You are on page 1of 12

AÑO XI

TERCERA ÉPOCA — NÚMERO 125


ARÉVALO—OCTUBRE DE 2019

Precio del ejemplar impreso:


0,50 euros. http://lallanura.es

Ahí llega Intur, 2019 Por supuesto, habría que ordenar


y coordinar las rutas por la Naturale-
za. El paseo fluvial, aún antes de ser
La Feria de Valladolid celebrará trajinantes coetáneos del caballero de siquiera diseñado ya llamó la atención
del 22 al 25 de noviembre una nueva la triste figura. Recordad el pasaje en de algunas publicaciones especializa-
edición de Intur, la Feria Interna- el que, en la venta que él imaginaba ser das. En el año 2012, la publicación “La
cional de Turismo de Interior, cuyas castillo, Don Quijote se encuentra con guía del ocio” en su apartado de ‘es-
líneas argumentales girarán princi- aquel que era “uno de los ricos arrie- capadas’ se hacía eco de la posibilidad
palmente en torno a propuestas cul- ros de Arévalo, según lo dice el autor de pasear por las veredas de nuestros
turales, de naturaleza y enogastro- desta historia, que deste arriero hace dos ríos y contemplar y disfrutar de la
nómicas. particular mención porque le conocía belleza de nuestras alamedas, de nues-
muy bien, y aun quieren decir que era tros puentes mudéjares o de nuestros
Sobre esta base entendemos que,
algo pariente suyo”. antiguos molinos harineros.
en aras de potenciar de forma seria y
efectiva el Turismo en nuestra Ciudad, Hablando de Cervantes, los restos Estas son algunas propuestas, pero
se podrían plantear ciertas propuestas del antiguo convento de los trinitarios hay más, muchas más. Palacios, reta-
que permitieran visualizar al público deben ser mostrados a los turistas que blos, artesonados, escudos, personajes
interesado algunas de las singularida- nos visitan. Aunar al “Príncipe de los históricos por descubrir.
des que poseemos en Arévalo y que, Ingenios” con Fray Juan Gil, aquel que
desde nuestro punto de vista, le hacen le liberó del cautiverio de Argel, debe El próximo año, 2020, podría ser,
muy atractivo para un amplio sector de ser una de nuestras prioridades. si así lo queremos, un año especial.
posibles visitantes. Un año que podemos dedicar al man-
Entendemos también como muy cebo de Arévalo y a nuestro mudéjar.
El incógnito personaje al que lla- interesante el poner en marcha el lla- Al fraile trinitario y a su relación con
mamos “El mancebo de Arévalo” nos mado “Turismo de torres”. Nos consta Miguel de Cervantes. Y al arriero de
ofrece una relación sustancial con el que hay un Trabajo de Fin de Master, Arévalo que, como el mancebo, era
Arte Mudéjar y con el potencial que elaborado por uno de nuestros jóvenes morisco. Y al turismo de torres. Y a
la Ciudad atesora en el particular re- historiadores, que hace hincapié en nuestros espacios naturales, a nuestros
corrido por sus monumentos: el cas- esta propuesta. Hay, no nos cabe duda, ríos y alamedas.
tillo, las iglesias, los puentes. El barrio un número importante de visitantes
de la Morería, aunque no en su mejor que busca en sus visitas poder ver la Podría ser el año en que salgamos
estado, nos ofrece un paseo por calle- Ciudad desde la imponente perspecti- del ensimismamiento y empecemos a
juelas que por su traza y sus nombres va que ofrecen las torres de San Mar- promocionar el enorme potencial turís-
nos retrotraen a épocas de arrieros y tín, San Juan o Santa María. tico y cultural que tiene Arévalo.

Juan C. López
pág. 2 la llanura número 125 - octubre de 2019

Actualidad cultural de cultura y tradición. Partiendo de la


libertad creativa absoluta, cada uno
“La salmodia de los pájaros”. Fiel a Un nuevo Cuaderno de Cultura y de los autores genera un escenario de
su compromiso, la Asociación Cultural Patrimonio. “La Alhóndiga” ha publi- reflexión capaz de añadir realidad a lo
“La Volandina” (Llanes. Asturias) ha cado un nuevo número de su colección real, de incorporar nuevos aspectos a
publicado en una cuidada edición las de “Cuadernos de cultura y patri- lo conocido con el objetivo de que en
obras premiadas en su IV Certamen de monio”. “Los molinos del Lugare- la memoria del visitante a esta exposi-
Poesía. En ella se incluye el poemario jo” es un detallado estudio descriptivo ción perdure el recuerdo de lo vivido”.
“La salmodia de los pájaros” de nues- del estado en que se encuentran los Peio García
tro querido amigo y colaborador Javier dos molinos existentes en este cono-
S. Sánchez junto con “El lenguaje de cido anejo de Arévalo. Se trata de los
las serpientes” del cubano J. Manuel Molinos de las Monjas de Arriba y de
López y “Entre la luz del amor y la Abajo, dos molinos de los denomina-
sombra del olvido” del cordobés Feli- dos “de cubo” que aún mantienen toda
ciano Frutos. su infraestructura hidráulica: azud de
derivación, presa, caz, alberca, cubo,
Javier S. Sánchez
cárcavo, incluso, en la parte de traba-
jo del molino algunos elementos de la
molienda tales como las muelas o parte
de la cabria.
Ambos molinos se han nutrido del
agua del arroyo Palacios Rubios desde
el siglo XIII hasta que Paco “el Moli-
nero” dejó de utilizarlos en la década
de los 50 del pasado siglo. Se sitúan
justo por debajo de La Lugareja, em-
blemático monumento mudéjar que es
Bien de Interés Cultural. Luis López Araico
Sería muy conveniente, urgente y ne-
cesario que el interesante patrimonio Sumario:
histórico industrial que aún poseemos
1. Editorial: Ahí llega Intur, 2019.
en Arévalo y otros municipios cerca-
nos sea puesto en valor, recuperado, 2 y 3. Noticias de Cultura y Patrimo-
restaurado y mostrado a las nuevas ge- nio.
Exposición de fotografía en el Tea- neraciones como una importante parte
tro “Castilla”. El pasado 28 de sep- 4 y 5. De cine: Villanos. Jorge García
de nuestra cultura cerealista, de nues- Vela.
tiembre, antes de dar comienzo el re- tra historia castellana.
cital poético “Verso libre, 2019”, los 6 y 7. Lorca de Memoria. Javier S.
Luis J. Martín Sánchez.
asistentes al acto pudieron disfrutar
de la colección de 38 fotografías que 8. Urano, del caos a la creatividad
conforman la exposición “El teatro en idealista. María José Pérez Bailez.
Arévalo” y que reúne imágenes de gru-
pos y actuaciones teatrales habidas en 9. La crux de Juanillo. Tomás Muñóz
(Chinete).
Arévalo a lo largo de todo el siglo XX.
La muestra, que forma parte de la “Me- 10. Nuestros poetas: Javier S. Sánchez,
moria Fotográfica de Arévalo”, colec- Adalí, Federico García Lorca y Julio
Collado.
ción de instantáneas recopilada por la
Asociación Cultural “La Alhóndiga”, 11. El ilustre Julio Escobar. Juan C.
pretende quedarse de forma permanen- López.
te en la antesala del Teatro “Castilla” Exposición “Paisajes del Alma”. 12. Clásicos arevalenses: Efemérides
para que sirva como reconocimiento a La pequeña sala de exposiciones del arevalenses. Pilar de Montalvo Gutié-
todos aquellos que han contribuido a Museo de la Historia de Arévalo aco-
rrez.
promover las artes escénicas en nues- ge estos días una muestra fotográfica
tra Ciudad; así como a los que, en su titulada “Paisajes del Alma”. Es una LA LLANURA de Arévalo.
momento, cedieron las fotografías para propuesta de la Fundación Gabarrón Publicación editada por:
que pudieran ser digitalizadas, amplia- que, en palabras de Gabriel Millavil, “La Alhóndiga” de Arévalo,
das y posteriormente expuestas. Asociación de Cultura y Patrimonio.
uno de los comisarios de la exposición, Avda. Emilio Romero, 14-B - 05200 Arévalo
El pan de flor “recopila el trabajo de 23 fotógrafos lallanuradearevalo@gmail.com
que han plasmado en sus imágenes la Número 125 - Octubre de 2019
pasión por su tierra. Una mirada parti- Depósito legal: AV-85-09
cular que se ha trasformado en 42 ins- Diseño y maquetación: “La Alhóndiga”,
tantáneas que recogen la visión de un Asociación de Cultura y Patrimonio.
territorio lleno de historias y leyendas, Imprime: Imprenta Cid.
la llanura número 125 - octubre de 2019 pág. 3
Paseo otoñal por el Adaja. El pasa- Nuestros pueblos celebran la fes- y una muy enriquecedora explicación
do trece de octubre, “La Alhóndiga tividad de San Miguel. Muchos de del momento histórico, social y cultu-
de Arévalo” organizó un paseo por la nuestros pueblos cercanos celebran el ral en el que se desarrolla la acción, el
ribera del Adaja para contemplar y dis- 29 de septiembre la festividad de San autor mantuvo el interés del auditorio.
frutar en plena naturaleza de la vida y Miguel, al que la Iglesia Católica con- Acompañado de su esposa María José
de los colores del otoño. El recorrido sidera patrono y protector de la iglesia Pérez Bailez, también escritora aunque
empezó en el puente de San Julián o de universal. más inclinada hacia la poesía y el ar-
la estación, y terminó en La Pesquera Esta festividad, según afirma nuestro tículo periodístico, que se encargó de
recorriendo el río Adaja por su ribera buen amigo José María Lara, venía a leer en voz alta varios párrafos de la
derecha. suponer, en tiempos pasados el mo- novela y de acompañar con la música
Se pudo contemplar detalladamente el mento en que terminaba el año vital. de las bandas sonoras de películas de
pequeño puente romano de la Vega, el San Miguel era en el mundo rural algo los años 40 y 50 del pasado siglo XX.
puente de San Julián, el nuevo puente así como la «noche vieja» y también el Ricardo J. Gómez Tovar está vincula-
de la Estación, y parajes de gran belle- verdadero «día del trabajo». En él se do familiarmente con Arévalo, donde
za y valor natural como la propia ribe- iniciaban y concluían los compromisos ha fijado recientemente su residencia
ra del Adaja, los singulares y enormes que, de palabra, vinculaban para todo habitual, es traductor de profesión y
chopos mellizos, la recurva y pequeña el año a «amos» y «criados». además de escritor es un gran conoce-
cárcava que hace el río antes de re- dor, un auténtico experto en cine clási-
mansarse en La Pesquera y el espacio co y la música de sus bandas sonoras,
natural conocido como La Isla, donde en especial del cine de las décadas de
se encuentra el molino de Velázquez 1940 y 1950; y desde hace un tiempo
de Cuéllar, nombrado erróneamente de tenemos también oportunidad de leer
“Don Álvaro de Luna”. sus artículos, los de Ricardo y los de
María José, en la revista “La Llanura”,
Wikipedia
de la que son colaboradores.
“La casa de los cuatro puntos car- “La casa de los cuatro puntos cardi-
dinales”. El pasado viernes día 4 de nales” es una interesante propuesta de
octubre, en la Biblioteca Municipal de lectura. Con un lenguaje muy cuidado,
Arévalo, sita en la calle de la Alhóndi- una demostración del conocimiento
ga, s/n, Ricardo J. Gómez Tovar pre- del autor de los escenarios y la cultura
sentó al público arevalense su novela inglesa, unas maravillosas descripcio-
“La casa de los cuatro puntos cardina- nes ambientales, trama amorosa, sen-
les”. Ambientada en Inglaterra, que tan timientos humanos sometidos a una de
bien conoce el autor, durante el desa- las más difíciles pruebas que los seres
Luis J. Martín
rrollo de la II Guerra Mundial, y reco- humanos deben soportar, como es una
Nueva película de José Ramón Re- rriendo diversos escenarios, entre ellos guerra, y un desenlace incierto. Os ani-
bollada. El documental “La moral del el desierto egipcio, narra una relación mamos a leer esta novela de Ricardo J.
vampiro” es un trabajo que aborda la amorosa entre dos personas inmersas Gómez Tovar, que seguro que tendrá
lucha de parte de la sociedad abulense en la situación dramática, dolorosa e continuidad en el futuro con nuevas
en contra de los peajes de la AP-51 y incierta que es una guerra. Nada sabe obras.
la AP-61. El reportaje que se estrenará ninguno de los que en ese escenario
en la “Seminci”, el Festival de Cine de se mueven de lo que será su vida en
Valladolid, a finales de octubre de este el futuro más inmediato. Solo pasado,
año, está producido por el Sindicato que no importa apenas, un presente in-
CCOO y por la Asociación “Centau- cierto y un futuro que siquiera saben
rea” y dirigido por el periodista valli- si tendrán.
soletano José Ramón Rebollada que ya Con una presentación del argumento
dirigió los documentales “Poder contra de la novela, descripciones breves de
verdad” y “Maqbara”. los diferentes personajes de la misma Asoc. “La Alhóndiga”
pág. 4 la llanura número 125 - octubre de 2019

De cine antagónico, el bueno, para que acabe


con ese malo, despertando instintos
incluso identificarse o comprender en
cierta medida sus motivaciones, psi-
Villanos salvajes incluso, y logre su objetivo. cología o problemas, crear cierta am-
Sin villanos no hay cine. No hay cine bigüedad aunque sigan siendo despre-
Alfred Hitchcock sostenía que porque ¿qué sería del cine sin críme- ciables.
cuanto más logrado es el retrato del vi- nes, asesinatos, robos o manipulacio-
Darth Vader es uno de los villanos
llano más lograda será la película. Esto nes? Nos faltaría una inmensa parte de
más completos y carismáticos que ha
en boca de quien dejó villanos o “ma- lo que hace grande a este arte.
dado el cine. Lo tiene todo: carisma,
los” memorables en películas como No habría cine, ni literatura novela- profundidad, evolución, incluso una
“Con la muerte en los talones” (1959), da, ni arte dramático alguno. apariencia aterradora. Inolvidable.
“Encadenados” (1946) o “La sombra Merece la pena ver las seis películas
de una duda” (1943), haciendo que ac- Hay muchos tipos de villanos con
de la saga “Star Wars” aunque solo sea
tores como James Mason, Claude Ra- muy diversas características que les
por seguir la evolución del personaje.
ins o Joseph Cotten resultaran inquie- hacen inolvidables, por ejemplo los
tantes, seductores, atractivos, terribles, “Serial Killers” como los de “Seven” Hay otros destacadísimos villanos
que produjeran una atracción evidente (David Fincher, 1995), “El silencio sin tantos matices, villanos de una
a la par de un miedo irrefrenable, va a de los corderos” (Jonathan Demme, pieza, pero con un carisma o rasgos
misa. 1991), “Psicosis” (Alfred Hitchcock, característicos que han quedado graba-
1960)… dos eternamente en el imaginario co-
La labor del villano es básica. lectivo de los aficionados al cine. Unos
Un buen villano mejorará la película Gente normal que, poseída, se ha-
tienen grandes poderes que les hacen
porque estimulará el intelecto del es- cen auténticos seres salidos del infier-
casi inmortales, otros grandes capaci-
pectador que viendo la inteligencia o no, como el Jack Torrance de “El res-
dades. Así podemos destacar al Termi-
carisma de ese personaje, quedará en- plandor” (Stanley Kubrick, 1980). O el
nator que interpreta Schwarzenegger
ganchado o intrigado para ver cómo mismísimo demonio en “El exorcista”
o Robert Patrick en las cintas de James
se logra salir de las maquinaciones o (William Friedkin, 1973).
Cameron (obvio las siguientes), De-
complicaciones que este propone. Si Los villanos más considerados son predador (“Depredador” de John Mc-
es un malo más plano pero carismático los más complejos y ricos en líneas Tiernan, 1987), la versión humana del
hará la función de contraste para una generales, poseedores de matices, iró- primero interpretada por Bardem en
mayor efectividad del conflicto dramá- nicos, cínicos, sarcásticos, con gracia, “No es país para viejos” (Joel y Ethan
tico, apoyo e identificación del espec- bondad, complejidad psicológica, evo- Coen, 2007)… ¿Qué me decís del Roy
tador con la trama y con el personaje lución. En ellos el espectador puede Batty encarnado por Rutger Hauer?

https://i.pinimg.com
la llanura número 125 - octubre de 2019 pág. 5

https://elpelicultista.com

Al hilo de los villanos sin matices, como en los casos anteriores, un gran de “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”
de una pieza, suele recurrirse a ellos ejemplo de lo difícil que es no caer en (Robert Zemeckis, 1988).
a menudo para que sean una personi- el cliché, la copia o el ridículo. Los
Otras mujeres malísimas, aunque
ficación del mal sin más. El puro mal imitadores han sido miles, salvándose
no englobadas en el género negro, son
representado en una persona, que en muy pocos de la quema o de la mínima
las hermanas de “¿Qué fue de Baby
realidad no es tal, adquiere un carácter comparación con el monstruo creado
Jane?” (Robert Aldrich, 1962), a cual
mitológico. En estos casos es básico por Scott.
peor, pero con mención especial para
que el villano sea atractivo visualmen-
En cada género podemos destacar Bette Davis, o la obsesiva fan de “Mi-
te, poderoso, con carisma, aunque este
grandes villanos. Muchos han salido sery”, interpretada por Kathy Bates
villano dependerá en gran parte de que
y han sido favorecidos por ese mis- (Rob Reiner, 1990).
la historia y la película funcionen, sea
interesante; si no, pasará desapercibido mo género. El oeste dio a gente como Los dibujos animados no se han
o acabará cayendo en el ridículo. Así Liberty Valance, por ejemplo. El cine quedado atrás a la hora de dejar para la
tenemos a los Michael Myers, Freddy negro ha dado incontables gángsters posteridad villanos terroríficos e inol-
Krueger o Jason (“La noche de Ha- míticos, desde “Scarface” de Howard vidables, desde la madrastra en “Blan-
lloween”, “Pesadilla en Elm Street”, Hawks (1932), a los Corleone del canieves y los siete enanitos” a Cruella
“Viernes 13”)... En ellos tenemos un “Padrino” de Coppola, pasando por de Vil en los “101 Dálmatas”, pasando
buen ejemplo de la búsqueda del look los múltiples interpretados por  James por el Capitán Garfio en “Peter Pan”
vistoso y llamativo (máscaras o caras Cagney, mencionando, por ejemplo, al al más reciente Scar de “El rey León”.
monstruosas) y también lo fácil que Cody Jarret de “Al rojo vivo” de Raoul No puedo olvidar a un villano televisi-
es caer en la vulgaridad y el ridículo, Walsh (1949). vo como el señor Burns de “Los Simp-
recordando un poco a sus imitadores son”.
Las mujeres tienen un lugar pre-
así como a las propias secuelas de las
eminente también en esta categoría Mención especial para esa lesbiana
sagas mencionadas.
de villanos. Sin ir más lejos, en el acomplejada que es la señorita Rotten-
La variante del monstruo o criatu- mismo género negro la femme fatale meier.
ra es también muy socorrida, ya sea supone casi la desinhibición de la fe-
Los comics han dado también gran-
un extraterrestre o la consecuencia de minidad, dando villanas inolvidables
des villanos. Uno de los más grandes
algún experimento radioactivo (típica como la Barbara Stanwyck de “Per-
ni siquiera es un superhéroe, ni tiene
idea de la ciencia ficción clásica, de los dición” (Billy Wilder, 1944), la Jane
súper poderes, pero aun así es capaz de
50, como recurso moralista que advir- Greer de “Retorno al pasado” (Jacques
medirse al ser más poderoso de la Tie-
tiera de los peligros nucleares). Criatu- Tourneur, 1947) o la más moderna Ka-
rra, Superman. Él es Lex Luthor.
ras ha habido desde los inicios del cine thleen Turner de “Fuego en el cuerpo”
con gran énfasis en la Sci-fi de los años (Lawrence Kasdan, 1981). También en (Continuará en el próximo número)
50 o la entrañable serie B. “Alien”, de este apartado, aunque pensaba men-
la cinta de Ridley Scott (1979), ha aca- cionarla en el de dibujos, debemos Jorge García Vela
bado siendo el principal referente y, incluir a la fatalísima Jessica Rabbit
pág. 6 la llanura número 125 - octubre de 2019

“Lorca de memoria” se fueron a arar temprano…”.


Así le dio al público una excusa
A las ocho de la tarde. Eran las ocho propio Lorca-, disfrutando del arte de para descubrir el aliento contenido.
en punto de la tarde. El Teatro “Casti- Estrellita Castro, Manolo Caracol, Jua- Como un trueno sonó el aplauso uná-
lla”, que durante décadas ha acogido nito Valderrama o Isabelita Ruiz. nime iluminado por la figura de Lorca
comedia y tragedia a partes iguales, que dominaba la sala.
José Luis Herrero ocupaba ambas
bullía ante las miradas absortas que En su oficio de Aedo, José María
manos en telón, luces, tramoya…, en
recreaban en blanco y negro aquellos Lara encarnó la voz del poeta grana-
la quietud y la sobriedad de quien do-
años en que Arévalo transitaba entre la dino, desgranando versos heridos, her-
mina los tiempos y los espacios. Dio
ficción y la realidad. “La Alhóndiga”, méticos, hermosos, acompañados por
entrada a los focos; y la luz, en cro-
Asociación de Cultura y Patrimonio, el balbuceo de las cuerdas de la guita-
mático abanico, descubrió a los actores
en un gesto que le honra, donó a la rra de Luis González.
envueltos en la rehechura del Chinitas
ciudad su propia historia en un amplio
y el aroma del café humeante. “La hoguera pone al campo de la
repertorio de imágenes, la historia que
se desvelaba cada vez que se abría el “De los cuatro muleros, tarde,  unas astas de ciervo enfureci-
telón. Eran las ocho “en verso” de la de los cuatro muleros…” do…”
tarde. En la oscuridad se sucedían imá-
Como en susurro sonaron las vo-
Minutos más tarde, en el patio de ces de Mari Carmen Montáñez y Lau- genes imposibles, hilvanadas por Juan
butacas se contenía el aliento. Tras el ra Conde acariciadas por el punteo de C. López, guiños inmortales al poeta, a
telón, en una suerte de cuidadoso caos, guitarra de Javier García. sus gentes, a su tierra, a sus gitanos del
se mezclaban los nervios con los sa- romancero y a su poeta neoyorkino.
“…de los cuatro muleros,
ludos, la penúltima versión de la obra En esta alternancia de música,
mamita mía, que van al río,
con los añadidos imposibles. La sala se poesía, luces y sombras, silencios y
que van al río…”
llenó de flamenco porque, dice Miguel susurros, se desmenuzaron y hasta se
Poveda: “El flamenco cuenta en pocas El silencio se adueñó del crepús- desangraron los versos lorquianos; las
frases un mundo”. Y Lorca es flamen- culo; había miedo a romper el encan- ásperas palabras de, quizás, el verso
co, lo “jondo”: las soleares, las segui- tamiento. Ni siquiera el transitar de más libre de la literatura española.
riyas, las peteneras, las saetas. Y así se Pedro del Río, Rubén Maroto y Julio
adivinaba la estilización de su poesía Pascual por la platea en busca de la Roxana S. Seijas y Maribel Do-
y su querencia por la cultura popular. mejor perspectiva acertó a quebrar ese mínguez del Proyecto “Musas” de Sa-
embrujo. lamanca, se aventuraron con la propia
Juan Carlos López, en su condición obra del poeta; elogiando su estética y
de Presidente de la Asociación, dedicó Retumbó magistral la lección sobre plasticidad, su inmensa pléyade de re-
las palabras justas a asistentes y cola- “Lorca y el folklore” del profesor Gar- cursos.
boradores; las justas para no entretener cía Pásaro. Se contuvieron los aplau-
el momento en que la magia se hace sos. Lorca viaja la piel de toro reco- La “Oda a Dalí”, recitada por el
certeza. giendo el saber popular que se ovilla maestro Lara, fue un homenaje a quie-
en coplas, cantares y leyendas nacidas nes convivieron y conversaron con
Agustín García “Chispa”, mimeti- Federico, a quienes le admiraron y a
al amparo de pueblos desarrapados. El
zado en el patio de butacas, gesticula- quienes le amaron.
medinense, conocedor de esta virtud
ba confirmando que los parámetros de
del poeta de Granada, entonó: Surgió, en un surtidor de emocio-
luz y sonido eran adecuados. Luis José
Martín, José Fabio López y Javier Sán- “Los mozos de Monleón nes, la palabra improvisada del areva-
chez, con invisible batuta, transmitían
la partitura para una mejor interpreta-
ción por parte de los actores.
Una pequeña rendija en el telón
rojo, rojo de vida y rojo de muerte,
dejaba entrever una poblada Plaza del
Arrabal atestada de carros en un día de
mercado mientras el poeta se asomaba
a la poesía y a la música, valga la re-
dundancia, en Fuente Vaqueros.
“Se apagaron los faroles y se encen-
dieron los grillos”. Sonó, limpia, con
ese deje de bolero y tango, la voz de
Encarnación López Júlvez, La Argen-
tinita, acompañada por el propio Fede-
rico al piano en una recreación de El
Café de Chinitas; aquel teatrillo donde
en mesas-veladores se acomodaban los
genios -Dalí, Aleixandre, Picasso o el Pedro C. del Río
la llanura número 125 - octubre de 2019 pág. 7

lense Segundo Bragado, referente de


poetas y sombra alargada de la cultura
de la ciudad del Adaja y el Arevalillo.
No escatimó en figuras ni en afectos,
llenando la escena con verbo firme y
voz generosa.
“Cuando llegue la luna llena
iré a Santiago de Cuba…”
Nos devolvió al presente la poesía
fresca de Elena Clavo. La mariposa se
recreó en su vuelo y, con el recurso lor-
quiano de los símbolos, se afirmó en su
afanoso viaje hacia sí misma. Luego,
la mirada de Elena se congeló ante la
presencia de Aedo y los sabios que con
su sola presencia llenaban el Chinitas.
Bernarda Alba representa el luto y
la autoridad; Adela y Josefa el deseo
de libertad. “Yerma”, mito y poesía,
muestra el instinto frente a la repre- Pedro C. del Río
sión. Esther González encumbra al
poeta imbuido por la obra del Santo de Durante dos largos minutos la ova-
personaje hasta hacerlo tan real como
Fontiveros en “De cómo Lorca canta- ción llenó cada poro del Teatro “Casti-
la sangre que se aventura en el drama,
ba al amor después de leer a fray Juan lla”; todo el público en pie reclamaba
tan estéril como su propio nombre;
de la Cruz”, de Javier Sánchez. la presencia de todos y cada uno de los
Carlos Casal, Juan, acompaña la tra-
veintidós protagonistas, unos en esce-
gedia con una fuerza que rompe una Se asomó la luna cuando Carmelo
na y otros en el anonimato, de un even-
y otra vez la escena en una suerte de Izquierdo, guardián de tradiciones, en-
to que ha de suponer una inflexión en
diálogo fatídico. tonó con amarga voz e infinita ternura
la vida cultural de Arévalo. Así se hizo
el romance:
Juan.- Cada hombre tiene su vida. saber a los ediles presentes; a quienes,
Yerma.- Y cada mujer la suya. “La luna vino a la fragua en justicia, agradecemos su presencia
con su polisón de nardos…” activa, su interés y su disposición para
Aquí alcanzó su clímax la noche
que Arévalo acoja eventos de esta di-
arevalense; momento en el que el pú- Carlos Casal dio la réplica con
mensión y ello redunde en una imagen
blico no se permitía parpadear y sopor- “Romance sonámbulo” y Esther Gon-
de la ciudad que estimule a la partici-
taba en sus tímpanos el estruendo del zález con “Sonetos del amor oscuro”
pación tanto de vecinos como de visi-
drama. cuando ya la noche era una evidencia
tantes.
y el público soñaba con prolongar ese
“… el de la mula torda,
momento hasta el infinito. Antes, “La Alhóndiga”, en letras
mamita mía,
grabadas a cincel también dejó su
es mi marío…” El mensaje final, tomado del dis-
palabra: “No hemos pretendido sino
curso del propio Lorca en la inaugura-
El repiqueteo de las castañuelas ofreceros un libro y el mensaje de que
ción de la biblioteca de Fuente Vaque-
acompañó la voz de Maite Jiménez. la cultura, en toda su amplitud, puede
ros, lo pronunció José María Lara:
Lorca, de nuevo, se hizo humano, vol- ayudarnos a ser cada uno un “Verso
vió a aquellos lugares desgreñados “No solo de pan vive el hombre. Libre”.
donde la cultura popular se ennoblece Yo, si tuviera hambre y estuviera des- Javier S. Sánchez
y pervive por los siglos. La propia so- valido en la calle no pediría un pan; VI Verso Libre, 2019.
prano recrearía el juego de imaginar al sino que pediría medio pan y un libro”. “Lorca de memoria”.
pág. 8 la llanura número 125 - octubre de 2019

Urano, del caos a la creatividad idealista


¡Hola! ¡Aquí estoy! ¡Sorpresa! To- mía comienza a tener nuevos funda- de intentarlo! Mi mito habla precisa-
davía no sabes quién es este que te in- mentos. Cuando descubrió la Ley del mente de la visión y de su manifesta-
terpela, pero te voy a ir dando algunas Movimiento de los Planetas, fue una ción, la idea y la forma.
pistas. Hubo en Inglaterra un músico revolución para su época, y yo me im-
Pues así nací yo, Ouranus, el cie-
que, aparte de ser hábil con el órgano, pacientaba por todas las décadas que
lo, dios del aire, y contemplé a Gea,
el violín y el oboe, también fue profe- aún quedaban para salir a la luz. Ke-
grandiosa como yo. Me embelesa-
sor, compositor de música y director pler tuvo la firme convicción de que
ba mirándola, así que sobre ella hice
de orquesta. Su brillante mente y sus el Universo está construido según una
descender una lluvia fértil y nacieron
hábiles manos le llevaron a investigar arquitectura geométrica. No vamos a
las flores, los árboles, los animales,
profundamente cómo podía hacer para ser menos aquí arriba en los cielos que
las aves, los ríos, los lagos, los mares.
construir y manejar algunos potentes vosotros con vuestros arquitectos en
Qué bien sabe hablar de los mitos el
instrumentos con los que mirar arriba la Tierra. En 1609 se publicó su obra
escritor y poeta inglés Robert Graves.
y lejos, muy lejos, allá en los cielos “Astronomia nova”, y hasta sus últi-
Sin embargo, luego empezaron a nacer
nocturnos donde también se crean mu- mos días se dedicó a establecer tablas
otros seres, algunos dioses –Cibeles,
chas melodías y ritmos que flotan hasta de la posición de los planetas fundadas
Temis, Saturno–, pero también titanes,
cada uno de los que vivís en la Tierra. en sus leyes. Habéis de saber que la
titánidas, cíclopes, hecatónquiros, al-
Y, como todo el que persevera arriba construcción de estas tablas o efemé-
gunos monstruosos, y bueno, pues los
a algún lugar importante, llegó a ser rides son imprescindibles para astró-
humanos antiguamente proyectaban
un astrónomo inolvidable, ya que en nomos y astrólogos. Kepler y Tycho
sobre las divinidades crueldad y egoís-
marzo de 1781 consiguió afinar su há- Brahe jugaron un papel determinante
mo, todas esas tragedias griegas que
bil mirada y que yo, ¡por fin!, pudiera con sus serias aproximaciones al tema.
conducían a la catarsis, así que la mi-
hacerme famoso para siempre en vues-
Kepler fue un visionario, un místico tología cuenta que a muchos de ellos
tro planeta. Durante un tiempo, llevé
y un aficionado al platonismo. Escribió no los acepté, los rechacé y les volví
su nombre. Sí, ¡voilà!, el de Friedrich
en latín, la lengua culta de su tiempo, a introducir en el vientre de Gea. No
Wilhelm Herschel, y también el del
un libro de ficción, Somnium, seu opus respondían a mi ideal, comprended, así
rey de Inglaterra. Vaya gloria, pero a
posthumum de astronomia (“El Sue- que me puse radical. Y claro, uno de
mí me gustan los cambios, y ya sabéis,
ño o la Astronomía de la Luna”), que mis hijos, Cronos, cortó por lo sano el
queridos terrícolas, que los dioses te-
fue publicado cuatro años después de asunto (literalmente). No quiero acor-
nemos ideas de grandeza, ¡nos lo po-
su fallecimiento y hablaba de un viaje darme de ello, aunque ¿por qué no? Así
demos permitir! Y yo soy todo un mito
a la Luna. Aunque aún no me habían surgió el nacimiento de la bella Venus.
en la historia de la humanidad, soy
descubierto, yo voy inspirando cosas Y me hace gracia, pues lo que no sabía
Urano y represento algo más que un
futuristas que siempre parecen uto- Saturno (también se le conoce por ese
simple objeto con satélites –como Mi-
pías en su momento. ¿Imaginas cómo nombre) es que más tarde él también
randa, Titania y Oberón, entre otros–
hubieran reaccionado en 1800 al ver sería destronado.
y un sistema de anillos. Soy más que
un planeta, al igual que el resto de mis ordenadores, teléfonos móviles, avio- En fin, ya veis, algunos se creen
amigos y amigas del Sistema Solar. nes supersónicos o una simple manta más perfectos que otros y actúan radi-
Me gusta, como a ellos y a ellas, ir de eléctrica? calmente, pero tampoco están prepara-
lo personal a lo Universal, más allá de dos para asuntos de poder. Todo lleva
Ouranus es mi nombre en griego y
las pasajeras modas. Como hicieron su proceso y hay que prepararse a con-
tengo que ver con el mito de la crea-
estos grandes descubridores de la his- ciencia.
ción, ¡nada menos! Me podrán ver me-
toria, abrid bien vuestros ojos, ampliad Y, por cierto, ya me despido, pero
jor desde la Tierra a finales de octubre
vuestra mirada, atreveos a llegar más aparte de verme a mí, este mes también
de este año, ya que el Sol me enviará
lejos y buscad allí otros pequeños deta- podréis observar la lluvia de estrellas
todo su brillo desde el polo opuesto a
lles, atreveos a ser diferentes, no seáis Dracónidas y las Oriónidas. Silencio,
mi posición actual, todos los años la
conformistas, sed originales e inventi- paz, llega la noche, contemplad los
misma rutina. No dejéis de contar con-
vos. Así es como llega lo inesperado y cielos. ¡Seguid buscando!
migo porque soy una energía inspira-
se consigue no ser tan dependientes de
dora y asociada a la fertilidad creati-
esquemas establecidos. Así ha avanza- María José Pérez Bailez
va. ¿Por qué? Pues os hablaré de mis
do la humanidad del sistema geocén-
aventuras que, según la mitología, son
trico al heliocéntrico, por ejemplo.
varias, pero habré de optar por una de
Y ahora, por otra parte, no sé si sa- ellas. Al principio de todas las cosas
béis algo importante, os lo voy a contar sólo existía el Caos, y de él surgió la
rápidamente. Seré breve. Hemos de ir Tierra Madre. Mientras ella dormía,
todavía más atrás en el cómputo del nací yo, Coelus, el Cielo. Dormir, so-
tiempo que lleváis para comprender ñar... Decía Oscar Wilde: “La sabidu-
y valorar los pasos previos que otros ría es tener sueños tan grandes que
astrónomos dieron. Os conviene re- no los perdamos de vista mientras los
cordar que, gracias al sabio astrónomo perseguimos”. ¿Persigues tú tus sue-
https://danielmp2asir.files.wordpress.com
alemán Johannes Kepler, la astrono- ños hasta hacerlos realidad? ¡No dejes
la llanura número 125 - octubre de 2019 pág. 9

La crux de Juanillo - Gracias por ayudarnos, Juan; el


chico nos dijo su nombre. Que Dios os
lo pague. Ahora debemos apresurar-
Hace más de cuatro siglos en la Ca- hace rato; contamos con vos para ver nos. Si el animal no se duele le azu-
ñada Real Burgalesa, entre los señoríos qué le sucede. zaremos para llegar al convento antes
de La Ventosa de la Cuesta y Rodilana, del toque de completas. Por ti, Juani-
- Dado. Pero, hermanas, sería con-
sucedió… llo, rezaré para que te hagas un buen
veniente…
Era media tarde. Los campos de ce- hombre como tu padre. Pero… acérca-
La monja de más edad, le interrum- te. Le reclama Teresa. Toma esta cruz,
bada a finales de julio estaban segados,
pe. en latín se dice crux, bendecida por
la luz reverbera en las pajas y dora aún
más los trigales. Los segadores, aga- - Soy Teresa de Jesús, y esta es sor Juan de Yepes. Un día sabréis de él.
chados, cocidos su rostro por el sol, Ana de Nuestro Señor. Nos dirigimos Que Dios os bendiga.
parecen bultos oscuros en la distancia al Convento de San José de Medina - Adiós hermanas. Aquí quedamos
que apenas se mueven. El pastor y el del Campo. para serviros.
zagal, observan la llegada de un ca-
- Apeaos y descansad. Echaré un Con la pausa, y ya sin dolor, el vie-
rruaje que habían avistado bajando la
vistazo. jo y desgarbado caballo inicia un trote
cuesta de La Ventosa. En el reino de
España se vive un espíritu de profunda Teresa y Ana, con ayuda del zagal, desmadejado. Juan lo mira y duda que
religiosidad, de aventura y conquista: bajan del carruaje y esperan bajo una el penco aguante más de un suspiro en
parten guerreros a Flandes, conquista- encina. El zagal las ofrece agua de una volver al paso cansino anterior.
dores a América, y la leyenda y la lite- fuente cercana. El calor es abrasador. De noche, con el rebaño en el redil,
ratura viven de ese espíritu. Los perros jadean tumbados entre unas Juanillo cena con otros pastores y za-
escobas. Sobre el vientecillo solano va gales en una choza cubierta de chami-
El zagal pregunta. “¿Quiénes se-
un rumor quedo de esquilas. za de aquellos pagos. Mientras Juanillo
rán, padre?” “Soldados, no; vienen
muy despacio”. “Serán clérigos, o - De dónde sois. Pregunta Teresa al come pan duro con tocino y queso, va
puede que un feriante que se dirige a zagal. contando a todos el encuentro con las
Medina”. “Puede: ya sabes que Valla- monjas. Uno a uno, les fue enseñando
- Somos del lugar de Pozoaldes la cruz que llevaba atada al cuello con
dolid y Medina del Campo, son plazas
de las Tierras de Medina. Está a tres una fina correa de cuero, diciéndoles
fuertes del reino de su majestad Felipe
cuartos de legua; por allá, subiendo la que cruz, en latín, se dice crux. Aquella
II”. Contesta el padre.
cuesta del Sotillo. noche, Juanillo, no pegó el ojo recor-
El pastor y su hijo carean las ovejas dando las palabras llenas de dulzura,
- De Pozoaldes oímos del benefi-
hacia la ladera de la cañada y se co- sabiduría y sosiego de aquellas monji-
ciado Alonso Martín Palomo.
bijan del sol bajo una encina. Cuando tas. Llegó a pensar que quizás fuera el
el carro se acerca, los pastores ven - Del mismo son estas tierras y ma- día más feliz de su vida.
que bajo el toldo viajan dos monjas. juelos, y también son del señor cura
Se sienten aliviados. En las vías de este rebaño de ovejas. Ladran los perros a una liebre. Un
importante tránsito de personas y ca- triguero canta en lo alto de un zarzal al
- ¿Cómo te llamas, zagal? Pregunta primer rayo de sol. Juanillo se despere-
rruajes, los vasallos siempre respiran sor Ana.
un aire de recelo frente a lo descono- za en el catre de pajas. Observa la cruz
cido, más cuando se encuentran lejos - Me llamo como mi padre, Juan y recuerda el encuentro con las mon-
de la protección de su señor. El carro Zurdo. Pero todos me llaman Juanillo. jas. Se pregunta si la hermana Teresa,
se detiene. menuda y de poca salud, que le regaló
- El asunto está solucionado. -Co- la cruz de hueso, y sor Ana llegarían al
- Buenas tardes, hermanas. Decid- menta el pastor, sonriendo. El caballo convento antes del toque de completas.
nos qué se os ofrece de estos humildes tenía una piedra clavada en el hoyo
pastores. Inquiere el padre con respeto. del casco. Hicieron bien en parar por- (Esta es una historia de ficción, que
que la piedra ya le hería, y con estos bien pudiera haber sido verdad)
- Que el Señor os acompañe, buena calores…
gente. El animal se duele y cojea desde Tomás Muñoz (Chinete)

David Rubio Galindo


pág. 10 la llanura número 125 - octubre de 2019

Nuestros poetas Son de negros en Cuba


Vestida del color de las estrellas, Cuando llegue la luna llena
encendida como ramo de azahar, iré a Santiago de Cuba,
así te quiero, entre bordadas iré a Santiago,
pléyades que inundan la noche. en un coche de agua negra.
Iré a Santiago.
En tus brazos,
Cantarán los techos de palmera.
amar la sombra del pájaro embebido,
Iré a Santiago.
el aire de la augusta madrugada,
Cuando la palma quiere ser cigüeña,
hasta alcanzar la vida
iré a Santiago.
y vivirte con ella eternamente.
Y cuando quiere ser medusa el plátano,
Ni rojo amanecer, iré a Santiago.
ni flor de loto, Iré a Santiago
ni sangre que marchite tu esperanza; con la rubia cabeza de Fonseca.
sólo tú, cautivadora, Iré a Santiago.
en el mismo recodo del crepúsculo, Y con la rosa de Romeo y Julieta
navegando la playa del silencio, iré a Santiago.
de las horas dormidas, ¡Oh Cuba! ¡Oh ritmo de semillas secas!
de los ecos dejados Iré a Santiago.
en manos de los dioses. ¡Oh cintura caliente y gota de madera!
Javier S. Sánchez Iré a Santiago.
¡Arpa de troncos vivos, caimán, flor de tabaco!
Iré a Santiago.
Siempre he dicho que yo iría a Santiago
en un coche de agua negra.
Del amor oscuro
Iré a Santiago.
Brisa y alcohol en las ruedas,
Sin volar en las nubes de tu frente iré a Santiago.
Después de tanto tiempo, Mi coral en la tiniebla,
Ni en los territorios de la urraca iré a Santiago.
Ni entre madrigueras de conejos, El mar ahogado en la arena,
En una mañana azul iré a Santiago,
Con los primeros rayos de sol, calor blanco, fruta muerta,
Al altar antiguo iré a Santiago.
De los Vetones, hemos subido. ¡Oh bovino frescor de calaveras!
Once sonetos de amor oscuro, ¡Oh Cuba! ¡Oh curva de suspiro y barro!
Once sonetos que son queja Iré a Santiago.
Dulce de amor, hemos leído. Federico García Lorca
Once sonetos, suspiros de aire preso,
Florecillas,
Saltos de gacela,
Briznas de alegría,
Abrazos infinitos, El mar se entretiene dibujando
Emoción contenida. puntillitas en la arena.
Mis pisadas, cada vez más firmes
Once sonetos de Federico García, avanzan por el borde.
Una ausencia no querida.
Al fondo, en una roca
Julio Collado una gaviota su silueta esboza.
Pensamientos etéreos, caprichosos
desdibujan el horizonte.
Baranda ¡Ay! Amor que no llegas Tus ojos aparecen sin estar previsto,
¡Ay! Amor si llegaras como si estuvieras esperando y…
Verde que te quiero verde... el día que ya atardece después de sentir la caricia del aire,
García Lorca volviera a ser un mañana. pensé que eran tus labios
¡Cuánto tiempo te esperé ¡Ay! Amor, si llegaras y decidí despertar
cuánto tiempo te esperara! ¡Ay! Amor, navegando por no engañarme más.
Yo cercano al alquitrán por la luz de tu baranda. Adalí
tú subida a la baranda. Gijón, 4 de agosto de 2019
Julio Collado
la llanura número 125 - octubre de 2019 pág. 11

El ilustre Julio Escobar


Nació en Arévalo el 19 de enero de
1901, se casó con Sagrario Faura Ál-
varez de Abreu y murió el 30 de julio
de 1994, sin descendientes ni ascen-
dientes, en Los Molinos, un pueblo
de Madrid de unos 3.000 habitantes.
Dicen de él que fue hombre ilustrado
e ilustre. Nombrado por el cardenal
Enrique y Tarancón cuando éste era
primado de Toledo, caballero del Cor-
pus Christi de esa ciudad, escribió al-
gunas novelas, algunas obras cortas y
muchos artículos de prensa. Bohemio
para unos y raro para otros, mantuvo
correspondencia con Azorín y Grego-
rio Marañón.
Entre los años 1926 a 1929 fue di-
rector de “La Llanura” en su segunda
etapa, la etapa más gloriosa del histó-
rico semanario.
Marchó a Madrid y aunque desem-
peñó varios oficios relacionados con el
sector bancario y el de las artes gráfi-
cas, dedicó buena parte de su tiempo
a las letras, con una prosa castiza y
tradicional en novelas de corte social,
ambientadas en el medio rural que tan
bien conocía.
Los últimos coletazos de la socie-
dad agraria, el abandono del campo
y el éxodo a las grandes ciudades, así
como la pérdida del espíritu y valores
que definieron toda una época y una
cultura, nutrieron novelas como “Tere-
sa y el Cuervo” (1952) “Cinco Meca-
nógrafas y un millonario” (1955); “La
viuda y el alfarero” (1957); “Una cruz (1947) y “Andar y ver: breviario de un ilustraciones de Máximo y declarado
en la tierra” (1959); “El viento no en- observador” (1949) un ameno y agra- de Interés Turístico por el Ministerio
vejece” (1964); “Se vende el campo” dable recorrido por los lugares que él de Información y Turismo, el libro con
(1966); “La sombra de Caín” (1968) y había conocido hablándonos de los el que más se le ha identificado y que
“Vengadores de cenizas” (1970), don- pueblos y aldeas de la ancestral Casti- llegó a alcanzar, según el mismo autor
de describió con maestría tipos y cos- lla, de sus arraigadas costumbres y de indica, diez ediciones.
tumbres del medio rural. sus recias gentes. (Continuará en el próximo número)
Quiso hacer con “Azulejos espa- Pero fue su “Itinerario por las coci- Artículo emitido en Radio Adaja en el
ñoles, pasiones-costumbres-paisajes” año 2012, dentro de la sección “Lecciones
nas y bodegas de Castilla” (1965), con de Historia)

AGENDA DE ACTIVIDADES: miembros de nuestra Asociación Cultural participarán en el


III Recital Poético “El luto de los Ángeles” que organizan,
- El último juglar. “Amigos del Teatro de Valladolid”
en la localidad salmantina de San Martín del Castañar, las
presentará el próximo sábado, 26 de octubre de 2019 a las
componentes del proyecto “Musas”.
19:30 horas, en el Centro Cívico de la localidad de Boadilla
del Campo, la lectura dramatizada titulada “El último ju-
- El acto mensual correspondiente al mes de noviembre y que
glar. Luisito, el de Pozaldez”, obra original de Manolo Ló-
está encuadrado en “Las Tertulias de La Alhóndiga”, que se
pez. Bajo la dirección de Félix Hernández, actuarán Edgar
celebran en la Biblioteca Pública de Arévalo, tendrá lugar el
Masa como Luisito, Lourdes Cuadrado como introductora
22 de dicho mes, viernes. En este caso se trata de la presenta-
y Nacho García como narrador.
ción de la obra del poeta segoviano Luis Arranz.
- En los primeros días del mes de noviembre algunos Más información en : http://la-llanura.blogspot.com.es/
pág. 12 la llanura número 125 - octubre de 2019

Clásicos Arevalenses Antigua postal.


Castillo de Arévalo

Efemérides arevalenses
Compiladas por
Pilar de Montalvo Gutiérrez

Noviembre
2 de 1538.— El procurador gene-
ral de la Universidad de la tierra de
Arévalo, Juan Sánchez, de la Nava,
gana en la Chancillería de Valladolid
una ejecutoria para que aquella elija
procurador, independiente su arrabal.
Con este pleito comienza a separarse
el arrabal y sus anejos, que forman el
séptimo sexmo de la villa de Arévalo
y su tierra.
2 de 1629.— Se otorga un Real Pri-
vilegio para que los labradores de la 11 de 1839.— Fallece Pedro Pas- Martín Muñoz de la Dehesa, Montejo,
tierra de Arévalo puedan disponer de la cual Morera, administrador de Arbi- Montuenga, Rapariegos, San Cristóbal
tercera parte del trigo de su alhóndiga, trios provinciales, natural de Copons y Tolocirio. Para Valladolid: Fuente el
que no se les pueda ejecutar por deudas (Cataluña), y es enterrado en San Juan. Sol, Honcalada, Honquilana, Lomo-
menores de veinte fanegas y que no pa- viejo, Muriel, Olmedillas, Salvador,
guen alcabalas por estos préstamos, ni 16 de 1585.— El general Hernán San Llorente y San Pablo de la Mora-
derechos a los escribanos. (En el año Tello de Guzmán aumenta la donación lejilla. Se le agregan en cambio, Na-
1720 se repartieron 330 fanegas). para el colegio de la Compañía de Je- rros del Castillo, que pertenecía a Sa-
sús en 7.500 ducados de un censo con- lamanca, Adanero y Flores de Ávila.
8 de 1738.— Acuerda el concejo en tra la villa de Cantalapiedra y de sus Este R.D. forma las actuales provin-
la tierra de Arévalo que en día de toros bienes propios. cias y partidos.
y festejos se reserven los cuatro balco-
nes de su casa de la plaza del Real al La Llanura número 69 1354.— Doña Blanca de Castilla,
corregidor y sus procuradores, actuales 18 de noviembre de 1928. esposa de don Pedro, es encerrada en
y pasados. ...ooOoo... la fortaleza.

8 de 1811.— Los franceses encar- Noviembre


Diciembre
celan a don Pedro Villafáñez, cura de 28 de 1587.— Hernán Tello de
Santa María, a don Pedro Delgado, a Guzmán cede a los Jesuitas la deuda 1º de 1798. — El eclesiástico de
don Vicente Terán y al señor Revilla, de 2.619.319 maravedíes que con él Ávila dirige una notable carta al Arci-
elementos constitutivos del Concejo, y tenía el rey, en cabeza del padre gene- preste de Arévalo para que facilite la
conducen a Ávila a otros cuatro veci- ral Claudio Acnaviva y su provincial venta de los bienes del Hospital, obras
nos que quedan rehenes para forzar a la Briceño. pías, cofradías y patronatos que mandó
villa al pago de 87.000 reales y entre- el Real Decreto de Carlos IV en 19 de
ga de setenta y dos carros y doscientas 30 de 1863.— Por R.D. se segre- septiembre de 1789.
ochenta camas, con colchones, almo- gan de la tierra de Arévalo los pueblos
hadas, sábanas y mantas, que pedía el siguientes: Rágama, para Salamanca. La Llanura número 72
comandante francés, jefe de la fuerza Para Segovia: Aldeanueva del Codo- 9 de diciembre de 1928.
que ocupaba Arévalo. nal, Botalhorno, Codorniz, Donhierro,