You are on page 1of 1

PRONUNCIAMIENTO

Mujeres de Tierras Altas y Tierras Bajas reunidas en el “Primer Encuentro Nacional de Mujeres, Intercambio de
Experiencias en Extractivismo, autocuidado personal y cuidado comunitario” reunidas en la ciudad de
Cochabamba los días 21 y 22 de septiembre, hemos analizado y reflexionado sobre la situación que estamos
viviendo en nuestros territorios y comunidades indígenas originarias campesinas, en el contexto del extractivismo
petrolero, minero y agrario.

Vemos con mucha preocupación que en pleno Estado Plurinacional el Gobierno actual impulse políticas públicas
que favorecen actividades extractivas (minería, petróleo, ampliación de la frontera agrícola, etc.) en nuestros
territorios. Actividades que están afectando de manera negativa a nuestros territorios y a la vida en particular de
las mujeres.

A nivel de nuestros territorios:

- Denunciamos que el extractivismo está generando fuertes impactos ambientales en nuestras tierras,
semillas, agua y otros recursos naturales que son fundamentales para nuestra existencia como pueblos.
- Identificamos que las empresas (mineras y petroleras) que ingresan a nuestros territorios y comunidades
están generando divisiones y pugnas a nivel de nuestras organizaciones sociales, afectando a nuestra
autonomía y libre determinación y creando liderazgos u organizaciones paralelas que nos debilitan
orgánicamente.
- Denunciamos que el extractivismo está generando violencia de tipo económica, social y política que están
afectando al ejercicio de derechos colectivos e individuales.
- Vemos con preocupación que las políticas extractivistas respecto a la ampliación de la frontera agrícola y
los asentamientos humanos están generando el avasallamiento y destrucción de áreas protegidas, como
es el caso del Bosque Seco Chiquitano que a raíz de los incendios forestales ha sido devastado, siendo los
más afectados la fauna y flora que habitan en este lugar.
- Denunciamos que las actividades extractivas están afectando al manejo y control de nuestro territorio,
puesto que ya hay una decisión para aprovechar los recursos naturales, incluso con técnicas destructivas
como es el fracking (en el caso petróleo), dejándonos serias consecuencias como es la contaminación
ambiental, afectando a la salud y economía de las familias.
- Denunciamos y rechazamos las prácticas que tienen las empresas petroleras, mineras y agropecuarias para
ingresar a los territorios con prebendas y regalos a unas cuantas personas o dirigentes sin respetar la
estructura orgánica y la toma de decisiones colectiva que tenemos en las comunidades.

A nivel de la vida de las mujeres:

- Manifestamos que el extractivismo genera violencia y miedo en nuestras vidas. Afectando a nuestra
felicidad e integralidad física y psicológica.
- Denunciamos que el machismo se expresa en todos los espacios que habitamos las mujeres. En asambleas,
reuniones y en nuestras casas los varones son quienes tienen el poder de decisión.
- Denunciamos el acoso sexual que permanentemente sufrimos las mujeres indígenas originarias campesinas
por parte de empresas petroleras y mineras, además de algunas autoridades de las organizaciones sociales.
- Denunciamos la permanente discriminación y exclusión que sufrimos las mujeres en la toma de decisiones
respecto al ingreso de las empresas a nuestros territorios. Solo nos toman en cuenta para las firmas y no
así en el proceso de consulta o socialización de los proyectos extractivos.
- Repudiamos que en pleno siglo XXI continúe un sistema de servidumbre y trabajo forzoso que obliga a
mujeres y varones a depender de un patrón quien controla la vida de las personas sin respetar sus derechos
humanos y laborales.

Por todo lo anteriormente expresado, nos declaramos en un estado de alerta permanente y emergencia ante las
amenazas, atropellos y violación de nuestros derechos. Hacemos un llamado a otras organizaciones sociales de
mujeres y varones a que se sumen a la lucha y resistencia desde los territorios indígena originario campesinos para
fortalecernos y generar estrategias de defensa y protección de nuestros territorios y recursos naturales.