You are on page 1of 3

¿Ingenieros o antropólogos?

MANUEL CASTELLS - 19/03/2005 – LA
Son los VANGUARDIA
antropólogos y no
los ingenieros los Qué tiene que ver la balanza de pagos de
que pueden España, publicada esta semana, con la
interpretar las antropología? Siga, siga leyendo. Los datos
pautas culturales indican un déficit creciente de nuestro
emergentes, intercambio con el mundo, que ha pasado del
además de crear 2,8% del PIB en el 2003 a un 5% en el 2004. En
mercados términos contables, consumimos más
(importando buena parte de este consumo) y
exportamos mucho menos: el comercio exterior pasó de un saldo
negativo de 18.840 millones de euros en 1998 a un saldo negativo de
51.884 millones en el 2004. Además, nuestros inmigrantes ya envían
fuera del país casi lo mismo que remiten nuestros emigrantes desde
el exterior. Y, sobre todo, sigue la lenta pero apreciable caída del
sector turístico, que era tradicionalmente la fuente de ingresos
compensatoria de nuestra debilidad exportadora en otros rubros. Es
más: la inversión directa extranjera en el 2004 se redujo a una
tercera parte de su nivel en el año anterior. Y es que la
deslocalización más importante no es la de las empresas que se van,
sino de las que no llegan porque toman cada vez más fuerza las
alternativas de inversión en Europa del Este y, sobre todo, en China,
en India, en el Sudeste Asiático y en América Latina. La globalización
del sistema productivo es un proceso que se acelera y que afecta
profundamente a las economías de todos los países desarrollados,
empezando por Estados Unidos. No se trata sólo de producción
industrial, sino también de servicios y de actividades de alta
tecnología. En principio, la ampliación del ámbito del crecimiento
económico es un factor positivo, porque amplía mercados e incorpora
a la economía mundial a cientos de millones de productores y
consumidores antes marginados. Pero también obliga a las empresas
de todos los países a internacionalizarse y a situarse
competitivamente en los mercados, tanto externos como internos. Y
aquí es donde surge el problema: ¿competitivos en qué?, ¿y a partir
de qué factores?

La opinión más difundida es que evolucionamos hacia una nueva
división internacional del trabajo en la que los países desarrollados,
incluida España, se concentran en las líneas de producción de la
gama alta de valor, merced a un mayor nivel de conocimiento, una
mejor tecnología y una mejor calidad de proceso y de producto. Pero
eso presupone que lo que se hace en China, con costes de producción
muy inferiores a los nuestros, es menos productivo y se limita a la
fabricación industrial en serie. Ni una cosa ni otra son verdad en
estos momentos. Allá donde hay estudios rigurosos que comparan
procesos de producción equiparables, por ejemplo en las fábricas de
automóviles estadounidenses en el norte de México, se constata que
los niveles de productividad del trabajo son comparables con los de la
misma producción en Estados Unidos. La tecnología industrial se
difunde rápidamente por todo el mundo conectado a la red de
producción global. Y el conocimiento, o sea los centros de
investigación y desarrollo, está también descentralizándose hacia
países con ingenieros y científicos de alta calidad, como India, China,
Brasil o, en Europa, Hungría, Polonia, los países bálticos y, cada vez
más, Rusia. Además, la investigación funciona en redes globales, de
forma que la innovación de los laboratorios universitarios o de
empresas depende menos de su localización que de su conexión a las
redes más innovadoras.

Así planteado el problema, la crisis productiva de los países de vieja
industrialización no parece tener salida. Las nuevas oleadas de
deslocalización afectan ya a las actividades tecnológicas y de
conocimiento que se proyectaban como la alternativa a la emigración
de la industria de producción masiva. El déficit del sector exterior,
tanto en Estados Unidos como en España, refleja el desfase entre
donde se produce y donde se consume. Un desfase insostenible a
medio plazo. Sobre todo en el caso de España, que no tiene el mismo
incentivo para la inversión de los capitales asiáticos, y que tampoco
puede especializarse en las actividades de más alto nivel de
conocimiento (tanto en bienes como servicios) o en la industria
militar.

Pero como la innovación surge de la necesidad, la experiencia
internacional muestra algunas de las respuestas en curso a la
problemática de una deslocalización cada vez más perturbadora. Por
un lado, hay actividades que son difícilmente deslocalizables (aunque
nada es imposible en la virtualidad global), a saber, los servicios
públicos: la salud, la educación, la inversión en medio ambiente, la
administración, los servicios y equipamientos urbanos, las
infraestructuras de transporte y telecomunicación. Invertir en
servicios públicos y en bienestar social es fijar capital, crear empleo,
crear demanda y proporcionar un contexto que incremente la
productividad del territorio, que se repercute en la de cada empresa.
Y, tal como se hace en Escandinavia, los servicios públicos se
convierten en mercados de lanzamiento para las innovaciones de
pequeñas y medias empresas locales que a partir de ahí pueden
competir globalmente. Sin embargo, los recursos para invertir en los
servicios públicos tienen que venir de la competitividad del sector
privado. Lo cual nos remite al problema de base. En este sentido, hay
algo de cierto en el argumento que señala la ventaja comparativa de
Europa occidental y Estados Unidos en la economía del conocimiento.
Nuestras universidades, suficientemente dotadas y orientadas, están
en mejores condiciones que las de los países recién industrializados,
en la producción y gestión de conocimientos que añaden valor a la
producción industrial y de servicios. Ahora bien, se da por supuesto
que esto se traduce en formar ingenieros y en desarrollar tecnología
de base electrónica o biológica. Y resulta que en una buena parte de
estas formaciones y líneas de investigación los países emergentes
son perfectamente competitivos. No lo son en cambio en las ramas
de ciencias sociales (cuando merecen el nombre de ciencias, en
contraste con las peroratas ideológicas de uno u otro signo), tales
como la antropología, la psicología, la sociología, la comunicación, la
salud pública, la educación, la arquitectura (un arte social), el diseño,
o las ciencias de la administración. Y se constata, desde las
empresas, que conforme se globaliza el mercado y se diversifica la
demanda, es esencial el diseño cultural, psicológico y social de
procesos y productos. Siendo así que, cada vez más, son los
consumidores los que inventan usos (como en los móviles) y crean
modas (como en la confección). El diseño del coche del futuro que se
está realizando en el MIT, además de incorporar nuevos
combustibles, nuevos materiales y nuevos criterios ecológicos,
también incluye diseños variables, con adaptación flexible a las
necesidades de cada uno. La identificación de esa demanda variable,
en un contexto diversificado globalmente, crea un enorme mercado
para el trabajo y la investigación del conocimiento social aplicado.
Son los antropólogos y no los ingenieros los que pueden observar e
interpretar las pautas culturales emergentes que, además de crear
mercados, tienen sentido para la gente, de forma que el sistema de
producción se adapte no sólo a la demanda, sino al deseo individual o
colectivo. En diversos círculos prospectivos de Estados Unidos se
reclaman en estos momentos más estudiantes e investigadores de
ciencias sociales y menos ingenieros, que no son mejores que los
chinos pero sí mucho más caros. De modo que, como la historia da
muchas vueltas, a lo mejor podríamos empezar a invertir en las
ciencias sociales para elevar su calidad y, a partir de su
potencialidad, relacionándolas con las escuelas de negocio y de
servicios públicos, construir la economía del conocimiento en las
áreas de ventaja comparativa del futuro, en lugar de redescubrir la
ingeniería cuando ésta haya sido parcialmente reemplazada por
ordenadores y robots cercanos o indios y chinos lejanos.