a
E. En la huida a Egipto aceptó las consecuencias de la partir de los elementos presentados en la unidad.
sospecha y de la persecusión de que es objeto el Hijo de Dios (Mt.
2, 13-15) y que suelen ser compañeros casi habituales de la Procedimiento
misión. A. El grupo considera cuáles de los rasgos presentados en la
unidad deben hacer parte de una espiritualidad misionera (puede
F. En una presencia atenta a las necesidades de los hom-
añadir otros que considere importantes a nivel juvenil).
bres, provocó el signo mesiánico, propiciando la fiesta (Jn. 2,
1-11) y favoreciendo la fe de la comunidad apostólica en Cristo. B. El grupo se divide en subgrupos entre los que se reparten
los rasgos para el trabajo ulterior.
G. En la cruz es fuerte, fiel y abierta a la acogida de la
maternidad universal (Jn. 19, 25-27). En el calvario su misión C. Cada subgrupo considera los rasgos que le corresponden
maternal se dilató asumiendo dimensiones universales. a la luz de la juventud actual. En el desarrollo tendrá presente el
lenguaje juvenil, las aspiraciones y problemas de la juventud.
H. En el cenáculo está en ardiente espera, con toda la Sobre cada rasgo, el subgrupo elabora las respuestas a las si-
iglesia, de la plenitud del Espíritu con la cual se inaugura la guientes cuestiones:
acción misionera universal de los apóstoles (Hch 1, 2). a) ¿Cuál es la idea fuerza fundamental del rasgo en considera-
En todos estos momentos, se ve una persona para quien la ción?
presencia de Dios y la realización de su Reino universal son b) ¿En qué aspectos es un desafío a los jóvenes hoy?
realidades más importantes que sus propios intereses12.
c) ¿Con cuáles textos bíblicos se puede iluminar?
d) ¿Con cuáles metáforas, imágenes o testimonios se puede ilus-
trar?
V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO e) ¿Cómo se puede operacionalizar en el mundo del joven?
1. Actividad personal D. En el plenario se presentan los rasgos y se completan con
los aportes de todos.
1.1 ¿Qué relación puedes poner de manifiesto entre la na-
rración inicial y los contenidos de la unidad?
Nota: El resultado final debería ser una óptima guía de
trabajo con los jóvenes en el aspecto de la espiritualidad misio-
12
Véase Puebla NN. 282-303.
nera.

266 267
2.2 Espiritualidad misionera e imagen VIGÉSIMA UNIDAD
Explicación
Se trata de una dinámica sencilla para visualizar los rasgos de Comunidad eclesial y ministerio
la espiritualidad misionera.
Objetivo
itinerante o de frontera
Presentar en una cartelera la relación entre imagen y mensaje
relacionado con un rasgo de la espiritualidad misionera.
Procedimiento
A. Se distibuyen, entre los grupos, los diversos rasgos de la
espiritualidad misionera.
B. Cada grupo elabora una cartelera con la siguiente distri-
bución:

Frase expli- Pregunta que
Imagen cativa (bí- sobre el te-
blica o per- ma el grupo I. El Reino que exige la evangelización, la misión y la
sonal). se dirige a iglesia, necesita hombres y mujeres con carismas dados por el
sí mismo. Espíritu para promover el Reino. Y como se trata de un Reino
C. Cada grupo presente su cartelera y permita que los de- universal, se requieren ministerios con sabor de universalidad.
más formulen preguntas o hagan observaciones.
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS

Al concluir la unidad, cada participante estará en capacidad
de:
A. Identificar en la iglesia local un doble movimiento: "ad
intra" y "ad extra", así como su mutua relación.
B. Discernir, en el contexto de la iglesia local, entre el
ámbito de la responsabilidad global y el de la específica.
C. Descubrir esta doble responsabilidad en el movimiento
"ad extra" hacia otras iglesias y hacia pueblos de otras religiones.
D. Definir la identidad del ministerio itinerante o de fronte-
ra.
E. Indicar las actividades de su competencia.
F. Presentar la figura ministerial del animador misionero.

268 269
G. Describir el proceso de universalismo que el animador IV. COMPRENDER PARA VEK
ha de estimular.
H. Concebir la animación misionera como acto metódico 1. Un doble movimiento
actuado en tres etapas.
La Iglesia encarnada en un lugar, esto es, la iglesia local signo
I. Considerar las etapas anteriores desde el punto de vista e instrumento del Reino universal, debe alimentar en sí un doble
del universalismo que ha de darse en el cristiano. movimiento:
J. Discernir entre recibir, responder y valorar en la situa- A. Un movimiento "ad intra" de ella misma. Como quiera
ción concreta de una peisona. que se trata de una comunidad llamada a vivir en sintonía con el
mandato de Cristo "amaos los unos a los otros como yo os he
amado" (Jn. 15, 12), ella debe alimentar el movimiento de fe y
III. VER PARA COMPRENDER caridad que lleve a sus miembros a la comunión en el amor.
"El bus que escogí"
B. Un movimiento "ad extra". Una comunidad local no es
Recuerdo que una vez leí un breve artículo cuyo título era: "El bus una comunidad cerrada en sí misma. Dado que es signo —no
que escogí". Decía lo siguiente: santuario o fortaleza— está llamada a moverse más allá de sus
"Un día en el increíble tráfico de Bombay, vi a dos hermanos que fronteras, a un doble nivel: En primer lugar hacia aquéllos que no
corrían para alcanzar el bus. El más grande logró agarrarse y poner son iglesia pero tienen necesidad de ver la realidad del Reino y del
el pie en el estribo del bus. El hermano más pequeño, en cambio, no Espíritu que actúa en la vida e historia de ellos.
lograba alcanzar el bus que se alejaba cada vez más. Entonces el
primero bajó del bus y continuó a pie en compañía del hermano En segundo lugar hacia otras iglesias en una actitud de
menor. intercambio, de recíproca ayuda.
En mi vida acaeció algo parecido. Me hubiera gustado tanto subir Es necesario poner de relieve juntos niveles.
al bus de una carrera profesional, de la casa cada vez más bella, de Si se habla de misión sólo como intercambio entre iglesias, se
las vacaciones cada vez más largas, del vestido cada vez más a la puede olvidar que la misión es, fundamentalmente, movimiento
moda. Pero luego me di cuenta que mis hermanos no tienen ma-
nos para agarrarse, ni pies para correr. Me di cuenta que miles hacia los que no son iglesia en forma explícita; en este caso se
de millones de hombres, hermanos míos, aún no logran agarrar el terminaría en un sutil encerramiento misionero que reduce la
bus del progreso. Entonces, descendí del bus. misión a un asunto intraeclesial. No se trata sólo de ayudarse
Actualmente no tengo tiempo de vacaciones; profesionalmente me mutuamente para mantener vivo el fuego ya encendido. Hay que
encuentro como al comienzo, pero estoy junto a aquellos que tener el coraje de encenderlo por primera vez.
caminan despacio. Ya no me interesa saber hasta dónde me hubiera Estos dos movimientos, "ad intra" y "ad extra" (hacia aden-
podido llevar el bus. Tomé la decisión de caminar con los otros y
estoy contento". Hasta aquí el relato de D. Sipione. tro y hacia afuera) están en relación e influjo recíproco.
Cuando terminé de leer, me dije: "Mira qué cosa, éste es exactamen- La vida comunitaria de fe y de amor adquieren un refuerzo y
te el caso de la hermana Sofía. En efecto, también para Sor Sofía, enriquecimiento del movimiento de ágape más allá de su frontera
colombiana, optar por caminar con sus hermanos más pequeños, y éste, a su vez, recibe fecundidad y profundidad de la vida
más necesitados, fue la respuesta a su vocación específica de misio- comunitaria intensa.
nera, de cristiana, de bautizada"1.

1
Moine, R.. en ANDARÉ, 8, 1982.

270 271
Aunque todos son responsables de la edificación del cuerpo
MOVIMIENTO de Cristo (Rom. 14, 19) mediante la caridad (1 Cor. 8, 1) y la
S AD INTRA Palabra (1 Cor. 14, 3-5; 1 Tes. 5, 11), hay algunos que tienen una
específica responsabilidad de edificar, exhortar, animar: Son los
profetas, los apóstoles, los doctores. Aunque todos están encar-
gados de discernir en torno a la pureza de la tradición (2 Tes. 2,
14; Col. 2, 8) como hombres espirituales (1 Cor. 2,1), hay algunos
REFUERZA Y DA FECUNDIDAD Y que tienen una responsabilidad especial en este campo: los profe-
ENRIQUECE PROFUNDIDAD tas, los doctores, Pablo mismo2.
Entre la responsabilidad de todos y la responsabilidad minis-
terial de algunos hay un influjo recíproco. Por ejemplo: Toda la
comunidad de Colosas debe animar y vigilar para que Arquipo
cumpla bien con su ministerio (Col. 4, 17). Arquipo, a su vez,
\ ^ MOVIMIENTO tiene esta responsabilidad ministerial hacia su comunidad.
AD EXTRA
FAVORECE

COMUNIDAD MINISTERIO
2. Responsabilidad global y responsabilidad específica ECLESIAL ESPECIFICO

2. / Responsabilidad global
FAVORECE
La realidad de estos dos movimientos no significa que en la
iglesia local se cree una división: Una parte de ella se responsabili-
za del movimiento "ad intra" y otra del movimiento "ad extra". Tanto la responsabilidad de la comunidad toda como la del
Desde un comienzo, la iglesia local se consideraba globalmente ministro específico, no son de orden humano. Dependen juntas
responsable de los dos movimientos. Esta responsabilidad colec-
de un mismo Señor y Dios; son un don del Espíritu. Por ello se
tiva se puede apreciar en diversas circunstancias:
habla del ministerio que Arquipo ha recibido del Señor.
— Las iglesias escogieron a los delegados que deberían acompa-
ñar a Pablo en su viaje a Jerusalén. Se trataba de llevar la
colecta recogida por las otras iglesias para ayudar a la de 3. La doble responsabilidad en el movimiento "ad extra"
Jerusalén. (2 Cor. 8, 19.23).
— Cada iglesia local es responsable de la comunión con las otras Restringiéndonos al movimiento "ad extra", podemos poner
iglesias (1 Tes 4, 9-10). Si a cada uno se le da una manifesta- de relieve la doble responsabilidad anotada, en los dos niveles
ción particular del Espíritu es para la utilidad común (1 Cor. que hemos considerado.
12, 7) y en el marco de la caridad de la cual todos son
responsables (1 Cor. 12, 9-21; Ef. 4, 1-16).
2
2.2 Responsabilidad específica Sobre los ministerios y especialmente sobre la responsabilidad de todos y de algunos
puede verse: AA.VV. El ministerio y los ministerios según el Nuevo Testamento, lid.
Dentro de esta responsabilidad global, se pueden encontrar Cristiandad, Madrid, 1975. Véanse en esta obra en particular: Delorme, .lean., Diversidad
y unidad de los ministerios según el Nuevo Testamento. Vidal, Maurice, A propósito de la
responsabilidades más específicas y particulares, los ministerios. relación algunos / todos en la iglesia.

272 273
3.1 Primer nivel 4. Un ministerio itinerante fundamental
En cuanto al primer nivel, esto es, movimiento hacia pueblos Estas personas como Pablo, Bernabé, Judas, Silas y otros
de otras religiones, es responsable toda la comunidad: hombres tenidos en gran consideración en sus iglesias, evidencian
— con la oración (2 Tes. 3, ; Col. 4, 3-4). la realidad de un ministerio itinerante que se mueve más allá de las
— con la ayuda material (Fil. 4, 14-19). fronteras para evangelizar los pueblos de otras religiones o para
— con el testimonio de adhesión a la Palabra (Fil. 2, 15-16) un intercambio entre las iglesias.
— con la hospitalidad y acogida a los misioneros (3 Jn. 8).
— con la proclamación a los paganos de la propia esperanza (1
Pe, 3, 15-16).
Pero junto a esta responsabilidad de toda la comunidad, está
la responsabilidad específica ministerial. MINISTERIO DE FRONTERA
Esta recae en primer lugar sobre los apóstoles cuyo nombre
es expresión de la misma.
La evangelización de los gentiles fue encomendada también a
Pablo en forma especial. El la consideraba una gracia: "que me
ha sido otorgada por Dios, de ser para los gentiles ministro de Es un ministerio actuado en nombre de la comunidad que
Cristo Jesús" (Rom. 15, 16).Pero no sólo a él. Hay tantos otros envía, como representación de ella y en comunión con la misma.
colaboradores misioneros como Epafras (Col. 4, 2) y Epafrodito El lugar de este ministerio es la frontera, el punto desde donde se
que estuvo al borde de la muerte por la causa de Cristo. (Fil. 2, puede ser voz de la comunidad cristiana para otras comunidades
30). y pueblos de religión diferente y voz de éstos para la comunidad
cristiana.
3.2 Segundo nivel En la carta a los efesios, Pablo habla de los dones del Espíritu
En cuanto al segundo nivel del movimiento "ad extra", esto necesarios para construir la comunidad. "El mismo dio a unos el
es, hacia las otras iglesias locales, también se descubre sea el ser apóstoles, a otros profetas; a otros evangelizadores; a otros
compromiso de toda la comunidad como de algunas personas pastores y maestros (...) para la edificación del Cuerpo de Cristo"
con un ministerio específico. (Ef. 4, 11.12).
Las comunidades crean puentes de unión entre ellas para una El Card. Martini se refiere a la importancia de dos de estos
comunión e intercambio entre iglesias. Esto tiene lugar mediante carismas: el de evangelizador y el de pastor. La Iglesia vive si
el envío de delegados (Hch. 11, 22. 29-30; 15, 2.22.25.32.33; 2 logra conservar entre estos dos carismas, un equilibrio que puede
Cor. 8, 18-19.23). variar según las circunstancias. El pastor tiene más cuidado del
Por otra parte hay algunos ministerios más particulares. movimiento "ad intra". El evangelizador se proyecta más al
Pedro tiene por excelencia la tarea de comunión entre las iglesias servicio del movimiento "ad extra". El ministerio de frontera está
(Hch. 1, 15; 2, 14; 5, 3; 9, 32; 10, 11; 15, 7). Pablo, a su vez, es el en la línea del carisma del evangelizador:
puente de unión entre las iglesias que nacieron gracias a su "En los evangelizadores prevalece, en cierto sentido, la ini-
predicación y los apóstoles (Gal. 2, 1-9); y entre éstas y otras ciativa, el agarre, el ataque, la capacidad de enfrentar situaciones
iglesias (Gal. 2, 10; 2 Cor. 8. 9; Rom. 15, 15. 32). diversas; de captar el mundo que piensa de modo diferente; de
interpretar las necesidades de los que están lejos; de entrar en el
deseo profundo de verdad, de justicia, de Dios, que está en cada
uno y explicitarlo. Es una actividad que va, en cambio de esperar,

274 275
que se mueve, en lugar de construir una torre en la que hay que
entrar" 3 .
Este tipo de presencia es típico del ministro de frontera o CRECIMIENTO PROGRESIVO HACIA
itinerante, esto es, del misionero ad gentes, para la misión univer-
sal. X
favorece
Su ministerio se inserta en la situación misionera o en la
iglesia naciente a la cual fue enviado para favorecer un doble
proceso: Proclama- Catecume- Promo- Forma-
ción y nado e ción hu- ción de
A. De crecimiento progresivo de una iglesia local hacia su diálogo inserción mana in- comunida-
en la co- tegral . des cris-
autonomía. munidad tianas.
La cristiana
B. De independencia progresiva de sí, hacia una nueva inser-
ción en
opción de frontera. la situación
de misión
Ninguno de estos términos debe perderse de vista. Si se pierde Estímulo
a la in-
Forma-
ción de
Fomento
de voca-
Forma-
ción de
de vista el segundo (B) puede dejar de ser evangelizador y conver- cultura- ministe- ciones sa- la con-
tirse en un pastor estable, ya no itinerante. Si pierde de vista el ción rios lai- cerdota- ciencia
cales les y re- misione-
primero (A) puede perpetuar situaciones de inmadurez y de ligiosas ra uni-
dependencia eclesial. locales versal

Este doble proceso se traduce en su colaboración eficaz para
una serie de eventos pastorales que garantizan de verdad el favorece
crecimiento progresivo hacia la autonomía de la iglesia local.
Algunas de estas actividades o eventos están indicados en el INDEPENDENCIA PROGRESIVA HACIA
siguiente gráfico.
En el ministerio itinerante ocupa un lugar fundamental el
diálogo con otras culturas y religiones.
El catecumenado e inserción del bautizado en la comunidad A ello mira también su esfuerzo en la formación del clero y
cristiana ocupa, también, buena parte de su acción ministerial. vida religiosa local.
La promoción humana integral que quiere llegar hasta la En fin, el ministro itinerante ha de dejar una huella de su
formación del sentido comunitario y a la participación solidaria, ministerio específico, animando esta iglesia local para que se abra
es parte de su tarea evangelizadora. a la misión universal, ad gentes, dando desde su pobreza de
La formación de comunidades cristianas, participantes de cuanto le es propio como iglesia y cultura y recibiendo el aporte
lleno en la vida eclesial y social, es factor determinante para la de otras iglesias locales, en el marco de la comunión universal.
autonomía.
El estímulo a la inculturación es tarea decisiva. 5. La animación misionera,
La formación de ministros laicos plenamente insertados en el otro ministerio de frontera
proceso de discernimiento, programación, actuación y evalua-
ción, es parte de su colaboración para la autonomía de la iglesia. Hay otro tipo de ministerio de frontera cuya tarea no es la
más fundamental de la misión, esto es, el movimiento de ágape
3
más allá de las propias fronteras, pero no menos importante para
Martini, C.M., El evangelizador en San Lucas, Ed. Paulinas Bogotá, 1983, p. 16.
la vida misionera de la iglesia.

276 277
Es un ministerio que se ejerce dentro de la comunidad cristia-
na, pero no con el fin de reforzar su movimiento "ad intra" sino
de conservar vivo y dinámico su movimiento "ad extra". Se trata
del ministerio de animación misionera de la iglesia local.
El animador misionero es aquél que, habiendo tomado con-
ciencia de su vocación misionera, se dedica a animar y concienti-
zar a los otros cristianos de su iglesia local para que también ellos
se den cuenta de la propia vocación misionera y actúen en conse-
cuencia. Su objetivo es, pues, despertar en cada cristiano la
conciencia de su ser misionero.

6. La acción del animador misionero
El proceso de animación misionera que el animador desea
actuar o estimular es, por lo general, lento. El motivo estriba en
que no se trata simplemente de hacer conocer algo (la dimensión
misionera de la propia vida y de la sociedad) y por tanto de
desarrollar capacidades cognitivas.
La animación misionera tiene que ver con las actitudes,
intereses, características personales y valores, realidades huma-
nas de lento desarrollo. La animación tiende a que cada cristiano
haga propio el ideal de la misión universal, que lo incorpore en sí
mismo, que acepte de tal manera la causa misionera, que se
convierta en parte de su vida. En una palabra, que internalice el
valor de la acción misionera de Jesús hasta el punto de sentirse y
ser misionero convencido; que se descubra un llamado para ser
enviado.
Todos los términos usados como "hacer propio", incorporar
en sí, "aceptar, convertir en sí" "internalizar" hacen ver que el
crecimiento de la motivación misionera comienza desde dentro,
como obra del Espíritu y como crecimiento interior. Es un proce-
so por el cual se adquieren los valores y las actitudes que hacen de
alguien un misionero.

7. Etapas de la animación misionera
Consideremos ahora la animación misionera como un acto
metódico generador de nuevos misioneros. Cuanto diremos so-
bre el mismo se encuentra expresado en el gráfico de la página
siguiente.

278
7.1 Fomento del conocimiento misionero — En un nivel inferior está el recibir como simple tomar en
cuenta la realidad misionera, esto es, que la perciba como
Es tarea inicial del animador el fomento del conocimiento algo real.
misionero. Es evidente que no se puede amar ni interiorizar lo — En un nivel intermedio está el recibir como disposición a
que no se conoce. Por eso, esta primera etapa entraña un esfuerzo conocer más. No hay un rechazo de la realidad misionera
por hacer conocer la realidad misionera de manera tal que logre conocida sino, al contrario, una inclinación a conocer algo
suscitar un interés cada vez mayor. En síntesis, se trata de ayudar más de ella.
a una toma de conciencia de la realidad misionera, no sólo como
— En un nivel superior está el recibir como prestar atención con
vocación de todo cristiano sino también como situación exterior
interés a esta realidad misionera. Es una atención que selec-
desafiante.
ciona y, por tanto, que destaca esta realidad sobre otras
7.2 Favorecer la acción misionera también dignas de atención.
La motivación puede llegar a un grado tal que el animador 8.2 Responder
puede hacer énfasis en la acción e inspirado en el principio de El cristiano da una respuesta a cuanto ha conocido.
"aprender haciendo" invita a la persona o comunidad a hacer — En un nivel inferior, esta respuesta no es tanto iniciativa suya
algo en favor de la realidad misionera. cuanto invitación del animador. No es una respuesta artificial
7.3 Estimular la vivencia misionera ¿ pero se requiere la mediación del animador, sin la cual no se
daría.
La acción misionera realizada no indica de por sí un com-
promiso serio. Pero la acción lleva a la persona a descubrir sus — En un nivel intermedio el cristiano está dispuesto a actuar
cualidades y limitaciones. Es ahora cuando el animador ha de voluntariamente. No se trata de algo realizado por invitación
estimular el ser y el vivir misionero. Ello es posible en la medida exterior, sino por sí mismo, porque emerge de su interioridad.
en que ayuda a la persona a descubrir la misión universal como Es un paso enorme en el proceso de identificarse con la praxis
un valor, esto es, como un bien para la propia vida y la de los de Jesús como enviado del Padre.
demás y con el cual está dispuesta a comprometerse. — En el nivel superior, la respuesta está acompañada de un
sentimiento de satisfacción, de una sensación de entusiasmo.
El entusiasmo es el primer afecto de la acción del Espíritu
8. Etapas de la animación
cuando irrumpe en una persona. Naturalmente, a este nivel se
como interiorización del cristiano
siente el aspecto emotivo ya sea en términos positivos (alegría
Hemos considerado las tres etapas desde el punto de vista del y satisfacción por lo que se hace) o negativos (desagrado, ira
animador. El debe fomentar la conciencia misionera; favorecer la por la ausencia de ciertos valores del Reino en tantas situa-
acción misionera; estimular la vivencia misionera. ciones misioneras).
Podemos considerar los mismos tres pasos desde el punto de
vista del cristiano que, dentro de su comunidad, hace suya, 8.3 Valorar
interioriza, la realidad misionera. Esta interiorización es acción El entusiasmo misionero sólo llega a ser sólido cuando em-
del Espíritu en la persona (Le. 4, 18) mediante el animador pieza a fundamentarse en la convicción de que la realidad misio-
misionero. nera es un valor. No es sólo un conjunto de conocimientos, ni un
puñado de sentimientos, ni una serie de actividades. Es mucho
8.1 Recibir más: Una convicción de que la realidad misionera es un bien
El cristiano recibe una serie de datos sobre la realidad misio- digno de un compromiso serio. De la aceptación de la realidad
nera. Este recibir puede ser, cada vez más intenso. misionera como un valor, el cristiano pasa a un grado de certeza

280 281
tal que su convicción sobre el valor misionero, praxis de Jesús y en el que vivo a que tome conciencia de la realidad y desafíos de
enviado del Padre, no tiene posibilidad de duda. la misión universal?
Llegando a este punto, el cristiano manifiesta a los demás el B. ¿Qué se puede hacer para favorecer en los jóvenes una
valor que sostiene; quiere difundirlo; desea que también los otros opción vocacional misionera?
puedan interiorizarlo, hacerlo propio. Entonces, esta persona
empieza a fomentar el conocimiento misionero; a favorecer la 2. Una vez contestadas las preguntas, se interroga ulterior-
acción misionera y a estimular la vivencia de los valores misione- mente:
ros. Un nuevo animador misionero ha nacido y puede decir ahora ¿Hay aún algo que puedo añadir a las dos listas? Agregue
con las mismas palabras de Pablo: "Vivo yo, mas no yo, es la libremente lo que le parezca sin temor a la censura.
misión de Cristo, enviado del Padre, que vive en mí" 4 . 3. En el grupo, cada participante presenta su lista de res-
puestas.
De la lista común, formada con las intervenciones de todos,
se escogen con creatividad y amplitud:
V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
— Los mejores modos para ayudar a la gente a tomar conciencia
de la misión universal.
1. Actividad personal
— Las maneras más adecuadas para favorecer en los jóvenes la
1.1 ¿Qué relación puedes poner de manifiesto entre la na- opción vocacional misionera.
rración inicial y los contenidos de la unidad?
Nota: Cada participante puede escribir sus intervenciones
1.2 ¿Qué relación puedes establecer entre los contenidos de en tarjetas pequeñas teniendo cuidado de no escribir más de una
la unidad y algún aspecto de tu vida? intervención en cada tarjeta. Puede usar todas las tarjetas que
crea conveniente.
2. Actividad grupal Este sistema permite que las tarjetas puedan catalogarse se-
2.1 Lluvia de ideas sobre la animación misionera. gún similitud y pegarse en el tablero para considerar con mayor
comodidad las opciones que se deseen hacer.
Explicación
La dinámica quiere ayudar a descubrir posibilidades concre-
tas de animación misionera.
Objetivo
Que cada participante se percate de cuánto puede hacer como
animador misionero.
Procedimiento
1. Cada participante ofrece una lista de respuestas (las más
que pueda) a las siguientes preguntas:
A. ¿Cómo puedo ayudar a la gente del lugar en que trabajo

4
Sobre los ministerios puede consultarse el subsidio bibliográfico elaborado por Alberto
Parra, "Ministerios desde la iglesia en América Latina", en Pontificia Universidad
Javeriana, Cuadernos de Teología, N. 5.

282 283
VIGÉSIMA PRIMERA UNIDAD E. Organizar un centro misionero y programar sus activi-
dades.
Animación misionera
III. VER PARA COMPRENDER
y recursos didácticos
"La eficacia didáctica de la acción"

En una descripción de sus experiencias de varios años, H.
Cohén presentó el resultado de sus esfuerzos por vencer los
prejuicios raciales que los jóvenes alimentaban en los Estados
Unidos.
De los diversos intentos e iniciativas realizados dentro y fuera
de la enseñanza, se revelaron prácticamente ineficaces en relación
con los comportamientos efectivos, los siguientes: Referencia a la
naturaleza o a los principios puramente teóricos, por ejemplo:
Dios quiere que vivamos como hermanos; o la referencia a los
I. El Reino exige la evangelización y ésta la misión univer- resultados de la investigación (los negros son tan inteligentes
sal. La misión requiere discípulos que pongan al servicio de la como los blancos); o la presentación de modelos como Pedro
universalidad ios dones que eí Espíritu íes otorga. Estos discípu- CJaver, el apóstol de los negros.
los han de ser sensibilizados y concientizados para un compromi- Se revelaron parcialmente ineficaces: El testimonio personal
so misionero. Lograr este cometido es posible solamente si ellos del profesor en su relación con los hebreos y con los negros
tienen la posibilidad de realizar actividades aptas para vivir una (aprendizaje mediante la identificación); las consecuencias de la
experiencia de empeño con la misión. discriminación racial (por ejemplo, cómo los negros quedan en
desventaja en la universidad); relaciones y entrevistas, películas,
romances en los que los alumnos se pudieron identificar con la
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS víctima de los prejuicios (aprendizaje mediante el ensimisma-
miento en el dolor ajeno).
Al concluir la unidad, cada participante tendrá la capacidad Por sobre todos, se revelaron eficaces las ocasiones de una
de: relación y de una colaboración práctica con los negros, los chi-
A. Seleccionar las actividades útiles para fomentar el nivel nos, etc. En tales ocasiones se asumía una actitud nueva y había la
del "conocer". posibilidad de reflexionar. Esto acontecía en los campos de vera-
B. Identificar las actividades útiles para favorecer el nivel no comunes; o durante acciones sociales en las que surgía espon-
de "actuar". táneamente el estímulo a la colaboración (por tanto, no una
voluntad consciente de ejercitar una virtud); y, además, mediante
C. Escoger las actividades aptas para ayudar a madurar la reflexión y las intervenciones que tenían lugar durante una
hasta el nivel de "valorar". liturgia .o un encuentro.
D. Presentar las diversas posibilidades de acción misionera El aprendizaje mediante la acción es necesario. Esta observa-
de un cristiano consigo mismo, con su comunidad cristiana, con ción no vale sólo para la "eliminación de los prejuicios" sino para
otras comunidades cristianas, con pueblos de otras religiones. todo cambio de actitud, aunque consista únicamente en laampli-

284 285
tud o profundización de una apertura social o pastoral ya existen-
te" 1 .

IV. COMPRENDER PARA VER z
i I o
1. Etapas de animación y creatividad
En la unidad anterior nos hemos referido a tres etapas que
4¡¡ ? 5
] u
u
<

a
conforman el método de animación: Fomentar el conocimiento
misionero; favorecer la acción misionera; estimular la vivencia de
los valores misioneros.
e
i <

as
<
Para realizar este proceso el animador ha de ser creativo
encontrando cada vez más y mejores formas de animación.
Creatividad es la lucha por mejorar; es el proceso de recombi-
nar elementos conocidos para producir ideas y cosas útiles y
nuevas, más valiosas y satisfactorias que las ya poseídas. Se trata
de poner la didáctica al servicio de la animación misionera.
Las actividades presentadas en el gráfico de la página siguien-
te y a continuación explicitadas, lejos de remplazar la creatividad
del animador, le ofrecen elementos que él puede combinar útil y
novedosamente para lograr el objetivo de la animación misione-
ra2.
2. Actividades útiles en el nivel de "conocer".
2.1 Actividades visuales
La importancia didáctica de las actividades visuales puede -§ C/3

1I r

ponerse de manifiesto en el hecho de la proporción que hay entre Q
s
a § É? <
la estimulación visiva y los otros tipos de aprendizaje sensible: •3 Q
11 <3
VISTA 75%
OÍDO 13% <
TACTO 6%
GUSTO 4%
OLFATO 2%

1
Grom, Bernhard, Metodi per l'insegnamento della religione, la pastorale giovanile e la
formazione degli adulti, Ed. ELLE DI CI, Torino, 1981, pp. 216-217.
1
En la presentación de los recursos didácticos hemos seguido algunas obras de didác-
tica de autores latinoamericanos. Prescindimos de su citación pues el aporte es indirecto y
reducido.

286 287
Con las actividades visuales, el animador encamina a las — Utilizar el audiovisual sin una preparación previa que lo
personas hacia la búsqueda de materiales visuales misioneros lleve a documentarse bien sobre los problemas que, directa o
cuya selección, clasificación y uso facilitan el conocimiento mi- indirectamente, se han de tocar.
sionero3. Estas actividades llevan a las personas a descubrir nuevas
Ejemplo de estas actividades: imágenes y a hacer diversas interpretaciones conceptuales. De
— Confeccionar carteleras misioneras. manera que las personas pueden:
— Interpretar láminas misioneras. — Interpretar las imágenes misioneras presentadas en diapositi-
— Elaborar diagramas que evidencien problemas misioneros. vas
— Juzgar tipos de apostolado vistos en cines de carácter misio-
2.2 Actividades auditivas nero
El animador incita al diálogo sobre la temática misionera. Es — Analizar programas audiovisuales.
importante que formule preguntas que lleven a poner de mani-
fiesto situaciones misioneras y sus correspondientes desafíos. 2.4 Actividades informativas
Entre las actividades auditivas pueden contarse: El animador puede recurrir al periódico, al diario mural o al
— Entrevistar misioneros sea en su campo de apostolado o plegable sencillo. Se trata de ayudar a las personas, a partir de los
cuando regresan del mismo. datos leídos, a que:
— Intervenir en discusiones sobre temas vitales misioneros. — comenten las noticias sobre la misión,
— Inventar diálogos sobre desafíos misioneros. — brinden la colaboración literaria sobre temas misioneros,
— Organizar y dirigir un panel sobre la misión universal de la — ilustren o narren historias misioneras.
Iglesia.
— Organizar ciclos de conferencias sobre temas misioneros. 2.5 Actividades intelectuales
— Organizar encuentros de grupos sobre temas misioneros. El animador puede estimular el interés de las personas en la
solución de problemas que se presentan en el quehacer misione-
2.3 Actividades audiovisuales ro. La solución de problemas entraña un camino que comprende:
La combinación de los dos recursos anteriores es muy útil — búsqueda de datos
para despertar interés por la misión universal. Se trata de senci- — organización de los datos
llos auxilios que sacan al animador del simple verbalismo dando — interpretación
mayor participación a los sentidos pero que, de ninguna manera — formulación de soluciones posibles
remplazan al animador. Los audiovisuales exigen el diálogo, la — elaboración de conclusiones.
palabra, el contacto personal. Dejados por su cuenta se tornan Las actividades que favorecen este camino pueden ser:
subjetivos y ambiguos. — Investigar experiencias misioneras interesantes
Cuando el animador utiliza los audiovisuales ha de evitar — Relacionar situaciones misioneras entre sí
algunos errores: — Interpretar problemas misioneros
— Utilizar el material sin una participación personal — Analizar comportamientos de la gente hacia la misión univer-
— Utilizar el audiovisual con una finalidad puramente creativa sal.

3
3. Actividades útiles en el nivel de "actuar"
A nivel didáctico consideramos importante la obra de Bloom, B , y colaboradores,
Taxonomía de los objetivos de la educación, Ed. El Ateneo, Méjico 1974 El proceso de En este nivel el animador debe crear situaciones en que la
interiorización que nosotros hemos presentado en esta unidad y en la anterior, tiene sus
raíces en la obra de Bloom. persona pueda responder activamente al interés suscitado por la

288 289
misión. Esta respuesta ha de ser espontánea pero en un primer — componer canciones con mensaje misionero
momento se requiere la mediación de la propuesta del animador. — dibujar o modelar inspirándose en realidades misioneras.
Todas estas actividades, a nivel de actuar, deberían ser oca-
3.1 Actividades manuales sión para comprender mejor la figura de Cristo enviado del Padre
El animador invita a las personas a desarrollar tareas manua- y para facilitar momentos de reflexión y oración misionera.
les para que se sientan más concretamente participantes en la
causa de la misión. Para esto puede ser útil sugerir: 4. Actividades útiles en el nivel de "valorar"
— Elaboración de exposiciones misioneras 4.1 Actividades litúrgicas
— Elaboración de elementos que ilustren pueblos y culturas El animador suscita momentos especiales en los que las
diferentes al propio personas pueden responder a la pregunta que surge espontánea-
— Diseño de mapas misioneros. mente cuando se llega a una cierta maduración cristiana y misio-
3.2 Actividades de campo nera: ¿Qué me pide personalmente el Señor?
A este interrogante la persona da una respuesta con base en los
El animador puede provocar la visita y el servicio apostólico desafíos de la realidad iluminada por la Palabra de Dios. Para
en los campos de misión para favorecer una experiencia seria de facilitar esta respuesta se pueden promover:
misión que, entre otros aspectos, lleve a:
— narrar la propia experiencia A. Actividades litúrgicas
— identificar desafíos para la propia persona — Eucaristía por la evangelización de los pueblos
— Eucaristía con las diferentes intenciones misionales
— relatar observaciones de campo
— Eucaristía con temas misioneros
— describir las actitudes propias y las ajenas observadas en la
experiencia B. Actividades paralitúrgicas
— asociar las conclusiones de todos los participantes en la expe- — Encuentros de oración
riencia. — Reflexión sobre documentos misioneros
— Escuela de oración misionera.
3.3 Actividades de apoyo económico
4.2 Actividades de comunicación vivencia/
El animador estimulará las actividades comunitarias cuya
finalidad sea el apoyo económico a las misiones, a la par que El animador favorece momentos de intimidad cuando las
educa a la misión. Con tal fin, puede promover: personas pueden comunicar sus valores y confrontarlos con el
— la organización de exhibiciones teatrales valor de la misión universal.
— programación de concursos culturales Nuestros valores tienden a ser producto de nuestras experien-
— organización de campeonatos deportivos. cias. Ellos surgen del flujo de la vida misma. Por ello, se comuni-
can sólo en momentos de interexperiencia, de convivencia.
3.4 Actividades creadoras Dentro de una atmósfera de este tipo, el animador puede
estimular actividades como:
El animador puede favorecer la acción espontánea de las — Interpretar ideales: "¿Qué quiere decir para ti ser misionero?
personas encaminadas a engendrar expresiones personales y ori- — Ejemplificar valores: "¿Qué nos dice el ejemplo de X perso-
ginales de la realidad misionera. Para ello, puede ser útil el na con entusiasmo misionero?
estímulo a:
— realizar tiras didácticas misioneras
— escribir artículos sobre temas misioneros

290 291
6. Acción misionera conmigo mismo
4.3 Actividades evaluativas
Descubro
El animador propone la necesidad de verificar la calidad del
en mí mismo la necesidad que tengo de:
ser y del actuar misionero: las actividades desarrolladas; las
— ir hacia los demás porque sólo voy creciendo como persona en
actitudes con que se desarrollaron; el sentido de fe y el resultado
la medida en que me abra como un don.
logrado.
acoger a los demás, porque sólo así me descubro creatura que
Para ello puede ser útil:
necesita de los otros para crecer.
— Revisión de vida
— en una dimensión universal, porque sólo así evito el individua-
— Evaluación de la acción misionera
lismo, el etnocentrismo o el grupismo y soy verdaderamente
— Discusión abierta de tipo misionero.
católico.
Todas las actividades anotadas deben ser expresión y alimen-
to de la animación misionera cuyo objetivo es que la dimensión Procuro
misionera influya en la totalidad de la vida de una persona y de a partir del evangelio, conocer más a Cristo misionero, el
una comunidad cristiana, esto es, de toda la iglesia local. enviado del Padre en favor de todos los hombres y en todos los
tiempos; de esta manera voy formándome en una espiritualidad
5. Cómo ser misionero en mi iglesia local misionera.
En los puntos anteriores hemos considerado la actividad del Me intereso
animador misionero. El fruto de esta actividad debería ser la por conocer más la acción misionera de la Iglesia en sus
presencia en la iglesia local de cristianos que tienen conciencia de diversas manifestaciones y situaciones. Por eso, leo, investigo,
su ser misionero y actúan en consecuencia. reflexiono, discuto, pregunto, analizo y evalúo cuanto tiene que
Sucede, sin embargo, que a veces más de una persona no sabe ver con la realidad misionera.
traducir su conciencia misionera en acción consecuente. No se
trata de falta de voluntad sino de habilidad para operacionalizar Me esfuerzo por
un valor de la vida. Entonces se oye la expresión: ¿Cómo puedo ir hacia aquéllos que, estando a mi alcance, no conocen o no
yo ser misionero? ¿Qué tengo que hacer? siguen el evangelio. Para lograr este contacto procuro cultivaren
Si antes hemos dado algunas sugerencias a la pregunta sobre mí: Respeto por la diversidad; capacidad de diálogo; actitudes de
cómo ser animador, ahora hay que contestar a esta otra pregunta servicio; disponibilidad para apreciar los valores ajenos; in-
que fluye en los cristianos precisamente del trabajo convencido tención evangélica de testimonio y anuncio.
de un animador o comunidad animadora. Tomo en consideración
A la pregunta ¿cómo puedo ser misionero? daremos una la vida misionera como opción vocacional y empeño funda-
respuesta en primera persona tomando en consideración varias mental de vida.
relaciones:
—Acción misionera conmigo mismo 7. Acción misionera con mi comunidad cristiana
—Acción misionera con mi comunidad cristiana Estimulo
—Acción misionera con otras comunidades cristianas
—Acción misionera con pueblos de otras religiones. la comunidad cristiana a que pertenezco (diócesis, parroquia,
colegio, grupo apostólico, comunidad de base, etc.) para que se
abra misioneramente a aquéllos que viven en situaciones huma-
nas especiales, consideradas misioneras.

293
292
ñera y, en especial, la animación misionera de la propia comuni-
Animo dad cristiana.
mi comunidad cristiana para que se informe cada vez más de
los problemas misioneros de la nación y de todo el mundo. Por Asesoro
eso, ayudo a difundir las publicaciones misioneras para que sean grupos juveniles que tengan como objetivo recorrer un cami-
leídas en mi comunidad de fe. no vocacional de profundización y discernimiento misionero en
vista de una opción futura.
Muevo
mi comunidad de fe para que conozca, apoye y esté en Me uno a
contacto con los misioneros que han salido de la misma y cuya otras personas con entusiasmo misionero para que la acción
misionariedad manifiestan ante otras iglesias locales. misionera sea testimonio de un grupo que actúa comunitaria-
mente.
Insisto
en mi comunidad de fe para que apoye espiritual y económi-
camente a los jóvenes que en la misma quieren ser misioneros de 8. Acción misionera
por vida a partir de una consagración religiosa o sacerdotal. con otras comunidades cristianas
Colaboro Doy
en la animación vocacional misionera estimulando a los mi colaboración, cuando y como puedo, a otras comunida-
jóvenes para que, dentro de sus opciones, consideren también la des cristianas y acojo con aprecio sus valores y experiencias para
vida misionera como forma de entrega definitiva. un enriquecimiento personal y comunitario.
Relaciono Estimulo
los jóvenes de mi comunidad de fe con otros jóvenes cuya mi comunidad de fe para que envíe a algunos cristianos
vivencia cristiana es nula o pobre, para una interexperiencia (sacerdotes, religiosos, laicos) a otras comunidades de fe cuando
juvenil evangelizadora. éstas requieren ayuda en particulares situaciones misioneras.
Organizo Acojo
actividades en favor de los más necesitados de mi comunidad con cariño a quienes vienen a ayudar en mi propia comuni-
cristiana para manifestar el espíritu de servicio misionero en una dad de fe, e invito a ésta a tener la misma actitud.
acción concreta.
Me convierto en
Fomento un canal de comunicación de experiencias de fe, diversas y
las intenciones misioneras en las liturgias eucarísticas de mi enriquecedoras, procurando que otras comunidades cristianas
comunidad y el desarrollo de temas misioneros en las paralitur- lleguen a conocer la experiencia de fe de mi comunidad y vicever-
gias. sa.
Coordino
encuentros de estudio sobre temas misioneros. 9. Acción misionera
Contacto con grupos o pueblos de otras religiones
los organismos y centros misioneros de mi comunidad cris-
tiana para colaborar con los mismos. Acepto formarme
Organizo y ser enviado como misionero más allá de las fronteras de mi
comunidad de fe, para colaborar en la construcción de una
grupos misioneros que tengan como objetivo la acción misio-

294 295
comunidad cristiana al servicio del Reino, en un contexto más Que facilita la
Los principios de
amplio no cristiano. la animación misio- percepción de la
nera forman realidad y la ela-
boración de un
Procuro conocer .
la realidad y formas de vida religiosa de las grandes religiones
diversas del cristianismo. JUSTIFICA DIAGNOSTICO
S.CIONDEL CA1V1
Estimulo
a mi comunidad cristiana para que conozca y aprecie los
valores de las otras religiones. de ia cual se
OBJETIVO GENERAL DEL CAM
deduce el
Concientizo
mi comunidad cristiana para que apoye el deseo de quien Que por ser tan genérico
quiere ser enviado a pueblos y culturas de religión distinta, como OBJETIVOS ESPECÍFICOS debe ser desmenuzado u
operacionalizado en
misionero de Cristo.
Fomento PRINCIPIOS DE ACCIÓN
¿Qué principios han
de guiar la acción?
en mi comunidad el conocimiento de la acción misionera de
que abar-
la iglesia entre pueblos de diversa religión. can los aspectos
¿Cómo se ha de
de CONOCER, HACER Y ESTRATEGIAS
actuar?
Animo VALORAR Estos faci-
litan la determinación de
a los jóvenes para que se pongan en contacto con los misione- ¿De qué personas y
ros que trabajan en países, culturas y religiones diversos del
propio.
RECURSOS
JO medios se dispone?

Oro a diario
para que Cristo sea conocido por todos y todos los pueblos le Todo lo antenor se llama PLANEAMIENTO y es la base para la
alaben.
Insisto
PROGRAMACIÓN
en los encuentros de oración para que se ore por la evangeli-
zaron de los pueblos.
Que se desarrolla a partir de cada objetivo
específico, según este cuadro
10. Cómo programar un Centro de Animación misionera
Las actividades anotadas en esta unidad pueden tener un

Agosto
"^"---^^^ Tiempo

Marzo
Enero

Mayo
Febr.

Junio
Abril
punto de referencia y una fuente de apoyo en un centro de 1

Nov.
Oct.

Actividades --N^^ O
animación misionera sea nacional, diocesano o parroquial.
El gráfico siguiente ofrece los elementos que intervienen en la
planeación y programación de un centro de animación misionera
(indicado en el gráfico con las letras iniciales, C.A.M.).
Estos elementos son de carácter teológico, de carácter socio-
religioso y de carácter programático. Unos y otros pueden elabo-
rarse con la ayuda de las diversas unidades de esta obra.

296 297
página siguiente, y escoge un rectángulo con sus respectivos
V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO
números.
Busca los números en el documento de Puebla y prepara una
1. Actividad personal
explicación sintética para ofrecer a todo el grupo.
1.1 ¿Qué la relación puedes evidenciar entre el texto inicial B. El grupo se divide en cuatro subgrupos. Tres de ellos
("la eficacia didáctica de la acción") y los contenidos de la toman en consideración los tres "porque" y el cuarto toma el
unidad? "por tanto". Sobre los rectángulos indicados con estas palabras
1.2 ¿De todas las actividades elencadas en los números prepara una explicación sintética para ofrecer a todo el grupo.
2-3-4- hay alguna que has realizado con satisfacción? ¿Puedes En un plenario, cada grupo presenta su propio trabajo.
narrar cómo tuvo lugar? Nota: Esta dinámica puede hacerse con provecho al final del
1.3 ¿Considerando el No. 5 (cómo ser misionero en mi curso cuando los contenidos asimilados en las otras unidades
iglesia local) y siguientes, qué aspectos descubres como un de- iluminan los conceptos de Puebla en su aspecto misionero.
safío inmediato a tu vida y a tu acción?

2. Actividad grupal
2.1 Dado que la unidad ofrece diversas sugerencias, se
aconseja simplemente de actuar alguna. Antes de hacerlo, sin
embargo, deben desarrollarse estos tres puntos:
A. Explicación de la actividad
B. Objetivo de la actividad
C. Procedimiento que se ha de seguir para su realización.
Como ejemplo de desarrollo de estos tres puntos, puede verse
cualquiera de las dinámicas grupales presentadas en las unidades
anteriores o la siguiente.
2.2. Dimensión misionera de Puebla
Explicación
Se trata de una actividad de investigación con la cual se desea
conocer la dimensión misionera de una iglesia.
Objetivo
Explicar la dimensión misionera implícita en el documento
del episcopado latinoamericano elaborado en Puebla.
Procedimiento
Se puede proceder de dos maneras:
A. Cada participante toma en consideración el gráfico de la

298 299
222-227-2^16-267-289-^4R-360-163
697-1142-1184-1304 VIGÉSIMA SEGUNDA UNIDAD
EN HA SIDO ENVIADA POR CRISTO A
ITODOS LOS)
. TIEMPOS .
EVANGELIZAR. DESDE LOS POBRES ITODAS LAS I
GENTES Los cambios
7-8-9-904-1099 270-360-362-407-1283
en la misión hoy
Un pasado evangehzador Los otros pueblos de latierra
dinamizado por misioneros y penetrar con sentido uni-
santos y luchadores por la versal, con el Evangelio libe-
justicia. Tonbio de Mogro- rador hasta las raíces de las
vejo, Pedro Claver, Mon- culturas.
tesinos, Las Casas, Valdi-
vieso.

9-10 395-379^01-406
Quienes lograron hacer una Y en las estructuras impreg-
síntesis de evangelización y nadas por los valores y des-
promoción humana con una valores de dichas culturas
gran riqueza teológico-pas-
toral.

I. El Reino que está en medio de nosotros se puede ver. A
1199 ello contribuye la evangelización. La misión da a esta visión una
11-12-14-85-1114 644-1134-1165-1166 dimensión universal. Es una visión que descubre continuamente
Luego de las grandes crisis
de los siglos 18 y 19, a partir
Y en cada ser humano pero
preferiblemente en los po-
aspectos nuevos porque el Espíritu renueva todas las cosas. De
del Concilio y Medellin, re-
cobra la conciencia de ser
bres y en los jóvenes, busca-
dores de verdad y justicia.
aquí que la misión sea susceptible de cambio. Ella quiere respon-
misionera. der, cada vez mejor, a las exigencias del Reino.

368-369-1098- 368-641-643 107-362-363- 370-379-383- 564-647-674- II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
976-1097-1304 Debemos ofrecer: 655-665-677- 459-712-773- 755-850-891
Ha llegado la ho- Nuestro sentido 894-993 806-1253 Han de fomentar-
ra de proyectarse
más allá de las
de salvación y
liberación. La ri-
Toda la pastoral Todo sacerdote,
todo religioso, to-
se las vocaciones
misioneras y for-
Al concluir la unidad, cada participante será capaz de:
ha de tener carác-
propias fronte- queza de la reli- ter misionero. do laico, está lla- marse en centros
ras, "ad gentes" giosidad popular. Cada iglesia par- mado a revitah- especializados A. Identificar las orientaciones generales de la misión hoy.
hacia los no cris- La alegría de la fe. ticular ha de ser zarse misionera- con este fin.
tianos, dando
desde nuestra po-
misionera. mente. B. Discernir, en cada orientación, los cambios de la misión,
breza. el punto de partida y el de llegada.
^3^ "^7" T 7 ~^7~ T7"
C. Relacionar estos cambios con las situaciones pastorales
PARA UNA MAYOR COMUNIÓN ECLESIAL Y PARTICIPACIÓN EN de hoy.
CRISTO DE LOS PUEBLOS Y PERSONAS Q U E NO LO CONOCEN
PLENAMENTE.
205-208-270-219-289-1097-1117
D. Descubrir estos cambios como contenido de las unida-
des anteriores.

300 301
III. VER PARA COMPRENDER Estos laicos dejaron de ser simples ejecutores de órdenes del
sacerdote. Son ahora ministros de la comunidad. (...).
"¡Que cambió, cambió!" La comunidad eclesial de base tiene en común con la iglesia
de otros tiempos el hecho de que es profundamente religiosa: se
"Quien compara la iglesia de Paraiba hoy —anota su obis- reúne para celebrar la fe. Sin embargo, el contenido de la celebra-
po— con la iglesia de hace veinte años, se dará cuenta de que aun ción —de aquello que se va a celebrar— no es, como antes,
siendo la misma iglesia, es diferente en muchos aspectos. ¿Mejoró predeterminado e igual para todos los lugares. Es escogido por la
o empeoró? No lo sé. Pero que cambió, cambió. Creo, inclusive, comunidad que celebra la vida, las situaciones, los acontecimien-
que en la iglesia de hoy se anidan semillas que si germinaran y tos, la marcha de las cosas.
crecieran, originarían una organización muy diferente de la ante- Las celebraciones, pues, cambian, según las comunidades
rior en lo referente a la forma, sin que por ello perdiese las sean de la periferia de la ciudad o del campo; de una región de
características esenciales de la iglesia de Cristo. pesca o de una región agrícola. Se da más importancia a los temas
Me parece que estas semillas son tres: de la vida que a los tiempos litúrgicos1.
Las comunidades eclesiales de base, los grupos de intereses y
los vocacionables. Confío en la fertilidad de estas semillas y me
comprometo para que crezcan y den fruto. IV. COMPRENDER PARA VER
En otros tiempos, cuando faltaba el sacerdote, la iglesia o
capilla permanecía cerrada inclusive los domingos y días de 1. Una unidad de síntesis
fiesta; al máximo se abría para decir el rosario. Sin sacerdote, La misión universal, como praxis apostólica, ha cambiado
sólo se hacía alguna devoción o una novena. Nada más. mucho a partir del Concilio y a partir de las transformaciones
Hoy, con sacerdote o sin él, la iglesia está abierta, el pueblo se sociopolíticas del mundo.
reúne, celebra la Palabra de Dios, toma iniciativas, decide y Estos cambios se generaron a veces en forma profética, es-
distribuye tareas. Las oraciones y las novenas continúan con la pontánea y creativa, a veces en forma dolorosa y con una difícil
misma frecuencia de antes, pero dejaron de ser una simple repeti- aceptación de los condicionamientos de la historia.
ción de cantos y oraciones. Tienen ahora un contenido práctico, Estos cambios, a nivel de praxis, estimularon luego la refle-
inspirado en los hechos de la vida y que mueve a los participantes xión teológica así que también ésta contribuyó a dar un rostro
a un compromiso con la realidad. Las obligaciones religiosas no diverso a la misión universal. De estos cambios han dado cuenta,
terminan cuando se cierra la puerta de la iglesia o cuando, repetidas veces, las unidades anteriores.
concluida una novena, todos se despiden. Cada uno tiene una A manera de síntesis, los presentamos dividiéndolos en una
tarea de la cual da cuenta en la reunión siguiente. forma un poco artificial pero que los pueda agrupar bajo un
Estamos frente a una verdadera comunidad eclesial viva y común denominador. Vemos, pues, que los cambios de la misión
participante. No es apática y pasiva como en otros tiempos. Es pueden reunirse en tres distintas orientaciones generales:
laica y no clerical. Manifiesta grande estimación por el sacerdote
en el cual, casi por intuición, ve el nexo de comunión con el —Orientación comunitaria
obispo. Todos se sienten muy contentos cuando el sacerdote está —Orientación centrífuga
presente y asume la presidencia de la asamblea. Pero, en la —Orientación de provisionalidad pastoral
mayoría de los casos, no es él quien organiza la comunidad y la
dirige. El dirigente es un laico, hombre o mujer, escogido por el
1
pueblo (y confirmado por el sacerdote o directamente por el Marins, J., y equipo. Metodología emergente das comunidades ecle.siais de base, Ed.
Paulinas, Sao Paulo, 1980, p. 12. El obispo que narra es D. José María Pires en su obra:
obispo). Urna igreja en processo der Mudanca, p. 214.

302 303
2. Orientación comunitaria hombre. Es decir, se ha llegado a una iglesia local como sujeto
primario de la misión6. Esta visión exige que cada iglesia local sea
En esta orientación se pueden notar los siguientes cambios: responsable de la evangelización dentro de las fronteras de la
comunidad humana en que está localizada como más allá de las
2.1 De una misión evangelizadora
a una misión interevangelizadora1 mismas.
Para el misionero, este cambio comporta la capacidad de
Este cambio exige al misionero que tenga la capacidad de pasar de coordinador a colaborador 7 y a sentirse más animador
anunciar la propia experiencia de Cristo, de denunciar cuanto se misionero de su iglesia local, de cuya misionariedad es signo e
opone al Reino y de descubrir la presencia de la Palabra y del
instrumento8.
Espíritu en un pueblo y cultura diverso del suyo y dejarse evange-
lizar por él.
2.4 De una misión centrada en los individuos
2.2 De una misión que sólo da o sólo recibe, a una misión que focaliza la cultura en profundidad
a una misión como interexperiencia e intercambio1
El nuevo término "inculturación" es expresión de este cam-
La iglesia de Europa, acostumbrada a dar abundantemente
hasta el punto de trasplantar la propia cultura y visión del bio al cual se han referido ya algunos documentos de la iglesia.
mundo, se ha abierto a recibir. Para hacer frente a este cambio se requieren diversas capaci-
La iglesia del tercer mundo, acostumbrada a recibir en todo dades.
sentido, comienza a forjarse una identidad propia que le permite Po.r una parte la de distinguir entre actitudes puramente
dar desde su pobreza 4 . Es una maneta de supera? vm comptej© de culturales y actitudes de fe; por otra, la de estimular en la gente
eterna indigencia, una mentalidad de recipiente crónico, un te- local la capacidad de realizar las transformaciones que juzguen
mor de no poder actuar la misión sin abundancia de bienes. En convenientes y con el uso de los mejores medios con que se cuente
cambio, a partir de su pobreza, la iglesia del tercer mundo puede para influir en la cultura como tal9.
dar un rostro nuevo a la misión.
Este cambio exige que cada iglesia misionera tome cada vez 2.5 De una visión centralista
más conciencia de sus propios valores de fe y de cultura. Al a una visión de pequeñas comunidades
mismo tiempo, ello exige la capacidad de formular un juicio
crítico sobre los propios valores para una adecuada relativiza- Gracias al aislamiento de la gente, el misionero podía, en una
ción. época, visitar las aldeas y pueblos una o dos veces al año con la
seguridad de que ninguna fuerza contraria habría de interferir
2.3 De una misión de Instituto con el mensaje cristiano. Su praxis pastoral era la de visitar aldeas
a una misión de Iglesia local y poblados y luego regresar a la base.
Poco a poco se fue superando un tipo de misión que parecía Donde antes había una aldea que se movía con ocasión de la
propiedad de un Instituto misionero5 para llegar a una iglesia visita anual, hoy surge una comunidad con su culto permanente,
local toda ella misionera que anuncia todo el evangelio a todo el con sus ministros y una vitalidad propia. La parroquia se con-
2
Véanse al respecto las unidades 10 y 11.
3
Véase al respecto la unidad 15.
* Puebla, N. 368. 6
5
Visión que, en términos muy claros, denunciaba ya en su tiempo el P. Manna. Véase, Véase Forte Bruno, Chiesa lócale, movimenti e missione, EM1, Bologna, 1982.
7
Butturini, G., La fine delle missioni in Ciña neWanálisis di P- Paolo Manna, Ed. EMI, Véase al respecto la unidad 18.
8
Bologna, 1979. Véase al respecto la unidad 20.
9
La unidad sobre la inculturación se refirió a este tema.

304
305
sí misma, a la realización del Reino que no se identifica con ella
vierte en una forma de conexión de múltiples comunidades pe- aunque ella es signo y germen del mismo.
queñas10. Este cambio no significa que la misión universal deba dejar
Este cambio, como es obvio, exigió en la iglesia una capaci- de trabajar para formar comunidades cristianas autónomas y
dad de detectar y formar líderes de las comunidades; de estimular maduras, sino que debe formarlas para el servicio del Reino; para
el sentido comunitario; de dar responsabilidad, confianza y auto- promover los valores del Reino en el mundo, no para que se
ridad a los laicos. cuiden a sí mismas, y nada más14.
2.6 De una visión clerical 3.2 De una misión entendida en sentido geográfico,
a una visión ministerial a una misión entendida como situación humana
La visión piramidal tradicional en la iglesia fue cambiándose, El cambio anterior que centró la acción misionera en el
gracias al Concilio, en una visión de comunión. Según ésta, se fue Reino, llevó al despertar de una mayor sensibilidad y apertura a
reduciendo la excesiva concentración ministerial en el sacerdote11 las situaciones humanas especiales donde los valores del Reino
para evidenciar más y mejor la ministerialidad que corresponde a encuentran dificultad para ser una realidad. De este modo, la
los laicos en virtud de los sacramentos de iniciación12. misión sufrió un cambio cualitativo. Ella no se identifica sin más
Estos ministros surgieron con una gran variedad de nombres: con un movimiento hacia determinados países o áreas geográfi-
Cooperadores laicos, delegados de la Palabra, catequistas, presi- cas sino con situaciones humanas especiales, llamadas, por tanto,
dentes de la asamblea, coordinadores de la liturgia, bakambi (en misioneras. Este cambio comporta un mayor discernimiento de
Kinshasa-Zaire), etc. El sacerdote misionero dejaba de ser la estas situaciones.
síntesis de los ministerios para asumir el ministerio de la síntesis. Puede considerarse como un ejemplo la América Latina que
Debía identificar colaboradores, asignar responsabilidades y, identificó, dentro del vasto continente, las situaciones misioneras
sobre todo, integrar y coordinar la multiplicidad de fuerzas en caracterizadas negativamente así:
vista de planes comunes de pastoral. No cultura
No justicia
3. Orientación centrífuga Fe no evangelizada
En esta orientación se pueden notar los siguientes cambios: Estas situaciones, en concreto, son las siguientes: Los indíge-
nas, los afroamericanos, los asio-americanos, las migraciones
3.1 De una misión cuyo fin es la Iglesia, internas y externas con los problemas de urbanismo que compor-
a una misión cuyo fin es el Reino de Dios. tan; los ambientes penetrados por las sectas y el secularismo.
Una misión de tipo centrípeta quiere decir que se centra en la Se trata de situaciones donde la cultura no ha sido penetrada
iglesia como tal; ella es el punto final del esfuerzo misionero. por el evangelio en profundidad, de allí que se requiera un
La misión de la iglesia como sacramento de unidad univer- proceso de evangelización.
sal13 desplazó el punto final al Reino. La iglesia mira más allá de 3.3 De una misión, prerrogativa de algunas iglesias,
a una misión en todas las direcciones
10
Sobre este cambio y otros aqui anotados puede consultarse el artículo completo y Hoy se habla de misión en los seis continentes. Es claro que si
sencillo di Marcello Zago: "Com'é cambiata la missione negli ultimi vent'anni", en la misión se dirige a situaciones humanas especiales, éstas se
Mondo e Missione, octubre 1981, n. 20, pp. 511-535.
11
Véase Parra, Alberto, El proceso de sacerdotalización, en Theologica Xaveriana, 28
1978, pp 79-100.
12 14
Véase la unidad 16. Véanse, al respecto, las unidades 5, 6 y 7.
13
L.G. 1.

307
306
pueden encontrar en todos los continentes. De allí que la colabo- tanto, surge de una profunda experiencia de Dios en Cristo, que
ración intereclesial, la misión como interexperiencia, se realice en exige una conversión del propio lugar social. Se trata de ubicarse
todas las direcciones. La frontera misionera sufrió también un en el mundo del pobre para dejarse evangelizar por él y llegar a
cambio cuantitativo. ver, juzgar y actuar desde la perspectiva del pobre.
Tal situación exige que las iglesias del tercer mundo promue- La misión universal, que quiere llegar, en primer lugar al
van el espíritu misionero y, en especial, las vocaciones misione- doblemente pobre, esto es, de Cristo y de derechos humanos, no
ras. puede no asimilar un cambio de este tipo que no es simplemente
epistemológico sino existencial16.
3.4 De una misión asistencialista,
a una misión promotora de la justicia y de la liberación integral 3.6 De una misión protegida por el poder civil,
La misión que tenía lugar a veces dentro de un sistema a una misión en la tensión y a veces con fuerte oposición
sociopolítico de injusticia, se desarrollaba con medidas de tipo y en contexto de revolución
asistencial que no tocaban el sistema como tal. La misión hoy El despertar social de muchos pueblos —muchas veces gra-
busca la promoción de un cambio estructural donde sea necesa- cias a la acción misionera— y su independencia del colonialismo
rio. Esto se quiere lograr no con medios políticos —que son, sin es expresión de que quieren ser autores de la propia historia.
embargo, cometido de los laicos— sino en forma más profunda, Las nuevas opciones políticas, sin embargo, han llevado
esto es, a través de la promoción del hombre nuevo delineado en el muchas veces a una oposición cerrada a la acción misionera,
evangelio para que sea capaz de construir una sociedad nueva en especialmente allí donde la nueva línea es de tipo marxista. El
la justicia y en la fraternidad. motivo aducido para empezar esta oposición es, usualmente, la
La universalidad propia de la misión se ve, precisamente, en conexión entre la misión y los regímenes colonialistas anteriores.
el esfuerzo por romper las barreras que impiden que los valores
Así, pues, la misión hoy, en muchísimos países se realiza en
del Reino lleguen a los más pobres y víctimas de sistemas injus-
un contexto de revolución. Tal situación presenta desafíos muy
tos15.
delicados a los cuales se refería un misionero que trabajaba en
Al misionero incumbe evidenciar cada vez más la estrecha Etiopía:
relación que existe entre justicia y misión. Le corresponde esfor-
Por una parte "conservar vivo el espíritu misionero frente a la
zarse por yer las situaciones en contextos cada vez más amplios y
revolución que nos confronta con un reto decisivo para nuestra
en forma global para que su pastoral no carezca del sentido
actividad misionera; y, por otra, participar activamente y en
crítico indispensable.
forma constructiva en la rápida y convulsiva transformación que
El ha de educar al pueblo de Dios a este sentido crítico para tiene lugar en un país en revolución" (Bonzanino, G. IMC).
que sepa analizar en profundidad su situación y luche por la
justicia, sin separarla de la misericordia. En estos casos, el misionero necesita tener la capacidad de
comprender el pasado histórico que llevó a la situación presente.
3.5 De una misión para los pobres a una misión Necesita también una sobriedad "kerigmática" y una cierta
a partir de los pobres. sobriedad en la acción privada que no dé la impresión de querer
Una misión que quiere ser ayuda al pobre desde fuera, desde competir con el estado o de pretender enseñar cómo se hacen las
una posición de superioridad real o ficticia, no tiene sentido. cosas.
El servicio del pobre es parte del seguimiento de Cristo. Por Necesita conjugar elementos opuestos como: discreción y

15 10
Véanse las unidades 1, 2, 3 y 13. Véase la tercera unidad.

308 309
entusiasmo; suavidad y fortaleza; acción y moderación; sapiencia ción y de vida; de aprender de las experiencias de los otros; de no
y coraje; optimismo y cálculo. dejarse vencer por el miedo.
En fin, debe ser capaz de discernir entre sus propias ideas
4.3 De una misión fundamentada en la actividad,
sociopolíticas relacionadas con su sociedad y el mensaje evangéli-
a una misión en que cuenta mucho más la oración
co que debe proclamar en otro contexto social.
y la contemplación
4. Orientación de provisionalidad pastoral Así como el cristianismo es conciencia crítica para las otras
religiones, éstas lo son para el cristianismo19. Las religiones de
En esta orientación pueden detectarse los siguientes cambios: Asia denunciaron en la acción misionera de los cristianos una
4.1 De una misión en la superioridad, debilidad relacionada con la capacidad de oración y contempla-
a una misión en la debilidad evangélica ción. La misma denuncia podría venir de la religiosidad popular
latinoamericana. Entre otras cosas, este cambio hace ver la
El énfasis que se da a la encarnación del Hijo de Dios no es enorme importancia que tiene hoy la vocación contemplativa en
sólo en el hecho de hacerse hombre sino también de que asumió la la misión.
debilidad humana desdeñando los poderes mesiánicos delinea-
dos en las expectativas populares. (Como aparece en el relato de 4.4 De una misión de seguridad,
las tentaciones, Le. 4, 1-13). a una misión de cruz y martirio
Este cambio exige que el misionero, hoy más que nunca, sea La cruz y el martirio han sido una característica constante de
capaz de sostenerse con motivaciones evangélicas fuertes que la misión. Hay momentos, sin embargo, en que esta característica
sean su apoyo en los momentos de frustración; que sea capaz de se hace más inminente y cercana debido a las situaciones particu-
trabajar en ambientes hostiles sin alimentar una sensibilidad
lares donde los derechos del hombre y la realización de la justicia
negativa; y que sea capaz de ser como los demás frente al poder
brillan por su ausencia y se decide hacer algo para cambiarlas.
civil, sin pretender favoritismos supuestamente debidos a su es-
Frente a estas situaciones, la presencia misionera tradicional
tado.
se ha transformado en un nuevo tipo de presencia. Se empieza a
4.2 De una misión en la inmovilidad y la repetición, favorecer las pequeñas comunidades, las cooperativas, la ense-
a una misión en la movilidad, creatividad y ajuste continuo ñanza de los derechos que las personas tienen según la constitu-
a la situaciones nuevas ción del país, del valor y dignidad de la persona humana. Se
apoyan las peticiones y expresiones de protesta contra concretas
Al misionero de hoy y de mañana no le es suficiente aprender situaciones de injusticia, etc.
un tipo de pastoral, cualquiera esa sea. El debe aprender a
Todo esto suele suscitar reacciones en términos de amenaza,
aprender, a ser creativo, a encontrar continuamente respuestas
represión, expulsiones, etc.
nuevas a exigencias nuevas. Su característica principal consistirá
La cruz y el martirio que son una realidad en África y
en ser itinerante17 hombre de frontera18 que no construye mora-
das perpetuas sino que está siempre disponible al movimiento. América Latina, adquieren en Asia dimensiones insospecha-
das20. La sangre de los mártires será, hoy como ayer, semilla de
Estos desafíos le exigen que tenga la capacidad de discernir cristianos21.
entre tradición y tradiciones; de aceptar cambios de programa-

17 " Véase la unidad 16.
Véanse las unidades 15 y 20. 20
18 Zago, Marcello, o, c, p. 535.
Véase la unidad 19. 21
Tertuliano, Apologético.

310
311
4.5 De una misión de conservación, teniendo presente su experiencia pastoral (de sacerdote, de reli-
a una misión formativa de la autonomía de la iglesia local gioso, de laico).
Piensa en qué área de su experiencia pastoral ha tenido lugar
El peligro constante de un misionero es encarnarse en una alguno de estos cambios.
iglesia local al punto de perder su fisonomía misionera. En este 2. Presenta, en el grupo, la experiencia pastoral escogida y el
caso, se vuelve un sacerdote local. Sin embargo, al misionero se cambio que tuvo lugar.
pide que se esfuerce por promover todos los elementos que
favorezcan la autonomía relativa de la Iglesia local, así que él 3. Luego de escuchar las experiencias de los otros, cada uno
pueda abrirse a nuevas opciones de frontera. interviene libremente para responder a estas tres preguntas:
Naturalmente, se trata de un proceso largo, como todo pro- — ¿Qué he aprendido?
ceso educativo. Es un proceso que no puede forzarse. Las flores — ¿Que me ha impresionado particularmente en las expe-
no brotan a la fuerza de una planta22. Hay que trabajar en actitud riencias ajenas presentadas?
de paciencia y de coraje; de amor y de oración; de fe y de — ¿Qué me dice el Señor en ellas?
esperanza.
2.2. A nueva misión, nuevas capacidades
Explicación
V. NARRAR PARA COMPRENDERSE EN LO VISTO La dinámica quiere favorecer en cada uno el sentirse interpe-
lado por la misión.
1. Actividad personal
Objetivo
1.1 ¿Qué relación puedes establecer entre el texto inicial y Identificar las capacidades que la misión exige.
los contenidos de la unidad?
Procedimiento
1.2 ¿Qué relación puedes explicitar entre los contenidos de 1. Cada participante considera los cambios de la misión hoy
la unidad y algún aspecto de tu vida hoy? para determinar los desafíos a la adquisión de capacidades nue-
vas.
2. Actividades grupales 2. En grupo, cada participante presenta:
2.1 Cambios de la misión y pastoral — la capacidad que evidenció
— el cambio de misión a que corresponde
Explicación — sugerencias para formarse en esta capacidad.
La dinámica quiere hacer ver los cambios de la misión en la
vida concreta. 3. Intercambio libre sobre qué aprendió cada uno en la
dinámica.
Objetivo
Identificar los cambios de la misión vividos en experiencias
pastorales concretas.
Procedimiento
1. Cada participante considera los cambios de la misión hoy,

22
Véase la unidad 20.

312 313
III. VER PARA COMPRENDER
IV. COMPRENDER PARA VER
1. Ver
índice 2. Ver objetivamente
3. Obstáculos para ver objetivamente

SEGUNDA UNIDAD
VER INTEGRALMENTE
Prerrequisito para la misión
1. PREMISA
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
III. VER PARA COMPRENDER
IV. COMPRENDER PARA VER
1. Ver integralmente
2. Visión integral y maduración de la conciencia
3. Conclusión
TERCERA UNIDAD
VER UMVERSALMENTE
Prerrequisito para la misión
J
INTRODUCCIÓN
7. PREMISA
1 II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
Objetivos didácticos -
III. VER PARA COMPRENDER
r
1. Ve con ojos misioneros " IV. COMPRENDER PARA VER
7
2. La dimensión teológica -
3. Como figuras sobre el fondo 8 1. Una familia universal
4. La misión como enfoque 8 2. Universalidad y madurez
5. La dimensión didáctica 10 3. Universalidad como integridad
6. Instrumento de acción educativa 11 4. Universalidad como interpersonal último
7. Estructura pedagógica 11 5. Vida misionera, desafio a la madurez
8. Objetivos didácticos 11 6. Universalidad y opción por los pobres
9. Contenidos y actividades 12
CUARTA UNIDAD
10. Experiencia, conciencia y narración 13
VER SACRAMENTALMENTE
11. Dimensión metodológica 14
12. Un fondo didáctico 14 I. PREMISA
13. Una posibilidad de evaluación 15 II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
14. Del texto misionero a ¡a búsqueda 15 III. VER PARA COMPRENDER
15. Asimilación de los contenidos íg IV. COMPRENDER PARA VER
16. Actividades personales y grupales íg
17. Para ver más allá de las propias fronteras 17 1. Una sensibilidad humana
2. Las realidades transparentes
PRIMERA UNIDAD 3. La visión sacramental
VER OBJETIVAMENTE 4. Ver funcionalmente
19 5. Situaciones significativas de desvelación
I. PREMISA 6. Ver sacramental y misión universal
19
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
19
5. Relación dialéctica
QUINTA UNIDAD 6. Elemento del conjunto cultura
VER EL REINO 7. Valores y desvalores
67
8. Jerarquía de valores y conciencia colectiva
I. PREMISA 67 9. Formas de expresión
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS 67 10. Estructuras e Instituciones
III. VER PARA COMPRENDER 68
IV. COMPRENDER PARA VER 69
1. Ver el Reino 69 NOVFNA UNIDAD
2. El Reino, proyecto concebido por Dios Padre 72 VER EL REINO PRESENTE EN LAS CULTURAS
3. El Reino comienza efectivamente con la resurrección I. PREMISA
de Jesucristo 78 II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
4. El Reino, punto de llegada para toda la humanidad 80 III. VER PARA COMPRENDER
IV. COMPRENDER PARA VER
SEXTA UNIDAD 1. Actividad creadora de la cultura
VER LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO QUE CONDUCE 2. Características fundamentales
AL REINO 84 3. Apertura al diálogo y a la comunión
4. Cultura universal y civilización universal
I. PREMISA 84
5. El Reino de las culturas
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS 84
III. VER PARA COMPRENDER 85
IV. COMPRENDER PARA VER 86 DECIMA UNIDAD
1. El Espíritu y el Reino 86 LA EVANGELIZACIÓN, HACER VER EL REINO
2. La acción del Espíritu en la respuesta histórica de la I. PREMISA
humanidad 89 II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
III. VER PARA COMPRENDER
SÉPTIMA UNIDAD IV. COMPRENDER PARA VER
EL REINO PUEDE VERSE SIGUIENDO A JESÚS 94 1. La dificultad de ver el Reino
2. La evangelización, una respuesta a la dificultad
I. PREMISA 94
3. Una síntesis preliminar
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS 94
4. Dos aspectos de la evangelización
III. VER PARA COMPRENDER 95
5. Niveles de evangelización
IV. COMPRENDER PARA VER 98
1. Jesús de Nazaret, modelo y paradigma del Reino 98
DECIMA PRIMERA UNIDAD
2. El Reino en sus diversos aspectos 100
EQUILIBRIO Y DESEQUILIBRIO - E n la Evangelización

OCTAVA UNIDAD I. PREMISA
VER LAS CULTURAS DE LOS PUEBLOS COMO UNA MORADA II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS
DEL REINO 109 III. VER PARA COMPRENDER
IV. COMPRENDER PARA VER
I. PREMISA 109
1. El equilibrio en la Evangelización
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS 109
2. Elementos de la comunidad explícitamente cristiana
III. VER PARA COMPRENDER 110
3. Elementos de la comunidad no cristiana
1. El Reino, más allá de nuestra cultura 110 4. Evangelización es interevangelización
2. Una situación cultural 112 5. Los cuatro polos de la evangelización
3. La cultura como conjunto de relaciones 113 6. El desequilibrio en la evangelización
4. Una relación básica 114
DECIMA SEGUNDA UNIDAD III. VER PARA COMPRENDER 200
VER EN JESÚS EL MISIONERO del Padre 164 IV. COMPRENDER PARA VER 200
Hacia la misión ad gentes 164 1. Significado del término Enviado 200
I. PREMISA 164 2. Significado de apóstol 202
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS 164 3. El apóstol según Pablo 203
in. VER PARA COMPRENDER 165 4. El apóstol en Lucas 205
IV. COMPRENDER PARA VER 166 5. La misión apostólica de los doce 206
6. Conclusión 207
1. Una fuerza de crecimiento y de movimiento 166
2. Significado de la misión _ 167 DECIMA SEXTA UNIDAD
3. Del mitente al Enviado 167 DIMENSIONES MISIONERAS DE LA IGLESIA LOCAL 209
4. El enviado y los evangelios 168
- 5. Desde la experiencia del Padre 169 I. PREMISA 209
6. Testigos del Enviado 170 II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS 209
III. VER PARA COMPRENDER 210
DECIMA TERCERA UNIDAD IV. COMPRENDER PARA VER 212
VER LA AMPLITUD DE LA MISIÓN DEL ENVIADO 174 1. Una triple dimensión 212
2. La dimensión personal 212
I. PREMISA 174
3. La dimensión comunitaria 215
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS 174 4. La dimensión intercomunitaria 216
III. VER PARA COMPRENDER 175 5. La misión es dar y recibir: interexperiencia 220
IV. COMPRENDER PARA VER 175 6. Conclusión 224
1. Carácter universal de la misión de Jesús 175
2. Encuentros significativos 177 DECIMA SÉPTIMA UNIDAD
3. Signo de atracción universal 178 VER EN LA IGLESIA LOCAL Y UNIVERSAL UN SACRAMENTO
4. Diversos aspectos de la universalidad 180 DEL REINO 228
5. Ruptura de fronteras 182 I. PREMISA 228
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS 228
DECIMA CUARTA UNIDAD III. VER PARA COMPRENDER 229
DE ENVIADO A MITENTE 185 IV. COMPRENDER PARA VER 230
I. PREMISA 185 1. Enteramente Iglesia mas no la Iglesia entera 230
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS 185 2. Iglesia madre e iglesias hermanas 232
III. VER PARA COMPRENDER 186 3. Iglesia, sacramento de unidad universal 234
IV. COMPRENDER PARA VER 187
DECIMA OCTAVA UNIDAD
1. La analogía de un envío 187
2. Textos particularistas 188 DIALOGO SOBRE LA INCULTURACION 241
3. Textos universalistas 189
4. Textos de retorno 190 DECIMA NOVENA UNIDAD
5. Textos de presencia 191 RASGOS DE UNA ESPIRITUALIDAD MISIONERA 255
6. La misión de Pablo 194
I. PREMISA 255
DECIMA QUINTA UNIDAD II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS 255
LOS ENVIADOS COMO APOSTÓLES 199 III. VER PARA COMPRENDER 256
IV. COMPRENDER PARA VER 257
I. PREMISA 199
II. OBJETIVOS DIDÁCTICOS 199 1. Espíritu y praxis 257
2 La espiritualidad misionera es una espiritualidad del Reino 258 Colección
3 La espiritualidad misionera es una espiritualidad de enviados 258 ACTUALIDADES
4 La espiritualidad misionera es una espiritualidad de frontera 260
5 I a espiritualidad misionera es una espiritualidad de periferia 262
TEOLÓGICAS
6 La espiritualidad misionera es una espiritualidad de escucha 263
7 La espiritualidad misionera es una espiritualidad de sencillez 264 EL CAMINO
8 La espiritualidad misionera es una espiritualidad de DE LA ESPIRITUALIDAD
provisionahdad 264 Segundo Galilea — 2a ed
9 La espiritualidad misionera es una espiritualidad pascual 265
10 La espiritualidad misionera es una espiritualidad mañana 265 DESDE EL LUGAR DEL POBRE
Leonardo Boft — 2u ed
VIOFSIMA UNIDAD COMO HACER TEOLOGÍA
COMUNIDAD ECLES1AL Y MINISTERIO ITINERANTE 269 DE LA LIBERACIÓN
Leonardo Boff y Clodovis Boíl 2<i id
I PREMISA 269
II OBJETIVOS DIDÁCTICOS 269 LA FUERZA DE LA PALABRA
III VER PARA COMPRENDER 270 David Kapkín
IV COMPRENDER PARA VER 271
EL REINO DE DIOS
1 Un doble movimiento 271 Y LA LIBERACIÓN DEL HOMI1KI
2 Responsabilidad global y responsabilidad específica 272 Segundo Galilea
3 La doble responsabilidad en el movimiento "ad extra" 273
4 Un ministerio itinerante fundamental 275 LA LUZ DEL EVANGELIO
5 La animación misionera, otro ministerio de frontera 277 David Kapkín
6 La acción del animador misionero 278
7 Etapas de la animación misionera 278 Y LA IGLESIA
8 Etapas de la animación como interiorización del cristiano 280 SE HIZO PUI HIO
Leonardo Boíl
VIGÉSIMA PRIMERA UNIDAD DIDÁCTICA MISIONI KA
ANIMACIÓN MISIONERA Y RECURSOS DIDÁCTICOS 284 Mons Luis Aiipisln < asín
I PREMISA 284
II OBJETIVOS DIDÁCTICOS 284
III VER PARA COMPRENDER 285
IV COMPRENDER PARA VER 286
1 Etapas de animación y creatividad 286
2 Actividades útiles en el nivel de conocer 286
3 Actividades útiles en el nivel de actuar 289
4 Actitudes útiles en el nivel de valorar 291
5 Cómo ser misionero en mi iglesia local 292
6 Acción misionera conmigo mismo 293
7 Acción misionera con mi comunidad cristiana 293
8 Acción misionera con otras comunidades cristianas 295
9 Acción misionera con grupos o pueblos de otras religiones 295
10 Como programar un centro de animación misionera 296

VIGÉSIMA SEGUNDA UNIDAD
LOS CAMBIOS EN LA MISIÓN HOY 301