You are on page 1of 12

AÑO XI

TERCERA ÉPOCA — NÚMERO 126


ARÉVALO—NOVIEMBRE DE 2019

Precio del ejemplar impreso:


0,50 euros. http://lallanura.es

Al cabo de diez años, más o menos


No es una regla escrita pero, veni- del edificio, tiene intención de vender- atención sobre la avanzada ruina de
mos observando de un tiempo a esta la. Fue inmatriculada en el año 2004. este importante elemento patrimonial
parte, que algunas de las propuestas Queremos suponer que, si al fin la igle- debieron surtir efecto.
que se han hecho desde nuestra Aso- sia se vende, se devolverán al Erario
En septiembre de 2017 se realiza-
ciación vienen a ponerse en prácti- Público las subvenciones con las que
ron catas arqueológicas que parecían
ca cumplidos diez años desde que se se pagaron las obras de consolidación
ser preludio de una próxima restaura-
hubieron planteado. de la cúpula y de sus muros.
ción que sí ha llegado. Hace escasas
¿No os parece, cuando menos, cu- En mayo de 2010 se presentó en la fechas han comenzado las obras de
rioso? Casa del Concejo de Arévalo, y tam- limpieza y preparación de una muy es-
bién por parte de “La Alhóndiga”, el perada restauración que, entendemos,
Fijaos, es en agosto del año 2008
proyecto de “Rutas Ecodeportivas”. va a permitir consolidar lo que se con-
cuando nuestra Asociación, “La Al-
Fue esta propuesta preludio del “Pa- serva de este puente mudéjar y evitar
hóndiga de Arévalo”, comienza su
seo fluvial” que, tal y como está pre- que siga avanzando su deterioro.
campaña para incluir la iglesia de San
visto, en los próximos meses; es decir,
Nicolás, antigua iglesia de Santiago En junio de 2009, nuestra Asocia-
en 2020, llegará, en su segunda fase,
perteneciente al desaparecido Colegio ción presentó una solicitud al Excmo.
desde la “junta de los ríos” hasta el
de los Jesuitas, en la Lista Roja del Pa- Ayuntamiento por la que se pedía la
molino de la Pesquera en el río Adaja.
trimonio. habilitación del edificio de propiedad
En octubre de ese mismo año 2010, municipal situado en el número 13 de
Casi diez años después, en julio del
se incluye en la antes citada Lista Roja la calle de Santa María para su empleo
año 2018 la iglesia de San Nicolás sale
del Patrimonio que, como todos sa- como Albergue de Peregrinos, la cono-
de la Lista Roja en consideración a
béis mantiene la Asociación “Hispania cida como “Casa de la Avelina”.
que, después de las restauraciones rea-
Nostra”, el puente de Valladolid, esa
lizadas mediante una subvención de la Precisamente ha sido en este año
histórica construcción medieval del si-
Junta de Castilla y León, desapareciera 2019 cuando se han formalizado los
glo XIV, de estilo mudéjar, reconstrui-
la amenaza de riesgo de ruina para el trámites necesarios para que el alber-
da en tiempo de Carlos III.
antiguo templo. gue de peregrinos de la senda del su-
El estado del puente era de total reste del Camino de Santiago tuviera
Nos llegan en estos días rumores,
abandono. existencia oficial.
no sabemos si tienen fundamento, de
que la Parroquia, propietaria a la sazón Nuestras continuas llamadas de Más o menos, al cabo de diez años.

Juan C. López
pág. 2 la llanura número 126 - noviembre de 2019

Actualidad cultural vés de diversos medios con el propó-


sito de sembrar 25 millones de bello-
Un homenaje a “Luisito, el de Po- Hablamos también de la gran im- tas por toda la Península Ibérica y que
zaldez” en Bobadilla del Campo. El portancia de las mismas en un entorno definen como un gran reto colectivo
pasado sábado, 26 de octubre de 2019, social, el del medio rural, en el que la para afrontar la actual crisis climática
“Amigos del Teatro de Valladolid” pre- distancia a lo que sucede en el resto y frenar la desertificación apoyando la
sentó, con un notable éxito, en el Cen- del mundo puede ser a la vez mínima o recuperación de nuestros bosques.
tro Cívico de Bobadilla del Campo, la infinita; pues el uso de las nuevas tec- Si desean más información pueden
lectura dramatizada titulada “El último nologías permite acercar ciertos recur- solicitarla a través de Fran Durán, en
juglar. Luisito, el de Pozaldez”, obra sos como son las bibliotecas virtuales. las Redes Sociales, y de forma más ge-
original de Manolo López. Bajo la di- La mayoritaria presencia de la mujer neral en el sitio: “http://lagranbellota-
rección de Félix Hernández, actuaron en el uso diario de las bibliotecas de daiberica.org/”.
Edgar Masa como Luisito, Lourdes los pueblos; las interconexiones entre En breve dispondremos de más deta-
Cuadrado como introductora y Nacho diferentes bibliotecas municipales del lles sobre de los días y lugares en que
García como narrador. Los asistentes entorno geográfico, compartiendo re- podremos participar en esta actividad
quedaron muy agradecidos por un acto cursos, fondos literarios y actividades; a la que pueden unirse todas aquellas
cargado de recuerdos y nostalgia para la perfecta compatibilidad de la era personas y grupos asociativos que así
los muchos que conocieron a ese per- digital con las formas tradicionales de lo deseen.
sonaje “mítico“ que permanecerá para presentar la literatura; las actividades
siempre en la memoria colectiva como que se pueden desarrollar a partir del
“Luisito, el de Pozaldez”. funcionamiento de la biblioteca que
aglutinen a los vecinos de cualquier
edad y varios aspectos muy interesan-
tes alrededor de las mismas y su papel
en nuestras actuales sociedades.
Una tarde muy agradable, entre libros,
en un espacio muy acogedor, el de la
Biblioteca Municipal de Olmedo, a Fran Durán
Bobadilla del Campo
cuyos vecinos felicitamos por dispo-
Día de las Bibliotecas. El pasado jue- ner de tan agraciada instalación y que Sumario:
ves, día 24 de octubre, se celebraba el pretende desempeñar el papel de eje 1. Editorial: Al cabo de diez años, más
Día de las Bibliotecas y por ello nos dinamizador cultural de la localidad o menos.
acercamos hasta Olmedo (Valladolid), vecina. 2 y 3. Noticias de Cultura y Patrimo-
para conocer su Biblioteca Munici- nio.
pal y participar en uno de los actos 4 y 5. Tribuna abierta: Por un mundo
programados para conmemorar dicho rural vivo. Julio López Alonso.
evento: un debate titulado “El papel de 5. De cine: Villanos (II). Jorge García
las bibliotecas en el pensamiento y la Vela.
sociedad”. Interesante propuesta y no 6 y 7. José Luis Gutiérrez Robledo,
menos atractivas el resto de activida- “Guti”. Varios autores.
des programadas que se habían cele- 8. La triste opción. Ricardo José Gó-
brado en la Sala Infantil: un encuentro mez Tovar.
para descubrir los nuevos cuentos de 9. ¡Qué pena que los abuelos se nos
realidad virtual, un taller para elaborar mueran tan pronto! Segundo Bragado.
originales marcapáginas y en el que 10. Nuestros poetas: Elena Clavo Mar-
Jorge Aranda había presentado su nue- tín.
vo cuento “Cocoroto”. 11. El ilustre Julio Escobar (II). Juan
Desde el planteamiento inicial de que Wikipedia C. López.
la biblioteca no puede ser un mero con-
tenedor de libros, ni por naturaleza ni La gran “bellotada” ibérica. Los 12. Clásicos arevalenses: Efemérides
arevalenses. Pilar de Montalvo Gutié-
por uso, Fran, su actual bibliotecario, pasados días 2 y 10 de noviembre, y rrez.
nos expuso como arranque del debate organizado por Fran Durán, con la co-
el papel que debería jugar una bibliote- laboración del Excmo. Ayuntamien-
ca municipal, y más aun en un entorno to de Arévalo y otras asociaciones y LA LLANURA de Arévalo.
Publicación editada por:
rural. Porque la lectura es alegría, vi- entidades, se organizó en Arévalo, en “La Alhóndiga” de Arévalo,
talidad y en una biblioteca son infini- concreto en la calle del Descubrimien- Asociación de Cultura y Patrimonio.
tos los mundos a los que nos podemos to, junto al conocido por todos como Avda. Emilio Romero, 14-B - 05200 Arévalo
asomar. Debe ser además un espacio “El pino bomba”, una quedada con el lallanuradearevalo@gmail.com
de conexión intergeneracional, como fin de pasear por diversas localizacio- Número 126 - Noviembre de 2019
un lugar de acceso al conocimiento, al nes del entorno de nuestra Ciudad, con Depósito legal: AV-85-09
intercambio, a la información. Un sitio el fin de recoger bellotas procedentes Diseño y maquetación: “La Alhóndiga”,
generador de mentes críticas con un de encinas. La propuesta forma parte Asociación de Cultura y Patrimonio.
pensamiento abierto. del proyecto que se ha lanzado a tra- Imprime: Imprenta Cid.
la llanura número 126 - noviembre de 2019 pág. 3
El Luto de los Ángeles. El pasado sá- tro” que puso en escena la obra “Entre Nota aclaratoria en referencia al
bado, 2 de noviembre, tuvo lugar en mujeres”, dirigida por Benjamín Sevi- “Turismo de torres” en Arévalo . En
la localidad salmantina de San Martín lla en una adaptación del texto de San- la primera página del número anterior
del Castañar la III edición del recital tiago Moncada. de nuestra “Llanura”, hacíamos refe-
poético “El Luto de los Ángeles” que Y, por fin, el sábado, 9 de noviembre rencia a un Trabajo de Fin de Máster
organiza el Grupo “Musas”. El reco- de 2019 el teatro “Castilla” acogió la realizado por uno de nuestros jóvenes
rrido arrancó, como es habitual, en la comedia titulada “Cuidado con el de historiadores y que propone el “Tu-
Ermita del Humilladero desde el que los cuernos” que, bajo la dirección de rismo de torres” como un elemento
las integrantes de Musas, Rosana Sán- Olaya Jiménez, puso en escena la com- dinamizador del turismo para nuestra
chez y Maribel Domínguez, marcaron pañía “Diabla Teatro”. Ciudad. A tenor de que el “Diario de
con sus intervenciones el avance de la De esta forma, se completó la progra- Ávila” de fecha 30 de octubre de 2019
comitiva en una representación pen- mación de esta VII muestra teatral or- recoge la referencia de nuestra revista
sada y creada “para rendir homenaje ganizada por el Excmo. Ayuntamiento y, bajo el título “Un turismo de torres”
a los que ya no están”. El acto conti- de Arévalo. afirma que «la revista “La Llanura”
nuó en la iglesia con la intervención Tiramisú Teatro propone una nueva oferta para mos-
del Coro “Francisco Salinas” y lle- trar la ciudad desde las imponentes
gó, posteriormente, hasta el castillo- torres mudéjares», queremos dejar
cementerio de San Martín donde coro, meridianamente claro que en ningún
poetas y rapsodas dedicaron versos momento es esta revista la que propo-
y canciones a las ánimas. Terminó el ne esa idea, sino que la iniciativa per-
acto con un recital poético en el que, tenece al historiador arevalense David
como ya es habitual, poetas y rapsodas de Soto Pascual. Es David el que ha
de nuestra Asociación Cultural, junto a realizado ese Trabajo de Fin de Máster
otros de Segovia, Medina del Campo y, por tanto, el autor de esa propuesta
y Salamanca, alternaron poemas muy Serafín de Tapia y el Mancebo de que, insistimos, no nos cabe ninguna
apropiados para estas fechas, con can- Arévalo. El pasado jueves, 30 de oc- duda de que va a servir como un im-
ciones del Coro “Francisco Salinas”. tubre, la “Casa de los Deanes”, sede portante elemento de dinamización tu-
En resumen, un bellísimo acto, que fue del Museo de Ávila, acogió una ex- rística para Arévalo
muy aplaudido por el numeroso públi- traordinaria conferencia titulada “El Chuchi Prieto
co asistente. Mancebo de Arévalo. Raíces familia-
Rubén Fernández Maroto res y entorno social”. La conferencia, a
cargo del historiador Serafín de Tapia
Sánchez, profundiza en el contexto
social y familiar del personaje areva-
lense a través de una muy interesante
propuesta que nos acerca a la identidad
del desconocido cripto-musulmán.
La charla es el preludio de una expo- Revista cultural “Font-Ana” en
sición que acogerá el Museo de Ávi- Fontiveros. El espacio “Llama de
Continúa la VII Muestra de Teatro la, entre los meses de noviembre y Amor Viva” de la vecina localidad de
en Arévalo. El pasado 23 de octubre el diciembre de este año 2019, en la que Fontiveros acogió el pasado viernes,
Teatro Castilla, dentro de la VII Mues- podrá contemplarse “La Tapçira”, obra 1 de noviembre, la presentación del
tra de Teatro, acogió la obra “El viaje del Mancebo. Nuestra Asociación está número 1 de la revista cultural “Font-
a ninguna parte” de Fernando Fernán trabajando para que, a partir de marzo Ana”. Desde estas páginas celebramos
Gómez representada por el grupo “Ti- del próximo año, esa misma exposición la aparición de esta nueva revista que,
ramisú Teatro” y dirigida por Carlos pueda disfrutarse en Arévalo junto a un estamos seguros, va a ser un referente
Burguillo. ciclo de conferencias y otras activida- del Patrimonio Cultural de Fontiveros.
El sábado, 2 de noviembre, el turno fue des dentro unas jornadas dedicadas a Enhorabuena a promotores y colabora-
para la compañía “Francachelas Tea- este importante personaje arevalense. dores que la han hecho posible.
pág. 4 la llanura número 126 - noviembre de 2019

Tribuna abierta ciones o en la titularidad compartida.


La falta de políticas eficaces diri-
desconsiderado.
El despoblamiento del medio rural
Por un mundo rural vivo gidas al medio rural en cuanto a los debe tomarse en serio al ser un pro-
servicios básicos se refiere, tales como blema de interés general, un problema
El despoblamiento del Medio Rural sanidad, educación, servicios asisten- que hasta hace poco tiempo no ha es-
no es un problema que haya surgido en ciales a la tercera edad o dotación de tado en la agenda política de ningún
los últimos años, aunque es cierto que internet de banda ancha entre otras, Gobierno, al considerarse una cuestión
se ha ido agravando a medida que el han contribuido a una separación ma- de segundo nivel debido a la poca in-
campo ha ido sufriendo una baja ren- yor entre lo rural y lo urbano. fluencia que representa.
tabilidad en su actividad económica,
debido a los fuertes incrementos en los Una sanidad pública y bien dota- Una vez que el problema de la des-
costes de producción y la reducción de da profesional y económicamente es población se ha generalizado de forma
precios de los productos agrarios como necesaria para una población mayor y inquietante, afecta ya incluso a mu-
consecuencia de la globalización de un dispersa, la cual requiere de un mayor chas ciudades, han saltado las alarmas
libre mercado sin ningún tipo de regu- esfuerzo y compromiso para ser aten- y, todos tenemos la obligación de bus-
lación ni protección en momentos de dida adecuadamente. car soluciones, sin olvidar que la más
crisis sectoriales. importante para mantener la población
En la sociedad hay una opinión
es el trabajo, indistintamente de que el
La falta de rentabilidad en las ex- generalizada de que los fondos de la
lugar en que se habite sea un pueblo o
plotaciones familiares ha sido un fac- PAC, aun siendo muy necesarios y es-
sea una ciudad.
tor determinante para que muchas ex- tando de acuerdo con esta política, no
plotaciones no pudieran mantenerse y han contribuido a fijar población en el Hay un patrimonio importante en
hayan tenido que cerrar sin producirse medio rural, opinión que yo personal- nuestro medio rural sin explotar, y en
el relevo generacional tan necesario y mente también comparto. Estos fon- ello deben involucrarse los ayunta-
deseado para el mantenimiento de po- dos públicos imprescindibles para los mientos y las Diputaciones junto al
blación en nuestros pueblos. El apoyo profesionales en ningún momento se conjunto de los ciudadanos, a la vez
que se presta a los jóvenes para incor- aplican con los objetivos de contribuir que se tiene que hacer un mejor uso de
porarse es muy necesario, pero nunca a fijar población en los pueblos y man- los recursos públicos en proyectos pro-
será suficiente para que permanezcan tener vivo el medio rural, ya que una ductivos que generen empleo, den ser-
si no tienen rentabilidad en su explo- gran parte van a parar a las ciudades vicios de calidad y atiendan las necesi-
tación. y/o perceptores que poco o nada tie- dades de los ciudadanos; en definitiva,
nen que ver con el medio rural. De los que sea una apuesta firme frente a la
A este problema se suma la mascu- 74.055 perceptores de la PAC en Cas- despoblación.
linización de la población rural debido tilla y León, el 32,3% (23.840) tienen
- El apoyo a la natalidad y concilia-
a la falta de alternativas socio-labora- más de 65 años, el 9% corresponde a
ción es fundamental.
les para las mujeres, lo que provoca menores de 40 años (6.665) y tan solo
una emigración permanente en busca el 0,7% (518) corresponde a menores - Es necesario aplicar políticas
de oportunidades laborales fuera del de 25 años. La mayor parte de percep- activas para las mujeres que apues-
medio rural. tores no viven en el medio rural. Por ten por permanecer en los pueblos.
tanto, queda demostrado que esta PAC - Seguir avanzando en políticas de
Los factores que han provocado el es injusta en su distribución. igualdad participativa en todos los ór-
despoblamiento del medio rural han ganos de gobierno de entidades asocia-
sido muchos y muy variados, ya que El Modelo Social Agrario, el de tivas y empresariales.
siempre ha sido un suministrador de la Explotación Familiar, es el único
mano de obra barata para la industria, modelo que fija población y mantiene - Apoyo de programas de envejeci-
la construcción y otros trabajos de baja con vida nuestros pueblos, gestiona miento activo y calidad de vida.
cualificación. el territorio y crea puestos de trabajo - Atención sanitaria de acuerdo
permanente, por lo que contribuye a a las necesidades de la población.
La mecanización y modernización frenar el despoblamiento rural. - Potenciar el turismo rural con apoyo
en las tareas del campo es otro factor financiero a los emprendedores.
determinante que, de forma imparable, Durante muchos años, el medio ru-
ha seguido expulsando activos del me- ral fue desprestigiado sin compasión, - Que los fondos europeos tengan
dio rural a otros sectores productivos, siendo los “catetos pueblerinos” y, en objetivos concretos dirigidos a mante-
principalmente a los grandes polos in- muchos casos, éramos marginados por ner la población en el medio rural y no
dustriales. una gran parte de ciudadanos. En el a quienes viven en la ciudad.
cine de la dictadura tuvimos un gran - Favorecer con medidas fiscales y
En los últimos años ha habido una protagonismo y en los programas de tributarias a quienes fijen su residencia
apuesta firme en todas las políticas televisión nunca faltaba el que hacía en el medio rural.
agrarias, por parte de las diferentes de gañán y de tonto del pueblo. Mu-
Administraciones, para dimensionar chos años de menosprecio a quienes - Tiene que haber un apoyo serio y
explotaciones. Eso ha contribuido a re- producen carne, leche, cereales o fru- decidido para seguir uniendo el siste-
ducir considerablemente la población tas que a diario llegan a sus mesas. Un ma cooperativo.
activa en este sector, a pesar de que se trabajo no valorado, una forma de vivir - Reducción de la fiscalidad para
está apostando por la incorporación de en muchos casos marginal y de descré- los medios de producción agrícola, ga-
las mujeres como titulares de explota- dito, un potencial económico y social nadera y forestal.
la llanura número 126 - noviembre de 2019 pág. 5

- Se deben garantizar precios justos polígonos del medio rural reduciendo nes correctas de acuerdo a las posi-
en base a los costes de producción. su fiscalidad. bilidades del territorio y siempre con
- Hay que apostar firmemente por - Facilitar y potenciar las redes de actuaciones coordinadas entre las di-
la transformación y modernización de comunicación rompiendo las barreras ferentes administraciones y colectivos
regadíos. entre lo rural y lo urbano. de la zona implicados en esta materia.
En definitiva, que el compromiso debe
- Reducir las cargas burocráticas - Tender las redes de fibra óptica
ser de todos, para que de verdad se
en el manejo de la ganadería les daría que permitan el trabajo desde el pue-
apueste por frenar un despoblamiento
calidad de vida. blo.
que está empobreciendo nuestra tierra.
- Potenciar y facilitar el asenta- Ante una escasez de recursos eco-
nómicos, hay que adecuar las solucio- Arévalo, 8 de octubre de 2019
miento de pequeñas empresas en los
Julio López Alonso

De cine en otras por puro entretenimiento.


Desde el tratamiento a los mismos
Por encima de todos ellos pondré
a los villanos creados por el mayor
Villanos genio de la literatura universal, junto
dioses griegos y romanos, que no eran
a Cervantes, mi adorado William. En
(Continúa del número anterior) nada buenos, los villanos se han suce-
concreto citaré a tres de sus múltiples
Es frecuente que se recurra a ras- dido sin descanso hasta nuestros días.
e inmortales personajes, aunque la lista
gos físicos potentes visualmente con la Un buen ejemplo de los quehaceres de
sería larguísima, que integrarían la ca-
pretendida intención de dar un aspec- esos dioses lo tenemos en las “Meta-
tegoría de villanos. Yago de “ Otelo”,
to más amenazador o carismático, si morfosis” de Ovidio, donde además de
la manipulación pura sin escrúpulos,
bien muchas veces caen en el ridículo narrar sin ningún tipo de contempla-
un maquinador maquiavélico; Shylock
pretendiendo suplir la falta de ideas de ciones las correrías divinas, se hacía
en el “Mercader de Venecia”, un per-
guión con estos trucos, aunque en otros hincapié en las transformaciones, ma-
sonaje consumido por su avaricia,
casos añaden más fuerza al retrato, nipulaciones y máscaras que estos usa-
tanto que la ejemplifica; una avaricia
como alguno de los comentados. Los ban para lograr sus muy variados ob-
que despierta el instinto criminal a esa
villanos de la saga Bond tenían más jetivos. Dioses envidiosos, vanidosos,
“femme....fatale”, que tan bien captó
carisma en sus inicios, más personali- lujuriosos, vengativos. Una gozada. El
Orson Welles en su adaptación cine-
dad y, generalmente, estaban dotados mismo Zeus sufrirá una gran evolución
matográfica, que es Lady Macbeth.
de rasgos llamativos como las manos en la historia de la mitología, siendo
Estos tres representan, junto a otros, lo
de hierro del Doctor No (“Agente 007 en un principio un auténtico golferas,
que debe ser un gran villano, ya sea en
contra el Dr. No” de Terence Young, copulador compulsivo, obsesivo, te-
cine, literatura, teatro o lo que sea.
1962), Tiburón y sus dientes de acero, naz, constante, insistente, un pertinaz
al que además le dieron una evolución violador que pudiendo, en teoría, se- Me gustaría destacar que también
a lo Vader, o Ernst Stavro Blofeld y su ducir a cualquier mujer presumiendo en televisión hemos podido ver úl-
lindo gatito… con sus imponentes atributos, sobre timamente grandes villanos que han
todo con ese gigantesco… rayo…, él acabado siendo los mejores personajes
Los villanos en la actualidad cada prefería violarlas de forma salvaje. Si de sus respectivas series, llegando a
vez se hacen más estrafalarios. Con veía a una jovencita apetecible, él se ser referentes de la historia televisiva.
todo, tenemos auténticas genialidades transformaba en toro y a montarla se Mencionaremos un par, como el Ben-
como el Joker de “El caballero oscu- ha dicho. Muy sutil, Zeus. Antes eran jamin Linus de “Lost”o el Al Swearen-
ro” de Christopher Nolan, (2008), o más románticos, y a las violaciones gen en “Deadwood”, por poner algún
el singularísimo nazi interpretado por las llamaban “raptos”. Poetas. Un dios ejemplo actual, o los J.R. (“Dallas”),
Cristoph Waltz en “Malditos Bastar- bastante arbitrario que acabará repre- Angela Channing (“Falcon Crest”), o
dos” de Quentin Tarantino, (2009). sentando la justicia máxima. Una gran la lagarta de Diana (“V”), como ejem-
El último gran villano visto en el evolución también. plos menos recientes. No puede faltar
celuloide en el mundo mainstream el Walter White de “Breaking Bad”.
En la misma Biblia tenemos villa-
nos lo regaló Marvel. Ese Thanos y su nos a tutiplén, por ejemplo Caín, ese Debo reconocer que yo nunca pre-
chasquido que conmocionó salas de hermano celosón que mató a su herma- fería al villano, pero ¿qué sería de todo
todo el mundo. no Abel al elegir Yahvé la ofrenda que esto sin ellos?
En este artículo no me puedo resis- este hizo antes que la suya. Desde luego la lista dista mucho de
tir a mencionar algunos villanos litera- Grandes genios de la literatura nos ser exhaustiva y lo más seguro es que
rios, los ha habido de todo tipo y con- han dejado grandes villanos, Arthur haya tenido imperdonables olvidos,
dición, desde el mismo demonio, que Conan Doyle, J. R. R. Tolkien, Robert pero como acercamiento al imprescin-
ha sido un grandísimo villano en no Louis Stevenson, Bram Stoker, Mary dible mundo de los villanos es comple-
pocas obras, ahí tenemos el “Fausto” Shelley, Alejandro Dumas… y sus ta. Eso sí, estoy seguro de que daréis
de Goethe y a Mefistófeles, a otros más Moriarty, Sauron, el señor Hyde, Drá- muchos más nombres.
mundanos pero igual de demoniacos. cula, Frankenstein, Milady de Winer o
La historia de la literatura siempre ha Pd. Quizá alguno se pregunte si
el Cardenal Richelieu… Michael Bay debería incluirse en este
estado ligada a la maldad, en unas oca-
siones para hacer reflexiones morales, especial. Por supuesto que SÍ.
Incluso Dickens y su inmensa gama
para mostrar lo que no se debe hacer, y de personajes despreciables. Jorge García Vela
pág. 6 la llanura número 126 - noviembre de 2019

José Luis Gutiérrez Robledo, “Guti”


Temprano levantó la muerte el vuelo, “Cuando una persona a la que
temprano madrugó la madrugada, Cristóbal Medina
temprano estás rodando por el suelo.
admiras, y que ha sido tu profesor,
(Miguel Hernández) te ofrece su amistad, piensas que no
lo mereces. Sin embargo, la gene-
El pasado 13 de octubre nos llega- rosidad de José Luis Gutiérrez hizo
ba, a última hora de la mañana, la triste que compartir momentos de trabajo
noticia del fallecimiento de José Luis o de recreo constituyese un auténtico
Gutiérrez Robledo. En su recuerdo, es- placer. Por traer unos recuerdos que
tos fragmentos de “Ávila Abierta” que conservo vívidos, no puedo dejar de
siguen: evocar las experiencias que tuvimos
a través del patrimonio, que él tanto
“Algunos menos hemos tenido la amaba y protegió. No había capilla,
inmensa fortuna de compartir con torre o castillo del que no tuviera las
él la escritura, la labor de archivo o llaves. Vivimos situaciones intrépidas
lo que él de veras disfrutaba y consi- e incluso arriesgadas, en las que mu-
deraba la parte fundamental de una chos nos sorprendíamos de dónde ha-
investigación: el estudio detallado del bíamos logrado llegar”.
propio edificio. Con esto no me refie-
ro a hacer “una visita”. Quiero decir Cristóbal Medina
que prácticamente las piedras nos sa-
ludaban”.
Raimundo Moreno “Es ésta una carta de despe-
dida en la tierra, pero al mismo “Y acercándome ya a casa quise
tiempo es una reivindicación de imaginarme a Pepe llegando a La Eter-
su legado que siempre perma- nidad, todavía con muchos gajes de su
necerá vivo en los estudios y la personalidad, con esa agitación sudo-
historiografía abulense, en el rosa y ese nervio suyo, y saliéndole al
recuerdo de sus investigaciones, encuentro, enterado ya de la llegada,
clases, conferencias, reivindica- su amigo Ángel Barrios, porque nadie
ciones sobre el patrimonio histó- mejor en estos casos que un paisano
rico, artículos y libros, en las ex- abulense como introductor.
cursiones que guio a sus alumnos —Bueno, ¿y qué hay por Ávila,
al estilo de la Institución Libre de Pepe?
Enseñanza por Ávila, media Es- —Pues mucha sequía y poco más.
paña y Europa, y en su colección
bibliófila de todo lo relacionado —Y por España, ¿qué tal?
con Ávila (libros, fotografías, es- —Con un aumento importante de
tampas, etc.)”. la gilipollez, Ángel.
Jesús María Sanchidrián —Entonces no me digas nada del
Raimundo Moreno mundo…
—¡Uy!, el mundo… menuda pre-
“José Luis y yo nos conocimos por uno de nosotros desarrollaba, con gunta me acabas de hacer”.
casualidad en la calle, creo recordar frecuencia sobre temática abulense”.
que fue en la plaza de Nalvillos, en J. Francisco Fabián
Serafín de Tapia
el otoño de 1976 -hace, por tanto, 43
años-. Me compró el periódico que
otro compañero y yo vendíamos por
la calle -el Mundo Obrero- y me co-
mentó con sorna que los peceros éra-
mos buena gente, un poco modera-
dos, pero que, para Ávila, no estaba
mal. Después pasaron años en los que
cada uno seguimos nuestra trayecto-
ria profesional. En 1982 apareció su
primer libro, “Las iglesias románicas
de la ciudad de Ávila” (con preciosa
portada de su amigo Javier Paradi-
nas) y a partir de ese momento fuimos
tejiendo una amistad —enriquecida
con la presencia de Ángel Barrios—
Proyecto Leal
que alentaría los trabajos que cada
la llanura número 126 - noviembre de 2019 pág. 7

“Hablando con la gente y dis-


tribuyendo en la plaza del Mercado
Grande unas hojas volanderas que
había escrito y “multicopiado” él
mismo, con la intención de denunciar
el disparate de derribar los edificios
adosados a la muralla, en la calle
San Segundo, así conocí yo a Pepe.
Me acerqué a él para pedirle el texto
escrito y que me explicara las razo-
nes para defender la permanencia de
UNED 1998
aquellos bloques de viviendas. No re-
cuerdo exactamente de lo que habla- “Muy al principio, aceptaba con
mos (desde 1980 han pasado ya mu- frecuencia una plaza en su coche, en
chos años), pero me quedó grabado lo sus viajes de ida o vuelta a Madrid
admirable de su acción por enfrentar- para dar sus clases en la Compluten-
se al poder de entonces solo con las se. También desde el principio nos
ideas, pues quedaban todavía, sobre ofreció y acogió en su casa (y fue mu-
todo en ciudades pequeñas, conduc- cho más que simbólico durante algún
tas autoritarias en los representantes tiempo), nos presentó a sus amigos,
Juan C. López institucionales, justificadas además el que ahora son también los nuestros,
“Un día, estando él inmerso en su profundo arraigo de una mentalidad y apadrinó y agasajó a nuestras hi-
proyecto “Memoria del Mudéjar en la cerrada y oscura. jas desde que nacieron, como hacía
Moraña”, me llamó para que, si me Antes de separarnos, creo que con con los hijos de todos los familiares
apetecía, le acompañara a ver el Pala- la intención de reconocerle su com- y amigos cercanos. Y finalmente fue
cio de los Sedeño en Arévalo. Le con- promiso, le dije que tenía mucho va- el director de la tesis doctoral de mi
testé, como diría mi suegro: “contigo lor y que me había hecho reflexionar marido, a caballo entre la historia y
a robar gallinas”. Llegamos al dicho sobre el significado del Patrimonio no la arquitectura, y que cuadraba tan
Palacio. Examinamos su fachada y monumental”. bien con esa cultura vasta, humanis-
torre, pero nuestro mayor interés ra- ta y polifacética que definía al Cate-
José Antonio Navarro drático José Luis Gutiérrez Robledo,
dicaba en su interior. ¿Cómo entrar?
Por los accesos lógicos era imposible. aunque él siempre fue Pepe para no-
Dada, de todos conocida, su obstina- sotros”.
ción pertinaz e intrepidez investiga- Flor Martínez
dora nos dirigimos al lateral derecho.
Una tapia de unos dos metros de al-
tura y adosadas a ella una silla y una
mesa tambaleante de formica nos
daba la posibilidad. Decidimos utili-
zarla para acceder al otro lado. “Tú
sujeta la mesa y yo subo primero” me
dice Pepe, le contesto “Vale”. Subido
a la mesa se encarama a la tapia y
salta. Oigo un golpe. ¡¡¡Pepe!!! ¿es-
tás bien? grito. Me subo con precau-
ción a la mesa, y cuando estoy arriba
veo que ha caído sobre un montón de
chatarra de electrodomésticos cubier-
tos de maleza. Una vez en el interior
nos sacudimos un poco la suciedad y José L. Gutiérrez R.
nos dirigimos a lo que quedaba del in- “Tú has sido también alguien la periferia y las cunetas de tierra. Y
terior del Palacio”. comprometido con esa sociedad do- decías que Ávila no era solo la de la
Miguel Ángel Espí minada por la élite económica. Visi- arquitectura de los palacios de silla-
tando un día el cementerio de Ávila res y escudos de piedra, sino también
comentabas cómo la ciudad de los la de San Antonio o la del Teso, las
vivos se reflejaba en la ciudad de los humildes casas de ladrillo; aquella
muertos. Las calles de las familias arquitectura del XIX que se describe
poderosas, los cuidados panteones de en tu tesis. ¿Fue por eso que siempre
granito y acero inoxidable con aspec- te enamoró La Moraña y el mudéjar?
to de casoplón, ocupaban las calles ¿Por su modesta construcción y su
principales frente a los barrios de los impresionante arquitectura?”
trabajadores situados en los muros de
Jesús Gascón
pág. 8 la llanura número 126 - noviembre de 2019

La triste opción optaba por salir así del paso. La triste


opción, el camino más rápido, y pre-
cisamente tenía que tener lugar en su
I. saltar desde ella. El puente llamaba a presencia. Usado como trampolín ha-
El puente se destacaba en el cre- ese acto desesperado “la triste opción” cia la muerte. Qué desdoro para aquel
púsculo con su sólida y austera silueta, porque no le parecía que ahogarse en el puente noble y monumental que tanta
orgulloso de su función de conector de río que surcaba desde hacía tanto tiem- vida había visto cruzar a ambos lados
orillas vecinas pero opuestas que lo ha- po resolviera ningún conflicto que se del río. El puente vio caer una forma
bía hecho imprescindible en los planes hubiese originado en cualquiera de las humana y se quedó aún más pétreo y
urbanísticos de la ciudad durante dé- dos orillas. La preciosa vida de un ser rígido al ver cómo esta se sumergía
cadas. En el pasado lo habían surcado humano terminaba de aquella manera en las aguas ensuciadas por el com-
caballos, burros, mulas, tiros de bue- tan triste, mezclándose con el lodo del bustible de las embarcaciones que las
yes, carruajes, carretas, bicicletas, au- río sin que él pudiese hacer nada para surcaban. Si tan sólo una de aquellas
tobuses, coches, camiones y otros ve- remediarlo. Y el agua, que pasaba por barcazas pasara bajo sus arcadas en
hículos, pero desde hacía cinco años se ser fuente de vida, ritual de bautismo, aquel momento. Una de esas coinci-
había convertido en peatonal, aunque terminaba aquí siendo un lugar de se- dencias de las que tanto hablaban los
en aquel preciso momento del día no pelio. Su fortaleza de cemento, sus seres humanos. ¿Existirían tales coin-
lo surcase ningún peatón. Por unos ins- monumentales arcadas y pilares poco cidencias? Pero había otras veces en
tantes, el tráfico humano había cesado valían para aliviar aquellas miserias que las personas hablaban de milagros.
sobre el lecho de cemento de aquel humanas. El transeúnte seguía sentado Y el puente se preguntaba, con la in-
viejo puente. Desierto, abandonado, sobre la barandilla. Aún no se había certidumbre que acompaña siempre
olvidado por los habitantes no motori- decidido a dar el salto. Eso lo sabía el a las cuestiones humanas: ¿Cuándo
zados de la localidad, el puente parecía puente por experiencia. Hasta que no una coincidencia dejaba de serlo para
estar amargamente dolido, o al menos se ponían de pie todavía había esperan- convertirse en milagro?
eso se traslucía a la vista de su aspecto za. A veces, si llegaban otros transeún-
tes, estos lograban evitar, no sin cierto III.
alicaído. ¿Qué sentido tenía estar ten-
dido sobre dos riberas si nadie lo utili- forcejeo, que el suicida se arrojara al El puente seguía desierto por su
zaba para cruzar de una a otra? Aquella agua. Otras veces, en cambio, la llega- parte superior. Nadie se había decidido
era su única finalidad en la vida y debía da de más personas no servía más que a surcarlo todavía. Se diría que las dos
mantenerse en actividad continuamen- para acelerar el salto al vacío. Por el orillas vivían de espaldas una a la otra,
te, sin tiempos muertos ni espacios en momento, no parecía que llegase nadie ajenas a sus idas y venidas, dedicadas a
blanco. El puente estaba tan absorto en más en su auxilio. cultivar una soberbia indiferencia mu-
su propia autocompasión que ni siquie- tua al verse separadas inexorablemen-
“Eso es lo que acarrean los mo- te por la corriente de agua. El puente
ra se percató de la llegada de un vian- mentos en los que no transita nadie
dante a su estructura. Éste se asomaba seguía estando desierto de transeúntes,
por mi estructura”, musitó el puente un espacio vacío de piedra que se hun-
en aquel momento a la barandilla, y en con abatimiento. “El vacío atrae a los
su mirada faroleaba una extraña luz día de rodillas en las profundas aguas
desesperados”. El puente sintió cómo del río, como si alguien hubiera de-
mate. El puente se hinchó de orgullo los tacones de las botas del transeún-
una vez más, sintiéndose culpable de cretado tal medida sirviéndose de los
te se clavaban sobre la barandilla. “Se hechizos pautados en un libro de ma-
haber cedido a la tentación de la pro- ha puesto en pie. Va a hacerlo. Va a
pia conmiseración. No era digno de él. gia. Sin embargo, debajo de sus arcos
decidirse por la triste opción. Deten- se empezó a sentir la reverberación de
Una construcción tan estable, tan sóli- te, amigo. ¿Acaso no significan nada
da en sus trazas neoclásicas. Mientras ondas de sonidos distantes que adqui-
para ti mi aspecto sólido, sin fisuras, rían forma paulatina. Para asombro del
tanto, el transeúnte se había encarama- mis sobrios pilares en los cuales la co-
do a la barandilla y ahora permanecía puente, se fueron perfilando con niti-
rriente apenas deja mella? ¿No te he dez creciente lo que al principio tomó
sentado sobre ella. La luz opaca que conducido sano y salvo hasta el otro
emitían sus ojos se reflejaba en las tur- por impresiones de voces y silbidos, el
extremo de la ciudad en más de una griterío y murmullo que acompaña in-
bias aguas del río. Los cimientos del ocasión? ¿No te esperaba un ser que-
puente se contrajeron en un gesto de eludiblemente a una congregación de
rido en la otra orilla y cruzaste a tra- personas. Solo instantes después, a oí-
sospecha y temor. “Es uno de esos”, se vés de mi armazón para llegar hasta
dijo con aprensión. “Un desesperado. dos de aquella mole de roca que tendía
sus brazos? ¿No ejercí yo de Cupido un digno lazo de ayuda sobre el río lle-
Esa mirada, esos ojos sin brillo”. Y es en aquel instante de felicidad? ¿Por
que la austera y veterana construcción garon transportadas por el aire cuatro
qué estropearlo todo de esta forma? palabras, enunciadas en tono de excla-
había visto transitar por su armazón a Déjame convencerte, amigo mío. Esa
más de uno de aquellos seres humanos mación, que se asentaron en el vacío
no es solución. No lo hagas. No sal- hasta colmarlo de sentido:
a quienes la desesperación, la pérdida tes”.
o el dolor habían arrastrado hasta su “¡Aún vive, aún vive!”.
barandilla. Primero pasaban minutos, a II.
veces horas, apoyados sobre ella mien- Por unos instantes reinó el silencio. Ricardo José Gómez Tovar
tras contemplaban el fluir del agua con Entonces, repentinamente, el puente
mirada imperturbable. Luego llegaba notó los arañazos de las botas sobre su
un momento, tan temido por el puente, barandilla y adivinó lo que iba a pa-
en que se subían a la barandilla para sar. Al final, aquel pobre desesperado
la llanura número 126 - noviembre de 2019 pág. 9

Colección Sanz (Fragmento)

¡Qué pena que los abuelos se nos mueran tan pronto!


Bajo el título que encabeza el si- De mi abuelo Diego, el cual fue bal.
guiente trabajo, y desde la diferencia funcionario del Excmo. Ayuntamien-
Todos estos trabajos mi abuelo los
de tiempo en la relación abuelo-nieto, to, se podrían contar muchas cosas.
realizaba entre la llegada de un carro
he querido recordar el cariño que estos En palabras de don Emilio Romero,
a otro que hasta Arévalo se acercaban
nos dispensan por lo general casi siem- “el sereno que mejor cantaba las ho-
a mercar sus productos, trabajos estos
pre breve, razón esta por la que nunca ras”, afirmación esta ratificada por otro
que le reportaban un segundo sueldo,
podremos devolver tal cariño que no ilustre arevalense, don Julio Escobar,
ya que mi abuelo se jubiló como con-
sea con un recuerdo en la ya lejana dis- el cual lo cita en una de sus numerosas
sumero.
tancia en que estos nos dejaron. novelas.
Gratísimos recuerdos tengo aún de
Particularmente, en mi caso co- Otro personaje como Marolo Pero- estas casillas o casetas de consumos,
menzaré diciendo que a mis abuelas tas de mi abuelo Diego dice:” Diego de no más de cuatro metros cuadrados,
no llegué a conocerlas, ellas murieron Bragado junto al padre de Paco García con ventanilla en forma de atalaya,
antes de nacer yo. No ocurrió así con (Fidel, “el tío Mono”) son los mejores alto taburete, mesa plegada, libro de
mis abuelos, de los cuales gocé, en el pajareros que he conocido”. Desde asentamiento de entradas, lata de cola
caso de mi abuelo materno unos treinta otras perspectivas, también lo que de y brocha para pegar el testigo de pago,
años, aunque por asuntos familiares y mi abuelo contaba mi padre. Cierto día lumbre de cándalo para los días inver-
de distancia geográfica el trato no fue le pidió a la “Señora María” un trozo nales y alguna que otra chova o autillo
de forma digamos continuada. de pan siendo niño y ante la negativa magistralmente domesticados, pulu-
Mi abuelo materno se llamaba Ju- de la tal señora se lo contó a mi abuelo, lando por el interior. Bancos de piedra
lio, Julio Jiménez, y era natural de el cual cogiendo un hacha, de cuatro al interior y al exterior frente al derrui-
Medina del Campo (Valladolid). De golpes rompió el arcón donde antaño do puente de Valladolid, conocido por
su primer matrimonio, pues casó dos se guardaba el pan, al tiempo que de- el puente del cementerio, y sobre todo
veces, nacería mi madre y un herma- cía: “…María, si me vuelvo a enterar esto, olor, olor a pajiza de algarrobas
no llamado Basilio, mi tío Basilio, el que vuelves a negar un trozo de pan a quemada, a mimbre y a niñez.
hombre más bueno y simpático que alguno de mis hijos, ya sabes: carretera
y manta”. Pero por encima de todas estas
yo he conocido pues tenía un gracejo
cualidades que los abuelos tienen para
especial para dejarse querer y al que
Hasta aquí he contado alguna de las sus nietos, mis abuelos Diego y Julio
como digo no llegué a tratar lo que en
dotes que mi abuelo tenía, pero don- fueron bondadosos, pues habiendo
realidad me hubiese gustado.
de verdaderamente destacaba este era caído mi padre enfermo y sin poder
No ocurrió así con mi abuelo pa- como artesano, desde trabajar el mim- trabajar un invierno entero, su padre,
terno con el que coincidí los dieciséis bre, a hacer jaulas, reteles y trasmallas mi abuelo, le dio a mi madre quinien-
primeros años de mi vida, infancia y para pescar; con la navaja, la azuela y tas pesetas con las cuales salvaron la
adolescencia. Se llamaba Diego, Die- la escofina te hacía desde una culata situación preocupante de mis padres.
go Bragado. Un arevalense de pro, un para escopetas a un reclamo para per- Frente a todas estas muestras de cariño
guapo mozo aún a sus setenta años. Al diz o codorniz; aún tengo el recuerdo solo cabe exclamar: ¡qué pena que los
igual que mi otro abuelo, enviudó muy del quiosco que le hizo a la tal Señora abuelos mueran tan pronto!
pronto dejando cuatro hijos, dos varo- María para vender esta sus productos
Segundo Bragado
nes y dos hembras, el más pequeño de de caramelos, etc. situado frente a la
estos mi padre. tienda de Ferrero en la plaza del Arra-
AGENDA DE ACTIVIDADES:
- Como ya anunciábamos en el número anterior, nuestra
“Tertulia de La Alhóndiga” para el mes de noviembre ten-
drá lugar en la Biblioteca Pública Municipal de Arévalo el
día 22, viernes a las 20:30 horas. Luis Arranz Boal, escritor
natural de Bernardos, provincia de Segovia presentará su
última publicación titulada “Poemas con cuerpo y alma”.

- Estamos preparando nuestra excursión al nacimiento del


río Adaja. En breve informaremos.
Más información en : http://la-llanura.blogspot.com.es/
pág. 10 la llanura número 126 - noviembre de 2019

Nuestros poetas
El vuelo de la mariposa “Estás hablando en demasía,
En una oscura noche onírica mas no me creo tus mentiras. Estando asustada y confusa
un rayo partió en dos el cielo, Si aceptara el trato sería no pudo con su propio cuerpo
una luz tembló entre las nubes su marioneta que respira. y se desplomó en la otra orilla,
y se apagó en un tintineo. quedando el corazón muy quieto.
Prefiero vivir libre un día
En una oscura noche helada antes que olvidarme de mí misma “¡Ahora sí que estoy perdida!
como un corazón sin consuelo, dejando que sus manos frías -pensó en profundo desconsuelo-
se vio como una mariposa arranquen mis alas prístinas”. Me quedé sola, malherida.
se alzaba para echar el vuelo. Todo el mundo piensa que estoy ida”.
Graznó la urraca a viva voz,
En la quietud se oyó a su madre: pero no logró con su intento Cuando ya iba a cerrar los ojos
“¡Ve, demuéstrales que eres digna!” frenar a nuestra mariposa oyó unos quejidos, a lo lejos
El padre contenía el llanto que estaba volando ya lejos. yacía un colibrí en la arena.
al ver alejarse a su hija. No se movía, estaba muriendo.
Siguió su viaje hacia el sur,
Rugía furioso el relámpago, se encontró con el mar sereno. Lentamente cayó una lágrima
haciendo estremecer al suelo. Sonriendo tocó sus aguas, hecha de amor y sentimiento.
Nuestra amiga no se inmutó, y la paz invadió su cuerpo. Al tocar el suelo fue perla,
siguió su camino sin miedo. que el mar acunó entre sus dedos.
Divisó entonces una gran ave
Voló tres días sin descanso, que efectuaba sus planeos Avanzó de pronto una niña,
siguió el cauce de los riachuelos, cerca del alto acantilado, la espuma cubría su pelo.
pasó por las altas montañas, buscando, quizá, su sustento. Sonriendo acarició al pájaro,
viajó entre dunas del desierto. lo atrajo dulcemente al pecho.
Giró el milano la cabeza
Por fin al cuarto hizo una pausa y la miró de modo fiero. Su voz fue tan pura y tan clara,
en un sauce llorón ya seco En un furioso batir de alas disipó cualquier mal ajeno.
al que no le quedaban lágrimas, bajó majestuoso a su encuentro. Encandiló incluso a la Muerte,
solo silenciosos lamentos. que se marchó sin dar su beso.
“Para ser tan pequeña cría
Allí encontró a una fea urraca me sorprende tu gran valía”. La mariposa oyó un latido,
que ornaba con joyas su pecho. -con sus afiladas palabras y la vida volvió a su cuerpo.
Sus ojillos negros brillaban la recibió el milano altivo. La acelerada melodía
más que el oro que tenía puesto. del colibrí fue su resuello.
“Aunque me llena de alegría,
“¿Dónde vas, mi niña bonita? esa alabanza es desmedida”. “Sigue volando, no te rindas.
No es lugar para señoritas, “¿Alabanza? Estás confundida, -susurró su gentil compañero.-
aquí solo hallarás cuitas.” pues lo que digo es ironía”. Veo en tu ser que eres distinta;
-replicó el pájaro extrañado. no he visto nunca luz tan linda”.
Decidió ella no ofenderse,
“En solitaria compañía con interés su compañero Lloró amarga la mariposa,
me alejo de la casa mía preguntó el porqué del viaje, sintiendo el alma muy cansada.
en busca de alguna alegría, respondió ella en tono sincero. “Pero ellos me apagan y hostigan,
también tierras menos sombrías”. emborronan mi voz con tinta.”
“Tu deber -dijo con voz firme-
“No había oído en mi vida es ser dócil y comedida. “No importa lo que otros te digan,
tan alocada tontería. Dedícate a dar color, vida… no saben la historia sucinta
La tuya es idea suicida, soñar es empresa fallida”. que se oculta tras tus sonrisas,
hazme caso y vuelve, querida”. lucha de una falsa sumisa”.
“Deja que sea yo quien decida
No contestó la mariposa, lo que doy, pues aunque criticas Dicho esto el colibrí voló,
miró al horizonte en silencio. mis actitudes y salidas volvió la esperanza de nuevo.
La vieja ave se acercó a ella, de mi mundo dueña soy la única”. Miró la mariposa el agua;
con voz dulce siguió diciendo: se sorprendió al ver su reflejo.
El milano, encolerizado,
“En jardín vivirás tranquila, con su garra atrapó al insecto Perdió el lunar multicolor,
pues allí los hombres te admiran. empleando tanta violencia se borró inútil ornamento.
Ellos te hacen fotografías; que se oyó un grito lastimero. En sus alas solo quedó
tú decoras salas vacías”. el tono blanco verdadero.
Batió ella las alas con fuerza,
Horrorizada, se giró, usó hasta su último aliento. Elena Clavo Martín.
vio la codicia y el anhelo. Al llegar una recia ráfaga
La mariposa se echó atrás, se dejó llevar por el viento.
desconfiada frunció el ceño.
la llanura número 126 - noviembre de 2019 pág. 11

El ilustre Julio Escobar


rebosan de optimismo. Y los niños corren contentos. Y los
viejos lloran recordando…
(Continua del número anterior) Arriba —a los pies de Roma en Castilla— la gente es-
A Madrigal de las Altas Torres (Ávila) dedicó  “El hi- pera. El Lugarejo recibe a su Virgen. El la­brador —ves-
dalgo de Madrigal” (1951) y a su Arévalo natal, de forma tido de luto, ¿por qué le gustará tanto vestir de negro al
explícita, “El novillo del alba” (1970-71). labrador?— algo febril de vino y de sol, grita y baila. La
Virgen queda en su ermita. Y el baile —el baile de jota
Mantuvo siempre una enconada defensa por las cosas de primitiva, algo ruberiana— surge en la placita campera.
su tierra destacando, en muchos de sus artículos y escritos, Las tiendas prehistóri­cas —cuatro palos y arpillera— se
una ferviente militancia a favor del patrimonio histórico de llenan de gente. Se reúnen las fa­milias y se buscan los
Arévalo y su Tierra: “Desde la época del alcalde Ronqui- novios. El arroyo, arrulla amores y promesas.”
llo, nos dice en uno de sus más celebrados artículos,  -salvo
raras y, por lo mismo, muy respetuosas excep­ciones, que En su última novela leemos: “El Novillo del Alba era
no viene a cuento citar- todos los compañeros de mando famoso en mi pueblo. Salía a la plaza pública a defenderse
de este temible regidor, en cuanto han visto desde el bal­ en sus acometidas del acoso del gentío, en esa luz suave
cón del Concejo -de tres Conce­jos- la fachada dura y pla- y emotiva de un amanecer de junio. Y su recuerdo sigue
na de la casa del antecesor histórico, hanse apresurado vigente en aquellos predios de la llanura. Pero ahora no
ciegamente a destruir bellezas del castillo, arcos, igle­sias, hay allí novillo del Alba, ni copleros dichosos, ni apenas
conventos, torres y casonas”. pobretería.”

Costumbrista empedernido analiza sin pereza, aun a ve- Su libro “Itinerarios por las cocinas y las bodegas de
ces hasta en sus poemas, a los personajes que poblaban estas Castilla” nos lleva por los caminos, las ciudades, las villas
tierras: y las aldeas de estas tierras, a husmear pucheros y a dar
buena cuenta de ellos en fiestas, corrobras y merendonas,
“Hoy autos. Antaño carros, tartanas… en ferias, en romerías, en bodas y hasta en “cabos de año”,
Bajo el Alcocer vende ajos el ajero. o, sencillamente, de asiento o paso en fondas, mesones,
No quiere pregonar su origen, pero paradores, posadas y hogares amigos para catar y saborear
ajos y hombre son de Las Berlanas.” condumios típicos y tradicionales.

“Montuenga, de la tierra segoviana, “En Madrigal de las Altas Torres metimos la cuchara
e hijo de Montuenga el piñonero más de una vez en la cazuela de sopas que nos preparaba
que vende sus piñones con desgana en su taberna la mujer de un tal Deme, materialmente in-
mientras mira nostálgico el harnero. crustada en los murallones que dan la media vuelta a la
plaza del Cristo, donde se corren y capean los novillos.”
Sus novelas recorren nuestros pueblos, nuestras calles,
nuestras plazas, nos llevan hasta un tiempo pasado, el tiem-   En una de las muchas cartas que intercambió con nues-
po de nuestros abuelos que habitaban calles sin aceras, casas tro poeta Segundo Bragado y que este nos ha prestado, dice:
encaladas con portalones amplios y cantones de piedra en “Acaso la actual generación de arevalenses me ignore,
las fachadas: pero estoy en el recuerdo de literatos, autores y críticos…
no solo españoles, sino de hispano-americanos y extran-
“El barrio entero de San Pedro iba poco a poco desmi- jeros.”
gajándose, abierto en rajas. Por sus calles abundaban los
viejos, los perros y las moscas, en armónica convivencia:  Nació en Arévalo y en ese pedazo de tierra arevalense
los viejos renegridos y rugosos, apañados en sus trajes os- que vigilan, noche y día, los cipreses, enterró a su mujer. Y
curos, pardos y deslucidos… Algunas casas aún estaban allí quiso volver cuando él muriera.
ensabanadas por el jalbegue, con su puerta incrustada en Ahora iré a buscar el descampado
característico arco castellano…” de muchas cruces, donde te he dejado
Plazas típicas de pueblo: “…desembocaron en la plaza para ser tierra de la tierra mía.
de la Villa, como boca de lobo, absorta en su gran silencio Al carecer de herederos fue su voluntad que sus bienes
sobre el que vertía su soniquete acuático el caño anexo…” quedaran en manos de los ayuntamientos de Los Molinos,
Iglesias:  “…las torres gemelas de San Martín, donde en la sierra de Madrid, Arévalo y Madrigal de las Altas To-
por sus trazas morunas parece va a surgir de un momento rres.
a otro el almuédano, convocando a los árabes a la ora- En su momento, alguno de nosotros propusimos que
ción.” parte de aquel legado se utilizara para hacer una edición
O el Castillo: “El tiempo rebañó el castillo de aquella completa de su obra literaria.
villa castellana hasta los mismos huesos. No es hipérbole No se nos hizo ningún caso.
el dicho, pues en el patio de la fortaleza hubo un campo-
santo.” Artículo emitido en Radio Adaja en el año 2012,
dentro de la sección “Lecciones de Historia”.
Otras veces nos relata las fiestas y romerías: “Y por la
tarde, la Virgen flota sobre la prosa, como un bello verso
de flores y cosechas. Y los cofrades la escoltan. Y la gai-
tilla y el tamboril ríen. Y los cohetes esta­llan cerca de la
ilusión. Y las mu­jeres se visten de mayo. Y los hombres
pág. 12 la llanura número 126 - noviembre de 2019

Clásicos Arevalenses Antiguo Pósito de la Alhóndiga.


Colección Excma. Diputación de Ávila.

Efemérides arevalenses
Compiladas por
Pilar de Montalvo Gutiérrez

Diciembre
4 de 1587.— Felipe II, en el Pardo,
concede carta de perdón a don Baltasar
Trillo de San Román, asesino de don
Lope del Río, y le impone el destierro
de Arévalo y de la corte, más pago de
5.000 ducados a las hijas de don Lope,
doña Juana, doña Ana y doña Isabel,
esposa de don Juan de Ortega More-
jón, y que estas convierten el perdón.

6 de 1872.— Visitan Arévalo los


astrónomos padre Cechi, italiano, y el
francés Leverrier, descubridor de Nep-
tuno, que fueron a Ávila a estudiar el
paso de Venus por el sol.
8 de 1738.— Acuerda el concejo en
la tierra de Arévalo que en día de toros
Diciembre vueltas y alborotos con motivo de la
y festejos se reserven los cuatro balco-
nes de su casa de la plaza del Real al estancia del señor receptor de causas,
17 de 1808.— Aparecen pasqui- a consecuencia de los cuales resultan
corregidor y sus procuradores, actuales nes con este texto «Amados paisanos:
y pasados. tres heridos que ingresan en el hospi-
Ahora es la ocasión de mirar por nues- tal de Santa Catalina. Motivó el suce-
tra patria y defender nuestra vida. No so el destierro a dos leguas, ordenado
16 de 1811.— Son puestos en li- hay que atender a la Junta ni tampoco
bertad los rehenes, y libertados don por aquel, de los Procuradores Joaquín
a la Justicia, que son traidores de mie- de San Pablo Dávila y Bernardo Sanz,
Pedro Villafañez, cura de Santa María, do, por amar mucho sus vidas. Así ¡Al
y los señores Delgado, Revilla y Terán, acusados de soliviantar al estado llano
arma, sin detenerse un día!». Es, a la contra el estado noble.
apresados por las autoridades france- sazón corregidor de Arévalo el señor
sas, para forzar la cobranza de los ar- Sáez de Burnaga.
bitrios impuestos.
1812 (sin fecha). — Pasa de retira-
19 de 1596.— Escribe Felipe II da el ejercito de José Napoleón Bona-
16 de 1917.— Se celebra en la Ciu- desde Madrid al Concejo de Arévalo y
dad el primer acto público de los regio- parte, y son acomodados los caballos
su tierra para que se ejerciten los 130 de su escolta en la panera del Pósito
nalistas en que hablaron don Manuel infantes, y estén dispuestos en el mes
Zancajo y don Emilio Vellando. (junto a San Martín) donde estropea-
de febrero. ron la escasa existencia de trigo que
La Llanura número 74 allí se guarda.
23 y 24 de 1808.— Los franceses
23 de diciembre de 1928. asaltan, saquean e incendian la Villa.
La Llanura número 75
...ooOoo... 30 de diciembre de 1928.
31 de 1736.— Se producen re-