Informe Primavera 2010

Presentación. La situación del proceso hacia la paz. Algunas ideas aportadas. El análisis de situación del proceso hacia la paz. Recomendaciones y compromisos de Lokarri para impulsar un nuevo proceso de paz.

2 4 9 10 12

Presentación

El 23 de julio de 2009 Lokarri, Red ciudadana por el acuerdo y la consulta, presentó el informe de situación del proceso de paz correspondiente a primavera de dicho año. Así, se retomó el trabajo del Observatorio Social del proceso de paz. Esta iniciativa tenía como objetivo crear un espacio de participación ciudadana donde todas las personas interesadas pudieran expresar de manera libre y constructiva su opinión sobre la paz y la convivencia y aportar nuevas ideas y propuestas que contribuyesen a dar pasos decididos que facilitasen el camino para garantizar el respeto a los Derechos Humanos y resolver las diferencias de manera pacífica y democrática. Durante este último año Lokarri ha difundido cinco cuestionarios en los que se preguntaba sobre la situación del proceso hacia la paz. El resultado de este trabajo ha sido la publicación de cuatro informes, cinco si se tiene en cuenta éste correspondiente a primavera de 2010. Han sido cerca de 5.000 las respuestas recibidas a los cuestionarios. Cada uno de los informes se ha elaborado teniendo en cuenta las aportaciones recibidas. Su valor no reside en ser una encuesta de carácter científico sino en representar un ejercicio de análisis y propuestas nacido de la puesta en común de las opiniones de miles de personas. Es más, las personas que han respondido a los cuestionarios han aportado más de 11.500 ideas concretas que han completado el análisis de situación. Además de los cuestionarios difundidos, otra herramienta clave en el Observatorio Social del proceso de paz han sido los Observatorios Locales. Los trece grupos de diálogo y escucha dinamizados por las personas que colaboran en las actividades de Lokarri, en los que participan 120 personas, han trabajado sobre distintos temas específicos y claves para el avance de la paz y la convivencia. Concretamente, han sido tres los temas tratados: víctimas y reconciliación, el debate en Ezker Abertzalea y las propuestas para el desbloqueo y los contenidos de un eventual final dialogado de la violencia. Los resultados de la experiencia de participación ciudadana que representa el Observatorio Social del proceso de paz se pueden analizar desde varias perspectivas: - Socialmente, se ha consolidado un espacio de participación abierto a toda la ciudadanía, donde cualquier persona interesada en dar su opinión sobre la paz y la convivencia tiene la oportunidad de que su voz sea escuchada y transmitida. - Comunicativamente, el Observatorio Social del proceso de paz se ha consolidado como un referente para conocer cuál es la percepción respecto al objetivo de la paz de los sectores sociales más implicados e interesados en este tema. - A nivel de partidos e instituciones, todos ellos han recibido puntualmente los informes de análisis de la situación y las recomendaciones elaboradas por Lokarri. Así, el Observatorio Social del proceso de paz se ha convertido en una iniciativa generadora de ideas y propuestas concretas con capacidad de aportar a la creación de las condiciones que hagan posible la paz y la mejora de la convivencia.

2

- Internamente, el trabajo del Observatorio Social ha sido muy enriquecedor para Lokarri. Ha permitido conocer mejor la opinión de las personas que se identifican o están interesadas en el trabajo de esta red ciudadana. Así, Lokarri ha podido definir más adecuadamente sus objetivos en cada momento concreto. Además, la lectura y análisis de todas las propuestas recibidas ha facilitado que se generen nuevas ideas para que Lokarri pueda desarrollar mejor su actividad. Basta un ejemplo para demostrar el valor del Observatorio Social del proceso de paz. Un repaso a los informes publicados ofrece una perspectiva inmejorable sobre cómo ha cambiado la situación durante estos doce meses. Esta idea se analiza en este informe de primavera de 2010. Lo que en primavera de 2009 era una coyuntura difícil que pasó a ser de deterioro en verano, desde otoño comenzaron a aparecer nuevas oportunidades que permiten comprobar que en estos momentos haya una reactivación de la esperanza social. Lokarri quiere agradecer la participación de todas las personas que han aportado sus ideas a este Observatorio Social. Un año después consideramos que, en gran parte, se han cumplido los objetivos de esta iniciativa de participación ciudadana por la paz. En cualquier caso, esperamos que todas ellas hayan encontrado en el Observatorio un lugar en el que se escucha y se tiene en cuenta la opinión de todas y todos.

El informe de primavera de 2010
En esta ocasión la base para elaborar el informe del Observatorio Social del proceso de paz ha sido el cuestionario difundido durante el mes de junio que ha sido respondido por 1057 personas. No se han celebrado reuniones de los Observatorios Locales ya que la red de colaboradores de Lokarri ha estado centrada en la campaña de difusión y búsqueda de adhesiones a la Declaración de Bruselas. Este informe tiene tres apartados: 1- La situación del proceso hacia la paz. Análisis de los resultados ofrecidos por el cuestionario 2- El análisis de situación del proceso hacia la paz. 3- Recomendaciones y compromisos de Lokarri para impulsar un nuevo proceso de paz Este informe será difundido publicamente por Lokarri. Así mismo, será remitido a partidos políticos, instituciones y agentes sociales para que conozcan de primera mano la valoración que las personas que han participado hacen sobre la situación actual del proceso de paz y las acciones que se proponen para aprovechar las oportunidades abiertas.

3

La situación del proceso hacia la paz.
Análisis de los resultados ofrecidos por el cuestionario.

1. ¿Cuál es tu opinión sobre la situación del proceso hacia la paz?
Por primera vez desde que Lokarri dinamiza este Observatorio Social la valoración media de la situación del proceso hacia la paz es regular. Si hace un año la nota media se quedaba en un 3,5 en esta ocasión sube al 5. La progresión ha sido ascendente cada trimestre. Desglosando los resultados obtenidos cabe citar que el 63% de las personas participantes considera que la situación actual merece una puntuación de 5 o más, mientras que el porcentaje de personas que han valorado la situación del proceso hacia la paz como mala/muy mala (puntuación de 1 a 4) ha sido del 37%. En el Informe de invierno, este último porcentaje era del 43%. El dato que ha experimentado una mayor subida es el referido la valoración de buena/muy buena (puntuación de 7 a 10), llegando en esta ocasión al 22%. La progresión en este aspecto es clara: hace un año se situaba en un 4%, y en el último informe el porcentaje ascendía al 12%. Entre las personas que consideran que se están dando algunos pasos hacia la paz o que piensan que existen motivos para la esperanza, la mayoría destaca como avance de este trimestre los movimientos positivos de Ezker Abertzalea hacia una posible desvinculación total de ETA, aunque preocupa la falta de respuesta de ETA al emplazamiento realizado en la Declaración de Bruselas. Otros motivos destacados para mantener cierta ilusión son la nueva estrategia de colaboración entre Eusko Alkartasuna y Ezker Abertzalea, las declaraciones de Jesús Eguiguren respecto a un nuevo proceso de paz, o la ausencia de atentados de ETA desde agosto del pasado año. Por contra, los motivos de las personas que mantienen una valoración negativa (puntuación de 1 a 4) son: el impasse que se está produciendo desde hace meses donde no se aprecian movimientos significativos, la desconfianza recíproca entre los principales actores políticos, la falta de voluntad real de diálogo que vaya más allá de los meros gestos o la negativa y el bloqueo del gobierno español ante los movimientos de Ezker Abertzalea.

2. ¿Hay más posibilidades ahora que hace un año para conseguir la paz?
Hay un mayor optimismo en lo concerniente a este aspecto. Los datos que arrojaba el Informe de primavera de 2009 situaban en un 21% las personas que consideraban que había más posibilidades para conseguir la paz, mientras que este porcentaje se triplica en esta ocasión, llegando al 66%. Por el contrario, un 24% niega que haya ahora más oportunidades que hace un año (62% en primavera de 2009, 37% en invierno). El porcentaje de personas que no saben o no contestan asciende al 10%. Tres son los ejes sobre los que giran las razones expuestas por las personas que consideran que hay más posibilidades ahora que hace un año para conseguir la paz. El motivo principal es el nuevo cauce abierto en Ezker Abertzalea desde la aprobación del documento "Zutik Euskal Herria" y su compromiso con las vías exclusivamente políticas, reforzado por el acuerdo con Eusko Alkartasuna expresado en el documento "Lortu arte". Muchas de las aportaciones recogidas apuntan también que esta nueva estrategia dificulta que ETA pueda seguir justificando el

4

uso de la violencia. Otros motivos, que vuelven a repetirse como en anteriores informes, son el hecho de que ETA no haya cometido atentados prácticamente en un año y el movimiento internacional de apoyo reflejado en la Declaración de Bruselas. Entre las razones esgrimidas para justificar que hay menos posibilidades ahora que hace un año para conseguir la paz destacan el inmovilismo de ETA y del gobierno español ante los movimientos de Ezker Abertzalea. Cabe destacar también el emplazamiento a la cautela que realizan muchas de las personas que han contestado recordando la frustración generada por la ruptura del anterior proceso de paz.

3. ¿Te interesa el tema de la paz y la normalización más o menos que hace un año?
El interés sobre el tema de la paz se mantiene prácticamente invariable. Los resultados son muy parecidos a los obtenidos en el Informe de primavera de 2009: el 71% de las personas participantes afirman sentirse igual de interesados, un 26% están más interesados y sólo un 3% afirman tener menos interés. Este último valor es el que ha ido decreciendo progresivamente de manera más clara (9% en primavera de 2009, 6% en verano y 3% en otoño).

4. Señala los que, a tu juicio, son los principales problemas para alcanzar la paz.
Se repite la tendencia de señalar como principales problemas la ausencia de diálogo (69%) y la violencia de ETA (56%). Es destacable que, respecto a este último problema, el porcentaje de personas que lo indican como el más importante ha descendido notablemente desde primavera de 2009, cuando un 72% lo señaló como tal. También se repite y aumenta en porcentaje el tercer problema: las ilegalizaciones (47%, frente al 30% del informe de primavera de 2009). Le siguen la dispersión de los presos (15%) y las torturas (10%), quedando el problema de las amenazas a cargos públicos en último lugar con un 7% de respuestas. Por último, los siguientes obstáculos vienen dados en la opción ‘Otros’ con un 17%: los intereses partidistas, la falta de voluntad de los partidos y de ETA, la no gestión del conflicto identitario, la ausencia de líderes, el encarcelamiento de miembros de Ezker Abertzalea y la falta de confianza o empatía entre agentes vascos.

5

5. En tu opinión, ¿se dan las condiciones para un nuevo proceso de paz?
En consonancia con el resto de preguntas la valoración positiva ha ido avanzando progresivamente. La mitad de las personas creen que se dan las condiciones para un nuevo proceso de paz, mientras que el 26% no lo ve así. Este dato positivo cobra especial relevancia si lo comparamos con los resultados obtenidos en anteriores informes: el porcentaje de las personas que hasta ahora habían respondido afirmativamente nunca había superado el 35%, siendo en verano de 2009 cuando esta cifra fue más baja, un 24%.

Entre quienes manifiestan que se dan las condiciones para un nuevo proceso de paz se sostiene que el nuevo posicionamiento de Ezker Abertzalea es un claro avance hacia la paz, reforzado por el apoyo internacional reflejado en la Declaración de Bruselas. Otros razonamientos aportados son la ausencia de atentados desde el pasado verano y el descenso gradual del apoyo social a la lucha armada. En cuanto a las razones aportadas entre quienes creen que no se dan las condiciones, se observa una generalizada prudencia justificada por las expectativas rotas en el anterior proceso de paz. El silencio de ETA ante los avances en las vías políticas de Ezker Abertzalea es otra de las razones aportadas, así como la falta de compromiso para el diálogo por parte del Gobierno vasco y central.

6.1 Valora la aportación de los gobiernos al objetivo de la paz y la normalización
Una vez más el peor valorado sigue siendo el gobierno de Navarra, que recibe una nota media de 1,8 y cuya aportación es valorada por el 93% de las personas que han respondido al cuestionario como mala o muy mala. De cerca le siguen el gobierno central y el gobierno vasco con una nota media de 2,19 y 2,47 respectivamente. Es decir, que su labor ha sido valorada como mala o muy mala por el 92% en el caso del gobierno central y por el 87% en el caso del gobierno vasco. Las personas que critican la labor de estos gobiernos piden que dejen de crear obstáculos a la paz y al gobierno vasco en concreto que se atreva a liderar un nuevo proceso de paz.

6

6.2 Valora la aportación de los partidos políticos al objetivo de la paz y la normalización
Lo partidos políticos mejor valorados en cuanto a su aportación al objetivo de la paz y la normalización son Eusko Alkartasuna con una nota media de 6,72, Aralar con 6,47, Ezker Abertzalea con 5,76 y Ezker Batua con 5,65. Cabe destacar el aumento en la valoración positiva (puntuación de 6 a 10) de algunas fuerzas y el descenso de otras. En el primer caso se encuentran Eusko Alkartasuna, que ha pasado de un 53% en primavera de 2009 a un 75% en este informe, convirtiéndose en la fuerza política mejor valorada, y Ezker Abertzalea cuya valoración positiva en el actual informe es de un 53% y cuya valoración negativa ha pasado de un 58% en primavera de 2009 a un 30% en el actual informe. En el segundo caso, descenso de la valoración positiva, se encuentra el PNV, que ha pasado de un 48% en primavera de 2009, al 36% actual. Un 53% considera que su aportación ha sido entre mala y regular (puntuación de 3 a 5) en este último semestre, lo que le da una nota media de 4,95.

Entre las fuerzas peor valoradas, no hay grandes cambios: siguen siéndolo, y con una nota bastante parecida al anterior informe, el PSE-PSN, UPyD y PP con un 2,53, 1,36 y 1,30 respectivamente. Siendo la valoración del gobierno vasco y la del PSE muy similares y pasando el PP a ser el partido político peor valorado. En cuanto a las propuestas para que mejoren su aportación al objetivo de paz y la normalización hay un llamamiento generalizado a que se anteponga el objetivo de la paz a los intereses partidistas y electorales y no pensar tanto en lo que se pierde sino en lo que se gana. Se les pide una apuesta clara por un diálogo sin exclusiones, sin imposiciones, en el que los partidos políticos asuman riesgos y actúen con audacia para facilitar la consecución de la paz.

6.3 Valoración de la actividad de Lokarri
La valoración del trabajo que Lokarri viene realizando ha recibido una nota media de 8,08. Aunque en general se valora su trabajo como bueno o muy bueno (puntuación de 7 a 10) por un 84%, así como necesario y con perspectiva global, se echa en falta una mayor incidencia del mismo. Por último algunas personas proponen, por una parte buscar alianzas con otros grupos, denunciar más el mal trabajo realizado por los partidos políticos y una mayor sensibilidad hacia los cargos electos amenazados por ETA.

7

7. ¿Crees que ETA declarará un alto el fuego en los próximos tres meses?
El 23% de las personas que han respondido al cuestionario considera que ETA declarará un alto el fuego aunque también piensan que una parte de ETA no lo aceptará y que habrá una ruptura. Por otra parte, el 22% piensa que ETA atenderá al llamamiento de la Declaración de Bruselas. En definitiva, casi la mitad de las personas participantes muestran su convencimiento de que habrá un alto el fuego en un plazo corto de tiempo. Entre los que no mantienen esta opinión, el 21% no lo espera para los próximos meses y un 5% responde con un no rotundo al pensar que ETA ha demostrado que no está dispuesta a abandonar la violencia. También es notable que el 19% no sabe o no contesta.

8. Si ETA declara un alto el fuego, ¿crees que el Gobierno responderá adecuadamente?
El 43% de las personas que han respondido al cuestionario creen que el Gobierno no responderá adecuadamente ante una posible declaración de alto el fuego por parte de ETA, al haber declarado que no cambiará su estrategia frente a la violencia. Un 34% considera que el Gobierno sólo responderá adecuadamente si tiene garantías de que se trata de un alto el fuego definitivo, un 7% no sabe o no contesta y tan sólo un 5% considera que el Gobierno sí aprovechará la oportunidad que un posible alto el fuego puede abrir. Por último el 11% ha elegido la opción "otros", en la que se engloban dos opiniones diferentes: quienes opinan que finalmente el Gobierno dará una respuesta adecuada movidos por los posibles réditos electorales que ello pueda suponer y quienes opinan que no lo hará motivado por la presión que ejerce el PP y el miedo a perder votos.

9. Si la oportunidad para la paz se consolida estarías dispuesto a implicarte?
En comparación con el 87% de personas que en el informe de invierno de 2009 estaría dispuesta a implicarse de alguna manera si la oportunidad para la paz se consolidara, en esta ocasión es un 84% el que manifiesta esta opinión. De ese 84%, un 53% estaría dispuesto a movilizarse para que una nueva oportunidad no se frustrara y un 31% quisiera estar al menos informada de lo que ocurra. Un 8% opina que quizá se implicaría, pero tienen claro que la responsabilidad de que salga bien, no es de la sociedad vasca sino de ETA, el Gobierno y los partidos. Un 6% se movilizaría si tuviera claro que ello sirve para algo. Y finalmente un 2% no estaría dispuesto a implicarse ya que consideran que ya han sufrido demasiadas decepciones.

8

Algunas ideas aportadas

Sobre todo darnos cuenta de que momentos así no pueden dejarse pudrir, ¡por favor! Creer en la utopía: poner la paz, en mayúsculas, por encima de toda ideología e intereses ETA debería declarar un alto el fuego Manteniendo cada partido político su identidad y su forma de hacer las cosas, deberían de tender a trabajar estrategias comunes para alcanzar la paz Lokarri es una ventana al exterior, entra luz pero necesitamos aire también, supongo que estais en ello, aunque sean pequeños agujeros al menos no nos asfixiamos Deberían dialogar y llegar a acuerdos en lugar de criminalizar a quienes lo hacen Cuidar a los dolientes de todos los bandos, sin poner el dolor en el centro del diálogo Se está generando un nuevo escenario que no tiene marcha atrás La paz no puede dejar de ser siempre el objetivo número uno

9

El análisis de situación del proceso hacia la paz.

El análisis de las respuestas recibidas al cuestionario difundido para elaborar este informe del Observatorio Social del Proceso de Paz permite hacer tres consideraciones sobre la situación del proceso hacia la paz. La primera de ellas, en perspectiva, comparando la situación actual con la existente en primavera de 2009. La segunda de ellas, relativa a las características que presenta el momento actual. Finalmente, una previsión sobre lo que puede ofrecer el futuro.

Un análisis en perspectiva
La comparativa de los cinco informes publicados desde primavera de 2009 permite observar la evolución notoria que se ha producido durante el último año, desde un escenario difícil hasta un momento de reactivación de la esperanza. En primavera de 2009 el proceso hacia la paz se encontraba en una coyuntura difícil, bloqueado y enquistado. La sociedad mantenía una visión negativa sobre las posibilidades de alcanzar la paz y, en ningún caso, creía que se daban las condiciones para un nuevo proceso. En verano la situación fue a peor. El bloqueo y el enquistamiento se agudizaron y los obstáculos cerraban el camino a las oportunidades. La percepción social era de progresivo deterioro de la situación, debido principalmente a la campaña de atentados de ETA y a la total ausencia de diálogo. En otoño la situación no mejoró sustancialmente, ya que no se dieron avances significativos, pero afloraron elementos novedosos que presagiaban nuevas oportunidades, como el debate en Ezker Abertzalea y la ausencia de atentados de ETA. En invierno de 2010 se reforzó esta impresión. La percepción sobre la situación del proceso hacia la paz era más positiva. Es más, comenzaban a concretarse las condiciones para un nuevo proceso de paz ya que Ezker Abertzalea aceptó los Principios Mitchell y era previsible que ETA declarara un alto el fuego. Ahora bien, también se exigía hechos concretos que alimentasen las oportunidades.

La situación en primavera de 2010
Esta tendencia de progresiva mejora de la situación respecto a las posibilidades de lograr la paz y mejorar la convivencia se confirma una vez analizadas las respuestas recibidas. Esta percepción se asienta fundamentalmente en tres ideas: 10

1- La situación del proceso hacia la paz es regular, una percepción positiva si se tiene en cuenta el deterioro en el que se encontraba hace sólo un año. 2- Lo fundamental es que ahora hay más oportunidades que hace un año para conseguir la paz. Se están consolidando las condiciones que la hagan posible. La apuesta de Ezker Abertzalea por las vías exclusivamente políticas y democráticas, la ausencia de atentados, el soporte internacional que representa la Declaración de Bruselas y los nuevos espacios de colaboración entre diferentes son los principales elementos que sostienen esta impresión. 3- Todo ello contribuye a que ya se den las condiciones para un nuevo proceso de paz. Ahora bien, hay que actuar con prudencia para no generar expectativas que nuevamente se vean frustradas. En este sentido, hay tres espacios en los que son necesarios nuevos avances: 1) el diálogo, ya que aún se mantiene la negativa a dialogar de los gobiernos, 2) el fin de la violencia, puesto que se echa en falta una respuesta de ETA a los llamamientos de la Declaración de Bruselas y de Ezker Abertzalea y 3) la legalización, con el fin de que el diálogo pueda desarrollarse sin exclusiones y de que Ezker Abertzalea pueda participar en condiciones de igualdad en la vida política.

Lo que puede deparar el futuro
La Declaración de Bruselas, suscrita por líderes internacionales y expertos en resolución de conflictos, propone dos pasos para avanzar hacia una paz justa y duradera: una declaración de alto el fuego de ETA permanente y verificable, que sea debidamente respondida por el Gobierno. Se espera que en los próximos meses ETA declare dicho alto el fuego aunque el riesgo de que una parte de ETA no lo acepte es real y se puede producir una ruptura. De todos modos, aún hay muchas dudas sobre cuál puede ser la respuesta de ETA a los llamamientos realizados para que declare un alto el fuego. Hasta ahora, la estrategia y la contribución de los gobiernos implicados es negativa. Están añadiendo nuevos obstáculos y no muestran la capacidad o el interés de liderar un nuevo proceso de paz. Por ello, no está clara cuál puede ser su actitud en el caso de que ETA declare un alto el fuego. Sólo en el caso de que tengan garantías plenas de que se trata de un final definitivo de la violencia se vislumbra una posibilidad de que aporten constructivamente para aprovechar las oportunidades.

11

Recomendaciones y compromisos de Lokarri para impulsar un nuevo proceso de paz.
Las oportunidades se han ido consolidando durante la primavera. Los pasos dados han contribuido a reforzar la confianza social y política en que nos encontramos ante un momento en el que se está consolidando la posibilidad de lograr la paz. Ahora bien, si repasamos las recomendaciones que Lokarri hizo el pasado 3 de abril, en el informe del Observatorio correspondiente a invierno de 2010, se puede comprobar que todavía no se han cumplido. Concretamente, se proponía que ETA y el Gobierno atendieran a los contenidos de la Declaración de Bruselas (una declaración de alto el fuego de ETA que fuera respondida adecuadamente por el Gobierno). Estos dos pasos concretarían la posibilidad de avanzar hacia la paz de manera irreversible. Por ello, una vez analizada la situación del proceso hacia la paz, y atendiendo a las ideas aportadas en las respuestas al cuestionario difundido por el Observatorio Social del Proceso de Paz, Lokarri quiere hacer las siguientes recomendaciones:

1- Declaración de alto el fuego de ETA
Cuando Lokarri presentó las 10.000 adhesiones recogidas a la Declaración de Bruselas indicó que no se puede dilatar mucho más en el tiempo una respuesta al llamamiento de la Declaración de Bruselas para que ETA declare un alto el fuego permanente y verificable. Ahora hay una oportunidad clara para superar el bloqueo y avanzar hacia un proceso resolutivo e irreversible. Si la respuesta se retrasa en exceso, existe la posibilidad de perder esta oportunidad, dejando que se malogre. Lokarri considera que esta declaración debe producirse cuanto antes. En cualquier caso, de no ser efectiva antes del 30 de septiembre, a partir de esa fecha será muy complicado mantener la confianza y la ilusión generada ya que las dudas sobre la posición de ETA aumentarán. Al mismo tiempo, dicho silencio no contribuirá a que Ezker Abertzalea pueda profundizar en su estrategia. Lokarri mantendrá la reivindicación social que pide a ETA una respuesta pronta y positiva a la Declaración de Bruselas. El alto el fuego permanente y verificable es el primer paso para avanzar hacia una paz definitiva y para abrir las puertas a un nuevo tiempo de soluciones.

2- Actitud proactiva y de liderazgo de los Gobiernos
La postura que mantienen los distintos gobiernos (central, vasco y navarro) es obstaculizadora de este momento de soluciones. Su negativa a aceptar los cambios que se están produciendo, especialmente en Ezker Abertzalea supone el mantenimiento de una estrategia que no contribuye a generar las condiciones que hagan posible la paz. Lokarri transmitirá a dichos gobiernos la necesidad de que cambien su estrategia y de que pasen a liderar el camino hacia la paz y la convivencia. En esta tarea Lokarri trabajará con dos hipótesis: 1- en el caso de que ETA declare un alto el fuego permanente y verificable, Lokarri centrará sus esfuerzos en conseguir que los gobiernos den una respuesta adecuada, como propone la propia Declaración de Bruselas, enviándoles un documento en el que se expongan los motivos que justifican su aportación decidida a la paz y movilizando a la sociedad para exigir que hagan todo lo posible para aprovechar la oportunidad. 2- si ETA no declara dicho alto el fuego, Lokarri también remitirá un documento a los gobiernos con una serie de propuestas concretas para que adopten una actitud proactiva

12

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful

Master Your Semester with Scribd & The New York Times

Special offer: Get 4 months of Scribd and The New York Times for just $1.87 per week!

Master Your Semester with a Special Offer from Scribd & The New York Times