Poemas de Maria Fernanda García Allende

Fantasía solitaria
Anoche estuve contigo y me bebí tu cuerpo. Sin que tú lo supieras, probé tus cavidades, recorrí con mi lengua tus pasillos vibraste entre mis brazos, y amé tu libertad. Tus ojos me pedían que no me fuera con mis manos te asía, te sujetaba, el calor de tus labios me envolvía. Ayer me imaginaba tus secretos mientras me deleitaban tus mieles en silencio. -Es el mudo pecado de inventarte sin tu consentimientoTus pechos me exigían que los besara, mis ansias gobernaron tu cintura, tu piel pensada tantas horas es mi piel sin que puedas evitarlo. -No entra tu voluntad en mi deseoTal vez sólo te tenga en noches para ti desconocidas; a lo mejor tu sangre se hace mía con ardientes insomnios donde lucubra mi pasión tu boca. Solitarias ternuras te convocan cuando quizás dormido nunca sepas que en mi recámara se funden nuestras vidas. A deshoras te invoco, desde un rincón me amarro a tu apariencia. Eres fuego secreto de mis inconfesables fantasías. Lujuria silenciosa que acapara mis mares y que siembra esperanzas en mis lunes. - ¿Es la especulación de hacerte mío la que me hace inventar que me deseas?-

Y no es que sea tu piel ni toda tu persona. Por María Fernanda García Allende Twister Un recorrido turístico en tu cuerpo Presentarle mi boca a tu rodilla se conozcan tu nuca y mi antebrazo rocen pues mis pezones tus axilas que visite tu abdomen mi cintura resbalarme despacio por tu espalda conocer tu intemperie calmar mis ansiedades con tus muslos satisfacer tu lengua en mi delirio acallar con mis piernas tu saliva Pisar en esta noche los jardines exóticos de tus oscuros materiales Instalarme en tu sombra tu talón en mis labios mi cuello en tu cadera tus pies entre mi pelo mi sexo en tus tobillos tu codo en mis umbrales mi amor en tu ternura. probablemente sólo sean tus ojos los que me incitan a seguir soñando. aun sin ti. Porque después de ti. . no deseo nada. Conquistar con mi ser el hemisferio izquierdo de tu sonrisa entender tus cavidades saciar tus íntimos sentidos hacer un viaje en tus huellas digitales explorar las cosquillas de tu imperio reírnos del pudor de mis entrañas convocar a tu piel en mis pasillos estallar en tus ojos.

ni enloquece de vértigo inconsciente cuando tú quieres irte -lo séDime ¿cómo es? ¿Por qué se fue quedando en tu misterio? ¿Te es más grata la paz de su vacío? ¿Es ella el desenlace que inventaste en brutales insomnios a mi lado? Yo me pregunto ¿Por qué dos que se amaron nunca sirvieron para darlo todo?.Caminar lentamente por el suave universo de todas tus comisuras Por María Fernanda García Allende ¿Cómo es? Con todo y celos dime: ¿Cómo es? ¿Se parece ella más a tu deseo? ¿Qué hace para darte su ternura? ¿Cómo besan sus sueños a tus ojos? ¿Asemejan sus ansias al manantial buscado en tus mañanas? Se distinguen sus días de mis noches.. -lo sé-. Ella no se tropieza con muebles empolvados.. por María Fernanda García Allende . Ella nunca visita con abismales fuegos tanto infierno.

la noche que no fue. Por María Fernanda García Allende .Equipaje Me lo reclama el beso que no he dado. La mirada evadida. Lo cobra el equipaje que siempre cargo por lo que nunca amé. -O no acudióMe lo exigen los cuerpos a los que renuncié. La cita amedrentada a la que no acudí. Lo demandan mis sueños exaltados.

el cuchillo. No supe como hacerle me equivoqué Sirves dos vasos me tortura tu boca nunca hice nada de lo que juré Saco el pan. Saco el queso reflexiono en silencio Tú tratas de reír Rebano el jitomate Me deshago en hastío Comemos ensalada Te perdono mi muerte Uno de estos días Te voy a dejar. me traicioné Sonrío nunca hubiera querido causarte un daño perdóname debería ser feliz.Picnic Almuerzo culpirano No fui al velorio de mi abuela Saco el mantel de cuadros y lo extiendo No cambié al mundo Coloco los cubiertos y los platos mi rebeldía fue en balde descorcho el vino. Por María Fernanda García Allende .

Lo supo antes mi cuerpo Lo supo antes mi cuerpo. Me lo dijo la piel en su idioma de presentimientos. Mis labios lo sintieron pero lo entregaron al silencio. Lo demás se disuelve en un instante. el venenoso mundo me persigue. Lo intuyeron mis piernas temblorosas. Y el incansable mal se profundiza. Me lo gritó el lugar donde los celos duelen donde el amor revienta de placeres y tormentos. Por María Fernanda García Allende . indago la promesa amparadora de viajar hacia adentro hora por hora. Todo mi cuerpo lo supo antes que yo… Por María Fernanda García Allende Viaje astral Libre de continuar o detenerme. mis ojos atardecidos mis brazos cabizbajos. Y otros mundos me asaltan de repente: El abuso y su enorme poderío desgobierna mi historia con demencia los nervios atardecen mi extravío hacia el silencio astral de la conciencia. tengo que resurgir de mi ceniza… Una chispa de luz clara y constante me espera desde siempre en ese sitio.

apriétame contra tu piel infíltrame.. Entrégame al silencio. extrae con este incendio la ira por su amor. dame sólo un instante de soles derramados de labios sin palabras del sabor de tu esencia Déjame reposar en tu figura recorrerte. Dame un refugio en tu continente. íSálvame! Después. podré olvidar. probarte. ¡Cambie la muerte su disfraz un momento! ¡Sálvame! Sostenme entre tus piernas. disolverme dibujar el dolor con colores de estrellas.. Por María Fernanda García Allende . íSálvame! Ten piedad de este cuerpo zaherido.Olvido en ti Déjame olvidar en tu cuerpo este dolor saborear esta pena con pétalos de carne borrar con tus caricias las heridas de mi alma que diluyan tus humedades el veneno en mi sangre.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful