You are on page 1of 53

Compendio de técnicas grupales para el trabajo escolar con adolescentes1

Compendio de técnicas grupales para el trabajo escolar con adolescentes ............................................. 1


Compendio de técnicas grupales para el trabajo escolar con adolescentes ............................................. 2
1.1 Conceptualización y característica ................................................................................ 2
1.2 ¿Cómo seleccionar la técnica adecuada? ................................................................... 3
1.3 Estrategias de enseñanza .............................................................................................. 7
Estrategias para activar (o generar) conocimientos previos y establecer
expectativas adecuadas en los alumnos ........................................................................ 8
Estrategias para orientar la atención de los alumnos. .................................................. 9
Estrategias para organizar la información que se ha de aprender ............................. 9
Estrategias para promover el enlace entre los conocimientos previos y la nueva
información que se ha de aprender ................................................................................. 9
Técnicas para acelerar el rendimiento del estudiante en la asimilación de
contenidos .......................................................................................................................... 12
Técnicas para acelerar el proceso de integración y el conocimiento de un grupo 13
Estrategias cognitivas y metacognitivas .................................................................................. 16
Estrategias para alcanzar sentido y recordarlo ............................................................ 17
Estrategias para la producción de conocimiento ......................................................... 19
Estrategias metacognitivas ............................................................................................. 21
Estrategias para dominar variables de tarea ................................................................ 21
Estrategias para dominar variables personales ........................................................... 22
Dominio de variables de estrategias .............................................................................. 23
Estrategias para dominar variables ambientales ......................................................... 24
3. Clasificación y uso de técnicas grupales .............................................................................................. 25
3.1 La motivación y las técnicas individuales y grupales ............................................... 25
La motivación escolar y sus efectos en el aprendizaje ................................................................................... 25
Mitos alrededor de la motivación escolar ..................................................................................................... 26
Metas y procesos motivacionales en los alumnos ......................................................................................... 27
Metas de la actividad escolar....................................................................................................................... 28
Postulado de enseñanza básico para promover la motivación ....................................................................... 29
Cambios evolutivos en la motivación de los estudiantes: .............................................................................. 32
A medida que aumenta la edad, .................................................................................................................. 32
“Con alumnos de este nivel social y cultural, es imposible lograr lo mínimo” .................................................... 33
“Tu trabajo merece la calificación de MB” ..................................................................................................... 33
“Este mes sacaste el tercer lugar en la clase” ................................................................................................. 33
Sobre procesos: .......................................................................................................................................... 33
Principios motivacionales y enseñanza ......................................................................................................... 34
En relación con la forma de presentar y estructurar la tarea: .......................................................................... 34
En relación con la forma de realizar la actividad en el contexto de la clase: ...................................................... 34

1
Elaborado con propósito educativo a partir de Compendio de técnicas para el trabajo escolar con adolescente,
Dirección General del Bachillerato; SEP. UPN, 2008
http://www.dgb.sep.gob.mx/informacion_academica/materialdeapoyo.html

1
Se evite, en la medida de lo posible, la comparación de unos con otros y se acentúe la propia comparación para
maximizar la constatación de los avances. ..................................................................................................... 35
Estrategias sugeridas ................................................................................................................................... 35
3.2 Técnicas individuales y grupales ................................................................................. 37
Técnicas centradas a la tarea ....................................................................................................................... 37
Técnicas de enseñanza-aprendizaje orientadas al trabajo grupal: .................................................................. 38
Métodos verbales.................................................................................................................. 40
Métodos de demostración ................................................................................................... 44
Métodos de acción................................................................................................................ 45
Manejo de grupo ................................................................................................................... 48
Bibliografía ............................................................................................................................. 52
Reza Trocino, J. Carlos, El ABC del instructor, editorial Panorama, México 1994. .............................................. 53

Compendio de técnicas grupales para el trabajo escolar con adolescentes

1.1 Conceptualización y característica


Las técnicas grupales son un conjunto de medios y procedimientos que, aplicados en una
situación de grupo, sirven para lograr un doble objetivo: productividad y gratificación grupal.
Dicho en otros términos, el uso de técnicas grupales sirve para facilitar y estimular la acción
del grupo en cuanto al conjunto de personas (lograr gratificación) y para que el grupo alcance
de los objetivos y las metas que se han propuesto de la manera más eficaz posible (lograr
productividad grupal). En este sentido la técnica grupal es la herramienta que permite
solucionar problemas que se presentan en el interior del mismo.
Las técnicas son muchas y variadas, y es necesario realizar una selección previa a su
utilización; las técnicas no operan por sí solas, todo depende, en gran medida, de su uso
adecuado y oportuno.
Por otra parte, es necesario mencionar que un grupo es un conjunto de personas que
interactúan entre sí en un contexto determinado. Este proceso de interacción se da en los
grupos humanos a través de la comunicación. Por lo tanto, para que puedan utilizarse las
técnicas grupales es necesario contar, como mínimo, con una situación o realidad de grupo
caracterizada por la existencia de un proceso de comunicación en el marco de un espacio y un
tiempo determinados y con un objetivo definido, ya que para que exista un grupo, no solo
basta la comunicación y la interacción en un contexto, es necesaria la presencia de un objetivo
común que establezca en el grupo la direccionalidad de sus acciones.
El término dinámica de grupos tiene diferentes alcances y significados, sin embargo, todos
ellos tienen elementos comunes. De una manera simple y práctica y como punto de
referencia, la dinámica de grupos consiste en las interacciones y procesos que se generan en el
interior del grupo como consecuencia de su existencia.
La dinámica de grupos se considera como una disciplina moderna dentro del campo de la
Psicología Social que se ocupa del estudio de la conducta de los grupos como un todo, y de las
variaciones de la conducta individual de sus miembros como tales; de las relaciones entre los
grupos; de formular leyes o principios y de derivar técnicas que aumenten la eficacia de los
grupos.

2
La teoría de la estructura o Gestalt es el fundamento de la dinámica de grupos, basada en el
concepto básico de teoría del campo de la conducta del grupo. Este campo consiste en un
número de fuerzas o variables que afectan la conducta del grupo. La dirección, sentido y
velocidad de movimiento del grupo”. Siguiendo esta concepción estructuralista, la dinámica
de grupo como disciplina, estudia las fuerzas que afectan la conducta del grupo, comenzando
por analizar la situación grupal como un todo con forma propia (Gestalt). Del conocimiento y
comprensión de ese todo, de esa estructura (campo), surgirá luego el conocimiento y la
comprensión de cada uno de los aspectos particulares de la vida del grupo y de sus
componentes.
El fundamento estructuralista del estudio de los pequeños grupos es planteado por Kart
Lewuin, iniciador de la dinámica de grupo en la década de los treinta. La teoría de Lewuin
puede resumirse en los siguientes puntos centrales:
• El grupo no es una suma de miembros, es una estructura que emerge de la interacción de
los individuos y que induce ella misma cambios en los individuos.
• La interacción psicosocial esta en la base de la evolución de los grupos y de sus
movimientos; dicho de otro modo, entre los individuos que forman el grupo se producen
múltiples fenómenos (atracción, repulsión, tensión, compulsión, etc.).
• La evolución dinámica del grupo resulta ser el “lugar” de las interacciones, como un
verdadero “campo de fuerza social”.
En síntesis, la teoría de la dinámica de grupos es una rama de la psicología social, cuyo objeto
de estudio son los grupos humanos y los procesos que se generan como consecuencia de su
existencia.
1.2 ¿Cómo seleccionar la técnica adecuada?

Gibb Jack R., Manual de dinámica de grupos, editorial Lumen Humanitas,


Argentina 17ª edición, 1996.

Una de las formas más simples y más efectivas de empezar a mejorar la actividad de un grupo
consiste en mejorar la situación física en la cual se reúne. Cualquier grupo puede convencerse
de la importancia que tiene el ambiente físico, introduciendo algunos cambios de menor
cuantía en la ubicación de los asientos y en la forma de vestir, con el objeto de reducir el
carácter formal del ambiente. Por lo general, esto ejerce un efecto inmediato sobre la
actividad del grupo. Con ello no se quiere significar que el ambiente físico pueda compensar
los efectos de una estructura de poder no-democrática en un grupo. En tal caso, o sea cuando
el grupo tenga un “liderazgo fuerte”, sean cuales fueren los cambios no podrá llegar a actuar
por participación.
Los grupos tienen naturalmente una marcada sensibilidad para detectar motivos encubiertos
en los líderes, y reaccionar con vehemencia contra tentativas de encubrir métodos
autocráticos mediante una demostración de espontaneidad y recurriendo a formas y

3
apariencias de un ambiente más liberal. En cambio, si los miembros del grupo o los líderes
designados tratan sinceramente de mejorar el grupo, ciertos cambios en la conformación
física del ambiente ayudarán en gran medida. Ejemplo, la distribución de las sillas en el aula,
pizarrón, escritorio, etc.
El ambiente físico es óptimo cuando es un producto derivado del ambiente psicológico, o sea,
cuando los móviles y los sentimientos de los miembros del grupo han cambiado. Si los
miembros sienten afecto entre sí, si se encuentran cómodos y proceden con espontaneidad y
cooperación, tenderán a formar grupos rígidos y a proceder de una manera favorable a la
acción de grupo productiva. Una de las formas más rápidas como una persona ajena puede
apreciar la participación en un grupo nuevo, consiste en observar donde está ubicado el líder.
Cuando se trata de establecer un ambiente físico efectivo para el grupo, es importante
recordar que aquél debe estar de acuerdo con la finalidad. Sí ésta es mero entretenimiento o
placer, el ambiente debe ser en todo lo posible conducente al esparcimiento, la animación y la
cordialidad. Si la finalidad es la resolución de problemas, es evidente que todo cuanto rodea a
la reunión haya de contribuir a la efectividad de tal resolución. Una vez que el grupo ha
determinado sus objetivos y sus necesidades, conviene proceder a las mejoras comenzando
por los factores físicos inherentes a la situación. Los cambios físicos simples hallan poca
oposición por parte de los miembros del grupo, y pueden contribuir en gran medida a la
efectividad de éste. En un grupo adiestrado en la acción por participación, el problema de la
disposición física del local se solucionará solo. Asimismo, los factores físicos no aparecerán
como tan importantes en un grupo de esta índole; pues cuando sus miembros comiencen a
advertirlos harán todo cuanto sea necesario para que ellos contribuyan a la efectividad del
grupo. Es conveniente que en los grupos haya:
Sentimiento de igualdad y disminución de la intimidación. Hay muchas maneras de contribuir a
dar la sensación de igualdad, por ejemplo, la distribución de las sillas, la utilización de nombres
de pila, el presidente, líder o huéspedes de la organización importantes que ocupan una
posición destacada, serán ubicados en medio del grupo sin asientos de honor especiales, ni
nada que los distinga.
Informalidad y clima permisivo. Debe insistirse en la falta de formalidad, tanto para lograr
comodidad como para obtener una buena resolución de problemas. Claro que, los excesos,
pueden tender a desviar la atención de los miembros del grupo hacia trivialidades. Los
miembros de un grupo, deben tener la sensación de que trabajar en grupo es agradables. Si
los objetivos son realistas, el ambiente físico, cómodo y acogedor, y las personas se tratan de
una manera cordial, el grupo tendrá placer en hablar sobre un tema de su propia elección. En
tales condiciones desaparecen los problemas de motivación. Cuando se oye decir a un líder
que su problema es la asistencia a las reuniones, se tiene un indicio acerca del grado de
realismo con el que se han determinado los objetivos.
La disposición de los asientos es de por sí un problema importante. Por principio, los
miembros del grupo deben estar sentados de tal manera que todos puedan ver fácilmente, sin
esfuerzo, los rostros de los demás. Alguna forma de disposición circular resultará conveniente.
Un contacto visual máximo hará la discusión más personal, cordial y amistosa.
Tamaño del grupo. Existen dos consideraciones de importancia al respecto del tamaño del

4
grupo. Por una parte es evidente que el grupo de trabajo tiene que ser lo suficientemente
reducido como para permitir a cada uno de sus miembros participar verbalmente en las
actividades del grupo. Es igualmente importante que el grupo sea lo suficientemente grande
como para: a) abarcar todas las habilidades que son necesarias para trabajar en grupo; y b)
ofrecer una amplia variedad de bases de experiencia, de manera que se cuente con un óptimo
cuadro de referencia para la consideración de los problemas a cuyas solución se halla abocado
el grupo.
Thelen dice que: “para cada problema del aprendizaje, se debe subdividir la clase en grupos de
la menor dimensión posible, en los que estén representadas, en el nivel de trabajo, todas las
habilidades de socialización y realización requeridas por el grupo para resolver el problema”.
Corresponde a los miembros del grupo adquirir habilidades cada vez mayores para determinar
empíricamente la dimensión más conveniente para los diversos objetivos de su grupo.
Características físicas del lugar de reunión. Las dimensiones y las características del lugar
revisten importancia, pues el ambiente debe contribuir a la rigidez y a la concentración en el
problema. Lo más conveniente es un aula, salón o local cuyas dimensiones concuerden con la
dimensión del grupo. Si es demasiado grande parecerá que genera la sensación de “grano de
arena en el desierto”, y contribuye en gran medida a reducir la participación. Por otro lado, si
es demasiado chico el local, aula o salón, la sensación es de “lata de sardina” y tampoco
favorece las interacciones y tiende a obligar al los miembros del grupo a concentrarse en
problemas de comodidad física en lugar de hacerlo en los problemas de la discusión o ejercicio
que se esté realizando.
Entre los factores que son muy importantes de considerar y quedan de reflexión para
considerarlos de acuerdo a los grupos y las circunstancias, y estos son: luz o iluminación;
ventilación o calefacción en su caso y material con que están hechas las sillas o pupitres de los
alumnos.
El ambiente de una “sesión de trabajo”. En una sesión de trabajo o clase, el grupo debe hacer
todo cuanto esté a su alcance para crear un ambiente propicio a la resolución de problemas.
Entre los aspectos que como profesores hay que considerar para que esto suceda y el grupo
no se distraiga y tome conciencia de la importancia que tienen sus clases, están: la manera en
como se disponen los lugares de los alumnos para sentarse, es importante notar que no se
hagan subgrupos de los grupos que de por sí ya existen en cualquier grupo escolar; es
importante que el profesor mantenga los distintos tonos de voz que requiere la clase, la
utilización de los materiales de apoyo, deberá ser precisa y sin confusiones; el control de la
participación de los alumnos, por parte del profesor debe ser clara, no permitirá que se
propicie el dialogo o las discusiones sin objetivo que solo tratan de dispersar y distraer a los
demás; deberá prevalecer el respeto a las ideas y opiniones de los demás y es conveniente
que si se trata de tomar decisiones, haya un monitor que hará las veces de secretario para
tomar notas de lo acordado.
Los buenos miembros del grupo son creadores, activos y productivos. Producen pensamientos
mientras escuchan. Los buenos miembros de un grupo reaccionan con los otros miembros,
obteniendo ayuda de cada uno de ellos y ayudándolos. El establecimiento de un ambiente
físico adecuado ayudará mucho a obtener este ambiente conducente a la resolución de

5
problemas.
Tamaño del grupo. El factor relativo al tamaño del grupo hay que aplicarlo con flexibilidad,
sabiendo que puede superarse (si llega a ser una dificultad) mediante el uso de técnicas
combinadas.
En estos casos, conviene tener presente que es relativamente más sencillo adaptar a un grupo
grande las técnicas para grupos pequeños, que en el caso contrario.
Madurez y capacitación. Las técnicas tienen diversos grados de complejidad y exigen distintas
condiciones de trabajo en el grupo. A su vez, los grupos también son complejos, y
dependiendo de su grado de madurez grupal, hábitos de comunicación, grado de cohesión,
nivel de participación, capacidad de escucha, etc. habrá técnicas que se adapten mejor al
grupo. De ahí que cuanto menos madurez y entrenamiento tenga el grupo, habrá que utilizar
técnicas que exijan menor cohesión, atención, implicación personal, etc., ya que estas
cualidades o no existen, o tienen un bajo nivel de logro
Ambiente físico: el no tener en cuenta este factor puede ocasionar el fracaso del trabajo
grupal, ya se hablo de manera más amplia anteriormente. Hay que crear una atmósfera grupal
que facilite la acción del grupo.
Cada técnica requiere determinadas condiciones del ambiente físico para que pueda ser lo
más efectiva posible. De ahí que sea necesario tener en cuenta sobre todo la dimensión del
aula, salón o local y la disposición de las sillas, antes de seleccionar una u otra técnica. A veces
podremos modificar estas condiciones del ambiente físico en función de la técnica a emplear,
pero en la mayoría de los casos, tendremos que adaptarnos a las posibilidades existentes. Es
preferible usar una técnica acorde con el ambiente físico existente, que usar otra, quizá mejor,
pero cuyo desarrollo no será efectivo en un ambiente inadecuado.
Características de sus miembros: las técnicas grupales deben seleccionarse considerando las
particularidades propias de cada grupo. En este sentido, conviene tener presentes las
características culturales del grupo, ya que no todas las técnicas pueden usarse en cualquier
tipo de grupo. Y, además, habrá que considerar las características individuales de cada uno de
sus miembros. De lo que se trata, en este aspecto, es de evitar situaciones incómodas o
violentas por parte de alguna persona del grupo. No olvidemos que nadie debe “sentirse
obligado” a participar en un grupo y que, por lo tanto, toda acción que suponga “forzar” a
alguien, lejos de ayudar al grupo lo puede debilitar e inclusive deteriorar.
Capacitación del conductor: no todas las técnicas grupales requieren de la misma capacidad,
destreza o habilidad en su utilización por parte del conductor o coordinador. Existen técnicas
que para su correcto uso es suficiente el conocimiento del grupo y saber en qué consiste su
procedimiento. Otras en cambio, necesitan además, de una gran práctica y experimentación
por parte de quien las aplica.
Un coordinador, animador de grupos, necesita ser consciente de cuáles son sus capacidades y
habilidades en el manejo y utilización de cada técnica.
Es preferible usar técnicas más simples o menos riesgosas y tener la seguridad de que se
puede coordinar un buen trabajo hasta el final que poner en riesgo su trabajo y al grupo,

6
experimentando y arriesgándose permanentemente a desatar procesos que no se pueden
controlar, o a crear situaciones que a la larga dificultan al grupo ser productivo y gratificante.
Medio externo: todo grupo esta inserto en un contexto social inmediato o medio institucional
de referencia que, de alguna forma, influye en el trabajo del grupo; al igual que el grupo
influye (o puede influir) en él. Por una parte, es conveniente que las técnicas a utilizar no
rompan demasiado con las costumbres, hábitos o usos de dicho medio. Sin embargo, una total
acomodación a las rutinas del medio externo, puede llevar a que el grupo no innove ni cambie
ningún aspecto de su entorno social inmediato (lo que suele ser con frecuencia el objetivo de
muchos grupos). De lo que se trata, entonces, es de encontrar un punto de equilibrio de tal
modo que se puedan lograr cambios en el medio institucional, aunque evitando siempre el
“efecto boomerang”: hacer algo con un fin determinado, pero usando técnicas que chocan en
exceso con el contexto externo y terminan produciendo un resultado o efecto totalmente
contrario al buscado.
Objetivos: las técnicas a emplear deben estar adaptadas al objetivo del grupo en general, y al
de la reunión específica en particular. Para ello, será necesario conocer muy bien las
posibilidades, limitaciones y características de cada una de la que más se adapta al objetivo
del grupo, como es obvio, también tendrá que estar definido con claridad. Las técnicas a
utilizar, deben adecuarse a los propósitos de cada reunión, clase o sesión en concreto. Un
grupo puede tener un objetivo bien preciso, pero en cada una de las reuniones, clases o
sesiones, puede buscar objetivos inmediatos que requieren el uso de procedimientos
diferentes.
1.3 Estrategias de enseñanza
Las estrategias de enseñanza se definen como los procedimientos o recursos utilizados por el
agente de enseñanza para promover aprendizajes significativos en los alumnos. (Mayer 1984,
Shuell 1988, West, Farmer y Wolff 1991).
Una estrategia didáctica es la forma de operar en situaciones pedagógicas referidas a
procedimientos, técnicas, metodologías y mecanismos de acción relacionados con las
orientaciones que hay que proporcionarle a los participantes en un proceso formativo, para
que ellos elaboren y adquieran un dominio de determinadas operaciones y técnicas de
trabajo.
Hasta aquí hemos visto la diferencia que hay entre técnica y dinámica de grupo, como se
utilizan y aplican en el trabajo docente. Vamos a introducir un nuevo concepto que resume los
dos anteriores y que en la actualidad es más usado para referirse a la dinámica que se da en
todo grupo de trabajo.
Las estrategias de aprendizaje son las combinaciones de métodos de enseñanza, medios,
materiales, técnicas y contenidos, organizados en actividades de aprendizaje para facilitar el
logro de los objetivos propuestos. Dichas actividades de desarrollan en función de los
objetivos, las circunstancias propias del grupo, las experiencias y las diferencias individuales.
De aquí la importancia de asesorar al alumno para que seleccione y desarrolle adecuadamente
las estrategias de aprendizaje y obtenga de ellas resultados óptimos.

7
Las estrategias, no solo se refieren a las técnicas que se utilizan para dinamizar a los grupos,
las estrategias tienen que ver también con el plan de la clase y con todo aquello que sirve de
soporte al desarrollo de una clase, curso o evento en el cuál se esta trabajando con grupos
grandes y pequeños. Las estrategias nos ayudan a generar y activar a los participantes y este
término lo vamos a estar usando de aquí en adelante para referirnos a la dinámica que se
puede lograr con los alumnos o participantes de un curso o clase.
Estrategias para activar (o generar) conocimientos previos y establecer expectativas
adecuadas en los alumnos

Son aquellas estrategias a activar los conocimientos previos de los alumnos o incluso a
generarlos cuando no existen. En este grupo podemos incluir también a aquellas otras que se
concentran en el esclarecimiento de las intenciones educativas que el profesor pretende
lograr al término del ciclo o situación educativa.

Proceso cognitivo en el que incide la Tipos de estrategia de enseñanza


estrategia

Activación de los conocimientos previos Objetivos o propósitos


Preinterrogantes

Generación de expectativas apropiadas Actividad generadora de información previa


Orientar y mantener la atención Preguntas insertadas
Ilustraciones

Promover una organización más adecuada Pistas o claves tipográficas o discursivas


de la información que se ha de aprender Mapas conceptuales
(mejorar las conexiones internas) Redes semánticas
Resúmenes

Para potenciar el enlace entre Organizadores previos


conocimientos previos y la información que Analogías
se ha de aprender (mejorar las conexiones
externas)

La activación del conocimiento previo puede servir al profesor en un doble sentido:


para conocer lo que saben sus alumnos y para utilizar tal conocimiento como base para
promover nuevos aprendizajes.

8
El esclarecer a los alumnos las intenciones educativas u objetivos, les ayuda a
desarrollar expectativas adecuadas sobre el curso, y a encontrar sentido y/o valor
funcional a los aprendizajes involucrados en el curso.
Por ende, podríamos decir que tales estrategias son principalmente de tipo
preinstruccional, y se recomienda usarlas sobre todo al inicio de la clase. Ejemplos de
ellas son: las preinterrogantes, la actividad generadora de información previa (por
ejemplo, lluvia de ideas; véase Cooper, 1990), la enunciación de objetivos, etcétera.
Estrategias para orientar la atención de los alumnos.

Tales estrategias son aquellos recursos que el profesor o el diseñador utiliza para
focalizar y mantener la atención de los aprendices durante una sesión, discurso o texto.
Los procesos de atención selectiva son actividades fundamentales para el desarrollo de
cualquier acto de aprendizaje. En este sentido, deben proponerse preferentemente
como estrategias de tipo coinstruccional, dado que pueden aplicarse de manera
continua para indicar a los alumnos sobre qué puntos, conceptos o ideas deben centrar
sus procesos de atención, codificación y aprendizaje. Algunas estrategias que pueden
en este rubro son las siguientes: las preguntas insertadas, el uso de pistas o claves para
explotar distintos índices estructurales del discurso –ya sea oral o escrito-, y el uso de
ilustraciones.
Estrategias para organizar la información que se ha de aprender

Tales estrategias permiten dar mayor contexto organizativo a la información nueva que se
aprenderá al representarla en forma gráfica o escrita. Proporcionar una adecuada
organización a la información que se ha de aprender, como ya hemos visto, mejora su
significatividad lógica, y en consecuencia, hace más probable el aprendizaje significativo de los
alumnos. Mayer (1984) se ha referido a este asunto de la organización entre las partes
constitutivas del material que se ha de aprender denominándolo: construcción de “conexiones
internas”.
Estas estrategias pueden emplearse en los distintos momentos de la enseñanza. Podemos
incluir en ellas a las de representación visoespacial, como mapas o redes semánticas, y a las de
representación lingüística, como resúmenes o cuadros sinópticos.
Estrategias para promover el enlace entre los conocimientos previos y la nueva
información que se ha de aprender

Son aquellas estrategias destinadas a crear o potenciar enlaces adecuados entre los
conocimientos previos y la información nueva que ha de aprenderse, asegurando con ello una
mayor significatividad de los aprendizajes logrados. De acuerdo con Mayer (ob. cit.), a este
proceso de integración entre lo “previo” y lo “nuevo” se le denomina: construcción de
“conexiones externas”.
Se recomienda utilizar tales estrategias antes o durante la instrucción para lograr mejores
resultados en el aprendizaje. Las estrategias típicas de enlace entre lo nuevo y lo previo son las
de inspiración ausubeliana: los organizadores previos (comparativos y expositivos) y las
analogías.

9
Las distintas estrategias de enseñanza que hemos descrito pueden usarse simultáneamente e
incluso es posible hacer algunos híbridos, según el profesor lo considere necesario. El uso de
las estrategias dependerá del contenido de aprendizaje, de las tareas que deberán realizar los
alumnos, de las actividades didácticas efectuadas y de ciertas características de los aprendices
(por ejemplo, nivel de desarrollo, conocimientos previos, etcétera). A continuación se
presenta una breve definición y conceptualización de diversas Estrategias de Enseñanza que
pueden incluirse antes (preinstruccionales), durante (coinstruccionales) o después
(posinstruccionales) de un contenido curricular específico, ya sea en un texto o en la dinámica
del trabajo docente:
Objetivos: Enunciado que establece condiciones, tipo de actividad y forma de evaluación del
aprendizaje del alumno. Generación de expectativas apropiadas en los alumnos.Resumen:
Síntesis y abstracción de la información relevante de un discurso oral o escrito. Enfatiza
conceptos claves, principios, términos y argumento central. Organizador previo: Información
de tipo introductoria y contextual. Es elaborado con un nivel superior de abstracción,
generalidad e inclusividad que la información que se aprenderá. Tiende un puente cognitivo
entre la información nueva y la previa.
Ilustraciones: Representación visual de los conceptos, objetos o situaciones de una teoría o
tema específico (fotografías, dibujos, esquemas, gráficas, dramatizaciones, etc.).
Analogías: Proposición que indica que una cosa o evento (concreto y familiar) es semejante a
otro (desconocido y abstracto o complejo).
Preguntas intercaladas: Preguntas insertadas en la situación de enseñanza o en el texto.
Mantienen la atención y favorecen la práctica, la retención y la obtención de información
relevante.
Pistas tipográficas y discursivas: Señalamientos que se hacen en un texto o en la situación de
enseñanza para enfatizar y/u organizar elementos relevantes del contenido por aprender.
Mapas conceptuales y redes semánticas: Representación gráfica de esquemas de
conocimiento (indican conceptos, proposiciones y explicaciones).
Uso de estructuras textuales: Organizaciones retóricas de un discurso oral o escrito, que
influyen en su comprensión y recuerdo.
A continuación se describen los efectos esperados en los alumnos con el uso de las estrategias
señaladas:

Estrategias de enseñanza Efectos esperados en el alumno

Objetivos Conoce la finalidad y alcance del material y cómo


manejarlo.
El alumno sabe qué se espera de él al terminar de
revisar el material.

10
Ilustraciones Ayuda a contextualizar sus aprendizajes y a darles
sentido.

Preguntas Facilita la codificación visual de la información.


Intercaladas

Pistas tipográficas Permite practicar y consolidar lo que se ha aprendido


Resuelve sus dudas.
Se autoevalúa gradualmente.

Resúmenes Mantiene su atención e interés.


Detecta información principal.
Realiza codificación selectiva.

Organizadores Facilita el recuerdo y la comprensión de la información


Previos relevante del contenido que se ha de aprender.

Analogías Hace más accesible y familiar el contenido.


Elabora una visión global y contextual.

Mapas conceptuales y Comprende información abstracta.


Redes semánticas Traslada lo aprendido a otros ámbitos.
Realiza una codificación visual y semántica de
conceptos, proposiciones y explicaciones.

Estructuras Contextualiza las relaciones entre conceptos y


Textuales proposiciones.
Facilita el recuerdo y la comprensión de lo más
importante de un texto.

Usos

Enseguida presentaremos algunos ejemplos de las técnicas que apoyan el trabajo grupal.

11
Técnicas para acelerar el rendimiento del estudiante en la asimilación de contenidos

Encuadre

Éste consiste en la explicación de los objetivos, la metodología a seguir, los contenidos


programáticos, los recursos, las estrategias de evaluación, los horarios, las funciones y
responsabilidades, tanto del profesor como de los participantes, etcétera.
El trabajo en grupos de aprendizaje supone que cada uno de los miembros del mismo,
incluyendo al profesor, tenga una participación activa y acepte un compromiso básico.
La reunión en la que se hace el Encuadre tiene como objetivo que los participantes obtengan
toda la información necesaria respecto al curso. Esta información debe ser presentada por el
profesor con la mayor claridad posible, quien responderá a las preguntas que se le hagan al
respecto, de manera que quede muy claro cuáles son las funciones y responsabilidades que
cada uno contrae.
Una vez cubierto el Encuadre, éste se analiza, discute, y modifica, hasta que el grupo lo acepte
y se comprometa a sumir la responsabilidad común, en cuanto a la tarea a realizar.
La primera reunión es básica, ya que supone un cambio en el fondo y la forma de concebir el
aprendizaje; cambio que propicia ciertos temores que deben ser explicitados y elaborados en
el mismo grupo.
Por otra parte, el Encuadre tiene también como objetivo, en este primer acercamiento con el
grupo, que el profesor perciba las inquietudes y aspiraciones de los participantes en el
proceso; analice los posibles alcances y limitaciones de sí mismo, del grupo y del programa, y
replantee sus hipótesis y estrategias a partir de la realidad concreta del grupo con el que va a
trabajar.
Después de realizar esta reunión citará al grupo para la siguiente sesión, en la cual dará
comienzo el curso (véase C. Zarzar, 1980).
Rejilla

Utilizando esta técnica se logra que el grupo obtenga mayor información en el menor tiempo
posible y que, al mismo tiempo, el grupo aprenda a analizar, sintetizar y compartir la
información.
El profesor preparará con anterioridad el material que se va a estudiar, procurando tener
listo un ejemplar para cada estudiante. Dividirá el texto en tantas partes cuantos equipos
piense constituir en el grupo, de modo que cada equipo trabaje en una parte. Si se va a
integrar, por ejemplo, cinco grupos, dividirá el material en cinco partes.
El número de equipos estará en razón del número de participantes en el grupo. Si son 16, se
hacen cuatro equipos de cuatro participantes cada uno; si son 25, se hacen cinco equipos de
cinco participantes cada uno; si son 36, se hacen seis equipos de seis participantes cada uno.
Por ejemplo, para trabajar con cinco grupos, se numeran los participantes del 1 al 25, y se
hace el siguiente cuadro en el pizarrón:

12
Equipo 1 Equipo 2 Equipo 3 Equipo 4 Equipo 5
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10
11 12 13 14 15
16 17 18 19 20
21 22 23 24 25
Capítulos I y II Capítulo III Capítulos IV y Capítulo VI Capítulo VII
V

El profesor explicará a los estudiantes que los equipos de cinco personas quedarán formados,
en primer tiempo, como lo indican sus números en sentido vertical: el equipo 1 estará
formado por los participantes numerados 1,6,11,16 y 21; el equipo 2, por los participantes
2,7,12,17 y 22, y así sucesivamente. Cada equipo trabajará 20 minutos la parte que le tocó de
los textos que ya se habían repartido.
El profesor explicará a los estudiantes el objetivo de la técnica y señalará que en este primer
tiempo no se trata de discutir los contenidos, sino de entender la información contenida en
los textos. Para ello, todos serán secretarios, leerán juntos, analizarán el contenido y los
resumirán. Insistirá en la responsabilidad que cada uno tiene de elaborar su resumen, para
poder comunicar la información a los otros equipos.
Cada equipo trabajará la parte que le corresponde. Después de más o menos 20 minutos, se
modificarán los equipos; ahora se integrarán como lo indican los números en orden
horizontal; así los numerados con 1,2,3,4 y 5 integrarán un equipo; 6,7,8,9 y 10 otro, etc. De
esta manera, en los nuevos equipos quedará un participante de cada equipo anterior, que
tiene la información que le tocó y que va a exponer.
Este segundo tiempo, que también será de 20 minutos, cada estudiante comunicará al nuevo
equipo la parte del material que estudió previamente, de modo que al final todos conozcan el
material en su conjunto.
Después, en el plenario, uno de los equipos que se formaron en el orden horizontal, dará la
visión general de la información obtenida. El profesor hará hincapié en los puntos que
considere importantes sobre el tema tratado y a partir de la información que ya tiene todo el
grupo, procederá al análisis de la misma. Al finalizar, se hará una evaluación de la técnica para
ver si se lograron los objetivos propuestos.
Técnicas para acelerar el proceso de integración y el conocimiento de un grupo

Las técnicas a continuación presentadas, permiten a los docentes acelerar el proceso de


integración y de conocimiento entre los miembros del grupo, sabiendo de antemano que no
se da mágicamente, con un técnica, sino que es un proceso que se va logrando a los largo de
todo el curso, pero que se puede acelerar, sobre todo al principio, lo que propiciará que el

13
grupo aborde la tarea propuesta con mayor interés y responsabilidad y que asume un mayor
compromiso.
El docente debe saber que la técnica es un medio, un instrumento del que se vale para lograr
los objetivos propuestos; por lo tanto, él debe hacer a las técnicas los ajustes que considere
pertinentes según la dinámica del grupo. Lo más importante de toda técnica no es el ejercicio
en sí, sino el aprendizaje significativo que se logre a través de ella; por lo mismo, dará mayor
importancia a la reflexión que se lleva a cabo al finalizar la misma, en el momento de los
plenarios.
El profesor comenzará a desarrollar la técnica de integración explicando a los estudiantes el
objetivo de la misma y haciendo hincapié en que se trata de facilitar el conocimiento mutuo, la
aceptación “del otro” y la integración grupal que, insistirá, es un proceso, en el cual los
estudiantes pasan de ser un conjunto de alumnos, a constituir un grupo de aprendizaje. Este
proceso de integración no se da únicamente a partir de una o varias técnicas grupales, sino
que fundamenta sobre todo en el proyecto o tarea común que el grupo hace suya y que está
siempre en proceso de consolidación. Para esto se requiere que todos los participantes
compartan los objetivos, que suman los roles que van a desempeñar y que sientan su
pertenencia a un grupo en el que pueden comunicarse, interaccionar y al mismo tiempo
confrontar sus puntos de vista.
Autorretrato

Esta técnica se puede utilizar también para la presentación de un grupo en lugar de la


Presentación por parejas.
El coordinador comenzará a platicar con el grupo sobre la comunicación. Después se prepara
un gran número y variedad de fotografías, tres o cuatro por participantes. Se pide al grupo que
forme equipos de seis a ocho personas, según el tamaño del grupo, y a cada equipo se le da
una serie de fotografías que se ponen en el centro de la mesa. Cada participante elegirá dos o
tres fotografía que expresen algún aspecto de su persona, tal como cada uno se conoce a sí
mismo.
La elección se hace en silencio (sin comunicarse mutuamente). Terminada la elección de fotos,
cualquiera de los participantes, el que quiera, comienza a comentar su elección y dice al
equipo la relación que tienen las fotos con su persona; los demás escuchan y pueden hacer
preguntas para aclarar y profundizar hasta donde la persona en cuestión lo permita.
Sucesivamente, se expresará cada miembro del equipo. El profesor dará unos 15 minutos para
esta parte del ejercicio.
Cuando terminen todos los equipos se hace un plenario en el que un relator de cada equipo
presenta a sus compañeros. Se pueden hacer algunas preguntas aclaratorias que propicien un
mayor conocimiento de cada miembro del grupo. El profesor también se integrará en algunos
equipos.
Al finalizar esta parte de la técnica se llevará a cabo una evaluación de la misma, propiciando
la participación del mayor número de los integrantes del grupo. El profesor podrá hacer las
siguientes preguntas:

14
1. ¿Les sirvió la técnica para empezar a conocerse y darse a conocer?
2. ¿Se propició la comunicación y el conocimiento de los integrantes del grupo?
3. ¿Qué piensan del grupo, en general?
4. ¿Qué tipo de inquietudes se manifestaron en el grupo?
Tarjetas

Esta técnica se puede utilizar únicamente cuando los miembros del grupo ya se conocen y
se tienen confianza.
Se pide al grupo que forme un círculo y se reparten cinco tarjetas a cada uno de los
integrantes. Se les indica a éstos que en cada una escriban un rasgo de sí mismos que los
caracterice. No deben poner su nombre en ellas.
Después de un tiempo razonable (de 10 a 15 minutos), el coordinador les dice que va a pasar a
recoger sólo tres de las cinco tarjeras escritas, les da las siguientes instrucciones: el leerá en
voz alta una tarjera elegida al azar, alguno de los miembros del grupo dirá de quién cree que
es esa tarjeta. La persona a que se refiera no debe decir sí o no, ni exteriorizar su estado de
ánimo; sólo preguntará por qué se cree que es ella, a lo que se le debe responder; si es ella
quien escribió la tarjeta, lo dice; si no, responderá: “Gracias, pero no soy yo”. Otro miembro
del grupo puede decir quién cree que es, y así sucesivamente lo dicen dos o tres personas
más, ya sea que se adivine o no. Se hace los mismo con otra de las tarjetas, hasta lograr que
todos los miembros, o una gran parte del grupo, sean reconocidos.
Después se hace la reflexión en común. Con esta técnica se logran varios objetivos: que los
participantes en el grupo vean cuán difícil es encontrar cinco características propias; que se
den cuenta de su capacidad de conocer a los compañeros; que adviertan su interés por los
otros, etc. Al mismo tiempo, reciben una retroalimentación que les permite advertir cómo los
perciben los demás.
Al terminar, se hacen los comentarios que el grupo desee sobre la experiencia vivida y se
evalúa la técnica.
Grupos de discusión

Con mucha frecuencia escuchamos a profesores que dicen a sus alumnos: “Ahora van a
trabajar en grupos”, o “Van a discutir tal capítulo en grupos pequeños”; pero muy pocas veces
encontramos profesores que forman a sus alumnos para el trabajo en grupos de discusión.
Discutir en un grupo implica, por una parte, tener algo que comunicar, desear hacerlo,
formular ideas, expresarlas y fundamentarlas; por otra, saber escuchar, ser receptivo; ser
capaz de entender lo que otros dicen, de analizar, de comparar con las ideas propias;
reconocer aciertos y fallas de sí mismo y de los demás, etc. Sólo así se podrán ampliar los
marcos de referencia y lograr un aprendizaje en los grupos de discusión; de otra manera, es
muy posible que se pierda el tiempo. Probablemente se discute pero no se aprende, porque a
lo largo del proceso no se dan las condiciones necesarias para lograr el aprendizaje buscado.

15
Comunicación

El profesor pregunta a los alumnos: ¿Qué es para ustedes comunicarse? Aclara que no quiere
definiciones de autores. Debe decirles que expresen su propia experiencia. El alumno
responde: “Para mi comunicarme significa.” Es importante que responda el mayor número de
alumnos hasta que el mismo grupo considere que se ha dicho lo que la mayoría podría decir.
No permitirá que ninguna intervención de los alumnos sea discutida, recordando a éstos que
cada quien respondió lo que para él significa comunicarse. El profesor se dará cuenta de que
algunos de ellos, al responder, confunden su concepto de comunicación con las cualidades,
con los medios o con las formas de ésta; tomará nota de ello, para después realimentar a los
alumnos.
Posteriormente, el profesor aclarará los puntos anteriores e invitará al grupo a reflexionar
sobre qué tan importante es la comunicación para el ser humano; si ésta es una necesidad
para la realización personal, ¿por qué la gente, en general, no se comunica?; habla pero no
logra una comunicación que le permita aprender, ampliar su visión, crear una relación
profunda.
Las intervenciones serán muy variadas, el grupo hará comentarios y dará diversas opiniones; el
profesor analizará con el grupo estas participaciones, e incluso anotará en el pizarrón las
aportaciones que se den. Lo más probable es que comprendan que comunicarse es
comprometerse y esto implica saber expresarse, saber escuchar, entender, comprenderse,
ponerse en el lugar de otros; habilidades difíciles de conseguir y para las cuales no se nos
prepara. El sistema educativo no ha tomado en cuenta estos aspectos que son indispensables
en el proceso enseñanza aprendizaje; sólo cuando hay una comunicación profunda entre
profesores y alumnos, y entre los mismos alumnos, se pueden lograr aprendizajes
significativos.
Apoyado en lo anterior, el profesor invitará a los alumnos a hacer ejercicios de comunicación,
tomando en cuenta lo que Bleger nos dice en su libro Psicología de la Conducta (1977, p.112).
El proceso de comunicación nos permite analizar y reconocer la enorme importancia que
tienen los seres humanos, unos sobre otros, y cómo los estímulos más importantes y
significativos que forman y condicionan la conducta no provienen del medio físico, sino de
otros seres humanos, de sus conductas. En este proceso de comunicación se concreta la
socialización del ser humano porque todo el proceso de condicionamiento recíproco de los
seres humanos, a través del proceso de comunicación, se lleva a cabo según normas y
contenidos dados en una estructura social determinada que también se transmiten,
implícitamente, en los mensajes.
Chehaybar y Kuri Edith, Técnicas para el aprendizaje grupal, editorial CESU, UNAM y Plaza y
Valdés editores, México 2001.
Estrategias cognitivas y metacognitivas

Gaskins Irene y Tborne Elliot, Cómo enseñar estrategias cognitivas en la escuela,


editorial Piados Educador, Argentina 1999, Págs. 97- 109

16
-
La bibliografía vinculada con los procesos y estrategias de pensamiento parece estar de
acuerdo respecto de una lista “central” de estrategias importantes. Las estrategias “centrales”
son aquellas que los buenos alumnos saben cómo poner en práctica en forma autónoma para
procesar información con éxito. Se trata de estrategias que exigen un compromiso activo por
parte del alumno para construir sentido, adquirir dominio de la comprensión y recordar
conceptos, así como monitorear las variables de tarea, persona y entorno. Tanto estrategias
cognitivas como metacognitivas componen la lista “central”.
El componente cognitivo son los procesos de pensamiento que se emplean para hacer el
trabajo concreto del pensamiento. El componente metacognitivo incluye la conciencia de los
factores que afectan el pensamiento y el control que se tiene sobre esos factores. La
metacognición es el ejecutivo o jefe que tiene control sobre la cognición, el trabajador, cuyas
herramientas son estrategias.
A partir del momento en que Benchmark comenzó la enseñanza de estrategias, los maestros
han experimentado y revisado diversas listas de estrategias. Sin duda habrá agregados y
revisiones a medida que sigamos experimentando. Las listas de este capítulo comprenden
tanto aquellas estrategia que más se han enseñado en Benchmark en el momento de
redacción de esta libro, como aquellas que advertimos que merecen más énfasis. Incluimos
estrategias cognitivas y metacognitivas para procesar información y para manejar variables de
tarea, persona, estrategia y entorno.
Estrategias para alcanzar sentido y recordarlo

En esta sección enumeramos las estrategias cognitivas para procesar información con la meta
de alcanzar el sentido y/o recordarlo. En esta discusión de estrategias cognitivas hay cierta
superposición con el aspecto de control de la metacognición (es decir, el monitoreo), que se
discutirá más adelante dentro de este capítulo. Las estrategias de adquisición del sentido y
rememoración que se subrayan en Benchmark son las siguientes:
1. Explorar. Echar una mirada al material asignado para formar un marco mental o esquema.
Explorar puede incluir apenas leer el título y mirar los dibujos o puede implicar no sólo
esas actividades sino leer la sección introductoria, los epígrafes en negrita y el resumen
del capítulo y estudiar los mapas u otros gráficos.
2. Acceder al conocimiento previo. Pensar (recordar) lo que se conoce sobre los
ítems en el marco mental desarrollado durante el procesos de explotación. La información
precisa y el marco que surgen de la exploración se integran y se convierten en el esquema
o construcción mental de cada alumno con el cual se integrará, comparará, etc., nueva
información.
3. Predecir, formular hipótesis y/o planteas objetivos. Suponer qué información se
presentará, basándose en el marco mental desarrollado mientras se examinaba el
material y en el conocimiento anterior, y establecer motivos para procesar la información,
tales como “Quiero averiguar.”
4. Comparar. Vincular nueva información con lo que se sabe, así como advertir similitudes y

17
diferencias dentro de la nueva información.
Crear imágenes mentales. Hacer un cuadro mental con el fin de poder visualizar lo que se
está procesando. Los alumnos deberían poder visualizar mentalmente algo similar a un
programa de televisión y saber que cuando el cuadro se vuelve borroso hay una falla en la
comprensión.
6. Hacer referencias. Recoger hechos sobre una situación de la información que se presentó y
combinarlos con información o creencias que ya se tienen para sacar conclusiones, tales
como por qué alguien respondió de una forma particular o cómo se produjo un
acontecimiento.
7. Generar preguntas y pedir aclaraciones. Plantear preguntas respecto de la información
presentada. Estas preguntas pueden ser interrogantes que los alumnos esperan que se
respondan a medida que avanza en la presentación; preguntas que son respondidas en el
texto y que los alumnos quieren anotar como un medio ulterior de estudio, o pueden ser
sobre puntos acerca de los cuales les falta claridad y para los que planean pedir
aclaraciones durante la discusión en clase.
8. Seleccionar ideas importantes, incluidos elementos de la historia en textos de ficción e
ideas principales en textos de no ficción. Identificar el problema alrededor del cual gira la
acción en una historia, así como los personajes principales y los rasgos de carácter de cada
uno, el escenario y la resolución del problema. Identificar los tópicos de los párrafos en
texto de no ficción y enunciar en las propias palabras la idea más importante presentada
sobre el tópico.
9. Elaborar pensando ejemplos, contraejemplos, analogías, comparaciones, etc.
Contarse a sí mismo o visualizar ejemplos de las ideas que se presentaron, especialmente
cuando parece importante para la comprensión y/o rememoración, pensar en qué sentido
la información es similar a información que se conoce (situaciones) o advertir en qué
sentido es diferente de una situación similar.
10. Evaluar ideas presentadas en el texto, la conferencia, la película etc.
Desarrollar un conjunto mental para pensar críticamente sobre el objetivo y el punto de
vista del autor o locutor, incluyendo si las afirmaciones y hallazgos están o no apoyados
por pruebas.
11. Parafrasear o resumir para representar la sustancia de la información.
Enunciar la sustancia de lo que se presentó con las propias palabras, omitiendo ideas
repetitivas y usando categorías supraordinadas para agrupar conceptos similares.
12. Monitorear el avance / logro de objetivos. Confirmar predicciones, identificar brechas en el
conocimiento o la comprensión, ampliar el aprendizaje a nuevas preguntas, rellenar las
brechas, etc., y adoptar una acción correctiva si es necesario.
14. Clasificar información sobre la base de atributos. Agrupar ideas que están vinculadas en
algún sentido y etiquetarlas. Por ejemplo, en ciencias sociales, los alumnos pueden
enumerar acontecimientos importantes, nombres, fechas, lugares a medida que se

18
presenta la información. Luego estos apuntes podrían clasificarse para facilitar su
retención bajo varios tópicos según las ideas vinculadas (por ejemplo, Cuba y Filipinas, si el
tópico era la guerra hispano- norteamericana). identificar relaciones y modelos. Advertir
las relaciones y los modelos causa/efecto, orden temporal, todo/parte, de mayor
rango/de menor rango, tal como se encuentran en la historia, y que se repiten a sí
mismos.
15. Organizar ideas clave. Hacer gráficos, esquemas, listas secuénciales, etc., como manera de
organizar la información.
16. Transferir o aplicar conceptos a nuevas situaciones. Demostrar comprensión siendo capaz
de transferir el conocimiento aprendido en una situación similar pero nueva y, por
analogía, predecir correctamente cómo será la nueva situación.
17. Ensayar y estudiar. Revisar apuntes, tareas e interrogatorios; integrar apuntes en un
esquema; repetir las ideas principales, componer y responder preguntas de ensayo;
predecir y responder preguntas objetivas, desarrollar instrumentos mnemotécnicos, etc.
Estrategias para la producción de conocimiento

En el modelo presentado por Marzano y otros (1998) la producción o aplicación de


conocimientos incluye componer, resolver problemas; tomar decisiones e investigar. La
composición se tratará con más profundidad más adelante en el presente capítulo. Algunas
estrategias para resolver problemas y tomar decisiones son las siguientes:
1. Reconocer, identificar o admitir un problema.
2. Definir o analizar el problema.
3. Decidir sobre un plan.
4. Poner en funcionamiento el plan.
5. Evaluar tanto el avance hacia la solución como la solución.
La investigación o la indagación científica utiliza tanto la resolución de problemas como la
toma de decisiones y está “sobre todo dirigida a comprender cómo funciona algo y cómo usar
esta comprensión para predecir fenómenos” (Marzano y otros, 1988, pág. 52) Las estrategias
para la indagación científica, además de las cinco anteriores, incluyen las siguientes:
1. Acceder a lo que ya se sabe sobre el tema.
2. Generar hipótesis.
3. Probar hipótesis.
4. Enunciar conclusiones.
Como puede verse, las estrategias de resolución de problemas, toma de decisiones e
investigación son similares a las ya discutidas en la sección relativa a alcanzar el sentido y
recordarlo. Sin embargo, es poco probable que los alumnos automáticamente transfieran su
conocimiento de estas estrategias cuando surgen ocasiones de resolución de problemas, toma
de decisiones e investigación. Por lo tanto, que el docente dé pistas de las estrategias

19
cognitivas y metacognitivas serácrucial para la transferencia o implementación satisfactoria de
estos procesos de pensamiento cuando se quiere obtener producción de conocimiento.
Composición

Aunque componer es básico para la danza, la música, la pintura y otras artes, aquí hablamos
de ella en relación con la redacción. Como en el caso de las estrategias para adquirir sentido y
recordarlo, durante cierto tiempo hemos estado experimentando con expertos y aprendiendo
de ellos estrategias para enseñar a redactar. A medida que hemos experimentado y aprendido
de nuestra experiencia, nuestra lista de estrategias para componer también cambió y, sin
duda, seguirá haciéndolo.
Aunque las estrategias se presentan necesariamente en listas, no consideramos la
composición como una serie de pasos lineales. Consideramos que los procesos/estrategias de
redacción son interactivos y recursivos (reflejo de la tendencia de un escritor a interrumpir
momentáneamente el avance hacia delante para retroceder y volver a trabajar secciones de
un texto escrito antes). Al igual que al adquirir conocimientos, las estrategias metacognitivas y
de motivación vinculadas con las variables de la tarea, persona, estrategia y entorno son
factores clave en la composición. Veremos la redacción como una actividad de resolución de
problemas que está llena de objetivos, se produce a lo largo del tiempo –más que en lecciones
separadas- y es socialmente construida (el resultado de pedir y recibir retroalimentación de
pares y docentes). Para redactar las estrategias son las siguientes:
1. Acceder al conocimiento
a) Buscar ideas para tópicos posibles.
b) Identificar al público
c) Recordar planes, modelos y otras guías para redactar, como la gramática o las
estructuras textuales de cuentos conocidos.
2. Planificar
a) Recoger la información necesaria recordando información importante y/o
investigando.
b) Organizar categorizando, delineando, generando nuevas ideas basadas en relaciones e
imaginado cómo se integrará la información.
c) Plantear metas de proceso y sustanciales tales como determinar el modelo de
organización que se usará y los puntos principales que se cumplirán.
3. Hacer un borrador
a) Centrarse inicialmente en captar ideas de manera general.
b) Mantener al público en mente.
4. Revisar
a) Evaluar y retrabajar durante la redacción y en la conclusión de cada borrador.
b) Solicitar la opinión de los demás, que alienta el refinamiento de los procesos de

20
pensamiento.
c) Revisar basándose en la autoevaluación o las reacciones de los demás y organizar,
aclarar y elaborar.
A medida que los alumnos que escriben avanzan por los cuatro pasos mencionados,
monitorean su avance, así como toman decisiones respecto de cuándo pasar de un paso a
otro.
Estrategias metacognitivas

Por lo general en la bibliografía sobre estrategias, como en la práctica concreta, hay tres
estrategias recomendadas para la fase de preparatoria de procesamiento de la información
(en el cual se plantean las metas y se hacen los planes): examinar, acceder al conocimiento
previo y formular hipótesis / predecir / plantear objetivos. Las listas de estrategias “centrales”
compiladas por especialistas en ciencia cognitiva y educadores (discutidas en el capítulo 2)
rara vez incluyen los procesos metacognitivos que preparan a los alumnos para tener control
de las variables de tarea, persona, estrategia y ambiente (véase capítulo 7), precisamente la
preparación que tan a menudo se señalan y enseñan, si alguna se enseña, son aquellas
vinculadas con el “cómo” procesar información, las estrategias para alcanzar el sentido y
recordarlo y las de producción de conocimiento. Lo que falta en tales casos es el criterio, la
motivación, la conciencia y el control relativo al “cómo hacerlo”.
Este énfasis parcial también fue característico del currículo de Benchmark. Recién estamos
adquiriendo conciencia de que hemos tendido a enseñar concienzudamente las estrategias
enumeradas antes en este capítulo, mientras que hacíamos todo el trabajo metacognitivo por
los alumnos, y luego nos preguntábamos por qué ellos no se hacían cargo. Demasiado a
menudo hemos analizado tareas para los alumnos y les hemos dicho los resultados de nuestro
análisis y lo que deberían hacer para enfrentar la tarea. Exponer este proceso sería
recomendable; sin embargo, decir y exponer un modelo no es lo mismo. Más aún, les hemos
dicho a los alumnos qué características personales tienen que modificar para tener éxito e
incluso cómo nos gustaría que modificaran las características. La prognosis para la
implementación, sin embargo, no es buena cuando los alumnos no son parte de la decisión
acerca de qué modificar características personales improductivas, y cómo. También hicimos
sugerencias acerca de factores ambientales, tales como estudiar en un lugar silencioso o
escribir tareas en un cuaderno de tareas, mientras que el papel del alumno era, muy a
menudo, pasivo. Y, finalmente, hemos “recomendado” las estrategias que queremos que usen
para cada tarea, en lugar de guiarlos para que seleccionen y orquesten las estrategias
adecuadas.
Nuestra resolución es ser más concienzudos a la hora de enseñar a los alumnos a ser
conscientes y a dominar las variables de tarea, persona, estrategia y ambiente. Este énfasis se
refleja en la lista de estrategias presentadas continuación, la mayoría de las cuales son
metacognitivas.
Estrategias para dominar variables de tarea

1. Analizar la tarea

21
a) Identificar la tarea. Establecer una meta: preguntarse qué se espera lograr aprender
realizando la tarea. Preguntarse con qué nivel / calidad de desempeño se sentirá
satisfecho.
Determinar cuánto tiempo requerirá la tarea.
Determinar los materiales que harán falta.
Decidir si la tarea es una sola o comprende subtarea
b) Expresar la comprensión de la tarea. Hablándose a sí mismo (escribir con las propias
palabras o dictárselas a alguien), decirse qué comprensión se tiene de la tarea.
c) Chequear la propia comprensión de la tarea discutiéndola con otros.
d) Activar / acceder a conocimientos previos. Si hay material que leer, examinarlo para
advertir el núcleo fundamental del contenido, los modelos de organización, las ayudas
gráficas. Buscar ideas sobre el tópico para evaluar la adecuación de los conocimientos
y si son necesarios o no las estrategias compensatorias (por ejemplo, leer un libro más
fácil para tener antecedentes de conocimiento o discutir el tópico con los padres).
e) Determinar si el nivel de lectura de los materiales es adecuado o si son necesarias
estrategias compensatorias.
f) Determinar criterios de éxito.
g) Organizar, categorizar, delinear o representar gráficamente ideas del propio
conocimiento previo.
2. Diseñar estrategias adecuadas vinculadas a la lectura
a) Escribir o dictarle a alguien los pasos que serán necesarios para cumplir la tarea.
b) Diseñar un programa para completar la tarea.
c) Escribir o dictarle a alguien una lista de materiales necesarios.
d) Usar estrategias compensatorias, si es necesarios.
o Pedirle a alguien que grabe una cinta con el material que hay que leer.
o Pedirle a alguien que lea la tarea en voz alta.
o Sacar y leer un libro de la biblioteca sobre el tópico de la tarea y que esté escrito
en un nivel accesible.
o Pedir ver un vídeo, un fragmento de película o una película entera vinculada
al tópico.
o Escuchar una cinta grabada sobre el tópico.
o Arreglar una discusión sobre el tema con alguien que tenga más
conocimientos que uno.
Estrategias para dominar variables personales

1. Analizar variables personales como creencias, actitudes, motivación, características para el

22
éxito en la escuela, etcétera
a) Buscar creencias sobre el valor de la tarea.
b) Evaluar factores clave de éxito. Por ejemplo: ¿Estoy motivado para desempañarme
bien en esta tarea? ¿Tengo una buena actitud ante la tarea? ¿Me siento
entusiasmado, tengo curiosidad o alguna forma de interés en la tarea? ¿Qué variables
de estilo personal pueden impedir el éxito?
c) Considerar si son necesarias estrategias compensatorias para revisar las creencias,
actitudes, motivación y rasgos personales negativos para el éxito, etcétera.
2. Seleccionar estrategias personales adecuadas
a) Determinar cómo hacer que esta tarea sea útil para aprender algo más después.
b) Usar estrategias compensatorias para dominar las creencias, actitudes, motivaciones
negativas, y aquellos rasgos personales que impiden el éxito.
c) Encontrar algo bueno sobre la tarea para que sea más agradable su cumplimiento.
d) Planeas una recompensa para uno mismo cuando la tarea (o cada subtarea) esté
cumplida.
e) Plantear hipótesis, preguntar y hacer predicciones para centrar el interés.
f) Seleccionar por lo menos un rasgo personal tendiente al éxito que uno desea
elaborar.
g) Confeccionar una tarea con las propias metas y mantener un registro de cuán a
menudo uno demuestra ese rasgo personal.
h) Hablarse a sí mismo como lo haría un entrenador que enseñara a utilizar ese rasgo
personal.
i) Recompensarse por usar dicho rasgo personal.
Dominio de variables de estrategias

1. Evaluar estrategias posibles para adquirir sentido y recordarlo


a) Buscar estrategias que facilitarían el cumplimiento de la tarea.
b) Evaluar la comprensión de cómo poner en práctica las estrategias para determinar si
es necesaria o no una estrategia compensatoria.
2. Seleccionar estrategias adecuadas para adquirir sentido y recordarlo y comprometerse a
dominarlas
a) Enumerar, o discutir con alguien, estrategias de sentido y de rememoración
necesarias para cumplir la tarea con éxito. Pedir a un compañero de clase, docente o
progenitor que explique cómo poner en práctica las estrategias necesarias cuya
implementación se desconoce.
b) Encontrar una forma alternativa de hacer la tarea.

23
c) Hacer la tarea con un compañero.
Estrategias para dominar variables ambientales

1. Analizar factores ambientales


a) Determinar si se tienen todos los materiales necesarios y si hace falta una estrategia
compensatoria.
b) Determinar si una tarea puede ser completada en la escuela en el lapso para tareas
generalmente acordado y si es necesario o no una estrategia compensatoria.
c) Evaluar el entorno físico para completar la tarea, con el fin de determinar la necesidad
de estrategias compensatorias.
3. Seleccionar estrategias adecuadas en relación con el entorno
a) Elaborar y usar una lista de control de los materiales necesarios para trabajar con la
tarea en el hogar, también confeccionar y usar una lista de control de los materiales
que deben ser devueltos a la escuela.
b) Usar materiales alternativos sobre el mismo tópico.
c) Llamar a un compañero para que nos dé una explicación sobre el material.
d) Pedir materiales prestados.
e) Llegar a la escuela temprano y usar materiales antes del horario escolar.
f) Hacer un programa y controlar el avance.
g) Usar tiempo antes y después de la escuela, así como recreos, para la tarea.
h) Separar tiempo del fin de semana.
i) Preguntar la docente si se puede ir a un lugar más tranquilo para trabajar.
j) Hablar con nuestros padres para que nos provean de una mesa o escritorio.
k) Encontrar un lugar tranquilo en el hogar donde trabajar.
Frente a una cantidad enorme de estrategias cognitivas y metacognitivas, un docente bien
puede preguntar: “¿Por dónde empiezo? ¿Hay un gráfico de alcance y secuencia? ¿Qué
estrategias son adecuadas para los alumnos de mi curso? No tenemos respuestas claras, ni
prolijas determinaciones entre estrategias para los años primarios y estrategias para los
posteriores. En muchos casos, la cuestión no es tanto en qué año o nivel de complejidad es
adecuada una estrategia para un determinado grupo de alumnos.
En general, cómo se verá en las secciones siguientes, a los alumnos de Benchmark se los
introduce en las estrategias básicas de lectura para construir sentido y componer, así como a
estrategias que los ayudan a dominar las variables que afectarán su aprendizaje. Nuestros
alumnos no superan estrategias ni pasan a otras completamente nuevas, simplemente
aprenden nuevas facetas de estrategias básicas, aprenden a poner en práctica estrategias en
un nivel más avanzado, con el fin de enfrentar las demandas de tareas y situaciones más
complejas y se vuelven más adeptos a orquestar una variedad de estrategias a la vez en el

24
cumplimiento de una tarea.
Cada docente revisa, refuerza y refina las estrategias que sus alumnos traen a clase. Cuando se
enseña una nueva estrategia, se “engancha” cuidadosamente con estrategias que los alumnos
aprendieron y usaron antes. El docente y los alumnos discuten en qué sentido es similar a
estrategias anteriormente aprendidas y en qué sentido ha sido o puede ser útil en otros
contextos. Así, la enseñanza ideal en estrategias puede ser descrita de la mejor forma como
permanente, sin pasos o estadios separados. Esperamos que la siguiente descripción de la
progresión en la enseñanza de estrategias de Benchmark ofrezca a los docentes algunos
parámetros básicos para engastar la enseñanza de estrategias en el currículo escolar.
3. Clasificación y uso de técnicas grupales
Arceo Díaz Barriga y Gerardo Hernández Rojas, Estrategias para un aprendizaje
significativo, editorial McGraw Hill, México 1998.

3.1 La motivación y las técnicas individuales y grupales

La motivación escolar y sus efectos en el aprendizaje


En este apartado se revisarán algunos aspectos relacionados con el significado de la
motivación escolar, la cual constituye uno de los factores psicoeducativos que más influyen en
el aprendizaje. Dada la imposibilidad de un tratamiento exhaustivo del tema, fueron
seleccionados elementos conceptuales, resultados de investigación y principios de enseñanza
que se consideraron de utilidad para una explicación e intervención en el contexto del aula.
El término motivación se deriva del verbo latino movere, que significa “moverse”, “poner en
movimiento” o “estar listo para la acción”. Según Woolfolk (1990, p.326), “la motivación se
define usualmente como algo que energiza y dirige la conducta”. De esta manera, un motivo
es un elemento de conciencia que entra en la determinación de un acto volitivo; es lo que
induce a una persona a llevar a la práctica una acción. Puede afirmarse, en consecuencia, que
en el plano pedagógico motivación significa proporcionar motivos, es decir, estimular la
voluntad de aprender.
El papel del docente en el ámbito de la motivación se centrará en inducir motivos en sus
alumnos en lo que respecta a sus aprendizaje y comportamientos para aplicarlos de manera
voluntaria a los trabajos de clase, dando significado a las tares escolares y proveyéndolas de
un fin determinado, de manera tal que los alumnos desarrollen un verdadero gusto por la
actividad escolar y comprendan su utilidad personal y social.
La motivación escolar no es una técnica o método de enseñanza particular, sino un factor
cognitivo-afectivo presente en todo acto de aprendizaje y en todo procedimiento pedagógico,
ya sea de manera explícita o implícita. El manejo de la motivación en el aula supone que el
docente y sus estudiantes comprendan que existe interdependencia entre los siguientes
factores: a) las características y demandas de la tarea o actividad escolar, b) las metas o
propósitos que se establecen para tal actividad, y c) el fin que se busca con su realización.
Por lo anterior puede decirse que son tres los propósitos perseguidos mediante el manejo de

25
la motivación escolar:
1. Despertar el interés en el alumno y dirigir su atención
2. Estimular el deseo de aprender que conduce al esfuerzo
3. Dirigir estos intereses y esfuerzos hacia el logro de fines apropiados y la realización de
propósitos definidos.
El papel de la motivación en el logro del aprendizaje significativo se relaciona con la necesidad
de inducir en el alumno el interés y esfuerzo necesarios, y es labor del profesor ofrecer la
dirección y guía pertinentes en cada situación
La motivación condiciona la forma de pensar del alumno y con ello el tipo de aprendizaje
resultante. Por eso es que Alonso Tapia (1991, p.11) afirma que querer aprender y saber
pensar son las “condiciones personales básicas que permiten la adquisición de nuevos
conocimientos y la aplicación de lo aprendido de forma efectiva cuando se necesita”.
De manera ideal se esperaría que la atención que la atención, el esfuerzo y el pensamiento de
los alumnos estuviera guiado por el deseo de comprender, elaborar e integrar
significativamente la información, pero un profesor experimentado sabe que esto no siempre,
ni exclusivamente, es así. En gran medida, la orientación de los alumnos está determinada por
su temor a reprobar o por la búsqueda de una aceptación personal. En realidad, la motivación
para el aprendizaje es un fenómeno muy complejo, condicionado por aspectos como los
siguientes:
La posibilidad real que el alumno tenga de conseguir las metas que se propone y la perspectiva
asumida al estudiar.
♦ Que el alumno sepa cómo actuar, qué proceso de aprendizaje seguir (cómo pensar) para
afrontar con éxito las tareas y problemas que se le presentan.
♦ Los conocimientos e ideas previas que el alumno posee de los contenidos curriculares por
aprender, de su significado y utilidad, así como de las estrategias que debe emplear.
♦ El contexto que define la situación misma de enseñanza, en particular los mensajes que
recibe el alumno por parte del profesor y sus compañeros, la organización de la actividad
escolar y las formas de evaluación del aprendizaje.
♦ Los comportamientos y valores que el profesor modela en los alumnos, los cuales pueden
facilitar o inhibir el interés de éstos por el aprendizaje.
♦ El empleo de una serie de principios motivacionales que el docente puede utilizar en el
diseño y conducción del proceso de enseñanza.
Mitos alrededor de la motivación escolar
- La motivación escolar es un proceso exclusivamente endógeno, intrapersonal, donde
intervienen poco los factores interpersonales.
- La disposición favorable para el aprendizaje es inherente a la personalidad del alumno y
está determinada por su ambiente familiar o contexto socioeconómico de procedencia.

26
- La motivación escolar es un proceso básicamente afectivo (“me gusta” o “no me
- gusta” estudiar).
- La motivación es un proceso que se origina al inicio de una actividad o tarea de aprendizaje
(una especie de interruptor de luz que una vez encendido permanece así hasta el final).
- Para motivar a los alumnos sólo se requiere trabajar alguna dinámica o juego
grupal que sea atractivo para ellos.
- Los buenos alumnos están motivados para el aprendizaje por sí mismo; los malos
estudiantes, por las recompensas externas que pueden obtener.
- Los profesores no son responsables de la motivación de sus alumnos.
El contexto de aprendizaje depende en gran medida de las acciones del profesor; “él es
quien decide qué información presentar, cuándo y cómo hacerlo; qué objetivos
proponer; qué actividades planificar; qué mensajes dar a los alumnos, antes, durante y
después de las diferentes tares; cómo organizar las actividades – de forma individual,
cooperativa o competitiva-; qué y cómo evaluar; cómo comunicar a los alumnos los
resultados de las evaluaciones; qué uso hacer de la información recogida” (Alonso
Tapia, 1991, p.12). es por esto que el docente ejerce una influencia decisiva, ya sea
consciente o inconscientemente, en lo que los alumnos quieran saber y sepan pensar.
La motivación escolar se encuentra ligada de manera estrecha al ambiente de
aprendizaje imperante en el aula (sus propiedades, procesos, estructuras y clima).
Resaltaríamos en especial el denominado clima del aula, que se relaciona con la
atmósfera o ethos 1de aquélla (Arends, 1994). Desde esta perspectiva, la interacción
entre las necesidades individuales y las condiciones socioambientales del salón son
factores clave para la explicación de la motivación para el aprendizaje.
Metas y procesos motivacionales en los alumnos
Es de vital importancia para el docente conocer las metas que persiguen sus alumnos cuando
están en clase. Tradicionalmente la motivación se ha dividido en dos clases: motivación
intrínseca y motivación extrínseca. La motivación intrínseca se centra en la tarea misma y en la
satisfacción personal que representa enfrentarla con éxito. La motivación extrínseca, por su
parte, dependa más bien de lo que digan o hagan los demás respecto a la actuación del
alumno, o de lo que éste obtenga como consecuencia tangible de su aprendizaje. Lo cierto es
que en el comportamiento de los alumnos se amalgaman ambos tipos de motivación. Además,
es perfectamente válido que el docente intervenga en ambas, estableciendo por supuesto un
punto de equilibrio.
Puede afirmarse que dentro de los motivos principales que animan a los alumnos a estudiar
están el conseguir aprender, alcanzar el éxito evitar el fracaso, ser valorado y obtener
recompensas. Tales aspectos se discuten a continuación.
Uno de los propósitos centrales de la formación que reciben los niños y jóvenes en las
instituciones escolares es desarrollar el gusto y el hábito del estudio independiente, y en este
sentido se espera que la motivación de alumnos ser centre en lo placentero que resulta
adquirir conocimientos válidos que les permitan explicar y actuar en el mundo en que viven.

27
Desde este punto de vista, la motivación intrínseca se verá privilegiada, y será lo más deseable
que el alumno se vea absorbido por la naturaleza de la tarea, haga intentos de la tarea, haga
intentos por incrementar su propia competencia, y actúe con autonomía y no obligado.
Asimismo, y en relación con la autovaloración que hace de su desempeño, se espera que el
alumno experimente la llamada motivación de logro u orgullo que sigue al éxito, en vez del
miedo al fracaso, por lo cual se reconoce con amplitud que las experiencias de vergüenza y
humillación obstaculizan de manera considerable el aprendizaje.
No obstante, la motivación extrínseca también desempeña un papel central, y
desafortunadamente, en no pocas ocasiones, constituye la fuente principal de motivos para
aprender. Es claro que los alumnos, en particular los más pequeños, buscan experimentar la
aprobación de los adultos y evitar su rechazo, y esto condiciona su interés por el estudio,
mientras que los adolescentes es más evidente la búsqueda de la aprobación de los iguales.
Metas de la actividad escolar
Por otra parte, las metas relacionadas con la obtención de recompensas externas,
como lograr premios o bien evitar la pérdida de objetos y privilegios, actúan
determinando el esfuerzo selectivo que el alumno imprime en su trabajo.
Las metas señaladas no son necesariamente excluyentes; lo que puede ser objeto de
preocupación es que los alumnos sólo consideren el valor “instrumental” de la
realización de una tarea o actividad de aprendizaje, sin tomar en cuenta lo que en sí
misma les pueda aportar.
Es importante precisar que uno de los supuestos centrales de los enfoques cognitivistas
de la motivación es que las personas no sólo responden a situaciones externas o
condiciones físicas, también lo hacen a sus percepciones de tales situaciones. De esta
forma, las teorías de la atribución (ver Weineri) describen de qué manera las
representaciones, justificaciones y excusas de los individuos influyen en su motivación,
explicando así los resultados, en particular los éxitos y los fracasos (Woolfolk 1990).
Aunque es imposible establecer tipologías puras sobre los alumnos
preponderantemente motivados por uno u otro tipo de metas (ya se admitió que por lo
general coexisten y varían incluso de una situación a otra), Dweck y Elliot (1983),
consideran que los alumnos que afrontan la realización de una tarea teniendo como
meta central el aprendizaje, son diferentes de los sujetos a quienes preocupa de
manera fundamental quedar bien y/o evitar el fracaso.
Estos investigadores han propuesto que la meta que se sigue depende en gran medida
de la concepción que se tenga de la inteligencia. Se ha visto que los alumnos cuya meta
es conseguir aprender, conciben a la inteligencia como un repertorio de conocimientos
y habilidades que es posible incrementar mediante el esfuerzo; por otro lado, aquellos
preocupados por las consecuencias y la aceptación de los demás, consideran a la
inteligencia como algo estático, y si el individuo se esfuerza y fracasa, la conclusión
sobre su autoestima es muy negativa. En el siguiente cuadro se esquematiza las
diferencias que proponen estos autores: Dweck y Elliot.

28
Cabe aclarar que los educadores con frecuencia consideran que la motivación para el
aprendizaje es una especie de interruptor que se “enciende” al inicio de la actividad de
aprendizaje, y que una vez activada (gracias al empleo de una dinámica de grupo, un
acertijo o una serie de preguntas inductoras, continúa automáticamente encendida
hasta el final.
Desde la perspectiva constructivista que aquí se asume, se piensa, en contraposición a
la creencia anterior, que la motivación no se activa de manera automática ni es
privativa del inicio de la actividad o tarea, sino que abarca todo el episodio de
enseñanza-aprendizaje, y que el alumno así como el docente deben realizar
deliberadamente ciertas acciones, antes, durante y al final para que persista o se
incremente una disposición favorable para el estudio.
En consecuencia, el manejo de la motivación para el aprendizaje debe estar presente y
de manera integrada en todos los elementos que definen el diseño y operación de la
enseñanza. Esta idea se sintetiza en el siguiente postulado de enseñanza:
Postulado de enseñanza básico para promover la motivación
Es indispensable conscientizar y manejar las variables que definen el contexto de la
actividad del alumno:
En el caso de los adolescentes, se ha encontrado que perciben al estudio como una
actividad instrumental cuyo valor estriba en la medida en que sea percibido como relevante
o no para la consecución de metas que están implicadas con valores distintos del logro o el
aprendizaje; es decir, por lo general su motivación es externa.
Ahora bien, no queda claro como antecedente o consecuencia de lo anterior, los docentes
realizan un manejo motivacional centrado casi exclusivamente en la administración de
recompensas y castigos externos para manejar a los estudiantes. No obstante, se ha
demostrado que tales factores motivacionales son efectivos en la medida en que están
presentes, pero al desaparecer, su efecto no se mantiene. Es por ello que, aun cuando no se
descarte por completo el empleo de recompensas y sanciones, la promoción del
comportamiento intrínsecamente motivado será más estable y formativa.
Son dos las condiciones que debe darse para que se produzca en un individuo la motivación
intrínseca hacia la realización de una tarea (de Charms, 1984):
Que la realización de la tarea sea ocasión para percibir o experimentar que se es
competente que se dé la experiencia de autonomía; que el sujeto sienta que ejerce control
sobre su entorno y su propia conducta.
Lo anterior significa, por un lado, y en referencia al manejo del entorno, que las opciones de
acción y el número de alternativas para el alumno sean lo más numerosas posibles. Por el
otro, implica que el alumno necesita tomar conciencia de sus propias motivaciones y ser
sensible a la autonomía de los demás; al mismo tiempo debe comprender el significado de
la satisfacción interna del aprendizaje y qué puede hacer para incrementar su autonomía.
Para motivar intrínsecamente a los alumnos, hay que lograr:
 Que den más valor al hecho de aprender que al de tener éxito o fracaso

29
 Que consideren a la inteligencia y a las habilidades de estudio como algo modificable, y
no como inmutables.
 Que centren más su atención en la experiencia de aprender que en las recompensas
externas.
 Facilitar su autonomía y control a través de mostrar la relevancia y significatividad de
las tareas.
Creemos conveniente hacer una breve mención de dos problemas motivacionales y afectivos
que presentan frecuentemente los alumnos, y que pueden atribuirse en gran medida a las
condiciones poco favorables en el aula y al uso incorrecto de la dimensión afectiva por parte
del docente y la institución escolar (Alonso Tapia, ob. Cit.).
Al principio de estos problemas se le ha denominado indefensión, y aparece claramente como
un patrón de comportamiento establecido a partir de los 11 o 12 años de edad: los
estudiantes atribuyen el éxito escolar a causas externas, variables y fuera de su control (como
la suerte o el profesor: “le caigo mal y por eso me preguntó lo que precisamente no sabía”,
“pasar ese examen es cosa de suerte y atinarle”. Al mismo tiempo, atribuyen el fracaso escolar
a causas internas, estables y no controlables (como serían la habilidad personal, el esfuerzo, la
fatiga, etcétera: “no tengo cabeza para las matemáticas, a mi no se me dan”). Dweck y Leggett
(1988), realizaron una serie de investigaciones en donde encontraron que los alumnos que
manifiestan el siguiente patrón de indefensión:
1. Reportan autocogniciones negativas, y dicen espontáneamente que su inteligencia, su
memoria o su capacidad de resolver problemas son deficientes.
2. Expresan un pronunciado afecto negativo, en la forma de una aversión a la tarea
escolar, aburrimiento o ansiedad.
3. Se involucran en verbalizaciones irrelevantes a la tarea y dejan de concentrar sus
esfuerzos en ésta.
4. A medida que incrementan las ocasiones o número de ensayos en que han fallado,
aparecen un decrecimiento en su actuación académica.
Un segundo problema lo constituye la desesperanza aprendida, que ya se puede identificar en
niños de 8 o 9 años de edad. En este casa, las conductas de los alumnos se orientan
principalmente a evitar el fracaso escolar, en pocas palabras, la desesperanza aprendida es
una sensación experimentada por los alumnos de que no importa lo que hagan ya que están
condenados al fracaso (Woolfolk 1990). Se ha observado que a medida que los niños crecen
las manifestaciones de derrotismo escolar aumentan; hacen muy poco esfuerzo en la
realización de las tareas y su participación espontánea o voluntaria en clase es muy escasa.
Además, parece que al llegar a la adolescencia, estos comportamientos se acentúan.
Los alumnos que manifiestan patrones de indefensión y desesperanza, tienden a ver sus
propias dificultades como fracasos indicativos de su escasa habilidad y como insuperables.
Ambos problemas inciden en una disminución de la autoestima hacía las capacidades
personales de estudio del alumno; por desgracia, las condiciones motivacionales imperantes
en las escuelas, centradas en el castigo, los reforzamientos externos, la descalificación
personal y la interpretación inadecuada

30
de los errores, tienden a reforzarlos. Ampliando la información anterior, se ha encontrado que
los adolescentes realizan una valoración más negativa de la escuela que la realizada por niños
de menor edad, y cobran relevancia especial las metas relacionadas con la autovaloración a la
par que aumenta la importancia de la aprobación de los compañeros.
En este texto hemos sostenido la conveniencia de que el alumno tome conciencia de la
importancia de las tareas de aprendizaje que va a realizar y que se le ofrezca
retroalimentación sobre su ejecución. No obstante, parece que al darle relevancia al valor de
ejecución de una meta –pero el alumno se percibe a sí mismo como poco habilidosos- la
retroalimentación que recibe por sus errores lo conducen a atribuciones a sus carencias, y
muestra reacciones afectivas negativas y abandona todo esfuerzo por superar dichos errores
(Elliot y Dweck, 1988). Así, es evidente que no basta con la aplicación irrestricta de algunos
principios educativos en el aula, si ésta no viene acompañada de un conocimiento de las
características y necesidades especiales que plantean los diferentes alumnos en el contexto de
una clase concreta.

31
Cambios evolutivos en la motivación de los estudiantes:
A medida que aumenta la edad,
1. Cambia el comportamiento:
♦ Aumentan las manifestaciones derrotistas
♦ Se incrementa la frecuencia de conductas tendientes a la evitación del fracaso
2. Se producen cambios cognitivos:
♦ Cambia la concepción de la habilidad y el esfuerzo
♦ Cambia la percepción de la dificultad de la tarea
♦ Cambia la percepción del valor de éxitos y fracasos en función de la dificultad
3. Se modifican los valores y las metas que predominan:
♦ Los alumnos más pequeños valoran la clase más como un entorno social que como un
entorno académico
♦ En la adolescencia cobra especial importancia la autovaloración, lo que hace que
predomine más la búsqueda de autoestima que la del aprendizaje per se.
♦ En la adolescencia, la mayor orientación de las mujeres hacia las relaciones personales
influye con frecuencia en una valoración de los logros escolares deferente a la de los
varones.

4. Cambian las causa a las que se atribuyen los éxitos y fracasos:


♦ Se diferencian claramente los fracasos a características propias percibidas como no
modificables ni controlables (por ejemplo, la falta de capacidad) de los que consideran
que un fracaso nunca es insuperable.

5. Se modifica el grado en que las expectativas se apoyan en una base realista:


♦ Se estima que esto ocurre a partir de los 8 años de edad, siendo antes excepcionalmente
elevadas.
Fuente: Alonso Tapia (1992, p16).
anejo docente de la motivación escolar: mensajes, principios de enseñanza y estrategias.
Los cambios motivacionales en los alumnos suelen estar asociados a los mensajes que les
transmite el profesor a través de sus actuaciones y de la información que les da sobre su
desempeño. Estos mensajes pueden centrarse en los resultados así como en el proceso de
aprendizaje. En el siguiente cuadro se esquematizan los cambios más relevantes (Alonso, 1991
y 1992: Alonso y Montero, 1990).

32
Sobre resultados:
• Valoración/descalificación personal o social: “Eres la
más lista de este grupo” “Qué tonto, no entiendes
nada”
“Con alumnos de este nivel social y cultural, es imposible lograr lo mínimo”
• Carácter simbólico (calificaciones, vales, respuestas no verbales): “Sacaste
10 en el examen”
“Tu trabajo merece la calificación de MB”
• Carácter objetivo de la ejecución:
“Resolviste correctamente siete de los diez problemas de física”
“Aplicaste la fórmula incorrecta y el resultado esta mal”
• Carácter normativo:
“Este mes sacaste el tercer lugar en la clase”
“Este alumno es casi siempre de los tres primeros en computación”
Sobre procesos:
• Información sobre solución de las dificultades del alumno:
“Así no vas a resolver esta ecuación; en vez de elevar al cuadrado, tienes que elevar
esta cifra al cubo”
• Información con pistas para pensar:
“En vez de intentar traducir del inglés cada una de las palabras del texto al pie de la
letra ¿por qué no intentas inferir su significado a partir del contexto de la lectura?”
La motivación de los alumnos y los mensajes que les ofrecen los docentes, manifiestan un
carácter evolutivo. Se ha podido comprobar que a medida que los estudiantes crecen, se dan
cambios sistemáticos en la frecuencia con que reciben la información de uno u otro tipo y en
el grado en que la asimilan. El refuerzo social predomina como evaluación en la educación
preescolar y los primeros años de la escuela primaria, mientras que la información de carácter
simbólico se incrementa a partir del segundo o tercer grado. La interpretación que el alumno
puede hacer de la información objetiva sobre su ejecución se relaciona con su desarrollo
intelectual (se requiere razonar sobre proporciones), y es más significativa a partir de los 12 o
13 años de edad. La información normativa implica la comparación y competencia del alumno
con los demás, y se acentúa a partir de los once años de edad.
La información relativa a los procesos que sigue el alumno en su aprendizaje, sería la más
deseable desde la perspectiva asumida en este texto; en particular la que provee de pistas
para pensar, ya que permite al docente realizar un ajuste óptimo de la ayuda pedagógica
requerida por el estudiante, a la vez que fomenta el desarrollo de sus habilidades de
aprendizaje y metas cognitivas.
El manejo deliberado de la motivación en el aula encaja en el campo del as denominadas

33
estrategias de apoyo, las cuales permiten al aprendiz mantener un estado propicio para el
aprendizaje. Las estrategias de apoyo pueden optimizar la concentración, reducir la ansiedad
ante situaciones de aprendizaje y evaluación, dirigir la atención, y organizar las actividades y
tiempo de estudio (Dansereau, 1985: Weinstein y Underwood, 1985). A diferencia de las
estrategias de aprendizaje, mediante las cuales los alumnos operan directamente sobre los
contenidos curriculares (ver sección de estrategias de enseñanza aprendizaje), las estrategias
de apoyo ejercen un impacto indirecto sobre la información que se va a aprender, y su papel
es mejorar el nivel de funcionamiento cognitivo del alumno, habilitando una disposición
afectiva favorable. Existe una serie de factores de enseñanza y principios motivacionales
específicos que permiten el manejo del clima afectivo y motivacional del aula, los cuales se
presenten en el siguiente cuadro:
• La forma de presentar y estructurar la tarea.
• La forma de organizar la actividad en el contexto de la clase.
• Los mensajes que ofrece el docente antes, durante y después de la tarea.
• El modelado de valores y estrategias, así como de las formas de pensar y actuar al
enfrentarse a las tareas.
• La forma que adoptara le evaluación del alumno.
Según Alonso Tapia (1991), de los cinco factores antes mencionados se desprende un
conjunto de principios para la organización motivacional de la enseñanza, que pueden ser
manejados convenientemente por el profesor, de la siguiente manera:
Principios motivacionales y enseñanza
En relación con la forma de presentar y estructurar la tarea:
1. Activar la curiosidad e interés del alumno en el contenido del tema a tratar o la tarea a
realizar.
Para ello pueden utilizarse estrategias como las siguientes:
• Presentar información nueva, sorprendente, incongruente con los conocimientos
previos del alumno.
• Plantear o suscitar problemas que deba resolver el alumno.
• Variar los elementos de la tares para mantener la atención
2. Mostrar la relevancia del contenido o la tarea para el alumno Como
estrategias se sugieren:
• Relacionar el contenido de la tarea, usando lenguaje y ejemplos familiares al sujeto,
con sus experiencias, conocimientos previos y valores.
• Mostrar la meta para la que puede ser relevante lo que se presenta como contenido de
la tarea, de ser posible mediante ejemplos.
En relación con la forma de realizar la actividad en el contexto de la clase:
3. Organizar la actividad en grupos cooperativos; la evaluación individual dependerá de los

34
resultados grupales.
4. Dar el máximo de opciones posibles de actuación para facilitar la percepción de
autonomía.
5. Orientar la atención de los alumnos hacia la tarea:
• Antes: hacia el proceso de solución más que al resultado.
• Durante: hacia la búsqueda y comprobación de posibles medios para superar las
dificultades
• Después: informar sobre lo correcto o incorrecto del resultado.
6. Promover de manera explícita la adquisición de los siguientes aprendizajes:
• La concepción de la inteligencia como modificable.
• Atribución de resultados a causas percibidas como internas, modificables y controlables.
• Toma de conciencia de factores motivacionales personales.
En relación con el modelado que el profesor puede hacer de la forma de afrontar las tareas y
valorar los resultados:
7. Ejemplificar los comportamientos y valores que se tratan de transmitir en los mensajes.
8. Organizar las evaluaciones a lo largo del curso, de forma que:
• Los alumnos las consideren como una ocasión para aprender.
Se evite, en la medida de lo posible, la comparación de unos con otros y se acentúe la propia
comparación para maximizar la constatación de los avances.
Estrategias sugeridas
• Diseñar las evaluaciones de forma tal que no sólo nos permitan saber el nivel de
conocimientos del alumno, sino, en caso de mal desempeño en la prueba, las razones del
fracaso.
• Evitar en la medida de lo posible dar sólo calificaciones –información cuantitativa-,
ofreciendo información cualitativa referente a lo que el alumno necesita corregir o
aprender.
• En la medida de lo posible, acompañar la comunicación de los resultados con los mensajes
pertinentes para optimizar la confianza del alumno en sus posibilidades.
• En cualquier caso, no dar públicamente la información sobre la evaluación
(confidencialidad de la evaluación personal).
En definitiva, los principios y estrategias anteriores deberán ser analizados por el docente en
función del contexto particular de su clase, y serán aplicados a criterio en cada caso particular.
Cuando a los profesores se les pide que describan las estrategias que usualmente emplean
para motivar a sus alumnos, se encuentra que su experiencia es bastante consistente con los
conceptos

35
y principios explicados en este capítulo, particularmente en la que toca a la motivación
intrínseca. Al menos eso es lo que piensa Brophy (1998), que hace un recuento de algunas
investigaciones sobre este aspecto. Dos de ellas nos parecen muy ilustrativas para el profesor
de educación media superior.
En un trabajo de Hoostein (1955, citado por Brophy), se pedía a profesores de historia del
nivel secundaria que en listaran las estrategias que empleaban para motivar a sus alumnos.
Las diez estrategias que se mencionaron son más frecuencia fueron.
1. Trabajar con simulaciones históricas (dramatizaciones, role playing) en las que los
estudiantes representan personajes históricos.
2. Organizar proyectos que se traducen en la creación de productos concretos.
3. Realizar juegos con los estudiantes, como una manera de revisar material contenido en las
pruebas.
4. Relacionar la historia con eventos actuales o con la vida de los alumnos.
5. Solicitar a los alumnos que lean novedades históricas.
6. Formular preguntas que provoquen reflexión.
7. Invitar como conferencista a personas de la comunidad.
8. Proyectar videos y películas históricas.
9. Organizar actividades de aprendizaje cooperativo.
10. Proporcionar experiencias de participación activa y manipulativas (hands on activities).
También se obtuvieron respuestas de los estudiantes: se les mostraron las estrategias que en
listaron sus profesores y se les pidió que seleccionaran aquellas que los motivaran más. Las
dos estrategias que mencionaron más los estudiantes fueron, en ese orden: el juego de roles
con personajes históricos y la participación en grupos de discusión con sus compañeros.
También tuvieron frecuencias altas los intentos del profesor para hacer que la materia fuera
interesante, como por ejemplo, relacionar el contenido con sus vivencias e intereses, el
“inyectar humor a la clase” mediante anécdotas, chistes o historias. En opinión del autor, en
este estudio los alumnos evidenciaron que incluso llegaban a disfrutar formas de aprendizaje
consideradas como pasivas (v. gr., exposiciones, demostraciones), a condición de que el
profesor hiciera interesante el material.
Otro trabajo que arroja luz al tema de la motivación escolar, es el de Zahorik (1996, citado por
Brophy), donde se pidió a profesores de educación elemental y secundaria que escribieran una
serie de ensayos sobre los aspectos que despertaban más interés en sus alumnos por el
aprendizaje. Agruparon las respuestas en ocho categorías, que cualitativamente coinciden, de
manera global, con las del estudio anterior, aunque hay variaciones importantes en la
jerarquía. Algunas de las categorías, con ejemplos de actividades posibles, son las siguientes:
• Actividades de participación activa y manipulativas: empleo de juegos diversos,
simuladores, dramatización; realización de proyectos (v.gr., germinar semillas y cultivar
plantas en Ciencias Naturales o inventar comerciales en la clase de Español); resolver

36
problemas o acertijos significativos (v. gr., determinar cuánta azúcar hay en una goma de
mascar).
• Personalizar el contenido: vincular el contenido con experiencias y conocimientos de los
alumnos (v. gr., iniciar una unidad temática sobre “Imperialismo en Latinoamérica” con
una discusión acerca de los efectos de la propaganda comercial de las firmas
norteamericanas en las costumbres y estilos de vida de los adolescentes mexicanos);
permitir que los alumnos intervengan en la planeación del curso o en la generación y/o
selección de los contenidos a trabajar.
• Estrategias para fomentar la confianza de los alumnos: encaminadas a mostrar respeto a
la integridad, esfuerzo e inteligencia de los estudiantes. Por ejemplo, la comparación de
ideas mediante el dialogo o debate, la toma de decisiones, o el despliegue de su
creatividad personal.
• Realización de tareas grupales: enfocadas a la realización de trabajos cooperativos en
pequeños grupos (véase capítulo siguiente de este libro).
• Las categorías restantes incluyeron emplear materiales de aprendizaje variados, el
entusiasmo del profesor, la realización de tareas prácticas que involucran a los alumnos
en tareas que tuvieron alguna utilidad fuera de la escuela o que permitiera elaborar un
producto útil, y finalmente, la realización de actividades variadas.
Todo lo anterior corrobora la estrecha relación entre el aprendizaje significativo y la
motivación que hemos planteado desde el inicio de esta obra. Los autores revisados muestran
que la clave del trabajo motivacional en el aula reside en la habilidad del profesor de poner en
contacto a los estudiantes con ideas potentes que permitan vincular estructuras de contenido,
clarificar las principales metas de enseñanza y proporcionar las bases de aplicaciones
auténticas.
Para terminar, insistimos en que la motivación es un proceso a la vez personal y social: el
alumno actúa como elemento integrante de un grupo. Ya se dijo lo importante que es
mantener un clima emocional positivo en el grupo, de interactuar con el docente y los
compañeros involucrados en la consecución de metas afines. Esto nos conduce, naturalmente,
a discutir el problema del aprendizaje cooperativo: los estudiantes creen que sus metas de
aprendizaje son alcanzables si otros también las alcanzan.
3.2 Técnicas individuales y grupales

Técnicas centradas a la tarea


Las técnicas se dividen en: técnicas centradas en el profesor y técnicas centradas en el
alumno. Las técnicas de trabajo grupal se dividen, también, en dos: técnicas centradas en la
tarea y técnicas centradas en el grupo.

37
Técnicas de enseñanza-aprendizaje orientadas al trabajo grupal:

1. Centradas en la tarea 2. Centradas en el grupo


• Esquema básico de todo trabajo Se proporciona un ejemplo entre paréntesis
grupal: preparación individual, cada una de ellas)
fuera del aula Trabajo en equipos • Presentaciones y rompimiento de
o grupos pequeños hielo (Presentaciones
• Sesiones plenarias progresivas)
• Debate • Comunicación (Comunicación en
uno y dos sentidos).
• Panel
• Trabajo en equipo (Cuadrados de
• Simposio
Babéelas).*
• Mesa redonda
• Análisis de problemas (Mipps y
• Rejilla *
Wors).*
• Representantes *
• Toma de decisiones (la NASA).*
• Grupo de verbalización – grupo
• Manejo de conflictos (Destrucción
de observación
del mundo).
• Concordar – discordar*
• Integración afectiva
• Jerarquización*
(Sociograma).
• Philips 6-6
• Valores e ideología (las Islas).*
• Corrillos o Grupos de discusión* • Liderazgos grupales (los

38
• Estudio de casos*
Caballos).*
• Incidente crítico*
• Espíritu de colaboración (Bolsa
• Tres teorías
de valores).
• Seminario de investigación
• Construcción de esquemas
• En general, todas las técnicas de
conceptuales (Concordar –
trabajo individual centradas en el
discordar).*
alumno pueden servir de base
• Técnicas para mejorar el estudio
para hacer trabajo y discusión
en equipo.
grupal
• Sociodramas o juego de papeles.

Las técnicas para el trabajo grupal son instrumentos, herramientas, y como tales, cada
una tiene sus propios objetivos y es útil para un fin específico. Las técnicas no son una
panacea, no sirven para todo.
El coordinador debe señalar la técnica más adecuada en función de los criterios
establecidos para cada grupo.
2. Es de vital importancia tener siempre en cuenta los objetivos implícitos de cada técnica.
El mismo objetivo explícito puede lograrse de diversas maneras, a través de diferentes
técnicas. La selección de una u otra técnica debe estar orientada, sobre todo, por los
objetivos implícitos que se pretende lograr, en los que se encierran los aspectos
formativos del proceso de enseñanza aprendizaje.
3. Las técnicas no son sagradas ni intocables. Como instrumentos que son, se les pueden
hacer modificaciones y adaptaciones que el coordinador considere necesarias para el
logro de los objetivos. También es posible crear nuevas técnicas mediante la combinación
de dos o tres existentes. De aquí la importancia de terminar cada técnica con una

39
evaluación grupal de la que el coordinador podrá extraer orientaciones útiles para
modificarlas, de ser necesario, en ulteriores ocasiones.
4. Para que una técnica sea efectiva, debe cumplir con las siguientes condiciones básicas.
• Seleccionar la técnica más adecuada para el objetivo que se pretende
• Aplicarla en el momento preciso, no antes ni después
• Aplicarla correctamente
Cuando una técnica no alcanza los objetivos planeados, es porque faltó alguna de estas
condiciones. No es que las técnicas no sirvan, sino que no se supieron aplicar, no se llevaron a
cabo en el momento adecuado o no se seleccionó la técnica apropiada.
Algunos ejemplos se presentan a continuación. También puede consultar la
bibliografía con respecto a Edith Chehaybar.
3.3 Técnicas didácticas.
Fajardo Sánchez Evangelina L., Apuntes para el curso: Técnicas didácticas y manejo de grupo,
México 2001.
Las técnicas didácticas generan la participación activa, transfieren lo aprendido al escenario
real de trabajo, refuerzan comportamientos, motivan al participante, propician su disposición
al cambio y promueven la aplicación en el área de trabajo.
Métodos verbales

Técnicas Como se utilizan


Parte de la selección de un equipo, conformado
Panel por personas capacitadas en el tema en cuestión,
posteriormente un coordinador o moderador va
formulando preguntas en forma secuencial
generando así un diálogo o conversación ante el
grupo.
Asamblea Es una reunión para informar abiertamente a un
público sobre determinado tema, aceptando
sugerencias e intervenciones de los oyentes.
Conferencia Tanto el instructor como los participantes pueden
Interactiva presentar verbalmente cada uno de los temas ante
el grupo de trabajo o bien el instructor expone un
tema determinado, y al mismo tiempo permite la

40
aportación de las ideas del grupo.
Discusión Reunión de un grupo de personas para
intercambiar ideas y llegar a una conclusión sobre
un asunto que se quiere estudiar.
Simposio Consiste en que varias personas informan a un
auditorio acerca de los distintos aspectos de un
mismo problema.
Mesa redonda Discusión ante un auditorio entre un pequeño
grupo de personas presididas por un moderador,
en donde cada participante expone diferentes
hechos y sus puntos de vista y actitud acerca de
un tema específico.
Foro Técnica participativa donde el grupo discute
informalmente un tema, hecho o problema,
conducido por un coordinador (instructor).
Conferencia Exposición del tema ante un grupo, realizado por el
instructor, permite obtener información, opiniones y
conocimientos sobre el mismo. Desarrollando
capacidades y habilidades del capacitando:
análisis, síntesis y juicio crítico.
Entrevista O Un experto es interrogado por un miembro del
Consulta pública grupo ante el auditorio y sobre un tema prefijado.
Lluvia de ideas Permite la libre presentación del tema los
integrantes del grupo, exponen libre y
espontáneamente sus ideas con el propósito de
encontrar nuevas soluciones o mejorar las
existentes. Se busca la producción de gran
cantidad de datos, opiniones, soluciones, puntos
de vista sobre el mismo asunto (el grupo debe
conocer el tema con anticipación). Técnica grupal
dirigida hacia las áreas afectivas y comitivas.

41
Lectura comentada El instructor conduce al grupo hacia la lectura y
análisis de un documento para lograr su
comprensión propiciando la emisión de opiniones y
comentarios por parte de los participantes. Esta
técnica es dirigida hacia el área cognoscitiva y
afectiva.
Expositiva Exposición de un tema, hecho por un experto ante
un grupo, puede ser usada para lograr objetivos
relacionados con el aprendizaje de exposiciones
de cualquier tema, con introducción motivante y
conclusiones contundentes.
Lección El instructor presenta un tema ante un grupo de
participantes. El método consiste de introducción,
sensibilización, consolidación, síntesis y
regulación. Se relaciona lo que se ha aprendido
con lo anteriormente adquirido. Se aplica
resolución de problemas.
Dialogos Los integrantes del equipo dialogan por parejas.
Simultaneos Sirve para que el grupo discuta un tema o
problemas que surja en el momento.
Phillips 66 Consiste en dividir al grupo de enseñanza en
corrillos o subgrupos de 6 participantes cada uno,
para que durante 6 minutos discutan y obtengan
conclusiones acerca de un asunto o problema, con
base en las conclusiones obtenidas por cada
corrillo el grupo total obtiene conclusiones finales.
Técnica grupal dirigida hacia las áreas
cognoscitivas y afectivas.
Corrillos Consiste en dividir al grupo de participantes en
pequeños grupos de 4 a 6 integrantes cada uno,
su afán es revisar y debatir información en torno a

42
un problema o decisión a tomar, llegando a
conclusiones válidas. Esta técnica es dirigida hacia
las áreas cognoscitivas y afectivas.

43
Métodos de demostración

Técnicas Cómo se utilizan


Demostrativa Explicación ilustrada que permite enseñar cómo se
ejecuta una operación, cómo se desarrolla una
habilidad, cómo funciona un aparato o cómo se
realiza una tarea.
Acuario Se emplea para captar a un mismo tiempo varios
aspectos de un tema, su objetivo es interesar al
grupo en el trabajo que realiza el equipo, a través
de una dinámica de observadores en el papel de
“peces” y “tiburones”.
Trabajo de grupo Se forma con un número reducido de participantes
la enseñanza basada en el trabajo de grupo puede
efectuarse según diferentes enfoques, la
naturaleza de los objetivos, un procedimiento
adecuado para objetivos cognoscitivos.

Grupos “t” Se define como un grupo relativamente


inestructurado, en el cual los individuos participan
para aprender. El aprendizaje está enfocado al
mismo individuo, a los demás participantes, a las
relaciones interpersonales, a los procesos de
grupo y a los sistemas sociales mayores
(integración de grupo).
Taller El instructor plantea un problema, por lo general
correspondiente al ambiente real de trabajo, en
donde los participantes deben aplicar los
contenidos del evento para su solución.

44
Métodos de acción

Técnicas Cómo se utilizan


Estudio de casos Permite introducir al participante a situaciones
cercanas a aquellas que caracterizan su vida
profesional. La posibilidad de tratar en grupo
situaciones complejas lleva al participante a
desarrollar experiencias.
Consiste en el análisis de una serie de hechos
susceptibles de presentarse en la vida real.
Se sugiere tener previamente el caso
(reproducción escrita) que se va a analizar y el
instructor forma equipos, presenta los casos a
tratar, propiciar la discusión en un ambiente
favorable, ayuda a los participantes a descubrir por
sí mismos las ideas más significativas. La
discusión se suspende cuando los grupos alcanzan
la solución a través de las vivencias en el proceso
de solución de problemas conforme al objetivo
propuesto. Finalmente se retoman las conclusiones
pertinentes procurando lograr el consenso grupal.
Se sugiere indicar una lectura en silencio del caso
antes de iniciar la discusión, sugiriendo el
subrayado de los puntos clave.
Estudio dirigido Consiste en una serie de procedimientos que
llevan al participante a estudiar un tema siguiendo
una guía con la orientación del instructor.
Comisión Permite aportar el mayor número de datos posibles
sobre un tema previsto cuyas fuentes de
información no están al alcance del grupo, por lo
que se elige un equipo para desempeñar la
investigación documental.
45
Fabricando flores Esta es una actividad artesanal y tiene como
propósito que los participantes aprendan a trabajar
en equipos y que conozcan el proceso que se
requiere para la elaboración en serie de un
producto determinado y realicen éste con calidad.
Para llevar a cabo dicha actividad el instructor
deberá de formar equipos dependiendo del número
de participantes y haciendo hincapié en que es
conveniente que al interior de cada equipo se
divida el trabajo de tal manera que cada integrante
desarrolle una tarea. Al finalizar la actividad, el
instructor pedirá al grupo que, como equipo,
evalúen el trabajo que realizaron tomando en
cuenta los siguientes aspectos: organización del
trabajo, actitudes que ayudaron e impidieron la
realización de la tarea, calidad del producto
(referente a los atributos), responsabilidad ante el
rol desempeñado, aprendizajes que se obtuvieron
finalmente.
Canción de ronda El instructor solicita a los participantes se
acomoden en círculo con las sillas. Posteriormente
se da la indicación de que van a ir pasando un
lápiz conforme van cantando una canción (acitrón,
acitrón de un fandango, sango, sango de
barendela con su trique trique tran, etc.) de una
persona a otra, al terminar la canción se detienen y
la persona que se quede con el lápiz pierde. Se
repite tres veces la canción (entre cada repetición
se va variando ya sea en forma rápida o lenta) y
entre cada canción se analiza la forma en como se
comportan haciendo resaltar las actitudes del
grupo en relación a la calidad y su organización en
46
el trabajo.
Jornadas Serie de reuniones concebidas para impartir
instrucciones e información específica en sectores
particulares de trabajo, generalmente se
programan para ser realizadas en varios días, un
objetivo importante es el de identificar, analizar o
resolver problemas.
Sociodramas Esta técnica se usa para presentar situaciones
problemáticas, ideas contrapuestas, actuaciones
contradictorias, para después suscitar la discusión
y la profundización del tema.
Dramatizaciones Representación más o menos improvisadas por un
grupo de personas, de una determinada situación
en el campo de las relaciones humanas, se utiliza
para proporcionar datos inmediatos sobre
situaciones de Interés para todo el grupo.
Role-playing La finalidad de esta técnica es representar una
situación de la vida real, con personas que
encarnan un personaje típico.
Collage El instructor forma equipos (5) por tema, da
indicaciones que cada equipo representará un
collage del tema seleccionado previamente,
haciendo recortes de revistas o periódicos y
pegándolos en hojas de rota folio o cartulina.
Posteriormente pasan a exponer con comentarios
relacionados al tema.
Dulces El instructor forma equipos de 4 ó 5 integrantes y
se le da la indicación de desenvolver los dulces y
posteriormente a una indicación tienen que
envolver los dulces en determinado tiempo. Donde
analizan el proceso administrativo (planear,
organizar, dirigir, evaluar y controlar). Nuevamente
47
se le da tiempo y vuelven a hacer el mismo
proceso para volver a analizar el proceso
administrativo, esto mismo se repite dos veces
más y finalmente se concluye.
Esta técnica es vivencial y se sugiere para el
análisis del proceso.

Comercial El instructor forma 4 ó 5 equipos, a cada uno le da


un tema o les pide que piensen en algún tema, le
da las siguientes instrucciones: van a diseñar y
personificar un comercial con la finalidad de vender
un producto.

Manejo de grupo

Técnicas Como se utilizan


Presentación El encuentro entre los participantes de un evento y
el instructor marcan el inicio de una relación grupal.
El primer contacto físico lo constituye la
presentación, aun cuando las personas del grupo
se conozcan, esto ayudará al instructor para el
desarrollo de las sesiones y lograr entre los
participantes un acercamiento agradable entre
ellos.
Rompe - hielo El instructor deberá establecer un sentimiento de
mutua confianza y comprensión, disminuyendo así
la tensión del grupo, esto es rompiendo el hielo.
Parejas de animales El instructor detalla la técnica: primeramente en
tarjetas con nombres de animales que se reparten
a los participantes en donde se deberá imitar a un
animal. Todos los participantes forman un círculo
en el centro del salón, el instructor indica que
48
imitaran el sonido del animal que les tocó en la
tarjeta. Inicia imitando a los animales,
desplazándose hasta encontrar a su pareja.
Posteriormente las parejas se preguntan sus datos
(nombre, escolaridad, puesto de trabajo, familia,
pasatiempos, pareja ideal, entre otros).
Posteriormente cada pareja presenta a su
compañero (a).
Canasta revuelta En esta etapa se busca acercar más a la gente,
para favorecer la comunicación y la integración.
Todos los participantes se forman en círculo con
sus respectivas sillas y piensan en el nombre de un
fruto. El instructor se coloca al centro de pie. En el
momento que el instructor señale a una persona y
dice ¡piña! Ésta deberá responder el nombre del
compañero de su derecha con el nombre de la
fruta. Si le dice: ¡naranja! U otro fruto DEBE decir
el nombre de la persona de la izquierda con el
nombre del fruto. Si se equivocó o tarda más de
tres segundos en responder pasa al centro y el
instructor ocupa su puesto.
En el momento que se diga ¡canasta revuelta!
Todos deberán cambiar de asiento, el que esta en
el centro deberá aprovechar para ocupar un
asiento y dejar otro participante en el centro.
Esta técnica se sugiere para que los participantes
refuercen el conocimiento de los nombres. En un
curso no es apropiada para la iniciación de una
presentación.
Conejo y conejeras El instructor pide a los participantes que se
trasladen a un espacio amplio (al centro del salón o
al patio según el lugar).
49
Las instrucciones son: dos personas agarradas de
las manos forman las conejeras y una persona se
coloca en medio de estas dos personas, es el
conejo. Cuando se diga ¡conejeras! Las dos
personas corren a atrapar a un conejo sin soltarse,
el conejo no se mueve. Cuando se diga ¡conejos!,
éstos corren a otra conejera. Para esto las
conejeras no se mueven de su lugar, finalmente
cuando se diga ¡cacería!, los conejos y las
conejeras se sueltan para formar otras conejeras.
Y el conejo que quede sin conejera es el que inicia
nuevamente.
Esta técnica energiza y se sugiere para la
integración del grupo y para activarlo.
Las olas El instructor da la indicación que consiste en lo
Siguiente: los participantes se trasladan al centro
Del salón y preparan un círculo de sillas, se sientan
Y se sujetan de los brazos sin soltarse. Enseguida
Se dice la indicación, ejemplo: una ola a la derecha
Y dos a la izquierda. El grupo debe seguir la
Instrucción sin soltarse y así la indicación irá
Variando hasta que alguno de los integrantes se
Suelte; éste será el que pierda y tendrá que dar la
Instrucción.
Esta técnica energiza y se sugiere que no dure
Más de diez minutos y tiene el propósito de activar
A los integrantes del grupo para lo que siga.
El baño El instructor indica a los participantes del grupo
(Relajación) Que se trasladen a un espacio amplio (al centro del
Salón o patio, según el lugar). Posteriormente
Forma parejas y les indica que van a bañar a su
Pareja con respeto y que estará dando la espalda,
50
Al que primero inicia. Se inicia por la cabeza, los
Hombros y la espalda, posteriormente secan a su
Pareja con una toalla (situación imaginaria) y la
Pareja que fue bañada, ahora baña al participante
Que lo baño.
Esta técnica se sugiere para cuando se han
Saturado de información o cuando la situación del
Evento ya a sido muy cansada.
Mar Adentro MAR El instructor da la indicación que consiste en que
Afuera Los participantes formen un círculo y
Posteriormente el instructor explica que cuando se
Diga ¡mar adentro!, van a saltar o dar un paso
Hacia adentro, cuando se diga ¡mar afuera!, saltan
O dan un paso hacia afuera y así se repite
Combinándolas en forma repetida hasta que vayan
Saliendo los participantes y que queden uno o dos.
Al final se les comenta que le den aplauso al
Ganador.
Esta técnica se sugiere para cuando se han
Saturado de información o cuando la situación del
Evento ya a sido muy cansada.
Números El instructor forma 10 equipos de dos participantes,
selecciona un equipo que se formará como juez,
después, coloca a los equipos en un extremo del
salón, posteriormente menciona un número y los
equipos corren al otro extremo y forman el número
que se dijo y así varias veces.
Esta técnica se sugiere para después del receso
para activar al grupo.
Juego de pelota El instructor forma 2 equipos. Los equipos se
forman frente a frente e intentan meter gol.
Posteriormente cambian de posiciones. (ver
51
bibliografía)
Las lanchas El instructor forma 3 equipos de 7 y uno de 6
participantes, posteriormente da la indicación (ver
bibliografía)
Cuadro de números El instructor explica a los participantes lo siguiente:
(ver bibliografía)
Escultura El instructor forma equipos de 4 o 5 integrantes,
reparte y da indicación de realizar una escultura o
figura en un tiempo aproximado de 30 minutos.
Posteriormente cada equipo hace la presentación
de la escultura y se concluye identificando los
males de cada equipo.
Esta técnica tiene el propósito de identificar el
liderazgo y sus características y como influye en
los demás participantes del grupo o equipo.
Lider eficaz Esta técnica se sugiere para identificar cada rol de
un equipo de trabajo. (ver bibliografía)
Dibujo El instructor selecciona a un participante del grupo
y le pide que describa un dibujo por líneas o
dibujos (no puede decir que dibujo es), los demás
integrantes no pueden hacer preguntas.
Posteriormente se les dan indicaciones, pero ya
pueden hacer preguntas.
El instructor entrega por equipo la hoja de
instrucciones.
(ver bibliografía)

Bibliografía

Cirigliano, Gustavo F.J. y Villaverde, Aníbal, Dinámica de grupos y educación, Editorial


Humanitas, Buenos Aires Argentina 1966.
Chehaybar y Kuri, Edith, Técnicas para el aprendizaje grupal, Editorial Centro de Estudios
sobre la Universidad, UNAM y Plaza y Valdés editores, México 2001.

52
Díaz Barriga Arceo, Frida y Hernández Rojas, Gerardo, Estrategias docentes para un
aprendizaje significativo, Editorial McGrawHill, México 1998.
Gaskins, Irene y Tborne, Elliot, Cómo enseñar estrategias cognitivas en la escuela, editorial
Piados Educador, Argentina 1999, Págs. 97-109
Martínez Medrano, J. Carlos, Curso de formación de instructores, Consultor –
FACILITADOR AICO- Julio, 2001.
Reza Trocino, J. Carlos, El ABC del instructor, editorial Panorama, México 1994.
Reza Trocino, J. Carlos, Curso de formación de instructores hábiles, Editorial Panorama,
México, 1997.
Zarzar Charur, Carlos, Habilidades básicas para la docencia, Editorial Patria, México 1999.

53